Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] Pensar mucho y decir poco || Priv. Zephiel

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Pensar mucho y decir poco || Priv. Zephiel

Mensaje por Maedhros el Jue Ago 31, 2017 4:15 pm

Su rumbo le había dirigido al país de Bern en el continente de Elibe, había desconocido el hecho de que era un país que había sido arrasado por emergidos y había podido conocer aquel hecho teniendo que escapar de lo que podía ser una probable emboscada de emergidos. Maedhros no se había dirigido a ese país para pelear, sería un dragón, una criatura para nada indefensa pero no se consideraba a sí mismo como un guerrero. Si la ocasión lo permitía, huiría sin dudar. Y su primera experiencia en Bern había sido huyendo, pero la cantidad de emergidos había sido tan elevada que se había tenido que transformar en dragón para poder huir a un terreno más tranquilo.

Había volado rápido como para que un humano no fuera lo suficientemente rápido para alcanzar su nueva posición pero no sigiloso como para que no lo hubieran visto e incluso, tomado su nueva localización. Al aterrizar, quiso andar hacía otro punto, incluso estando desorientado era mejor moverse en caso de que quisieran seguir a un dragón que se había marchado volando pero no se encontraba bien después de adoptar su apariencia genuina y tuvo que sentarse un poco a descansar.

La autentica motivación que había llevado a Maedhros a visitar un país como era Bern no eran los emergidos, aquellos seres estaban por todas partes y no le sorprendía que hubieren tomado el control de un país porque también habían tomado el control en otros territorios. La autentica razón siempre estaba enlazada a su odio contra los humanos: su interés había iniciado al conocer que la principal fuente militar de aquel país eran los jinetes wyvern pero indagando más al respecto, al igual que muchos países cercanos, Bern compartía un pasado de cultura matadragones. Tenía que visitar el país para recabar información de primera mano, saber que era real y que se basaba en meras leyendas.

Por el momento descansaría unos minutos, apartado un poco de lo que solía ser un camino principal de paso. Cuando dejase de sentirse cansado y abatido por su huida, intentaría orientarse un poco hasta que pudiera encontrar como llegar a un punto poblado. Porque a pesar de que los emergidos hubieran tomado el control de la zona, tenía que haber alguna zona donde los civiles que habían sobrevivido se estuvieran escondiendo. Una vez entre humanos podía usar la misma excusa que reciclaba una y otra vez, portando ropas humanas y una armadura que cubría su torso y brazos, siempre se hacía pasar como un mercenario aún si realmente era un informante. No podía quedarse mucho tiempo en ningún país por miedo a que el trascurso del tiempo revelase que no era un humano así que no importaba adoptar una faceta que era mentira.
Afiliación :
- GALLIA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Informante

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
392


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Pensar mucho y decir poco || Priv. Zephiel

Mensaje por Zephiel el Miér Sep 13, 2017 7:24 pm

Ya caía el atardecer cuando, por casualidad del destino, un jinete wyvern que exploraba su territorio asignado entre las montañas de Bern, halló en uno de sus viajes una visión que lo dejó atónito, pues no había manera de creer con facilidad de lo que había sido testigo. Era cierto, sus ojos no lo engañaban. Lo que había visto no era otra cosa que una enorme criatura alada de escamas escarlatas, un dragón para ser exactos, y tan seguro estaba que podría haberlo jurado incluso en su lecho de muerte. Lo cierto es que en otra ocasión había visto a uno de ellos mientras servía de guardaespaldas al rey Zephiel, en un fatídico día en que él y su wyvern se vieron heridos, pero nunca creyó tener la oportunidad de ver a otro laguz de Tellius -como había comentado su alteza-, por lo que su primer y único impulso fue volver a la base e informar a su rey de su avistamiento.

Ya había vuelto Zephiel de las lejanas tierras de Nohr, y por lo tanto llegaba a acostumbrarse a un torreón hace no mucho ocupado por su ejército, que por el momento le servía como nueva base de operaciones. Dedicaba su tiempo a estudiar la red de fuertes que habían conseguido ganar en aquel territorio hostil, y cómo jugarían a su favor a la hora de retomar la capital, su mayor objetivo al retornar a su patria. Fue entonces que en aquella construcción irrumpió el mismo jinete, informando al monarca lo que había hallado. Un dragón rojo igual que el encontrado hace tanto tiempo, ese que había resultado ser una joven laguz que se había adentrado a Bern con la excusa de ser una viajera. Zephiel no supo si creerlo en un principio, ya que definitivamente no pensaba que fuera a ser el mismo dragón. El jinete mencionó que era más grande que el anterior, mucho más, y que aún tenían tiempo de encontrarlo pues la última vez que lo vio se había detenido a descansar en tierra.

Zephiel debió parar, dejar sus planes de lado y prepararse para viajar. Ordenó que trajeran su wyvern, y que lo acompañaran otros cinco hombres a comprobar la verdad de aquellas palabras. Volaron junto con la luz del ocaso hacia dicho lugar, vigilando la tierra bajo sus pies, pero sin ignorar los cielos. Y gracias a la guía del jinete de antes, no tardaron en hallar lo que buscaban, aunque no de la misma forma que esperaban: era un individuo solitario que descansaba a pie de unas colinas, lejos de los caminos. Volaron a su alrededor, haciendo obvio que lo habían visto, y descendieron a una distancia media de él, con prudencia. Zephiel, por experiencia, sabía que si no los provocaba no se hallaría en peligro. Pero aún debían comprobar la veracidad de su raza, y cuestionar además por qué se hallaba en el reino caído de Bern. Los soldados y el rey comenzaron a aproximarse lentamente, y fue Zephiel quien, creyendo que ya estaba lo suficientemente cerca como para ser escuchado, alzó la voz:

 - Estás frente al ejército de Bern. -anunció, aunque sin revelar su propia identidad.- Y como estás dentro de las fronteras del reino, exigimos tu nombre y el motivo de por qué te encuentras aquí. -hablaba tanto con firmeza como con elocuencia, su vista fijada en los ojos ajenos, su rostro imperturbable. No podía comprobar sus rasgos para afirmar que verdaderamente se tratara de un laguz, por lo que contenía su interés por el momento, preocupándose, sobre todo, por qué razón aquel extraño había atraído la atención de su explorador.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Espada de bronce [1]
Espada de bronce [2]
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1513


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Pensar mucho y decir poco || Priv. Zephiel

Mensaje por Maedhros el Jue Sep 28, 2017 2:07 pm

Su vida era constante movimiento, Maedhros era conocedor de que existían países en los beorc y laguz parecían poder llegar a convivir pero no respaldaba esas ideologías, prefería ser un dragón que se ocultaba haciéndose pasar por un humano. Su decisión conllevaba exponerse constantemente en peligro, sobretodo porque no era capaz de mantener la compostura cuando se transformaba porque luego tenía que cargar con un gran peso de inestabilidad emocional, pero su raza no era particularmente fuerte luchando sin transformar. No se sintió extrañado cuando escuchó un ruido que cada vez se hacía más cercano y al mirar hacia el cielo, comprobar que se debía a jinetes wyvern.

Seguía sintiéndose agotado pero no era el momento indicado para hacer caso a lo que su cuerpo le pedía y Maedhros dejó de descansar al lado de un árbol para levantase del suelo. Ya no podía ver los wyverns en el cielo así que cabía asumir que estaban descendiendo o lo habían conseguido porque, el sonido seguía siendo lo suficiente elevado como para pensar que seguían dentro de la zona. Si le habían visto transformado y cabía entender que le habían seguido por ello, era normal que ahora se encontrasen en su búsqueda. Ver un dragón volando no era algo frecuente y además, Maedhros no era un dragón convencional. Era posible que uno no se fijase lo suficiente para percatarse pero le faltaba una garra y sus escamas estaban rasgadas, no era un aspecto muy afable por su parte.

Si no salía volando, no tenía muchas opciones de poder escapar sin encontrarse a uno de los soldados pero no se sentía preparado para volverse a transformar, y a continuación, todo residiría en el poder que le diera a sus palabras porque no transcurrieron muchos minutos hasta que escuchó una voz dirigirse a él, mientras que el dragón no había hecho ningún intento de huir, se había quedado en pie, expectante. – Maitimo. – No era una mentira como tal. Maedhros era el nombre que le había dado su padre y el que usaba habitualmente, Maitimo era el nombre que había dado su madre pero odiaba su significado. Pero no era nada beneficioso que Maedhros, nombre que también usaba como informante, se viera mezclado con historias de dragones rojos.

-Cruzaba el país para proseguir con mi viaje. – Usaba un tono calmado para explicar su condición, no empleaba movimientos con sus manos que fueran muy bruscos con la finalidad de no verse como un enemigo o alguien mucho más sospechoso. – Cuando fui emboscado por un grupo de emergidos. No he venido para pelear, por lo que volar era mi única opción para escapar sin daños. – En lugar de añadir algo más, volvió a quedarse callado. Su mirada se cruzaba con la de aquel humano cuyas armaduras se veían algo distintas a los del resto de soldados, aunque desde el primer momento en el que fue el primero que habló el dragón había supuesto que el cargo del humano sería superior al del resto de humanos.
Afiliación :
- GALLIA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Informante

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
392


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Pensar mucho y decir poco || Priv. Zephiel

Mensaje por Zephiel el Dom Oct 15, 2017 9:41 pm

Zephiel guardó distancias con sus hombres. Prefería que se mantuvieran atrás, incapaces de interrumpir. No debía desaprovechar dicho encuentro cuando aquel, que admitía abiertamente su transformación, no huía de su presencia al momento de hallarlo. ¿Sería posible, entonces, entablar una conversación con aquel laguz sin que nada intermidiera entre ellos? No era en verdad capaz de desconfiar de sus palabras. No era ignorante al cansancio, y si se molestaba en estudiar a un tercero, podía percibirlo fácilmente. Todo ello significaba que en verdad había salvado de un ataque emergido en sus tierras, algo que interpretaba como culpa propia. Todo ataque emergido que pudiera ocurrir en Bern era en realidad a causa suya, o al menos de esa forma prefería interpretarlo, haciendo uso de su severa honestidad. consigo mismo. No había con quien fuera más severo Zephiel que con su propia persona.

Se acercó unos pasos al dragón rojo, sin portar arma en sus manos, y apenas acercando una de ellas a la funda de su espada por costumbre. Mantuvo su silencio al verse por fin en frente de él, aprovechando, quizás, lo que podía ser un encuentro muy breve. Pensaba en sus palabras, las escogía. Tras lo que sería aproximadamente medio minuto de miradas calladas, fue que el rey por fin alzó la voz.

 - Maitimo -repitió su nombre, para grabarlo en su memoria.- mi intención no es intervenir en tu travesía. -hablaba severo, pero educado al mismo tiempo, como si se hallara en conversación con alguna entidad de su consejo.- pero me es imposible no intervenir cuando una criatura, cuyo origen es un continente lejano, se haya cruzado el reino de Bern en su estado actual. - frunció el ceño, haciendo notar la seriedad de sus palabras.
 
Que fuera un dragón rojo no lo hacía olvidar que, sobre todo, tenía un motivo para hallarse dentro de sus bordes limítrofes. Quiso adivinar entonces que lo traía a ese sitio, imaginando que tal vez sería el mismo motivo que aquella otra laguz que había hallado.- Quienes son de tu raza hallan en Bern un camino fácil para llegar al reino de Sindhu. Sobretodo porque dicho territorio acoge a otras razas con la libertad que podrían tener en sus países de origen. -comentaba. Era cierto, había sido testigo de ello, y no creía extraño que viajeros de distintas partes del mundo tuvieran ese lugar como su destino.- Si te encuentras en un viaje, ¿Puedo adivinar, entonces,  que llegar allí es tu misión? Si no lo es, exijo que me lo hagas saber entonces.

Zephiel hablaba entonces como una autoridad sin nombre. Lo prefería así, pues incluso si ya no escondía su identidad en su propio reino, que conociera su título podía cambiar drásticamente el curso de aquel diálogo, si es que entonces iba por buen rumbo. Zephiel se mantenía de pie, cubierto por la sombra de un árbol hasta medio torso, esperando pacientemente la explicación de quien se hacía llamar a sí mismo Maitimo,. No dejaba de observar sus rasgos que lo diferenciaban indiscutiblemente de todo humano; sus orejas , sobre todo, eran inconfundibles. Incluso si no creía a los dragones laguz de Tellius iguales a los nativos de Elibe, aún así poseía un interés por ellos, al creerse ignorante de su naturaleza y costumbres. No había mucho de dónde informarse de ellos en los libros de su reino, la fuente de información a la que más había recurrido en su pasado.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Espada de bronce [1]
Espada de bronce [2]
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1513


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Pensar mucho y decir poco || Priv. Zephiel

Mensaje por Maedhros el Miér Nov 08, 2017 12:19 pm

No podía perder la compostura, Maedhros tenía que continuar paciente y tranquilo en sus contestaciones pero no le gustaba aquella clase de interrogatorio al que estaba siendo sometido. Entendía que para los humanos, la presencia de un dragón sobrevolando su país no sería señal muy positiva y menos cuando el país parecía estar sufriendo grandes estragos por culpa de la invasión emergida. Pero a pesar de su gran forma genuina que parecía mucho más feroz de lo que quería dar a ver, él no era un guerrero. Lo había sido y había sido criado para ello pero ahora con su aspecto desgastado por las atrocidades que le habían ocurrido en su vida ya no quería intervenir en batallas ni políticas: quería alcanzar la verdad por su cuenta.

Aun sí los otros hombres se quedaban manteniendo a una distancia y el único que se aproximaba era aquel hombre rubio que había iniciado toda aquella serie de palabras, seguía siendo insignificante para que desapareciera esa sensación de opresión que le empujaba a querer huir, pero para ello debía transformarse y no estaba preparado mentalmente para exponerse a sí mismo a su forma dragón. Continuó adoptando una compostura seria pero al mismo tiempo, serena. Colocando lo que era su mano falsa encima de su cadera y escuchando cada una de las palabras del humano para no parecer que le estaba faltando al respeto. A continuación, negó con la cabeza. - No tengo interés en alcanzar Valentia. Sindhu no es un destino de interés para mí. - Le asqueaba la idea de que alguien defendiera que ambas razas, beorc y laguz, pudieran vivir juntos. Había aprendido con el tiempo que si quería saber más de los humanos, tendría que infiltrarse como uno de ellos pero era más por necesidad que por agrado.

Gesticuló con movimientos suaves con su mano verdadera. - Recalco mi postura: no soy un guerrero. Aborrezco la guerra, mi misión en el mundo es conocer más bien la historia y las cualidades que nos rodean. - Vista la situación, no le quedaba más remedio que decir la verdad pero era una verdad camuflada entre palabras bonitas. Si decía claramente que había acudido a Bern para saber más sobre su pasado involucrado con dragones y su cultura matadragones, sin ningún tipo de duda sería un motivo de alarma. - Mi intención es viajar por Elibe, ver las cosas por mi mismo y no basarme simplemente en el conocimiento que pueda obtener de viejos libros. - Quiso respirar hondo para aliviar la presión que sentía pero simplemente se limitó a cerrar los ojos por unos breves instantes.

-Espero que haya contestado a sus dudas... Señor. - Ahora se había percatado que el otro no se había presentado pero le quedaba deducir que era un alto cargo militar.
Afiliación :
- GALLIA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Informante

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
392


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Pensar mucho y decir poco || Priv. Zephiel

Mensaje por Zephiel el Vie Dic 01, 2017 8:56 pm

El rey escuchó paciente al otro, desviando a veces su mirada de él, interpretando tanto sus palabras como sus gestos. Sin duda había creído que Sindhu era su destino, es más, en algún momento había llegado a pensar que no había raza distinta a la humana que no creyera de ese país un refugio digno para ellos, pero al escuchar la negativa del laguz no pudo sino quedar pensativo. Llegó a una conclusión simple.- Debes de ser fiel a tu reino, si es que no quieres asentarte en Sindhu. Goldoa, si no me equivoco... -lo extraño en realidad era que recalcara una y otra vez que no poseía aptitud para el combate, cosa que veía difícil de creer.  Lo que escuchó después lo dejó medianamente perplejo, sin duda la razón más inédita que había oído de su raza al viajar. El mundo no era para ellos un lugar apto para emprender una travesía en pos del conocimiento, y aún así...

 - Pienso de ti desprevenido e inconsciente, dragón. Si hubiera sido el caso de que hallara en ti un peligro, y de esa manera hubiera blandido mi espada ¿Cómo hubieras actuado? La esclavitud no es extraña en Elibe. - caminó unos pasos a su izquierda, sin descuidar sus ojos de él.- Mi imagen es una de tantas que representan a Bern. Y siendo este el caso, me he abstenido de perjudicar a quien podría ser un representante de Goldoa... -aunque esto era solo una interpretación. Algo que podía tener en claro era que el laguz poseía suficiente dignidad como para enfrentarse a él sin recogerse en temor (aunque Zephiel era capaz de ver en su semblante una justa pizca de nerviosismo), lo que significaba que debía tener experiencia tratando con individuos de alto cargo. No conocía el reino de los dragones en Tellius, sabiendo solamente que se regían por una monarquía, más allá de eso, estaba en blanco.  

Y entonces pudo darse cuenta de una cosa: ambos eran ignorantes respecto al conocimiento del otro. Un encuentro extraño, más allá de la raza o sus posiciones sociales. No era sino una rareza para Zephiel desconocer tanto, siendo que las naciones laguz de Tellius siempre le habían interesado.

 - ... Te haré una propuesta. -dijo entonces, acercándose un poco hacia él.- Tu debes poseer información actualizada de los reinos cercanos a Bern, además del tuyo propio. Me interesa esa información. -una pausa.- ...si me acompañas a nuestra base, además de reponer fuerzas, podrás darme a conocer sobre ello. Y yo, por otra parte, saciaré toda necesidad de conocimiento que puedas tener. -y por un momento breve, Zephiel sonrió.- Me considero letrado respecto a Elibe. -pronto volvió a su típico semblante.

Tal como había dicho en un principio, no forzaría al laguz fuera de su viaje. Si decidía continuar sabría que habría perdido una gran oportunidad de obtener conocimiento, pero no era Zephiel quien exageraba el valor del mismo. Tampoco creía en la esclavitud de otras razas, y mucho menos el oponerse a ellas. De todas formas creía, por lo que había oído, que el dragón no abandonaría Bern en un futuro próximo, ya que su intención era investigarlo. Y si era así, y descubría además que en ese momento platicaba no con otro sino el rey de Bern, seguramente encontraría en el la fuente de conocimiento más fiable.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Espada de bronce [1]
Espada de bronce [2]
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1513


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Pensar mucho y decir poco || Priv. Zephiel

Mensaje por Maedhros el Mar Ene 23, 2018 4:00 pm

Paciente y controlando su temperamento, para sus adentros Maedhros estaba empezando a cansarse del rumbo de aquella conversación al no poder leer cristalinamente donde el hombre quería llegar a parar con sus preguntas. Humanos, que seres más complicados. - No se trata de lealtad. Puedes permanecer en un país y no tener ningún tipo de sentimiento de patria por él. - Negó con la cabeza. Había viajado por muchos y diferentes países, no había tenido tampoco muchos problemas en hacerse pasar por una raza que no era. Sus sentimientos hacía los humanos serían negativos pero era necesario ver y conocer esos países por sí mismo. - Si bien nací en Goldoa, mi corazón está en Gallia. Para mí ese es mi reino.

Maedhros no pudo reprimir una sonora carcajada. ¿Inconsciente? ¿Un humano le llamaba inconsciente? Ah... La ironía de la vida. - Joven humano, seré muchas cosas pero no soy un necio. ¿Crees que puedes retenerme solo con dirigir una espada hacía mí? - En todo caso, habría sido mucho más eficaz amenazarle con el uso de magias y no con simple bronce. - Por supuesto conozco mis límites, no me puedo enfrentar a un ejército entero. ¿Pero huir? Soy un dragón, vuestros wyverns no podrían alcanzarme. Estar aquí de pie no es una muestra de debilidad por mi parte, es una simple elección del momento. - Adoptar su forma de dragón le avergonzaba por las heridas y su falta de mano pero, no elegiría morir por no mostrar su forma genuina. No podría pelear como le habían enseñado en el pasado porque había sido herido y por la falta de práctica pero, volar era una de aquellas cosas que nunca se olvidaban.

Esbozó una sonrisa en su rostro. - Es una propuesta demasiado tentadora para ser verdad. ¿Qué garantías tengo de que dices la verdad? Podría seguiros a la base y que me realicéis una emboscada, lamento no confiar en la palabra de alguien que ha admitido no haberme atacado por creer que soy un representante de Goldoa. - Porque Maedhros ya había esclarecido que él ya no tenía ninguna vinculación con el país en el que había nacido. - ¿Tanto desea conocer a los dragones como para proponer algo así?
Afiliación :
- GALLIA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Informante

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
392


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Pensar mucho y decir poco || Priv. Zephiel

Mensaje por Zephiel el Sáb Feb 10, 2018 6:41 pm

Le era una sorpresa oír hablar de Gallia en aquella conversación. Resultaba ser uno de los reinos más alejados que conocía del mapa, aunque el mismo caso sucedía con Goldoa, por supuesto. La diferencia residía en que Zephiel creía del último reino lo suficientemente aislado como para deducir una enorme lealtad de sus habitantes a su patria, pero esa contradicción lo dejó en blanco y calló sus preguntas al respecto, esperando descubrir el por qué en otra ocasión, si es que legaba a ocurrir siquiera. Hasta el momento el dragón respondía a sus palabras de manera defensiva y arisca, aunque era difícil esperar una reacción positiva de quien se encontraba rodeado por soldados de Bern. Era cierto, no podrían alcanzarlo si lo intentaran, pero en primer lugar, jamás le perseguirían. No, no lo harían con la intención de hacerle daño, sino en silencio y vigilando sus movimientos, porque mientras permaneciera en Bern no podría ocultarse. No por nada habían sobrevivido las hordas emergidas, si no estando alertas en todo momento. Cerrando los ojos y sosteniendo el mango de su espada con la ligereza con la que sujetaría una pluma, el monarca respondió con calma:

 -  Me corregiré... en ningún momento tuve la verdadera intención de atacarte, tan solo la de defenderme. -volvió a abrir los ojos para dirigir la vista hacia él.- En la situación actual de Bern, toda precaución es poca. Y tu presencia, demasiado grande para no ser ignorada, y temida. -Zephiel carecía de orgullo para mentir al respecto. Era capaz de temer la destrucción de sus defensas, aunque lo cierto es que ese miedo no era tan grande como hacían creer sus palabras. Adivinaba, desde su conocimiento, que ningún laguz podría venir con intenciones hostiles hacia ellos sin provocación alguna, y por eso no temía al dragón como individuo, aunque su interpretación pudiera estar equivocada.

El laguz entonces le había hecho una pregunta interesante. Pedía garantías... y cuestionaba su necesidad de conocimiento. Que si deseaba conocer a los dragones....

 -  ¿Es acaso incorrecto querer desprenderse de la ignorancia? Quizás preferirías, dragón, haber encontrado a un asesino inculto y cobarde que quisiera darte caza. Sería mucho más fácil enfrentarlo que intentar adivinar mis intenciones. -miraba el rostro ajeno con excesivo detenimiento, con una expresión nula e impredecible.- La respuesta es "Sí", Maitimo. Deseo conocer sobre tu raza. Saber por qué abandonas Tellius en detalle. Y estoy dispuesto a hacer un trueque de información. De tu reino esta última es escasa, sobre todo porque los reinos ... ¿Beorcs, no es cierto?-no era común oír aquella palabra en Bern, pero había oído alguna vez que los laguz se referían a los humanos de esa forma, y aunque no se había acostumbrado a ese término, hizo el intento de adaptarlo a su vocabulario en ese momento.- Los reinos beorcs de Tellius no se preocupan de propagar conocimiento de los pueblos que creen inferiores. Por supuesto, no creo esto último, y por eso tengo la intención de educarme. -hizo una pausa para mirar alrededor, y luego continuar.- Me he explicado. Ahora, es tu elección si decides seguirme. Considera que este reino se encuentra en un estado de supervivencia, dragón. Nuestros enemigos son las aberraciones que plagan la tierra... sería estúpido e imprudente apostar por una emboscada. -entrecerró los ojos y esperó una respuesta. Si había causado en el dragón desagrado, debería emprender la retirada. Se aseguraría de que un solo jinete wyvern registrara sus movimientos alrededor del reino, pues no podría hacer mucho más al respecto. Confiaba en que accediera, y así poder aprovechar aquella curiosa oportunidad como quería.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Espada de bronce [1]
Espada de bronce [2]
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1513


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Pensar mucho y decir poco || Priv. Zephiel

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.