Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] Pensar mucho y decir poco || Priv. Zephiel

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Pensar mucho y decir poco || Priv. Zephiel

Mensaje por Maedhros el Jue Ago 31, 2017 4:15 pm

Su rumbo le había dirigido al país de Bern en el continente de Elibe, había desconocido el hecho de que era un país que había sido arrasado por emergidos y había podido conocer aquel hecho teniendo que escapar de lo que podía ser una probable emboscada de emergidos. Maedhros no se había dirigido a ese país para pelear, sería un dragón, una criatura para nada indefensa pero no se consideraba a sí mismo como un guerrero. Si la ocasión lo permitía, huiría sin dudar. Y su primera experiencia en Bern había sido huyendo, pero la cantidad de emergidos había sido tan elevada que se había tenido que transformar en dragón para poder huir a un terreno más tranquilo.

Había volado rápido como para que un humano no fuera lo suficientemente rápido para alcanzar su nueva posición pero no sigiloso como para que no lo hubieran visto e incluso, tomado su nueva localización. Al aterrizar, quiso andar hacía otro punto, incluso estando desorientado era mejor moverse en caso de que quisieran seguir a un dragón que se había marchado volando pero no se encontraba bien después de adoptar su apariencia genuina y tuvo que sentarse un poco a descansar.

La autentica motivación que había llevado a Maedhros a visitar un país como era Bern no eran los emergidos, aquellos seres estaban por todas partes y no le sorprendía que hubieren tomado el control de un país porque también habían tomado el control en otros territorios. La autentica razón siempre estaba enlazada a su odio contra los humanos: su interés había iniciado al conocer que la principal fuente militar de aquel país eran los jinetes wyvern pero indagando más al respecto, al igual que muchos países cercanos, Bern compartía un pasado de cultura matadragones. Tenía que visitar el país para recabar información de primera mano, saber que era real y que se basaba en meras leyendas.

Por el momento descansaría unos minutos, apartado un poco de lo que solía ser un camino principal de paso. Cuando dejase de sentirse cansado y abatido por su huida, intentaría orientarse un poco hasta que pudiera encontrar como llegar a un punto poblado. Porque a pesar de que los emergidos hubieran tomado el control de la zona, tenía que haber alguna zona donde los civiles que habían sobrevivido se estuvieran escondiendo. Una vez entre humanos podía usar la misma excusa que reciclaba una y otra vez, portando ropas humanas y una armadura que cubría su torso y brazos, siempre se hacía pasar como un mercenario aún si realmente era un informante. No podía quedarse mucho tiempo en ningún país por miedo a que el trascurso del tiempo revelase que no era un humano así que no importaba adoptar una faceta que era mentira.
Afiliación :
- GALLIA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Informante

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
192


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Pensar mucho y decir poco || Priv. Zephiel

Mensaje por Zephiel el Miér Sep 13, 2017 7:24 pm

Ya caía el atardecer cuando, por casualidad del destino, un jinete wyvern que exploraba su territorio asignado entre las montañas de Bern, halló en uno de sus viajes una visión que lo dejó atónito, pues no había manera de creer con facilidad de lo que había sido testigo. Era cierto, sus ojos no lo engañaban. Lo que había visto no era otra cosa que una enorme criatura alada de escamas escarlatas, un dragón para ser exactos, y tan seguro estaba que podría haberlo jurado incluso en su lecho de muerte. Lo cierto es que en otra ocasión había visto a uno de ellos mientras servía de guardaespaldas al rey Zephiel, en un fatídico día en que él y su wyvern se vieron heridos, pero nunca creyó tener la oportunidad de ver a otro laguz de Tellius -como había comentado su alteza-, por lo que su primer y único impulso fue volver a la base e informar a su rey de su avistamiento.

Ya había vuelto Zephiel de las lejanas tierras de Nohr, y por lo tanto llegaba a acostumbrarse a un torreón hace no mucho ocupado por su ejército, que por el momento le servía como nueva base de operaciones. Dedicaba su tiempo a estudiar la red de fuertes que habían conseguido ganar en aquel territorio hostil, y cómo jugarían a su favor a la hora de retomar la capital, su mayor objetivo al retornar a su patria. Fue entonces que en aquella construcción irrumpió el mismo jinete, informando al monarca lo que había hallado. Un dragón rojo igual que el encontrado hace tanto tiempo, ese que había resultado ser una joven laguz que se había adentrado a Bern con la excusa de ser una viajera. Zephiel no supo si creerlo en un principio, ya que definitivamente no pensaba que fuera a ser el mismo dragón. El jinete mencionó que era más grande que el anterior, mucho más, y que aún tenían tiempo de encontrarlo pues la última vez que lo vio se había detenido a descansar en tierra.

Zephiel debió parar, dejar sus planes de lado y prepararse para viajar. Ordenó que trajeran su wyvern, y que lo acompañaran otros cinco hombres a comprobar la verdad de aquellas palabras. Volaron junto con la luz del ocaso hacia dicho lugar, vigilando la tierra bajo sus pies, pero sin ignorar los cielos. Y gracias a la guía del jinete de antes, no tardaron en hallar lo que buscaban, aunque no de la misma forma que esperaban: era un individuo solitario que descansaba a pie de unas colinas, lejos de los caminos. Volaron a su alrededor, haciendo obvio que lo habían visto, y descendieron a una distancia media de él, con prudencia. Zephiel, por experiencia, sabía que si no los provocaba no se hallaría en peligro. Pero aún debían comprobar la veracidad de su raza, y cuestionar además por qué se hallaba en el reino caído de Bern. Los soldados y el rey comenzaron a aproximarse lentamente, y fue Zephiel quien, creyendo que ya estaba lo suficientemente cerca como para ser escuchado, alzó la voz:

 - Estás frente al ejército de Bern. -anunció, aunque sin revelar su propia identidad.- Y como estás dentro de las fronteras del reino, exigimos tu nombre y el motivo de por qué te encuentras aquí. -hablaba tanto con firmeza como con elocuencia, su vista fijada en los ojos ajenos, su rostro imperturbable. No podía comprobar sus rasgos para afirmar que verdaderamente se tratara de un laguz, por lo que contenía su interés por el momento, preocupándose, sobre todo, por qué razón aquel extraño había atraído la atención de su explorador.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshall

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Dagas de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1384


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.