Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Campaña de liberación] Con un objetivo delante [Priv. Galahad]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] Con un objetivo delante [Priv. Galahad]

Mensaje por Zephiel el Miér Ago 30, 2017 1:27 am

Camino a la capital existía un camino de tierra que se fragmentaba a lo largo del territorio, como un millón de venas que conectaban los pueblos, ahora caídos, del reino. Como era de espersrse, los emergidos habían tomado posesión de la arteria principal, siendo su primordial recorrido para mantener posición de la ciudad capturada y sus alrededores. Estaba altamente vigilado por constantes patrullas que se aprovechaban de sus torres y fortines circundantes, por lo que fácilmente podía referirse a él como el camino de la muerte para todo quien osara cruzarlo. Era lo que más debía evitar el ejército para pasar desapercibido, y así sobrevivir y estudiar al enemigo. Por eso, si el ejército de Bern deseaba ampliar su alcance, debía hacerse primero con los puntos ciegos del territorio, aquellos en los que las patrullas rara vez se daban el tiempo de explorar.

Al oír sobre un asentamiento al suroeste que no parecía albergar ni emergidos ni refugiados de Bern, el ejército vio en él una oportunidad. Se encontraba a nivel de tierra, siendo antes de la caída un pequeño pueblo amurallado, por cuyo costado corría un río, potenciando aún más sus defensas. Los edificios de la villa se encontraban en ruinas, y la puerta de entrada se hallaba derrumbada, mas no los muros, una casualidad sorprendente. Según reportes de jinetes wyvern, ni una sola alma se había avistado en las cercanías. Sin embargo, aquella información no podía ser certera si lo que hacían era solamente sobrevolar alrededor. Por eso, cuando se indicó la misión de aproximarse allí, un pequeño escuadrón alzó un campamento a una distancia prudente, para así establecer vigías a pie, cada vez más audaces en su aproximación. Tenían dos días para comprobar la información y, de ser posible, apropiarse de dicho lugar. A la mañana del segundo fue el mismo rey quien hizo presencia en dicho campamento, tomando la lideración de la campaña para así poseer el pueblo. Harían su movimiento al anochecer, y estudiarían el estado de dicho lugar a fondo.

Entonces la noche había llegado. Zephiel preparaba cada detalle en su tienda asignada, junto con el segundo al mando de aquellos hombres. Establecían sobre todo lo que sucedería después, cuántos soldados se quedarían haciendo puesto en dicha ciudad, y qué ventajas tenían si lograban restaurar la mayoría de las defensas.

Fue entonces que se oyó el aleteo apresurado de un wyvern que aterrizaba a tierra, levantando el aire a su alrededor en potentes ráfagas. Luego, pisadas en el suelo, y pronto una voz alarmada llamó desde fuera a los altos cargos, advirtiendo que traía información respecto a tan ansiado asentamiento.- ¡Su Majestad, creo haber visto movimiento emergido rondar por las afueras del pueblo! ¡Contaría unos quince! -después de alertar, esperó paciente fuera. Zephiel lo oyó con claridad, estudiando la encrucijada en que se hallaban. No sabía certeramente si aquello derrumbaba su plan, pues el número era reducido, advirtiendo que seguramente se trataban de exploradores, como siempre los encontraban. Debían de ser los primeros que daban cuenta de la posición estatégica de aquellos muros después de su devastación, y por lo mismo Zephiel no podía permitir que lo tomaran con una fuerza mayor a la que poseían ahora, porque de igual manera se encontraba cerca de una de sus bases, y aquello los comprometía. Salió de la tienda, levantando la tela de la entrada con una de sus manos, y llamó a la atención de cada uno de los hombres presentes.

 - Han oído claramente. Sin embargo, la presencia de emergidos no detendrá la operación. ¡Esta noche avanzamos contra el enemigo! -exclamó para que no hubiera alma allí que ignorara su voz. A sus palabras, los soldados de Bern actuaron rápidamente, recogiendo sus almas y montando a las criaturas voladoras, para prepararse ante lo que sería la marcha hacia el pueblo. No tenían tiempo que perder, cada segundo suponía una desventaja, por lo que debían moverse rápido tanto por cielo como por tierra. Cada soldado fue formándose a entradas del campamento, apagando el fuego y dejando que solo la luna los iluminara. Cuando todos estuvieron listos, Zephiel dio la órden de avanzar, levantando su espada y apuntando hacia delante, donde se veía la sombra de aquel pueblo enfrentándose a las montañas en el horizonte.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshall

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Dagas de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1396


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Con un objetivo delante [Priv. Galahad]

Mensaje por Galahad el Miér Ago 30, 2017 4:02 pm

Hacía ya varios días que se hablaba del asentamiento y al fin habían hecho preparativos para tomarlo. Galahad se había hecho voluntario apenas escuchó sobre la misión de avanzada y lo de establecer el campamento.
Hacía días que estaba encerrado en el refugio del ejército, teniendo que tolerar todas esas voces que eran sus compañeros de armas, sin ninguna excusa para salir de allí. Y aunque disfrutaba de las apariciones casuales del rey en los pasillos, no era extraño que tomara la primera chance que tenía de escapar de ese detestable lugar lleno de esa detestable gente. Sobre todo cuando esta tenía chances de participar de una de esas hermosas danzas de las que el pelirrojo tanto disfrutaba, decoradas con sudor y sangre. Por más que los reportes negaban la presencia de enemigos y desalentaban, afirmando las bajas chances de un enfrentamiento, Galahad seguía esperanzado en esa minúscula posibilidad.  Confiaba en que los emergidos los encontrarían como siempre solían hacer.

Aunque oficialmente Galahad contaba como soldado de pie, el viaje hasta la zona pudo hacerlo a lomos de Wyn. Por más que este no fuera aceptado en la armada y no sea considerado más que una simple mascota, no le negaban su uso cuando era conveniente, y menos ahora que estaban escasos de recursos… Hipócritas. Pero el rencor inicial ya había aprendido a sobrellevarlo, luego de descubrir que él mismo tampoco quería a su preciado Wyn tan vulnerable y cercano al peligro.
Gracias a ello pudo disfrutar de un plácido viaje a lomos de su amigo, lejos del molesto murmullo de las conversaciones banales que quienes marchaban a pie necesitaban para pasar el tiempo.

Grande fue su aburrimiento al llegar y sólo encontrar la paz desértica y abandonada del lugar. Aunque ello hubiera sido algo bueno de no ser porque, gracias a los integrantes del escuadrón del que era parte, no podía disfrutar de ese silencio.
Pese a todo seguía siendo mejor que antes, menos compañía y menos ruido. Nadie se atrevía a molestarlo estando todos ocupados con los reconocimientos y con la tarea de instalar el campamento; habían encontrado un buen descampado cercano al asentamiento, si cercano podía decirse a una distancia desde la que podía verse la villa pero sólo como una mancha en la distancia.

Fue un día mortalmente tranquilo sin nada que desmienta los reportes previos. La villa estaba abandonada y no había ni rastro de Emergidos. Ni siquiera durante el transcurrir de la noche. Las guardias nocturnas tampoco acertaron a descubrir nada nuevo. Porque no había nada que hallar.
Por suerte contaba con los incesantes pero adorables intentos de Wyn por llamar su atención para distraerse.

A la mañana siguiente podía escucharse el estruendo lejano de la marcha, anunciando la llegada del resto de la avanzada que participaría de la misión, antes de que aparecieran a la vista. El aumento de gente a su alrededor era algo que a Galahad le desagradaba, pero se veía compensado con la llegada del rey… Quien desapareció al instante tras la tela de su tienda, que con tanto esmero había sido tendida, para recibir reporte tras reporte del que a él no le tocaba dar ninguno.
El día transcurrió sin diferencia alguna con la jornada previa.

Galahad ya se había retirado a descansar junto a Wyn, usándolo de almohada y su ala de manta, cuando una voz resonó en todo el campamento. Si no la hubiera reconocido al instante ni se hubiera percatado de ella pero ¿Cómo podría ignorar una voz tan potente, áspera, grave y deliciosa como aquella? ¡Y menos aun lo que decía! Se levantó de golpe y recogió su hacha que siempre llevaba cerca.
- Nos vemos luego del baile Wyn. - Se despidió dejándole un beso en el morro a su wyvern que solo pestañeó antes de soltar un sonoro y agudo bostezo, bajar la cabeza y seguir durmiendo.

Los emergidos se habían tardado pero al fin habían llegado y Galahad estaba feliz por ello, ya había comenzado a creer que le fallarían y no se presentarían como era acostumbrado, pero no. Seguían siendo infalibles.
Las preparaciones para la marcha fueron instantáneas. Las fuerzas de aire no tardaron en subirse a sus monturas y dirigirlas en formación mientras que las de tierra se organizaban en un prolijo y ordenado batallón. Desde su lugar correspondiente entre las filas, Galahad pudo ver la figura imponente del rey, contrastando con la luna y dando la instrucción del avance.

La única preocupación de Galahad era que el combate no le resultara satisfactorio. El enemigo parecía ser un número reducido, si contaban con la suficiente ventaja de números no brindarían ningún tipo de entretenimiento. Sus compañeros de armas harían de la lucha un juego de niños. Pero por suerte llegó el mensaje de uno de los jinetes de wyverns que se había adelantado a inspeccionar al enemigo.
Los emergidos habían llegado a la fortaleza y preparaban las defensas. Aunque poco pudieran hacer en el poco tiempo con el que contaban, la esperanza de que dieran una buena lucha plantó una retorcida sonrisa en el rostro del soldado.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Soldado (Ejército de Bern)

Autoridad :

Inventario :
Hacha larga de bronce [1]
Vulnerary [2]
Dagas de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
293


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Con un objetivo delante [Priv. Galahad]

Mensaje por Zephiel el Jue Ago 31, 2017 9:59 am

Y así, comenzaron a marchar hacia dicho asentameinto, con la reciente preocupación de que los emergidos, incluso siendo menos, tuvieran la ventaja por haberse resguardado antes tras los muros. Los soldados presentes no estaban bien equipados para luchar contra un enemigo que se posicionara por arriba de ellos, excepto por los wyvern. Sin embargo podía suceder que los emergidos poseyeran arcos, lo que suponía un peligro mayor si resultaba ser cierto, negando la mayor parte de los ataques aéreos que pudieran llegar a realizar. Los jinetes no podían apreciar la composición de las tropas enemigas con claridad en la inmensidad de la noche, por lo que debían ser precavidos a la hora de llegar al muro. La gran ventaja que tenían era que la puerta seguía estando derrumbada, y si las tropas a pie tenían la oportunidad de entrar a la ciudad y luchar desde dentro, no la desaprovecharían. Todo era preferible a depender de las criaturas voladoras y arriesgar a que murieran, siendo un recurso tan necesitado.

Entonces encontraron el curso del río y comenzaron a seguirlo hasta el pueblo, cada vez más cerca. Nadie a la vista, lo que hacía suponer que se mantenían ocultos aún. Qué hacer a continuación era lo importante: o aventurarse dentro temiendo una emboscada, o atacar desde fuera. La primera opción seguía siendo más viable ya que parecía que no los atacaban desde los muros, lo que además significaba que aún tenían el elemento sorpresa a su favor. Sin embargo, entrar por las puertas delanteras aparentaba ser una invitación al suicidio, suponiendo que de encontrarían desprotegidos y a la vista de sus enemigos. Por eso, si existía una entrada alternativa, debían encontrarla. Y entonces una idea, el suministro de agua.

- ¿Ingresa agua por entre alguna rendija en los muros? -pregunto Zephiel, ordenando de otra manera que investigaran. A su llamado, unos cuantos soldados avanzaron y empezaron a rodear la ciudad con la esperanza de encontrar algo así. Cuando volvieron a él, parecía ser que era con buenas noticias.

- ¡Sí, Su Majestad! Unos barrotes que permiten la entrada del agua, por una rampilla que no lo parece pero en realidad es muy profunda. No se si sea suerte, pero los emergidos cortaron el curso del río, así que ya no hay agua, pero seguramente nos facilite entrar. Quizás logramos caber, aunque antes debemos destruír los barrotes y averiguarlo. ¿Tomamos acción? -Zephiel, al escuchar esta información asintió silenciosamente, lo que hizo que los soldados recogieran sus armas más pesadas para ver si el metal resistía sus impactos. No lo hicieron, estaban muy descuidadas, por lo que cedieron ante un gran martillazo de uno de sus soldados. Ahora tenían una entrada alternativa.

El monarca ordeno marchar a e ingresar, dejando a los jinetes wyvern apostados afuera por si ocurría que los necesitaban sobre sus monturas. Todos debían agacharse un poco para poder escabullirse dentro, incluso él, para cruzar un túnel y hallar al final del camino un muro detrás de ellos, teniendo también la plaza en frente, todo en completo silencio. Los escombros de las casas estaban desperdigados por todos lados, y el polvo suspendido brindaba un seco aroma a lo que veían. Con un simple gesto de mano fue que Zephiel ordenó registrar el lugar, exigiendo que fueran lo más silenciosos posibles y no se descubrieran estúpidamente. Si llegaban a encontrar emergidos debían intentar acabarlos en silencio, y si aquello no era posible, reunirse con los demás para luchar a una mayor escala.

Zephiel se vio acompañado por dos de sus soldados mientras caminaba cerca de los muros, protegiéndose de visiones ajenas al posicionarse por detrás de paredes y demás. Fue entonces que lo vio, un explorador emergido que portaba un arco y caminaba a sus anchas, al parecer, en solitario. Sorprenderlo sería difícil, pero debían.

Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshall

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Dagas de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1396


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Con un objetivo delante [Priv. Galahad]

Mensaje por Galahad el Vie Sep 01, 2017 12:33 pm

La lucha no empezaba. No empezaba, no empezaba, ¡NO EMPEZABA!
Esperar órdenes no era  el punto fuerte de Galahad, más podía manejarlo. Siempre que el mango de su hacha no se partiera  bajo el cada vez más fuerte agarre con que la sostenía y contara con la ventura de que la voluntad que seguía fuera la del rey.

Luego de la cansina espera que el durar de la búsqueda requirió, al final atravesaron los muros aprovechando un conducto de agua. Tuvieron la suerte de que la entrada de la misma estaba cortada por lo que se podía pasar sin problemas pero no la suficiente como para que el camino estuviera completamente seco. A cada paso que daba y daban los soldados a su alrededor el barro saltaba haciendo estragos en sus ropas y armadura, pero lo peor era sentir cuando éste caía sobre su pelo. Entonces se le hacía difícil mantener la imagen de esos pies que marchaban embarrados siendo cercenados por su hacha sólo como una ilusión de su mente.
La misión se había convertido en una de infiltración y sigilo, cosa que tampoco formaba parte de los puntos fuertes de Galahad. Otra cosa que requería paciencia. Cada instante en el que se veía obligado a mantener la calma le drenaba más energías que sostener una danza salvaje durante horas. Por lo menos tenía el consuelo de que los jinetes de wyvern habían quedado a la espera fuera del pueblo. Eso igualaba el número de las tropas con las de los Emergidos, aumentando su probabilidad de poder disfrutar de alguno para sí mismo.

Hubiera querido mantenerse junto a Zephiel. Pudo haberlo hecho con la excusa de brindarle protección como aquellos dos soldados hacían, más no creía poder mantener la calma necesaria para ello, mantener una actitud aceptable frente al rey en medio de un campo de batalla tan tranquilo como aquél parecía imposible. Sobre todo estando él ya rozando el borde de su paciencia, teniendo la oportunidad tan cercana de poder dejarse llevar en uno de los bailes que más disfrutaba. No quería reducir su diversión.
Así que, siguiendo el protocolo en aquellas situaciones, se unió a uno de los pequeños grupos de tres en los que se había dividido el batallón para explorar la zona en silencio y prudencia. Tomando la retaguardia del grupo tuvo que esperar hasta que se hubieran alejado demasiado para al fin poder aprovechar la distracción los otros dos soldados, provocada por la confianza de que un camarada cuidara sus espaldas, para desaparecer tras un callejón y retomar la búsqueda en soledad.

Grande fue su gozo cuando al fin halló Emergidos, parecían no ser los únicos que habían decidido separarse en grupos para explorar. No tuvo que esperar mucho, resulta que un grupo de cinco de ellos les había estado siguiendo el rastro; aunque no tan cercanos como para atestiguar el desvío de Galahad y ahora era él quien los seguía. Esperando el momento oportuno para tomar al más rezagado del grupo para sí sin que sus compañeros se dieran cuenta.

El momento llegó cuando los dos soldados de Bern de los que se había separado, alertados por su ausencia deshicieron sus pasos buscando su paradero y los Emergidos se vieron apresurados a dividirse y esconderse entre los edificios para mantener la ventaja sobre ellos y tomarlos por sorpresa.
Cuatro contra dos no parecía muy conveniente para su bando pero a Galahad poco le importaba el destino de sus compañeros. Primero estaba su entretenimiento y luego, si aún estaba a tiempo, les brindaría su ayuda.

Un espadachín fue su objetivo, en solitario había tomado escondite en el mismo callejón desde el que el pelirrojo los observaba y se había tenido que apresurar a esconder tras unos escombros para no ser descubierto. Allí dejó su hacha mientras se acercaba al Emergido por detrás con uno de los paños que llevaba atados a la cintura ahora en sus manos, aprovechando la concentración de su presa en la espera por tomar a los soldados de Bern por sorpresa fue él el sorprendido cuando una tela cubrió su boca y fue arrastrado al interior del callejón.
Aunque el Emergido había intentado solarse, ayudándose con su arma, ésta solo había chocado con su armadura. Maldita pieza de metal que le impedía sentir el fútil intento de su víctima en su piel. De todos modos el forcejeó no duró mucho. Una vez cerca de su hacha Galahad tiró a su víctima al suelo y aprovechó el momento de vulnerabilidad para tomar su arma y de un blandir cortarle el brazo izquierdo.

La labor no había resultado tan silenciosa como hubiera querido, pero podía escuchar que la batalla fuera del callejón ya había comenzado y con eso podía estar seguro de que sus acciones habían pasado desapercibidas. No quería que la llegada de refuerzos para que le corten la diversión, aunque era lamentable sus compañeros fuera de la callejuela no pensaran lo mismo ni compartieran su esfuerzo por mantenerse silenciosos. Al parecer tendría que mantener su divertimento corto y rápido para salir al auxilio de sus camaradas y no dejar en evidencia su pequeño incumplimiento del deber si la ayuda llegaba.
Más por el momento tenía unos cuantos minutos para dedicar a su disfrute. Sin un brazo, dudaba que su contrincante soltara su el arma para quitarse la mordaza y llamar por auxilio, lo que le dejaba el placer de poder disfrutar de un duelo sin interrupciones.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Soldado (Ejército de Bern)

Autoridad :

Inventario :
Hacha larga de bronce [1]
Vulnerary [2]
Dagas de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
293


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Con un objetivo delante [Priv. Galahad]

Mensaje por Zephiel el Vie Sep 01, 2017 6:22 pm

Para atrapar al arquero debieron hacer uso del más completo silenio, pues cualquier error sería delatarse, y con ello luchar cara deontra los emergiod. Pero todo esto tan solo importaba para sus hombres, pues Zephiel no podía moverse con agilidad y al mismo tiempo no ser detectado, pues las placas que llevaba se lo impedían sin andar con increíble precaución. Por eso debió depender de uno de sus acompañantes, quien se escabulló entre los escombros para así aparecer detrás de él, tapar la boca a aquel emergido antes de que imaginara defenderse, y atravesarle la espalda con su arma, cayendo este muerto tras sufrir era cladñse de herida. Ahora podían contar uno menos, sin saber si el reto ya acabía acabao con la vida de otro emergido del montón. Zephiel desde allí no podía ver lo que ocurría con sus demás hombres, por lo que no cabía duda de que temía que fueran sorprendidos y emboscados igual como habían conseguido hacer contra ese arquero. Pero debían seguir avanzando por la ciudad, con suerte encontrar más enemigos y eliminarlos. Y así fue que, tras cruzar varias calles y encontrarse ellos con la fuente que marcaba el corazón del pueblo, vieron a cinco emergidos separados en grupo investigando la zona, superándolos a ellos en número, ya que eran solo tres. No podían enfrentarlos mientras se mantenían juntos, por lo que Zephiel dio la orden de volver hacia atrás, así empezando a retroceder para no arriesgar la misión. Pero cuando lo hacían, y con bastante éxito, fue que oyó lo impensable; más allá, un grito de alerta, el sonido de filos chocando unos contra otros. Parecía imposible, pero ya los habían descubierto. Zephiel notó lo complicada que se había vuelto la situación para ellos, pues ahora todos los emergidos cercanos se dirigirían a esa zona para atacar a los rezagados de Bern. No por eso debían delatarse, aún debían sorprenderlos, y existía la confianza de la victoria al saberse que los soldados de Bern eran, en total, cinco más que el número de emergidos que habían entrado a la ciudad. Siguió el ruido para hallar el combate, aprovechando aquella distracción por parte de sus propios soldados para darse el lujo de ir más rápido hacia el mismo lugar.

Fueron el primer grupo en arribar a escena, encontrando con la visión impactade de cómo dos soldados a Bern, con lanzas en mano, se defendían del doble de su número, acorralados cada vez más contra las paredes de las casas derrumbadas. Zephiel y sus hombres se revelaron cuando los emergidos le dieron la espalda creyendo que ya tenían a sus víctimas servidas en plata, y aproximándose, atacaron. Zephiel cortó con su espada el torso de uno de ellos desde atrás, continuando con otro corte al girar su cuerpo para así matarlo definitivamente. Los demás soldados se enfrentaron a los ahora tres emergidos restantes, poniendo la balanza a su favor al haber crecido en número. Los derrotaron sin que él tuviera que intervenir, uno muerto por una espada al corazón, otro en la garganta y el último debilitado hasta que le partieron el estómago por la mitad. Al ver que habían caído, lo primero que hizo fue observar a los soldados heridos que habían sufrido el ataque, y preguntarse si uno de ellos había muerto, pues creía haber contado a tres en ese grupo. Le informaron que se había perdido, una baja que no podrían recuperar. No importaba, pues ahora oían todavía más pisadas venir hacia ellos. O podían ser los soldados de Bern que acudían al combate, o podía tratarse de más emergidos, no había manera de saberlo.

 - Tomen cobertura. -dijo en un susurro y haciendo una seña a su alrededor con la mano, para después él también cubrirse, sin descartar que más emergidos podrían atacarlos desde la distancia. No podían huir, pero sí ocultarse, y se aprovechaban de ello.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshall

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Dagas de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1396


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Con un objetivo delante [Priv. Galahad]

Mensaje por Galahad el Sáb Sep 02, 2017 12:55 pm

El emergido estaba furioso. Bueno no, esas cosas no tenían emociones. Pero a Galahad le gustaba pensar que sí lo estaba. Que insultos amortiguados eran los sonidos que salían de su boca amordazada, que le dedicaba su odio con cada estocada que rebotaba en su armadura o en el mango de su hacha, y que gozaba de cada corte y herida que lograba infringirle cuando el pelirrojo no llegaba a bloquear.

No era la mejor batalla ni el mejor baile que había tenido, pero a fines de liberar sus frustraciones y limpiarse de la hipocresía diaria con la que convivía funcionaba a las mil maravillas. Hasta había comenzado a tararear una suave melodía al compás de la espada enemiga y a hacer uso de unos pocos pasos de baile y giros refinados para esquivar algunos ataques. Acciones que podía tomar cada vez más seguido mientras el cansancio de su oponente aumentaba. Cosa que sucedía más rápido de lo que hubiera querido pero era entendible teniendo un brazo cercenado, sin ningún tratamiento, chorreando sangre cual canilla abierta.
Galahad apenas y había tomado la ofensiva, se había limitado a defenderse y disfrutar de cada ataque recibido. Más cuando comenzaba a aburrirse notó que, de todos modos, su tiempo de ocio llegaba a su fin. Refuerzos habían llegado para sus compañeros en aprietos. Debía hacer su aparición si no quería que lo dieran por muerto y luego tener que dar un largo y extenso reporte excusando su supervivencia e incumplimiento del deber.
Además, estaba casi seguro de que conocía al dueño de ese rechinar de pesadas placas.

Ideó un plan al instante y recibiendo un último ataque que desgarró su abdomen en una herida no muy profunda ni muy superficial, que no había sido parte del plan pero era bienvenido y ayudaba a su cortada, dejó su hacha al costado para abrazarse al emergido y recuperar su paño removiendo la evidencia y la mordaza. La intimidad no duró mucho, su compañero seguía con una espada en la mano intentando usarla, así que antes de que averiguara cómo herirlo a tan corto rango, se separó de él con un fuerte cabezazo que hirió a ambos participantes.

Recuperó su hacha del suelo donde había quedado y mientras volvía a atar el trozo de tela en su cintura comenzó su huida hacia la entrada del callejón perseguido sin fallo por el fiel ayudante de su acto.
Lástima que no podía tomar el papel de víctima y correr a brazos del rey en su auxilio mientras era perseguido por el emergido. Desentonaría demasiado con su actuar normal y tampoco quería darle una imagen débil de sí mismo, siendo él un soldado en su armada no tendría un buen efecto.
Lo bueno de que el Emergido estuviera agotado era que resultaba predecible y fácil de manipular a su favor. Antes de salir al descubierto Galahad se detuvo, esperó por el ataque de su cómplice y no tuvo problemas en esquivarlo y luego empujarlo.

Desde fuera en la entrada del callejón pudo verse salir un emergido que, al instante de su aparición, fue tirado abajo por una pesada hacha que se hundió en su torso. El soldado, responsable del ataque y que también había aparecido siguiendo al emergido, dio un pequeño forcejeo para recobrar su arma y cuando lo logró el impulso le hizo tropezar con el cadáver a sus pies, tras trastabillar un poco terminó dejándose caer al suelo.
El soldado respiraba agitado, visiblemente cansado y cubierto cortes superficiales por donde se lo mirase, pero ninguno era preocupante a excepción de uno en su abdomen, y la herida en su frente que cubría la mitad de su rostro en sangre.

Al salir al descubierto, Galahad hubiera jurado que encontraría a varios hombres de Bern victoriosos sobre aquellos cuatro emergidos, pero sólo estaban esos cuatro cadáveres y ningún soldado. Más aunque no viera a nadie, decidió seguir su interpretación del soldado cansado y herido luego de una desesperada lucha por la supervivencia. No podían haber ido lejos y era probable que siguieran allí pero se hubieran ocultado. Solo esperaba que no se hubiera confundido y el rey estuviera entre ellos, no quería desperdiciar su acto ni su coartada: creyó haber oído algo y se retrasó un poco para investigar, no estaba a más de unos pasos de sus compañeros cuando se vi acallado por una mano mugrienta y arrastrado al interior del callejón, incapacitado de alertarle a sus compañeros de la emboscada que les tendían. Más increíble fue su suerte de poder evitar el golpe de gracia y tener la oportunidad de luchar por su vida saliendo victorioso.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Soldado (Ejército de Bern)

Autoridad :

Inventario :
Hacha larga de bronce [1]
Vulnerary [2]
Dagas de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
293


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Con un objetivo delante [Priv. Galahad]

Mensaje por Zephiel el Mar Sep 05, 2017 10:48 pm

Zephiel ojeó rápidamente fuera de su cobertura, un escombro alto de laodrillos caídos, para descubrir qué era lo que había causado tan sonoro ruido delante de ellos. Lo hizo así pues un emergido no se delataría abiertamente si lo que hacía era buscarlos, por lo que existía una alta probabilidad de que se tratara de uno de sus soldados, aunque uno solo, cosa desconcertante. Y acertó, encontrando eso sí una imagen curiosa, la de un hombre herido que sangraba, y que parecía haber luchado cruentamente. Era, si recordaba bien, quien acompañaba al dúo que había sido emboscado, revelando así que aún no estaba muerto como en un principio habían concluído.

 - ¡Escóndete, soldado! -alzó la voz, aún en un susurro. Cualquiera perteneciente al ejército de Bern sería capaz de reconocer su voz, por lo que no cabía duda de que acataría sus órdenes.  

Si lo hacía, podría ocultarse hasta que su herida fuera tratada, pues parecía que ya no quedaba tiempo para que los emergidos aparecieran. Se escucharon pasos difusos en la distancia, y al fijarse una vez más, el rey se encontró con el resplandor brillante de aquellos ojos endemoniados frente suyo. Los emergidos notaron a sus compañeros derrotados, cinco de ellos, siendo en ese grupo cinco también. Después de ese debía quedar otro más, pero nada les decía si estaban cerca o lejos de los otros, o si es que se habían visto atraídos por el ruido siquiera. Zephiel pensó detenidamente cómo actuarían, viendo como la mejor opción salir al exterior y sorprenderlos lo más que pudieran, incluso si ya sabían que se encontraban a sus alrededores. No tuvo mucho más tiempo para decidir, pues lo enemigos ya estaban allí comprobando el estado de los cadáveres, buscando pistas de dónde podrían estar los soldados ocultos. Y entonces lo vieron: un rastro de sangre que llevaba por detrás de unos muros, el cual si seguían, los guiaría a ellos.

Zephiel tomó la delantera y se reveló sin decir ninguna palabra, atacando por la espalda a un emergido de hacha, el cual no pudo defenderse y cayó inmediatamente ante su golpe certero. Y entonces sus soldados salieron con él, atacando a aquellos cuatro emergidos, los cuales al verse acorralados no tuvieron mejor idea que replegarse y huir, con la intención de reunirse con los demás. No hacía falta que Zephiel lo dijera, no había que dejarlos huir y perder de vista, o se encontratían en desventaja. Pero los emergidos eran rápidos, y no había quien se hubiera escondido por la salida de esa calle para cortarles el paso.

 - ¡No, ya no los sigan! -exclamó el rey, dándose cuenta de que probablemente se trataba de una trampa. Sus soldados escucharon y obedecieron titubeantes, creyendo que quizás habían perdido su mejor oportunidad.-  Los esperaremos aquí, a todos. -quedaba la esperanza de que los demás soldados de Bern llegaran antes que el grupo entero de emergidos, que los superaban altamente en número a ellos seis. No se escuchaba batalla cercana, por lo que podía confirmar, por el momento, que nadie más se había batido en combate excepto por ellos.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshall

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Dagas de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1396


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Con un objetivo delante [Priv. Galahad]

Mensaje por Galahad el Jue Sep 07, 2017 4:31 pm

Una sonrisa se plasmó en su rostro, el soldado esperanzado por la inesperada aparición de sus compañeros acató la orden al instante, arrastrando su cuerpo y su hacha con algo de dificultad. Cuidadoso con su herida pero no tanto como para verse demasiado débil e inútil, sólo lo suficiente como para acentuar su ardua lucha y supervivencia.

- ¡Su alteza! Me alegra ver se encuentra bien. Tenga cuidado con los callejones y manténgase bien cerca del grupo o podrían arrastrarlo a uno de ellos. - Le dedicó media sonrisa adolorida al rey e ignoró al resto de los presentes una vez estuvo del otro lado de la montaña de escombros tras la que se cubrían. Aunque sus palabras habían sido claras podía notarse el esfuerzo que requería para emitir cada una de ellas.
Había intentado colar disimuladamente parte de su coartada, siempre era más verídica una verdad de a partes esparcidas que una perfecta recitada del libreto, pero dudaba que alguien le hubiera escuchado. Esos malditos Emergidos habían aparecido para interrumpir su actuación, por lo que tuvo que cortarla a medias para apresurarse y tomar de un manotazo brusco la vulneary de las manos de uno de sus compañeros en armas quien se había aproximado para ayudarle.

El acto del soldado herido había acabado cuando el rey se había adelantado a combatir a los nuevos oponentes y a Galahad poco le interesaba reprimirse con el hombre que le auxiliaba, prefería desquitarse como había hecho y fulminarlo con la mirada en vez de dirigirle palabas de agradecimiento. Que por cierto ¿Agradecimiento de qué? No iba a agradecer las inútiles intenciones de un inútil. Si quería una vulneary hubiera tomado una de las que siempre llevaba consigo, que le alcanzara una era una pérdida de tiempo, más aunque sea se ahorraría una de las suyas propias.
Demostrar un poco de debilidad era aceptable más tampoco podía excederse. Si el soldado herido se la pasaba renegando durante el resto de la campaña, sería solo una escoria; más sería lo contrario si se levantaba de nuevo a la lucha sin quejas, demostrando su esfuerzo. La lógica era la más sencilla y natural de todas: si es útil es bueno; si es un estorbo, es malo.
Así que aunque quisiera disfrutar un poco más del dolor de sus heridas tuvo que beberse la pócima de todos modos. Debía tener en cuenta que la de su abdomen seguía sangrando, la batalla continuaba y no le sería conveniente acabar debilitado o inconsciente a causa de la anemia como su querido cómplice emergido de hace unos momentos, por ejemplo.

Por suerte el brebaje no era de los mejores y aunque hubiera parado la hemorragia y sanado la piel exterior de la herida, no la había sanado por completo y podía disfrutar de una agradable punzada a cada paso que daba. También debía pensar en que no podía dejar todos sus cortes, menos el de su frente, sin atender para que le formaran cicatrices.

Con su hacha en mano, luego de contemplar maravillado la inigualable y siempre admirable figura de su rey en acción, el soldado herido se alzó de nuevo a la batalla sin mas demora luego de tratarse sus lastimaduras. Otros cinco emergidos habían aparecido para su deleite, pese a que no pudieron haber elegido un momento más inoportuno para haberse presentado, y no quería perderse ninguna oportunidad de volver a sentir el filo de su arma hundiéndose en la carne de su oponente.
Pero no tuvo la oportunidad, sus primeros ataques fueron bloqueados, los cobardes se dieron a la fuga y la potente e inconfundible voz de Zephiel le interrumpió la persecución.
Galahad detuvo con reticencia sus pasos para darse vuelta y, por un segundo, mirar con exasperación al rey antes de corregir su expresión y retroceder para reagruparse junto al resto de la tropa que se iba acomodando en formación alrededor del soberano, en su defensa, para la aburrida tarea de aguardar a los enemigos como habían sido las órdenes.

Aunque alertas en todas direcciones, la mayoría prestaba atención al fin de la calle por donde habían desaparecido los emergidos, más el grito desgarrador y adolorido que rompió el silencio de la espera parecía provenir del final de la calle a sus espaldas.
Si cinco emergidos estaban allí inertes en esa calle y otros cinco se habían ido por la otra punta, eso dejaba otros cinco que, a juzgar por el alarido, combatían con sus compañeros a sus espaldas… Si es que lo que habían oído no había sido la señal del final de la misma. Y si lo había sido... No era difícil deducir que estaban, muy probablemente, acorralados. O en proceso de serlo en la mejor de los casos siendo que el dueño del grito y sus camaradas siguieran en pie.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Soldado (Ejército de Bern)

Autoridad :

Inventario :
Hacha larga de bronce [1]
Vulnerary [2]
Dagas de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
293


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Con un objetivo delante [Priv. Galahad]

Mensaje por Zephiel el Vie Sep 08, 2017 6:30 pm

Vio cómo sus soldados, uno de ellos en especial, regresaban tras sus pasos, frustados de no poder haber alcanzado a los emergidos que huían de ellos. Pero no podían seguirlos, debían esperar. Si no lo hacían, tendrían el honor de haber desperdiciado sus vidas en una simple escaramuza, cuyo origen no era más que una misión de reconocimiento. Daría la orden a todos para desperdigarse en puntos más estratégicos, para así poder atrapar a los emergidos con más facilidad cuando volvieran. Fácilmente podían sorprenderlos si se posicionaban bien, sin embargo Zephiel no alcanzó a llevar a cabo un plan al respecto cuando oyó retumbar entre las calles el eco de un grito. No podía pertenecer a alguien más que a uno de sus soldados, pues habían confirmado que era esa una ciudad desierta.

Zephiel frunció el ceño, y dudó antes de dar cualquier orden. Bien sabía que podía tratarse de otra trampa, pero no podía negarse a la idea de rescatar a sus hombres acorralados, pues necesitaban de su número si lo que querían era salir victoriosos. El rey se dio la vuelta y miró a sus hombres uno por uno, asegurándose de que los contaba y recordaba sus rostros, para así detenerse y dar con un simple gesto de mano la orden de que se dirigieran al origen del grito, señalando más allá otro de los tantos callejones. Debían ser silenciosos una vez más, o no tendrían éxito en rescatarlos. Debieron caminar con sumo cuidado entre los escombros, tan silenciosos como habían sido al entrar al pueblo por primera vez. Y aún así, si no eran rápidos no llegarían a tiempo. Por eso mismo Zephiel se quedó bastante atrás, viendo que sus soldados estaban cada vez más cerca del lugar de destino. Y entonces pareció ser que cruzaban una esquina, todo esto en dirección hacia donde se escuchaba el solitario esfuerzo de un individuo que se defendía con su espada. Fue entonces que oyó el sonido de un filo clavarse en la carne; sus soldados habían eliminado a los dos últimos emergidos que atacaban a sus hombres. Al llegar allí, uno yacía muerto, el otro estaba gravemente herido, y el tercero sufría un ataque de terror al haberse visto tan cercano a la muerte.

Habían matado a cinco más, pero solo ganado un hombre que podría luchar junto a ellos. Ahora, en el callejón en que se encontraban debían crear su última defensa. Los últimos diez emergidos vendrían a ellos siete que podían luchar y seguramente ya les estaban siguiendo el rastro al no haber funcionado el plan para acorralarlos.

- Tomen guarda tras otra cosa que no sean las paredes. Esperen a que se internen al fondo de la calle, y bloquéenles el paso de salida. Acorrálenlos, y atáquenlos tanto por el frente como por detrás. -Zephiel daba estas órdenes mientras señalaba cada lugar apuntándolo con su arma. Una vez creyó haber dicho suficiente, calló un momento y los miró fijamente.- No me decepcionen. -dijo, aunque no con severidad, sino con la exigencia de que, ante todo, se mantuvieran ellos ocho vivos al final. Asintió a ellos, y se dirigió a tomar su puesto para la última emboscada.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshall

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Dagas de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1396


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Con un objetivo delante [Priv. Galahad]

Mensaje por Galahad el Lun Sep 11, 2017 7:14 pm

Aunque seguía frustrado por ver su diversión detenida, se emocionó cuando el rey detuvo su vista en él y le devolvió la mirada con pasión, sin importarle que estuviera viendo a todos los soldados allí presentes dándoles igual tratamiento, se había detenido en él y eso era lo importante… Aunque a decir verdad la idea de compartir al rey no le agradaba en lo más mínimo y la idea de eliminar a todos sus rivales era tentadora. Pero uno debía tener sus límites, lamentablemente.
Soltó un suspiro resignado pero conforme cuando el contacto visual se cortó. No podía pedir más que eso de su Rey. Después de todo solo era un soldado y seguir su voluntad era su placer además de su deber. Así que de inmediato acató la orden silenciosa de su mano junto a sus compañeros y avanzó acudiendo al rescate de sus camaradas que, todo indicaba, parecían estar en problemas.

Fue de los primeros en llegar y tuvo la suerte de poder sentir su hacha hundirse en carne enemiga. La llegada de refuerzos los tomó por sorpresa. Su objetivo, el Emergido más cercano, había intentado parar el ataque con su lanza pero el débil cuerpo de esta no soportó el peso del arma y se partió ante el golpe dejando a su usuario expuesto, sin nada que le defienda del filo que le separó el hombro del cuello. Había acertado justo al borde de la hombrera y cortó hasta que el hacha chocó contra el canto de la placa de acero que protegía el torso de su oponente.
Galahad levantó su pie para empujar el cuerpo y liberar su hacha que había quedado trabada mientras observaba con atención y esperaba el momento de ver cómo haría para esquivar o bloquear la lanza del Emergido quién, con dificultad y partido como su arma, aún intentaba usarla. Pero no tuvo oportunidad, y le arrebataron la oportunidad de dar el más placentero golpe de gracia.
Antes de que la lanza enemiga pudiera siquiera dirigirse a él, esta cayó del brazo inerte al suelo y Galahad vio con furia nacida de la impotencia, la punta de una lanza atravesando el cuello de SU presa. SU juguete. Y luego el rostro sonriente de complicidad de un uniformado de Bern tras el emergido, el ladrón de su goce, hipócrita que se retiró al auxilio de otro de sus compañeros luego de haberlo ayudado a él.
Respirando con fuerza Galahad se obligó a calmarse y olvidar la ofensa, aunque sea por el momento luego si encontraba la oportunidad de ajusticiar lo sucedido sería otra historia, miró a su alrededor buscando ansioso su próxima víctima. Pero era increíble lo rápido que pasaban los momentos más divertidos de la vida, si no los aprovechabas en el instante, ya no estaban. Los pocos Enemigos ya habían caído ante sus compañeros de armas quienes ahora se encargaban de asistir a los pobres rescatados.

Si los cálculos no le fallaban, ya sólo quedaba el grupo que acababan de dejar escapar en la calle anterior y, conociendo a Zephiel, no tomaría riesgos y encontraría un modo seguro y aburrido de que se encargaran de ellos… Por lo menos le quedaba el consuelo de su juego inicial con el primer Emergido y su herida que, aunque ya cerrada, aún dolía en su costado. Apoyando su peso de ese lado al caminar le permitía disfrutar de esa agradable sensación y le ayudaba a mantener la calma y a olvidarse un poco de las últimas decepciones.

Más indicaciones fueron dadas y cumplidas sin chistar por todos los soldados, que tomaron refugio y guardaron silencio de nuevo cayendo en la tediosa tarea de aguardar. Hasta que al fin aparecieron los conejillos, tres indefensos espadachines caminando hasta quedar rodeados por los ocho hombres que saltaron hacia ellos, aunque las cuentas no dieran. Deberían haber, mínimo dos más.
Y las flechas comenzaron a llover, teniendo de diana aliados y enemigos por igual. A lo alto de lo edificios que los rodeaban los Emergidos restantes habían utilizado sus compañeros de carnada sin ningún tipo de reserva.
- ¡Mi rey! ¡Cúbrase! - En un acto apresurado, preocupado por la situación, Galahad tomó el cadáver de uno de los Emergidos que acababa de perecer a su lado, degollado por una espada antes de que él mismo pudiera llegar a darle su fin. Y lo arrojó hacia Zephiel, proveyéndolo de un escudo improvisado.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Soldado (Ejército de Bern)

Autoridad :

Inventario :
Hacha larga de bronce [1]
Vulnerary [2]
Dagas de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
293


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Con un objetivo delante [Priv. Galahad]

Mensaje por Zephiel el Jue Sep 14, 2017 1:21 pm

Tan solo quedaban cinco de ellos, y si los derrotaban entonces, aunque aún con cautela, podrían darse por victoriosos y explorar como era debido aquel pueblo, ya que hasta ahora no habían tenido la oportunidad de hacerlo dentro de sus murallas. Los soldados de Zephiel se cubrieron, dejando los cadáveres, incluso el del soldado caído, a vista de quien se acercara, para así tender una emboscada creíble. Pero quién diría que, en la verdad de las cosas, quienes estaban siendo perseguidos no eran otros que ellos, pues los demás emergidos habían estado observando el combate, esperando el momento adecuado para interceder. Y ese momento era entonces, cuando los soldados de Bern creían tener la ventaja. Sería una resolución rápida, si todo salía como estaba planeado.

Entonces aparecieron, tres de ellos. Zephiel no supo qué pensar de este número, aguardando con cautela. Observaba con cuidado, nunca imaginando en alzar la vista hacia los edificios destruidos. Pues los creía inaccesibles, ya que las puertas estaban derrumbadas, y muchas de estas estructuras, incineradas. Pero subestimó la adaptación de sus enemigos, quienes escalaron por su punto ciego, preparando así sus arcos hacia ellos. El monarca pensó que cualquier clase de emboscada por parte del enemigo no les supondría mayor problema, siendo que quienes faltaban eran tan solo dos. Dio la señal de atacar, ya no confiando tanto en el sigilo, sino en sus números. Saltaron hacia ellos, sin excluirse, y los atacaron. Zephiel consiguió herir a uno de ellos con un corte diagonal derecho, eliminándolo, pero dándose cuenta de que algo estaba mal. Tardó en percatarse de que había seguido la carnada hacia una flecha apuntada directamente hacia él, pudiendo ver claramente a quien la tensaba delante de sus ojos. No había lugar inmediato donde ocultarse, y tan solo podía confiar en cubrir su cabeza con su brazo. Pero fue entonces que algo cayó delante suyo, un cadáver, al parecer lanzado por uno de sus soldados. Su sorpresa no fue poca al tener al alcance de la mano el cuerpo frío de una de estas criaturas, abriendo los ojos y frunciendo el ceño, mas siguió su instinto y lo levantó de las correas que sostenían su armadura a la altura de su cabeza, recibiendo este cuerpo la flecha apuntada hacia él, salvándose así de lo que podría haber sido un golpe mortal.

- ¡Rápido, a los arqueros! -gritó a sus hombres, aún sosteniendo este cuerpo delante de su rostro. Cinco de sus hombres corrieron tras los edificios para subir y eliminar a los arqueros, mientras tan solo tres quedaron para eliminar a los últimos dos emergidos que seguían en tierra. Los arqueros se distrajeron defendiéndose a sí mismos, por lo que el rey pudo por fin deshacerse de aquel escudo de carne y enfocarse en la pelea. Uno de sus soldados se encargó de batallar a uno de estos emergidos, derrotándolo, ganando una breve mirada de aprobación de Zephiel antes de que este se enfocara en su propia lucha. El emergido intentó atacarlo con una espada, pero el rey bloqueó con la suya, apartándolas a ambas. Y entonces aprovechó su mano izquierda para golpear con un puñetazo el rostro ajeno, desequilibrando al emergido y dándole cabida para enterrar su espada a través de su torso. Escuchó entonces gritos en las alturas; seguramente habían conseguido matar a uno de sus hombres, pero al ver cuatro de ellos posicionarse donde antes estaban los arqueros, el rey encontró gran alivio. Habían eliminado así a los últimos emergidos que se habían internado en el pueblo, aunque aquello les había supuesto dos bajas, un número que, aunque insignificante a gran escala, no lo era para el ejército de Bern. Pero el precio de sus vidas les había ganado una cosa, aquel asentamiento abandonado, y la esperanza d que no volvería a ser registrado por emergidos todo el tiempo necesario que necesitaran para establecerlo como una base. Teniendo todo esto en cuenta, el monarca envainó su espada, y ordenó recoger a los muertos si era posible.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshall

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Dagas de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1396


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Con un objetivo delante [Priv. Galahad]

Mensaje por Galahad el Dom Sep 17, 2017 10:24 pm

Su alegría y orgullo de haber logrado mantener a Zephiel a salvo no fueron arruinadas cuando una flecha chocó contra su armadura ni cuando otra pasó volando junto a su cabeza. Pero sí fueron eliminados y reemplazados por desprecio puro cuando el rey miró con aprobación al maldito soldado que había logrado eliminar al maldito emergido que no había ido a por él quitándolo de su regocijo previo y distracción. Suerte tuvo este que, por el casco que llevaba Galahad no pudo reconocerlo para recordarlo y saldar cuentas luego.

La batalla terminó enseguida, lo arqueros cayeron sin mayor demora junto al espadachín restante dejando al pelirrojo sin otra opción que conformarse con la poca diversión que había obtenido. Si lo pensaba, no había sido poca con su danza inicial y la satisfacción de haber podido auxiliar a su rey. Además del dulce recuerdo del dolor en su costado que aún le acompañaba.

Siguiendo las órdenes, ayudó a la recolección de muertos sin mayor cuidado. A diferencia del resto de los involucrados que se veían cansados y cabizbajos, él compartía el cansancio pero no el estado de ánimo. Su humor había mejorado considerablemente tras la batalla, el ejercicio le había sentado bien y había liberado gran parte de su estrés acumulado aunque el baile había sido tan corto y no todo había salido como hubiera querido.
Las tareas de limpieza no tardaron en completarse y todos los soldados se reunieron junto a su rey, esperando al siguiente mandado. Probablemente mandaría a levantar el campamento cercano en el que se habían establecido antes de tomar la fortaleza, o tal vez regresarían todos allí. Sea lo que sea, Galahad no veía la hora de reencontrarse con su querido Wyn y contarle sobre sus hazañas del día.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Soldado (Ejército de Bern)

Autoridad :

Inventario :
Hacha larga de bronce [1]
Vulnerary [2]
Dagas de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
293


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Con un objetivo delante [Priv. Galahad]

Mensaje por Eliwood el Jue Sep 21, 2017 1:04 am

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Zephiel ha gastado un uso de su espada de bronce.
Galahad ha gastado un uso de su hacha larga de bronce.
Galahad ha gastado un vulnerary.

Ambos obtienen +2 EXP.

Se procede a la tirada del dado Suerte, cuyo resultado será la recompensa de ambos.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gema de Ascuas
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3174


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Con un objetivo delante [Priv. Galahad]

Mensaje por Narrador el Jue Sep 21, 2017 1:04 am

El miembro 'Eliwood' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Suerte' :
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2534


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Con un objetivo delante [Priv. Galahad]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.