Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] Y entonces, la oscuridad llegó [Priv. Odin]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Y entonces, la oscuridad llegó [Priv. Odin]

Mensaje por Chrom el Lun Ago 28, 2017 12:48 pm

Cada vez que se alzaban con una victoria, un poco más de Ylisse se recuperaba de la invasión de aquellos seres de ojos rojos que estaban trayendo el caos a su preciado reino. Las últimas semanas habían sido bastante atareadas en ese sentido, pero satisfactorias a la par. Recibir los agradecimientos, los halagos y facilitar la aparición de nuevas esperanzas entre los aldeanos a los que liberaban de la amenaza era extremadamente reconfortante, como si de un elixir se tratara, corriendo invisible y velozmente por las venas para reducir el cansancio al mínimo, absorbiendo los males vistos y sentidos en la propia carne, reconfortando el espíritu.

Caminó por la plaza principal, cubierta de escombros resultantes de la batalla. Puestos astillados, carretas tiradas, toldos agujereados… la imagen no era la que se esperaría del núcleo de un vivo lugar como aquel, pero sabía que con el valor y la entera que habían demostrado, permaneciendo allí para ayudar a la expulsión de los enemigos, la tarea de reconstruir el poblado no les llevaría demasiado tiempo. Sonrió para sí mismo, recogiendo del polvoriento suelo una pequeña espada de madera, hecha con apenas dos palos cruzados y atado con unas cuerdas. Sin duda alguna aquel arma rudimentaria pertenecía a los niños del lugar. Niños que en el futuro tendrían el espíritu necesario para proteger sus tierras como lo habían hecho sus padres ese mismo día. Mientras depositaba de nuevo el poderoso arma que tenía entre las manos, escuchó una voz a lo lejos –¡Mi señor, la cena ya está preparada, os esperan! –le voceó uno de los soldados novatos que les habían acompañado a los Custodios en esa ocasión. Sonrió al atrevido mucho, asintiendo como señal de que había entendido su mensaje y comenzó a caminar de vuelta.

[…]

Los nobles de la zona habían preparado una cuantiosa comida, repleta de platos y productos característicos de la zona para agradecerles la ayuda recibida. Habría resultado descortés no aceptar la invitación, teniendo en cuenta lo insistente de oferta y la dedicación que habían invertido en los platos que estaban disfrutando. El alcohol tampoco podía faltar entre los comensales, quienes habían empezado a alzar el tono de voz, tratando de sonar por encima del constante zumbido con el que el buen humor llenaba la mesa. Se encontraban al aire libre, disfrutando de la templada temperatura de esa época del año, sin duda había sido una decisión acertada. Dio un pequeño sorbo a su copa, rellenada con vino local, mientras un grupo de aldeanos habían comenzado a danzar con bailes poco elegantes, llenos de saltos, movimiento y carcajadas. Estaba siendo una fiesta entretenida.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
321


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Y entonces, la oscuridad llegó [Priv. Odin]

Mensaje por Odin el Sáb Sep 02, 2017 8:04 pm

El destino había guiado sus pasos hasta un pueblo que se encontraba en pleno enfrentamiento contra tropas emergidas. Un héroe siempre brindaba su ayuda sin dudarlo en ese tipo de situaciones. Y así hizo.

Con la llegada del héroe oscuro la victoria fue inminente y no tardó en llegar. Tan agradecido estuvo el pueblo que organizó un banquete en celebración de la proeza. Más pese a lo que quisiera creer el mago, no, no era en su honor. Y no, nadie ni siquiera había escuchado hablar de “el héroe oscuro, Odin Dark”.
Tardó en enterarse que el banquete era en honor a su alteza real de Ylisse el príncipe Chrom y que no solo él había sido invitado sino que todos quienes hubieran estado cerca y participado en la batalla lo había hecho.
Debió haberlo sospechado cuando se enteró del banquete por una conversación ajena que oyó al paso, pero cayó en la ilusión de que habían sido muy tímidos como para acercarse al gran héroe de las sombras.
…No es como si fuera la primera vez que se engañaba a sí mismo y luego acababa desilusionándose. Pero si esta vez no lo hacía, no hubiera tenido excusa para asistir al banquete ya que Odin Dark no podía extrañar esa comida típica de Ylisse que nunca había probado.

- Se abre el telón, el protagonista se une al acto. ¡Odin Dark ha llegado! ...La fiesta ya puede comenzar... más el héroe es ignorado. - Se presentó entre murmullos al llegar al banquete y se quejó por lo bajo al notar que no había llamado la atención de nadie. Todos estaban conversando entretenidos con sus conocidos o intentando echarle un vistazo al príncipe a través de sus guardias.

¿Qué otra cosa podía hacer en una situación así si no era atacar la mesa de comida?
Más que una cena, parecía un festival. Gente comiendo y danzando, otra tocando música y otra organizando juegos.
Las mesas se habían tendido al aire libre y, quitando la zona de la nobleza ni siquiera tenían manteles. Aun así para ser un evento hecho a las apuradas, era un completo éxito. Los nobles habían cedido la idea y los ingredientes pero eran las personas del pueblo quienes iban y venían rellenando platos y manteniendo las copas llenas. Mujeres y jóvenes iban de aquí para allá agasajando a los nobles y a sus amigos o familiares que les habían protegido durante la lucha y habían logrado salvar al pueblo. No importaba que gran parte de este estuviera destruido mientras no así estuvieran los ánimos de sus habitantes.

Tal vez él también debiera estar intentando hacer buenas migas con la realeza, dar una buena impresión de Nohr y el príncipe Leon al que servía. Más eso no era necesario ni eran sus órdenes. Además no le interesaba cruzar palabra con un príncipe que sí podía proteger a su gente de los emergidos pero no de bandidos en tiempos de paz.
Su estadía en Ylisse era sólo para mantener a los Emergidos lejos de las cercanías de su país y, de paso, darle una mano a los vecinos.


No había cosa que echara más de menos que esas deliciosas y pequeñas tartas de semillas y miel. Recién cuando llegó a la mesa de dulces fue que al fin el mago oscuro llamó la atención de un individuo. Era la quinta tarta que agarraba, la última de la bandeja y la que ya se había llevado a la boca y estaba a punto de hincarle el diente. Eso hubiera hecho si la mirada fija y desilusionada de un pequeño niño no lo hubiera detenido y con una expresión en su rostro, clara manifestación de su sacrificio y profunda pena le cedió el dulce.
Acción por la que, como recompensa, obtuvo una brillante sonrisa y una extraña pluma tallada en madera… El rubio conocía esa pluma… Era parte de un típico juego de niños en Ylisse: “Ponle la pluma al Pegaso” ¡Amaba ese juego! Aunque no tanto como sus incesantes interpretaciones del héroe.
No le costó mucho encontrar la pieza principal del juego rodeada por un pequeño mar de niños, un muñeco de Pegaso sobre un pequeño banco al que se le iban clavando las plumas y, si mientras lo hacías el muñeco caía, perdías.

Si antes el mago oscuro no había llamado a atención de nadie, ahora, siendo un adulto de ropas dudosas rodeado de niños y como si fuera uno más de ellos jugando a aquel juego infantil, sí que se ganaba varias miradas. Aunque él fuera inconsciente de ellas.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
382


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Y entonces, la oscuridad llegó [Priv. Odin]

Mensaje por Chrom el Mar Sep 12, 2017 2:49 pm

Le complacía observar cómo todo aquel que había ayudado en la tarea de salvar aquel pueblo ahora se estaba viendo recompensado con aquel festejo. Decidió probar el pastel de carne que tan animadamente una señora de mediana edad había insistido en que probara. Estaba bastante lleno debido a todos los entrantes y la bebida servida hasta el momento pero no quería desilusionar a aquella pobre mujer, por lo que decidió probarlo, sorprendiéndose por su sabor y alegrando, aparentemente, el día a aquella aldeana.

Trató de convencer a los guardias que se encontraban protegiéndolo, aunque fuera sutilmente, pero sabía que lo hacían. Había ocasiones en los que incluso sin haberles ordenado aquello ellos mismos decidían actuar, pues habían sido entrenados para proteger fielmente a la realeza. Agradecía a aquellos hombres su trabajo tan dedicado, pero en aquel momento todos merecían un descanso, ellos incluidos –Por favor, compañeros, esta es una fiesta para todos, sería una verdadera lástima si no pudierais disfrutarla como es debido, no va a pasar nada, el peligro ya ha pasado, mientras seáis cuidadosos con vosotros mismos ya será suficiente –les recomendó, sonriendo a los caballeros que tenía frente a sí. Estos le devolvieron una sonrisa y una reverencia al tiempo que se dispersaban entre la multitud. Suspiró aliviado, por lo menos no había sido necesario demasiado para convencerlos.

Se levantó de su lugar privilegiado para caminar entre todos los presentes, observando cómo un pueblo era capaz de sobreponerse a un terrible ataque siempre y cuando su voluntad se mantuviera férrea. Aquello era lo que más le gustaba de su gente, pese a ser sencillos y humildes tenían un corazón grande y lleno de fuerza para seguir adelante, sin importar las penurias que les sucedieran.

Comenzó a pensar, tras un nuevo rato, que ya era hora de retirarse cuando una escena un tanto rocambolesca llamó su atención. Fue cuando giró la cabeza hacia la zona infantil cuando pudo observar, entre todas las pequeñas cabecitas que se arremolinaban alrededor de la figura del pegaso que una persona, claramente, no pegaba allí. Y no lo pensaba por su altura, pues tenía que tratarse de un adulto hecho y derecho ya, un hombre, entre todos aquellos jóvenes, el que parecía estar disfrutando del juego tanto como ellos, pero realmente fueron sus ropas las que, desafortunadamente, captaron su atención. No era demasiado común encontrar tales colores entre los ropajes propios de Ylisse, solían ser colores más cálidos, como los crema o los pálidos los más frecuentes en la moda del reino. Tampoco parecían ser prendas propias de un aldeano normal y corriente, sino más bien de otra profesión, que no llegaba a descifrar. No reconocía si figura, así que decidió bordear la planicie donde estaban reunidos los juegos para comprobar su rostro.

No siempre podía estar al tanto de los nuevos soldados que entraban a formar parte del ejército de Ylisse, aunque este no fuera demasiado numeroso, aunque sí era cierto que por lo menos le gustaba que le sonaran. No podía decir lo mismo de los Custodios, su propio grupo, a quienes consideraba su familia. La cabellera rubia de aquel extraño joven fue el primer rasgo que destacó, contraponiéndose a sus ropajes oscuros. Los detalles amarillos de su ropa para en cambio ir en consonancia. La capa que portaba le revelaba como un viajero o un guerrero, ambas opciones parecían ser acertadas, pero no le había observado luchar en la batalla. Todas aquellas dudas asaltaban su mente mientras, sin apenas darse cuenta, había caminado hasta acercarse lo suficiente al juego, apoyándose sobre un árbol cercano a observar la escena.

Parece ser que los jovencitos no van a parar hasta que consigan la mejor puntuación con las plumas del pegaso, ¿vais a dejar que ganen? Creo que eso les pondría de buen humor –le pregunté al rubio, tratando de iniciar una conversación con él. Esperaba que se diera cuenta de que iba dirigido a él, pues parecía estar bastante inmerso en aquel entretenimiento infantil.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
321


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Y entonces, la oscuridad llegó [Priv. Odin]

Mensaje por Odin el Miér Sep 13, 2017 4:34 pm

No se había dado cuenta que se le habían acercado hasta que escuchó las palabras y tuvo que desviar la vista del pegaso rechoncho para darle un vistazo al dueño de la voz y confirmar que se dirigía a él. Un hombre recostado contra un árbol cercano de cabellos azules como lo único que había llegado a avistar del príncipe que estaba allí presente en alguna parte del evento, pero la idea de que fuera el mismo ni se le cruzó por la cabeza al mago oscuro quien rápidamente devolvió su concentración al infame muñeco que le miraba desafiante con esas pequeñas piedras brillantes y oscuras que tenía por ojos.

Era su turno y debía colocar la pluma, más el pegaso ya se inclinaba por el peso de las que ya llevaba incrustadas en su cuerpo y se tambaleaba al bode del pequeño banco, riéndose de su esfuerzo. ¡Pero no se rendiría ante tal villano!
- Dejarse ganar no les traerá la gloria de una verdadera victoria. Sólo vergüenza y…. - Odin calló a mitad de su respuesta con la mano con la que sostenía la pluma en alto, suspendida en medio del aire cerca de donde hasta recién estaba en muñeco. El pegaso ahora caído reposaba en el suelo. - AHHHHHH - Era la cuarta vez que perdía luego de una ardua batalla contra aquél malévolo pegaso y su ejército de pequeños expertos estrategas, quienes reían por su victoria y se burlaban del rubio como todo niño alegre por la derrota ajena hacía, sobre todo si el perdedor se frustraba tanto.

- ¡No me vencerán pequeños rufianes! Un héroe se levantará las veces que sean necesarias con tal de vencer a su enemigo. ¡Siempre! ¡Este muñeco del mal caerá! Ustedes ayúdenlo si quieren, pero la victoria final será mía. ¡No se regocijen por que esté fuera de práctica! ¡Ya verán! - Espetó sin darse cuenta de que su objetivo nunca sería posible. En juegos como aquel nunca había un ganador, solo un perdedor. Por no decir que la idea de vencer a un muñeco era ridícula, como el acusarlo de ser un ser malévolo que recibía la ayuda de los niños para enfrentarlo.

Suspiró luego de su arrebato y acuclillado entre los pequeños como estaba, se dedicó a la tarea de quitarle las plumas al pegaso, repartirlas y volver a colocar el muñeco sobre el banco para comenzar de nuevo. Fue en ese momento, en medio del reparto, que un niño se acercó al hombre de cabello azul para tirarle del pantalón mientras le entregaba una pluma en una clara invitación al juego.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
382


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Y entonces, la oscuridad llegó [Priv. Odin]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.