Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] Todo lo que brilla como oro es mio (priv. Ches-Guzman)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] Todo lo que brilla como oro es mio (priv. Ches-Guzman)

Mensaje por Guzman el Dom Ago 27, 2017 8:32 pm

El barco estaba a punto de anclar en un puerto, al sur de Renais. Hace tiempo cuando Guzman estaba perdiendo el tiempo en una taberna, embriagándose hasta mas no poder, un reino no muy lejano estaba reclutando tropas para combatir a los dichosos emergidos. Lo cual desvió la atención del pirata rápidamente, estaba cansado de no hacer nada y sin diversión alguna; explorar nuevas tierras, matar a esas cosas que llaman emergidos y sobre todo que te paguen por ello le parecía un buen trato. Así que sin dudarlo mucho se registró a la empresa.

Todavía no recordaba su verdadero nombre, su vocación, su pasado, su herencia y sobre todo a sus seres queridos. Hasta el momento solo se dedico a trabajos de mercenarios bajo el alias de Arluin, con eso sobrevivió bastante tiempo. De hecho su pericia de combate era bastante grande, supuso entonces que había sido algún tipo de soldado en el pasado. Aunque la verdad nunca lo investigo, tal vez por miedo tal vez por pereza. Para él lo mas importante es que si nadie lo había reclamado cuando estaba herido o siquiera cuando viajó de un pueblo en otro, eso significaba que en su pasado no era nadie relevante. Entonces ¿para qué recordar algo que a nadie le importa?. Lo mejor es reescribir una nueva historia en base al presente que estaba sucediendo.

En un circulo estaban toda la tripulación que gozaba del ocio, jugando a los dados. Las apuestas eran desde monedas, dientes, armas o turnos de trabajo. El lanzador hace una apuesta que acertará, los que quieran apostar en su contra pueden hacerlo con el precio que ellos deseen siempre y cuando sea algo de valor. Si el lanzador gana se queda con todo los que apostaron en su contra pero si pierde tiene que pagarle a cada uno de los que apostó en su contra el precio de entrada. Él vio en eso la oportunidad de participar para sacar una ventaja, riesgoso ciertamente, pero ¿qué es un pirata sin su ambición?.

Entro con dos monedas de oro -dijo el mercenario con una sonrisa en la boca mientras agarraba la taza y los 2 dados.- ¿Quienes apuestan en mi contra?
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [2]
Espada de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
728


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Todo lo que brilla como oro es mio (priv. Ches-Guzman)

Mensaje por Invitado el Lun Ago 28, 2017 3:03 pm

Tarde se dio cuenta que lejos de ir al norte cómo había decidido para encontrar la salida de ese infernal país, había retomado rumbo al sur volviendo a cruzar esa maldita zona desértica y calurosa que tanto odiaba. Sí, eso era culpa de ese maldito niño mimado psicópata carnada de Emergidos ojalá se lo hubieran comido. Ojalá se lo coman, sí. ¡Y más le valía dejarle en su testamento los peces que le debía!

Pero bueno, a fines prácticos había llegado a su objetivo, la costa. Desde donde podría abandonar ese maldito y caluroso lugar… Aunque habría llegado días antes si no fuera por aquél maldito crío…

Lo primero que hizo fue, de inmediato y sin dudarlo, ir a la taberna más cercana, la más cutre y de mal agüero que pudiera encontrar, la que tendría el mejor alcohol del lugar… Si sabías cómo pedirlo.
Ches no era de ir exclusivamente a beber, pero el calor le ponía de mal humor y hacía tanto tiempo que estaba de mal humor que hasta le costaba ignorarlo y mantener su sonrisa. Quería quitárselo como fuera y un con un par de copas parecía la opción más fácil y rápida. Por no decir que moría de sed. Y hambre.

Y seguía con hambre…. Y le dolía la cabeza ….¿Y por qué el piso se movía? - Oh… Cierto. - Pocas veces eran las que Ches se pasaba de bebida después de todo tenía una buena resistencia a ella, aunque poco hubiera cambiado si hubiera estado sobria. Ella escuchó dinero, un buen número, y firmó pero… ¿Qué había firmado? Era una especie de trabajo y recordaba la palabra “mercenario” dando vueltas. No le había prestado mucha atención, sólo había seguido el ejemplo y consejo de un par de hombres con los que había estado compartiendo tragos.

Despertó en el suelo de una cubierta llena de hamacas colgadas y vacías. Estaba en el interior de un barco rumbo a… algún lado. - Ugh, tengo hambreeeeeeee. - Se quejó mientras se paraba aún medio dormida y con la molestia de la jaqueca en su cabeza.
Buscar comida era lo que siempre hacía al despertar y el barco seguro tenía un comedor o mínimo una cocina. La estructura de los navíos nunca cambiaba mucho así que sabía a grandes rasgos dónde podría buscarla. En el camino se cruzó con varios marineros de rostros desconocidos que hubiera saludado de tener tiempo de detenerse a hablar, pero a juzgar por los gruñidos de su estómago, no tenía mucho.

Fue cuando pasó por la cubierta superior que divisó un grupo de hombres, entre los que reconoció a algunos como con los que había compartido bebidas la noche anterior, jugando algún tipo de juego de apuestas.

Pero… ¿Algo valioso con lo que apostar?… no podía decir que tuviera algo valioso encima y se había gastado todo en la taberna antes de zarpar… hmmmm ¡Oh bueno! No es que fuera necesario. Se abrió paso entre la ronda de marineros para acercarse a quien ahora ofrecía la apuesta y sostenía los dados.

- ¡Yo apuesto! No tengo nada pero te ofrezco hacer lo que digas por el resto del día. - Dijo en un impulso sin pensarlo mucho, tampoco es como si su cabeza quisiera pensar mucho en ese momento. - ¡Eh chico!, ¿eso no es algo riesgoso? - Por suerte el comentario de Peter, uno de los marineros que reconocía, le soltó la advertencia y pudo aclarar. - Ningún pedido excesivo claro. Y a cambio no quiero tus monedas, ¡Quiero comida! MUCHA, AHORA. Muero de hambre. -
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Todo lo que brilla como oro es mio (priv. Ches-Guzman)

Mensaje por Guzman el Miér Ago 30, 2017 5:36 pm

Miró de un lado a otro, la tripulación expresaba a través de sus ojos preocupación ya que la apuesta era demasiado fuerte. Si bien eran tan solo dos monedas de oro era por demasiado mas grande que las de numerosas monedas de menor valor. Esto significaba tal vez que el pirata tenia algún truco, un as bajo la manga, cualquiera que fuere a competir corría el riesgo de caer en su trampa. Como no pensar en ello siendo que el barco estaba lleno de mercenarios inescrupulosos.

Era una decepción hasta el momento ver que nadie pretendía competir contra Arluin,pero en ese momento el apareció. Empujando entre los agolpados marineros para hacerse espacio un sujeto enano entró en la apuesta. Sin miedo ofreció sus servicios totales el resto del día, eso sorprendió a casi todos, a cambio no deseaba el dinero sino comida. ¿Comida? ¿en serio? ¿aquí? se preguntó el pirata a sus adentros mientras sostenía una cara seria por fuera. No quería y no debía dejar saber lo que pensaba, eran juegos de azar después de todo. Luego que pasaran unos segundos sus labios pronunciaron una sonrisa y contestó:

Esta bien, acepto la apuesta. Si tu ganas te daré comida por el precio que aposté, pero si yo gano lo que quede del día aceptaras todos mis deseos... siempre y cuando estos no sean ''excesivos''. -Puso los dados en el tazón y tapándolo con la palma de su mano los batió. Se tomó su tiempo por que disfrutaba ver las cara de todos ante tamaño pelea de suerte. Cuando por fin de un golpe puso el tazón en el piso de madera.- ¡Apuesto un cinco! -exclamó exaltado antes de revelar los dados. El primero había sacado un uno y el segundo dado un cuatro, juntos sumaban un cinco. Eso significaba que Arluin había ganado la apuesta, los marineros exaltados no podían creer lo que estaba pasando, siendo algunos tan molestos de reírse del pobre chico.- Bien, como gané pasaré a reclamar mi premio que es un día de esclavitud. Pero como no quiero que mi esclavo muera antes de terminar el día... -El pirata se levanto entonces estirando sus extremidades con una sonrisa pues había conseguido lo que quería, demasiado bien, la diosa fortuna le sonreía. Y si bien estaba en la naturaleza de los piratas la avaricia, su nuevo secuaz era lo único que necesitaba de momento.- Muchacho sígueme, vamos a pedir algo de comer al cocinero. No será una delicia pero evitará que te mueras.

Dicho eso comenzó a caminar dejandole el puesto a otros mercenarios que rápidamente agarraron los dados y siguieron su ronda de apuestas bajas. Por suerte un barco no es lo suficientemente grande como para perderse y rápidamente encontraron la cocina. Pero antes de entrar se volvió a su compañero para establecer el plan de acción.

Bien muchacho debes saber que en este barco se come en horario, es decir que no podemos pedir comida. Así que tendremos que robarla, el cocinero es un gordo estúpido pero que si te agarra con solo sentarse encima tuyo te mata. Este es el plan yo voy y lo distraigo, trataré de mantenerlo ocupado el mayor tiempo posible. Tú te encargaras de robar comida, ¿entendiste?
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [2]
Espada de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
728


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Todo lo que brilla como oro es mio (priv. Ches-Guzman)

Mensaje por Invitado el Jue Ago 31, 2017 3:26 pm

- ¡Siete! - Los dados rodaron.

No podía creerlo, ¿Con el hambre que tenía y no había ganado la apuesta? ¡La suerte no funcionaba así! Ches había comenzado a girarse para seguir en su búsqueda de la cocina sin perder más tiempo del que ya había perdido en ese maldito juego, sin preocuparse en las palabras que había dado como pago.

Más antes de que se alejara mucho oyó las palabras del hombre que había ganado con ese número cinco.
Se había apresurado a sacar conclusiones.
Su suerte seguía funcionando a la perfección. ¿Qué importancia tenía ganar o perder una apuesta si, al fin de cuentas, seguía consiguiendo lo que quería? La mención de comida había hecho pasar por alto el término con el que le estaba llamando, ”esclavo”. Sin ninguna clase de queja, sin siquiera darle importancia. Tenía hambre y ella lo había propuesto después de todo aunque no exactamente con esas palabras.
- Lo sigo, lo sigo~ - Sonrió aceptando su “primera orden” ¿Cómo no seguirlo si el destino era precisamente la cocina? Mas su sonrisa se desvaneció un instante cuando pararon antes de llegar ¡Estaban a unos pasos!, sólo para volver a ensancharse luego.

Si se comía en horario ¿Por qué nadie la había despertado antes? Ya zanjaría cuentas con Peter y el resto, hubiera esperado que aunque sea ellos fueran ese mínimo de considerados. Pero dejando eso de lado, el tema importante del momento era: Conseguir la comida.
El plan sonaba fácil, económico y, lo más importante, podía elegir qué y cuanto quería llevarse siempre que pudiera cargarlo sin ser descubierta. Pero allí estaba el problema, siempre que pudiera cargarlo, por lo que llevarse media cocina no sería posible… Ni grandes cantidades de la misma cosa ya que aunque no lo descubrieran en el momento, que algo había desaparecido sería evidente al instante.

Parecía una tarea desafiante, pero era pan comido si contaba con la ayuda de alguien distrayendo al único vigilante. Mientras lo hiciera rápido y en silencio no habría ningún problema.

Asintió al plan y esperó, mientras se quitaba sus botas, a que su cómplice diera el primer paso: la distracción. No sabía cómo lo había logrado pero había conseguido entablar conversación con el cocinero, haciendo que este le diera toda su atención de espaldas a lo que era la cocina y donde estaba toda la comida. Hasta la puerta de entrada quedaba fuera de su campo de visión. Perfecto.

Ches se escabulló en la sala caminando con total calma, el calzado en mano para que el sonido de la suela contra las tablas de madera del piso no le delataran y como si estuviera en el mercado se paseó recogiendo cosas, almacenándolas en las botas como si fueran bolsas de compra.
Un poco de pan de por aquí, un poco de carne seca y queso de por allá. Un pescado en el fuego a medio cocer fue rápidamente reemplazado por uno crudo de los tantos que había apilados a un costado.
En ningún momento dejó de prestarle atención al cocinero por el rabillo del ojo, cautelosa de cualquier indicio de que éste fuera a girarse. Y ahí estaba, ese típico movimiento de hombros, girando la espalda antes de la cabeza para no desatender a su compañero de conversación y darle un aviso involuntario de que se daría vuelta.
Aviso que Ches aprovechó para esconderse detrás de un barril y masticar un poco de queso mientras desenfundaba su daga y utilizaba el filo del metal para vigilar que el cocinero volviera a darle la espalda, ingenuo de su presencia.
Todo bien hasta el momento, la conversación fue retomada y Ches salió de su escondite para dejar la zona, ahora sí con un paso más apresurado queriendo disfrutar de sus ”compras”. Oh, y desapareció también una de las manzanas que ocupaban el interior de ese mismo barril que le había servido de refugio de la mortífera mirada del temible maestro culinario.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Todo lo que brilla como oro es mio (priv. Ches-Guzman)

Mensaje por Guzman el Vie Sep 08, 2017 3:33 am

El pirata se acercó con una sonrisa mientras veía al gordo Juan pelando papas y poniéndolas en un recipiente. Cuando Guzman entró en la habitación ya había sido perforado por la visión del obeso cocinero, que tampoco era una mirada de buenos amigos. Pero eso no lo inquietó tal vez por que ya lo tenía visto como una persona poco social y arisca.

¡Hey Juan! ¿qué cuentas amiguito? -dijo antes de sentarse y apoyarse en la mesa, frente al cocinero, mirándolo con una cara amistosa.- hoy cenaremos muy bien ¿no?

Si no te vas en este mismo instante te prometo que no vas a poder masticar nunca mas en tu vida. -Respondió el cocinero con voz de pocos amigos y luego continuo con sus labores.- o escupiré todo lo que vayas a comer, esa también es una posibilidad.

Pero yo solo quería charlar un poco ¿porqué tanta agresividad? -mostró un rostro de tristeza- Deberías trabajar en tu actitud, así no conservarás a tus amigos. Y si tuvieras buenos amigos no te harían trabajar solo en esta cocina, al menos te darían un ayudante para las cosas mas tediosas como pelar las papas...

Me encanta mi trabajo, sea pelar papas o poner el agua, lo que sea.... si sigues hablando serpiente te juro que haré de ti una cena para tus compañeros.

El cocinero se había enojado en serio hasta el punto de amenazar a Guzman con su cuchillo al frente. Realmente no le gustaba que alguien pise su cocina y el pirata tampoco había sido lo suficientemente cuidadoso, tocó una fibra sensible y desató una gesta peligrosa. Por eso decidió darse media vuelta e irse, pero cuando estaba a punto de salir miro cautelosamente al costado. Su compañero todavía estaba adentro, oculto en un barril en la esquina de la habitación, comiendo. Hijo de perra, no te costaba nada esperar a salir de aquí, podrías delatarnos si comes como un ratón, pensó a sus adentros. No tenía mucho que hacer, debía hacer mas tiempo.

¡Ah! ¡cierto! -exclamó un poco sobre actuado antes de darte vuelta y volver a dirigirse a Juan.- No vine aquí por nada amiguito, tengo un mensaje del capitán. Al menos déjame decírtelo, luego me matas... o al menos lo intentas. ¡Coff coff! dice que esta noche quiere salmón ahumado con papas... papas... papas... tenia un nombre raro ¿crema de limón?

Uhmmm... no queda casi limón... ¡mierda! -pronto el cocinero preocupado comenzó a buscar en sus estanterías y cajones para ver si tenía los ingredientes para el extraño plato. Al parecer el pedido no era algo fácil, eso le tomó varios minutos en los que el pirata espero fuesen suficiente para su compañero.-

Bueno, eso era todo, nos vemos Juancito y suerte con tu plato. -dijo antes de irse con un amistoso saludo. Mientras caminaba miró a todos lados para ver que ninguno otro tripulante lo hubiese visto, como todo ladrón esperó bajo la escalera que llegase su compañero.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [2]
Espada de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
728


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Todo lo que brilla como oro es mio (priv. Ches-Guzman)

Mensaje por Invitado el Vie Sep 08, 2017 11:17 am

La comida había desaparecido bajo los pliegues de su capa sin dejar rastro y siguió a su compinche hasta la escalera. El único rastro del robo era que aún masticaba el trozo de queso que se había llevado a la boca en la cocina.
- Gracias por la ayuda. - Le sonrió cuando se detuvieron y, en vez de seguirlo bajo la escalera, aprovechó a sentarse en uno de los escalones de esta. ¿Para qué esconderse cuando no había nadie cerca? Eso sólo evidenciaría que había algo sospechoso en progreso para quien sea que apareciera por allí y los avistara.
El mayor problema era que, ahora que tenía la comida no podía comerla libremente. Si le veían la pregunta sería de dónde la había sacado y todo su esfuerzo sería en vano, así que aprovechando a su compañero bajo la escalera, lo encaró y se tapó disimuladamente el rostro con una de sus manos, sosteniendo su cabeza con el brazo cuyo codo descansaba en una de sus rodillas. De frente a la pared y con uno de sus lados cubiertos era fácil pasar desapercibido que estaba masticando los pequeños trozos de pan y queso que se llevaba a la boca con su brazo libre en movimientos ocultos por su capa.

- Entonces supongo que perdí la apuesta y has demostrado ser un buen amo para este humilde esclavo, ¿Ya tienes algo planeado? Te aviso que no pienso hacerme responsable si acaba el día y no aprovechaste el rato, no hay deboluciones ni extensiones. - Preguntó con curiosidad y aprovechó a aclarar con una sonrisa divertida entre bocados. Ya había  cumplido con sus caprichos de momento y había olvidado por completo que aún tenía por averiguar qué era lo que hacía exactamente a bordo de ese barco, no era de extrañar ya que poco era su interés. El tiempo se encargaría de informarle después de todo.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Todo lo que brilla como oro es mio (priv. Ches-Guzman)

Mensaje por Guzman el Vie Sep 08, 2017 4:06 pm

Por nada, me gusta tener a mis esbirros contentos. -respondió amablemente- Pero también me da satisfacción saber que tus habilidades de ladrón son buenas. Si te descubrían yo solo tendría que huir para salvarme, tu por otro lado estarías hablando con tus ancestros en lo mas recóndito del inframundo. Todavía recuerdo al pobre Timy, era tan inocente, nunca fue el mismo luego de que Juan se sentara en su cabeza, pobrecillo. En fin, pasaste la primera prueba con creces... podemos ir a la siguiente. -Metió su mano en el bolsillo buscando su mapa, luego lo abrió exibiendosela a su colega. Con el dedo indice de su mano derecha señaló un punto en la costa de Magvel.- Aquí es donde vamos a desembarcar pronto, el viento benefició nuestro viaje que de por si ya era corto. Seguramente será un puerto improvisado de Renais, su reino después de todo está en la mierda. No tengo la certeza de que en lo que estemos ahí no nos vayan a atacar emergidos, tampoco confió en el estúpido de nuestro capitán. Por tanto no pienso pelear ni siquiera un poco, voy a huir en la primera que tenga oportunidad. Y tengo un plan con el cual me ayudaras, vamos a robar un barco poco después de anclar, este barco en especifico. Si encontramos otro mejor y mas fácil de tripular cambiaremos el botín, pero mientras tanto...

Enrollo una vez mas su viejo mapa y lo guardó en sus ropas, asegurándose de mirar en todas direcciones para que nadie los escuchase. Se acomodó su chaqueta, tosió un poco y continuó.

No puedo navegar un barco solo, al menos necesito a alguien mas y como recompensa por tus servicios dividiremos las riquezas que queden dentro de la nave. Deberías ver la recamara del capitán, hasta la silla tiene decorado de oro, estoy seguro que podemos ganar unas buenas monedas vendiéndolo en el mercado negro en Jehana. ¿Que dices amiguito? ¿te unes a las grandes aventuras del capitán Arluin?
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [2]
Espada de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
728


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Todo lo que brilla como oro es mio (priv. Ches-Guzman)

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 09, 2017 9:39 pm

El hombre hablaba mucho y Ches apenas le prestó atención por más que ella había hecho la pregunta. Pero en un momento quedó inmóvil, hasta dejó de masticar.
Silencio. Fue lo único que pudo hacer al ver el mapa. Por suerte el queso estaba demasiado rico y logró contenerse de escupirlo al ver dónde irían a desembarcar. ¿Por qué estaba volviendo allí? Después de su incesante caminar para alejarse de aquél lugar había terminado en la posada de un pueblo donde dónde se había subido a un barco. ¿Y ahora ese barco le llevaba de vuelta a Renais? No tenía sentido… A menos que hubiera tomado mucho más de lo que pensaba había hecho… No es como si las memorias de aquella noche estuvieran muy claras en sus recuerdos. Tal vez luego debiera interrogar a Peter acerca de lo sucedido en esa posada y dónde exactamente quedaba esta.
Tragó lo que llevaba en la boca y comenzó a reír a carcajadas.

Se había metido en ese problema por su propia cuenta, quería salir de Magvel y allí estaba, de vuelta en Magvel. Pero por lo menos parecía que ya tenía una salida, su suerte se había encargado de ello y ahora sólo le presentaba Renais como sólo una escala en el viaje, aunque el destino era el caluroso país de Jehanna. Una vez allí, definitivamente, conseguiría un barco que sí la alejara de ese detestable continente.
- Suena divertido y productivo. ¿Por qué no? No tengo nada que perder. - Aceptó con resignación, forzándose a ver el lado bueno y entretenido del asunto. - Más te vale tener un buen plan que no me incluya como señuelo o sacrificio…Capitán. - Murmuró por lo bajo y al oír unos pasos alzó la vista para encontrarse con alguien al pie de la escalera, comenzando a bajarla.

Justo la persona que necesitaba para aclarar sus dudas. - ¡Peter! - Lo reconoció y llamó su nombre más este no reaccionó al llamado sino hasta que su camisa fue sujeta y zarandeada al pasar junto a Ches. - ¡Eh, Peter, no me ignores! Dime, ¿Dónde estaba exactamente esa posada en la que nos conocimos antes de abordar a este barco? - Le preguntó queriendo aclarar un poco el misterio y llenar ese hueco en sus recuerdos que parecía ser más grande de lo que en un principio había creído.
Para su sorpresa, el hombre le miró con el gesto fruncido y clara duda. - ¿Peter? Ese no es mi nombre y lo siento pero… No te conozco… - Dijo y se soltó para apresurarse en seguir su camino.
- … - Ches quedó mirando la espalda del hombre hasta que éste desapareció al final del pasillo. Luego rió ¿Qué más podía hacer? - JAJAJAJAJAJAJA - Sí, definitivamente había tomado de más si su memoria estaba TAN mal.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Todo lo que brilla como oro es mio (priv. Ches-Guzman)

Mensaje por Guzman el Jue Sep 21, 2017 7:30 pm

Ante la respuesta positiva de su nuevo secuaz Arluin respondió con una sonrisa. Los preparativos estaban dados para la operación, solo era custión de tiempo que sucedieran las cosas. Y aunque lo sabía muy bien por mas que se lo repetía internamente ya tenía ganas de entrar en acción. Pero solo que quedaba esperar apoyando su mano en el mango de una de sus espadas listas para desenfundar.

Estaba tan concentrado en sus deseos que no pudo escuchar el murmullo de su esclavo hasta que este se distrajo con un aparente amigo suyo. El pirata se mantuvo al margen mientras estos conversaban, no tenía mucho que decir y esperaba que su compañero no tuviera la genial idea de invitarlo a la operación, al menos no sin su permiso. Y aunque el plan que tenía dependía del varios factores incontrolables para ellos, seguía siendo su idea. Él había sido quien planeo y reunió los recursos necesarios para llevarla a cabo, no consultarle sería un mal chiste.

Uhmm... -giro al escuchar que la reunión entre conocidos había terminado, solo para ver reírse como un desquiciado a su esclavo. Esta actitud lo puso un poco nervioso ya qué pasó por su mente la idea de que había reclutad al mas inestable mentalmente del barco. Siempre había que tenerle miedo a los locos por que son imposibles de descifrar.- ¡Coff coff! Si no es demasiada molestia ¿De que te ríes tanto? ¿Pasó algo? ¿No lo invitaste a participar verdad?.... por que por mas que no le cuentes el plan si saben la idea que tenemos nos pueden tirar por la borda. Estamos hablando de amotinamiento.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [2]
Espada de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
728


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Todo lo que brilla como oro es mio (priv. Ches-Guzman)

Mensaje por Eliwood el Miér Dic 12, 2018 11:17 pm

Tema cerrado. 30G a Guzman.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1046


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Todo lo que brilla como oro es mio (priv. Ches-Guzman)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.