Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] La muerte le favorece más, lástima, de ella carece. [Priv. Lloyd]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] La muerte le favorece más, lástima, de ella carece. [Priv. Lloyd]

Mensaje por Galahad el Dom Ago 27, 2017 11:06 am

Había recibido la agradable sugerencia de que si no tenía nada que hacer excepto desperdiciar el tiempo y molestar, vaya a verificar el estado de un asentamiento de los que había al sur habitado por sobrevivientes del que no tenían noticias desde hacía ya un buen tiempo.

No había recibido la misión de la manera más amable ni de la forma más oficial. Y hubiera golpeado a ese alguien por tratarlo de tal forma si no fuera porque había sido el mandado del mismo rey Zephiel, viniendo de él hasta podía considerarse que fue casi y hasta encantador.
Pero por más informal y al paso que haya podido ser la orden, su propósito no dejaba de ser verídico y necesario. Ésa era una de las cosas que le gustaban de su rey.

A lomos de Wyn no le tomó más que un par de horas llegar al lugar, aterrizó a las afueras, a una prudente distancia. No sabía qué le esperaba allí y aunque no veía nada fuera de lo normal, nada decía que no fuera ahora un nido de emergidos.
El “asentamiento”, antes había sido un pequeño pueblo bastante pintoresco. Recordaba haber pasado por allí en su pasado y recordaba la falsedad de sus alegres habitantes. Con las casas y edificios destruidos y las calles vacías se veía mucho mejor y tenía un ambiente mucho más agradable.

Lástima esas risas, y ese correteo. Apenas pasó cerca de los primeros muros derruidos pudo escucharlo, había niños cerca y eso decía que no había emergidos ni nada malo en aquel detestable lugar. Pero entonces ¿Cuál era el motivo de que se hubiera cortado la comunicación con ellos y no hubieran recibido noticia? - … - Hubiera preferido encontrarse con miles de cadáveres y un enjambre de emergidos a esto. Nada era más molesto que hablar con gente queriendo conseguir una respuesta de ellos. Y no, estaba en medio de una tarea oficial en la que no podía conseguir sus respuestas a los golpes. Maldita sea su suerte.

- Wyn, Wyn. Ven aquí un segundo. - Llamó a su wyvern para prepararse a hacer la horrible tarea que le había tocado y se dedicó a hacerle mimos mientras juntaba paciencia. Al rato lo soltó y mientras el wyvern sacudía la cabeza que había sido toqueteada y frotada hasta el cansancio, Galahad dibujó una brillante y amable sonrisa en su rostro y comenzó a avanzar por las calles en busca de alguien con quien hablar para averiguar aquél dilema con el que se había encontrado. Una sonrisa era el inicio básico para el desagradable buen trato con la gente.
Experiencia :

Gold :
664


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] La muerte le favorece más, lástima, de ella carece. [Priv. Lloyd]

Mensaje por Shade el Lun Sep 04, 2017 1:13 pm

Llevarían cerca de un día viajando por las zonas limítrofes en Bern desde que llegaron. Durante hectáreas y hectáreas de largo recorrido a caballo, lo único destacable que estaban encontrando por el viejo reino de Harmut era el importante rastro de destrucción y asolación que dejaban a su paso esa dichosa escoria, los emergidos. De todos los países de Elibe infestados, se notaba a mil leguas que Bern era el que más daños estaba sufriendo a escala general. Las comunas de refugiados que hallaban no hacían más que informarles de lo evidente, y de que el ejército real no daba abasto. Casi le dolió tener que abandonar el país en un momento tan crucial, como perros que se retiraban a lamerse las heridas. Pero con lo maltrecho que salió el Colmillo de aquella vez, era una opción inviable si querían subsistir.

De todos modos, allí estaban otra vez, recuperados en parte y dispuestos a luchar las batallas que no pudieron entonces. Acababa de amanecer y Lloyd no se demoró en mandar una pareja de exploradores, que enseguida volvieron con noticias bastante jugosas para la cuadrilla: otro asentamiento algo más grande que los anteriores, a unos pocos minutos al norte de donde montaron un improvisado campamento. Al parecer, y por la información que recibió, se trataba de un poblado en ruinas que unos cuantos civiles aprovechaban como refugio. Tampoco había señales de emergidos, una buena noticia después de tanto tiempo. Eso significaba que tendrían libertad para sacar algo en claro de sus gentes, y con un poco de suerte dar con un lugar en donde descansar sin necesidad de tener un ojo cerrado y otro abierto.

En cuanto llegaron, restos de lo que debió ser una tranquila y pacífica villa en otros tiempos les dieron la bienvenida. Quizás no fuese la visión más alentadora, ni la mejor de todas después del tremendo historial de penurias y desolación durante su viaje, pero al menos podía decirse que entre sus muros se hallaba vida. Las inocentes carcajadas de unos niños que escuchó al poco de adentrarse en una calle derruida fueron como una pequeña dosis de desasosiego; no hallarían muchos problemas si a los menores del lugar se les permitía campar a sus anchas.

Ahora, tenía que hacerse con los adultos para saber la situación actual y, de ese modo, planificar su próxima ruta de viaje. Dio unas órdenes escuetas a su pelotón para que se dividiese por el asentamiento e inquiriesen a los lugareños, salvo a dos de ellos para que le acompañasen a reconocer la zona. Optó por bajarse del caballo, dejándolo a cargo con uno de sus hombres, e ir a pie para estirar las piernas, se le empezaban a entumecer de tantas horas al galope. ¿Quién sabría cuando las necesitaría activas en un territorio tan hostil como Bern?
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Tutora e Informante

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
384


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] La muerte le favorece más, lástima, de ella carece. [Priv. Lloyd]

Mensaje por Galahad el Miér Sep 06, 2017 12:11 pm

Ese imbécil tenía suerte de ser un “ciudadano” tan preciado en medio de estos difíciles tiempos. Hubiera preferido partirle la cabeza con su hacha pero tuvo que limitarse a sus puños, teniendo el consuelo de por lo menos, haber caído en un buen intercambio de golpes.

“¿Por qué deberíamos informarle a un ejército que no existe?” Esa fue la respuesta cargada de sorna que recibió a su indagación. Pese a todo su esfuerzo de portar una sonrisa y preguntar con amabilidad y paciencia. “No son más que escombros que no sirven para nada.” Comentarios despectivos. Podía aguantarlos, no es que fueran de su incumbencia aunque el que hablara así de las tropas de Zephiel era algo ofensivo. Pero no. No podía contenerse si el hombre comenzaba a insultar al rey mismo.
Así fue como el puño de Galahad voló hacia el rostro del importante ciudadano en vez de su hacha. Voló sin ningún indicio mientras su sonrisa formal se mantenía en su rostro, aunque ahora algo retorcida. Ese leve cambio había eliminado sin dejar rastros al soldado amable que se había acercado al hombre para informarse sobre el estado del asentamiento, dejando ahora una persona bruta y violenta en su lugar.

- Repite lo que has dicho maldito bastardo, si te atreves. ¡Estarías muerto si no fuera por el rey! - Y no lo decía precisamente porque el rey se esforzara por combatir a los emergidos y recuperar el país. No. Lo decía por algo en lo que tenía más certeza. Porque si no fuera porque Galahad respetaba al rey y porque sabía que recuperar un país sin que este tuviera ciudadanos que lo mantengan era inútil, ahora mismo nada le hubiera detenido de usar su hacha en vez de su puño.
- ¡Lo digo y lo seguiré diciendo! ¡Es un inútil y un fracaso como soberano! Pero más despreciable es gente como tú que aún le lame las botas. - Golpe dado y golpe recibido, ambos combatientes no tardaron en estar cubiertos de moretones. Uno con el tabique roto, el otro con un ojo hinchado y el labio partido. Ambos pares de nudillos rojos y lastimados. Un círculo de espectadores a su alrededor soltando exclamaciones para que se detuvieran.
Pero pocos eran quienes en verdad intentaban detenerlos y menos aún era lo que lograban. La pelea callejera no admitía intervenciones.
Experiencia :

Gold :
664


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] La muerte le favorece más, lástima, de ella carece. [Priv. Lloyd]

Mensaje por Shade el Miér Sep 13, 2017 1:05 pm

Ah, para qué daría por hecho antes de hora que no hallarían contratiempos en el asentamiento… Al poco de comenzar a deambular por una derrumbada avenida que vivió mejores tiempos, murmullos incesantes reverberaban calle abajo, hacia donde los pocos curiosos que acababan de sentirlos se dirigían con faces preocupadas. Lloyd pudo escuchar el bufido hastiado de uno de sus compañeros, no muy contento con la posibilidad de que fuera lo que fuese, acabaría tirando por la borda su oportunidad para descansar. Meneó ligeramente la cabeza, empatizando un poco con él, y marchó calle adentro para averiguar que pasaba.

Desde luego, pequeño no sería el percance si a la par que se aproximaban, los murmullos se tornaban en un griterío que alentaba  a quienes fuesen los responsables que se detuviesen. Un cúmulo de gente nerviosa taponaba el epicentro del espectáculo, no muy seguros de cómo obrar ante la situación. El capitán del Colmillo estiró el cuello para comprobar que ocurría y no pudo hacer más que enarcar una ceja que debió de llegar hasta los cielos. Por el voceo, se imaginó que una pelea callejera era la causante de tanto revuelo. Lo que no se esperó fue que, a parte de un refugiado corriente y moliente, metido en el meollo nada menos que un hombre ataviado con el uniforme del ejército real de Bern. —¿Qué cuernos? ¿Un soldado linchándose con un civil? —dijo con una muezcla de indignación y fastidio uno de sus hombres. Lloyd se quedó en silencio aunque, vaya, le había quitado las palabras de la cabeza. Bern estaría sufriendo una precaria decadencia por culpa de los emergidos pero… ¿Hasta qué punto habían llegado para que los soldados cruzasen puños con los ciudadanos? Era una escena que le resultaba impensable la mirase por donde la mirase, en un país que se enorgullecía de una férrea y justa diplomacia.

De haberse tratado de dos transeúntes cualesquiera se lo hubiese pensado, pero una parte de él le instaba a que ya había visto suficiente. Le hizo una seña a sus compañeros para que no se movieran de allí, quienes intercambiaron una mirada dubitativa entre ambos, pero no le replicaron en absoluto. Abriéndose paso entre la muchedumbre, aprovechando la confusión en general para apartar con delicadeza a la gente, anduvo hasta el interior del círculo con paso firme. Ni el soldado ni el refugiado se percataron de su presencia con la lluvia de puñetazos, pero la cosa cambió en cuanto Lloyd se plantó en medio de ambos como una sombra y les separó plantándoles la palma en el hombro a cada uno.

Muy bien, creo que todos los aquí presentes hemos tenido suficiente espectáculo por vuestra parte —decretó con severidad, desplazando una adusta mirada entre ambos individuos. Una vez cesó la pelea, retiró sus manos de los hombros de los dos hombres y dejó caer su siniestra en la cintura, gibado—. Así pues, y creo hablar por todos cuando digo esto, vamos a tratar de ser personas razonables y dialogantes: ¿puedo saber cuál es el motivo de que un transeúnte y un soldado del ejército real se estén linchando como animales en mitad de la vía?
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Tutora e Informante

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
384


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] La muerte le favorece más, lástima, de ella carece. [Priv. Lloyd]

Mensaje por Galahad el Lun Sep 18, 2017 10:09 am

Fulminó con odio al malnacido que se atrevió a interrumpirlos y guardó la calma hasta que este los soltó a ambos creyendo realizada su tarea. Ya libre le sonrío a su pregunta y con un rápido movimiento a traición, se abalanzó a dar el último golpe al inútil que ya tenía el tabique roto. Quien cayó al suelo ahora también con la mandíbula dislocada y un par de dientes menos.
- ¿Transeúnte? Sólo estoy limpiando basura en la calle. - Satisfecho juntó sus manos, rozándolas una contra otra para sacudirse el polvo y la sangre ajena de ellas. Al hablar notó el delicioso corte en su labio y pasó su lengua por él antes de intentar limpiar los alrededores de la herida con el dorso de su mano. Hecho eso, volvió a prestarle atención al recién llegado, ignorando al hombre que gemía en el suelo, quienes intentaban ayudarlo y las miradas de disgusto de la multitud. Al igual que sus comentarios despectivos y de desprecio hacia su persona. - Ten cuidado la próxima vez que interrumpas una pelea, no vaya a ser que el objetivo pases a ser tú. Me encantaría destrozar también ese lindo rostro que tienes. - Volvió a sonreírle y pasó a su lado para alejarse del lugar en dirección a su wyvern que se había mantenido apartado, al margen de la pelea y se había ido alejando a medida que la muchedumbre se agrupaba.

Ya había hecho lo que había venido a hacer. No había novedades en el asentamiento y eran todos unos inútiles. Ése sería el reporte aunque no fuera a ser transmitido con esas palabras exactas, claro.
Cuando se acercó Wyn lo recibió con un cálido saludo empujándolo primero con el hocico, Galahad casi cae al suelo con ello pero acostumbrado cómo estaba a las acciones de su compañero logró mantenerse en pié. Lo que no logró fue apartarse a tiempo de que una lengua húmeda, caliente casi hasta el punto de quemar, y rasposa le babeara y raspara medio rostro dejándolo enrojecido. - Ugh… ¡Wyn! - Se quejó apartándose asqueado, limpiándose la cara con las manos. - Te dije mil veces que no hicieras eso… - Murmuró siendo completamente ignorado por el animal, pero este sí le hizo caso cuando recibió la seña de que lo siguiera.
Ambos se dirigían a las afueras del pueblo, Galahad se acomodaba el peinado que se le había deshecho con la pelea anterior cuando un grito vino de los límites de este y comenzó a repetirse desde varias voces diferentes, todas alertando una única cosa: Emergidos.

El pelirrojo se detuvo para mirar a su amigo dirigiéndole una mirada silenciosa ¿No era mejor dejarlos morir a todo esos bastardos? Sí lo era, ni que él solo pudiera hacer algo al respecto de todos modos. Que se defendieran por su cuenta y luego agregaría el resultado a los reportes y tarea completa… - ¡No! - Interrumpió su hilo de pensamiento para apartarse del nuevo intento de ataque de Wyn, esquivando su lengua a duras penas.
Experiencia :

Gold :
664


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] La muerte le favorece más, lástima, de ella carece. [Priv. Lloyd]

Mensaje por Shade el Jue Oct 05, 2017 12:18 pm

La única respuesta que recibió del soldado fue una sonrisa. Una de las más falsas y retorcidas que hubiese visto hasta la fecha. Mas, no pudo reparar a tiempo de las intenciones que ese energúmeno que se hacía llamar soldado real albergaba, cuando su puño voló contra la faz del civil y lo tumbó de un golpe. Gritos de horror pudieron oírse tras su espalda, de los ciudadanos que presenciaron hasta el último momento el lamentable espectáculo que se formó en menos de un minuto. Los orbes de Lloyd rotaron hacia el hombre que yacía en el suelo, escupiendo aún más sangre de la que ya estaba derramando antes. Después, retornaron hasta el pelirrojo, manteniendo una expresión que, bien podía tratarse de neutra por la falta de gesticulación, delataba a simple vista el sumo desprecio que desprendía su mirada.

Inamovible, absorbió la poco sutil amenaza del soldado sin pestañear y dejó que se alejase de la escena. La muchedumbre apelmazada en la plaza se deshizo para correr a socorrer al moribundo que apenas podía articular palabra. Vio de refilón que sus dos hombres zanqueaban y se dirigían a… ¿él? No. Los conocía de sobras, pudo entrever más allá de sus rostros en lo que estaban pensando, ambos pares de ojos clavados en el soldado, y extendió el brazo cuando llegaron a su altura para bloquearles el paso. Desconcertado, el primero protestó: —Capitán… —Lloyd entrecerró los ojos y negó con la cabeza. —No vale la pena. —Ambos intercambiaron miradas y suspiraron en señal de resignación. Tenían una misión en manos, y disciplinar a soldados insurrectos no entraba dentro de ella. Eso ya era ocupación del rey, el responsable del modus operandi que llevasen a cabo sus leales hombres por todo el país. No quería pensar a la primera de cambio que Zephiel…

Ah, Zephiel. Cuantos años habían pasado. ¿Qué sería de él? ¿Cómo se las estaría arreglando el rey legítimo de la nación para mantener la unidad en una Bern que gemía de dolor con cada día que pasaba? Lo que llegó a escuchar antes de la llegada de los emergidos no eran malas noticias para nada, se había convertido en un hombre muy capaz. Al contrario que su padre.

Entonces un grito de alarma resonó en la lejanía, y luego otro, y otro, y otro… El capitán del Colmillo aceró su semblante y se voltio hacia el origen de las constantes llamadas de auxilio que se alzaron por toda el asentamiento. Ese era el preámbulo de las malas noticias; lo que vino a continuación fue el inconfundible sonido del galopar cada vez más cerca. Nada más ver a uno de sus jinetes kutolah trotar en dirección suya, las sospechas se transformaron en sentencias. —¡Capitán! ¡Emergidos! ¡No es un destacamento demasiado grande, pero hace poco que han alcanzado el área circundante del refugio! —Lloyd torció los labios levemente en una forma de disimular su mueca hastiada. Sin demorarse, increpó a su subordinado. —¿Y el resto del grupo?

Listos para entablar combate. Quienes se hallaban más cerca del núcleo urbano se están encargando de evacuar a los civiles. —Bien, no necesitaría indicar muchas más órdenes si los suyos ya se estaban acogiendo al protocolo básico en esos casos. Lloyd entrecerró los ojos se tomó unos siete segundos en los que su mente trabajó a toda velocidad y preparar unas últimas indicaciones. Hizo un gesto fugaz con su brazo. —Que nadie se aleje más de lo necesario del interior del refugio; mantened en todo momento contacto en caso de que un grupo necesite apoyo en las áreas que están defendiendo. Y no permitáis bajo ningún concepto que civiles desarmados o que no sepan pelear se inmiscuyan en la batalla. —El nómada asintió a las premisas dadas por su capitán y ondeó las riendas de su montura para salir despedido por donde vino. Lloyd les dedicó miradas efímeras a sus dos acompañantes, demostrando un gran nivel de entendimiento entre ellos tras tanto tiempo operando juntos—. Conmigo. Vamos. —Y dicho eso, los tres iniciaron la carrera hacia una de las avenidas. En lo que no repararon, fue que se trataba de la misma por la que cierto soldado sedicioso se había internado después de la revuelta.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Tutora e Informante

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
384


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] La muerte le favorece más, lástima, de ella carece. [Priv. Lloyd]

Mensaje por Galahad el Jue Nov 30, 2017 7:59 pm

Tuvo que sacrificar uno de sus brazos para quitarse al wyvern de encima, estirándose para acariciar el cuello del animal, sin pausa. Conociendo a Wyn como lo hacía, era eso o seguir sufriendo sus ataques de cariño sin que sus ruegos por que se detenga fueran escuchados.Eso era lo máximo de atención que podía prestarle por el momento. Aunque quisiera corresponderle como debía, no podía en aquella situación donde el lugar estaba a punto de ser arrasado por Emergidos.

Pensándolo mejor, era una pena. Por más que ya se había dado un capricho a los golpes con aquel desgraciado, con la batalla que asolaría al pueblucho aquél era una lástima el perderse la pelea. Pero tampoco era como si fuera a meterse en un enfrentamiento que sabía no tenía oportunidad alguna de ganar, podía ser imprudente y masoquista, pero no idiota. Él solo contra un gran número de enemigos era obvio que perecería, y dudaba que la escoria del lugar sirviera para algo.
Pero por lo menos podía observar cómo se desenvolvía la lucha antes de decidir si gozar de algunos golpes más o no, después de todo ni sabía el tamaño de las fuerzas enemigas aproximándose, más si apuntaban a atacar no serían solo un pequeño grupo.

Mientras meditaba pensativo sobre si subirse al wyvern y alejarse de allí o quedarse por la posibilidad de disfrutar de unas buenas golpizas más, oyó pasos tras de sí y vio acercarse a la carrera al hombre que se había inmiscuido en su escaramuza anterior. Parecían decididos y se dirigían, a juzgar por el origen de los gritos de advertencia, hacia los Emergidos.
Si pensaban formar una resistencia decente entonces podría ayudar y sacar algo de provecho... - Hmmmmm… Tal vez debería ser un bien soldado y ayudar...  ¿El buen soldado que se arriesga por el bien de un pobre asentamiento de ciudadanos inocentes? ¿Crees que el rey lo notaría? - Consultó por lo bajo su “papel” y estrategia con Wyn, quien le respondió ladeando la cabeza en total ignorancia.
Los hombres pasaron de largo y Galahad, encogiéndose de hombros sin más preámbulos, tomó su hacha y comenzó a seguirles. Así por lo menos tendría algo más útil que reportar a su regreso, aunque tendría que ver cómo explicar sus acciones para llamar la atención del rey pero a la vez no parecer que estaba rogando por un halago, aunque eso fuera exactamente lo que hacía.

Entusiasmado por las expectativas de sus planes comenzó a silbar mientras avanzaba hacia la batalla, seguido de cerca por el wyvern.
Experiencia :

Gold :
664


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] La muerte le favorece más, lástima, de ella carece. [Priv. Lloyd]

Mensaje por Shade el Dom Ene 14, 2018 4:47 pm

La avenida por la que Lloyd y sus hombres avanzaban a toda velocidad se había vaciado en cuestión de segundos. Por una parte, eso era una buena señal; los civiles ya se habrían apresurado a tomar refugio del asedio en cualquier zona segura. No habría que preocuparse de riesgos innecesarios, y tendrían vía libre para centrarse en el combate. En esos momentos, lo más importante era repeler a los emergidos. Confiaba en que, siendo un destacamento pequeño, podrían contenerles si entre sus hombres los separaban y aprovechaban el hecho de que no estuviesen en campo abierto. Cualquier callejuela podía tornarse en una trinchera en la que acordonarles y evitar su avance hasta el centro.

Cruzada una esquina, Lloyd tuvo la necesidad de aminorar un poco la marcha. Lo mismo hicieron sus dos hombres, que enseguida se quedaron igual de extrañados y sorprendidos a partes iguales con la figura que se toparon más adelante. Una bastante enorme y claramente no humana. Decir que en sus días por Bern no llegaron a ver ni un solo wyvern surcando los cielos, lo cual distaba mucho de los días en los que el país todavía afloraba. Toparse allí con uno le sugirió que el ejército real ya se veía en la necesidad de recurrir a sus bazas aéreas.

Sin embargo, lo más chocante no fue el animal en sí. Los jinetes de wyvern solían ser soldados escrupulosos en los que se depositaba gran confianza al tratarse de un cargo militar que no abundaba. Por eso, no tenía del todo claro cómo el insurrecto que inició una camorra callejera con un refugiado podía ser uno de ellos.

A saber cuál de los dos es el auténtico animal —se jactó uno de sus hombres, a lo que el otro respondió con una risa seca. Lloyd se limitó nada más que a enarcar una ceja. En fin. ¿Qué les iba a decir a esas alturas? Aunque si tenían humor para hacer comentarios mordaces, le quedaba claro que ganas para combatir no les faltarían. Y qué demonios, siempre hacía falta tener ánimos.

Pasaron de largo del soldado y el wyvern, y en cuanto avanzaron varios metros de distancia las escucharon. Pisadas furiosas contra lo poco que quedaba de pavimento sano en la calle se acercaban. Lloyd contuvo unos escasos segundos el aliento mientras echaba mano a la fiel empuñadura que colgaba de su cinto. Su mano libre dibujó en el aire con un par de gestos raudos las órdenes a sus dos compañeros. —¡Cubrid los flancos! ¡Ya vienen! —Todo justo a tiempo para que de detrás de los escombros surgiese una manada de soldados que se abalanzaron sobre ellos. Cinco en total, alzando con violencia sus armas. Ya contaba desde un principio con que la escoria haría más que mostrarles sus colmillos.

A sus hombres no les faltó tiempo para encarar a dos emergidos con los que entrechocaron armas, haciéndose el rugir del metal. Uno de los soldados avanzó más de la cuenta con su espada en ristre, a lo que Lloyd contestó con un chasquido y desenvainando la suya. Un corte vertical fue lo justo para repeler la estocada de su adversario, y perfecto para girar la muñeca y maniobrar la espada en una precisa contra: fijó la punta hacia el emergido y, dando un paso hacia delante, se la hundió en el pecho sin miramientos. Manteniendo un temple férreo, aguzó el oído no para buscar un quejido lastimero que nunca escucharía de los labios de un emergido. No, le bastaba tan solo con un último suspiro para corroborarlo.

Y luego vino un silbido, para su sorpresa. Lloyd se permitió mirar por encima de su hombro y toparse con el pelirrojo y su wyvern dirigiéndose a la batalla. ¿Un poco tarde para cumplir con su deber? Puede. Pero al menos ya se podía decir que lo cumplía.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Tutora e Informante

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
384


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] La muerte le favorece más, lástima, de ella carece. [Priv. Lloyd]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.