Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] Nefastos caballeros [Priv. Makalov]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Nefastos caballeros [Priv. Makalov]

Mensaje por Gerard Van Reed el Mar Ago 22, 2017 12:43 pm


Una figura podía verse recorriendo con dificultad un paisaje helado de escasa fauna y flora. El caballo sobre el que se encontraba, un destrero de una parda tonalidad y grandes dimensiones, se encontraba relinchando y bufando sonoramente, sus coces algo irregulares al tener que cargar a una persona por aquella tierra, cubierta de la espesa capa de nieve que tanto caracterizaba el país. Iba dejando, así, profundas huellas por todo su recorrido.

- Vamos, Sterkenburg. Ya casi llegamos… espero. -  El frío país Jugdralita de Silesse. Compuesto de extensas tierras que se extendían por kilómetros y kilómetros, formando tundras, valles y llanuras difíciles de transitar para todo el personal que no fuese en pegaso, tal vez parte del motivo por el que las tan afamadas jinetes de pegaso Silessianas eran las principales encargadas de su protección, según había oído.

El paso por Silesse era arduo también para Gerard, un caballero que, cuando ejercía, gracias a los recursos de su antigua Orden había hecho siempre con todas las comodidades. En el pasado, disponía de un fiel escudero que se encargaba de su caballo, de provisiones más que suficientes y de oro más que suficiente para permitirse los alojamientos más acogedores. En los días presentes, en cambio estaba sintiendo la dureza de tener que recorrer el territorio como un viajero normal y corriente. Llevaba ya varias jornadas viajando por el territorio; tener que racionar el dinero con el que había emprendido el viaje le había resultado ya molesto, por no hablar del indiferente trato que recibía por los locales a pesar de ser caballero. Pero el país estaba en guerra, después de todo, y era por ese motivo que el caballero había tenido que dar algunos rodeos por el territorio.

El templo de Forseti, adonde se dirigía, no quedaba ya tan lejos, mas por el caer de la noche debía hospedarse una vez más antes de llegar. Había llegado hasta allí siguiendo las indicaciones de unos pueblerinos, quienes le habían informado de la existencia de un acogedor pueblo en la zona, la parte central de Silesse. Un asentamiento que, pese a todo, no había logrado detectar todavía. Para colmo, le parecía estar andando en círculos, contrariedad de la que tuvo confirmación al ver las mismas huellas de su caballo, en la zona que se suponía que había dejado atrás. Oh, no.

Su caballo dio otra serie de bufidos, esta vez agitando la cabeza. - ¿Sterkenburg? ¿Qué te ocurre? - ¿Tendría hambre? ¿Por qué no dejaba de hacer ruido con el hocico? Era un caballo de guerra; apenas se quejaba, realmente. Forjado en el fragor de la batalla, ni en los combates solía mostrar miedo. Debía de ser algo importante, ¿pero qué? Nunca llegó a preguntarle demasiado a su escudero Hans acerca de la cría de caballos. ¡Debía buscar hospedaje! ¿Sabría algún Silessiano de aquel pueblo qué le ocurría a su caballo?

Aunque era más fácil pensarlo que lograrlo. ¿Por qué le estaba resultando tan difícil encontrar casas? Estaba convencido de que le habían señalado en esa dirección. ¿Es que los pueblos de Silesse estaban camuflados, o algo por el estilo? No ayudaba que fuese de noche. Tenía frío, y hambre; por muy disciplinado que fuese, había comprobado ya a malas que la Creadora no le protegía de las necesidades más básicas humanas.

De repente, el viento empezó a bufar más fuerte, bajando todavía más la temperatura. Si se acercaba una ventisca y Gerard no conseguía refugio rápido, estaría en problemas…
Afiliación :
- GRANNVALE -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero errante

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [4]
Tónico de resistencia [1]
Gema Destello
.
.
.

Support :
Corrin

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1248


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Nefastos caballeros [Priv. Makalov]

Mensaje por Makalov el Dom Ago 27, 2017 9:42 am

La noche estaba tan oscura como el estómago de una rata, o lo estaría si la luz no se reflejara de esa manera contra el manto de nieve, que hacía ver todo dentro de la ciudad tan claro como si fuera de día. Eso sí, el frío no cedía de ninguna forma, y parecía ser peor que los dían anteriores, por lo que ni una sola alma tenía la voluntad de aventurarse más allá de la puerta de sus casas. Excepto, claro, por quienes no tenían una, siendo Makalov un buen ejemplo de ello. Lo tenían en la taberna por pura piedad, pero cuando empezó a acabarse el agua, fueron a él a quien miraron para que fuera a recoger más del pozo. Y no valió la excusa de decir que estaría congelada, pues provenía desde las profundidades de la tierra, donde el frío no llegaba demasiado. Y cargándolo con varias mantas y cediéndole un gran cubo de madera, mandaron al muy malsuertudo al inclemente exterior. Tuvo que salir del pueblo, elevándose por sobre la nieve y dejando un rastro de huellas tras de sí. Tanto frío hacía que no se molestaba ni siquiera en murmurar para desahogar su notorio disgusto, mirando hacia delante con la esperanza de encontrar dicho pozo. Al final lo hizo, y después de encontrar agua y llenar el recipiente con sus manos temblorosas, se dispuso a volver.

Entonces fue que vio una figura alta cruzar por sobre el manto de nieve, no en dirección al pueblo sino de manera paralela a este. Y eso lo hizo mirar con duda y acercarse, dado a que se topaba justo en su camino.

 - ¡Heeeey! -levantó una mano para que lo viera. Cuando estuvo cerca puso su caballo lado a lado con el de él.- ¡Oye! ¿Pero que -sniff- haces en medio de la nada? El clima está empeorando. - dijo. Aquel tipo le parecía alguna clase de soldado, y no lo decía porque estuviera armado -porque ambos lo estaban- sino sobre todo por su recatada expresión y pose, lo que hacía dudar a Makalov si era buena idea hablarle. Pero de repente escuchó un sonido extraño, y cuando quiso fijarse se dio cuenta de que provenía del caballo ajeno.- Oye, tu montura suena a que malfunciona. -dijo con gracia y preocupación al mismo tiempo.- ¿Te... llevo al establo? ¡Bueno, si me quieres seguir! -si no, le daba igual, no iba a quedarse más tiempo allí. Empezó a hacer su camino, justamente por donde las huellas del desconocido jamás habían pisado, para así descubrir el pueblo y a la taberna. Las luces eran tenues, pero advertían de los habitantes. El establo estaba abierto a todos para los animales, allí lo que más habían eran pegasos. Makalov entró y ató a Nuez a un lado, para luego cargar con el agua como si le pesara una tonelada hacia dentro de la taberna.

 - ¡Oh, lo has logrado! -exclamó el hombre a cargo al verlo aparecer.- Ahora solo hace falta calentar el agua, ya me ocuparé yo de eso. ¿Se te ofrece un trago? -dijo, tentándolo. Makalov dejó el agua en el piso y se acercó sin duda a la tabla del local, sonriendo ampliamente y asintiendo en silencio. El hombre, delgado y de bigote negro, sacó una de sus tantas botellas y sirvió un poco a Makalov para que así se relajara. Este último se mantuvo en la barra, mirando hacia la entrada con gusto de volver a estar en calor.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Knight

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [3]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
604


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Nefastos caballeros [Priv. Makalov]

Mensaje por Gerard Van Reed el Dom Ago 27, 2017 2:14 pm


Su suerte dio entonces un giro inesperado. Una figura en dirección perpendicular  a la suya, también montando a caballo, agitaba la mano hacia él mientras se acercaba progresiva y, a primera vista, amablemente. Pero un momento. Se encontraba en territorio ajeno, ¿no era demasiado conveniente que alguien acudiese en su ayuda justo cuando parecía no llegar a más? ¿Cómo podía estar seguro de que no fuese un bandido, que esperaba el momento justo para acechar sobre un viajero? Además, ese cabello tan rosa no derrochaba precisamente confianza. Sospechoso, muy sospechoso.

Gerard le miró seriamente, con el ceño fruncido y calculando bien qué decir. -Buscaba un pueblo en los alrededores, ¿no sabréis por casualidad si hay uno cerca? - Dijo Gerard, igualando la intensidad de sus notas con las del sospechoso jinete. De ser un bandido, estaría preparado, lanza en mano y listo para atacar. Sin embargo, ¿por qué esa mala sensación no parecía una de peligro? - ¿Un establo? -  Aún dudoso por naturaleza, meditó durante breves segundos, con una mano sobre su mentón. ¿Realmente habría bandidos acechando con ese frío? Lo que dijo de su caballo, además, le ponía difícil el hecho de resistirse. - Os lo agradecería. - Suspirando, suavizó su agarre al arma de asta, se acomodó cuidadosamente la capa, agitó las riendas y silbó a su caballo con tal de que este reaccionara. Por suerte, y a pesar de su estado, acabó haciéndole caso, sacando fuerzas para seguir a aquel misterioso jinete de cabello rosado.

La marcha seguía siendo ardua, su caballo abriéndose paso por dificultad entre la nieve. Pero si el nuevo en llegar realmente le llevaba al establo, tal vez lograría que la bestia se recuperase de lo que fuese que le pasara. Y como si de arte de magia se tratara, el hombre al que seguía emprendió un sendero entre los árboles y la maleza, impregnada del blanco de la nieve, que Gerard no había descubierto en solitario. Un sendero que, al tenerlo delante, parecía mentira que se le había escapado de la vista en el camino.

Unos metros más adelante, allí estaba: una considerable agrupación de humildes casas y otros edificios de madera que sin duda formaban el pueblo que había estado buscando. Por suerte, ni el frío más intenso hizo que se despistase en lo que a la etiqueta se refería. Siguió, así, al pelirrosa por el pueblo. Eran pocos los ciudadanos que se hallaban fuera de sus habitáculos, probablemente por el mal tiempo.  

El establo era amplio, espacioso, aunque algo lleno. Caballos como el suyo, pero sobretodo majestuosos pegasos se disponían de forma ordenada en cada una de las cuadras de allí, y por suerte, Gerard encontró una libre para Sterkenburg, al lado del caballo que había estado montando el nuevo jinete. Por lo tanto, dejó allí a su destrero, la pobre criatura aún quejándose sonoramente, para así seguir no muy de lejos al caballero que le había ayudado. Estaba seguro que, aún rodeado de pegasos, la majestuosidad de las monturas Grannvelianas destacaría por encima de las Silessianas. Sterkenburg no necesitaba alas para ser una fiera bestia de guerra, después de todo.

Tras agitar su armadura y capa en la entrada, con tal de no llenar el lugar de nieve, abrió las puertas de aquella modesta taberna, recibiendo inmediatamente la agradable calidez del lugar. Dio un vistazo por el edificio, pero no tardó en encontrar a quien buscaba. El cabello rosa del misterioso jinete del sendero saltaba enseguida a la vista, por lo que Gerard, ansioso por seguir la etiqueta caballeresca, se dirigió hacia él. - Gracias a vos he logrado encontrar el camino a este pueblo. Aceptad estas monedas por las molestias. - Con toda firmeza, sacó la bolsa de oro con la que había emprendido el viaje, aún bastante llena, y depositó varias monedas en la mesa, sin duda más de lo que costaría la copa que estaba bebiendo.

- Lo más ligero que tengáis, por favor. - Se sentó justo al lado, dio un apaciguado suspiro de relajación que dudosamente comprometería su semblante habitual. - No sé qué le habrá ocurrido a mi caballo. Empezó a bufar y a cocear, sin responder a mis comandos, desde que empezó el frío. - Negó con la cabeza. Nunca le había fallado de esa manera. Habría comido algo en mal estado, probablemente. ¿No era aquella la principal razón de los problemas con las monturas? - Por suerte, en el establo debería recuperarse totalmente, ¿cierto? - Había comprobado el estado de su montura, que aún se hallaba dando bufidos irregulares y coces nerviosas. Sin embargo, ¿acaso no eran los establos lugares en los que los caballos descansaban y se recuperaban? Sin duda, el agua que tenía y la paja que había allí servirían para que se recuperase.

Así pensaba el caballero Gerard, quien, habiendo tenido siempre a otra persona que lo hiciese por él, era totalmente nuevo en lo que al mantenimiento de un caballo se trataba, sin tener ni idea de que probablemente su caballo corría el riesgo de enfermarse por el frío…
Afiliación :
- GRANNVALE -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero errante

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [4]
Tónico de resistencia [1]
Gema Destello
.
.
.

Support :
Corrin

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1248


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Nefastos caballeros [Priv. Makalov]

Mensaje por Makalov el Mar Sep 05, 2017 8:22 am

Vio a aquel hombre perdido regresar, cosa que no lo sorprendió tanto, siendo que la taberna era el único lugar abierto a los visitantes a esas horas de la noche. No se imaginaba por qué un soldado que obviamente no era de Silesse iría a ese pueblo sin un guía y en medio de aquel temporal, por lo que le causó curiosidad que se acercara a él y le dirigiera unas palabras, siendo que solía ser ignorado la mayor parte del tiempo. Le sacó una sonrisa alegre, aunque más que nada provenía de estar tan a gusto sobre la barra.

 - De nada. Oye, no hay mucha gente agradecida, eres... -cuando vio tintinear las monedas frente suyo, abrió los ojos sorprendido, como a un perro al que le agitan un trozo de carne desde encima. Su sonrisa creció, y mucho más amistoso, llevo una mano al hombro ajeno.- ¡E-eres especial! -lo soltó y recogió las monedas con rapidez para que nadie se las robara, celoso y al mismo tiempo increíblemente contento de haberle tocado alguien así de generoso. Contó las monedas una por una con la emoción de un niño, para luego levantar la vista y volver a sonreír como un bobo. No hacía que le gustaran más los soldados, la mayor tiempo le daban igual o los rehuía, pero este parecía ser, como ya había dicho, uno muy generoso, y por eso desde ya le caía de maravilla. ¿Que si Makalov era un vendido? No cabía ni la menor duda. Bebió un poco más mientras lo ojeaba, y escuchó cómo el caballero pedía algo parecido al agua de lo ligero que era, cosa que le sacó una expresión incrédula.

 - Que recatado... ¿Acaso te tienes que presentar con tu jefe mañana? -inquirió mientras sorbeaba un poco más su licor. Entonces le notó algo preocupado, o parecido, porque Makalov no era tan bueno leyendo expresiones cuando no le convenía. Le oyó decir que su caballo estaba mal, y eso era cierto, él mismo lo había visto antes.- Mmm... bufar y cocear... y dices que sus riendas no están apretadas, y ha comido bien, ¿No? -preguntó, aunque sin esperar respuesta.- Taaal vez sepa lo que es, lo mismo que te daría a ti si anduvieras desnudo por la ventisca, ¿no crees? - le dijo todo esto con una sonrisa, acabando su vaso.- ... Espera, ¿Creías que dejándolo en el establo se iba a sanar? ¿P-pero cómo es que aún sigue vivo? -dijo, esta vez incrédulo de lo que oía. En verdad que no tenía ni la menor idea de lo que hacía, y eso le llevaba a pensar que llevaba día y medio con el caballo, como mucho.- Veamos, tengo una idea. Te apuesto a que, si haces lo que yo digo, el caballo se sana. Si gano, ¡Pues me invitas a otra jarra! -le propuso con soltura, sabiendo que mucha opción no tenía. Las monedas anteriores que le había dado las uso para pedir algo de cerveza, la que por tal precio le sirvieron de gusto y sobra.- Por cierto, ¿Cuál decías que era tu nombre? -si se lo había dicho en la tormenta de nieve, había pasado completamente de él.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Knight

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [3]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
604


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Nefastos caballeros [Priv. Makalov]

Mensaje por Gerard Van Reed el Jue Sep 07, 2017 12:45 pm


Gerard levantó una ceja ante la felicidad derrochaba su nuevo conocido. Sabía que en Silesse, las jinetes de pegaso estaban más valorados que el resto de soldados, ¿pero tan bajo era el sueldo de los jinetes, que perdían completamente la compostura ante un puñado de monedas? Y lo mismo podía decirse de aquel establecimiento. Seguramente el vaso que le acababa de llegar tampoco contendría más que un brebaje barato. Ya echaba de menos su amada patria.

Sin embargo, escuchó atentamente los comentarios de su compañero. - Me aseguro de proporcionar a mi caballo, Sterkenburg, la mejor comida posible, y…- Pero el jinete misterioso le interrumpió. Gerard pasó a mirarle con más interés todavía, ignorando inicialmente la “apuesta que le propuso”. - V-Vaya. ¿Compartiríais vuestra sabiduría conmigo? - Otro signo de nobleza. Cuán altruistas, genuino y modesto podían llegar a ser los caballeros de otras tierras. Le costaba creerlo. - Con vuestro… - Sus orbes se posaron durante menos de un segundo sobre su rosado cabello, tan particular y llamativo. - …“portar” os había juzgado mal. - Pero las sospechas iniciales del ex templario habían sido infundadas, estaba seguro.

- Mi nombre es Gerard, y vengo de Grannvale. Me hallo de viaje por una empresa de suma importancia. - Tras la breve y reservada presentación, se giró hacia él, expectante. - Quién iba a decir que la primera persona que conocería en Silesse sería otro noble caballero. Me visteis desde el pueblo y decidisteis salir a buscar a tan malaventurado viajero, ¿verdad?- Dijo esto asintiendo con la cabeza y con los ojos cerrados, muy convencido de lo que estaba diciendo. Tan noble que entre su extraño cabello y el poco sueldo que debía recibir, empezaba a darle lástima. ¡Esos Silessianos, incapaces de reconocer y recompensar hombres de tanta nobleza como aquel joven!

- Sin embargo, debo recalcar que un caballero no apuesta, ni tampoco se pasa con el alcohol, ¿Sir…? - No tomaría en cuenta dichos vicios, pues probablemente serían culpa del pobre ambiente del país. Dio un sorbo de aquella cebada que le había traído el tabernero;  efectivamente, no era nada comparado con el exquisito vino que le era ofrecido en su antigua Orden. Después de todo, aún no se había acostumbrado a los humildes establecimientos que frecuentaban los soldados normales.

De repente, desde las afueras pudo oírse otro bufido, de una voz familiar. Efectivamente, el caballo de Gerard se estaba quejando desde allí. ¿De verdad que los establos no eran centros en los que los caballos sanaban automáticamente?
Afiliación :
- GRANNVALE -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero errante

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [4]
Tónico de resistencia [1]
Gema Destello
.
.
.

Support :
Corrin

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1248


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Nefastos caballeros [Priv. Makalov]

Mensaje por Makalov el Dom Sep 24, 2017 11:59 pm

Resultó que el extraño creía en lo que decía, algo nuevo, porque muchas veces los desconocidos lo tenían difícil imaginando a Makalov útil para otra cosa que no fuera beber como un condenado. Y tampoco es que se dedicara a demostrar sus habilidades, ya que no se creía demasiado excepcional en el tema. Su padre siempre sería el médico en casa, y él tan solo el ayudante de turno.

- Yep. Verás, yo cuidaba caballos en casa, así que si no logro ayudar a tu caballo, ¡Que me lleve el dios del caos! -dijo, apuntándose el pulgar al pecho y así poniéndose en alta estima. Sonreía contento, ya que creía que con eso el otro había aceptado a su pequeña apuesta.- ¿Eh? Bueno, es verdad que algo de mi ropa tiene parches, pero la camisa es nueva, al menos. -sonrió relajado, sin prestar mucha importancia a lo que quería decir con su "porte". Cosas de soldados, seguramente. Seguro lo que le reprochaba es que no se había limpiado la armadura ese día.

Intentó aprender su nombre con rapidez, asintiendo con la cabeza cuando lo dijo. Hubiera querido saber más, pero parecía que el tal Gerard estaba reacio a compartir su destino con un extraño. Estaba bien, tampoco era que le importara mucho, y le bastaba saber que venía del tal Grannvale y era un caballero. Gerard pronto empezó a suponer una lista de cosas sobre Makalov, cosa que lo hizo ladear la cabeza en confusión- ¿Yo qué? Ehh... Bueno, da igual -estuvo a punto de mencionarle que era en verdad un mercenario, pero si se lo decía en cara y mientras bebía, seguro esa charla no acabaría demasiado bien. Y tampoco le iba a mencionar que lo único para lo que había salido era para ir a buscar agua, tan solo para que lo dejaran estar allí dentro.Se resignó a sonreír, con las cejas delatando un poco su incomodidad.- Pero en algo estás mal. Yo no soy de Silesse, estoy de paso. ¡Ni siquiera conozco Grannvale! ... ¿Tal vez has oído hablar de Begnion, Tellius? -lo apunto guiñándole un ojo, creyendo que sí sabía.

Gerard, por supuesto, no tardó en ponerse a criticar al pelirosa, cosa que sabía que tarde o temprano iba a suceder. El rostro tranquilo de Makalov pronto se desanimó. Puso una mano detrás de su cuello, sin quitarle los ojos de encima.

 - Soy Makalov. Y verás... ¿Tú también estás tomando, no? Todos lo hacemos de vez en cuando, ¡Te tienes que relajar! -le dijo.- Además... la apuesta que te hice no tiene nada de malo, todos salimos ganando. Te voy a ayudar de todas formas, ¿recuerdas? -

Esperaba con todo eso haber escapado de su juicio, porque sino, seguramente no dejaría de recordárselo hasta que acabara la ventisca. El pelirosa le estaba dando el beneficio de la duda a Gerard, aunque poco a poco parecía que se comportaba igual que su instructor en el ejército, y aquello solo acababa por estresarlo, darle ansiedad, todo lo malo que podía recordar de esos días sin descanso. Makalov tuvo que suspirar para relajarse y así recuperar su sonrisa de siempre, oyendo de paso cómo la pobre montura de ese tipo se quejaba haciéndose escuchar a medio pueblo.

- Ughh, deberíamos ir pronto, o podría ponerse peor de lo que ya está... -dijo, haciendo una mueca como de dolor.- mira Ger, tenemos que llevarle agua caliente. Ahí está la que traje, al fuego. Toma un poco con tu cantimplora o lo que sea, y vamos. -Makalov se adelantó a él, marchando al establo. Lo hizo con mucha calma hasta darse cuenta que poniendo un pie afuera ya se congelaba entero, por lo que puso una cara de sufrido todo el camino hacia el pobre caballo. Agarrado de sus brazos fue que cruzó la nieve y empujó con su cuerpo las grandes puertas, metiéndose dentro con rapidez. Se sentó en el suelo, temblando, añorando el calor corporal de la yegua al andar.- B-b-bien... Ponle algo encima a tu caballo, una manta, y luego hazle beber el agua. Seguro así se va recuperando poco a poco.-murmuró, mirando desde allí a Nuez, la cual lo ignoraba.- Y-yegua mañosa...

Si el caballero le hacía caso, su montura sanaría en unos días. No quería decírle cuánto podía tardar, porque cada caballo era diferente, y difícil era adivinar la fortaleza del suyo.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Knight

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [3]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
604


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Nefastos caballeros [Priv. Makalov]

Mensaje por Gerard Van Reed el Lun Sep 25, 2017 3:52 pm


Con una tremenda seriedad, Gerard asentía con la cabeza al confirmar lo que había estado pensando sobre aquel joven. Su porte podía ser sospechoso, mas no importaba. Un alma noble, altruista, que sin duda había abandonado el asilo del pueblo, al resguardo del frío, en cuanto detectó que había alguien en las afueras del pueblo. Una que poseía, además, la disciplina como para ir más allá de su oficio y aprender aptitudes adicionales, como la cría de caballos. ¡Qué suerte la suya!

El pasar del tiempo sumergido en aquella agradable y plácida taberna, amparada de las extremas condiciones externas, fue suficiente para hacer entrar en calor a Gerard, quien aprovechó para contraer los músculos y hacer algunos estiramientos desde la silla misma. Sin embargo, algo que dijo el pelirrosa perturbó de repente la calma. No conocía el primer nombre que su compañero mencionó, pero el segundo… -¿Tellius? - ¿Acaso no era aquel el continente del que aquella sargento, Mikaela, le había hablado hacía dos años? Los estandartes de aquellos seres eran de allí. ¿Qué significaba? Entreabrió los ojos, mirándole con desconfianza. ¿Estaría en una misión de espionaje? No, no podía ser; no le habría revelado su identidad y su procedencia por las buenas de ser ese el caso. Ni tampoco habría arriesgado la vida salvándole. ¿Qué hacer…?

Los agudos bufidos de su caballo dieron pausa a sus incógnitas; daría un voto de fe y de confianza por aquella noble alma, y le interrogaría después. Siguió sus indicaciones, efectivamente llenando la cantimplora que siempre llevaba Gerard con agua caliente del cubo, y juntos emprendieron su marcha de vuelta al establo, bajo la ventisca Silessiana. Cuando por fin llegaron y Makalov abrió las puertas, el castaño fue hacia donde había atado su caballo, cuando… - ¡S-Sterkenburg! ¿Qué estás haciendo?

Su caballo no estaba solo. Le había atado muy cerca de otro, aquel al que se había quedado mirando su compañero, y se encontraba levantando las patas delanteras hacia la segunda montura desde su lado izquierdo mientras bufaba agudamente. Intentó hacerlo varias veces, como queriendo subirse a ella. - Sir Makalov, ¿sabéis qué le ocurre a mi caballo? - Sterk repitió la acción en reiteradas ocasiones, fracasando todas y cada una de ellas justo cuando estaba por lograrlo. Cuando se dispuso a intentarlo por detrás fracasó nuevamente, pues la cuerda, aunque suelta y larga, no le permitía acabar en la postura que pretendía.

Los bufidos no cesaban. ¿Qué estaba haciendo? ¿Es que le había hecho enfadar? ¿Estaría intentando atacarla? ¿Morderla? ¿Sería alguna especie de ritual? Claro… los perros marcaban el territorio. Tal vez los caballos se intimidaban de esa forma, placándose unos a otros. Sí, eso debía de ser. Cuando lo entendió, se llevó una mano al mentón, asintiendo con la cabeza en aprobación y presenciando el espectáculo. ¡Los caballos de Grannvale eran mejores que los de cualquier país de Tellius, después de todo!

Efectivamente, el caballero no tenía ni idea de la intención de su caballo al hallar una hembra de su especie...
Afiliación :
- GRANNVALE -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero errante

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [4]
Tónico de resistencia [1]
Gema Destello
.
.
.

Support :
Corrin

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1248


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Nefastos caballeros [Priv. Makalov]

Mensaje por Makalov el Vie Oct 06, 2017 5:32 pm

Por un momento Makalov quedó mirando a los animales en trance, sumido en sus propios pensamientos. Fue cuando Gerard alzó la voz que Makalov abrió los ojos de par en par, y se dio cuenta de lo que ocurría delante de él. Abrió la boca de puro espanto, y se quedó congelado en su lugar un segundo antes  de que su corazón comenzara a palpitar como una olla reventada de vapor.

- ¡NOOO! -gritó, como si la vida misma de su montura corriera riesgo, poniendo sus manos en su poblada cabellera.

Se lanzó hacia delante, tropezó con su propio pie, apoyó una mano en el suelo para no caerse, y corrió hacia ambos animales con la voz ahogada en la garganta. Al llegar a su yegua, desató y tiró de sus riendas como un condenado loco para sacarla de allí, teniendo que usar la enteridad de su fuerza para que le hiciera caso y se moviera. Tenía que alejarla de aquel vicioso caballo, o quien saldría mal parado sería él. Luego de quitar a la yegua de allí, se puso entremedio de los dos animales y levantó los brazos para negarle a la montura del otro que volviera a acercarse a Nuez, todo mientras empujaba a esta con de espaldas para que saliera de allí. Cuando por fin estuvieron a una distancia prudente, tomó las riendas del otro caballo sin pedirle permiso al caballero, e hizo un nudo rematado y excesivamente retorcido para que no se escapara de su lugar. Hecho esto, respiró algo más tranquilo, aunque sin poder recuperar su pulso aún. Se sentó al lado de un montón de paja, y posó su mano derecha en su frente mientras miraba al tejado del lugar.  Por lo que había visto, había llegado a tiempo, pero los caballos simplemente eran demasiado rápidos en sus... asuntos. Por lo menos parecía que en ningún momento había sido capaz de alcanzarla, así que estaba todo bien.

- Nuez no es una yegua de cría... -dijo, con el alma aún trisada de terror. Miró a Gerard fijamente, incapaz, por alguna razón de enfurecerse con él. Debía ser porque ya lo consideraba tan ignorante que suponía que a sus ojos había imaginado que los caballos jugaban. Makalov suspiró, sus cejas denotando su preocupación.- ¿Me habías preguntado qué hacían? ¡Pues tu caballo creía que esto era un burdel, eso es lo que pasa! -le dijo. Hizo una mueca de disgusto, realmente no podía creerlo.- ¿Quieres unas clases sobre caballos ahora mismo? Porque parece que jamás has estado en un establo... - y no entendía cómo  alguien pudo cederle un caballo en primer lugar. Seguro se lo había comprado a alguien a quien no le importaba la clase de dueño con quien terminara. Makalov suspiró una última vez, intentando volver a su característico semblante.- Vamos, dale el agua, o se resfriará peor...

Se levantó y llevó a Nuez al otro lado, donde estaban los pegasos. Eran animales muy distintos los unos de otros, siento estos últimos mucho más ligeros de cuerpo, casi como si fueran aves. Su hermana había podido montar uno de ellos, pero era uno que le habían dado en el ejército, porque de ninguna forma podrían haber ellos criado uno por su propia cuenta. Eran animales poco usuales, pero podían ser cuidados de la misma forma. Solamente podía estar seguro de una cosa, y era que si intentaba tocar uno, seguramente le arrebataría la mano sin estar su jinete ahí.

- ¿De dónde has salido tú, Gerard? ¿En verdad perteneces a un ejército, o eres solitario? -preguntó Makalov, acariciando la frente de su animal amablemente.
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Knight

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [3]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
604


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Nefastos caballeros [Priv. Makalov]

Mensaje por Gerard Van Reed el Jue Oct 12, 2017 5:02 pm


La reacción del caballero rosado fue más que suficiente para dejar a Gerard atónito. ¿Tanto desasosiego le provocaba el hecho de que su caballo perdiese contra el del castaño en aquella “pelea” que estaban teniendo por el control territorial del establo? Miró con una ceja levantada y cruzado de brazos cómo el otro separaba a las dos monturas, aunque le permitió que atase a su destrero lejos de… ¿Nuez?

Pero por si fuera poco, Makalov dio el diagnóstico de la situación. - ¿B-Burdel? - Incapaz de asimilar tal acusación, agitó el brazo hacia delante. - ¡Sterkernburg! ¡¿Es eso verdad?!- Alzó la voz a su caballo, reprimiéndole. Pero por supuesto, su montura solo le devolvió un bufido, agitando el morro a izquierda y derecha sin parar, para luego… desviarlo. Gerard devolvió la mirada al pelirrosa, procediendo a responderle. Probablemente le había salvado de morir de frío, pero ¿cómo podía se atrevía a cuestionar la experiencia del Grannveliano?

- Y eso no es cierto, Sir Makalov. Sí he estado en establos. En la entrada, para recoger a mi caballo cuando mi escudero acababa con sus cuidados. - Soltó un bufido de incredulidad. ¿Qué se había pensado? Por supuesto, antes de emprender su viaje nunca había atendido a su caballo él mismo en el establo, ni dado de comer, ni realizado cualquier otro cuidado, pues como caballero de élite ocupadísimo en su oficio, siempre había tenido a otra persona que lo hiciera por él. No consideraba que tales asuntos fuesen minucias de forma voluntaria, simplemente que había gente para tareas concretas, y que él estaba por encima de ellas…



¿Por encima de ellas? Solo podía negar con la cabeza ante tales pensamientos. Allí estaba él, un caballero novato en aquellas tareas, siendo salvado por uno de otras tierras, unas muy lejanas… ¿y aún tenía la desfachatez de cuestionarle? Dio un largo y tedioso suspiro… e inclinó la cabeza unos milímetros. - Si estáis en lo cierto, Sir Makalov… no tengo palabras para expresar mis mis disculpas. He deshonrado este lugar.

No pudo hacer nada salvo meditar mientras atendía a Sterkenburg según le fue diciendo el pelirrosa. Tendió el agua caliente que habían traído y con ella rellenó con cuidado el recipiente que había frente a cada una de las cuadras del establo, donde bebían los caballos.- ¿Así?- Procedió también a tapar a su caballo con una de las mantas que había allí, probablemente una muestra de buena fe de los Silessianos.

Al acabar y asegurarse de que había llevado a cabo las indicaciones de Sir Makalov, se sentó cerca de él, doblando una rodilla, en la que apoyó uno de los brazos. El caballero que tan grande se había creído en el pasado… novato en los cuidados de un caballo. Y aquel pelirrosa tan sospechoso inicialmente se lo acababa de enseñar. Por supuesto, no tuvo reparos en responderle a lo poco que inquirió; ¿acaso no se lo debía? - Era uno de los caballeros encargados de la integridad religiosa de mi país, Grannvale. Sin embargo, ahora estoy de viaje, en una misión de suma importancia… en solitario. - Eso… debía bastar.

- ¿Y vos, Sir Makalov? Debéis de ser un caballero muy valorado en vuestras tierras. ¿Y si no os resulta entrometerme demasiado, qué asuntos os traen a Silesse?- ¿Qué hazañas se contarían en… Begnion de tan afamado caballero? “El noble caballero rosado”. “El relámpago rosa”. Sí, seguro que los bardos cantaban versos sobre sus heroicidades. - No me merezco vuestra amabilidad, mas aceptaría con gusto que compartieseis vuestra sabiduría sobre caballos conmigo. Por favor. - Humilde, inclinó su cabeza una vez más hacia aquel heroico joven.  
Afiliación :
- GRANNVALE -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero errante

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [4]
Tónico de resistencia [1]
Gema Destello
.
.
.

Support :
Corrin

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1248


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Nefastos caballeros [Priv. Makalov]

Mensaje por Makalov el Dom Oct 22, 2017 10:36 am

Oyó la ridícula, embarazosa excusa que el otro había dicho para salvar que nunca antes había estado en un lugar como el de ahora - En... la entrada... -Makalov hizo una mueca de verdadero dolor al oír tanta ignorancia, ¡E imaginar que esta vez era él quien se encontraba en el lado de los que sabían! Eso sí, luego de lo que pareció un largo monólogo interno, el caballero se disculpó con él, cosa que le sacó un suspiro de alivio. Al menos tenía ALGO de consciencia... ¿Verdad? - está bien, no me has ofendido... tanto. -murmuró eso último, rascándose el cuero cabelludo.- ¡Al menos ahora acuérdate de que un caballo es una cosa viva! O quizás Sterkenburg se aburre de ti y te deja por una bella doncella que cabalgue en su lomo, ¿Hmm? -lo molestó brevemente, atentiendo cómo es que le daba el agua caliente a la pobre montura.- Así, así. Seguro de esa forma se cura en un pis pás. -dijo sonriente.

Vio cómo el caballero se sentaba a su lado, dejándolo sin queja. Este entonces le explicó, a medias, quién era. Makalov lo observo, callando, y pasándose entonces una mano por detrás del cuello, no muy cómodo por dónde estaba llevando el tema de conversación.

- Oh... un religioso. Es... ¿Es un placer? -al oír aquello se le encendieron las alarmas. Podría apostar todo su oro a que todo ese tiempo, el caballero lo había juzgado de tal manera que si hubiera podido oírlo, tendría suficientes razones para tirarse a un pozo sin fondo. No le gustaban para nada los fanáticos, y la verdad es que no encontraba provechoso dedicar la vida a un dios cuqndo estos no lo hacían por ellos. Era siempre como una relación de pareja muy tóxica.- ¿Uh? -el caballero entonces comenzó a inquirir mil y un cosas sobre él, que lo dejaron perplejo.- ¿Valorado, yo? Oye... -no sabía si sentirse insultado o halagado.- ...a ti no te llaman "El ignorante castaño", o " La tormenta marrón". -se sintió ofendido al oír los motes ridículos que le ponía, pero se le pasó pronto.

 - Yo, buebo, umh... Vine a ayudar a un amigo. Con emergidos, supongo. Luego, eh, no me he ido de aquí, no he hecho nada... -por favor, ¡Que dejara de tirarle rosas! Sino, la caída sería demasiado grande.- De verdad, ¡no sé de dónde te estás sacando tanta charada! Tengo un caballo y una armadura, pero no estoy en el ejército ni nada... -se quejó.- Solo soy un viajero, como un mercader, pero yo no vendo nada, solo voy con mi espada de aquí para allá, ¿Sí? -esperaba que por fin lo entendiera. Entonces Gerard le pidió que sí le explicara sobre caballos, ante lo que Makalov suspiró.- ¡Solo trátalo como tratarías a tu mejor amigo, y estarás bien! ... Y si no tienes mejor amigo, trátalo como te tratarías a ti mismo, al menos...
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Knight

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [3]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
604


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Nefastos caballeros [Priv. Makalov]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.