Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] La bella y el bestia. [Lissa]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] La bella y el bestia. [Lissa]

Mensaje por Dräguth el Lun Ago 21, 2017 9:00 am

No faltaba mucho para salir de Nohr, tenía que salir para hacer unas cuantas cosas que me había propuesto, especialmente era ver si otros reinos se veían afectados por la amenaza de los Emergentes, por suerte Nohr al estar tan bien armado y con un fuerte ejercito los pocos Emergentes que habían aparecido hasta el momento habían sido eliminados con bastante eficacia y sin que llegasen a causar verdaderos daños o tragedias.

Pero eso no quería decir que Nohr no tuviese que lidiar con otro problemas, por ejemplo, el vandalismo era una lacra en cualquier reino y Nohr también se veía afectado por eso y quería encargarse de eliminarlo, en ocasiones quizás con excesiva dureza, pero si que era verdad que este debía desaparecer para que Nohr fuese un reino ejemplar en todos los sentidos, pero fuese como fuese el vandalismo y la pobreza siempre estarían presentes, era algo que delimitaba las clases sociales, el vandalismo lo hacia el que no tenia para comer y por consecuencia eso era símbolo de pobreza. Aunque en ocasiones el vandalismo también era causa de no haber dado un bofetón a tiempo.

Mi paseo por la capital era simple y llanamente para distraerme, generalmente antes de partir de mi reino natal, solía darme unos días antes para reconocer la ciudad y para ver si cuando volvía algo había cambiado o por el contrario todo seguía igual, en situaciones normales me iba semanas, pero en esta ocasión podía pasarme algún que otro mes fuera ya que iba a irme a reinos bastante lejanos. Donde posiblemente seria un ilegal, pero solo estaría de paso y no me quedaría en ningún sitio demasiado tiempo.

Nohr – suspiré – a ver si has mejorado cuando vuelva. – murmuré.

Decidí pasarme por la zona mas oscuro, la zona mas pobre, donde generalmente el vandalismo era mas frecuente, nunca había tenido problemas por allí, también era cierto que los bandidos no atacaban a quien consideraban una amenaza al contrario, solían hacerlo en grupos y contra alguien que vieran que era superior a esa persona físicamente, por eso no los soportaba, aparte de cobardes eran unos abusones y no me gustaban las injusticias tampoco, aunque tampoco es que yo hubiese sido muy justo en ocasiones.

Espero no pillaros haciendo algo malo... – farfullé para mi mismo, pues sabía que muchos vándalos y bandidos se movían por allí.

No sabía cuan equivocado podía llegar a estar y ellos tampoco sabían la mala suerte que podían tener si les veía o si se encontraban conmigo.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
Espada de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
476


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La bella y el bestia. [Lissa]

Mensaje por Lissa el Sáb Sep 09, 2017 2:59 pm

<<¡Oye! ¡Oye! ¿Has escuchado lo del príncipe maldito? ¡Si! Los rumores provienen de Nohr. Se dice que ese país está repleto de pestes y enfermedades pero que aún así… lograron liberarse de los emergidos. ¡¿Cómo es esto posible?! >>

Mientras uno ronda por el centro de Ylisstol, en cada boca de los ciudadanos, se esparcían continuamente rumores sobre el Gobierno vecino. Se podían escuchar varias versiones, algunas tan poco creíbles que dejaban en total estupefacción a los curiosos. Aquellos constantes cuchicheos que se oían en cada esquina llamó la atención de una pequeña rubia en ese preciso momento, haciéndola reaccionar sacudiendo su cabeza de un lado a otro como una especie de gesto de negación, provocando violentos movimientos de sus coletas que bien podrían actuar como un látigo.

Le resultaba desagradable las cosas tan feas que a sus oídos llegaban, por lo que dudaba de la veracidad de todo lo dicho – ¡No puedo creerlo! ¿Realmente es tan horrible Nohr? No me voy a tragar todo eso hasta que lo vea con mis propios ojos – La terquedad se podía notar en las palabras de aquella joven. Ahora que esa idea se le había metido dentro de su cabeza, no había manera de hacerla cambiar de opinión. Apenas regresó al castillo, preparó un bolso con lo que ella creía necesario, sin olvidar comida con algunos golds, tomó una especie de capa con capucha y actuó lo más normal posible en lo que quedaba del día. Al atardecer, después de desearle las habituales buenas noches a sus hermanos puso en práctica su plan improvisado de “Destinación Nohr”. Tras vestir la peculiar capa más unas ropas “normales” y tomar en mano lo que vendría siendo sus provisiones, salió de puntillas de su habitación intentando hacer el menor ruido posible.

Lissa sentía su corazón palpitar con rapidez en sus oídos, sus delicadas manos comenzaron a humedecerse debido al sudor. Una clara señal de que los nervios se manifestaban. Tragó grueso. Bien sabía que lo que estaba a punto de hacer no era del todo correcto, pero sin poder evitarlo, una pequeña parte de ella gritaba de emoción en su interior. – ¿Princesa? – Aquella simple palabra a sus espaldas logró que se sobresaltara del susto y que casi dejara escapar uno de esos chillidos de los cuales, solo ella tenía el secreto. Unos metros más y ya salía del Castillo… ¡Que mala suerte! Se volteó de mala gana para darle cara a la persona que la había descubierto. – ¿Qué hace usted afuera a estas horas? – Eran dos soldados de la Guardia. Lissa soltó un suspiro derrotado, sin embargo, aún no tenía intenciones de abandonar su nuevo objetivo. – Oh, ¡Vamos! ¿Qué esperan que diga? ¡Creo que ya es evidente! ¡Me fugo y ustedes no me van a detener de ninguna manera! ¡Tengo la intención de ir a ver lo que pasa en Nohr con mis propios ojos! Además... ¿Soy la princesa y tienen que hacer lo que yo diga así que les ordeno dejarme pasar y les aseguro que serán recompensados…?  – Primeramente, elevaría un tanto la voz al momento que alzaba los brazos casi al cielo para después bajarla hasta una especie de susurro al mencionar lo de ser una princesa y demás, cosa que simplemente haría reír a sus interlocutores lo que avergonzaría  inmediatamente a la ojiazulada coloreando sus mejillas.

Después de un par de risas, los dos soldados se miraron mutuamente intercambiando murmullos entre los dos para luego dirigirse a Lissa con una sonrisa. – Claro princesa. Como usted ordene. Pero solo con una condición… permita que nosotros la acompañemos para así asegurar su seguridad – Esto no se lo esperaba. La rubia abrió los ojos grandes como platos no cayendo que su discurso de persuasión haya sido tan efectivo. – ¿Eh?  ¿No van a sonar la alarma? ¿Me van a dejar ir? ¿Me acompañan? – Por cada pregunta formulada por la joven princesa cada uno de los presentes asentía entre medio divertidos al ver la expresión estupefacta de esta última pasar a una enorme sonrisa entusiasta. En un pestañeo Lissa se encontraba en una carroza dirigida hacia Nohr lo cual llevó por lo menos un día llegar a sus fronteras. Esperaba que aquellos amables soldados no se metieran en problemas por haberla acompañado a esta locura… Si no ella se sentiría muy pero muy mal.

Los tenues rayos del amanecer se abrían pasó entre las nubes cuando la carroza fue brutalmente detenida.  – ¡Bandidos! – Una exclamación de alerta resonó proveniente de una de las voces ya conocida de los soldados. El sonido de espadas entrechocándose no tardó en manifestarse y el terror se apoderó de la pequeña princesa. ¿Qué había hecho?  ¡¿Qué había hecho?!
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
186


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La bella y el bestia. [Lissa]

Mensaje por Dräguth el Dom Sep 10, 2017 12:55 pm

Decidí tomar aquella zona carretera en la que se conocía que habían bandidos y había sido bien recompensado por un comerciante días atrás que me había pedido que despejase la zona de bandidos pues últimamente no le dejaban hacer sus viajes y siempre le pedían dinero, le amenazaban y en una ocasión le cortaron la cabeza a uno de sus caballos y le quitaron su jornal y parte de su cargamento con el que pensaba comerciar en otra ciudad.

No era de los que mataba a ladrones, pero los bandidos... Esos no dudaban en matar a una persona si tenia algo que pudiera interesarles a ellos y eso tampoco estaba bien, les convertía en asesinos y según mi moral matar asesinos no estaba tan mal, por lo tanto matar bandidos estaba entre la lista de mis futuribles o próximas víctimas.

Fuese como fuese, tenía que limpiar la zona y solo pretendiendo que me vieran la cosa se iba a facilitar mucho.

Por suerte o por desgracia no tuve que ser el objetivo de ellos, por que cuando estaba llegando a la zona de carretera pude ver como atacaban a un carruaje, un carruaje. Fuese como fuese esa no era mi preocupación, los bandidos estaban ahí, luchando contra unos guardias que parecian guardias.

Esta era la mía.

Aproveche que uno de los bandidos estaba luchando contra un guardia real para por detrás clavarle la espada y atravesarle de lado a lado, cuando el guardia me miro se asustó un poco y lo ignore buscando al resto de bandidos que habían alrededor del carruaje, mutile, degollé, decapité y resumiendo, un baño de sangre que a mis ojos había sido verdaderamente bello, la presa se había convertido en depredador y menudo depredador.

Me acerqué a uno de los guardias con intención de saber quien iba dentro del carruaje y que pretensiones tenían.

Tú, pasmarote – le dije a uno – ¿Quién viaja  en este carruaje y por que se dirige a Nohr? – pregunté con total descaro.

No me importaba lo más mínimo en realidad, pero queria saber a quien le había salvado el pellejo y si realmente había merecido la pena que se beneficiasen de un trabajo por el que había sido encargado y recompensado anteriormente.

Golpée la carabana en la puerta de esta, esperando que quién estuviera dentro se dignara a salir, no le gustaria que entrase a buscar a la persona que estuviese dentro, fuese quien fuera y por supuesto esperaba que no fuesen enmigos de Nohr, de lo contrario tendrían problemas al llegar a la ciudad.

Aunque eso me daba igual realmente.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
Espada de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
476


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La bella y el bestia. [Lissa]

Mensaje por Lissa el Lun Sep 11, 2017 4:46 pm

¡Oh, Dioses! ¡Oh, Dioses! El cuerpo de Lissa se negaba a moverse encontrándose paralizado por completo para gran desesperación de esta última. Una fina capa sudor empezaba a cubrirla acompañada de los alocados latidos de su corazón. Tragó grueso. Sentía su garganta seca y la necesidad de chillar como desquiciada seguía golpeándole la cabeza. De vez en cuando leves temblores recorrían sus delicadas manos, haciendo evidente el terror que en esos instantes la carcomían. ¿De que tenía miedo? ¿Temía que su vida acabara en ese lugar desconocido? No. Su temor principal era por aquellos soldados afuera. ¡No quería que nadie muriera por ella!

Gritos y rugidos de batallas resonaban por el aire matutino en aquella ruta, agitando a la joven princesa quien, por cada gruñido de dolor, se le helaba la sangre. En su cabeza ya se imaginaba lo peor y no quería quedarse con los brazos cruzados si aún podía hacer algo. ¡No permitiría que nadie muriera! Aferrándose a esa convicción tomó con firmeza entre sus manos su báculo sintiendo al fin regresar la movilidad de su cuerpo, para a continuación levantarse de su asiento dispuesta a salir para enfrentar lo que sea que le esperaba afuera. No sabía pelear. Pero lo poco que podía hacer para brindar algún tipo de ayuda, lo haría. – ¿Eh? –Soltó contrariada. No importaba cuantas veces jalara del picaporte de la puerta del carruaje, este no cedía limitándose a chirriar debido a la presión con lo que la azotaban.– ¡Por los dioses! – Vociferó exasperada por aquel contratiempo.

De seguro fueron ellos quienes pusieron el seguro de afuera. Los guardias que la acompañaban bien sabían que en cualquier momento ella intentaría salir. En uno de los múltiples intentos de abrirse paso sintió como una masa se estrelló contra la puerta acompañada de un fuerte crujido. ¿Qué fue eso? ¿Era una persona? No le dio más vueltas al asunto luego de percatarse que el seguro que le impedía al fin salir de allí estaba debilitado, más aún no parecía querer colaborar permaneciendo en el mismo lugar. De repente, todo el escándalo en el exterior cesó incrementando la inquietud de la rubia.

Un corto silencio se instaló y Lissa se preguntó mentalmente que si patear una puerta hasta mandarla abajo se consideraría digno de una dama. Rápidamente llegó a la conclusión que no. Más eso no era el mejor momento para esas cosas así que, sin pensárselo dos veces, se alejó de unos pasos de la puerta justo cuando alguien la golpeó y sin dudarlo deslizó levemente su vestido hacia arriba para a continuación levantar su pierna y golpear con todas sus fuerzas en donde parecía estar la cerradura. Un solo impacto fue más que suficiente, el pestillo ya se había aflojado con el anterior choque. ¡Al fin libre! Con rapidez tomó su bastón en mano y cerrando los ojos por reflejo comenzó a sacudirlo de un lado a otro como técnica defensiva improvisada.– ¡Bandido malo! ¡Bandido malo! ¡Déjanos en paz! –Exclamaba con mucho vigor intentando ocultar su evidente terror. ¿Era lógico lo que hacía? ¿Quién sabe? La lógica de Lissa siempre ha sido cuestionable.


Última edición por Lissa el Sáb Sep 16, 2017 8:26 am, editado 1 vez
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
186


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La bella y el bestia. [Lissa]

Mensaje por Dräguth el Mar Sep 12, 2017 8:25 am

La sangre de los bandidos muertos habían manchado parte de mi rostro lo cual limpie con la manga de mi gabardina, la gabardina que solía llevar siempre, el manto de la oscuridad que me protegía, además de mis medidos pasos que tenía controlados para no hacer ruido y que no pudiera notarse mi presencia en un combate. Ahora me encontraba delante de la puerta de aquel carruaje esperando que apareciese la persona que estaba viajando en aquel carruaje.

La puerta se abrió de forma algo brusca y sorpresiva lo que me hizo dar un paso hacia atrás, cuando me encontré a una muchachita, no sabría decirse si mayor o menor que yo, aunque juraría que menor por su aspecto, su forma de actuar me resultó de lo más extraño y zarandeándome de un lado a otro y diciéndome “Bandido malo” una y otra vez, a lo que la sujete de los hombros con firmeza y di un paso atrás.

No soy un bandido – negué con la cabeza con el ceño fruncido – en caso de serlo probablemente ya tendrías mi espada atravesando vuestro vientre – dije serio y miré alrededor – los que veis que han perecido alrededor de vuestro carruaje son los que atacaron, aunque no entiendo por qué… – me encogí de hombros – supongo que no tienen razones para hacer lo que hacen, siempre he pensado que su mentalidad no dista mucho de la de los animales. – me encogí de hombros.

La observe detenidamente, sus cabellos rubios… Esos cabellos rubios me recordaban a la princesa Elise de Nohr, pero no, no era ella, obviamente, esta también distaba mucho de ser una chica de clase media, de lo contrario no llevaría guardias con ella, dudaba mucho que una persona de clase media pudiera permitirse pagarse unos guardias que la protegiesen, aunque quizás estaba equivocado.

No me juzguéis por ser entrometido – la miré a los ojos – pero… ¿Por qué vais en un carruaje así? Y en caso de que sea vuestro único carruaje… ¿De dónde sacáis el dinero para poder pagar a dos guardias y estos buenos caballos? – miré a la joven y alce una ceja.

Quizás con la respuesta que me diese podría pedirle una recompensa adecuada a mis servicios, después de todo dudaba mucho que sus guardias hubiesen podido con esos bandidos ellos solos o quizás sí, pero fuese como fuese les había dado una ayuda buena y habían acabado con los bandidos gracias a lo diestro que había sido con mi arma.

Me crucé de brazos y la mire inquisitivo de arriba abajo, era preciosa me dije mentalmente, para luego volver a mirarla a los ojos con intensidad. La situación se había puesto muy interesante cuanto menos.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
Espada de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
476


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La bella y el bestia. [Lissa]

Mensaje por Lissa el Miér Sep 13, 2017 5:19 pm

El corazón de Lissa dio un brinco y durante un instante creyó que sería víctima de un ataque cardíaco. Su cuerpo se puso en alerta por simple instinto al sentir como unas manos desconocidas repentinamente la sujetaban con firmeza por los hombros, casi sintiendo como unos dedos ajenos se hundían en su delicada piel. Era obvio, su técnica de autodefensa improvisada había sido todo un fiasco… ¿Por qué se sorprendía?

El báculo que anteriormente sostenía cayó sobre el suelo acompañado de un sonido seco y ya resignándose a su destino fatal, no movió ni un solo músculo esperando la sentencia final. Sin embargo, al escuchar que se dirigían hacia ella sin ningún rastro de agresividad, se permitió abrir un ojo de manera precavida para luego abrir el otro encontrándose con la severa mirada esmeralda de un hombre pelirrojo. – Oh… ¿Y donde están los que me acompañaban? – Se precipitó a preguntar antes de cualquier cosa. Aún le preocupaba la situación de aquellos soldados. Ladeo su cabeza de un lado otro buscando alguna señal de vida siguiendo también la mirada de su interlocutor y se puso blanca como un papel al percatarse de la masacre que los rodeaban. Uno de los guardias se encontraba arrodillado ante uno de los cuerpos inertes sobre el suelo revisando sus ropas. ¿Quizás buscando información? La posición del otro era más cercana, actuaba como si estuviera verificando el estado de los caballos pero de vez en cuando lanzaba un par de miradas inquisidoras hacia ellos ¿Tal vez preguntándose si intervenir o no?

Una sensación de alivio invadió a la pequeña princesa entremezclándose con el miedo que persistía más el desagradable escalofrío que recorrió su cuerpo después de presenciar una escena tan grotesca. Sangre. Había mucha sangre. No quería mirar abajo. El metálico olor de aquel líquido carmín inundó el ambiente provocándole leves nauseas, así que, para evitar que sus ojos se deslizaran a donde no quería, enfocó sus orbes zafiros sobre el hombre delante ella. – ¿No eres un bandido? ¡Entonces nos ayudaste, muchas gracias!  – El tono cálido y animado de su voz realmente mostraba cuan agradecida estaba. – Yo también ignoro el porque de tales acciones de estas personas… Eligieron un camino que ya no tiene retorno. – En el fondo, Lissa se preguntó si existía una mínima posibilidad de que el hecho de que ella estuviera allí se haya llegado a filtrar o todo fue mera coincidencia.

Después de todo aquel muchacho parecía ser buena persona si corrió a brindarles su ayuda. Él no parecía tener intenciones de hacerle daño aunque tampoco mostraba signos de querer soltarla y le resultaba vergonzoso que la sostuvieran por los hombros de ese modo con tanto esmero. Un suspiro se escapó de entre sus labios cuando se sintió libre, más al segundo, la alarma se prendió dentro de su cabeza. – Eh… – Ya comenzaba a sudar frío de nuevo. Le hacía demasiadas preguntas. No creía que decirle a alguien de Nohr su verdadera identidad sea algo prudente por lo que tendría que idear algo con rapidez. – Pues… Eeeh,  este es un carruaje que alquilamos para venir a Nohr desde Ylisse. – Hizo una rápida pausa mientras evitaba mirarlo y levantaba ligeramente sus brazos para luego proseguir – Yo no les he pagado a ellos. ¡Oh, que no! Verás, mis hermanos trabajan como soldados y decidieron acompañarme hasta Nohr en este viaje. ¡Si! ¡Es eso! Sólo vinieron a escoltar a su hermanita pequeña. – Entretanto refutaba con vigor lo último dicho por el pelirrojo, levantó uno de sus dedos moviéndolo de un lado a otro para darle más énfasis a su negación para a continuación cruzarse de brazos y asentir con la cabeza como confirmando lo mencionado.

Temía No haber sido lo suficiente convincente así que sin esperar la respuesta ajena soltó – No es que quiera molestar, pero de ser posible, ¿Te apetecería hablar en otro lado? No es como si estuviera insinuando que charlar entre cadáveres sea muy agradable ni nada parecido. Si quieres, ¿Te llevamos en el carruaje a algún lugar cercano? – Al terminar su diálogo le regaló una sonrisita media nerviosa. Lissa quería irse de ahí cuanto antes. ¿Y si los cuerpos sin vida se levantaban? ¡Justo como en los cuentos que le leía Emmi cuando pequeña!
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
186


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La bella y el bestia. [Lissa]

Mensaje por Dräguth el Sáb Sep 16, 2017 9:32 am

La mirada de la joven era cuanto menos de preocupación, no era de extrañar, seguramente pensaba que alguien iba a hacerles daño, pero cuando vio a sus guardias pareció calmarse un poco, algo que me alegro, tampoco me apetecía ser acosado a preguntas de algo que no había tenido nada que ver, aquellos guardias habían sobrevivido por sus propios medios, pero sin mi ayuda habrían acabado bastante peor, pues les superaban por bastante en número y si no hubiera contado con el factor sorpresa se habría puesto todo bastante feo.

La chica al fin comprendió que les había ayudado y me lo agradeció cálidamente, era agradable que de vez en cuando te agradeciesen ese tipo de acciones altruistas, pues aunque no esperaba nada a cambio ni siquiera el agradecimiento pues, era agradable, miré nuevamente a la chica, curioso… Había algo en ella que me llamaba la atención, pero no estaba seguro de que podía tratarse, tendría que averiguarlo.

Sonreí levemente al escuchar una de sus frases “Eligieron un camino que ya no tiene retorno”.

El de la muerte – dije completamente serio – de ella no se regresa jamás. – miré a uno de los cadáveres.

Sus palabras acerca del carruaje y de que los guardias eran sus hermanos no sonaba muy creíble por un simple acto, del que quizás ella no se había dado cuenta, evitaba mirarme y hablaba de una forma un tanto tensa… ¿Qué tendría que ocultar? El hecho de que no me mirase a los ojos era lo que me confirmaba que tal vez mentía, eso era lo que me enseñó mi mentor.

Sin darme tiempo a decir ni media palabra cambio de tema diciéndome de hablar en otro lugar más privado, observe el carruaje un segundo y luego miré a la muchacha dejando a las claras mis intenciones, dentro del carruaje podríamos hablar más tranquila y privadamente y de paso ella podría proseguir su camino, así que sin esperar invitación me adentré dentro del austero carruaje y me senté en una de las banquetas de este.

Espero que en vuestro trabajo no os dediquéis a mentir – la miré a los ojos – pasaríais bastante hambre… De hecho… – miré por uno de las pequeñas ventanillas del carruaje a uno de los guardias – tu reacción al ver que estaban bien no parecía el de una hermana preocupada. – Sonreí levemente.- Y no – negué con la cabeza – no es necesario que me llevéis a ninguna parte. – me recliné un poco hacia atrás, apoyando la espalda contra una de las paredes de madera del carruaje.

Me crují los dedos haciendo que estos sonaran bastante fuerte, cuando usaba la espada tenía que hacerlo para des tensionarme estos, pues el choque de acero contra acero o acero contra carne era fuerte y afectaba a las articulaciones de las manos, pues no tenían más apoyo que el de la espada.  

Mi mente todavía pensaba en que tenía esa chica que me llamaba la atención o me interesaba, poco a poco iría averiguándolo o me empecinaría en algo que no me iba a dar nada positivo, así que tenía un tiempo limitado para averiguarlo.

Hay algo en voz que me llama poderosamente la atención – reconocí para luego clavar mis ojos verdes en los azules de ella – estoy tratando de averiguar de que se trata – me acaricié el mentón – solo lo digo por si veis que actuó de una manera mas inquisitiva de lo normal. – la avisé.

Ahora si, podía centrarme en intenta averiguar que me llamaba la atención de ella. Aunque no rehusaría de mantener una conversación con ella, eso también podría aportarme información de ella.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
Espada de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
476


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La bella y el bestia. [Lissa]

Mensaje por Lissa el Sáb Sep 30, 2017 6:55 pm

Los cálidos rayos del astro solar de a poco crecían en intensidad borrando definitivamente las sombras de la noche que aún quedaban. El rostro de Lissa fue irradiado por estos logrando resaltar su ya notable sonrojo. Para gran tranquilidad de la pequeña princesa, el pelirrojo no se hizo de rogar y subió al carruaje sin queja alguna. Más tal parecía que ella se había declarado victoriosa demasiado rápido. Las palabras que le dirigió aquel desconocido, a penas tomó asiento, fueron como un par de bofetadas en cada mejilla de la rubia. Así que sin poder evitarlo,  los colores subieron lentamente por su pálida piel ruborizándola hasta las orejas, poniendo en evidencia su obvia vergüenza. Y el hecho de entrar en contacto visual directo con la mirada afilada del muchacho, no calmó el fuego en sus cachetes sintiéndose “pillada” en su mentirilla improvisada. Disimular no era una de sus virtudes.

Con rapidez desvió sus orbes azuladas al suelo para apresurarse en montar también. Levantando un poco el vestido que había elegido como el más “normalito”, subió los pequeños escalones para luego sentarse delante de su ahora acompañante, aún ignoraba su nombre. La pelirrubia tenía los nervios revueltos, por lo tanto, en un intento para calmarse deslizó sus finas manos sobre el regazo de su vestido buscando desarrugarlo mientras decía – No te preocupes que mentir esta lejos de ser mi vocación – Una pequeña mueca como intento de risa acompañó la última palabra. En realidad, no estaba segura que ser princesa fuera una vocación. Lo dudaba y mucho. Como no podía negar el comentario sobre su supuesta reacción hacia sus hermanos, prefirió hacerse la de oídos sordos y respondió a la sonrisa que surcó en los labios ajenos. – ¿Estas seguro? Mira que no veo ningún inconveniente y me haría muy feliz ayudarte ya que tú lo hiciste por nosotros~ – Afirmó con cierta convicción.

Unos leves toques a la ventanilla llamaron su atención por lo cual ladeó su cabeza hacia esa dirección. Uno de los soldados que venían con ella había venido a consultarla, era aquel que se encontraba antes cerca de los caballos. Este último compartió con ella un par de frases en voz baja a las cuales ella respondió – Esta bien. Él vendrá con nosotros. ¿Podemos irnos? – Un sonido de nudillos siendo chasqueados inundó el ambiente provocando que Lissa se sobresaltara por la sorpresa. El muchacho asintió para luego dedicarle una pregunta no formulada con su mirada, después se giró y se dirigió a la delantera del coche. A continuación los ojos celestes de la joven se enfocarían sobre la persona en frente de ella y con un gesto algo confuso levantó su dedo señalándose así misma – ¿Algo de mí? – Aquella pregunta fue echa en su interior pero se le salió y fue pronunciada en voz alta. Enarcó levemente una ceja no sabiendo a ciencia abierta lo que ese “algo” significaba.

De inmediato, el carruaje se puso en movimiento y el típico ruido de los caballos galopando llegaban hasta ellos. – Me encantaría ayudarte con esa duda… ¡Pero ni yo misma sé que podría ser! Si llegas a descubrirlo me dices~ – Tras terminar la última frase una risilla más sincera se le escapó de entre sus labios. – Por cierto, antes de comenzar con la investigación, ¿No sería mejor conocer el nombre del objetivo? – El tono de su voz se había inclinado a uno medio burlón. – ¿O tal vez prefieras que sea un misterio? – Algo en su mirada cambió, parecía más juguetona. A Lissa le encantaban los juegos. Y las adivinanzas eran uno de sus preferidos.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
186


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La bella y el bestia. [Lissa]

Mensaje por Dräguth el Lun Oct 02, 2017 10:27 am

La muchacha reconoció que mentir estaba lejos de ser su vocación por lo que al parecer era algo que no hacia a menudo, algo que me gustaba, los mentirosos no entraban entre mis personas favoritas, pero entendía que a veces había que mentir para salvar el pellejo y en ocasiones era un método para salvarse, en esos casos los comprendía y si hacía falta apoyaba la mentira con tal de poder ayudar a alguien que estuviera en apuros que consideraba inocente o bien era alguien que consideraba un amigo, o un aliado al menos.

Me alegro de que no seas una mentirosa – reconocí – siempre he pensado que los mentirosos no son personas de las que te puedas fiar, no solo por las mentiras, porque considero que pueden ser traicioneras y hacerte algo… vil y cruel. – la miré a los ojos.

Realmente creía de verdad que no era una mentirosa, además, tampoco creía que ella tuviera razones de peso para mentirme, a mi la procedencia de una persona no me importaba siempre que no hiciera nada que considerase que merecía ser castigado y si consideraba que algo merecía una penalización, no tenía problemas para tomarme la justicia por mi mano.

No suelo pedir ayuda, señorita – me quedé pensativo – pero si me la ofreces creo que es mas descortés rechazarla que aceptarla, realmente solo daba un paseo, así que puedo acompañaros a donde vayáis. – me encogí de hombros.

La chica les confirmó a los guardias que iría con ellos y el carruaje no tardo en ponerse en marcha.

Ahora que la tenia de frente sería más fácil averiguar que podría ser, me gusto su gesto de sorpresa y luego dijo que estaría encantada de ayudarme a resolver aquella duda, pero que ni ella misma sabría que podía ser, obviamente, si yo tampoco lo sabía, pero algo tenía que llamaba poderosamente mi atención y tenía que tratar de descubrirlo de alguna manera, fuese como fuese.
Me dijo que si quería conocer el nombre del objetivo o si preferí que fuese un misterio, me incliné un poco hacia delante con una sonrisa traviesa en los labios, a la vez que notaba su mirada tomaba ese matiz.

Si, sería un dato interesante vuestro nombre – roce levemente su barbilla con mi dedo índice, para clavar mis ojos en los de ella – mi nombre es Dräguth, un placer. – dije sin que mi sonrisa se borrará de mi rostro.

Ahora sería interesante ver como se desarrollaba la situación, sin duda alguna, solo esperaba que no reaccionase mal, quería ver su reacción y ver si podía descubrir de aquella manera que me podía haber llamado la atención.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
Espada de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
476


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La bella y el bestia. [Lissa]

Mensaje por Lissa el Miér Oct 04, 2017 1:10 pm

El regazo de su vestido ahora lucía más liso, sin ningún pliegue a la vista. Las delicadas manos de la rubia se colocaron con delicadeza sobre sus rodillas tras haber terminado la tarea que anteriormente se había asignado. Alzó sus orbes celestes hacia el contrario sintiéndose apenada como una niña al haber hecho algo “malo”. Sin embargo, su acompañante no parecía culparla ni mostraba signos de desagrado hacia su persona. Aquel detalle la aliviada de una cierta manera porque después de todo, el pelirrojo les había sido de una gran ayuda. No quería ni imaginarse lo que hubiera llegado a suceder o siquiera los graves estragos que podría haber causado aquel ataque sorpresa.

– No voy a negar el hecho de que en este mundo existan ese tipo de personas – Lissa dejó escapar un suspiro medio tristón. – Pero en el fondo, aún quiero seguir creyendo que todos tienen algo bueno y que nadie merece morir en crueles condiciones – Una sensación de frialdad se apoderó de ella acompañada por un flash de aquella helada imagen de los cuerpos inertes de los bandidos. De manera inconsciente, las manos de la pequeña princesa se cerraron con firmeza en puños aún apoyadas sobre sus rodillas. ¿Y si esos desconocidos tenían una familia esperando su regreso? ¿Y si había alguien en este momento mirando al horizonte aguardando por la llegada de un padre, de un hijo, de… un hermano? Arrebatar una vida seguía siendo un acto horrible el cuál Lissa dudaba algún día ser capaz. No importa cuán vil y cruel sea la naturaleza que se manifestara en dicha persona. Sacudió su cabeza buscando alejar esas reflexiones que de a poco inundaban su mente. Sus coletas doradas siguieron el movimiento provocando una tenue ráfaga de viento para luego salir de aquel ademán pensativo en el cual se había adentrado – ¿No tienes ningún destino cerca? Si tal es el caso, pues no veo contras para que no nos acompañes parte del camino – Afirmó como si hubiera sellado un contrato entre los dos.

El paisaje al exterior desfilaba a través de la ventanilla con rapidez mientras que de vez en cuando, alguna que otra roca en el camino, sacudía el carruaje levemente. De repente sintió como el dedo de su interlocutor rozaba su mentón llegando a tomarla de imprevisto. – ¿Eh? – Por puro reflejo ladeó su cabeza con la obvia intención de evitar el tacto desconocido y a continuación le lanzaría una mirada entre medio divertida e interrogativa al contrario. – ¡Epa! ¿Cuál era el objetivo de tocarme mientras revelabas tu nombre? ¿Hacerlo más dramático? – Preguntó mientras cruzaba los brazos sobre su pecho y enarcaba una ceja simulando una molestia inexistente.

Aquel gesto del ojiverde se había manifestado de la nada, así que Lissa había reaccionado como creía que toda “dama” debería hacerlo: No tener contacto inadecuado con desconocidos. O por lo menos se lo vivían repitiendo hasta el cansancio en esas aburridas lecciones a las cuales la sometían por lo que inconscientemente las ponía en práctica. Sin embargo, durante un instante llegó a sentirse incomoda pese a que no lo mostraba – Ya que insistes tanto en saber ese dato, te lo diré. El objetivo lleva el lindo nombre de… ¡Lissa!. ¿Ya es un comienzo? – Comentó con un tono por demás de burlón entretanto alzaba sus manos al cielo con entusiasmo al nombrarse a sí misma. Sus acciones aveces solían ser muy infantiles.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Cleric

Cargo :
Princesa de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [2]
Báculo de Heal [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
186


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La bella y el bestia. [Lissa]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.