Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Entrenamiento] Los Justos y los Valientes [Privado]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Los Justos y los Valientes [Privado]

Mensaje por Nocthicula el Dom Ago 20, 2017 8:39 am

El olor de sangre en el ambiente me embraigó, respirando esa humedad que la tormenta dejaba. El territorio marchitado con al sangre del enemigo, un hermoso cuadro terrorífico que marcaba una guerra. Los victoriosos eran los más fuertes, los más entrenados... los más perfectos. Y sí, el hombre que me protegió era el modelo de perfección tal y como mi padre me describía en sus tantísimas hazañas. Siempre me dije a mi misma que la perfección jamás se podía alcanzar, pero aquel heraldo de la muerte la había sobrepasado. Oh, sucia mente adolescente, ¿es esto a lo que llamaban hormonas y amor a primera vista? Pues que suba Satán y me lleve de pecadora, porque ahora mismo solamente deseaba que entre sus manos no estuviera su arma sino mi cuerpo tomado por él.

Siguiendo los pasos silenciosos del hombre, volvimos hacía dentro de la iglesia donde la mujer se enfrentaba a aquel bandido. A cada paso que nos acercábamos, éramos espectadores de aquel enfrentamiento. Pensaba que la balanza estaría a favor de aquel bandido —evidentemente por la ventaja en las armas—, sin embargo la caballero me sorprendió gratamente y logró coger ventaja para tumbar a su enemigo. Ágil como una gacela, logró vencer, sin embargo... volvió a ser demasiado buena y blanda. Puaj. Es este tipo de mujeres las cuales manchaban el nombre de "mujeres fuertes e independientes"; no lo soportaba. Claro que podía ir corriendo y matarlo, pero aquel perfecto guerrero pidió su muerte antes y no tuve más que ver el final de aquel hombre. Tras la alerta de aquel bandido, el pelirrojo dio fin con su vida. Al principio no me creí lo que sus palabras soltaron por su boca, sin embargo, al no estar metida en la escena, fui la que miré nuevamente hacía las puertas de la iglesia.

A lo lejos, en la espesura del bosque, se podía ver rastos de sombras que emerguían desde el suelo y subían hasta el cielo. Sonido de muerte, destrucción... de los sirvientes del mal. Oh, ¿mis hijos volvían a revelarse contra su próxima madre? Por el sonar de las previsiones futuras, estábamos en desventaja en este lugar y por ella. Sabía perfectamente que aquel hombre y yo podríamos hacer la pareja perfecta —en cualquier sentido—, sin embargo con ella a nuestro lado solo nos servía de una cosa.

Mi señor, más que pedirle sus ropajes sucios y andrajosos, ¿por qué no le pedimos que nos deje montar en su cosa con alas y nos aleje de este lugar? Podría quedarme a jugar con mis bebés eternamente, sin embargo estoy algo cansada y debo de seguir ilesa por el momento. Así que, bonita, ¿nos dejarías montar en tu animalito ya o prefieres acabar como carne de emergido? —Mi mirada atravesaba los ojos azules y cristalinos de la doncella, dando dos pasos al frente. Estiré la mano para querer acariciar a aquel ejemplar hermoso de pegaso, pero la defensiva de este me hizo dar unos pasos hacía atrás para acabar topándome con el pelirrojo.— ¡Oye, bicho, te controlas o acabas en mi cazuela! —Grité mal humorada.— Habráse visto... —Farfullé, volviendo nuevamente a mirar hacía la espesura del bosque que rodeaba la iglesia. Los emergidos comenzaban a acercarse con paso lento, fúnebre. No había mucho tiempo.— ¡Bah, esto es inútil! ¿Qué hac---...? —Poniéndome de los nervios, sin tener paciencia, miraba hacía todos lados mientras hablaba con el más sabio del lugar (el pelirrojo). Me detuve a mi misma al ver algo que mis ojos estaban buscando durante mucho tiempo: en una esquina del altar, por la parte norte, muy bien escondido, salía un matojo de la especie de hongos que estaba buscando. Sin dudarlo, me tiré de golpe al suelo.— ¡AAAAAAAH! —Grité cual desquiciada, asombrada por mi hallazgo tan espontáneo.— ¡Al fin las encuentro! Gracias, mi señor oscuro Satán, por vuestro regalo. ¡Venid como mamá, precios...AAS! —Cuando estaba tirando de ellas, de la pared semi-destruida de la parte de atrás del altar, una mano de emergido se coló por uno de los huecos. Al echarme hacía atrás, del susto, agarré el matojo. Me reincorporé y, mirando a mis "aliados", dije:— Estamos rodeados. Tenemos que irnos, ¡YA!
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Maga independiente

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [4]
Tomo de Ruina [2]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
745


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Los Justos y los Valientes [Privado]

Mensaje por Aries Rondo el Dom Ago 20, 2017 11:01 am

La respiración del bandido no duraría mucho más. Tras él emergió de nuevo la figura de aquel oscuro guerrero; fuego en su cabello y glaciares en los ojos. Un movimiento rápido de su espada y la sangre del bandido brotó, llevándose consigo cualquier luz que hubiera mostrado su rostro hacía tan sólo unos segundos. Y mientras el cuerpo caía, Aries dio un tembloroso paso hacia atrás, su mirada clavada en el desconocido que con tanta facilidad separaba las almas de los cuerpos. Las palabras de éste fueron un agrio recordatorio: él la había salvado, más le valía no olvidarlo.

Y entre el temblor de un regimiento acercándose, se escuchó una sorprendente petición. El desconocido, quizás sin haberse percatado del inminente peligro, le pidió a la jinete una de sus prendas para resguardarse de la lluvia. Aries se miró a sí misma por un instante. Estaba ataviada con una armadura, y el único tramo de tela visible era la capa que cubría sus caderas y piernas.

((Detalle del atuendo)):

Quizás quedaría demasiado expuesta si lo arrancaba, pero… no, no era el momento de albergar tales preocupaciones. Una exhalación nerviosa y urgente abandonó sus labios, y con silente sumisión llevó sus manos hacia la tela de sus caderas, en un ademán de quitarse la prenda tal y como se le había pedido. No había tiempo, no había…

Sin embargo, antes de que pudiera llegar a hacer nada, la voz de la pequeña bruja la detuvo con una sugerencia que a todas leguas sonaba más razonable. Salir de allí a lomos de la pegaso; un favor por otro. Aries miró rápidamente a Nívea, que no parecía dispuesta a dejarse acariciar por las manos de la maga, y se mordió ligeramente el labio. Por mucho que no le gustara la idea, debía permitir que aquellos desconocidos montaran sobre su lomo. Sólo por esta vez. Les debía mucho, inevitablemente; no sólo su propia vida, sino también la de su compañera.

Endureció su expresión con la chispa de la determinación, y sin pensárselo mucho más, montó sobre su pegaso. En ese momento escuchó un repentino grito de la pequeña bruja.

-¡AAAAAAAH!

Alarmada, Aries se giró hacia ella, preparando su lanza. ¿El enemigo ya estaba dentro? ¿Les habían encontrado? No podía ser, no podrían salir de allí si era el caso…

-¡Al fin las encuentro! Gracias, mi señor oscuro Satán, por vuestro regalo.

-¡Ten cuidado…!

El siguiente chillido de la bruja fue igual de alarmante o peor, pues ya no eran setas lo que vislumbró cerca del altar. Tenían, en efecto, al enemigo encima.

-¡Montad! –gritó Aries con urgencia, al tiempo que Nívea alzaba sus patas delanteras con el estruendo de su relinchar. Tenía miedo, y buenas razones para ello.

-¡No es el cielo el que no nos quiere, Nívea, sino esta tierra teñida de sangre! -le susurró su jinete con premura-. ¡Ahora debes volar!

Esperaría a que los dos extraños se hubieran montado antes de emprender la carrera. No quedaba demasiado tiempo.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Guardia

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
Sorel
Ethan
Ancelot

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1382


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Los Justos y los Valientes [Privado]

Mensaje por Dräguth el Dom Ago 20, 2017 11:42 am

La chica parecía dispuesta a acceder a mi petición, pronto se llevo las manos a la prenda para quitarse la prenda como le haba pedido, sin embargo la bruja, que era un tanto especial pensó que era mejor que nos sacar de allí a lomos de su Pegaso, miré al animal y coincidía en que este no se dejaba tocar por la bruja, la cual amenazo al animal con meterlo en una cazuela y cocinarlo, eso me hizo soltar un suspiro.

No paso mucho rato hasta que la peli-morada soltó un grito acercándose a donde habían unas setas un tanto extrañas, parecía que las hubiese estado buscando un tanto desesperada y el hecho de encontrarlas había hecho que se emocionase de sobremanera, soltando aquel grito, alguien que fuese un poco nervioso posiblemente se habría alarmado de más ante aquello.

Sandeces de niña... – farfullé por la reacción de la bruja.

La idea de montar los tres en el Pegaso, no era mala, sin embargo... eramos tres personas y dos de hechas llevábamos armaduras y cosas pesadas, era difícil que los tres pudiéramos montar sobre el Pegaso sin dificultad, lo más fácil era que ellas dos montasen en el animal alado y saliesen de allí, un Emergente no me alcanzaría si avanzaba a mi ritmo natural, pues andaba bastante rápido.

Otro grito nos alarmó, los emergentes ya hacían acto de presencia en la iglesia, lo que me hizo desenvainar la espada poniéndome en guardia, me acerqué a la bruja y la arrastré a la Pegaso y su jinete, subiéndola sin demasiada dificultad a lomos de la Pegaso, por mi parte yo no podía montar en el Pegaso, aquella tormenta caía con fuerza y dudaba que el Pegaso pudiera cargar con dos armaduras pesadas, tres personas y una lluvia tan fuerte como aquella que teníamos encima.

Largaos – les dije serio – montar los tres es un suicidio, yo puedo escapar a pie... – dije dándole la espalda a los Emergentes y a las chicas, saliendo por uno de los huecos de la pared de la Iglesia.

Generalmente no me importaba lo que podría ocurrirles, pero si la criatura voladora se derrumbaba conmigo encima podía salir bastante mal parado y no tenia intención de que eso ocurriera, así que lo mejor era que ellas escaparan en él y yo a pie. Era lo mas sensato y sobretodo lo más seguro para mi integridad física.

Por otro lado un trueno que cayese a lomos de un Pegaso era mucho mas peligroso que yendo a pié y no, no estaba entre mis planes que me cayese un trueno encima, prefería seguir vivo.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
Espada de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
475


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Los Justos y los Valientes [Privado]

Mensaje por Nocthicula el Dom Ago 20, 2017 12:52 pm

"En el borde entre la vida y la muerte, solo los héroes de verdad serán el escudo".


Sin apenas darme tiempo para poner quejas, el pelirrojo se lanzó hacía a mi para rebatirme la idea y arremeter contra a mí para subirme a ese estúpido animal con alas. Él no quiso montar en el corcel de la jinete, por lo que prefirió hacer de sacrificio ahora que al horda se había agrupado alrededor de la iglesia. No me gustaba esto, nada de nada. No conocía a ese hombre, es verdad, sin embargo había algo de él por lo que me sentía atraída: esa sed de sangre, esos ojos tan fríos como un gran iceberg, ese  temple... todo era tan atrayente en él que me supo hasta mal tener que ser yo la que se fuera. ¿Por qué no podíamos estar los tres? No lo entendía.

Subida en el caballo, agarrándome al cuerpo de aquella alta muchacha de cabellos rubios, me quedé mirando como el pelirrojo nos daba la espalda. Mi corazón latió fuerte, apretando incluso a la chica por la tensión de no poder hacer nada. Me sentía una completa inútil. ¡Incluso me estaba enfadando con mis bebés por lo que estaban haciendo!
Y, antes de partir, no pude evitar estirar mi mano para intentar alcanzarle por última vez y decirle:

¡Oh, heraldo de la muerte, no mueras! ¡Si sobrevives, juro darte la mayor recompensa que un héroe oscuro como vos desearía! —A gritos debido a la distancia de metros que nos separaban, le decía montada en las espaldas de aquel caballo.— ¡Búscame en Nohr, en la plaza del mercado, y te recompensaré! ¡Mi nombre es Nocthicula! ¡No lo olvides, caballero! —Exclamé.

Dando mi último aliento esperanzador, me despedí del caballero pegando mi cabeza sobre la muchacha en busca de algo de calor humano ante ese adios. Puede que algo dentro de mí me dijese que esta sería la última vez que lo viese, sin embargo aun tenía esperanzas en que estuviese equivocada.
Dejando que la dama del caballo dijese lo que tuviese que decir o hiciese lo que tuviera que hacer, guardé mi grimorio así como aquellos hongos que recogí de casualidad. Y, antes de marchar, susurré a la chica:

Llévame a Nohr, mujer. Allí trataré tus heridas y hablaremos. —Le ordené a la pegaso mientras me aferraba a ella, cerrando los ojos para no ver lo que dejábamos atrás. Simplemente me dejé llevar por ella, apoyando mi cabeza en su erguida espalda y sintiendo el calor humano. Sin decir nada más, sentí el viento agitarse bajo de mí. Allí es cuando nuestros caminos se separaban del héroe... ¿O no?

"Solamente los héroes y los valientes son los únicos que serán capaces de defender a la persona que aman hasta el final de sus días. Y esos, mi hija, son los que de verdad merecerán tu amor."
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Maga independiente

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [4]
Tomo de Ruina [2]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
745


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Los Justos y los Valientes [Privado]

Mensaje por Aries Rondo el Dom Ago 20, 2017 2:01 pm

Sabía que, si montaban los tres, no llegarían demasiado lejos. Que sería un peso demasiado grande para Nívea, por fuerte que ésta sea. Aries sólo esperaba que pudieran alejarse lo suficiente de aquel infierno antes de que la pegaso necesitara descansar de su carga. ’Perdóname por hacerte esto…’, pensó, consternada por la forzosa situación. Y es que una deuda era una deuda, y salvar la vida de aquellos extraños no era poca ni prescindible tarea. Era una obligación; su obligación.

Sin embargo, contra todo pronóstico, el hombre de rojos cabellos daría un giro a la situación. Alzó sin esfuerzo a la brujita sobre el lomo del animal, y acto seguido les pidió que se marcharan sin él. Había comprendido el gran peso que los tres supondrían para la pegaso y prefirió escapar por su cuenta, para sorpresa de Aries. Tampoco les dio la oportunidad de rechistar ni de elegir.

-¡Tu nom--! –trató de decir Aries como si su vida dependiera de ello, pero él ya se había marchado, seguro de su propia supervivencia por aquellas tierras de enemigos y penurias. Desapareció con presteza entre paredes destruidas, y ya sólo quedaron las palabras que la maga alzó sobre el viento y la lluvia. Que la esperara, que no olvidara aquel juramento.

Él había elegido su camino. Ellas debían tomar el suyo cuando antes.

-…… ¡Vuela, Nívea! –exclamó entonces la jinete, resignándose ante el sacrificio del guerrero al que ni siquiera había podido dar las gracias. Abrumada por los pasos de cien armaduras, la pegaso emitió un último grito antes de correr hacia la puerta del recinto, bajo esa lluvia oscura y fría que les dio la bienvenida. Desplegó sus grandes alas y alzó el vuelo, y su blanco fue más blanco sobre el gris de la tormenta-. Más alto, Nívea, más alto… La bruma de la lluvia nos ocultará de sus miradas.

Porque miraban. Mirarían todos, apuntarían sus arcos y sus lanzas hacia el firmamento, como quien desea cazar un pájaro. Pero este pájaro voló alto, más allá de la punta de sus armas, hasta que ninguno pudo distinguir apenas su silueta.

-Llévame a Nohr, mujer –dijo la brujita, cuyo nombre había revelado como Nocthicula.

-¿Nohr…? –Aries sonó sorprendida. Aunque no conocía el mundo de primera mano, había estudiado los mapas-. Yo… no puedo hacer eso... Nohr está en un continente lejano –explicó con pesar-. Me dirijo hacia Lycia, al sur. Único reino liberado de Elibe… Quizás allí consigas un transporte para llegar a tu destino. Quizás... -y devolvió la mirada al frente, coloreada por la culpa- ...él también lo haga.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Guardia

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
Sorel
Ethan
Ancelot

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1382


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Los Justos y los Valientes [Privado]

Mensaje por Eliwood el Miér Sep 06, 2017 12:46 am

Tema cerrado. 110G a cada participante.

Draguth ha gastado un uso de su espada de bronce.
Nocthicula ha gastado un uso de su tomo de Ruina.
Aries ha gastado un uso de su lanza de bronce.

Todos obtienen +2 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
605


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Los Justos y los Valientes [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.