Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Campaña de Lib.] Hidromiel y emergidos, mala mezcla [Priv. Brynjar]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de Lib.] Hidromiel y emergidos, mala mezcla [Priv. Brynjar]

Mensaje por Suryha el Dom Ago 13, 2017 8:20 am

La ciudad donde se hacía el hidromiel... Eso sonaba terriblemente tentador y si en aquél preciso instante estuviese acompañando a Bryn a pesar del frío horrible propio de aquél lugar... Lo hacía solo por el hidromiel... El maldito Jarl sabía como convencerlo, aunque probablemente tampoco fuese tan complicado. Miró hacia delante, hacia la blanca figura de su acompañante que casi se mimetizaba perfectamente en el ambiente. Pues a pesar de que las cortezas mantenían su suave color marrón, la pequeña capa de hielo que lo cubría todo, hacía que casi pareciese blanco. Blanco, blanco, blanco, blanco. ¡Por todo lados solo el blanco existía! Un país blanco, congelado. Se preguntó entonces si tuviesen que elegir los primeros colores, seguramente el blanco habría sido el primero. Un reino blanco ¿Significaba eso que Mitgard era una de las primeras creaciones? Entrecerró sus ojos en cuanto miró hacia arriba, hacia el cielo, él también blanco. Siempre lo había pensado, pero la falta de color le molestaba.

Oye, Bry... –Cuando se dispuso a hablar, bajó su mirada hacia el otro. Se topó con las ramas blancas, con los troncos con una capa de hielo cubriéndolos, con el cielo blanco, con el suelo y la figura de su amigo: blancos. pero lo que le impidió hablar no fue el blanco, sino una estúpida rama, cubierta por una fría capa de nieve. Tropezó y  su cuerpo, más pesado por la gruesa y blanca capa, cayó al suelo, de cara en la nieve y cualquier rastro de sueño o de tibia calidez desapareció al instante. Se incorporó de golpe, permaneciendo sentado aún así y usando la parte interna de su capa, pues la externa estaba cubierta de nieve al igual que sus frías manos, limpió su rostro– ¡Que frío! –Se quejó, bajando sus manos junto a la capa y, observando fijamente al Jarl dibujó un puchero cómico a pesar de que en realidad estaba de todo menos divertido– La próxima vez, no iré ni por el hidromiel... –Musitó en bajo, casi más para si mismo.

Bueno, bueno, bueno. Quizás hubiesen seres repugnantes por esos lugares, vale, pero eso no cambiaba que hiciese frío, oh, no. Entonces, tras su queja se volvió a incorporar, limpiando su capa de la nieve que podría haber quedado pegada y que, antes o después se volvería agua. Pero cuando subió la capucha y la nieve que se había colado en ella cayó por su cuello que no estaba cubierto, un escalofrío le hizo temblar y nuevamente una mueca se reflejó entre las sombras de la capucha– Maldigo la nieve... ¿Cómo la soportas? –Pasando la mano por su cuello volvió a avanzar hacia el frente, en dirección al otro con un suspiro de casi frustración. Quería sentarse delante de una chimenea y no hacer nada por horas. Ya a su lado, volvió a parar, por enésima vez y cerró sus ojos, visiblemente molesto– Están por los alrededores, se están acercando... –Advirtió. Lo sentía, como un miasma apoderándose del frío aire, un miasma que, a pesar de que le desagradaba, al mismo tiempo se le hacía vagamente nostálgico sin siquiera darse cuenta.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Manakete

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [1]
Vulnerary [4]
Dragonstone [3]
.
.
.

Support :
Brynjar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1282


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Lib.] Hidromiel y emergidos, mala mezcla [Priv. Brynjar]

Mensaje por Brynjar el Lun Ago 28, 2017 4:49 pm

Sus pasos se detuvieron junto a la imponente figura de uno de los grandes pinos que dominaban esas zonas de la isla, haciéndole rivalidad al frío con su resistencia. Su mano, enguatada en un grueso guante de cuero oscuro, se posó sobre la burda corteza y, sintiendo su firmeza, se apoyó un tanto sobre ella mientras dirigía su mirada al frente, la cual estaba atenta al más mínimo movimiento. Aún quedaba un poco más hasta comenzar a ver el verdadero sendero que dirigía hacia la aldea que pretendían visitar y, de alguna manera intuía que el aún no haberse encontrado nada por el camino era signo de que no podía bajar la guardia en ningún momento. Ya que... los avisos eran claros: El bosque cada vez era más peligroso, y no precisamente por las alimañas que pudieran recorrerlo, no.

Era por aquella invasión que parecía realizarse en toda la isla sin control alguno. Y que encima los estandartes que portaban fueran claros signos de aquel gran continente que se situaba a la derecha de Nitfheim no ayudaba mucho a que la situación se calmara en aquellas tierras heladas... La sangre de los norteños gritaban por venganza y orgullo, y no dudaba en mencionarlo en cada conversación dirigida a la guerra, en cada reunión del Ragnvadr, en cada nuevo ataque que podía dejar una alma menos en Mitgard... Era una situación difícil.

Por eso, él mismo había decidido salir, por su cuenta, y comenzar a buscar signos del porqué de aquello. A pesar de tener dispersas las tropas para que abarcaran el mayor terreno posible en la helada isla, no era suficiente para mantener aislado a todo el mundo de aquel peligro y, además, permitirse el investigar al respecto. Y por supuesto, Brynjar sería el último que pudiera querer mantenerse parado en aquella situación.

Porque él amaba su tierra, realmente quería conservar aquellas tierras limpias y puras como la nieve que las bañaba como un suave manto. Amaba a sus gentes, tal y como eran: con su fuerza y fiereza, con su pasión por sus raíces y el sentimiento de 'familia' que los arropaba. Capaces de todo, entregados... Simplemente no podía permitirse quedarse acomodado mientras sabía que un riesgo real, prácticamente palpable, comenzaba a invadir sin control su patria.

Pero aun así, el hilo de sus pensamientos y de aquello que lo mantenía concentrado se rompió ante aquellas palabras que fueron cortadas por el suave crujir de la nieve al ser aplastada. Giró, sintiendo como parte de la nieve que estaba situada sobre las ramas bajas del pino caían en un leve ataque sobre su hombro, el cual lo tapaba una densa capa blanca que ayudaba a cortar el frío viento de esas tierras. - Ten cuidado donde pisas. La nieve es una buena aliada de las trampas del suelo, ya que las tapa a la perfección - Y mientras retiraba en un simple gesto aquella nieve situada sobre su hombro, volvió a mirar al frente. Total, un tropiezo en medio de la nieve no le haría nada a aquel chico. Incluso, lograría despejarlo un poco, cosa que no le vendría mal, ya puestos a reflexionar sobre el asunto...

Y ante esa pregunta que le había realizado, sonrió levemente de lado, también ladeando un tanto su rostro y haciendo que los ondulados cabellos que no lograba amarrar la larga trenza se balancearan suavemente junto a los sutiles destellos que reflectaban por los posible ligeros copos de nieve que hubiera sobre ellos. - Nací acompañado de ella, me crié con ella y... no tiene pinta de que vaya a abandonarme ahora - Respondió a aquello. Sí... toleraba la nieve porque, era lo único que había conocido. - Pero si quieres puedes dar media vuelta - Le sugirió como si fuera una buena idea, aunque estaba claro que no lo era por un simple motivo: ya habían realizado un largo trayecto. Volver no haría más que hacer que todo fuera en vano: - Ah, y por supuesto, yo seguiré adelante - Segundo motivo que darle para que siguiera adelante.

El aviso, a pesar de todo, sí le hizo alamarse y volver a dirigir su mirada rápidamente al frente, entrecerrando sus ojos para favorecer a los claros iris de un tono verdoso a que vislumbraran mejor el terreno que no le ayudaba a ver mejor por el reflejo de la luz sobre la nieve. Pero una cosa era ya segura: los habían encontrado... - Vamos... Se suele decir que la mejor defensa es un buen ataque... - Y con un gesto de su mano, le instó a seguir adelante. Por que antes de permitir que se acercaran más a la aldea, se aseguraría de acabar con ellos allí mismo. En medio de la nieve...
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Lord

Cargo :
Jarl de Mitgard

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
Suryha

Especialización :

Experiencia :

Gold :
928


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Lib.] Hidromiel y emergidos, mala mezcla [Priv. Brynjar]

Mensaje por Suryha el Mar Ago 29, 2017 11:50 am

¿Trampas en el suelo? –Repitió  con genuina curiosidad. Trampas en el suelo... Trampas en el suelo...– ¿Qué tipo de trampas? –Preguntó directamente– Espero que no sean trampas para dragones –Realmente estaba aburrido, solo déjenle ser. Siguió avanzando, siguiendo al otro aunque un poco más atrás. Él, a diferencia de Brynjar, no estaba tan acostumbrado en la nieve como uno podía creer. Había sido prácticamente encerrado apenas tocó el ducado y solo hacía dos años había vuelto a vagar libremente.

Si en aquél entonces había sido fácil, una cruel traición, ahora sería prácticamente imposible volver a ponerle una mano encima y encerrarle, por ejemplo. Sentía la dragonstone sobre su piel y como siempre, le volvió a infundir cierta calma. Con esa piedra era poderoso, lo suficiente como para aniquilar aquella dragona de ser necesario. De hecho... ¿Qué tal si llevaba una de esas trampas y las ponía en su habitación? Escucharla gritar, en media noche, debía de ser altamente agradable. Pero no dijo nada, no era como si quisiera ser reprochado en ese preciso instante por el Jarl de Mitgard. Después de todo, aunque él odiara a la dragona, era madre biológica de ese branded. La suya pero no, de hecho, si podía llamarla de alguna forma, sería tutora... O algo así.

Yo no. ¿Acercamos el sol? –Estúpida. Imposible. No había forma. Pero igual lo propuso, como si nada. Estaba loco– Imagínate Mitgard llena de hierba y flores ~ Que bonita ~ ♥ –Canturreó con dulzura. Cerró sus ojos y balanceó un poco su cabeza a un costado y otro– ¿Eh? –Paró de golpe, parpadeando. ¿Volver? ¿Lo decía en serio?– ¡No! Ya estamos a medio camino, que tortura volver ahora –Volvió a correr hacia él, parando de nuevo solo detrás de unos pasos. Además, había ido para estar con él, ese era un hecho. Estaba aburrido de quedarse en el castillo y si Bryn salía, él también salía, era una lógica simple y efectiva. Miró a su alrededor, hacia un lado y seguidamente hacia otro. Árboles, árboles y más árboles. Ese lugar estaba lleno de blanco y árboles. Que aburrido... Aunque los árboles le gustaban, ese también era un hecho.

Entonces, paró de golpe, permaneció en silencio, sin moverse por varios segundos. Entonces, como si algo hubiese llamado su atención, giró su cabeza hacia la derecha y miró a la oscuridad que entre los árboles se formaba. Eso era... Sin previo aviso, sin decir nada a su medio hermano a quién estaba siguiendo. Apoyó una mano en un enorme tronco y tras dirigir una última mirada hacia el frente, se despegó y avanzó, intrigado. De todas formas, encontraría como volver aunque llegara a perderse entre árboles. Siempre podía transformarse en dragón y volver volando al castillo, o en su defecto encontrar al otro.

Tras unos segundos caminando, encontró finalmente aquello que había parecido oír; un pequeño y fiero gruñido. Miró a un lado y otro... Ese lugar... Frunció el ceño. Ahí, en medio de un pequeño claro, dos pequeños osos polares estaban gruñendo sin temor aparente a uno de aquellos seres oscuros que últimamente estaban causándoles problemas. Chasqueó su lengua, se agachó y formó una pelota de nieve, seguidamente y con fuerza, se la tiró hacia el oscuro caballero  de ojos rojos y espada sucia. La blanca pelota golpeó el oscuro ser– ¡Deja, en paz, a mis osos! –Le amenazó. Hablándole a partes, como si no fuese a entenderlo sino y haciendo especial énfasis en el "mis". El de negro volteó en un desagradable movimiento y ahora, extendió su espada hacia el supuesto dragón.

¡Perfecto! ~
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Manakete

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [1]
Vulnerary [4]
Dragonstone [3]
.
.
.

Support :
Brynjar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1282


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Lib.] Hidromiel y emergidos, mala mezcla [Priv. Brynjar]

Mensaje por Brynjar el Dom Sep 03, 2017 12:59 pm

Claro, el escucharle decir el golpe esas tonterías sobre trampas hizo que acabara sonriendo levemente. Bueno... su expresión no iba referida a trampas literales. Mucho menos trampas para dragones... Aunque bueno, ya intuía que esas palabras cero seriedad habría en ellas por parte del laguz. Aun así... - Bueno, me refería a trampas más naturales como las raíces de los propios árboles y con lo que, probablemente, sea con lo que te hayas topado - Admitió al poco mientras sus hombros se encogían suavemente, haciendo que la pesada capa que ayudaba a combatir la silenciosa batalla contra el frío ondeara suavemente antes de quedar de nuevo quieta, a pesar de que su brazo se encontraba flexionado, con su mano atentamente cubierta por unos claros guantes de ante posada parcialmente sobre la empuñadura de su espada, ya dispuesto a actuar en caso de ser necesario a pesar de que su apariencia diera lugar a mantenerse calmado. Calmado como el propio ambiente del bosque en ese momento.

Y aunque el silencio llegó por parte de su compañero tras decir esas absurdeces sobre llenar el mundo de luz y color con flores y hierba, realmente siguió avanzando a paso lento pero seguro, con cuidado de hacer el menor ruido e impacto contra la superficie nevada del suelo. Hasta que... Oh, claro, hasta que se dio cuenta de que no estaba siendo seguido. Parpadeó en cuanto fue consciente de ese detalle y se irguió más, intentando ver algo en medio de aquel panorama blanco. Oh... ¿en serio?

- Su... - Fue a llamarle, pero realmente no tuvo ocasión a hacerlo, ya que a su lateral izquierdo escuchó un claro sonido abundante en los bosques de Mitgard: la nieve crujiendo bruscamente. Y, otro sonido seguido de aquel, no tan usual pero ya a esas alturas reconocible, le hizo percatarse de la importancia de ese detalle: sonido de metal. Estaban allí... Avanzó un poco más rápido y, tras un par de gruesos troncos de árboles, pudo ver la figura de uno de aquellos soldados de aspecto grisáceo que parecía observar unas pisadas, como si pretendiera rastrearlas. Y allí fue cuando el Jarl no dudó en sus acciones y, en un rápido gesto desenvainó su espada para atacar con el pomo de la misma la zona baja de la espalda de aquel emergido que, con un gruñido y por la inercia se retorció, arqueando su columna y que favoreció la postura para que, con un hábil movimiento de la espada en manos del albino, cortara limpiamente el cuello de aquel soldado gris al no topar el filo con las vértebras, si no entre ellas.

Un sordo sonido al caer la cabeza en la nieve fue el único sonido delatador del resultado de la pelea, seguido pocos instantes después de la sangre al salir a presión del cuerpo decapitado que, no tardó en seguir el mismo sino que la cabeza y caer al suelo sin remedio, enturbiando la pureza de la nieve con el cálido líquido rojizo, el cual emanaba vaho abundantemente por el contraste de temperatura y no tardando en solidificarse sobre la nieve hasta quedar completamente privada del intenso rojo. Y el marcado, a su vez, desvió su mirada mientras sacudía a un lado la espada para limpiarla del posible exceso de sangre que pudiera haber en su filo. Por allí... ¿Había escuchado un " ... en paz..." o era cosa suya?

Giró de golpe, sin preocuparse de que el final de la impoluta capa quedara marcado con la sangre que aún salía del cadáver y que no había logrado congelarse, comenzó a avanzar tan rápido le permitió el suelo para toparse de golpe con una escena que nada tenía que ver con la esperada: dos oseznos gruñendo y un soldado con la cabeza y hombros llenos de nieve y, más allá, a su compañero amenazando como si nada al emergido.

De verdad... - ¡Tú! - Buscando llamar la atención del emergido, y teniendo parte de su ropa sucia de la sangre de la anterior víctima, se acercó para poder establecer contacto directo contra el soldado al lanzar un ataque directo contra su costado derecho, sosteniendo con su mano derecha el arma que dirigía su ataque mas manteniendo su izquierda libre y dispuesta a desviar algún posible ataque contra su persona.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Lord

Cargo :
Jarl de Mitgard

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
Suryha

Especialización :

Experiencia :

Gold :
928


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Lib.] Hidromiel y emergidos, mala mezcla [Priv. Brynjar]

Mensaje por Suryha el Dom Sep 03, 2017 3:56 pm

Y como siempre, Brynjar estaba ahí para salvar la situación. A veces se sorprendía un poco ¿será que ese hombre tenía una impresionante habilidad por meterse en problemas? ¿O una espléndida habilidad de sacar a los demás de ellos? Porque... Siempre aparecía en el momento indicado, no como si no hubiese podido atacar al emergido usando la nieve, que para algo debía de servir al fin y al cabo– ¡Sincronización perfecto, Bryn! –Le alabó, tirando la última bola de nieve que impactó directamente con el hombro del Jarl... Ups ~ Error de puntería ~ Aprovechando que el albino estaba combatiendo contra su enemigo inicial, avanzó a grandes pasos hacia los oseznos gruñendo, agachándose a su lado para instarles a que se fueran. Un gruñido mayor se escuchó más allá del claro y los dos no tardaron en dar media vuelta y salir corriendo.

Suryha entonces se levantó, orgulloso, vencedor y observó como el tambaleante emergido, enemigo de su supuesto hermanastro estaba tambaleando por culpa del golpe recibido y como, no demasiado después, otro emergido apareció de entre los árboles, cargando como el otro con una espada oxidada. ¿Pero qué? Chasqueó su lengua, retrocediendo solo para poder agacharse y tomar un robusto palo que encontró a un lado del árbol, probablemente caído en algún momento por culpa de la nieve de los últimos días– ¡Bien! ¡Bestia abominable, aquí me tienes! –Sonrió de lado cuando la atención del susodicho se fijó en él y, sujetando el palo como si de una letal espada se tratara, arremató contra el ser de ojos rojos con bastón en mano. A pesar de que el otro blandió en su contra su espada, Suryha logró evadirla, moviéndose rápido hacia un lado y aprovechando el ataque fallido del emergido para golpearle él ahora. Armado con palo le propinó un fuerte golpe en su acorazada cabeza. Estúpidos metales que no permitía a uno golpearse la cabeza.

Escuchó el resonar propio de un metal golpeado y aunque el emergido pareció descolocado por un instante, poco después rugió de nuevo– ¡Ah! ¡Te aprovechas de que no esté en una forma de dragón! –Era un golpe bajo ¿qué orgullo había en luchar así?– ¡Brynjar! Conocí ramos mucho más útiles que estos –Tiró el palo, reprochando al otro como si fuese el culpable de que el palo no sirviera y no el casco demasiado duro del emergido. Lo tiró al suelo en un gesto de desprecio mientras retrocedía unos pasos. El emergido a quién había golpeado, ya recuperado, volvió a avanzar hacia él, como queriendo vengarse por haber sido golpeado de aquella forma por un insulso ramo. Aunque se decía que no había que subestimar la fuerza de la naturaleza, a Suryha realmente le importó poco, retrocedió lento hasta que se cansó y miró de forma poco cortés al emergido– Acosador –Recriminó. Avanzó un paso y pegó una patada entre las piernas al emergido.

¿Quizás le doliera como a cualquier persona normal lo haría? Ciertamente ver ese extraño brillo en los ojos del sucio ser causó que sonriera más marcado, casi cruel. ¿Qué mas daba que había hecho algo poco deportivo? Como atacar por la espalda, eso era un insulto para los honrados; lástima que Suryha no lo fuese– Retuercete en tu tumba –Musitó, casi escupiendo veneno por lo bajo y el tono en que lo hizo. Dio media vuelta y, sin tener en cuenta si el emergido volvía a moverse hacia él o no, apresuró el paso hacia Brynjar– Ya, ya ~ Ocúpate de él, me divertí bastante ~ –Pegando los últimos pasos, se situó detrás del branded, quieto, mientras el suave viento balanceaba sus ropajes, ondeando su dorado cabello y su blanca capa. Estaba relajado, a pesar de tener un emergido ante él, un posible pelotón escondido quién sabe donde en el bosque, esperando el lugar y el momento perfecto para atacarlos y terminar con ellos como terminaban con cualquier cosa.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Manakete

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [1]
Vulnerary [4]
Dragonstone [3]
.
.
.

Support :
Brynjar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1282


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Lib.] Hidromiel y emergidos, mala mezcla [Priv. Brynjar]

Mensaje por Brynjar el Dom Sep 03, 2017 6:02 pm

No respondió nada a aquella especie de halago por parte de ese chico, ya que no era ni el momento ni había suficientes motivos para decir a algo, a pesar de que sí se puso escuchar por encima del bramido del emergido el chasqueo de su lengua cuando aquella pelota de nieve impactó contra su hombro. De verdad... ya eran ganas de distraerle. ¡Ni que le estuviera poniendo a prueba! A pesar que, estaba seguro que lo que menos le podría llegar a importar a aquel laguz de claros cabellos dorados era precisamente una cosa tan estúpida como una prueba... O sí, ya visto lo visto y que lo que le había movido a llegar hasta allí era lanzarle proyectiles nevados a un emergido...

Sintió la vibración sobre su espada al impactar contra el costado parcialmente protegido de aquel soldado de apariencia grisácea y brillantes orbes rojizos y como algún que otro crujido resonaba. Y obviando las idioteces que aquel chico estaba diciendo mientras parecía arreglarselas, fue que entrecerró su mirada, concentrado en su propia batalla mientras le propinaba una patada en el pecho al emergido que, con un jadeo, se echó para atrás aguantando a duras penas el equilibrio y haciendo que el filo de la espada del Jarl quedara de nuevo libre a sus acciones.

- Oh venga ya... ¡Conocí brazos más útiles que los tuyos, Suryha! - Le soltó de vuelta al escuchar ese reprocho y, pudiendo captar con su mirada cómo aquel emergido parecía dispuesto a obviar sus heridas y volver a avanzar al frente. Lo cual el marcado aprovechó para lanzarse al frente y, con el impulso ganado con el movimiento de su brazo, realizar un corte descendente en el pecho de aquella figura, lo suficiente fuerte para poder comprimir contra el pecho la armadura que portaba en una presión constante antes de, tras dar media vuelta para recuperar el eje de su equilibrio y poder impulsarse, traspasar de un lado a otro el alto abdomen del emergido, sintiendo como la punta de la espada creaba resistencia contra el duro metal pero después cruzaba el cuerpo como si de mantequilla se tratase hasta que topó contra la parte, de nuevo dura, de la armadura de la espalda.

Frunció un tanto su ceño y haciendo más impulso contra el suelo con sus pies, asegurándose de no resbalar en la nieve, retiró escasos centímetros el arma del interior del toráx del emergido pero solo para asegurarse de que la punta del mismo ascendería más dentro, creando mayor daño letal y escuchando las agónicas toses del soldado que, echando sangre por la boca, intentaba respirar sin resultado debido al colapso de uno de los pulmones dañados y que era una esponja de sangre en ese momento.

Conforme, retiró de un fuerte gesto la espada del cuerpo que ya era más cadáver que un soldado, y se irguió para quedar completamente recto, ignorando las pequeñas gotas de sangre que surcaban su mejillas por culpa de la violenta tos del que había sido su enemigo y ahora solo era carroña en medio de la nieve, y desvió su mirada hacia la figura del otro emergido que, por un motivo u otro, parecía algo incómodo. Cosa que le sorprendió, para qué mentir. - ¿Qué hiciste con él? - Inquirió, casi ingenuamente tras escuchar las sardónicas palabras por parte de Suryha pero sin quitar su vista del enemigo que tenía cerca, a punto de atacar y haciendo que en los verdosos orbes del marcado resplandeciera un fiero brillo mientras se tornaba la mirada afilada, tanto como el propio filo de su espada.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Lord

Cargo :
Jarl de Mitgard

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
Suryha

Especialización :

Experiencia :

Gold :
928


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Lib.] Hidromiel y emergidos, mala mezcla [Priv. Brynjar]

Mensaje por Suryha el Mar Sep 05, 2017 6:45 pm

¿Q-Qué? –Volteó hacia él, cruzándose de brazos con un puchero al escucharle– ¡Claramente! Quiero decir, –Pisó con fuerza el suelo, levantó la barbilla en un gesto de orgullo– que mi especialidad es aplastarlos. Pero no en esta forma humana –Pero le agradaba, debía admitirlo, su forma humana era agradable para él, aunque muy humana tampoco era, solo había que ver esas orejas suyas, puntiagudas, totalmente diferentes a las de los seres humanos usuales. Pero tampoco tenía una marca de dragón, era diferente a ellos, pero parecido, era un ser extraño, que siquiera conocía sus propios orígenes.

Pero como siempre, eso a él no le resultaba una molestia, para nada. No le interesaba, estaba ahí solo para asegurarse que Brynjar no corriera peligro, aunque al final era él quién terminaba, al menos a veces, sacado de los apuros. Como hacía un rato: no se veía matando a un emergido a base de balazos, aunque quizás, con un poco de suerte de su lado, el de ojos oscuros tropezaría con una rama y sería enterrado en la nieve. Lástima, pues su suciedad arruinaría el blanco. Tampoco se movió al ver el cuerpo inerte de uno de ellos en el suelo, manchando la nieve de rojo. En un morboso deseo, había querido estar presente cuando exhalaba su último suspiro. Dirigió sus ojos hacia Brynjar ¿Se estaría divirtiendo destruyendo a su enemigo como él molestándolos? Quizás se lo pensaría dos veces antes de transformarse y con ello quitarle la diversión.

¿Hum? ¿Yo? ¿Por qué? –Miró al emergido. ¿Estaba algo incómodo o era cosa suya?– ¡Ah! Creo que... Acabo de impedirle posibles descendencias. ¿Habré sido demasiado cruel? –Se cruzó de brazos, a pocos pasos de Brynjar, a un lado, sin estar al frente, en mira del emergido, pero tampoco escondido detrás del otro, quería ver que era lo que terminaría por suceder, quería verlo morir. Uno de sus dedos terminó cerca de su labio, sin cambiar aquella casi pensativa pose suya. Casi en un subseguir, su atención pasó a los árboles y el ruido de metal (probablemente de las armaduras al caminar) y de la nieve crujir se hizo presente– Tenemos más visitas, Bryn. –Señaló lo obvio. Pero no se movió. Bien ¿Qué arma podría usar ahora de todas formas? ¿Quizás una espada? Oh...

Retrocedió unos pasos, agachándose junto al cuerpo inerte del soldado enemigo a un lado y, con absoluta calma y tranquilidad, tomó prestada la espada del susodicho– ¡Uau~! Esta cosa es bastante pesada ¿Eh? Los palos eran más simples. Pero no sirven –Aún así la usó, supo como sujetarla, como si su mismo cuerpo recordara algo que hacía mucho tiempo atrás, en algún momento, había aprendido. Cuando uno de los emergidos corrió hacia él, logró parar el golpe que dirigió con otra espada, parecida a aquella misma. Esbozó una retorcida sonrisa y, al tener las manos ocupadas, se decantó por levantar una de sus piernas y darle un fuerte empujón en la parte baja del estómago del oscuro. Moviéndose hacia atrás, rompiendo todo contacto con la espada del otro, eventualmente terminó perdiendo el equilibrio y caer al suelo por gusto del manakete.

¡Ah~! Estoy cansado de jugar... –Como aquél que se acababa de aburrir de algo, levantó la espada por encima de la cabeza del ser de piel grisácea y armadura oscura, finalmente la dejó caer, rápido, en un parpadear, hacia abajo, sin darle tiempo al otro de levantarse. Traspasó la parte más baja de la cabeza, cerca del cuello, donde el casco no llegaba a cubrir correctamente, directamente, limpiamente. No se movió siquiera cuando comenzó a removerse en espasmos y  finalmente permanecer quieto, inerte en medio de una mancha roja que se extendía en la nieve. Suryha, soltó la espada y miró al frente, sonriente. Pero no hizo nada mas, solo retrocedió unos pasos y fingió limpiar sus manos. Ante él, la espada simulando una cruz seguía clavada en la cabeza de su enemigo.

¿Esa era justicia?
No, claro que no.


Ese era antojo.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Manakete

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [1]
Vulnerary [4]
Dragonstone [3]
.
.
.

Support :
Brynjar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1282


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Lib.] Hidromiel y emergidos, mala mezcla [Priv. Brynjar]

Mensaje por Brynjar el Sáb Sep 09, 2017 4:25 pm

Ante la respuesta realizada a su cuestión, no tardó demasiado en unir las ideas y hacer que su mirada rodara unos instantes con resignación antes de detener el ataque que aquel soldado pateado en su partes se había atrevido a lanzar de una vez: Alzó su mano, aquella que mantenía bien sujeta su arma para detener con el filo de la misma el fiero ataque de la espada del emergido que, con un gruñido intentó empujarle, instándole a retroceder. Y lo logró, logró que el Jarl retrocediera un par de pasos con una mueca de disgusto, frunciendo suavemente su ceño y realizando más fuerza para evitar perder la compostura en aquel momento. Pero también, aprovechó la ocasión al ver que aquel grisáceo ser seguía empeñado en hostigarle a retroceder y, retrocedió pero hacia a un lado, realizando una finta que le permitió, tras girar, golpear con fuerza la espalda de aquel soldado de ojos rojos y mandarlo directo a la nieve de boca por el impacto. No estaba muerto... pero al menos, se lo había quitado de encima.

Su rostro se alzó, clavando su mirada en los recién llegados que, atraídos como carroñeros a un cadáver, se acercaban como si hubieran olido la carroña a distancia. Y a su vez, fue capaz también de ver cómo el de dorados cabellos se atrevía a tomar en sus manos la espada perteneciente al emergido que sólo era una amalgama de armadura y sangre en la mancillada nieve. Pero, desprevenido, dio un respingo cuando sintió algo aferrarse a su tobillo. Y prácticamente por inercia le propinó una fuerte patada a aquello que fuera que estaba apretando con insistencia su tobillo, escuchando posteriormente un crujido que no sonaba a algo sano y, fue capaz de percibir como un brazo en una posición anormal por el codo estaba aferrado a su pierna y, con ello, también escuchó un bramido por parte del emergido que estaba tirado en la nieve, aún vivo.

- ...tsk... Sabandija... - Gruñó para sí mismo con una mueca y, de un sencillo pero efectivo gesto rebanó aquel brazo por la articulación desencajada del codo, siendo un corte limpio y del que manó al instante sangre que bañó por completo sus piernas y la parte inferior de su capa, dejando un dibujo abstracto y grotesco sobre la tela y el metal de la armadura. Dio un par de pasos atrás y sintió como la presión contra su tobillo descendía hasta ser indetectable. Mientras, aquel soldado grisáceo se retorcía mientras la sangre emanaba de la mutilación y creaba una amplia nube de vaho que ascendía en contacto con el frío clima y la nieve eterna de aquellas tierras. De verdad... - Os merecéis todos vosotros una 'Águila de Sangre'... - Pensó para sí mismo en voz alta antes de, sin mostrar compasión, inclinarse para quitar el casco de la cabeza del emergido y aferrarle del pelo para poder degollarle, con su rostro siendo una máscara fría, tanto como el mismo clima que los acompañaba.

Soltó la cabeza mientras escuchaba los gorgoteos del cuerpo que se comenzaba a ahogar con su propia sangre y se desangraba y se apartó de allí, viendo la grotesca escena de la espada clavada en el cráneo del cadáver, una clara escena de una guerra, y poco después su mirada se clavó en la figura del laguz, completamente impasible a aquello. Entrecerró los verdosos orbes que poseía el albino pero, no tardó en moverse y atrapar el antebrazo de su compañero con su mano para tirar un poco de él. - Retrocedamos... éste no es un buen sitio para pelear. Ni para ti, ni para mi - Y sin una explicación más, comenzó a caminar, esquivando los cuerpos inertes y volviendo por donde él había realizado el camino hasta esa zona.

No tardaron en ver el cuerpo tirado y decapitado con la cabeza a escasos pasos de donde se encontraba dicho cuerpo que el marcado se había encargado personalmente de separar y, de fondo, los pasos y el entrechocar del metal seguía vigente, acercándose. Pero lo que buscaba Brynjar era obvio: un espacio entre los árboles suficientemente grande para permitirles mejor movilidad, y de paso, para que aquel chico fuera capaz de transformarse.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Lord

Cargo :
Jarl de Mitgard

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
Suryha

Especialización :

Experiencia :

Gold :
928


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Lib.] Hidromiel y emergidos, mala mezcla [Priv. Brynjar]

Mensaje por Suryha el Sáb Sep 09, 2017 5:28 pm

Frunció el ceño ¿Qué era ese desagradable sonido de huesos romperse? Si no fuese porque sabía a ciencia cierta que Brynjar estaba bien, se habría volteado para ver. Pero, demostrando que tenía razón el Jarl tiró de su antebrazo, haciéndole mover de la escena que había recreado: la espada clavada en el cráneo del emergido y de la sangre manchando la impoluta nieve. No esta del todo seguro de si eso le agradaba o no; prefería sin duda alguna ver algo más a parte del blanco usual, pero, no era el rojo lo que realmente le agradaba. Giró hacia Brynjar, caminando a su ritmo hasta ser soltado y en cuanto fijó en el suelo su atención, esquivando el cuerpo del emergido, frunció el ceño– Que poco lindo, Bryn. Yo no limpiaré sus miembros cortados... –Una cosa era tomar un cuerpo; otra quedarse a recoger las extremidades de uno porque al otro le había dado por cortárselas.

Por cierto, ¿qué... –Calló de golpe, una silueta en el suelo clamó por atención; atención que Suryha ofreció sin pensárselo dos veces. Esta vez frunció sus labios en una mueca hasta cómica. ¿Un decapitado? ¿En serio?– ¿Es más fácil cortar partes que matarlos directamente? –Inquirió con genuina curiosidad. Porque era cierto que en forma de dragón morder y aplastar eran cosas simples; pero para un cuerpo humano... Él ya se había cansado solo de matar a uno ¿qué decir de ir decapitando cabezas y cortar brazos? Hasta cierto punto le daba pena eso, curioso– ¿Qué tal si empalamos una cabeza de emergido y la ponemos en medio del campo para que sus amigos la vean y entiendan qué les pasará si se acercan? –Apresuró sus pasos para quedar detrás del Jarl, completamente despreocupado a pesar de que probablemente estuviesen siendo seguidos por los oscuros seres de ojos rojos. Los sentía, olía su pudor, sentía su oscuridad expandirse.

¡Oh! ¿Qué es una 'Águila de Sangre'? –Preguntó, quizás inocente al respecto. Sus dorados ojos parpadearon y era que... En todos esos cortos años pasados en libertad, nunca había escuchado de eso. Pero supuso que sería normal que Brynjar supiese más de las tierras en las que creció que él, pues pasó el último medio siglo en una prisión de piedra, incapaz de ver el sol. Giró su mirada hacia el frente, mirando entre las ramas que cubrían el camino. Cuando finalmente dio del claro que al frente se expandía, ensanchó su sonrisa y corrió en dirección sin esperar al otro– ¡Mira esto, Brynjar! –Levantó la voz, sin caer en la cuenta que sus gritos también podían alertar al enemigo. Pero, era un lugar lo suficientemente grande como para poder transformarse y poder manejar mejor a los tercos emergidos. Parando en el centro, se cruzó de brazos por debajo de la pesada capa, cerrando sus ojos pensativo– ¿Debería de echarte una mano ahora?... ¿O un ala? –Le miró, abriendo sus ojos. Claramente lo haría, pero, eso no iba a impedir que lo preguntara igual.

De todas formas. ¿Por qué lo había matado, a ese emergido? No recordaba que los rebeldes dirigidos por Elián fuesen asesinos, no recordaba desear matar a alguien más a parte de Freyia, pero lo había hecho ¿Cierto? Sin motivo, había traspasado el cráneo de aquél emergido y se había sentido satisfecho al hacerlo. Como si su cuerpo recordara como moverse, como si su sangre recordara lo que era ser removida por la adrenalina, como si su propia alma resonara ante la idea de acabar con vidas, aunque no tuviese un motivo para ello. Volvió a ser consciente de la dragonstone apoyada contra su pecho y elevó su mano a ella– Me debes hidromiel –Pronunció de golpe, nada que ver con lo que estaba pensando. Retiró el colgante de su cuello y el tintineo de la campanilla en su base resonó segundos antes de que las armas enemigas y sus fuertes pasos se hicieran escuchar.

Estaban rodeados...
¡Perfecto!
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Manakete

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [1]
Vulnerary [4]
Dragonstone [3]
.
.
.

Support :
Brynjar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1282


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Lib.] Hidromiel y emergidos, mala mezcla [Priv. Brynjar]

Mensaje por Brynjar el Sáb Sep 09, 2017 7:22 pm

- Nunca dije que fuera a hacer algo lindo - Contestó a aquella especie de queja por parte del laguz de clara cabellera mientras le instaba a avanzar. Claro, en una guerra no había lugar para cosas lindas, sólo habían dos claros objetivos: atacar y no ser matado. Era parte de su deber, se había criado como un soldado más, a pesar de su futuro acabó siendo uno más pesado. Con una carga aún mayor, pero que llevaba sobre sus hombros con orgullo y honor, sin importarle el sacrificio que pudiera suponer en su alma y cuerpo. Sin importarle tener que usar su espada para mantener su pueblo libre de cualquier amenaza posible. Aun si eso conllevaba que él acabara herido o muerto en el proceso. ¿Con qué cara miraría a sus gentes si simplemente huyera y se recluyera en el castillo? No podía hacer eso. No quería hacerlo.

Ni se inmutó ante aquel cuerpo decapitado con el que se toparon. De hecho, siquiera le dirigió la mirada, como si realmente aquello fuera parte del ambiente, de la escena de nieve y árboles que era la de aquella zona. Y de hecho, la pregunta por parte de Suryha llegó a hacerle preguntarse si era o no más fácil realmente mutilar. Bueno... - A veces la manera más efectiva de vencer a un enemigo es desarmarle - Y claro, si lograbas inutilizarle uno de sus brazos o de sus piernas ya llevabas un trecho ganado. Si le cortabas la cabeza, era una victoria absoluta. Y, para qué negarlo, esa sugerencia repentina le hizo detenerse de golpe, parpadeando con sorpresa mientras asimilaba la idea.

Empalar una cabeza... De alguna forma no le sonaba descabellado... Porque era consciente de que su padre había realizado actos similares como aviso al pueblo para que no desobedecieran. Cuerpos colgados, prácticamente desfigurados... Sí, recordaba eso. Si hacía memoria, hasta era capaz de visualizarlo... - No creo que eso los vaya a retener... - Afirmó al poco mientras volvía a avanzar, esquivando troncos y posibles raíces de aquellos fuertes árboles que componían los bosques de la isla norteña. Y aunque fue a explicarle en qué consistí aquel cruel y grotesco modo de ejecución, tuvo que dejarlo de lado al ver la figura del laguz salir corriendo en dirección al claro que comenzaba a verse entre los árboles. Ahí estaba... eso era lo que andaba buscando. Aunque, cuando también escuchó como la voz del rubio resonaba por todo el bosque, a punto estuvo de golpearse la frente con una de sus manos, exasperado. Perfecto... ahora sí que sí atraería a todos los emergidos a una. Aunque... Un momento de reflexión después le hizo llegar a la conclusión de que no era tan mala idea. Cuántos menos de esos seres hubieran rondando por esas tierras, mucho mejor. Para que dejaran de hostigar a sus gentes, para permitir que las aldeas lejanas a la ciudad pudieran respirar tranquilas sin una amenaza clara y cercana... Sí, eso era lo mejor.

Aceleró su paso también, con la intención de alcanzar lo antes posible la planicie disponible donde ya veía colocado en medio al laguz, siendo la única figura que rompía con la monocromática armonía de la escena. Y esa sugerencia una vez alcanzó su destino le hizo esbozar una media sonrisa, suspirando levemente poco después. Con que un ala, ¿eh...? - Mejor échales una dentellada a esos que vienen hacia aquí - Pronunció mientras se iba acercando un poco más, sabiendo que no sería un inconveniente aún aunque aquel chico decidiera por tomar aquella grandiosa forma dracónica. Y el resonar de los pasos de aquella horda de enemigos no tardó en escucharse también. - Después te daré suficiente hidromiel para limpiarte la boca de esos gusanos grises.

Ya tendría tiempo de explicarle lo que era la 'Águila de sangre', si es que salían vivos de allí. Cosa que no dudaba... Ya que sabía de lo que era capaz él mismo. Y sabía que, ante la ferocidad de un dragón, poco se podía hacer. Y él, tenía como compañero uno. Uno real. Y comenzando a ver por las inmediaciones cómo aparecían los grisáceos soldados, fue que aferró con más fuerza el mango de su espada y arremetió contra el primer emergido que se encontró, el cual detuvo su ataque con la parte no filosa del hacha que portaba.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Lord

Cargo :
Jarl de Mitgard

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
Suryha

Especialización :

Experiencia :

Gold :
928


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Lib.] Hidromiel y emergidos, mala mezcla [Priv. Brynjar]

Mensaje por Suryha el Sáb Sep 09, 2017 8:08 pm

"Después te daré suficiente hidromiel para limpiarte la boca de esos gusanos grises."
... ¿Eh? ~

Sonrió para si mismo, divertido ante la idea. Ante la idea de que le diera tanta hidromiel, claro, comerse emergidos ni sonaba tan agradable a ese paso. Cerró sus ojos, dibujando una satisfecha sonrisa mientras simplemente esperaba. Esperó que los emergidos entraran al pequeño claro. Él, no tenía prisa, en su, casi, inmortalidad, no tenía realmente prisa. Por eso solo abrió sus ojos cuando escuchó a Bryn moverse, blandir su espada contra uno de aquellos oscuros seres que tanto se divertían a causar desorden en tierras que no les pertenecía– Hora de jugar un rato ~ –Canturreó. Fueron las últimas palabras que pronunció en aquella forma, casi totalmente humana a parte de las puntiagudas orejas que poseía y que, a veces terminaban escondidas bajo su rubia cabellera.

La Dragonstone fue la primera en iluminarse, después, su cuerpo siguió su ejemplo. Su figura humanoide desapareció bañada por una intensa luz que lentamente fue cambiando, dando forma a un dragón de particular forma. Era visible, era claro que no era un dragón cualquiera, que sus escamas que evocaban naturaleza con su color verdoso, casi brillando el blanco por el reflejar del sol y la nieve, no fuesen escamas propias de cualquier dragón. Pero ahora, en vez de ser solo un humano, frágil ante las armas, era un dragón de duras escamas, probablemente más por los años que era incapaz de recordar y tamaño lo suficientemente grande como para no pasar inobservado. Abrió sus ojos, eran los mismo que Suryha poseía, más rasgados, peligrosos, pero seguía siendo él en esencia. Volteó, algo patoso por aquél enorme cuerpo que aún no acababa de tomar del todo control y buscó a Brynjar con la mirada.

"Acabemos con ellos" –Musitó, levantó una de sus patas traseras, aplastando como si no fuese más que una cucaracha al ser oscuro que se acercaba de espaldas al Jarl de la Isla, usó algo más de fuerza, sin estar del todo seguro si la nieve solo lo mataría más rápido o simplemente aturdiría, de todas formas, no podría volver a moverse tan rápido como antes. Entonces, cuando otros cuantos emergidos se acercaron a ellos, movió su cola, como si fuese una escoba destinada a empujar de vuelta al bosque la basura que se acercara. Sabía que se ganaría su odio y que volverían, por eso lo hacía– " ¡Mira, Bryn! Soy una escoba" –Y, dadas las circunstancias, que un dragón capaz de hablar sin mover los labios y con voz tan resonante y gruesa, totalmente opuesta a la neutral y agradable de Suryha, era totalmente inverosímil.  Aún así allí estaba él, casi divirtiéndose por estar en medio de una batalla.

Pero, cuando en cambio algo más se acercó, un pelotón de emergidos desde el sur, teniendo en alto una bandera, el dragón paró de golpe. Se agachó, casi apoyando su torso sobre sus patas delanteras y entrecerró sus rasgados y dorados ojos con atención... Esa bandera... ¿Por qué la llevaban? Era... ¡Oh! ¡La había visto! ¡Claro que sí!– "Tropas de Tellius..." –Siseó con disgusto. Volvió a levantarse, rodeando por un lado a Brynjar con su cola, como una especie de protección para los emergidos que estaban a sus espaldas. Una arma cualquiera, sería incapaz de penetrar sus escamas sin conocer el punto preciso donde golpear y siquiera su cola era tan débil como se podría esperar y casi imaginar por la particular forma de su cuerpo– " Brynjar... ¿Les hiciste algo a los estúpidos humanos de Tellius? ¿O quizás a los Dragones de Goldoa?" –Inquirió, quizás algo más tosco de lo que Suryha en su forma humana habría hecho. Entreabrió sus fauces, mostrando sus colmillos a los emergidos que se acercaban.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Manakete

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [1]
Vulnerary [4]
Dragonstone [3]
.
.
.

Support :
Brynjar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1282


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Lib.] Hidromiel y emergidos, mala mezcla [Priv. Brynjar]

Mensaje por Brynjar el Dom Sep 10, 2017 8:58 am

Escuchó la cavernosa voz del gigante reptil que tenía ahora cerca, de unos 3 metros de altura y capaz de bañarle entero en una suave sombra causada por la carencia de sol en el cielo, cubierto por un denso manto de níveas nubes que avisaban de su intención de dejar caer parte de ese manto a la tierra de los hielos del norte. Un temblor en el suelo se percibió cuando la poderosa pata del laguz pisoteó a uno de aquellos grises seres que intentaba zafarse del aplastamiento de aquella zarpa sin logro alguno. Pero Brynjar no se inmutó al respecto de ese temblor en el suelo. Claro, eso fue obvio, pero el siguiente comentario por parte de su compañero de batalla sí le hizo quedarse un momento anonadado ante la ocurrencia, empujando al emergido con el que batallaba para voltear su rostro y ver como, efectivamente, la verdosa cola de aquel manakete que se creía un dragón barría del mapa a aquellos emergidos que salían volando en dirección opuesta a donde habían sido golpeados. Parpadeó, aún sorprendido y a punto de soltar una leve risa, ya que la situación realmente era hilarante.

Pero rápido tuvo que volver a prestar atención al enemigo que tenía enfrente y que, parecía tener detrás a más compañeros  suyos capaces de arremeter en cualquier momento contra ellos. Se movió a un lado, esquivando el potente golpe del hacha y, al ver que dicha arma quedaba anclada en el suelo por el impacto, aprovechó el Jarl para golpear con el filo de su espada los dedos que aferraban el mango del arma, obligándole así a soltarla. No logró cortarlos, pero sí dejarlos inutilizados debido a la abolladura del metal que los cubría y, una posible fractura en las articulaciones de las falanges. Retrocedió tras ver que su objetivo había sido cumplido y, prestó atención a los estandartes que llevaban las tropas por culpa de las palabras del laguz, escuchando el deslizar de la cola hasta que quedó cubriendo su espalda a posibles ataques. Así que... de Tellius... - No, no hemos tenido contacto alguno a excepción de algún posible mercante. Y... - No, no tenía sentido. ¿Cuál era el sentido de aquello? ¿Planeaban diezmar sus fuerzas? O por el contrario... ¿su objetivo realmente sería intentar destrozar por completo el ducado?

Cualquiera que fuera la respuesta, Brynjar no estaba dispuesto a ceder un centímetro de sus tierras a ningún soldado, daba igual del continente que procediera. Aunque, en ese momento, percibió cómo algo se movía rápidamente hacia él. Y para cuando quiso reaccionar ya se encontraba en el suelo, soltando un jadeo al perder el aire por el impacto que había recibido al recibir un placaje por parte de aquel fuerte soldado que instantes antes había portado una hacha y, ahora, había arremetido como una bestia contra él. Desorientado unos instantes por el golpe, alzó por inercia su brazo para proteger su rostro y cuello del ataque bestial por parte de aquel emergido que, no tuvo mejor ocurrencia que morder su antebrazo con frenesí. Sintió la fuerza de las mandíbulas lograr mellar la protección de su antebrazo, y con una mueca de disgusto, sintiendo un ligero dolor en esa zona por la presión ejercida. Mas no tardó en golpear la sien de aquel soldado con la empuñadura de su arma repetidas veces hasta que pudo quitárselo de encima haciendo fuerza con su rodilla contra el abdomen contrario y, de seguido, darle una patada en pleno pecho que lo mandó lejos de su situación. Jadeó, incorporándose rápidamente y ayudándose de la espada como punto de apoyo. De verdad... - Son peor que las bestias... Esa actitud no es normal en una persona... - Murmuró mientras observaba al soldado retorcerse en el suelo, aparentemente mareado por los continuos golpes en su cabeza y de la cual manaba la sangre. No actuaban seguidos por emociones o pensamientos... Era como si... simplemente andaran, y no tuvieran en cuenta lo que había a su alrededor, ni el estado de sus cuerpos... Eran como autómatas...
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Lord

Cargo :
Jarl de Mitgard

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
Suryha

Especialización :

Experiencia :

Gold :
928


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Lib.] Hidromiel y emergidos, mala mezcla [Priv. Brynjar]

Mensaje por Suryha el Dom Sep 10, 2017 11:03 am

Con que no... ¿Eh? ¿Entonces qué era lo que podrían estar queriendo llegando ahí, armados, con claras ganas de acabar con ellos? Un silencioso murmullo pensativo salió de su pecho, pues de sus labios no escapó palabra y se agachó un poco más– " Mientras escapamos de Goldoa nunca nos siguieron ningún enemigo, de ningún tipo... Dudo que ahora se interesen en nosotros..." –Porque habían salido corriendo de Goldoa, ese era un hecho, la habían tachado de traidora y ella lo había arrastrado hasta allí, hasta Mitgard. Después había pasado lo que había pasado– " Y los dragones no se relacionan con humanos... Pero ellos no son humanos... Huelen a oscuridad, a maldad... Y a nada..." –Ni él sabía bien a qué le olían, no había absolutamente nada en ellos que pudiera percibir, solo ganas de destruirlo todo– " ¿Quizás el pueblo de los humanos? Agh... Begnion, no me sorprendería..." –Abrió sus fauces, solo para bostezar y cerrar sus ojos. Cuando los volvió a abrir, se levantó un poco más.

Uno de los emergidos atacó hacia él, blandiendo su espada con fuerza e intentó golpearle, cortarlo en el pecho, en aquél momento expuesto al estar sentado, pero con la cabeza en alto. No se movió, dejó que golpeara sus escamas cuanto deseara, usando la fuerza que quisiera, sabiendo a la perfección que no lo lastimarían. Rió en bajo, gutural y bajó un poco la cabeza, abriendo sus fauces por segunda vez, aunque solo para atrapar medio cuerpo del enemigo y, tirarlo hacia un lado– " Son bastante estúpidos, no soy un débil dragón" –Proclamó. Pero no notó que uno de los emergidos había atacado a su 'hermanastro' hasta que escuchó como caía al suelo y a pesar de que estuvo a punto de ayudar, no pareció ser necesario, pues el otro perfectamente podría solo aunque... Ese desgraciado lo había herido... Entrecerró sus ojos, empequeñeciendo la rasgada y oscura pupila mientras miraba hacia el ser en el suelo, sangrante.

" No hay humanidad en ellos" –Musitó, bajo. Se levantó, movió su cola hacia atrás y volvió a barrer aquellos incautos que se le acercaran. Nuevamente levantó una de sus patas y pisó al emergido caído con rabia. Merecía la muerte– " Vamos a acabarlos " –Levantó solo un poco más su voz, inspiró aire en sus pulmones y cuando volvió a inclinarse al frente, hacia el grupo de emergidos con el estandarte de Tellius levantado. Cuando exhaló, no fue fuego lo que emergió de su interior como sería usual en cualquier dragón, sino una llamarada de energía que fue cambiando tonalidad, de un verde claro a uno más oscuro, rojo o amarillo, un amalgama de diferentes colores que aún sin ser fuego, quemó aquellos que logró atrapar en su ataque, derritiendo la nieve que había alrededor de ellos. Entonces volteó hacia Brynjar, eso cuando estuvo seguro que los emergidos dejaron de moverse y molestar.

Giró, dando la espalda a los que habían sido quemados y miró hacia el otro lado, donde espadachines, los pocos que habían quedado, seguían convencidos de acabar con ellos. Volvió a agacharse, recostarse en el suelo y suspirar, casi frustrado– " Siguen llegando, siguen llegando..." –Realmente, estaba a punto de molestarse con ellos, por ser demasiado persistentes. Se levantó una vez más y caminó hacia el frente, en dirección a los árboles. Tomó al primer emergido que se encontró y volvió a tomar la mitad de su cuerpo entre sus dientes, apretando esta vez con suficiente fuerza el cuerpo del otro hasta que sintió como su cintura cedía ante sus puntiagudos dientes, penetrando la armadura tras algo de fuerza y como su lengua comenzó a sentir el desagradable sabor de la sangre de aquél repugnante ser. La parte inferir de la cintura cayó al suelo, resonando de forma desagradable y llenando el suelo de sangre, después, cuando abrió nuevamente su boca, la parte superior de la cintura cayó también al suelo, repitiendo el proceso de su otra parte del cuerpo– " Que desagradables..."
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Manakete

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [1]
Vulnerary [4]
Dragonstone [3]
.
.
.

Support :
Brynjar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1282


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Lib.] Hidromiel y emergidos, mala mezcla [Priv. Brynjar]

Mensaje por Brynjar el Vie Sep 15, 2017 6:22 am

Cuando se cercioró de que no parecía avanzar ninguno de aquellos grises soldados contra él, fue que se molestó en revisar unos instantes aquella herida en su antebrazo, viendo como el metal que lo protegía se había logrado abollar ligeramente y, debajo de la protección, dos pequeñas gotitas de sangre se perdían en la oscura tela que llevaba debajo de la armadura. Movió su muñeca y codo para asegurar que no había daños en el movimiento y, tras comprobar que no, no era nada grave ni que le entorpeciera, fue que volvió a mirar al frente, fijando la verdosa mirada en las tropas que se acercaban. Aunque...

En cierto momento las vio detenerse, en seco, como si se hubieran dado cuenta de algo. Y pocos instantes después, una intensa luz reflectó en sus córneas, haciendo que necesitara cubrir sus ojos y desviar un tanto su mirada a medida que el olor a quemado invadía el ambiente. Se aclaró su garganta para limpiar el humo que había inhalado en esos momento y cuando dejó de escuchar aquel torrente de energía pura y arcana salir de las fauces de la bestia, fue cuando retiró su mano de sus orbes y miró a su compañero. Y posteriormente, más atrás, allí donde aún quedaban algunos soldados con espadas. Mas lo que realmente le sorprendió no fue que hubiera tantos, si no que en cuanto el laguz de tonos verdosos atrapó a uno de aquellos emergidos, el resto abandonaron su lugar y comenzaron a moverse y repartirse por toda la explanada, en una clara estrategia a ser incómodo para el gran reptil poder alcanzarles de aquella forma. Parpadeó, sorprendido al comprender que, realmente estaban pensando aquellos seres de apariencia humanoide y eran capaces de ver el panorama y adaptarse a él con una nueva estrategia. - Parece ser... que no son tan bestias como nos pensábamos - Afirmó mientras no le quitaba ojo a uno de ellos que parecía aproximarse a la figura del laguz por un punto ciego, dispuesto a intentar cortar en la frágil membrana de las alas.

Por eso fue que cargó contra él, sintiendo como su espada se clavaba en el hombro del emergido pero no seguía bajando, si no que quedó encajada entre los huesos y la protección del hombro que llevaba aquel soldado. Parpadeó levemente, pillado por sorpresa ante ese contratiempo, pero no tardó en apartarse con un ligero chasquido de lengua al ver que intentaba atacarle con el brazo aún servible. Y con decisión, fue que tomó la muñeca del emergido y tiró de ella con fuerza hacia abajo, obligándole a inclinarse y dejar más a la altura el brazo ajeno. Tomó la zona más alta de ese mismo brazo con su otra mano y, le propinó a la articulación del codo un fuerte rodillazo que causó al instante el sonido de un crujido, seguido del tintineante ruido de la espada al caer. Y rápidamente lo tumbó en el suelo con su brazo al sujetarle del cuello y alzarlo antes de coger esa espada ya sin dueño que estaba en el suelo y clavarla en el pecho del emergido que, tras un ligero gorgoteo y viendo como asomaba sangre por su boca mientras se ahogaba con su propia sangre, abandonó aquella arma para intentar desencajar la suya propia. Frunció el ceño al sentir aún resistencia y, pisando con fuerza el pecho del emergido, tiró más en busca de quitar su arma mientras la movía ligeramente a un lado y otro para lograr forzar un poco más que se soltara.

Y cuando por fin tuvo de nuevo su espada en su posición, no tardó en acercarse a otro de los espadachines que seguían dispersándose, a pesar de que cada vez eran menos y con menos posibilidades.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Lord

Cargo :
Jarl de Mitgard

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
Suryha

Especialización :

Experiencia :

Gold :
928


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Lib.] Hidromiel y emergidos, mala mezcla [Priv. Brynjar]

Mensaje por Suryha el Vie Sep 15, 2017 4:06 pm

Se sentó en el suelo, balanceando a un lado y otro su cola con suavidad, de sus fauces, aún corría cierta hilera de sangre enemiga, ensuciando el suelo. Era un dragón, era normal que hiciese eso al fin y al cabo, morder, destruir, despedazar cuerpos de enemigos porque simplemente habían tenido el atrevimiento de ir en su contra y el del ducado. Bajó su cabeza al suelo, limpiando su barbilla en la nieve con insistencia. Cerró sus ojos y cuando los volvió a abrir fue solo para escuchar a Brynjar luchar contra uno de los emergidos, protegiendo las partes más débiles de su escamoso cuerpo. Le miró de reojo, sonrió en sus adentros como agradecimiento y se volvió a incorporar. Bien, bien ¿Ahora que podía hacer? Los seres de grisáceo color parecían estar siguiendo alguna especie de estrategia y llegó a preguntarse cómo, no parecían hablar entre ellos, ni siquiera parecían sentir emociones.

" Serán seres vacíos, pero son realmente buenos a la hora de elegir estrategia... " –Musitó, algo molesto por la situación. Estaban lejos de él, levantando sus espadas en su contra, esperando que él se acercara a acercarse ellos a él, sabiendo probablemente cual sería su final. Movió de nuevo su cola a un lado y otro, como un cachorro feliz ante la oportunidad de jugar con algo nuevo, entretenido– "Entonces..." –Inhaló aire en su estómago, y cuando giró hacia uno de ellos, apuntando exactamente donde el ser oscuro se encontraba, exhaló. Nuevamente el halo de energía pura impactó contra ellos y se movió en semicírculo, quemando a la mayoría y dejando el suelo verde al derretirse la nieve. Al final, cuando cerró sus mandíbulas, tosió un poco, balanceándose hacia un lado con suavidad. ¡Que horror! No estaba nada acostumbrado a eso, culpa era que en los últimos 300 años jamás había usado su dragonstone y ahora, por necesidad la usaba mucho más seguido. Ahora en cambio... Ahora...

Volteó del todo hacia Brynjar y los pocos otros enemigos que quedaba. Avanzó al frente, pisando con fuerza hasta que se tomó con uno de los cuerpos, aplastándolo con fuerza contra el frío suelo hasta que escuchó como la armadura cedía junto a sus huesos. Lo mismo hizo con otro más y finalmente, al último lo golpeó con su cola, dejándolo al – "Ahh... Estoy cansado..." –Se quejó cuando, finalmente no notó ningún otro movimiento. Miró a su alrededor, acercándose a Brynjar, rozando su escamoso costado a la figura humana del Jarl al agacharse, como si fuese un gato mimado– "Me debes hidromiel ahora... " –Y realmente poco le importaba que todos habían muerto, dejando una desoladora escena. Él había cumplido con su parte y no se quedaría a cumplir más deberes por aquél día. Volvió a incorporarse, sosteniendo su cuerpo sobre las cuatro escamosas patas y se agachó, lo suficiente como para tomar a Brynjar del cuello de la armadura usando sus dientes y subirlo sobre su espalda– "Volvamos a la ciudad volando ~" –Ya que estaban... Extendió sus alas a un lado y otro de su cuerpo, curioso debía de ser ver membranas tan frágiles capaces de sostener el cuerpo del dragón y volar en el cielo sin problema alguno.

"Sujétate..." –Musitó antes de inclinarse un poco hacia abajo, flexionar su cuerpo y, de un fuerte aletazo se levantó en el cielo, aprovechando el claro, lo suficientemente espacioso, para moverse y tomar altura. Cuando ya estuvo satisfecho, miró por unos segundos hacia abajo y comenzó a avanzar, sorprendentemente fácil en el cielo frío, sobre un manto blanco y puro. Los emergidos caídos habían quedado atrás, muertos cada uno de ellos, estaba seguro que, por ahora, no debían de preocuparse por mucho más.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Manakete

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [1]
Vulnerary [4]
Dragonstone [3]
.
.
.

Support :
Brynjar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1282


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Lib.] Hidromiel y emergidos, mala mezcla [Priv. Brynjar]

Mensaje por Brynjar el Vie Sep 15, 2017 9:31 pm

La pelea siguió hasta que la vida de aquel espadachín emergido quedó forjada en el filo de su espada en los últimos hálitos de aquel ser gris y, escuchando por última vez el crepitar de aquel potente torrente de energía capaz de carbonizar a todos los que se pusieran frente al mismo, fue que se detuvo con un ligero jadeo por la violenta danza que se había visto obligado a realizar en la lucha. Desvió su mirada a un lado viendo como la imponente figura del manakete se tambaleaba unos instantes antes de volver a mantener la compostura pero, no contento con eso, pareció decidido a acabar rápido con aquellos molestos soldados que se afianzaban a seguir peleando aun sabiendo que ya no había opción a tener ganada esa batalla.

Y una vez con el silencio del final de la batalla como premio a aquello, fue cuando sintió un roce a su lado, encontrándose con la vista tapada por completo con una amalgama de escamas verdes como esmeraldas talladas y culpable aquel laguz que parecía esperar un mimo tras aquel esfuerzo, a pesar de que las palabras de dicho laguz fueron de todo menos pedir un halago, si no directamente bebida. Y eso hizo que con un pequeño resoplido riera en bajo con suavidad. - Te debo mjöl, sí... mucho - Admitió mientras se refería a la hidromiel con la palabra técnica del dialecto. Y alzando su mano, palmeó un par de veces el costado de la grandiosa bestia en un silencioso gesto de ánimo. Porque lo había hecho bien... Porque era una gran ayuda... Y realmente lo agradecía, que se expusiera al peligro de esa manera sabiendo los riesgos que conllevaba y todo por cederle su deseo de que aquellas tierras se mantuvieran impolutas y libres, salvajes... Como eran.

Pero cuando fue a avanzar, se sintió de golpe alzar en el aire y, para su sorpresa, acabar colocado en la grupa del laguz aún transformado y que comenzaba a extender las amplias alas de gran envergadura capaces de sostener en el aire la gigante figura del reptil. Soltó una exclamación ahogada ante aquello, pillado por completo en sorpresa y, solo tuvo tiempo a sujetarse como pudo de las escamas más grandes que le permitieran ser de sujeción y, sintió la fuerza de la presión del gélido aire querer cortar su rostro cuando se impulsó la figura del laguz al cielo de un potente aleteo y, por inercia, cedió un poco hacia atrás antes de volver a erguirse como pudo. ¡Estaban volando! Bueno, él realmente no... ¡Pero estaba en el aire encima de un dragón! ¡Eso sí! Parpadeó para intentar hidratar los irritados orbes verdosos del aire que repentinamente le había atacado y sintiendo como su capa manchada de sangre en un abstracto dibujo y la larga trenza albina golpeteaba en su espalda por la fuerza del aire, fue cuando se atrevió a mirar hacia el suelo desde aquella altura. Observando el extenso bosque como nunca lo pudo haber apreciado antes, y más allá una brillante superficie que reconoció como el lago Bifröst...

Sin duda... no podía permitir que aquella tierra fuera abandonada a la merced de unos soldados cualquieras... No podía permitirlo... Y no lo haría. Por aquella vista nueva que había podido ver. Por todos los recuerdos que cargaba detrás... Y todos los futuros recuerdos que él y sus gentes pudieran hacer realizar.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Lord

Cargo :
Jarl de Mitgard

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
Suryha

Especialización :

Experiencia :

Gold :
928


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Lib.] Hidromiel y emergidos, mala mezcla [Priv. Brynjar]

Mensaje por Eliwood el Jue Sep 21, 2017 12:33 am

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Brynjar ha gastado un uso de su espada de bronce.
Suryha ha gastado un uso de su dragonstone.

Ambos obtienen +2 EXP.

Se procede a su tirada gratuita del dado Suerte, cuyo resultado será la recompensa de ambos.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
605


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Lib.] Hidromiel y emergidos, mala mezcla [Priv. Brynjar]

Mensaje por Narrador el Jue Sep 21, 2017 12:33 am

El miembro 'Eliwood' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Suerte' :
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2795


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de Lib.] Hidromiel y emergidos, mala mezcla [Priv. Brynjar]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.