Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] A veces hay que irse para poder volver || Priv. Kurthnaga

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] A veces hay que irse para poder volver || Priv. Kurthnaga

Mensaje por Maedhros el Jue Ago 10, 2017 7:10 am

Volver a Gallia era en cierta manera, reconfortante. Aquel país era un hogar para él: allí le habían sucedido las peores calamidades de su vida, pero al mismo tiempo, también había encontrado un camino a seguir en su vida y era un lugar al que podía identificar como un sitio al que volver cuando estaba perdido. Por eso le apenaba ver que el país había sucumbido ante la llegada de los emergidos. No era una visión nueva, Maedhros desgraciadamente había visto como muchos más países no habían podido anteponerse a aquellos nuevos enemigos que atacaban a un nivel mundial, pero tenía un sentimiento encontrado con los otros casos.

Era triste ver civiles que habían sido afectados por una guerra que no era la suya, pero después de todo, la vida humana no tenía mucho valor para él. Habían causado mucho dolor a este mundo que sus países estuvieran sufriendo no era más que una ironía de la Diosa. ¿Pero Gallia? No merecía eso. Quizás era como si el destino le estuviera dando un toque de atención para que se centrase en lo que era importante y dejar de viajar por todas partes...

Todavía no había llegado a ninguna decisión y aun tomándola, podía ser que no fuera capaz de dar su vida completamente a Gallia. Suponía que lo único que podía hacer era pensar en quedarse una temporada y luego ir decidiendo según la marcha de los acontecimientos. Y aunque le gustaría poder ayudar a arreglar las cosas en el lugar, no se sentía que pudiera hacerlo. Era un dragón, pero un dragón que había pasado siglos desde que se había transformado por última vez: después de que le cortasen la mano, más concretamente. Era desgarrador ver aquel aspecto de él, el engendro en el que le habían convertido los humanos. Podía ocultar que era manco cuando no estaba transformado bien con la prótesis que un artesano había conseguido hacer de una réplica humana (aún si no era funcional) o bien usando túnicas con mangas largas, pero rechazaba su forma dragón.

Habiendo dejado atrás después de varios días de travesía la parte más concurrida del país, su próximo paso era el de ir al norte, donde se encontraba la frontera con Crimea, para comprobar si su casa todavía se encontraba en pie. Allí guardaba algunas prendas de ropa y algunas colecciones de libros, nada demasiado lujoso porque era conocedor que un día podía volver y no encontrar nada. Incluso no encontrar la casa en sí pero siempre que regresaba a Gallia, prefería dirigirse a ese punto, aunque tuviera que mezclarse con las colonias beorc.

Había calculado que todavía le quedaban como mínimo dos o tres días hasta llegar a su destino, pero llevaba provisiones como para poder alcanzar ese punto si por el bosque no podía cazar ningún animal o no se cruzaba con muchos riachuelos. Atravesar bosques frondosos era algo que le aportaba calma, siendo consciente de que también podía encontrarse con más obstáculos que otro tipo de terrenos, se sentía preparado como para huir o superarlos.


Última edición por Maedhros el Lun Sep 04, 2017 2:00 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- GALLIA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Informante

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
607


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] A veces hay que irse para poder volver || Priv. Kurthnaga

Mensaje por Kurthnaga el Lun Ago 14, 2017 3:31 pm

¿Cómo había podido ser tan despistado como para separarse del grupo después de una batalla contra emergidos? ¡Le habían advertido que Gallia había caído a manos de los emergidos! Kurthnaga tendría que haber sido más cuidadoso no solo para no dejar que le matasen durante una batalla, sino también para mantenerse con los suyos. Claro que hubiera sido fácil emprender el vuelo nuevamente para localizar a su grupo pero después de comprobar que los emergidos iban bien equipados entre sus filas con magos y arqueros... Prefería intentar por su propio pie, encontrar la dirección correcta para alcanzar lo que antes había sido la capital del país. Seguramente allí les encontraría de nuevo, o al menos, podría reunirse con laguz de la resistencia para preguntar. Intentaba pensar en positivo aunque tenía que admitir que se le hacía bastante imposible; en primer lugar no había estado muy convencido de salir de Goldoa por miedo a que ocurriese algo malo y estar solo en un país que no conocía podía incluir la situación en cosas que preferiría que no le hubieran ocurrido.

Últimamente había sido muy negativo y no podía en el fondo, esperar que todo aquello fuera más que una pesadilla porque de lo contrario, solo iba a pensar que las cosas iban a ir todavía más a peor. Y ahora se encontraba andando solo y desorientado, sin saber como poder seguir algún tipo de patrón que le indicase que estaba adoptando el buen camino y además, por aquel bosque solo se había cruzado con algunos animales que seguirlos probablemente no le aportaría nada en absoluto. Se sentía frustrado hasta un punto que podría llorar y con la sola idea en su mente de querer volver a casa, repitiéndose constantemente como si más que una fijación fuera una obsesión. Lo peor de todo era, que ciertamente era consciente de que él mismo no sabía como sobrevivir fuera de su país ni tendría los recursos para ello. ¡Nadie le había enseñado cómo debía proceder fuera, qué era lo que tenía que hacer si se quedaba solo sin un punto de regreso! Su mente estaba en blanco.

Pronto su cuerpo no aguantaría más el cansancio de llevar horas deambulando sin rumbo alguno y seguramente acabaría por derrumbarse psicologicamente. Pero realmente tenía que continuar andando porque de lo contrario no sabría si pudiera llegar a encontrar una pista que le indicase que estaba andando en un buen o mal camino. Y cuando empezaba a dar por perdida cualquier opción; la silueta de alguien andando por la zona se hizo más visible. - ¡Ah...! - Pero mientras trataba de llamar la atención del desconocido se percató que quizás no era una de las mejores ideas; después de todo, no había ocultado sus orígenes de ningún modo y... por la manera que iba vestido aquel alto pelirrojo parecía un soldado. ¿¡Y si era un emergido!? Pero por lo poco que había visto los emergidos atacaban empleando estrategias que normalmente involucraban grupos y refuerzos, mientras que aquel tipo parecía que estaba solo. Diantres, quizás debería haber pensado todas aquellas cosas antes de actuar. Retrocedió un paso atrás pero no llegó en ningún momento a dar la espalda.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3040


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] A veces hay que irse para poder volver || Priv. Kurthnaga

Mensaje por Maedhros el Lun Ago 21, 2017 7:19 pm

Al viajar no tenía ninguna duda sobre que su aspecto tenía que ser la de un humano. Años fuera viajando por todos los continentes le habían dado una percepción que nunca habría encontrado en su país local. Fuera de la nueva Alianza Laguz de Tellius también existían nuevos países cuya población de laguz era importante pero nunca podría compararse a la cantidad de humanos en total por todo el mundo. La gran mayoría de países eran compuestos mayoritariamente por humanos y con una realeza humana, aparentar ser un humano y no un dragón terrenal era su mejor carta a jugar en un mundo dominado por humanos. Incluso si se juntaba con laguz, la existencia de los manaketes hacía que no todos conociesen los rasgos de un dragón de Goldoa: no eran tan populares fuera de Tellius. Que estúpido era pensar que su marca dragón era algo cultural cuando era como una cicatriz que no podía borrar pero si ocultar.

Volver a Gallia vestido de humano podría no ser su mejor jugada pero tampoco había alcanzar su hogar para cambiar su atuendo para uno más propio de Goldoa, más propio de un laguz. Pocos días llevaba en el país pero en ese tiempo no había parado de recabar información: mientras que todos los países humanos habían sido liberados de emergidos, Crimea era la excepción y de los países laguz todos habían caído menos Goldoa. Sorprendente era la palabra más adecuada para conocer que Goldoa seguía en pie, extrañado por la razón pero aliviado por saber que su familia se encontraría bien. Si Gallia estaba desorganizada por haber caído, quizás tendría suerte hasta llegar al punto fronterizo con Crimea portando una armadura humana y escondiendo con su pelo cada rasgo laguz que predominaba en su cuerpo.

Durante las horas que había estado andando por el bosque se notaban los estragos de que era una zona que habría sido un campo de batalla entre bestias y emergidos. Zonas donde ya no crecían arbustos y los árboles que todavía seguían en pie, mostraban orgullosos marcas de que habían sido capaces de no perecer aunque fueran involucrados en batallas del lugar. Siempre habían habido desacuerdos y no le sorprendía pero apenaba a Maedhros ver que en pocos años un lugar tan bonito había sufrido tantos daños. Y con cada paso que avanzaba su mente intentaba no crear falsas esperanzas de lo que estaba por venir.

Escuchó un leve sonido provenir a sus espaldas pero no se giró pensando que sería algún pequeño animal que había conseguido sobrevivir en alguna parte mejor de aquel desolado bosque. Pero tras escuchar una especie de balbucido que no sonaba a un animal, descubrió a un chico que andaba solo en el bosque y que por su altura, parecía ser un niño. No tenía especial ilusión por ayudar a un niño perdido pero siendo el único que había a los alrededores no le quedó más remedio que suspirar y aproximarse, esperando que no fuera ninguna especie de trampa. ¿Niños siendo usados como cebo? Era esperable cualquier tipo de táctica.

- ¿Estás perdido, chico? - Pero al acercarse el chico no parecía un niño humano sino que compartía los rasgos propios de los de su raza. Orejas puntiagudas y aquella mancha en su rostro pero un dragón fuera de Goldoa era algo que solo ocurría cada mucho tiempo y si además sus ojos no le engañaban, había algo más sospechoso en el chico. Colocó su mano falsa sobre el hombro del chico mientras se arrodillaba un poco para pasar el dedo de su mano real por encima de la frente ajena pero la marca no desaparecía. - Eres un dragón de Goldoa. - No había duda en sus palabras, era una mera afirmación. Afiló la mirada y con su mano buena, agarró el cuello de la vestimenta del chico y lo alzó separándole del suelo. Siendo pequeño era algo pesado pero Maedhros tenía fuerza suficiente.

Ojos rojos, tez oscura como su pelo. Ese niño no era solamente un dragón de Goldoa, si eso no era un muy buen disfraz, tenía que ser un jodido miembro de la familia real porque si las cosas no habían cambiado radicalmente desde que se había ido, todos los dragones negros eran descendientes del Rey Deghisnea. Si continuaba siendo Rey, aunque seguramente sí. - No solo un dragón, eres un dragón negro. Pero luces muy joven, ¿Acaso eres hijo de Rajaion?
Afiliación :
- GALLIA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Informante

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
607


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] A veces hay que irse para poder volver || Priv. Kurthnaga

Mensaje por Kurthnaga el Miér Ago 23, 2017 5:51 am

Después de balbucear en dirección a aquel desconocido, había decidido que había sido totalmente una mala idea llamar su atención de aquella manera pero era imposible retroceder en el tiempo para cambiar su decisión. Pero estaba atemorizado y cuando vio que aquella persona se daba la vuelta al escuchar su voz mientras se acercaba cada vez más; todavía se puso más nervioso y su cuerpo obedecía menos. No era una sorpresa que aquello le sucediera porque podía recordar bastantes situaciones en el pasado donde se había puesto tan nervioso que en lugar de correr, parecía que sus pies hubieran sido clavados al suelo y hubiera sido imposible moverse de allí por voluntad propia: así que aquella vez no era más que otra que añadir a su repertorio. Quizás por ese conocimiento de como era realmente, había tenido tanto miedo de dejar Goldoa y ver como sus pesadillas se hacían realidad no hacía más que dejar su autoestima por los suelos. Ante la pregunta de si estaba perdido cuando el pelirrojo se acercó, el rostro de Kurthnaga se volvió pálido y no encontró ninguna palabra adecuada para contestar.

Lógicamente, sí, estaba perdido pero era tan evidente que afirmar lo contrario le parecía de lo más estúpido pero tampoco quería admitir que se había separado de los demás y estaba tan desorientado que parecía que hubiese andado en círculos desde el inicio. Pero si no había tenido tiempo para reaccionar cuando el otro se estaba acercando, ahora todavía había tenido menos tiempo de reacción porque en cuanto se percató de lo que estaba sucediendo, el pelirrojo ya estaba pasando su dedo encima de su marca dragón presionando con algo de fuerza como comprobando si era una mancha real sobre su piel o era algún tipo de adorno. Y su cuerpo todavía se petrificó más por el miedo; tener su espacio vital controlado era algo importante para él y estaba más claro que el agua que en aquella ocasión, no sabía qué estaba ocurriendo. No era algo para nada bueno y lo peor de todo es que tenía la mente en blanco, pero de poder pensar en algún plan... La balanza tampoco estaba inclinada a su favor. Aquel tipo era alto y portaba una armadura que lucía pesada porque olía a algún tipo de aleación, por lo que no era descabellado pensar que tendría el triple de fuerza que él. Y con lo nervioso que estaba, probablemente Kurthnaga no podría transformarse en dragón.

Todo estaba yendo terriblemente mal: ¡Incluso aquel humano había podido deducir que era un dragón! ¿Cómo era tenía tanta información a su alcance? Cuando lo alzó por sus ropajes, Kurthnaga intentó mover sus piernas para alcanzar el suelo: pero fue totalmente en vano, así que instintivamente se llevó ambas manos a cubrir la marca en su frente, aunque era evidente que el pelirrojo ya había sacado conclusiones de ella. - ¿C-cómo...? ¿Q-quién eres? -  Pero lo más confuso de todo aquello fue sin duda, escuchar el nombre de su hermano. Kurthnaga era plenamente consciente que las medidas que había adoptado su padre provocaban que en el exterior se desconociese bastante sobre la cultura Goldoniana y los nombres de la realeza dragón quizás solo eran conocidos en países laguz y sin duda, el nombre más destacado era el de el Rey, no los nombres de los príncipes. Por eso estaba muy descolocado mientras sus ojos estaban abiertos como platos porque aquel tipo parecía capaz de con un simple abrir y cerrar de ojos el reconocer a un dragón y sabía cosas... que quizás no debería.

- ¿E-eres un... e-esclavista? - Tartamudeó tantas veces en una pregunta tan corta que si el otro no le había llegado a entender en absoluto, quizás sería lo más normal. En realidad no era el momento indicado para realizar preguntas como si pudiera entablar una conversación con aquel tipo aterrador, pero la verdad es que tampoco se le ocurría nada más inteligente que realizar. ¿Incitar mediante palabras a iniciar una pelea? No, mejor ni pensar en aquello. - ¿P-porqué s-sabes el nombre de... mi hermano? - Preguntando todas aquellas cosas sentía que estaba metiendo la pata hasta el fondo... Ojalá la Diosa se apiadase de él. Después de todo, tampoco es que hubiera ofrecido demasiada resistencia, quizás aquel tipo no lo iba a matar de una forma muy dolorosa por ello...
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3040


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] A veces hay que irse para poder volver || Priv. Kurthnaga

Mensaje por Maedhros el Jue Ago 31, 2017 9:56 pm

No había que ser muy listo para percatarse que estaba asustando por completo al chico y ahora que el dato de que era un príncipe goldoniano estaba más que contrastado como cierto, para nada le convenía que le tomase miedo o su presencia le causase rechazo. Bajó al chico al suelo y solo cuando los pies del pequeño dragón tocaron el suelo, le soltó por sus ropajes, intentando no causar un aspecto tan duro. Si Rajaion era su hermano... ¿Eso le convertía en el tercer príncipe de Goldoa? Rajaion, Almedha y niño desconocido que tenía delante. Eso si no se había perdido algún hijo más de Dhegisnea durante el tiempo que había abandonado Goldoa, aunque los dragones no eran conocidos precisamente por tener largas familias.

-No soy esclavista, no tengo nada que ver con los humanos. - El aspecto de Maedhros indicaba lo contrario aunque esperaba que otro dragón tuviera la suficiente sensibilidad como para notar que debajo de toda aquella aleación no se encontraba un ser humano, una sensibilidad que los estúpidos de los humanos no compartían y por eso no descubrían su disfraz. Tampoco culpaba del todo al chico: no parecía ser muy adulto, apenas alcanzaría el siglo de edad y si era un príncipe, explicaba más que suficiente. - No tengo nada en contra de los dragones, simplemente uno no acostumbra a ver hijos de Dhegisnea paseando por Gallia como algo frecuente. Y si no se lo cree, tengo una prueba, mire atentamente. - Pasó su mano izquierda por las raíces de su pelo, despejando su rostro y dejar visible la marca dragón que se encontraba en medio de su frente. También dejaba visible múltiples cicatrices de su rostro que trataban de ocultarse con sus facciones pero quería pensar que no serían el rasgo en el que el chico se iba a fijar.

- Mi nombre es Maedhros. A pesar de mi aspecto, soy un dragón rojo. Descendiente de los dragones de su país y ciudadano de Gallia. Creo que ya no hace falta que responda porque el nombre de “Rajaion” se me hace familiar, sin embargo, emigré a Gallia hace siglos y lamento que su existencia no se me hiciera conocida. - Mantenía un semblante serio al revelar su verdadera identidad, lejos de hacer una reverencia o cualquier símbolo formal, Maedhros se cruzó de brazos. No identificaba Goldoa más como su hogar y no iba a serlo jamás, ese chico sería importante para los dragones que allí continuaban residiendo, pero no para él. No tenía que jurarle lealtad. Le trataría mejor que a un individuo normal pero sin duda no era su rey, no era su príncipe.

-¿Se puede saber que haces solo en un bosque de un país lleno de emergidos? Quitando que no entiendo que hace un dragón fuera de Goldoa, ¿No se supone que tenéis guardaespaldas o cosas así? En fin... - Suspiró. - Si me comentas donde te dirigías quizás pueda ayudarte.
Afiliación :
- GALLIA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Informante

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
607


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] A veces hay que irse para poder volver || Priv. Kurthnaga

Mensaje por Kurthnaga el Vie Sep 01, 2017 12:32 pm

Y de repente, aquel humano que parecía tan aterrador de una manera inesperada fue a cambiar totalmente de actitud. Lo peor de todo es que Kurthnaga no podía atribuir porqué estaba sucediendo eso porque no es que hubiera hecho nada en especial; había pataleado como un crío hasta darse cuenta que no podía volver a posar sus pies sobre suelo firme porque no tenía la fuerza necesaria y después, al verse fracasar, había titubeado palabras que le hacían quedar como un cobarde. Por lo que cuando aquel tipo le bajó de una forma cuidadosa, que hasta el momento no había tenido y le decía que no tenía nada que ver con los humanos ni los esclavistas, al príncipe negro lo único que se le pasó por la mente es que tenía que ser una trampa ya que, en ningún momento había desmentido que era un dragón negro. ¡Pero era más que evidente que lo era! Demasiadas ideas se le cruzaban por su mente en esos momentos, con una ansiedad que no era capaz de controlar y algo dentro de sí le decía que todo iba a ir mal. Si no iba a acabar siendo un esclavo, seguro que acabaría siendo una mascota o algo así...

Porque tenía que ser eso. No podía ser que el pelirrojo hubiera suavizado sus actos sin ningún motivo aparente para ello; no quería malpensar pero, había escuchado demasiadas historias sobre laguz en el exterior que habían terminado mal. ¡En ningún momento tendría que haber dejado Goldoa atrás, su intuición se lo había dicho y había dejado que le arrastrasen de todas formas! Y ahora tendría que pagar las consecuencias de su temeridad. Pero cuanto menos entendía la situación, más raro se volvía todo, antes aquel hombre había mencionado el nombre de su hermano y ahora mencionaba el nombre de su padre. Dheghisnea era mucho más conocido sin duda, pero igualmente no entendía quien era aquel hombre que tenía delante y porqué entendía tanto sobre dragones por eso, aunque quizás tendría que haberse puesto a correr en dirección opuesta cuando le dejó una vez en el suelo, simplemente hizo caso cuando se le indicó que “mirase atentamente”, porque en realidad lo que necesitaba eran respuestas aunque su vida al parecer, peligrase en esos instantes.

Tenía que admitir que al inicio, estaba tan asustado que en realidad no tenía la capacidad de prestar demasiada atención. Sí que vio una mancha sospechosa en el rostro del pelirrojo pero no fue segundos después, cuando Kurthnaga estuvo algo más atento que se percató de que no era una mancha de nacimiento, ni una cicatriz sino que al igual que él; aquel hombre compartía una marca dragón que demostraba que era un dragón de Goldoa. - P-p-pero... cómo... - Todo aquello estaba pasando demasiado rápido y a pesar de que las pruebas visuales y las palabras indicaban bastante bien que era lo que estaba ocurriendo allí: el príncipe dragón no se había calmado lo suficiente como para ser capaz de enlazar unas cosas con las otras. - E-espera... dame tiempo para procesar esto... - ¿Qué significaba? ¿Un dragón pero que vivía en Gallia? ¿Si era de Gallia, significaba que no era su enemigo? ¡Pero no era de Goldoa! Respiró hondo con ambas manos situadas encima del pecho, una encima de la otra. No era el momento apropiado para ello: nunca era el momento adecuado cuando el príncipe rompía en pánico pero parecía que la situación, quizás, no era tan oscura como su mente lo había imaginado. O al menos, quería encontrar en aquel laguz la figura de un aliado y no la de un enemigo.

-De acuerdo, vamos a ver... - Aquel hombre, Maedhros, había compartido su identidad con él y ahora era el momento de hacer lo mismo ya que, parecía estar un poco alejado de la actualidad en Goldoa pero no del todo perdido en todos los datos relativos a su patria. - Mi nombre es Kurthnaga, no soy hijo de Rajaion sino que soy su hermano... Rajaion y Almedha son mis hermanos, lo que me convierte en tercer príncipe del linaje real de Goldoa. Yo... viajaba con algunos de mis hombres pero con el ataque de emergidos, terminamos separados. Por eso no voy acompañado actualmente de un guardaespaldas, supongo que mi grupo no estará totalmente disperso pero no he compartido su misma suerte. - En su defensa quería añadir que era la primera vez que le pasaba algo similar a dispersarse por culpa de una batalla en un país que no era el suyo, pero la verdad que excusarse con esa historia no sabía si le iba a beneficiar demasiado, así que decidió mantenerse callado respecto a ese tema. - Nos dirigíamos a la capital, donde se encuentra la resistencia aunque dudo si ahora que nos hemos separado ellos se dirigirán al mismo punto... Pero tampoco sabría decir cómo volver al punto donde me perdí, simplemente he estado andando sin dirección alguna, no me conozco estos bosques. - Lamentaba no poder dar ningún dato de verdadera ayuda pero, prefería ser honesto y exponer la situación tal y como estaba, a inventarse datos para quedar mejor y que luego pudieran suponer un obstáculo en su ruta. Si es que Maedhros también se dirigía a la capital.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3040


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] A veces hay que irse para poder volver || Priv. Kurthnaga

Mensaje por Maedhros el Lun Sep 04, 2017 2:12 pm

Kurthnaga, el tercer príncipe de Goldoa. Desconocía si habían más príncipes o princesas después de él pero podía confirmar que no había ninguna figura que desconociera entre ese chico y los anteriores miembros de la familia real. La primera impresión que tenía ahora de un dragón al que le podía poner nombre a su rostro era la de un chico que estaba asustado y al que Maedhros todavía no comprendía porqué había salido de su hogar. Conocía que los dragones negros eran feroces y por general, más fuertes que el resto, sin embargo, aquel chico parecía frágil solo con la necesidad que tenía de pensar las cosas. Mejor le echaba un vistazo mientras estaba en Gallia, le daría pena que un príncipe se muriese por negligencia al mundo exterior.

-¿La capital? - Se rascó el mentón interesado en lo que había dicho. ¿Un príncipe Goldoniano interesado en la resistencia? Tenía que ser obra del muchacho, el Rey nunca habría hecho un movimiento así, incluso con emergidos... se le hacía extraño una postura tan abierta en el país de los dragones. Su política no funcionaba de esa forma. - A buen paso estaremos, como, a unos dos días. No era mi destino pero no me importa desviarme, hay cosas que también debo hacer allí. - En parte, mentía, por otra parte, residía algo de verdad en las palabras. Le interesaba mucho más comprobar el estado de lo que un día había sido su hogar pero la probabilidad de recabar información que le fuese de utilidad era más bien en el núcleo de la actividad del país. Podía alterar el orden de sus tareas y de hecho sería mejor, volver a casa involucraba demasiada carga emocional.

-Por supuesto, sería menos volando pero no cuente conmigo con ese plan. No me gusta ser una diana voladora para arqueros y magos emergidos, creame, mejor mantener los pies sobre la tierra. - No era su autentica motivación aunque entrañaba peligro aquella acción, no pasaría a su forma genuina a no ser que fuera la última decisión posible. - Si no tiene problema con tener que hacer noche y dormir al raso, no me importa acompañarle hasta que se reencuentre con sus compañeros. Gallia es un país caído, no hay nada de comodidad que le pueda ofrecer.
Afiliación :
- GALLIA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Informante

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
607


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] A veces hay que irse para poder volver || Priv. Kurthnaga

Mensaje por Kurthnaga el Miér Sep 13, 2017 7:19 am

Mismamente, el grupo con el que viajaba Kurthnaga se había quedado muy alejado de llegar a la capital del país de los felinos así que en parte, no tenía que sentirse decepcionado por escuchar de los labios ajenos decir que todavía quedarían varios días a pie hasta alcanzar su destino. Lo peor de todo no residía en que tuviera todavía una travesía hasta allí, sino que nada le aseguraba que una vez el príncipe llegase hasta ese punto; consiguiera algo. Después de todo, él no sabía nada de la situación en la que Gallia se veía inmersa más que de los rumores que habían llegado a sus orejas, pero aquel tipo de historias eran muy flexibles y solían distorsionarse por pasar de boca en boca, y cada orador añadiendo o modificando a su parecer. A él le habían venido a buscar en Goldoa para que apoyase a un grupo de resistencia laguz que allí se encontraba, con la finalidad de vencer a los emergidos y poder poco a poco, volver a Gallia al estado de años atrás. A pesar de que Kurthnaga procedía un país aislacionista, sí que tenía un sentimiento relacionado con los principios de la Alianza Laguz así que... quería ayudar. Pero le daba miedo alcanzar la capital y percatarse que seguía solo o que realmente, no podía hacer nada para mejorar la situación.

-¡G-gracias! - Balbuceó un poco antes de agradecer que aunque Maedhros no iba a dirigirse allí, fuera lo suficientemente amable como para acompañarle, instantes después hizo una reverencia forzada, probablemente debido a que se encontraba algo nervioso pero al mismo tiempo también aliviado, porque ya no iba a estar solo. - Agradezco que aunque no sea su destino tenga la amabilidad de acompañarme hasta allí... No he salido demasiadas veces de Goldoa, así que me cuesta algo orientarme. El hecho de que todo parezca alterado y caótico por los asentamientos de emergidos, tampoco ayuda mucho. - No se había dado nunca la ocasión de que los emergidos decidieran atacar en un momento que se había separado voluntariamente o no de su grupo, y la verdad que era  una idea que le proporcionaba ansiedad solo de imaginárselo. Había conseguido poder involucrarse mucho más en peleas a pesar de su voluntad pacifista, pero admitía que para los tiempos que corrían, en ocasiones era necesario pelear para defender a los suyos. Kurthnaga no estaba dispuesto a volver a esconderse detrás de laguz más fuerte para no tener que involucrarse, no entendía porqué los emergidos estaban allí o qué buscaban; pero sin duda defendería los intereses de su gente.

Negó con las manos mientras reafirmaba su posición negando con la cabeza. - No, está bien. No soy demasiado entusiasta de adoptar la forma dragón. Supongo que fuera de Goldoa no se está acostumbrado a ver dragones terrenales como algo habitual, pero nunca me ha gustado tener un color diferente a los demás o un tamaño levemente superior, incluso a mi edad. Así que realmente... prefiero no transformarme demasiado. - Después de expresar aquellas ideas en alto, se sintió algo avergonzado porque estaba contando cosas personales a un dragón que acababa de conocer y que, probablemente, no le interesaría escuchar esas cosas. Quizás incluso podía enfadarle que un dragón negro dijese esas cosas. ¡No se sentía superior a los otros dragones! Más bien casi se sentía inferior a muchos otros que habían sido criados fuera de palacio, pero entendía que pudiera ser malinterpretado. - No tengo ningún problema con nada. Viajaré a pie, dormiré en el suelo y comeré fruta si hace falta. Reafirmo la idea de que le estoy agradecido porque me ayude, sería un total despropósito por mi parte que encima mi actitud fuera un gran obstáculo para mi usted. - Juntó sus manos a altura de su pecho e inclinó un poco su cabeza, sonriendo un poco. - Yo le sigo.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3040


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] A veces hay que irse para poder volver || Priv. Kurthnaga

Mensaje por Maedhros el Jue Sep 14, 2017 3:28 pm

El príncipe hablaba bonito, lógico para un laguz que se había criado en la alta corte. No sonaba como un niño malcriado que no acatase las pautas que iba a decir Maedhros pero, no estaba muy confiado de que hasta el final el príncipe estuviera conforme con no dormir entre cuatro paredes y tener que andar todo el día solo con los descansos para comer y las necesidades básicas. Pero acompañar a un príncipe a la capital no tenía porque ser una tarea complicada y tener a un príncipe dragón de su lado podía ser muy beneficioso, aún con la promesa que se había hecho a sí mismo de no volver a pisar Goldoa en muchos siglos.

-No hay problema. El mapa geográfico es el mismo a pesar de como luzca el terreno, hace un tiempo que no estoy en Gallia pero he sido capaz de orientarme bien hasta el momento. - No había sido ágil suficiente como para evitar encontrarse con emergidos pero sí que había podido huir para no ser atacado. Ahora eran dos dragones pero, podrían escapar dada la situación. Maedhros tenía que tener en mente un posible ataque enemigo porque los asentamientos emergidos en Gallia eran frecuentes y se veía como si fueran capaces de atacar a los puntos más conflictivos, conociendo que habían muchas oportunidades de una victoria a favor de los emergidos.

-Recuerda tus mismas palabras cuando necesites fuerza de voluntad. - Maedhros había sido en su día, el mayor de entre sus hermanos pero ya no mantenía lazos con su familia, ni la familia que había creado a lo largo de su viaje se mantenía con vida, por ese motivo no sabía si sería capaz de mantener un buen ánimo si el príncipe se quejaba de las incomodidades del viaje. Maedhros había cambiado mucho y ya no reconocería su yo anterior. - Sigamos. Y puedes tutearme, soy un don nadie, las formalidades no son necesarias. - Trataba con mucho esmero y dedicación el no destacar, era más fácil moverse para él de esa forma.

Inició el viaje de guía para llevar al príncipe de Goldoa a la capital del país en el que se encontraban, para ponerle algún nombre. Maedhros ya no estaba acostumbrado a ser un conversador y no se molestó en un inicio a buscar un tema sobre el cuál hablar mientras andaban, con la preocupación de que se volviera algo personal y tener que mentir sobre su pasado. Mentir no era el problema, era un buen mentiroso pero, no era un recurso que le gustase usar, las mentiras siempre podían ir en su contra. Algunas veces se tuvo que parar para ver en qué posición se encontraba el sol y así, orientarse mejor, sin tampoco explicar el motivo de que no continuasen andando.

Pero había una duda bastante evidente que le rondaba por la cabeza y habiendo observado la actitud franca de Kurthnaga provocó que Maedhros preguntase sin ningún tipo de rodeo. - ¿Puedo conocer el motivo de que estés en Gallia? Lo poco que sé es que Goldoa es el único país laguz sin amenaza emergida, con lo cerrados que son los dragones se me hace extraña tu presencia fuera. - No pensaba que las cosas hubieran cambiado demasiado desde su partida, los dragones no eran una comunidad cambiante. Las reuniones entre los monarcas se hacían en Goldoa y la monarquía de Gallia estaba caída también, no le encajaba sus suposiciones. - Pero más importante, el sol empieza a bajar y en pocas horas nos quedaremos sin luz. Tenemos que empezar a buscar un lugar apartado en el que pasar la noche.

Sus reglas pare elegir un lugar eran evitar rutas comerciales y zonas de paso, era una regla fácil de cumplir dado que todos los pasos habían quedado calcinados por ataques y ahora las rutas eran cualquiera que se pudieran acceder a paso. Silencioso no era siempre una buena indicación pero ahora Maedhros tenía que fijarse en que no hubieran signos de que fuera una zona frecuentada por enemigos, observando a su paso, elegió una zona arboleda donde no habían tantos signos de huellas como de animales que comían los frutos de arboles y arbustos.

Una vez elegido el lugar, dejó su bolsa con escasas provisiones en el suelo. - Primero de todo, hay que preparar fuego para cuando se termine la luz. Luego habrá que pensar sobre la comida y... Si te parece bien, turnos para vigilar por la noche. Puedes dormir primero, con unas cuantas horas a la madrugada será suficiente para mí.
Afiliación :
- GALLIA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Informante

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
607


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] A veces hay que irse para poder volver || Priv. Kurthnaga

Mensaje por Kurthnaga el Vie Sep 15, 2017 6:49 am

Se había perplejo con aquella frase acerca de recordar sus mismas palabras cuando necesitase fuerza de voluntad porque quizás, nadie le había dicho directamente un hecho tan directo. Y lo cierto era que, Kurthnaga estaba pasando por primera vez en su vida, un “momento duro” con el que había roto todos los esquemas de su pacífica vida en Goldoa. Si alguien le hubiera contado décadas atrás que él se encontraría viajando fuera de las murallas de su país, peleando por sus ideales a espaldas de la opinión de su padre, el Rey, probablemente opinaría que aquello no era más que una mera fantasía; pero allí estaba, afrontando una extraña realidad por su parte. Algunas veces había actuado bien y había reaccionado de la manera esperada para la situación, pero cabía admitir que no siempre había sido de aquella forma: a veces sus amigos habían necesitado de su ayuda, y sin embargo, él se había resguardado en Goldoa porque lo mejor para él en aquellos momentos era protegerse a sí mismo. No estaba especialmente orgulloso de esos últimos casos, pero afrontar una vida para la que nadie le había preparado, no siempre era proporcionar la mejor respuesta. Así que sin duda, trataría de recordar sus ideales y por lo qué el príncipe estaba luchando cuando se encontrase en los momentos con la moral más baja.

Quiso agradecer aquella mención, pero terminó asintiendo con la cabeza y sonriendo levemente. En ocasiones como aquellas se percataba que solo unos pocos se atrevían a hablarle de forma directa y en verdad, lo prefería así. - Ah, si, ¡Perdón! De ahora en adelante trataré de hablarle.... me refiero, hablarte más informal. Lo lamento, son las costumbres. - Los formalidades y Kurthnaga eran algo que iban de la mano, se había criado en Palacio y apenas había tenido amigos de su edad durante su vida así que al final, se había acostumbrado a hablar a muchos como los mayores que eran.

Cuando Maedhros empezó a andar para empezar a guiarle hacía la capital, Kurthnaga rápidamente intentó ponerse a su lado y andar a su ritmo porque no quería quedarse atrás. Pero él era mucho más bajo de estatura que el pelirrojo y a veces, se retrasaba un poco más porque sus pasos no podían ser tan largos. Al notar que el otro dragón no sacaba un tema de conversación, se cuestionó si tenía que buscar uno él mismo pero después, pensó que quizás sería irrespetuoso romper el silencio si el otro no quería hablar de nada irrelevante para hacer más ameno el viaje y también tenía miedo de que, sonase como un cuestionario o algo parecido por su parte, así que al final decidió simplemente fijarse en el entorno para distraerse un poco y que andar en silencio no fuera tan aburrido, mientras trataba de no quedarse demasiado atrás con sus cortos pasos.

Kurthnaga estaba algo distraído cuando el mayor decidió romper el silencio con una pregunta y quizás por la pregunta en sí o porque había estado con la mente en blanco durante un buen rato, le costó formular una respuesta adecuada a lo que estaba pensando. - En primer lugar, sí, Goldoa no está sufriendo actualmente ataques emergidos a un nivel como tiempo atrás... En segundo lugar, en su día se me pidió apoyo para ayudar a Gallia pero rechacé el hacer algo en ese momento y más tarde se me volvió a solicitar y aquí estoy... En virtud de mi mismo, no como Goldoa en sí. No siempre he compartido la misma visión que los dragones de mi país, supongo que eso está influenciado por ser el más joven de los príncipes y también entre la población. - No habría podido ser tan honesto si se tratase propiamente de un dragón de Goldoa, por ese temor constante de que fuera tratado como un traidor por tener una opinión propia: una opinión contraria a la de su padre. Kurthnaga respetaba mucho a Deghisnea, pero eso no quitaba que sentía que tenía que hacer algo él mismo. Y aunque muchas veces sentía que sus decisiones le sobrepasaban, también tenía la respuesta de que algunas cosas parecían estar cambiando; para bien o para mal.

Aprovechó las leves frases intercambiadas para ponerse nuevamente al lado de Maedhros, sin tener mucho más que añadir sobre el hecho de que tendrían que buscar un sitio para acampar pronto. A Kurthnaga no se le daban demasiado bien las habilidades de supervivencia, lógicamente porque nunca se había tenido que ver expuesto a dormir al raso y cuestiones similares antes de que los emergidos apareciesen como una amenaza mundial. Y aún teniendo algunas experiencias, seguía sin ser el de su grupo que solía tomar las decisiones correspondientes a esos temas; y lo agradecía, porque no tenía ni idea de cuál era un buen sitio para acampar, qué fruta se podía comer y cuál era venenosa o simplemente, no sabía hacer fuego si no era con su aliento. Así que ya que parecía que Maedhros dominaba bastante sobre aquellas cuestiones, se limitó a no pensar demasiado y simplemente estar atento sobre por donde estaban andando hasta que por fin llegaron al lugar elegido por el dragón rojo.

Decidió copiar a Maedhros y dejar el pequeño saco que cargaba en el suelo, aunque no llevaba demasiadas cosas en él porque en ningún momento separarse del grupo del que había partido desde Goldoa había sido una decisión consciente. Y al escuchar que su prioridad era la de encender un fuego, su voluntad de ayudar y hacer algo útil, cobró fuerza. - ¡Buscaré ramas para encender un fuego y material para que aguante el fuego durante la noche! - Eso era básico, ¿cierto? Incluso si no sabía demasiado, podría cumplir con esa tarea. Tratando de no irse demasiado lejos para no volver a perderse como al inicio del día, empezó a recoger ramas de árbol que no fueran demasiado diminutas y pudieran ser de utilidad, así que cuando haciendo con sus brazos de cesta creyó que ya había conseguido una buena cantidad, volvió al lugar donde habían dejado los sacos con sus pertenencias. - ¿Crees que con esto valdrá? Ah, eh... No se encender fuego.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3040


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] A veces hay que irse para poder volver || Priv. Kurthnaga

Mensaje por Maedhros el Sáb Sep 16, 2017 2:26 pm

En resumidas cuentas, por lo que el príncipe contaba, Maedhros entendía que formalmente Goldoa no estaba interesada en brindar apoyo a los países colindantes, lo cual era la postura esperada para dicho país, sin embargo, el joven príncipe sí tenía ese interés como particular. La teoría de que Kurthnaga era joven y podía tener una visión distinta, no era del todo factible para el dragón rojo porque todos los dragones fueron jóvenes una vez y no la mayoría tenían un impulso de querer ir a contracorriente en un país donde la mentalidad era tan homogénea. Su interés solo aumentaba en cada instante, el destino había sido curioso de cruzar sus rutas. - Eres un dragón particular, quizás es la clase de príncipe que necesita Goldoa.

Sobrevivir en Goldoa con una visión diferente también era admirable porque no era una tarea fácil de llevar a cabo, por mucho que lo pudiera parecer. Pero Goldoa no era más una prioridad, aquella oración se quedaba en un simple pensamiento que había expresado en voz alta. Goldoa no tenía porque seguir como él lo recordaba, ni no tenía que tener razón con esa idea.

-¡Espera! No te... alejes. - Su camino se había cruzado con el del príncipe porque este se había perdido, no quería que ahora se volviera a perder por ir a buscar unas ramas para encender un fuego, pero por suerte no el dragón negro no era tan cabeza hueca como para alejarse de su zona de visión y se quedó con la frase a medias.

Ya no tenía que preocuparse por el tema del fuego así que su siguiente preocupación fue la comida. Con un vistazo rápido se percató que los frutos de los arbustos cercanos estaban casi intactos sin que el paso de los animales les hubiera afectado, podía darse porque no quedasen muchos animales por el caos provocado por los emergidos pero Maedhros encontró una respuesta más plausible: esa fruta era venenosa. Tendrían que comer de provisiones esa noche.

-Valdrán, dejalas en el suelo. - Eligió una rama que no estuviera muy desviada e hizo presión hacía bajo con su brazo para que la prótesis de su mano fuera capaz de mantener la rama en su sitio si conservaba el equilibrio. Con su mano hábil, agarró una rama más pequeña para mover circularmente entre el lecho que había preparado para que el fuego se conservase después. Con paciencia, Maedhros repitió esa acción por unos segundos sin hablar hasta que creó el fuego. - Práctica y paciencia. Más bien paciencia, la verdad.

Se sentó en el suelo, aproximándose a su saco para sacar un par de paquetes. - Espero que esté acostumbrado a la sal porque los frutos de los alrededores parecen ser todos venenosos. - Sin tacto, lanzó el otro paquete al príncipe, esperando que este lo agarrase al vuelo. Después, el deshizo el otro paquete que había sacado para el, y colocó el pescado en sal en una rama, para acercarla al fuego un poco.
Afiliación :
- GALLIA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Informante

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
607


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] A veces hay que irse para poder volver || Priv. Kurthnaga

Mensaje por Kurthnaga el Lun Sep 18, 2017 4:58 pm

No era la primera vez que escuchaba de parte de otro laguz que le mencionaran que estaba adoptando una actitud que quizás impulsaría un cambio a Goldoa pero, todas aquellas palabras siempre le sonaban muy grandes para él. Antes se habría sonrojado, o habría reído de manera estúpida mientras estaba halagado por un comentario así. Ahora las cosas habían cambiado, ni el mundo le parecía un lugar tan bonito en el que vivir ni Kurthnaga estaba demasiado convencido de la postura que había adoptado en el pasado. ¿Y si su padre realmente no estaba equivocado? ¿Y si quizás lo mejor para Goldoa era continuar siendo un país aislacionista? Habían aparecido los emergidos y al contrario que seguramente, el pensamiento y la dinamica de otros países: ellos no habían adoptado ningún cambio en su tónica habitual. No habían realizado ningún tipo de alianzas ni de tipo político, ni de tipo militar... Por no hacer, ni se habían reunido con los otros monarcas de la Alianza Laguz. Pero Goldoa seguía en pie, mientras los otros países laguz habían caído y, evidentemente, era un hecho que hacía flaquear todos los principios que Kurthnaga había defendido. Ni siquiera estaba tan convencido de sí realmente se podía confiar en los beorc como raza.

-He escuchado esa idea anteriormente, formulada de otra manera, claro está. Sin embargo, no estoy muy seguro de ni siquiera tuviera que tener esa clase de pensamientos en mi país. - Confesó con una voz muy calmada, como si los nervios de minutos atrás se hubieran esfumado por completo. Esa era la clase de ideas que se cerraba para sí mismo, porque no estaba bien que un dragón de Goldoa pensase esa clase de cosas y tenía miedo de expresarlo a los demás. Pero tenía la impresión de que, aunque Maedhros había comentado que el príncipe no era un dragón particular, el pelirrojo tampoco lo era y Kurthnaga sentía que no había miedo a sentirse como un traidor por expresar esos temas. - Quizás solo soy joven e inexperto, quizás las cosas están bien tal y como están... Es posible que Goldoa esté bien y quien no encaje sea mi manera de pensar. Estos últimos tiempos con los emergidos me están dando mucho qué pensar, aunque la realidad siempre demuestra que no hay una sola respuesta correcta. - La experiencia de los últimos meses le había demostrado muchas cosas pero en general, lo podía resumir como que no todos veían el mundo con la misma perspectiva así que sus ideales, sus pensamientos... se veían influenciados por los mismos.

Después de su sencilla tarea de recolección de ramas de árbol para la fogata que les iba a proporcionar luz y que la temperatura no descendiera en picado durante la noche, no pudo evitar sonreír cuando el otro dragón dijo que valdrían las ramas que había traído. Kurthnaga normalmente tenía la voluntad de ayudar pero no siempre tenía los medios o conocimientos para ello, así que aunque aquellas tareas fueran muy nimias, se sentía feliz de poder contribuir. Se sentó observando como Maedhros con paciencia a la vez que maña, se encargaba de encender un fuego. Al inicio, Kurthnaga pensó que quizás no lo lograría porque no veía ningún cambio aparente con la fricción de aquellas dos ramas pero, para su asombro, primero fue una chispa y segundos después fue una pequeña llama que se fue animando hasta ser un fuego con fuerza suficiente como para no apagarse con la brisa del viento.

Se sorprendió de conocer que los frutos de los alrededores eran venenosos, por un lado aliviado de no haberse comido ninguno por desconocimiento de que podían caerle mal en el estomago pero, por otro lado, era como una alerta de que tenía que adquirir más conocimientos sobre supervivencia para no poder tener un fallo estúpido de tal calibre en el futuro. Agarró al vuelo el paquete que le había lanzado aunque esperó que Maedhros abriera primero el suyo, y después de ver que el contenido era pescado conservado con sal, no tardó demasiado en copiar los mismos movimientos que el dragón rojo: buscar una rama suficientemente resistente para clavar su pescado en ella y acercarla al fuego para calentar un poco el pescado antes de darle un mordisco. - ¡Ugh! ¡Salado! - No reprimió una mueca; había sido advertido, pero no esperaba que fuera tan salado, realmente. De todas formas, tenía mucha hambre así que junto un trago de agua de su botellín, continuó dando mordiscos a su pescado hasta que solo quedaron las espinas y no pudo sacar nada más.

Durante unos segundos, Kurthnaga se quedó mirando fijamente al rostro de Maedhros. El mayor no hablaba de sí mismo, y en realidad eso creaba muchas dudas en su mente pero nada se veía adecuado como para preguntar o incuso como para mencionar en un tema de conversación de manera indirecta. Así que simplemente dirigió su mirada hacia otro lugar, sin decir nada. Y a pesar de que se había acercado al fuego, Kurthnaga estaba empezando a sentir frío pero no llevaba más ropa consigo, así que juntó las piernas e intentó acercar un poco sus manos al fuego, manteniendo una distancia prudente para no quemarse. No había previsto que su situación sería la de acampar en el suelo raso, aunque agradecía que no hubiera sido abandonado, la realidad es que no estaba preparado para estar allí y a pesar de la cercanía con el fuego, no creía que fuera capaz de soportar bien el frío. Lo peor es que no quería decir nada por no molestar a Maedhros, más cuando antes había mencionado que no podía proporcionarle “comodidades”.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3040


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] A veces hay que irse para poder volver || Priv. Kurthnaga

Mensaje por Maedhros el Miér Sep 20, 2017 1:14 pm

-Goldoa no impulsa que sus ciudadanos piensen de una manera diferente a la que el reino quiere. - Los pensamientos de Maedhros eran directos y eran pronunciados de una manera muy similar a la que se creaban en su mente. Ya no era un ciudadano de Goldoa y ya no estaba vinculado a que su pensamiento pudiera dañar a la imagen de su padre, y aunque sonase muy restrictivo, en realidad su tiempo en el país dragón fue muy positivo. No guarda una mala memoria en su corazón de esa época.

-La libertad de expresión no es algo habitual pero no tienes que temer a pensar por tu propia cuenta, equivocado o no, pensar por ti mismo siempre será algo que te va a beneficiar. Valorar si algo es bueno o no, es lo importante, quizás lo que se te ofrezca en una ideología sea bueno, quizás sea malo pero solo uno mismo puede hacer esa valoración.

Por lo poco que podía leer entre líneas, Goldoa no había cambiado en absoluto y Maedhros opinaba que tampoco era tan malo. Había pasado una buena adolescencia allí a pesar de haber crecido con unas ideologías concretas hasta que tomó por su propia cuenta irse, a partir de ese momento pudo pensar por sí mismo y no fue una tarea fácil al inicio. Pero su situación era peculiar, no estaba sometido a ningún país, ni a ninguna ideología concreta más, pero lo normal era en mayor o menor medida, estar influenciado por la proyección que el país en el que uno creía.

Esperaba que su comida no fuera fina y delicada para el paladar de un príncipe pero le hizo gracia como parecía haber tomado desprevenido a Kurthnaga con lo salado a pesar de haber informado de ese hecho de antemano. Maedhros se tapó levemente la boca con la mano inútil mientras sonreía en lugar de repetir la idea de ya que había sido advertido. Se lo tomó con buen humor porque Kurthnaga continuó comiendo después de esa mueca divertida, ningún momento rechazando aquella comida ni realizando ningún gesto que fuera interpretado como despectivo y eso no le hacía sentir atacado, sino cómodo con la situación.

No fue difícil llegar a la conclusión de que el príncipe se estaba muriendo de frío, no vestía de la manera adecuada ni parecía que trajese consigo más ropa y se abrazaba a sus piernas de una manera que parecía como una cría de pollo cuando hinchaban su cuerpo y parecían una bolita. Solo le faltaba ponerse a temblar allí mismo y al no mencionar nada, Maedhros se preguntó si quizás había sido muy directo con el chico.

Con una sola mano desenganchó la capa que portaba cubriendo la armadura y alargó su brazo para que el dragón negro la aceptase. - Si tienes frío puedes decirlo, no voy a comerte ni nada por expresar ese tipo de cosas. Cúbrete con mi capa, no es muy gruesa pero dado que soy más alto que tu, te servirá como una buena manta.
Afiliación :
- GALLIA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Informante

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
607


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] A veces hay que irse para poder volver || Priv. Kurthnaga

Mensaje por Kurthnaga el Miér Nov 01, 2017 9:23 am

La mentalidad homogénea y cerrada de Goldoa era algo que tenía más que aceptado, muchas veces Kurthnaga se había sentido mal por haber tenido pensamientos muy contradictorios con la opinión popular; quizás en otra cultura se podría incentivar a los ciudadanos para que hubiera una diversidad de ideas pero, no en el país de los dragones terrenales. Además, el hecho de que el fuera el más joven de los príncipes de su país, solo hacía que empeorar aquella sensación de sentir que sus pensamientos podían ser considerados como traición. Ahora poco a poco iba cambiando de pensar, influenciado por el mundo exterior que había visto con sus propios ojos y no por la verdad en la que había confiado en el pasado obtenida por libros que había leído a lo largo de las décadas. - Quiero pensar que... Es válido que cada uno de nosotros, los que estamos en este mundo, tengamos nuestro propio punto de vista. Que no tengamos que ser una extensión de nuestra cultura o de nuestras creencias. - Alzó la cabeza y se quedó mirando al horizonte unos instantes. - Aunque como has mencionado, es difícil en una cultura como la goldoniana.

Sin embargo, como la gran mayoría de seres; uno iba aprendiendo de la experiencia con el transcurso de los años y Kurthnaga no era una excepción a ese suceso. Las largas décadas que había vivido bajo el amparo del palacio real de Goldoa habían conformado una rutina muy equilibrada pero a la vez, repetitiva. No es como si hubiera llegado a un punto donde no tuviera nada más que aprender allí: en absoluto. Nunca pensaría que hubiera un momento en el que no pudiera aprender más en el mundo pero lo cierto era que, había asentado una base de conocimientos muy sólida; pero encaminada en un solo punto de vista en particular. No era de extrañarse porque Goldoa al ser un país aislacionista, impedía que las noticias del exterior llegasen a los dragones de a pie y por ello, había una gran censura como consecuencia. Tuvo que salir de su país para entender la política del mismo, que su punto de vista neutral era para buscar el beneficio de los dragones, con el que el Rey quería proteger a su gente. Kurthnaga seguía sin estar concorde al cien por cien de esas ideas, pero sí que las comprendía y como siempre lo había hecho, las aceptaba.

-Cuando era más joven... No entendía muy bien la mentalidad de Goldoa. Son mi gente y es mi patria y no habrá nada que cambie ese hecho y esos sentimientos. Pero ahora, con el transcurso de los años creo que soy capaz de entender mejor a los dragones. - Agachó un poco la cabeza entre los hombros al percatarse de lo sentimental que estaba sonando y no pudo evitar avergonzarse por ello. Sus palabras eran honestas pero seguía pensando que quizás contarle todas aquellas cosas a un dragón que acababa de conocer era algo fuera de lugar. - Perdón... me dejé llevar por los pensamientos. Puedes olvidar lo que acabo de decir si lo prefieres. - Maedhros había mencionado que conocía Gallia y por la manera en la que hablaba, se sobreentendía que había vivido una temporada en Goldoa así que quizás había nacido allí. Pero habían tantas incógnitas que probablemente no tendrían respuesta porque Kurthnaga no se atrevería a preguntar sobre temas personales que, hacía que hubieran un montón de cabos sueltos cuando pensaba más sobre ello.

Volviendo a como se sentía físicamente y no emocionalmente, lo cierto es que se daba cuenta que él no tenía ni la menor idea de como uno tenía que prepararse para un largo viaje y sobretodo, a un país que había sido arrasado por los emergidos. Se estaba muriendo de frío pero no quería ser una molestia para el dragón rojo, quien ya había mencionado algún comentario rechazando la idea de que iba a ser un viaje con comodidades “al gusto de un príncipe”. Así que inconscientemente se había abrazado a sus piernas y se había acercado al fuego pero no siendo suficiente para que sus dientes parasen de rechinar. Por lo que había mencionado anteriormente, quizás fue por lo que el príncipe dragón se sorprendió un poco cuando el otro le entregó su capa para que se cubriera con ella. - P-pero... ¿Y tu? Tengo frío pero no quiero que por mi culpa seas tu quien pase frío... - Y aunque Maedhros parecía que iba vestido de acorde al tiempo, aún portando ropas beorc, seguiría sintiéndose culpable de todas formas. - ¿Porqué no la compartimos? Como has dicho, no soy muy alto así que supongo que dará como para cubrir a ambos...
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3040


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] A veces hay que irse para poder volver || Priv. Kurthnaga

Mensaje por Maedhros el Jue Nov 30, 2017 5:52 pm

-He dicho que es difícil pero no imposible y, con ese tipo de pensamiento, no vas mal encaminado. - La tradición era un factor bastante importante para que la mentalidad de los dragones fuera la estaba establecida desde sus orígenes pero, como un dragón que había visto la dualidad del mundo que les rodeaba, Maedhros opinaba que era más importante el hecho de la visión de uno mismo. Es decir, en una vida donde no hay problema alguno, un dragón no piensa que su pensamiento es erróneo y quizás toda la tranquilidad que les rodee es la que crea ese efecto. Tampoco pensaba que fuera malo pensar de esa manera tan única de los dragones terrenales, él vivió de aquella forma y podía afirmar con certeza que habían sido los mejores siglos de su vida, simplemente su vida actual le provocaba que cambiase su manera de ver todo lo que le rodeaba. - Pareces tener ideas propias y no seguir un patrón fijo impuesto por otro y eso, al final, acaba siendo lo importante.

Suspiró anhelado, aquella conversación le estaba recordando de su pasado y aunque eran recuerdos agradables, la sensación era agridulce por saber que no podía volver a tener una vida como aquella. Pero habían pasado siglos y ya no sentía aquella opresión en el pecho por estar separado del que había considerado el amor de su vida, un amor imposible. Si que pensaba en su padre y, en lo mal hijo que había sido en su día por no haber seguido sus estrictas normas pero ningún plan en su mente se cruzaba con el de volver a Goldoa. ¿Cómo iba a volver a la que un día fue su patria? No había nada importante fuera de Goldoa por lo que pelear, pero tampoco sentía una fuerte unión como para volver, no sería demasiado bienvenido después de todo aquel tiempo.

-No me molestan tus comentarios. Pensaría que un príncipe sería bastante estúpido pero demuestras ser todo lo contrario a esas figuras políticas que están por estar. - Era de noche, estaba cansado y lo último que había pensado que podía ocurrir era encontrarse un príncipe de un país aislacionista perdido por Gallia: le importaba un carajo ser sincero con lo que opinaba en ese punto. Podía el chico sentirse ofendido por aquel comentario pero a vistas del dragón rojo, no era más que un niño perdido aun sí su manera de razonar, como había dicho, era más propia de un adulto. - Hay cosas que solo se aprenden de la experiencia y a pesar de ello, siguen habiendo demasiadas cosas en este mundo que no tienen mucho sentido lógico.

Maedhros no reprimió una mueca cuando el otro chico dudó en tomar su capa y no por desconfianza, sino más por modales. El dragón rojo habitualmente tenía que fingir modales y cambiar mucho su actitud cuando se movía por un ambiente que lo requería con lo cual, terminaba bastante harto de esas formas. - Créeme que no voy a congelarme en un clima como este. - Mencionó algo a desgana y después asintió levemente con la cabeza, levantándose para sentarse más cerca del dragón negro. - Será mejor que descanses ahora que puedes, no pienso mañana llevarte a cuestas porque te quedes despierto por la noche. - Al sentarse a la derecha del príncipe, la mano más cercana a él era la que básicamente no tenía y podía mover cosas con paciencia pero no podía agarrar nada con la pieza de metal que tenía por mano. Esperaba que no se notase demasiado y que el otro colocase la capa como quisiera.

-Duérmete, anda.
Afiliación :
- GALLIA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Informante

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
607


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] A veces hay que irse para poder volver || Priv. Kurthnaga

Mensaje por Kurthnaga el Lun Feb 26, 2018 7:39 am

Habían demasiados temas de los cuales no había recibido respuesta alguna y al final, tantos vacíos en su mente provocaba que en lugar de evitar aquellos temas, terminaban afectando a su personalidad y todavía hacían al dragón un tipo mucho más inseguro. No es cómo si tuviera certeza alguna de que su padre tuviera algún tipo de información del paradero de sus hermanos pero, sin noticias de ellos, hacía que Kurthnaga fuera el único de los príncipes dragón que actualmente continuaban residiendo en el Palacio Real. Y aquello había desencadenado que junto a su propia curiosidad, su pensamiento distase de ser el pensamiento homogéneo que solía ser común en su país y siendo un dragón negro nunca había pensado que fuera algo positivo. Así que alguien le comentase que no iba mal encaminado con las ideas que defendía le sorprendía pero no de una forma negativa, más bien era algo que no esperaba escuchar y menos de otro dragón; aunque Maedhros podía decirse que daba la impresión de no ser un dragón común.

-¿A-ah? - No es como si Kurthnaga creyese que la monarquía absoluta y por lo tanto, hereditaria, fuera la mejor forma de gobierno pero le tomaba tiempo saber qué contestar cuando el dragón rojo decía directamente lo que pensaba. En cierto sentido entendía que, si ellos habían nacido como dragones negros porque la diosa lo había querido así, tenían que aceptar su destino y que podrían alcanzar a ser más poderosos que el resto de los dragones y con ello, proteger a sus gentes en tiempos de conflicto. Pero no siempre podía pensar de ello como algo positivo, después de todo, no se veía en posición de poder defender nada en posición del último príncipe de Goldoa. - Intento... ser honesto y hacer lo que creo que es justo para defender a los míos. No creo que siempre sea lo correcto pero... S-supongo que tienes razón. No tengo mucha experiencia en el mundo exterior, hasta hace poco no conocía nada más allá de las fronteras de mi país.

Se avergonzó un poco y Kurthnaga se cubrió parte del rostro con la capa. Sobre sí mismo siempre opinaba que era débil para ser un dragón y que, su carácter blando tampoco le ayudaba en absoluto a cambiar la apariencia que mostraba a los demás. Maedhros era en parte, intimidante pero parecía que hablaba sin ningún tipo de tapujos y no daba la impresión de ser para nada débil. No podía evitar querer ser un poco más como él. - P-pero... Está bien... - El dragón acomodó un poco sus piernas, flexionándolas para no acabar con frío si se quedaba dormido y así cubriéndolas con la tela. - Buenas noches. Puedes despertarme si necesitas dormir y que yo haga guardia. - No esperó ningún tipo de respuesta porque en cuestión de segundos ya había cerrado los ojos y había subido algo sus hombros entre su cabeza, intentando conciliar el sueño. Debido a que estaba cansado por la caminata y haberse perdido, no tardó en quedarse profundamente dormido y sin quererlo, acabó apoyando su cabeza en el hombro del otro dragón.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3040


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] A veces hay que irse para poder volver || Priv. Kurthnaga

Mensaje por Maedhros el Dom Mar 25, 2018 7:33 am

La soledad había acompañado a Maedhros en las últimas décadas, no estaba acostumbrado a compartir espacios por mucho tiempo y aunque la visión de ese joven príncipe era extraña para alguien que había nacido y crecido bajo el cobijo de la sociedad de Goldoa, sentía que era demasiada interacción social por ese día. Se sentía como si fuera a suspirar pesadamente como reacción a lo extraña que le parecía la situación pero tenía que recordarse a sí mismo que un príncipe tuviera buena impresión de él era tener puntos a favor. Si hubiera sido todo un poco más normal, no le importaría mucho la autoridad de alguien que procedía de su país natal pero si el chico estaba saliendo del país y rondaba por la Alianza Laguz, entonces todo cambiaba un poco más.

No le gustaba demasiado que los demás le mostrasen simpatía o amabilidad porque, aunque obviamente esos individuos no supieran de su condición no podía evitar caer en el falso pensamiento de que podía llegar a darles lástima. Además, después de las penurias por las que había terminado pasando por la raza a la que pertenecía y en el pésimo mundo en el que tenía que vivir, no es como si creyese mucho en la bondad. El príncipe se veía como alguien inocente, joven y que seguramente que actuaba de esa manera porque era su forma de ser al no haber vivido muchos años pero, tampoco cambiaba mucho la visión que Maedhros tenía sobre el mundo.

Sintió alivio cuando el joven dragón decidió ir a dormirse, quizás que se acabase durmiendo en su hombro no era lo ideal pero al menos no tenía que continuar una conversación con nadie, necesitaba mantener su mente en blanco un rato para descansar. El dragón rojo podía aguantar lo suficiente durante el día solo descansando pocas horas pero para ello necesitaba en algunos momentos solo centrarse en una cosa a la vez: hacer guardia era lo único que le preocupaba ahora. En una postura no tan cómoda para no despertar al príncipe, su mirada se perdía entre las llamas de la hoguera que había encendido. Podía escuchar a la lejanía, ruidos que atañía a los pocos animales que todavía sobrevivían en un reino dominado por emergidos en su mayoría pero en principio, no lo escuchaba como algo fuera de lo normal.

Pero los ruidos cada vez se hacían más cercanos y Maedhros no podía distinguir bien a qué se debían por lo que lo cauteloso era empezar a prepararse para lo peor. - Kurthnaga, Kurthnaga, despierta. – Le meneó del hombro sin mucha paciencia y Maedhros se levantó en seco sin importar si el chico se caía todavía dormido. Tomó una de las ramas de la hoguera a modo de antorcha y con los pies arrojó tierra de alrededor para apagar la hoguera. - Hay movimiento alrededor, debemos escapar de lo que pueda ser. Lleva tú el fuego y sígueme de cerca. – Si tenía su mano buena ocupada se sentía menos capaz, así que no le importaba darle órdenes a un príncipe si así podía tener cierto control sobre sí. Ir con la antorcha podía delatar su posición pero era demasiado oscuro para ir sin ninguna iluminación y siempre podían arrojar el fuego si se veían en peligro por ello.
Afiliación :
- GALLIA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Informante

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
607


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] A veces hay que irse para poder volver || Priv. Kurthnaga

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.