Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Flashback][Social] Reckless dreams [Priv. Alice y Zifar]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Flashback][Social] Reckless dreams [Priv. Alice y Zifar]

Mensaje por Gerard Van Reed el Miér Ago 09, 2017 3:43 pm


Año 968 del Calendario de los Dioses Antiguos, Renais. En Serafew, la ciudad fronteriza que delimitaba lo que antes eran los territorios independientes de Renais y Grado, se celebró durante esa primavera una pequeña festividad que celebraba la alianza entre los continentes de Magvel y Jugdral, el vecino. En ella, acudían todos los países integrantes, y se llevaban a cabo algunas justas y otras competiciones en el coliseo de la ciudad, además de montarse un gran mercado que se extendía justo al lado, en la zona noreste de la ciudad.

Al incluir los territorios correspondientes a lo que habían sido Frelia y Grado antaño, Renais constituía sin duda el máximo poder militar del continente de Magvel, poniéndolo así en una situación similar a Grannvale, de Jugdral. Es por ello que a Adelbert Van Reed, noble de cargo considerable dentro del ejército de Grannvale, le fue asignada –junto a otros- la misión diplomática de asistir a dicho evento como noble acompañante de uno de los generales, el que intercambiaría palabras con autoridades de semejante rango del ejército de Renais. Debido a que era un evento puramente ceremonial, que eran tiempos de paz y que dicha reunión no era más que una formalidad, se le permitió que llevase también a su familia.

Su primogénito, Gerard, se encontraba en los tenderetes comerciales de ropajes y telas junto a una mujer adulta y algunas niñas, y llevaba ya un rato con la vista puesta en la lejanía. Con cuidado  de que no le viesen, se escaqueó entre la multitud. Esperando salir de allí, fue pasando entre los asistentes de la feria hasta que una fuerza tirando de su brazo seguida de una voz familiar hizo que se girase.

Al hacerlo, encaró a una niña rubia y pequeñita algo menor que él, de expresión enfadada. - ¡Gary! No te escaquees. Madre nos ha pedido que le ayudemos a elegir un vestido a Henriëtte para su quinto cumpleaños - La niña retiró su mano para situar ambas en sus caderas. La mayor de las hermanas estaba intentando retener al castaño allí. - ¡No tardaré, Agnes! Te prometo que volveré en… - Aprovechó el momento en que le dejó ir para poner distancia entre los dos, dar unos pasos más y echar a correr. - ¡... unas horas!- Oyó a la chica reprochar detrás suyo, pero no se detuvo. Al ser pequeño (debido a su edad), le fue fácil escabullirse entre la multitud de aquel lugar.

Llegó así a la parte más alejada de la zona, donde dejaron de haber paradas comerciales y festivas, y en vez de eso, se encontraban un par de soldados haciendo guardia frente a una de las entradas de un gran edificio circular que se encontraba delante de Gerard. Su castaño y bien peinado cabello no se había revuelto demasiado por la carrera, y su vestimenta se hallaba en óptimas condiciones todavía. Tenía especial cuidado con eso en los momentos que tenía libres; a pesar de no hacerlo a menudo, el deseo irrefrenable – y su corta edad- fueron los causantes de aquel pequeño acto de rebeldía, de los únicos en toda la vida de Gerard.

Pero es que había querido ir allí. Sí. El gran coliseo de Seraphew, construido hacía siglos, donde los mejores caballeros competían para ver cuál era el mejor. Estuvo varios minutos mirándolo, primero con la boca abierta y los ojos brillantes, y luego con la determinación y seriedad que tanto le caracterizarían en los años venideros. Pero no le bastaba quedarse allí; quería entrar dentro, pues le costaba esperar hasta los días siguientes, en los que se celebrarían los torneos. Miró a su alrededor. ¿Habría alguna manera de escabullirse allí?
Afiliación :
- GRANNVALE -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero errante

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
861


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback][Social] Reckless dreams [Priv. Alice y Zifar]

Mensaje por Alice Schuberg el Dom Ago 13, 2017 10:26 am

- No, no... hoy te tocaba a ti. - Una pequeña figura con vestido hogareño azul y blanco, una pamela de paja y manoletinas negras estaba dando pequeños botes en señal de indignación. Su largo y dorado pelo recogido en una gran trenza daba leves latigazos a los lados, siguiendo el movimiento de negación de su cabeza. La peculiar escena entre hermanos se estaba dando en una de las principales vías de Seraphew, muy próxima al coliseo de la ciudad.

En aquél entonces, su vivaz pero despistado hermano olvidaba -o fingía olvidar- a menudo cual era el turno de juego y ante la duda siempre decía que era Alice quien “pillaba”. No obstante, entendía rápidamente quién de los dos tenía razón, pues cuando se producía ese inicio de berrinche sabía que era sincero, y le tocaba a él ser quien la daría caza. - Tranquila, tranquila... Voy a contar, ¿vale? - Actuaba con rapidez en esas ocasiones, pues no quería que se enfadara o pusiera triste. Se sentía mal, y a parte, sería él quien cargaba con las culpas -y consecuente castigo-  por parte de sus padres.

La cara enfurruñada de la chica pronto se convirtió en una radiante sonrisa. - ¡Yuupi! - Voceó, apretando a su hermano mayor con un efusivo abrazo. Entonces, esperó impaciente a que éste se pusiera contra la pared del edificio que tenían al lado.

- Pero... meterse en casa es trampa, y no podemos alejarnos mucho de aquí. Si se enteran papá y mamá nos la cargamos. - Dicho de otro modo, se la cargaría Eugeo. Estaba encargado de vigilar a su hermana, por lo que le preocupaba que Alice se escondiera tan bien que acabara perdiéndola.

- Sííííííííííííííííííííííííííííííííííííííííí. - Con esa contestación denotando exasperación, pero sin perder el tono de emoción, empujó a su hermano contra la pared. - Cuenta despacio, ¿Vale? ¡Y no te voltees! - Los botes que daba entonces eran de indecisión. Con el ”terreno de juego” limitado a varias manzanas, sin salir nunca de la calle principal, buscaba algún puesto, poste, barril, carroza o esquina en la que poder esconderse. - Preparados, listos ¡Ya! - Con ese grito final echó a correr, mientras escuchaba cómo la cuenta atrás de su hermano daba inicio.

Eventualmente, la fugitiva acabaría en las puertas del coliseo, un escondite perfecto teniendo en cuenta la cantidad de salientes y arcos con los que contaba. A falta de poder meterse en interiores, podría verle llegar desde lejos, e intentaría escabullirse de Eugeo rodeando la estructura circular cuando la fase de “buscar” se convirtiera en la de “pillar”.

En aquél lugar había otro niño mirando el coliseo, escudriñando la entrada principal. No importaba que no lo conociera, ni que su edad fuera visiblemente más mayor, sin detener la carrera agarró su mano y la inercia hizo el resto del trabajo. - ¿Tú también juegas? - Preguntó Alice mientras lo llevaba al traspié al lado oriental del coliseo. Por como miraba inquieto el circo, parecía que el tambien estaba buscando esconderse, así que para ella ahora jugaban en el mismo equipo. - Ven, ven. Tengo un escondite súper difícil de encontrar. Está por allí. – Señaló con su mano libre, intercambiando su mirada a su nuevo amigo y a la calle de forma intermitente, pendiente de hacerle caso y a la vez no chocarse con nadie. - Tardarán mucho tiempo en pillarnos, ¡Ya lo veras!
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2033


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback][Social] Reckless dreams [Priv. Alice y Zifar]

Mensaje por Zifar el Miér Ago 16, 2017 7:00 pm

Corría el año 968, once años antes del comienzo de la nueva aventura de Zifar, tiempo donde además de conservar su puesto en el ejército también conservaba su ahora perdida cordura. Zifar se encontraba en Renais en una celebración que acogía con regocijo la alianza entre los países de Magvel y Jugdral. Zifar la verdad es que no era demasiado fanático de esta idea, era partidario de una ideología imperialista, pero como soldado leal a su república calló y acató con su cometido que era acoger esa nueva alianza. En aquella época ya era un destacado militar que tenía a su cargo un pequeño regimiento de jinetes wyvern, Zifar, además de participar en algún combate del coliseo tenía como misión principal dirigir una exhibición aérea junto a su regimiento y algunos jinetes de otros países.

Allí se encontraba, en el coliseo a plena luz del día practicando las maniobras de la exhibición que en pocas horas tendría lugar, siendo honestos la cosa no iba bien, Zifar no era un hombre paciente pero los hombres leales a él estaban acostumbrados a sus excesos de disciplina, sin embargo los otros jinetes no estaban acostumbrados a un trato tan severo (que además se acrecentaba en el caso de los jinetes de Jugdral debido al descontento de Zifar con la alianza) y una ligera desconfianza que había entre los soldados de ambos continentes, que si bien la alianza era efectiva diplomáticamente, había soldados más conservadores a la idea a los que no les dio tiempo a digerir la situación tan rápido lo que causaba fallos de coordinación.

- ¡Alto! Vamos a descansar y acogernos a la fortuna para que vuestros wyverns y vosotros suméis una neurona y no falléis ante el público.- dijo Zifar con severidad mientras se iba a una esquina con un subordinado de confianza a desahogarse - Bah, estos soldados de Jugdral no tienen ni idea de volar en wyvern, lo más sensato sería cancelar la exhibición pero claro... La mala imagen que daría es algo que no me puedo permitir, supongo que no vamos tan mal- acabó intentando convencerse a si mismo sobre la desfavorable situación mientras se tocaba su castaña barba.

Salió del coliseo para que le diese un poco el aire, recibiendo un saludo de visera de los soldados que estaban vigilando la entrada del Coliseo. Allí oyó a un chico joven  que le decía a otro sobre un escondite, Zifar al que le complacía presumir vio en esos impresionables chicos una posibilidad de subir su autoestima fácilmente gracias a los halagos de aquellos chicos, así Zifar disimuladamente (tanto por el perjuicio que le podía causar que se diesen cuenta los guardias de la puerta como para que no le notasen los chicos) los siguió escondiéndose entre la muchedumbre del lugar.
Afiliación :
- CARCINO -

Clase :
Wyvern Rider

Cargo :
Soldado retirado

Autoridad :
-

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
150


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback][Social] Reckless dreams [Priv. Alice y Zifar]

Mensaje por Gerard Van Reed el Jue Ago 17, 2017 7:59 pm


Seguía mirando con los ojos brillantes el gran edificio que tenía delante, absorto en sus pensamientos. Si seguía haciendo caso a su madre y se esforzaba en la academia militar, ¿conseguiría entrar allí algún día él también, como los caballeros de los cuentos que le leían sus padres? Absorto en esos pensamientos, no reparó en que alguien se acercaba rápidamente hacia él su lado hasta que una fuerza tiró del niño, obligándole a seguir su dirección. - ¿E-Eh? - La sorpresa tampoco le permitió reaccionar y frenar el impulso que alguien le estaba dando. ¿Quién…? Una niña pequeñita de vestido claro y un sombrero de paja le había agarrado de la mano y se lo estaba llevando a los alrededores del coliseo.

¿Quién era esa niña que se había acercado de golpe? ¿Juego? ¿Escondite? Tendría la edad de alguna de sus hermanas, que siempre le enviaban de aquí para allá, a las que siempre debía vigilar. No le importaba hacerlo, pues era un hermano muy responsable, pero también le gustaba tener tiempo para jugar con la espada o algo por el estilo. Y después de llevar varios días tooodo el tiempo atendiéndolas durante el viaje y accediendo a las peticiones de su madre, ¿es que no podía tomarse ni siquiera un momento para idealizar su futuro? ¿Se había escaqueado de las pesadas de sus hermanas para acabar teniendo que cuidar a otra niña? No, no y no.

Así pues, tiró en el sentido opuesto, deteniendo a la niña por un momento. - ¡Oye, espera un…! - Pero al lograr girarla, Gerard pudo verla bien. Se quedó con la boca un poco abierta ante su cabello: Miranda lo tenía largo, pero nada comparado con el suyo. Ojos azules y saltones, sonrisa radiante. Entonces se fijó una vez más en cómo le había agarrado de la mano… y no pudo evitar proyectar a sus hermanas en ella. Tal vez Henriette, pidiéndole que la llevase en brazos. O Miranda, que jugase con ella. No pudo enfadarse, solo fruncir el ceño mientras una muy ligera tonalidad rojiza se dibujaba en sus mejillas. ¡Qué remedio! Debía ser un caballero y cuidar de esa niña también. - Vamos por aquí, no nos pillarán. - Dijo el crío algo cohibido, guiando ahora él a la niña. ¡La llevaría él, al menos hasta que llegasen a una zona sin guardias! ¡Su responsabilidad como hermano mayor temporal!

Fueron rodeando, así, el gran edificio circular. Por el camino, se desvió un momento, pues un guardia apareció. ¡No, no les podían pillar! Se escondió en un matorral, aún llevando a la niña de la mano. Tuvo cuidado de que estuviesen bien cubiertos por las hojas. -¡Shh!- Le hizo el signo de silencio, y observó con la mirada cómo ese soldado de expresión aburrida pasaba de largo sin hacer mucho caso donde estaban. Cuando ya no hubo moros en la costa, salió de nuevo, y siguieron con su marcha por la periferia.

Entonces, llegaron a un pequeño arco. Muy, muy pequeño, tanto que una persona adulta no podría entrar… pero no era el caso de ellos. Podrían meterse por ahí, pero ¿y luego? Al otro lado, si bien no se podía ver bien, parecía que la apertura seguía un poco más, y después… ¿qué? ¿Conduciría justo a la parte central de la arena? No podía estar seguro, pero de ser cierto, si se colaban por allí, Gerard estaría matando dos pájaros de un tiro: entraría en el coliseo y encontraría un escondite para aquella niñita. Y dejar que les atrapasen los guardias después de haber llegado hasta allí seguro que sería malo para los dos. ¡Tenía esa responsabilidad! -¡Mira, mira, por aquí podríamos entrar! Je, je. - La miró con la cabeza bien alta, orgulloso. ¡Ja! ¡Un caballero debía ser fuerte pero también ágil de miente y con recursos! Era todo un hombre, sí señor. - Sería un buen escondite, ¿quieres que nos metamos? ¿O tienes miedo? - Siempre podían ir a jugar a otro lado, y sin duda sería más seguro. Miró con curiosidad a la niña, aguardando la respuesta. ¡Tampoco era cuestión de asustar a la pobre! No era agradable cuando sus hermanas lloraban, al fin y al cabo.
Afiliación :
- GRANNVALE -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero errante

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
861


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback][Social] Reckless dreams [Priv. Alice y Zifar]

Mensaje por Alice Schuberg el Dom Ago 20, 2017 8:08 am

No conocía a aquél chico, de nada, pero en su cabeza ya habían empezado a girar los engranajes de su imaginación. Serían amigos, mas de lo que ya eran porque sólo los amigos juegan juntos, quizá mejores amigos, uno más en la lista no iba a ser problema. Por supuesto, se lo presentaría a su hermano para que él también fuera su amigo, pero no mejor amigo, eso se lo había pedido ella antes. Aunque pensándolo mejor, quizá entendería que fuera Eugeo quien al final se lo llevara, los niños mayores se solían juntar más entre ellos. Después del escondite, quizá le gustara jugar a dragones y princesas, siempre faltó alguien que hiciera de villano -que siempre acababa siendo una amenaza invisible muy visible para la imaginación de un niño-, pero ahora que él estaba obligaría a su hermano a cederle el puesto de príncipe. Aunque fuera un juego, los príncipes se acababan casando, y por lo tanto su hermano no podía ser, aunque fuera un juego, para ella era muy serio. Una tormenta de ideas pasó por su cabeza, caótica, divertida, emocionante, tal y como era la niña de coleta dorada y ojos zafiro. Mientras imaginaba un largo futuro -un niño tenía el mañana como el largo plazo a fin de cuentas- la niña seguía tirando de él, enérgica e ilusionada. Dentro de poco llegarían al escondite que había dicho, pero eventualmente una fuerza tiró de ella en dirección contraria, haciendo que se detuviese y girara.

- ¿Huh? - Exhaló dubitativa, clavando sus grandes ojos en los del niño castaño. No dijo nada, sonrió mientras el vaivén nervioso de ponerse de puntillas y apoyar las plantas de los pies de nuevo se sucedía. Se preguntaba si él quería decirle algo, pero no lo expresó verbalmente ya que toda su capacidad respiratoria estaba ocupada de mantener el ritmo de carrera. Espero y esperó, por momentos su impaciencia amenazaba por salir, lo que habría provocado que la niña lo llevara a rastras de nuevo, pero finalmente fue el chico quien actuó, llevandola de la mano al lateral del coliseo. - “¿Él también conoce el escondite? ¡Que guay!” - Su rostro se iluminó, al igual que su radiante sonrisa, un fuerte sentimiento de admiración hacia su nuevo amigo había nacido, incluso no le importaría tenerlo de hermano mayor. Una risita acompañaba a la carrera producto del divertimento del juego, hasta que abruptamente ambos se detuvieron. ¡Un aburrido guardia estaba en su camino! Seguro que si los veía correr por ahí pasándoselo bien gruñiría y les echaría la bronca. Siempre estaban serios, era su trabajo de hecho, les pagaban para bloquear las mejores zonas de juego y decir lo que tenían que hacer al resto. Era hora de esconderse. La sintonía de los niños era la misma, daba igual de donde fueran o los padres que tuviera, sabían entenderse, hablar el mismo idioma, o simplemente no hablando.

Con cuidado, Alice siguió los pasos de su amigo, se escabulló detrás del matorral, detrás de él, agazapándose en su espalda y usando sus hombros como reposabrazos. El paso del guardia era lento y estaba justo al lado de los niños. - jijiji. - No pudo evitar reirse nerviosamente en el momento más critico, aunque era tenso también era muy divertido. Eso debió enfadar a su cómplice, el cual mandó silencio inmediatamente. Los hombres adultos tenían potestad sobre los más pequeños, pero una de sus desventajas es que eran tan grandes y altos que estaban lejos del suelo. Desde esa altura los niños debían verse como hormigas, y por eso tampoco podían escucharlos, o esa era la concepción que tenía ella sobre las personas mayores. Cuando el peligro había pasado, ambos volvieron a emprender su huida hacia el lateral del coliseo

Eventualmente, tras mucho correr, llegaron a una apartada sección del circo. Junto a una de las tantas paredes de piedra, pero esa era especial, tenía un pequeño y oscuro acceso en forma de arco a la altura del suelo. Alice gesticuló su confusión primero. - ¿Eh? Esto no es el escondite. - Estaba un poco decepcionada, además, estaban a vista de todo el mundo. Empezó a pensar que no sabía jugar bien al escondite. Sin embargo, cuando él habló, entendió por que estaban en ese lugar. Miró el arco como si fuera una entrada, eso le produjo fascinación, por un lado, luego dudas. Su hermano dijo que no podían meterse “en casa”. Con la expresión torcida ante esa dicotomía, el niño le hizo dos preguntas, siendo la segunda de ellas la que provocara indignación. - ¡Yo no tengo miedo! - Sentenció, con ambos brazos en jarra, poniendo la mejor cara de valiente de todo Renais. No obstante, no quería desobedecer. - Meterse es hacer trampa, no es una buena id... - Antes de que terminara de explicarse, un sobrecogedor rugido se filtró a través del arco. Algo lejano, todo hacía pensar que provenía del centro de la arena. Ese sonido que nunca había escuchado pero que -gracias a las imitaciones de su hermano y sus padres al leer sus cuentos preferidos- conocía perfectamente. - No... - Sus ojos se ampliaron. - Eso es... ¿Un dragón? - Después de la pregunta, un chillido de emoción se produjo. La niña asomó la cabeza por el oscuro acceso, intentando vislumbrar el draconante que había emitido ese sonido. - ¡Papá y mamá no mentían! ¿De verdad han venido dragones a las fiestas? ¡WOAH! - Ahora la duda le provocaba más ansiedad. Quería entrar, pero no debía, pero ver un dragón era el sueño de su vida, pero se la cargaría , pero, pero, pero... ¿Qué haría?

Pues qué iba a hacer... Además, solo iba a ser un momento, ¡Nadie se enteraría!.  Su pequeño cuerpo se lanzó hacia el interior del agujero. Su brazo extendido sobresalía de la "entrada", azuzando a su nuevo amigo. - ¡Vamos, rápido!
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2033


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Flashback][Social] Reckless dreams [Priv. Alice y Zifar]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.