Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] ¡Esas prioridades, caballero! [Priv. Chrom]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] ¡Esas prioridades, caballero! [Priv. Chrom]

Mensaje por Ángela Promestr el Miér Ago 09, 2017 2:57 pm

Cuando acepté un pequeño encargo en el que me pedían acabar con unos cuantos Emergidos y me dijeron que eran mucho más inteligentes que la mayoría, no pensaba que lo fueran en el punto en el que me lo demostraron. ¡Se fueron por patas a la que vieron que todo estaba perdido para ellos! Me tocó perseguirlos mientras corrían como alma que les lleva Grima. Creo que nunca corrí tanto en mi vida, pero al final les pude dar alcance… una vez atravesada la frontera que separaba Nohr con Ylisse. Si hubiera sido Hoshido me habría importado menos, porque ya me había pasado varias veces la frontera por el lomo de mi tomo, pero era lo que había.

Una vez terminé con esos Emergidos, estaba en un territorio que no conocía, y que tenía todas las pintas de ser igual de idílico que nuestro irritable vecino de toda la vida. Nada más ver los campos que había alrededor de las aldeas, y las propias aldeas de por sí a lo lejos, sabía que eran dos mundos completamente distintos.

Ya que la persecución me llevó hasta allí, decidí llegar a la aldea más cercana y me las ingenié para encontrar un sitio donde poder asearme. No recordaba haber chorreado tanto en mi vida. ¡Casi parecía un pollo asado! Aun así, el baño perfumado mereció cada moneda que me costó. Me renovó las energías y después de eso me decidí a hacer un poco de turismo.

Sí, ¿por qué no? Era un lugar desconocido para mí y, además, había escuchado que mientras no dieras problemas eras bienvenido por allí. Esperaba que no me hubieran mentido, porque si no…

Bueno, no les daría tiempo a arrepentirse de haberme mentido.

<< Ey, ¿qué clase de fruta es esa? >>

Miré a mi alrededor para comprobar que nadie miraba y me acerqué al árbol, ya que estaba en lo que parecía el huerto de una propiedad privada. No iba a coger nada, pero la gente podía ser arisca porque… no sé, a lo mejor les pudro la fruta con la mirada. O algo.


Última edición por Ángela Promestr el Sáb Sep 23, 2017 7:18 am, editado 1 vez
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Mage

Cargo :
Erudita | Mercenaria

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Fuego [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
744


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Esas prioridades, caballero! [Priv. Chrom]

Mensaje por Chrom el Miér Ago 09, 2017 6:58 pm

Cada ciertos días era necesario partir de nuevo desde Ylisstol hasta las diferentes provincias del reino. Una de las promesas que había hecho a los diferentes nobles de su país era que vigilarían cuidadosamente sus tierras para lograr acabar con la amenaza de los emergidos, y ello tenía como principal objetivo las zonas fronterizas. Aquella vez tocó dirigirse hacia el este, rumbo a la frontera con el reino vecino de Nohr, tierra aún peor que una pagana, pues adoraban a dioses que buscaban la destrucción del mundo, como Anankos y Grima. No había nada que odiara más después de las injusticias que aquellos lugares. Por suerte conocía la gran hazaña que el príncipe heredero Xander había conseguido liberando a su país de aquellos seres diabólicos. La frontera con ellos, por tanto, debía ser de las más seguras, si bien prefería cerciorarse en persona.

Había alcanzado la zona más oriental del reino antes de cruzar la línea divisoria que los separaba. No observaba nada fuera de lo común, por lo que al llegar a una de las pequeñas aldeas de la zona dio permiso a sus soldados para que descansaran, comieran y bebieran sanamente mientras él hacía una última ronda. Como líder era su deber, tenía una serie de responsabilidades y buscaba dar ejemplo a sus hombres.

Y como buen ejemplo le tocaba patrullar aquellas apacibles calles.

Suspiró, mirando hacia los lados, realmente no esperaba encontrar nada fuera de lo común en ese lugar, no obstante decidió poner rumbo a la finca que el noble de la zona poseía en aquella aldea. Era la edificación más grande de la zona y contaba con amplios campos de cultivo llenos de cereal y diversos árboles frutales que después vendía en otras provincias o incluso llegaba a exportar a otras tierras. Como príncipe, tenía derecho a pasear por aquellas tierras, aunque no le gustaba hacerlo sin avisar previamente a su dueño, le parecía una falta de respeto por su parte.

Sin embargo, un movimiento sospechoso captó su atención. Una joven peliazul estaba tomando varias frutar de uno de los árboles más cercanos a la valla mientras miraba hacia los lados. Ese gesto solamente lo hacían los culpables, por lo que frunció el ceño mientras se acercaba al límite de la finca, dispuesto a regañarla –Disculpad, milady, pero tengo entendido que estas tierras pertenecen al marqués de la zona, ¿podría decirme qué relación tiene con él? –preguntó, con los brazos cruzados. Nunca atacaría a un civil salvo en severas excepciones.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
474


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Esas prioridades, caballero! [Priv. Chrom]

Mensaje por Ángela Promestr el Jue Ago 10, 2017 2:55 am

Quizá tuviera más poderes de los que pensaba, o quizá esa fruta ya estaba lista para recoger y se habían olvidado de ese árbol, pero el caso es que de tanto mirar la fruta... no, no se pudrió ninguna, pero sí pareció haber madurado lo suficiente como para que se cayera un par. Una de ellas a mis pies y la otra directamente a la cabeza. Por suerte no eran duras como una piedra, ni tampoco lo bastante blandas como para que se me espachurrara en la cara. La segunda la agarré al vuelo, después de que hiciera una acrobacia usando mi cráneo de trampolín. Le eché un ojo, aprovechando que estaba en mi mano para palparla. No, definitivamente no había visto nada como esto.

—A falta de saber qué eres, creo… que te llamaré wumpa — anuncié, después de fulminar con la mirada a la pieza de fruta —. Qué lástima que ya esté inventada la gravedad, podrías haberme ayudado mucho, ¿sabes?

<< Pero por qué santa madre de Anankos en pegaso poni estoy hablando con una fruta? >>

Dicho eso, recogí la que había caído al suelo. Si las dejaba ahí, para cuando se dieran cuenta de ellas ya estarían incomibles. Por eso comencé a pensar. Me las llevara yo o las dejara allí, el dueño de ese árbol no las iba a aprovechar, así que… ¿por qué no probarlas? ¿Sabéis por qué? Porque la suerte era esa amiga cabrona que cuando más la necesitas se esfuma. Justo cuando le di el primer mordisco a una de las wumpa y determiné que su sabor era digno de despertar a los muertos (qué pena que eso fuera solo una forma de hablar), me pillaron.

Con los carrillos llenos me giré hacia la voz. Era un tipo con el pelo azul marino, con una expresión seria y… Ey, ¿no me habían hablado alguna vez de alguien como él?

Le di un segundo la espalda para terminar de mascar el bocado que ya tenía en la boca y entonces sí que le atendí.  Me quedé con el dato interesante sobre su forma de hablar; me había llamado “milady” y había dicho “podría” en vez de “podrías”, así que o era un tipo muy educado o era un pez gordo.

<< Peces gordos con el pelo azul… ¡Oh, genial, me tenía que pillar ÉL! >>

Ante una situación como esa solo podías hacer una cosa; ser sincera. Por eso cuando me preguntó me limité a encogerme de hombros y señalar el árbol.

— ¿Mi relación con el marqués? Parece ser que es la misma que la que tiene con este pobre ejemplar, milord — le indiqué —. Yo no he recogido estas frutas; ellas mismas cayeron al suelo de lo maduras que están. En los tiempos que corren está mal desperdiciar la comida, ¿no creéis? O quizá… ¿estáis sugiriendo que es mejor que los gusanos disfruten de esta delicia?

Si se ponía chivato siempre podía pagarlo. Por rancia que fuera la economía de los reinos extranjeros, dos piezas de fruta sí que podría pagarlas. O eso esperaba. Aunque también podría asegurar el tiro…

—Ésta todavía no la he mordido. Oh, no, no, no voy a pediros que me ayudéis con el papeo — qué cosa más absurda; viéndole la cara me podría ordenar la ejecución por proponérselo —. Me refiero a que podría pagarle al marqués a largo plazo. Muuuuuy a largo plazo. Veréis... Por favor, sujéteme esto.

Hecha la petición, lo que hice fue pasar con toda la tranquilidad del mundo la valla del marqués para plantar la fruta que todavía no había mordido. Para ello la despedacé hasta sacar su semilla, abrí un agujero con mis propias manos y entonces enterré el futuro nuevo árbol a una cierta distancia de su madre, para que pudiera crecer sano y fuerte. Me había enguarrado bastante, con lo que tendría que pensar en pasarme otra vez por los baños de la villa, pero al menos me sentía bien. El trabajo físico en una cantidad justa era hasta gratificante. Me limpié las manos, me las puse en las caderas y asentí completamente conforme con mi obra. Casi no parecía ni que había nada allí, pero de repente... ¡puf! Un día de estos la productividad de la finca habría aumentado gracias a una desconocida peliazul. Qué bonito todo.

—Hecho; en unos años el marqués gozará de una mayor producción de fruta, con lo que técnicamente le he pagado con creces — le anuncié mientras me salía del perímetro prohibido y volví a mirar al patrullero mientras recuperaba mi libro—. Pero tendréis que permitirme que me quede con ésta. Se lo merece; me ha caído en la cabeza.


Última edición por Ángela Promestr el Sáb Ago 26, 2017 11:03 am, editado 1 vez
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Mage

Cargo :
Erudita | Mercenaria

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Fuego [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
744


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Esas prioridades, caballero! [Priv. Chrom]

Mensaje por Chrom el Vie Ago 11, 2017 7:46 pm

Los ropajes de aquella joven extraña no le recordaban a ninguna clase de moda que pudiera darse por su reino. En algunas ocasiones, ir a las fiestas sociales de nobles a las que tenía que acudir y tener que charlar con damas le mantenían al día incluso de los colores que preferían las señoritas según su zona de procedencia, aquellas que les hacían lucir mejor e incluso las que, definitivamente y según ellas mismas afirmaban, “se encontraban prohibidas”. Esos detalles ayudaron a que la calificara como, probablemente extranjera, una viajera quizás. Últimamente, con la llegada de los emergidos, el número de viajeros que buscaban respuestas había crecido notoriamente, si bien en ocasiones era necesario tener cuidado con ellos, pues desconocía sus verdaderas intenciones.

Por ese motivo, no sabía cuáles eran las de aquella joven, solamente conocía dos detalles que le hacían sospechar: Primero, se encontraba en las tierras de su compañero el marqués cuando no parecía ser una de las encargadas de aquella extensa finca; y segundo, la forma en la que actuaba, definitivamente, no era la de alguien inocente.

Esperó a que se volviera, frunciendo ligeramente el ceño. Era una persona paciente, si bien en esos casos necesitaba estar alerta. Quizás no fuera más que una treta para escapar corriendo en cualquier momento, por lo que se encontraba preparado, en cualquier caso. Parpadeó cuando contestó sin más, sorprendiéndole por su respuesta tan directa, sin excusas –Si no conocéis al marqués entonces, debo entender que ahora mismo os halláis en una propiedad que no es vuestra y sin permiso de su legítimo dueño –le explicó, posando su vista en las frutas que sostenía en las manos –Y ya que vos misma sacáis el tema, todo fruto de estos árboles le pertenece a su legítimo dueño, aun cuando se encuentre en el suelo, me temo –suspiró largamente. No estaba de acuerdo con la posibilidad de desperdiciar comida, pero dado que no se encontraban ante una época de hambruna no tenía competencia para decidir qué hacer con ellas.

Se vio obligado a fruncir más el ceño ante aquella falta de respeto. No sabía si le estaba tomando el pelo, tratándole como a un conocido cuando obviamente no lo eran o si pretendía eludir sus responsabilidades por medio de algún truco y de la palabrería. No le gustaban ese tipo de personas, sino aquellas sinceras y que afrontaban los hechos de frente y asumiendo la parte de la culpa que era suya –Dejad de decir imposibles, ¿pagar al marqués a largo plazo? ¿Qué es lo que pretendéis? –pero tuvo que dejar de hablar para, con sorpresa, observar aquello.

Tal que si de un cambio de guión se tratara, y esperando cualquier otro tipo de actuación por parte de la nohria, la observó mientras diligentemente excavaba un agujero en la tierra para introducir en él la semilla del fruto que habia tenido en sus manos hasta ese momento. Como si de hebras de lana tejidos por un experto hilandero se tratara las palabras de la joven habían adquirido sentido, más algo en su actitud, en su expresión, le decía que ocultaba más de lo que era capaz de observar a a simple vista. Por ello llevó una mano a su espada, indicándole con ello que tuviera cuidado con sus palabras –Lo que os voy a permitir, joven, es que me expliquéis quiénes sois, de dónde procedéis y qué tratáis de buscar tanto en esta finca como en este reino –si no oponía resistencia y colaboraba, podía pasar por alto aquella falta de respeto. Nunca había sido demasiado devoto de la presencia de aldeanos vecinos en sus fronteras, pero aquella parecía salirse de los márgenes de lo común –Por favor, realmente no quiero ni pretendo haceros daños, pero estáis actuando de una forma que os perjudica, si no sois una enemiga, acompañadme –añadió, con un tono de voz más calmado. Ni siquiera le interesaba ya el fruto.

Había prometido proteger aquellas tierras, y lo haría a toda costa.


Última edición por Chrom el Sáb Ago 26, 2017 2:57 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
474


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Esas prioridades, caballero! [Priv. Chrom]

Mensaje por Ángela Promestr el Sáb Ago 12, 2017 3:14 am

… Qué bonita es la época de bonanza — murmuré, secándome una lagrimita que me había salido por el ojo izquierdo; eso de declararme abiertamente que estaban lo bastante desahogados como para poder permitir que unas piezas de fruta como aquella fueran pasto de lo que hubiera en el suelo me provocó un estremecimiento que tuve que esforzarme por reprimir. Si él supiera lo que había tenido que llevarme a la boca para estar viva lo suficiente como para hablarle, haría enternecer al marqués de tal forma que me regalaría el árbol.

Aunque también me conformaba con que me dejara terminarme esa fruta. De verdad.

Por lo visto no le hizo particular gracia que le devolviera la fruta al árbol. Le estaba dando otra oportunidad para que se pasara a recogerla el legítimo dueño, o alguien que lo hiciera a su nombre, ¿y lo que me hizo fue fruncirme el ceño? Oh, venga, había escuchado que también había magos entre las filas de Ylisse. De hecho tenían uno que era bastante bueno con los tomos de viento y tenía cara de niño. … Algo parecido con lo que sucedía en Hoshido. Esos dos reinos se parecían tanto que si no fuera por las evidentes diferencias en estilo arquitectónico me preguntaría qué frontera había atravesado.

Fuera el rumor cierto o no, la cosa es que me pidió que lo acompañara a vete a saber dónde, después de exigirme tantos datos en los que podría mentirle que no sabía cómo hacerle ver que estaba diciéndole la verdad.

<< Oh, bueno, simplemente sigue siendo tú. >>

También había pedido que le acompañara a… no sé dónde. ¿Me llevaría ante las autoridades? ¿Directamente a la capital para que me juzgaran por brujería? ¡Eso sí que era emocionante, y no el hecho de acabar con Emergidos que huían de ti!

Creo que me tomaré la libertad de contároslo mientras caminamos. No me importa; puedo volverlo a explicar todo donde sea que me llevéis. De todas maneras… — desvié un poco la mirada mientras mascullé por lo bajo —. No me espera nadie en casa, ¿sabéis?

Quien me esperaba tenía todo el tiempo del mundo para aguardar mi vuelta, con lo que podía perder un poco de tiempo en Ylisse. Mientras me acordara de volver para recibir el dinero por eliminar esos Emergidos…

La cosa es que le seguí, y como no sabía si quería que fuera delante, detrás o al lado me puse al lado porque… así corregir el error era más fácil. Y porque la gente que se habla normalmente tiene que ponerse de forma que se puedan ver los dos a la cara.

Veamos… Comenzando por el orden de vuestras exigencias, mi nombre es Ángela. Ángela Promestr — como hubieran oído hablar de mi familia en Ylisse sí que podía darme por muerta, pero si quería sinceridad, tendría tres tazas. Esa era solamente la primera —. Y, bueno, vengo de Nohr — hice una pequeña floritura para intentar quitarle hierro al asunto —. Pero como buena vecina no he hecho más que colaborar por la paz en la frontera.

Le expliqué un poco que me ganaba la vida mandando a los Emergidos de vuelta a la tumba a base de freírlos, cocerlos o asarlos con magia de fuego, y que ese día me avisaron que había unos cuantos cerca de la frontera con Ylisse.

Me sorprendió ver lo listos que son algunos; cuando me vieron las intenciones salieron corriendo hacia Ylisse — y eso que me había asegurado que ningún Emergido que me viera saliera con vida. Además, no sabía hasta qué punto se podían comunicar —. Cuando les di el pasaporte me di cuenta de que estaba en vuestras tierras, así que decidí aprovechar para asearme y hacer un poco de turismo. ¡Preciooooosos baños, por cierto! — añadí, juntando las manos —. He probado los de ese edificio que hay al otro lado de la villa.

La cosa es que el baño me relajó y una vez estuve de nuevo limpia y fresca me quedé sin cosas que hacer, con lo que…

Después de eso, me decidí a hacer un poco de turismo y me encontré con la finca del marqués. Ya imaginaba que alguien podría tomarse a mal que me acercara, así que me aseguré de no atravesar la valla en ningún momento. Me impresionó ese árbol frutal, en serio. En Nohr no tenemos nada parecido — de hecho, la mayoría de árboles de donde yo vivía no tenían ni hojas —. Y esa fruta era tan brillante, tan bonita y el olor que llegaba era tan dulce, que me quedé embobada mirándolas. Entonces fue cuando se cayeron esas dos y pensé “Oye, Ángela, la vida te ha enseñado que está muy mal desperdiciar comida, ¿qué te parece si la aprovechas?”. ¡Y entonces me cazasteis! Esa es mi historia.

Después de esa sobredosis de sinceridad made in me, me vi con la posibilidad de hacer una pregunta a él.

Solo por asegurarme, ¿sois quien creo que sois, caballero? Porque de ser así, puedo decir que estoy de suerte; pocos pueden jactarse de ser arrestados por el hermano de la Venerable de Ylisse.

A lo mejor me llevaba ante ella y le decía delante de su regia cara decorada con esa mata de pelo azul que me perdonara, que todos podíamos tener hambre y todo eso.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Mage

Cargo :
Erudita | Mercenaria

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Fuego [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
744


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Esas prioridades, caballero! [Priv. Chrom]

Mensaje por Chrom el Jue Ago 17, 2017 8:59 am

La peliazul continuaba actuando de forma sospechosa, ¿por qué parecía estar constantemente hablando consigo misma cuando él se encontraba allí a su lado? Quizás era de esa personas que necesitaban exteriorizar lo que sentían para ser verdaderamente conscientes de la realidad, si bien le parecía un individuo más inteligente, especialmente después de las habilidades que había demostrado.

Por favor, si sois tan amable me gustaría comenzar el camino de regreso al centro de la ciudad –Se disponía a comenzar a caminar cuando la joven pronunció aquellas palabras “nadie me espera en casa”.  Sin duda alguna había un significado oculto, una tristeza no palpable de forma física, pero siempre presente mentalmente. Conocía aquella sensación, cuando alguno de sus queridos compañeros caían en combate, o incluso cuando sus propios padres pasaron a mejor vida, mas prefirió  no decir nada al respecto, solo por si acaso. Tampoco quería sonar indecoroso ni recordarle una situación difícil.

No le preocupó que la joven caminara a su lado, pues de esa manera podía mantenerla vigilada a la vez que observaba su comportamiento natural. También su autoridad solía trabajar como desaliento para los individuos que pretendían atacarle, pues era sabido por todos que de no reaparecer en poco tiempo, sus compañeros Custodios procederían a su búsqueda inmediata.

¿Quizás todo aquello estaba siendo demasiado brusco? Sabía que no era culpable más que de hurtar una pieza –¿y media? –de fruta, si bien todos los vándalos comenzaban por actos pequeños para después realizar empresas mayores.

Se pasó la mano por su azulado cabello, recapacitando sobre cuál podría ser el castigo más acertado para aquella joven quien, a fin de cuentas, no había hecho daño a ninguna persona. Sus pensamientos comenzaron a relajarse cuando la susodicha comenzó su relato. Su nombre, Ángela, parecía acompañar el rostro de rasgos finos aunque traviesos que poseía su acompañante, por lo que se vio obligado a esbozar una ligera sonrisa, prácticamente imperceptible. Sus dudas sobre la joven estaba a punto de despejarse cuando escuchó la palabra que más temía:

Nohr.

Sus pasos se detuvieron prácticamente de golpe, frunciendo de nuevo el ceño, evaporándose el buen humor que había ido recuperando poco a poco  –Procedéis de Nohr. Bien. –no, realmente aquello no estaba bien, alguien de un territorio enemigo no podía ni debía cruzar sus fronteras, por muy alejadas que estas estuvieran de la capital, Ylisstol –Me temo, Ángela, que tu acción no puede estar considerada libre de falta, pues vos misma estoy seguro que conocéis la pobre relación entre nuestros respectivos reinos –no obstante, decidió esperar, darle una oportunidad, para escuchar cómo finalizaba su relato.

Odiaba cuando se veía obligado a lidiar con aquellas situaciones, tan contradictorias como extrañas a la vez. Una de cal y otra de arena, ¿cómo alguien podía ser capaz de juzgar tales actos? Si bien la procedencia de la joven hacía que tomar una decisión fuera más complicado. ¿Qué harían en Nohr si uno de sus compañeros, un soldado, o incluso un aldeano cruzara la frontera sin permiso? Tenía por seguro que no serían piadosos con él, ¿mas eso era motivo para que él actuara de la misma manera? ¿Ojo por ojo? Desde luego era la ley más antigua que existía, pero no la más justa.

En cierto modo he de agradeceros de todo corazón que acabarais con esos emergidos que habían cruzado las fronteras, entrando en este reino, pero debéis entender que vuestra actuación posterior no ha sido la correcta –explicó, con un tono de voz calmado y amable –No poseéis ningún visado, ningún permiso para estar en Ylisse, por lo que vuestra entrada podría incluso considerarse ilegal teniendo en cuenta vuestra procedencia. Muchos viajeros, lo sé, traspasan los reinos sin solicitar permiso, mas si son capturados o vistos delinquiendo serán seriamente castigados –se frotó las sienes, pensativo de nuevo. Durante la estancia en sus tierras parecía no haber hecho ningún acto contrario a la ley con la excepción de aquellas dos frutas, una en cierto modo.

¿Realmente tenía que castigar a alguien que no había hecho daño a su pueblo? Más bien había impedido una amenaza importante, acabando con la vida de aquellos diablos no humanos como eran los emergidos.

Mientras continuaba caminando a un paso cómodo, tuvo que mirar de reojo a la maga una vez más, esbozando una nueva sonrisa –Como bien acertasteis en un primer momento, la Venerable es mi hermana, efectivamente, aunque actualmente me encargue yo de muchas de sus tareas –afirmó –Aunque no sé si esta situación puede ser considerada como “estar de suerte” precisamente, podría imponeros cualquier castigo sin que nadie me lo impidiera o refutara.

A lo lejos ya podían observarse la bulliciosa plaza central de la aldea, repleta de vida: Los puestos ambulantes, los infantes correteando mientras jugaban, ancianos, jóvenes, padres y madres hablando plácida y amenamente. Aquella era la imagen que le gustaba observar en su territorio –Seguidme, me gustaría enseñaros algo –añadió, adelantándose un par de pasos para abrirse camino entre los puestos ambulantes del lugar.


Última edición por Chrom el Sáb Ago 26, 2017 3:01 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
474


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Esas prioridades, caballero! [Priv. Chrom]

Mensaje por Ángela Promestr el Jue Ago 17, 2017 10:19 am

Por el rabillo del ojo fui viendo cómo, palabra por palabra, iba relajándose la expresión del caballero de azulada cabellera, hasta que llegué a la parte de mi procedencia. Allí pasó a parecer un senescal que solo sonreía cuando iba a atravesarte con el hacha a la vez que se detenía en seco tras escuchar el nombre del reino del que procedía. Tuve que poner todo mi empeño en no imitarle, porque era una reacción muy mala. Vale, sí, era de Nohr, ¿y qué? No había venido a quemar la aldea y comerme vivos a sus habitantes, había llegado fortuitamente mientras me dedicaba a ganarme la vida. Se le notó la ironía a kilómetros a la redonda cuando dijo ese “Bien”. De todas maneras no se libró de que me pusiera seria ante una situación así.

Claro que conozco que nohrios e ylissenses nos llevamos como perros y gatos, pero con ese pensamiento no se va a arreglar; de hecho solo lo estropearía — me atreví a decirle, procurando que sonara más como una opinión que como una bronca. Consideraba que esas reacciones ante alguien de otro reino tendrían que haber quedado en épocas pasadas. Teníamos cosas más importantes y urgentes que atender que mi nacionalidad —. Esas relaciones podrían mejorar drásticamente si se le diera una oportunidad o dos a quienes se lo merece. Hablo también de parte de Nohr, no estoy tirándole piedras solamente a Ylisse.

Yo sabía mucho mejor que él cuán retorcidos podíamos llegar a ser. Lo había tenido que sufrir en mis propias carnes, y estaba viéndome en esa situación por ello.

Decidí respirar hondo y seguir caminando, escuchando lo poco que tuvo que decir después de eso. Parecía haber entrado en conflicto. ¡Claro que sí! Se trataba de Chrom de Ylisse, después de todo. Aquel que era capaz de darle una segunda oportunidad a todo el mundo. Aquel que hasta aceptaría plegianos en sus filas por un bien común.

Solo tenía que extender su norma a los nohrios y ya me daría por satisfecha.

La cuestión es que decidió volver a decirme lo maaaaaaaaal que estaba coger fruta de un árbol que no era el tuyo, especialmente cuando habías atravesado la frontera ilegalmente y… Espera. Si entre Nohr e Ylisse habría tan malas relaciones, ¿habría algún nohrio con visado y salvoconducto para pasar a Ylisse, y veceversa?

Decidí que, mientras él se masajeaba las neuronas después de darme las gracias y seguir con la reprimenda digna de parvulario, yo podrí dedicarme a meditar un poco sobre el tema. ¿Quizá pudiera ayudar a hacer que hubiera un poco más de amistad entre ambos reinos, al menos entre el pueblo llano? Ooooooh… Seguro que por eso me ordenaban cortarme la cabeza, pero si no lo hacía nadie, ¿seguiríamos así? Había veces que te tendías que jugar tu bonito cuello para lograr un mundo mejor.

¿Acaso vos no habríais hecho lo mismo de estar en una situación parecida? — quizá sería más cuidadoso de evitar que le vieran, pero daba por hecho que perseguiría a los Emergidos hasta darles caza. Tenía sentido común, después de todo.

Tras aquellas palabras, Chrom decidió que era buena idea continuar ese paseo hasta el centro, un hervidero de actividad, voces y risas que me hicieron ver cuán distintos eran nuestros hogares. Hacía mucho tiempo que yo no veía nada de eso e, irónicamente, no resultó reconfortante. Más bien lo contrario, ya que sabía que eso no lo iba a vivir. Pero el tiempo pasa, la vida sigue, y no debía preocuparme por el pasado, sino por el presente y el futuro. De lo contrario no estaría realmente viva.

¿Vais a preguntarle a los aldeanos si quieren quemarme viva? — después de los altibajos del caballero de pelo azul no me fiaba de eso que quisiera enseñarme, pero tuve que seguirle. Darme a la fuga solo empeoraría las cosas.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Mage

Cargo :
Erudita | Mercenaria

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Fuego [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
744


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Esas prioridades, caballero! [Priv. Chrom]

Mensaje por Chrom el Sáb Ago 26, 2017 3:44 pm

Se vio obligado a fruncir el ceño, dejando escapar un largo suspiro casi inaudiblemente mientras cerró por unos segundos los ojos. Pretendía calmarse, no permitir que la galantería ni el desparpajo de la joven chocaran con su calma y sosiego habitual, si bien llegados a un punto incluso la persona más paciente comenzaría a sospechar que algo se alejaba de lo normal. Volvió a pensar en su hermana mayor, en cómo ella manejaría el asunto, su fiel modelo a seguir, a veces pensaba que sería incapaz de llegarse siquiera a la suela de sus de sus humildes zapatos en lo que a buen corazón y paciencia se refería. Pero para ¿suerte? o desgracia de su interlocutora, no era su hermana mayor quien se encontraba con ella en esos momentos.

Entiendo vuestro punto de vista, creedme que lo hago, si bien no creo que os encontréis precisamente en la posición adecuada para tratar de aleccionar a un príncipe de otro reino sobre cómo ha de actuar al respecto de las incursiones que tienen lugar dentro de sus fronteras porque, joven amiga, actos como este solo sirven para tensar más la delicada situación en la que nos encontramos –explicó, tomando aire por unos segundos –Le debo un agradecimiento al príncipe Xander por su actuación en mis tierras, bélicamente enfrentándose a los emergidos con sus tropas, pero no puedo sino cuestionarme qué le motiva a hacer algo así, de la misma forma que me pregunto si vos no solamente os encontrabais persiguiendo emergidos, cuando en Nohr se encuentran ya un escaso número, o si existe otra motivación para vuestro paseo y disfrute por mi reino. Corren tiempos peligrosos, me temo, y por el bien de todos deberíais tener cuidado en todos los aspectos –sentenció. No era sencillo. Dudar de todas y cada una de las personas, confiar o desconfiar, era una tarea que requería más entereza de la que las personas no pertenecientes a la realeza desconocían.

Continuó recorriendo cuidadosamente aquellas calles estrechas y abarrotadas, acariciando la cabeza a un pequeño que, jugando al pilla-pilla con sus compañeros de travesuras, había chocado accidentalmente contra él. Levantó la mirada hacia la peliazul, esperando ofrecer una respuesta adecuada –Puede que en algún momento lleguemos todos a convivir en paz, ese es mi deseo, pero existen razones para creer que en algún momento esta situación que vivimos con los emergidos pueda ir a peor y, con ello, que algunos reinos podrían tomar ventaja o aprovecharse de la desdicha de otros.

No pretendía señalar a nadie, solamente era necesario observar los movimientos militares de ciertos reinos no muy lejanos para poder hacerse a la idea del porvenir. Incluso los civiles eran capaces de observar el movimiento de tropas a través de sus territorios.

Si bien he de admitir, siguiendo vuestra actuación, que en caso de estar enfrentándome a emergidos, con que solo uno de ellos hubiera escapado a Nohr, lo habría perseguido –terminó por asentir, dándole la razón la cabeza. En cuanto a su acción con los emergidos no tenía queja.

Reprimió una carcajada, sin demasiado éxito ante semejante pregunta. Levantó una ceja, primero incrédulo. No podía haber cuestionado algo así de verdad, por lo que le puso, con cuidado, una mano en el hombro a la joven –Me temo que no les pondría ante semejante situación complicada a estas inocentes personas, ¿no creéis que decidir sobre la vida o la muerte de un individuo no es, posiblemente, una de las decisiones más difíciles? ¿Quién eres tú para decidir si arrebatar la vida es lo correcto? No. Es un peso que no pondría sobre sus manos, si no les gusta una decisión que pueda tomar, en ese caso que vengan a reprochármelo, sencillamente.

Se acercó a un puesto cercano, eligiendo un par de artículos. Tenían buen aspecto, seguramente fueran de buena calidad. Recogió la mercancía con sus manos después de pagar por ella, tendiéndole una a su acompañante –Si queréis algo, solo tenéis que pedirlo –le propuso, mirando a los ojos a la joven mientras le daba un mordisco a la manzana recién comprada. Su color verde, totalmente llamativo, era un regalo para la vista, además de para el paladar –Decidme cuáles son vuestras pretensiones Ángela, quizás pueda hacer algo al respecto.

Por suerte la paciencia que había pedido parecía estar dando sus frutos.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
474


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Esas prioridades, caballero! [Priv. Chrom]

Mensaje por Ángela Promestr el Dom Ago 27, 2017 2:18 am

Decía comprender el punto de vista que yo le estaba planteando, pero por otro lado se pensaba que le estaba diciendo cómo debía actuar y qué debía hacer cuando una nohria como yo se adentraba en sus tierras. Nada más lejos de la realidad. Aun así, provechó para tirarle un par de flores al príncipe Xander. Esa clase de declaraciones son las que se tendrían que pasar de boca en boca y de reino en reino; ayudarían a que todo el mundo tuviera mejores relaciones. Aun así no se fiaba del motivo por el que había acabado con Emergidos en unas tierras que no le pertenecían. ¿No podía ser simplemente por candidez, honorabilidad y el ser simplemente buena persona? Vale que la fama que teníamos, las creencias que habíamos adoptado y el hecho de que nuestro reino tuviera un aspecto ciertamente siniestro nos daba una mala fama, pero seguíamos siendo personas, con sus vidas, sus aspiraciones y sus motivos para actuar de una u otra forma. Y que te viniera alguien de otro país a tratarte como si fueras a degollarle en cualquier momento solo por no haber nacido en su reino…  No era agradable.

No estoy diciéndole a nadie cómo actuar, solo estoy dando mi punto de vista — de lo mal que se estaban haciendo las cosas, sí, pero en ningún momento estaba diciéndole a nadie qué debía hacer y cómo. Tras las alabanzas al príncipe Xander me lanzó la piedrecita de qué estaba haciendo en realidad aquí —. Sinceramente, me dedico a eliminar emergidos porque no hay nada que se me dé realmente bien — todo lo que había matado se había quedado bien muerto donde estaba, a fin de cuentas. Aun así, el día que todo esto acabara y dejara de haber Emergidos probablemente me muriera de hambre —, y mis investigaciones no te hacen ganarte el pan. Más bien te lo consumen.

Sin embargo, y a pesar de estar desconfiando tanto de Nohr y de mí misma, él admitió que pasaría la frontera sin ningún reparo en caso de que alguna de esas criaturas se le escaparan, con lo que… Bueno, la cosa podría haber acabado ahí, pero no. Aseguró que no iba a preguntar a nadie qué iban a hacer con unas asquerosa nohria que había atravesado la frontera sin permiso alguno y, ¡sorpresa! Se metió en un puesto para comprar fruta y me dio una pieza. Acepté la oferta, mirando la pieza mientras me venían a la mente recuerdos que no quería tener en la cabeza en ese momento.

Entre todo lo que podría haber comprado, manzanas.

<< Olvídate. Está entrando en terreno pantanoso por ser demasiado buena gente y hay que hacérselo saber. >>

¿Acababa de preguntarme por mis aspiraciones en la vida? ¿De verdad había escuchado un “Si queréis algo, solo tenéis que pedirlo”? Por mucho que no tuviera la benevolencia de su hermana mayor, Chrom se había criado con ella y se le notaba. Dejé de mirar fijamente la manzana, que todavía no había catado, para mirarle, esa vez con pena.

No os preocupéis por alguien como yo. No podéis ayudarme. No debéis, más bien — mis objetivos pasaban por usar unas artes que sabía que no le entusiasmaban, precisamente, y por mucho que no pretendiera delinquir, tenía el pasado marcado para siempre. Todo eso sin tener en cuenta que en Nohr se me daba por muerta.

En ese momento sí que mordí la manzana, para tener tiempo para pensar.

Decidme. Si perdierais a la persona que más os importa en vuestra vida, a la única que no ha hecho de tu existencia una tortura constante, ¿qué haríais? — me esforcé para que no me temblara ni el pulso ni la voz —. ¿Estaríais dispuesto a cruzar líneas que tanto el sentido común como lo que os han enseñado os dicen que no hay que pasar? ¿O simplemente la recordaríais con dolor hasta que os reunierais de nuevo con esa persona?
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Mage

Cargo :
Erudita | Mercenaria

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Fuego [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
744


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Esas prioridades, caballero! [Priv. Chrom]

Mensaje por Chrom el Miér Ago 30, 2017 6:31 pm

Dio un nuevo bocado a su manzana mientras escuchaba a la joven, siempre pendiente de cualquier acto o movimiento que hiciera. Pese a todo debía estar en guardia, era algo que había aprendido con el paso de los años. En pocas ocasiones conseguía estar relajado del todo si se encontraba fuera de su hogar. Ya fuera por su bien o por el de sus compañeros, una parte de él siempre estaría alerta –Los puntos de vista se caracterizan por ser subjetivos, además que no creo que tengamos las mismas preocupaciones o cuestiones en mente, depende de muchas aspectos –respondió, con un tono de voz calmado, aunque se vio obligado a alzar una ceja mientras escuchaba –Por lo menos esto parece que sí, y es una tarea complicada, por ello es loable que os dediquéis a ayudar a otros de esta manera, aunque realmente lo hagáis por un pretexto diferente –porque no siempre era necesario tener en mente realizar hazañas que ayudaran a otro para que estas, sencillamente, se colaran en tu camino.

Oh. Aunque pese a todo parecía dedicarse a investigar, no se asemejaba demasiado a los sabios y eruditos que se encargaban de ello en Ylisstol, quizás se debiera que al extranjera los requisitos eran diferentes –¿Puedo preguntaros qué es lo que investigáis? Si no es inmiscuirme demasiado en temas que no tienen nada que ver conmigo, por supuesto –porque entendía que quizás eran cuestionas que no debían tratarse no solo con desconocidos, sino con la realeza de un reino opuesto al suyo.

Suponía que trabaja sola. Desprendía ese aura con el que muchos caballeros errantes contaban, pero dirigido hacia Nohr y hacia lo que fuera que hiciese. Una especie de lobo solitario, pero quizás se llevaba alguna sorpresa. Podría incluso estar trabajando como mercenaria para el estado enemigo, no sería una idea descabellada. Era mucho más sencillo contratar a alguien que no tuviera nada que perder antes de arriesgarse a enviar a algún hombre importante o de confianza que, además, podía estar ya fichado.

Volvió a mirar de reojo a la peliazul, frunciendo un ceño, más por extraño que por enfadado, ante el rechazo de su ayuda. No fueron sino las últimas palabras que había pronunciado que le hicieron sospechar que quizás había algunos motivos ocultos, oscuros, para que no “debiera” ayudarla, ¿o a lo mejor solamente lo decía por proceder de Nohr? Había dejado bastante claro que no le complacían demasiado los residentes del reino vecino, puede que sencillamente no le quisiera poner en un aprieto por ello –Como prefiráis en ese caso, no os presionaré, sencillamente mantengo mi oferta por si en algún momento os resulta necesario siempre y cuando no perjudique a mi gente –porque pese a todo, su pueblo estaba por delante.

Terminó de darle el último bocado a su manzana cuando se quedó pensativo. Aquel planteamiento era curioso, aunque a la vez encontraba una cierta connotación oscura en las palabras de su acompañante. Se quedó sin masticar durante unos segundos, rumiando no la deliciosa fruta que justo había terminado sino la respuesta –Yo pues… vaya, es realmente una pregunta complicada he de confesar –admitió, rascándose la mejilla –Pienso que si las cosas ocurren son por un motivo, por mucho que nos duela, porque ha llegado el momento, hemos hecho algo mal, Naga sabe qué, pienso que es más valiente ser capaz de aprender a vivir con ello, te hace más fuerte, te ofrece una visión diferente de la muerte, pues tendrá esa parte buena de reunirte con tus seres queridos y no solamente abandonar el mundo terrenal –cualquier pérdida era dolorosa. Siempre. Siendo la de los seres queridos la más terrible, pero en ese caso habría que pensar: ¿qué querrían ellos para nosotros?
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
474


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Esas prioridades, caballero! [Priv. Chrom]

Mensaje por Ángela Promestr el Jue Ago 31, 2017 7:56 am

Chrom era todo un filósofo cuando le tirabas un poco de la lengua. Tenía razón; los puntos de vista eran pura subjetividad, y cada uno tenía los suyos. Si bien ambos coincidíamos en la base, por ejemplo en desear la buena convivencia entre ylissenses y nohrios, sabíamos que en cuanto a los métodos discreparíamos muchísimo. Especialmente en lo que se tratara de lo que debería hacer el otro bando; cada uno barre para su casa a fin de cuentas.

Después se interesó en mis temas de investigación, pero no supe si responderle o no. Parecía que estaba de nuevo bajando un poco la tensión cuando, dependiendo de qué contestara, podría volver a subir hasta unos extremos insospechados. Algo me decía que en los escritos de Naga el tema de devolver los muertos a la vida estaba mal. Después de todo, los Emergidos eran la prueba viviente de que eso no podía traer nada bueno, pero… la otra vez, sin tener ni idea de nada, estuve cerca, tan cerca…

Medité un poco sobre el tema y, como al final acababa mostrándose comprensivo con todo lo que le decía, le gustara o no, decidí suspirar y responderle, tratando de mirarle a los ojos con firmeza. Escuché decir que quien aprendía a vivir con esa pérdida era una persona fuerte.

Entonces debo de ser de lo peor que hay en este mundo, y además débil — sí, se me podría describir como algo así —. Mi familia se dedicaba a practicar las ramas más oscuras de la magia negra, y no precisamente para nada bueno — lo podía deducir —. Ellos mismos fueron los que se llevaron a mi hermana gemela — después de hacerle entender con esas palabras el vacío y la desolación que sentía, le respondí —. Estoy investigando sobre vinculación de almas a cuerpos vivos. Os parecerá un imposible, o quizá algo vomitivo, porque los Emergidos no son más que eso, pero yo pienso… Que si en vez de usar magia oscura encuentro otra rama con suficiente potencial, podría conseguir traer a mi hermana de vuelta, no una Emergida con su cuerpo.

Quería pensar que era posible. Debía pensar que era posible. Por eso no me rendía y seguía adelante, una y otra vez.

Mis estudios requieren comprar toda clase de materiales y libros. Algunas sustancias las puedo conseguir por mi cuenta, pero otros… A eso súmale la comida, los tomos que uso para pelear contra Emergidos, que siempre se acaban estropeando, ropa, cosas para la casa… Mi vida exige mucho dinero para ser solo una persona, con lo que me dedico a aceptar esta clase de encargos.

Eran lo bastante peligrosos como para estar bien pagados, lo cual ayudaba a mantenerme a flote.

Podéis pensar lo que queráis, pero siento la necesidad de hacerlo. Lo único que quiero… es que ella vuelva a abrir los ojos.

Se los hicieron cerrar antes de tiempo, solo por la ambición de la familia. Mataron su buen hacer, aniquilaron su sonrisa, destruyeron su talento. Podrían haberlo hecho conmigo. Después de todo nadie aparte de Leah me tenía en consideración en casa, pero…

¿Por qué tuvo que tocarle a ella…? — me sorprendí a mí misma llorando. Hacía años que no lo hacía —. Una persona como ella… que siempre velaba por los demás… que se la jugaba para poder asegurarme a mí un mínimo de calidad de vida…
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Mage

Cargo :
Erudita | Mercenaria

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Fuego [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
744


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Esas prioridades, caballero! [Priv. Chrom]

Mensaje por Chrom el Jue Sep 07, 2017 3:43 pm

Ante la espera por parte de la peliazul, se vio obligado a mirarla de reojo. Cuando alguien se pensaba tanto una respuesta solía deberse, por norma general, a dos posibilidades: La primera de ellas podría hacer referencia a un tema sobre el cual pretendía no contar toda la verdad, reservarse algunos datos, posibilidades o cuestiones que quizá tuviera maquillar y por ello necesita un tiempo para que encajaran de nuevo todas las piezas; la segunda, más sencilla, era que necesitara inventarse algo desde cero, que aunque pudiera incurrir en contradicciones por lo menos era más sencillo si se tiraba del hilo adecuado. Por suerte pronto terminaría su duda.

¿Por qué decís algo así? Calificarse uno mismo como lo peor no es adecuado, quiero decir, no creo que realmente hayáis hecho algo tan horrible como para merecer semejante insulto, además viniendo de ti misma –cuando se suponía que uno hacía las cosas creyendo en sus propias metas, por ello no podía calificarse como tal ni en el peor de los casos, salvo que se supiera de antemano que lo que se estaba haciendo no era precisamente bueno. Ese motivo despertó la duda en Chrom, pues en los ojos de la joven no resplandecía ni un poco.

Escuchar sobre cómo unos padres habían sido capaces de llevarse la vida de su propia hija había conseguido que el estómago se le revolviera. No podía pensar en una situación en la que tal opción no fuera vista como la mayor de las barbaries, ¿un padre tomando la vida de un hijo? Si alguien se merecía el infierno, eran ellos –Semejante atrocidad espero que no haya quedado en el olvido, que se pagara por ello, no puedo imaginarme actuar de esa forma y… y ser capaz de seguir viviendo como si nada –Sentenció. Porque encima siendo magos oscuros no quedaba ninguna otra opción. No obstante si la joven que tenía frente a sus ojos era descendiente de esas personas, y maga, no hacía falta ser demasiado listo para suponer que dominaría la magia negra, al igual que sus parientes. Una pizca de incomodidad comenzó a recorrerle el cuerpo, pensando en lo que podría venir a continuación en el relato. Cerró los ojos en cuanto conoció la respuesta. Había deseado fugazmente que la joven no ansiara el conocimiento de la magia oscura, pero al parecer era algo que corría por sus venas. Probablemente no fuera ni su culpa.

No siento ningún tipo de placer al escuchar que os habéis iniciado en las artes oscuras, pues me parecen un tipo de magia repugnante, solamente aquellos adeptos a Grima lo ven como un aprendizaje loable, mas pienso que jugar con el destino es algo que no debería hacerse. Todo ocurre por un motivo, quizás sea una enseñanza que todavía estas a tiempo de adquirir y así poder retomar un buen camino, pues sois joven –empezó a decir, mirando a los ojos a la joven. Desde el primer momento supo que era diferente, pero no hasta qué punto, mas las personas eran capaces de cambiar especialmente si contaban con ayuda y esperanza. Aunque también con voluntad –No puedo imaginar realmente cómo os debisteis sentir ante la inesperada muerte de vuestra hermana, pero si de algo estoy seguro es de que ella no querría que os estuvierais torturando de esta manera, que malgastéis un futuro que podría ser brillante buscando un sueño que probablemente nunca se cumpla –añadió, negando con la cabeza

Podrías intentar honrarla de alguna otra forma –sugirió, en un tono más cercano dada la delicadeza del tema. Sabía que se estaba metiendo en un tema espinoso, mas no podía perder la oportunidad de tratar de cambiar el fatídico destino que le auguraba a aquella pobre muchacha.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
474


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Esas prioridades, caballero! [Priv. Chrom]

Mensaje por Ángela Promestr el Vie Sep 08, 2017 6:50 am

Las palabras que dijo podrían haber sido reconfortantes en otra situación, pero sabía muy bien por qué decía que era de lo peor. O quizá simplemente era una ilusión formada en mi mente y, en realidad, haber cortado de cuajo el conocimiento mágico de mi familia había hecho mucho bien al mundo. Sea como fuere, los métodos no eran aceptables.

Era evidente que no le hizo gracia saber que pertenecía a una familia de magos oscuros. Al menos yo no había conseguido hacer absolutamente nada en esas ramas de la magia, y me había tenido que dedicar a una hechicería más clásica. En los términos de la magia negra la teoría la llevaba al día, pero a la hora de la práctica había algo que me impedía que nada funcionara. Por eso intentaba llevar las pocas cosas útiles de esa vertiente a los conjuros más usados por los magos de a pie. Lo que de verdad le chocó fue la noticia de cómo murió mi hermana.

No os preocupéis… — me costaba hablar todavía, porque no podía cerrar el flujo de lágrimas tan fácilmente, pero poco a poco volvía a recomponerme. Fue un momento de debilidad. No servía de nada llorar por lo que había pasado, tenías que ser fuerte para seguir caminando hacia el futuro —. Mi familia ya ha recibido la condena pertinente. Y no, Chrom de Ylisse, no me he iniciado en las artes oscuras… aunque no ha sido por falta de ganas. Simplemente, soy incapaz de conjurar nada relacionado con esa magia; soy una hechicera normal y corriente.

Sus últimas palabras, aunque cargadas de buenas intenciones, en otra situación habrían desatado polémica. Esa frase de “no es lo que ella querría” podría hacer que la gente acabara respondiendo agresivamente. Lo habría hecho yo si, para empezar, hubiera tenido fuerzas y si, además de eso, fuera una adolescente estúpida. Aunque joven, yo ya tenía una cierta edad, suficiente como para ver cosas con perspectiva. Era una forma de intentar animarme y, si bien él no tenía ni idea de qué habría querido mi hermana, la verdad es que yo tampoco. Querría mi bien, sí, pero… ¿en qué se traducía ese “bien”?

Sé por qué decís esas palabras, pero es un tema delicado — cerré los ojos para terminar de contener las lágrimas —. Se trataba de la única persona que me dio un poco de aprecio, quien me dio fuerzas para seguir esforzándome y tratar de superarme día a día.

Él no sabía la agonía que tenía su alma, arrancada de su cuerpo antes de hora. Yo al tuve que sufrir en mis propias carnes cuando ese hechizo salió mal. Quería que su espíritu dejase esa agonía allá donde estuviera, pero… ¿y si tenía razón? ¿Y si en estos años su alma había conseguido ya acabar en paz? ¿Y si el entrar en mi cuerpo sirvió para llevar a cabo su útlima voluntad?

… Estamos hablando de desprenderme del único hilo que me mantiene unida a la vida. Pero quizá tengáis razón. Desconozco sus deseos, ignoro qué es lo que estará pensando de mí y de mis acciones allá donde esté, pero seguro que lamenta que, como hermana suya que soy, no pueda disfrutar de la vida que a ella le han negado a tener.

Suspiré largamente. Qué irónica era la vida.

¿No os parece gracioso que, de todas las personas que he conocido, la única que me ha intentado dar un poco de apoyo sea precisamente alguien de uno de los países cuyas relaciones con Nohr son más tensas? Un ylissense dándole consuelo a una nohria — me tuve que reír por narices; mira que había personas en el mundo para que tuviera que pasar eso —. Tenéis mi más sincero agradecimiento.

Dicho lo cual, le hice una reverencia. Se la merecía; a pesar de los principios que tenía, de que las cosas entre nuestros pueblos no iban bien, y aun teniendo en cuenta que mi familia practicaba artes que su cultura despreciaba y consideraba una aberración, me dedicó unas palabras amables. Quizá solo fueran eso, palabras, pero me quitaron un buen peso de encima.

Me replantearé mi vida — quizá —, pero lo más importante ahora es… ¿Qué queríais enseñarme?

Le había seguido porque me dijo que quería mostrarme algo, pero quitando la fruta que me había tendido, y el ambiente que había en el pueblo, no había nada más. O al menos él no había dicho “esto es” ni nada parecido. ¿Querría que lo dedujera por mí misma?
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Mage

Cargo :
Erudita | Mercenaria

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Fuego [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
744


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Esas prioridades, caballero! [Priv. Chrom]

Mensaje por Chrom el Vie Sep 22, 2017 7:25 pm

Todavía se estaba conteniendo la rabia por las palabras que habían salido por la boca de la joven referidas a sus progenitores, pero la angustia reflejada en la cara de la menor hacía que se le olvidara momentáneamente aquel rencor que le había despertado casi instantáneamente. Desconocía cómo era en la actualidad la relación de la chica con ellos, podía incluso estar faltándole al respeto aunque con cierto alivio no parecía ser ese el caso. No escucha demasiadas palabras de defensa. No obstante en ese momento tenía una cosa clara, y es que por lo menos la peliazul no había sido corrompida por la sangre que corría por sus venas. Todavía existía un rayo de esperanza para ella y puede que se aferrase a este si era capaz de visualizar un futuro mejor.

¿No sois vos una usuaria de magia oscura como vuestra familia? –Preguntó de nuevo tratando de asegurarse. Las palabras podían ser mentira, aquello lo había aprendido a lo largo de toda su vida al tener que tratar con diferentes tipos de personas que únicamente buscaban sus intereses, pero existía algo, quizás por la desesperación con la que parecía estar admitiendo sus intentos fallidos que reflejaban la veracidad intrínseca en su afirmación –Sabed que de ser así tenéis un futuro por delante, puede ser uno grandioso donde incluso vuestro nombre puede ser conocido por los actos llevéis a cabo, y estos no tienen por qué estar relacionado con malas hazañas, sino todo lo contrario, limpiando de esa manera el nombre de vuestra familia, esa podría ser una noble tarea que quizás podrías seguir –se atrevió a comentar. Los dramas familiares siempre eran una carga para aquellos considerados como las víctimas. Y en ese caso además de la pobre joven fallecida también lo era su hermana, quien debía cargar con el peso no solo de la acción de sus padres, sino con la ausencia de su ser más querido.

Se vio obligado a suspirar, cruzándose de brazos después de frotarse la nuca. Intentar reconfortar a una persona cuya pérdida había sido tan severa nunca era una tarea sencilla, y mucho menos algo que se pudiera conseguir por parte de un extraño y en apenas unos minutos de conversación, pero quizás pudiera servir como el primer paso a seguir para una recuperación. Por ese motivo no debía desistir –Claramente no puedo ponerme en vuestra situación ya que por fortuna mis dos hermanas se encuentras vivas y saludables, gracias a Naga, mas sí conozco lo que es la pérdida de un ser querido, así que… quizás debáis encontrar una nueva meta que sea lo que os una a la vida, puede ser otra persona, un objetivo o incluso vos misma, no necesitáis el permiso de nada o de nadie para ello –se frotó uno de los brazos al terminar. Aquellos temas se le daban mucho mejor a su hermana mayor, pero no por ello iba a decaer en su esfuerzo.

Finalmente se vio obligado a reír, lo cierto es que le sorprendía un poco que reaccionara así, aunque también era sorprendente –¿Quizás no os habéis parado a contarle vuestra situación a otra persona? En ocasiones nos abrimos más con desconocidos que con los cercanos a nosotros, y en estos casos la procedencia es lo de menos, yo creo en las personas, podría incluso creer en ti –le contestó junto con una sonrisa de medio lado, a medio camino entre un reto y satisfacción por lo logrado.

Se rascó un poco la cabeza antes de mirar a la joven y sonreír, encogiéndose de hombros –Más bien lo que quería enseñaros era que esta felicidad, pese a que continua la invasión de los emergidos, es algo que todos podemos tener algún día, pero también que hay que pelear por ello y por mantenerlo. La gente puede ser amable también si lo sois con ellos, os tenderán una mano, pero si hacéis lo contrario os pueden dar la espalda –pasó la mano de la cabeza al mentón, quedándose pensativo durante un momento –¿Quizás podríais hacer eso en vuestro propio lugar? Granjearos un hueco, pero mantened la paz –aquellas palabras sabía que no tenían el mismo significado en Nohr, pero incluso allí estaba seguro que existían personas con buen corazón, aunque a su manera –No debéis preocuparos por el incidente con el marqués, no se enterará –añadió, guiñándole el ojo a la peliazul, por lo menos era un minúsculo problema menos del que preocuparse –Y si lo deseáis puedo hacer que os escolten hasta la frontera si queréis regresar, nadie os hará nada en el trayecto.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
474


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Esas prioridades, caballero! [Priv. Chrom]

Mensaje por Ángela Promestr el Sáb Sep 23, 2017 7:17 am

Negué con la cabeza cuando Chrom quiso asegurarse de que no era una usuaria de magia negra. Si mirara con detenimiento el tomo vería que prácticamente sería lo mismo que usaran los magos con tomos de fuego en Ylisse. Quizá cambiaran un poco las explicaciones y los términos estuvieran algo cambiados, pero la formación era la misma. Mis capacidades mágicas nunca se llevaron bien con la magia oscura, hiciera lo que hiciera. Al menos era capaz de usar magia, a fin de cuentas. Sin embargo…

No quiero limpiar el nombre de mi familia. Se merecen ser recordados como los monstruos que fueron — esa era la mejor forma con la que podía acabar su historia —. Si llego a hacer algo, se hará bajo otro apellido. No quiero que me relacionen con ellos.

También era por el hecho de que se suponía que yo también había muerto, pero ese era un detalle que no tenía por qué saberlo. Por mucho que esa noticia la diera fuera de Nohr, las circunstancias no gustarían en ningún lugar. Él mismo lo dijo; cualquier vida era valiosa, y yo había segado cinco.

Una vez le había confirmado que no sabía hacer uso de las ramas más oscuras de la magia, aseguró no ser capaz de comprender del todo el dolor que tenía clavado en el alma desde hacía años, pues él tenía la suerte de no haber perdido a ninguna de sus dos hermanas. Le envidié, le envidié mucho. Pese al puesto que ostentaba, que implicaba responsabilidades que yo no quería tener ni en pintura, había tenido una buena vida. Una hermana mayor ejemplar, una hermana pequeña que seguramente sería una dulzura. Y el respeto de los demás, eso no debía obviarse en ningún momento. Sí, me dejó claro que había perdido personas importantes, pero no de misma forma que yo.

Buscarse un objetivo en la vida es difícil, porque primero he de rehacerla — lo cual no era sencillo, pero los primeros pasos los hice… para una vida solitaria —. Prefiero no contarle mis penas a mucha gente. Todos tenemos nuestros problemas, y no considero correcto meterle más pajarillos en la cabeza a los demás.

Me fijé entonces en lo que dijo que quería mostrarme. Felicidad. Ylisse era muy distinto a lo que yo había visto de Nohr. Sí, quizá la gente no estuviera tan mal en mi tierra, pero no eran tan abiertos como en este país. La gente parecía más alegre y no parecía importarles que hubiera desconocidos a la vista. El contraste era más que evidente, y parecía increíble que nos separara solo una línea imaginaria. Éramos como dos mundos distintos. Chrom me dijo entonces que podría intentar hacer algo así en Nohr, pero éramos demasiado distintos como para poder hacerse eso en una sola vida. Preparar el terreno no estaría mal, pero aun así…

Primero veré qué puede aferrarme a la vida y entonces decidiré actuar — Eh, ¿había guiñado el ojo cuando dijo que no me preocupara por lo del marqués? Eso sí que era nuevo. Oh, ojalá pudiera inmortalizarlo en un cuadro... —. No hace falta que nadie me escolte, Chrom de Ylisse. No me ocurrirá nada. La gente no quiere acercarse a hechiceras nohrias. Ya sabes, comemos bebés y nos bebemos la sangre de nuestros enemigos en el desayuno.

Estaba seguro que en algún lugar las madres decían eso para que los niños se fueran a dormir.

Aunque creo que me iré antes de causar más problemas — mi presencia allí podía no ser buena para el ambiente —. Sin embargo… — ¿cómo decir eso? —. … Bueno, quiero que sepáis que, si alguna vez necesitáis entrar en Nohr, mi casa es vuestra casa.

Podría esconderle y todo si hacía falta. No me importaba que me descubrieran. Era mejor morir habiendo echándole un cable a una persona que te tendió una mano amiga que vivir habiendo ignorado la necesidad de ayuda.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Mage

Cargo :
Erudita | Mercenaria

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Fuego [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
744


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Esas prioridades, caballero! [Priv. Chrom]

Mensaje por Chrom el Sáb Sep 23, 2017 5:36 pm

Asintió a sus palabras, era más que normal que quisiera desprenderse no solo del horrendo pasado, sino también de su familia, la que no se había comportado como tal para con sus propias hijas. La idea de realizar actos bajo otro apellido o nombre era una buena idea, pues incluso podría granjearle una fama que tendría la oportunidad de utilizar más adelante –Esa es una buena opción, debo admitir, si no queréis que os relacionen con ellos probablemente la mejor, pero que ello no os desilusione, aunque el camino no sea fácil por no contar quizás con un apellido más o menos conocido no significa absolutamente nada –trató de hacerle ver, aunque parecía entender bastante bien aquello.

Paseando de vuelta a la plaza tuvo que sonreír ligeramente, aunque agachando la cabeza a la vez –Sí, una vez más estás en lo correcto, cuando tienes total libertad elegir el camino que debes tomar y que además resulte que ello es tan importante como para que tu vida depende de esa opción es complicado, se tiene que pensar bien porque a lo mejor no se puede dar marcha atrás después, pero confío que sois lo suficientemente inteligente como para daros cuenta, puede que no ahora sino en un tiempo, cuál es una buena senda a continuar –aquella joven era más fuerte de lo que ella misma se consideraba. También más introvertida, más allá de su carácter y sus actos extravagantes. Llevar aquella carga en su interior sin apenas contárselo a nadie se lo demostraba, aunque a veces era necesario si no quería que al final aquella angustia acabara provocando alguna especie de explosión interna. Mientras no llegara hasta ese extremo, mientras lograra encontrar buenos compañeros, objetivos nobles y un camino que andar todo seguiría su curso de manera correcta.

Él se sentía orgulloso de aquel lugar. No solamente de aquel pequeño pueblo fronterizo en el que se encontraban en el momento, sino de todo el reino de Ylisse. Pese a encontrarse todavía bajo la invasión de los emergidos, aun cuando las batallas eran constantes y en ocasiones sufrían pérdidas importantes, eran las personas las que formaban aquel lugar. El verdadero corazón. Y si conseguían estar felices incluso en los malos momentos era algo de lo que no podía estar más orgulloso. Se trataba de un buen ejemplo a seguir, de enseñar a las nuevas generaciones. Aquello era lo que con su esfuerzo todos deberían querer buscar para sus propios hogares, mas sabía que aquella no era una tarea sencilla, pues muchas veces los planes personales de cada uno interferían con el bien común y general.

¿Estáis segura? No nos encontramos demasiado lejos por la frontera, no sería ninguna molestia para nadie y si le pido a mis soldados que os acompañen sabrán que es por una noble causa, realmente daría lo mismo vuestra procedencia, por el momento parecen fiarse de mi juicio –Respeto que agradecía por parte de sus subordinados, aunque también era algo que llevaba forjándose desde que había entrado a formar parte del ejército del reino. Ser príncipe le otorgaba una posición de superioridad, sí, aquello era innegable, pero el liderazgo había que ganárselo, un ejercicio de retroalimentación mutuo entre todos ellos –De todas formas no insistiré más, imagino que también tendréis vuestro propios motivos para no querer que os avisten con soldados de este lado –comentó mientras miraba a lo lejos, en dirección hacia Nohr. Mas las últimas palabras de la dama de pelo azul fueron las que más llamaron su atención. Aquella oferta en un reino enemigo, por una ciudadana nohria era algo cuanto menos inesperado, por lo que se lo agradeció con una reverencia de cabeza –Verdaderamente me agradan vuestras palabras, así que mis más sincero agradecimiento, espero que vuestro regreso sea pacífico, salvo que queráis ganaros algunas monedas de vuelta a vuestro hogar, claro; Partid cuando lo deseéis Ángela, y si necesitáis ayuda, una vez más, no dudéis en pedirla –añadió una vez más. Acto seguido posó la mano sobre la empuñadura de su espada y, dedicándole una sonrisa de aprobación, se dio media vuelta, regresando a donde se encontraba en un primer momento.

En muchas ocasiones las palabras valen más que las espadas.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Ylisse

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
474


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Esas prioridades, caballero! [Priv. Chrom]

Mensaje por Eliwood el Jue Sep 28, 2017 12:21 am

Tema cerrado. 50G a cada participante.

Ambos obtienen +1 EXP.

Se procede a la tirada gratuita del dado Suerte, cuyo resultado será la recompensa para ambos.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1305


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Esas prioridades, caballero! [Priv. Chrom]

Mensaje por Narrador el Jue Sep 28, 2017 12:21 am

El miembro 'Eliwood' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Suerte' :
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2730


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] ¡Esas prioridades, caballero! [Priv. Chrom]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.