Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Entrenamiento] Cruce de Espadas [Lyndis]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] Cruce de Espadas [Lyndis]

Mensaje por Roy el Dom Ago 06, 2017 10:56 pm

De nuevo en casa.


Se sentía extraño estar en aquella cama olvidada, envuelto entre gruesas y pulcras sábanas de lana. Se sentía cómodo, pero más se sentía propio. La extensa y blanca cortina, cuya falda rozaba el suelo pulido, irrumpía en el paso de la luz del día junto a la cerrada ventana que bloqueaba el transcurrir de cualquier brisa de la mañana. Era tarde, para él, demasiado para lo que acostumbraba a despertarse, pero su cuerpo pedía un descanso prolongado luego de tan arduo viaje. Cierto, le había omitido ese detalle a su estimado padre, aunque tal vez se lo manifestara más tarde. Y allí, enredado bajo las mullidas cobijas, Roy aguardaba antes de finalmente a levantarse. Su mirada zafiro yacía perdida en el limbo, extraviada en la superficie del alto techo que cubría su lecho, meditabundo a la situación actual de su pueblo y de las prioridades que habían de por medio. Demasiado por hacer, demasiado por resolver, y eso le emocionaba también. Sin embargo, lo que más le atenazaba era todo el esfuerzo que aquel hombre había invertido para la liberación de toda la nación.

Y es que, a pesar de no seguir algunos de sus pensamientos, el chico admiraba tácitamente a su progenitor. Entonces, finalmente, decidió ponerse de pie. Normalmente, algún criado iría a servirle en la habitación, procurar de solventar cualquier necesidad que éste pudiera tener, pero, a sabiendas de su recién llegada a la ciudad, sabría que el marqués habría dispuesto que no le importunaran hasta que él lo solicitara. Su padre era demasiado atento y también bondadoso, demasiado detallista y por igual de cuidadoso, pero... todo ello, realmente, en demasía para su gusto. Y aún así, le quería como a ninguno.

Con su iniciativa al desperezarse, su cuerpo se dirigió hacia un margen de la habitación, despejando las cortinas hasta abrir un par de ventanas con la bienvenida de una fresca y eólica bofetada. Su rostro se asomó al vacío, yaciendo a una altura considerable por la ubicación. El cabello se le revolvió con agreste rebeldía, agitándose al compás de un suave brisa que le hacía reflejar la alborea luminosidad. Sus manos se apoyaron en el alféizar, firme y seguro, con una risueña sonrisa delineando la tez entre su nariz y barbilla. Las marinas irises abarcaron la extensión desde allí hasta el horizonte, vislumbrando parte de la ciudad y su naciente cotidianidad, hasta perderse entre los campos colindantes sin dejar de apreciar a la distancia a aquellas lejanas montañas. Sin duda, era un buen día, y uno que iba a aprovechar nada más al despertar. Sin embargo, algo en sus sentidos pudo de pronto captar; algo que provenía no demasiado cerca, pero tampoco demasiado lejos.

Su atención buscó aquello que desconocía, encontrándose con un color más verde que la misma hierba de primavera. Danzaba, sinuosa, al son de un caminar que no se asimilaba al de una dama refinada según veía por su contextura desde la distancia. Era más recta, más recia y decidida, aunque también igual de femenina. Yacía en los jardines del castillo. ¿Una nueva criada, tal vez? Podía ser, pues desde la altitud no dilucidaba con nitidez la indumentaria que ésta pudiera tener. No obstante, aquello le hizo recordar las palabras de su padre.

En casa había una invitada.


Roy se mantuvó allí, apacible en la ventana, mientras contemplaba un poco distraído a la muchacha. Distraído, pero, se hallaba pensando en alguien distinto, cuya esbelta silueta se le hacía algo parecida aunque mucho menos alta y más suavizada. Le recordaba a Lilina. O eso era hasta que su larga apreciación se vio de repente interrumpida por un sonido nacido en la puerta cerrada. Alguien llamaba.

Señorito... ¿Se encuentra despierto ya? - Una voz femenina, bastante aguda y fina, se asomó desde la entrada con su presunta dueña apostada en la puerta entreabierta. Seguramente habría visto desde el pasillo la luz del día colarse bajo la rendija, pero aún no se dignaba a pasar todavía; de hecho, su tono fue tan bajo cómo si estuviera indecisa, asegurándose antes de entrar por si erraba y despertaba al joven de su recorrido por los reinos de morfeo. Alivio para ella fue que recibió una respuesta. - Sí, tranquila... Y no te preocupes, no se me ofrece nada. - Respondió, casi adivinando lo que la joven diría a continuación. Tras ello, sólo escuchó un murmullo y el posterior cierre de la puerta, decidiéndose finalmente que ya era tiempo de prepararse y de empezar el día. Tenía cosas por hacer, y entre ellas era de volver a ver a aquellas personas que desde siempre le habían conocido, y esperaba que, después de esos pocos años, siguieran estando bien.

Ya para entonces, pasos descendían con tranquilidad a través de las escaleras en la planta baja hacia el salón principal, el lobby del castillo, cerca de la entrada custodiada por un par de guardias en el exterior del recinto. No era más que el chico ya listo, ataviado por unas largas botas blancas hasta las rodillas en donde su pantalón, escondido, delineado y ceñido, se adhería a la silueta de su cuerpo con un oscuro tono marrón. Su camisa, abotonada casi hasta el cuello, igual de blanca y muy ligera con largas mangas hasta las muñecas, se veía pulcra y bien planchada. Era una indumentaria sencilla, elegante y refinada, pero simple y para nada ornamentada al fin y al cabo. Parecía que iría de equitación. No le agradaban las fastuosidades de su padre, era claro, pero se mostraba estar luchando por aflojar un poco la costura que se le hacía ajustada respecto al contorno de su anatomía. Al parecer, no estaba tan a la medida, aunque él hubiera optado por algo más holgado de no ser porque era el tipo de vestimentas que tenía en su armario.

¡Por Dios! Qué incómodo. - Y, distraído en su infructuosa batalla, falló en pisar un escalón.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Lord

Cargo :
Heredero a Marqués

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
324


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Cruce de Espadas [Lyndis]

Mensaje por Lyndis el Mar Ago 08, 2017 7:25 pm

El sol se colaba ya entre las copas de los arboles del jardín mientras Lyn terminaba los últimos bocados de su desayuno. Sentada sobre la ornamentada baranda de piedra y rodeada de las, a su gusto, escuetas plantas le hacía sentir un poco más de tranquilidad en aquel ajeno castillo.

Se había vuelto su rutina durante su estadía el colarse por la cocina a las primeras horas de la mañana, retirar su desayuno directamente allí y engullirlo fuera mientras contemplaba el alba terminar de despuntar. La siempre atenta servidumbre del castillo se había adaptado a su rutina, visible en la elección de porciones tamaño bocado que le preparaban para dicha faena. Personalmente no se quejaría de cargar un plato de sopa con ella, pero prefería reservarse las criticas ante la hospitalidad brindada.

Su mente divagaba en muchas cosas aquellos días, más aun tras aquella conversación tenida alli mismo con Eliwood (y los eventos subsiguientes) acontecida tan solo un par de días atrás. Era... aun por demás extraño el que frente a ella se presentaran tan diversas y extrañas bifurcaciones en su camino. Estaba acostumbrada a seguir el viento, con la mirada fija al frente sin pensar ni mirar atrás... Pero su actualidad no podía ser más distinta a dicha costumbre.

Sintiendo la brisa correr, se dejó llevar y andar por los jardines, sus pies siguiendo mecánicamente el camino que acostumbraba tomar por allí, dejandose envolver por el pequeño oasis de verde en aquel fuerte de piedra.

Uno de los últimos paseos que tomaría por allí, su partida estaba próxima ni bien terminaran los preparativos con la cleriga. El camino a Caelin sería largo y sinuoso dados los tiempos que corrían, por lo que no veía la hora de comenzar el viaje... El ultimo viaje quizás donde dejaría atrás a Lyn la nómada y Lyndis heredera de Caelin haría acto de presencia... El solo pensarlo le daba retorcijones en el estomago, por lo que soltó aquellos pensamientos al viento y dejó su mente pulular por otros rincones.

Sus pasos le devolvieron al poco tiempo al punto de partida, por más que hiciera largo y lento el camino, la expansión de naturaleza del jardin era en esencia pequeña, limitada. Cargando el cuenco ya carente de comida y el simple jarro de barro, volvió al interior del castillo sin más.

Luz no se le había unido a desayunar por lo que intuía estaba ocupada terminando de preparar sus cosas para el viaje. Aunque no sería la primera vez que estuviera ausente en asuntos de la iglesia... tras dejar todos los trastes en la cocina iría a confirmar su paradero. Caso contrario buscaría que hacer el resto del día ¿Quizás aun encontraba a Nils circulando por allí? Hacía días que no le veía...

El ruido de un objeto pesado golpeando contra el suelo llamó su atención mientras atravesaba el salón principal, encontrando rápidamente sus mirada una inconfundible mata de pelo rojo (con su respectivo cuerpo acompañándola, claro), boca abajo en el suelo desplomada. Tras la sorpresa inicial, contuvo una carcajada y rápidamente señaló a los guardias que se asomaban que no había de que preocuparse y que volvieran a sus puestos.

Dudaba el marqués quisiera mostrar esa imagen ante sus subordinados.

-No es el lugar elegiría personalmente para tomar una siesta, Eliwood. Aunque no soy quien para cuestionar las costumbres de Lycia- comentó en tono jovial, intentando contener otra carcajada mientras se ponía cuclillas frente al pobre marqués. Había algo raro en él pero no podía estar muy segura de que...
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Heredera a Marquesa

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Esp. de plata [5]
Espada de acero [4]
.
.

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
187


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Cruce de Espadas [Lyndis]

Mensaje por Roy el Vie Ago 11, 2017 4:34 pm

El mundo se le vino abajo al escuchar el chirrido resbaloso de su pierna patinar. Todo su cuerpo se vio sometido a la gravedad, cayendo de bruces al suelo con el pecho cual tambor hueco y su frente en un sólido sonido seco. Y había sido imprevisto, y se había visto distraído al enfocarse en sus ropajes cuando yacía descendiendo hacia el hall del castillo. No había peor manera de empezar el día, llamando la atención con semejante torpeza en un alusivo descuido. La abrupta sensación se propagó a través de su cuerpo cual chispazo eléctrico, dejando un ardor y punzante dolor en su frente que le hizo obviar la estrepitosa fuga de aire pulmonar. Se encogió, estremecido; aquello le iba a dejar un buen moratón por lo mínimo, después de, por supuesto, lidiar con la notoria hinchazón.

Tsk... - Masculló, evitando proferir algún sonoro quejido, con el intento de levantarse con una mano mientras la opuesta se adhería al rojo que se había adueñado de su frente trigueña. No sangraba, pero ardía y latía como el demonio. Su melena caía a sendos lados de su rostro, ocultando parte del mismo, dejando ver sólo aquella mandíbula endurecida y dientes en el más perfecto blanco.

Desorientado, pues, poco escuchó su alrededor, cuando vio algo aparecer en su margen de visión y llevar su vista azulada hacía aquello que irrumpía entre el paisaje uniforme del limpio piso. Primero unas piernas, delgadas y flexionadas cerca de él, seguido de una manos sobre las rodillas, igual de finas pero extrañamente curtidas, como si no fueran precisamente las de una débil doncella. Y entonces le siguió el busto, ascendiendo hasta el cuello, repasando el mentón y describir la nariz puntiaguda hasta clavarse en unas joyas verdes que evocaban la genuina esmeralda. Y escuchó aquella voz, que a pesar de sonar clara y contundente, no obviaba la inevitable suavidad de una feminidad.

¿E-Eli...wood? - Dudoso, la voz del pelirrojo se expuso menos adulta de quien fuera comparado, y aún con la mano en la frente no se puso de pie totalmente. - Creo que me has confundido. Yo no soy Eliwood. - Aclaró, con la seguridad de que el cielo era azul, y allí, finalmente, su porte se irguió ayudado por sus piernas y una mano de soporte en el suelo. Blanco y marrón eran los matices predominantes en su indumentarias, con esas botas altas y camisa de manga larga, junto al pantalón escondido en sus rodillas y los guantes ceñido a sus manos delgadas. Lo más resaltante seguía siendo aquella cabellera, cuyo flequillo todavía era tapado por una de sus manos adheridas a esa frente herida. Los zafiros de aquel, pues, se clavaron en la graciosa mujer. - Mi nombre es Roy, y soy su hijo. - Un deje de orgullo acentuó aquellas palabras sin duda alguna. No fue, pero, algo desdeñoso, y de hecho se dejaba ver un aire ciertamente amistoso.

Era, nada más ni nada menos,
que el primogénito de aquel que protegía aquellas tierras.


La expresión de aquel joven bermellón yacía, por demás, de perenne jovialidad. A pesar de la comparación, las cuales no le eran extrañas en su cotidianidad, no le reflejó ni un ápice de incomodidad. Y no era porque no le desagradase, que de por sí se podría decir originarle cierta disconformidad a pesar, pero que desde hacía mucho había encontrado el juicio para entender aquello cómo inevitable debido a la increíble similitud con su padre. Sin embargo, aquello tampoco era algo con lo cual se quedaba de brazos cruzados. Si quería ser reconocido, no quería que fuese por la sombra de su exaltado progenitor, fuera por sus idénticos aspectos o las hazañas del mayor, sino por sus méritos, sus propios logros e innata valía.

El muchacho, entonces, cerró un ojo inesperadamente por una dolorosa punzada al aparecer. Se retiro la palma enguantada, nervioso por ver si realmente se había herido o algo parecido, pero no, estaba limpio, mas la doncella de verdes hebras encontraría una frente rojiza por la inflamación. Una irrisoria magulladura, nada grave, aunque sí molesta.

Viró su azul mirar hacia todos lados, buscando a alguien que hubiera presenciado tal fallo. Suspiró, aliviado, sin moros por la costa... aunque, en un pequeño destello, pudo ver una metálica silueta asomarse tímidamente entre las esquinas de la puerta. Parecía hacerlo discreto, como si se hubiera percatado del tropiezo, pero que ahora se daba por un eludido ante tal hecho. Y era cierto, cualquiera que lo hubiera visto le hubiese socorrido, pero no estaba nadie más que la chica de verde cabellera y procedencia desconocida, de momento. Una bombilla brilló en su cabeza captando el significado. - Gracias por impedir que los guardias se acercaran. Hubiera sido embarazoso que medio castillo se enterase para ayudarme. - Y otra verdad más. Lo tenían demasiado protegido, algo lógico teniendo en cuenta su historial, pero, así como le agradeció, se tomó la dignidad de saludar con total normalidad. Sin esa pudiente formalidad.

¿Tu nombre es? - Y le extendió la mano a la mujer, ya fuera para ayudarla a levantar o simplemente para aquella mano estrechar.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Lord

Cargo :
Heredero a Marqués

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
324


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Cruce de Espadas [Lyndis]

Mensaje por Lyndis el Lun Ago 14, 2017 6:33 pm

El tono de respuesta del abatido marqués le hizo alzar una ceja entre extrañada y divertida. Sabía que el marqués era mayor que ella por lo que escucharle en un tono tan por demás juvenil, más aun con su porte siempre tan serio y arreglado, era sin lugar a dudas algo irrisorio.

La caída le había afectada con fuerza al parecer...

...Y quitado varios años de encima, pensó, alzando ambas cejas sorprendida al ver las claramente más jóvenes facciones del muchacho frente a ella. No necesitaba escuchar la negativa del mismo para reconocer que aquel no era el marqués.

¡Aunque el parecido era innegable!

¿Primo? ¿Hermano? La sangre del noble era fuerte en él, por lo que posiblemente lo segundo, aunque jamás le había escuchado hablar de eso...

-¿Hijo?- preguntó, elevando levemente el tono sorprendida, y entrecerrando levemente los ojos para inspeccionarlo en mayor detalle. Definitivamente eso explicaba el parecido, y sabía de que Eliwood tenía un muchacho pero...

¿Cuantos años exactamente tenía Eliwood? La idea de que podía incluso doblarle en edad se instaló por primera vez en la mente de la nómada...

Las palabras de Roy le trajeron de vuelta, ocultando su sorpresa con una sonrisa y negando con calma -Nada que agradecer, pensé que era Eliwo--- tu padre y sé lo mucho que cuida su apariencia públicamente. No vi sangre así que concluí que la caída no fue tan grave- contestó con calma, tratando disimuladamente de inspeccionar de arriba a abajo al muchacho y compararlo con su imagen mental de su padre.

-Lyn- respondió, tomando la mano del muchacho instintivamente y ayudándose de ella para levantarse de un tirón. -Bueno, Lyndis... Lyn, dejemoslo en Lyn- titubeo, las palabras intercambiadas hace poco con Eliwood aun presentes en su cabeza y haciendo que su cerebro trastabillara su lengua.

Era Lyn, y era Lyndis... Era ella, eso seguro pero... Se encogió de hombros, no eran cosas a pensar en aquellos momentos.

-Un placer, Roy- continuó, inclinando levemente la cabeza en un saludo. Sus manos instintivamente se iban a su cintura para agarrar su cinturón y espada... que no estaba allí, por lo que aquel saludo se le hizo extraño e incompleto. La vida "pacifica" no se le daba muy bien.

-Tu padre ha sido muy amable conmigo y le debo mucho por ello a él y a tu familia. Cualquier cosa que esté en mi poder de hacer por ti a tu disposición.- concluyó en tono serio, llevando una mano al pecho y realizando algo más similar a una reverencia. Soltaría sus palabras al viento para hacer aquella declaración importante e inamovible... pero sin viento en aquel fuerte de roca, con soltarlas al suelo y las paredes debía de bastar.

Ellas darían fe de las mismas... o eso esperaba.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Heredera a Marquesa

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Esp. de plata [5]
Espada de acero [4]
.
.

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
187


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Cruce de Espadas [Lyndis]

Mensaje por Roy el Mar Ago 15, 2017 12:03 am

No le era en absoluto extraño aquel mirar sorprendido, quizás, cuando revelaba su verdadera identidad frente a los demás. Sabía de sobra por su enorme parecido con aquel que lo engendró, demasiado cómo para ser sólo su hijo, aludiendo al gen dominante que corría fuertemente a través de su sangre. Y era curioso, si se comparase con el apacible carácter de su padre, que fueran cuyos rasgos haber cobrado mayores dominios; tal parecía que de su madre había heredado poco, más allá de una mente osada e innovadora, y algo más flexible y sencilla. Realmente agradecía haber obtenido aquello de ella, pues sin duda no se veía cómo un fiel seguidor a los estándares de la nobleza. Le aburrían, sinceramente, y tales faltas mostradas eran proclives a clases de modales con su obsoleto padre; lo amaba, sí, pero también le aburría a pesar de lo importante que era aquello para él.

Y así, pues, la chica se explicó terminando por darse a conocer. - Igualmente, Lyn. Es un gusto de mi parte. - Correspondió al saludo de la muchacha, reflejando el mismo gesto aunque con mucha más soltura y sencillez. Sin embargo, por simple naturaleza algo en la mirada de Roy destelló con perspicacia acerca del porte en la muchacha.

De todas maneras, te sigo agradecido, así que si requieres algo también puedes contar conmigo. - Y parecía que el honor corría también con fervor, aunque fuese algo ínfimo, por lo que las palabras de la chica no las había tomado cómo una mera palabrería. Algo en su voz, más allá de la seriedad e intento reverencial, le decía sobre su sinceridad; no sabía si era su cordal firmeza, o si era la ocular transparencia, pero de aquella personalidad le transmitía cierta honestidad, tal y cómo si lo llevara en su figura mortal o algo más. - Sin embargo, debo decirte que en tu caso, nada más a mi padre le deberías el apoyo. Me temo que... de nuestra familia, sólo quedamos él y yo.

Una verdad a medias, pero sólo de la que tenía consciencia. Nadie más quedaba en la familia Pherae aparte de él y su progenitor, y eso se explicaba por dos simples razones naturales. - Mi padre es hijo único, al igual que yo lo soy de él. No hay nadie más que nosotros dos. - Y era lamentable. Tal parecía un linaje a punto de extinguirse cual luz del día al anochecer, y eso sólo los más allegados a la familia lo sabían; quizás la sensación que Lyndis le hubiera transmitido lo incentivó a decir aquello, más omitía las otras razones por las cuales la dinastía familiar sólo residía en ellos dos. Tales sobrevivientes de un legado pulcro e intachable. Los últimos sucesores en la línea de sangre. Y sin embargo, Roy ignoraba que estaba conversando con alguien similar a su historial, cuya vida compartía un destino parecido.

Iba de salida, no me agrada estar demasiado tiempo encerrado aquí. Si no tienes algún pendiente por hacer, podrías acompañarme, si lo deseas. - Soltó el pelirrojo con un risueño y característico tono. Aunque... se llevó su mano a la frente, otra vez, sintiendo el ardor de la inflamación. Era menester. - Pero antes, me pondré un hielo para aliviar el dolor, si me permites.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Lord

Cargo :
Heredero a Marqués

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
324


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Cruce de Espadas [Lyndis]

Mensaje por Lyndis el Mar Ago 15, 2017 7:16 pm

-No solo tu padre me dio su apoyo con su persona, sino también con su linaje y marquesado. Me temo que de esa forma mi deber recae entonces no solo en él sino también en su familia- insistió con una sonrisa ante la humildad del muchacho. El porte noble del mismo era inconfundible, sea por el parecido con su progenitor, las vestimentas o ese algo más de las clases privilegiadas, pero no cabía duda irradiaba una... simpleza mucho mayor que su padre.

-¿Solo ustedes dos? Lo dices como si no fuera suficiente. El poder tener una familia ya es algo valioso, sea uno o un centenar. La presencia de ese uno... debería de serte más valiosa e importante que la cantidad. Sin el segundo, no hay familia- le respondió, aumentando sin darse cuenta la severidad de su tono. Era... algo que le tocaba muy de cerca eso.

Sabía muy bien lo que era no contar con ese uno adicional, con esa presencia que sumada formaba una familia, aun si era escueta. Ahora que la tenía... estaba dispuesta a pelear y recorrer cielo y tierra para mantenerla.

-...Me disculpo, no busco ofender, mucho menos a un benefactor mio, simplemente... Un consejo de mi experiencia personal- acotó, en una leve reverencia de disculpa. No era su intención insultar al hijo de aquel que había hecho tanto por ella, que le había traído esperanza y un giro tan extremo a su vida.

-...Además si son solo los dos, deberé de pagar menos favores, ¿no crees? Suena a que me será más conveniente- comentó en tono jovial, guiñando un ojo cómplice al muchacho.

El cambio de tema se le hizo refrescante para dejar atrás tan pesados asuntos, y la idea de salir... -¡Me encantaría!- se apresuró a confirmar, convenciéndose que la ausencia de la clériga era que posiblemente hubiera salido en algún asunto personal o religioso.

Además.... ¡Salir! Poco y nada habia podido de recorrer más allá de las murallas y lejanos al poblado. Había estado con su herida inmersa en el castillo por orden de Luz y del marqués el ultimo tiempo ¡Ya extrañaba la visión del horizonte infinito frente a sus ojos! Podría sonar dramático y trágico, pero era simplemente el deseo de alguien criada y forjada en el camino, sin paredes ni limites frente a sus ojos.

Ya había conseguido el alta de la clériga con respecto a su herida, pero con los eventos de los últimos días, y ultimando los preparativos del viaje... Su estadía inamovible en el castillo había perdurado indefectiblemente.

-Tomate tu tiempo- le instó, con un movimiento de manos acompañando sus palabras -Estaré aquí esperando cuando estés listo- sonrió, contenta y ansiosa ante la idea de una excursión más allá de las murallas.

¡Si era con el hijo del marqués, los guardias no podrían chistar!


Última edición por Lyndis el Lun Ago 21, 2017 2:33 pm, editado 1 vez (Razón : ironicamente un code roto (?))
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Heredera a Marquesa

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Esp. de plata [5]
Espada de acero [4]
.
.

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
187


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Cruce de Espadas [Lyndis]

Mensaje por Roy el Jue Ago 17, 2017 10:47 pm

Te entiendo, y descuida, no me ofendes. - Secundó el muchacho tras escuchar las palabras contrarias, que si bien estaban un poco lejanas a sus intenciones y pensamientos, pudo vislumbrar y comprender algo más allá de lo normal. Sólo bastaba con unir las piezas, con mirarla y escucharla, con detallar sus gestos y la forma en que articulaba cada palabra. Aquello le decía algo al chico que, sin tener un bermejo pelo de tonto, empezaba a suponer cosas de Lyn por mera intuición. - No quise decir que fuera insuficiente, al contrario. Sé bien que contar con alguien, aunque sea al menos uno, ya es bastante. Hay personas que sólo se tienen a sí mismas en éste mundo. - Y era claro, Roy estaba de acuerdo con ella respecto a sus pensamientos; compartían la misma ideología, el mismo sentimiento.

Decidió darse a entender un poco mejor, algo apenado por la malinterpretación. No obstante, tal vez aquella aclaración sobre su familia, aludía a un desliz por la nostalgia que a veces le compungía.

Claro, estoy de acuerdo, pues lidiar con una familia entera tiende a ser una agotadora tarea. - Sonrisa divertida que se asomó bajo sus mejillas, modesta y risueña correspondiendo al gesto confianzudo de la chica. En tanto a ello, fue agradable ver que la joven no tenía ningún problema para salir con él, cosa que lo expresó con notable entusiasmo antes esa exclamación. Se notaba el vigor en ella, esa energía desbordada de quien tiene demasiado tiempo enjaulado y con todo el ímpetu de por fin escaparse volando. Era, simplemente, rozagante.

Así pues, durante su ausencia, procuró ir hacia la cocina donde se topó con algunos miembros de la servidumbre en sus faenas. Apenas lo vieron, notaron la magulladura en la frente que intentaba esconderse bajo los mechones rojizos, en vano, pues el esfuerzo por el heredero en pasar desapercibido terminó siendo algo infructífero. No tardó en verse colmado de preguntas, hielo y presuntos ungüentos; vaya manera tenía su padre de estar al tanto y pendiente de su bienestar, sea que estuviese allí presente o en la otra punta del continente. Roy, haciendo gala de su vocabulario, aplacó de forma amable las atenciones dadas hasta desparecer tomando lo que necesitaba; y es que a veces los que yacían pendiente del adolescente resultaban ser algo agobiantes, aunque no por ello dejaba de agradecerles siempre. Al regresar, atisbó a Lyndis cerca del lugar, pero una venda fría y humedecida surcaba toda su frente cual bandana hasta la occipital.

Disculpa si tardé. A veces nuestros criados son... algo quisquillosos, por decirlo de algún modo. - Explicó con cierto deje jocoso. No era que le incordiaran en absoluto, realmente los apreciaba, pero tenía en cuenta que tales atenciones eran a causa de su padre. Muchas cosas giraban en torno a Eliwood, muchas a lo que concernía a la vida de Roy, y eso a veces tendía a sofocarlo. - ¿Vamos? - Retórico, avanzó hacia la salida del hall donde les esperaba más adelante el patio de armas.

Guardias pululando alrededor de las murallas del castillo vieron al par de jóvenes salir con dirección al portón del mismo, pero fue el pelirrojo quien se acercó a uno de los costados a conversar con el cuidador de caballos. Hubo cierta renuencia por parte del susodicho en acceder a las peticiones del noble adolescente, pero la insistencia de éste y su forma de ordenar sus palabras hicieron al hombre imposible de rebatir tales argumentos. Y era cierto, Roy también se podía valer de su estatus para ejercer algo de presión, y con una amplia sonrisa y complaciente agradecimiento tomó por las bridas a un par de equinos recién bañados y bien descansados. Una vez dejado atrás el momento, los pasos del muchacho al final pararon a unos cuantos pies cerca de la mujer. - ¿Sabes montar, cierto? - Inquirió, extendiendo las cuerdas del corcel hacia la fémina, sólo para luego hacer un par de señas a los más cercanos del portón para la apertura de la entrada hacia el exterior.

Una bota encima del estribo, la otra siguió a su homóloga de un salto hasta auparse al otro lado. Los guantes del muchacho mantuvieron las riendas, y el porte recto y un equilibrio semi-perfecto se reflejó en la estabilidad que mantenía su cuerpo sobre aquella silla de montar.

Muchos soldados alrededor, incluido los galantes caballeros, miraban la escena con cierta y curiosa expectación. Quizás habrían escuchado acerca de las decisiones del marqués sobre la heredera de Caelin, pero sabrían que en compañía del hijo aquella salida sería toda una aventura entre las aventuras, pues le conocían, y tal parecía que no había cambiado demasiado luego de su estadía en las tierras capitalinas. Al final, el último tramo de la entrada sería despejado, haciendo que el heredero se prepara para la pronta cabalgata con gradual entusiasmo.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Lord

Cargo :
Heredero a Marqués

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
324


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Cruce de Espadas [Lyndis]

Mensaje por Lyndis el Jue Ago 24, 2017 6:48 pm

Negó con la cabeza y sonriendo comprensivamente hizo un gesto con las manos que no se preocupara. El asunto de lo de las familias simplemente había tocado un fibra un tanto sensible en ella. Quizás no sensible... compleja, reciente, y aun inconclusa. Cuanto más rápido dejaran el tema atrás mejor, no era algo de lo que se sintiera aun muy cómoda hablando.

Más de 5 años sin que el tema le competa de ninguna forma, al fin y al cabo.

Poniendo sus manos tras de si, como un leve resguardo de la fría roca, se reclino contra la pared y esperó. Su vista perdiéndose en los detalles del trabajo en la piedra de paredes y techos y en las inconfundibles decoraciones tan... Eliwood que adornaban la habitación. Con el paso de los días lentamente los techos del castillo se le habían hecho más altos y sus pasillos menos angostos, le era difícil discernir si era un cambio real en la estructura del castillo o si simplemente su perspectiva y visión del mismo lentamente cambiaban.

Había comenzado a notar que una inconfundible brisa a veces corría por dentro, llevando su mente a extraños pensamientos y a preguntarse si acaso el viento se colaba allí... o, como si de otro ser vivo se tratase, aquel edificio producía su propio viento...

-Lo he notado...- compartió con una expresión complicada la opinión sobre el servicio del castillo ni bien volvió el muchacho. La amabilidad y dedicación de los trabajadores de allí eran... abrumantes por momentos, más para alguien como ella que había gozado de total y completa independencia de accionar por tantos años. -Piensa que al menos así no tendré chance de confundirte con tu padre, incluso de espaldas- bromeó, señalando su frente para indicar la venda que ahora portaba el pelisrojo.

Siguió a Roy al exterior, saludando con un gesto de cabeza a los guardias tras pasar junto a ellos. Pronto se encontraron junto a las caballerizas, el olor de los animales, diferente aunque suficientemente familiar, le trajo recuerdos y un fuerte sentimiento de nostalgia... y una leve punzada en el pecho. Su vista se perdió entre las filas de caballos, como buscando aquella figura familiar pese a saber que no le encontraría allí... Era otra idea, otro concepto en su vida, con el que le costaba terminar de lidiar aún.

-Por supuesto- respondió sin pensarlo, saliendo de su estupor súbitamente y tomando instintivamente las riendas del blanco corcel... que tanto contraste hacía con su antigua compañera. Blanco pelaje, fuertes rasgos pese a ser una yegua... Y aun su melena, aunque castaña como la del corcel en sus memorias, le parecía tan diferente a aquella como el día y la noche.

Aun así su cuerpo fluyó, dejándose llevar por los movimientos habituales, subiendo de un salto a la montura y espoleandola levemente ni bien la puerta se abrió y el exterior se abrió ante ella. El corcel dio un salto con fuerza en respuesta y con ímpetu salió disparado al exterior. Su cuerpo no tuvo tiempo de sorprenderse ante la inesperada reacción del caballo, dado que ni bien el viento golpeó su rostro... cualquier preocupación fluyó lejos de su cuerpo junto con él.

Sentía una vitalidad, un regocijo que no experimentaba en semanas y que no sabía extrañaba tanto hasta que lo sintió. Cerró los ojos, dejándose llevar por aquella sensación, sus labios acompañando en respuesta el sentimiento.

Lentamente irguió su espalda, antes arqueada, extendió sus brazos y dejó que el viento impactara de lleno sobre ella, volando su coleta y el resto de sus pensamientos.  Mantuvo la fuerza y presión en sus piernas para continuar el andar en velocidad, sin rumbo, olvidando completamente su entorno...

El camino le llamaba más que nunca; el tirón y emociones no podían de ser más fuertes: imágenes de las llanuras llegaban a su mente, del mar esmeralda que allí residía, del olor tan particular de sus vientos, de su cielo tan infinito como su mar... Y del recuerdo que nunca más volvería a montar allí como lo había hecho en el pasado.

Frenó al fin la montura, dejandola con calma aminorar la velocidad tras andar quien sabe cuanto y en qué dirección. Abrió los ojos solo para enjugar con sus guantes las lagrimas que surcaban su rostro. Pese a todo, su labios no estaban fruncidos ni caidos, sino que portaban una sonrisa de completa alegría y vitalidad.

-Lo siento... Han pasado muchas cosas y yo... - recordando al fin que el muchacho estaba con ella, se apresuró a disculparse, buscándolo con la mirada -Han sido semanas extrañas... no había pasado tanto tiempo sin montar en años.- intentó explicar lo mejor que pudo, acariciando el costado del poderoso corcel. No era ella pero... era precioso animal sin duda.

Spoiler:
Tenía 80% del posta ya hecho desde el lunes pero visitas me cortaron la escritura y recién hoy pude sentarme con calma
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Heredera a Marquesa

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Esp. de plata [5]
Espada de acero [4]
.
.

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
187


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Cruce de Espadas [Lyndis]

Mensaje por Roy el Vie Sep 01, 2017 11:18 pm

Aguardaba, silente, con la mirada al frente. Se preparaba para espolear al corcel apenas la puerta se abriera entera, pero poderosa fue la sorpresa cuando su ahora compañera salió disparada antes que él siquiera lo supiera. La mirada patidifusa del heredero quedó rezagada cuando de inmediato percibió cómo la chica rápidamente se alejaba, emprendiendo la impetuosa marcha en una apresurada y vertiginosa cabalgata que le instaba a pronto alcanzarla. Las piernas masculinas se presionaron a los costados tras la explosiva salida del caballo, agitando su rojizo cabello y violentando sus ceñidos ropajes, haciendo de la coleta de sus blancas vendas ondear con intensidad en aquella carrera tras el galope de la enérgica jovenzuela. - ¡Ly..! - Cortó su llamado viéndose imposible de articular entre el viento venidero azotando sin clemencia todo su cuerpo. Cualquier sonido de su voz quedaría eclipsado, difuminado, y por la distancia entre la cabellera esmeralda poco podía hacerle para que le viera. No había, sin embargo, nada malo en aquel despliegue de rauda velocidad.

Roy podía hallar con su agudo mirar el arqueo en la ajena espalda sobre la montura bajo su cintura, algo que él mismo impartía en su postura a fin de de disminuir la resistencia contra el aire, casi pegando su cuerpo al lomo y cuello del caballo para sufrir un menor agotamiento. Sin embargo, Lyndis hizo algo que dejó poco a poco más extrañado al pelirrojo mientras su cuerpo rebotaba naturalmente por el galope en el lomo. ¡No estaba agarrando las bridas! Una hazaña que, aún incluso cuando él podía realizar actos sumamente temerarios, no tenía esa habilidad para manejar a un corcel sin la necesidad de las manos.

Y así, la coleta de la mujer ondeaba cual bandera en una tormenta de altamar, sólo que allí no había ninguna tempestad ni océano que los pudiera ahogar, nada más que una chica humana dejándose llevar por los recuerdos de su vida y los sentimientos que dentro de ella, muy en el fondo, yacían con intensiva fuerza. Era espectacular.

El adolescente pudo admirar, ya no tan extrañado, a esa libertad entre aquella soltura de sus femeninas manos. Y le transmitió una sensación, mayor a la que creía, de uno de sus más grandes sueños que por cumplir tenía. Volar, sí, lo sentía así cuando se hallaba cómo allí, a los lomos de un corcel y en una cabalgata sin aparente fin, pero lo de aquella mujer sin duda se encontraba a otro nivel, y él, aventurero de igual, también lo quería hacer. Finalmente, la excitación de aquel paseo veloz poco a poco fue disminuyendo hasta que las herraduras descansaron sobre el pastoso suelo, teniendo a una joven desbordada de emociones mientras su compañero llegaba con una divertida sonrisa plasmada en su cara. Ambos corceles, en cercano paralelo, no se miraban por estar sus alargados rostros cerca de la cola del otro, lo que traía en que la mirada azul y la mirada verde se observaran fijamente, teniendo sus figuras de frente, aunque lateralmente, ciertamente.

No tienes porqué disculparte. Ha sido increíble ver cómo cabalgabas de aquella manera; alucinante, diría. Eres sorprendente. - Y un destello de emoción centelleó en los orbes zafirinos de aquel joven bermellón, írises que desfilaban cierta admiración por la chica en pos a su audaz actuación. En tanto, la inquietud de los corceles adiestrados hacía difícil el equilibrio que requería el verse casi de frente, teniendo a Roy con una jovial sonrisa que aprobaba la actitud de la chica, mas aquellos ojos vidriosos en ella misma no pasaron inadvertidos para él quien la fugacidad de una idea improvisada surcó por su aventurada mentalidad. - Me gustaría aprender a galopar sin manos. ¿Me enseñarías? - Pidió el joven noble, con aquel tono que impartía cortesía, pero una que no sonaba artificial sino natural. Y una sonrisa, amena y sutil, anidó entre sus labios seguida de una sagaz alternativa para que su compañera accediera. La aventura colonizaba una travesura.

A cambio, te mostraré un lugar especial... Y mi padre no tiene porqué saberlo, pues, créeme, es parecido a volar. - Aseveró con plena seguridad.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Lord

Cargo :
Heredero a Marqués

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
324


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Cruce de Espadas [Lyndis]

Mensaje por Lyndis el Dom Sep 24, 2017 10:26 pm

-Ga-- ¿Gracias?- Las palabras del joven le sorprendieron y tomaron totalmente por sorpresa, siendo eso lo único que logró sacar de sus labios en el nerviosismo. Nunca antes le habían felicitado por su manera de montar, no era algo... que se observara mucho donde venía. O eso creía... Nunca había hablado sobre montar con nadie que recordara, no en cuestión de técnica o forma al menos.

Tampoco es que tuviera contacto muy seguido con mucha gente en sus años en las llanuras.

Si las primera palabras le sorprendieron, las segundas le dejaron completamente sin palabras, su expresión clara de confusión, sus cejas juntas intentando descubrir la verdad oculta tras aquella frae. No que no las entendiera sino que... no entendía como ella pudiera enseñar algo a alguien. Ella... ¿Por qué ella?

El ofrecimiento de paga le sacó una sonrisa y aflojó sus facciones, conteniendo una risa ante la idea de un secreto para con Eliwood. Sí, era sin duda una relación de padre e hijo la de ambos, en aquella frase tan simple y cargada de inocencia quedaba en claro al completo que la relación familiar no podía de ser de otra manera entre aquellos dos. Y en la forma que brillaban los ojos del otro... la imagen de su padre cuando cabalgaron juntos en las llanuras en su primer encuentro se superponía con este.

-De acuerdo pero... ¿no sabría exactamente como explicarlo...?- ladeo la cabeza pensativa, dandole una palmada al costado a la yegua que, inquieta junto al otro caballo, no desperdició la chance en comenzar a andar. Para ella aquello era como respirar, años en el camino montada, viviendo sobre las 4 patas de Madelyn tanto o más que sobre sus dos piernas.

-Es un tema de las piernas y caderas... ¿creo?- intentó explicar, señalando con sus manos las partes del cuerpo que creía trabajaban en el asunto, mientras dirigía al frente a la yegua en un paso lento. -Pero no tanta fuerza, mantener la tensión no muy fuerte e ir apretando en un lado u otro para girar... Y equilibrio... Aunque es mucho más sencillo en linea recta, a menos que quieras dejar que tu compañera dirija, siempre es mejor para virar usar las riendas... ¿Algo como eso?- terminó, aflojando la presión sobre los costados de la yegua y dejando que la velocidad disminuyera hasta parar al completo.

Estaba insegura de si su explicación había sido útil, jamás siquiera habíase puesto a pensar en como hacia aquello ¿Ella enseñando algo? Era... un concepto completamente ajeno a ella, o al menos a su concepto de ella, algo en lo que en ciertos aspectos aun andaba en conflicto los últimos días.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Heredera a Marquesa

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Esp. de plata [5]
Espada de acero [4]
.
.

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
187


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Cruce de Espadas [Lyndis]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.