Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] ¿Seguro que nos conocemos? [Priv. Noire]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] ¿Seguro que nos conocemos? [Priv. Noire]

Mensaje por Invitado el Miér Jul 26, 2017 4:44 pm

Ni siquiera la existencia de los emergidos era capaz de cambiar los aspectos más básicos de los bosques de Ylisse. Día tras día, la fauna local llevaba a cabo su vida como si la plaga de seres no hubiera tocado el reino. Las aves continuaban trinando, los animales se alimentaban de la flora del lugar o de sus vecinos si aquella era su alimentación. El viento sacudía las copas de los arboles llenando el lugar de un sonido suave pero lleno de vida cuando se aunaba a los de los habitantes de la foresta… Y de vez en cuando, todo callaba para dejar hueco al eco de armaduras, armas y voces que los humanos producían a su paso.

Las tropas nohrias infiltradas llevaban tres días de camino por los bosques, en pos de localizar un grupo emergido al que dirigir hacia el reino oscuro en pos de seguir el plan establecido. Pero, desde que habían partido de un pequeño poblado cerca de la frontera, ni un solo grupo de aquellas criaturas había aparecido antes ellos o había sido detectado, de forma presencial o por rastro, por los exploradores. Por ello, el plan de movimiento había cambiado y ahora se dedicaban a atravesar uno de los bosques del reino de los venerables, con el objetivo de atajar el camino al siguiente poblado evitando la mayor cantidad de ojos locales posibles por un lado, y por el otro buscando rastro emergido, pues era probable que aquellos seres se desplazaran entre los árboles en lugar de por los caminos reales, logrando así atacar por sorpresa a caravanas comerciales sin protección suficiente o a poblados desprevenidos. Pero, hasta el momento, aquel desvío del camino original no les había servido de mucho que se dijera.

-Es algo más de mediodía… La avanzadilla no debería tardar en regresar.- Caminando al frente de la falsa comitiva mercenaria, y hablando con un volumen que solamente permitía entender las palabras al alzado cuello de su camisa, Laslow dirigía a sus hombres con una de sus manos bajo la barbilla, aguantando el peso de su cabeza como si los pensamientos que anidaban la misma fueran a desestabilizarle por la importancia y tamaño de los mismos. Desde que había llegado a su tierra local el protector de Xander se había encontrado así, repasando mentalmente el plan trazado en pos de ejecutarlo a la perfección para complacer a su príncipe, pero los eventos de días atrás le estaban obligando a improvisar, y constantemente tenía una gota de sudor helado en su espalda que le advertía de la posibilidad de que aquello saliera mal, haciendo que perdiera la confianza del heredero al trono de Nohr.

-¡Alto!- Extendiendo la palma de su brazo izquierdo hacia los picos de los árboles, el espadachín dio la señal que siguió a un seco parón de la falsa agrupación mercenaria, lo que comenzó un constante murmullo entre todos ellos. -Descansaremos aquí un par de horas y daremos tiempo a que vuelvan los exploradores.  Formad un perímetro y mantened la guardia, pero aprovechad para descansar y comer también.- Sus hombres respondieron a la orden de su comandante con silenciosas afirmaciones y el surgimiento de las primeras conversaciones entre camaradas, comenzando así a formarse sin indicación alguna una formación circular de guardia, acomodándose en su interior aquellos que podían descansar hasta que les tocara ocupar el puesto de sus vigilantes camaradas. En cuanto al líder de la expedición se refiere, este tomó un puesto de guardia sin preocuparse por descansar demasiado, asegurándose de poder vigilar a todos sus hombres desde la posición que tomaba, pero sin descuidar en momento alguno los alrededores. “Este bosque me es familiar… ¿Acaso es en el que los emergidos nos asaltaron por la noche cuando conocí a Odín?” Los pensamientos del espadachín se marcharon, de forma fugaz, a la velada en la que conoció a uno de sus amigos de la corte, conocido por su tendencia a la exageración y su autoproclamado título de héroe oscuro.  Un suspiro fugaz escapó por los labios del joven de pelo gris, quien deseó de forma silenciosa tener allí a su amigo… A veces costaba seguirle el juego, pero en aquel momento agradecería contar con su apoyo y presencia, sin un resquicio de duda.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Seguro que nos conocemos? [Priv. Noire]

Mensaje por Noire el Dom Ago 13, 2017 10:33 am

Era el último ejercicio de campo que tendrían, en aquel momento se jugaban el entrar a forma parte oficial del ejercito o seguir siendo simples aprendices. Noire había pasado con éxito todas las pruebas anteriores: Supervivencia en el bosque, Investigación en otros países, Vigilancia y exploración de los territorios de Ylisse, incluso había logrado salir de muchos problemas con emergidos viva...algo que sus compañeros ya no podrían decir. De todo el grupo que había en un principio para convertirse en exploradores de Ylisse, ahora quedaban solo unos diez, en una de las incursiones incluso habían perdido a su maestro por lo que habían tenido que sustituirlo hacía poco por otro. Dado los últimos sucesos, querían darse prisa en terminar todos los entrenamientos pertinentes para conseguir nuevos exploradores, se estaban quedando sin ellos.

El ejercicio costaba de dos partes, primero el tiro con arco, habían varias dianas previamente colocadas por todo el bosque, claramente escondidas para que no fueran vistas con facilidad, la segunda era logra descubrir las trampas que también se habían escondido en el bosque, ambas partes se podían hacer simultáneamente. Los evaluadores sobrevolaban los cielos y otros estaban escondidos en la espesura así que siempre sabrían si alguien hacía trampa o para saber quien iba en ventaja sobre los demás, se contaba por cantidad de descubrimientos. La joven estaba algo nerviosa, se jugaba toda su carrera en aquella prueba por lo que debía hacerla bien, por suerte competía con solo diez personas mas y seguramente habría trampas y dianas para todos.

Cuando comenzó la prueba la joven se comenzó a internar en el bosque, pasando tranquilamente, sin darse prisa, analizando el terreno, sus compañeros por su parte se dispersaron y pudo escuchar un leve grito de uno de ellos, por darse prisa había caído en una de las trampas, un agujero camuflado en el suelo. La joven llevaba su arco agarrado con fuerza observando con firmeza. Pudo descubrir dos dianas en los bosques aledaños, escondidas con hojarasca y también una pequeña trampa para osos. Debía empezar a descubrir mucho mas por eso fue internándose cada vez mas en el bosque, logrando ver mas dianas y alguna que otra trampa que pudo esquivar.

Vio entonces algo extraño, un hombre se escondía entre el follaje, viajando con cuidado, parecía herido pero aun así seguía su camino. No era ningún hombre de los exploradores de Ylisse, pero aun así iba armado, por eso extraño bastante a Noire que comenzó a seguirlo con sumo silencio, avanzando hasta ver como se acercaba hasta lo que parecía un improvisado campamento. El hombre no pudo llegar a decir nada, pero cuando vio a un chico que parecía estar mas alejado de los demás levanto su brazo y cayo al suelo. Fue entonces cuando sus ojos se fijaron en aquel chico, algo le decía que lo conocía de algo...¿Lo había visto antes cierto? Ahora solo tenía que buscar en sus recuerdos, quien era aquel enigmático chico. Todo parecía muy tranquilo después de lo de aquel hombre pero entonces fue cuando pudo ver el reflejo de algo metálico en un árbol cercano a aquel chico. La joven tuvo que esforzarse mucho y correr hacia el otro chico y aunque eso le cansará pudo lanzarse y tirarse encima del joven, salvandolo de una flecha rápida y certera. Nerviosa y avergonzada observaba al otro joven que se encontraba bajo de ella, trastabillo un poco sin saber que decir y entonces se levantó con rapidez.

-E...Emergidos, están en los arboles.-

Fue lo único que pudo decir, fue entonces cuando apunto al arquero que había disparado antes y disparo ella, clavando su flecha en la cabeza de aquel ser que cayo al suelo desde la rama en la que se escondía. Al haber sido descubierto, los demás emergidos comenzaron a disparar, solo había algunos arqueros, los demás comenzaron a bajar con rapidez de sus arboles, portando dagas para intentar asesinar a los soldados, habían logrado rodear al grupo.

Ahora que lo había visto mas de cerca...aquel joven sin duda era alguien conocido para ella.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Exploradora (Ejército de Ylisse)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [4]
Arco de Bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1506


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Seguro que nos conocemos? [Priv. Noire]

Mensaje por Invitado el Miér Ago 16, 2017 5:08 pm

Mientras avanzaba junto a sus hombres, Laslow había mantenido sus oídos ocupados con el principal sonido de su entorno, el cual era producido por los nohrios bajo su mando. Botas de cuero rompiendo ramas secas, voces intercambiando anécdotas, risas para celebrar bromas, juramentos para reprender las mismas… Aun a sabiendas de que estaban en una misión encubierta, y que ser descubiertos por los custodios de Ylisse significaría problemas de una forma u otra, eran necesarios momentos de humanidad como aquellos para que la moral se mantuviera alta y no cayeran en un estado de pesadumbre y negatividad a causa de la situación que debían vivir de forma diaria. Pero, desde que había ocupado su lugar en la guardia, el mercenario notaba algo extraño a su alrededor, tanto como para apartar los pensamientos sobre su amigo en la corte para centrarse en la foresta que se extendía allá donde mirara.

“Todo está  muy tranquilo… Demasiado.” Si ignoraba el coro de voces que sus hombres creaban mientras descansaban, el cual no era ni siquiera tan elevado, se podía notar como había un extenso silencio a su alrededor. Los pájaros no trinaban, la madera del suelo no crujía bajo el peso de algún habitante del bosque, y el mismo viento parecía haberse detenido en aquella área, pues las verdes hojas de los árboles permanecían en su mayoría inmóviles. “Esto no me gusta.” Una sola gota de frío sudor recorrió la espalda del guardia real, quien cerró su mano izquierda en torno a la empuñadura de la katana que había comprado días atrás, sintiendo el apretado cuero de la misma en su piel, pero también la humedad que su palma desprendía a causa de aquella sensación de inseguridad y peligro inminente.

Y entonces, todo se precipitó.

Antes de darse cuenta siquiera de lo que estaba sucediendo, Laslow se encontró con su espalda en la tierra, teniendo en su campo visual solamente la parte inferior de una mandíbula, rosácea piel que cubría la misma y el cuello, y tela de color verde que cubría este último hasta donde podía ver… Y suponía que sentir, dado que una gran presión repartida en dos sobre su torso fue todo lo que necesitó para, no solo comprobar que quien estaba sobre él era una mujer, sino también para que su rostro se volviera rojo como un tomate en época de recolección. -Ehmm… ¿Hola?- Lo inesperado del asalto provocó que la atención que tenía puesta en su entorno desapareciera durante un par de segundos, pero el sonido del metal entrechocar acompañado de infernales gritos que ya había escuchado antes le hicieron comprender que estaba pasando, confirmado esto por la suave voz de la joven, quien había recuperado su propia verticalidad con asombrosa rapidez.

-Creo que te debo una…- La flecha clavada en un árbol a sus espaldas fue todo lo que el mercenario necesitó para comprender que aquella arquera acababa de salvarle la vida. Pero, aun estando en deuda con ella, no podía entretenerse para presentarse ante la desconocida, pues era capaz de ver no solo a los emergidos que se lanzaban sobre él, sino también a los que iban a por los demás nohrios, los cuales habían sido tomados por sorpresa y trataban de organizar una improvisada muralla de escudos lo más rápido que podían. -¡Ponte tras de mí y encárgate de los arqueros, que yo me preocupo de la infantería!- Desenvainando con un rápido movimiento de muñeca, Laslow avanzó hasta quedar espalda con espalda junto a la misteriosa arquera, cortando en diagonal el torso de un emergido especialmente rápido, haciendo que este cayera al suelo a peso muerto tras el golpe del yliensse.

Con su atención dividida, el guardia real trató de preocuparse solo en los emergidos que había frente a él, tanto en el suelo como entre las ramas, pero no podía evitar dirigir miradas de reojo tanto a sus hombres como a la extraña a sus espaldas… Con una rápida decisión, el mercenario se juró a si mismo que haría todo lo que estuviera en su mano para que todos salieran de aquella emboscada de una pieza.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Seguro que nos conocemos? [Priv. Noire]

Mensaje por Noire el Vie Nov 17, 2017 12:11 pm

El tiempo para los ejercicios tendría que esperar, antes tendría que ayudar a todos aquellos hombres y mujeres que parecían descansar en el bosque. No sabía de donde eran...ni quienes eran, pero eran humanos, no podía dejarlos morir sin mas en el bosque por culpa de los emergidos, quizás lo mas lógico hubiera sido huir...ella no era alguien valiente, no era alguien fuerte pero no podía abandonar su prueba sin mas...esa era su oportunidad de terminar por fin su entrenamiento como exploradora, después de tantos atrasos, de tantas interrupciones, aquella sería la prueba definitiva, y no iba a dejar que su miedo la echara a perder...aun cuando le temblara todo debía ayudarlos. Fue por eso que sin pensarlo mucho se tiro encima de aquel chico, aunque después de pensarlo...aquello no había sido tan buena idea, al verlo debajo suya fue cuando su rostro también se puso rojo de la vergüenza y se separo rápidamente...¿Que iba a pensar de ella?

Ahora no sabía bien que decir, simplemente miraba hacia los lados, buscando algún lugar en el que esconderse y que todo pasara...pero no podía hacerlo, aparte de que los emergidos ya estaban cerca, no podía dejar a aquel chico allí sin ayuda...se estaba poniendo nerviosa y eso era malo...podría traer un lado de ella que no quería sacar aun.

-Ho...Ho...Hola...-

Fue lo único que le dijo al chico de cabellos grisáceos mientras lo miraba de reojo por vergüenza...parecía que el joven también se había puesto rojo por aquella situación pero no podían quedarse allí como dos pasmarotes sin hacer nada, había una batalla que ganar. La joven hizo caso de lo que dijo aquel chico y se coloco tras el aunque aun temblaba y estaba sonrojada podría luchar, mirando entre los arboles, buscando a aquellos arqueros...se escondían muy bien y lograban moverse entre las ramas con mucha soltura.

-Son...Son muy rápidos...-

Logro encontrar a uno inmóvil y rápidamente agarro con fuerza su arco, apuntó y disparo una de sus certeras flechas, clavandola en el pecho de aquel ser que cayo al suelo desde aquella rama. Vio entonces como el otro chico se encargaba sin problema de los emergidos que se acercaban hasta ellos. La joven lo observaba de reojo a veces, preocupada por si iban a ser muchos...ella no podría ayudarle cuerpo a cuerpo, era muy débil, su cuerpo era muy delgado y no tenía apenas fuerza física para hacerle algún daño a un emergido, por lo que tenía fe en que aquel hombre pudiera con todos. La joven disparo una segunda flecha a otro arquero que estuvo a punto de dispararles.

-Estamos...muy a la vista, debemos movernos...-

No le gustaba estar tan a la vista...se sentía vulnerable y aquella ponía aun mas nerviosa...aquello no podía ser bueno. Empezó a mirar hacia los lados, buscando un lugar donde estar mas resguardados...pero no había apenas nada. Podrían usar si acaso algún tronco, la joven avistó uno y asintió levemente. Si debían moverse hasta allí deberían acabar con mínimo dos emergidos que se acercaban por aquel camino por lo que volvió la vista hacia el chico.

-Vamos.-

Fue lo único que dijo y empezó a avanzar, mientras avanzaba disparo una flecha al emergido mas alejado, esperando que su compañero se encargará del que estaba mas cerca y iba corriendo directo hacia ella...era extraño, pero aquella miedica ahora actuaba de otra forma muy diferente.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Exploradora (Ejército de Ylisse)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [4]
Arco de Bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1506


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Seguro que nos conocemos? [Priv. Noire]

Mensaje por Invitado el Dom Dic 10, 2017 9:49 pm

La vergüenza de la primera impresión no desapareció con el inició de la pelea, sino que se quedó en un sonrojo que parecía no decaer con el tiempo, además de la constante presencia de la mujer de pelo azabache a sus espaldas, pudiendo sentir el mercenario su presencia en todo momento con cada pequeño movimiento que hacía y con cada mirada que hacía a su alrededor en busca de emergidos. De una forma u otra, el traje verde de la misteriosa compañera de batalla con la que acababa de encontrarse terminaba entrando en su campo visual, y por un mísero instante recordaba el yliensse la abrupta forma en la que ella había terminado sobre él… No era un pensamiento largo, ni le distraía de la batalla el tiempo suficiente como para suponer un peligro, pero estaba los suficientemente presente en su mente como para que la rojez de sus mejillas no se marchara. Aunque, a ojos de cualquier otra persona, sería solo una señal más del esfuerzo que suponía pelear contra los seres de ojos rojos.

El comentario de la arquera sobre la velocidad de los emergidos no tuvo respuesta por parte de Laslow, quien lo sintió en sus oídos mientras se encontraba peleando con una de estas criaturas. Pero la segunda afirmación ajena le encontró sin pareja de baile, lo que le permitió escucharla con claridad. -Tú decides, yo te sigo.- Para el Guardia Real las flechas eran un molesto inconveniente, pues le obligaban a estar atento tanto a los emergidos frente a él como a los que se encontraban entre los árboles, pero entendía que para ella sería mejor estar un sitio difícil de alcanzar, donde pudiera cubrirse de espadas y virotes el tiempo suficiente como para apuntar a un objetivo móvil con tranquilidad.

Y la señal de la azabache no tardó en llegar. Con una sola palabra y una mirada que la acompañó, ambos se pusieron en movimiento hacia un trono cercano, un buen refugio pero que tenía entre medias a dos emergidos en carrera hacia donde los humanos se encontraban. Una flecha de bronce de la misteriosa doncella derribó al primero de ellos, y Laslow se ocupó del segundo al atravesarlo de pecho a espalda con su espada al aprovechar su propia aceleración el que el emergido se acercara a él con su arma en alto y sin guardia alguna. Pero lo importante no era el como lo había derribado, sino el mero hecho de que tanto ese como el abatido por la arquera habían caído, y el camino hacia el trono quedaba libre para los dos.

-Yo me ocupo de los que se acerquen de mas, dejo los arqueros en tus manos.- Ya junto a la madera del árbol, el peligrís pudo escuchar con más claridad el sonido del metal chocando contra metal, la señal de que en algún lugar cercano sus hombre estaban peleando contra los asaltantes, aunque lo frondoso del bosque le impedía ver como se estaban defendiendo los mismos, o si eran capaces de hacerlo siquiera. Usualmente un pensamiento como tal se borraba con rapidez de la mente del Guardia Real, pero por alguna razón los emergidos no acudían a su alrededor, por lo que sin darse cuenta contaba con algo de tiempo para recuperarse y ordenar sus pensamientos… Y solo entonces se dio cuenta de su falta de caballerosidad con respecto a la arquera.

-Sé que no es el mejor momento para presentaciones, pero podéis llamarme Azur.- Una mirada por encima de su propio hombro le bastó para ver que la joven de pelo azabache seguía en buen estado de salud, lo que permitió a Laslow girarse de nuevo para ver cómo, al fin, un emergido se acercaba a su posición espada en alto. -Si vamos a confiar nuestras vidas el uno en el otro durante un tiempo, lo mejor es saber el nombre de quien protege vuestra espalda, ¿no?- Aunque la misteriosa mujer de verde no podía verlo, el mercenario esbozaba una sonrisa en su rostro producto de aquella media verdad. Si, estaba dando un nombre a quien protegía y ayudaba a sobrevivir en la improvisada pelea, pero tal nombre era de todo menos cierto, mal comienzo para una relación de confianza.

Adoptando una posición de guardia, y sin esperar una respuesta por parte ajena, el espadachín se preparó para repeler y acabar con el emergido que se dirigía hacia ellos y a cualquier otro que intentara la misma acción.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Seguro que nos conocemos? [Priv. Noire]

Mensaje por Noire el Mar Dic 19, 2017 1:41 pm

Aquel momento era un poco incomodo para ella y con los nervios de la batalla ni si quiera se había disculpado por su extraño y directo comportamiento tan maleducado, por todo ello, el sonrojo de sus mejillas no parecía desaparecer del todo, siempre que miraba al chico recordaba aquella escena. No era algo que la distrajera demasiado, pero si que no la dejaba pensar bien en lo que ocurría a su alrededor, por suerte para ella, el joven era muy hábil con la espada...junto con su manejo con el arco no habría demasiado problema, ni de lejos, ni de cerca. Era muy peligroso quedarse allí, aunque fueran buenos cada uno en lo suyo...solo eran dos y si seguían allí los rodearían y matarían, no era buena idea aquello. Su instinto de supervivencia le decía que lo mejor era correr y que se escondieran lo mas lejos posibles...pero aquel chico había traído soldados consigo...¿Mercenarios? Seguramente, no veía ningún tipo de estandarte en sus ropajes que demostrará su lealtad.

-Vamos...vamos...tu puedes.-

Se decía a si misma corriendo hacia aquel tronco que los resguardaría de flechas y posibles espadazos, para llegar, sin embargo, tuvieron que luchar, parecía que combinaban muy bien en batalla, ambos lograron despachar a los emergidos con mucha efectividad y aquello sorprendió bastante a la joven que observaba al chico de cabellos grisáceos. Comenzaba a sentir la adrenalina del momento...y aquello no podía ser bueno, aquello atraía a su lado mas oscuro, aquel que siempre intentaba esconder y que no quería que saliera. Respiraba agitada, observando el campo de batalla desde aquel escondite en el que podía estar algo mas tranquila, quizás allí podría calmarse y que así no saliera su lado oscuro.

Le extraño aun mas que el joven le hablará de nuevo por lo que parpadeo varias veces mirándolo fijamente aun con su leve sonrojo adornar sus mejillas. Era cierto...no se habían presentado si quiera, se sentía muy mal por ello y por eso trago saliva.

-Per...Perdón por lo de antes, yo...me llamo Noire, es...bueno...un placer.-

Asintió de nuevo ante sus palabras...realmente era conveniente saber con quien estaba luchando, aunque normalmente nadie charlaba tanto con ella, entre los demás exploradores no es que quisieran socializar mucho con ella, era rara, muy rara...sabía que en cuanto enseñará su otro lado...dejaría de tratarla con tanta amabilidad por lo que suspiro levemente mirando un momento hacia el suelo para después levantar su mirada hacia una de las ramas, había escuchado a uno de los emergidos por lo que disparo sin ninguna duda, logrando despachar a un emergido mas.

-Se...se supone que esto debería ser fácil...estaba en mi prueba final para ser exploradora oficial y...me encontré esto...¿Por que estos emergidos siempre aparecen cuando tengo algo importante? Que mala suerte tengo...-

Suspiro con pesadez y volvió la vista hacia el chico para después ver como los emergidos empezaban a acercarse hacia ellos, uno de estos lanzo un cuchillo arrojadizo hacia el joven de cabello grisáceo. La joven lo apartó entonces de donde estaba apegandolo a ella para que el cuchillo se clavara en el tronco.

-No...nos han descubierto!-

Su corazón iba muy rápido y aun mas al darse cuenta de lo que había hecho, lo miró un momento y se sonrojo por completo apartándolo y negando varias veces, agarro su arco y disparo al emergido de los cuchillos, su rostro se había vuelto mucho mas serio, mas sombrío en aquel momento en el que se sentía muy agobiada...rodeada por los dos lados por emergidos.

-VOY A MATARLOS A TODOS Y CADA UNO! SANGRE Y TRUENO!
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Exploradora (Ejército de Ylisse)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [4]
Arco de Bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1506


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Seguro que nos conocemos? [Priv. Noire]

Mensaje por Invitado el Mar Ene 02, 2018 4:50 pm

La situación parecía haber mejorado desde el accidentado primer encuentro entre el peligrís y la arquera de cabello azabache, si es que se podía decir hablar de emergidos rodeándolos por todos lados y manteniéndolos separados de sus hombres como una mejora. Lo que daba un mínimo de esperanza al espadachín era el que ya no se encontraban en campo abierto, sobre todo por la joven a sus espaldas, sino que contaban con un pequeño parapeto natural tras el cual podían cubrirse de los arqueros en la distancia y dividir el campo visual y emergidos a la carga en dos: La joven se encargaría de todos aquellos que vinieran por su lado, y Laslow tomaría como rivales para él a quienes se acercaran por el frente.

Además, el peligrís tenía ya un nombre para la doncella a la que debía proteger: Noire.

-Más placer sería sin tantos emergidos, ¿eh?- “Sobre todo con una buena taza de té entre medias”. Las viejas costumbres no cambian ni en los tiempos más crudos y difíciles, y si se añadía a tal cosa el claro atractivo de la arquera era difícil para el Guardia Real no fantasear con un encuentro más agradable con la joven a sus espaldas. Pero para alcanzar tal punto primero debía asegurarse de que ambos sobrevivieran, una tarea a la cual esperaba entregarse a fondo. Y no solo por proteger su propio pellejo o el de Noire, sino por poder alcanzar a tiempo a sus hombres, los cuales peleaban sin él en la distancia y sobre cuyo estado no podía estar seguro hasta que no les viera con sus propios ojos.

-No os preocupéis por nimiedades como est…Esperad, ¿exploradora?- El gesto de sorpresa de Laslow y sus deseos de girarse para contemplar a la arquera de pelo oscuro tuvieron que verse pospuestos hasta que despachara al emergido que acababa de llegar frente a él, cuyo ataque vertical pudo desviar a duras penas, siguiendo el mismo con un rápido corte directo al cuello, separando cabeza y cuello de la oscura criatura con un experto movimiento de muñeca. “¿A qué se referirá con oficial?... Oh no… Ohnononono.” Las piezas conectaron con rapidez en la mente del mercenario, comprendiendo la cruda realidad a la que se enfrentaba: Al frente tenía a un ejército de emergidos, y a sus espaldas tenía a una integrante del ejército de Ylisse, a una Custodio en potencia.

La distracción fue suficiente como para que sus ojos perdieran de vista un cuchillo que volaba en su dirección.

Por suerte para él, Noire lo vio a tiempo y pudo apartar al peligrís del camino de un letal proyectil por segunda vez, clavándose la daga en la madera de un árbol cercano. Por desgracia para su vergüenza, Laslow se vio de nuevo excesivamente cerca de la joven, quedando esta vez ambos a una distancia lo suficientemente íntima como para que uno sintiera sobre sus pectorales la abultada pechera de la contraria, lo que provocó un automático rubor en el rostro del peligrís… Además de un intento de disculpa sin demasiado sentido al ser escuchado, tanto por el constante tartamudeo como por lo bajo del volumen de su voz.

Pero rápido quedó claro para el espadachín que no había sido escuchado, sobre todo al ver el cambio en el rostro de la joven. Ahora frente a él.

Su rostro enrojecido, tanto como el suyo, pasó a un tono de sombras y seriedad, y el momento en el que su boca se abrió para hablar de nuevo dejó bien claro que algo había cambiado en la mente de Noire. "¿Sangre y trueno? … Oh Naga, otra como él…” La mente del espadachín llevó al presente imágenes de su mejor amigo, principalmente las de aquellos momentos en los que su personalidad de “héroe de la sangre maldita”  tomada total control del momento y comenzaba a lanzar frases parecidas a aquella. ¿Sería aquella forma de hablar un rasgo más normal de lo que pensaba, o simplemente tenía Laslow la “suerte” de cruzarse con las pocas personas que en el mundo conocido usaban expresiones tan extrañas como aquella?

Un suspiro fue la respuesta del mercenario a la pregunta que se hizo internamente, volviendo a centrarse en la pelea nada más emitirlo, usando en tal momento el filo de su espada para desviar el de un hacha que se dirigía a la espalda de la arquera. Puede que su personalidad hubiera pasado de tímida e inocente a Odinesca en un momento, pero eso no cambiaba sus intenciones de protegerla y poder tener un encuentro más íntimo y tranquilo con ella en el futuro… Aunque, con la reciente revelación, tal vez hubiera un poco más de distancia entre ambos. La suficiente para cubrirse de una flecha si Noire decidía dispararle por alguna razón.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Seguro que nos conocemos? [Priv. Noire]

Mensaje por Noire el Mar Feb 27, 2018 1:21 pm

La joven no quería distraerse mas de lo que ya estaba, pero el joven de cabellos grisáceos parecía querer seguir charlando con ella, algo en lo que la joven no estaba muy puesta en eso de socializar. Seguramente la reunión hubiera sido mejor sin emergidos...aunque lo mas seguro es que ninguno de los dos se hubiera conocido de no haber sido por aquellos seres y mucho menos hablar...no era de esas personas que tuviera muchos amigos y hablara con la gente del pueblo...todo el que la conocía intentaba alejarse de ella lo mas posible, incluso aquel con quien había tenido buenas migas no había vuelto a saber de el, todo aquello era un golpe psicológico muy fuerte para la joven arquera, algo que hacia mas habitual su estado descontrolado, incluso en situaciones en las que no era tan necesaria. Por ahora se dedicaría a atacar a los emergidos que iban por su lado mientras escuchaba al otro joven.

-Bu...bueno no se, tu crees? Seguramente si...-

No iba a darle la contraria en aquello de que estarían mejor sin emergidos...pero sabia bien que quizás no fuera así, por su culpa. Un titubeo en la voz del joven, sin embargo, alerto un poco a la joven, parecía que le extrañaba que ella fuera exploradora...¿Quizás para el no daba la talla? O quizás no quería a una exploradora metiéndose en los asuntos que le atendían en aquel bosque. La joven no dijo nada, simplemente asintió a sus palabras y siguió con sus emergidos, disparando aquellas mortíferas flechas que atravesaban con suma precisión a los emergidos. De nuevo se veía envuelta en aquella extraña maldición que la volvía tan mordaz y agresiva. Veía como su compañero seguía a su lado incluso en aquel estado, aquello hizo que la joven mostrara una sonrisa tétrica, la había protegido de un ataque directo por lo que aquello si que la había impresionado.

-Muy bien, ahora no te separaras de mi...jamas! ¿Cuales son tus intenciones? No voy a dejar que escapes de mi vista jamas...jijijiji...desde ahora eres mi presa y mis presas nunca escapan!-

Después de haberse encargado del ultimo emergido cercano, la joven parecía hablar de una forma muy diferente a la de la tímida e inocente Noire, ahora parecía mucho mas directa...y es que el joven de cabellos grisáceos había logrado impresionarla, no solo a una de sus partes, sino a las dos, aquello había logrado que ambas partes se pusieran de acuerdo en no dejar que aquel chico se separara de ella...no dejarle escapar, después de todo...¿Donde encontrarían a otro chico así? Ahora lo apuntaba a el con su arco y sus flechas, inconscientemente mientras lo observaba fijamente.

-A mi madre nunca se le escapo al hombre que escogió...y yo soy como mi madre...-

Para bien o para mal, aquello ayudaba incluso a que la joven recordara mas cosas sobre su pasado, aquello no lo recordaba muy bien pero ahora su mente estaba volviendo a traer recuerdos que había perdido, quizás que ambas partes se hubieran unido en una gracias al chico de cabellos grisáceos hubiera sido la razón.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Exploradora (Ejército de Ylisse)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [4]
Arco de Bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1506


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Seguro que nos conocemos? [Priv. Noire]

Mensaje por Alanna el Miér Ago 01, 2018 12:55 pm

Hubo una época en la que cierta niña noble, pletórica de entusiasmo y curiosidad, se preguntaba qué se sentiría al volar con total libertad por los cielos. Como las jinetes que cabalgaban a lomos de los pegasos, esas majestuosas criaturas con cuerpo de equino y unas alas como las de los pájaros que les permitían danzar en el aire con suma gracilidad. Alanna recordaba con mucho cariño cuando descubrió las historias encuadernadas que narraban las historias de la jinete pegaso más famosa en los albores de la historia de Ylisse. Aquella que, también, era recordada por ser la esposa del primer Venerable que tuvo el país. Fue leer sus epopeyas y enamorarse de tal manera, que no había día en el que le suplicase a su familia para ir a ver las demostraciones de maniobras que las cuadrillas de jinetes solían hacer. Pero como cualquier otro capricho que le pedía a sus padres, siempre quedaba en saco roto. Además, teniendo en cuenta la nefasta opinión de su padre respecto a la figura de la mujer en el ejército, era como pedir en voz alta que se llevase una señora reprimenda.

Pero no fue años después que pudo darse el gustazo y montar a lomos de un pegaso. Sin embargo, lejos de cómo la mente de una chiquilla podía imaginarse la sensación de ser acariciada por el viento mientras surcaba el firmamento, la realidad se le hizo un pelín distinta…

¡Santísima Naga! ¡Rokna, por lo que más queráis! ¡No os agitéis tanto! —gritaba una aterrada Alanna, con los brazos bien cerrados alrededor de la cintura de quien manejaba a la criatura. Durante su época como mercenaria, la joven tuvo el placer de conocer a una cuantiosa cantidad de guerreros durante sus encargos y ampliar su círculo social. Entre ellos, destacaba el Décimo Escuadrón de la Caballería Pegaso de Ylisse. Lo que hacía tan peculiares a las mujeres del susodicho, se debía a la poca similitud que compartían con las orgullosas y rigurosas jinetes del resto de escuadrones. Tan impetuosas y arrojadas que se habían granjeado cierta infamia con sus compañeras. Pero, no por ello eran menos trabajadoras y eficaces en comparación a las demás. Tan solo un poquito más bruscas, y que la razón detrás de ese recelo por ellas venía a raíz de que solían colaborar con otras facciones fuera del ejército, tales como mercenarios y milicianos a sueldo.

Alanna las llegó a conocer gracias a su capitana, Rokna, con la cual trabajó en un encargo para dar caza a unos asaltantes de caravanas. Lo que más le caló de la mujer fue su fuerte sentido del deber, aunque… ello le conllevase saltarse ciertos protocolos de etiqueta y seguridad que figuraban n el código de las jinetes. Justo aquel día, la recién nombrada Custodia había aceptado su invitación para patrullar junto a su escuadrón, tanto para acostumbrarse a los futuros viajes en pegaso que le esperarían, y para que las dos se pusiesen al día. Una lástima que las temerarias maniobras con las riendas de la capitana se lo estuviesen poniendo un poco difícil. Rokna soltó una carcajada risueña en respuesta a que su acompañante se aferrase a su cintura como si le fuese la vida en ello. —¡Oh, cielo! ¡Vas a conseguir que me haga ideas equivocadas si sigues abrazándome así! —Alanna no pudo evitar resollar de indignación. ¿Pero cómo se le podía ocurrir bromear en un momento así? —Va, va… No te pongas así. Si esto no es más que un poco de aire revuelto —dijo con un tono despreocupado. ¡¿«Un poco de aire revuelto»?! Cuando las ráfagas de viento le salpicaban con tanta fuerza que casi creía que la arrancarían del lomo del pegaso!

Entonces, Rokna dejó de reír al percatarse de las señas que una de las compañeras le hacía con el brazo, señalándole el bosque que sobrevolaban en esos momentos. Ladeó un poco el torso para mirar hacia abajo y, tras unos meros segundos dijo: —Vaya, vaya. Parece que tenemos alboroto por ahí abajo. —Carcomiéndole la curiosidad, Alanna hizo de tripas corazón para sopesar sus temores a las alturas, y ladeó la cabeza con mucha lentitud para echar un vistazo al suelo. El latigazo de vértigo al ver las copas de los árboles tan minúsculas desde tanta altura le secó la garganta de golpe, pero antes de retirar la mirada, llegó a discernir un pequeño cúmulo de puntos agolpados en un claro. Como una marabunta de hormigas rabiosas que se peleaban por un mendrugo de pan. —Habrá que bajar para calmar los ánimos por allí, ¿no te parece? —le dijo Rokna, volteándose para dedicarle una amplia sonrisa de oreja a oreja. Una que le daba muy malas vibraciones. Pero antes de siquiera responderle, los temores de Alanna comenzaron a cobra vida cuando, ni corta ni perezosa, la capitana pegaso zarandeó las riendas de su montura. El pegaso relinchó con ímpetu, y nada más empezó a inclinar el cuello hacia abajo, a Alanna le empalideció tanto la cara que pareció un fantasma.

Abrió la boca en un último intento de decir algo. Una última confesión de lo que opinaba del plan, quizás. O tal vez, un último rezo a Naga. Pero nada más el animal se dejó caer desde decenas de metros de altura, lo que salió de su garganta fue un agudo chillido de terror.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Hero

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :

Inventario :
Gema Destello
Hacha arrojadiza mejorada [4]
Hacha de bronce [1]
Hacha de Acero [3]
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2902


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Seguro que nos conocemos? [Priv. Noire]

Mensaje por Noire el Jue Ago 02, 2018 1:14 pm

No era el momento ni el lugar, eso estaba claro, pero Noire en aquel momento no era ella misma, no era consciente de que, aun quedaban emergidos allí que pudieran atacarles. Se había fijado en aquel chico, algo en el le traía recuerdos del pasado que estaban escondidos en su memoria, por eso no podía dejarlo escapar sin mas, aquello era nuevo para ella y por eso perder la única esperanza de conseguir traer de vuelta nuevos recuerdos para ella era un verdadero fracaso...y no iba a dejar que sucediera, si podía,aunque tuviera que utilizar la fuerza para conseguirlo. La joven apuntaba con su arco esta vez a aquel joven que la había estado ayudando, no porque lo considerara un enemigo, sino para que no se moviera del sitio e intentará escapar, su agarre era firme al igual que su mirada sobre el, pareciendo realmente severa.

-No intentes escapar de mi! Porque no te dejaré!

Los emergidos se acercaban hacia ellos, parecían saber cuando aprovechar las situaciones, parecía que desarrollaban algún tipo de inteligencia estratégica ya que en cuanto vieron que los dos estaban enfrentándose, se centraron mas en atacar a los dos jóvenes, viéndolos como un punto débil. La situación era critica y aunque tenía enfrente suya quizás a las respuestas de todas sus dudas...antes tendrían que salir de aquella situación por eso empezó a disparar con su arco a aquellos emergidos, dejando de fijarse en el chico y centrando su atención en aquellos seres que se acercaban. Por un momento...había tenido las respuestas a todo lo que le perturbaba desde pequeña, por un momento lo había tenido...pero en cuanto termino con los emergidos mas cercanos y giro su mirada para ver si el chico se encontraba bien...ya no estaba. ¿Donde había ido? Empezó a respirar de forma agitada, empezaba a sentir una gran ansiedad en su pecho, miraba de lado a lado buscándolo, ya ni si quiera veía a los hombres que le habían estado acompañando, ¿Quizás habían sido alucinaciones? No...estaba segura de haberlo tocado, de haber estado junto a el.

Se fijo entonces en el batir de alas de algún animal grande, viendo que un escuadrón de jinetes de pegaso bajaba, como salvadoras, llegaron y en cuanto pudieron empezaron a atacar a los emergidos que quedaban, aquello ayudo a que la joven pudiera seguir con su búsqueda, moviéndose por el prado y mirando por el bosque, asustada y alterada, su rostro ahora mostraba pánico.

-No...No...no puede ser, donde esta? Azur...no...no puedes dejarme aquí sola.-

La chica se dejo caer de rodillas al suelo, empezando a llorar, con aquello lograba sacar toda la ansiedad que sentía, dejando caer al suelo su arco, alejando su mente de la lucha que se estaba realizando allí mismo...las jinetes seguramente lograrían acabar con aquellos pocos emergidos en un abrir y cerrar de ojos, pero ella no había conseguido su objetivo.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Exploradora (Ejército de Ylisse)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [4]
Arco de Bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1506


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Seguro que nos conocemos? [Priv. Noire]

Mensaje por Alanna el Dom Ago 05, 2018 1:48 pm

Decían que en los últimos momentos de una persona, o en los que la susodicha creía que iban a ser sus últimos, los recuerdos de toda su vida pasaban por sus ojos como ráfagas fugaces. Fragmentos del pasado que, quizás, valía la pena rememorar antes de que el fin llegase. Sin embargo, lo que Alanna estaba recobrando de su memoria en aquellos momentos que se precipitaba al vacío sobre el lomo de un pegaso, no es que se pudiese catalogar como recuerdos que valiesen la pena. Para su mal fario, lo único que lograba sacar del baúl de su mente eran las incontables ocasiones en las que su familia la humillaba, o la hacía sentir como un completo fracaso de noble. Tan solo podía oír en esos momentos las regañinas de su madre, y los comentarios mordaces de sus hermanas. A decir verdad, eran memorias horrendas para estar recuperando en sus últimos momentos. Y la hacía sentirse soberanamente frustrada consigo misma que de toda su vida, aquello fuese lo único que se dignase a salir a flote.

Frustrada e indignada, cabía decir. Tal vez por ello se debiese a que todavía se aferraba a sus esperanzas de salir con vida, tanto como se estaba aferrando a la cintura de Ronka mientras descendían.

¡OH, DIOSES! ¡DIOSES! ¡DIOSES!

El miedo que atormentaba a Alanna era tan superior a sus fuerzas que no tuvo otro remedio que cerrar los ojos, agolparse a la espalda de la jinete, y refugiarse de la tormenta de caos que se desató a su alrededor. Depender única y exclusivamente del sentido del oído en un ambiente en el que tronaba el choque de los aceros, los efusivos relinchos de los pegasos, y los gritos de guerra que clamaban las jinetes era horrible. Tanto como si estuviese ella misma atrapada en medio de un huracán y fuese incapaz de contemplar los destrozos que dejaba a su paso. Pero lo peor lo peor de todo era esa sensación desesperante de estar moviéndose y carecer de control alguno. El pegaso de Rokna realizaba giros y piruetas tan demenciales que creía imposibles en un pegaso. Desconocía que un animal de ese calibre tuviese tanta elasticidad. Y ojalá que si sentido del equilibrio nunca lo hubiese descubierto de aquella manera.

[***]

La tormenta cesó. Alanna daba gracias a que la Madre, en su amplia benevolencia, hubiese escuchado a través del clamor de la batalla los ruegos de una pobre chiquilla desesperada. Podía asegurar con certeza que estaba entera, pero eso bien sabía que no se debía gracias a ella; con una escueta mirada a los cuerpos horadados de los Emergidos bastaba para comprobar que Rokna y su cuadrilla habían realizado un trabajo impecable. Les hubiese dado una puntuación perfecta en eficacia, pero en lo que se refería a técnica… ¡Qué despropósito! Vale que hubiese escuchado por todos lados críticas sobre su modo de operar en comparación a los otros escuadrones pegaso, y que, condescendiente de ella, no se dejase llevar por estas para juzgar a Rokna y las demás injustamente. Pero después de ese nefasto episodio, podía alegar con total impunidad que tan merecidas se tenían esas críticas.

¡Y otra victoria más para el Décimo Escuadron! —Rokna agitó su lanza al son de la sonora carcajada que soltó. Todavía con esa amplia sonrisa de orgullo marcada en su rostro, se giró hacia Alanna para encararla—. Aunque es una lástima que te lo hayas perdido, mujer. Tendrías que haber vis… Oye, ¿estás bien? —preguntó, extrañada, al dar cuenta de la cara tan pálida que traía su acompañante. Y por su parte, Alanna no estaba en las mejores condiciones para responderle. Los retortijones de su estómago y las náuseas que se manifestaron momentos después de que aterrizasen no podían esperar más; embotada, se deslizó por el lomo del pegaso como mejor pudo hasta pisar tierra firme. Le costaba horrores mantenerse en pie de lo que le temblaban las piernas, por no decir que los retortijones no se lo estaban poniendo fácil. —C-creo que no me… ¡Urk! —Se llevó una mano a la boca nada más subirle por la garganta aquella arcada.

Y sin dedicarle otra palabra más a la capitana, dio media vuelta y comenzó a zanquear bosque adentro como alma que lleva el diablo. Antes de alejarse demasiado de la cuadrilla, llegó a escuchar por encima a una de las chicas comentar que “había encontrado a alguien”. Tampoco es que le llegase a prestar demasiada atención cuando necesitaba concentrarse en esquivar los cadáveres de los Emergidos que le salían al paso, y buscar un sitio tranquilo en el que echar lo que hace unas horas fue su almuerzo.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Hero

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :

Inventario :
Gema Destello
Hacha arrojadiza mejorada [4]
Hacha de bronce [1]
Hacha de Acero [3]
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2902


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Seguro que nos conocemos? [Priv. Noire]

Mensaje por Noire el Dom Ago 12, 2018 12:50 pm

Aquellas damas del aire se movían con mucha rapidez en el cielo y atacando con aun mas fiereza a los emergidos, sus movimientos eran muy diferentes a los gráciles movimientos de casi todas las jinetes de pegaso que estaba acostumbrada a ver, por eso se extraño bastante al ver como usaban tácticas y movimientos mucho mas arriesgados, pero mas efectivos después de todo. Los emergidos no tenían mucho que hacer, les habían pillado por sorpresa, sin duda no esperaban un ataque desde el cielo y por eso no tuvieron tiempo para reformarse y acometer, simplemente atacando dispersos, no siendo tan peligrosos de aquella forma. Cuando se unían, aquellos seres lograban ser un verdadero quebradero de cabeza, pero con ayuda de Noire y los guerreros que se había encontrado junto a Azur, estos se habían ido dispersando y ahora eran presas fáciles para las guerreras del aire.

Noire por su parte dejo de lado un poco su arco y la lucha, todo era confuso y además estaba cansada, aun con su mirada intentaba encontrar al chico que había desaparecido y a sus acompañantes, quizás algún indicio de que habían estado allí, algún trozo de tela, algo que se les cayera en el suelo. Se centró en ello, en vez de luchar contra los pocos supervivientes emergidos hasta que termino de dar con algo. Parecía un broche negro, un emblema que no lograba clasificar, pero que estaba segura de que no pertenecía a Ylisse, aquello le aseguraba que si, habían estado allí...y quizás si investigaba algo mas, podría saber incluso de donde provenían realmente. Se guardó aquel broche para ella misma, en cuanto estuviera en la capital y ya mas tranquila podría investigar mas sobre el origen de aquel extraño broche.

Los ruidos de la batalla cesaron, y entonces escucho que las jinetes parecían dirigirse a ella, rápidamente la joven se giró para observar a aquellas fieras damas y nerviosa y asustada se acerco asintiendo varias veces.

-Nos...Nos emboscaron los emergidos, estábamos en el examen final para exploradora, yo di...di con ellos pero ya era demasiado tarde, no se que ha sido de mis compañeros...-

Susurro agachando la mirada, probablemente habían caído a manos de los emergidos y ni si quiera habían llegado tan lejos como ella. Sin duda alguna aquello no era buen presagio para ella, ser la única superviviente de toda una clase de exploradores, ¿Pero alguna vez le ocurría algo bueno? Las jinetes parecían comprender la situación y sin meterse demasiado en esta, simplemente decidieron acompañar a la joven a lugar seguro, para que sus superiores decidieran que hacer con ella.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Exploradora (Ejército de Ylisse)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [4]
Arco de Bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1506


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Seguro que nos conocemos? [Priv. Noire]

Mensaje por Eliwood el Lun Ago 20, 2018 12:45 am

Tema cerrado. 80G a Noire, 30G a Alanna.

Noire ha gastado un uso de su arco de bronce.

Noire obtiene +2 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3497


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Seguro que nos conocemos? [Priv. Noire]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.