Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] Caballeros de la mesa redonda [Priv. Eugeo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Caballeros de la mesa redonda [Priv. Eugeo]

Mensaje por Corrin el Jue Jul 20, 2017 5:59 am

Un día más en aquellos húmedos pasillos. Había pasado ya una temporada desde que había llegado al castillo de Krakenburg, y como tal, comenzaba a conocerse aquellos pasillos y paredes casi al pie de la letra. Juraría que incluso con los ojos cerrados podría ser capaz de ubicarse por las zonas que más frecuentaba, atendiendo a la poca luz, la iluminación artificial, los olores diferentes o las corrientes de aire de cada uno de ellos. A la mayoría e las personas aquello le resultaría un escenario cuanto poco aterrador, pero para ella significa mucho más de lo que pudieran imaginarse. Un sentimiento de calidez la invadió al recordar todas las pruebas por las que había pasado, todos los años en aquella fortaleza que habían sido necesarios para poder regresar al que era su hogar. Poder contar con la compañía de sus hermanos todos los días era la mejor recompensa a sus esfuerzos, y no únicamente unos días o unas horas como ocurría hasta hacía no demasiado. Por eso, pese a encontrarse en un lugar que muchos considerarían frío, oscuro o incluso lúgubre, para Corrin era un lugar especial.

Había regresado a la capital después de unas breves escapadas realizadas tanto a Hoshido como Ylisse, y no serían las últimas, se dijo. Especialmente el reino vecino con el cual rivalizaban había despertado en ella una curiosidad que hasta entonces había quedado aplacada pensando en abandonar su fortaleza, su antiguo lugar de residencia. Una vez que lo hubo logrado, sus aventuras en Hoshido captaban parte de sus pensamientos. Algo de aquel país, sus personas, su ambiente, sus aldeanos… eran tan diferentes a los de Nohr que resultaba atractivo.

Caminaba dirigiéndose hacia la salida del edificio. Aquella tarde no le tocaba entrenamiento con Xander, por lo que tenía mayor disponibilidad para poder pasear. Le gustaba hacerlo, observando a los habitantes de la capital durante sus quehaceres diarios. Conocer mejor a los aldeanos de su ciudad, de reino entero, servía a su parecer para poder gobernar mejor. Esa información podía serles útil tanto a su padre como a su hermano, aunque al primero de los dos parecía no importarle demasiado nada que no estuviera relacionado con los ataques de los emergidos y las disputas con Hoshido. Incluso a veces el primer tema no capturaba lo suficiente su atención, teniendo en cuenta que el país había sido liberado en parte gracias a su hermano mayor. En ocasiones Corrin pensaba que sería mejor que Xander se encontrara en el trono ya, pero ni en sueños podía comentar semejante desprecio hacia su progenitor, bajo pena de castigo severo.

A lo lejos observó una figura que no le era conocida, deambulando por los pasillos del castillo. Destacaba su cabello de color rubio claro, brillante, corto y ligeramente despeinado, el cual resaltaba sobre su indumentaria. Desde donde procedía, podía llegarse a la sala de reuniones o, más allá, podían encontrarse las escaleras que desembocaban en los aposentos tanto de sus hermanos como de los suyos propios. Se extrañó al verle caminar diligentemente. Aquella confianza en sí mismo que desprendía hacía que se preguntara de quién podía tratarse, por lo que decidió seguir sus pasos: conociendo sus gustos o sus intenciones podía llegar a averiguar información importante y valiosa.

Todo sea por Nohr.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Lord

Cargo :
Princesa de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
531


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Caballeros de la mesa redonda [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Lun Jul 24, 2017 4:05 pm

- “Sí... definitivamente, eso fue molesto.” - Meditaba el joven de rubia cabellera justo después de abandonar el despacho del príncipe Xander, lugar donde tuvo la reunión no con el si no con Leon. Sus paso fueron firmes por el pasillo, con toda la tranquilidad que acostumbraba, aunque en el fondo estaba combatiendo su rabia. No le daría aquella satisfacción al desafiante y desconfiado príncipe, el cual había convertido una cordial reunión en una especie de interrogatorio. Eugeo aprendió, por las malas, la tensión a la que estaba sometido el continente. La diferencia religiosa entre el bloque nohrio-plegiano y los adoradores de Naga no parecía ser reconciliable, ni siquiera cuando Altea estaba en buenas relaciones con Norh. No tenía pruebas de si la actuación de Norh era pura fachada o si era Leon el único que estaba en contra. A pesar de eso, Eugeo no se dejó llevar por la situación, soportando el chaparrón con buena actitud y formas. Se despidió del príncipe con una sonrisa en el rostro, con la conciencia tranquila y satisfecho por -de un modo poco agradable- haber obtenido lo que había venido.

Una vez se halló en la intimidad extendió el pergamino que contenía información de la batalla acaecida en la frontera de Regna Ferox. Ojeó rápidamente algunos detalles antes de ponerlo a buen resguardo en uno de los bolsillos de su uniforme familiar. No deseaba abstraerse en ese momento pues temía perderse en aquellos pasillos que literalmente había recorrido una vez. Su dirección, la sala principal, donde esperaría hasta que le dieran permiso para irse. Al fin y al cabo, dejó su espada a recaudo de los guardias y tampoco podría salir del anillo interior Krakenburg sin escolta. Todos los caminos del castillo le parecían idénticos, por lo que se estaba esforzándose en seguir al pie la letra las indicaciones de los guardias del despacho. Al rato de caminar, tan solo escuchando el eco de sus pisadas, notó el murmullo proveniente del centro de la fortificación, lo que le produjo una indescriptible sensación de alivio. Sonrió levemente, exteriorizó ese relajamiento llevándose las manos a los bolsillos y comenzando a prestar más atención a los decorados sobre los muros de piedra. Definitivamente se había decidido a abandonar el mal rato anterior distrayéndose con lo que tuviera a mano.

Sus pasos siguieron durante una veintena de segundos, sin variar el ritmo o intensidad de las pisadas, despreocupado. Pero frenó súbitamente. - No hace falta que me vigile, me dirijo a la salida. - Anunció a la misteriosa persona que estaba siguiendo sus pasos durante un tiempo considerable. Se dio cuenta de eso cuando dejó de prestar atención en la ruta. Unos tímidos pasos reverberaban junto a los suyos en aquellos vacíos pasillos, tan lúgubres que ni siquiera permitían ver mas allá de cinco metros para todo aquél que no estuviera acostumbrado. Unas disimuladas pisadas que seguramente no habría podido escuchar de haber llevado puesta su pesada armadura, la cual habría enturbiado su oído con su metálico traqueteo. Unas ligeras pisadas que no aumentaron ni redujeron su intensidad, denotando que el sujeto trataba de mantener la distancia con él. - Si me he desviado del camino más corto, lo lamento, no descarto que me haya perdido. - Añadió con tranquilidad mientras se giraba, mostrando un rostro amigable y arrepentido, a la vez intentaba captar la silueta de su persecutor.

- “¿Tantas molestias se ha tomado Leon para desenmascararme? No se por qué me sorprendo, llegados a este punto no me extraña.” - Dijo para si mismo, algo molesto por una situación que se prolongaba innecesariamente. - “Si tuviera algo que esconder... Bueno, sólo tengo soportar estas falsas acusaciones un poco más.”
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [3]
Tónico de resistencia [1]
.
.
.

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2247


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Caballeros de la mesa redonda [Priv. Eugeo]

Mensaje por Corrin el Miér Ago 02, 2017 4:13 pm

Trataba de ser cuidadosa con el sonido de sus pasos. Pese a que caminaba descalza en ocasiones podía sentir como depositaba más peso del que debía en ellos, haciendo que sonaran aunque fuera débilmente. Miraba al frente, como si sencillamente continuara un camino, si bien cada pocos segundos volvía a posar la mira sobre su objetivo, el cual parecía no haberse percatado de su presencia allí. Se estaban dirigiendo hacia la zona central, donde la entrada y salida de sirvientes, nobles y aldeanos parecía otorgar una pizca de vida a aquel lugar con apariencia de olvidado y lúgubre. Pensaba qué dirección sería la que tomaría ahora aquel extraño cuando una voz la sorprendió, haciendo que se quedara paralizada durante unos segundos.

Miró hacia los lados, con el ceño fruncido. Allí no había nadie más salvo aquel joven rubio y ella, por lo que tragó saliva al comprender que había sido este el emisor de la frase, claramente dirigida hacia ella.  Debía pretender que las palabras no la habían tomado por sorpresa, que sabía lo que hacía, no siendo nada malo además. Prosiguió unos cuantos más, quedando poco detrás del muchacho –Lo cierto es que no estoy siguiendo a nadie, sencillamente me dirigía a la salida –respondió, con toda la tranquila que había conseguido reunir mientras señala con la cabeza la salida –Por si se ha perdido, joven, es por este camino el que se debe seguir si pretende volver al pueblo –añadió, ladeando ligeramente la cabeza al observar la expresión del rostro contrario. No parecía ni mucho menos que tuviera malas intenciones, aunque sabía que no podía fiarse de simplemente una primera impresión, si bien algo le decía que aquella persona no estaba allí para hacerles daño. No obstante, como su hermano mayor siempre decía, “es mejor desconfiar primero y disculparse después, en caso de ser necesario, que no lamentar por una actuación demasiado confiada”.

Acortó la distancia que restaba, colocándose frente a él. Desde esa posición podía observar mejor todos los mechones rubios de su cabello, sus ojos claros y lo pálido de su piel. No parecía un guerrero, su postura parecía decir una cosa, pero su expresión desprendía lo contrario. Tampoco parecía llevar ningún tipo de armadura que lo protegiera en una posible batalla, y aquella opción solía ser extraña en los guerreros que entraban al castillo, pues siempre pretendían desprender orgullo y poder delante de los ojos de la nobleza y la monarquía. Eso significaba que no intentaba destacar, pero entonces no encajaban sus piezas si lo había visto venir desde la dirección del despacho de su hermano mayor, donde tenían lugar las discusiones estratégicas y sobre el futuro del reino.

Realmente si necesita ayuda con pedirla es suficiente, no tiene que sospechar de todo el mundo aquí, conseguirá que todos descubran que es extraño a estos muros –indicó, señalando con su cabeza las paredes del lugar. Sabía que con aquellas palabras se acababa de delatar como miembro de aquel lugar, sin embargo tampoco había sido tan descuidada como para ofrecer desde el primer momento su posición. Primero escucharía las palabras del joven, entonces procedería en consecuencia.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Lord

Cargo :
Princesa de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
531


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Caballeros de la mesa redonda [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Mar Ago 08, 2017 12:33 pm

Tras sus palabras, el rubio tragó saliva. No estaba seguro de si se había excedido con las palabras, ya que si no era un sirviente del castillo quien las recibiera podría acarrear problemas. Podría haber tenido más tacto, pero esa oportunidad ya había pasado. Sin dejar que esas dudas se exteriorizasen corporalmente, Eugeo siguió intentando reconocer la figura de la persona que seguía sus pasos en el pasillo. Lo primero que pudo diferenciar entre las sombras fueron las curvas delicadas de una mujer joven, de ese modo abandonó su hipótesis inicial: no le seguía uno de los guardias de la sala de Leon. A medida que se iba aproximando, nuevos detalles quedaban a la vista del joven. Pelo largo y albino, así como su piel, unos elaborados y amplios ropajes indicaban que tampoco se trataba de una sirvienta del castillo. Ella era una noble, no cabía duda, aunque él desconociera su procedencia y nombre, así como los motivos por los que le estaba siguiendo -por mucho que intentara negar ese hecho-. Finalmente, la luz de las antorchas iluminaron su rostro, uno especialmente jovial y misterioso, con esos ojos bermejos y unas orejas picudas. - “Es muy atractiva.” - El caballero alteano no pudo evitar decirse a si mismo ese veredicto, tenía una curiosa debilidad por las mujeres. No obstante, echó a un lado toda distracción, volviendo al punto argumental en el que se encontraba.

- Oh, usted también va a la entrada... - Comentó algo distraído, sorprendido por la coincidencia. No obstante, no había abandonado la idea de que la joven le había estado siguiendo deliberadamente, aunque no osaría hacer tal acusación. Era un hecho meramente anecdótico ahora mismo, pues quizá el motivo de tal persecución fuera curiosidad y no desconfianza. - “Es mejor confiar y lamentar que desconfiar y lamentar” - Un viejo amigo siempre decía eso, siempre que se veía en una dicotomía similar encontraba rápido el modo de actuar. - Genial, entonces había elegido el camino correcto... - Añadió sonriente. - Mas he de decir que ha sido casualidad. Me he basado en el sonido y las luces, poco más... - No sabía que más decir, se llevó la mano a la nuca. - Es por eso que también escuché a alguien detrás mía... vaya... va descalza. - Se extrañó, nunca habría imaginado que sería capaz de escuchar pisadas desnudas, mas no exteriorizó ese pensamiento.

Fue entonces cuando la chica se delató, quizá incluso de forma intencional, consciente de que ambos estaban disimulando la inicial desconfianza mutua. O quizá sus sospechas llegaron en ese momento, en realidad no le estaba siguiendo y ahora se estaba tirando un farol. En realidad simplemente malentendió a la joven, pero no se daría cuenta de aquello. - “Hmm, creo que le estoy dando demasiadas vueltas” - Como había sentenciado antes, el tenía la conciencia tranquila, todas sus intrigas habían sido producto de la tensión de su anterior reunión. Decidió contestar con la misma honestidad. - ¿Sospechar? Por supuesto que no. - Parecía que negaba lo innegable, aclaró ese punto justo después. - Es obvio que soy una persona ajena al castillo, un invitado. Sería un necio si intentara ocultarlo, con solo ver mis ropas ya me delatarían... Por lo tanto, entiendo que pueda estar sujeto a vigilancia, fui escoltado en la ida, de hecho... - Llevó un dedo al mentón entonces. ¿Por qué no habrían hecho de igual modo a la vuelta? - Sea como fuere, siento haberla confundido con quien no era. - Sonrió de nuevo, algo arrepentido.

- Ah, claro... - Hizo una breve reverencia. - Me llamo Eugeo. Caballero real de Altea, aunque mi visita no cumple ninguna función diplomática en este caso. - Empezó a darse cuenta de que estaba divagando en temas que quizá no fueran del interés de la dama. - Hmmm... como sea, sólo llámeme Eugeo. - Haciéndose a un lado del pasillo, dejó espacio para que ambos pudieran compartirlo. - Entonces iba a la salida, ¿cierto? Yo quedaré a la espera en el hall principal a que llegue mi momento de abandonar el castillo, pero creo que podemos compartir el poco trayecto que queda. - Ofreció con naturalidad, espero inmóvil a que ella se pronunciase.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [3]
Tónico de resistencia [1]
.
.
.

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2247


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Caballeros de la mesa redonda [Priv. Eugeo]

Mensaje por Corrin el Jue Ago 10, 2017 9:47 am

Continuó caminando hasta mantenerse a su lado, mirándole con una ligera sonrisa en sus labios cuando notó que posaba su mirada en ella. No le gustaba empezar con mal pie con nadie, aun si la otra persona no pertenecía a su reino, pues realmente nunca conocían lo que el destino podía depararles. Si bien era cierto que le había seguido por los pasillos por ser un extraño en aquel lugar, pudo observar que no había malas intenciones en aquella mirada, tampoco en sus gestos, así que dejó escapar un suspiro de alivio. Por lo menos tanto ella como el resto de habitantes del castillo podían mantener la paz y la calma, por el momento.

Asintió antes de empezar a caminar lentamente por delante del rubio, lanzándole una mirada de reojo –Sí, he de admitir que me dirigía al exterior, entiendo que puede ser un poco complicado para quienes vienen por primera o segunda vez a este lugar, puede incluso parecer un laberinto por algunas de sus zonas, por quién sabe si por puro azar o por haber afinado correctamente el oído os habéis ubicado bien y lograsteis encontrar la salida –tuvo que responder, riéndose un poco ante la sorpresa de observar sus pies descalzos. Movió los dedos de estos, encogiéndolos un poco al final –Me gusta caminar descalza, es mejor para la salud una vez que te acostumbras, además que mis pisadas no hacen demasiado ruido y soy capaz de comprender mejor el terreno en el que me hallo, cuando salgo a pasear –o a hacer misiones, liberar territorios, o sencillamente investigar en reinos adyacentes –No os preocupéis, realmente entiendo que cause un poco de sorpresa encontrar a alguien que camina descalzo, no tomaré vuestra sorpresa como una afrenta.

Había llegado ya a las grandes puertas que guardaban la entrada al castillo, dándose media vuelta para mirar a los ojos al contrario –Lo sé, no es ninguna sorpresa, y realmente no es extraño, por lo menos no últimamente, que en el castillo se encuentren invitados y emisarios de reinos extranjeros, incluso algunos bastante lejanos, pero no se me ha encargado en ningún momento la tarea de vigilarle, simplemente lo he hecho por curiosidad –y por seguridad, aunque en ese segundo aspecto se encontraba mucho más tranquila por la personalidad tranquila que desprendía el joven –No sé quién sois, tampoco que os traído a este lugar, mas he de imaginar que habéis sido invitado por la propia realeza si incluso tuvisteis escolta para llegar –se quedó pensativa, cruzada de brazos, hasta que terminó por encogerse de hombros. Por mucho que sintiera curiosidad, si eran temas relacionados con sus hermanos no podía exigir ninguna explicación o podría estar faltando a la palabra de alguno de ellos. No quería estropear o incordiar ninguna conversación o cualquier trato que pudiera desprenderse de aquella visita.

Se acercó nuevamente a él, caminando por el hall al que habían llegado recientemente –Mi nombre es Corrin, princesa de Nohr –sentenció finalmente. Dentro de la seguridad del castillo no había problema, teniendo en cuenta que el joven se había presentado ya –Tengo entendido que Altea tiene una relación cordial con Nohr, especialmente comercial, ¿es por eso que os encontráis aquí? –preguntó, con bastante curiosidad. Las diferencias de religión no habían sido motivo suficiente para evitar la especie de acuerdo al que habían llegado los dirigentes de ambos reinos, por fortuna para todos los involucrados –Si necesitáis cualquier cosa, comida, bebida, un lugar de descanso o incluso salir a pasear si os aburrís esperando me lo podéis decir, puedo hacer que nos avisen cuando su equipaje y sus acompañante se encuentren listos para partir –le había ofrecido varias propuestas al joven, pues sentía curiosidad hacia su persona. También hacia su reino, pues conocía de las proezas del príncipe Marth de Altea. Quizás podía despejar algunas dudas al respecto.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Lord

Cargo :
Princesa de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
531


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Caballeros de la mesa redonda [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Lun Ago 14, 2017 4:02 pm

- Me dieron algunas indicaciones de como llegar, pero después de tantos pasillos perdí la cuenta. - Rió tímidamente, con desenfado, algo incomodado por el cúmulo de situaciones. - Por suerte, ya estaba cerca, así que improvisé el resto de la ruta. - Con cada palabra de la chica, Eugeo conseguía desprender la tensión que había sufrido hasta hace unos minutos. Sin embargo, ahora tenía una actitud igual de contraproducente: Demasiado ingenuo y relajado por momentos, la noción de lo que era políticamente correcto se le escapaba. Estar mirando los pies de la doncella no era lo más indicado. Cuando se percató de aquello ya era demasiado tarde, al igual que su oportunidad de disculparse pasó, pues la joven le excusó antes de que pudiera articular palabra. Eugeo quedó silente unos segundos, parado mientras ella avanzaba por el pasillo, pero rápidamente aceleraría el paso para acortar la distancia.

Pero, aunque la intención era la de situarse a su lado, el pasillo terminó antes de que pudiera conseguirlo.

Una vez llegado a uno de los accesos de la sala principal del castillo, ambos avanzaron hasta la salida del mismo. Eugeo se detuvo a una distancia prudencial de las puertas pues aún no era su momento de salir. Entonces, la joven de aspecto dracónido se dio la vuelta, encarando de nuevo al caballero. - Ya... lo lamento. - Se disculpó de nuevo cuando la chica aclaró que no lo estaba vigilando. Fue algo incómodo ya que la conversación no era privada, en el hall se encontraban un considerable número de sirvientes, guardias y demás miembros de la corte. - Así es, fue el príncipe Xander quien lo hizo. - Aunque fue Leon quien le recibió. No obstante, no decidió entrar en más detalles.

Los ojos del caballero se abrieron cuando la noble finalmente reveló su identidad. - Corrin. - Por mucho que pensara, no relacionaba ese nombre con ninguna de las -dos- princesas de Norh que le constaban. No demostraría su incredulidad, pues sería demasiado descortés. - Encantado. - Lo que decía era verdad, sin duda alguna, nadie sería tan necio de declararse miembro de una familia que no le corresponde en su propio castillo, delante de una gran cantidad de miembros de la corte. - No exactamente. Vine a expresar mi gratitud al su hermano por haber ayudado a la mía, tengo entendido que él estaba apoyando los intereses de Altea en la frontera de Regna Ferox cuando se encontraron. Marth ya mostró su agradecimiento por sus actos en favor de Altea de forma escrita, sus deberes no le permiten hacer mucho más. Yo, sin embargo, he podido personarme para dar las gracias en mi nombre y en el de mi hermana. - Y de paso, obtener más información de lo que allí ocurrió. Inconscientemente pasó una de sus manos por el bolsillo que guardaba el informe, asegurándose de que no se había extraviado.

Eugeo atendió a todas las ofertas que Corrin le propuso, tomándose un solo segundo en ofrecer una respuesta. - Su hermano Leon me invitó a algo de comer y un té, aunque no voy a negarle la opción de dar una vuelta. - Esas palabras salieron por su boca demasiado rápido. - “Sí, soy un idiota...” - Aunque la princesa se lo hubiera ofrecido, no le parecía correcto robarle su tiempo en tal banalidad. Para colmo, aunque fuera un inofensivo paseo, llegar a ese punto de intimidad con ella era la forma más sencilla de conseguir que Leon lo mandara al calabozo. Siendo optimista, pues le veía capaz de mucho más por cosas menores. Pero no se rehusaría, ni aportaría matices a su afirmativa anterior. Simplemente era demasiado tarde. - He de decir que la estructura de Krakenburg me sorprendió, nunca imaginé que pudiera existir una fortaleza cavada sobre la piedra, es magnífica. Y de igual modo desconocía que tuviera zonas exteriores. ¿O vamos a subir, saliendo del castillo?
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [3]
Tónico de resistencia [1]
.
.
.

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2247


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Caballeros de la mesa redonda [Priv. Eugeo]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.