Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] La doncella que salvó al caballero [Priv. Corrin]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] La doncella que salvó al caballero [Priv. Corrin]

Mensaje por Gerard Van Reed el Dom Jul 16, 2017 1:47 pm


En la aislada isla al norte de Nohr, en territorio Ylissiano, había un pueblo costero, frecuentado a veces por navíos que llegaban de tierras lejanas. Aquel mediodía podían verse dos barcos desde los muelles de este pueblo, ambos con banderas del continente noreste, Jugdral. Uno de ellos se encontraba yendo hacia tierra. El otro, más pequeño, tenía las velas levantadas del todo, e iba en sentido opuesto del primero; probablemente desaparecería de la vista unos minutos más tarde.

La brisa marina, a primeras horas de la mañana pura y agradable, había quedado manchada para el mediodía. Rastros de sangre podían olerse, sentirse, desde el barco que estaba a solo unos minutos de atracar, pues acababa de acontecer una batalla marítima allí mismo. Por suerte, había sido muy cerca de la costa, por lo que, a pesar de que la mayoría de los marineros del barco -un buque mercante- habían quedado heridos, había quedado uno que sí sabía manejar el timón: el capitán. Una figura alta y en armadura se le acercó después de que hubiese cargado con el cuerpo de un marinero, que aún se estaba lamentando de dolor.

- Habéis luchado y protegido vuestro navío con honor. Tenéis mi respeto por ello.  Y mis condolencias por los caídos.  - La voz de Gerard sonaba aún cansada por la batalla. Apenas había tenido tiempo de tomarse un respiro, pues entre asegurarse de seguir las indicaciones de las pocas personas que tenían conocimientos de primeros auxilios en el barco y cargar cuerpos de marineros y pescadores heridos, no había tenido un instante de pausa. El señor mayor giró su cabeza hacia él enseguida. Tenía una herida abierta en su muslo, pero aún así, había logrado llegar al timón y no se inmutaba por el dolor.

- ¡No he perdido mi toque, jaja! ¡Lamento no haber podido ayudar con esa bestia del demonio, pero estaba ocupado intentando poner a salvo a los demás! - A pesar de su aspecto amenazador y de su edad, esbozó una gran y jovial sonrisa.  - ¡Soy Robert! Pregunta siempre por mí en los puertos, ¡vete a saber tú si nos acabamos encontrando otra vez! ¡Te daré todos los pasajes gratis que quieras! ¡Jaja!¡Nos habéis salvado! - El capitán ondeó entonces la mano que tenía libre hacia el lado contrario del barco. -Gracias a ti también, jovencita.  -

Tras inclinar durante unos segundos la cabeza hacia el buen hombre, Gerard fue hacia la persona a la que se había dirigido el capitán, dando pasos aún algo dificultosos debido a la fatiga y a las heridas ligeras que había sufrido en combate. Por suerte, no se le notaban a simple vista; ya tendría tiempo de tratarlas en otro momento, con tal de no saturar al personal encargado. Miró hacia los marineros que aún se estaban quejando por el dolor.

- He terminado de comprobar a los heridos. Uno de los pescadores me ha dicho que hay un médico en el pueblo; mientras tengamos cuidado en llevarlos, deberían poder salvarse. - Volvió la vista hacia la chica. Dio algunos pasos más hacia ella y la miró de arriba abajo, en busca de posibles heridas que habría podido sufrir. - ¿Vos os encontráis bien… milady? - En ese momento, no estaba parando demasiada atención a la etiqueta, priorizando asegurarse de que ella no hubiese sufrido heridas importantes solo por salvarle.
Afiliación :
- GRANNVALE -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero errante

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
365


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La doncella que salvó al caballero [Priv. Corrin]

Mensaje por Corrin el Mar Jul 18, 2017 8:24 pm

Llevar vendas, cambiar el agua de los cubos, dar ánimos a los heridos, sostenerlos durante las curas… aquellas habían sido algunas de las tareas que había ejercido durante el último rato. La batalla en aquel navío había sido dura. Real. Su primera batalla propiamente dicha contra emergidos, un enemigo peligroso y extraño. Las filas enemigas contaban, además, con un wyvern y su jinete, por lo que el desafío había sido incluso mayor que el que Corrin habría pedido en su primer contacto con aquellos extraños seres que ahora merodeaban las tierras colindantes a su país, e incluso lo hicieron tiempo atrás en el mismo.

Aquello por lo que había pasado no se parecía ni una pizca a los entrenamientos que realizaba con su hermano Xander, ni siquiera tenía punto de comparación con la persecución a aquel bandido cuando cruzó la frontera a Hoshido. Todo aquello no era más que un juego de niños si tenía en cuenta la peligrosidad de enfrentarse a los emergidos. Su apariencia y su pensamiento prácticamente humano los hacía un arma mortífera. También la sensación que dejaban en el cuerpo, tras su derrota, tenía un extraño sabor amargo. ¿Por qué? Si no eran más que unos viles asesinos que planeaban terminar con todos los marineros y los aldeanos de la costa. No tenían corazón, no tenían razón, pero sí cerebro y fuerza para atacar con precisión y franqueza sin un ápice de remordimiento.

La crudeza del combate y todo el despliegue de fuerza la había dejado bastante cansada. El dolor de brazos era cada vez mayor, incluso notaba palpitar en ocasiones sus antebrazos. Las piernas, por suerte, ya habían recuperado su compostura, siendo capaces de sostener de nuevo su peso. Aunque probablemente lo peor de todo era el estado de su mente. Se encontraba mentalmente agotada como consecuencia de todas las decisiones que había tenido que tomar a lo largo de la batalla. También debido a los caídos, a los heridos y al número de ocasiones que ella misma había estado a punto de formar parte de alguno de ambos grupos.

Definitivamente nada de aquello era fácil, por mucho que sus hermanos le advirtieran de ello. Lidiar con la sensación de poder haber hecho más o, incluso, de ponerse en lo peor y pensar en su familia le dolía.

Sin embargo sabía que había hecho lo correcto. Su corazón se lo decía, lo notaba también incluso en las yemas de sus dedos pese al cansancio. El agradecimiento del capitán del navío se lo corroboraba. Sonrió al anciano, con el rostro más amable que pudo en aquel momento. Lo cierto era que ella y unos pocos marineros se habían lanzado a ayudarlos a pesar de no tenerlas todas consigo, pero finalmente había merecido la pena arriesgarse. Su instinto había vuelto a tener razón.

También allí estaba el noble caballero que había sido su valiente compañero durante los momentos más duros e importantes de la batalla. Se encontraba acompañado por su montura, un caballo elegante y fiel, como había podido comprobar, una verdadera como aliado. Pese a ser demasiado temerario, se notaba que tenía buen corazón. Corrin se giró para mirarle de medio lado, asintiendo –sí, por fin parece que todo vuelve a su cause, dentro de lo que cabe, el doctor del pueblo se encargará de prestar atención a los heridos de mayor gravedad, espero que se recuperen cuanto antes con sus cuidados –se notó observada y tragó saliva, suspirando- Si os referís a heridas estoy bien, no son más que superficiales, magulladuras y poco más, no requieren atención médica, pero creo que no es así con su herida. Le dolía –dijo, señalando con la cabeza donde los magos le habían alcanzado.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Lord

Cargo :
Princesa de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
233


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La doncella que salvó al caballero [Priv. Corrin]

Mensaje por Gerard Van Reed el Miér Jul 19, 2017 10:04 am


Por suerte, la chica no parecía estar herida. No se habría perdonado si ella también hubiese quedado en un estado similar al de los marineros, incluso después de venir a ayudarles. Además, al mirarla entonces mejor, le llamó mucho la atención su aspecto. Pelo blanco, ojos rojos... ¿orejas puntiagudas, si no había visto mal? Y, a pesar de su vestimenta de alta cuna, iba descalza. Pocas veces se había topado con chicas tan peculiares.

De todos modos, dio un muy ligero suspiro y, aún con la seriedad de siempre, negó con la cabeza. - Todavía siento escozor, pero no es nada importante. He sufrido heridas mucho peores. - Enseguida se dio cuenta de cómo había sonado esa frase, con la seriedad y todo. Para no repetir errores, vio necesario remarcar algo. Tiró de las riendas de su corcel y aprovechó para ir removiendo los protectores más pequeños de su armadura, para colocarlos a continuación en una de las alforjas que llevaba Sterkenburg. La batalla había acabado, después de todo.

- ¿Veis? Solo me ha quemado un poco el uniforme. No es ninguna muestra de bravura, pues aprendí la lección en el pasado. De verdad que la armadura me ha protegido bien, pero me haré revisar cuando el médico acabe con los heridos de todos modos. - Asintió la cabeza con seguridad. - ¡Echad el ancla! -  Gerard giró la cabeza ante el grito del capitán. Al parecer, habían llegado ya. Los marineros que se hallaban en mejor estado estaban ya preparando todo para hacer el desembarco. El barco se detendría en cuestión de minutos.

Pero un momento. ¿Dónde estaban sus modales? Se puso firme delante de la joven, cerró los ojos y se inclinó. - Soy Gerard. En nombre de…  - No. Ya no era una caballero oficial de Grannvale. Como un caballero errante, realmente no podía usar el nombre de su reino, pero es que aún no se había acostumbrado, ni en lo que llevaba ya de viaje. - En nombre de este humilde caballero, y de esta buena gente a la que accedí a proteger, os agradezco haberme salvado, a mí y a los demás. Siento no haberme presentado antes.- Se quedó varios segundos en esa posición, mostrando sus respetos.

- Vuestra destreza con la espada y vuestro valor son un ejemplo a seguir. - A pesar de haber estado ocupado llevando a los heridos, aquella chica le había salvado la vida, no cabía ninguna duda. Los emergidos habían abordado en gran número, y a pesar de su experiencia luchando contra ellos en el pasado, no lo habría conseguido con solo unos pocos hombres armados y unos marineros sin formación alguna. Debía hacer algo por ella, una vez en tierra. Y no solo eso. Había algo muy importante que tenía que decirle al llegar a tierra y disponer de más tiempo para hablar, o no se lo perdonaría.

El barco llegó por fin al puerto. El personal del barco y los pescadores que estaban bien se dispondrían a mover a los heridos a continuación, desembarcando, por fin.
Afiliación :
- GRANNVALE -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero errante

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
365


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La doncella que salvó al caballero [Priv. Corrin]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.