Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

Ambientación FE: The Liberation Wars

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ambientación FE: The Liberation Wars

Mensaje por Marth el Jue Oct 01, 2015 5:42 am


PRÓLOGO
El Declive de la Época Dorada y la Caída de los Reinos
El mundo veía épocas tan caóticas pero tan prometedoras, tan llenas de novedad. Corría el año 977 del calendario de los dragones antiguos, guardianes de la recolección histórica, cuando los 6 continentes del mundo delimitaron los últimos detalles limítrofes y establecieron las últimas rutas de transporte marítimo. Akaneia, Valentia, Jugdral, Elibe, Magvel y Tellius daban fin a la Era de las Fronteras.

Y es que hasta el año 844 del calendario de los antiguos, cada continente había creído ser el único sobre la faz de la tierra, a excepción de Akaneia y Valentía, relacionadas desde sus inicios. En el año 844 se estableció el primer contacto, con los habitantes de Elibe encontrando el pequeño acceso terreste que conectaba las planicies del Oeste con el territorio de Valentia. En el año 892 Jugdral cruzaba el mar para descubrir el continente de Magvel, un solo territorio de menor tamaño, rodeado de océano. Poco tiempo después, en el año 910, Jugdral y Magvel establecían contacto con Akaneia, Valentia y Elibe. Finalmente, en el año 948, a partir de las costas Norte de Valentia, el Noroeste de Magvel y el Oeste de Jugdral, partían embarcaciones que arrivarían prontamente en las costas de Tellius, la masa de tierra más grande de todas. Continentes distintos, que hasta entonces habían obrado casi como mundos distintos, con su propia percepción de la historia, su propio folklore, sus propias religiones y sus propios nombres para los océanos que les rodeaban. Continentes que, sin embargo, se encontraron bastante compatibles y capaces de lijar las pequeñas asperezas que les separaban.

La época dorada de novedades, viajes e intercambios duraría tristemente poco. Las irregularidades comenzarían aquel mismo año de 977; perturbaciones de la energía que los magos y otros individuos afines percibían, temblores leves pero en momentos extraños e intervalos sospechosos. Altercados, apariciones, saqueos y hasta muertes sospechosas en ciertas áreas de los continentes, especialmente puertos y vías de acceso, generando desconfianza para con sus nuevos aliados. Predicciones de catástrofe de parte de las escuelas de magia oscura. Finalmente, en el correr de los meses, la catástrofe se hizo presente: la tierra se abrió en varios puntos del mundo a la vez, chasmos gigantes que escupían lava y destruían el territorio a su alrededor, causando temblores que se sintieron en cada pequeño y distante rincón. De entre las sombras, las profundidades y el aire cargado de ceniza aparecieron filas y filas de un ejército aparentemente interminable, revestido de armadura del respectivo continente, como soldados comunes salidos de la nada. Soldados de ojos vacíos, sin voz, sin nombres, pero con la bandera de su reino alzada al moverse en silencio, sin dar explicaciones ni permitir ningún impedimento, marchando hasta tomar puentes y barcos con destinaciones claramente fijas.

El ejército que surgió de Tellius se lanzó inmediatamente a las costas de Valentia, Elibe, Magvel y Jugdral, arrasando, saqueando y matando. Sospechosamente, jamás atacaron Akaneia. El ejército surgido de Akaneia se lanzó contra los mismos blancos, evitando atacar Tellius.

El ejército surgido de Valentia se unió con el de Elibe, sin palabras de alianza intercambiadas, tan sólo una marcha en común contra Tellius y Akaneia, mas evitando los continentes de Magvel y Jugdral. A su vez, los ejércitos silenciosos de Magvel-Jugdral se lanzaron por vías separadas contra Akaneia y Tellius, sin atacarse entre ellos y omitiendo totalmente atacar Elibe-Valentia.

No hubo forma en que los reyes y señores de cada continente pudiesen explicarle a los demás que no eran ellos quienes enviaban a tales ejércitos, aunque llevasen sus armaduras y banderas, pues ni siquiera reconocían a los individuos. Tampoco hubo forma en que pudiesen explicarse, siquiera a si mismos, por qué atacaban ciertos territorios y otros no. Con tan grandes ejércitos marchando en formaciones que fueron incapaces de detener, los responsables de cada reino no pudieron hacer nada más que presenciar cómo se embarcaban en guerras indescifrables por motivos que desconocían. Pero llevaban sus banderas, y por ende, iban en nombre de sus países. El control escapó entre sus dedos, y con él sus relaciones políticas y su mismísima credibilidad ante los pueblos que gobernaban. La Caída de los Reinos tomó lugar casi que en el espacio de una semana, un declive apresurado e indetenible que hundió al mundo en caos.

Han transcurrido apenas 2 años desde entonces. En la actualidad, año 979 del calendario de los dragones antiguos, la guerra entre las 4 facciones prosigue; Magvel-Jugdral, Akaneia, Elibe-Valentia y Tellius. Los nobles y regentes luchan por mantener a sus países, reunir a sus ejércitos regulares, entender el curso de la guerra que luchan los soldados Emergidos que portan sus banderas y, quizás, retomar el control de sus territorios, todos y cada uno de ellos prácticamente tomados por los ejércitos Emergidos. Soldados e independientes luchan a diario con los Emergidos tanto como con otros soldados comunes, en una confusión y caos en el que defender su propio territorio suele ser la única prioridad de la que logran preocuparse. Una época oscura se cierne sobre el mundo, pero existen aquellos que mantienen la esperanza viva. Entre rumores y sueños distantes, esperan el momento indicado para emprender sus propias Guerras de Liberación.
• El continente de Akaneia es el mismo que se llama "Ylisse" en FE13 (Awakening).
• El continente de Valentia es el mismo que se llama "Valm" en FE13 (Awakening).
• Favor de consultar el Mapa Mundial en caso de tener dudas sobre la ubicación de cada país o lugar.
• En este universo, los eventos de cada juego no han sucedido. Por ende, los personajes canon existen como están al inicio de sus juegos, o en su defecto en su transcurso. Ejemplo: Marth es príncipe en lugar de Emperador de todo el continente, Ike es un mercenario en lugar del Héroe de Llamas Azules, Chrom no ha ascendido como Rey o derrotado al dragón Grima, etc.
• Se sobreentiende del punto anterior que no existe folklore mutuo. Es decir, en el país de Ylisse no existe la leyenda de Marth, etc. ya que ninguno de estos hechos ha ocurrido.
• No existen los viajes temporales, adaptarse a la historia con el punto siguiente.
• En el caso de personajes canon con relaciones familiares (ejemplo: Hector y Lilina siendo padre e hija), se recomienda contactarse por MP con el otro usuario para decidir la relación a tener (hijo, sobrino, pariente distante, etc). En caso de no querer contactarse o generar un arreglo, favor de asumir que no existe relación.
• Existen todas y cada una de las leyendas del Fire Emblem como objeto místico. Pero no es sabido cual de ellas sea la cierta, si es que alguna lo es.



M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord | Pegasus Knight

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [2]
lanza de bronce [2]
Espada de plata [5]
Gema de Chispas
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
746


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ambientación FE: The Liberation Wars

Mensaje por Eliwood el Vie Oct 13, 2017 2:57 pm


TRAMA HASTA AHORA Y ACTUALIDAD: CAPÍTULO 3
Crónica de una Catástrofe

Año 980 del Calendario de los Dragones Antiguos; 3 años desde la Caída de los Reinos.

Las guerras de resistencia y liberación contra los emergidos proseguían, así como mantenían las criaturas, impertérritas, sus misteriosos combates entre ellas.

Vencer a la amenaza por la fuerza se había demostrado imposible de modo cada vez más claro. Más y más de ellos continuaban emanando de las Rupturas en cada esquina del mundo, existentes en Begnion (Tellius), Silesse (Jugdral - Magvel), Etruria (Elibe - Valentia) y Altea (Akaneia), incesantemente, tornándolos en apariencia infinitos. Peor aún, había llegado a entenderse ya en cada reino vivo que cuando uno de ellos se declara libre, expulsados los emergidos de sus tierras, lo que causaba no era mucho más que empujar la amenaza a sus vecinos limítrofes. Los emergidos migraban a las fronteras colindantes, más agresivos todavía. Salvarse a uno mismo era, sin falta, condenar a otro...

Quienes miraban más allá de sus propios hogares y deseaban la salvación mayor, entonces, no tenían más opción sino buscar otra respuesta, otro modo de proceder más eficaz que sólo combatir la plaga. Era necesario comprender la naturaleza de sus enemigos, cuyos movimientos militares se tornaban cada vez más eficaces e inteligentes.

Así, aproximándose peligrosamente a ellos, hubo valientes que probaron acercarse a las batallas de los emergidos que representaran a sus mismos reinos, encontrando que estos los defendían, luchaban a su lado e inclusive intentaban comunicarse con ellos. A su vez pudieron ser vistos por primera vez los mapas que los emergidos usaban en sus marchas. El texto de estos mapas, así como el habla que las criaturas intentaban usar, tenían algo increíble en común: estar en una lengua extraña e inentendible, una lengua antigua que había dejado de usarse en el mundo hacía siglos y que sólo algunas razas laguz usaban todavía. Sumándose a este misterio, el mapa emergido recuperado era igualmente antiquísimo, y mostraba reinos perdidos hacía largo tiempo, o carecía de los reinos de fundación más reciente. Estas confusas informaciones se difundían al mundo...

Con creciente fervor, los aventureros, sabios, señores y simples ciudadanos de un mundo en crisis buscaban respuestas, claves que les revelaran qué era esta plaga y cómo expulsarla para bien. Los laguz, rescatando cuanto conocimiento del principio de los tiempos quedaba en el mundo, consiguieron restos arqueológicos que hablaban de una plaga muy, muy similar antes inclusive del Calendario de los Dragones Antiguos, que había asolado todos los continentes en otra época en que estos, de algún modo, ya sabían los unos de los otros. Los humanos, enfrentando directamente a los grandes señores, generales y estrategas emergidos en busca de información, hallaron los detalles de los movimientos militares que planeaban, como si siguieran órdenes... y un misterioso diario, con casi todas sus páginas desprendidas, de una persona real, humana, que hablaba de los emergidos y se catalogaba "culpable".

El camino adelante era claro. La respuesta resonaba en todo el mundo, aún a través de los incesantes tambores de desesperadas guerras: la búsqueda de las páginas completas de ese diario debían ser halladas. La verdad de todo, el destino del mundo entero, podía estar justo allí, escrito al puño y letra de una estratega que firmaba "Kaltrina de Thabes".






Finales en completo detalle de capítulos anteriores:

Capítulos Anteriores
Visualización no necesaria para la participación en el foro. Toda la información se halla ya en el texto del capítulo actual.

Cierre Completo del Prólogo:



Cierre Completo del Capítulo 1:




Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3434


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.