Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Campaña de liberación] Bajo el mismo problema [Priv. Draugen]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] Bajo el mismo problema [Priv. Draugen]

Mensaje por Zephiel el Jue Jul 13, 2017 5:49 pm

Un día de vigía entre muchos, Zephiel decidió recorrer los alrededores del fuerte en que entonces residía con el motivo de estudiar posibles debilidades en su posición. Era esa una construcción nohria de considerable antigüedad, cercana a la frontera de Hoshido, y un punto de gran importancia estratégica para contener fuerzas emergidas. Había servido bien en tiempos de guerra, cuando Nohr había sido invadido por la plaga, y seguía mostrándose útil incluso cuando las criaturas ya habían retrocedido. Era, eso sí, de un tamaño muy grande y se encontraba en un territorio igual o más amplio, por lo que cualquier falla podía pasar desapercibida.

Iba Zephiel acompañado de dos jinetes, uno a su nombre y otro al de Nohr, permitiéndose así inspeccionar el terreno circundante, para hallar posibles lugares para posicionar barricadas, turnos de vigía y otros aspectos de la misma índole. En tiempos recientes, el rey de Bern no hacía otra cosa que construir defensas, fueran en su reino o en el de Nohr, la diferencia no era mucha. Solamente era de rescatar el hecho de que entonces tuviera muchos más hombres bajo su mando, lo que se adaptaba mucho mejor a sus estrategias. Pues no solo preparaba defensas por precaución, sino que también era necesario arremeter contra los emergidos por iniciativa propia, por lo que sustentarse de un buen fuerte era crucial. Entonces parecía que el terreno estaba a su favor, y que verdaderamente era ese un edificio bien posicionado y difícil de hacer caer.

Zephiel detuvo a su caballo a bordes de una colina, desde donde tenía vista hacia el fuerte y también hacia un bosque de árboles deshojados, que parecían, a simple vista, productos de un incendio. Entonces las nubes sobre el cielo eran grisáceas, por lo que se podía diferenciar bien el horizonte del cielo. Parecía entonces que iba a llover; pequeñas gotas chocaron contra la armadura real de Zephiel, la que se había dado el tiempo de restaurar como era debido. Esto porque antes había estado doblada por la mitad, y a falta de un buen herrero al nivel de quien había forjado la coraza con anterioridad, había quedado en un estado deplorable hasta entonces. Pero era ahora que el rey la usaba que volvía a prestarse de su conocida apariencia, poco importando que no llevara puesta su corona.

Zephiel dio la orden de regresar. Podían ver el castillo, pero habían deambulado bastante lejos de él. Quizás demasiado, pues la lluvia fue pisándoles los talones hasta que los alcanzó completamente. La tierra que pisaban comenzó a volverse espesa, las pezuñas de los caballos se hundían sobre ella y creaban pequeñas pozas de agua en su camino. Dejaban un rastro muy claro de dónde venían y hacia dónde se dirigían, pero nada había que hacer al respecto. Zephiel había aprendido que el clima de Nohr era a veces demasiado impredecible, y aunque hubiera querido averiguar si llovería o no, no había cosa que realmente pudiera confirmárselo. Entonces, el frío hizo el camino de regreso todavía más dificultoso, pues las armaduras no congeniaban bien con la humedad. Zephiel debió hacer uso de su capa para cubrirse como lo demandaba la lluvia. No llevaba su capa real, algo sensato pues aquella no estaba diseñada para proteger de las inclemencias del clima. Fue entonces que los tres hombres encontraron refugio bajo una caverna, suficiente como para que la lluvia dejara de hostigarlos. Entonces el ruido de las gotas contra el suelo era ominoso, tranquilizante, tal como el arrullo de una corriente. Sería inteligente esperar a que su fuerza menguara con las horas, con algo de suerte antes de que oscureciera y la visión se les viera reducida. No tenían manera de encender fuego, por lo que el rey y sus soldados se contentaron con bajar de sus monturas y esperar a que el tiempo estuviera a su favor.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshall

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Dagas de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1424


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Bajo el mismo problema [Priv. Draugen]

Mensaje por Draugen el Lun Jul 17, 2017 5:41 pm

Draugen aún no regresaba a casa. Había estado en Nohr durante un período de tiempo, con la intención de conocer un poco del extranjero. Suele estar acostumbrado a las tierras alteanas, pero encontrarse fuera de casa nunca le viene nada mal. De hecho, le sienta bien conocer el exterior. Sin embargo, Nohr le parecían tierras oscuras, con gente muy misteriosa, y aunque le daba intriga, le costaba estar con el resto, sólo conocía el lugar, pero a su gente, la dejaba de lado. En un lejano sitio de Nohr, buscando poder encontrarse en el camino de salida, una lluvia sorprendió a Draugen.

Su armadura siempre fue la misma, una no muy pesada, sino ligera, que le permitiera desplazarse bien, y dirigir bien a su montura. Munir por su parte iba a una velocidad suave, y el clima cambió para hacerlo ir aún peor. Draugen no quería que el agua terminara convirtiéndose en un problema aún mayor para él y e largo viaje que le esperaba a su compañero, así que buscó alguna alternativa para ocultarse hasta que pudiera ver un mejor entorno, en condiciones óptimas para su transitar.

Siguió algunos pasos que veía en el suelo, en la tierra que ahora era como barro, prácticamente. Le guiaban a una especie de caverna, se veía lo suficientemente espaciosa como para que el caballero entrara y se resguardara durante un tiempo, a lo mejor ya habría alguien dentro así que se preparó, llegó hasta el sitio y en la entrada bajó de su montura para continuar a pie, encontrándose con algunas pequeñas siluetas en su camino dentro de la caverna que eran muy curiosas para él, a excepción de una, el hombre desconocido hacía acto de presencia una vez más y continuaba, entonces, en las tierras de Nohr. -Señores.- Dijo Draugen haciendo una leve reverencia a los otros caballeros, para luego enfocar su mirada en el hombre al que había escoltado en un pasado. -Caballero.- Draugen no sabía si presentarse debidamente, ya que desconocía quiénes eran los otros dos en cuestión y si debían de saber de la escolta que el jinete hizo en su tiempo a aquel misterioso sujeto. Aún le causaba misterio a Draugen su personalidad, pero siendo profesional dejó aquello de lado. Se quedó expectante esperando que la lluvia cesara pronto para poder salir, mientras sólo era acompañado por su montura y tres personas que en realidad desconocía de sus identidades.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero (Ejército de Altea)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [4]
Espada de bronce [1]
.
.
.

Support :
Noire
Zephiel

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1161


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Bajo el mismo problema [Priv. Draugen]

Mensaje por Zephiel el Vie Jul 21, 2017 4:15 am

Advirtieron la presencia de un individuo a entradas de la caverna mucho antes de que este pudiera verlos a ellos, pues el eco de las pezuñas de su corcel resonó contra todas las paredes, sobreponiéndose al estruendo del temporal. Cautos, prefirieron mantener su posición a la espera de dicha entidad, pues seguramente no tendría otra razón de estar allí más que escudarse de la lluvia, igual que ellos. Los escoltas del rey pusieron mano en sus armas cuando escucharon los pasos acercarse, pero calmaron su pose al dar cuenta de que solo se trataba de una persona, quien no daba indicios de suponer un peligro. Mantuvieron los guardias el silencio al verle, apenas discerniendo sus rasgos por la tenue luz que provenía del exterior. Zephiel, quien se encontraba detrás de ellos, también tuvo problemas para encontrar un rostro en esa figura, y si no hubiera sido por sus palabras, quizás nunca hubiera reconocido su semblante. Esa voz, la conocía. Había convivido suficiente con ella como para reconocerla por sobre muchas otras. Ante su saludo, los guardias y el rey asintieron en silencio.

- Me sorprende que el destino nos haya reunido aquí. -dijo Zephiel, consiguiendo que sus escoltas miraran con curiosidad al caballero- Desconocía si tenías motivos para permanecer en este reino. Bien creía que retomarías tu puesto tan pronto pudieras. -o todo lo contrario. Zephiel recibía al soldado con familiar soltura, la cual, sobre todo, se le hacía desconocida al soldado que servía bajo su reino.

- ¿Es este nuestro aliado, Su majestad? -preguntó con sobrada inocencia. Este último, al escuchar dicho adjetivo, miró con el rabillo del ojo al guardia, quien estaba acostumbrado a rendir los debidos honores a su rey. Había olvidado que se encontraban en tierra extranjera, lugar cuyo sobrenombre carecía de verdadero valor. Cuando el bernés racionalizó su error, ya era demasiado tarde.

- Puedes considerarlo como tal. -respondió Zephiel, agachando brevemente la cabeza.- Alguien a quien conozco bien, y considero capaz de conocer mi identidad sin divulgarla como un rumor.-el ejército, se supone, sabía bien que se trataba del monarca de otro reino, mas no se conocían los detalles ni el por qué exacto de que se encontrara allí. Hasta donde se sabía, tan solo se trataba de una autoridad que ejercía una labor en favor de Nohr, y bastaba con ello.- Pues es cierto que poseo un título nobiliario, y que mi nombre es Zephiel de Bern. -cuando mencionó su nombre, miró directo a los ojos de Draugen, haciendo énfasis en el misterio que tanto tiempo había guardado para sí durante sus travesías. Fuera de Elibe dicho nombre sonaba desconocido a oídos extranjeros, difícil de recordar, quizás, por lo que rara vez se habría mencionado entre la plebe.- Draugen. Aclara tus motivos para aún permanecer en Nohr. Me interesa conocerlos. -acabó por decir.

Entonces, en el exterior, las nubes se acoplaban y tornaban todavía más grises, señal de que la lluvia estaba lejos de terminar. Esto no hacía sino tensar la situación en la que habían sido detenidos, sin capacidad de armar un campamento decente, a merced del viento y de las aguas. Ni siquiera podían encender una fogata, pues no valía la pena intentarlo cuando el ambiente era tan húmedo y frío.  Además, no era solo el clima lo que preocupaba a Zephiel, pues no olvidaba que se encontraban lejos del fuerte, ocultos de manera muy precaria, y habiendo dejado un rastro que no volvería a traer un conocido hacia ellos. Era Nohr un reino en que podía deambularse con paz, pero en los bordes exteriores no cesaba  la presencia de la plaga, siendo justamente la zona en que se encontraban. Por lo mismo el rey no dejaba de observar la caverna, corta de altura, pero ancha y profunda, un tanto desnivelada. Allí dentro los caballos no eran de mayor uso, y no había ningún refugio visible. Quizás lo que debían hacer era vigilar el exterior desde mucho más cerca, atentos a los movimientos en su campo de visión.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshall

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Dagas de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1424


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Bajo el mismo problema [Priv. Draugen]

Mensaje por Draugen el Vie Jul 21, 2017 8:36 pm

Escuchaba, siempre muy atento observando directamente a los ojos del hombre. Eran muy expresivos, pese a que el semblante de su rostro poco daba que decir, sus gestos eran leves, pero aquel hombre parecía querer transmitir un mensaje siempre, y cuando hablaba Draugen sólo podía admirar la sabiduría e inteligencia del contrario. Siempre le pareció alguna figura en el apartado en el que se desempeñara, pero aún así seguía siendo desconocido y una incógnita para el jinete. Cuando mencionó la coincidencia de haberse reunido allí con Draugen, el caballero rió de manera muy breve. -Supongo que más que el destino, fue la lluvia. Además de que seguí el pequeño rastro que dejaron en la tierra.- Explicó Draugen, encogiéndose de hombros.

El hombre entonces compartió su punto de vista sobre la situación del jinete en Nohr, sabía que Draugen cubría un puesto en Altea como guardia de la caballería, pese a su compromiso con su nación, se quedó en Nohr, y últimamente estaba visitando tierras extranjeras. Le recordaba a Draugen su posición, pero el caballero por mucho que meditase seguía manteniendo su pensamiento, raudo y firme. Estuvo a punto de aclarar todo, pero una voz interrumpió, era uno de los hombres que ya se encontraba con el susodicho escoltado, llamándole "su majestad". El jinete no pudo evitar exaltarse, y más todavía cuando escuchó su nombre, Zephiel de Bern. Tras oír eso, realizó una rápida reverencia. -Su majestad.- Dijo mientras la hacía, y al reponerse, le observó fijamente. -Siento no haberme dado cuenta antes, su majestad...espero haberle dado el trato y protección adecuada.- Se disculpó.

Zephiel mostró interés por los motivos del jinete para quedarse en Nohr, ya era obvio que hubiera retomado su puesto, como el mismo aclaró antes. Draugen se rascó su larga cabellera. -Mmm... he estado informándome de muchas cosas en Nohr, conociendo más de este reino... me parece bastante misterioso, sé que tengo una función que cumplir en mis tierras, pero tengo que aprovechar el tiempo que estoy fuera al máximo. Mi trabajo no permite descansos, así que... eso es.- Respondió, viéndose algo apenado e inseguro en sus palabras. Seguramente estaba dando mala impresión, pero Draugen estaba preparado para un puesto mayor en el rango militar que le permitiera desplazarse más que solamente en su nación.

Le llamó la atención el frío que hacía dentro de la caverna, y que fuera las nubes se estaban comenzando a tonar más oscuras y grises. El caballero disfrutaba del olor a humedad, pero lamentablemente no le gustaba nada la idea de tener que permanecer estancado en tal sitio durante un largo rato más. Con un enorme interés por saber que les deparaba fuera, el caballero decidió asomarse, no sin antes hacer una pequeña seña con la mano a los tres acompañantes que estaban allí. Se encontró con un panorama peor del que él creía, al ver a un grupo de emergidos marchar desde diferentes puntos hacia la caverna; tapando todo camino de escape para los caballeros. El jinete vio que aún estaba a tiempo de avisar, tiempo de sobra en realidad, para que todos pudieran prepararse ante cualquier posible circunstancia. -Un grupo grande de emergidos parece dirigirse para acá. Caballeros... su majestad. Deberíamos prepararnos para lo que pueda suceder.- Señaló. Tomó su espada y vio como el ruido de su andar aumentaba en conjunto con la lluvia. Era desagradable tener que lidiar con esos monstruos, pero todo indicaba que habría que hacerlo. Ya no estaba siendo pagado por una escolta, pero igualmente estaba en la presencia de una figura muy importante como lo era Zephiel.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero (Ejército de Altea)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [4]
Espada de bronce [1]
.
.
.

Support :
Noire
Zephiel

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1161


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Bajo el mismo problema [Priv. Draugen]

Mensaje por Zephiel el Dom Jul 23, 2017 4:23 am

El jinete prestaba los saludos adecuados al Rey al conocer su nombre y la importancia de su título. Y aún siendo así, dichos respetos no se absorbían bien en las profundidades de aquella caverna, vestidos y armados para la batalla. Zephiel no lucía su nobleza entre los soldados estando en tierra extranjera, y por lo mismo halló aquellas palabras un tanto fuera de lugar. Pero no era algo que le molestaba, si a Draugen se le antojaba referirse a él de esa manera.

 - No debías darte cuenta, pues lo oculté. -respondió Zephiel con honestidad ante su humildad. - Cumpliste como debías, y no guardo queja por tu proceder.

Escuchó con atención las palabras del caballero, para así saciar su curiosidad. Sus razones, realmente sencillas, ganaron de él una expresión levemente perpleja. Zephiel arqueó una ceja, y poco después sonrió con gracia. Era Draugen un individuo demasiado simple, sin embargo no era esto un descalificativo a ojos del monarca. Hubiera sido la situación distinta si se tratara de uno de sus hombres, sin embargo solo por imponer su autoridad, pues aún así Zephiel sabía valorar la fuerza de un guerrero más allá de su lealtad. Sin embargo, no se imaginaba qué planeaba conseguir el soldado con una sanción de por medio en su historial, pensando em volver tras su larga ausencia. Pues habían sido muchos los días desde que habían emprendido la antigua travesía, y más contando desde que se habían separado. Zephiel prefirió no comentar al respecto, reduciendose a expresar aquella sutil sonrisa.

Draugen los abandonó un momento, al parecer par observar la entrada. Los tres esperaron expectantes, pues poco o nada tenían para distraerse. Cuando el jinete alteano volvió a ellos, pudieron adivinar por su actitud que había ocurrido algo desfavorable.

 - ¿Emergidos? ¿...Cómo? No puede ser que nos hayan seguido... -alegó el soldado de Nohr, notablemente alterado.

 - ¿Y has dicho muchos? -El bernés se vio atacado por la sorpresa. Miró a su rey, quien tornó serio ante la noticia. Zephiel no dudó de lo que mencionó Draugen, y podía verse que tan pronto escuchó aquella alerta, comenzó a pensar en una manera de salvar de aquella encrucijada.  

 - No hay manera de ocultarnos. -puso por delante, por si a alguien ocurría la idea.- Por lo que acorralarnos al fondo no es una opción. Tomemos posición sobre la entrada; los sorprenderemos e intercambiaremos posiciones. -pues era mejor encontrarse fuera de la caverna que dentro de ella, incluso si la lluvia les era un impedimento. Cabía la teoría de que por esa misma razón era que los emergidos se internaban en la caverna, actuando por instinto al verse detenidos por el temporal.  Pero Zephiel sabía que la lluvia no los agotaba igual que a ellos, y puede que simplemente estuvieran persiguiendo las huellas que el alteano había dejado detrás.

Entonces Zephiel tomó las riendas de su caballo y avanzó presto hacía donde se encontraba el exterior, para ver con sus propios ojos a las figuras aproximarse, al parecer todavía sin ser descubiertos. Una vez allí se pegó contra la pared de roca y con su espada desenvaina en mano, dispuesto a esperar a que los emergidos llegaran a él. Sus guardias emularon su comportamiento, mentalizándose para ejecutar una emboscada. Apenas y podía oírse la respiración de cada uno en el estruendo de la lluvia, y sin embargo, daba la sensación de encontrarse en el más profundo de los silencios, aguardando con cuerpos tensos a los enemigos.

Sus pasos apenas se escucharon al llegar, pero fue imposible no notar a los emergidos cruzar el umbral de la caverna, pues el brillo de sus ojos endemoniados reluciendo en la oscuridad era inconfundible. Diez, once, doce... el enemigo los triplicaba en número, y entre ellos habían alcanzado a ver a unos tres jinetes. Sin embargo, no podían saber aún si se encontraban en desventaja. No importaba, debían actuar. Montaron a caballo y aprovechando que ya no les bloqueaban la entrada, salieron raudos al exterior, aunque ralentizados por la lluvia y las pozas de agua en la tierra. No pudieron evitar atraer la atención de los emergidos, quienes dieron la vuelta en el acto. En su condición no podían escapar, pues seguramente los alcanzarían, incluso yendo sobre sus monturas. La tierra debajo se había vuelto fango e impedía cualquier carrera apresurada, poniéndolos cara a cara contra la fuerza emergida.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshall

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Dagas de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1424


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Bajo el mismo problema [Priv. Draugen]

Mensaje por Draugen el Jue Jul 27, 2017 12:49 am

Draugen se sintió aliviado, y lo expresó en su rostro después de escuchar a Zephiel afirmar que no estaba decepcionado, más bien, no tenía queja alguna de su labor como escolta. Durante el proceso se presentaron irregularidades de las que el jinete no estaría orgulloso de comentar, y su manera de resolverlas fueron un poco... ordinarias, por decirlo de alguna manera. Por suerte lo importante era la opinión de la realeza, y ante su respuesta, era una notable calma para el caballero.

Haber avisado fue algo de suma importancia para Draugen, ya que estaba frente a la realeza de Bern era correspondiente seguir su plan, como siempre demostró serenidad y precisión a la hora de tomar decisiones, Draugen sólo esperó a escuchar su respuesta y una vez dada, no decepcionó. El jinete levantó cabeza y procedió a asentir tras escuchar la orden: tomar posición sobre la entrada para sorprenderlos, e intercambiar posiciones.

Draugen no destacaba por ser un soldado táctico, así que poco le hacía escuchar la idea del contrario, iba a tratar de seguirla pero no tardaría en hacer las cosas bajo su propio proceder. Decididos a salir del problema, avanzaron con sus monturas al frente pero el clima realmente dificultaba las cosas. Así es, el suelo hacía imposible poder movilizarse con rapidez y algo que podía acabar en muy poco tiempo, iba para largo seguramente. Los caballos quedaban suspendidos en el fango, mientras los emergidos fácilmente arrastraban sus pies, moviéndose con mucha mejor ligereza que los locales.

El jinete pensó en opciones, no podía acercarse al grupo o podría meterse en un problema, así que decidió ir por partes y fue en contra de uno de los emergidos más distanciados del resto. Era momento de empezar a despejar el camino como diera lugar o se podían complicar las cosas. Deslizó su espada contra el cuerpo del emergido, pero el fango desestabilizó a Munir, y con ello Draugen que había apuntado el filo del arma a la cabeza terminó desviándose hasta apenas conseguir rozar el hombro del emergido, dejando un corte leve en el cuerpo del rival. De inmediato vio la manera de recomponerse, y volver con el resto del grupo para cubrirles las espaldas en un peligroso movimiento, no sin antes advertir. -La tierra es puro fango, movernos con los caballos puede volverse algo muy difícil. Hay que tener cuidado o puede acabar mal.- Señaló Draugen, no encontrando otra alternativa ya que desde la montura estaban más seguros y era más complicado para los emergidos poder alcanzarlos con sus ataques. Aún así, era clave poder tener buen control de los espacios y era bastante dificultoso con el estado del terreno.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero (Ejército de Altea)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [4]
Espada de bronce [1]
.
.
.

Support :
Noire
Zephiel

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1161


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Bajo el mismo problema [Priv. Draugen]

Mensaje por Zephiel el Vie Jul 28, 2017 4:17 am

Sin la capa encima, la lluvia atacaba a Zephiel de manera que el agua corría a torrentes por su rostro, a lo que no dio importancia encontrándose en una situación de tanto peligro. Entonces, viendo a los emergidos delante de él, no sabía cómo adentrarse y atacar, y lo mismo sucedía con sus acompañantes, quienes aguardaban el momento para responder. Lo que sucedía era que si no actuaban pronto se verían obligados a defenderse en gran desventaja, por lo que solo les quedaba la opción de combatir como mejor pudieran. Quien se lanzó primero a las criaturas no fue otro que el jinete alteano, quien temerario intentó aislar a un emergido mucho más adelantado que el resto, que iba a pie. Su ataque no sirvió de mucho, estando el terreno en su contra. Cuando volvió a ellos, Zephiel comprendió que la situación era todavía más dificultosa de lo que en un principio parecía.

Ahora los jinetes emergidos se acercaban a ellos. Se veía que también tenían complicaciones con el barro, pero forzaban a sus caballos a avanzar sin importarles si los dañaban, arremetiendo contra los cuatro de ellos. Los guardias de Zephiel decidieron unirse y atacar a uno de los emergidos, acercándose a él y rodeándolo entre ellos para que se tratara de una batalla en la que no pudieran moverse, y solo valiera la habilidad con la que manejaban la espada. Viéndose superado en número, el emergido no tardó en ser asesinado, derrumbándose sobre su montura al recibir una espada en la garganta. Mientras tanto, un jinete se acercaba a atacar a Zephiel. Sucedió entonces que el animal que montaba el rey se vio asustado, pues no era su fuerte el combate, y pronto se apartó a poco cuidado de quien lo montaba. Tuvo que hacer gran esfuerzo para controlarlo y que así no huyera, aunque de algo fue útil su descontrol, pues fue suficiente para huir de la espada del emergido montado. Este último pasó de largo, y viéndose traicionado por el fango, se deslizó, tropezando su caballo en unas rocas y llevándose a ambos al suelo. El caballo rodó y aplastó al emergido debajo de sí, reincorporándose después encabritado. El último jinete se dirigió a Draugen, pero no hubo momento para socorrerlo, pues ya llegaban a ellos los emergidos a pie. Eran mayoría, unos nueve exactamente. Arrastraban sus piernas, y armas lentamente, sabiendo que poco a poco acorralarían a su presa. Al menos una ventaja tenían: era cierto que se veían lentos y torpes, por lo que eran predecibles.

Zephiel no tuvo otra opción que bajar de su caballo, pues no se arriesgaría a caer. Abandonó al animal y lo azuzó para que se alejara del campo de batalla. El barro complicaría sus movimientos, pero si lo que debía hacer era defenderse, no veía de qué otra manera hacerlo. Entonces el primer emergido se acercó a él, el mismo que había atacado Draugen, trayendo un hacha consigo. Aprovechando que el cansancio todavía estaba lejos de apoderarse de él, prestó se aproximó el rey y ejecutó una rápida maniobra antes de que el emergido levantara su hacha de la tierra. Rebanó su torso, también cortando su cuello, con gran violencia. Así acabó con él, aunque fue demasiado lento, solo funcionando porque su oponente lo era todavía más. Era ahora que la lluvia se volvía todavía más su enemigo, volviendo su armadura, su mayor protección, un gran estorbo.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshall

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Dagas de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1424


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Bajo el mismo problema [Priv. Draugen]

Mensaje por Draugen el Vie Ago 04, 2017 5:09 pm

La batalla lejos de ser fácil era complicada, cuando te enfrentas a mayoría sólo queda esperar que esa mayoría no los supere en fuerza, intelecto y desde luego, esperanza. Pero ese grupo de emergidos no eran más que unas bestias sin nada que hacer excepto causar destrucción y apoderarse de todo a su paso. Una máquina aplanadora la cual trataba de succionar todo lo que se cruzaba por en medio de ellos. Así pues Draugen había advertido a su compañía, pero fue demasiado tarde.

A ellos les tomaban por sorpresa, alcanzándolos con rapidez emergidos a pie. Por lo que recordaba Zephiel era un luchador experimentado, que de preferencia esperaba al rival para leer sus movimientos y contrarrestarlos sin jugarse su posición. Y eso deducido de su primer encuentro, en Altea. Draugen sin embargo era muy diferente, se movía de lado a lado sin parar buscando poder herir a todos sus contrincantes, facilitando la lucha, pero exponiéndose mucho más. ¿Qué ocurría? Ahora todo el terreno era un verdadero pozo de barro y moverse mucho implicaba resbalar, hundirse, o atorarse en el mismo. Desde su caballo trató de evitar la llegada de otro jinete pero apenas interpuso su espada su montura volvió a resbalar, perdió el control y cayó al suelo. Munir era un caballo preparado para la guerra y sabía que si no había jinete, tenía que responder por su seguridad. El caballo embistió al contrario y el emergido cayó al suelo. Ambos soltaron sus armas mientras sus caballos retrocedían a ayudarles, pero era claro lo que iban a hacer.

Draugen no subiría de vuelta a su montura, dándole varias palmadas para ordenarlo abandonar el campo lo más rápido posible. Su montura se fue, y con suerte la iba a volver a llamar con un fuerte silbido. Tomó la espada y vio que el emergido buscaba subir de nuevo a su caballo, logró tomar su pie y evitarlo, tirando con fuerza hasta volver a hacer sucumbir al emergido. Ambos chocaron sus espadas, Draugen de pie y el emergido en el suelo, tratando de defenderse. Sin embargo el factor sorpresa acabó con Draugen cuando otro emergido se aproximaba hacia él cargando con una pesada hacha, la llevaba a arrastras lo que permitió al jinete percatarse de su cercanía a tiempo.

Ejerció una mayor fuerza hasta hacer al emergido poner el acero de su propia espada contra su cuello. El otro con hacha tomó su tiempo hasta llegar, la cargó y con mucha pesadez perdió el control hasta dejarla caer ciegamente. Draugen saltó con dificultad, y observó que el de hacha acababa de cortar por la mitad al de su mismo bando. Sin ninguna clase de sentimiento, levantó de nuevo el arma buscando esta vez a Draugen, era claro que una espada no competía con un hacha, así que sencillamente se apartó para que el emergido la dejara caer. Hundida en el barro, fue la oportunidad de propinarle un golpe con la mano diestra, y acto seguido usar ambas manos para sostener la espada y clavarla contra su cabeza. La respiración era agitada y la lluvia parecía ir en aumento, Draugen sentía pesadez en su cuerpo y sus brazos ya dolían, pero los enemigos eran más en el gris panorama. Trató de auxiliar a Zephiel pero ellos tenían una gran cantidad de emergidos encima, aún así reforzó atacando a los que venían desde atrás. Su cuerpo pedía reposo, pero estaba lejos de ceder y dejar atrás a la importante autoridad de Bern.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero (Ejército de Altea)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [4]
Espada de bronce [1]
.
.
.

Support :
Noire
Zephiel

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1161


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Bajo el mismo problema [Priv. Draugen]

Mensaje por Zephiel el Lun Ago 07, 2017 7:13 pm

No había cabida para distracciones. Cualquier tropiezo significaba caer frente al enemigo, y cederle la cabeza a sus hojas. Así que incluso si quieto en la lluvia recibía todo su castigo, mantendría su lugar. Al menos una ventaja tenía Zephiel allí, y era que se encontraba en un terreno levemente más elevado de donde provenían sus enemigos. Podía observar sus movimientos con claridad, aunque esquivar no era una opción. Se preparó para el siguiente que fuera contra él, evitando ser distraído por el conflicto de los demás. No podía impedir que sus guardias salieran mal parados, o que el jinete de Altea cayera al suelo.

Los jinete restantes intentaron rodear a los emergidos, haciendo trotar a sus caballos muy lentamente. Cada uno por un lado, encontraron espadas cos dos emergidos. El jinete de Nohr fue herido en una pierna, un corte doloroso y sangrante, pero fue capaz de aislarlo y asesinarlo en su lugar. El otro caballero se vio acorralado por varios enemigos a la vez, distrayéndolos, pero teniendo que huir. Y cuando lo hizo, consiguió dar con un emergido y matarlo. Tan solo quedaban cinco de ellos. Dos de los emergidos fueron hacia Zephiel, quien al verlos analizó sus posibilidades de victoria con gran cautela. Los otros dos hacia el soldado de Altea, y un último hacia el soldado de Nohr herido.

Tuvo que reaccionar bien contra uno de los emergidos que se le acercaban, el cual alzando su hacha con gran lentitud, intentó atacar una de sus piernas. Como carecía de defensa, el rey intentó atacar su cabeza, pero el pie que usó de apoyó lo traicionó, desviándose y encajando su espada de mala manera en el hueso y carne de la criatura. Esta, ni siquiera inmutándose, y sabiendo que iba acompañada, hizo lo impensable; agarró la espada con una de sus manos enguantadas, haciendo lo posible por mantenerla allí. Zephiel, frustado por ser esta su única defensa y no poder dejarla ir, hizo lo posible por liberarse, pero fue atacado por el otro emergido antes de conseguirlo. Su hacha acertó en su brazo, aunque la herida no fue tan grave, pues Zephiel fue tan ágil como pudo y se ladeó para cancelar lo máximo posible aquel corte con una de sus hombreras.  Aguantando el dolor, el monarca apretó su dentadura y quedose quieto por unos segundos. Acto seguido, y con la fuerza de un toro, pateó al emergido suicida  y lo lanzó al suelo, separando por fin su espada de él. Y mientras este último se recobraba, se giró hacia quien le había hecho daño, quien preparaba otro ataque. Zephiel tuvo que bloquearlo, y estuco muy cerca de perder aquel duelo, pues el dolor y el agotamiento podían con él. Tomó la espada con ambas manos al estilo del mandoble, y lanzándose con fiereza, cargó contra el emergido, su corazón consumido por la ira. Teniendo que retroceder ante tan impestuoso ataque, el emergido fue quien trastabilló y calló de espaldas al suelo, dando la oportunidad perfecta a Zephiel para acabarlo.

El rey, al enterrar su espada, la sacó con la fuerza de ambos brazos y se giró con violencia hacia donde quedaba el otro emergido. Viendo que se levantaba una vez más, se acercó hasta él intercambiando la espada de derecha a izquierda. La sangre caía por su mano y se derramaba en la tierra, siendo arrastrada por el agua. Pero Zephiel lo ignoraba completamente, concentrado en atacar aún. El emergido tampoco se vio complicado de cambiar su mano diestra, porque seguramente ese concepto no existía para ellos. Se acercó al monarca quien, espada alzada, siguió aproximándose a él. Entonces el emergido intentó atacarlo con un golpe horizontal, el cual Zephiel bloqueó apuntando el filo hacia abajo. Comenzó a avanzar en círculos alrededor del emergido por donde no portaba el hacha, y este último al ser bloqueado, hizo lo mismo. Así atacaron, buscando aprovecharse de la falta de defensa de cada uno. Y así, el emergido corrió hacia él, haciendo un corte diagonal. Zephiel esperó, e hizo carrera en el momento exacto del ataque, encontrándose cara a cara con el rival. Y no aprovechó el momento sino para una estocada en el cuerpo del rival, atravesando entre sus costillas. La sangre comenzó a brotar, y débil y agonizante, el emergido cayó esperando la muerte certera.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshall

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Dagas de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1424


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Bajo el mismo problema [Priv. Draugen]

Mensaje por Draugen el Sáb Ago 12, 2017 5:15 pm

El tiempo transcurría con normalidad bajo la lluvia. Sin embargo, el dolor y la pesadez estaban aún más presentes con el complicado clima que les apresaba en pleno combate. Draugen arrastraba su armadura, y por poco llevaba la espada con facilidad, pues comenzaba a dificultarse para él cargarla. A duras penas se mantenía en pie cuando chocaba armas contra un enemigo, ya que sus piernas empezaron a sentir un leve temblor que iba en aumento, como consecuencia del cansancio que significaba un combate en un terreno tan resbaloso y poco accesible como en el que estaban. En esas instancias era recomendable mantenerse lejos de la tierra, ya que se volvía barro o fango, lo cual molestaba el transitar no sólo de caballos sino también de cualquier persona. Y teniendo en cuenta que los soldados tenían armaduras, todavía más peso acumulaban y era más fácil hundir sus botas dentro del campo.

Estaba obligado a combatir sin parar ni un segundo, y luego de haberse deshecho de algunos emergidos en el camino, con el apoyo de aquellos otros soldados, levantó su mirada al horizonte y no tardó en percatarse de que todavía tenía que pelear, pero no al lado de sus aliados, sino una vez más por su propia cuenta, ya que ellos estaban ocupados con otros emergidos. Dependía de sus habilidades nuevamente con dos de aquellos monstruos arrastrándose hasta él, Draugen tomó la espada y suspiró con pesadez mientras en lo muy profundo de su mente sentía un dolor pidiéndole reposo. Atrajo a los emergidos hasta él mientras trataba de moverse para no atascarse con el barro que estaba provocando la lluvia. Giró hasta unas piedras y se subió sobre una, sabiendo que era un riesgo si llegaban a golpearlo y caía, pero consiguió mantenerse estable por un poco tiempo. Apenas ellos estuvieron a unos cortos pasos del soldado, saltó rápidamente hasta el más próximo y le tiró un fuerte golpe con la espada.

El ruido del acero chocando fue bastante fuerte entre ambas armas, a la par que el otro emergido se interponía tomando el brazo de Draugen, por suerte el militar no tuvo dificultades en levantar su pierna y empujarlo hasta las piedras a un costado suyo. Mientras con el otro siguió chocando su espada, empujándolo con la misma hasta lanzarlo al suelo. Cuando cae, el jinete patea la espada del emergido y ante ello ve a Munir volver sin haberle hecho señal alguna. Confundido vuelve al emergido que estaba tirado en el barro, preparado para clavarle la espada pero siente que alguien o algo le toma las manos y no puede bajar a acabarlo. Mirando se da cuenta que es aquel emergido que lanzó contra las piedras, se había puesto en pie aunque su pierna parecía fracturada por el impacto contra las mismas, y estaba reteniendo a Draugen mientras el otro emergido en el suelo se ponía de pie lentamente. Ante la situación entró en pánico, a duras penas el caballero logró zafarse y en ese instante en que el emergido le soltó, saltó hacia él. Draugen se cubre sin pensarlo dos veces pero oye como un montón de agua y barro le salpica, sin caerle nada en frente. Era Munir, su caballo acababa de embestir contra el emergido en cuestión aunque había resbalado y bañado a Draugen con un poco de fango que el terreno formó. Agradecido el caballero esboza una sonrisa, olvidándose del emergido tras de sí que logra tirarle su espada al suelo. En combate cuerpo a cuerpo no era el mejor, pero decide enfrentarlo sin su espada teniendo en cuenta que aquel tampoco contaba con un arma.

Le tira un puño con la izquierda, sin embargo el emergido lo ve y parece querer esquivarlo, pese a ello termina recibiendo el impacto como si nada y lo devuelve con el doble de fuerza. Draugen se pone en pie con la mandíbula adolorida, y furioso corre hasta el emergido, cargándolo y estampándolo contra el suelo en un despliegue de ferocidad. Comienza a lanzarle golpes sin parar, el emergido no parece dolerse y mucho menos ponerse inconsciente. En eso el jinete se levanta y corre hasta su espada, el emergido hace lo mismo y ambos voltean con un corte al aire, quedando suspendidos al final. Tras cuestión de unos segundos, el emergido cae con un corte en su fatídico corte en su cabeza, Draugen respira con profundidad, con mucho agotamiento y agradeciendo el haberse podido salvar de acabar muerto. Regresa a ver a Zephiel y el otro soldado, aunque sin las suficientes fuerzas, se ve dispuesto a ayudarlos.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero (Ejército de Altea)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [4]
Espada de bronce [1]
.
.
.

Support :
Noire
Zephiel

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1161


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Bajo el mismo problema [Priv. Draugen]

Mensaje por Zephiel el Dom Ago 13, 2017 8:35 pm

Estaba agotado, rendidas sus energías por el peso de la lluvia sobre su cuerpo, y los peligrosos movimientos que debió ejecutar para salir victorioso de su propio duelo. Con el más mínimo movimiento podía sentir como el corte de su brazo se abría cada vez más, y bañado por la humedad, parecía ser que jamás dejaría de sangrar. Pero aún así Zephiel se mantenía de pie, alzado por su orgullo, por la voluntad de seguir luchando. No recordaba ocasión reciente en que hubiera tenido que combatir en un terreno tan abrupto, y con tal desventaja impuesta sobre él. Nadie en su sano juicio lucharía en condiciones tan dispares, incluso los emergidos solían evitar conflictos que supusieran tanto riesgo, pero aquello había sido una emboscada a la que habían caído de lleno, y las consecuencias de esto eran notorias.

Levantó la vista para cerciorarse de que sus jinetes estuvieran aún de pie, encontrándose con la escena de que ambos intentaban luchar juntos contra el último de los emergidos, dado que Draugen, algo lejos de él, había luchado ya contra quienes lo habían atacado, y por lo que se podía ver, los había derrotado limpiamente. Sucedió que el jinete de Nohr perdió a su caballo, el cual atacado por un hacha, cayó muerto en el barro, con la sangre escapando de su cuello cercenado. Atacando por detrás, el jinete de Bern consiguió distraer al enemigo restante desde la altura de su montura. Dependió de él detener al emergido mientras su compañero se reincorporaba, herido por donde pudiera verse tras la caída, e incapaz de defenderse. El emergido atacaba con violencia, chocando su hacha contra la espada que lo amenazaba y repeliéndola con fuerza bruta. Aunque los emergidos eran incapaces de sentir cualquier clase de miedo, parecía ser que aquel luchaba fieramente por su vida, o en otras palabras, por matar a quienes parecían estar a punto de derrotarlo. La tenacidad de aquella criatura era sorprendente, aunque tan clara era la desventaja que todos sus intentos eran fútiles. Pues, en un último intento antes de caer rendido ante sus heridas, el jinete nohrio se levantó y, con la fuerza de sus brazos, enterró su espada a través de la espalda del emergido, clavándola y soltándola, cayendo ambos al mismo tiempo. La criatura perdió el brillo de sus ojos, y retorciéndose como un insecto sin cabeza, murió sobre una poza de agua y fango. Este había sido el último de ellos, habían ganado.

Tan solo quedó el ruido de la lluvia, y la respiración de cada uno en el ambiente. Zephiel miró hacia atrás, y poniéndo sus dedos en su boca, silbó para llamar a su corcel, el cual seguramente había retrocedido hasta detrás de unos árboles. Y mientras este llegaba, se acercó a sus soldados, reuniéndose con todos los presentes. Aunque habían sobrevivido, las condiciones en que habían resistido no los favorecían.

- Debemos volver a la caverna... -indicó Zephiel, respirando hondo y pausado para no jadear en sus palabras.- La lluvia ...aún no cesa. -Zephiel era consciente del peligro que esto suponía. Podían llegar más, y en ese caso, no habría manera en que ellos fueran capaces de ganar la contienda. Debían, al menos sanar sus heridas. El soldado de Bern asintió, e hizo un esfuerzo por levantar a su compañero, quien se quejó de sus heridas. Fue entonces que la montura de Zephiel llegó, a esta la sostuvo de sus riendas y la guió hasta dentro, lugar donde podría estar protegidos de la lluvia. Tardaron un tiempo en llegar, pues la batalla los había alejado, pero una vez allí los soldados retiraron sus yelmos y armaduras para liberarse del peso mientras esperaban a que amainara. Zephiel hizo lo mismo, desprendiéndose de la armadura que tanto peso le había supuesto, y posándola así sobre el lomo del animal. Sus ropas estaban bañadas de rojo, húmedas por completo. Buscó beber de una de sus pociones para salvar de su herida, pues incluso si no le impedía moverse, era difícil de sobrellevar. Bebió con rapidez el contenido, sanándose, y cedió un poco al jinete más mal parado. No era suficiente para sanarlo, pero sí para disminuir el dolor de sus heridas. No poseía más medicina aparte de esta.

Miró hacia los nubes. Parecía que faltaría poco para que el sol saliera, aunque su luz poco importara en las tierras de Nohr.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshall

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Dagas de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1424


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Bajo el mismo problema [Priv. Draugen]

Mensaje por Draugen el Lun Ago 14, 2017 7:42 pm

Draugen estaba andando en dirección hacia Zephiel y los jinetes, pero mientras lo hacía su cuerpo aumentaba el cansancio que sentía, el peso de sus pasos era cada vez mayor y eso le hizo bajar el ritmo de su movimiento hasta que los jinetes que acompañaban a Zephiel pudieron encargarse de los emergidos con los que luchaban sin ayuda alguna, y Zephiel hizo lo mismo por su lado mientras todavía Draugen iba hacia ellos, llevando a Munir atrás de él, el caballo de blanco pelaje lo seguía hasta que se encontraron Zephiel. Cara a cara con la figura de Bern intentó hablar, decir cualquier cosa, pero estaba muy agotado y jadeaba constantemente, su respiración era bastante acelerada y apenas tenía aire para poder gastarlo diciendo cualquier cosa. Sencillamente le sonrío a aquel frente de él, guardando su espada tras ello y observando que estaba herido. Con mucha dificultad se acercó un poco más, y preguntó: -Se... ¿se encuentra bien?- Llevo ambas manos cerca de la entidad de Bern y señaló su herida. Con todo y eso Zephiel estaba con la cabeza arriba, desde luego era un guerrero y su orgullo no se veía afectado incluso después de tan dura contienda.

La lluvia fue lo único que persistió y el cuerpo de los emergidos a los que habían derrotado yacían en el suelo, bañados en fango y con el brillo de sus ojos apagados por completo, entre constantes heridas y agujeros en sus cuerpos por el duro combate. Draugen siguió a Zephiel para reunirse con los otros soldados, el jinete observó a todos y sus rostros estaban realmente desgarrados, parecían pedir clemencia, y es que aquellas condiciones para luchar fueron totalmente demoledoras para todos ellos, incluso con sus experiencias en combate no era suficiente para lidiar con la intervención de la naturaleza, por suerte ya había acabado, ganaron y eso les daba como recompensa su reposo. Observa a Zephiel proponer regresar a la caverna a descansar finalmente, y asiente. La lluvia todavía no cesaba y era la opción más correcta, por lo que fue con ellos de regreso.

Mientras marchaban se daba cuenta de la sorprendente lejanía que les abarcaba en cuanto a su destino se trataba. Se apartaron mucho del punto inicial, de su refugio, y ahora tuvieron que andar por un largo camino para volver. Draugen imita los gestos de los contrarios y se saca su armadura, pese a ser bastante ligera, dejando ver sus ropajes entre los que destacaban varios cortes y agujeros. Finalmente llegan al sitio y Draugen espera un tiempo.

Luego vio que Zephiel repuso sus energías con una poción, Draugen hizo lo mismo sacando una pequeña botella medicinal de los bolsillos en la montura de Munir, tomando un leve sorbo para poder curarse. Cuando vio que las gotas eran mucho menos que antes, y el campo parecía estar volviendo a ponerse firme, regresó su mirada a los contrarios. -Creo que es hora de irme, me espera un largo viaje... fue un placer luchar a su lado nuevamente. Gracias.- Asiente a todos los presentes de la caverna y es el primero en subir sobre su compañero no sin antes volver a colocarse su armadura, y reanuda el viaje de regreso a su hogar. Se marchó casi apenas pudo, fiel a su estilo y personalidad, sin aguardar mucho a reponer sus fuerzas.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero (Ejército de Altea)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [4]
Espada de bronce [1]
.
.
.

Support :
Noire
Zephiel

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1161


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Bajo el mismo problema [Priv. Draugen]

Mensaje por Eliwood el Mar Ago 15, 2017 1:47 am

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Zephiel ha gastado un uso de su espada de bronce.
Draugen ha gastado un uso de su espada de bronce.
Zephiel ha gastado un Vulnerary.
Draugen ha gastado un Vulnerary.

Ambos obtienen +2 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gema de Ascuas
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3197


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Bajo el mismo problema [Priv. Draugen]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.