Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] Está en todos lados [Priv. Keiji]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] Está en todos lados [Priv. Keiji]

Mensaje por Azazel el Miér Jul 12, 2017 12:48 pm

Azazel acariciaba su piedra como uno haría con un pequeño animalito, frotando la superficie de dicha gema perlada con la yema de sus pulgares. Estaba repleta de arañazos y grietas, igual que su dueño, y sin embargo todavía se las arreglaba para brillar como una digna joya. Hacía tanto tiempo que no la poseía, e incluso al recibirla se contuvo de hacer uso de su poder, temiendo el descontrol que podría causar en él. No recordaba si se lo habían prohibido, pero aún así se negaba a regresar a su verdadera apariencia en la ciudad bajo la montaña. Pero sería mentira decir que no añoraba su cuerpo, sus brazos... ¿Cuando llegaría la oportunidad de volver a lucirlos? Para su sorpresa, mucho antes de lo que había imaginado.

Emergidos, emergidos, emergidos. Hasta ahora nunca había tenido la ocasión de presenciar uno de estos dichosos cadáveres andantes. Tan solo con imaginárselos lo invadía la ansiedad de desmembrarlos uno por uno, quizás por pura morbosidad para con los cadáveres humanos. Ahora la oportunidad de hallarse cara a cara con uno de estos engendros se le presentaba, todo debido a que el rey había hecho un llamado a librar el país de dichos despojos putrefactos, ante lo cual Azazel se presentó con levantados ánimos, hallando en esta misión la posibilidad de "demostrar mi poder a Duma", en sus propias palabras. Tenía razones de sobra, más que las del mercenario con el que había chocado caminos entonces. Bastaba decir que el manakete lo ignoraba como cual muro, imaginando que no podría ser mejor que los demás prisioneros con los que debía convivir. Lo cierto es que poco le importaba, pues su interés residía en otra parte.

Dado a que no podían permitir a los nefastos abandonar sin supervisión, jinetes de pegaso afiliados a Senay serían las encargadas de transportarlo a él y al mercenario donde se requiriera su ayuda. Al dragón le importaba poco más que un pimiento el dónde acabaran dejándolo, concentrado solo en su piedra. No era solo que le fascinara tenerla devuelta, sino que también era su única distracción para obviar el hecho de que estuviera en las alturas. Azazel carecía de alas, y aunque más de una vez había estado en cumbres empinadas que causaban el mismo tipo de vértigo, simplemente no confiaba ser transportado por nadie. En su concentración no emitía palabra alguna y evitaba mirar tanto el cielo como la tierra, por lo que no era de sorprender que no se percatara cuando ya llegaban a destino; los húmedos pantanos de Reeve, de los que el viajero incauto solía ser presa.

- Aquí. -dijo una de las jinetes con notorio desdén. Azazel levantó la cabeza, ojos abiertos  y manos temblorosas.- ¿Qué, tienen miedo? Un mercenario y un criminal asustados por emergidos, ¡qué gracioso!

El manakete apenas hacía caso a su desprecio, pero de todas formas respondió con un mirada seria, advirtiéndole que estaba escuchando. Al parecer eso hizo todavía más gracia a la jinete, la cual sonrió en burla. Habían descendido suficiente como para lanzarse sin causarse daño, donde el suelo era barro húmedo y agua poco profunda. Donde había tierra más firme habían también demasiados árboles, por lo que la única opción que tenían era aterrizar allí. Azazel, sin embargo, no obedeció cuando le dijeron que saltara, quieto sobre los lomos del pegaso. Ocupaba mucha de su voluntad mantenerse allí, ¿y ahora querían que se lanzara desde esa altura? Apretó los dientes con la fuerza de una prensa, sudando de ansiedad.

- ... Ya me has aburrido, idiota. -murmuró la jinete, rodando los ojos. Quitó su pierna de los amarres de su silla y sin mediar otra palabra, pateó al manakete en la espalda para hacerlo caer.

Azazel apenas alcanzó a gruñir antes de caer de cara al barro, del cual se apartó inmediatamente en busca de su piedra, la que se le había caído de las manos. Cuando la pudo encontrar las jinetes ya se habían ido por su camino, cosa mejor para ellas, pues la cólera del dragón no les habría sentado bien.  Azazel se puso de rodillas al barro y contempló sus alrededores mientras respiraba con agitación. Creía que estaba solo, se había olvidado completamente de su compañero y su misión. Descargaba su ira tensando todo su cuerpo, golpeando el barro con su puño cerrado. Podría haberse quedado horas, hasta que cayera la tarde, tan solo conteniendo el enojo irracional que de apoderaba de él.

- ¡Grhh! -
un golpe más contra el suelo antes de erguirse. El sol había secado el barro pegado a su pelo, por lo que tan solo con agitarlo logró sacarse gran parte de este. Ahora Azazel se encontraba en blanco, todavía con su piedra fuertemente sujetada entre sus manos. Su camisa blanca de desvanecía entre el color marrón de su piel y la tierra, y sus pies descalzos estaban enterrados, haciendo parecer al dragón aún más pequeño de lo que ya era.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Manakete

Cargo :
Prisionero (Nefasto)

Autoridad :
-

Inventario :
Dragonstone [2]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
Thoth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1394


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Está en todos lados [Priv. Keiji]

Mensaje por Keiji el Jue Jul 13, 2017 6:08 am

Cuando Keiji  estaba con los soldados siempre su trabajo fue patrullar y mantener el control de la sociedad, no había otra cosas mas que hacer ni siquiera podía tener la oportunidad de subir de rango en la forma que él quería por eso decidió  abandonar la patrulla y buscar mas retos como caza recompensas, así fue que el empezó a ver que podía ser mas cosas que solamente ser un guardia, gracias a sus algunas experiencias que fueron muy complicadas empezó a manejar mejor el uso de su fuerza y de su hacha, aunque sabia que le faltaba mas experiencias para seguir mejorando asique tenía que viajar muy lejos para conseguir mas retos por delante que le dieran la experiencia que el necesitaba y superarse mucho así mismo.
Keiji lo único que podía hacer era seguir la corrida del viento, sabia que si recorría donde seguía a la ventisca podría encontrar trabajo que hacer para otras personas, no era un viaje fácil ya que había muchos obstáculos en el camino para llegar hacia su otro destino, no tenía mapa que lo llevara solo seguía ese rumbo donde este mismo el propio viento lo indicaba. Cuando llegó por fin a una ciudad ni siquiera se lo pregunto así mismo en que país andaba, solo ingreso como de costumbre y empezó a buscar gente con buen dinero que dieran a la vez un buen trabajo que valga la pena al mismo tiempo, no fue nada fácil su búsqueda hasta que finalmente lo encontró o ellos mismos lo encontraron.
-¿¡he..qué, emergidos!?- dijo sorprendido frunciendo las cejas de forma enojada y estaba casi tembloroso pero trataba a la vez no mostrar ese miedo; jamás le habían pedido luchar con esos monstruos, el siempre les había evitado en un principio ya que no se sentía tan listo para luchar con esas cosas sin almas y sedientas de sangre, pero el que pensaba lo contrario era el propio viento quien le había llevado ahora una prueba dura de lo que se merecía desde hace mucho tiempo cuando se convirtió en un guerrero tenaz y ahora deberá demostrar que es uno o morir en el intento porque la cobardía no sería perdonada para él mismo ni para el que le ha pedido ayuda, es un trabajo serio eliminar a los emergidos y no va ser fácil hacerlo.

Volando hacia lo alto montado de un pegaso con un guarda fueron hacia un gran pantano, de paso otro guardia se acercaba también volando hacia ellos con el mismo animal, este otro caballero llevaba a otro acompañante también, entonces Keiji supuso que ese era el compañero que le asignaron para esta misión y cuando quiso saludar a su nuevo compañero, el guardia que lo llevaba fue muy bruto con él lo hizo caer de inmediato desde los aires, y mientras lo veía caer le dijo de forma burlona y descarado mientras se largaba lejos volando muy a lo alto hasta desaparecer en el cielo: - ¡salúdalo aquí abajo no puedo perder el tiempo con vos si es que los emergidos los dejan conocerse jajaja!...- Keiji no cayo de buena manera, termino golpeándose por las ramas, mas que nada por proteger a su titi, pero el pequeñín fue mas inteligente que su propio dueño y pudo tomar mejor las enredaderas de los pantanos y ver como su dueño se golpeaba hasta la vez este se enredadaba, pero el enredo no duro mucho ya que finalmente cayo y se hundió en el lodo terminado en convertir en un hombre de fango, en eso que se limpiaba el rostro como podía para ver, su otro compañero cayo justo a su lado y nuevamente su cara fue embarrada dejándolo desconocido una vez mas y teniendo que luchar otra vez para sacarse todo encima el lodo del rostro mientras su titi de lejos se reía de él.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Fighter

Cargo :
Mercenario

Inventario :
Hacha de bronce [1]
Hacha de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
397


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Está en todos lados [Priv. Keiji]

Mensaje por Azazel el Miér Jul 19, 2017 2:25 am

Rastreando su entorno miró a su alrededor, a los árboles, el lodo, y encontró allí, bañado de fango, a un humano que se retorcía en la humedad, quien había sido lanzado también a las profundidades del pantano como un simple muñeco de trapo. A Azazel le daba enteramente igual, si apenas acababa de hacer memoria de que poseía un compañero. Lo observó con desprecio, como quien ve a una mosca ahogándose en una poza, y retiró sus ojos de él apenas dio cuenta de algo con el rabillo del ojo: un animalejo por encima de su cabeza, entre las ramas, que mostraba su dentadura y convulsionaba como si se riera de él.

 - ¿¡Está... riéndose!? -gritó agresivo, acercándose al tronco de ese árbol a zancadas. Se agarró a este último con sus manos embarradas, y arañó la corteza con sus largas y afiladas uñas.- ¡RATA ESTÚPIDA! -gruñó, y saltó haciendo ademán de atraparle,  cosa que seguro sería suficiente para espantarlo, pues realmente no lo alcanzaba. No sabía qué cosa era ese animal, pero de algo estaba seguro, y ese algo era que odiaba su cara. Le parecía un hombre enano a quien le habían cortado la nariz con una cuchilla, y eso era suficiente como para causarle repulsión.

Iracundo, Azazel tardó en olvidarse del animal y del enojo que todavía contenía tras su caída, en un arrebato arrancando del árbol un trozo de corteza húmedo que se deshizo entre sus dedos. Tuvo que darse la molestia de recordar por qué estaba allí, que era cooperar con el desconocido, acabar con los emergidos que apestaban Senay e incordiaban la voluntad de Duma. Dejó atrás al animal pigmeo y retrocedió hacia donde estaba el mercenario, caminando encorvado y acercándose lo suficiente a él como para que ambos pudieran oírse con claridad. Pero aún estando cerca de aquel hombre de cabellos castaños, no encontraba qué decirle, y ni siquiera se preocupó de tenderle la mano para ayudarlo a incorporarse, pues el dragón todavía no calmaba su espíritu, encontrándose aún iracundo por la humillación que acababa de sufrir. El manakete frunció el ceño y lo observó con mucha más detención que antes. A sus ojos no era más que un simple humano que trabajaba por dinero. Algo mejor que un criminal debía ser, si Senay le había encargado una misión con recompensa. Azazel acabó por restar importancia a todo ello, y por fin se dignó a dirigirle la palabra, no sin antes dibujar una mueca fastidiada y mirar hacia ambos lados con violencia, descargándo así la ansiedad que lo ocupaba.

 - ...Más te vale que sepas matar -dijo, enseñándole su enorme dentadura y todavía demostrándole un gran rechazo. El barro que estaba en su cara se deslizó hasta dentro de su boca, pero el dragón hizo como si no le importara. Entonces se mostraba tan dominante como podía, advirtiéndole que no se lo tomara a la ligera. -... ¿Acaso crees que podrás hacerle algo a los emergidos con esa hacha? -señaló el arma con uno de sus dedos, despreciándola, y sonrió con burla.

Entonces se aproximaba al extraño con la mente puesta en aquellos monstruos y en nada más. El dragón no era quien se preocupara de preguntar por nombres, y por lo mismo, presentarse le parecía innecesario, sino molesto. Además, había que vivir encerrado entre cuatro paredes para no darse cuenta de que Azazel no era un humano como él, pues sus afiladas orejas lo delataban. El manakete creía que eso era todo lo que necesitaba saber, pues si no lo hacían claro sus rasgos, la piedra que sostenía era suficiente testimonio para delatar que se trataba de otra raza.

 - Si sabes atraer a los emergidos, hazlo. -ordenó mordaz, dándole la espalda por segunda vez, para así por fin dedicarse a quitarse el lodo de donde le molestaba. Se limpió los brazos y el rostro con las manos, todo mientras mascullaba palabras incoherentes. Ni siquiera sabía por qué lo hacía, cuando en cualquier momentro volvería a ensuciarse con las aguas del pantano.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Manakete

Cargo :
Prisionero (Nefasto)

Autoridad :
-

Inventario :
Dragonstone [2]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
Thoth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1394


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Está en todos lados [Priv. Keiji]

Mensaje por Keiji el Miér Ago 02, 2017 2:26 am

-aaah...¿yo no mas tengo que atraer a los emergidos?, ¡se te olvido que tu también lo debes hacer conmigo!- posó una sonrisa burlona después de sacarse por fin el barro de los ojos y escupido que él casi trago al ser salpicado de nuevo por su compañero de batalla que cayó casi alado de él, luego miro por todo su alrededor de forma serie hasta curiosa y llamo de forma sencilla a su pequeño mono: -¡Yumekichi vuelve!-  pero este por alguna razón no le respondía pero se hacia escuchar por su bosecilla entre los arboles y las enredaderas que el pequeño andaba cerca de donde el  estaba -Esta bien, pero no te alejes mucho de mi- dijo como siempre sonriente, pero al hablar como si nada con su criatura pequeña ya había quedado como un loco frente a su compañero de sin que se diera cuenta entonces se dio la vuelta a mirarlo y le dijo -Te voy a ser sincero pero siempre esquive esas cosas pero gracias al destino del  azar esta vez ya no puedo hacerlo, después de tantos luchar con rufianes es hora de saber cazar a estas cosas- rió muy avergonzado con un sonrojo mientras se rascaba un poco la cabeza -No te preocupes no voy a ser un peso si es que eso te molesta, deja que intenten que me maten y trataré de ser lo menos dramático posible si llego a caer casi muerto- Keiji andaba en ese momento mas hablador que concentrado a buscar en ese instante a los emergidos pero unas de repente piedras duras empezaron a ser tiradas hacia él y a su compañero, era Yumekichi que llamaba la atención y empezó a señalar como loco un cierto lugar de forma preocupada y se alejo de ellos, entonces Keiji veía en como se alejaba dejo de sonreír y lo siguió de forma seria sin darle mas palabras a su compañero de trabajo que también empezó a seguirlo.
Cuidadosamente iban caminando para no tropezar, Keiji usaba su hacha para dar mas camino para seguir de forma mas normal posible el camino, entonces casi a lo lejos ellos vieron lo que temían y tenían que enfrentarse, era varios grupos de emergidos, todos estaban juntos planeando no se podía escuchar nada de lo que decían porque estaban casi lejos de ellos solo veían los movimientos de los labios en indicaban donde debían expandirse, Keiji quedo sorprendido de la cantidad que había ya que eran solo dos y debían empezar a organizarse como puedan para no estar rodeados con ellos o de verdad esta vez caerían muertos. Entonces Keiji dijo muy a lo bajo para no ser escuchado por estos -¿entonces quien va primero por esos 20?, nah...mejor vamos a planear bien las cosas así se va poner mas divertido este reto y no morir en el intento- dijo nuevamente sin dejar de seguir sonriendo frunciendo su cejas de forma enojada aunque por dentro se moría un poquito de miedo por fallar pero si uno no lo intenta jamas sabría los resultados que podría salir en cualquier momento.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Fighter

Cargo :
Mercenario

Inventario :
Hacha de bronce [1]
Hacha de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
397


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Está en todos lados [Priv. Keiji]

Mensaje por Azazel el Miér Ago 02, 2017 9:22 pm

Giró la cabeza con rapidez ante la contestación del otro, aunque no con más ira de la que ya había demostrado, sino con cierta duda, ya que lo que decía era cierto, era tarea de ambos atraerlos. Pero Azazel no tenía ni la menor idea de qué hacer, y por lo mismo creía que recurrir al extraño era su mejor opción para cumplir con el objetivo encomendado por Senay. Se rascó la nuca e hizo una mueca de confusión, para este punto olvidándose completamente del enojo que le había supuesto ser lanzado del pegaso. Así de fácil era capaz de ignorar las molestias, si es que alguien era capaz de ignorar todo lo que decía. Se levantó, y al escuchar el nombre del animal que había intentado atrapar giró la cabeza, confundido. Al parecer el tipo del hacha le hablaba, pero eso no era lo más extraño, lo sorprendía más el hecho de que esa fuera su mascota. Muy expresivo, el manakete escuchó con un rostro ignorante al sujeto cuando volvió a dirigirse a él.

- ... ¿Tampoco los has visto? -frunció el ceño.- Bueno... -sin palabras, rascó ahora su cabello y luego llevó la misma mano a su boca, mordiéndose los dedos de la ansiedad. Y es que no sabía que haría entonces, no pudiendo contagiarse de la alegría de su compañero. Era muy útil que aquel hombre continuara sonriendo, riendo y en general, siendo incapaz de molestarse con Azazel, pues en este estado cualquier provocación hacia el dragón habría llevado a no muy buenas consecuencias. El manakete respiró hondo, alarmándose poco después por las piedras que cayeron cerca de él. Quiso enfurecerse una vez más con el pobre animal, pero su atención fue desviada hacia el descubrimiento que había hecho. Haciendo un esfuerzo por oler más allá del barro y el agua, Azazel percibió el aroma de la muerte provenir de esa dirección; apestaba a cadáveres putrefactos, y aquello por poco le provocó arcadas. Mala suerte era tener un olfato tan desarrollado.

Siguió al desconocido para descubrir de qué se trataba, en completo silencio. Esperó paciente viendo cómo abrían camino delante suyo, concentrado él tan solo en el aroma y en lo que pudieran ver más adelante. Entonces los vio: figuras sombrías, distintas a cualquier habitante de Senay o de Valentia, y muchos de ellos, demasiados, tantos que incluso Azazel quedó sorprendido por ello. Boquiabierto, miró de reojo a su acompañante, aún sin decir ni una sola palabra. Tardó un par de segundos en pensar en algo que comunicarle, cuidadoso de no llamar la atención con el volumen de su voz, que a veces llegaba a ser muy alto y ruidoso.

- Y yo planeaba matarlos uno a uno... -dijo, sonriendo apenas un poco de los nervios.- Pff... oye, ¿sabes hacer sigilo? -le preguntó con toda la casualidad del mundo.- Míralos. Tienen cuellos como nosotros, piel, ojos y espaldas. Seguro caen igual de fácil que cualquier humano... -los señaló con un dedo, haciendo gestos en el aire.- Y si no gritan, y los sorprendemos por detrás... -Azazel calló, viendo que un emergido hacia exactamente lo que estaba a punto de explicarle al extraño, separarse del grupo. Era su oportunidad para demostrar lo que estaba diciendo. Silencioso, Azazel se sumergió con las manos en el barro, dejando solo su cabeza y parte de la espalda al aire, y de esa manera comenzó a avanzar hacia unos matorrales donde el emergido se acercaba, seguramente explorando sus alrededores. Este último comenzó a internarse en la maleza, no fijándose que por su lado derecho se acercaba el manakete. Y antes de que el emergido pudiera reaccionar, unas manos fuertes y pesadas lo sostuvieron y arrastraron al fango, sumergiéndolo en él. Azazel fue rápido, pues pisó la mano con la que el emergido sostenía su arma -también un hacha- y con la fuerza de sus manos y brazos presionó el cuello del emergido contra el fondo del pantano, para así ahogarlo. Enterró sus garras en su cuello, sorprendido de lo mucho que se movía la criatura, en palabras burdas, el desgraciado no se moría nunca. ¿Cómo era tan resistente? Azazel, frustrado, soltó con una mano el cuello y le arrebató el hacha al emergido, para así encajarla en su cabeza y ver si podía matarlo de una vez. Funcionó, pero en el proceso el manakete se vio tremendamente agotado. Y quizás ahora los emergidos notarían que faltaba uno de ellos, por lo que seguramente estarían en problemas.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Manakete

Cargo :
Prisionero (Nefasto)

Autoridad :
-

Inventario :
Dragonstone [2]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
Thoth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1394


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Está en todos lados [Priv. Keiji]

Mensaje por Keiji el Miér Ago 30, 2017 5:40 am

Bueno, mi compañero se fue por un lado asique yo también tenía que mostrar mi destreza como sea posible, pero el miedo al fallar al primer instante era fuerte, pero luego tome una gran bocanada de aire y luego la solté de forma muy lenta para no hacer ruido, era una forma de calmar mis nervios y ponerme las ganas, o era quedar como cobarde frente a esa criatura o morir en el intento y al menos ser llamado idiota que cobarde en su lecho de muerte.
Él fue hacia otra parte del pantano, en unos instante me separe de mi compañero entonces lo perdí de vista por el momento, ahora yo también tenía que hacer algo al respecto lo mas posible que se pueda o el se llevaría mas créditos que yo y no me llamarían después para otra oportunidad como esta para seguir ganando. Entonces sin hacer mucho ruido fui agachado a buscar a uno de esos emergidos, de paso a mi hacha la había colocado a  mi espalda así no estorbaría para moverme y poder sumergirme entre esas malezas húmedas aprovechando el barro para cubrirme todo mi cuerpo y no noten lo posible mi presencia, entonces poco a poco me sumergía y me acercaba uno de ellos,  pero mientras lo hacia de repente tuve que parar, ellos ya se estaban movilizando y justo uno de ello se acercaba donde yo estaba, entonces pensé y dije en mi mente "oh no...tengo que retroceder un poco, si salgo así por sorpresa mientras se mueven ya sabrán todos de mi, ¡ha..ya sé lo tengo, seguiré a uno de ellos y podre llevarme conmigo como sea, eso creo pero vale intentarlo o no podré presumir!".
Ahora mismo me empeñaba a seguir a  una de esas cosas sin que se diera cuenta, tenía que ver que uno por lo menos este solo y nos enfrentemos sin que sus amigos quieran meterse solo es cuestión de suerte y rezo por esta oportunidad, desear matar es malo, pero en esta ocasión es buena porque estos son monstruos no humanos asique estaba correcto mi raro entusiasmo.

Los emergidos ya se estaban perdiendo entre los pantanos y justo yo estaba persiguiendo a uno de ellos, asique ni bien estuve a sola con ese monstruo aproveche acercarme mas hacia este y con delicadeza tome mi hacha para arre matarlo de un solo golpe, pero como toda primera vez siempre puede salir mal al principio y eso paso, fui a atacarlo pero de forma rápido se me desvaneció frente a mis ojos y para mi sorpresa lo sentí detrás mío por instinto me corrí y a la vez al mismo tiempo di la vuelta, ese emergido era  muy ágil, creí que sería pan comido pero no fue así, entonces empezó una batalla dura contra esa cosa, él me golpeaba unas continua veces con su gran espada yo apenas me cubría con el hacha y no me daba oportunidad de atacarlo, asique aguante hasta lo ultimo hasta que de repente entre esos ataques encontré su punto débil, no se estaba cubriendo bien su pecho, asique me agache esquivando como pude su espada y pude dar por fin un golpe de forma arrematada posible logrando herirlo entonces por fin se alejo de mi y al fin pude aprovechar para golpearlo una vez mas incrustandolo por segunda y ultima vez para que cayera al fin entre esas malezas y el barro, mientras caía volvía a la posición de ataque dando unos respiros que me faltaban y esperando a ver si se levantaba pero para mi suerte no lo hizo, -ufff!!!- dije con mucho nervios, no podía festejar porque sabía que algunos podría aparecerme de repente asique tenía que moverme y buscar a mi compañero o podría ponerse peor ahora que están expandidos.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Fighter

Cargo :
Mercenario

Inventario :
Hacha de bronce [1]
Hacha de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
397


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Está en todos lados [Priv. Keiji]

Mensaje por Azazel el Vie Sep 15, 2017 7:53 pm

El hombre del hacha se había ido por su camino, dejándolo completamente solo. Y por supuesto, en el momento en que más de un emergido se acercaba en su dirección, acorralándolo. Vaya aliado, pensaba Azazel, quien no lograba matar a alguien cuando se necesitaba. Presionado, el manakete intentó retroceder y ocultarse nuevamente entre la maleza, sabiendo que era tan solo una cuestión de tiempo que lo encontraran. Porque hacia él vinieron más de cinco emergidos, quienes cautelosos miraban el barro, e inteligentes, lo tanteaban con sus armas. Azazel comenzó a respirar agitado y despavorido, viendo todo en su contra. Miró a su piedra, la que sostenía firmemente en su mano. No quería usarla, no sabía qué podía significar si lo hacía. Podía o bien salir victorioso o perder el control, aunque de al menos una cosa estaba seguro, y ese algo era que sería peor si se transformaba de forma involuntaria, atrapado sin salida. La última vez que lo había hecho ya ni siquiera recordaba cómo y por qué, y por muchas veces que le narraran el suceso, había sido exterminado de su mente. Cerró los ojos y se hundió aún más en el barro, notando que los emergidos habían encontrado ya el cadáver de su compañero, y entonces señalaban hacia donde estaba él, aún no sabiendo con certeza dónde se encontraba, pero adivinándolo.

Si lo hallaban, sería su fin. Podía ver que no titubearían en atravesarle una espada en el pecho, y no le darían tiempo para resistirse, como siempre lo hacían los humanos, quienes por muy agresivos o determinados que se mostraran nunca había momento en que no mostraran alguna clase de debilidad de la que supiera aprovecharse. Porque ya había probado lo difícil que era matar a uno solo con sus propias manos, y lo único que podía verse haciendo entonces, si lo acorralaban, era huir por su vida. Los emergidos que se acercaron a él se dispersaron un poco para cubrir terreno y explorar con más eficacia, pero no faltó el que fue a investigar el arbusto que lo protegía de ser visto. Azazel abrió los ojos y detuvo su respiración, absolutamente cada uno de sus músculos quedó tieso de temor. No había tiempo para correr o abalanzársele, debía hacerlo. Apretó la piedra con ambas palmas, y cerró los ojos, todo mientras su rostro expresaba fidedignamente su terror.

El brillo que emanó de su cuerpo ya había revelado su ubicación, los emergidos acercándose cautelosos, en un principio sin comprender lo que estaban viendo y estando dispuestos a averiguarlo. Fue cuando las aguas barrosas del pantano temblaron que comenzaron a tener una idea de lo que sucedía, y así intentaron huir, o al menos alejarse de ese lugar, siendo que en verdad no podían sentir temor. Pero fueron detenidos en su andar por una ola de fango que los hizo caer contra las aguas, perdiendo agarre de sus armas en el fondo pantanoso. De entre las plantas y los árboles que crecían allí, una enorme criatura de al menos tres metros de alto se alzó, emitiendo un espantoso rugido que no hubo quien no escuchara. Allí estaba Azazel en su verdadera forma, sus escamas ocres cubiertas de barro, hasta el estómago. Derribó unos cuántos árboles al transformarse, los cuales cayeron y crearon todavía más ondas de lodo. El manakete intentó entonces moverse, pero tener sus cuatros patas enterradas en las aguas no lo hacía más fácil. Quizás era menos profundo, pero habían demasiados obstáculos alrededor impidiéndole incluso mover su cola alrededor, chocando con troncos al intentar moverse apenas un paso. Tenía la fuerza suficiente para derribar todos aquellos árboles, y así lo hizo en su frustración, golpeándolos con su cornamenta para hacerlos caer y así por fin poder moverse. Destruía el pantano a su alrededor sin cuidado mientras los emergidos se reagrupaban, descifrando cómo podrían ser victoriosos cuando un dragón había aparecido frente a ellos. No era uno cualquiera, no poseía alas, y al parecer no estaba en un terreno que lo aventajara, por lo que pensaban que tendrían una oportunidad siempre que mantuvieran su distancia. Ya no había peligro para su otro compañero, ya que Azazel llamaba tanto la atención que los emergidos solo se enfocarían en atacarlo a él.

Y pronto quienes llevaban arcos los levantaron y dispararon hacia arriba, dejando las flechas caer en un arco y sobre el manakete. Rebotaron sin causarle mayor daño, por lo que Azazel las ignoró. No había caso en intentar perforar las escamas más gruesas de su cuerpo, duras como rocas. Mientras, el dragón se distraía destruyendo aún los árboles derredor, colérico.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Manakete

Cargo :
Prisionero (Nefasto)

Autoridad :
-

Inventario :
Dragonstone [2]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
Thoth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1394


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Está en todos lados [Priv. Keiji]

Mensaje por Keiji el Lun Sep 18, 2017 12:49 am

Keiji buscaba cauteloso a Azazel, y no sabía donde podría a verse metido esa extraña criatura, el viento de repente se hizo mas fuerte entre las malezas del pantano dando un fuerte golpe de ventisca hacia él que casi cayo pero gracias a una enredadera que tomo en una de sus manos evito caerse de forma brusca, su pequeño mono gritaba a lo lejos no sabia que lo estaba asiéndolo chillar fuertemente,  ese no era el grito que acostumbraba escuchar y tuvo un fuerte frío en la nuca, entonces supuso que algo no estaba bien y fue ahí donde vio casi a lo lejos de él varios emergidos yendo hacia donde el estaba, se oculto de nuevo de forma inmediata, porque él no podría con todos, los vio irse para un lado oeste  donde él estaba, temía que todos esos lo descubrieran pero no fue así, todos se iban para ese lado muy furiosos a Keiji le entro el bicho de la curiosidad y decidió seguirlos a todos tratando de nuevo de no ser descubierto lo mas que se pueda aunque mientras tanto pensaba que andaba asiendo su compañero y entonces pensaba "¿estará bien, no se ha quedado atrapado o lastimado?" entonces se imagino a Azazel peleando solo con muchos emergidos como un super temerario y luego en su mente dijo  "¡¡¡naaa... no es posible pero apuesto que vive y con mucho soporte que tiene esa criatura, tengo que encontrarlo!!!".

Mientras que seguía a los emergidos en un despiste no se dio cuenta que uno lo había detectado, su suerte iba dar otra clase de vuelta y de nuevo tendría que lidiar con otro mas hasta poder encontrar a Azazel.  Él estaba casi cerca de encontrarlo pero ese emergido hizo que buscarlo sea mas complicado y al no darse cuenta tan rápido de la presencia de su enemigo fue herido con un corte al costado de su abdomen, no era tan profundo para su suerte pero de todas maneras era una herida que tendría  que verse después cuando saliera del problema o se infectaría, Keiji igual no dio importancia ya que no era la primera vez que le pasaba ese error y lo peor es que aun no ha aprendido lo suficiente la lección.
La pelea con el siguiente emergido era un poco mas complicado ya que este era mas ágil que el anterior,  la forma que movía la espada era de temer y lo único que podía hacer por ahora era esquivarlo y bloquear lo mas que podía sus ataques hasta encontrar la forma de derribar a su contrincante en ese momento se escucho un fuerte rugido casi a lo lejos, e hizo que distrajera un poco al enemigo entonces en el momento que no miro al pobre hachero casi atrapado entre esa habilidad de ese espadachín le dio una oportunidad de golpearlo y dejarlo igual a la altura a como él, lo estaba obligando a pelear casi por igual dejándolo igual de herido, Keiji lanzaba muchos golpes seguidos al emergido hasta que por fin lo hizo caer y entonces pudo darle un ultimo golpe dando le fin a esa batalla e inmediatamente se dio la vuelta y fue hacia donde escuchaba ese rugido lo mas rápido que pudo corriendo sin parar sin importarle que apareciera de repente otro enemigo  entonces casi al llegar a lo vio algo que le dio pavor. Era un gran dragón y muy bravo golpeaba todo al rededor que se moviera ante sus grandes ojos, no sabía que hacer ese momento, jamas había estado así tan cerca y tan lejos a la vez de un gran dragón y lo peor, jamás sospechaba si ese dragón era su compañero, solo estaba quieto e impresionado la vez, veía como derribaba esos enemigos pero también notó que estaba muy rodeado entonces reacciono y fue lo mas rápido posible donde estaba el dragón para sacarles encima mas enemigos que tenía rodeado lo mas que se pudiera a pesar del miedo que le invadía porque no sabría como reaccionaría con él esa gran bestia.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Fighter

Cargo :
Mercenario

Inventario :
Hacha de bronce [1]
Hacha de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
397


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Está en todos lados [Priv. Keiji]

Mensaje por Azazel el Lun Sep 18, 2017 3:37 pm

No se cansaba de derribar todo lo que estuviera a su alrededor, tanto con su cola como con sus cuernos y zarpas. Lanzaba lodo por doquier, sin nunca cansarse, r ignorando a sus enemigos mientras dllos ideaban la mejor forma de hacerle daño.  Todo su cuerpo estaba recubierto de duras escamas, y habían pocos puntos débiles a los que acudir din un arma especializada para hacer daño a una criatura como él. Los emergidos decidieron finalmente intentar atacar sus ojos y boca, pues aunque Azazel tuviera gran altura, no era tanta como para escapar de la longitud de las lanzas, y de las flechas bien apuntadas. Intentó evitarlas retrocediendo, aunque era verdad que los troncos caídos lo tenían a tropezones, por lo que algunos proyectiles cayeron sobre sus párpados cerrados, haciéndoles sangrar y ardiéndoles. Al verse hostigado de esta forma, comenzó a cargar su aliento de llamas, estas brillantes y soleadas, y lanzar este hálito a sus enemigos. Colisionaron contra ellos y los hicieron caer de espaldas a los suelos, pero al ser salvados por el agua, no alcanzaban a incinerarse, lo que era una cruel ironía y hacía su habilidad completamente inútil. Fue entonces que el manakete notó aproximarse a él a alguien que olía distinto, nadie más que su compañero, que ahora que ya se había transformado era que volvía hacia él. Azazel rugió con ganas a los cielos, para luego mirarlo atentamente. Intentó ahuyentar a los emergidos con sus garras, y una vez los tuvo a una distancia prudente y fue capaz de respirar un momento, decidió hablarle.

 - ¡Ya era hora!  ¡Mátalos, yo los distraigo! -dijo esto tan solo abriendo sus fauces y sin articular en absoluto.  No parecía molesto con él, tan solo queriendo que le sirviera de ayuda.

Pensaba que, atrapados entre ambos fines, los emergidos no tendrían escapatoria alguna, y podría eliminarlos con facilidad. Quedaban diecisiete de ellos, y todos se encontraban allí mismo, desperdigados entre la maleza y el suelo fangoso del pantano. Azazel, ya hartado de aquel juego, agachó y estiró su cuello para así atrapar a dos de ellos, quebrándo sus espinas con la fuerza de sus mandíbuñas. Al acercarse tan arrirsgadamente se ganó unos cortes en su lengua y encías por las lanzas, pero nada que lo detuviera. Era hilarante, pues todos los emergidos con tomos habían terminado con ellos embarrados y completamente ilegibles, por lo que no podían usarlos por mucho que quisieran. Eran nueve, totalmente indefensos, y junto con ellos solo seis emergidos armados que los defendían. - ¡Mata a los que tienen libros! -volvió a rugir Azazel a su aliado, todo mientras él se encargaba de quienes aún tenían armas. Entonces levantó una pata y aplastó a un emergido con espada, el cual alcanzó a defenderse y cortó entremedio de sus dedos, donde había piel blanda. Agitó la cabeza de lado a lado, molesto, aunque sin siquiera pestañear.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Manakete

Cargo :
Prisionero (Nefasto)

Autoridad :
-

Inventario :
Dragonstone [2]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
Thoth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1394


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Está en todos lados [Priv. Keiji]

Mensaje por Keiji el Jue Sep 21, 2017 3:12 am

De repente Keiji escucho la voz del dragón y su forma de expresar entonces se dio cuenta de quien era y grito con mucho entusiasmo y con una gran sonrisa de felicidad respondiendo al dragón Azazel -¡¡¡haaaay eres tu, ya puedo quedarme tranquilo que no me vas a comer!!! eso creo...- al darle respuesta fue hacia varios magos oscuros, algunos estaban distraídos y pudo darle golpes brutales hacia sus espaldas para asegurar que no se levanten, pero entre esos magos oscuros había uno mas fuerte, tenía una horrible frialdad, este estaba tarareando unas palabras mágicas muy extrañas, entonces fue hacia ese malvado brujo  emergido pero fue contenido y golpeado fuertemente por este una vez mas arrojado como un saco de papas -¡¡¡mierdaaaa esta no te perdono brujo tramposo!!!- grito furioso Keiji porque se sintió impotente ante ese mago, pero de repente algo raro, una gran ventisca soplo hacia donde estaban todos los emergidos que casi rodeaban al dragón, todos fueron empujados de forma brusca rodando casi como bolas y el también casi rodó igual que ellos si no fuera que alcanzó con su hacha a clavar contra el suelo rodaría para un lado  como los demás,  no entendía como ocurrió eso pero se levanto como pudo y fue a detener a los magos y principalmente al mas fuerte de ellos, no tenía buena experiencia con los mágicos pero valía el intento de encontrar sus debilidades.
Golpeo a cada uno de ellos como así también ellos al pobre Keiji, pero con las fuerzas y las ganas que tenía casi ya no sentía los duros golpes que recibía y los devolvía por igual, hasta si podía bloqueaba sus ataques con su hacha, entonces por fin pudo interceptar al mago mas fuerte y  lo miro hacia los ojos entonces le dijo con una sonrisa burlona y divertida -¡¡¡me la vas a pagar hijo de perra no te vas a escapar esta vez....kyaaaaaa!!!- contestó finalizando con un grito de guerra, se sintió como hace 10 años atrás a sus 18 peleando por primera vez con un gran grupo de soldados donde casi murió en su primera campaña si no fuera por la pura suerte que tuvo en ese momento mas que nada siendo un grupo de apoyo entre ellos, pera esta vez era él y Azazel y no había nadie mas quien apoye a estos dos.
Keiji tenía acorralado por fin al mago emergido y empezaron a luchar entre ellos, el enemigo sabia también manejar una espada aparte de su libro entonces por fin tuvieron el enfrentamiento, ya no había mas mágicos aparte de este, otra vez la espada y el hacha estaban frente a frente, comenzó la lucha forzosa, Keiji arremetía con toda la fuerza que le quedaba hacia su enemigo, logró tener un equilibrio y evito tener otra vez lastimaduras severas, golpe y golpeo duro contra ese mago y no lo dejó que lo toque, de todas maneras el mago bloqueaba los ataques esperando el momento para atacar pero no tenía oportunidad, entonces el enemigo prefirió retroceder y desapareció de forma repentina entonces Keiji gruño muy decepcionado -¡¡¡heyyyy no me dejes con las ganas que te pasa cobarde te voy a encontrar y vas a ver que la proxima no vas a escapar de mi!!!- entonces se dio la vuelta muy enojado y fue hacia Azazel a sacarles de encimas unos pesos menos para aliviar la visita vacacional en el pantano.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Fighter

Cargo :
Mercenario

Inventario :
Hacha de bronce [1]
Hacha de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
397


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Está en todos lados [Priv. Keiji]

Mensaje por Azazel el Jue Sep 21, 2017 9:31 pm

Aquel que era su compañero en verdad parecía ser bueno en lo que hacía, incluso si en un principio le había parecido un completo don nadie, un mercenario cualquiera... aunque bueno, nada negaba que lo fuera, pero al menos parecía esforzarse. Viendo que lo había reconocido por su voz y ahora se dedicaba a atacar a los magos, Azazel se enfocó en quienes alzaban sus armas directamente contra él. Lo cansaban. No dejaban de atacar su boca, por lo que simple y llanamente se abalanzó contra ellos para aplastarlos. Mató a tres de ellos tan solo con su peso, sintiendo cómo se retorcían bajo su cuerpo, aunque los otros tres fueron lo suficientemente rápidos para esquivarlo. Y viéndose en el suelo, el dragón se impulsó hacia delante y atrapó a uno de ellos con su pata. No tenía pulgares por lo que tuvo que recurrir solo a aplastarlos, estampando una y otra vez su pata abierta contra el emergido hasta que sintió que dejaba de moverse. Al otro lo mordió, fallando en su primer intento y saliendo dañado por una espada en la piel circundante a su párpado, pero en el segundo consiguió atraparlo. Azazel se irguió, aún teniendo al emergido entre sus fauces, y entonces lo lanzó por los aires para volver a atraparlo y así acabar con su vida al quebrar sus huesos.

Dejó a un único emergido detrás para que el otro que lo acompañaba se encargara de él, pues entonces se fijó que uno de sus enemigos escapaba, seguramente para informar a un número más grande de ellos de lo que sucedía. No podía permitirlo, y dejar que vinieran más al pantano. Por eso fue a perseguirlo, levantando barro por todas partes y haciendo temblar las aguas a su alrededor.

En vez de saltar, lo que hizo fue deslizarse por las aguas tal pez hasta alcanzar al emergido que escapaba, torciéndose y quedando de lado. Una vez cerca, atrapó su pie con su boca y lo zarandeó de un lado a otro con violencia. Descargaba su ira en el, sin aún matarlo. Para hacerlo,  en vez de moverlo hacia los lados, lo movió de arriba a abajo golpeándolo contra el suelo, mordiéndolo cada vez más arriba hasta sentir que lo perforaba entero con sus colmillos. Era una escena increíblemente violenta, pero al mismo tiempo satisfactoria para el manakete, que gozaba de utilizar su fuerza de esa forma. Así, tras matarlos uno por uno, todos los emergidos habían caído. El dragón, embarrado completamente por la cabeza y el lomo, se sacudió como lo haría un animal peludo, mandando a volar chispitas de barro por todas partes. Y una vez habiendo respirado y observado a su alrededor, eligió ese momento para retornar a su forma humana.

Azazel se destransformó,  desintegrándose su tamaño, y una vez vuelto a su forma humana, cayó de espaldas al barro. Tras un par de segundos hundido, salió y comenzó a toser ahogado, aunque de repente, parecía ser que sonreía. Buscó su piedra, aliviándose al encontrarla aún en su mano e intacta. Se quitó el barro de los ojos antes de abrirlos, y entonces con sus manos comenzó a tocar su cabeza, su frente y rostro.

- ¡No me ha pasado nada! ¡Lo... lo recuerdo todo muy bien! -gritó, sonriendo ampliamente. Se reincorporó con rapidez y se acercó al hombre del hacha, sujetándolo de los brazos y mirándolo mientras daba pequeños saltos.- ¡Lo hice, lo hice! ¡Uhuhuhuhuhu! -rió con ganas ante él.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Manakete

Cargo :
Prisionero (Nefasto)

Autoridad :
-

Inventario :
Dragonstone [2]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
Thoth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1394


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Está en todos lados [Priv. Keiji]

Mensaje por Keiji el Mar Sep 26, 2017 1:41 am

Keiji quedo mirando a Azazel con una cara un poco disgustada, se acerco al manakete y lo miro a los ojos de forma seria entonces dijo -ñeee..eres un tramposo, solo porque eres un dragón te crees todo- de repente le saco la lengua y de repente sonrió y dio unas carcajadas tontas porque había incomodado un poco con su conducta al manakete con su pequeña broma pesada entonces le dijo -la próxima no voy a dejar que otra vez se me escape otro emergido, enserio que vergüenza tengo por eso- respondió Keiji todo rojo de tomate por correr por todos lados alcanzando todo lo posible a los emergidos, de repente aquella herida se empezó a sentir y quedó muy molesto consigo mismo por ser tan torpe en esta batalla, se sentó de forma bruzca en el barro y tomo unos respiros fuertes entonces dijo -¿y como hacemos señales para que nos busquen?, ¡a no cierto nos quedamos solos y volvemos solos aaah...voy a entrenar mucho para que esto no se repita, ...jaja ough!- esa ultima risa hizo que le doliera su herida pero por su suerte no era la gran cosa pero de todas maneras debía irse hacerse atender porque la mugre del pantano podría infectarse.
Mientras estaba sentado miro al Manakete de nuevo y le dijo: -ok, ahora que te estoy viendo mejor que suerte que no fui el único con rasguños, hazte ver eso espero que no sea algo tonto- murmuro Keiji mientras señalaba a Azazel una parte de él donde se había herido también al trata de no ser lastimado tambien y mientras se ponían hablar por sorpresa aparecio el pequeño pigmeo, estaba haciendo las cosas igual que su amo, escondido entre los barros y salto de forma sorpresa hacia Azazel y reboto por su cabeza hasta saltar a la de Keiji y se rió nuevamente de él entonces el hachero dijo -no te enojes con él, es mi culpa que se sea así jeje- se rió una ultima vez mas pero esta vez algo incomodo porque noto el enojo del dragón por esa pequeña burla del pequeño mono.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Fighter

Cargo :
Mercenario

Inventario :
Hacha de bronce [1]
Hacha de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
397


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Está en todos lados [Priv. Keiji]

Mensaje por Azazel el Mar Sep 26, 2017 12:51 pm

- ¿¡Qué!? -se enfureció rápidamente por lo que dijo, ni siquiera cruzándosele por la cabeza que el otro bromeaba. - Es porque soy mejor, tú maldi... -luego fue que el otro sonrió, cosa que lo descolocó enormemente. Se separó de él y lo miró con el ceño fruncido, conteniéndose de hacer algo de lo que después se pudiera arrepentir. Se cruzó de brazos y miró hacia un lado, molestándose más por su risa que otra cosa.

Al cabo de un rato se empezó a olvidar de nuevo de su enojo, mirando algo distraído a su alrededor. Entonces su compañero recordó lo que había sucedido hace poco, lo que sacó una breve sonrisa al manakete al ver cómo se sonrojaba.- No iba a ir lejos... -murmuró volviendo a mirarlo, ya que era cierto que no se podía correr demasiado bien por el pantano, ni siquiera él había podido siendo más alto y fuerte. Keiji se sentó el el barro, dejando a Azazel solo de pie.- Nos van a buscar. Solo tenemos que esperar... -respondió serio. No había manera de que no lo hicieran, porque él no conocía ese sitio, y si lo hacían andar solo por allí, lo más probable es que iba a acabar perdiéndose. Además, debían encontrarlos, porque su acompañante no parecía estar en condiciones de andar por allí con heridas abiertas.

Fue tan solo cuando Keiji lo mencionó fue que Azazel recordó que también estaba herido, mirando entre sus dedos, y palpando dentro de su boca. Salía sangre de entre sus encías, y él no hacía más que tragársela esperando que parara de salir. El manakete no se preocupaba por las enfermedades que podían sucederle si no se trataba, porque confiaba firmemente en que él no podía enfermarse del todo. Jamás lo había hecho, sino ya se habría muerto por ello mucho tiempo atrás.- Bah. No me pasará nada. -le sonrió al otro, mostrándole todos sus colmillos. Quedó estático con esa expresión cuando sintió que algo saltaba sobre su cabeza, tan solo abriendo los ojos de par en par, gruñendo silenciosamente. Apretó los dientes con aún más fuerza al ver al animal junto con su dueño, sin mover ni un solo pelo. Azazel respiró hondo, cerró los ojos y murmuró incoherencias hasta que pudo reprimir del todo sus deseos de comerse viva a la pobre mascota, para luego sentarse junto a Keiji a esperar que vinieran por ellos y los sacaran de tan condenado sitio.

Tuvieron que esperar hasta el atardecer para que por fin los recogieran, cuando ya el pantano se había puesto gélido y oscuro. Las jinetes parecieron sorprenderse al verlos vivos, por lo que tuvieron que recogerlos, sin poder conformarse con decir que sus cuerpos se habían perdido en la inmensidad del pantano. Allí, mientras volaban, el manakete encontro gran gozo al descubrir que entonces había controlado perfectamente su poder, y lo había puesto a buen uso. Era algo que debía de decir a su rey tan pronto lo viera, para llenarse de orgullo.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Manakete

Cargo :
Prisionero (Nefasto)

Autoridad :
-

Inventario :
Dragonstone [2]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
Thoth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1394


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Está en todos lados [Priv. Keiji]

Mensaje por Eliwood el Jue Sep 28, 2017 2:08 pm

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Keiji ha gastado un uso de su hacha de bronce.
Azazel ha gastado un uso de su dragonstone.

Ambos obtienen +2 EXP.

Gracias al aumento de experiencia, Azazel obtiene el primer skill de la rama Laguz (Manakete):

Descanso Profundo - Permite al manakete servirse de la capacidad de su raza para regenerarse a sí misma. Tomándose un turno de quietud en el cual el manakete se escuda con sus alas y reposa, siendo consciente de su entorno pero incapaz de moverse, comunicarse o hacer cualquier cosa, este se sana de todo efecto adverso y también recupera un poco su estado físico, con un efecto equivalente al de un vulnerary.

¡Felicitaciones!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Llave maestra [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1236


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Está en todos lados [Priv. Keiji]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.