Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Campaña de liberación] La dama del lago [Priv. L'Arachel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] La dama del lago [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Gerard Van Reed el Miér Jul 12, 2017 9:52 am


Verdanne. Una región antaño independiente al suroeste del continente, que pasó a ser parte de Grannvale tras la unificación por conquista de las tierras circundantes, al igual que Isaach y Augustia. Un país que se había asimilado al reino casi por completo desde entonces, unos dos siglos en el pasado. Su gran lago, de varios kilómetros de diámetro, fue desde siempre famoso en todo el continente de Jugdral.

Un hombre joven de cabello castaño oscuro, que había bajado de su gran destrero al llegar al pie del lago, se quedó observando la superficie del agua, absorto en sus pensamientos. El estado en el que se encontraba entonces aquel lugar no era para nada cómo lo recordaba Gerard hacía solo unos años atrás. La antes cristalina agua, que permitía que se viese el fondo desde la misma orilla del lago era entonces opaca, no había rastro de evidente de peces y la flora de alrededor se había en parte marchitado.

El ex templario llevaba ya muchos días viajando, siguiendo los caminos y visitando solo algunas de las grandes ciudades, con tal de evitar rumores. Pero ese era el lugar que Gerard quería –pues sentía que debía- visitar por encima de cualquier otro en Grannvale. Algo en su interior le decía que debía realizar cierto acto antes de dejar su país, justo allí. Es por ello que cerró los ojos momentáneamente y, de una forma lenta y ceremonial, acentuando todos sus movimientos, se arrodilló frente a la orilla, apoyando su codo en la rodilla izquierda y dejando descansar a la derecha, que quedaba hacia atrás.. Se quedó unos segundos así, concentrándose. Reuniendo todo su ser para mentalizarse, concentrarse, y tras eso, juntó sus manos, entrelazando sus dedos, y apoyó la frente en ellas.

- Oh, Naga, diosa sagrada, vos que os unisteis al venerable Heim para salvar nuestras tierras de la gran calamidad de Loptyr, os lo imploro: dadme fuerzas durante mi senda. - Su voz era grave y sonaba dedicada, pues constituía un acto importante. - En nombre de las Cinco Virtudes que juré cultivar: Valor, Sabiduría, Compasión, Generosidad y Honor, seguiré el camino de la caballería allá adonde vaya. Permitidme que pueda seguir sirviendo a mi país, incluso lejos de él. Oh, Naga, diosa creadora… - Se mantuvo repitiendo la oración durante varios minutos, como era costumbre, pausando regularmente para combinar sus versos con un silencio respetuoso.

¿Por qué rezaba a Naga, después de todo lo que le había ocurrido? A pesar de su pasado, de la crisis de fe que tuvo en aquellos dos fatídicos días. Porque a pesar de todas las mentiras, seguía creyendo en sus ideales. Y aquello, al fin y al cabo, había sido su vida hasta entonces. Pero... su oración no se acataba a los versos de la plegaria oficial, que se centraban en los poderes o las armas prometidas por el clero. Era una versión mucho más terrenal, una mezcla entre la que realizaban los jinetes normales y la de los caballeros de élite.

Por alguna razón, sentía que no podía dejar de lado su pasado si no se concienciaba antes. Esa era su manera de hacerlo, pues había decidido que, a pesar de todo, no abandonaría su fe, ni su determinación de servir. Aunque tampoco se mantendría en la ilusión de antes. No; mantendría los pies en la tierra. Por su país y su familia.
Afiliación :
- GRANNVALE -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero errante

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
378


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] La dama del lago [Priv. L'Arachel]

Mensaje por L'Arachel el Lun Jul 17, 2017 4:47 pm

Mi visita por las tierras de Thracia me dio un conocimiento muy útil. Existen ciertas sectas cuya existencia merece ser destruida. Siguen precisamente el principio de la adoración de un dios para usar la religión como una herramienta del mal. Sin embargo, ¿cómo podría yo acabar con tales barbaridades? Esa pregunta es la que carcome mis pensamientos, impidiendo así poder llegar a una respuesta lógica que pueda aceptar como tal. Acabar con el mal de raíz es complicado (porque es imposible que sea otra la raíz).

Aunque este no es el momento. Ahora lo que debo hacer es continuar viajando y conocer todo lo posible sobre las distintas religiones. El siguiente objetivo sería Ylisse. Por lo pronto, tengo entendido que su culto es uno positivo, aunque he de confesar que no tuve la oportunidad todavía de documentarme todo lo que me habría gustado.

Estaba en mi camino hacia el puerto cuando decidí pasar por el lago de Verdane. Desde luego, estoy convencida de que en el pasado debía ser un lugar maravilloso. Una pena que mi primera visita deba ser en estas circunstancias, en las que una no sabe cuándo unos emergidos decidirán congraciarnos con su presencia en absoluto requerida ni necesaria.

Sin embargo, a lo lejos me pareció escuchar un murmullo. ¿Un superviviente? De ser así, debía prestar mi auxilio. Una sorpresa que no pareciese ser un simple plebeyo, sino un fiel del culto de Naga de estas tierras. Uno bastante ferviente, a todo esto. Por respeto a él esperaré a que termine sus rezos, aunque algo me dice que lo he visto en algún lugar antes… Eso sí, no soy capaz de recordarlo.

Al menos, no fui capaz de hacerlo hasta que me acerqué a él – Disculpad, estaba esperando a que terminaseis. No quería molestaros en vuestra ora… ¡Sois vos! ¡El caballero suicida! – Y lo era. ¿Cómo si no iba a recordar aquel caballero que intentó evitar mis cuidados médicos dos veces, lográndolo a la segunda?

Instintivamente, alcé mi bastón y lo primero que hice fue asestar un golpe en la espalda del joven caballero. Fiona relinchó, un poco sorprendida por lo que hice. – No te preocupes, querida. Considerando lo que hizo, esto es muy suave. – volví con el hombre. – Vuestro nombre era… ¿sir Gerard? Me alegra ver que habéis sobrevivido a pesar de que hayáis ignorado mis consejos. ¿Confío en que no habréis sido de nuevo un insensato y acudido a realizar misiones imposibles en estado deplorable?

Honestamente, la memoria me molestaba. Sin embargo, me alegraba de corazón de verlo con vida. A pesar de todo lo sucedido, este es un hombre que, al menos antes, servía fielmente a la luz. Creo incluso que esto se sigue manteniendo. De lo contrario, dudo haberlo escuchado orar a Naga. Era una deidad bondadosa, si la memoria no me falla, ¿no? Eso debía ser algo positivo.
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Cleric

Cargo :
Ex-Princesa de Rausten

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [1]
Vulnerary [3]
Báculo de Heal [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
875


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] La dama del lago [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Gerard Van Reed el Mar Jul 18, 2017 1:37 am


Ya casi había terminado la plegaria, cuando de repente oyó una voz, y justo al girarse, pudo ver cómo un objeto de aspecto contundente se le acercaba de forma veloz e inevitable, hasta... ¡PLAF! ¡Dolor! Sintió un gran golpe seco en su espalda. Más por la sorpresa que por el dolor, rompió la seriedad residual del acto que había estado realizando y adoptó una expresión atónita. ¿Un enemigo? De ser así, Sterkenburg le habría alertado, así que ¿quién, en su sano juicio, golpearía a una persona que recién acababa de rezar? Y un momento, ¿por qué su caballo no había relinchado justo antes de que su amo fuese atacado? ¿Por qué había dejado que un extraño se le acercase? Alguna razón debía de haber. - ¿Quién en el nombre de Naga…? -

Gerard frunció el ceño y, aún algo incrédulo, parpadeó varias veces antes de reparar en quién se trataba. Mechones dorados, ojos que los complementaban, rasgos jóvenes y femeninos, voz tajante y autoritaria, vestimenta sagrada y de alta cuna… y un bastón como ese. - Sois… ¿Lady L’Arachel? - Gerard casi no se lo creía. ¿Se había encontrado con la clériga, o entonces tal vez aprendiz de clériga, que sanó sus heridas durante aquel fatídico día? ¿Justo cuando iba a abandonar Grannvale?  Se puso en pie, de cara a la joven mujer. - ¿Qué estáis haciendo aquí? - Inclinó muy ligeramente la cabeza hacia l’Arachel. - A mí también me llena el corazón de alegría que nos hayamos reencontrado, milady. No he olvidado lo que hicisteis por mí. - Recordaba que más de un año atrás había mencionado que era de tierras extranjeras. ¿Cuántas probabilidades habían de encontrarla de nuevo en Grannvale? Aquella era la persona con la que, de forma casi involuntaria, impropia de él, había compartido las series dudas que le habían surgido tras su primera batalla contra la nueva amenaza. Todavía recordaba sus palabras. "Servir a la luz", "Los actos de las sombras"... había pasado un tiempo considerable meditando sobre el tema.

Pero un momento. ¿Por qué le era familiar ese golpe que acababa de sufrir? ¿Y por qué ese bastón le generaba cierto miedo internamente, a pesar de que había sido sanado por la misma persona y uno como ese?  - Mas debo decir, L’Arachel, que aunque me halle colmado por vuestra presencia y agradezca la “muestra de preocupación”… - Se cruzó de brazos y levantó una ceja al decir esto. La ironía no era su fuerte, pero había momentos para todo. Le debía demasiado como para recriminarle en mayor grado aquel acto; aún así, iba a corregirla en una cosa. - ...vuestras alegaciones son infundadas. - Cerró los ojos un momento. - Como me recomendasteis, me aseguré de conservar reposo. En Edda, por supuesto, poco después de informar a la Orden. - Lo dijo asintiendo la cabeza, totalmente seguro de sí mismo. Estaba convencido de que, a continuación, la doncella se disculparía por la bienvenida a golpe de báculo, seguramente infligido debido a una extrema preocupación acumulada de L'Arachel por su bienestar. Eso sin duda le permitiría olvidarse del asunto por completo, teniendo en cuenta lo que había hecho por él.

Y sin duda, eso sería más que suficiente como para que cambiase aquella opinión de él. ¿”Suicida”? ¡No, no! La palabra, según Gerard, era otra. - Diligencia, milady, en todo momento. No me cupo la menor duda de que los cuidados que me proporcionasteis serían más que suficientes para que llegase a Edda en condiciones. Mi misión fue… - Paró durante menos de un segundo, intentando hacer que no se le notase la duda en su voz. - …un éxito, en gran parte gracias a vos.-  ¿Un “éxito”? Técnicamente, era verdad: “repelieron” a los emergidos y pudo llegar para informar, pero a un altísimo coste. En vidas para el reino y en toda su carrera para Gerard.

Aún así, ella no necesitaba saber eso. Menos todavía en un páramo tan inhóspito como lo era en ese momento aquel lago, antaño una de las joyas naturales del reino.
Afiliación :
- GRANNVALE -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero errante

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
378


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] La dama del lago [Priv. L'Arachel]

Mensaje por L'Arachel Ayer a las 6:07 pm

Al principio, como era de esperar por el saludo tan abrupto que había realizado, sir Gerard estaba confuso, hasta que me reconoció y expuso una frase que hizo que, una vez más, recordase la situación que hizo que quisiera golpearlo. – Yo tampoco os he olvidado a vos, sir Gerard. No todos los días un paciente con heridas graves huye de la sala de cuidados médicos – dije para remarcar cómo yo interpretaba lo que sucedió. – Sin embargo, el pasado es el pasado. Lo importante es que estáis bien…

Obviamente, el soldado debía refutar lo que dije. ¿Acaso me toma por estúpida? Si tomó reposo, entonces sería probablemente porque colapsó de nuevo por sus heridas. – Entiendo. ¿Y qué clase de reposo tomasteis cuando estuve cuidando de vos? Por no mencionar que si el reposo que habéis tomado tras haber informado a la Orden es el tipo que me imagino… Puedo casi asegurar que no fue un reposo voluntario.

Sin embargo, a medida que íbamos hablando, me percaté de que sería inútil seguir la charla. ¿Por qué diantres los soldados estaban tan obcecados en su deber y no prestaban ni la más mínima atención a su vida? Supongo que es por eso que, normalmente, solemos tener la última palabra en lo que a cuidados se refiere. Suspiré. – Mejor dejemos el asunto. Dudo que vayamos a estar de acuerdo, sir Gerard. Me alegra que vuestra misión fuese un éxito – dije. – Sin embargo, imaginaba que estaríais liderando las tropas contra los emergidos, en lugar de localizaros aquí, rezando. Una oración que, sin duda, muestra vuestra fe.

Lo cierto es que era raro. ¿No era un soldado de alto renombre? No tenía sentido tenerlo aquí, en medio de la nada. Lo normal sería que estuviera con el ejército combatiendo a los emergidos. ¿Quizá algo sucedió? Había pasado mucho tiempo desde entonces, después de todo.
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Cleric

Cargo :
Ex-Princesa de Rausten

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Báculo de Heal [1]
Vulnerary [3]
Báculo de Heal [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
875


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] La dama del lago [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.