Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] Give credit. Take blame. [Priv. Seimei - Pelleas]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Give credit. Take blame. [Priv. Seimei - Pelleas]

Mensaje por Xander el Mar Jul 04, 2017 4:41 pm

Los emergidos se habían retirado del castillo cuando el príncipe de Daein se había sentado en el trono con el caballero de cabellra rubia a su lado y el gran acorazado caído sin vida a sus pies, las alfombras rojas parecían negras y los charcos de sangre se filtraban por los costados al no poder absorver más, el aroma era sumamente desagradable y la cantidad de cuerpos dejados en los pasillos era escalofriante y una advertencia para los emergidos que pudiesen pensar en regresar. Pero para sorpresa de Xander estos se retiraban aceptando su derrota y como en un tregua muda se lo permitieron como si todos fueran personas civilizadas y no una facción enemigos extraños sin mente como habían pensado que eran. Habían visto cosas sin precedentes, los emergidos se comunicaban entre ellos en alguna clase de idioma incomprendible para Xander, tenían estrategias, grados y entendían la política de la guerra y la respetaban. Con eso se habían ganado un poco el respeto del príncipe de Nohr.
Pelleas estaba al borde de la muerte y tardaron un poco en poder hacerle tragar el elixir y quitarle algo de la ropa ensangrentada, al menos la capa blanca que portaba para que no le fuese tan difícil moverse y recuperarse. Seimei había regresado con sus manos llenas y su cola en alto, señal que Xander había aprendido a interpretar como felicidad.

Ahora que la batalla estaba finalizada les quedaba pasar a la parte más delicada, hablar. El castillo era amplio y como lo que era lo utilizarían. Recorrió algunas puertas hasta que encontró una sala de reuniones de la cual un pequeño grupo de emergidos salía, un momento de tensión hizo que el rubio llevase su mano a la espada pero los emergidos solo siguieron su camino ignorándole, no pasó por alto que entre sus manos llevaban libros que no reconocía como libros de magia, también carpetas de cuero atadas ¿Acaso habían estado estudiando? Al entrar al salón vio mapas en las paredes y una gran mesa limpia, al parecer acababa de ver pasar compañeros de los estrategas que mataron antes. Decidiendo por esta se asomó a la puerta notando ya más estable al príncipe de Daein - Esta sala será suficiente. Pasen por favor. - arrimó una silla a la mesa y la dejó para Pelleas y acercó una para él, Seimei estaría presente pero siendo solo su asistente, su mayordomo, no se sentaría en la mesa. No se sentó aún sin embargo, se dedicó el tiempo mientras esperaba a quitarse partes dañadas de su armadura, correas rotas o abolladuras, deando pieza a pieza sobre la mesa.



El camino a la gloria de Nohr

Asensos, premios y otros:
Knight > Paladin
Paladin > Gold Knight

PREMIOS TERCERA EDICION


PREMIOS CUARTA EDICION



PREMIOS MOSCA '07





CONCURSO DE PLAYLIST 2017
Hoshido vs. Nohr

Cabezoncito por Leon - Caballería de Nohr
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Gold Knight

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
VULNERARY [1]
Concoction [7]
Esp. de bronce [6]
Esp. de acero [3]
Sello Maestro
.

Support :
Leon
Seimei
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1685


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Give credit. Take blame. [Priv. Seimei - Pelleas]

Mensaje por Seimei el Sáb Ago 12, 2017 11:10 pm

El esclavo tenía bastante con qué mantenerse ocupado. Tareas que haría de a una en una, sin problemas, concienzudamente y hasta entreteniéndose un poco, como siempre. Después de todo, la primera tarea de tomar el contenido de los cofres cuyas llaves habían obtenido le era muy interesante. Además... era bueno tener en qué ocuparse un rato, a modo de salir del camino de los otros dos hombres. No le interesaba mucho ser el enfermero de una persona que no le estaba dando empleo y que claramente tampoco lo estimaba mucho, o sea Pelleas de Daein, así que cuando el príncipe Xander le pidió dejarle a solas con el moribundo príncipe Pelleas, Seimei lo había hecho de inmediato. Por su mente cruzó la idea de que Xander se decidiera a terminar de matar al otro, por aprovechar la situación. Pero pronto pensó en que no era ni el mejor plan para el momento ni algo que su señor de noble corazón haría.

Así que ahí estaba, ni muy preocupado ni muy apurado. Cargando consigo una variedad de objetos que no reconocía muy bien, algunos conocidos y otros que veía por primera vez. En una bolsita colgada de la cadera llevaba un poco de medicina nueva que había podido salvar, como también la riqueza en oro que esos monstruos se habían estado guardando quién sabe para qué. Bajo el brazo tenía lo que sabía era un tomo mágico, aunque sin idea de qué tipo o si era uno común o muy valioso, aunque por regla general esas cosas se vendían bien. El resto de cosas, ni idea, pero un par se veían costosas. Las llevaba en los bolsillos, excepto un báculo extraño que portaba colgado a la espalda por una cuerdita que le cruzaba el pecho. Más o menos libre de manos volvió a acercarse a la sala del trono, encontrando en el camino al caballo negro del príncipe Xander. Mató unos minutos más encargándose del animal, sacándole la montura y la armadura para aliviarlo de su carga un rato. Lo dejó en la amplia sala del trono, donde podría estirar las piernas o descansar si quería, no se escaparía de un edificio cerrado. Después, considerando que ya había hecho buen tiempo, fue en busca de los dos hombres. Se acercó, entrando donde su señor indicaba, aunque primero se inclinó rápidamente frente a él.

-
Su caballo usará este tiempo para descansar, mi señor. Se ha extenuado mucho en la batalla. Cuando estemos por partir, lo ensillaré nuevamente. - Comunicó.

Entonces entró con ellos. Le dio una mirada al pasar al príncipe Pelleas, confirmando que había sobrevivido bien. Oh, bueno. Sin palabras intercambiadas, cuando su señor comenzó a quitarse las partes de armadura, Seimei se acercó a ayudarle automáticamente, aflojando las correas por él, apartando las piezas según qué tan dañadas estaban y mirando qué podía hacer con eso. Aunque no podía hacer milagros. La ropa del príncipe Pelleas era un desastre, en especial, toda ensangrentada y con ese agujero a la altura del pecho. Le quitó de entre manos la capa a Xander, poniéndola con todo lo demás dañado. Siempre se enfocaba en trabajar, sin interrumpir mucho su entorno. Muy suavemente, sólo habló para hacerse útil, mirando a ambos príncipes.

-
Aún cuento con medicina, si aún se necesita. También, por favor, déjenme la ropa o armas que pueda arreglar mientras trabajan. - Dijo para luego dar un suspiro, bajando las orejas. Ambos lucían como que habían atravesado el infierno... y lo habían hecho.





un premio portado con honor:
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Feral Cat

Cargo :
Esclavo

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [1]
Concoction [3]
Pócima Sanguinolenta
.
.
.

Support :
Xander
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
666


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Give credit. Take blame. [Priv. Seimei - Pelleas]

Mensaje por Pelleas el Sáb Sep 09, 2017 11:07 pm

Pese a la rapidez con que todo había ocurrido, el pequeño margen por el que habían logrado su victoria y el hecho de que había perdido el conocimiento por un instante, Pelleas era muy consciente de todo lo que acababa de suceder. La enteridad de aquel desventajado, riesgoso y arduo combate en el castillo de Crimea permanecía completamente fresca en su memoria. Al fin y al cabo, la inconsciencia no había sido sino como una zambullida en aguas frías, impenetrablemente oscura pero breve, gracias al oportuno efecto del elixir que el príncipe nohriano le había dado para sanarle. Al abrir los ojos desde el trono que coronaba un salón regado de cuerpos, con el dolor desvaneciéndose y las heridas cerrándose segundo a segundo, había podido contemplar al enemigo dejando el castillo en su mismo silencio de siempre y repasar con rapidez lo logrado. A su lado seguía teniendo al príncipe Xander, y a sus pies al cadáver del líder emergido. Y Pelleas tuvo más miedo en ese entonces por lo que había hecho en el campo de batalla, que en el mismo instante de hacerlo. Había temblado al ver el agujero rasgado en su ropa, a la altura de su pecho, precediendo a telas todavía empapadas y pesadas de sangre en todo su torso; se le había dificultado sostenerse sobre sus piernas el primer par de minutos por la impresión, pese a que el elixir había cumplido su función y en efecto el mago se hallara sano.

Silente y taciturno mientras razonaba todo, Pelleas tan sólo recogió su preciado Nosferatu y con el tomo casi que abrazado contra el cuerpo siguió a Xander por los próximos minutos, volviendo a habituarse a sí mismo. No perduraba el más mínimo dolor en él, pero la experiencia había sido suficientemente extraña como para dejarle de ese modo. No obstante, recordaba bien las promesas dadas al príncipe y mayordomo nohrianos al pedir su ayuda, y fue por ello que asintió en inmediata comprensión cuando mostraron estar en busca de un sitio calmo en que platicar. Junto a ambos hombres ingresó en la vacía sala que los emergidos dejaban atrás y gustosamente tomó asiento donde le era ofrecido, su vista puesta en ellos. No era como si necesitase descanso verdaderamente, pero agradecía sólo estar quieto un tiempo más. Entre tanto curioseaba, en particular, la carga con que había regresado el subhumano de su recorrido por el castillo, claramente exitoso; no había riqueza de Crimea que ambicionara de momento, pero llamaba su interés académico el báculo que portaba, uno que jamás había conocido. Distrayéndose con ello, el hombre de oscuro cabello ondulado y humor algo lúgubre parpadeó y regresó su atención a lugar cuando la voz del mismo subhumano se hizo oír.

- Uhm, no sé si haya algo que se pueda... - Respondió, bajando la vista a cuenta nueva a su aspecto. Sus acompañantes ya tenían lo que había quedado de su capa, mas su túnica no estaba en mucho mejor estado. La sangre en ella era demasiada como para comenzar a secarse aún. Así mismo la prenda color vino debajo, menos empapada, pero rasgada también a la altura del pecho donde la lanza del enemigo le había atravesado, dejando entrever ahora nada más que piel cerrada con finas y viejas cicatrices. Pelleas torció el gesto en una leve mueca, y deseando caunto menos separarse de ello por unos momentos, abrió la túnica azul oscuro para retirarla cuidadosamente de sus hombros y estirarla al sirviente. Milagroso sería si conseguía hacer algo con ella. De cualquier modo, se había acostumbrado suficiente a la presencia del felino y a su servicial actitud como para no serle problema interactuar con él así, calmo. Permaneciendo con la delgada prenda color vino por simple pudor, Pelleas entonces se apoyó en el respaldo de su asiento y soltó un largo suspiro, cansino pese a lo paradójicamente bien que el curativo le hacía sentir. Volvió su atención al paladín y se aclaró la garganta, más preparado para hablarle.

- Quiero darle las gracias por todo, príncipe Xander. Realmente es... es decir, este, a-ambos fueron increíbles en el campo de batalla. M-Me siento honrado de haber luchado a su lado. Siento que aprendí muchísimo. - Dijo, mirando de reojo también a Seimei. Resultaba impresionante verle tan compuesto todavía, limpio por donde le observase, sin una sola herida en el cuerpo o desorden en el aspecto. Xander era otro asunto aunque, por supuesto, era él quien le había acompañado al frente desde el principio. Pelleas se sentía más abrumado que nunca al ver las piezas de armadura rotas o abolladas que dejaba de lado, cada daño reflejando heridas que el otro príncipe había recibido. Con rapidez agachó la cabeza. Sus palabras eran sinceras; ambos le habían parecido personas fuertes y capaces, cuya mutua cooperación le había mantenido con vida. - Y l-lamento las heridas que usted sufrió por mi culpa, por supuesto... s-sólo hágame saber cómo debería compensar las molestias y lo haré. - Agregó. Su vista caía y permanecía en el libro mágico que, de no ser por ellos y por esa experiencia, no habría conseguido dominar aún. Su uso de maldiciones había también mejorado de súbito. Quizás no tuviese nada que dilucidar de sus modos de combatir en sí, peor gracias a ellos había progresado. Se esforzó por levantar la cabeza y dio una pequeña pero franca sonrisa. - Yo ya me encuentro bien. Perfectamente bien, de hecho. Es un poco extraño, considerado todo lo que sucedió... -
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Worm [8]
Tomo de ruina [1]
Tomo Nosferatu [2]
Vulnerary [2]
Hacha larga de bronce [1]
Báculo Hammerne [2]

Support :
Judal
Virion
Advari
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
544


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Give credit. Take blame. [Priv. Seimei - Pelleas]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.