Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] Los caballos no hablan [Priv. Roquentin]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Los caballos no hablan [Priv. Roquentin]

Mensaje por Taelan el Lun Jun 26, 2017 6:39 pm

Esta vez mi viaje había durado demasiado. No solo había salido de Lycia sino que había estado meses dando vueltas por sacae y había llegado hasta Ilia… Si mi madre se enteraba iba a matarme. Ya mi ausencia por tanto tiempo debió haberle levantado sospechas, si no me presentaba pronto ante ella podía considerarme hombre muerto. Eso y que no tenía por qué causarle preocupaciones al dejarla por tanto tiempo sin noticias mías.
Por esos motivos me había decidido a regresar y a no hacer ninguna otra parada que me demorara. No había abierto ningún puesto, no había vendido nada, solo viajar. Y viajar. Y comer. Y viajar. Casi y ni había cocinado. Hoy se cumplía la semana desde la última vez que hablaba con alguien; una semana desde que mi única compañía había sido Flan, mi caballo; una semana desde que solo me entretenía viendo paisaje, más bien monótono cabe decir, árbol tras árbol tras árbol.

Me detuve en una desviación del camino. - Si tomo ese lado, hay un pueblo a menos de un día de viaje. Puedo dormir en una posada, una sola noche socializar un poco con la gene de allí con un par de bebidas. ¿Qué dices? - Le pregunté a Flan viendo la ruta que se abría a un costado e hice una mueca cuando el caballo relinchó. - Si… Mejor conservar mi vida… - Me decidí decepcionado a seguir el camino monótono y aburrido que me ahorraría 3 días de viaje.

… ¿¡Y ahora estaba hablando con el caballo!? ¡Si seguía así terminaría volviéndome loco! Pero mejor loco que muerto.
Ese mismo día, algunas horas de viaje más tarde vi un rayo de esperanza más adelante sobre la carretera. Me le acerqué y comandé a Flan para que reduzca su velocidad mientras una sonrisa aliviada se posaba en mi rostro.
- ¡Hey! - Llamé al hombre que caminaba a un costado del camino. - Me llamo Taelan, ¿Tu? ¿Hacia dónde te diriges? Si quieres puedes subir y te llevo un tramo. - Saludé y gesticulé señalando la carreta. A estas alturas ya no me interesaba si fuera un bandido o la peor persona sobre la faz de Elibe. A decir verdad el más sospechoso ambos en ése momento era él mismo pero… ¡Tenía alguien con quien hablar y distraerse que no sea su caballo!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Villager

Cargo :
Panadero

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [4]
Elixir [1]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
1798


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Los caballos no hablan [Priv. Roquentin]

Mensaje por Roquentin el Mar Jun 27, 2017 6:46 pm

Seguía vagando sin rumbo. Ahora mismo era un expatriado por una raza de seres malditos sin conciencia, ¿no sería una prueba de una naturaleza? ¿Una batalla de contrarios que daría como resultado al más fuerte, y por tanto, a la especie que debía sobrevivir? Bueno, supongo que me toca tomar partido por la humanidad, ¿pero cómo? No he hecho nada, solo caminar y fumar hierbajos.

Sigo caminando por un camino, parece bastante tranquilo, eso es bueno me evitaré luchar contra emergidos en mis deplorables condiciones. Estaba perdido, no solo en el camino (donde llevaba perdido varios meses) sino que además estaba perdido en mi propia existencia, me alisté al ejército para justificarla, pero ahora no quedaba ejército, ¿sigo existiendo a caso? Si me muero posiblemente nadie repare en mi muerte más que unos niños al descubrir mi cadáver descomposición. Que imagen más jocosa, río un poco por dentro.

Mis piernas me  empiezan a  parecer cada vez más pesadas, necesito descansar, pero estoy en medio de la nada, necesito encontrar antes una posada donde poder hospedarme. Miro mi saco de monedas por curiosidad, lo que llevo no será suficiente, me tocará ingeniarme algo. A lo lejos aparece mi salvador, como si mi ángel de la guarda me cuidase aparece un joven con pinta bastante inocente y además acompañado de un caballo. Ando disimuladamente para subirme por detrás sin que se entere, luego ya le engatusaría para que me dejara quedarme en el carro, tampoco parecía muy peligroso seguramente con un hechizo podré asustarle lo suficiente como para que ceda a mis deseos.

Sorprendentemente, es él el que inicia la conversación, y además me ofrece subir. Bendita sea mi suerte.

-Mi nombre es Roquentin, la realidad es que no voy a ningún sitio en concreto, a cualquier ciudad o pueblo con posada, ¿dónde estamos por cierto? ¿Tienes algo de comida? Estoy hambriento.- sin pedir permiso me subí al carro y le tendí la mano.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Mage

Cargo :
Escritor

Inventario :
Tomo de viento [1]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
645


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Los caballos no hablan [Priv. Roquentin]

Mensaje por Taelan el Vie Jun 30, 2017 10:34 am

Eso funcionó mejor de lo que esperaba. No me hubiera sorprendido si el extraño se hubiera echado a correr por mi acercamiento, que había sido todo menos casual, pero por el contrario me saludó de buena gana y no dudó en subirse a mi carreta.

- Un placer Roquentin. En ese baúl tienes algo de pan de ayer, algunas verduras y carne seca. Agarra lo que quieras. - Lo saludé y señalé mi baúl de provisiones al borde de la carreta junto a mi espalda.
Como mi oficio lo dicta, estoy acostumbrado a tratar con toda clase de gente, recordé el dicho “das la mano y te agarran el codo” al ver la actitud de mi invitado pero apenas me molestó. No era la primera vez que un descarado me pedía comida gratis pero mientras no fuera cuando tenía el negocio abierto no me importaba convidar, aunque quien haya pedido parecía carecer de modales.
Después de todo en este momento con tal de tener alguien con quien hablar y distraerme durante aunque sea un pequeño trayecto del viaje poco me importaba el resto.

- Estamos al noreste de Lycia, el próximo pueblo está a dos días de viaje de aquí. No me molestaría alcanzarte aunque tienes otro a solo medio día yendo para el otro lado. - Señalé el camino por donde venía, retrocedes hasta la intersección y tomas la otra ruta. Temía decidiera seguir esas indicaciones, pero tampoco podía ocultarle la información para mi beneficio. Lo que sí podía era intentar comprar su compañía ya que parecía poco apresurado y que le daba igual un pueblo u otro.
- Pero si me acompañas hasta el siguiente aunque sea tendrás comida gratis y te aseguro soy un gran cocinero. Si diriges las riendas un momento te preparo lo que quieras mientras tenga ingredientes para ello. - Me ofrecí intentando no sonar tan desesperado.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Villager

Cargo :
Panadero

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [4]
Elixir [1]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
1798


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Los caballos no hablan [Priv. Roquentin]

Mensaje por Roquentin el Sáb Jul 01, 2017 1:15 pm

Abro el baúl que me había señalado y cojo un poco de carne y verduras, aunque no fuera nada del otro mundo al haberse deteriorado por el tiempo seguía siendo un manjar para mi atrofiado gusto. Al acabar de engullir la comida (la verdad, no soy muy dado a saborear la comida, lo considero una pérdida de tiempo) le agradezco la invitación, puedo ser arisco dada mis evidentes carencias sociales (que seguro ya ha notado mi compañero de viajes provisional) pero tampoco soy un desagradecido.

Al acabar de comer, Taelan responde mi pregunta y me da dos opciones donde poder descansar, una más larga en la que viajaría con él y otro que aunque estuviese más cerca tendría que llegar andando. La decisión es clara para mí, necesitaba descansar y una vez que mi cuerpo se acostumbró a estar sentado la sola idea de caminar doce horas seguidas me aterraba; además que no tenía víveres y mis pocos conocimientos sobre tratar personas me decían que pedirle comida para el viaje sería demasiado descarado.

-Iré contigo, no importa que esté más lejos, no tengo prisa, no tengo nada que hacer la verdad donde sea que me lleves estará bien.

Tomo las riendas de la bestia mientras el chico preparaba comida en condiciones. ¡Qué suerte la mía! La verdad es que la comida de antes, si bien superior a lo que acostumbraba a comer, no dejaba de suponer una alimentación paupérrima. Dirigí al caballo hacia donde el chico me había indicado, la verdad es que no tengo demasiada experiencia con los caballos pero no parece demasiado complicado, simplemente agitarlas de vez en cuando y tirar hacia el lado donde quieres que se dirija, mucho más fácil que llevar una conversación.

Para evitar la incomodidad del silencio aprovecho para hablarle, no era muy hábil, pero supongo que con práctica iré mejorando dentro de mis posibilidades, ya que, visto lo visto la iniciativa de formar un grupo para emprender campañas en Bern la tendría que tomar yo puesto que no llegaba tras varios meses vagando esperando que aparezca por arte de magia.

- ¿Vas solo durante todo el camino? ¿No te aburres? - Al acabar la frase me doy cuenta de mi error, no puedo creer que esa frase haya salido de mi boca, ¿acaso soy imbécil? No porque fuera cursi (que lo era), sino que yo tampoco estaba en condiciones para realizar esas observaciones.  - ¿Sabes empuñar algún arma? ¿No es peligroso que vayas solo? - Para, para de preguntar, va a parecer un interrogatorio e incluso sospechoso. -Aunque bueno, tenéis la suerte de que por lo menos Lycia está libre de emergidos, aun así siempre hay algún bárbaro que intenta aprovecharse... Ir tan tranquilo como vamos ahora en Bern, a medida que te aproximas al interior, sería casi imposible.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Mage

Cargo :
Escritor

Inventario :
Tomo de viento [1]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
645


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Los caballos no hablan [Priv. Roquentin]

Mensaje por Taelan el Lun Jul 10, 2017 3:17 am

Sonreí cómo no hacía hace tiempo, viajar en soledad con la única compañía de un caballo da pocos motivos para ello, y cedí con gusto mi puesto de conductor para ir a la parte trasera de la carreta y cocinar algo de comer. Era un buen momento también para prepararme algo a mí mismo, o eso según lo que decía mi estómago.

Primero que nada busqué la cantimplora que siempre tenía a mano pero tirada por cualquier lado, confirmé que estuviera llena y verifiqué que el barril de agua que llevaba en una de las esquinas de mi pequeña e improvisada cocina estuviera accesible. No podía decirse que el camino fuera exactamente liso tomando en cuenta las dificultades que tenía en mantenerme en pie y con el traqueteo del carro no sería extraño que se tumbaran cosas, era mejor ser precavido. Lo sabía por experiencia como eran testigo las esporádicas manchas oscuras de la madera.

- Si, podría decir que viajo solo aunque casi siempre consigo compañía con la que compartir algún tramo del camino. -
Respondí alegre de tener alguien con quien hablar y distraerme mientras picaba algunas verduras y separaba unos huevos. - Como dices los caminos no son tan seguros así que normalmente me uno a caravanas o consigo algún guardia o mercenario para que se pueda encargar de los asaltantes ya que yo lo único que sé usar es mi palo de amasar. Da buenos golpes pero sigue sin ser un arma. - Sonreí con confianza señalando el cilindro pesado de madera que reposaba en un costado dentro de un gran cajón repleto de ollas, cucharones, cazos y otros diversos instrumentos de cocina.
Ya con las ingredientes preparados, tiré algunas ramas dentro de una cubeta de metal y luché por prenderlas fuego. Una vez hecho eso tapé a medias el balde con una sartén a la que le tiré un poco de aceite y cuando este estuvo caliente, los trozos de verdura “picada” que no eran exactamente pequeños y hacían dudar el concepto de “algo picado”.

- Me imagino que en Bern no puedes recorrer un kilómetro sin que surjan problemas, ¿Estuviste allí? ¿Qué tan mal está? - La curiosidad me ganó al instante y no pude evitar preguntarlo, después de todo Bern era mi país natal. - Algún día quisiera ir pero no creo haya mucho negocio allí como para cubrir el riesgo. A menos que a los Emergidos les guste el pan y paguen por él. - Bromeé y partí los huevos para unirlos a la sartén una vez las verduras estuvieron cocidas. Poco después la comida estuvo lista y tiré un poco de agua dentro de la cubeta para apagar las llamas, orgulloso de que no hubiera ocurrido ningún accidente aunque entre los malabares por sostener la sartén y manejar los ingredientes con el traqueteo de la carreta el cubo casi vuelca un par de veces.

Separé la comida en dos platos y fui con ellos y unos cubiertos a sentarme al frente de la carreta junto a Roquentin. - No tiene buen aspecto pero te aseguro nunca comiste algo mejor. - Le guiñé un ojo seguro de mis habilidades y le ofrecí el que tenía la mitad de la tortilla que no había sido destrozada en la lucha por darla. Por lo menos ésta vez media tortilla había quedado reconocible y no como el revuelto indefinido que era la porción que decidí quedarme para mí.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Villager

Cargo :
Panadero

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [4]
Elixir [1]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
1798


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Los caballos no hablan [Priv. Roquentin]

Mensaje por Roquentin el Lun Jul 17, 2017 12:54 pm

-Sí, de hecho he vivido casi toda mi vida allí, menos este último año que me he dedicado a vagar. De hecho soy un soldado de Bern o bueno, de lo que queda de él... Ante la falta de soldados fuertes emprendí una búsqueda para encontrar a algún soldado que quisiera ayudarme a rescatar a sus gentes de manera altruista...- Paro un segundo y miro a mi compañero, pretendía lanzarle una indirecta, aunque no fuera un soldado sus dotes culinarias eran útiles, sin una buena comida las habilidades de batalla se resentían enormemente -Pero como ves tampoco he tenido demasiada suerte, así que sigo vagando a ver si algún día la fortuna me sonríe... Tampoco tengo nada mejor que hacer, ¿no conocerás a alguien?
Tampoco es un trabajo sin paga, ahora mismo pienso que esta es la mejor forma de ascender en la escala social, puedes ser recompensado si tus hazañas llegan a oídos del monarca o incluso aumentar tu estatus de mercenario y aumentar la posibilidad de grandes contratos.


Que el chico estuviese en la parte de atrás me ayudaba enormemente a hablar, no tenía que ir fijando la mirada o tener un lenguaje corporal adecuado lo que facilitaba la tarea, de hecho estaba enormemente sorprendido de la fluidez con la que llevaba la conversación. Aunque ya estaba cansado de tanto hablar, así que vuelvo a fijarme en el camino. Tras un rato el chico se pone conmigo en la parte delantera y me ofrece la comida prometida, no tenía muy buen aspecto pero era mejor que nada. Sin decirle nada cojo mi parte del plato y lo engullo. La verdad es que está deliciosa. Tengo sed, un poco de vino no me vendría mal, ¿cuánto hace que no bebo? ¿Cuánto hace que no dejo llevarme por el alcohol cayendo en la vulgaridad?

-¿Oye no tendrás un poco de vino?- le pregunto, abusando un poco de su amabilidad - Por cierto, gracias por la cena, muy buena. No tengo mucho dinero así que te puedo pagar con protección, a fin de cuentas soy un soldado, un grupo de bárbaros no debería darle demasiados problemas a mi magia. - saco mi tomo y se lo enseño para que no me tomase como un charlatán.

La verdad es que la comida estaba deliciosa tras tanto tiempo malcomiendo, ojalá tenerla al alcance siempre. Y si... Un loco pensamiento recorre mi cabeza, ¿y si? No, seguramente lo rechazase, pero... Me paso los diez minutos siguientes en silencio intentando encontrar una forma adecuada de hacerle la loca propuesta que rondaba mi cabeza. Nada, todo falla. Finalmente con la tensión dejo escapar un gemido de mi boca. Ahora estoy obligado a hablar para no quedar en ridículo.

-¿Has pensado en darle uso a tus habilidades de cocina? O sea, todo eso de vendedor ambulante puede estar bien... ¿Pero no has pensado más allá? Quiero decir, en Bern hay pequeños asentamientos de gente reacia a marcharse, seguramente tengan problemas para subsistir, también soldados atrincherados en viejos centros de entrenamiento donde no creo que haya recursos para agricultura y ganadería... No pasa ningún mercader, puedes hacer un buen negocio especulando con los alimentos o... - hago una pausa para dar énfasis - O ganarte un buen nombre ofreciéndola a precio bajo e incluso gratis... Yo si es en el segundo caso te acompañaría, la verdad es que no quiero verme envuelto en algo tan sucio como especular con los alimentos, pero con uno o dos guerreros más podemos intentar conseguir grandes cosas. No te puedo garantizar al 100% nada, evidentemente, pero siendo soldado seguramente me gane una posición militar acomodada, a partir de ahí puedo usar alguna influencia para hacerte... Que sé yo, panadero real.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Mage

Cargo :
Escritor

Inventario :
Tomo de viento [1]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
645


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Los caballos no hablan [Priv. Roquentin]

Mensaje por Taelan el Sáb Ago 05, 2017 12:12 am

Así que era un soldado, de Bern ni más ni menos. Era curioso, no pensaba que me cruzaría con alguien de allí y ello me provocaba un extraño sentimiento, no precisamente uno agradable pero tampoco era completamente desagradable, solo… extraño.
Escuché a mi invitado con interés mientras devoraba mi revuelto, parecía tener cierto espíritu revolucionario que lograba entretenerme, cosa que agradecía luego de mis días de soledad. - Lo lamento, no conozco a nadie que pueda ayudarte, sólo algunos mercenarios que como tú me han acompañado por un tiempo pero no sabría decirte bien dónde ubicarlos. - Contesté a su pregunta y continuamos comiendo en silencio hasta que mi acompañante volvió a hablar, ésta vez preguntando por bebida a lo que reí sin abrir la boca ya que me encontraba masticando y asentí para luego acabar mis últimos bocados.

- Si tú lo dices. - Respondí con una sonrisa algo dudosa al ver su tomo, no es que le desconfiara, sino que simplemente al yo ser un inepto con cualquier arma, menos aún podía entender cómo funcionaba la magia.
Recogí los platos vacíos y me di vuelta arrodillándome sobre el asiento para encarar el interior de la carreta. Dejé los cuencos a un lado, ya los lavaría en algún momento, y apoyando una de mis manos en el suelo para estirarme manteniendo el equilibrio, llegué con mi mano libre hasta el cajón donde tenía mi ropa amontonada junto a repasadores, otras telas y cosas frágiles que preferiría no se rompieran con el ajetreo del andar del carro cómo huevos y frascos de vidrio. Revolví un poco hasta notar que mis dedos rozaban lo que buscaba y, estirándome un poco más para alcanzarlo tomé la botella que estaba buscando. - No tengo vino, pero tengo un poco de hidromiel si quieres. - Le ofrecí de la única bebida que tenía disponible aparte de simple agua. No acostumbraba llevar muchas existencias de alcohol, era costoso y no podía darle mucho uso aunque siempre intentaba tener a mano alguna botella por si ocurría alguna ocasión que lo ameritase, ya sea porque se me ocurría cocinar algo que lo requiriese, esas raras veces en que se me antojaba o, como ahora mismo, para ofrecérselo a un invitado.
Esperé a que tomara la botella para luego recoger un par de vasos de madera antes de volver a acomodarme al frente de la carreta y tenderlos para que sirviera. Fue entonces que escuché su propuesta.

- Es un buen título, pero no sé si quiera volver a Bern para quedarme… Menos con un puesto así tan cercano al rey, no vaya a ser que me acusen de intentar envenenar el pan de su alteza por confundir la sal con el azúcar. - Bromeé con sorna que no pude ocultar, tampoco es que me hubiera esforzado mucho en ello. Suspiré intentando calmarme, de repente me encontraba algo enojado, ¿tal vez a causa del alcohol? Aunque a penas y le había dado un sorbo…

- No sé qué contestar a tu ofrecimiento, debería pensarlo bien antes de darte una respuesta. - Y pedirle permiso a mi madre. Dada la idea, no tenía por qué negarme si podía darle una mano aunque sea un poco a las personas que sufrían allí en Bern. Era lo correcto aunque ayudar al rey no estaba en mi lista de cosas que quisiera hacer.
Tampoco era partidario de los trabajos de caridad, pero el dinero amontonado no significaba nada si no había una buena causa en qué gastarlo. En resumen, tenía que pensar con cuidado en mi decisión. Después de todo por más predispuesto a confiar que fuera, no podía ignorar que hacía menos de una hora que había conocido a ésta persona y lo que proponía no era ninguna pavada por no mencionar los peligros que conllevaba.

Esta vez fui yo quién guardó el silencio mientras consideraba la propuesta, pero había otro pensamiento que no dejaba de interrumpir y lo había tenido dando vueltas desde que me enteré que Roquentin era un soldado de Bern.
- … Sabes algo de … - ¿Cómo se llamaba? Tenía un apodo… con un color… ¡Ah! No tardé en recordarlo. - Varok el rojo? - No pudo contener más su curiosidad, después de todo tal vez él al ser un soldado sabía algo sobre ese general en particular, o mejor dicho ex-general.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Villager

Cargo :
Panadero

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [4]
Elixir [1]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
1798


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Los caballos no hablan [Priv. Roquentin]

Mensaje por Roquentin el Sáb Ago 12, 2017 7:06 pm

El hidromiel no es mi bebida alcohólica favorita, pero es mejor que estar sobrio en esta situación: el alcohol estimula mi cerebro abriendo puertas del pensamiento que eran inaccesibles en condiciones normales, pero claro, los hombres mediocres con su pequeño cerebro no eran capaces siquiera de concebir una dimensión mental a la que nunca podrían llegar por lo que antes que reconocer su inferioridad preferían caer en el descalificativo barato, ya había ocurrido alguna que otra vez y seguramente en esta ocasión sea igual. Además he descubierto otra ventaja, mejoraba enormemente mis capacidades sociales, sentía no el deseo... Sino la obligación de exteriorizar mis pensamientos. Para mí esto es como una pócima, debo llevar siempre encima por si acaso necesito ponerme diplomático.

Por lo menos esa necesidad irrefrenable de expresarse no será un problema en esta ocasión, ya que Taelan parece un buen chico, además de que sus capacidades ofensivas son nulas, a la par que sus capacidades intelectuales... Su respuesta hacia mi propuesta no hace más que confirmarlo, un hombre de instintos débiles, un no-hombre.

El chico me lanza una pregunta sobre si había oído hablar de Varok el Rojo, en mi país por muy separado de la sociedad que estuvieras, era imposible de no haber oído hablar de ese hombre y es que en una nación tan militarizada como la mía donde nuestro ejército era parte de nuestro orgullo nacional; un hombre merecedor de gestas o epopeyas no era sino un símbolo nacional. Sin embargo, un día cualquiera se le acusó de crímenes y tuvo que marcharse del país, otro como mi padre, desperdició su vida por una nación que no se acordará lo peor es que conociendo tantos casos de este tipo yo seguramente acabaría igual.

-Sí, claro que lo conozco, en un país tan militarizado como Bern un hombre de tales características es elogiado y yo teniendo un poco de contacto con el ejército... Por parte de mi padre y mía, pues tengo más papeletas para conocerle, ¿por qué lo preguntas? - me intereso por su pregunta, la verdad es que tenía curiosidad por la situación de ese individuo... De hecho si tenía suerte y me lo presentaba, sería una gran oportunidad para comenzar a existir.


Además, en un arrebato de inspiración elaboro un poderoso discurso con la intención de convencerle para que venga conmigo a Bern... Aunque pensándolo en frío puede que hasta consiga el efecto contrario -Por cierto, ¿qué tienes que pensar? ¿O es acaso una excusa para no reconocer tu propia falta de libertad y control sobre tu existencia? ¡Al cuerno con todo! Tienes que dejar de ser un animal doméstico, ¿sabes lo qué nos diferencia de los demás seres? La oportunidad del equilibrio entre nuestro lado racional y el doméstico, los animales son salvajes teniendo como única guía su instinto o son domésticos teniendo como guía un camino preestablecido por alguien ajeno a él del que no debe salirse. - hago una pausa sin importarme demasiado lo que pensara mi acompañante, ojalá tener un libro a mano, esto daría para comenzar una buena obra - ¡Deja de ser un animal doméstico y arrójate a tus instintos! ¿Acaso no tienes ganas de perfeccionarte? - hago otra pausa - De hecho mi muerte en vida viene por esto, mi debilidad me ha quitado la capacidad de ser un hombre creador, por lo que gozo de una existencia limitada a los demás, mi capacidad para ser el hombre capaz de guiar su destino depende de la fuerza de otros. Triste pero cierto, no soy más que una planta que precisa de los cuidados de un jardinero para no morirse de frío, por falta de agua o humillada por una plaga. - y finalmente acabo  mi largo discurso para volver a concentrarme en la carretera. Sí, tenía que escribir esto de cualquier manera.

- Bueno, si es la seguridad lo que te preocupa y tienes un mapa si me lo dejas puedo trazar una ruta segura y volver a por ti... Yo no tengo reparo en morir y además me conozco bastante bien Bern.- intento actuar un poco más calmado para que no me tome por loco, aunque ya es tarde para arrepentirse.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Mage

Cargo :
Escritor

Inventario :
Tomo de viento [1]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
645


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Los caballos no hablan [Priv. Roquentin]

Mensaje por Taelan el Sáb Ago 19, 2017 11:17 pm

¿Por qué preguntaba? Ésa sí era una buena pregunta pero por más que me costara admitirlo… - Curiosidad… - Murmuré con desdén. Aunque insistiera en que esa persona no me importaba en lo absoluto el simple hecho de tener curiosidad demostraba lo contrario y odiaba eso. Pero ya qué había comenzado a preguntar poco podía hacer por detenerme. - ¿Sabes por qué lo expulsaron exactamente? - Tal vez él siendo personal interno de la milicia podía darme una versión diferente de la historia, aunque no sabía exactamente qué esperaba escuchar. - ¿Se sabe algo de él luego del exilio? - Volví a preguntar esta vez con poco ánimo de escuchar la respuesta, sólo había dos posibilidades: Si su familia no sabía nada era difícil que alguien más supiera algo. Pero si él tenía alguna novedad sólo decía que al general poco le interesaba contactarse con su familia.

Agradecí en silencio el arrebato de mi acompañante, aunque mis dudas seguían no podía decir que me encontraba a gusto saciando esa curiosidad. Bueno, tampoco podía decir que disfrutara de su sermón y acusación de ser un ”animal doméstico” como me llamaba pero por lo menos tenía algo de gracia si uno ponía esfuerzo en buscarla. Revoleo los ojos de manera inconsciente al escucharlo y hago uso de todo mi esfuerzo para no soltar un suspiro delator de mis pensamientos “¿y a éste qué mosca le picó?”.

- Por pensarlo me refería exactamente a eso. Buscar una ruta segura, calcular los pros y los contras. Ver qué tan factible es la idea o qué hacer para que lo sea, buscar ayuda, colaboradores. ¡No es tan fácil como llenar la carreta de provisiones y comenzar el viaje! - Expliqué de forma tal vez un poco brusca luego de haber soportado su berrinche. - Además, como mínimo, en una campaña de esa índole con tantos peligros lo mínimo que tengo que hacer es ir a avisarle a mi familia. - Y convencer a mi madre que no me ate a un árbol con tal de impedirme ir.Vacié el contenido de mi vaso de un sorbo al acabar la frase intentando tranquilizarme. No tenía motivos para estar de mal humor, pero lo estaba y si era posible quería evitar desquitarme con la preciada compañía que al fin había conseguir para dejar de hablar con mi caballo. Así que agarré la botella de hidromiel, volví a servirme el vaso, y volví a vaciarlo.

No era la mejor estrategia, pero funcionar funcionaba, sea lo que sea que me había molestado ahora estaba olvidado mientras exploraba la curiosa sensación que causaba el alcohol en mi cabeza, extrañamente liviana y daba vueltas, pero no lo suficiente para marearme aunque casi. - ¿Quieres más? -Le pregunté a Roquentin a mi lado sosteniendo la botella para rellenar su vaso aunque ni me había fijado si este necesitaba ser rellenado.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Villager

Cargo :
Panadero

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [4]
Elixir [1]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
1798


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Los caballos no hablan [Priv. Roquentin]

Mensaje por Roquentin el Vie Sep 15, 2017 1:23 pm

-Desobedeció una orden de algún superior... No sé los detalles ni me interesan demasiado, no sé qué motivos puede tener alguien para echar su carrera militar al traste, ¿honor quizá? El que apetezca de gloria ha de despedirse del honor.- termino, intentando zanjar un tema que no me resulta nada interesante ni provechoso.

Tras mi sermón el chico reacciona de forma un poco brusca, tiene motivos. Después de todo ni borracho soy capaz de encajar en una sociedad que me ha sido negada, si bien conseguía abrirme me convertía en una pieza de puzle de madera que no encajaba, antes de beber soy un árbol del que no se imagina la gente que puede llegar a convertirse en una diminuta pieza de puzle, ahora simplemente soy una pieza que no pertenece al tablero correcto y que causa enfado entre las personas que intentan encajarla: ¿la indiferencia hasta ser negado como ente social o la hostilidad? ¿Cuál de las dos es peor? Intrincada cuestión que no creo que merezca la pena detenerse a pensar en estos momentos, ¿no sería acaso esta una actitud derrotista ante el cambio? Aspiro a ser limado para encajar, ¿verdad? No tiene sentido plantearse cuestiones que justifiquen una negación hacia este cambio.

El chico comienza a beber y mejora a su humor, además me ofrece otro trago de hidromiel que rechazo porque ya estoy satisfecho. Si bien me transmite buenas sensaciones conviene que use esta sustancia con moderación, en su justa medida confío en poder maximizar la evasión de sus efectos adversos. En estas cavilaciones la carreta pega un bote que me hace perder el equilibrio y casi caigo, lo único que me salva de la caída es un brazo que temblorosamente se aferra al carruaje. Intento subir, maldición, con el traqueteo constante de la carreta más el alcohol que tengo en sangre de más va a ser algo difícil. Por eso no se debe confiar excesivamente en el alcohol, en cualquier momento pueden ser necesarios tus reflejos de guerrero, más ahora que mi compañero está también bebido y dudo que reaccione a tiempo. Curiosamente mis pensamientos son lúcidos: intento subir el pie izquierdo con bastante dificultad, no me responde bien del todo, aun así lo consigo; a partir de ahora es bastante fácil, me impulso con las dos manos y subo mi otro pie y mi cuerpo.

Este accidente me sirve como advertencia para clarificar mis pensamientos y centrarme en el camino, la verdad es que ya me estoy cansando de este viaje, tengo sueño y no creo que pueda sacar mucho más interesante de la compañía de Taelan, no por lo menos hasta que consulte a su familia si decide ser alguien en su vida o no.

-¿Cuánto queda de viaje?- le pregunto con un leve deje de impaciencia que no puedo evitar. Espero que poco.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Mage

Cargo :
Escritor

Inventario :
Tomo de viento [1]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
645


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Los caballos no hablan [Priv. Roquentin]

Mensaje por Taelan el Sáb Sep 23, 2017 12:43 pm

No había nada nuevo en la versión del soldado, mi padre seguía siendo un idiota. No sé qué otra cosa esperaba. Le di un nuevo sorbo a mi bebida.
Si no fuera porque acababa de vaciar el vaso, me hubiera tirado su contenido encima cuando el carruaje saltó. Apenas me inmuté acostumbrado a los baches pero la botella de hidormiel rodó a mi lado aproximándose peligrosamente al borde del asiento y me apresuré a detener su caída. - ¡Flan, fíjate por dónde vas! - Le grité a mi caballo por fuerza de costumbre y efectos del alcohol, normalmente evitaba hacerlo si estaba en presencia de alguien.
Al estirarme hacia la botella, esta vez sí que casi caigo, pero no por el movimiento del carro sino que por mi equilibrio nubloso a causa de la bebida. Pero aún en ese estado sabía de donde sujetarme y volví a sentarme como corresponde sin mayor problema.
Para cuando me di cuenta del percance de mi acompañante este ya se las había apañado solo en volver a subir al carromato…

Cerré la botella con el corcho y un buen golpe y la dejé dentro del carro tras el asiento, sujeta entre algunas cosas que había allí para que no volviera a rodar. Qué fea era esa sensación de que el alcohol me fuera más importante que mi compañero de pláticas, aunque no era precisamente mi culpa si no me había dado cuenta a tiempo de su problema, él también pudo haber pedido ayuda… De todos modos. Suficiente alcohol por hoy. Sobre todo porque,  justo ahora que me encontraba algo mareado, Flan parecía empecinado en hacérmela difícil e ir directo hacia las rocas y baches del camino. Tomé las riendas a tiempo de desviarlo del siguiente obstáculo que haría saltar la carreta. Más allá de que mi compañero podría  volver a caer, con un mal salto hasta podría romperse alguna de las ruedas del carro y eso me resultaría en un gran problema.

- Pues si no llegamos al anochecer, mañana temprano entonces. - Le respondí. Aún faltaba bastante tiempo y ya no sabía cómo aprovechar la compañía. ¿De qué podía hablar con un completo desconocido?... A riesgo de que me considerara molesto, muchas cosas. Y, no iba a mentir, aún tenía la necesidad de hablar con alguien que no sea mi caballo y que me diera respuestas coherentes. Así que desplegué mi repertorio de temas banales y comencé el acoso con mi mejor sonrisa de negocios.
- Por lo menos hay un buen clima, el cielo despejado, sin una nube de lluvia ¿A menos que te guste la lluvia? A mí no. Siempre me agarra en viaje, es súper molesta y termino al borde del resfrío. Por no decir el lío que es preparar todo para que no se moje. - Señalé el interior del carro por sobre mi hombro para indicar a qué me refería y continué. - Pero cuando estoy bajo techo no me molesta. - Y así continué, hablando del clima, quejándome de mi caballo. No olvidé intercalar algún que otro comentario acerca de mis panes y lo deliciosos que eran, claro que no. Hasta caí en el papel de vieja chismosa cuando me quedé sin ideas y comencé a preguntarle a Roquentin sobre su vida amorosa.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Villager

Cargo :
Panadero

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [4]
Elixir [1]
Dagas de bronce [1]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
1798


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Los caballos no hablan [Priv. Roquentin]

Mensaje por Roquentin el Dom Sep 24, 2017 6:52 am

El chico toma las riendas del carro, esto hará el viaje más fácil, aunque viendo que el chico ha bebido... No estoy seguro de este último razonamiento. Me dice que llegaremos al anochecer o de madrugada, un par de horas que se harán interminables. No tengo nada interesante que decir y tras mi casi-caída un sentimiento que reconozco como vergüenza invade todo mi cuerpo, no solo por este hecho, sino porque ahora soy consciente del ridículo que he creado hablando con tanta facilidad. Si bien no creo que hayan sido cosas completamente desatinadas (mantengo mi voluntad de escribirlo) que hayan sido dichas por un ser como yo convierten esos razonamientos en simples chascarrillos dichos por un bufón real para entretener a la corte jugando con la ironía y el sarcasmo. "¡Deja de ser un animal doméstico y arrójate a tus instintos!" ¿Cómo pude decir en alto una frase tan pomposa? Merezco ser sometido a todo escarnio público posible por esta frase.  

La vergüenza aumenta cada vez que recuerdo las palabras que dije anteriormente, el chico lo nota e intenta sacar temas de conversaciones absurdos como el clima... ¿Acaso se ríe de mí? ¿Busca regocijarse en mi vergüenza como venganza de todo lo que le dije hace unas horas? Este tal Taelan es un chico mucho más cruel y perspicaz de lo que pensaba, ha aprovechado mi momento de debilidad para atacarme con una fuerza imparable que mi flaqueza no puede resistir. Si sigue así me desplomaré, ¿o acaso estoy sobreestimando al chico?

-No me gusta mojarme. - respondo fríamente a su pregunta, no puedo dar muestras de debilidad y eso supone actuar "normal" (bueno, lo más normal posible) si bien la opresión que siento en mí es demasiado fuerte. No aguanto más, debo abandonar esta carreta si no quiero enloquecer. Sin embargo sigo manteniendo la idea de llevarme al chico a Bern, sin embargo ahora no puedo, no soy capaz... Espero que en unos meses pueda volver a acercarme a él sin estar sujeto a este sentimiento.

-Gracias... Gracias por la comida y el viaje, yo me bajo ya, seguiré andando... Por cierto, si estás interesado en lo que te he dicho antes podemos vernos en este mismo pueblo en un par de meses.- me armo finalmente de valor para hacerle esta proposición y despedirme. Sin mirar atrás me alejo del aura opresiva de esa carreta y sigo el sendero que hacíamos andando a paso rápido, no sé exactamente donde esta, pero supongo que de una forma u otra llegaré a alguna posada donde alojarme y preguntar indicaciones para volver a Bern, sí, está decidido.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Mage

Cargo :
Escritor

Inventario :
Tomo de viento [1]
Vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
645


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Los caballos no hablan [Priv. Roquentin]

Mensaje por Eliwood el Jue Sep 28, 2017 12:36 am

Tema cerrado. 50G a cada participante.

Ambos obtienen +1 EXP.

Gracias al incremento de experiencia, Taelan obtiene su primer skill como Villager:

Recetario - El villager es capaz de aplicar sus conocimientos culinarios a preparaciones tan importantes y complejas como pócimas curativas, pudiendo mejorar su fórmula un poco. En cada tema que el villager cierre, si posee algo de Vulnerary en su inventario, obtendrá +1 uso del mismo.

¡Felicitaciones!

Se procede a la tirada gratuita del dado Suerte, cuyo resultado será la recompensa para ambos.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
605


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Los caballos no hablan [Priv. Roquentin]

Mensaje por Narrador el Jue Sep 28, 2017 12:36 am

El miembro 'Eliwood' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Suerte' :
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2795


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Los caballos no hablan [Priv. Roquentin]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.