Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] Al horizonte, en busca del honor perdido [Priv. Vallum]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Al horizonte, en busca del honor perdido [Priv. Vallum]

Mensaje por Invitado el Miér Jun 21, 2017 9:46 am


- … y entonces le dije: ¡contigo no, bicho! - Unas notas graves, acompañadas de una risa estridente. - Jajaja, qué cruel, tío. - Notas diferentes, algo más agudas, con tono jovial. Dos voces que brevemente resonaron para luego desaparecer, dejando paso de nuevo a una combinación de olas chocando contra piedra, pesada mercancía que era transportada de un lado a otro y otras numerosas voces coordinadas de múltiples siluetas, que se hallaban realizando un sinfín de tareas diferentes.

- Ejem.  - Una tercera voz, más grave, resonó cerca de las otras dos, al otro lado de la pequeña mesa que estaba dispuesta en medio de aquel lugar. En ella, dos jarras típicas de una taberna, algunas monedas de oro y cartas desperdigadas. - ¡Es que era un cayo! ¿No la viste?- PAM. De repente, se oyó un golpe fuerte en la mesa.  Los guardias se giraron, molestos, para ver quién era.

Se trataba de un hombre de figura alta y esbelta, rasgos jóvenes y masculinos y cabellos castaño oscuro; vestía un abrigo largo que dejaba ligeramente al descubierto una especie de uniforme militar. Se hallaba frente a aquel pequeño “puesto de vigilancia”, mirándolos con una seriedad imponente que revelaba ligeros signos de impaciencia e incredulidad, y al parecer había sido él quien había dado ese manotazo.  El guarda, extrañado, le miró de arriba abajo varias veces, notablemente ebrio.  - ¿Eh? ¿Qué pasa, algún problema? -

El hombre levantó la voz para que le oyesen bien. Una voz grave, firme y estricta.
- Código 2, sección 5, cláusula A del reglamento militar de Grannvale: “En período de guerra, todo personal militar activo debe estar preparado física y mentalmente para entrar en acción en cualquier momento, además de llevar a cabo sus labores rutinarias.“ ¿Consumo de alcohol y juegos de azar durante la guardia? ¿Les parece que es una “labor rutinaria” y que están “física y mentalmente” preparados? ¡Un soldado de Grannvale debe ser un ejemplo para todos! ¡Diligencia, caballeros! -  Entendía que saberse la ley militar al completo no era requisito de un soldado (ni siquiera de un caballero, en realidad), ¿pero ignorar una cláusula tan importante? ¿Tan poco en serio se tomaban su trabajo los soldados de Friege? Además, ni siquiera parecían estar en forma. ¿Es que no se daban cuenta del peligro que corría el reino? ¡Una hora de entrenamiento básico con la espada, con los reclutas! ¡A eso habría mandado a esos hombres de haber estado bajo su mando!

Incrédulos, los guardias le miraron de nuevo. - ¿Pero qué te has creído? ¿Es que quieres que te arrestemos?- El más alto se levantó, con un puño al aire y tambaleándose un poco. Dicho acto no inmutó al “civil” ni por un segundo, que, internamente sorprendido de que no se diesen cuenta ni siquiera de su uniforme, prosiguió. - No me hallo incumpliendo ninguna norma ciudadana... pero la profesionalidad de dos soldados en estado tan cuestionable podría acabar comprometida en caso de que las noticias llegasen al teniente Reiner, quien regenta la protección de este puerto. ¿No es así? - Usar contactos en vez de la fuerza era la norma para no llamar la atención, después de todo.

El guardia se detuvo. Mirando a su alrededor, se dio cuenta de que algunas personas se habían girado para presenciar la escena. Enrabiado, chasqueó la lengua. - ¿Qué eres, un soldado de aquí también? No te había visto antes, pero como te asignen a mi unidad, te vas a enterar. Cuidado, no vaya a ser que te pase algo. Vámonos.- Le hizo señas al otro hombre, y tras recoger sus pertenencias, abandonaron el lugar. El hombre permaneció allí, sin inmutarse por un momento.

Gerard, ex templario, en ese entonces solo un caballero errante, volvió su vista al escenario de alrededor para observarlo brevemente. De haberse tratado de otro reino, se lo habría mantenido para él, pero no allí. No en una ciudad de Grannvale. Antes de partir también hacía cosas como aquella. Aunque ya no tuviese el rango adecuado para ello, le costaba perder la costumbre de disciplinar a los soldados. Suspiró.

Friege. Una de las ciudades “bendecidas” de Grannvale, famosa por su gran y bien cuidado puerto, con unos muelles tan eficientemente distribuidos y un personal tan atento que era capaz de albergar y suministrar con rapidez la flota entera del país. Estaba tal y como la recordaba... en su mayoría. Se notaba la ausencia de personal militar; seguramente muchos estarían destinados a otro lugar. Debido a que, cuando ejercía como regular, las patrullas se le solían asignar a ciudades más cercanas a la suya de origen, hacía años que no había estado allí - aunque había conocido a los altos cargos de la guardia en el pasado- . La última vez, no de servicio, fue con sus hermanas, las cuales le habían jugado una mala pasada allí… pero esa es una historia para otro día.

Miró al horizonte. ¿Realmente encontraría a alguien allí que tuviese la información que buscaba? ¿Algo que le diese una dirección, como mínimo, con tal de lograr cumplir la misión que se había propuesto?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Al horizonte, en busca del honor perdido [Priv. Vallum]

Mensaje por Vallum el Sáb Jul 01, 2017 12:14 pm

Una de las paradas antes de llegar a Silesse para acudir en ayuda de Silesse. Había recibido una misiva del propio gobierno de Silesse pidiendo ayuda urgente, por eso no tardo demasiado en aceptar la ayuda y viajar cuanto antes en el primer barco del puerto de Miletos que se dirigía a Silesse. Nunca había viajado hasta un lugar tan frío antes, por suerte llevaba ropa suficiente para no pasar frío, no iba a pasarle lo mismo esta vez como con Hatari, donde paso muchísimo calor por no haberse prevenido antes. Cada vez que iban avanzando hacia el norte, el tiempo cambiaba, se notaba que ya no estaban en la agradable Miletos, los vientos parecían enfurecerse cada vez mas conforme se movían hacia el norte, la marea era mas brava, presagios de una tormenta inminente de la que no sobrevivirían si no paraban en algún otro puerto, aunque no fuera en Silesse.

Quizás fueran a tardar un poco todavía en llegar a Silesse, aquello podría ser un problema, puesto que cuanto mas tardarán en llegar, mas vidas terminarían cayendo, pero no podían hacer nada, nadie salvo los dioses tenían el poder de cambiar los vientos, de apaciguar las tormentas y todo aquello. Si seguían con su camino con aquella tormenta seguramente terminarían en el fondo del mar y así si que no podría ayudar a nadie. Por eso el joven decidió bajar del barco en Friege, una ciudad de Grannvale, no había estado nunca allí, sabía que tenían muchas curiosidades. Grannvale se había convertido en uno de los lugares mas importantes de todo Jugdral, habían logrado hacerse con el control de muchos otros lugares que antes eran independientes y muchos de ellos de forma pacifica. Junto a Silesse, eran las dos fuerzas mas grandes de aquel continente por lo que al menos el joven podría visitar una ciudad nueva para el.

Friege estaba llena de símbolos de truenos amarillos, seguramente por el fundador, Tordo, el cual llevaba consigo el legendario tomo de trueno Mjölnir, le gustaba ver como aun se recordaba al fundador, no solo con aquellos símbolos, sino también con estatuas. El joven paso el día en la ciudad paseándose y comprando alguna que otra baratija como un colgante con el símbolo de Tordo. No era bueno quedarse en la calle durmiendo y ya estaba comenzando a anochecer. El joven general de cabellos castaño claro y ojos azulados comenzó a buscar alguna taberna en aquella gran ciudad. La sal y la brisa marina habían logrado hacer estragos en su armadura así que antes de ir a la taberna decidió llevarla a un herrero, dejandole las partes mas afectadas para que las arreglara, quedándose solo con las partes que aun seguían en pleno funcionamiento.

-Menudo viajecito...no se si fue buena idea escoger el barco como manera de transporte... El chico termino entrando dentro de la taberna, cuando entro otros soldados salían ni si quiera lo miraron por lo que se extraño un poco, no tuvieron mucho cuidado y casi chocaban con el. Parecían murmurar algo sobre otro soldado que les parecía un muermo o algo parecido. El joven no le dio mayor importancia y entro dentro de la taberna pidiendo una habitación y algo de beber, pidiendo solo algo de té, aquello si que sorprendió un poco al tabernero, ningún soldado solía pedir algo así, todos pedían cerveza o cosas peores.

El joven se sentó entonces suspirando levemente mientras esperaba su bebida sacando de una de las bolsas que llevaba un extraño pañuelo con un símbolo, uno muy antiguo, el símbolo de la fe de Loptyr, lo había encontrado cerca de los restos de un ataque de emergidos en Miletos y la verdad es que le llamaba la atención. Hacía mucho tiempo que no se veía aquel símbolo, aquel símbolo que lo único que le traía eran malos recuerdos de su pasado. -¿Que tienen que ver los emergidos con Loptyr? Porque parece que cada vez encuentro nuevos indicios de emergidos...encuentro estas cosas? Debo averiguar mas. Quizás debía haber dicho aquello algo mas flojo, cada vez que hablaba para si mismo, lo hacía como si hablara de forma normal, no susurraba, seguramente otras personas de la taberna lo habían estado escuchando.
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Marshall

Cargo :
Guardia de Miletos

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
Lanza de acero [2]
Elixir [1]
Daga de bronce [1]
.

Support :
Sothe

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1381


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Al horizonte, en busca del honor perdido [Priv. Vallum]

Mensaje por Invitado el Mar Jul 04, 2017 4:35 pm


No parecía que hubiese más información útil en el puerto. Tras pasar un rato más allí, preguntando en los alrededores, descubrió que lo que había estado siguiendo era una pista falsa, solo un rumor. Dio otro suspiro. ¿Encontraría realmente lo que buscaba en Friege? De todos modos, tenía planeado quedarse un par de jornadas; ese solo era su primer día, no podía desanimarse todavía. Pero no iba a volver todavía a la posada. Antes se dirigiría a la taberna, donde ya había estado y preguntado por aquel rumor. La perseverancia era la clave del éxito, después de todo.

- Disculpadme de nuevo, buen hombre, mas parece que vuestra información era errónea. - Habló en voz baja. No pretendía que nadie le oyese, aunque tras la mirada extrañada que le devolvió el tabernero, que parecía además bastante atosigado porque le hubiese importunado, tuvo que hablar un poco más en alto. - ¿De verdad no habéis oído nada sobre los “emergidos” por aquí? Cualquier cosa ayuda, os lo aseguro. - Tras la falta de respuesta, solo le quedaba intentar pagar por dicha información. Había dejado Edda con una cuantiosa suma, suficiente para las expensas de al menos un mes de viaje, pero debía racionarlas, pues el poco dinero que le llegaba no daba para más que lo mínimo para sobrevivir.

Aún así, no le quedaba otra alternativa, por lo que procedió a rebuscar una bolsa de monedas en su uniforme, pero una mano le detuvo de repente. Se giró, y se encontró a… - ¿Otra vez tú? Lo de antes iba en serio. Me da igual que seas un soldado de otra ciudad, me vash a… - Era el guarda de antes, el que tenía más aspecto de bravucón. Miró de arriba abajo a Gerard, como rebuscando algo, y habló bastante en alto. - No llevas ningún emblema. ¿Qué eres, uno de esos vagabundos que se hacen llamar caballeros? Oooh, ya decía yo que tu cara me sonaba. Jaja. - Dicho eso, el hombre se acercó a Gerard, y habló más con un tono de voz más bajo para que no se le oyese. - Eres ese niñato, Van Reed, ¿eh? Mira, si me das esa bolsa de oro, haré como que no te he visto por aquí. ¿Qué te parece, eh? - Pero Gerard apartó firmemente la mano que el soldado había puesto en su hombro.

- No me dejo intimidar por bellacos. Ni siquiera sois digno de que intente inculcaros disciplina. - Aquel comentario no tardó en provocar al soldado borracho, que intentó agarrar al caballero errante por el cuello de su uniforme. - Te vas a… - Pero se notaba su cuestionable estado. A Gerard no le costó demasiado agarrar su puño con firmeza, tensando sus músculos para generar más fuerza que su rival, a poder ser evitando un escalamiento mayor. - Desapareced de mi vista. - Le soltó, manteniendo la mirada seria y fría todo el tiempo.

- ¡Tss! Yo de ti no me quedaba mucho en esta ciudad, capullo. - Mirándole con cara de pocos amigos, pero retrocediendo tras haberle rechazado el ataque, el soldado acabó saliendo de la taberna, no sin antes tropezar con una escoba que habían dejado en la entrada.

Gerard negó con la cabeza. No, no iba a dejar que eso le frenase en su misión. No. Aquello no era Edda; aguantaría los rumores, siempre y cuando no evitaran que consiguiese la información que tanto anhelaba. Encaró primero a los que habían estado mirando la escena, inclinó ligeramente la cabeza a modo de disculpa y se dispuso a irse.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Al horizonte, en busca del honor perdido [Priv. Vallum]

Mensaje por Vallum el Vie Jul 21, 2017 12:45 pm

Aquella ciudad le había parecido bastante bonita, había conseguido varios objetos que dejar en su colección internacional, normalmente no llegaban muchos objetos que fueran especialmente de ciudades, mas bien las cosas que llegaban a Miletos eran de países, por lo que tener objetos de ciudades para el era algo distinto. El joven de cabellos castaño claro debía descansar, sin embargo, debía guardar bastante dinero para el viaje, racionalizar la comida...después de todo tendría que volver a Miletos y tendría que guardarse el dinero para la vuelta, sino lo iba a pasar muy mal. La gente de la ciudad, sin embargo, no es que fuera muy simpática, ninguna de aquellas personas se había acercado a Vall, ni le habían tratado de ninguna forma agradable, al reves, incluso lo habían empujado por la calle ''sin querer'' en aquel lugar parecía que no hubiera tanto respeto como en otras ciudades que el joven había conocido.

Los soldados tampoco es que fueran la excepción, incluso parecían ser peores que los mismos ciudadanos civiles. Eran ellos quienes debían dar ejemplo, pero a diferencia de hacer aquello se comportaban de forma bravucona, con superioridad, sobretodo con aquellos que provenían del extranjero. Aquello lo pudo volver a ver cuando enfrentaron a un joven caballero, parecían querer incluso quedarse con su dinero, como si de unos brutos bandidos se tratasen. Aquello molestó bastante al joven de Miletos que se levantó un poco. Todo el mundo parecía estar atento a aquel enfrentamiento, aquello seguramente también provoco que los soldados se fueran de la taberna.


Algo había escuchado de aquel joven, no había podido escuchar mucho sobre la conversación que tenía con el tabernero, pero parecía interesado por los emergidos. Por tanto el joven termino acercándose hasta este sonriendo con amplitud. -No se como pueden haber soldados así...yo creía que en esta ciudad habrían soldados respetables pero todo lo que he visto sobre ellos... Suspiró entonces sentándose en el taburete bebiendo de su refrescante bebida. -Vengo de Miletos y me dirijo a Silesse...no conozco mucho esto la verdad, pero por lo que dicen esos tipos,
tampoco provienes de esta ciudad.
Se rasco entonces la nuca riendo levemente avergonzado. -Ups perdón! No me presenté! Me llamo Vallum. No le iba a preguntar tan directamente sobre los emergidos pero...cuando supiera algo mas sobre el le iba a preguntar, estaba intrigado y quizás supiera algo o quisiera investigar también.
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Marshall

Cargo :
Guardia de Miletos

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
Lanza de acero [2]
Elixir [1]
Daga de bronce [1]
.

Support :
Sothe

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1381


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Al horizonte, en busca del honor perdido [Priv. Vallum]

Mensaje por Invitado el Vie Jul 21, 2017 5:28 pm


Ya había intentado obtener información por los métodos tradicionales, así que solo le quedaba irse. Pero justo cuando iba a salir de la taberna, una voz detrás de él le llamó. Al girarse, vio un joven de baja estatura y una gran armadura. ¿Un caballero de Grannvale? Dio algunos pasos hacia él. Cabello rubio, más común en los países nórdicos y del este. Su expresión cambió; relajó el ceño, antes fruncido, aunque siguió tan serio como siempre. Tal vez podría intentarlo una vez más, después de todo. El caballero se dirigió fugazmente al tabernero, pidiendo la bebida más ligera que tendrían en la taberna, pagándola por adelantado.

- La mayoría son guerreros respetables, mas me temo que son tiempos de guerra.- Se cruzó de  brazos. Sí. A pesar del mayor número de soldados problemáticos, conocía bien esa ciudad, y su país. - Una aciaga época que atrae a valientes y malhechores por igual. Incluso en el caso del rango militar. - Sí. Confiaba en los hombres, aunque muchas veces se hallasen cegados… o, como había comprobado por las malas en el pasado, bajo un mal liderazgo. Y la verdad, aunque no lo creyese realmente, cabía la necesidad de defender la reputación de su reino ante alguien de fuera.

El castaño tomó la jarra que le sirvió el tabernero antes de presentarse, y se sentó en el taburete de al lado. - Soy Gerard, procedente de la ciudad de Edda. Caballero... - Pausó un segundo. - Caballero errante. - Todavía no se acostumbraba del todo a aquel título, pero sería cuestión de tiempo. - Digamos que... me hallo reuniendo información para la guerra. - Sí, lo mantendría simple, y sin mentir. Decir la verdad parcialmente, la especialidad de los caballeros templarios. Aunque ya no lo fuese. Cerró los ojos, y tomó un sorbo de aquella bebida ligera, para luego girar la cabeza hacia el rubio de nuevo. - ¿Así que estáis de paso, Vallum? Vos también parecéis un caballero. ¿Qué asuntos requieren de vuestra presencia en las tierras heladas de Silesse? - Mirándolo mejor, por su aspecto y actitud jovial parecía confiable. ¿Y era extranjero? Tal vez sabría algo…  - Tal vez podríamos intercambiar información. Si no me hallo importunándoos demasiado: ¿qué nuevas llegan de Thracia?  - Miletos, un país que se adjuntó a Thracia. El país de Jugdral con más contacto con el resto del mundo, rico en comercio y muy bien protegido. ¿Sería uno de los valientes que se encargaban de su supervivencia? Apenas sabía en detalle lo que estaba ocurriendo allí, después de todo. ¿Estaría siendo invadido, como Silesse y Grannvale?

Al acabar de hablar, desvió la mirada hacia el fondo de la sala. ¿Había sido su imaginación o había dos personas al fondo murmurando mientras le miraban?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Al horizonte, en busca del honor perdido [Priv. Vallum]

Mensaje por Vallum el Mar Ago 08, 2017 11:48 am

Esperaba que sus soldados en Miletos no se comportarán de la misma forma que aquellos pendencieros guerreros de aquella ciudad, quizás debería investigar un poco mas sobre ellos cuando volviera a Miletos, quizás sería buena idea ya que en el pasado había tenido ya a varios sujetos parecidos, cuando aun varios de los soldados de Miletos dudaban del joven y de su capacidad de liderazgo, sin embargo, ya hacía mucho tiempo que no habían tenido ningún percance como aquellos que había tenido que parar en su tiempo. Sabía que no era bueno beber en horario de trabajo y el debía estar lucido para poder volver a embarcarse en el navío que lo iba a llevar a Silesse a tiempo, por eso fue que pidió aquello que sabía que no le causaba problemas al beberlo. El joven nunca antes se había emborrachado, no era algo que quisiera hacer, pero tampoco había tenido la ocasión de comprobarlo.

Una vez llegaron las dos jarras el joven bebió un poco sonriendo con suavidad mientras lo escuchaba asintiendo varias veces. -La guerra cambia mucho a la gente, ojala no fuera así pero...parece que las hostilidades nunca van a parar,
aunque aun tengo esperanzas.
El joven siempre veía algún punto positivo a cualquier cosa, siempre encontraba esperanza donde los demás no podían verlo, aquella actitud es la que lo había llevado a embarcarse en una aventura para defender la humanidad de Silesse. Al parecer era un caballero errante, no solía escuchar mucho aquella palabra, pero sabía lo que significaba, de todas formas no le importaba lo que fuera cada persona, el no juzgaba por eso. -Es un placer conoceros entonces Gerard.

Después de dar un nuevo buche a su bebida volvió a mirar al otro hombre. Parecía interesado en su misión en Silesse. -Lo cierto es que me dirijo a ayudarlos...el barco que debería llevarme tuvo que parar aquí así que hasta mañana no podré volver a embarcar, retrasará un poco mi viaje pero...al menos me llevo muchos recuerdos de esta ciudad. Ahora parecía interesarse por Thracia, no sabía muy bien en que términos se encontraban Thracia y Grannvale, pero sabía que en momentos como aquellos, no eran enemigos. -Sufrimos el ataque de los emergidos como todos los reinos...yo me encargo de la protección de Miletos, soy...El Escudo de Miletos. Se mantuvo callado un momento entonces dando giros a su jarra. -Tenemos problemas en Miletos, los miembros de una antigua secta están volviendo a aparecer después de años y hay algo que me extraña sobre ellos y los emergidos...
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Marshall

Cargo :
Guardia de Miletos

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
Lanza de acero [2]
Elixir [1]
Daga de bronce [1]
.

Support :
Sothe

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1381


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Al horizonte, en busca del honor perdido [Priv. Vallum]

Mensaje por Invitado el Miér Ago 09, 2017 9:08 am

Asintió con la cabeza hacia el caballero de baja estatura y pesadas protecciones. Esa jovialidad, buen portar y modales le recordaba mucho a sus compañeros de la academia. Lo que era más: el título que tenía, si realmente se lo había ganado, lo hacía un caballero como pocos. - ¿“El escudo”? ¿Sois algún héroe de renombre? De ser así, es realmente un honor. - Los caballeros recibían apodos por hazañas considerables. Thracia era un país bien defensable pero más pequeño, por lo que él no debía de tener tanta competencia, pero aún así, era todo un mérito, y Gerard sabía respetar eso. Un semblante de nostalgia se dibujó en su rostro; al fin y al cabo, los motes que le había puesto la gente habían caído en el olvido recientemente debido a las malas lenguas.

- Silesse… tengo pensado dirigirme allí, como también al resto de Jugdral. - Efectivamente, estaba al corriente de que la invasión también había llegado a las tierras heladas de al lado de su patria. Justo cuando aparecieron esos seres, los “emergidos” fue enviado a una misión de la frontera. Allí fue donde lo averiguó. Probó un poco más de su bebida, pero tras tomar su segundo trago de la jarra, la dejó donde estaba, dispuesto a no beber más, por si acaso.

Le costó esconder la sorpresa ante lo último que dijo Vallum. - ¿Secta? - Una secta era una agrupación religiosa secreta que, en la gran mayoría de ocasiones, llevaban a cabo actos al margen de la ley en nombre de algún dios, ya fuese uno adorado normalmente, en cuyo caso dichos actos irían en contra de las enseñanzas tradicionales de la iglesia en cuestión, o uno que no se permite adorar. Por ejemplo… - ¿El dragón oscuro Grima tiene seguidores en Miletos? O… - Gerard se quedó pensativo unos segundos. Había sido templario, un caballero anti herejes, hasta hacía menos de dos años. Como tal, su red de información sobre cuestiones religiosas apenas tenía parangón.  De haber llegado los seguidores de Grima al continente de Jugdral, lo habría sabido… claro que llevaba ya más de un año fuera. Aún así, que justamente en ese año de ausencia hubiese aparecido una secta oscura nueva se le hacía difícil de creer.

No. Lo más probable era… - ¿Loptyr?- Uno de los dragones malignos, aquel que había amenazado el continente siglos atrás, solo derrotado por valientes héroes. Eso decían las leyendas. Pero no, no podía ser. Frunció el ceño y - Imposible, Sir Vallum.- Procedió a explicarse con voz firme, tajante. - No hay ninguna agrupación grande de seguidores de Grima en estas tierras, que yo sepa. En cuanto a Loptyr... los templarios de este país se encargaron de los últimos vestigios de sus seguidores. Aquí en Grannvale, claro, pero no hubo informes de su presencia en otros países de Jugdral. - Pero dejó de hablar. Había estado tan sumergido en su razonamiento que no se había dado cuenta de que tal vez estaría hablando de más. No iba por ahí diciéndole a todo el mundo que era un ex templario, al fin y al cabo.

Pero habían pasado dos años desde aquella misión. ¿Sería posible, como decía aquel caballero de Miletos, que los herejes de Loptyr hubiesen vuelto a aparecer? Y se trataba de Thracia. Sin duda, Vallum dispondría de información verídica; aún así, no había podido evitar ser escéptico al respecto. ¿Es que lo que ocurrió no había sido suficiente para limpiar las tierras de mal?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Al horizonte, en busca del honor perdido [Priv. Vallum]

Mensaje por Vallum el Lun Ago 21, 2017 12:04 pm

-Me encargo de defender todo el archipiélago de Miletos, los mercaderes y ciudadanos de Miletos me llaman así, aunque también llamaban así antes a mi padre adoptivo... No le gustaba mucho hablar del pasado, de su pasado, había sufrido mucho con la perdida de su padre adoptivo, había sido la primera persona importante de su vida y lo había perdido. El chico bebió un nuevo sorbo mientras se mantenía un momento pensativo y callado mientras observaba un poco al otro hombre. -Parece que vayáis a hacer un viaje muy largo, yo lo cierto es que no puedo viajar mucho, pero...me encantaría viajar mucho mas, ver mundo y viajar me encanta aunque no pueda hacerlo con la frecuencia que me gustaría, pero bueno...al menos a Miletos va a parar gente de todos los lugares posibles.

El chico asintió levemente con una amplia sonrisa en su rostro bebiendo otra vez para después dejar la bebida a un lado. Volvió a dejar su rostro algo mas serio escuchando sus palabras. Había oído cientos de veces por palabras de su padre adoptivo que aquella secta había sido erradicada hacía ya muchos años, pero que siempre en alguna parte de Jugdral, volvían a aparecer. -No son de Grima, son del dios oscuro Loptyr... Al parecer el chico no se lo creía entonces suspiró pesadamente negando varias veces volviendo a mirarlo directamente a los ojos. -He tenido que luchar contra ellos, incluso de pequeño intentaron sacrificarme un miembro de esa secta, no se que es lo que pasa...pero parecen haber vuelto, y se han instalado en Thracia, aunque no se si habrán vuelto también a otras tierras...

El chico termino su bebida entonces y se quedo pensativo un momento mientras observaba la taberna fijamente. No podía ser un accidente aislado, no podía ser que solo en Thracia se encontrarán todos los sacerdotes de Loptyr, eran como cucarachas después de todo, seguramente estarían ya por todo Jugdral, escondidos en las sombras. -Tengo la extraña sensación de que atraen a los emergidos hacia ellos, siempre que me he encontrado con uno...los emergidos iban directos hacia ellos y el ultimo sacerdote que me encontré parecía estar...sacrificando a esos seres al dios oscuro y intentando realizar algún tipo de ritual... Sabía que era de locos, que muy pocos podrían creerle, ¿Porque iban a aparecer ahora despues de tanto tiempo aquellos sacerdotes?
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Marshall

Cargo :
Guardia de Miletos

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
Lanza de acero [2]
Elixir [1]
Daga de bronce [1]
.

Support :
Sothe

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1381


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Al horizonte, en busca del honor perdido [Priv. Vallum]

Mensaje por Invitado el Mar Ago 22, 2017 11:24 am


Por unos segundos, a Gerard se le iluminaron los ojos. Un legado de caballeros. Por supuesto. Vallum llevaba su oficio en las venas. Por muy poco que dejase ver su jovialidad, se notaba su honor y cometido cuando hablaba de su patria. De defender Miletos. No había muestras de deshonestidad en las palabras del joven. Es por ello que simplemente asintió hacia él, pudiendo solo imaginar la clase de aventuras que habría vivido El Escudo en su joven vida.

Lo que no esperaba para nada era lo siguiente que dijo el joven de cabellos dorados. Algo que dejó ir sin más, pero cuya importancia resonó enseguida en sus oídos y mente. - ¿Intentaron…sacrificaros?- Frunció el ceño, estremeciéndose un poco, como en muy escasas ocasiones hacía el ex templario. ¿Qué estaba diciendo? Inicialmente, sonaba como algo de locos, pero según lo que recordaba de la información de su antigua Orden, los herejes de Loptyr sacrificaban a veces a jóvenes mujeres y a niños. Le miró, preocupado. ¿De verdad había tenido un pasado tan oscuro?  Sin embargo, Gerard no hizo preguntas al respecto. De algo así no sería tan fácil hablar.

Como si no hubiese sido suficiente tras explicar su título y dejar escapar un trozo de su pasado, Vallum presentó la mayor revelación hasta el momento. ¿Estaban… relacionados? (Eso explicaría la extraña sincronía que tuvieron con estos nuevos seres…)   ¿Qué habría dicho su yo del pasado? Fácil. “¡Debemos purgar Jugdral de esta plaga de inmediato!” De hecho, tuvo que aguantarse para no sobresaltarse, cerrando los ojos y restregando su capa con una mano.

Se controló para poder meditar sobre el asunto unos segundos. Intentó reunir lo que sabía y compartirlo con el joven; después de todo, era información desactualizada, y tras la caída del cuartel general hereje, se había hecho pública.

- Curiosamente, sus actividades pasaron a hacerse mucho más notorias hace más de dos años, justo cuando los emergidos hicieron su aparición. Mas puedo asegurar que las raíces de Loptyr en Grannvale fueron arrancadas, Sir Vallum. Sin embargo, si se hallan plantadas en otros países de Jugdral… hay que hacer lo mismo. - Dejó la pequeña jarra en la mesa y, acentuando la ya suma seriedad en su rostro, contrastando así la jovialidad del chico con el que hablaba, lanzó aquello que se había estado intentando aguantar hacía solo unas docenas de segundos, esperando que no sonase demasiado precipitado.

- Sir Vallum. Me hallo viajando por estas tierras en busca de un modo de purgar la plaga de los emergidos de una vez por todas. Si como decís, estos herejes guardan relación con ellos, sin duda ir allí e interrogarles puede ser una buena forma de conseguir información.  - No le había dicho todavía su oficio anterior; al fin y al cabo, se encontraban en una taberna, estaban a oídos de todos. No quería acaparar la atención innecesariamente. Pero el momento lo requería. Se levantó de su taburete, asegurándose de que Sir Vallum le viese.

- Como he dicho ya, soy un caballero errante de este país. Las circunstancias me llevan a abandonar mi patria, mas tengo experiencia combatiendo las herejías. ¿Estaríais dispuesto a dejarme participar en vuestras investigaciones en Miletos?- Con voz firme, mientras lo decía presentó el saludo militar Grannveliano: espalda recta, piernas juntas, puño al corazón.¿Thracia? Habría que atravesar el país de Manster antes o ir en barco, pero no quedaba lejos. Pero había hablado en serio: precisamente se había hecho errante, dejando su rango como jinete raso atrás para conseguir la libertad para viajar. Se lo habría planteado incluso de haber mencionado un país de otro continente.

Aún así, había un lugar que quería visitar antes: las tierras heladas de Silesse. Estaba mucho más cerca que el país del que venía Vallum, y además, tras el encuentro fronterizo que había tenido con una soldado de allí, en el que habían intercambiado información valiosa, tenía curiosidad por ver el progreso de la guerra. Además, sentía que debía encontrarse con ella, seguramente para responsabilizarse de lo muy equivocado que estuvo al afirmar la victoria de su país frente a aquella nueva amenaza. Dejar las cosas en su sitio iba antes.

- ¿Qué os parece, Sir Va-…? - Pero entonces, se levantó. El ruido en seco proveniente de unos metros detrás de Gerard detuvo en seco la conversación que estaban teniendo, e hizo que el instinto de guerrero tensase su cuerpo y agudizase sus sentidos, la adrenalina empezando a fluir en su cuerpo. No tenía su lanza encima, pues un arma así dificultaba el tránsito civil y llamaba la atención, pero fulminó con la mirada a aquellos que habían entrado, pues no tardó más de un segundo en identificar a uno de ellos como aquel guardia que había visto ya dos veces ese día.

- Vaya, vaya, vaya. Tienes valor para seguir aquí como si nada después de haberte pasado de listo varias veces. No solo no le tienes apego a tu vida, sino que te es totalmente igual que la reputación de tu familia acabe por los suelos más de lo que ya está, ¿eh? Me parece que voy a necesitar una “compensación” para que haga la vista gorda.- Repitió, entre sonrisas burlescas y sonidos rudos, la amenaza que le había lanzado a Gerard al entrar. A su lado se hallaba el segundo soldado que había entrado, tan alto como el primero, aunque más musculoso.

- ¿Tan mal está la guardia de Friege por la guerra que emplea a matones en sus filas? Sois una desgracia para Grannvale. - Gerard dio algunos pasos hacia ellos, quedando a espaldas de Vallum. Sus rasgos, con una mezcla intensa de frialdad y agresividad, no se inmutaron ni por un momento, a pesar de la amenaza que le había lanzado el bribón.

Pero como si no fuese suficiente con los dos “soldados” que acababan de entrar, dos personas más se levantaron detrás de él. Sin girar más que la cabeza, pudo reconocerlos como aquellos dos hombres con caras de pocos amigos que habían estado cuchicheando antes, a sus espaldas. Ya fueran simples oportunistas que buscaban hurtar a dos viajeros tras asegurarse de que no eran de allí o compañeros de aquellos dos soldados bribones, era obvio que no estaban del bando de los caballeros.

Estaban, por lo tanto, rodeados, y ambos grupos de enemigos dieron algunos pasos hacia ellos mientras  estiraban el cuello, se crujían los dedos o reían entre dientes. Aún así, Gerard seguía sin mostrar remordimiento o miedo. ¿La reputación de su familia? Por supuesto que le importaba. ¿Pero acaso retirarse de aquel enfrentamiento o dejarse robar repercutiría menos en ella? Había una buena razón por la que Gerard había seguido en Grannvale algunas semanas. Con ese encuentro, sentía que había dado el primer paso hacia su objetivo. No dejaría que sus ideales de justicia cayesen ante unos simples malhechores.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Al horizonte, en busca del honor perdido [Priv. Vallum]

Mensaje por Vallum el Vie Sep 22, 2017 12:09 pm

Hablar de su pasado nunca se le hacía cómodo, era algo que no le gustaba hacer pero que en esta ocasión tuvo que hacer para demostrar la veracidad de sus palabras, normalmente la gente no le tenía demasiado en cuenta cuando hablaba sobre los miembros de aquella secta oscura, la gente ya había olvidado que hacía ya varios años atrás eran quienes sembraban el caos en Jugdral y no los emergidos y aun seguían allí, acechando en lo mas oscuro, escondidos en la oscuridad buscando una mínima oportunidad para actuar y ayudar con el caos y la destrucción de Jugdral una vez mas. El otro joven parecía sorprendido por lo que había dicho, no quería dar pena, no le gustaba darlo, por eso muchas veces no lo decía por eso suspiro levemente mirando hacia otro lado, observando la taberna.

Al hablar de nuevo el otro chico, el general giro su rostro para observarlo fijamente con sus claros ojos. Al parecer creía fervientemente que en Grannvale habían desaparecido todos los sacerdotes de Loptyr...el joven general no estaba muy convencido, sabía que cada uno de los reinos de Jugdral creía que aquellos herejes habían dejado de existir, que habían muerto...pero siempre volvía a aparecer alguno, siempre salía alguno de cualquier agujero oscuro. -No sabemos en que reinos se han afincado, pero se que en Thracia hay...en Miletos hay, han aprendido a ser escurridizos, a esconderse y actuar donde los emergidos actúan también, para así esconder sus secuestros y actos barbaricos. El joven asentía mientras aun mantenía la mirada en el otro hombre. -Estoy seguro de que algo tienen que ver...mínimo se aprovechan de esos seres para actuar, pero creo que hay algo mas detrás de todo esto. Aun no hemos atrapado a ninguno,
siempre intentan luchar hasta la muerte...pero si pudiéramos atrapar a alguno, sería muy útil, ayudaría mucho en mi investigación.


Parecía que el caballero errante estaba dispuesto a ayudarlo en Thracia, cualquier ayuda era bienvenida, además de que aquel chico estaba realmente interesado en ayudar por la causa por eso el chico sonrió con gran amplitud levantándose y estrechando su mano con el otro, meneando ambas manos hacia los lados. -Muy dispuesto! Sera un placer tenerte en Thracia, seguro que lograremos descubrir todo lo que ocurre con Loptyr... Aparto su mano en cuanto escucho a aquellos guardias, aquello no iba bien, Vall se mantuvo callado durante todo momento aunque observando fijamente a cada uno de aquellos hombres, contándolos y buscando cualquier zona para atacar, cualquier punto débil. Entonces fue cuando al cabrearse por las palabras del caballero errante empezaron a atacar. -Yo te ayudo!
Salgamos de aquí cuanto antes!
El chico agarro un taburete y golpeo con el a uno de los hombres que cayo al suelo con el golpe, a otro de ellos que tapaban la única salida de la taberna lo embistió con fuerza, corriendo y golpeándolo con todo su cuerpo para tirarlo y separarlo. -Vamos! Vallum entonces agarro con fuerza el brazo de su compañero y empezó a correr hacia fuera, no parando de correr hasta el puerto, no quería mas problemas en aquel lugar...debía coger el primer barco que encontrará que lo llevara a puerto seguro.

Al llegar al puerto, el general soltó a su compañero y empezó a respirar de forma agitada, colocando sus manos en sus rodillas inclinándose un poco. Después de unos minutos se volvió a poner firme para mirar una ultima vez aquella ciudad y para observar al otro joven. -Debemos irnos, en Miletos podréis dar conmigo fácilmente, como ya dije me encargo de la defensa de Miletos, espero que juntos logremos dar con la solución a mi problema. Sonrió ampliamente entonces asintiendo y se giró hacia la embarcación que lo llevaría a su siguiente destino.
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Marshall

Cargo :
Guardia de Miletos

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
Lanza de acero [2]
Elixir [1]
Daga de bronce [1]
.

Support :
Sothe

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1381


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Al horizonte, en busca del honor perdido [Priv. Vallum]

Mensaje por Invitado el Vie Sep 22, 2017 2:41 pm


¡Sir Vallum aceptaba! Aunque fuese un Thraciano, derrochaba honor y voluntad de acabar con esos siervos de la oscuridad, los herejes de Loptyr. Respetaba eso. Asintió con la cabeza hacia él; solo quedaba, pues… enfrentarse a esos malhechores que les habían acordonado.

La tensión podía palparse en el ambiente. El resto de clientes se habían marchado ya, oliéndose de lejos lo que estaría a punto de ocurrir. La seriedad de nuestros protagonistas, los caballeros Vallum y Gerard, chocaba con la ira y la inquina de los soldados bribones, que los habían rodeado ya, y estaban en superioridad numérica, cuatro contra dos. Saltaban chispas e incluso insultos, y por mucho estoicismo que Gerard desprendiese fulminándolos con la mirada y manteniendo la línea no parecía que pudiesen evitar la refriega.

¡El primer golpe fue lanzado por el mismo que le había retado al principio, al entrar en la taberna! El villano dio un fuerte derechazo, potente pero algo evidente, que Gerard no tuvo demasiados problemas en bloquear con la mano izquierda, para contraatacar con uno suyo. - ¡Vil bellaco! - ¿Artes marciales? No, no era un experto… pero algo les habían enseñado en la academia, y el ex templario no era precisamente débil físicamente. Su altura, además, le daba ventaja. - ¡Te vas a…! - El segundo también atacó, y esta vez Gerard, que acababa de golpear, se encontraba despistado y con la guardia abierta. Iba a recibir un duro ataque, pero justo entonces…

¡Plonk!

Un estridente crujido de madera partiéndose invadió el ambiente cercano, rezumbando en los oídos de Gerard, a solo unos centímetros de distancia. Efectivamente, el bribón que había estado a punto de tumbar al castaño había recibido un durísimo golpe de taburete, acabando por partir el mobiliario. Gerard aprovechó para girarse y bloquear los ataques de los dos que quedaban al otro lado, pero entonces, sintió una gran fuerza tirándole del brazo.

-¡Salgamos de aquí cuanto antes! Atónito, se dejó tirar por el diminuto pero matón caballero de Miletos, que demostraba que esa pesada armadura no era para aparentar. No; era mucho más fuerte de lo que se esperaría de alguien de tan baja estatura, quien, además, logró derribar a los que tapaban la entrada. Gerard aprovechó para dar una última patada al que estaba más cerca, tanto como represalia por el altercado como para disciplinar a esos criminales en armadura. Tenía clara una cosa: tras su viaje, y habiendo recuperado el honor, hablaría con las autoridades de Friege. Eso no iba a pasar desapercibido.

Acabaron llegando al puerto, al fin. Y se dio cuenta de que aún no le había soltado, a pesar de intentar liberarse. Ese chico era de armas tomar, sin duda. Quién sabe si podría ganarlo en una pelea de puños, de haberse enfrentado entre ellos…

Asintió con la cabeza hacia él. - No tenéis que preocuparos, Sir Vallum. - Se llevó una mano al corazón y otra a su espalda, realizando un saludo militar. - Yo, Gerard, me uniré a vos en la lucha contra los siervos de las sombras. Serán purgados no solo de Thracia, sino de Jugdral.

Qué ironías tenía el destino. Incluso su viaje estaría plagado de aquellos magos tenebrosos. Incluso su empresa para deshacer el pasado… incluiría volver a él, de alguna forma. Mas no temía, pues en ese momento, tras despedirse con su expresión taciturna de siempre, mientras corría hacia el establo para huir de aquella ciudad, que probablemente no volvería a pisar hasta pasado un buen tiempo, sabía que lograría su cometido. Y, de cumplir con su palabra, se ganaría un importante aliado con el que compartir la senda. Otro más, después de Nozomi. Había comenzado bien.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Al horizonte, en busca del honor perdido [Priv. Vallum]

Mensaje por Vallum el Sáb Sep 23, 2017 11:11 am

La pelea en la taberna había alborotado un poco la zona en la que estaba la taberna, los ciudadanos de Friege parecían querer ver que era lo que ocurría, cotillear y crear mas chismes. Desde luego la gente se aburría mucho en aquella ciudad para meterse en asuntos tan peligrosos como peleas como aquellas...pero así era en todas las ciudades, la gente no aprendía, siempre se acercaban al peligro sin saber si se podrían poner en su contra. Por suerte para ambos guerreros, ninguno de ellos decidió entorpecer su camino hacia el puerto, al revés, el que hubiera tanta gente les había facilitado las cosas. Los cuatro matones al salir de la taberna no pudieron dar con aquellos dos chicos, los bienandantes bloqueaban el paso y la vista de aquellos hombres por lo que no pudieron dar con Vallum ni con Gerard.

Lo demás fue todo muy fácil, todo era correr y correr, la armadura no ayudaba al joven a correr muy rápido, además de que lo cansaba mucho mas, pero debía hacerlo, si dejaba de correr ya, seguramente no podría volver a arrancarse a correr por lo que prefería mantenerse corriendo hasta llegar a su destino, aunque aquello le costara mucho. Tampoco soltaba el brazo del otro, no quería que volviera a la taberna a terminar de pelearse con aquellos hombres...aquellos cobardes que habían decidido atacar en emboscada y en mayor numero y aun así habían recibido una gran derrota. Aquel caballero errante sin duda había sido muy bien entrenado en la lucha cuerpo a cuerpo, entrenamiento militar seguramente.

Al llegar al puerto el joven observo a su compañero y sonrió con amplitud al escuchar su respuesta, desde luego era alguien honorable, alguien en quien confiar. Le devolvió el cortés saludo y asintió varias veces muy animado. -Entonces nos volveremos a ver, eso me alegra! Tras decir aquello se subió en el barco, aunque antes de entrar en su camarote se despidió con la mano del otro chico, había conseguido un gran aliado en su búsqueda, en su investigación y no iba a olvidar aquel encuentro.
Afiliación :
- THRACIA -

Clase :
Marshall

Cargo :
Guardia de Miletos

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
Lanza de acero [2]
Elixir [1]
Daga de bronce [1]
.

Support :
Sothe

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1381


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Al horizonte, en busca del honor perdido [Priv. Vallum]

Mensaje por Eliwood el Jue Sep 28, 2017 12:16 am

Tema cerrado. 50G a cada participante.

Gerard obtiene +1 EXP.

Gracias al incremento de experiencia, Gerard obtiene un nuevo skill de la clase Knight:

Resolución - Haciendo uso de la montura para cortar movimiento y la armadura que el caballero porta para bloquear ataques, este skill le permite arrinconar y detener efectivamente a otro, sea aliado o enemigo, por cuantos turnos desee hacerlo. En su turno el caballero no podrá hacer nada más que usar Resolución para mantener ocupado al otro, que no podrá hacer nada más que mantenerse con el caballero, quedando ambos sin posibilidad de más acciones. No obstante, por supuesto, cualquier tercero podrá atacar o asistir libremente.

¡Felicitaciones!

Se procede a la tirada gratuita del dado Suerte, cuyo resultado será la recompensa para ambos.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Llave maestra [1]
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1289


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Al horizonte, en busca del honor perdido [Priv. Vallum]

Mensaje por Narrador el Jue Sep 28, 2017 12:16 am

El miembro 'Eliwood' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Suerte' :
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
3194


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Al horizonte, en busca del honor perdido [Priv. Vallum]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.