Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Campaña de liberación] Rostros memorables [Priv. Odin]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] Rostros memorables [Priv. Odin]

Mensaje por Zephiel el Dom Jun 11, 2017 5:21 am

El primer escuadrón de su ejército cruzó la frontera a aproximadamente cinco días desde su llegaba a Nohr. Habían marchado por las rutas menos transitadas, sin alzar ningún estandarte ni portar sus armaduras características, igual como si se tratara de una cofradía de mercenarios cualquiera. Su número era disminuido para así no llamar la atención con su movimiento, y se habían subdividido en tres grupos, cada uno comandado por un general diferente. Detrás, en Bern, habían dejado una pequeña fuerza encargada de defender los puestos de avanzada igual como habían hecho todo el tiempo en que se ocultaron, por lo que podían descansar seguros de que las barracas no serian atormentadas por los emergidos sin que hubiera una batalla antes. Así, las fuerzas armadas de Bern hacían su jugada en aquella alianza, hace no mucho pactada definitivamente, firmada de la mano del rey de Bern frente a la realeza de Nohr. Poco se oyó de este tratado en los pueblos y suburbios de la tierra de Anakos, pero, por supuesto, corrieron los rumores entre la gente común de que un rey había visitado sus tierras. Pocos eran los que conocían una nación tan lejana como lo era Bern, y por lo mismo ignoraban la situación a la que se enfrentaba esta nación de Elibe. No se hizo evento de ello, ni presentaciones formales. Era, por el momento, un pacto cerrado, que todavía debía cobrarse.

Y cómo debía cobrarse, ahí residía el meollo del asunto. Ayudar a Nohr con sus "problemas de fronteras", eso era lo que había dicho el príncipe cuando Zephiel cuestionó de que manera equilibrarían la balanza de su trato. Eso significaba, por supuesto, poner las fuerzas de su ejército al completo servicio de Nohr, protegiendo los bordes limítrofes de la amenaza emergida. Podía ser que el país se encontrara estable dentro de sí, pero aquello no significaba que se hubieran librado completamente del empuje que los demás territorios hacían hacia él. Zephiel conocía bien cómo funcionaban los movimientos de los emergidos cuando se los repelía fuera de las fronteras, había sido testigo de ello durante los dos largos años que duro su defensa, al final inútil y desaprovechada. Si lo que deseaba Nohr era encontrar a quien conociera las estrategias de estas criaturas, había hallado al líder indicado. Sin embargo, el territorio cambiaba el comportamiento de los emergidos enteramente. En Nohr las montañas no predominaban de la misma manera que en Bern, y Zephiel no había hallado el tiempo para estudiar cómo los emergidos se apropiaban y adecuaban a este territorio ajeno. Luchar contra ellos sería enteramente distinto a luchar contra los monstruos que residían en su reino, y por lo mismo debía avanzar con cautela.

Zephiel prefería en todo momento acompañar a sus tropas hacia la batalla, incluso si no era necesario a ojos de quienes lo juzgaban. Haría de esta lucha un mérito propio, si eso significaba saldar su deuda. El monarca de Bern, vestido de la misma armadura modesta con la que había llegado a Nohr, había escogido un fuerte entre muchos que estaban a su disposición para establecerse y reorganizar sus fuerzas. Vigilaba la zona Este del territorio, atento a cualquier movimiento que supusiera una amenaza. Aquellos días de espera le fueron útiles para estudiar las particularidades del territorio, hacerse con conocimiento sobre las tácticas nohrias de la guerra, e implementar sus fuerzas a las que ya residían en el fuerte. La disciplina militar de Nohr era admirable, y había encontrado la manera de congeniar con ella, e incluso aprender de esta. Muchos líderes en el mundo ansiaban conocer las tácticas de guerra de sus vecinos, cuando Zephiel tenía esta información al alcance de su mano, como un libro abierto a sus ojos.

Tras varios días, en los que el resto del ejercito de Bern fue llegando y agrupándose, los vigías anunciaron haber avistado una fuerza emergida en dirección hacia la frontera de Nohr. El puesto de avanzada más cercano requería ayuda, un llamado al que el ejercito de Bern debió acudir lo antes posible. Zephiel preparó cerca de cincuenta hombres para apoyar a las fuerzas de este asentamiento, cruzando las tierras baldías de Nohr en aquella dirección. Había oído que a su llegada se encontraría con fuerzas nohrias que apoyarían la defensa, entre quienes se encontraba alguien de alto rango entre las filas del ejercito ajeno. Hasta ahora Zephiel no había tenido la oportunidad de conocer a estas figuras y entablar palabra con ellas, algo que era de su interés si lo que deseaba era conocer las practicas y costumbres de la milicia de Nohr.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
General

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de bronce [2]
..
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
369


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Rostros memorables [Priv. Odin]

Mensaje por Odin el Vie Jun 16, 2017 9:33 pm

No había de qué preocuparse. Ahora que él, Odin Dark, había llegado y estaba a cargo de ese puesto de avanzada, deshacerse de las sombras que la azotaran era un hecho que no tardaría en confirmarse.
El combatir a los emergidos que intentaban cruzar la frontera no era nada nuevo, había costado demasiado liberar Nohr como para que volvieran a infestar el lugar con su oscura y desagradable presencia, cual cucarachas. Por lo menos ahora tenían un uso para incordiar a Hoshido, el país rival, repeliéndolos en su dirección.

El destino le había otorgado aquella misión y no pensaba fallarla, menos cuando se le había sido encargada través del respetado segundo príncipe de Nohr. De todos modos para Odin Dark, el héroe oscuro, fallar no era una opción… Así que por más que se encontraran en un aprieto, el rendirse no había cruzado por su cabeza. Más bien el reto sólo le entusiasmaba y hacía bullir la sangre maldita que recorría sus venas en anticipación y goce por la inminente batalla.

La avanzada descubrió tropas enemigas a lo lejos, avanzando hacia su posición e hizo los preparamientos necesarios para el enfrentamiento inminente. Cometieron un error insignificante.
Los números de esta tropa invasora eran demasiados, normalmente no superaban los 20 y nunca los 50 pero esta vez al acercarse podían distinguirse muchos más. Alrededor de 80, tal vez 100.
Odin no podía decidirse si era negligencia de los exploradores que volvieron solo con el reporte de avistamiento lejano del enemigo o suya propia por conformarse con aquella información sin mandar a recopilar más. De todos modos al estar cargo la responsabilidad de ello caía sobre él y una equivocación en la cifra no la consideraba mayor problema, los números siempre se reducían hasta llegar a 0.

Al no ser más que una expedición de frontera rutinaria, Odin sólo había llevado consigo su pequeña tropa de 30 hombres como era costumbre. Eran suficientes como para encargarse de cualquier problema que pudiera llegar a surgir, lo habían hecho muchas veces y ésta no era la excepción.
A grandes rasgos y tomando el peor de los casos, si los emergidos llegaban a los 100 números, podía dejar 2 o 3 de ellos a cada uno de sus soldados y a él le quedarían unos 80 o 70 para él mismo. Era un número agradable, un desafío tentador, superaba casi al doble su record de 38 emergidos que también había sido su límite.

Al contrario que el resto de los soldados que  poseían expresiones de preocupación y algunas de miedo, Odin sonreía con entusiasmo al ver las tropas enemigas acercarse, ansiaba impaciente la batalla que tardaba en llegar. No pasaron más de unos segundos hasta que no pudo esperar más y dio sus acostumbradas órdenes antes de comenzar su anhelado avance.
- Las sombras crecen devorando a las más pequeñas gracias la luz tras ellas, mientras más brille más poderosa su oscuridad será. Es tiempo que el héroe suba al escenario y opaque con su sombra la de estos viles seres. Seguidme si lo deseáis mis brillantes camaradas. ¡No hay nada que juntos no podamos lograr! -
Un suspiro unánime se escuchó a su espalda, claramente sonoro por la cantidad de voces que lo conformaban pero no lo suficiente. Para entonces Odin ya estaba lejos como para oírlo, se había adelantado y corría de frente, directo hacia la primera fila de emergidos con su tomo de hechizos en mano y expresando palabras innecesarias agregadas a la invocación de cada ataque con la creencia sin base de que éstas aumentaban el poder del mismo.

- Tras él. - Un comando resignado fue expresado por el vice-capitán del pelotón y fue inmediatamente acatado por los soldados que compartían su misma reluctancia. Retirarse y esperar la llegada de refuerzos era un milagro que pocas veces les era posible bajo el mando del mago oscuro.
- ¡Ed! - Uno de los hombres que avanzaban para sumarse a la batalla fue detenido por la misma persona que dio el previo comando, Adair. - Hay tropas aliadas en la fortaleza al suroeste. Solicita refuerzos. Si ya avistaron el problema y están en camino infórmales de nuestra ubicación exacta y guíalos. Mientras más rápido lleguen mejor, tomar una dirección aproximada a la batalla hasta hallarla es una pérdida de tiempo que difícilmente podemos permitirnos. - Presto, el soldado llamado Ed luego de responder con un "¡Entendido!" emprendió su tarea a la carrera mientras que el vice-capitán se unía a la batalla dando órdenes a los gritos sin tiempo de tomar un respiro entre una y otra.

La batalla había comenzado apenas hace unos momentos.- Capitán, estamos rodeados. - Fue la simple observación de Adair hacia Odín. Durante el transcurso de la batalla había logrado llegar a su lado luego de abrirse camino con la tropa a través de los Emergidos, quienes no habían tardado en acorralar al mago en su irresponsable embestida.
- ¡Lo sé! ¿No bulles de emoción por el escenario que se nos ha concedido y de ansias por el cómo se desenvolverá nuestra escena? - Exclamó en respuesta y lleno de entusiasmo el llamado héroe, volviendo a la acción y dejando a su vice-capitán de nuevo detrás quien siguió encargándose de darle instrucciones a los soldados y maniéndolos en orden.

Desafortunadamente aquella situación no era extraña ni desacostumbrada para ellos, sino todo lo contrario. Su capitán imprudente como era siempre se lanzaba de frente hacia el enemigo carente de un plan o estrategia que no sea más complejo que “atacar y vencerlos a todos”. Por más que era un guerreo hábil y afortunado, siguiendo el mismo comportamiento incluso cuando el contrincante le superaba en número de aquella manera ¿Cómo podría seguir vivo si no fuera por ellos?
Incontables veces ya aquellos soldados habían seguido a su capitán a la batalla haciendo lo imposible por no dejarlo solo con su imprudente y descabellada forma de pelear que daba pocas opciones para una formación organizada, defensiva y pareja que mantuviera al enemigo controlado. Para llegar a Odin normalmente tenían que tomar la ofensiva para atravesar una línea rival, acción que los dejaba vulnerables a ser rodeados sobre todo cuando eran superados en número. La formación con la que más práctica tenían era aquella, crear un círculo con sus espadas hacia el centro defendiéndose de quienes los rodeaban e intentando mantener a su capitán en el centro que no dejaba de entrar y salir del círculo yendo de aquí para allá lanzando hechizos a diestra y siniestra.
Aunque ésta vez el sentimiento de que estaban en problemas era mayor que veces pasadas, era proporcional a la cantidad de enemigos que los rodeaban como si fueran un pequeño punto dentro de un mar oscuro. Por más que cierto mago parecía tener el momento de su vida disfrutando alegremente del desafío.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
417


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Rostros memorables [Priv. Odin]

Mensaje por Zephiel el Lun Jun 26, 2017 4:59 pm

La pregunta caía en que si los refuerzos habían comenzado a marchar demasiado tarde. Por lo que se le había informado, el escuadrón aliado carecía de una barricada en la que aguantar el ataque del enjambre emergido, y, rodeados, requerían de asistencia inmediata. Los vientos de la batalla estaban en su contra, y no parecían poseerla capacidad de aguantar un día por su cuenta. Zephiel esperaba no haber cometido el error de haber traído un número demasiado pequeño de soldados consigo, pero no podía permitirse transportar más de un cuarto de su ejército cuando la mitad de este se encontraba recuperándose de las duras labores de la supervivencia en su tierra natal. Faltaba decir que apenas había sucedido un día desde la llegada de su último escuadrón, el cual cargaba mayormente con enfermos y varios heridos. Por eso debía confiar en sus cincuenta hombres, quienes marchaban a paso apresurado, cruzando la inmensa estepa de Nohr. Un jinete de wyvern nohriano había llegado como guía, llevándolos por el camino que se les hiciera más ágil.

Entonces, ya desde una distancia más cercana, empezaron a escucharse los gritos de la batalla y el choque de las armas. Podía divisarse a un grupo humano luchar a campo abierto, y si uno prestaba suficiente atención, sería capaz de deducir que los soldados de la nación aliada eran quienes resistían en el centro del conflicto. A ojos de Zephiel, la táctica que tomaban era inútil y descaradamente riesgosa. ¿Cómo era posible siquiera que se hubieran dejado rodear con tanta facilidad? No sería fácil abrir camino a las tropas que resistían, es más, el monarca consideraba que al momento de su arribo, sus vidas ya estarían perdidas. Sería entonces trabajo suyo diseminar las fuerzas emergidas, las cuales, podía ver, lo superaban en número en una gran cantidad.

- ¡Soldados de Bern! -exclamó, posicionándose frente a las filas de su ejército, pausando la apresurada marcha que sostenían.- ¡Es esta vuestra primera batalla en tierras extranjeras! Depende de nosotros sostener el nombre de Bern en alto en lo que es territorio de Nohr... ¡Luchen, entonces, como si se tratara de su propio país! ¡Por Bern! -sus soldados, exaltados por sus palabras, corearon su voz.

-¡POR BERN! -levantaron sus armas en alto, y continuaron su marcha hasta donde los guerreros de Nohr. Era cuestión de minutos hasta que las fuerzas  de Zephiel colisionaran con las de aquellas criaturas, quienes los avistaron al percibir el temblor de la tierra bajo sus pies. No habían logrado conseguir aplacar al ejercito nohrio, pues este y su comandante alzaban férrea defensa, incluso en desventaja. Las tropas emergidas, decidieron retroceder y reagruparse para no verse encerrados por delante y detrás, dando así un respiro a quienes luchaban por sus vidas. Fue entonces que la primera fila de soldados de Bern, compuesta por la caballería y sus lanzas, cargó de lleno contra las criaturas . Los arqueros alzaron sus flechas, y los jinetes de wyvern apuntaron sus lanzas hacia abajo. Comenzaban siendo agresivos, para así evitar darle el tiempo suficiente a los emergidos para reaccionar y encontrar la manera de aguantar su avance. Pronto la diferencia de números se haría notar, pero podrían compensarlo si el ejército nohrio se encontraba en condiciones de seguir luchando y se unían a su esfuerzo.

Para saberlo, Zephiel se aproximó tan pronto pudo al comandante de sus aliados, lo suficiente como para intercambiar palabras con él sin desatender a sus hombres.

- Mi nombre es Zephiel de Bern. - "Rey de Bern". Hace ya mucho que no añadía dicho sufijo a su nombre. No debía, puesto que su título no poseía fuerza en una nación ajena, al menos no en asuntos que no fueran políticos. En el campo de batalla no era él sino otro líder- Tus fuerzas, ¿Pueden cargar de nuevo contra el enemigo? Si no es así, debemos retroceder hasta la fortaleza más cercana. -dijo, como si no cupiera otra opción en sus planes. Por muy grande confianza que tuviera en sus habilidades y en su ejército, no era tan estúpido como para creer que podrían sostenerse sin la ventaja del terreno de su lado. En una planicie abierta eran los números los que se sobreponían a la táctica y la habilidad. Confiaba en que aquel hombre de artes arcanas llegara a su misma conclusión, pues sería imprudente si decidiera lo contrario.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
General

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de bronce [2]
..
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
369


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Rostros memorables [Priv. Odin]

Mensaje por Odin el Sáb Jul 08, 2017 12:33 am

Alivio se hizo visible en los rostros de los soldados cuando vieron aproximarse a los refuerzos. No poseían el uniforme de Nohr pero si venían de aquella dirección era poco probable que fueran otra cosa, de todos modos cualquier duda que podría haber sobre si quienes se acercaban eran aliados o enemigos se desvaneció al reconocer como la montura de su camarada al wyvern que iba a la cabeza, guiándolos.

La presión que hacían los emergidos sobre ellos en su desventajada posición era difícil de contrarrestar y no sabían cuánto más podrían resistir sin cometer algún error y comenzar a sufrir bajas. Por eso cuando se vieron liberados y con los enemigos obligados a retirarse, los soldados se encontraron agradecidos y, si bien lo habían dejado claro con su grito de guerra, poca importancia le dieron al origen de aquellas tropas que aparecieron en su ayuda.

Por su parte Odin estaba demasiado distraído, sumergido en sus hechizos y peleas; aunque era consciente de la situación en la que se encontraban, poca atención había prestado a la gravedad de la misma y casi ni se enteró de cómo escaparon de ella hasta que la voz del capitán de las fuerzas aliadas interrumpió la preparación de “Kurashu Banikuu” un nombre en etapa experimental para uno de sus excepcionales ataques.

- Oh, honrado sea el destino que ha cruzado nuestros caminos en estos momentos donde la sombra de la oscuridad se ciñe sobre con presteza sobre estas tierras. Odin Dark, guerrero de las sombras y héroe de las tinieblas le presenta su más humilde saludo, es un honor al fin conocer su noble y estoica persona. Mas… - El mago oscuro no solo había encontrado molesto la interrupción de su hechizo sino que ahora el hombre le proponía tal barbaridad
¿Retirarse? ¿¡Él!? ¡Retirarse es indigno! ¡Es huir y cederle la victoria al enemigo! ¿Qué clase de héroe caería tan bajo como para hacer aquello? ¡No hay forma de que el gran Odin Dark se retire!

- No me ofenda sugiriendo tal cosa. ¡Retirarse no es aceptable! Claro que mis tropas pueden… - Odin hizo una pausa al escuchar la tos falsa de Adair a su espalda. Hay un tiempo para la fantasía y uno para la realidad y este era uno de los momentos en los que al mago oscuro se le dificultó apartarse de su heroico personaje, después de todo esta vez no estaba solo y tenía a sus soldados bajo cargo. - …retroceder hacia la fortaleza. Aunque mis tropas puedan continuar el enfrentamiento y con la suma de las suyas se facilita considerablemente nuestra victoria, no hay prisa en acabar esta batalla y el resguardo de una fortaleza reducirá considerablemente nuestras bajas. - Aunque admitir una retirada era lo último que quería hacer, se obligó a analizar la situación con detenimiento ahora que no era prisionero del fragor de la pelea y sus ansias de acción habían sido levemente aplacadas.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
417


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Rostros memorables [Priv. Odin]

Mensaje por Zephiel el Jue Jul 20, 2017 8:21 pm

Zephiel, quien entonces se encontraba a lomos de su montura, un caballo negro azabache construído para las irregularidades del terreno, miraba a su misma altura a quien creía el líder del escuadrón contrario: un caballero tambié montado quien sostenía un tomo de artes oscuras entre sus manos. Era a él a quien se había dirigido con el peso de su autoridad, por lo que grande fue su sorpresa al darse cuenta de que no era el quien respondía a sus palabras, manteniendo un respetuoso silencio. Quien contestó en su lugar fue otro hombre que andaba a pie, de vestimentas estrafalarias y tono exagerado, un personaje a quien había creído un simple soldado empujado a la locura por la presión que suponía sobre él el campo de batalla. Pero no era así, no había quien interfiriera en su diálogo. Zephiel no pudo sino fruncir el ceño mientras escuchaba su contestación, esperando que lo que oía no fuera cierto. No podía creer que hubiera quien pensara en contra de una retirada cuando el campo de batalla no estaba a su favor. Mantuvo su silencio hasta que el supuesto comandante reafirmó su idea y entonces asintió.

 - ... Odin has dicho que es tu nombre. -dijo con la barbilla alzada, mirando además cómo se desarrollaba el enfrentamiento. Comenzaba ya a notarse el peso del ejército enemigo, pues la fuerzas de Bern no avanzaban en su contra, comparablr al agua que choca contra una represa.- Haz notar tu cargo y conduce a tus hombres con prisa. -dijo, entrecerrando los ojos en desaprobación de su actitud. Cómo era que tenía menos presencia que uno de sus soldados escapaba de él, pero restó importancia a ello, pues ya tendría tiempo de juzgarlo más adelante. Dio la espalda a aquel hombte extravagante, y galopó presto hasta estar detrás de su escuadrón. Una vez allí y a vista de los guerreros en la retaguardia, alzó la voz y ordenó la retirada a sus hombres, orden que pronto se propagó de boca en boca.

 - ¡El rey ha dicho retirada! ¡RETIRADA! -corearon sus hombres, quienes al escuchar las voces tuvieron prisa en desistir de sus encuentros, dar la media vuelta y emprender carrera con tal de que los emergidos no pudieran alcanzarlos. El escuadrón bernés protegía su retaguardia con una férrea defensa de escudos y lanzas, pues incluso siendo un escape no podían permitirse el error de retroceder desprotegios, a merced, sobre todo, de los arcos enemigos. Pero al contrario de lo que esperaban, que era ser perseguidos incluso hasta llegar a puertas de la fortaleza más cercana, los emergidos parecieron aprovechar la oportunidad para reagruparse. No importaba por qué, pero sin duda era un respiro que no podían desaprovechar.

Zephiel ojeó con rapidez el terreno para comprobar que el ejército de Nohr imitara su estrategia. La memoria del rey estaba fresca con la imagen del mapa, y por lo tanto la ubicación del fuerte del cual se prestarían para aguantar el ataque. No estaba demasiado lejos de donde luchaban, incluso podía verse con claridad su figura en la distancia, por lo que el viaje no agotó las energías de sus hombres a pie en exceso. Llegando a puertas del fuerte esperó que los recibieran dentro, haciendo señal de que efectivamente se trataban de sus aliados. Una vez allí, los soldados de Bern no tardaron en tomar posiciones en la entrada, vigilando la distancia, alertas por cualquier movimiento que se desarrollara en el horizonte. Por su parte, Zephiel bajó de su corcel, dejándolo al cuidado de los establos, y buscó rápidamente al comandante aliado, para así discutir cuál sería su siguiente movimiento.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
General

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de bronce [2]
..
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
369


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Rostros memorables [Priv. Odin]

Mensaje por Odin el Miér Jul 26, 2017 2:15 am

El rey apenas había soltado sus palabras que Odin no tuvo oportunidad de seguir su consejo, no con su fiel vice-capitán cerca quien había escuchado su decisión y ya había comenzado a comunicar la orden al pelotón sólo deteniéndose un momento para dirigirle una mirada poco amistosa a Zephiel. A diferencia que su capitán, él sí había notado la indirecta despectiva que le había lanzado a este.

Por su parte dicho capitán si estaba ofendido era consigo mismo. No podía creer que había dado aquella orden, sobre todo teniendo en cuenta que aún podían pelear. Sí, la magia oscura había hecho lo suyo menguando sus fuerzas con cada ataque como siempre lo hacía, pero aún guardaban fuerzas con las que mantenerse firmes en la batalla. Aún tenía energía para gastar en muchos más hechizos y deshacerse con ellos de muchos más Emergidos… Pero ciertamente una retirada se veía necesaria y aunque pudieran aguantar más tiempo, era improbable que tuvieran una mejor oportunidad que aquella para… huir.

La orden había sido dada y su ejecución ya estaba en progreso por más pesar que ello le diera al héroe oscuro, jugar con las probabilidades del destino era un lujo que no podía darse cuando de él dependía la seguridad de sus compañeros.

Luego del corto descanso y breve intercambio de palabas, Odin continuó con su demostración de hechizos manteniéndose en la retaguardia mientras las tropas practicaban la retirada algo sorprendidos por el grito de sus aliados; queriendo aprovechar el poco tiempo que le quedaba antes de que la distancia hacia sus enemigos fuera demasiado amplia y su magia no los alcanzara.
De alguna forma el ver a los Emergidos reagruparse a lo lejos le fue un alivio. Eso quería decir que no tardarían en buscarlos para volver a atacar y podría volver a atender la sed de su sangre maldita sin mayor demora.

Llegaron a la fortaleza sin problemas ni interrupciones enemigas, en una marcha organizada y en sincronía con la aliada. Apenas cruzaron las puertas Odin dejó un simple mandato a su batallón, que descansaran y recobraran sus energías, para luego apresurarse a subir a la cima de una de las torres de vigilancia ansioso por avistar la casi certera reaparición de los Emergidos.
Fue a los pocos minutos de haber llegados a su puesto que pasos pesados y firmes se escucharon acercándose desde las escaleras que él acababa de recorrer.

- Honorable Zephiel, guardián de Bern. Es mi deber otorgarle mi agradecimiento por su muy oportuna asistencia dictada por los misteriosos y certeros hilos del destino. - Dejó a un lado su vigila dejando el trabajo en manos de los centinelas allí apostados para limitarse a unas simples formalidades hacia el invitado del reino antes de retomarlas. - Espero que su estadía en las vastas y gloriosas tierras de Nohr sea próspera y emocionante, y que la oscuridad no lo asole, se interponga en sus acciones o intervenga en su juicio. - Con un leve asentimiento de cabeza a modo de saludo y reverencia formal, el mago oscuro dio la espalda al Rey del otro reino para volver su vista hacia el paisaje.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
417


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Rostros memorables [Priv. Odin]

Mensaje por Zephiel Ayer a las 11:00 pm

Zephiel no sabía a ciencia cierta que sería mejor para llevar la batalla a buen rumbo. Una de sus opciones era atrincherarse, y confiar en que las defensas del fuerte fueran suficientes como para resistir, pues hasta donde él sabía, los emergidos carecían de armas de asedio. No había tenido tiempo suficiente de estudiar la composición de las tropas enemigas, necesitando que el capitán aliado le informara al respecto, habiendo luchado con ellos desde el principio. Preguntó por su ubicación, y al conocer que se encontraba en lo alto de una de las torres, las subió con prisa, sin importarle el peso de su armadura a la hora de avanzar. Una vez hubo llegado arriba se encontró con una vista espectacular del terreno alrededor, lo que en verdad convertía al fuerte en uno muy aventajado. Viendo allí a Odin, se aproximó, siendo entonces recibido con el más curioso de los diálogos. Nada de ello era ofensivo, pero claro que podía considerarlo como una burla, incluso si no era una malintencionada hacia él. Pero no era lo más importante entonces, y podía ignorarlo, no sin antes hacerlo notar.

- Exijo que no te refieras a mí más que por el título que se me ha otorgado de general, si así te place, o por mi nombre, ya que en esta ocasión no necesito que me exalten de ninguna forma. -se refirió Zephiel a las extrañas maneras que tenía el otro de expresarse.- Ahora, si no me equivoco, ¿Eres tú el guardián del príncipe Leon de Nohr, no es cierto? Pues creo haber oído de ti antes. Será que posees habilidad individual en el campo de batalla, aquello no lo cuestionaré... -comenzó a hablar, a pesar de no haber visto verdaderamente a aquel hombre luchar en toda su capacidad- Pero ahora quiero saber si has prestado atención como líder en este enfrentamiento. Primero que nada, debemos considerar si los emergidos son capaces de llevar el fuerte abajo con sus fuerzas cuando estas lleguen aquí, para saber si nos conviene permanecer o no tras los muros. Y si es el caso que ellos tengan maneras de atravesar nuestras defensas, no tenemos otra opción que luchar en el exterior, apoyados por quienes puedan atacar a distancia desde estas mismas torres. -miró a los arqueros allí apostados, quienes serían cruciales en cualquiera de los dos escenarios. Zephiel se acercó lado a lado con Odin, mirando la planicie con detención.- Entonces dime, ¿El enemigo posee magos de anima? Recuerdo vernos atacados por jinetes a  vuelo, pero no eran demasiados, por lo que no creo que hagan demasiada diferencia. Y hasta donde pude notar, no tenían refuerzos cerca, pero puede que hayan escapado de mí.

Concentrado estaba Zephiel pensando en esto, hasta que se vio sorprendido al ver varias siluetas en el alto cielo dirigiéndose hacia ellos. ¿Una avanzada? No cabía duda de que eran emergidos, pues no se anunciaban. Parecía ser que había dado en el blanco: más emergidos habían aprovechado el momento para unirse a sus filas. Si quienes volaban estaban cerca, significaba que las tropas a pie llegarían eventualmente.

- A mi juicio, debemos aguantar aquí dentro. -señaló Zephiel, sin dejar de fijarse en el enemigo.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
General

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de bronce [2]
..
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
369


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Rostros memorables [Priv. Odin]

Mensaje por Odin Hoy a las 12:32 am

Sonrió orgulloso de ser reconocido de aquella forma y se presentó con entusiasmo no disimulado. - Odin Dark, héroe del ocaso y guerrero de las sombras, elegido del destino y fiel servidor del segundo príncipe de Nohr, el brillante, inteligente y habilidoso conocedor de artes arcanas, Leon Nohr. - Conforme con ello se concentró en las preguntas y sugerencias del general sobre el enfrentamiento venidero y dio su correspondiente contestación.

- La oscuridad no invadirá este fuerte mientras el héroe de las sombras esté presente para defenderlo, no importa cuántos refuerzos tengan los enemigos ni cuántas sean sus fuerzas. No caerá ante nada mientras los engranes del destino giren a favor y ya han demostrado el día de hoy que eso hacen. - Respondió con seguridad sin desviar la vista del horizonte y sonrió al ver varios puntos lejanos en el cielo, dificultándosele el contener su entusiasmo. Uno de los guardias allí apostados también divisó el aproximamiento enemigo e inició el proceso de advertirle de ello a todo el fuerte para que comenzaran las preparaciones.

- Había pocos magos, pero ya no debería haberlos. - Le informó el héroe oscuro en pocas palabras al general a su lado. Los magos habían sido los primeros en caer ya que generan un gran estorbo si la batalla se prolonga y al momento de iniciarla ya se podía adivinar que lo sería. - Quedaban mayoritariamente tropas de a pie y algunos pocos soldados además de esas tropas a vuelo. - Señaló los puntos del cielo que ahora ya podían distinguirse en mayor detalle, al igual que la nube de polvo que levantaba la avanzada enemiga al marchar.

- Tomar la defensiva dentro de la fortaleza es lo más seguro y tomará la menor cantidad de bajas posible. - Asintió a la opinión de su acompañante. - Más ello prolongará la batalla y puede ser peligroso extenderla más de lo necesario. Puedes quedarte y reforzar la defensa con tus tropas, Odin Dark tomará las suyas y repelerá al enemigo antes de que lleguen sus refuerzos, si es que existen. - Respondió satisfecho de tener una excusa válida para volver a la acción sin tener los filtros de la seguridad de los muros frente a él, ansioso por salir a enfrentarse a los enemigos y volver a sumergirse en ese mar de peligro y adrenalina que le exigía su sangre maldita. Después de todo, si era la misma tropa de Emergidos que antes la que llegaba al asalto era seguro que no lograrían tomar la fortaleza por lo que la posibilidad de que tengan refuerzos era alta. Debían evitar que si era así, ambas fuerzas se sumaran creando una amenaza mayor.

Dicho esto, el mago se giró hacia uno de los centinelas para comunicar su decisión, los magos y arqueros debían tomar sus puestos a lo alto de los muros mientras el resto de las tropas tenía que prepararse para salir al asalto. Por lo menos ése era el curso de acción de los soldados Nohrios.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
417


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Rostros memorables [Priv. Odin]

Mensaje por Zephiel Hoy a las 4:57 am

Cuando escuchaba a alguien adornar de esa manera sus palabras, prefería poner su atención tan solo en los puntos de mayor importancia de lo que le intentaban comunicar. Incluso teniendo la habilidad de conversar de esa misma manera, diciendo que podía comprenderlo perfectamente, prefería el monarca dirigirse de manera directa a sus interlocutores, costumbre adquirida en sus años de entrenamiento. Por eso escuchó a Odin sin más miramientos, cuestionando eso sí la manera en que se alababa a sí mismo y a su príncipe. Esperaba que hiciera valer dichas exaltaciones, pues hasta entonces le parecían ridículas.

- Confiaré sobre todo en la estructura de este fuerte. -comentó, sin dar pie a explicaciones, y dejando que lo interpretara como quisiera.Y una vez se dieron las órdenes de preparación en el fuerte, Zephiel se prestó a escuchar el análisis de las tropas enemigas por parte del capitán.- Preguntaba pues bien pueden atravesar las defensas del castillo y traspasar los muros con sus hechizos, obviando el hecho de que con fuego pueden incinerar el portón de esta construcción. -se aclaró, por si cabía la duda. Era perfecto que las tropas que quedaran no funcionaran de esa manera, y no era necesario explicar por qué, pues simplemente ponía el escenario a favor del fuerte.

Ahora bien, cuando el mago oscuro presentó la idea de dividirse, Zephiel pensó bien en cuál sería su papel entonces. Quizás la mejor idea sería llevar a sus acorazados y a la caballería consigo fuera del fuerte. Así podría asegurarse de prestar defensa, y utilizar a sus tropas de primera línea de manera eficiente. Una vez decidido, descendió también y en el patio comunicó que quienes tuvieran lanzas y caballos debían de acompañarlo puertas afuera para servir de ofensiva, ordenes que fueron cumplidas con rapidez. Una vez allí, Zephiel se aproximó a Odin y explicó su papel.- Serviremos  a una distancia prudente del fuerte. Tú lleva a tus tropas hacia al enemigo, y aquí aguardaremos una vez avancen.

Era ahora que los emergidos llegaban. Lo primero que pudo notarse fue que en el aire habían muchos más pegasos y wyvern de los que a primera vista parecían. Algunos de ellos volaron al fuerte, siendo detenidos fácilmente por las flechas de quienes aguardaban. Sin embargo, la mayoría decidió atacarlos en tierra, siendo más de veinte los que rodearon a los soldados de Bern. A su auxilio vinieron los jinetes de esta nación, quienes pronto se pusieron a combatir en la altitud del aire. Era difícil atacar a quienes podían volar, pero siempre que intentaban atacar en tierra, acababan poniéndose al alcance de las armas de quienes abajo aguardaban. Así lanzas de jinetes a caballo chocaron contra las de los jinetes pegaso, recibiendo daño de ambas partes. Zephiel entonces iba a pie, y esperaba el momento en que fuera el blanco de algún jinete. Fue entonces que un jinete wyvern intentó atacarlo, sin saber que a su llegada varios soldados aprovecharon el momento de llevar su montura al suelo, atacando con lanzas sus alas, así dejándolo a merced de la espada de Zephiel.  Dejó a la criatura ser atacada por sus hombres para así acabar con el emergido, quien pronto cayó por una estocada de su espada al estómago, la que no pudo esquivar por verse hostigado por tantas armas al mismo tiempo. Así, las fuerzas voladoras fueron disminuyendo hasta verse debilitadas. Sin embargo, desde allí Zephiel no podía saber cuántos refuerzos habían recibido los emergidos a pie.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
General

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de bronce [2]
..
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
369


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Rostros memorables [Priv. Odin]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.