Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] Las tentaciones como tu merecen pecados como yo. [Priv. Subaki] [+18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Las tentaciones como tu merecen pecados como yo. [Priv. Subaki] [+18]

Mensaje por Niles el Jue Jun 08, 2017 4:38 pm

El fracaso le pesaba más que las heridas que tenía, había fallado en su misión para su señor Leon y la preocupación se reflejaba en su rostro sombrío aún con rastros de sangre. No entendía que era lo que había fallado, había pensado en cada detalle y en algún momento el principito se le había zafado, no solo eso si no que había tenido oportunidad de atacarlo. Ya de por si había quedado herido en la pelea y ahora con una profunda herida extra que apenas había sanado ya que la medicina que tenía no había sido suficiente, estaba seguro que el arquero real lo había dado por muerto... y casi lo había estado. Ya casi pasaban 24 horas del hecho y había pasado el día alejándose cuanto podía de la zona, viajando por fuera de los caminos para no ser visto se había adentrado en una zona boscosa y finalmente se había refugiado en el pie de una zona rocosa donde había podido dormir un poco y terminar de comer sus últimas raciones. Tenía dinero, Leon había sido generoso con sus fondos pero calculando que sería una misión corta y sencilla no había previsto alejarse tanto de la frontera con Nohr y habiendo intentado secuestrar al príncipe seguro que su rostro ya estaba en todas las tabernas y pegado en todos los árboles de los caminos. Por más que tuviese el dinero no podría acercarse a ningún lado a gastarlo. Al caer la tarde siguió caminando por la zona rocosa y hasta había logrado cazar una liebre que tras desangrarla la llevaba colgando de su cadera por las patas traseras, tendría cena si encontraba un lugar donde armad un fuego sin correr peligro. Aún tenía en mente volver a intentarlo, no podría ir con su señor con las manos vacías, prefería perder su vida antes.

Las estrellas salieron temprano al cielo, y la luna un tanto más tarde grande y completa cerca del horizonte, no erauna noche particularmente oscura pero si resaltó el brillo de las luces de un establecimiento entre las rocas. Curioso el arquero se acercó logrando ver un camino por la montaña, una escalera ancha bordeada por arcos de madera rojos y algunas linternas que el suave viento las hacía mecerse ligeramente, no se acercó al camino si no que trepó por un costado siempre resguardándose de la vista de cualquiera por las rocas aunque no veía a nadie en las cercanías, no muy alto pudo ver la construcción pintoresca de madera y el aroma húmedo y caliente que le recordó a los baños del castillo pero más agradable. Se aproximó con mucho cuidado, parecía no haber nadie realmente en aquel lugar, las paredes no eran mas que marcos de madera cubiertos con lo que parecía ser tela o papel y en el interior no había luz alguna, los vapores relajaban un poco su cuerpo adolorido y finalmente tomó la confianza para acercarse hasta el pequeño muelle de madera que rodeaba la pequeña casa y la separaba de las rocas y la hierva del terreno. Sus botas hicieron crujir un poco la madera y dejaron marcas en la superficie pulida, demasiado limpio como para ser usado por alguien, e peliblanco asumió que se trataba de alguno de esos templos del país que limpiaban mucho pero solo se acercaba gente a dejar cosas y tocar campanitas. Apenas sabía leer y menos en una tipografía extranjera como la que adornaba la facha, pero de haber podido habría visto que leos de ser un templo se encontraba en un Baño termal.

Caminó por el costado del lugar sintiendo que los vapores se hacían más espesos y llegó a ver la piscina natural formada en las rocas de agua caliente, un ruido se hizo tenerse, alguien había arrastrado algo, una de las puertas corredizas se había cerrado y pasos amortiguados le indicaron que no estaba solo. Lentamente bajó del muelle y se agazapó entre las rocas, no muy lejos vio una figura de largo cabello rojo, pudo llegar a ver la piel pálida y carente de cicatrices, suave a la vista y podía adivinar que también al tacto. Normalmente no se sentía especialmente atraído por mujeres pero la curva de la espalda de aquella criatura le hacía contener un jadeo, su piel era demasiado perfecta y ya podía imaginar lo fácil que sería marcarla, solo un arañazo podría durar días en esa blancura de porcelana. Esperó quieto fantaseando solo hasta que su mirada notó el bulto entre las rocas junto a un arbusto, seguramente se trataba de los objetos personales de la joven, demasiado sencillo de robar y seguramente tendría medicina o al menos algo que le pudiera ser de utilidad para los difíciles días que le vendrían. Dudó un poco en como proceder, finalmente amargado de su propio sentido de responsabilidad decidió anteponer su situación y su trabajo por lo que comenzó a rodear la piscina por entre los arbustos y rocas hasta llegar al bulto.

Con su vientre contra el piso y su capa azul oscuro cubriendo su cuerpo y cabeza con la capucha se fue acercando, lo que había pensado que era solo una rama ahora de cerca notaba que era una especie de lanza, seguramente valdría un buen dinero y podría servirle para pescar en el río si era necesario pero le advertía que aquella persona sabría defenderse si lo descubría. Sus dedos llegaron a sujetar una de las correas de lo que sería un bolso y jaló hacia él lentamente, poco a poco, centímetro a centímetro.Estaba a punto de lograrlo pero una respiración pesada cerca le hizo girarse, a pocos centímetros suyo un gran caballo blanco se acercaba curioso, ambos se miraron y el caballo extendió sus grandes alas blancas y relinchando se paró sobre sus patas traseras intentando pisar al intruso. El arquero soltó un grito girando en el piso para evitar el golpe de los cascos del pegaso, la lanza cayó cuando el bolso fue jalado pero lo soltó enseguida para sujetar su arco y tanteando buscó entre la hierba alguna de las flechas que se habían caído del carcaj por el brusco movimiento.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Archer

Cargo :
Espía (Guardia Real de Nohr)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Vulnerary [3]
Crossbow [4]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
657


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Las tentaciones como tu merecen pecados como yo. [Priv. Subaki] [+18]

Mensaje por Subaki el Dom Jun 18, 2017 1:03 pm

Volver a casa desde hacía ya varios meses le alegraba bastante. Había trabajado muchisimo, incluso hacía mucho mas labores de las que estaba obligado a hacer y no le importaba para nada. Se sentía orgulloso de ser como era, pero cuando la señora Sakura le dio permiso para visitar a sus padres no pudo negarse. Aunque el joven sabía que no podría quedarse mucho tiempo en el lugar donde se crió, siempre era una alegría volver a ver a sus padres, les llevaba algunos regalos de palacio y algunos trofeos de triunfos en batalla que había conseguido a lo largo de su carrera militar. Había tenido que derrotar a muchos emergidos en su camino y realmente le preocupaba que en su hogar estuvieran sufriendo tambien ataques de emergidos.

Las tierras donde Subaki se había criado, las tierras de sus padres estaban algo alejadas de la capital, al sureste de la capital se encontraba su hogar, en una de las islas que se encontraban en aquel lugar. Ya había pasado el Fuerte Jinya, por lo que le quedaría quizás la mitad del camino que recorrer aun, encontrándose cercano a unas montañas donde podría descansar. Había encontrado una posada con aguas termales, perfectas para un viaje de día sin descanso como el que el estaba haciendo, ya que solo descansaba por la noche. Disfrutar de un baño después de un día duro era algo que al joven de largos cabellos rojizos le encantaba disfrutar fue por eso que decidió hospedarse allí.

No había apenas nadie allí, era una posada de paso y a esas horas las pocas personas que se hospedaban allí ya estaban dormidas. Era un lugar muy tranquilo en el que podría relajarse aunque solo fuera un poco. Después de haberse echado las lociones pertinentes en su cuerpo y cabello, el joven ya desnudo se metió en las calientes aguas de aquel estanque rocoso, el agua no paraba de soltar vapor y un fragante aroma que se había transmitido al agua y después al vapor gracias a Subaki y las lociones que se había echado en el cuerpo. El joven comenzó a acariciar su propia piel, suavemente pasaba sus manos por su delicada y suave piel. Se había relajado bastante, ni si quiera se había dado cuenta de que allí no estaba el solo.

El relincho y los extraños movimientos de su pegaso fueron los que lo alertaron, giró su rostro entonces dejando ver su rostro a aquel hombre que parecía estar robandole, o eso era lo que en un principio parecía. Girando su cuerpo completo pudo mostrar que realmente era un chico, aunque el agua aun llegaba a tapar su zona mas intima. Se sonrojo un poco, nunca se había visto en una situación similar, normalmente cuando se había bañado con alguien o si había alguien mas en los baños termales los había visto, pero aquel hombre había llegado de improvisto y encima parecía querer robarle.

-Tranquila, Zoshun, ya me encargo yo.-

El joven fue acercándose hasta el borde de la piscina rocosa donde se encontraba la pegaso y el otro hombre, al acercarse pudo ver aquello que el vapor no le permitía ver, estaba herido y no parecía algo leve. Fue entonces que pudo comprender que podría ser alguien que no tenía dinero ni medicinas y que además se encontraba en un lugar tan solitario como aquellas montañas. La pegaso no parecía quitarle ojo al arquero. Cuando vio que era un arquero el chico se salio del agua y acaricio la cabeza de su montura, sonriendo dulcemente para que se calmará dejando que las gotas de agua delinearán su figura, sus curvas al caer. Su largo cabello rojizo caía como cascadas de sangre por su espalda y hombros.

-Haz el favor de soltar ese arco, lo único que harás es poner aun mas nerviosa a mi pegaso...¿Porque no has pedido ayuda en vez de querer llevarte mis medicinas? -

Fue entonces cuando el jinete giro su mirada y se quedo mirando fijamente al otro hombre con una mirada algo seria. Sus ropajes eran bastante extraños para un hoshidano, estaba claro que no era de por allí, que era un extranjero. Aquello provocaba algún tipo de curiosidad en el pelirrojo, pero aun sentía desconfianza hacía el.

-Si me hubieras pedido la medicina como se debe, todo habría sido mucho mejor...Te ayudaré con tus heridas.-

El joven entonces se acerco hasta el otro chico para colocar su mano en el arco, sin ningún temor de que le fuera atacar con aquel arma, y al colocar su mano en la madera del arco se lo fue bajando poco a poco mientras su mirada se mantenía fija en el rostro ajeno. Si quería saber mas sobre aquel otro hombre, debía mostrarle que era alguien de confianza, que mostraba seguridad y sinceridad en sus palabras. Fue por eso que tras bajarle el arma sonrió dulcemente, mostrando su blanca  fila de dientes perfectos.

-Y un buen baño no le viene mal a nadie, puede desinfectar y sanar algunas heridas.-
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
505


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Las tentaciones como tu merecen pecados como yo. [Priv. Subaki] [+18]

Mensaje por Niles el Vie Ago 04, 2017 10:31 pm

La presencia del pegaso le había tomado completamente desprevenido y le había sorprendido perdiendo total compostura, una verguenza para un espía como él pero sabía del peligro de esos animales, muchas veces confundiendose la gente de que son criaturas débiles y pacíficas los había visto más violentos que los caballos de guerra y como utilizaban sus pezuñas para golpear desde el aire así como para embestir... a su parecer no se comparaban con un wyvern pero en su estado ya corría bastante peligro frente a un caballo emplumado enojado. Centrado en no perder de vista al animal no se percató demasiado del espectáculo que le daba el caballero de cabello rojo pero su voz ya le había dado a entender que había sido detectado... Su mano había alcanzado a tomar su arco y una de sus flechas y con los movimientos bruscos se había vuelto a abrir la herida más profunda en su costado donde una flecha le había atravezado de lado a lado y el vulnerary no había llegado a curarlo debido a la cantidad de otras heridas que tenía.

Tensando el arco apuntó al animal y enseguida al pelirrojo cuando este se acercó, más al entrar en el área de visión del peliblanco no pudo evitar examinarlo de pies a cabeza con su único ojo sano. El pecho pálido y de piel perfecta carente de cicatrices parecía pedir a gritos que le arañase y mordiese, quería ver como se marcaba, ahora que lo tenía relativamente cerca notaba que la textura de porcelana de su piel no era efecto de los vapores de las termas si no que en realidad aquel hombre tenía una piel comparable a la de una princesa mimada. Poco a poco bajó el arco sin despegar su mirada, bajando por la zona donde el paño le cubría y a sus piernas bien torneadas. Subió hasta su rostro, no tenía queja alguna realmente, sus ojos combinaban a la perfección con su cabello y unas pestañas que serían la envidia de cualquier mujer de la corte perfilaba sus ojos de forma exquisita, y eso sin mencionar el largo cabello rojo, incluso mojado mostraba su suavidad y fortaleza al no estar quebrado si no en una pieza entera... parecía que le rogase que lo sujetase de allí. Jadeó mostrando una sonrisa y terminó por soltar el arco a su lado y mostrar sus manos vacías - ¿Y que hermosa criatura daría algo sin pedir nada a cambio? Si es tu caso como dices demuestras que tu belleza no es solo exterior. - miró de reojo al pegaso que ahora que su dueño estaba cerca y le calmaba se mostraba sumiso y más tranquilo, era iverosimil para el arquero aquellos lazos que las monturas mostraban con sus jinetes, a sus ojos eran solo herramientas para la batalla, tal como su arco o sus flechas.

Se sentó y recogió las flechas para meterlas lentamente en su aljaba sin hacer movimientos bruscos para no asustarlos al manipular lo que sabía eran armas muy efectivas contra aquellos equinos voladores. Inclinado un poco a un costado se presionaba con el codo la herida para cortar el sangrado que ya sentía como una humedad pegajosa y cálida contra su vientre, se había envuelto precariamente con tiras de tela y se había hecho un bulto de telas para apretar la herida y evitar el sangrado pero el movimiento había arrancado la costra que se había formado - ¿Cual es el truco? Nadie es tan buen samaritano y menos cuando encuentras a quien intentaba robarte... - alzó su ceja y miró nuevamente al caballero pegaso, acentuó su sonrisa ladeada - ... y de tener la oportunidad te robaría bastante más que solo la bolsa. - una vez que termino de acomodar sus flechas volvió a enganchar su aljaba en su cinturón y pasar su arco por sobre su cuerpo - No quiero problemas, me conformaré con la vista y me iré sin molestarte más. - en otra circunstancia se habría mostrado más insistente o más atrevido pero sospechando que le estuviesen tratando bien solo para tener la oportunidad de entregarlo prefería alejarse nuevamente a un lugar seguro como la rata herida que era.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Archer

Cargo :
Espía (Guardia Real de Nohr)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Vulnerary [3]
Crossbow [4]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
657


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Las tentaciones como tu merecen pecados como yo. [Priv. Subaki] [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.