Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Campaña de liberación] El dolor de hoy será la fuerza de mañana [Priv. Leon]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] El dolor de hoy será la fuerza de mañana [Priv. Leon]

Mensaje por Niles el Miér Jun 07, 2017 11:19 pm

Había regresado de su gira por Elibe y parte de Tellius, ya había presentado informe con su señor aunque no había encontrado ánimos realmente de mostrarle su tesoro por temor a que se lo quitase, a fin y al cabo era el anillo de un príncipe y no pertenecía a las manos sucias de un vil ladrón. Pasaba mucho tiempo observándolo, pensando que hacer realmente, tenía una pequeña fortuna entre sus dedos pero no podía hacer nada con ella, si fundía el oro y separaba la piedra sacaría algo de dinero pero ni por asomo tanto como la pieza en si, solo por diversión la había hecho tazar con un ex-joyero de los barrios bajos pero tras confirmarle lo que su experimentado ojo sospechaba le dejó en claro si lograba venderla sería por un décimo de su valor por lo particular de la pieza, un revendedor no encontraría comprador y un noble no compraba a revendedores. El anillo era grueso y tenía mucho detalle tallado a mano, según le habían dicho, no había sido usado molde en nada, imitaba una piel de reptil y cada escama había sido tallada a mano y texturizado con herramientas calientes, la gema, un ópalo de fuego, tenía un número exagerado de caras que hacía que la luz reflejase de manera que el interior de la gema negra explotase en un millón de colores como una galaxia cada vez que la luz lo tocaba. Al parecer era una pieza tan increíble que era imposible de vender.

Suspiró mientras se abría paso por los matorrales, sus altas botas pasando la rodilla, gruesas, de cuero le protegían los pies de las espinas venenosas de estos y sus manos enguantadas apartaban las ramas y enredaderas que caían desde los nudosos árboles . Podría haber tomado el camino más despejado pero habría tardado más y ya estaba llegando tarde a su cita con el príncipe Leon para su entrenamiento semanal. Había decidido que le mostraría el anillo y aceptaría gustoso, quizás demasiado gustoso, el castigo que este le impusiese por no reportarlo de inmediato junto con su informe. El aroma ácido del pantano marearía a cualquiera que no estuviese acostumbrado, gases algo venenosos como todo en ese lugar, el arquero se rascó la nariz al sentir algo de ardor al meter su pie en un charco embarrado y los gases atrapados en el barro salieron. No era de extrañar que no hubiesen animales allí. Limpió un poco su bota contra el musgo de las raíces de un árbol y continuó hasta llegar al claro donde usualmente se reunían, apartados de todo y donde los gritos de cualquiera no serían oídos fuera del bosque.

Sonriente con su capucha puesta ocultando parte de su rostro se acercó en silencio hasta donde estaba su señor, dejándose ver enseguida sin tener intención de sorprenderlo o ser muy sigiloso, solo cuando estuvo a un par de metros de distancia empujó la capucha hacia atrás - Mi señor~- la voz áspera y profunda siempre parecía teñida con dobles intenciones por el tono que empleaba - Lamento no llegar a tiempo, he tenido por la ciudad subterranea a buscar cierta información antes que el portador se fuera de Nohr. Antes de comenzar me gustaría mostrarle algo si cuenta con tiempo. - no se movió, no lo haría sin una orden o al menos un gesto que se lo permitiese, ni se acercaría ni sacaría la joya aún, si a su señor no le interesaba oírlo o prefería pasar derechamente a sus asuntos no insistiría.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Archer

Cargo :
Espía (Guardia Real de Nohr)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Vulnerary [3]
Crossbow [4]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
596


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] El dolor de hoy será la fuerza de mañana [Priv. Leon]

Mensaje por Leon el Miér Jun 14, 2017 6:51 pm

La tarde empezaba a teñir el cielo de naranja  cuando el cuarto príncipe a la corona real de Nohr cerró con llave la puerta de sus aposentos y caminó presuroso hacia las caballerizas. No ocultaba su rostro tras una negra capa sino que llevaba el cabello a la vista de todo el mundo, mostrando orgulloso ese emblemático color que le caracterizaba cono un hijo legitimo portador de la sangra de Anakos. A donde iba un señor de sus características vistiendo lo que a sus ojos eran meras ropas de viaje? Pues nada menos que a una de las zonas más feas de su país, los pantanos.
Llevaba un chaleco de corte largo, que asemejaba más a un saco con mangas, pero que no contaba con las piezas de armadura internas para considerarse un brigandin. Su camisa de seda le colgaba grácil en ambos brazos y, al momento de entrar en las caballerizas, estaba terminando de ajustar sus preciados guantes. Todo su conjunto era de un impecable color negro que, si bien eran piezas de ropa simples, las texturas y pulcritud de ellas denotaban en Leon su alta cuna.
El mozuelo de las caballerizas tartamudeó un poco al verle, pero raudo fue en busca de su caballo una vez que se le dio sus órdenes. Era un muchaco joven y cubierto de pecas y pelo rizado, el cual se lo había cruzado varias veces en los establos. NO tenia gran opinión de él, pero a su montura predilecta parecía agradarle aquel delgaducho adolecente, ya que era de los pocos sirvientes con los que no relinchaba y pataleaba.
El joven llegó cinchando de las riendas de su fiel corcel, un caballo de negro manto el cual apenas hacia poco había llegado a la adules. Sus criadores le habían dicho que crecería un poco más todavía, pero para el mago ya era bastante difícil manejar una bestia de ese tamaño, y se preguntaba si habría algún hechizo para evitar que siguiera creciendo.
Una vez que estuvo sobre su fiel Darkness , cabalgó veloz hacia las expensas del palacio para entregar una larga lista de extraños elementos los cuales requería y que, si bien se le preparó su equipaje con gran celeridad, ya era noche cerrada cuando el príncipe por fin pudo ponerse en marcha hacia el pantano. Una decena de diversos frascos de vidrio tintineaban en sus alforjas mientras avanzaba a paso firme por las áridas praderas de su reino. Como iba a lomos de una bestia tan grande a la que apenas y podía controlar, el príncipe debía tomar el camino más largo y extenuante, pero no era nada que no hubiera calculado previamente en su meticulosa preparación. Cuando llegó al claro habitual en medio de  la zona de lodazales su invitado todavía no había llegado lo que lo hizo arquear una ceja. Niles era siempre extremadamente meticuloso y sabia la importancia que significaba para el joven príncipe la puntualidad… Le habría ocurrido algo? Antes de continuar dándole vueltas al asunto se le antojó más seguro esperar con un tomo mágico entre las manos, por lo que  bajó de su montura y ató al animal a una rama baja. Antes que terminara de desatar el primer nudo de su alforja unos pasos a su espalda le informaban que su compañía había llegado sin siquiera darle tiempo real de ponerse verdaderamente nervioso por su tardanza.

-Muy buenas noches Niles,  Debo admitir que me sorpeende verte llegar después que yo… pero si tienes información nueva estás más que disculpado, por supuesto.-

Terminó de sacar el grueso tomo de tapas purpuras, y abrazándolo en su pecho se volvió para mirar cara a cara a su fiel sirviente. Le sonrió. No solía mostrarse amable o comprensivo en general con nadie, pero Niles había sido siempre la excepción a muchos casos.

-Por supuesto que contamos con tiempo. Adelante, expláyate cuanto gustes, la noche es joven.-

Extendió la mano abierta ante él, indicándole que podría acercarse o sentarse con comodidad.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Príncipe de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Ruina [2]
Tomo de Viento [1]
.
.
.

Support :
Xander

Especialización :

Experiencia :

Gold :
943


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] El dolor de hoy será la fuerza de mañana [Priv. Leon]

Mensaje por Niles el Dom Jul 30, 2017 3:08 am

Era raro en él llegar tarde cuando era una cita con su señor, de hecho lo normal era que llegase temprano y esperase para no hacer esperar al rubio, por eso mismo se aproximó con tanta cautela temiendo haber ofendido al príncipe menor con su falta de puntualidad sin haber avisado antes. El rubio no era un ser cruel o irracional y no era por ello que venía tal comportamiento si no todo lo contrario, la forma que le trataba Leon con respeto y paciencia le hacía ser aún más servicial y agradecido, a fin de cuentas era gracias a él que seguía con vida y tenía, no solo un techo sobre su cabeza, comida en su estomago y oro en su bolsillo si no que también un propósito para su vida. Se aproximó solo cuando el menor se lo indicó alzando su mirada para examinar al joven deteniendose solo unos pasos frente a él. Si bien le superaba en altura no se sentía superior ni tampoco sentía que el menor fuese menos imponente aunque debiese de alzar su mirada si quería verle al rostro, la forma de pararse y de moverse de Leon, incluso su sonrisa, le parecían propias de un rey para el arquero.

Metió su mano en el bolsillo y extrajo esta en un puño con la joya en el interior, el peso de la misma era excesivo para un simple anillo, solo con fundirlo habría podido sacar una considerable cantidad de oro. Extendió su mano hacia Leon exponiendo la joya en la palma de su mano enguantada. El contraste era absurdo, el anillo había sido pulido para poder constatar mejor el tallado de la gema y ahora parecía atrapar cualquier deje de luz de aquel lugar, el oro también había sido pulido para determinar su pureza y parecía renovada... claramente un robo en la mano cubierta por un guante de cuero desgastado y hasta algo sucio por el uso. No dejó mucho tiempo para que el príncipe sacase conclusiones apresuradas pues se explicó casi al instante - Lord Leon, lamento no habérselo comunicado antes. Este anillo pertenece al príncipe Pelleas, de Daein. Tras nuestro... ejem... encuentro... él huyó demasiado rápido dejando atrás este anillo al no encontrarse con el resto de sus pertenencias. Lo he hecho tazar por varios joyeros y recién hoy he encontrado uno con suficiente experiencia como para que pudiese realizar un tazamiento correcto. La gema es un ópalo de fuego y es más hermosa cuando se le ve cerca de las llamas, fue facetada por alguien experto y engarzada en oro tallado a mano. Vale una pequeña fortuna. - carraspeó al decir aquello, más dinero del que él hubiese llegado a poseer en toda su vida pero que seguro para Leon no eran más que monedas de cambio - Intenté averiguar su procedencia pero el anillo no está sellado, ha sido un pedido especial sin marca, lo único que se sabe es que estas gemas pueden encontrarse en zonas montañosas de suelos de roca sólida y a mucha profundidad. El príncipe Pelleas poseía muchos anillos y si este es solo uno que no le importó dejar detrás ya puede adivinarse la riqueza de la familia real. - concluyó finalmente en el punto que quería llegar.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Archer

Cargo :
Espía (Guardia Real de Nohr)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Vulnerary [3]
Crossbow [4]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
596


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] El dolor de hoy será la fuerza de mañana [Priv. Leon]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.