Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] Del frío aire invernal y la lluvia de montaña [Priv.Sion]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Del frío aire invernal y la lluvia de montaña [Priv.Sion]

Mensaje por Karandra el Dom Jun 04, 2017 3:53 pm

Debían moverse,solo les quedaba aquello, después de los últimos sucesos, si se quedaban mucho tiempo en el lugar donde residían podrían tener grandes problemas. Como madre no podía dejar que sus hijos sufrieran, no podía dejar que sus hijos crecieran sin una madre y sin un padre, la gente podía ser muy cruel y aunque no tener un lugar al que llamar hogar nunca había sido un problema para ella, sus hijos necesitaban un lugar donde sentirse seguros y una caravana, por mucho que a ella le gustará no era un buen lugar para criar a ningún niño. Aun así se las apañaban en el camino, conseguía algún dinero en algunos pueblos, mostrando a sus animales y los trucos que podía hacer con ellos, pero aquello solo les daba para lo mas básico, los pueblos eran muy pequeños para dar bastantes beneficios.

El camino los llevo por Ilia, un lugar frío pero del que había escuchado que sus gentes siempre habían sido muy hospitalarias. El frío y el viento eran bastante problema para ellos, el bebe lloraba, la mujer no podía darle mas mantas y aun así parecía tener frío. Algunos de sus animales se colocaron junto al bebe para darles mas calor y que además fuera reciproco, todos estaban sufriendo las consecuencias del tiempo. Su hija,Arline, siempre solía jugar con algún animal de la caravana, sin embargo, ahora siempre andaba tapándose y sin demasiadas ganas de jugar, el frío provocaba aquello, era como en los animales que ivernaban, a muchas personas les pasaba lo mismo.

-Ya estamos cerca del siguiente pueblo, no os preocupéis...esta vez seguro que conseguimos algunas mantas nuevas y comida.-

La mujer intentaba animar la caravana con su radiante y bonachona sonrisa, con una actitud positiva. Acariciaba los cabellos de su hija y después a su bebe, entonces fue cuando llegaron al nuevo pueblo. Parecía un pueblo muy humilde aunque no es que fuera pequeño. Las casas estaban hechas de madera para aguantar mas el frío y el duro invierno permanente de Ilia. Pararon en la plaza donde la mujer empezó a preparar lo que sería su espectáculo.  Debería utilizar solo aquellos animales que pudieran aguantar el frío fuera y trabajar bien con el viento. Debía decidirse bien porque tenía que aprovechar toda la luz posible del día.

Se decidió entonces por llevar a su marta, con ella podría hacer trucos sin ningún problema. Dejó a su hija a cargo del bebe y cerro toda la caravana para que nadie entrará ni que ningún animal saliera. Antes de empezar el espectáculo debía pasear por los alrededores de la caravana para buscar interesados, y quizás conseguir algún trabajo extra en los establos. La mujer paseaba por la calle con aquella marta colocada en un hombro, muchas personas la miraban extrañada, pero muchos se mostraban interesados en como un animal como ese era tan dócil y tranquilo, la gente las solía cazar por su fina piel, sin embargo, ella la tenía como un animal de compañía. Ya estaba consiguiendo el primer paso del espectáculo.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Villager

Cargo :
Domadora

Inventario :
Vulnerary [3]
arco de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
951


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del frío aire invernal y la lluvia de montaña [Priv.Sion]

Mensaje por Sion el Jue Jun 08, 2017 7:37 am

¿Por qué Ilia resultaba ser un territorio tan frío? No era como si le desagradara de todas formas, probablemente el gélido viento le mantendría despierto y demasiado ocupado en ahorrar energías como para dejarse llevar inútilmente por algún pensamiento del momento. En aquella ocasión, lo único que le había empujado a pisar territorios nevados y parcialmente alejados de Durban, había sido curiosidad, curiosidad acompañada de cierta responsabilidad que a pesar de todo, como guardia, debía cumplir. Pero, mientras hacía una cosa, perfectamente podía hacer la otra también, de todas formas, la una estaba relacionada a la otra, al menos de alguna pequeña forma.

había preferido viajar acompañado solo por otros dos magos que, como pisaron Ilia decidieron pasar la mayor parte del tiempo encerrados en sus respectivas habitaciones de la posada, tiritando de frío bajo las pesadas mantas. Sion nunca había sido el tipo de persona que permaneciese durante largo rato en una habitación, sobretodo si no tenía nada que hacer. Así que, soportando el frío, prefirió dar una vuelta por aquella pequeña ciudad, aunque fuese para hacerse una idea general del lugar y de lo que podría conseguir de aquella maltrecha tierra sin casi poder militar. Efectivamente, tampoco era como si hubiese encontrado muchas cosas de interés. Pero probablemente, las cosas podrían cambiar.

Un claro ejemplo fue aquella plaza central, a la que se había dirigido por pura curiosidad al ver una considerable cantidad de gentío reunida, observando algo en particular. Sus pasos pararon y entre la oscuridad de la capucha que llevaba, miró hacia la mujer que se paseaba alrededor de una caravana con un extraño animal sobre el hombro. Giró su marcha, acercándose a ella, pero, aún sin interrumpir su espacio personal, se paró en frente, parpadeando con intriga–  Perdone mi ignorancia, hermosa dama –Habló, por pura cortesía bajó la capucha, dejando al descubierto su plateado cabello, descendiendo por sobre sus hombros con suavidad.

¿Qué clase de animal es? Nunca vi algo parecido –Admitió sin problema alguno y con clara curiosidad en su voz. Cierto era que había estado viajando antes de pisar Durban, que había visto cosas sorprendentes, pero, se atrevería a decir que nunca había puesto sus ojos en criatura similar, escapando completamente de su conocimiento y siendo eso, algo que no tenía perdón para él quién tan curioso se sentía por descubrir los misterios que acunaba el mundo. Cuando finalmente levantó la mirada a la mujer que parecía ser su ama, sonrió con simpatía. Ropa holgada era la que la mujer llevaba, claramente holgada por las extremas temperaturas de aquella ciudad... Y entonces... ¿Por qué?...
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
21


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del frío aire invernal y la lluvia de montaña [Priv.Sion]

Mensaje por Karandra el Sáb Jul 08, 2017 11:37 am

Nunca había pensado que Ilia iba a ser un lugar donde fuera tan difícil de vivir, no tenían fuerza militar apenas, en un principio con eso creyó que tendrían mas facilidades para ganarse la vida allí y así era pero...no había pensando en lo mal que estaba aquel territorio. Si seguían así lo mejor sería abandonar aquellas tierras, ir al oeste o viajar a otro continente, algo que quizás podría hacer si ganaba dinero suficiente. No iba a volver a Bern, aun no, en Sacae tampoco es que fuera bienvenida y en Lycia podría tener problemas, no le quedaban muchos lugares donde poder viajar, lo único que le quedaba en el continente era Ilia, Etruria y aquellas islas del oeste, Durban. Quizás en los otros países no tuviera problemas si se movía, pero prefería sentirse segura, debía mantener seguros a sus hijos y aun tenía miedo de que a su hijo mayor le pasará algo malo al estar alejado de ella. Ya era mayorcito pero aun seguía siendo su pequeño, su hijo, y se preocupaba por el, por eso había mandado ya a una de sus palomas mejor amaestradas para llevarle un mensaje.

Antes de empezar cualquier espectáculo tenía que conseguir algunos clientes que después atraerían a mas clientes, sus animales sabían hacer trucos espectaculares que siempre asombraban a todos en los pueblos, pero no sabía cuanto iba a ganar en un pueblo tan pequeño. Algunos pueblerinos ya empezaron a acercarse a la mujer extrañados al ver un animal salvaje como aquel portarse como un animal domesticado junto con aquella señora. La marta era un animal común en los bosques, sin embargo, era una criatura muy escurridiza, como las comadrejas y hurones que eran de la misma familia. Era resistente a las bajas temperaturas y a la nieve, por lo que era la mejor opción para realizar sus espectáculos.  

Entonces escucho la voz de uno de aquellos jóvenes, el único que se acerco mas incluso le había dicho hermosa, aun cuando seguramente le doblaba en edad, aquello provoco en la mujer una suave sonrisa de alegría.

-Que jovencito mas bien educado, esto que ves aquí es una marta, son como las comadrejas y los hurones...pero no suelen ser domesticados, la gente prefiere solo cazarlos por sus suaves pieles perdiéndose las grandes habilidades de estos graciosos animales. -

La mujer acerco su mano cerca del chico y la marta empezó a avanzar con cuidado por el brazo de la dama, con gran agilidad y de forma grácil termino en la mano de la mujer y con su morro justo enfrente de la cara de aquel chico de largos cabellos, olisqueo un poco y después dio un toque con su nariz a la nariz del joven saliendo corriendo al cuello de la domadora.

-Le he enseñado muchos trucos, es un animal muy inteligente y habilidoso, ¿Quieres ver alguno?.-

Fue entonces cuando se fue acercando hasta la caravana girándose después hacia la gente que cada vez mas se acercaban, sobretodo con sus niños. La mujer entonces dejó en el suelo a su peludo amiguito y empezó a hablar con una amplia sonrisa en sus labios, directamente al joven de cabellos blancos que se había interesado.

-Esconded algo en la nieve, sin que lo veamos ni mi querido amiguito ni yo y cuando lo hayas hecho avísanos, Marte encontrará lo que hayas escondido sea lo que sea. -

La mujer se tapo los ojos que ya tenía cerrados y volvió a levantar a la marta que abrazó para que no pudiera ver nada.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Villager

Cargo :
Domadora

Inventario :
Vulnerary [3]
arco de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
951


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del frío aire invernal y la lluvia de montaña [Priv.Sion]

Mensaje por Sion el Jue Ago 17, 2017 6:34 am

A pesar de mantener las apariencias, las de una persona calmada y diplomática, aún siendo joven, era inevitable que de vez en cuando mostrara curiosidad, la curiosidad propia de una persona que desconocía cosas, como normal debía de ser y, que en el fondo ansiaba poder encontrar respuestas a todas sus dudas. Y allí estaba: un animal, algo tan simple y puro como otro ser vivo y, por primera vez se alegró que su curiosidad cayese sobre una marta y no en la magia oscura que temía llegaría un día en el cual ya no sabría si él la dominaría a ella o ella a él. Parpadeó maravillado en cuanto el serecillo se acercó a él por la mano extendida de la dama y tocó su nariz con la suya. La sorpresa fue clara en su rostro y al final, levantando una mano ligeramente cerrada en puño ocultó la suave risa que escapó de ellos. Hacía mucho que no se daba el lujo de reír de aquella forma, genuina.

Es sorprendente que lo haya domesticado... ¿O quizás se volvió su amiga? –A veces el llegar a tener una amistad, valía mucho más que otras cosas como el control sobre algo. No le habría sorprendido si le hubiese dicho que así era, que se había vuelto su amiga. Permaneció quieto en aquél preciso lugar, observando como la mujer llamaba la atención de todos con su agradable sonrisa. En un momento se sintió igual de curioso que los niños que veían algo por primera vez. Procuró calmar un poco su mente, tampoco le resultó demasiado complicado a esas alturas. Relajó sus hombros y escuchó las palabras de la mujer con atención. Asintió con la cabeza como todos los demás allí presentes y finalmente, ante las indicaciones de la mujer, sonrió de lado. Quitó sus guantes, uno de ellos lo guardó en una de los bolsillos internos, la otra, simplemente la sujetó en su mano y tras dar media vuelta se alejó un poco, escondiéndose entre los demás ciudadanos.

Escondió el guante cerca de un montículo de nieve que había en un rincón, cerca de la corteza de un árbol y al fina, cuando ya estuvo seguro del lugar, volvió a acercarse, limpiándose las manos de la fría nieve–  Listo –Avisó con una agradable sonrisa ates de guardar sus manos dentro de su capa, cruzándose de brazos con levedad, más que nada para calentar nuevamente sus manos. De todas formas su intención era la de volver a la posada después, aunque sea para beber algo caliente o hablar con los que le habían acompañado. Pero ya que estaba allí, jugando un rato, bueno, no había forma de que eso fuese algo malo de todas formas. ¿Cierto? Quizás al volver se lo fuera a decir a Yuuko, solo por interés general, de todas formas sentía que debía de hablar con ella de ciertas cosas, pero eso podría esperar claramente.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
21


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del frío aire invernal y la lluvia de montaña [Priv.Sion]

Mensaje por Karandra el Dom Sep 10, 2017 1:14 pm

Ver a un joven reír y pasarlo bien con sus animales no tenía precio, siempre le gustaba ver como la gente disfrutaba de sus espectáculos, pero sobretodo disfrutaba de los rostros de aquellos jóvenes curiosos que se acercaban mas a aquellos extraños animales, aquellos que no tenían ningún miedo de los animales eran las personas que mas apreciaba aquella mujer. Sonreía con mucha amplitud, con sus parpados ligeramente cerrados, riendo después al ver como la marta tocaba con su nariz, la nariz del otro joven. Entonces el joven hizo la pregunta correcta, parecía estar interesado en como había conseguido que aquella marta realizará todo aquello.

-Todo tiene una explicación lógica, es mi amiga si, pero también ha sido entrenada y domesticada, pero antes de ser entrenado, un animal tiene que ser tu amigo, sino nunca conseguirás que haga lo que quieres, porque sabe que tiene tu amistad.-

La mujer debía llamar la atención de otros campesinos de aquel pueblo, después de todo necesitaría todo el dinero que pudiera conseguir para darle de comer a sus hijos y a los animales que les acompañaban. Aun así no le quito el ojo de encima al curioso joven de largos cabellos, que aun permanecía allí, con el brillo de la juventud y la curiosidad en sus ojos antes de tapar sus ojos con las manos. No sabía bien quien había sido el valiente que había aceptado aquel desafío o si habían sido varios. Al escuchar de nuevo la voz del joven sonrió ampliamente y abrió sus ojos apartando sus manos también , dejando a la marta en el suelo.

-Muy bien, quiero que encuentres para mi, el objeto que le falta a ese buen chico, ¿Lo harás? ¿Podrás recuperarlo?-

La marta se levanto un momento a dos patas y dio un toque con su nariz a la de la inclinada mujer que rió dulcemente acariciando al animal que tras las caricias empezó a correr por entre la nieve, olisqueando y levantando su cabeza, mirando al joven en todo momento, olisqueandole la ropa desde el suelo. Tras estar solo unos minutos allí empezó a correr hacia el montículo de nieve, metiéndose dentro de un salto. Al cabo de un rato, el animal salio con un guante en su boca comenzando a caminar hacia el joven colocandose frente a el a dos patas, como si le ofreciera aquel guante.

-¿Es ese el objeto que escondiste?-

Preguntó la mujer expectante, al igual que los demás campesinos que observaban fijamente al joven y la marta, esperando una respuesta.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Villager

Cargo :
Domadora

Inventario :
Vulnerary [3]
arco de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
951


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del frío aire invernal y la lluvia de montaña [Priv.Sion]

Mensaje por Sion el Sáb Oct 21, 2017 7:39 pm

Ciertamente, había una diferencia fundamental entre intentar amaestrar un animal salvaje y hacerlo con un animal cuya amistad ya te la habías ganado. Después, dependía también el trato, sin duda, era mejor ganarse el cariño a base de palabras dulces y alentadoras que a base de desprecio y golpes. La mujer había actuado correcto con la marta, lo sabía por como el animal se comportaba con ella, por el tono de voz de la humana. Quizás, si en un principio no esperó que el animal encontrara su guante, verla correr por la nieve y finalmente volver con el guante que había escondido, entregándoselo, causó que riera en bajo, divertido.

Se agachó en un acompasado gesto, no quiso ser brusco y espantar la marta– Gracias –Murmuró en un dulce tono, tomando el guante. Rebuscó entre sus pertenencias, finalmente, tras unos escasos segundos, sacó el otro guante y una bolsita de cuero oscura– Ahora ¿Serías tan amable de darle esto a tu amiga? –Propuso con una sonrisa, extendiendo la bolsita hacia el animal. Claro, sabía agradecer por aquello que realmente había logrado sorprenderlo, de la misma forma, no permanecería de brazos cruzados si alguien necesitara ayuda. Él mismo había pasado días oscuros y si podía ayudar de alguna forma a los demás, lo haría encantado. Eran unas cuantas monedas, suficiente como para poder pasar unos cuantos días más sin la preocupación para comprar algo de comer o unas mantas más gruesas para pasar la noche.

Se incorporó, volviendo a colocarse los cálidos guantes y al final, sonrió agradecido a la mujer de cabello oscuro– La admiro por lo que consiguió –Se atrevió a halagar. Los demás quienes atentamente observaban el animal, no estaban realmente prestando atención a las palabras de un completo desconocido– Tengo una propuesta –Pronunció de golpe– La invitaré a quedarse esta noche en la posada en la que mis compañeros y yo nos estamos quedando en caso de no tener otro lugar al cual ir. Al menos tendrán un techo bajo la cabeza, una comida caliente y unas cómodas camas en las que poder descansar. Claramente, sus compañeros tendrán los mismos tratos –Habló calmado, pero seguro de sus propias palabras. Permaneció recto, con una agradable sonrisa, sincera, en los labios.

A cambio, si me lo permite, escucharé su historia con la marta mientras cenamos  –Levantó un dedo y le guiñó un ojo . ¿Qué mal podía hacer de todas formas? Era una noche helada como cualquiera, estaba lejos de casa y que la reina se enterase o no de sus arrebates de cortesía realmente no importaba. Estaban en otras tierras. Habían otras leyes y Yuuko era una mujer amable en realidad. Y lo más importante, ese era un antojo del mago, un arrebate de cortesía que rara vez faltaba en realidad.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
21


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del frío aire invernal y la lluvia de montaña [Priv.Sion]

Mensaje por Karandra el Miér Nov 29, 2017 1:14 pm

Al parecer aquel si era el guante del chico ya que lo aceptaba por lo que la mujer empezó a sonreír ampliamente, la gente del pueblo empezó a aplaudir, parecían haberse divertido por aquel truco...lo que necesitaba la gente en aquellos oscuros tiempos era eso, un poco de diversión, sobretodo en pueblos como aquel, donde vivir seguramente era mucho mas difícil que en pueblos de Lycia o Etruria, puesto que los emergidos parecían no parar de cebarse con ellos...además del frío y la nieve que siempre eran un problema. Al menos había conseguido hacer que sus vidas fueran, aunque fuera un poco mas felices aquel día al ver a aquella marta realizar su truco. La marta devolvió el guante sin rechistar y recibió aquella bolsa entre sus dientes, ladeando la cabeza extrañado pero llevándoselo corriendo a la mujer para que ella viera lo que era...para ver si era para el.

-Muchísimas gracias, joven...en tiempos como estos, hay que aprovechar hasta la ultima moneda.-

Al enseñarle a la marta que eran monedas, el animal dejo de estar interesado en lo que escondía aquella bolsa, y se quedo tranquila, subiendo hasta su brazo para descansar en el hombro de la dama. La gente ya empezaba de nuevo con sus quehaceres pero aquel joven se mantuvo allí, hablando junto a ella...que la invitará además de todo aquello le sorprendió bastante y asintió con levedad.

-Me encantaría, aunque debo decir que también debería llevar a mis hijos a esa taberna, no se si será un problema meter a mas personas y además mis animales, tampoco quiero aprovecharme de vuestra generosidad.-

Guardo la bolsita de dinero entre sus ropajes y se giro para abrir la puerta de aquella caravana en la que viajaban, lo cierto es que un buen descanso en una taberna no les vendría mal...aun mas cuando hacía tanto frío, dejo dentro a su marta y después volvió a cerrar para acercarse de nuevo al joven, si era cierto que quería invitarla entonces le diría a su hija que llevara la caravana hasta la taberna y que aquella noche descansarían allí.

-Bueno, no se si es un trato muy justo, pero si queréis saber mis secretos, puedo contaros ese mientras cenamos, jujuju. -

Rió divertida, y entonces fue cuando aviso a su hija para que llevara la caravana hasta la taberna, después de aquello empezó a caminar con su nuevo amigo hacía la taberna.

-De nuevo muchas gracias...por parte de mis hijos y mis animales también.-
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Villager

Cargo :
Domadora

Inventario :
Vulnerary [3]
arco de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
951


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del frío aire invernal y la lluvia de montaña [Priv.Sion]

Mensaje por Sion el Jue Feb 01, 2018 5:51 am

Permaneció esperando tranquilamente a que la mujer hiciese lo debido, permitir al animalillo volver a entrar en la caravana y pedirle a una de sus hijas conducir la misma hasta la posada. Sonrió, inclinándose a un lado solo para poder saludar con la mano y una amistosa sonrisa a la muchacha, seguidamente volteó en dirección a la mujer y sonrió con suavidad.

Está bien, no se preocupe por ello. No sería justo dejar a sus hijos fuera con este frío. Hay lugar para todos. Aunque quizás los animales tendrán que dormir en el establo... Pero seguro serán tratados bien, tendrán comida, agua y un lugar donde dormir –O al menos, a sus caballos se les trataba bien. Con un gesto de la mano propuso a la mujer avanzar a su lado y solo entonces comenzó a caminar también a su lado.

En realidad... No era como si aquél fuese un gasto que no podía soportar, estaba bien, de vez en cuando, hacerles un favor a alguien más, aunque no recibiría nada en cambio más que agradables e interesantes historias– Está bien entonces, con gusto escucharé su historia –Ensanchó suavemente su sonrisa, sin ser descortés, sino solo la sonrisa sincera de un hombre curioso.

Entonces, viró su atención al frente y señaló hacia una posada de madera, de sus ventanas se veía la luz y arriba, una pequeña chimenea dejaba salir un cálido humo que era incluso más visible gracias a la noche y a la fría temperatura– Ahí nos estamos quedando, los hombres que me acompañan y yo –Habló finalmente antes de darse cuenta de un pequeño detalle que le hizo parpadear. Volteó hacia la mujer su atención nuevamente, pensativo– Pero que descortés de mi parte –Paró, girando correctamente hacia ella.

Os invité, pero no tuve la decencia de presentarme, perdonadme –Efectivamente, había cometido un descuido– Mi nombre es Sion, provengo de la Isla de Durban, es un gusto –Tomó con suavidad la mano de ella, inclinándose un poco a la vez que la levantaba y paró solo cuando sus labios estuvieron por tocar los nudillos de ella, entonces la soltó, volviendo a enderezarse.

¡Sion! –Parpadeó, girando en dirección a la puerta de la posada. Un muchacho joven, de unos dieciséis, diecisiete años, cabello hasta los hombros oscuros, ojos igual de oscuros y cubierto en su totalidad por una manta gris corrió con dificultad hacia ellos esbozando una sonrisa de oreja a oreja– Yomi –Susurró sonriente.

Nadie sabía nada de ti, nos preocupamos –Admitió, parando a un lado de él, girando en dirección a la mujer para inclinar la cabeza– Me entretuve, lo siento –El pelinegro asintió con la cabeza– La señora... –El guardia sonrió– Mis invitados ¿Podrías hablar con el posadero? –El chico pareció entender, asintió y con una nueva reverencia volvió a dirigirse hacia la posada, apresurado.

Solo entonces Sion volvió a caminar en dirección a la misma, lento, esperando a la mujer.

Off:
¡OMG! ¡Lamento un montón la demora! D:
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
21


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del frío aire invernal y la lluvia de montaña [Priv.Sion]

Mensaje por Karandra el Vie Feb 09, 2018 1:00 pm

No pensaba dejar a todos sus animales en el establo, eso lo tenía claro ella, escondería a alguno de sus pequeños amigos entre sus ropas para que el tabernero ni se le ocurriera de echarlo, así podría disfrutar de su compañía también en la habitación. No sería la primera vez que lo haría, ni la ultima, ya había colado a varios de sus animales en las habitaciones de diferentes tabernas, eran parte de su familia después de todo...no quería separarse de todos ellos y dejarlos en el establo, igualmente su hija podría llevar alguno mas escondido entre sus ropajes. La dama reia con suavidad mientras caminaba con su joven compañero.

-Bueno bueno...siempre puedo colar a alguno de mis pequeños entre mi ropa, lo bueno de la edad es que pierdes cualquier tipo de vergüenza y te vuelves mas ingeniosa.-

Después de decir aquello se echo unas risotadas mientras observaba a su compañero, mucho mas joven que ella pero mas alto, no se conocían tanto pero se había comportado como todo un caballero, uno de los que ya no quedaban por ningún lado. Le recordaba un poco a Varok cuando era joven, aunque claro...este tenia un cuerpo mucho mas delgado y débil, pero Varok era un rudo guerrero ya de joven, este mas parecía un mago o un estratega que un soldado. Parecía igualmente aun alguien que había conocido la guerra.

-Tenéis unos ropajes muy característicos, sois un brujo o un estratega? Si me equivoco espero no molestarle,es que he visto a pocos soldados con ropajes así.-

Y si iba acompañado de otros hombres...es que formaba parte de algún tipo de negocio o de patrulla, sin duda alguna aquello tenía que ver con algún asunto de guerreros, mercenarios o algo parecido, algo en lo que la joven no se iba a inmiscuir, ya que ante todo tenía la responsabilidad de proteger a sus hijos y meterse demasiado en la vida de alguien podría traer problemas. Tras soltar unas risas sintiendo cercanos los labios del joven en su mano, aunque sin llegar a tocarse, siendo interrumpido por otro hombre.

-Es un placer conoceros Sion, Mi nombre es Karandra y estoy deseando entrar ya a comer algo, aquí fuera hace un frío que pela.-

No iba a decir de donde provenía, al menos aun no, aun así ya había pasado por distintos lugares, de Sacae, como su origen, hasta Bern y después en Lycia, sin duda para ser una mujer sin ningún estudio y sin conocimientos en batalla ni don para la magia, había viajado mucho, muchas veces por circunstancias que la domadora no quería ya ni recordar. Saludo de forma cortes al nuevo joven, con una amplia sonrisa bonachona, no le dio tiempo a saludarlo cuando ya se había ido por lo que fue alejándose hasta la taberna también con su compañero.

-Espero que no se haya pensado alguna cosa extraña, tu compañero, aunque con mi edad ya dudo mucho que piensen algo así de mi y un joven como tu. -

Spoiler:
No te preocupes, yo también me disculpo si tardo.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Villager

Cargo :
Domadora

Inventario :
Vulnerary [3]
arco de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
951


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del frío aire invernal y la lluvia de montaña [Priv.Sion]

Mensaje por Sion el Jue Abr 05, 2018 8:54 am

Efectivamente, la idea que proponía tenía su gracia e ingenio. La observó, observó al carro y se imaginó a todos los animales que este escondía. Después, volvió la atención a ella y ensanchó su sonrisa– Ciertamente. También puede hacer que algunos pasen por la ventana, o podría incluso ayudar a ello –Susurró en bajo, sonriendo animado ante la idea. ¿Que estaba haciendo algo que se considerara incorrecto? Más allá que un mago y un guardia de Durban, era un hombre joven también, y eso no podía esconderlo.

Pero, su siguiente pregunta llamó su atención. Volteó de nuevo su atención a la mujer y ladeó, suavemente, su cabeza hacia un costado. Sus plateados mechones se colaron por fuera de la capa que lo mantenía cálido y resguardado de los fríos vientos, pero no prestó atención a ello– Soy un mago... Un mago oscuro –No tenía problemas en admitirlo, aún cuando el arte que dominaba era algo tan contradictorio y espeluznante.

De entre los bolsillos de su capa sacó unemblema de cobre, una especie de moneda del tamaño de la palma de la mano con una mariposa grabada en uno de los lados y la profesión/permiso de armas del propietario y su nombre grabado en la otra. Se la extendió a la mujer como muestra de ello– Mis compañeros y yo venimos de las Islas de Durban, somos soldados –¿Qué mal hacía revelar eso? Sonrió, con calma, de todas formas, no estaban haciendo nada realmente peligroso o interesante, iban pocos, no más de cinco contándolo a él.

Ignoró a Yomi, al igual que no prestó demasiada atención a sus indirectas quejas, más bien se centró en Karandra y sus palabras. Rió en bajo, divertido ante la idea– ¿Por qué dice eso? Es una hermosa dama –Opinó, aunque no se quedó quieto, con un gesto de la mano la invitó a avanzar hacia la taberna– Pero dudo que haya pensado algo indebido –Porque... No por nada, pero seguramente debían de considerarlo asexual o algo parecido. Instantes después, Yomi volvió a salir con el posadero, un hombre sonriente y regordete, los observó y asintió varias veces con la cabeza ante las palabras del más joven.

Buenas noches, señor ~ Espero no causarle molestias –Pronunció el mago una vez cerca. Irrumpió con unas grandes zanjadas y paró ante el posadero– No es molestia, no es molestia, señor... Veo que tiene una caravana... ¿Le enseño el camino? –Sion negó con un gesto de la cabeza– No se preocupe, ya lo haré yo. ¿Podría ir preparando algo para cenar? –Claramente el hombre no tuvo pega alguna, asintió varias veces y se perdió al interior de la taberna– Yomi. ¿Nos encontrarías sitio? –Lo mismo hizo el muchacho, asintió, sin borrar su sonrisa y observó al grupo– ¿Cuantos serán?
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
21


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del frío aire invernal y la lluvia de montaña [Priv.Sion]

Mensaje por Karandra el Miér Jun 27, 2018 11:00 am

El joven sin duda tenía unas ideas muy interesantes y valientes, los jóvenes tenían ese ímpetu que las personas ya mas mayores, en su mayoría habían perdido, Sion quería ayudarla a llevar a los animales incluso por la ventana, algo que hizo reír de forma suave a la dama de cabellos oscuros mientras lo observaba fijamente. La verdad es que la idea no era muy loca, sus animales capaces de volar simplemente podrían volar hasta la ventana, otros que pudieran trepar también podrían ir a la ventana, por lo que solo tendría que esconder a aquellos que no pudieran hacer ni lo uno ni lo otro, que tampoco es que fueran muchos ya que para sus espectáculos necesitaba animales capaces de moverse en diferentes entornos por lo que podría hacerlo...solo necesitaría a alguien que pudiera abrirles las puertas mientras ella estuviera en la habitación con sus hijos.

-No es mala idea, jovencito...aunque necesitaré a alguien cerca de la caravana para que pueda abrirles a los animales cuando ya este en la habitación con mis hijos, te ves capaz? Te haré alguna señal desde la ventana, será como una misión secreta.-

La mujer rió con suavidad asintiendo, aquello podría ser divertido y emocionante, hacía mucho que no se sentía de aquella forma, en todo momento, aunque hubiera estado viajando y aquello se considerara algo peligroso, todo lo había hecho por sus hijos, pero aquella vez parecía realmente una misión secreta, aunque realmente no fuera algo demasiado importante y que tampoco fuera a repercutir en mucho si los pillaban.

Escuchar, sin embargo, que era un mago oscuro, calmo un poco su rostro, volviéndose algo mas tranquilo mientras lo observaba, normalmente pensaba que los magos oscuros eran personas...malvadas, misteriosas y que se dedicaban a estudiar todo aquello que nadie debería tocar, pero aquel joven parecía distinto a lo que ella tenía en mente de un mago oscuro, era amable y la ayudaba por lo que quizás aquellos prejuicios eran infundados y no todos los magos oscuros eran iguales.

-Magia oscura, ya veo, suena peligroso, sin duda y a que has debido de estudiar mucho...¿Porque la magia oscura y no la magia elemental? He oído que es mucho mas difícil de aprender y que a muchos les ha ido mal siguiendo esa rama de la magia...-

No quería tampoco enfadar a su nuevo compañero, pero tenía curiosidad por la magia, ella sabía ya que con su edad le era imposible ponerse a estudiar magia y ser maga así como así, pero si había algo que sorprendía a una campesina como ella, era la magia, algo que no se podía tocar, que con solo unas palabras se pudiera lanzar por los aires aquello que te molestará...sin duda alguna encontraba tantas utilidades a la magia en un ambiente hogareño, sería todo tan fácil! Entonces fue cuando recibió algo del joven, algo que se quedo observando fijamente extrañada por ser la primera vez que lo veía.

-Durban eh? Solo he oído hablar de ese lugar, a pocas personas, dicen que esta cerca de Etruria, pero nunca he estado, la verdad... ¿Que hacéis en un lugar tan frío como este? Si no es inconveniente.-

Volvió a reír por los halagos del joven mientras negaba con la cabeza llegando hasta el lugar, quedándose parada para volver a mirarlo. Desde luego tenía carisma para poder cortejar a una dama, era apuesto y joven, muchas jovencitas estarían encantadas de pasar una velada encantadora con un hombre como el.

-Soy muy mayor ya, tengo arrugas, tres hijos, muchos animales...desde luego no es que sea la cúspide de la belleza todo eso.-

Se encogió de hombros y al ver que llegaba el tabernero lo saludo cordialmente y en cuanto todo estuvo en orden se fue caminando hacia la taberna junto con su nuevo compañero. Una vez estuviera en la habitación con sus hijos abriria la ventana y le haría alguna señal con las manos como habían planeado.

-Pues somos tres, mi hija, mi bebe y yo.-
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Villager

Cargo :
Domadora

Inventario :
Vulnerary [3]
arco de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
951


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del frío aire invernal y la lluvia de montaña [Priv.Sion]

Mensaje por Sion el Jue Jul 05, 2018 5:40 am

El posadero asintió con la cabeza, comenzando a entrar en la posada, enseñándoles el camino a seguir a un paso lento, acompasado, como esperando no perder a nadie. Y mientras avanzaban, Sion simplemente decidió responder a las preguntas de la mujer hechas antes, aprovechando que el posadero estaba al frente y que Yomi estaría perdido por algún lado seguro.

Su sonrisa se ensanchó inevitablemente. Había un cierto aire infantil en ella, como un a quién le acababan de pedir que guardara un secreto espectacular. Demasiadas batallas, demasiadas muertes, había simplemente olvidado lo divertido que pequeños hechos diarios podían causar. Ladeó la cabeza hacia un costado y asintió con un gesto de la cabeza.

Seré su cómplice con mucho gusto –Le guió un ojo, divertido. Colar animales en una posada, eso no debía ser realmente difícil después de todo. Se cruzó de brazos, observó el segundo piso de la posada, allí donde sabía estaban todas las habitaciones libres. Así que... Abrir una habitación, permitir a los animales salir y asegurarse que nadie los vea... Estaba seguro haber realizado misiones más complicadas.

Pero volteó la atención hacia Karandra, suavizando un poco su sonrisa a la par que bajaba ambos brazos a un lado y otro de su cuerpo, ocultos en la larga capa que lo cubría– Mi padre me incitó a aprenderla... Supongo que para él que era un mago oscuro y yo como su único descendiente era una especie de "heredero" para sus estudios –Sus doradas orbes se desviaron hacia el techo, en busca de algo que lo entreteniese– y yo en ese entonces realmente quería caerle bien a mi progenitor, así que lo hice sin pensarlo demasiado –Bajó la mirada y se encogió de hombros– me volví un mago oscuro antes de darme cuenta –No mentía, de la nada había empezado a escuchar voces, a perder la cabeza.

Así que, como consejo de un experto: no se relacione con la magia oscura. Es poderosa, pero la magia elemental lo es también... –Solo que se alimentaban de energías diferentes. Volvió a cruzarse de brazos, a observarla con una amable sonrisa– Podría usarla también... Pero soy más afín a la oscura y me resulta más fácil –Y lo habría hecho, si tan solo fuese igual de manejar que la oscura... Pero no, habían sus diferencias, no podía controlar el fuego como controlaba la oscuridad por desgracia. Volvió a sonreír, animado.

Cierto es. Las Islas de Durban están cerca de Etruria. Y venimos a por unos recados, nuestra reina no puede abandonar Durban sin más, así que... Me mandó a mi... Y a mis compañeros... A congelarnos un poco... –Arqueó una ceja– creo que será una especie de castigo o algo... –Fue ahí que Yomi se acercó, zapeándolo sin contención– Déjate de tonterías, se lo diré a su Majestad –Su puchero era digno de inmortalar, lo susurró en bajo, sin llamar demasiado la atención. El mago sobó su cabeza, sonriendo con gracia– Eso dolió... Pero bueno... Contra tus modales, estás ante una dama... –Le reprocho y, efectivamente el muchacho se sonrojó.

Sion rió entre dientes– Oh, pero cada arruga cuenta una historia, mi señora. Y me gustan las historias. Usted tiene una belleza propia, diferente de las jóvenes... –Y ahí estaba de nuevo el ataque brutal de su subordinado, quién esta vez le propinó un codazo en las costillas. El de cabella plateada paró, llevando ambas manos a la zona lastimada y se quejó en bajo– ¡Sion! ¡Deja de coquetear! –El susodicho bufó, pero volvió a reír entre dientes antes de continuar.

Pero que animados los jóvenes de hoy día hahahaha –El anciano posadero paró ante una puerta y la abrió con movimientos aprendidos– Aquí es. Suficiente para tres personas diría yo –Asintió, asintió. La habitación era espaciosa, lo suficiente como para que tres personas y varios animalillos descansaran sin problema– Les preparé un baño caliente... Y la cena estará servida dentro de poco. Ya tienen abajo una mesa preparada –Y con una reverencia se alejó escaleras abajo, dejando solo a los presentes allí.

Los demás ya se fueron... Unos a beber, otros ya a dormir... Me retiraré también. Cualquier cosa, les ruego que me avisen. –Realizó una reverencia ante ambos– Buenas noches –Cual militar, dio un paso hacia atrás y giró sobre sus propios talones. Yomi se perdió por uno de los pasillos que daban a otras habitaciones y entonces Sion se volteó nuevamente hacia la dama. Se recostó sobre el marco de la puerta, desabotonando su abrigo– ¿Deberíamos empezar con el plan?
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
21


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del frío aire invernal y la lluvia de montaña [Priv.Sion]

Mensaje por Karandra el Dom Jul 29, 2018 12:16 pm

Parecía que todo iba bien en aquella posada, aquel día podrían descansar bien al menos, sin tener que estar en la caravana...la verdad es que encontrarse con aquel chico y sus compañeros habían traído gran dicha a la familia por eso la dama de cabellos oscuros sonreía con amplitud, no solo por eso, el joven parecía querer seguirle el juego y realizar aquella pequeña misión secreta que tenían, para una mujer con tres hijos como ella y ya mayor, realizar algo así le producía una gran adrenalina y diversión...saltarse las normas, era algo que los jóvenes estaban acostumbrados a hacer y quizás aquello le hacía volver a su juventud otra vez, aunque claramente sabía que ya era bastante mayor para seguir los pasos de un joven como aquel mago.

-Bien, que emoción, espero que no nos pillen.-

La dama rió levemente tapando su boca para disimular un poco, cuando la destapo aun mantenía aquella bonachona sonrisa conforme caminaba junto al otro joven tranquilamente. Su padre parecía que casi lo había obligado a meterse en la magia negra, aquello preocupo un poco a la mujer, ella solía intentar que sus hijos quisieran tanto a los animales como ella misma, pero ninguno de ellos había conseguido tener aquel don para con los animales pero aun así...sabía que no debía obligarlos a ellos, por eso había dejado que su hijo se hiciera panadero, sabía bien que era lo que se le daba bien y lo que le gustaba, no iba a decirle que no, en cuanto a su hija...aunque la tuviera siempre cerca a veces sentía que no le contaba todo, estaba en aquella edad, pero lo que si sabía es que había sacado la valentía de su padre.

-Nunca me ha gustado obligar a mis hijos a hacer algo, es decir...si tienen que hacer tareas pues intento que las hagan, hay que ser diligente cuando se es madre, pero...no voy a obligarles a ser lo que yo quiera, prefiero que elijan ellos, ¿Sabes? Mi hijo mayor es panadero, un gran panadero, espero que algún día lo conozcas, estoy segura de que disfrutarías de su pan.-

En cuanto a la magia negra...estaba segura de que no tenía ninguna afinidad con aquello y que no iba a dejar que el poder la consumiera, antes tenía a sus hijos, tenía que cuidarlos y protegerlos y no iba a ser con aquel tipo de magia seguro. Nunca había sido una buena guerrera, sus padres lo habían sido y habían intentado enseñarla pero ella siempre había querido ser domadora y allí estaba...con un montón de animales en su caravana, todos ellos perfectamente educados.

-No voy a relacionarme con esa magia desde luego, además ya a mi edad...dudo que la magia corra por mis venas, aunque quien sabe, quizás tenga algún don oculto.-

No iba a meterse mas en sus asuntos allí, parecían buena gente y aunque nunca había estado en Durban, algo le decía que podría ser interesante viajar hasta allí algún día.

-Bueno, yo estoy esperando a mi hijo mayor, pero en cuanto estemos todos juntos, saldremos de este país tan gélido en cuanto podamos... Etruria y las islas de Durban parecen buenos destinos.-

La dama escuchaba cada palabra del chico y del otro mas joven mientras reía divertida con sus ocurrencias mientras se dirigían a las habitaciones, llegando hasta esta. Sabía que no estaba coqueteando con ella, pero era amable con ella y eso le gustaba por eso sonreía.

-Ah no os preocupéis, Yomi, me gusta lo que dice, además casi podría ser vuestra madre, no creo que sea coqueteo.-

Rió divertida ante lo que dijo mientras veía como el posadero se iba por lo que la mujer abrió la puerta de la habitación y se internó en esta, mirando por la ventana, donde se encontraba su caravana, asintiendo girando su rostro para mirar al joven.

-Adelante...-

La dama empezó a silbar por la ventana y varios pájaros se dirigieron hacia la habitación, ingresando en esta por la ventana, aquello era fácil pero los terrestres tendrían que buscarse la manera para subir hasta allí sin ser vistos.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Villager

Cargo :
Domadora

Inventario :
Vulnerary [3]
arco de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
951


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del frío aire invernal y la lluvia de montaña [Priv.Sion]

Mensaje por Sion el Mar Ago 14, 2018 4:33 pm

Una madre... Parpadeó, por un instante sorprendido, como si alguien hubiese descubierto un lado suyo vulnerable. Observó a la mujer con cierta inocencia: había olvidado que ella también era una madre, más, se había obligado a si mismo olvidar aquella que le fue a él madre, a su hermosa y amable madre, probablemente a la mujer que más quiso en toda su vida, la que le había dado la vida y había confiado desde el principio al fin en él. Volvió en sí, recuperó el control de si mismo y viró al frente su atención.

Probablemente mi madre habría sido como usted: me habría dicho que siga mi sueño... –¿Cuál habría sido su sueño? Había crecido en la injusticia, su sueño había sido el de hacerla verdad. Pero de haber conocido otras realidades... De haber tenido una vida diferente–  mi padre pero, orgulloso de sus descubrimientos e incapaz de tener otros hijos, me buscó a mi y al final... Por necesidad terminé aprendiendo, de alguna forma tenía predisposición a aprender el arte oscura –Y así estaba ahora: siendo consumida por la magia.

Y aun así, negó con un gesto de la cabeza ante sus siguientes palabras–  Alguien no nace "sabiendo" o siendo "aceptado" para la magia. A veces, uno tiene más afinidad con un elemento, en mi caso la oscuridad... Pero incluso un campesino puede aprender y eventualmente, ser mucho mejor que un noble. Así que... Todos pueden aprender magia de tener un maestro y el gusto de aprender –Tenía muchos ejemplos que dar.

Pero, aun así, realmente no era momento de hablar de magia y demáses, entretenido junto al pequeño grupo que se había formado, subió hasta la habitación de ella y, en cuanto todos se fueron y la puerta estuvo cerrada, en sus labios se ensanchó una sonrisa de oreja a oreja. Avanzó en dirección a la ventana, miró hacia abajo y seguidamente hacia Karandrany ensanchó su sonrisa, cómplice.

Perfecto. En ese caso, bajaré también para coger aquellos que no puedan llegar trepando... –Y, sin previo aviso siquiera, pasó al otro lado de la ventana y dio un salto, terminando por aterrizar al suelo, aún cuando necesitó agacharse para amortiguar la caída. Se acercó al carro y abrió las puertas, haciendo un signo de silencio para que le siguieran el juego–  Bueno, bueno, mamá nos está observando desde arriba –Y con un gesto de la mano, señaló hacia la ventana–  tomemos los animales que no pueden trepar y siganme, subiremos hasta ella... En silencio –Y, como un niño se estaba divirtiendo con eso. Retrocedió unos pasos, ensanchando su sonrisa a la par que esperaba que todos estuviesen listos para poder seguir con el plan.
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
Yuuko

Especialización :

Experiencia :

Gold :
21


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del frío aire invernal y la lluvia de montaña [Priv.Sion]

Mensaje por Karandra el Mar Oct 09, 2018 11:22 am

-Una madre lo es todo para sus hijos y lo mismo, para una madre, sus hijos lo son todo, a veces los padres somos muy severos, pero no es porque busquemos incordiaros, una buena madre y un buen padre, sabe que es bueno para sus hijos, porque ellos también han sido hijos y también han errado. Pero, si les obligas a hacer lo que tu quieras, al final terminarán haciendo lo que no quieres y además tendrás mala relación con ellos, por eso, prefiero que mis hijos sean libres de elegir, aunque sea severa a veces con ellos, solo quiero educarlos.-

Quizás estaba hablando demasiado, pero sentía que podía hablar de cualquier cosa con aquel joven, demasiado maduro mentalmente para la edad que parecía tener. Solo esperaba que no lo importunara con sus consejos, aunque tampoco iba a disculparse por ello, los jóvenes debían saber como educar al futuro, la educación desde pequeño, terminaba convirtiendo en hombres y mujeres de provecho a aquellos niños, solo esperaba que el joven se quedará con un poco de lo que decía y que si algún día tuviera hijos, se lo transmitiera a ellos.

-Bueno, quizás puedas contarles todo esto a vuestros hijos, si algún día decidís tenerlos, la verdad es que te cambian la vida, para mejor.-

Le intereso, sin embargo, la información sobre la magia que el chico le estaba dando, era algo que ella no había tocado mucho y que a pesar de su avanzada edad, no conocía, como se solía decir, cada día se aprende algo nuevo y ahora sabía que con un buen maestro, hasta ella, una campesina, podría ser una bruja, si lo hubiera sabido antes, siendo mas joven, quizás hubiera tenido tiempo de aprenderse todos aquellos extraños libros que parecían llevar siempre los magos y brujas.

-Ah, ojala lo hubiera sabido antes, creo que me pegaría ser una bruja no crees? Solo me falta alguna verruga y el sombrero.-

La dama empezó a reír a carcajadas tras decir aquello, pero después dejo de charlar y reír, para empezar con el plan que tenían en mente. Dantalian la ayudaría a dejar dentro a sus animales, una misión divertida y arriesgada para ambos, pero por eso era divertida, porque podrían recibir una reprimenda por parte del tabernero. Los primeros animales empezaron a ingresar en la habitación, sus palomas, el murciélago y varios animales mas que pudieron trepar sin problema, pero algunos como el conejo de su hija no podían hacer esas cosas y necesitarían la ayuda del joven, la dama espero entonces que terminarán de llevar a los animales que quedaban hasta la habitación, observando por la ventana y atenta a cualquier movimiento, para que no los pillaran, cuando escucho que no había movimiento por parte del tabernero y sus camareras de piso, la mujer hizo una señal a Dantalian y los demás por la ventana, para que ingresaran dentro de la taberna con sus animales.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Villager

Cargo :
Domadora

Inventario :
Vulnerary [3]
arco de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
951


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Del frío aire invernal y la lluvia de montaña [Priv.Sion]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.