Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] Mírame [Priv. Thoth]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Mírame [Priv. Thoth]

Mensaje por Azazel el Vie Mayo 26, 2017 2:10 am

Eco, el choque del metal contra la piedra. Se escuchaba en todas partes, hacia todas direcciones. Sin embargo, a medida que uno se internaba en las entrañas de la caverna, el ruido de los picos contra las rocas se dispersaba, haciéndose reconocible tan solo un único golpeteo inconsistente y desganado. La oscuridad era tan absoluta que impedía ver hacia qué lado se encontraba la pared más cercana, imposible, por supuesto, adivinar dónde acababan esos túneles. El único indicio de que allí había algo, y que los oídos no engañaban con lo que percibían, era una luz tenue proveniente de una ramificación de aquellas venas. Desde allí venían los golpes, y además de ellos, el fantasmal susurro de una voz ronca.

Allí, en ese sitio específico, un prisionero empapado de sudor. El aire en su pequeña prisión era caliente por el día, y por la noche también. No daba tregua al cuerpo, obligando a todo quien se internara a desvestirse del torso hacia arriba. Sin vestir sus trapos, la espalda del miserable nefasto era inconfundible, repleta de cicatrices de gran grosor y profundidad, las cuales solían espantar a todo quien entrara a su recluido espacio y lo viera trabajar. Agotado, el prisionero tomaba un descanso para mantener la luz de su lámpara, que siempre daba la impresión de estar a punto de apagarse. Con un balde de aceite en mano intentó reponerla, más el temblor de sus dedos fatigados hizo que el contenido se le resbalara de las manos y se le cayera, estropeándose en el suelo.

-... Y si aguanto un poco más... ~ será para no caer jamás...~ -susurró una melodía, conteniéndose de patear el balde contra el muro, pues era el único que tenía.

Se alejó del lado de la lámpara y sentó en el suelo de tierra, deteniéndose a contemplar  el agujero en que se encontraba. Sus ojos observaron  entonces el muro resquebrajado, cubierto de franjas cyan que indicaban la presencia de fragmentos de cobre. Era uno de los tantos minerales que podían encontrarse en la mina, además del carbón, lo que más abundaba. Sin duda detestaba el cobre, porque apenas podía notar su color bajo la luz de aquella lámpara, que se apagaba y apagaba sin que pudiera hacer nada al respecto.

¡Cuánto hubiera querido salir de la caverna a exigir más aceite! Sin embargo se lo habían prohibido. Hace unos años no le hubieran importado las advertencias, pero las cosas habían ...cambiado. Juntó sus manos la una con la otra, y se las llevó ambas a la frente, agachando la cabeza y cerrando los ojos. De su voz comenzó a escucharse un murmullo indescifrable, de bajos tonos y de una pasión contenida. Este susurro invadía la totalidad de los túneles, y acariciaba los oídos de los guardias quienes, incómodos, le habían ordenado más de una vez que se callara en el pasado. Pero Azazel nunca lo hacía, pues no era tan solo su deber comunicarse con Duma cuando sentía que perdía la razón de sí, sino también una necesidad. Además, ¿de qué otra manera podía alzar la voz y ser escuchado? Así siempre atraía la atención a su silencioso lamento. Pasados los minutos, el manakete abría los ojos y esperaba a los guardias, nunca cesando de rezar.

Escuchó los pasos aproximándose, y esbozó una sonrisa, todavía pronunciando palabra tras palabra.- ...sé mi guía, sé mi orden, mi compostura... -las pisadas cada vez más cerca, la tos de alguien que no podía soportar la temperatura de los gases y el polvo suspendido en el aire.- ...que no me falte el poder para contener mi ira...

En la entrada apareció una figura iluminada por su propia antorcha. Era obvio que traería una, pues la luz de la lámpara ya no tardaba en extinguirse por completo. El guardia era, por supuesto, un halcón. Ellos gustaban de la libertad del aire, del cielo abierto. A Azazel le divertía sobremanera verlos luchar contra un ambiente cerrado como aquel, en el cual, si tuviera su forma dragón, podría moverse con gran libertad y soltura, sin necesitar de una luz para saber dónde se encontraba.

- Cállate de una vez. -exigió el laguz. Podía percibirse  la molestia en su voz, imponiéndose sobre el prisionero. Azazel lo miró fijamente, deteniendo su plegaria, y levantando su rostro por sobre sus nudillos.

- Se me acabó el aceite. -dijo, reluciendo sus dientes hacia él. El guardia frunció el ceño, sin poder notar si en verdad se le había agotado o no.

- No te detengas de tu trabajo, ¿oíste? -esta vez la voz le falló un poco, pues el manakete no dejaba de mirarlo. Estaba tan quieto que daba la ilusión de que saltaría hacia él en cualquier momento.

- Espera. -alzó la voz el dragón, enderezándose en su sitio.- ...todavía no puedes irte. Dime algo, ¿Ya vendrá aquí?

- ¿Que si vendrá? -no era lo más inteligente responder a sus desvaríos, el guardia lo sabía. Sin embargo, el prisionero siempre insistía con lo mismo. El rumor había empezado a circular, y ya casi todos los guardias de la zona sabían que el manakete quería ver a nadie menos que al rey.- Ja. Sigue rezando. -sin una pizca de humor en su voz, el halcón se dio la media vuelta.

Azazel lo miró, cerrando poco a poco los ojos. No era la primera vez que lo ignoraban, ya desde hace meses que requería su nombre. Todo ese tiempo había aguardado el día en que el rey de Senay se atreviera a internarse en el corazón de la ciudad subterránea, para verse con él a solas. La paciencia se le agotaba igual que el combustible de su lámpara, pero no debía flaquear, no todavía. Duma lo guiaría, ya tendría su oportunidad.

Azazel escupió sobre el suelo que pisaba, y continuó rezando.


Última edición por Azazel el Mar Mayo 30, 2017 3:01 am, editado 1 vez
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Manakete

Cargo :
Prisionero (Nefasto)

Autoridad :
-

Inventario :
Dragonstone [3]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
117


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Mírame [Priv. Thoth]

Mensaje por Thoth el Vie Mayo 26, 2017 10:35 pm

La ciudad bajo la montaña, el hogar de la gran parte de la población de Senay. Los ecos del trabajo duro se escuchaban sin cesar, un día si y otro también, los mineros picaban en las vetas de minerales, extrayendo aquellos, su trabajo siempre había sido remunerado, era un sueldo mínimo que cubría algunas necesidades, las mas básicas de todas aquellas que no recibieran ya del propio gobierno. Todos tenían derecho a un plato de comida, agua y un lugar donde dormir. La montaña tenía abundantes recursos naturalezas, las vetas de minerales corrían como la sangre por las rocosas paredes de los túneles y cavernas en las que los nefastos trabajaban la roca. No había gemas preciosas, ni minerales de gran valor económico, pero si había una gran cantidad de minerales que podían usarse para crear armamento, para reforzar los fuertes o construir nuevos templos a la principal deidad del país.

Aquella zona era la mas vigilada de todo Senay, allí se encontraban criminales que ni si quiera otros países querían, delincuentes que habían escapado a un sin fin de condenas y autoridades de muchos otros reinos, siendo atrapados por los halcones, en definitiva aquello era un hervidero de malhechores que habían sido puestos a trabajar para poder vivir,  para poder ver que, había algo mas que la vía rápida del asesinato, del pillaje y el caos. Pero había un lugar mucho mas oscuro, donde era mucho mas difícil trabajar y vivir. En lo mas profundo de la montaña, vivían aquellos nefastos que aun habiendo sido atrapados se habían resistido, habían atacado y creado conflictos en Senay hasta el punto que debían ser llevados hasta aquel lugar, también estaban los criminales mas peligrosos y crueles de todos, aquellos que incluso los otros delincuentes temían, todos ellos residían allí abajo, con unas condiciones mucho peores que los otros nefastos, con trabajos mas pesados.

Normalmente no se solía escuchar nada sobre ellos, muy pocas veces se arrepentía de verdad un nefasto de aquella zona, todos ellos preferían seguir trabajando de aquella forma, que arrepentirse de sus actos y cambiar a mejor. Los rumores que había escuchado sin embargo el rey no eran de un nefasto de aquella zona que se arrepintiera, sino de uno que rezaba cada día a Duma, que lo hacía de una forma muy extraña, casi como si de verdad creyera que estaba con el. Podía ser fruto de la locura o porque de verdad había encontrado algo nuevo en la fe de Duma, en todo caso, aquello que parecía hacer reír a varios de sus familiares que le contaban aquello como una anécdota divertida, al rey no parecía divertirle. Su rostro se mostraba serio, pero con un brillo especial en su mirada, le interesaba aquel hombre y por lo que decían sus familiares, el nefasto llevaba mucho requiriendo su presencia. -Oigamos que tiene que decir, voy a bajar a lo mas profundo, quiero hablar con el y ver con mis propios ojos y escuchar con mis propios oídos todo lo que me quiera transmitir. Así fue como el rey, ante sus extrañados familiares salió de aquella sala rumbo a la Ciudad bajo la montaña.

Su llegaba había sido una sorpresa para todos, el rey solía ir a veces a la ciudad, pero los guardias siempre solían avisar antes, aunque solo fuera unas horas antes de su llegada. Los nefastos,sin embargo, seguían su trabajo aunque se hubieran sorprendido, querían demostrar al rey que estaban haciendo un gran trabajo, quizás ganarse sus favores aun cuando seguían pensando de la misma forma. El rey entonces bajó hasta lo mas profundo de la montaña, acompañado de dos de los guardias, que lo miraban algo extrañados y confusos. Otro de los guardias que estaba ya en la profundidad fue informado de su llegada y extrañado anunció su llegada. -Viene el rey. dicho y hecho, el halcón llegó y directamente se dirigió hacia la caverna donde había escuchado sobre el hombre que hablaba con Duma. El guardia se adelantó para avisar al manakete. -Oye...eh...parece que has conseguido lo que querías, el rey esta aquí, sera mejor que te portes bien, si? El guardia aun sin creérselo se alejó aunque antes susurro unas palabras. -Que raro...

Ante el manakete entonces se mostró la figura de aquel majestuoso laguz halcón que vestía de forma distinta a los demás, aun así, llevaba su torso al descubierto y su ropa aunque parecía de buena calidad, era ligera y no demasiado suntuosa, salvo los dorados abalorios y accesorios que siempre llevaba consigo. Miraba tranquilo y serio a aquel manakete, sin pronunciarse aun, pero con un claro brillo de interés en su mirada que se dirigía al manakete, quedando ambos solos en la estancia ahora iluminada por varias antorchas que había colocado el guardia antes de irse para que se viera perfectamente.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Hunter Hawk

Cargo :
Rey de Senay

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1996


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Mírame [Priv. Thoth]

Mensaje por Azazel el Dom Mayo 28, 2017 2:39 pm

Despegó su puño de su frente y levantó la mirada hacia delante cuando oyó lo que jamás creía iba a escuchar. Pensó por un momento que le estaban tomando el pelo, lo que fácilmente habría desbordado su paciencia contra el guardia, algo de lo que quizás, tan solo quizás, se habría arrepentido. Pero los pasos no mentían, había quien bajaba hacia su prisión, no solo uno, sino muchos y al mismo tiempo. Aquello encendía sus alertas, pues no era común que más de un guardia bajara a la vez, y si lo hacían, era siempre para reprimir al su antigua persona, a obligarle a que siguiera trabajando, o a separarlo de alguna pelea. Se mantuvo quieto y dejó de murmurar, observando uno a uno a los halcones que invadieron su guarida e iluminaron la habitación con sus antorchas. Atento a cualquiera de sus movimientos, precavido como un animal que ha saboreado más de una vez el castigo, Azazel no se molestó en preguntarles qué era lo que hacían. Una figura destacaba entre ellos, y en un principio la ignoró. No fue hasta que los guardias abandonaron la escena y pudo relajarse que se dio cuenta de que aquel laguz permanecía allí de pie, sin soltar palabra. El manakete lo observó con el ceño fruncido, emitiendo un suave susurro, como un siseo, de disgusto. Vestía algo mejor que sus similares, las joyas que poseía brillaban con luz propia, pero lo que más destacaba de él eran sus ojos, los cuales no se le quitaban de encima. Algo en aquellas iris ámbar lo cautivaron cuanto encontró con ellas la mirada, como puertas que daban cuenta de su poder y prestigio sobre los otros.

- Tú eres…

Azazel se estremeció. Sintió un fuego en su pecho y garganta ante el cual no supo cómo responder. Abrió la boca, agachó un poco las orejas, y le correspondió la mirada por varios segundos. Se detuvo cuando sintió de sus ojos brotar abundantes lágrimas, las cuales cuidó de limpiarse inmediatamente. Sonreía, no podía dejar de sonreír, y así se levantó de su asiento con la espalda encorvada, sumiéndose a la grandeza de quien tenia delante de él. Se le acercó, y sin darle tiempo de zafarse, agarró con sus dos manos una del halcón, sujetándolo con muchísima fuerza, como si así fuera a evitar que desapareciera lo que tanto había esperado encontrar. Las manos de Azazel estaban cubiertas de sudor y tierra, y al tacto quemaban como brasas. Cuidó de no arañar la mano ajena con sus uñas, incluso acariciando a su tacto.

- Rey... de Senay... -había olvidado completamente su nombre, pero eso no le impidió seguir sonriendo. Con la cabeza agachada y mirando hacia el suelo, ya no detuvo más sus lágrimas. – ...He ...cambiado. -dijo entonces, cada palabra entrecortada por su respiración agitada.- ...He …trabajado como nunca antes, y he respetado a mis guardias. Yo... yo me arrodillo ante la palabra de Duma... He cambiado. -repitió, y apoyó su frente contra la mano que sostenía, todavía más humilde que antes.

En esa posición fue que agotó sus lágrimas, el silencio siendo interrumpido tan solo por cómo aspiraba aire con su boca. Cuando hubo acabado se dignó a enderezarse, aunque aún así no alcanzaba a comparase al porte del halcón, quien con sus alas ocupaba gran espacio de aquella prisión de roca. Apenas había prestado atención a la apariencia de quien llamaba rey, pues se había fijado únicamente en sus ojos dorados. Sin embargo ahora notaba sus rasgos, iluminados por las nuevas luces que allí habían. Piel morena, cabellos blancos, podía notarlo perfectamente. El simple hecho de que hubieran traído luz a su caverna lo llenaba del más inmenso júbilo. Le temblaban las manos, todo el cuerpo, y no podía sino respirar por la boca de la emoción.

-¿Puedes verlo? -preguntó, presionando con un poco más de fuerza aquella mano entre las suyas.- ¿Puedo ya dejar de estar aquí?
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Manakete

Cargo :
Prisionero (Nefasto)

Autoridad :
-

Inventario :
Dragonstone [3]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
117


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Mírame [Priv. Thoth]

Mensaje por Thoth el Miér Mayo 31, 2017 12:30 pm

Allí hacía mucho calor, era normal teniendo en cuenta en el lugar en el que estaban metidos, en lo mas profundo de la montaña y en una caverna dentro de lo mas profundo. Ya se había informado un poco sobre aquel hombre, era un manakete muy poderoso, según lo que recordaba era alguien muy peligroso pudiendo crear caos y destrucción en grandes áreas sin darse cuenta. Eso no lo eximia de sus crímenes, aun cuando muchos de ellos el decía que no recordaba. El ya había estado trabajando en Senay desde que se encontraban en las islas sureñas de Jehanna, siendo uno de los trabajadores de isla Brahd, donde estaban los nefastos mas peligrosos de todos. Había viajado con ellos hasta Valentia y había vuelto a ser encerrado en la zona mas restringida de todas.

Desde que habían llegado a Valentia, aquel hombre se había empezado a comportar de una forma mucho mas extraña que antes, hablaba mucho sobre Duma, incluso hacía como si se comunicará con aquel dios, algo lo había cambiado como para llegar hasta aquel punto. Los manaketes eran unos de los seres mas antiguos de todo el mundo, aunque muchos olvidaban después de tantos años, pero quizás al volver a un lugar donde recordaban algo o notaban algo que les era familiar, podrían empezar a sentir emociones que otros no podían. Quizás aquel manakete era la clave para conocer aun mas a Duma, para llegar a profundizar aun mas en sus enseñanzas. Antes de que pudiera decir su nombre o su titulo, el halcón se pronunció con una voz firme. -Soy Thoth.

Antes de que pudiera seguir hablando aquel manakete se acercó hasta el con los ojos llenos de lagrimas, algo que sorprendió un poco al halcón que parpadeo extrañado, era la primera vez que uno de los nefastos mas peligrosos se comportaban de aquella forma, normalmente siempre que iba solo recibía miradas de odio y mucha indiferencia, pero aquel manakete parecía realmente emocionado de verlo, se podía ver en su mirada que era cierto. El hombre apretaba con fuerzas su mano como si fuera a desaparecer como si aun no se lo creyera del todo, sus manos eran muy ásperas y rudas, estaban sucias del trabajo realizado y estaban extremadamente calientes, no un calor agradable, sino uno abrasador. El halcón, sin embargo, no aparto su mano de las del otro hombre, manteniendo la mirada puesta en los ojos del otro, observando fijamente. Paso entonces su dedo gordo por una de las manos del chico en forma de caricia, para después seguir acariciando estas dañadas manos sin temor alguno. No podía mirarle ya a los ojos, su cabeza ahora descansaba en su mano por lo que de nuevo se sorprendió un poco, notaba la humedad de sus lagrimas correr por su mano hasta que el chico termino de llorar y se enderezó volviendo a poder mirarlo directamente, viendo su estado, era mucho mas moreno que el, con barba y iba un poco encorvado quizás por todo el trabajo realizado, algo que se podía corregir con el tiempo y masajes.

-He oído que le rezas cada día a Duma y que a veces...es como si hablarás directamente con el, como si al llegar aquí hubieras cambiado. Susurro entonces el halcón entonces asintiendo con levedad ante las palabras del hombre. -Me tendrás que mostrar que es cierto,¿Crees estar preparado para arrepentirte? El halcón lo miraba seriamente y entonces empezó a caminar por la estancia una de sus alas toco entonces al chico por la espalda y lo hizo moverse un poco hasta el rey. Para las confesiones y arrepentimientos prefería que nadie salvo el afectado y el rey se enterara. -Dime de que te arrepientes? No me vale que me digas que te arrepientes de todo...quiero saber de que te arrepientes y que me lo cuentes, solo lo sabre yo... Asintió entonces mientras lo mantenía junto a el gracias a su ala que lo tapaba un poco al estar encorvado, por lo menos la parte de arriba. Cuando hablará podría saber si de verdad había cambiado, aun así tenía pensado ir a verlo mas veces, le interesaba mucho y lo había sorprendido gratamente.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Hunter Hawk

Cargo :
Rey de Senay

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1996


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Mírame [Priv. Thoth]

Mensaje por Azazel el Dom Jun 04, 2017 3:31 am

-Sí... -asintió, mirándolo con los ojos bien abiertos. Había oído bien, y era cierto. Desde que había sido trasladado, las cosas habían cambiado. Así lo creía. - Te lo mostraré, yo... -había obviado que el halcón había mencionado la palabra "arrepentirte", por lo que solo pensó justificarlo con palabras. Fue entonces que el halcón entro mucho más profundo dentro de su caverna, y con una de sus alas lo acercó, cosa que lo hizo callar un momento. No, no le gustaban esas alas, no cuando lo cubrían así, pero se contuvo de decir nada. La cercanía con el rey tan solo mantuvo su silencio, sus ojos clavados en el perfil de su rostro, muy cuidado, la luz le permitía notarlo. Hubiera podido quedarse así durante mucho tiempo, sin moverse y tan solo mirando, haciéndose la ilusión de que estando junto a alguien igual de importante, podía confiar en estar protegido.
Pero fue entonces que el monarca volvió a mencionar aquella palabra. "Dime de qué te arrepientes". Azazel ya tenía la boca semi-abierta, pero entonces la abrió mucho más, en forma de sorpresa, como si lo que le estaba diciendo el halcón en ese momento fuera una ofensa. Azazel frunció el ceño, y volvió a levantar sus orejas. Quedó callado un momento, asegurándose de que el halcón se fijara en él y en su expresión, hasta comprender que con ello no bastaba, y que necesitaba sus palabras. El manakete no temió en aproximarse un poco, y puso la mano izquierda contra el pecho ajeno, inclinándose contra él.

- ¿Has dicho que tengo que arrepentirme? ¿Arrepentirme? - le había clavado los ojos directamente, sin apenas pestañar.- ¿Arrepentirme de qué? ¿De no dejarme ser en esta pocilga de isla? -se inclinó mucho más, acercándose.- Duma... Duma no es quien nos dice que nos arrepintamos por nuestro pasado. Yo jamás, ¡jamás lo haré, imbécil! - y en un arrebato, se agarró con la mano derecha del ala que lo cubría y arrancó un par de plumas de esta con violencia, tirándolas al suelo. E inmediatamente después de eso, se alejó del rey , poniendo ambas manos sobre su cabeza, y se arrinconó contra el muro, apoyándose contra él. Respiraba agitado, tenía la garganta seca pues no había bebido nada desde hace horas.  Azazel hizo lo posible por calmarse, repitiendo el nombre del dragón Duma, "Duma, Duma, Duma...". Sabía que había cometido un error demasiado grande, que hacer daño a su rey era imperdonable, y entendería si en ese mismo momento se marchaba, pues había arruinado en un simple descontrol aquel ansiado encuentro. Una vez creyó que había recuperado la calma, se giró hacia atrás, pero no completamente, sin querer ver si el rey estaba allí o no.

- ¿De qué puedo arrepentirme? Yo... maté a algunos de mis compañeros, ¿no es cierto? -empezó a hablar -por eso me alejaron de todos, porque le rompí la cabeza a uno con una piedra, y a otro con el martillo. Y luego a ese guardia...  creía que no podría, y me dio la espalda...-confundía los hechos. El guardia había sido el primero, los otros  dos antes.- ...Supongo que disturbé el orden y yo... me aflijo. Lo... lo siento mucho...

¿Hasta qué punto eran reales esas palabras? ¿Eran acaso un acto de desesperación?
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Manakete

Cargo :
Prisionero (Nefasto)

Autoridad :
-

Inventario :
Dragonstone [3]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
117


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Mírame [Priv. Thoth]

Mensaje por Thoth el Mar Jun 20, 2017 10:32 am

Debía hacer esas preguntas, no podía dejar salir a cualquiera, y mucho menos de la zona mas peligrosa de La ciudad bajo la montaña, era contraproducente hacerlo. Tampoco se fiaba de dejar aquellas decisiones a sus hermanos o a los guardias, no solía hacerlo ya que muchos de ellos no se habían tenido que enfrentar con la realidad, con el verdadero arrepentimiento ni con la falsedad. Aquel hombre estaba realmente desesperado. El escuchar que hablaba con Duma y que trataba al dios como alguien cercano, le transmitía mucha curiosidad, pero lo primero que quiso hacer fue analizar si aquel hombre había perdido la cabeza trabajando allí abajo y que lo que hacía era fruto de la locura. Según sus reacciones podría saber si realmente estaba loco o si solo había sufrido mucho y realmente se había arrepentido. Entonces fue cuando aquel manakete reacciono. Coloco su mano en su desnudo pecho mientras se inclinaba, podía verse en sus expresiones que estaba bastante molesto con el. El halcón por su parte mantenía la calma, seguía igual de tranquilo aunque ahora manteniendo su mirada fija en los ojos de aquel manakete sin dejar de fijarse en estos.

-Una cosa es Duma y otra mucha otra el gobierno de este país, Duma es nuestra religión principal, pero no rige en las leyes y mandatos, solo en las que compete a la religión Entonces fue cuando apartó un momento su mirada al ver como le arrancaba varias plumas de las alas, no le había dolido demasiado, era como si te arrancaban algunos pelos, pero había sido mas el acto en si que el dolor. Ya creía que tendría que defenderse de aquel hombre, ya tenía su puño apretado para utilizarlo si volvía a atacar pero a diferencia de eso, aquel manakete se alejó, asustado, agitado, repitiendo una y otra vez el nombre de Duma. El halcón aleteo un poco con sus alas, lo poco que aquel lugar le permitía hacer por culpa del espacio, perdiendo algunas plumas mas que no habían terminado de ser arrancadas, una de ellas cayo justo en la cabeza del manakete gracias al aleteo.

-Todo el mundo tiene derecho a una segunda oportunidad, Azazel...todos nos hemos descontrolado alguna vez, todo el mundo ha hecho algo que no le deja dormir por las noches, o de lo que quiere arrepentirse de haber hecho porque de no haberlo hecho podría ser libre y vivir una vida plena. Yo no creo en la pena de muerte, a no ser que sea en un caso muy muy extremo, creo en la reincorporación, creo en el perdón y en el trabajo diario. El manakete empezó a pronunciar sus actos, había confundido algunos, pero no iba muy mal encaminado, parecía que de verdad quería arrepentirse, que sentía lo que había hecho, pero nada es seguro. El rey halcón observaba firmemente al nefasto, suspiro un momento y se acerco hasta el posando su mano en su hombro para después ayudarlo a levantarse con una leve sonrisa en sus labios. -No va a ser fácil, pero ya has empezado el camino, solo espero que no lo abandones, y para ello...me esforzaré en ayudarte. El halcón entonces lo agarró de la mano y empezó a caminar hacía fuera de aquella gruta llevándolo con el hacía la salida de la gruta. -Volveré mañana con tu destino, mientras...te has ganado una nueva linterna y si quieres puedes ir a asearte un poco, mañana tendrás una respuesta de mi parte. El halcón entonces soltó su mano y salió de la gruta abriendo sus alas y comenzando a aletear para subir hacia la luz de la ciudad bajo la montaña, debería deliberar toda la noche antes de decidir su veredicto.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Hunter Hawk

Cargo :
Rey de Senay

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1996


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Mírame [Priv. Thoth]

Mensaje por Azazel el Sáb Jun 24, 2017 4:04 am

Todo este tiempo, el manakete había construido una imagen propia del rey de Senay. Lo había creído benevolente, maduro -quizás no demasiado-, y, por supuesto, capaz de concederle el favor de la libertad. Thoth, el laguz halcón, encajaba en su ilusión enteramente. Incluso si pertenecía a aquella raza emplumada y orgullosa, destacaba, al menos a sus ojos así era. Tanto lo había esperado que podría haberse quedado viendo su rostro hasta que cayera en él el sueño. Pero lo había arruinado. No esperaba benevolencia por sus acciones, y sin embargo... sin embargo, el rey aproximó su mano a él para ayudarlo a levantarse. Azazel quedo mirando en esa dirección sin saber cómo  responder. Sonrió, se atrevió a mirar a los ojos al monarca, y cedió su palma izquierda, embarrada de tierra. Parecía ser que Thoth ignoraba sus actos, lo que era simplemente increíble.

- Mi rey... mi rey Thoth... -balbuceó con un hilo de voz, llenándose su corazón de gracia. Casi pareció olvidar que el halcón lo llevaba hacia la salida.- E-espera, ¿Qué? -Fue tarde cuando Azazel se dio cuenta de que el rey iba a marcharse.- ...no. No, no... no puedes... ¡THOTH! -no fue lo suficientemente rápido como para agarrar su mano antes de que la separara de la suya. Si así hubiera sido, habría cometido el gran error de retener a su propio rey contra su voluntad. Lo vio elevarse con sus alas hacia la salida e ignorando que tenía prohibido salir, camino unos metros hacia fuera tan solo para ver su figura desvanecerse entre la oscuridad y las setas luminosas que decoraban la caverna.

- ¡NOOOO! ¡NOOOOOOOOOOO! -gritó, rugió, y siguió gritando hasta distraer a los demás nefastos de la montaña. No se detuvo, puso toda su garganta en aquel llanto desesperado. Quisieron hacerlo callar incontables veces, pero los intentos de los guardias fueron en vano. Tan solo el cansancio de sus propios pulmones y garganta fueron capaces de poner fin a su esfuerzo sinsentido, el cual duró tanto que la fatiga fue también otra de las razones que lo derrotó. Con sus ojos enrojecidos y su rostro adolorido, el manakete se echó sobre la tierra y cerró sus párpados, cayendo en un profundo y duradero sueño.

Al despertar, sintió el dolor en su faringe como un ardor insistente, que incluso le molestaba al respirar. Palpó su garganta, carraspeó un poco y se levantó. ¿Había pasado ya el día? ¿Era de noche o de madrugada? Hace ya mucho que había dejado de importarle, al menos hasta ahora. Se dirigió al lugar donde le cedían siempre un poco de agua en una fuente, y bebió de ella. Se encontraba desanimado, descorazonado, sin embargo debía continuar trabajando la mina como era su deber. Si el rey volvía, no debía escaquear en sus esfuerzos. Había prometido pensarlo, o al menos eso había creído oír, por lo decidió poner su confianza en ello. Así, sentado, tomó un pico y un martillo, uno en cada mano, y se acercó a la roca que debía labrar. Golpe tras golpe, los pedazos de cobre caían entre sus piernas cruzadas. Después de varios minutos dejó de pensar en lo que hacía, cavando de manera autómata, puesto su imaginario en el rey de Senay, en su figura, en como lo superaba en altura, en lo calmado de su voz...

Entonces su ojo captó una particularidad entre las piedras. Una gema roja, que no era translúcida, y que parecía trabajada por manos artesanas. No era un mineral cualquiera, por lo que llamó su curiosidad. Golpeó con su herramienta la roca alrededor, y retiró lo que parecía ser un rubí de gran tamaño. Lo tanteó con sus manos, evaluó su peso e incluso la mordió un poco, comprobando que era bastante dura. Tenía un símbolo, pero no acababa de comprenderlo, por lo que no le dio importancia. La luz no se había apagado, y parecía que le habían dejado un poco más de aceite. Estaba calmado, expectante. ¿Debía esperar a que el rey llegara a él, o debía pedir que volviera? Después de sus gritos, suponía que ningún guardia querría hablarle, y no era como si él quisiera dialogar con ellos. Prefirió quedarse mirando la piedra, la que llegaba a recordarle a su propia piedra de dragón. Sabía por simple instinto que esta no poseía ningún poder, por lo que no se hizo ilusiones con ella.

- ...Hmm mmm ...hmmm mmm... -comenzó a tararear a un volumen muy bajo de voz, girándose hacia la entrada, con la inocente esperanza de que su deseo se cumpliera. Observó algo en el suelo: las plumas del halcón abandonadas sobre éste. Recogió una de ellas, la oloroso de arriba hacia abajo, y la puso en su boca, sintiendo un sabor salado de ella, además de su aterciopelada textura. Le recordaba a cuando cazaba gallinas, pues alguna vez lo había hecho, y cómo las desplumaba con sus propias manos mientras todavía estaban frescas.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Manakete

Cargo :
Prisionero (Nefasto)

Autoridad :
-

Inventario :
Dragonstone [3]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
117


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Mírame [Priv. Thoth]

Mensaje por Thoth el Jue Jul 06, 2017 12:08 pm

Debía pensar en muchas cosas sobre aquel nefasto, debía investigar algo mas a Azazel, por eso fue que decidió antes de actuar de alguna forma, tomarse un día al menos para terminar de decidir lo que quería hacer con aquel manakete. El mismo tenía archivos de todos los nefastos que se encontraban en Senay, sobretodo de aquellos mas peligrosos, por eso decidió leerse los pergaminos que pertenecían al dragón. Era muy poderoso y pertenecía a una raza de dragones casi extinguida ya, o que no habían logrado adaptarse al mundo, por lo que se habían convertido en dragones salvajes sin consciencia, esa era una de las razones por la cual aquel hombre no lograba controlarse y se comportaba algunas veces de forma un poco salvaje, el era algo único y el halcón no lo había visto antes, tenía un verdadero tesoro escondido muy profundo en la montaña. Un tesoro que si bien no era bello ni precioso, era único y poderoso, algo que seguramente a Duma le gustaría.

En su registro pudo comprobar también sus delitos y desde cuando empezó a hablar sobre Duma incluso, dado que era una irregularidad en el nefasto que cambiará tanto de parecer con solo llegar a Valentia. No había apenas registro alguno del pasado de aquel hombre, aquello llamaba la atención del halcón, ¿Como de un ser tan antiguo no se tiene constancia alguna de su pasado? Ahora el halcón sentía mas curiosidad por el extraño dragón y ya tenía decidido que al día siguiente volvería a visitarlo una vez mas.

Una vez el rey despertó, temprano como siempre, primero se encargo de algunos asuntos de estado, después de todo estaban ya sufriendo ataques emergidos y tenía que movilizar tropas hacia los focos de concentración de emergidos. Una vez termino de hacer aquello, el halcón decidió ir hacia la ciudad bajo la montaña. Era raro ver al rey tan seguido allí, por eso los nefastos aprovechaban para intentar arrepentirse junto a el, algunos consiguieron la libertad, aquellos que realmente decían la verdad, pero otros, aun seguirían allí trabajando con los demás que aun no se arrepentían. Pero el objetivo de Thoth no era aquel, quería dirigirse a lo mas profundo de la montaña así que una vez terminó empezó a bajar por lo que los guardias empezaron a avisar de que venía el rey. El halcón, sin embargo, fue directamente hacia el donde donde estaba escondido Azazel trabajando comenzando a entrar dentro sin avisar si quiera, viendo como este trabajaba la piedra. Si lograba controlarse, seguramente sería alguien muy poderoso, alguien imprescindible en Senay, pero necesitaría controlarse día a día.

El halcón penetro en aquel lugar acercándose hacia el manakete hasta que pudo ver una extraña roja rojiza, a primera vista no pudo ver el símbolo de Duma, por culpa de la poca iluminación. -Como dije, he vuelto, aquí estoy de nuevo...quiero saber mas sobre ti, quiero ayudarte a controlarte, pero solo podré hacerlo si tu realmente me dejas. El halcón dejó su mano caer sobre el hombro del manakete y entonces pudo ver el símbolo de Duma en la roca. -E...Eso es... El laguz se sorprendió bastante parpadeando al ver algo tan extraño, tan antiguo,¿Como había conseguido aquel chico aquella piedra? ¿Acaso era una señal de Duma de que aquel manakete iba a ser alguien muy importante para Senay? El laguz no pudo decir mucho mas, se había quedado boquiabierto ante tal descubrimiento. -Es...magnifico esto que has encontrado...es algo extraordinario, en un lugar como este... El halcón entonces sonrió suavemente observando al manakete, desde luego se le veía feliz al ver aquel nuevo descubrimiento y de nuevo se le veía en el brillo de sus dorados ojos.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Hunter Hawk

Cargo :
Rey de Senay

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [1]
.
.
.
.

Support :
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1996


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Mírame [Priv. Thoth]

Mensaje por Azazel el Miér Jul 12, 2017 11:23 pm

Al menos de algo servía poseer esas largas y afiladas orejas, que tantos problemas le habían causado en el pasado, y que de paso sorprendía que no se las hubiera cortado en algún punto de su vida. Le permitieron escuchar al halcón mucho antes de que irrumpiera allí dentro, aunque, por supuesto, no tenía cómo saber si se trataba de su rey o un simple guardia. Se quedó quieto, esperando en silencio descubrir a quien lo invadía. Fueron sus plegarias escuchadas cuando Azazel encontró ojos con el halcón, ante el cual se irguió con respeto apenas pudo. Quiso decir algo pero no pudo evitar carraspear con molestia, por lo que calló, emocionado por la visión que tenía delante de él. Era cierto... cumplió con su palabra. Si ahora regresaba, no podía dejarlo marcharse otra vez sin lograr lo que quería, convencerlo de que debía sacarlo de allí. Escuchó con atención, mirando cauteloso como el rey aproximaba su mano a su hombro. No gustaba que lo tocaran sin que él lo hiciera antes, pero entonces se lo tenía permitido, pues, como bien le pedía, iba a dejarlo ayudarle. Nadie, en mucho tiempo, se había acercado a él sin rudeza, sin ánimos de arrástralo alguna parte o devolverle un golpe. El gesto le sentaba bien, le hacía pensar que tenía la undividida atención del monarca, ante lo cual sonrió, sin percatarse de que Thoth miraba aquella piedra que sostenía en su mano. Cuando se dio cuenta la miró también, y dio una expresión confundida ante la reacción del laguz. Ladeó la cabeza como lo haría un perro que oye un ruido extraño, a pesar de que ambos estuvieran sumidos en un gran silencio.

- ¿Yo... qué? -dijo despacio y grave, sin querer tentar a su garganta. Levantó la piedra a la altura de sus ojos para que ambos pudieran verla mejor, pero incluso desde esa perspectiva, Azazel no acababa de comprender qué la hacía tan especial. Pero no podía quejarse, con ella había llamado todavía más la atención de Thoth, algo que agradecía.- Agh... -aclaró su garganta una vez más, tragando saliva y golpeándose el pecho.- ...parece una piedra... de dragón. Pero no tiene poder... vacía. -murmuró. Entonces Azazel no comprendía el símbolo de la roca, pues no asociaba aquella marca con algo divino. Intentó rasparla con una de sus largas uñas, mas no logró apartar el símbolo, lo que dotaba de autenticidad a aquella joya. El manakete cerró la boca un momento, pensativo, pero no tardo nada en volver a revelar su dentadura.- ...¿La ...quieres? -se la cedió en las manos a Thoth, confuso aún por qué el halcón le daba tanta importancia a ese detalle.

Azazel retrocedió para señalar dónde la había encontrado. Entonces daba la ilusión de que la gema se encontraba a superficie de roca, si uno olvidaba que se encontraba varios metros dentro de la montaña, donde la humedad y el calor eran siempre asfixiantes, y la tierra que pisaban, milenaria.

- ...¿Y por qué te ...importa? huh... ¿Quieres guardarla contigo, junto con mi piedra? -murmuró con sarcasmo, sin quitarle los ojos de vista. Aquella situación acabó por volver al dragón algo más serio, o simplemente era que se encontraba molesto de que la atención hubiera derivado a otra cosa que no era él. Se había preparado para responder las preguntas que pudiera tener su rey, muy al contrario de su último encuentro con él. Le era una dificultad enorme y un esfuerzo sin recompensa el intentar rememorar la enteridad de su pasado, pero si se dedicaba a ello, le era posible recuperar visiones sin contexto, creer cosas de las que no estaba seguro, y similar. Pero ahora temía que solo fueran a hablar de lo que había encontrado. Azazel se puso de cuclillas sobre el suelo, esperando que el monarca explicara lo que entonces cruzaba su mente.
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Manakete

Cargo :
Prisionero (Nefasto)

Autoridad :
-

Inventario :
Dragonstone [3]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
117


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Mírame [Priv. Thoth]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.