Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Campaña de liberación] Un Secreto Menos [Privado | Ferid]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] Un Secreto Menos [Privado | Ferid]

Mensaje por Mikaela el Jue Mayo 25, 2017 1:50 am

El caliente y agradable té servido en la posada había logrado poner algo de color en su rostro, cuanto menos por un tiempo. Permitía al soldado enfrentar con mayor comodidad el tajante frío de Mitgard al amanecer, único tipo de clima que su cuerpo había conocido y al que se hallaba ya habituado. La sensación fresca contra el rostro, única piel expuesta al clima, no le molestaba en absoluto. Ni siquiera requería de cerrar su capa demasiado en torno a sí al andar por la ciudad capital, manos a sus costados, postura recta y espada envainada en el cinto firmemente puesto. Su mirada recorría con paciencia los paisajes ya conocidos que con suma calma transitaba, atenta en la búsqueda de un sitio en particular y una figura familiar.

Los habitantes, como siempre, se mostraban hospitalarios y saludaban de buen grado al joven militar, que procuraba comportarse cortés al preguntar si había arribado ya cierto conocido thane del ducado. La población no era demasiada, inclusive en la capital; un individuo de renombre solía ser identificable por la mayoría, más aún en el régimen de méritos seguido por el actual gobierno. Las respuestas eran favorables. Era el día en que Mikaela había pactado que se encontraría con el thane, uno en el que sabía que le correspondía estar en la ciudad, y parecía que a esa altura de la mañana el hombre ya se hallaba en sus asuntos en el castillo. Demasiado pragmático para aparecer sin el debido aviso y demasiado respetuoso como para interrumpir itinerarios ajenos, Mikaela sólo se aproximó a la entrada del castillo, aguardando allí. Ferid no debería de tardar mucho, según entendía. Y los asuntos que les unían, asuntos que hicieran al rubio viajar fuera de Silesse, jamás eran leves o triviales, pero en esa ocasión podían esperar.

Apenas se había dado unos instantes para comprobar el asomo del sol por sobre las montañas que rodeaban la ciudad, insinuando la hora de la mañana, cuando escuchó pasos aproximándose con un leve eco, volvió la vista a la entrada del palacio y halló al thane de largo cabello plateado saliendo del lugar. Su presencia era inconfundible. Apartándose del resguardo del las columnas laterales para mostrarse en su camino, Mikaela esperó a que el otro hombre llegase hasta él, saludándole entonces con una leve inclinación de la cabeza. - Ferid. Buen día. - Dijo, sin variar el serio tono que se había vuelto característico en el subteniente, mas recibiéndole con las juveniles facciones suavizadas en una notoria sonrisa. Ferid era probablemente el único hombre a quien saludaba con particular consideración y era relativamente honesto al respecto. Cuidando sus cercanías y su aspecto en público, pues representaba su propia imagen tanto como la de su reino, no se aproximó más de lo necesario al otro hombre ni mostró un trato más cercano que ese, sin siquiera perdurar sosteniéndole la mirada; sólo se posicionó a su lado, sin pausa en seguir el rumbo, pretendiendo caminar con él de regreso al centro de la capital. Su nivel de cercanía había ido mucho más lejos, mas en un sitio público, era esa la única forma en que el subteniente se comportaba.

- Esta vez no me quedaré mucho tiempo. ¿Te escolto a tu mansión de todos modos, o prefieres mantenernos en la ciudad? - El leve eco del lugar le obligaba a mantener la voz baja, y en cierto modo lo agradecía. No podía ser lo suficientemente cuidadoso. Miró de reojo al hombre que por bastante le rebasaba en altura, debiendo siempre alzar la cabeza un poco para ello. Todo camino fuera de la ciudad era terriblemente peligroso, independientemente de si el destino era cercano o lejano, no era recomendable para un hombre desarmado recorrerlo a solas. Y aunque los asuntos de ese día serían inusualmente breves, sin requerir siquiera la usual estadía nocturna en la mansión ajena, Mikaela estaba dispuesto a tomar el papel de su guardia en el tramo. Ataviado en el blanco uniforme militar y manteniendo un semblante tan acorde a su lado, podría acompañarlo sin problemas y aprovechar de tener la necesaria plática en el mismo intervalo.



Ficha | #BrandedBitches

MI PRIMER PREMIO:
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Subteniente (Ejército de Silesse)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
esp. de bronce [2]
vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
364


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un Secreto Menos [Privado | Ferid]

Mensaje por Ferid el Lun Jun 05, 2017 10:51 pm

El camino desde su mansión era un recorrido que hacía casi a diario siempre a caballo y acompañado por algún guardia, no por que fuese largo, no era más de una hora a caballo a paso apresurado si no por lo peligroso, no era extraño ver osos en la zona o grandes felinos de mantos blancos, eso cuando no se cruzaban con algún criminal que había sido abandonado en el bosque al recibir su tercera marca en el rostro, esos eran los peores ya que el hambre y la desesperación los hacían seres crueles que no tenían nada que perder. Sin embargo era raro que se cruzaran en el camino ya marcado del thane, habiendo apartado algunos arbustos y uno que otro árbol se había hecho un camino angosto donde el recorrido se hacía más sencillo y los caballos podían tomar velocidad en caso de peligro y donde se veía hacia el frente para evitar sorpresas. Salía de su mansión cuando el sol apenas comenzaba a esclarecer los cielos y llegaba cuando los habitantes de la ciudad comenzaban a abrir sus ventanas y empezar sus tareas diarias, él por su parte, saludando a quienes se cruzaban en su camino, fue directo hacia el castillo de Asgard, el gran pasillo y las altas columnas de piedra color tiza y escarchada por el frío le recibió haciendo eco el sonido de sus botas al pasar. No perdía oportunidad de hacerle una visita al Jarl, quizás llevar algún regalo o muestra de alguna nueva importación que llegaba al puerto, hablar de asuntos de la ciudad o solo compartir una  bebida y una carla casual para mantener las relaciones con las personas importantes sin quitarle demasiado tiempo, cuidaba siempre de no ser molestia pero si ser una presencia marcada.

Al salir con el ligero tono rosado en sus mejillas que deja el vino especiado, su bebida preferida para combatir el frío de aquellas tierras, se encuentra con la figura blanca y recta del rubio en el pasillo. La capa blanca del thane cubría casi todo su cuerpo desde el cuello hasta sus rodillas y se abría al frente en un ribete de piel gris de lobo que le mantenía caliente, debajo de esta un traje ceñido al cuerpo de tela gruesa tenía un corte elegante con detalles bordados a mano, las altas botas que solía usar llegaban casi a sus muslos y siendo esta procedentes de Silesse tenían la facultad de corta el frío viento inverna y de paso protegerle de os arbustos que su caballo pudiese embestir en las corridas por el bosque. El sonido de sus pasos hacían eco en el amplio pasillo de alto techo y mostrando una sonrisa afilada por los colmillos felinos se acercó al jovencito - Mika. Muy buenos días, no esperaba verte tan temprano en la ciudad. Iba al puerto a esperarte en mi oficina pero veo que no haz perdido el tiempo. - mantuvo la distancia y la cordialidad pese a las palabras amables y que evidenciaban que tenían un trato asiduo pero nada más, como lo tenía con la gran cantidad de personas con las que se cruzaba a diario. Sin embargo no se privó de darle una mirada completa de pies a cabeza. Como si aquel clima frío mantuviese congelado en el tiempo la imagen del joven branded este no parecía crecer ni un milímetro al igual que él no parecía envejecer ni un día. Conforme extendió su brazo para que indicarle que caminase con él antes de avanar.

Cuando llegaron a las grandes puertas del castillo y el frío sacudió un poco las capas de ambos el branded de plateados cabellos alzó la capucha de su abrigo y se cubrió la cabeza con esta bajando los primeros escalones - Creo que en mi mansión podríamos estar más a gusto con un buen fuego para calentar nuestros huesos y una bebida caliente en nuestras manos, permítete quedarte a almorzar aunque estés apresurado en regresar. - guardó sus manos enguantadas bajo la capa y encaminándose hacia las caballerizas despidió con un ademán al hombre que le había acompañado y ofreció el caballo de este al joven militar, una yegua de tono castaño harinado, a su lado un caballo marrón claro de patas, crines y cola blanca esperaba siendo esta la montura usual de Ferid, no montó de inmediato si no que empezó a caminar hacia la plaza sujetando al caballo de las riendas para que lo siguiera - Necesito ir a buscar unas molduras para mi hermano a la herrería, está junto a la posada y podremos comprar pan allí, a esta hora está recién salido del horno y podremos comer en el camino. - se había acostumbrado a hacer varios mandados y tareas que en otro lugar una persona de su estatus enviaría a un sirviente pero en aquel lugar donde no importaba el dinero que se tuviese si no lo que se hiciera por la comunidad era vital ser un rostro asiduo. Comprar regularmente de los negocios locales le hacía ser cliente y parte de la fuente de sustento de varias personas, automáticamente siendo bien recibida su presencia.



FichaCronología#BrandedBitches

PREMIOS ♥️:




Me pongo este por que el trasero de Mika es mio, por ende su premio también.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Villager

Cargo :
Thane de Mitgard | Mercader

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
484


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un Secreto Menos [Privado | Ferid]

Mensaje por Mikaela el Jue Jun 15, 2017 5:12 pm

La confianza que el otro branded mostraba era envidiable. Sabiendo lo que sabía de su verdadera naturaleza, Mikaela no podía sino verla como algo inmensamente obvio en él, desde los colmillos que con tan poca verguenza exponía al sonreír hasta el particular filo de su mirada. No podía no ver la expresión de su sangre laguz. Eran rasgos de los que él mismo carecía, por fortuna, y ni siquiera así se desenvolvía con la soltura de Ferid en público, siempre ajeno y distante en contraste. No tenía nada que ocultar o a lo que temer en cuanto a su aspecto, intachablemente humano, delicado para ser un varón y juvenil para la edad que sus registros militares indicaban, pero indetectable al fin y al cabo, con su marca fuera de vista; y sin embargo, desconfiaba muchas veces más que el mayor en toda interacción suya. Guardaba sus distancias. Era por ello que podía envidiar la soltura y seguridad de Ferid, testigo de lo poco sospechoso que en efecto lograba hacerse. Una apuesta arriesgada que parecía resultar de maravilla.

- ¿"Mika"? ¿Desde cuando...? - Murmuró ausentemente, repitiendo el acorte de su nombre. No había notado el momento en que el thane comenzara a mostrar esa confianza con él, aunque suponía que no había un problema real al respecto. No era de su preferencia, pero no era extraño de parte de Ferid; en un par de momentos lo dejó ser. Del mismo modo apreciaba la mesura en su trato, consciente de la mirada sobre sí, mas agradeciendo en fuero interno que la cercanía se reservase estrictamente para la privacidad. Demostraba que era cuidadoso. Ignoró el detalle, acostumbrado a sentirse observado alrededor de aquel hombre, en más personales modos que ese, y no se mostró perturbado al andar a su lado. Sin duda ni timidez le observó de reojo, sin perder la tenue sonrisa. - Ah, ¿molesto? Llegué al amanecer, pensé que todo sería más rápido si te encontraba aquí. Pero si hay algo que debas hacer, te acompañaré. Si es que puedo, por supuesto. -

Pronto sabría arrepentirse de los ánimos tan ligeros con los que ofrecía tal cosa. Asintió a la petición de cuanto menos quedarse a almorzar con él, no faltarían los asuntos para discutir y de todos modos había calculado permanecer un poco en su compañía, considerado con mantener el buen trato con su aliado, sólo que no más allá de la puesta de sol. Lo demás, no llamaba tanto su atención. Socializar extensamente con el pueblo del ducado o ver a Ferid hacerlo no estaba entre las actividades de provecho en que había contemplado ocupar su visita. Su paciencia, también, se hallaba en un nivel algo limitado, en cierta forma ansioso de llegar al asunto que le atañía ahora que estaban juntos. Conociendo al thane, se imaginaba cómo podía llegar a ser esperarlo o seguirlo en sus recados. - ¿...tienes que? No me iré sin acompañarte un tiempo, pero preferiría ir directo a ello. A solas. Hay algo de lo que quería hablarte... - Intentó, dudando al tomar las riendas del caballo que le era entregado. Hizo la pausa necesaria sólo para inclinar la cabeza hacia el guardia que se lo había cedido.

Pero las condiciones ya estaban dadas, Ferid ya partía y el mismo Mikaela veía pocas posibilidades de hacerle cambiar de plan. Si tenía un itinerario que cumplir, no podía negárselo, pero al menos intentaba apelar a la posible preferencia del thane hacia él, si fuese posible acortar tiempos. Y sólo a la preferencia podía recurrir, pues el hecho era que siempre tenía algo puntual de qué hablarle o por lo cual verle; caso contrario, sus visitas se hacían mucho más espaciadas. Apresurándose para alcanzarlo y adelantarse un tanto, el subteniente buscó con más insistencia su pálido rostro y rojiza mirada bajo la abrigada capucha, llevando más aprisa al caballo de pelaje castaño consigo. - Ferid... - Insistió, ya frunciendo un tanto el entrecejo. Dejaban atrás el acceso al palacio, de regreso ya al área habitada de la ciudad de Mitgard, cuyo movimiento había iniciado a la más temprana hora. Y, como era de esperarse, un par de cada pocos transeúntes allí reconocían al thane de cabello plateado, alzando la voz en saludo apenas le veían. Mikaela no tenía más opción sino la de silenciarse en esos instantes.



Ficha | #BrandedBitches

MI PRIMER PREMIO:
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Subteniente (Ejército de Silesse)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
esp. de bronce [2]
vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
364


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un Secreto Menos [Privado | Ferid]

Mensaje por Ferid el Lun Jun 26, 2017 5:36 pm

En aquellas tierras el branded no temía mostrarse como era realmente, no era un secreto que era un marcado y siendo el propio Jarl uno de sangre contaminada, como a veces se les llamaban, nadie en la ciudad parecía tener problema alguno con ello y de tenerlo no duraba demasiado en el lugar, a lo sumo experimentaba malas miradas o a regañadientes atendía a los capitanes y trabajadores del puerto que no eran de su autoria, pero como tampoco era que llevase su marca al descubierto y su personalidad alegre y cortes podían distraer de las facciones más evidentes de su mestizaje como sus colmillo u orejas en punta. La confianza que se tomaba con el joven era algo que solía tomar con quien pudiera y estuviese segur que sería bien recibida, su actitud alegre y despreocupada no hacían raro de ver que pusiera diminutivos a algunas personas en situaciones no tan formales, con Mikaela era el caso, era una confianza cariñosa y apta para el público, no como las que se tomaba en la privacidad de la mansión. Con su mano libre negó con un gesto que parecía más un saludo mirando sobre su hombro con la misma sonrisa alegre - No seas tonto, no molestas, nunca molestas. Es un gusto siempre el verte y tener tu compañía. Será rápido, lo prometo. ¿Fue agradable el viaje? Las madrugadas pueden ser muy frías y crudas tan al norte, ¿pero que digo? Si tu estás acostumbrado y eres un joven fuerte, no como yo que no podría hacerle frente ni a un resfriado. - su voz alegre cubría casi cualquier espacio sin dejar al otro responder mientras pasaban por la plaza y el thane saludaba con su mano a quienes pasaban a su lado que no lo interrumpían al estar con compañía pero que si respondían con gusto el gesto.

Manteniendo su andar tranquilo pero firme sin detenerse parecía que irían de manera directa a sus asuntos y correcto en su comportamiento social, Ferid, no dejó por mucho tiempo el silencio, también el ir conversando con alguien impedía que otros se les acercasen solo para entablar una conversación casual como muchas veces solía hacer cuando iba a solas - Lo supuse, no sueles visitarme si no necesitas algo de mi, me duele un poco que sea así, Mika... en tanta estima que te tengo~ ¡Muy buenos días señorita! - saludó a una joven que con las mejillas sonrojadas por el frío saludó a ambos con una ligera reverencia y siguió su camino - Es la hija de uno de los limpiadores de cubierta de uno de mis brarcos, heredó la belleza de su madre pero la inutilidad de su padre... una pena. - comentó como si aquello fuese a interesarle al rubio y nuevamente sin dejarle hablar continuó solo tomando aire para sus palabras - Crowley no se encuentra en casa por un par de semanas, se está encargando de algunos asuntos por mi fuera del país y mis hijos aún están durmiendo, estaremos a solas en mi hogar, no te preocupes. Sabes que la servidumbre no se meterá en asuntos que no les corresponden y si realmente quieres privacidad podremos ir a mi estudio. - nunca mencionaba a nadie extra de su hermano, los dos niños que había adoptado y la servidumbre, todos los extras que vivían bajo ese techo estaban fuera de vista, fuera de discusión y claramente fuera de regla, como fantasmas que solo existían cuando el marcado de cabellos grises se sentía con ánimos de reconocerlos.

No tardaron en llegar a la forja, un edificio de piedra gris escarchada por el clima y barrotes de metal, normalmente despedía calor propio pero tan temprano apenas había llegado el aprendiz de herrero y estaba entrando con carbón y leños para encender la forja antes de que llegase el dueño. El thane se detuvo en la puerta y se dirigió al rubio tomando su mano y entregándole una moneda de plata - Ve por el pan mientras me encargo de esto, ¿serías tan amable? Compra dos piezas y pídele que estén calientes, mejor si son recién salidas del horno, si tiene con especias mejor aún. - de esa manera evitaría tener que entablar una conversación larga con la posadera que siempre preguntaba demasiado sobre sus nuevas importaciones y de que nuevas delicatensen conseguía y que pudiese serle de atractivo para su posada, una verdadera fanática de las especias picantes y los frutos secos para sus comidas. De esta manera solo tendría que pagar por las molduras, intercambiar unas pocas palabras y tendría la excusa de retirarse cuando regresase el espadachín con el pan y regresar directo a su hogar que no era un camino tan corto atravesando parte del bosque.



FichaCronología#BrandedBitches

PREMIOS ♥️:




Me pongo este por que el trasero de Mika es mio, por ende su premio también.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Villager

Cargo :
Thane de Mitgard | Mercader

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
484


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un Secreto Menos [Privado | Ferid]

Mensaje por Mikaela el Mar Jul 04, 2017 11:23 pm

En el fondo, sabía que podía confiarse a Ferid. Aunque desconocía su edad exacta, sabía que era mucho mayor, por lo que llevaba un largo tiempo sobreviviendo sin incidente en su condición de marcado. Había inclusive ostentado un título de marqués en tierras de Silesse, en el tiempo en que la familia de Mikaela lo había conocido, bastante antes de que se asentase en Mitgard. A su conocimiento, era incuestionable que era un hombre exitoso. El trato de los ciudadanos de Mitgard hacia él lo confirmaba; cual fuese el método que elegía de exponerse o tratar con esas personas, lucía como el correcto para él. Así, pues, al entrar a plena ciudad el soldado le dejaba sin cuestionamiento a sus sociales, debiendo tragarse la queja y poner mejor cara al andar entre las demás personas. Lucir calmo y medianamente amigable, asumiendo su rol de guardia. Siendo aquel el sitio al que pensaba retirarse cuando excediera su bienvenida en el ejército de Silesse, tenía intención de mantener buenas impresiones, y el mismo hecho de estar junto al querido thane Ferid le era buena propaganda en cierto modo. Resignado al modo en que se desenvolvían las cosas, optó por creerle cuando el mayor dijo que sería rápido y dejarle hablar a gusto.

- Siempre olvido que eras extranjero. Esto es confortable para mi, descuida, nunca he estado en un sitio distinto. - Respondió brevemente, sin alzar mucho la voz, en una de aquellas varias pausas en que Ferid le respondía el saludo con un gesto distante a algún transeúnte. No era bueno interactuando con extranjeros, pero el hombre de cabello plateado jamás le había parecido uno y si lo pensaba, ni siquiera había llegado a saber de donde procedía, sino tan sólo que era un noble de otro reino que había llegado a hacerse cargo de la administración de un marquesado. No era relevante, de todos modos, tan sólo un detalle que se mantenía en su memoria al oír del frío del Norte. Para el joven de delicados y casi infantiles rasgos, el hálito blanco ante los labios y la sensación helada sobre las mejillas no eran nada menos que lo común; Mitgard era el único reino fuera de Silesse que había pisado, y considerado su origen como ducado, podía ni siquiera contar como un viaje al extranjero. Sonreía para sí al pensar en ello. No conocía nada más que ese gélido clima, que cargaba una sensación de familiaridad.

Con la cantidad de saludos intercambiados y lo rápido que la plática continuaba brotando de los labios del thane, no se sentía del todo seguro de que este lo escuchase, mas indistintamente el rubio lo hacía. A cada tanto volvía la mirada de reojo a él, leve sonrisa en los labios, cortésmente atento. Tenía una productiva relación con Ferid y la salvaguardaba en todo aspecto posible, entreteniéndose con él, aunque bastante se le dificultaba darle respuesta; no sólo porque en escasos momentos le dejaba espacio para ello, sino también porque algunas cosas lo dejaban sin palabras a mano, como el hecho de que hablara de la muchacha que acababa de saludarlos. El mismo Mikaela se había asegurado de retornarle la inclinación. Eso se catalogaba como cotilleo, en definitiva. Algo en que el subteniente jamás se había involucrado, cuidando siempre su imagen y título. Parpadeó, más confundido que cualquier otra cosa, sin atinar a hablar sino hasta que el thane hubo terminado. Al menos así, carraspeando, pudo saltarse convenientemente la parte que se le hacía extraña, respondiendo correcto y educado. - Cuento con conocer a tu hermano en otra ocasión. - Dijo. La mención o el hecho de toparse con los "hijos" del thane, como había sucedido en un par de ocasiones, le generaba cierta inquietud, pero el hermano del branded era alguien a quien deseaba conocer desde la primera vez que había oído de su existencia. Ahora que supuestamente residía también en Mitgard, más aún lo anticipaba, por el sólo hecho de tratarse de otro como ellos. Discretamente mirando alrededor, Mikaela se cercioró de que no hubiese nadie demasiado cerca antes de seguir. - No puedo ausentarme demasiado a menudo ni por tiempos largos del ejército, entre más tropas llego a tener a mi cargo más difícil es. Prometo que es sólo por eso que no puedo visitarte tanto, aunque quiera... quizás sea menos ahora que... -

Su voz fue apagándose al ver que se aproximaban al sitio en que el thane deseaba detenerse. La explicación tendría que quedar para después. Deteniéndose a prudente distancia con su caballo, el soldado se dispuso a simplemente esperar la salida del otro, hasta que este depositó la moneda en su mano, con un simple encargo. A él mismo no le escaseaba en absoluto el dinero para algo tan ínfimo como un desayuno, Ferid debía de saberlo, pero suponía que era algo regular en su relación. Tanto a gran escala en base a las peticiones que Mikaela le hacía como, al parecer, a pequeña escala. - No me dejas gastar un sólo cobre. - Mencionó, seguido de una leve risa. Dedicándole una mirada de agrado antes de girarse en la dirección contraria, se apartó a hacer como pedía.

La ciudad de Mitgard no era demasiado grande; la mayor parte yacía ya en la memoria del soldado de Silesse. Y aún si no lo estuviera, el simple aroma en el aire habría podido guiarle a la primera salida de pan de la mañana. Amigable con las personas con que debía interactuar, mas siempre en exceso de formalidad, compró un par de piezas con un tenue aroma a manteca impregnado, cargándolas en una bolsita de tela blanca que luego ataría a un costado de su montura. Anticipando que al fin se irían de los límites de la ciudad, se apresuró de inmediato a regresar con Ferid, sin atreverse a interrumpirlo sino sólo a tocar la puerta de la herrería un par de veces para llamar su atención. Si no asumía que era él, de inmediato podría verlo por cualquiera de las ventanas frontales, desatando a ambos caballos en preparación para partir. Sin embargo no montó, permaneciendo con las riendas de ambos animales entre manos, aguardando al thane para ayudarle a él primero, como un guardia debía hacer.



Ficha | #BrandedBitches

MI PRIMER PREMIO:
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Subteniente (Ejército de Silesse)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
esp. de bronce [2]
vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
364


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un Secreto Menos [Privado | Ferid]

Mensaje por Ferid el Vie Jul 28, 2017 11:26 pm

Ya tenían bien definida su relación y el thane respetaba eso, términos claros eran fundamental para los negocios y él tenía, en cierta medida, un negocio con el joven rubio de Silesse. Sonrió afiladamente, sus colmillos asomando sobre sus labios delgados y pálidos por el frío - Exacto, ni un solo cobre. - respondió y lo miró alejarse un poco antes de ingresar a la forja. Fue recibido por el aprendiz que tras un saludo y algunas palabras corteses excusó a su maestro por no estar aún en su puesto de trabajo. El hombre ancho y con brazos tan fuertes y nudosos como las cuerdas que se utilizaban en el puerto para sujetar a los barcos, vivía en la planta alta de su forja, aprovechando así su mujer y sus hijos del calor que esta daba e incluso de los carbones que sobraban para cocinar en la noche cuando terminaban de trabajar. Seguramente el herrero no había despertado siquiera por lo que el peligris solo negó y preguntó por el trabajo que había dejado encargado, el joven aprendiz, un muchacho que apenas empezaba a cambiar la voz y su cuerpo alto y largirucho había comenzado a crecer en vertical mucho antes que en horizontal, aún torpe en su cuerpo adolescente, se apresuró en buscar lo que el herrero había dejado para el thane. Tras revisar una mesa con varios encargos, hachas viejas con el filo nuevo, cuchillos de cocina para las mujeres de la ciudad, dagas para defenderse, herraduras para los caballos y hasta cajitas con clavos y esquineros para el carpintero, finalmente tomó unos cubos pequeños de piedra con bisagras de metal. Moldes para metal derretido, no estaba demasiado seguro que piezas eran pero Crowley parecía necesitarlas para hacer sus armas por lo que Ferid envió al hombre de cabello bicolor a encargarlas con el herrero, ahora pasaba a buscarlas y pagarlas. Una bolsa de arpillera con varias monedas de plata y algunas de oro fue sacada del monedero del thane, una bolsa mayor de cuero en su cintura, sacó del interior una moneda de plata y se la entregó al aprendiz por la atención y le dijo que le entregase el resto del dinero al herrero, el muchacho, feliz de tal atención se apresuró a envolver en tela los moldes y atarlos con hilo de yute en un paquete cómodo de llevar. Justo a tiempo cuando escuchó los golpecitos en la puerta.

Se despidió con un a sonrisa y siendo acompañado hasta la puerta el muchacho, mucho más feliz y entusiasta que antes saludó con la mano al joven rubio deseandoles un buen viaje antes de regresar a su trabajo. Ferid sonrió al joven soldado - Que veloz~ que eficiente~ Comamos antes que se enfríe. - dijo mientras levantaba la mantilla de la montura, una pieza de cuero que protegía normalmente las correas que aseguraban la montura en su lugar pero que algunas veces guardaba una alforja pequeña oculta de los asaltadores de caminos, guardó allí algo de su dinero y la cerró con la hebilla, en la alforja del otro lado de su montura guardó el paquete, algo pesado por el material que estaba hecho y que sería incómodo de llevar en la mano, enseguida subió al caballo - Vayamos por el camino más corto, podemos pasar por el claro del bosque para que los caballos puedan beber agua, allí corre siempre y no se congela, y saldremos por la mina cercana a la mansión. Es más corto que ir por el camino usual, en una hora estaremos allí si apresuramos el paso y no tendríamos que pasar ahora por las caballerizas para que los caballos beban. - si bien hablaba en un tono suave ya sus palabras eran casi que ordenes tomadas.

Cuando los caballos comenzaron a andar por el empedrado de la plaza, Ferid se mantuvo cercano al caballo del joven subteniente, cuando no tenía gente cerca continuaba su charla - Comprendo que estés en una situación de manos y pies atados por tu trabajo, pero también tienes que pensar un poco en tu salud y tomarte un poco de tiempo para relajarte. ¡Buenos días señora Haugen! - saludaba cuando pasaba una mujer de generoso pecho y prominente trasero que iba acompañada por un niño pequeño con tanto abrigo que apenas se podía ver su rostro entre tanta piel y lana y por una joven de vestido grueso por el clima pero que algo ajustado dejaba ver su curvilínea figura, la señora parecía una gallina con sus pollitos sujetando a ambos hijos por sus manos, saludó animadamente al thane haciendo amague de detenerse pero el peligris siguió con su caballo - Lamento no poder detenerme, tengo una importante reunión, la veré en la taberna mañana por la noche para comer su deliciosa tarta de carne como todas las semanas. - siguió su camino doblándose un poco sobre su cintura hasta que terminó de hablar y pasaron a la familia, al estar a suficiente distancia se inclinó un poco hacia el rubio hablando con confidencia - Ella es una dulce persona pero su hija... digamos que encuentra la manera de no pasar frío en las noches por más que muchas veces duerme en los graneros y caballerizas del pueblo. El día que su madre no esté, si su hermano no toma el mando de la posada seguro que ella la transforma en un prostíbulo. Toda una furcia y de las que no tienen clase, te digo, los marineros hablan todo el tiempo de ella. - se detuvo solo por un leñador se acercaba a ellos por el camino regresando del bosque con un carrito ya con madera cortada y su hacha al hombro saludaba al thane con su mano.



FichaCronología#BrandedBitches

PREMIOS ♥️:




Me pongo este por que el trasero de Mika es mio, por ende su premio también.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Villager

Cargo :
Thane de Mitgard | Mercader

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
484


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un Secreto Menos [Privado | Ferid]

Mensaje por Mikaela el Miér Ago 16, 2017 1:48 pm

Se quedó cerca por si Ferid necesitase su ayuda para manejar a su caballo, subirse o alcanzarle algo de lo que cargaba, pero parecía no ser el caso. El soldado, pues, se subió enseguida a su propia montura, acatando de casual modo a las palabras de quien podía catalogar como su mecenas. Abrió la bolsa y le entregó una de las dos piezas de pan tibio y blando; el aroma invitaba y abría el apetito, mas él sentía el estómago demasiado cerrado como para comer. Por un instante no hizo más que sostener el pan en una mano y mirarlo con desazón, utilizando la otra para poner en marcha al caballo. No había sentido alguno en cuestionar la ruta que el thane indicaba que tomarían, pese a lo aventurado que sonara tomar caminos tan improvisados y perdidos. - De acuerdo. Estos días todas las rutas son peligrosas, realmente, así que es igual. Puede que una así esté inclusive más despejada y no nos topemos con problemas. - Dijo, razonándolo en voz alta, antes de atreverse a dar un mordisco a la comida. En efecto, el exterior era agradablemente crujiente y el interior tan blando como el pan recién hecho debía ser en su mejor punto, pero confirmaba que no podía comerlo. Masticaba por demasiado tiempo y le sentaba mal tragar. Lo guardó de regreso sin pensarlo.

Y el motivo no era otro sino la conversación que había dicho en primera instancia que necesitaba tener con Ferid, la misma que había sido interrumpida varias veces antes de poder siquiera comenzar, y que Mikaela había ya resuelto dejar simplemente para cuando hubieran salido de la ciudad. Había bastante en su mente y su estómago se tornaba aún más delicado de lo usual cuando así era. Miró fijamente al hombre de cabello plateado al seguirle el paso, ansioso y con todas sus palabras constantemente en la punta de la lengua, pero justo cuando parecía que podría comenzar, Ferid volvía a saludar a alguien más. Se quedó con la vista en su alegre semblante al socializar, agraciado, un hombre extrañamente hermoso y de fácil sonrisa, pero irritantemente poco directo para tratar asuntos. Siempre había sido así, lamentablemente el subteniente no tenía más opción sino aceptarlo. No obstante, las palabras que agregaba después de pasadas las personas eran algo a lo que Mikaela no podía habituarse ni reaccionar muy bien, sin importar de quien provinieran; siempre había mantenido un perfil bajo, pese a sus crímenes era recto en su comportamiento y eso le sonaba en extremo inapropiado. Su ceño se frunció un poco en preocupación, más que molestia. - Pienso vivir en este lugar algún día, sabes. No me involucres en esto, es... es cotillear tras espaldas. - Dijo, cuidadoso de no alzar la voz con eso, aunque el leñador ya había pasado y el camino se desenvolvía ya vacío ante el andar de los caballos. Cayendo en cuenta de su oportunidad, Mikaela aproximó el animal un poco más al del thane y habló sin dilación.

- Lo que he estado intentando decirte es que no voy a pedir venir a Mitgard por un tiempo. Tengo que parar. - Fue frontal, mientras podía. Estaban a solas ellos y la ruta nevada, sobre la que un sol pálido apenas calentaba lo suficiente como para derretir la escarcha de la noche y quizás reducir el nivel de la nieve más gruesa. No hubo necesidad de mencionar en qué era lo que debía de parar; ambos sabían bien los asuntos del marcado en Silesse, los que le tenían unido en nefasta asociación a Ferid y que implicaban que pasaran el tiempo que pasaban juntos, por lo que continuó explicando lo demás. Con calma, continuaba guiando al caballo por el silente camino, planteando lentamente la situación en que se hallaba. - Es una pausa temporal, por supuesto, es sólo que... algo ha salido mal con la última víctima y necesito parar por ahora, mantener un perfil bajo hasta tener por seguro que no habrá sospechas sobre mi. ¿Entiendes? - Preguntó, deteniendo la vista en su acompañante. Suponía que entendería, conocía sus objetivos perfectamente, por cuanto él mismo siempre se los había expuesto por completo al comenzar su relación. Era una lástima distanciarse, pero por el momento al joven de cabello rubio le parecía una medida necesaria. Cabos sueltos habían quedado en su último movimiento y podían afectarlo.

Apenas Ferid respondiese pensaba comentar opciones, el mantener correspondencia por carta y establecer un plazo tentativo en el cual podría quizás volver a pisar Mitgard, pero el camino reclamó su atención. Aguzando la vista, Mikaela detuvo el caballo y lo hizo girarse un poco, a modo de poder mirar más fácilmente el tramo que habían dejado atrás. Escuchaba sonidos leves y pausados en la nieve, que no podía sospechar como nada más que compañía. Alzó una mano entonces, como hacía para llamar tácitamente la atención de sus tropas en marchas antes de dictaminarles el resto de las ordenes. Cauteloso, no tardó en decidir que algo había allí, y que preferiría alejar a su protegido de ello lo más posible. Podía defenderlo de los peligros del mundo, pero sólo era uno y jamás podía saber con certeza a qué estaría enfrentándose. - ...empieza a cabalgar más rápido, Ferid. - Indicó, sin necesidad de explicaciones precisas y sin dudar él mismo en espolear para pasar de la tranquila marcha a un trote. En el mejor de los casos, como intentaba siempre que fuera, lo único que sucedería era que acortarían el tiempo andando más aún y llegarían prontamente a la mansión del otro.



Ficha | #BrandedBitches

MI PRIMER PREMIO:
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Subteniente (Ejército de Silesse)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
esp. de bronce [2]
vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
364


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un Secreto Menos [Privado | Ferid]

Mensaje por Ferid el Dom Ago 27, 2017 5:19 pm

Arriba de su caballo se acercó un poco al soldado extranjero para tomar la pieza de pan caliente, tenía que aprovecharla antes que se enfriase lo cual no tardaría en pasar con el clima tan inclemente de esas tierras norteñas. Sus dedos enguantados apretaron la cascara del pan que se resquebrajó haciendo algunas migas y sosteniendo las riendas y la parte más grande de la orzaga en una de sus manos comía con la otra. El suave sabor a manteca era una delicia, sobretodo para un estomago vacío y mañana atareada, apenas había bebida medio vaso de té de hierbas al salir de su mansión y un vaso de vino caliente en el palacio del Jarl, algo de sólido le vendría bien a su estómago. Sonrió con gracia cuando el rubio pareció alterarse por sus palabras, a veces siendo demasiado correcto para su propio bien y sorprendente mente moral teniendo en cuenta que el peliplata sabía muchos de sus secretos más oscuros, sin embargo recibió con alegría aquella improvisada noticia - Así que realmente planeas venir aquí como tu ruta de escape. Me gusta~ sabes que siempre tienes techo en mi hogar y puedo conseguirte trabajo en las filas de Mitgard, aunque si quieres alejarte un poco de la vida de soldado siempre puedes aprender del comercio y ayudarme en el puerto~ - saludó con su mano al leñador que pasaba el cual devolvió el saludo con un mover de su cabeza. Realmente consideraba a corto o largo plazo que Mikaela fuese a vivir a aquellas tierras heladas y tenía asumido que él lo acogería en su mansión aunque fuese por un tiempo hasta que decidiese que hacer con su vida o se estableciera de manera permanente, en la ciudad o mismo en la mansión.

Se distrajo un momento en comer pan caliente y pensar en como sería la vida con el rubio en el hogar. Hacía poco que Crowley había llegado a su vida nuevamente y se estaba adaptando de maravillas a la vida allí, ya estaba trabajando en la forja y era agradable tener alguien con quien conversar en la cena, pues si bien vivía con varios niños y una joven mujer que cuidaba de ellos, estos comían en la cocina y no pasaban demasiado tiempo con él, era muy diferente la clase de compañía que podía dar un niño de la que daba su hermano o mismo Mikaela. Este era un joven muy respetuoso, silencioso y que para colmo comía poco, sería casi como si no estuviese en la mansión si no prestaba suficiente atención, también solía ser muy servicial así que no dudaba que se hiciera útil de alguna manera. Fue la voz suave y masculina que le sacó de aquellos pensamientos cuando casi terminaba de comer el pan ya frío. - ¿Parar...? - dijo un poco confundido al no captar de inmediato a lo que se refería pero al volver a centrarse enseguida comprendió a lo que se refería y a donde se dirigía el hilo de la charla. En el silencio donde solo estaba el sonido de sus caballos andando no había necesidad de subir mucho la voz así que incluso con el resoplar del animal pudo escucharle con claridad - Comprendo, podrás contarme más a detalle cuando lleguemos a casa. Quizás haya alguna otra forma de resolver esto, si me das los datos de esta persona puede que pueda silenciarla... de manera permanente, claro. - ahora tenía a Crowley que había mostrado ser muy efectivo en esa clase de trabajos, no habían muchas personas que quisieran seguir hablando cuando habían perdido la cabeza de un hachazo. Sabía incluso cuales habían sido, vagamente, los últimos objetivos del rubio, se tenía confianza de estos en particular poder aislarlos lo suficiente como para poder actuar sin levantar sospechas, siempre se podía plantar pruebas falsas y esclavos que culpar siempre sobraban, sobretodo si eran ex criminales.


Su caballo se tensó un poco echando sus orejas hacia atrás y Ferid le hizo detenerse unos pasos más adelante de lo que el soldado había hecho detener a su propios caballo, se inclinó hacia adelante para acariciar el costado del cuello de su caballo y poyando su cuerpo sobre las crines extendió su brazo para alcanzarle por el costado el resto de pan que el caballo tomó y comenzó a mascar. El thane regresó a la silla con una sonrisa sacudirse las migas - ¿Qué tanto miras? No hay nada, los bandidos de caminos hacen mucho más ruido, también los osos y los lobos. - las palabras del rubio parecieron una sugerencia pero el peliplata lo tomó como una orden que obedeció al mismo tiempo que su compañero espoleó a su montura. El caballo comenzó a trotar y mantenerse a la par del otro adelantándose un poco - ¿Nos están siguiendo? ¿Qué es? - ya un poco preocupado miró sobre su hombro esperando una explicación.



FichaCronología#BrandedBitches

PREMIOS ♥️:




Me pongo este por que el trasero de Mika es mio, por ende su premio también.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Villager

Cargo :
Thane de Mitgard | Mercader

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
484


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un Secreto Menos [Privado | Ferid]

Mensaje por Mikaela el Miér Sep 13, 2017 4:06 pm

Incluso con él, sentía que Ferid se adelantaba un tanto, hablando de sobra respecto a los detalles de un futuro que Mikaela no tenía para nada trazado. Había dicho que viviría en Mitgard algún día, sí; siempre había pensado de ese sitio como el refugio al que escaparía cuando hubiese terminado sus asuntos en Silesse, cuando los años dejaran su falta de envejecimiento ya en completa evidencia y no tuviera más opción sino terminar de ejecutar sus venganzas personales y huir de todo. Pero no había nada más, después de eso. La mención de un nuevo trabajo o una nueva vida le descolocaba, pues caía en territorio ni siquiera considerado. - ¿Ah? No, yo no... - El joven musitó entonces, con las cejas tenuemente arqueadas en un gesto consternado. Realmente no pensaba en ese tiempo ni tenía la intención de comenzar a hacerlo. Siempre había tenido la sensación de que sería la línea del final, y no habría nada más del otro lado. Sin desear ahondar en ello, de inmediato consideró mejor centrarse tan sólo en el asunto más a mano, mirando con atención al varón de cabello plateado. Le interesarían las soluciones que pudiera ofrecerle, por supuesto, aún con su decisión ya tomada. Y hablarlo alivianaría la carga. - Creo que esto será necesario de todos modos, Ferid. Sólo para mantenerme libre de sospechas... pero hablamos de ello después. -

Aún restaba camino y Mikaela cada vez se tornaba más convencido de que no sería uno tranquilo. Ferid no parecía notarlo o tomarlo en verdadera cuenta, mas afortunadamente optaba por obedecer al subteniente, dejando de distraerse con su caballo para apresurar el paso al que cabalgaba. Agradeciendo en fuero interno ese hecho, el silessiano tomó un semblante más callado y enfocado, escuchando el liviano silencio de los bosques a la espera de otra señal sospechosa. Sus pensamientos eran ya los de un soldado en riesgo de emboscada. Sabía la clase de indicaciones que sus ojos buscaban derredor, se volvía mucho más consciente del peso de su espada a su lado y la distancia exacta entre sus manos y el mango, el tiempo que tardaría en desenvainar si algo inesperado ocurría. No necesitó dar mucha consideración a las palabras del thane para responderle. - No, no deben ser bandidos... sólo sigue, ¿de acuerdo? - Dijo, sin un gesto grave en el rostro, sino uno hasta relajado. Fuera lo que fuera el asunto, él lo trataría, no había necesidad de que Ferid se preocupara. - Adelántate. Estaré un par de pasos detrás de ti, por si las dudas, pero descuida y sigue hacia casa. -

Adrede aminoró un poco el paso. Los sonidos seguían llegando en intervalos y, ya que perder atrás a lo que les perseguía no parecía ser una opción, el branded prefería controlar las condiciones en que lo enfrentaría. Ante todo, debía tener a Ferid separado del peligro. Aún si su relación fuese un constante intercambio de conveniencias, para nada lo que Mikaela había querido al conocerlo ni dado en muy buena forma, sino bajo los gustos y condiciones del thane, lo cierto era que de todos modos valoraba su existencia demasiado como para verle peligrar. Por lo demás, era él quien había sido entrenado en combate y podía encargarse de la seguridad de ambos. Dejando que el caballo ajeno rebasara al suyo por una mayor distancia, volvió la cabeza en una dirección y la otra a su lado, seguro ahora de que lo que oía eran los cascos de otro animal, amortiguados por la nieve más profunda fuera del camino. El ataque que aguardaba no tardó en aparecer. Silbando a través del aire helado, dos flechas salieron de cada lado de la ruta; Mikaela necesitó contener con un gesto brusco de riendas a su caballo para no permanecer en su trayectoria, el animal resbalando un poco en la nieve pero llegando a parar. Los arqueros aparecieron pronto a su vista, montando caballos de oscuro pelaje que, una vez fuera de la cobertura de los árboles, se tornaban imposibles de perder en el paisaje.

Espoleó nuevamente, echando a retomar el camino adelante a la carrera. Perder por completo de vista a su protegido tampoco sería bueno. Se aproximó lo suficiente como para que su voz le alcanzara al gritarle. - Cuerpo abajo, lo más apegado a la montura que puedas, no pares hasta llegar a casa, ¡yo me encargo! - Dijo, aún considerablemente tranquilo en su forma de expresarse. Entonces, necesitando cerrar la distancia que le separaba de los arqueros y le hacía un blanco indefenso, haló de las riendas para aproximarse al que tenía a su izquierda, desenvainando ya la espada. No contaba con llegar antes de que el enemigo disparara a cuenta nueva, pero tenía demasiada prisa como para actuar a la defensiva. Esperaba que, al ser quien había quedado atrás, los emergidos sólo prestasen atención a su persona.



Ficha | #BrandedBitches

MI PRIMER PREMIO:
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Subteniente (Ejército de Silesse)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
esp. de bronce [2]
vulnerary [4]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
364


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Un Secreto Menos [Privado | Ferid]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.