Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Ferid Eusford - Thane de Mitgard

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ferid Eusford - Thane de Mitgard

Mensaje por Ferid el Miér Mayo 24, 2017 6:35 pm

Ferid
Villager
Your power and arrogance are overwhelming. But that arrogance will trip you up. Shall I help you out?

Datos
Nombre: Ferid Eusford

Edad: Aparenta 25 años, tiene realmente 78 años.

Clase: Villager.

Especialización: -

Afiliación: Mitgard.

Ocupación: Thane de Mitgard, dueño de Sleipnir, Compañía Mercantil..

Personalidad
Se muestra como alguien sumamente alegre y extrovertido, es normal encontrarlo con una amplia sonrisa en su rostro y teniendo paciencia que roza lo infinito, tiene un sentido del humor un poco peligroso empujando con sus palabras a la gente al punto de poder resultar ofensivo pero enseguida alegando que está bromeando y acota alguna broma sobre si mismo para evitar desviar el centro de sus propias palabras. Fuera de eso se podría catalogar a Ferid como alguien educado y amable, no se puede decir que es un hombre de familia pero si tiene n gran estima a su hermano, más ahora que regresó a vivir con el después de años de estar separado.

Frente a la gente del ducado se muestra muy servicial, siempre ayudando a los mayores abriendo puertas o dando limosna a los pobres mientras sonríe asomando sus colmillos poco humanos, incluso ha adoptado algunos niños huérfanos de la isla haciéndole alguien bastante respetado pese a que muchos, los más afilados de mente, pueden ver que no todo es tan sincero como se muestra y es que Ferid no es tan bueno como se pinta. Él guarda muchos secretos y dice muchas mentiras, involucra en sus mentiras a quienes se acercan demasiado a él y para cuando estos se dan cuenta de donde se encuentran ya el laberinto es demasiado intrincado para que puedan salir sin quedar comprometidos ellos también con el asunto.

Es una persona racista, desprecia a los humanos pero aún más a los laguz. Dicho esto cabe destacar que no considera su calidad de branded como algo negativo si no que todo lo contrario, se enorgullece de serlo y se siente muy superior a los humanos y los laguz teniendo la mente racional de un humano y la longevidad de un laguz. Aprecia y recibe en su mansión a todo quien tenga una marca para probar su sangre mixta y desprecia a todo laguz que intente acercarsele, con los humanos prefiere darles una oportunidad aunque es más común que los mire con una sonrisa despectiva en su rostro.

Es un ser que se considera endocéntrico en todo el sentido del termino, se considera el centro de todo lo que le rodea y considera todo lo de su alrededor prescindible, no se siente así sin embargo en compañía de su hermano por más que actúa de igual manera pudiendo llegar a darle un mensaje equivocado a este. Por todo lo demás ve a todo como una herramienta para acentuar su propias virtudes, hacer crecer sus cofres o simplemente espectadores que más tarde contarán su historia. Tiene varios deslices mentales que pareciera muchas veces que va caminando en una cuerda floja de cordura y que caerá en cualquier momento, pero hasta la fecha siempre se ha podido mantener del lado cuerdo y manipulador que desarrolló desde temprana edad. La impotencia de defenderse de pequeño le llevó a ambicionar poder, no solo económico y político si no que también físico pero siendo dentro de todo débil y delgado es que comenzó a expresarlo buscando criaturas más pequeñas, niños en su mayoría o animales.

Rendido a los placeres de la vida disfruta sin miramientos lo que obtiene y como buen inversor comparte cuando ve un beneficio en ello; como lo es con Mikaela. Con el único que compartiría incluso si no tuviese beneficio alguno es con su hermano, la única figura que le cuidó, protegió y sintió amor familiar sincero en su vida, que tener a su hermano cerca sea de gran utilidad es solo una ventaja.

Historia del personaje
En territorio de los felinos, Galia, cerca de la frontera con Crimea se encuentran los asentamientos beorcs, pueblos creados por mutuo acuerdo entre los gobernantes de ambos países vecinos para promocionar la aceptación y la paz entre ambas razas. Sin embargo el racismo de generaciones es difícil de ignorar y pese a estar en paz, la tensión se hace muy visible cuando llega el momento de la convivencia y cuando las costumbres chocan. Varios años fueron necesarios para que la convivencia fuese más relajada y tanto felinos como humanos pudiesen hacer su día a día sin la tensión usual, el pueblo prosperó y avanzó, siendo originalmente enviadas personas puntuales que darían prosperidad como panaderos, herreros, ganaderos, algunos soldados y administrativos prontamente se empezaron a diversificar los oficios, cosas como ladrones empezaron a aparecer, mercenarios, corredores de apuestas y claro... prostitutas. Un pequeño local se abrió donde antes era una pequeña posada con un grupo de mujeres donde la dueña, viuda del anterior dueño y sin empleo por haber posadas mas grandes en el creciente pueblo, emprendió un negocio de prostitución con jovenes y mujeres que no tenían otra salida laboral. Eran una pequeña familia donde más temprano que tarde llegó un niño fruto del trabajo. El pequeño Ferid.

Fue criado teniendo más de madre a la viuda dueña del lugar que a su propia madre que si bien lo quería lo suficiente como para darle abrazos y comprarle lo que necesitase con su reducido presupuesto, fue mimado de más por las demás muchachas incluso pese a su marca, sería que todas eran mal vistas en esa sociedad, que le habían visto nacer o que simplemente despertaba el instinto materno de las mujeres presentes, pero fue recién a sus nueve años que comenzó a comprender la situación en la que estaba. Creció viendo el sexo como algo normal en cada habitación, su madre entregándose a cualquier hombre que tuviese monedas en sus bolsillos o algo que a ella le sirviera, sea una cena o una capa nueva, las mujeres del lugar siempre se preocupaban de vestirle y alimentarlo bien pero una tarde de calor se había quitado la prenda superior para jugar en el agua con los demás niños y visualizada su marca fue insultado, empujado al agua y un niño mayor lo intentó ahogar, fue la viuda vieja que corrió en su auxilio y lo regresó a la seguridad del burdel y donde le explicó lo que su madre nunca le había enseñado y la atrocidad que aquello era. Tomó de inmediato repulsión hacia su madre por lo que había hecho y por la condena a la que le había obligado vivir.

La llegada de un nuevo bebe en la casa fue más preocupación que alegría siendo hermano del ya niño de 10 años de cabello blanco pero como no mostraba marca alguna pronto fue dejada de lado cualquier preocupación. Ya siendo mal vista su madre en la comunidad por tener un hijo branded el nuevo niño que llegó parecía al menos tener un padre estable, o al menos lo suficiente como para siguiese frecuentando a su madre por un par de años y darles regalos al nuevo bebe y a su madre, aunque seguía gruñendo y mirando mal al primer hijo de la mujer, de una manera activa era apartado de la nueva familia, su madre dejo de aceptar a otros hombres aunque seguía viviendo en aquel lugar y a escondidas se veía con aquel gran tigre de pelo rojo y negro aunque poco duró pues a los pocos años el bebe mostró su marca en la espalda y su padre no volvió a visitar a su familia, tampoco llegaban regalos ni dinero. Ferid se apegó mucho a su hermano al ver que era un maldito como él y odió aún más a su madre por seguir haciendo aquellas aberrocidades, esta vez consciente del mundo en el que vivían cuidó a su hermano de todo lo malo, le enseñó a cubrir su marca y le ayudó a mentir pasando él como el único branded de su familia. La sangre de tigre de su hermano se vio enseguida reflejada en su crecimiento, Ferid como mestizo de gato era mucho más delgado y pequeño, ágil y elástico, en cambio Crowley era robusto, alto, de brazos anchos y un golpe tan fuerte que niños incluso varios años mayores que él dejaron de molestar al peliblanco por la protección que su hermano le daba.

En su adolescencia y habiéndose transformado en un joven hombre de lengua afilada había hecho su hogar en aquel lugar asumiendo que su vida sería así, ocultándose la mayor parte del tiempo y evitando contacto alguno con nadie que no fuesen las mujeres del prostíbulo, Crowley era un joven muy activo, siendo fuerte protegía a los que vivían en aquella ex posada y se encargaba de los clientes problemáticos pero tenía un futuro mejor en el horizonte; siendo el favorito de su madre esta se había preocupado de conseguirle ponerlo como pupilo en el pueblo, en cambio Ferid había sido dejado de lado hacía tiempo, la anciana dueña le había enseñado a contar, leer y escribir para que la ayudase a llevar el libro de cuentas, aprendió a hacerse útil en la administración de las ganancias y a organizar los clientes que venían. Su facilidad para el habla le habían hecho muy útil para recibir nuevos clientes que venían de los barcos del puerto que había en un pueblo vecino donde no se le conocía como branded y moviéndose siempre entre humanos no corría riesgo. Consiguió algunos contactos de utilidad y había planeado plantear un negocio no tan legal con un traficante que había conocido, necesitaba dinero pero cuando regresó al prostíbulo después de varios días en el otro pueblo lo recibieron con la noticia que la vieja viuda estaba muy enferma.

La anciana se recuperó pero temeroso de su estado y siendo la única persona a parte de su hermano con la que Ferid se sentía feliz y querido no quiso darle más preocupaciones olvidando de momento sus negocios. Pasaron años y la anciana, muy enferma casi no saliendo de su habitación iba dejando cada vez más responsabilidades en los hombros de Ferid quien las tomaba con gusto. Una noche su hermano, ya todo un hombre crecido y con más de una pretendiente en el pueblo volvió de su trabajo en la fragua del pueblo hablando tonterías de que se iría a pelear por una causa... una gran pelea se llevó a cabo en el acto, su madre apoyó encantada aquella oportunidad que se le presentaba a su hijo, ser un soldado era un trabajo estable y prestigioso, más de un país militar que no conocía pero que su hijo hablaba maravillas. Pero Ferid insistió que no sería buena idea, le advirtió de los problemas de ser un marcado y de que junto a él estaba seguro pero fue inútil y a los pocos días Crowley se marchó con una suma modesta de dinero en su bolsillo que era lo que Ferid había podido ahorrar en esos años administrando el burdel.

La perdida de su hermano fue dura para Ferid y empezando el invierno no pasaron muchas semanas que la vieja viuda murió por un resfriado que su débil cuerpo no pudo superar. Sintiéndose abandonado por todo lo que alguna vez había amado pasó deprimido pero aún ocupando el puesto de administrador, sin tener a su hermano que los protegiera llegaron clientes abusivos y las chicas fueron abusadas sin que Ferid mostrase intenciones siquiera de hacer algo al respecto. Su madre alzó la voz y la discusión se prolongó por horas, palabras duras salieron de la boca de su madre pero fueron "¿Por que no eres como tu hermano?" las que tocaron la fibra sensible del marcado. Fuera de si tomó un pisapapeles, una pieza de metal con forma algo abstracta de un animal que su hermano había hecho cuando era aprendiz de herrero y lo lanzó contra el cráneo de su madre quien perdió pie y cayó al piso sobre una silla perdiendo el conocimiento. Pensando rápido y de forma fría y despiadada, resentido del amor que le fue dado a su hermano y no a él, de toda la repulsión que aquella mujer le causaba, la cargó con algo de dificultad sin detener sus gritos simulando aún discutir y la dejó caer por las escaleras del lugar. Las mujeres que allí vivían habían escuchado la discusión pero no se habían metido en asuntos familiares, pero cuando escucharon el cuerpo caer por las escaleras salieron para encontrar la escena de un hombre aterrado y una mujer a los pies de las escaleras con varias fracturas y ya sin vida. Como único hombre presente y siendo el único capaz de llevar la contaduría y los clientes las mujeres un poco desconfiadas aceptaron su versión de que fue un accidente y así fue planteada la situación ante el sherif.

Sin su madre en el camino y sintiéndose morbidamente bien con su secreto repuntó el negocio, consiguió mejores clientes, hizo pequeñas reformas en el burdel limpiando y pintando para hacerlo más atractivo utilizando un pequeño préstamo con un comerciante que había sido cliente de hacía varios años. Una de las nuevas trabajadoras de la casa había llegado con un adolescente, un hijo que no había tenido suerte para conseguir trabajo y que ya siendo demasiado mayor para ser pupilo de cualquier cosa encontró trabajo allí con su madre, ella haciendo lo que todas en ese lugar mientras el varón se ocupaba de la seguridad del lugar y la limpieza. El negocio prosperó bien y habiendo pagado su préstamo logró ahorrar suficiente para hacer una pequeña compra a uno de los contactos que había hecho en el puerto, nada grande, unas especias que puestas en el te daban sensaciones agradables, vendiendo en el burdel esos tés multiplicó sus ganancias aún más comenzando a adquirir más experiencia en los negocios. La primera carta que recibió de su hermano le trajo mucha alegría, le contó la triste noticia de como su madre había muerto un invierno especialmente frío pero como el negocio había mejorado y enviando de regalo unos cinturones de hebillas de plata y un poco de oro se sintió con la suficiente confianza para salir de aquel lugar tal como lo había hecho su hermano. Así fue que tomando el dinero que había reunido dejó a cargo al joven que había estado trabajando como seguridad, hijo de una de las prostitutas y se marchó a Crimea.

Establecerse en Crimea no fue tan sencillo como había pensado, descubriendo que mucho dinero en un asentamiento en Galia no era exactamente mucho dinero cuando llegaba a la ciudad portuaria del país, los precios de todo a su alrededor le alarmaron y descubriendo que lo que se suponía que le haría vivir por semanas apenas le alcanzaba para una si tenía cuidado, compró algo de comida y decidió hacer lo que sabía hacer mejor; hablar. Encontró una señora mayor viuda que lavaba ropa cerca de la plaza central donde se reunía el mercado, arreglando un precio por una cama de paja y cena por un tiempo logró caer bien mostrándose siempre servicial y amable, ayudándola en sus tareas y poco a poco volviéndose indispensable en la vida de la anciana. Por mientras descubría un mundo mucho más amable y amigable en donde no sabían su condición de branded pero no dejaba de resentir en silencio tras su sonrisa sabiendo que si mostraba aunque fuese por accidente su marca sería nuevamente apaleado y sacado del lugar y esta vez no tendría a su hermano para que le protegiera. Haciendo buenas impresiones y mintiendo desde el inicio de sus orígenes diciendo que era de un pequeño pueblo en los campos de Crimea logró conseguir ayuda como un chico honesto, aprendió a mantener su pelo suelto para cubrir sus orejas en punta y sonreír de manera que sus colmillos no sobresalieran, teniendo pequeños trabajos consiguió ahorrar un poco mintiendo sobre el dinero que ganaba y consiguiendo que la señora sola terminase por aceptar alojarlo y cocinar sin más que su ayuda en la casa y que trajera comida al hogar.

No se había quedado quieto sin embargo, trabajando cerca de los puertos en compra-venta o haciendo escritos de ventas al ser uno de los pocos que sabía escribir en aquel lugar, su coartada de haber aprendido en la iglesia de su pueblo había hecho ganarse más aún la simpatía de la gente. Finalmente consiguió trabajo con una pequeña compañía de comerciantes que trabajaba exclusivamente en comprar y vender grandes cantidades de importaciones entre los barcos, allí él era quien hacía los escritos de compra venta. Retomó contacto con uno de los mercaderes que había conocido en el puerto en Gallia y tras ayudarle en falsificar un par de documentos de ventas consiguió el favor de estos, sin ser tonto ni perezoso pidió contactos y nuevamente tomando un préstamo de su trabajo compró de manera ilegal sus primeras mercaderías: sedas y especias. Conociendo a casi todas las mujeres de la ciudad ofreció sus productos a quienes sabía que podrían interesar y vendiendo a un precio menor que los comerciantes y con una labia más aguda y confianzuda para mantener su secreto duplicó lo invertido. Estaba por regresar el préstamo cuando el contrabandista a quien se lo había realizado le planteó un negocio que saldaría su cuenta y podría dejar mucho dinero a ambos. Ferid, aún un tanto desconfiado accedió a escuchar su propuesta y posteriormente aceptar.

El pirata, pues a fin de cuentas era eso, había traído a puerto una caja de gran tamaño que al ser abierta encontró a una mujer de orejas y cola gatuna, amordazada y con cuerdas fuertes atadas a sus manos y pies gruñó cuando los vio. El trato era simple, él tenía una esclava y necesitaba un comprador, y Ferid conocía mucha gente, si Ferid encontraba un comprador el dinero sería dividido, tras mucha discusión el arreglo quedo en dos tercios para el pirata y uno para Ferid. Era un trato arriesgado, o así lo había hecho ver el branded que había dicho que comprometería su trabajo y su vida allí si se sabía que estaba en esos negocios, pero la realidad era que sabía exactamente a quien venderle aquella chica. Escuchando conversaciones había escuchado a un noble de Begnion acercarse a la compañía preguntando sutilmente sobre aquellos productos, solo le tomaría unos días averiguar el nombre del noble y ponerse en contacto con él. Para su fortuna aún se encontraba en Crimea y tras una cena muy provechosa la transacción fue realizada.

Por un tiempo el joven branded amasó una pequeña fortuna con esa clase de tratos, no tenía que invertir, solo vender lo que aquel barco traía, utilizaba con habilidad sus contactos y siempre estaba dispuesto a darse a conocer con una sonrisa amable y atento a escuchar si cada persona que se acercaba era un posible futuro cliente. Cada tanto tiempo un laguz llegaba a puerto en una caja y así se iba con un cartel que marcaba "pieles" o "pescado" y acompañado con una nota de compra-venta y empleados muy bien pagados llegaba aquella delicada entrega a varios lugares de Crimea donde sus felices nuevos dueños recogían su carga y se hacían cargo de sacarla del país.

Se sentía en confianza y habiendo muerto la anciana con la que había vivido se había quedado en su casa, segunda vez que veía como funcionaba aquello de la herencia y tomándole el gusto para adquirir comodidades. Vivía allí con una joven sirvienta, la casa era pequeña, tenía una sola habitación pero la jovencita dormía en la cocina donde al despertar ya comenzaba a hacer el desayuno, había mejorado la casa y era un miembro respetado de la comunidad... todo hasta que un día la joven le vio bañándose al entrar sin anunciarse a su habitación. Su largo cabello gris no había llegado a cubrir su espalda y la marca estaba allí en su piel, el grito de la joven se hizo oír y después de algunos años de paz volvió a escuchar aquellas palabras "maldito", "engendro", "aberración de la diosa" se volvieron a clavar como cuchillos en su pecho. Enojado y con un arrebato de enojo le lanzó uno de los frascos de vidrio done contenía aceites y perfumes que hizo una herida en el hombro de la chica al romperse, desnudo la persiguió desde la habitación y por la sala pero se detuvo cuando la muchacha salió por la puerta principal. Sabiendo que no tendría mucho tiempo recogió su ropa y en un bolso juntó apresuradamente sus pertenencias de más valor, muchos cartones de propiedades y pagares que representaban más oro que efectivamente las monedas sonantes. El odio le volvió a arder en su pecho y nunca sintiéndose más solo en el mundo resintió a su hermano por haberlo abandonado siendo lo único que tenía que lo aceptaba tal cual era. Al salir se encontró con la joven y algunos miembros de la comunidad, el carnicero, la tendera y la esposa del panadero, gente que saludaba todos los días y que siempre le devolvían la mirada con una sonrisa, a algunos les había prestado dinero e incluso ayudado en mejorar sus negocios, ahora lo miraban con asco y más aún cuando su cabello mojado y suelto caía a un ambos lados de sus orejas y las puntas sobresalían. "Sabía que tenía algo malo desde el principio! Miren sus orejas!" "Si, se notaba que era un maldito! Mira lo que le hizo a la pobre Liran!" hablaron fuertemente entre ellos hasta que una de las mujeres tomó una roca y se la lanzó gritando que le haría saber lo que le pasaba a los insultos a la diosa en ese lugar.

Corrió lejos, se ocultó entre las casas y notando que no lo seguían se dirigió al puerto calculando el poco tiempo que tenía, seguramente la voz se correría y él era un rostro muy conocido en el lugar. Asco por todos ellos, malditos hipócritas que por culpa de una maldita marca ya él valía tanto como el estiércol que se juntaba en los rincones de las caballerizas. Llegó a su lugar de trabajo, el deposito amplio lleno de barriles, cajas y paquetes apilados en estanterías de madera hacían un pequeño laberinto hasta el escritorio y baúl bajo llave donde tenía sus escritos y donde hacía sus papeles de compra-venta y llenaba el libro de administración de la compañía. Sus manos sudadas y temblorosas revisaron las llaves que tenía en su cadera y abrió el baúl, agarró la bolsa de oro perteneciente a pagos que tendría que realizar esa semana y varios papeles que le resultarían útiles, contactos, cartas y demás, seguramente sería buscado en ese lugar como un ladrón pero ya no le importaba, sabía que los brandeds no sobrevivían en las sociedades humanas cuando eran descubiertos. Salió apresurado y agradeció a su maldita suerte que al menos se encontrase en puerto el barco de su conocido pirata, único que por la cantidad de dinero que le había hecho ganar y por el ambiente en que se movía no le condenaba por su condición. Entregó un cartón de propiedad en manos del pirata antes de siquiera hablar, el terreno de la vieja anciana con la casa y unas pocas hectáreas de bosque bastante valiosas, más que la misma casa por la madera, piedra y caza que podría extraer de ella fue el pago suficiente para esconderse en el barco y no ser delatado.

Estuvieron tres días en puerto, no salió en ningún momento del deposito del mismo y hasta se ocultaba de la tripulación, sería sospechoso si zarpaba de inmediato y no quería ser rastreado, menos tras haber robado una pequeña fortuna en papeles de la compañía mercantil. Cuando finalmente zarparon y la costa de Crimea se perdió en el horizonte salió a cubierta, su primera vez en el mar abierto y que conocería algo de mundo. Habló mucho con el capitán, averiguó donde irían y que paradas, se intentó hacer útil en el lugar para mantener las buenas relaciones con su único aliado y equilibrar la balanza en cuanto a favores. Varias semanas después el barco tocó tierra en un puerto de un pequeño pueblo de muy mala muerte, dos pasos en el muelle y viendo que de los quince marineros que trabajaban allí no lograban hacer una dentadura completa, no tendría futuro en ese lugar. Al menos se encontraba en tierras lejanas donde podría comenzar de nuevo por segunda vez, ya tenía experiencia y no tenía las manos vacías. Ajustando su capa contra su cuerpo sintió el frío real por primera vez en su vida y cuando sus botas se hundieron en la nieve supo que no sería sencillo estar en ese lugar pero un clima tan extremo significaban carencias y un pueblo con carencias era gente necesitada. Silesse tenía las características ideales para explotar lo que sabía hacer mejor, explotar las necesidades de la gente.

Retomando viejos contactos se puso a hablar con un traficante con el que había hecho tratos en Gallia, tras algunos comentarios y descubriendo que también se trataba de un branded, Ferid se aproximó aún más a él y escuchó con más atención su consejo siendo un hombre con más experiencia del mundo que él. Tomó en cuenta detalles y tras investiga un poco con la gente del puerto se enteró que Silesse y Crimea no tenían tratos directos lo cual fue un gran alivio para él, utilizando su facilidad para hablar y llevando por delante una nueva identidad utilizó parte del oro que había traído consigo para comprarse ropas nuevas y se presentó en los negocios portuarios de la zona. Hijo de una familia noble que había decidido dedicar su vida a los viajes y los negocios, el saber escribir y leer era una gran coartada y su facilidad con los números, caligrafía cuidada respaldaban su historia junto con sus ropas caras y acento extranjero. El tener cartones de propiedad con sello oficial así como los papeles de propiedad de un barco, todo robado de la compañía donde había trabajado, le abrieron puertas de par en par a todos lados que se acercaba. No eran papeles que fuese a utilizar propiamente pero tenerlos le daban el broche de oro a su coartada y sin involucrar negocios o dinero no despertaba sospechas de que fuesen a investigarle.

Vivió una semana en una posada de bastante buen renombre y manteniendo negocios abiertos no solo con el pirata que le había traído si no con el branded que le estaba resultando muy útil por su habilidad para conseguir cualquier clase de objeto o incluso comprarle los que no podía sacar a la luz del día. Logró vender en los puertos el cartón de propiedad así como el del barco a una suma mucho menor de lo que realmente valían pero tenía la garantía que fuese a donde fuese a terminar, no podrían llegar a él.
Se hizo cercano a un marqués de la zona y comenzó a trabar con él, primero como un externo que solo se encargaba de conseguirle sus caprichos en el comercio y más tarde se instala allí trabajando como administrador y comerciante, su falsa sangre noble le hizo tener una autoridad mayor que cualquier otro trabajador en la mansión y un trato especial, comienza a leer mucho en la gran biblioteca, en un inicio solo para tener temas para hablar con el marqués y justificar sus estudios pero después comenzó a hacerlo por mero interés del mundo y su funcionamiento. Poco a poco se hace querido por el marqués hasta que este confía incluso más que en su propio hijo, un adolescente que con sueños de guerra se pasaba más tiempo tonteando con la lanza y su caballo en el patio que ocupándose de sus estudios. Un accidente de entrenamiento no fue difícil de generar, un instructor bien pagado y cuando estaba gravemente herido en su habitación a la espera de un sanador un poco de veneno en su bebida hizo el trabajo rápido y sin sospechas momentos antes que llegase el sanador. Despertando sospechas en el sirviente de la familia decide acabar rápido con el asunto antes de que esas sospechas crecieran aún más y nuevamente una importante suma a un mercenario hicieron que el sirviente no regresase de hacer sus compras una mañana, Ferid se había ocupado de quitar varios afectos personales así como platería de la cocina y algunas joyas que había visto al alcance, actuó sorprendido cuando el marqués le informó que el sirviente había huido y que le había robado. Así era como habían quedado ambos solos en la mansión y algunos criados que aprendiendo a mantener la mirada baja y solo preocuparse de hacer su trabajo permanecieron por muchos años en ese trabajo. El branded por su parte ya gozaba de comodidad y confianza.

No solo se había dedicado esos cortos años a deshacerse de sus obstáculos y de acercarse cuanto podía al marqués si no que también había vuelto a amasar su pequeño negocio de trafico de esclavos, modificando un poco su plan de negocios se centró más en las mascotas hermosas y esclavas de compañía que en esclavos de trabajo, Silesse tenía nobles de gustos refinados que gastaban mucho más en algo hermoso que en algo útil. Fueron varios años antes que el noble finalmente pusiera el nombre de Ferid en su herencia, lamentablemente ese hombre pasó un invierno muy duro y un resfriado del que no se pudo recuperar se le llevó la vida, ni siquiera las atenciones de los criados y el cuidado personal de Ferid y las gotas diarias de "medicina" en sus bebidas habían logrado salvar al marqués. Silesse era tierra cruda en invierno y no era extraño que personas mayores murieran en los inviernos por lo que no hubieron muchas sospechas cuando el título fue pasado al joven que hacía años que estaba allí con él.

Haciéndose bastante conocido entre los nobles del lugar ofrece seguido fiestas donde muestra las nuevas mercancías que mes a mes llegan al puerto bajo su nombre, telas gruesas de lana de diversos animales, pieles, especias, joyas, incluso literatura y mapas eran vendidos a altos precios entre la nobleza y claro estaban los nobles que se quedaban después de la fiesta y que pasaban a un área diferente de la mansión donde otra clase de productos estaban a la venta. Tanto laguz como humanos podían ser adquiridos, salvajes recién capturados y de tanto en tanto conseguía muy altos precios laguz entrenados para entretenimiento y servicio, siempre preocupándose de tener la mejor calidad en sus productos extendía esto a cualquier artículo ilegal de la zona pasando desde hierbas para fumar hasta libros prohibidos, obras de arte robadas y muy de tanto en tanto o bajo pedido ingredientes para los pocos practicantes de las artes oscuras de ese país.

Pero no permanece mucho tiempo en dichas tierras, la noticia de la derrota de la corona del ducado independiente de Silesse y quien se alzaba a su trono no era nada más ni nada menos que un branded, decidió que era allí donde debía de ir. Una pequeña ilusión creció en su pecho, alguien que se había antepuesto ante todas esas demás basuras y abría las puertas de una tierra donde él podía sonreír ampliamente mostrando sus colmillo y recoger su cabello mostrando sus orejas en punta sin que nadie se atreviese a levantar una piedra en su contra. Se mantuvo informado aunque los reportes que le llegaban le hacía perder algo de ilusión al enterarse que el gobernante, autoproclamado Jarl, mantenía a los humanos y a los dragones a su lado como iguales. Asqueado por eso decidió esperar antes de tomar acciones precipitadas, por muchas ilusiones que tuviese de un mundo ideal sabía que el mundo era un lugar cruel que aprovechaba el primer indicio de ilusión para arrebatar cualquier cosa buena de la vida de uno. Pasó un tiempo antes de enterarse que aquel ducado abría sus puertas comerciales, en inicio pensó directamente en ir por la raza de su gobernante y trabajar en un lugar donde no tuviese que ocultarse pero posteriormente vio el potencial oculto de aquella isla. Tanta costa y tan poca población le daría el ambiente que necesitaba, podría tener un punto de encuentro con sus contactos poco legales alejado del puerto principal y mantener mas seguras sus "inversiones".

Su primera visita había sido todo un éxito, pidiendo una reunión con el Jarl del lugar no dio demasiadas vueltas antes de poner el trato sobre la mesa así como sus títulos y los que estos representaban, el trato era simple; él se mudaría a Mitgard y tomaría administración completa de uno de los dos puertos del ducado así como ocuparía unas tierras fuera de los límites de la ciudad costera, a cambio pondría a disposición del ducado su amplia cartera de clientes y pagaría con un importante porcentaje de su mercadería en impuestos hacia el Jarl. Como bien había explicado, las ventajas más evidentes eran que Mitgard comenzaría su comercio activamente desde el primer día ya ocupando sus puertos y posicionándose como un punto activo en el mapa desde el inicio sin tener que tener gasto alguno de empleados y encargados del puerto y a su vez comenzarían de inmediato a tener comida y materiales para la prosperidad de su pueblo. Tras un periodo de negociación finalmente en su tercer viaje pudo estrechar la mano del Jarl y firmar los papeles pertinentes para dejar legal y oficial el asunto insistiendo en sus costumbres alegando ser extranjero y sería su tranquilidad, realmente sin trucos por detrás simplemente quería tener su lugar asegurado en caso de que aquel lugar no fuese tan inclusivo con su sangre mestiza.

Le tomó más de un año terminar de asentarse en Mitgard, mandó construir una amplia y ominosa mansión en las afueras de la ciudad, protegida por el bosque peligroso su mansión de piedra fue alzada inicialmente con mano de obra contratada pero pronto, tras ver la oportunidad de los criminales de rostros tatuados que eran abandonados a su suerte en el bosque por el gobierno de la isla los tomó en calidad de esclavos prácticamente y no solo ahorró dinero en su construcción si no que tomó posesión de una vieja mina y cantera cercana de donde pudo extraer la piedra y hierro para su construcción, los ahorros no fueron a sus bolsillos si no que lo invirtió en mejorar la seguridad del lugar construyendo un muro alrededor y enrejado en los patios traseros. Al mudarse oficialmente a Mitgard funda una compañía mercantil aunque siendo único dueño para desligar su nombre de sus negocios, opta por el nombre de Sleipnir y el puerto es coronado con el logo del caballo de 8 patas, incluso antes de que el primer barco zarpe construyó dos grandes almacenes para sus mercancías así como un pequeño local que funcionaba de oficina y hogar de ser necesario con mayor seguridad donde realizaría y guardaría sus cartones de propiedad así como los tratados de comercio.
Una vez establecido allí siempre mostró una sonrisa al caminar por las calles, en principio despertando algunas sospechas por ser un noble extranjero que no se le veían sus manos sucias y siempre montando a caballo pagaba todo en monedas de oro de Silesse y no parecía encajar en la sociedad tan ruda del lugar pero poco a poco se dio a conocer mostrando su lado bueno, siempre interesado en ayudar y anteponiendo su débil estado físico como excusa de no poder hacer trabajos manuales inculcó muy poco a poco que era su mente lo valioso en él. Su buen ojo para la utilización de recursos fue bien aprovechado en el pueblo, al no ser útil en tareas manuales siempre tenía trabajo para quien lo quisiera y sus pagos eran generosos tanto en oro como en comida, pieles o especias con las cuales comerciaba. Interesado en que el ducado fuese un buen punto comercial prestó dinero a los dueños de una posada para que pudiesen hacer mejoras en su negocio así como comenzó a hacerles pequeños descuentos a las importaciones de vinos y sidras que importaba para ampliar su variedad. Siempre interesado en escuchar a los demás siempre intentaba prestar ayuda en donde podía y sus precios se hacían inmejorables en sus productos, sea con piedras preciosas para los joyeros o vendiendo cebada para la cerveza y si alguien necesitaba trabajo siempre había un puesto para ellos en el puerto. Adoptó dos niños huérfanos que viviendo de la limosna de la gente y durmiendo en el templo de Froseti, sutilmente seleccionando los de más de su agrado, bien portados y bien parecidos, les dio un hogar tras solicitar formalmente su tenencia y que se haría cargo de ellos, algunos días cuando se presenta a la ciudad a trabajar trae a algunos de ellos que se muestran felices, bien comidos y con ropas abrigadas y limpias, sumamente bien portados y ambos sabiendo leer y escribir.

Dándose por incluido en la comunidad comenzó a sentirse plenamente feliz, su trabajo comenzaba a dar muy buenos frutos pese a que parte de sus ingresos eran consumidos por el ducado en mercadería. Construyó cercano a la costa de donde vive un pequeño puerto personal que si alguien lo ve dice que es simplemente pesquero y solo puede utilizarlo en los meses más cálidos cuando hay deshielo pero es allí donde recibe las visitas de sus contactos menos legales y sus otras importaciones de mercancía llegan. Estando lejos del ojo de la ley y en un territorio tan independiente le es sencillo utilizar mismo su mansión como punto de intercambio de mercadería, recibiendo a gente importante en el puerto como si fuesen sus invitados los lleva a su hogar donde tras realizado los tratos correspondientes son recibidas las mercancías por este pequeño puerto y varias veces son despachadas por el puerto principal disfrazadas de cualquier otro objeto, teniendo él total control del puerto no le es demasiado difícil hacer pasar discretamente las cajas extras en las rutas de conveniencia. Siendo su principal negocio el trafico de esclavos tanto humanos como laguz y pieles de estos últimos pero no limitándose solo a esto manteniendo bien atendidos a sus clientes en Silesse también, lugar que de tanto en tanto visita aunque cada vez menos. Como era obvio en su mansión no mantenía trabajador alguno de Mitgard, algunos esclavos que habían mostrado ser sumamente sumisos quedaban como guardias en el hogar pero la mayoría de los criados eran jóvenes que traía directamente de sus contrabandos, en su mayoría niños que no superaban los 12 años de edad y unas pocas mujeres que se encargaban de tareas más complejas como la cocina o el cuidado de la casa.

Bien establecido y finalmente le cuenta a su hermano de su nuevo hogar donde esperaba establecerse definitivamente, con su hermano siempre había mantenido correspondencia pero nunca especificando sus acciones o que estaba haciendo de su vida. Recibe una carta interesante de un miembro de una familia de conocido apellido en Silesse, sobretodo en el área militar, recordaba haber tenido varios tratos comerciales con ellos así como haber asistido incluso a fiestas de esta como el compromiso de un miembro y el nacimiento de otro... ahora que lo recordaba, era justamente el nombre de aquel bebe rubio de profunda mirada celeste el que se mostraba en la carta, lo recordaba a la perfección por ser un nombre femenino en un hijo varón. Interesado en ampliar su cartera de clientes y de principal apariencia sus cartas parecían dirigidas a ello se dispuso a realizar una visita más a Silesse para reunirse con este hombre. Grande su sorpresa fue al ser recibido en el puerto por un joven que de apariencia no llegaba ni a ser un adolescente y de inmediato intuyó la verdad en aquel joven que había visto presentado a la sociedad hacía más de 20 años. Permitió que este le hablase y siguió la corriente de todas sus conversaciones mostrándose especialmente interesado en su compañía realizando unas varias visitas después siempre intentando de alguna manera u otra soltar pequeños hilos donde el rubio pudiese decirle su verdadera naturaleza pero hábil de palabras este mantenía muy bien oculto su secreto, sabio a ojos del peligris.

En la tranquilidad de su vida una carta le desbarató por completo, su hermano había sido destituido del ejército de Bern, no detallaba demasiado pero imaginando lo peor y reviviendo lo vivido en su pueblo natal y en Crimea detestó a todo humano vivo por ser el causante del sufrimiento de su hermano. Respondió de inmediato diciéndole que venga a vivir con él en Mitgard y ni bien fue enviada la carta comenzó a hacer arreglos para recibirlo iniciando la construcción de una forja para la comodidad del medio tigre y apartar una habitación donde dispuso todas las comodidades que pudiese tener. Grande fue su enojo cuando la respuesta que recibió fue una negativa y que iría a Gallia a buscar sus raíces laguz, no respondiendo de inmediato extendió todas sus redes para capturar a un laguz en particular del cual recordaba nombre y descripción a la perfección, al padre de su hermano, el tigre de rojos cabellos que había estado con su madre y había desaparecido con el nacimiento del pequeño. Unas semanas después recibió correspondencia alegre, un simple "Encontrado y capturado." fue todo lo que decía la carta y ansioso de su nuevo cargamento volvió a escribir a su hermano renovando su oferta y recordándole que siempre tendría un techo allí así como comida caliente y compañía que lo quería por quien era.

Poco tiempo pasó antes de volver a saber del joven Mikaela, no mostró resistencia alguna cuando el rubio pidió amable pero fuertemente de pasar una temporada en su mansión de Mitgard, por el contrario se mostró alegre de su compañía y lo vio como una buena oportunidad para estar a solas con el muchacho y ver si podía dejar a la luz su secreto. Viendo que llegaba herido pidió explicitamente a las criadas que le atendieran y que si veían una marca en su piel que le notificaran de inmediato, la siguiente mañana fue que estaba Ferid bebiendo vino en el salón mientras su invitado se levantaba y vestía que llegó apresurada una de las criadas informando de la marca de este en su cuello. Alegre subió con una amplia sonrisa en sus labios y aún con la copa de vino en su mano, la charla fue larga y enseñándole su propia marca le habló de la infamia de los humanos y el salvajismo de los laguz así como de la importancia de que los brandeds estuviesen juntos hablándole de su hermano. Mikaela le contó sobre su familia y sus deseos los cuales Ferid apoyó de inmediato y ofreciendo su ayuda en ello aclarando casi de inmediato que no sería un servicio gratis, el joven dudó por lo que le permitió pensar a sus anchas pero a sabiendas que la respuesta sería afirmativa solo se retiró para permitirle pensar. Tal como esperaba fue al otro día que el rubio le indicó que accedería a su oferta y aclarando los términos el joven branded no volvió a utilizar su habitación en lo que restaba de su estadía.

La última carta de su hermano llegó casi al mismo tiempo que su esperada mercancía y mientras leía la carta que le daba las buenas noticias de que iría a vivir con él unos hombres ingresaban con una gran jaula de paredes tapizadas en madera al jardín trasero. Esa misma noche la nieve se tiño de rojo y tensada contra un marco de madera uno de los hombres que trabajaban en la mansión estaba curtiendo la piel roja del tigre que había dado la vida a su hermano y en la cocina trozaban su carne para hacer la cena. Espera ansioso la llegada de Crowley a Mitgard mientras sigue recibiendo las visitas ocasionales de Mikaela extendiendo su mano derecha en cuanto puede para ayudar y sujetando de regreso cuanto alcance agarrar con la izquierda.

Extras
- Es branded de gato, tiene su marca centrada en la columna en la parte baja de su espalda, el único rasgo que muestra son sus orejas ligeramente en punta y colmillos felinos.

- Cree en la superioridad de los branded teniendo lo mejor de ambas razas, la longevidad de los laguz y la astucia y adaptación de un humano. Considera a los humanos como criaturas de existencias sin significado que solo sirven para traer brandeds al mundo mientras que los laguz no son más que bestias salvajes no mejores que una gallina o un caballo, claro, también sirven para traer brandeds al mundo pero no más que eso.

- Tiene gran apreciación por las cosas hermosas, colecciona arte de todo tipo, desde esculturas, trajes, cuadros hasta niños de diferentes etnias.

- Borró su pasado y se presenta derechamente como un noble y si alguien llega a mencionar algo referente a sus raíces es muy probable que envíe a su hermano para que le haga reconsiderar sus palabras.

- No tiene fe aunque si cree en la existencia de la diosa. Criándose y creciendo bajo la religión de Ashera, donde los brandeds son una abominación de la naturaleza lejos de considerarse como tal decidió que Ashera no era más que una creadora incompetente que no merecía su adoración. Actualmente conoció el culto a Forseti y se ve más interesado en aprender más de este que en su propia religión natal.

- Habiendo crecido entre prostitutas y bailarinas eróticas tiene gestos algo femeninos para caminar y sentarse, no ayuda mucho que su elección de ropa normalmente es entallada y tiene caderas muy poco masculinas.

- Ha comido carne humana y de varias razas de laguz, no lo dice abiertamente ya que sabe que puede ser juzgado. La carne humana le desagradó, muy dura y grasosa según él, en cambio la carne de taguel es su preferida y no duda en servirla a sus visitas aunque solo dice que es conejo.

- No da nada gratis, ni siquiera los regalos.

- Es un hombre relativamente alto midiendo 1,85 cm aunque no es ancho y parece más pequeño de lo que es cuando está junto a su hermano.

- Tiene un pegaso de mascota, su anterior dueña fue una amiga de Silesse y lo conserva después de la muerte de esta mujer no solo por ser una mascota interesante si no por que es muy llamativo para los niños que viven con él. Está de más decir que el pegaso no le agrada la compañía del branded y siempre está intentando apartarse de su presencia y en más de una ocasión lo ha atacado derechamente. Mantiene algunas de las plumas de sus alas cortadas a parte de tenerlo siempre con una cadena no demasiado larga en el jardín de su mansión.

- Si bien tiene varios niños en su mansión, oficialmente es padre adoptivo de dos de ellos que solicitó formalmente la tenencia al jarl, ambos huérfanos que dormían en el templo a Forseti tras haber perdido a sus padres en la guerra o por el frío. Los tiene en muy buenas condiciones y siempre los lleva a la ciudad principal, ambos saben leer y escribir y se les ve muy bien nutridos y bien vestidos.

- Mantiene correo con muchas personas, le gusta mucho escribir y destina un día a la semana a sentarse a leer cartas y responder así como enviar pequeñas atenciones a potenciales clientes.

- Cuando se mudó a Mitgard fundó "Sleipnir, Compañía Mercantil de Mitgard" y tiene actualmente 4 barcos mercantes de su propiedad en el puerto que administra en la capital del ducado, por otra parte mantiene sus actividades ilegales lejos del ojo público en un pequeño puerto precario y oculto cerca de su mansión pasando el bosque espeso.

- Logo de su compañía.

Procedencia

Nombre original del personaje: Ferid Bathory

Procedencia: Owari no seraph

Imagen 1
Imagen 2
Imagen 3
Hermanito ♥



FichaCronología#BrandedBitches

PREMIOS ♥:




Me pongo este por que el trasero de Mika es mio, por ende su premio también.
Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Villager

Cargo :
Thane de Mitgard | Mercader

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
302


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ferid Eusford - Thane de Mitgard

Mensaje por Eliwood el Miér Mayo 24, 2017 7:10 pm

¡Ficha aprobada! ¡Bienvenido!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gota de Veneno [2]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2945


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.