Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Brynjar // 'Jarl' de Mitgard

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Brynjar // 'Jarl' de Mitgard

Mensaje por Brynjar el Miér Mayo 24, 2017 6:34 pm

Brynjar
Lord
"El esfuerzo es el camino que te llevará hasta tus sueños y esperanzas. Por eso, no debes olvidar el camino ni lo que te ha llevado a él"

Datos
Nombre: Brynjar de Mitgard, también conocido como Sangre de Dragón, Señor de los hielos del Norte y el Liberador. Además de 'Bryn' como apodo que le da su 'hermano'.

Edad: 45// aparenta unos 25
Clase: Lord

Especialización: Espada, preferiblemente estoque.

Afiliación: Mitgard

Ocupación: Duque de Mitgard

Personalidad
Brynjar es una persona de altos valores que mantendrá en lo alto y que, con firmeza demostrará su creencia en ellos y en lo que es capaz. De carácter sereno y estable, es raro encontrar a este hombre en algún estado de ira, enfado, frustración o similares, siendo reservado respecto a lo que siente aunque no por ello indica que sea tímido o callado. De gran paciencia y perseverante, realmente cree que el esfuerzo es lo necesario para llegar a aquello que desees si hay alguna posibilidad de lograrlo, y como duque que es no hace menos que demostrar que merece el puesto que, por mérito se ganó.

Justo y noble, sabe escuchar a la gente y es comprensivo a la hora de ponerse en el lado de quien le habla para poder entender mejor su punto de vista, aunque no por ello implica que sea fácil que cambie de opinión ni mucho menos.

Demasiado entregado a su labor, a veces no es capaz de darse cuenta cuando parar y necesita alguien que le advierta de todo el tiempo que lleva trabajando o entrenando. En parte ese afán de trabajar no viene de otro lado si no de mejorar y superarse cada día. Mas eso no lo vuelve alguien arrogante y avaricioso, ya que es capaz de ceder lo que sea necesario en caso de saber que puede ser un beneficio para alguien, como hizo con un porcentaje del castillo para que estuviera disponible al pueblo.

Y también, debido a ese afán de casi perfeccionismo es por lo que es tremendamente exigente y estricto consigo mismo y en gran parte con el resto, a pesar que sus intenciones son buenas.

Distante con el resto a pesar de parecer cercano, es solo debido a que desde pequeño el interés de todos hacia él no era por como era como persona, si no por ser 'hijo de', cosa que le hizo querer cambiar y conseguir las cosas por sí mismo, forjarse a sí mismo como persona. Lo cual, debido a esa distancia, es por lo que es alguien que tuvo que mantenerse siempre en pie a pesar de las circunstancias.

Pero, a pesar de esa distancia que parecer querer mantener con todos, es capaz de mostrar una faceta más animada que esa seria y responsable que muestra, y apreciar a aquellos que le muestren verdadero aprecio y, en ese caso, tendrán alguien leal, noble y justo que les defenderá hasta la muerte de hacer falta pero, tampoco dejará que caigan en un error y antepondrá la verdad a todo, incluso sobre sí mismo y su propia integridad.

Historia del personaje

Brynjar nació bajo lo que se puede considerar un techo favorable, tapado en mil mantas que le protegian de todo aquello que pudiera ser malo. En ese sentido, su infancia fue buena, agradable. Sí, se podía decir que se sentía 'querido' siendo un niño alegre e incluso trasto en algunas ocasiones. Pero, a medida que la madurez llamaba a su puerta, también lo hacía la realidad, y poco a poco fue percantándose que, había sido un niño encerrado en una burbuja de la que sus padres no quisieron que saliera. Una burbuja donde solo podía ver lo bueno y bonito. Una burbuja que, no era real.

Y la realidad le golpeó de lleno cuando, decidió salir del castillo, de aquellas fuertes murallas que le distanciaban del exterior, de la gente ya que pocas veces había salido y, las que lo había hecho solo había sido por ver algo nuevo, por cruzar bosques y llanuras de nieves seguido de una escolta. Esa gente que veía en las níveas calles... ¿por qué se veían así? Así de aterrados, de escuálidos... así de 'muertos'. ¿Por qué? Pero, el colmo que acabó por despertarle como una bofetada fue cuando escuchó a una niña pequeña, de no más de 4 años, llorar mientras su madre intentaba cargarla. Fue capaz de escuchar decir a la mujer "Cariño, no llores. Sé que tienes hambre, pero... no puedo ofrecerte nada".

¿Qué era eso? Ahí fue cuando, comenzó a cambiar su mentalidad. Se acercó a la mujer que se cubría con un par de mantas como podía en una de las calles heladas y extendió su mano para ofrecerle gran parte de todo el dinero que tenía en ese momento el albino. Y la mujer, aunque al inicio no quiso aceptarlo, acabó cediendo con una sonrisa y lágrimas en los ojos. Lágrimas de agradecimiento. Y no era la única... más, cada vez más gente la veía intentando conseguir algo que levarse a la boca, un lugar donde guarecerse. Incluso las casa no lucían la cálida luz del fuego por sus ventanas. ¿Por qué? ¿No se suponía que, el deber del Jarl era velar por el bien de su pueblo?

Eso no estaba bien...no podía estarlo. Y con el paso de los años, junto al duro entrenamiento militar al que fue sometido, pudo ver como empeoraba aún más aquello, como su padre, sin tener en cuenta el estado del pueblo, seguía exigiendo todos los bienes, todo aquello que quería sin mover el culo de su trono. Como el resto, como simples perros falderos, le hacían la pelota para ver si conseguían algo bueno. Como, incluso algunos de esos perros intentaban llevarse bien con él, con Brynjar, para ver si se podrían conseguir un buen futuro al engatusar al futuro duque.

Despreciable. Asqueroso. ¿En qué momento había perdido a su padre y se había convertido en un tirano? Poco a poco, toda esa carga negativa, ese desprecio por como se estaba rigiendo su pueblo, su tierra... hizo que, al final, explotara. Comenzó a investigar, con cuidado, todos los documentos que fue encontrando de su padre, de como se regía el ducado...de todo aquello que, pudiera mostrarle más nítida aún la realidad. Y en esa investigación, fue cuando también descubrió al prisionero que se escondía en las entrañas del castillo, en sus calabozos. Aquel que había creado leyendas sobre la bestia que dormitaba bajo la edificación de Asgard. Aquel que, realmente, era parte de su familia, su 'medio hermano', ocultado por todos, incluso por su madre, por aquella ciega dragona que solo tenía ojos para su amado y que era utilizada como una simple bestia de la que aprovecharse para imponer sobre toda la isla.

Y por eso, lo liberó. Esa ciudad necesitaba un cambio. Necesitaba un nuevo comienzo. Necesitaba crecer como era debido y no marchitarse. Y ese dragón, tras liberarle, estuvo de acuerdo con lo que pretendía. "Yo te daré un hogar donde poder estar. Un sitio donde puedas volver cuando lo necesites" le prometió el albino en ese momento al laguz de dorados cabellos cuando la revolución estaba a un simple paso de ser real.

Y, cuando la guerra comenzó, la nieve se manchó del llamativo color de la sangre. El cielo ensordeció bajo los gritos de dolor de las gentes. El aullido del sufrimiento, de la desesperación. Eso tenía que acabar. Pronto. Ya mismo.

Por eso, Brynjar se internó en el castillo, dejando atrás con una férrea fuerza de voluntad a todos aquellos guardias que, tras reconocer al 'traidor', fueron a atacarle. Pero el objetivo del branded era claro: el duque. Y aunque fuera su padre, aunque era sangre de su sangre, aun sabiendo que debería cargar con esa muerte y ese peso por el resto de su vida, luchó contra él, luchó hasta que uno de los dos cayera por culpa de las palabras del duque: "¡No me rendiré! Que mi propio hijo sea quien me combata es vergonzoso, pero más vergonzoso todavía sería el huirle". Y, aunque con heridas graves en el proceso, fue el duque quien acabó yéndose al más allá. Por la espada de su propio hijo, el cual estaba expiando de esa forma, con lágrimas asomando en sus ojos, todos los pecados que había cometido su padre.

Pero, si creía que todo aquello acabaría ahí, fue un ingenuo, ya que cuando se disponía a salir de aquel castillo para anunciar el derrocamiento del duque, también fue cuando la parte inicial del castillo se derrumbó junto a la aparición de dos grandes figuras que, furiosas, rugiendo al cielo, comenzaron a pelear. Y a ambas, las reconoció. No... no quería más sangre, no quería más sufrimiento. No era necesario más.

Y gritó, gritó para hacerse oír mientras corría como podía debido a las heridas que había sufrido con la pelea contra el que fue su padre. No iba a permitir que más gente sufriera. No así, no de esa manera. Por que ellos... eran lo último que les quedaba. Pero cuando se dispuso a combatir contra la que era su propia madre que, en ese momento su atención se volcó a aquel que sabía que había matado al que durante muchos años había sido su amado e ignoró la presencia del otro dragón que también era su hijo para poder abalanzarse contra Brynjar, fue también cuando todo el peso del cansancio, de las heridas, de todo aquel tiempo que se había mantenido en tensión, en alerta, le golpeó con fuerza. Y tambaleándose, sintió como algo lograba retirar a la fuerza parte de su armadura, mellándola y desgarrándola hasta lograr alcanzar su piel que, con fragilidad, se abrió al paso de la garra de la dragona, lanzando por la fuerza a su hijo metros más allá con su costado destrozado por el golpe.

No recordó nada más durante esos momentos, pero cuando despertó vio que todo iba a peor. Aquello era un caos, un desastre... y los rugidos seguían siendo altos y claros. Y ahí, haciendo acopio de una fuerza que no creía realmente tener a esas alturas, logró incorporarse a duras penas y gritar. Bramar un 'basta!' y mirar a aquellas dos bestias que, en ese momento parecieron mirarle mientras la dragona era cedida por las fauces del que era su hijo que apretaban su cuello. "No voy a permitir que se siga derramando más sangre... más no.... No cuando... un nuevo comienzo llega ahora..."

Lo siguiente que recuerda fue que su visión se nubló y que algo duro golpeó todo el lado derecho de su cuerpo, aquel donde se encontraba esa amplia herida.

El despertar fue tranquilo, a pesar que estuvo tres días inconsciente. El pueblo había logrado, por su cuenta, organizarse de una manera como mínimo coherente y, los preparativos para arreglar todo lo destrozado por aquella guerra estaban en marcha ya. Realmente... había logrado hacer un cambio. Había logrado... no, habían logrado, todos, hacer que Mitgard cambiara, que tuviera una nueva oportunidad.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Dos años han pasado desde la 'guerra de sangre' y, Brynjar lleva dicho tiempo como Duque de Mitgard, guiándolo tras esa liberación por donde cree que es más correcto. Porque el cambio ya ha empezado, pero aún no ha acabado.

Extras

Gustos:
• Le encanta leer, por ese afán de leer también fue que quiso compartirlo con su pueblo y dejó la biblioteca privada del castillo al alcance del que quiera.
• Le gusta bastante la fruta, dándole mayor preferencia debido a los pocos frutos que se pueden conseguir en Mitgard.
• Ama su tierra a pesar de ser un sitio tan duro para vivir.
• Los bosques.
• La verdad, y por ende la sinceridad.
• Aunque no lo parezca debido a su actitud habitual, realmente disfruta pudiendo dormir durante horas sin ruido alguno debido al poco descanso que suele tener.

Disgustos:
- Odia con particular repulsión a los antiguos nobles que estaban junto a su padre.
- No le gusta que le consientan, piensa que todos deberían esforzarse para lo que quieran.
- La hipocresía y la falsedad.
- No le gustan los huevos, da igual como estén cocinados.

Curiosidades:
+ Cuando era pequeño y fue al lago Bifrost, tuvo la mala suerte de que la capa de hielo cercana a la orilla donde se encaminó se rompió y calló al agua helada, sufriendo una hipotermia. Desde entonces, es mucho más precavido por cada paso que da.
+ La marca que lo denomina como branded la posee en su rostro, justo sobre la ceja izquierda, motivo por la cual lleva el flequillo sobre su rostro.
Marca:
+ A pesar que su madre lo odia actualmente por la muerte de su padre, sigue dejando que viva junto a él y su 'hermano' en el castillo de Asgard por respeto y porque cree que 'todos merecen un hogar' y, a pesar de todo, la aprecia.
+ Aunque nadie lo sepa, conserva en su habitación el anillo de zafiro de su padre como un recuerdo de lo que fue ese hombre en su infancia y no en lo que vio que era real después. Desea conservar aunque sean esos buenos recuerdos de él.
+ Debido a su sangre mestiza, tiene una fuerza un tanto más superior a la de un soldado entrenado y, además, su percepción y vista son ligeramente más desarrollados.
+ Cuando se recuperó de todas sus heridas tras la batalla, se autoimpuso un castigo de 3 meses trabajando en la mina Helheim para expiar sus pecados durante esos años y el tiempo que no estuvo atento a su gente, demostrando así con ese acto de responsabilidad que ni él era un privilegiado a la justicia.
+ Tiene 4 grandes cicatrices que cruzan desde su costado hasta casi la mitad de su espalda en horizontal, y fueron realizadas por su madre.
+ Está muy agradecido por el apoyo que le ofreció y le ofrece aún Suryha, siendo una de las pocas personas que realmente aprecia.

Ducado de Mitgard:

Mitgard es uno de los más antiguos ducados pertenecientes a Silisse, aunque debido a la notable distancia que tiene con el reino al que pertenece ha perdido contacto con el mismo a lo largo de los años. Motivo por el cual este ducado no ha sido muy conocido hasta la actualidad, aun cuando el cambio del duque lo ha llevado a tener más contacto con el exterior. Conserva un estado antiguo y tradicional de realizar las cosas y, debido a esa distancia y ese aislamiento que posee con el reino administra sus propias leyes, gobierno e incluso comercio interno, lo cual lo hace un ducado independiente aunque se esté dando a conocer ahora también fuera.
Nombre: Mitgard. Ducado de Mitgard.
Sistema de gobierno: Meritocracia, sistema por el cual el rango y valor de los aldeanos se basa en sus logros y trabajos.

Cuanto mayores sean sus logros y méritos, mayores serán sus privilegios, siendo este tipo de gobierno importante debido a la situación del país. El actual duque (llamado Jarl dentro del propio ducado) también se encuentra en este rango de poder debido a lo que hizo por el pueblo.

El jarl cuenta con el Ragnvadr, el cual es el nombre del Consejo de Justicia formado por cada jefe de cada una de las aldeas que hay en toda la isla. Y dicho consejo siquiera el Jarl está libre de la justicia y recibiría su castigo en caso de ser merecido.
Esos castigos no serán nunca encierros ni cadenas perpetuas o de muerte, si no trabajos para la comunidad los cuales, dependiendo del grado de crimen realizado, será más fuerte y extremo. Aquellos que hayan sobrepasado lo establecido como crímenes graves, serán ‘esclavos’ del pueblo y serán marcados con un tatuaje en el rostro, sobre el pómulo derecho, para indicar su deslealtad y ‘pecado’. Cuando alguien reciba tres marcas en el rostro, será abandonado por todos en la intemperie de la primera llanura de las montañas sin nada en sus manos como una muestra de lo que esa persona realizó a esa tierra al despreciarla y abandonarla.

Características geográficas y climáticas: El ducado de Mitgard está situado en Nitfheim,una de las islas más grandes al noroeste de Judgral, perteneciente a Silesse y a medio camino marítimo del noreste de Tellius.

Este lugar se encuentra bajo el gélido clima de la zona más norte y, por ende, durante casi todo el año sus tierras y bosques se encuentran bañados en el puro blanco de la nieve. Durante pocos meses se puede encontrar un clima más agradable, pero a veces siquiera en esos meses puedes lograr ver el suelo libre de hielo, siendo un ejemplo claro el lago que se encuentra en medio de la isla, el cual mantiene la superficie continuamente congelada. Debido a este clima, no hay gran variedad de vegetación aunque, obviamente, la poca que hay son densos bosques con árboles capaces de sobrevivir en ese extremo clima y algunos robustos arbustos. Aun así, en cada zona de la isla hay cierta diversidad de follaje que hace del paisaje uno diferente, como puede ser la presencia de árboles de hoja caduca en la zona sur y más cercana al sur respecto a los densos bosques de hoja perenne del centro-norte.
Spoiler:

la fauna es parecida: dura y robusta. Únicamente los animales de denso pelaje son  capaces de sobrevivir en esos bosques o en los escarpados montes, siendo así peligrosa tanto la caza como la posible recolección de frutos o de la mismísima leña, indispensable para los hogareños. (Sobre todo porque en su mayoría se trata de animales carnívoros que al no disponer de muchas presas para saciar su hambre no dudaran en atacar a cualquier sr vivo que entre en su territorio)

El terreno de la isla suele ser rocoso y duro, sobre todo alrededor de las altas montañas ,caracterizadas por una alta concentración en metales y minerales .En los subterrenos de la cadena montañosa del centro de la isla y cerca también del lago cercano, es rico en piedras preciosas, siendo más habituales los zafiros y lapislázuli o incluso topacios y algunas variedades de cuarzo, siendo piedras deseadas para usarse en decoración de joyas e incluso de armas y, directamente, son talladas e incluso usadas junto con el metal para hacer desde joyas hasta protecciones en las armaduras, ya sea física o espiritualmente. Durante mucho tiempo, el tallar las piedras preciosas o semi preciosas con runas se consideraba una protección y, por ende, se comercializaban por la pureza del color y tallado de esas gemas, al igual que el hierro y plata que se pueden encontrar en las minas de la isla y, por supuesto, el trabajo de los herreros era excelente.

La zona con clima más suave y la recientemente destinada al comercio y puerto se encuentra al sur de la isla. Teniendo dos  puertos en esa zona, situados ambos en las bahías que se encuentran en los extremos de esa zona de la isla, siendo la del este más amplia que la del oeste.
Bahía:

Características de la población/ejército: La población, por lo general, se caracteriza por su resistencia y fortaleza. Son gente dura y trabajadora que saben que, si no se trabaja, no se podrá sobrevivir.

Influenciados directamente por el extremo clima que los rodea, se ven obligados a trabajar más que en otros reinos .A su vez, también se ven obligados a encerrarse más en casa y, por ende, las uniones familiares y las relaciones se consideran algo muy importante en este sitio. Además, precisamente por ese tipo de clima la gran mayoría de la población acaba teniendo una constitución de melanina baja, otorgándoles así cabelleras rubias claras y albinas en su mayoría y pieles blancas en caso de no ser curtidas bajo el sol que refleja en la pura nieve de esas tierras.

Lo que más puede valer en Mitgard es la palabra de un hombre. Si alguien jura hacer algo, es responsabilidad suya completarlo, sea lo que sea que haya dicho. De no ser así, aunque pueda tener suficiente para vivir, no será bien visto por la comunidad. En ese sentido, la población está bastante unida y concienciada en un ‘hoy por ti, mañana por mí’. Además, está bastante claro el rol que cumple cada uno tanto dentro como fuera de su familia, considerándose gente organizada y decidida. Pero a pesar de su actitud inicialmente brusca, son gente entregada a aquellos que necesiten ayuda, llegando a no ver ningún mendigo por las calles, ya que los ciudadanos acogen a los mendigos de la calle ofreciéndoles un plato de comida y una cama a cambio del trabajo, tal y como indica la propia estructura del reino.

Además, cada persona de Mitgard está asignado a un año o dos de aprendizaje denominado como Fostr en el cual se le enseñan nociones básicas de supervivencia, organización, gestión, autodefensa entre otras cosas y que, al acabar ese aprendizaje que se realiza entre familias o amigos allegados, se le concede una daga a modo de presente y confirmación de haber acabado satisfactoriamente el Fostr, y dicha daga lleva en su pomo una pequeña piedra de lapislázuli o de zafiro (dependiendo de la posición de la familia asignada) con las runas de su nombre y el estandarte del reino. Esta arma no está destinada a ser para atacar, si no como herramienta en caso de encontrarse de caza o en una situación peligrosa.

Aunque en un pasado hubo algunos magos con el paso del tiempo dichas artes fueron dejadas de lado, si bien aún puede haber gente con capacidades mágicas.

En el pasado, cuando aún se mantenía contacto con Silesse, el ejército de Mitgard se conocía por ser uno de los ejércitos con los soldados más fieros y entregados a la batalla. Hoy en día el ejército está apostado, si bien siguiendo las estrictas condiciones del entrenamiento, más como defensa que como una fuerza destinada al ataque. Dentro del ejército el grupo de generales mantienen unidos todos los pequeños poblados alejados por las duras tormentas de nieve y posibles caminos peligrosos. Poseen el nombre de Vedrfolnir, el cual va directamente unido al estandarte que muestra este ducado y que se ve representado tanto en los escudos como en algunas tablillas y maderas.
Estandarte:

Aunque las creencias religiosas que la gente tenga son libres y politeístas, el principal dios es Forseti, parte de también la creencia que sigue Silesse como el dios del Viento (aunque comparte otras, como el dios de la verdad y la justicia) y, por supuesto, tiene un sitio especial su templo dentro de la ciudad.

Sitios de interés/importancia: La isla de Nilfheilm no se encuentra muy habitada a pesar del gran tamaño, debido a que las aldeas que lo componen se intentan situar en los lugares más favorables para el duro clima que los azota a menudo. Pero, el ducado de Mitgard en sí es un sitio de interés debido a su estructura, usando a su favor la altura de la montaña para proteger lo más posible de los fuertes vientos y tormentas, la envuelven en un ambiente puro y acogedor a pesar del clima por las robustas cabañas de madera de la que provienen mil y una luces cálidas de los fuegos que las calientan, aun cuando es posible encontrar algunas lujosas casas y torres de piedra.
Mitgard:


Además, en la plaza central de Mitgard se encuentra una estatua monolítica en la que está grabada esta oración:

"Sé bienvenido visitante, siéntete en casa y toma un cuerno de hidromiel para sacudir de tus huesos el frío del camino"


Mas dentro de la propia ciudad se puede encontrar la entrada al gran castillo de Asgard que, el cual sí está formado en piedra a diferencia de la regla general de edificios de madera, recientemente se abrió más de la mitad de su extensión al público y se modificó para lograr que una gran sala fuera capaz de abarcar a una gran proporción de la población. Ese espacio, abierto y libre, se usa como sala de juicios y también como sala para reuniones. También se suele utilizar para las fiestas de los solsticios por su grandeza y amplitud, y está decorada con el estilo propio de esas tierras, único y peculiar. Dentro del resto del castillo, ya cerrado y lugar donde reside el duque y, aunque por normal general no está permitido el acceso al público, sí se puede pedir audiencia para poder pasar con total libertad. En dicho apartado, es donde se encuentra la principal biblioteca de la ciudad, combinando tanto los libros antiguos de Silesse donde se mantenía el habla y la escritura antigua, como el propio dialecto creado por el paso de los años y que, con su propia escritura, hace dificultosa la lectura para los extranjeros. Dichos libros se conservan con recelo y, aunque se puede acceder a ellos dentro de la biblioteca, no está permitido salir con ellos de allí.
Spoiler:

Por supuesto, no podía faltar el templo a Forseti que se encuentra justo en el final de la falda de la montaña cercana a Mitgard, el cual acoge a todos los creyentes e incluso tiene una zona dirigida a servir de estancia en caso de ser necesario.
Spoiler:

Un lugar llamativo de observar es también la entrada a la principal mina que, tallada de una curiosa manera, es denominada como “Helheim” debido a la gran cantidad de vidas y cuerpos que están encerrados allí por la traicionera tierra y los posibles desprendimientos. En esa mina es donde van destinados los criminales catalogados como ‘perdidos’ y, la marca en su rostro es lo que indica que trabajan allí o en otros lugares arriesgados.
Spoiler:

A unos kilómetros de Helheim se encuentra el lago Bifrost, catalogado así por estar continuamente congelado y, debido al hielo que tapa la superficie, reflejar la luz con diversos colores en un destello de arcoíris.Además, dicho lago es usado para poder realizar diversos escenarios e incluso festejos con carpas, siendo algo llamativo la danza sobre hielo de aquellos y aquellas que se atrevan a practicarlo. Y, también a unos kilómetros más allá de Bifrost es donde se encuentra una zona de aguas termales en plena tierra que es causada por un pequeño volcán inactivo durante siglos y donde, cerca, está situada también una pequeña aldea donde se puede pedir estancia y disfrutar de ese lujo.


Breve historia: Nilfheim desde un inicio fue considerada una tierra gélida y peligrosa para poder residir allí, mas el interés por las posibles materias que conseguir de allí hizo que uno de los nobles iniciara una expedición hasta esa tierra. Dicha tierra, a pesar de la crudeza con la que acogió la presencia humana, pronto dejó mostrar el potencial que tenía para ser explotada. Y debido a aquello, esa población y ese noble con el paso del tiempo acabó quedándose allí, creando el primer puerto y la primera aldea. Y dicha aldea creció, y creció más… fueron expandiéndose hasta que, sobre el regazo de una gran montaña comenzaron a crear más y más cabañas, más y más… esa gélida tierra no pudo contra el paso humano y, así fue como se creó el ducado de Mitgard.

Y aunque en un inicio el contacto e incluso la exportación fueron directas hacia Silesse ya que el ducado pertenecía a ese reino, una grave discusión que casi llegó a ser una guerra hizo que toda puerta abierta entre la isla de Nilfheim y Silesse fuera cerrada. A cal y canto. Con sus costumbres y una arrogancia ganada al cabo de los años, la familia directa del duque Mitgard fue gobernando sobre la ya población y, eso que parecía ser orgullo por su patria acabó siendo pura codicia.
Esa codicia, ese deseo de más, la tiranía que el ya quinto duque de Mitgard impuso sobre la que era su gente hasta el punto de, con su arrogancia, mantener en su castillo de Asgard a una dragona para atemorizar, fue también su perdición. Su hijo, Brynjar de Mitgard, el cual poseía sangre de aquella dragona por la relación que mantenía ella con el duque, fue el que vio la realidad de su pueblo, de su gente. La realidad de aquella tierra que, no había sido capaz de imponerse al trato humano pero, siquiera los humanos eran capaces de anteponerse al hombre que los sometía. Y él, el heredero, rompiendo con aquello con lo que se había criado, apoyó a la gente en su rebelión contra el duque. Una guerra civil que dejó muchos muertos y heridos, mucha sangre manchando el puro blanco de la nieve. Luchando contra el que era su sangre. Y, acabando con él en el proceso, causando la ira de la dragona, de su amada y de la que era madre de su hijo, el asesino. Pero, esa ira de la dragona fue atacada por la figura de otro dragón y, lo que en un inicio fue la batalla de los aldeanos por recuperar su libertad, acabó siendo realmente una salvaje guerra entre dos grandes figuras que llegaron a causar grandes destrozos en la ciudad. Figuras que, Brynjar intentó detener y como resultado, Mitgard se mantuvo en un llanto continuo por una semana entera. Llanto de las gentes por sus familiares perdidos en la batalla, llanto de aquella dragona que, viva, renunció a su ira. Llanto que, en cuanto se silencio, fue el comienzo de un amanecer nuevo. Un amanecer cargado de esperanza y que, en los siguientes 2 años, pasó a ser no un sueño, si no los pasos hacia la realidad por los cambios realizados por el nuevo duque, Brynjar de Mitgard, entre los que se pudieron ver la abertura del ducado al resto de países, el inicio de la comercialización y aceptación de extranjeros a la isla.


Otros datos: Debido a que el ducado recientemente se ha abierto al resto de países, el contacto directo lo mantiene por ahora con Silesse de nuevo, aunque pretende ampliar más aun los contactos con otros países para, también, favorecer la comercialización.

Por ende, con Silesse ya tienen un comercio directo de metal y piedras, además de ciertos frutos de las extensiones de los bosques y del delicioso siluro de los fríos ríos de Nilfheim. Además, la especialidad de los herreros por formar armas y armaduras de gran calidad también se aprecia y es solicitada, además de la exquisita mano para las joyas por los preciados zafiros.

Además, la madera de los bosques del centro de la isla es considerada fuerte y robusta, de veta densa y muy fibrosa, útil para edificar a contrario de las flexibles ramas de los bosques del sur, apreciada por los arqueros para la creación de arcos y ballestas.

A pesar de la pelea que destrozó parte de la ciudad por culpa de esos dos laguz, realmente en Mitgard no se le hace desprecios a los laguz pero, tampoco son privilegiados. La meritocracia se aplica también en ellos independientemente de su raza en caso de que decidan ir al ducado.

Procedencia
Nombre original del personaje: Therius
Procedencia: The Last Story
Spoiler:




Afiliación :
- MITGARD -

Clase :
Lord

Cargo :
Jarl de Mitgard

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
Suryha

Especialización :

Experiencia :

Gold :
927


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Brynjar // 'Jarl' de Mitgard

Mensaje por Eliwood el Miér Mayo 24, 2017 6:35 pm

¡Ficha aprobada! ¡Bienvenido!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
594


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.