Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] La visita exótica [Ryoma & L'Arachel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] La visita exótica [Ryoma & L'Arachel]

Mensaje por L'Arachel el Jue Mayo 11, 2017 7:07 pm

Hoshido. He de confesar que siempre quise visitar estas tierras desde que averigüé su existencia. El esfuerzo que implicó pasar a través de Nohr merecería la pena. Superar esas tierras que, aunque estén libres de los emergidos, me hacen pensar cosas negativas sobre su deidad. Hoshido era un paraíso. Un lugar en el que podría encontrar a fieles del buen camino. Después de todo, su deidad era un dragón bondadoso, según pude averiguar. ¡Seguro que su amabilidad y hospitalidad serán muchísimo mayores de lo que una siquiera podría imaginar! ¡Y seguro que me darán la posibilidad de probarme esos trajes de los que tanto escuché hablar! No recuerdo su nombre, mas estoy convencida de que conseguiré tener la oportunidad de probarme uno de esos.

Sí… Si tan solo no fuese porque la bienvenida que había recibido no era, precisamente, conocida por su calidez. Al menos que la calidez signifique que me traten por una especie de invasora y haya tenido que acompañar a unos soldados a una sala de invitados hasta que llegase alguien con el poder suficiente como para decidir qué hacer conmigo. ¡Pero bueno! ¡¿Qué clase de ultraje es este?! ¿Por haber pasado por la frontera con Nohr me consideran una enemiga o qué? Por no hablar de esta sala de invitados… ¡De invitados no tiene nada! ¿Dónde está la cama? ¿Y si tengo que esperar durante días a que la persona con el poder suficiente venga hasta aquí? ¿Cómo voy a dormir? ¡Ni siquiera tienen a alguna doncella trabajando por aquí! ¡Por el amor de San Latona, valiente hospitalidad!

Naturalmente, hice llegar mis quejas a los soldados. ¿Cómo si no iba a soportar este trato a mi persona? Será cierto que ya no ostento ningún cargo político pero, ¡sigo siendo una invitada! Al menos, según ellos. ¡Y, por si fuera poco, me ignoraban! Si no fuese porque desde una ventana podía ver a Fiona a lo lejos, ya me habría escapado de esta prisión. ¡Porque eso es lo que es! ¡Me han encarcelado simplemente por haber pasado por la frontera con Nohr! Si no fuese porque soy una mujer sagrada, ya hace tiempo que habría metido una paliza a los soldados tan escépticos ocupados de vigilar esta zona. Por no mencionar que eso sería un problema aún mayor…

¿Cuándo diantres va a venir la persona a cargo? ¡Si no viene, pienso tener una charla importante con el que tenga el siguiente cargo más importante! ¡Y me va a escuchar! Comprendo que sospechen de mí por haber atravesado la frontera entre dos países, especialmente considerando algunos de los comentarios que he escuchado de los soldados pero, ¡esto es demasiado!
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Ex-Princesa de Rausten

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Báculo físico [5]
Báculo de Heal [1]
Báculo de Heal [2]
báculo de Mend [3]
.

Support :
Ephraim

Especialización :

Experiencia :

Gold :
372


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La visita exótica [Ryoma & L'Arachel]

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 12, 2017 12:20 am

Una figura solitaria podía observarse aquella noche frente a un lago. Despojado de su armadura, de sus ropas e incluso de su espada podía versele sentado frente a este en una posición austera y solemne, sin realizar mayor movimiento que el de su respiración profunda y lenta. Un ejercicio de meditación común que el joven Príncipe de Hoshido realizaba todas las noches a solas, luego de un día de trabajo arduo frente a los asuntos reales que cada vez se volvían más y más complicados. El ataque de los emergidos, los problemas de los clanes y la reciente actividad fronteriza en el reino de Nohr le habían dado mucho que pensar y aquellos momentos, tranquilos y solitarios, le ofrecían un espacio libre para aclarar su mente. Debido a ello estaba expresamente prohibido molestarle en aquellos momentos a no ser que la situación fuera lo suficientemente importante como para requerir su presencia. Por desgracia, la recientemente ocurrida sí le necesitaba.

De entre las sombras, en silencio y con una habilidad destacable, uno de los ninjas que se ocupaban de informarle había irrumpido en su circulo de meditación y observó al príncipe sin decir ni una sola palabra, tan solo esperó unos momentos y luego de un gesto leve que realizó Ryoma con la cabeza, como si a pesar de su cuidadoso silencio igualmente le hubiera escuchado, el informante prosiguió a hablar. Al parecer, según le iban contando, una espía de Nohr había sido recientemente capturada al cruzar la frontera entre ambos reinos y ahora se encontraba recluida en el calabozo de uno de los fuertes, manteniéndose allí aislada hasta que fuera el mismo Ryoma quién decidiera qué hacer con ella. Esto provocó que un suspiro leve surgiera de los labios del príncipe quien posteriormente asintió con su cabeza. Entendía la situación, aunque le molestaba que su meditación se hubiera visto interrumpida solo para acarrear más problemas.

-Iré yo mismo.-

Dijo con un tono serio, para luego levantarse y comenzar a vestirse con cuidado una vez que el ninja ya se había marchado. Seria realmente una noche larga, más si quería llegar lo más pronto posible junto a la cautiva, por lo que era mejor partir de inmediato, sobretodo si esperaba conciliar durante el viaje algunas horas de sueño.

Pasaron unas cuantas horas, las suficientes como para hacer que la noche se volviera día y permitir que el sol se posicionara directamente sobre la tierra, pero lo importante es que finalmente habían llegado a su destino. El viaje fue largo, aunque se realizó en carruaje por lo que algo de descanso logró obtener Ryoma durante el trayecto, pero de todas formas le fue difícil. Se preguntaba, incluso en sus sueños, todas las consecuencias que acarrearían  el haber capturado a un espía Nohriano en pleno acto y como podría evitar con esta noticia que el orgullo de los señores desviara su atención de los emergidos y la enfocara nuevamente en su antiguo rival. Probablemente todo esto desencadenara en más problemas de los que él deseaba. Pero primero tenía que ver con qué clase de persona estaba lidiando.

Escalón tras escalón, recorría seguido por una pequeña escolta los pasillos de la fortaleza donde mantenían a la espía, recibiendo de sus guardias toda la información posible respecto a ella. Aunque parecía extraño, pues cada palabra que escuchaba respecto al tema le hacía preguntarse más y más si habían capturado realmente a una espía o a una cincoañera. Después de todo, no era propio de un espía que actuara como si ignorara su situación o que exigiera una audiencia con alguien de importancia. ¿Sería un elaborado engaño de Nohr acaso? Era posible, a fin de cuentas luego del asesinato de su padre había descubierto lo bajo que podían caer para llevar a cabo sus planes, pero aún así la situación parecía demasiado irrisoria como para ser verdad. Pero eso ya estaba a punto de verlo él mismo por su propia cuenta, pues finalmente llegaron a la celda donde estaba recluida. El Príncipe se paró frente a los barrotes y se cruzó de brazos, con una mirada seria y observando minuciosamente cada detalle de la supuesta espía, que por sus atuendos y lo escuchado de sus guardias, cada vez le parecía menos culpable de lo que se le acusaba. Aún así, no podía confiarse del todo de lo que parecía a simple vista.

-¿Quién eres? Preséntate y dime qué es lo que buscabas cruzando las fronteras de Hoshido.-

Dijo con un tono igual de serio que su postura, sin quitarle la mirada de encima y sin hacer mayor gesto que aquel tan severo con el que la observaba. Tenía que demostrarse fuerte ante los enemigos de su país, sobretodo si esperaba conseguir alguna información fructífera de esta reunión.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La visita exótica [Ryoma & L'Arachel]

Mensaje por L'Arachel el Vie Mayo 12, 2017 6:12 pm

Poco después, me avisaron de que me iban a trasladar de habitación. Yo, ilusa, decidí seguirlos. ¡Acabé en una prisión! ¡Yo! ¡He pasado de estar de una habitación sin cama (pero habitación, al fin y al cabo) a estar en una prisión por ningún motivo en particular! Y por si fuera poco, ¡ahora no podía siquiera ver a Fiona desde la distancia! ¿Cómo se supone que voy a estar aquí tranquila sin saber cómo se encuentra mi única y confiable compañera? – ¡Exijo salir de aquí! ¿Cómo osáis encerrarme en este lugar sin siquiera explicarme nada? ¡Sé que me escucháis! ¡Sacadme de aquí de inmediato! ¡De inmediato he dicho! ¡Oye, tú, bastardo soldado con cerebro de mosquito! ¡Abre esta celda de inmediato! ¡QUE ME LA ABRAS TE ESTOY DICIENDO, CEREBRO DE PIEDRA!

No me importaba haber perdido las formas y la educación. Necesitaba ver a Fiona y asegurarme de que estaba bien. Después de haber perdido a mi familia no podía permitirme perder también a mi compañera. Aunque lo cierto es que entre esos gritos (y mucho más), acabé cansándome y decidí esperar. Sea lo que sea, estoy convencida de que me lo explicarán y podré solucionar el malentendido que acaba de suceder…

Y al día siguiente por fin escuché que alguien había llegado. Era un hombre alto y que aparentaba ser sereno y serio. Su cabello era largo y castaño y parecía ser la persona que podía sacarme de este lugar. Sin embargo, lo primero que dijo hizo que mi esperanza se convirtiese en un enfado aún mayor por mi parte. La parte de presentarme es correcta, pero… ¿Por qué tengo la sensación de que estoy siendo interrogada? Bueno. Cálmate, L’Arachel. No lograré nada si me pongo nerviosa y por accidente acabo molestando a este hombre que seguro que no está haciendo otra cosa que compensar la inutilidad de sus esbirros.

Suspiré y fue entonces cuando me digne a responder, obviamente molesta. – Claro, sin problema, señor de pocos modales, pues pocas veces he escuchado que se exija el nombre de una dama sin dar el propio. Pero supongo que tendré que hacer una excepción, ya que no parecéis conocer las normas de etiqueta… –volví a suspirar. – Mi nombre es L’Arachel. Provengo de las tierras de Jehanna, en el continente de Magvel. Me encuentro ahora mismo cumpliendo una misión divina en distintas zonas del mundo que los espíritus divinos me han encomendado. Para poder llegar hasta Hoshido, tuve que atravesar la frontera con Nohr, habiendo pasado anteriormente por el otro reino, Ylisse. Espero esto responda vuestro interrogante.

Ni siquiera hice una reverencia por respeto al hombre que estaba aquí, frente a mí. ¡Este hombre era un maleducado! ¡Un insensible! ¡Un cabeza de chorlito! ¿A quién diantres se le ocurre tener a esos soldados estacionados para tratar con viajeros como yo misma? ¡Si yo fuese él, ahora mismo estaría arrodillándome y pidiendo disculpas y luego me arrojaría a mí misma por un barranco! Había escuchado que el honor de los hoshidanos y su honestidad eran admirables. ¡Cuánto me equivocaba! ¡Nunca me he sentido tan ultrajada en mi vida! ¡Y este hombre se va a enterar de hasta qué punto cuando me saque de este lugar!

¿Cómo se encuentra Fiona? El corcel con el que llegué hasta aquí – pregunté, intentando mantenerme más calmada. Saber sobre ella me aliviaría muchísimo
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Ex-Princesa de Rausten

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Báculo físico [5]
Báculo de Heal [1]
Báculo de Heal [2]
báculo de Mend [3]
.

Support :
Ephraim

Especialización :

Experiencia :

Gold :
372


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La visita exótica [Ryoma & L'Arachel]

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 12, 2017 9:35 pm

Si algo caracterizaba a los soldados de Hoshido era, sin duda, su honor y disciplina férrea. Rasgos admirables, con los cuales mantenían la compostura incluso en las situaciones más comprometedoras o de cara a la muerte. Aunque, claramente, una situación como esta realmente no significaba un peligro o ejercía una gran presión sobre los soldados, pero definitivamente había sido necesaria una gran cantidad de esfuerzo para que ellos mantuvieran la compostura ante las afiladas palabras de la pequeña clérigo. Sobretodo frente a aquella palabra, "bastardo", provocaba en ellos que su sangre ardiera como nunca, pues era sabido que toda persona en Hoshido sentía un apego especial frente a su familia y sus raíces. Algunos ya le habían pedido al Príncipe de Hoshido que aplicara la pena capital solo por este insulto. Pero ahora él estaba allí, de juez frente a la acusada y en base a sus acciones y palabras decidiría si ella era realmente merecedora de esa pena o si, por el contrario, podría salir con vida en esta oportunidad.

El viaje había resultado agotador, por lo que no se encontraba entonces en su completa disposición para aguantar tonterías y escuchar a la "espía" Nohriana hablar no le estaba ayudando mucho a mantener la compostura. Muchacha de lengua afilada, pero sin falta de razón también al mencionar su falta de educación al no haberse presentado. "Al menos se está conteniendo de gritar..." Fue lo primero que pensó, ablandando ligeramente la mirada. Esa chica le recordaba demasiado a su hermano, quien de paso, gracias a su personalidad, carecía completamente de la habilidad que requería el ser un espía, ¿Podría, acaso, serlo esta chica? En verdad, cada vez le parecía más dudoso el criterio que habían utilizado sus soldados.

De todas formas, por lo que ahora podía juzgar no tenía razones para seguir manteniendola encerrada. Tampoco poseía armas, pues los soldados le habían requisado todo lo que no fuera su propia vestimenta y en definitiva no podía tratarse de una amenaza al menos ahora, por lo que simplemente esperó a que la chica terminara y luego asintió sin decir nada, para luego retirarse a deliberar con el encargado del fuerte sobre qué hacer con su prisionera.

El tiempo pasó, una, dos horas. La conversación había resultado algo intensa, quien estaba al mando del fuerte era una persona intensa y severa, por lo que exigía al príncipe que utilizara medios más "avanzados" para extraer información y no que no se dejara llevar por lo que escucho de la muchacha en una simple conversación con ella donde el Príncipe tampoco le hizo más que una sola pregunta y no se dignó a realizar una conversación mínima con ella. Aún así, el próximo regente de Hoshido defendía con una voluntad férrea lo importante que sería dejar a su visitante en libertad. De esta forma se mantuvieron, en una conversación de tira y afloja que tardó en llegar a algún punto. Mientras tanto, la prisionera seguía cautiva en su celda sin que nadie se dignara a dirigirle la palabra ni más que una mirada superficial, aún así se le entregó comida e incluso un bote de tinta, un pincel y un pergamino por si le apetecía escribir o dibujar. Una tradición extraña y poco común era esa, darle la oportunidad de escribir o desenvolverse a través de un papel a los prisioneros mientras se encontraban cautivos, pero poseía un doble sentido oculto que permitía conocer, de mejor forma, a quien sea que estuviera encarcelado.

Finalmente volvió Ryoma a visitar a la prisionera. La discusión fue ardua y se encontraba algo cansado, pero aún así mantenía su gesto de seriedad y calma con el que se presentaba siempre ante cualquiera que no fuera de su propia familia. La miró por un instante, como esperando a que dijera algo y luego de unos cuantos segundos abrió la puerta y entró el mismo a la celda, siendo vigilado de cerca por los dos guardias que esperaban intervenir por si intentaba algo la prisionera.

-Disculpa mi falta de modales hace rato.-Dijo con un tono calmo y, haciendo una reverencia leve, prosiguió. -Mi nombre es Ryoma, primer príncipe de Hoshido y próximo regente de este reino. Deberás venir conmigo ahora mismo, te llevaré con tu caballo.-

Al terminar de hablar le hizo una señal a la muchacha para que le siguiera y se devolvió a paso lento hasta la entrada del fuerte, donde el carruaje con el que había llegado aún le esperaba en el mismo sitio, seguro de que la muchacha le seguiría al carruaje por su cuenta, aunque de todas formas los guardias le obligarían si se negara. En fin, Ryoma entró al carruaje e invitó a L'Arachel a acompañarle, después de todo el carro era amplío y lo suficiente cómodo como para llevar a cuatro o cinco personas dentro de él.

-Va a ser un viaje largo. Tendrás que tener paciencia.-

Fue lo último que dijo antes de que el carro se pusiera en marcha, observando tranquilamente por la ventanilla como se alejaban de la fortaleza.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La visita exótica [Ryoma & L'Arachel]

Mensaje por L'Arachel el Dom Mayo 14, 2017 2:16 pm

¡Y se fue! ¡Qué mala educación! ¡¿Será acaso posible!? ¡Ni siquiera ha respondido a mi pregunta tras haberme contenido de tratarle como el maleducado sin escrúpulos que es! Haber intercambiado palabras con un hombre tan maleducado me pone enferma. ¡Más les vale dejarme salir de aquí después de ver el error que han cometido!

En cuanto a esto… ¿Por qué diantres me dan un pincel y un...? ¿Qué es esto? Parece una hoja muy alargada, pero está enrollada… Jamás había visto algo parecido… ¿Cómo se llamará esto? Es tremendamente interesante… ¿Esperan que escriba algo? ¡Ah! ¡Ya lo entiendo! ¡Ese hombre ha tenido que mostrar un acto de cordura y haber decidido dejarme expresarme libremente para después permitirme salir. ¡No hay otra explicación! Parece ser que a pesar de su falta de modales, es alguien que atiende a razones cuando se le indica el error de sus actos o de sus subordinados. ¡Es el momento de escribir lo que pienso de toda esta situación de forma que queden claro mi descontento! ¡Es más, dirigiré esta carta a las personas a cargo del gobierno de Hoshido! ¡La realeza debe conocer esta situación de inmediato!

“Saludos, dirigentes de Hoshido. Es un placer poder intercambiar palabras con vuestras mercedes, incluso si es en estas circunstancias que, cuanto menos, se pueden calificar como desafortunadas.

Mi nombre es L’Arachel y soy una sacerdotisa de Jehanna que viaja por el mundo en pos de cumplir la misión divina que se me ha sido encomendada por las fuerzas a las que sirvo. No ha sido otro motivo que cumplir con esta empresa que he decidido visitar vuestras tierras. Sin embargo, sin previo aviso, vuestros hombres han decidido tomar custodia de mí y arrojarme a una prisión inmerecida. Y, por si eso no fuese suficiente agravio, ¡nadie se ha dignado a explicarme por qué me encuentro en esta situación! Por fortuna, llegó un general de pelo largo que permitió que pudiese haceros conocimiento de este mensaje. Si bien sus modales pueden dejar mucho que desear, al menos puedo asegurar que él, al menos, intenta solucionar el error que sus subordinados han cometido.

Explicado el agravio cometido contra mi persona, solicito que se me libere de esta prisión inmerecida y, entonces, solo entonces, se castigue a aquellos que hayan tomado la decisión de tomarme como una vulgar criminal. Sin embargo, solicito que el castigo no sea extremo. Habrán cometido un agravio no menor contra mi persona, mas la única forma de poder redimirse es mostrando una actitud de reforma.

Con la más absoluta cordialidad,

L’Arachel."


¡Y listo! ¡Una firma perfecta! ¡Ya solo queda esperar a que decidan entregar esta carta! – ¡Oíd vos, quie se encuentra ahí! ¡Entregad esto al que esté a cargo de este territorio! – Sorprendentemente, me obedeció. Naturalmente, y como cabía esperar de este tipo de maleducados, no me dirigieron la palabra. Mas está bien. Tener una conversación con estos soldados podría provocarme daños cerebrales irreversibles.

Al cabo de unas horas volvió y la noticio que me dio me hizo sentir mareos y, durante unos instantes, las piernas me fallaron y casi caí al suelo. Por suerte, hubo una pared que lo impidió. ¿Este hombre era el futuro rey de Hoshido? ¡¿Se puede saber qué narices tienen pensado los príncipes de los distintos países?! ¡Los modales lo son todo! Está claro que es un príncipe y guerrero, por lo que no puedo evitar llegar a la conclusión de que su cerebro no se encontrará al mismo nivel que sus destreza marcial. O, al menos, eso espera. En Renais, el príncipe Ephraim… Y aquí tenemos al príncipe Ryoma. La diferencia de edad es sorprendente, cuanto menos, mas el concepto el mismo: príncipes obsesionados con la batalla. Temo por el futuro de este país…

Sin embargo, esos pensamientos debían contenerse. Ahora mismo me había dicho que me llevaría con Fiona. No tengo ningún motivo para confiar en sus palabras, mas mis posibilidades de encontrarla si no sigo la más mínima pista eran, cuanto menos, reducidas. Así que realicé una reverencia en respuesta a la suya – Disculpas aceptadas, príncipe Ryoma. – Me acordé de que probablemente la misiva que envía se la habrán entregado a él. Suspiré internamente. – De acuerdo, mas insisto con mi pregunta: ¿Se encuentra bien mi compañera? –no usé la palabra “caballo” a propósito. Desde lo que sucedió en Rausten, Fiona no ha sido una propiedad, sino alguien que por propia voluntad está conmigo.

Cuando salimos, a paso lento, pude comprobar que, cuanto menos, el tal Ryoma era un miembro de la alta nobleza. Por desgracia, parece ser que sí que podría ser un príncipe. De nuevo, suspiré internamente ante la tristeza que me producía el pensamiento de que un reino podía ser dirigido por un hombre cuyos músculos se encuentran en todo su cuerpo salvo la cabeza. Casi se me escapa una risa sarcástica cuando me dijo que tendré que tener paciencia. – No os preocupéis. Creo que puedo tener un mínimo de paciencia si con ello consigo ver a Fiona y asegurarme de que se encuentra bien. Aunque he de confesar que el trato con el que vuestros hombres me han tratado ha dejado mucho que desear: sin conocimiento de causa he sido encerrada en una prisión y ahora me encuentro en un carruaje que se dirige a un destino que desconozco. Puedo realizar un acto de paciencia y de fe, príncipe Ryoma, mas no me culpéis si no puedo ver como algo diferente de otra forma de secuestro, solo que en este caso mi prisión se encuentra en movimiento. Ni siquiera habéis tenido la decencia de informarme a dónde nos dirigimos, para empezar. Y ni hablemos de los motivos por los que vuestros hombres decidieron tratarme como una criminal cuando no he cometido ningún crimen, al menos hasta donde llega mi conocimiento.

Me ocupe de que cada palabra que salía de mis labios mostrase mi clarísimo descontento y decepción respecto a los actos hacia mi persona. En estos momentos, si Rausten existiera y pudiera ejercer como princesa del país, habría exigido al príncipe que se disculpase por los actos de sus hombres. Sin embargo, lo único que me relacione con mi reino, ya caído, es este anillo que porto… No es de ningún valor político. Ya no, desde luego.
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Ex-Princesa de Rausten

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Báculo físico [5]
Báculo de Heal [1]
Báculo de Heal [2]
báculo de Mend [3]
.

Support :
Ephraim

Especialización :

Experiencia :

Gold :
372


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La visita exótica [Ryoma & L'Arachel]

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 16, 2017 1:20 am

La verdad es que se había entretenido con la carta de su prisionera. Era increíble que, considerando su situación actual, tuviera la valentía de escribir una carta dirigida a los mismos príncipes del país, haciendo gala además de una impresionante educación no solo en sus modales, sino también en la elegancia que demostraba su bien cuidada letra. ¿Cual seria la sorpresa que se llevaría al saber que aquel general tan maleducado se trataba del mismo príncipe de la nación?  Aún así, a pesar de lo curiosa que resultara la situación la muchacha tenía razón respecto tanto a su situación como al actuar injustificado que tanto de él como sus subordinados le habían otorgado. Al menos tendría todo el viaje de vuelta a la Capital para explicarlo todo.

Pasaron las cosas como debían pasar, L'Arachel fue liberada, Ryoma le guió por el camino de salida y ahora ambos se encontraban en el carruaje real que ya de a poco comenzaba a ponerse en marcha. Finalmente, venía la hora de entregar todas las explicaciones que debía de entregar, sobretodo luego de las palabras de la muchacha que, aunque educadas, denotaban la obvia molestia que sentía respecto a su mal trato. Por lo tanto, el príncipe de Hoshido, luego de mirar unos cuantos segundos por la ventanilla del carruaje, dirigió su mirada a la muchacha que se encontraba sentada frente a él.

-Quizá simplemente pedir disculpas por las acciones tanto mías como de mis subordinados no sea suficiente para que perdones nuestro actuar indebido, pero aún así espero que entiendas nuestra situación actual. Primero deberé explicarle el por qué de tu encierro: Recientemente la actividad en la frontera ha aumentado junto con los ataques de aquellos soldados sin alma que llamamos emergidos, la gente está nerviosa y se teme que de pronto pueda reanudarse la guerra que se ha mantenido por tanto tiempo contra Nohr y que se vio pausada desde el surgimiento de los emergidos. Se pensó de ti que eras una espía enviada por Nohr y aquel que estaba a cargo de la prisión donde fuiste llevada buscaba que se hiciera lo posible por sacarte algo de información. Por suerte el código frente a estas situaciones es preciso y me obliga a intervenir antes de que se realice cualquier acción. Puedo ver que eres una buena chica, aunque sean los demás soldados más escépticos respecto a ti y me costara convencerles de que no eres una amenaza.

Dijo el príncipe con un tono levemente serio, pero también formal y tranquilo. Esperaba que la muchacha pudiera comprender sus palabras y no tomara una mala impresión de su pueblo debido a la confusión que se había producido con el tema del arresto. Aunque aún así, también entendía la posibilidad de que la muchacha no estuviera dispuesta a entregarles mucha confianza, por lo que tan solo le quedaba esperar poseer la suerte suficiente para lograr convencerla o apelar directamente a su bondad. Este pensamiento le hizo suspirar, para luego desviar levemente la cabeza hacia la ventanilla, observando el floreado y fértil paisaje de Hoshido que le ayudaba a mantenerse tranquilo.

-Sobre tu compañera... ¿Fiona?- La volvió a mirar, dudoso, antes de proseguir. -Ella fue enviada a la capital junto al resto de tus cosas, una vez lleguemos se te entregaran todas ellas además de tu compañera.
Si necesitas algo más aparte de esto, es el momento para que pidas lo que estimes necesario.-
Dijo finalmente, esbozando una leve sonrisa que expresaba cierta cordialidad, pero sin desprenderse de ese aire de guerrero portentoso que poseía.

Cierto era que Ryoma quería reparar el daño causado por la confusión, aunque además deseaba el poder abrir paso a conocer un poco más a la muchacha que aseguraba encontrarse en una cruzada divina, una afirmación dudosa y extraña para cualquiera pero que ella, sin embargo, había escrito con plena seguridad en el papel, a pesar de que se le terminara tomando por loca. Esta clase de acciones habían llamado ciertamente la atención del príncipe, pero hasta ahora no lograba el momento adecuado para preguntarlo. Después de todo, lo primero era arreglar el mal entendido y luego podría comenzar con las preguntas algo más personales.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La visita exótica [Ryoma & L'Arachel]

Mensaje por L'Arachel el Mar Mayo 16, 2017 9:27 am

Sorprendentemente, ¡esta vez recibí una repuesta! ¡Parece que San Latona estuvo de mi lado e intercedió con las fuerzas divinas para así yo obtener la información que requería! Como es de esperar, no dudé ni un instante en escuchar las palabras del príncipe y la situación en la que se enfrentaba el país y el porqué de mi prisión inmerecida.

Agradecí que Hoshido tuviese un código tan estricto en lo que se refiere a interrogatorios y suspiré con cierto alivio cuando me explicó todo. – Creo que entiendo la situación. – respondí después de una leve pausa. – Sin embargo, que vos seáis capaz de ver la realidad de mi situación y hayáis intercedido por mí no significa que el resto de los soldados comparta vuestra opinión, ¿no es así? En ese caso, una disculpa es más que suficiente por vuestra parte. Tras vuestra explicación, comprendo que vuestros temores tenían una explicación, incluso si habían sido erróneos en este caso. Leí que había ciertas tensiones entre vuestro país y Nohr, aunque he de confesar que jamás podría haber imaginado que llegaban a este nivel. No preguntaré los detalles sobre vuestra situación con Nohr, príncipe Ryoma. – entre otros motivos, porque estoy convencida de que el choque religioso podía ser perfectamente una de las causas. Siendo yo una defensora de otro tipo de creencia, no creo que sea mi lugar opinar sobre eso. – Nohr no sufre de la invasión emergida al mismo nivel que los demás países. Imagino que esto es parte de la presión que deben sufrir los hoshidanos. Por no mencionar que no existe ningún territorio vecino al que acudir en auxilio en el peor de los casos… Desesperanzador, cuanto menos.

Todo esto fueron pensamientos que realicé en voz alta. Era parecido a Renais, que no podía permitirse acudir ni a Jehanna ni a Carcino, quienes todavía mantenían la batalla contra los emergidos. ¿Quizá fuese por eso que el príncipe Ephraim fue mucho más maleducado de lo que una podría esperar de alguien de su rango social? Puede que el príncipe Ryoma sufra la misma situación. Lo cual me hace pensar que pude haber sido un tanto insensible con aquel príncipe. A diferencia de con el que tengo que hablar, Ephraim tiene que tener mi edad aproximada. Es una carga muy pesada. Aunque supongo que no soy la más indicada para hablar de cargas...

Por suerte, todos mis pensamientos se detuvieron en cuanto escuché que Fiona estaba a salvo. La respiración se me cortó durante unos leves instantes y noté como, por fin, lograba relajarme. De pronto, noté como mis mejillas se humedecieron y, rápidamente, usé mi mano para secar las lágrimas que habían salido por el mismo alivio. – Esa es una gran noticia… Gracias. Gracias, príncipe Ryoma. No os podéis imaginar el alivio que me produce escucharos decir esas palabras. – me recompuse después de unos leves segundos. – Y disculpad por esto último. Ha sido una actitud poco propia de una dama.

Aclarado ese asunto, lo siguiente era seguir analizando mi situación. Estaba en un país que puede que acabe en guerra con el vecino. Me encerraron por una relación errónea que establecieron por el simple hecho de haber atravesado la frontera, mas el príncipe Ryoma acudió y pudo sacarme de ahí. Sin embargo, él mismo ha confesado que los soldados se muestran escépticos de mí. Por mucha influencia que el príncipe Ryoma tenga, es perfectamente posible que me estén vigilando durante toda mi estancia en Hoshido. Encajando estos datos, es perfectamente asumible que él mismo sea algún tipo de garantía para que no ejecute los actos de espionaje que creen que podría realizar de lo contrario. – Príncipe Ryoma, una última pregunta, si no es demasiado pedir. ¿Es correcto asumir que los cargos del ejército podrían querer hacer seguimiento de mis actos aquí? – desconozco si me dará la información, mas al menos debo intentarlo. Hasta ahora, ha compartido, ¿no? No hay nada que perder.
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Ex-Princesa de Rausten

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Báculo físico [5]
Báculo de Heal [1]
Báculo de Heal [2]
báculo de Mend [3]
.

Support :
Ephraim

Especialización :

Experiencia :

Gold :
372


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La visita exótica [Ryoma & L'Arachel]

Mensaje por Invitado el Sáb Mayo 20, 2017 7:42 pm

Realmente le había resultado grato que la muchacha comprendiera el actuar de su gente y también los motivos que él mismo tuvo para su actuar callado y poco empático durante su estancia en la prisión, le alegraba de cierta forma, aunque muy disimulada, que la muchacha tuviera tal facilidad para comprender la situación de tu país y lograra realizar un análisis tan rápido respecto a los duros tiempos en los que se encontraban. Una caja de sorpresas, sin duda, era su invitada.

– Por mucho que me cueste admitirlo la situación es precisamente como la describes. Hoshido ha sufrido durante décadas de los ataques de Nohr, tantos años que ya apenas queda alguien que recuerde el momento en que estas tierras estuvieron libres de batallas y por desgracia no podemos acudir a nadie en busca de ayuda.– Dijo soltando un pesado suspiro mientras dirigía su mirada hacia la ventanilla y observaba el lúgubre paisaje que se veía a través de esta. Ruinas de lo que antaño fueron aldeas pacíficas, fuertes abandonados, templos destrozados y campos de cultivo completamente destruidos por las fuerzas de los emergidos adornaban de vez en cuando el camino hasta la capital de Hoshido, provocando que de tanto en tanto el galope de los caballos debiera apresurarse pues a menudo ocurría a la repentina aparición de algún emergido de entre los escombros.

– Podrás notar que las cosas no son fáciles.– Le dijo Ryoma mientras veía con pesar la desgracia en la que se encontraba su tierra, recordando con cierta tristeza lo que hace poco tiempo había sido parte del orgullo Hoshideano. Definitivamente le costaba, a pesar de haberlo visto tantas veces, asimilar la destrucción que hace ya tanto tiempo se les había ido de las manos. – Me gustaría poder asegurarte que tu estancia aquí será tranquila. – Dijo finalmente, luego de una pausa larga.

Mantuvo al hablar siempre un tono seco, casi melancólico que forzosamente disimulaba, pero esto cambió al escuchar el leve sollozo de la muchacha. La miro de reojo y se conmovió al ver como caían por sus mejillas las pocas lágrimas que inmediatamente trató de borrar y que fueron producidas por algo tan simple, a sus ojos, como lo era aquella yegua con la que viajaba. La confianza entre un caballo y su jinete suele ser amplía según se cuenta, pero nunca había llegado a dimensionar hasta qué punto podían llegar a trascender los lazos entre un animal y un humano. Hasta ahora, pues aquí se encontraba ella, L'Arachel, quién solo del alivio había llegado a derramar sus lágrimas. Ahora se sentía peor respecto a toda la situación, como si en lugar de haberla separado de solo un animal más le hubiera separado de un auténtico familiar.–Prometo que estará bien y que tú junto a ella recibirán un buen trato cuando lleguemos.– Fue lo único que terminó por decir Ryoma al respecto, aunque quería decir más, claro, pero no encontraba pertinente el ahondar más en la profunda relación que mantenían ella y la yegua. A fin de cuentas, él era solo un extraño. Lo mejor era callar por un rato.

Pasó un momento de silencio en el que Ryoma volvió a desviar su vista hacia la ventanilla y a recuperar el mismo gesto de seriedad que tenía hasta antes de las lágrimas de la muchacha. Esto hasta que, nuevamente, la chica volvió a hacer gala de su buen razonamiento y su intrépida actitud, alzando una pregunta increíblemente acertada sobre su seguimiento. –Como has dicho... El asunto no se acaba con simplemente haberte sacado. Se te vigilará un tiempo, hasta que se decida que no eres un peligro. Pero te aseguro que la gente de Hoshido es noble, nadie pondrá ni un dedo sobre ti si realmente tienes buenas intenciones.– Cerró los ojos y respiró profundamente, algo cansado de tener que entregar tantas explicaciones, y luego le miró con calma. –-¿Cual es el motivo de que vinieras a Hoshido?– Le preguntó haciéndose el desentendido sobre la carta, pues aunque sabia que todo esto era por su "misión" y no por mero turismo, quería ahondar un poco más en las implicaciones de dicho mandato, además de desligar sus pensamientos de toda la situación por un minuto. El maldito caballo le había dado qué pensar.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La visita exótica [Ryoma & L'Arachel]

Mensaje por L'Arachel el Lun Mayo 22, 2017 8:38 am

Ni siquiera me había percatado de que había pensado en voz demasiado alta. La suficiente como para que el príncipe Ryoma pudiese responder y confirmar mis sospechas. Una pequeña sensación de incomodidad y vergüenza me acosaron. – ¡Oh! Disculpadme, príncipe Ryoma. En ocasiones tengo tendencia a reflexionar en voz alta. Me ayuda a organizar mis pensamientos. Y gracias por vuestra respuesta. Sin embargo, he de cuestionarme por qué no habéis intentado acudir a otros reinos por vía marítima. ¿Los emergidos también asaltan barcos? – fue la primera hipótesis que se me ocurrió, la cual era muy perturbadora. ¿Cuándo recibieron instrucciones sobre cómo desenvolverse con un barco? Solo de pensar en la posibilidad me provocaba un escalofrío que no puedo describir siquiera ahora mismo.

Aunque lo cierto es que no presté mucha atención a lo siguiente que dijo. Con la información de Fiona había logrado tranquilizarme lo suficiente como para poder estar más calmada. – Fiona es… especial. – dije. Se merecía una explicación, incluso si no le daba detalles. – Mi hogar fue atacado por los emergidos. Ella y yo somos, hasta ahora, las únicas supervivientes, así que mi relación con ella es un poco diferente a la común entre corcel y jinete. Es lo único que me queda junto con un recuerdo de mi familia sobre mi hogar y mi propia identidad – el anillo, concretamente.

Y, de nuevo, acerté con mis sospechas. El príncipe Ryoma había intentado lo posible, mas considerando la situación, hasta su influencia debe tener límites. Ha asegurado que no harán más que vigilar mis actos, aunque he de confesarme a mí misma que tenía ciertas dudas al respecto por el anterior trato a mi persona (justificado, sí, mas no por ello no recriminable) y formuló una pregunta que, aunque no me sorprendió, si que me resultaba un tanto complicado responder. No por una posible negativa, sino porque es algo un poco complejo. – Supongo que empezaré desde lo más simple y de ahí iré avanzando. Soy una sacerdotisa de Jehanna, de las tierras de Magvel. Las personas que me instruyeron están ahora mismo desaparecidas y se puede decir que soy la persona más importante de una organización religiosa que actualmente no existe. Sin embargo, en nuestras leyendas se hablan de fuerzas de la oscuridad que sospecho que no son otras que las que hoy día están acechando el mundo. Si, efectivamente, se trata de la misma amenaza, tengo la misión de exterminarlas y proteger aquellos que alberguen luz en sus corazones y estén haciendo frente a la oscuridad. Si, por el contrario, me estoy equivocando – cosa que dudo –, entonces puedo considerar mi viaje una forma de conocer distintos países, costumbres y realizar buenas obras.

Me detuve para poder observar las tierras. No llegaban al nivel de Renais, mas el destrozo era más que evidente. Por desgracia, las gentes de Hoshido debe vivir con tanta desgracia como el príncipe Ryoma ha explicado. – Por ejemplo, pondré de ejemplo este mismo país: la oscuridad lo está invadiendo y tanto en las tierras como en la gente se pueden observar los efectos. El trato que se me dio por sospechas de ser una espía, por ejemplo, lo considero como otra consecuencia de esto. Sin embargo, existen aquellos que portan luz, incluso entre los que me acusaron. Si no existiera, podría perfectamente haber sufrido tortura, por ejemplo. Si esto tiene, como sospecho, su raíz en los emergidos, entonces mi misión es asistir en lo que pueda durante mi estancia y entonces conocer más tierras.

Sin embargo, al igual que hay países que albergan luz, existen otros que albergan sombras. Estos países, por supuesto, no son mis objetivos. Nohr y Plegia, por ejemplo. En el primero, las propias tierras son un claro ejemplo de la oscuridad en la que día a día viven. Por otro lado, Plegia tiene un culto y unas tensiones con Ylisse que nunca llegué a comprender. Si no estudio su religión, no seré capaz de descifrar nada sobre dicho país.

Cuando terminé la explicación, dirigí mi mirada al príncipe – Aunque he de confesar que me ha sorprendido que no hayáis preguntado directamente por mi misión, príncipe Ryoma. Tenía la certeza de que la misiva que envié sería leída por vos – dije a modo de broma.
Afiliación :
- JEHANNA -

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Ex-Princesa de Rausten

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Báculo físico [5]
Báculo de Heal [1]
Báculo de Heal [2]
báculo de Mend [3]
.

Support :
Ephraim

Especialización :

Experiencia :

Gold :
372


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La visita exótica [Ryoma & L'Arachel]

Mensaje por Eliwood el Miér Sep 20, 2017 12:57 am

Tema cerrado. 30G a L'Arachel.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
594


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] La visita exótica [Ryoma & L'Arachel]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.