Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] And he seized the dragon, that ancient serpent, who is the devil [Priv. Nils]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] And he seized the dragon, that ancient serpent, who is the devil [Priv. Nils]

Mensaje por Zephiel el Mar Mayo 02, 2017 1:53 am

Así como las dio, sus órdenes fueron obedecidas, incluso cuando el temor permanecía reinante en el corazón de sus hombres. Entrar a la misma habitación que la criatura debilitada ya era un mérito por sí mismo, sin mencionar a quienes reunieron el valor suficiente como para colocarle el bozal de wyverns. Quien quisiera podía creer que era suficiente para contener al dragón de su fuerza, pero nadie podía estar seguro de cuan útil podría ser una herramienta para domar vieja y en desuso. Con ella y junto con la fuerza de varios hombres, añadido el poder de los reptiles alados que usaban de montura, fueron capaces de arrastrar el cuerpo debilitado del dragón de hielo hasta una habitación grande y amplia, donde cabía con más libertad que en las habitaciones donde había caído. Allí hicieron uso de más instrumentos de domar, como lo eran arneses y grilletes, además de cuerdas que rodeaban sus patas. Más que un cautivo, el dragón tenía la apariencia de haber sido capturado como un animal salvaje al que se iba a sacrificar. Sin embargo ningún daño le hicieron con estos amarres, quizás ni siquiera estando lo suficientemente sujetos para contenerle completamente. Eran las demandas del rey el no agravar sus heridas, incluso si esto suponía un mayor peligro para todos.

Los daños que Zephiel había recibido eran moderados. La armadura, torcida sobre su cuerpo, se le retiró tan pronto los médicos estuvieron a su alcance. Igual que si lo hubieran apuñalado, sus ropas estaban teñidas de rojo oscuro. Las heridas no eran lo suficientemente profundas, ninguna había llegado al hueso, sin embargo el daño era más que doloroso, debido a que la misma protección de metal que lo había salvado se había doblado hacia dentro, punzando sus cortes y agravando su estado. Si no fuera por el uso de bastones, no hubiera podido ponerse de pie en más de una semana, y hubiera existido una enorme posibilidad de que sus heridas se infectaran. Las secuelas del ataque se hicieron obvias, pues el poder de los bastones no había sido suficiente para esconder sus cicatrices. En su hombro izquierdo y en parte de su pectoral, las marcas de aquella mordida quedaron para siempre. Pero no hubo arrepentimiento por parte del monarca, incluso viéndose deformado de esa forma. Sin embargo no podía sino estar débil, pues la magia curativa seguía siendo insuficiente como para recuperar sus fuerzas. Se prohibió usar su armadura, tan solo llevando sus prendas más habituales. No había manera de limpiar la sangre de sus ropas, por lo que las manchas seguían presentes como un crudo recordatorio de lo que había sucedido el día anterior.

En este estado deplorable fue que Zephiel decidió encontrarse con el dragón. Había exigido constantemente que también sanaran sus heridas, más no había poción que pudiera aplicarse en su cuerpo escamoso capaz de sanarlo, y si la había, carecían de ella. Los bastones eran insuficientes, por lo que debían recurrir a los instrumentos más básicos, como lo eran las vendas y el agua salada. Quienes eran jinetes de wyvern se encargaban de esta tarea, pues se les hacía familiar igual que cuidar de sus monturas. Podía decirse que gracias a ellos el dragón de hielo se había mantenido consciente, aunque sus cuidados no bastaran. Tampoco tenían comida para darle, solamente agua, curiosamente el recurso más abundando en aquel plano desértico.

Zephiel entonces entró a los comedores en solitario. No se había encontrado con el dragón desde la hora de su ataque, siendo la primera vez que se verían en todo ese tiempo. El rey suponía que sería agresivo contra él, no había razón por la cual perdonara lo que le había hecho. Sería prudente y mantendría su distancia, aunque sus pensamientos clamaran por tener la visión más cercara de aquella criatura mítica. La tortura que le había impuesto había sido cruel y desmedida, y Zephiel sabía bien que el daño causado sobre su cuerpo humano se expandiría sobre su verdadera forma. Así lo decían los libros. Era la manera en que los dragones habían sido eliminados cuando más estaban desprevenidos. Lo que había hecho no era sino un mal necesario, una necesidad, y esperaba que el dragón lo comprendiera, mas no estaba seguro si lo haría de la misma forma. Por eso estaba allí, para descubrirlo. Advirtió su presencia con el eco de sus pasos, sabiendo de boca de los cuidadores que el dragón tenía los ojos abiertos y se movía, aunque nadie sabía si escuchaba o entendía lo que le decían. Estaban seguros de que no podía hablar, por lo que nadie había intentado hacerlo. Tan solo Zephiel tenía la idea de entablar una conversación con él, incluso si hablaba ante oídos sordos.

Se puso en frente, a unos tres metros de distancia de su cabeza. El silencio que acompañaban su bienvenida consumía la escena por completo. La luz que provenía de las ventanas era tenue y brillante, correspondiente a la más temprana mañana. Ante esta luz podían contemplarse mutuamente, muy distinto a la oscura habitación en la que el rey le había obligado a transmutar. En apariencia, Zephiel se veía mucho menos intimidante. Sin su armadura ya no transmitía el mismo poder, sin embargo seguía infundiendo respeto, incluso en un estado tan deplorable. En ese momento, en ese lugar, tan solo se detuvo a contemplar la reacción del dragón a su presencia, pues las palabras sobraban.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1505


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] And he seized the dragon, that ancient serpent, who is the devil [Priv. Nils]

Mensaje por Nils el Vie Mayo 05, 2017 9:58 am

De un momento a otro la conciencia del chico se había desvanecido, todo se había teñido de un negro espeso y profundo donde no había sonidos, olores ni imágenes. El agotamiento y el dolor provocado por las heridas que recibió en su forma humana lo habían hecho desmayarse casi inmediatamente después de su brutal ataque contra el rey de Bern, aun así y pese a que los encargados de la descomunal tarea de amarrar al dragón tuvieron cuidado de no lastimarle el daño ya estaba hecho y difícilmente el niño podría recuperarse pronto de eso.

Los dragones de hielo eran especialmente frágiles en su forma humana en contraposición a su verdadera forma, robusta y poderosa cuyas escamas difícilmente podían ser dañadas por armas mundanas, era por eso que incluso si el rubio controlaba su fuerza con la tortura que le propino Nils sufrió de daños internos severos, mas de los que podría sufrir un niño humano bajo las mismas circunstancias. Era por eso que el enorme lagarto escupía sangre de vez en vez cuando lo movían demasiado y pese a despertar en diversas ocasiones no opuso resistencia a ser amarrado o amordazado con un bozal para wyverns que le quedaba algo ajustado… aun así se quejaba constantemente por el dolor saliendo de su garganta como gruñidos que podían quizá ser mal interpretados como una señal agresiva.

La cruda realidad al respecto era que el pobre dragón estaba quizá más asustado que aquellos a quienes asignaron a cuidarlo, inmovilizado y sin posibilidades de escapar. Sentía de igual manera su cuerpo extraño, mucho más pesado y torpe que su pequeña forma humana y la sensación reseca que sentía en todo su cuerpo era sumamente incomoda…. ahora que su adaptado cuerpo humano no estaba debía mantenerse al menos mínimamente húmedo como cualquier criatura acuática debería de…. aquello no supondría ningún tipo de problema si tuviese un buen estado de salud pero estando herido y debilitado a como estaba sentía que lo sometían nuevamente a algún tipo de cruel tortura. Por supuesto, los cuidadores de wyverns no tenían forma de saber aquello ni mucho menos que la temperatura tibia en el cuerpo del gigantesco reptil fuera una señal alarmante de que su estado de salud era precario pues por más que su aspecto se pareciera a aquellas bestias aladas un dragón de hielo difícilmente compartía muchas similitudes con ellos.

Aun así aquellos hombres hicieron cuanto pudieron para intentar sanarlo más el problema radicaba en que ahora existía una gruesa capa de escamas que cubría la delicada piel del maniquete por lo que los ungüentos y medicinas poco y nada podían hacer para ayudar a sanar las quemaduras, el agua abundante que le brindaban ayudaba en gran medida pero Nils estaba muy lejos de recibir las atenciones medicas que en verdad necesitaba. Aun así, al cabo de unas horas el chico ya podía mantenerse despierto mas poco y nada podía hacer para mejorar la situación, por ello se limito a quedarse totalmente quieto y tranquilo como si aquel bozal y ataduras flojamente puestas fueran suficientes para contenerlo. Sus ojos carmines solo miraban el ir y venir de sus "cuidadores" y la pausada respiración del dragón se podía notar fácilmente en el subir y bajar de su espalda…. por supuesto la verdadera finalidad de todo aquello era guardar energías, esperar un momento oportuno para poder escapar pero primero debía aprender a moverse correctamente en aquel cuerpo tan diferente del que estaba acostumbrado…. era más grande, más torpe y una extremidad nueva como lo era su larga cola con forma de aleta tampoco facilitaba las cosas…. aprovechaba cada vez que le dejaban solo para comenzar a moverse poco a poco, abrir y cerrar sus adoloridas zarpas, mover un poco la cabeza, menear ligeramente el cuerpo, la cola y las aletas en su cabeza que aun no recordaba para que servían.

Fue en uno de esos momentos en los que le dejaron totalmente solo que Nils volvió a realizar aquella actividad o por lo menos lo intento hasta que el sonido de la puerta le alerto que alguien entraba a la habitación. El solo admirad de quien se tratara fue suficiente para que el pobre chiquillo soltase un grito de alarma, el cual salió de su garganta en forma de un rugido a la par que el gigantesco reptil retrocedía hasta quedar nuevamente confinado en una esquina de la habitación, al parecer el ataque inicial había sido solo un arranque de ira y ahora que las cosas estaban más tranquilas el dragón recuperaba su personalidad asustadiza y tímida. Había que admitirse igualmente que ver a un dragón agazapado sobre sí mismo y lanzando rugidos lastimeros por la sola presencia de un humano desarmado y notoriamente herido resultaba risible, casi como la de un gato que se asusta porque un ratón entra a la habitación.

"TU!!!!, MALDITO LOCO!!!, QUE MAS QUERES DE MI?!!!, ALEJATE!!!!!"
- GROOOAAAAN!!!!, ARRRGGHHH!!! ROAGGGHHHRRRR!!!! -

Las palabras que se formaban en su mente salían por  su garganta como rugidos que retumbaban en todo el cuarto, el joven dragón quien se había mantenido tranquilo todo ese rato ahora se notaba nervioso, agitado y visiblemente asustado por la presencia contraria aun que distara mucho de ser el hombre imponente que era normalmente.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Kunais de bronce [3]
Gota de veneno [1]
Dragonstone [3]
.
.

Support :
Eliwood
Ninian

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1901


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] And he seized the dragon, that ancient serpent, who is the devil [Priv. Nils]

Mensaje por Zephiel el Mar Mayo 09, 2017 11:20 pm

Sabía que su imagen no causaría sino conmoción en la criatura, y por lo mismo estaba preparado para ello. Sin embargo, el terror que provino del dragón lo dejó perplejo, logrando causar en él una expresión ligeramente confundida, entrecerrando sus ojos y abriendo levemente la boca, queriendo preguntar "¿por qué?". No encontraba cómo reaccionar al miedo ajeno, más que el silencio. Estaba inmovilizado, todavía observando lo irreversible de la situación en que se encontraba. Frunció el ceño ante los rugidos que la criatura propinaba hacia él, absorbiendo cada uno de ellos sin acabar de entender el significado que tenían. No había descubierto si el dragón tenía intención de hablar, o si simplemente no encontraba otra forma de expresar su rechazo más que ahuyentarlo con la fuerza de su garganta. Pero aún así, aunque el dragón no deseaba que estuviera allí, permanecería.

Zephiel sabía que su paciencia predominaría. Esperaría cuanto fuera necesario para lograr la calma en aquella habitación, incluso si aquelo significaba horas. El monarca apoyó una rodilla en el suelo, y acto seguido se sentó, apoyando sus manos en cada rodilla. Ver al rey posarse sobre el suelo que todos pisaban era una rareza, y no se lo hubiera permitido si otra persona hubiera estado presente. Ni siquiera el más turbulento conflicto había logrado quitarle su porte digno y admirable, pero tan solo en esta instancia era en la que se permitía reducirse, pues era consciente de que su linaje no era de relevancia en aquella conversación. En esa posición se quedó mirando hacia abajo, hasta que después de unos minutos volvió a levantar la cabeza para así ver a la criatura.

- Sé que puedes entenderme -dijo una vez se hizo el silencio, haciéndose escuchar lo más claro posible. Aunque nunca hubiera sabido de alguien que platicara largo y cansado con un dragón transformado, creía firmemente en que esa era la verdad. Hizo una pausa antes de decir cualquier otra cosa. Quería hacer de aquel encuentro todo menos un monólogo.- Te preguntarás cuánto tiempo estarás aquí... Ni siquiera yo lo sé. -empuñó la mano, y apoyó su barbilla en ella.- No puedes irte, o morirás. -aquello no era sino una advertencia, además de una gran verdad. En su estado, ser visto por los humanos bien podía suponerle la muerte. Deseaba que se diera cuenta de ello antes de cometer un error, como lo sería huir.- A menos que demuestres que puedes ponerte de pie, y caminar... -arqueó una ceja, pues diciendo esto empezaba a plantearle condiciones. No había que ser un genio para adivinar que lo que más deseaba el dragón de hielo era marcharse de ahí, sin embargo su condición actual le pesaba más que sus amarres y grilletes, y el rey lo sabía. En que medida lo afectaba, en cambio, era algo que desconocía, pues no era su cuerpo.

- ...Sobre todo, debes saber que mi intención no es conservarte. - lo que menos deseaba era dar esa ilusión.- Por supuesto que, si me sirvieras ayuda, no lo negaría en absoluto, mas no es el momento, ni el lugar. -esto último lo dijo en voz baja, desviando la mirada apenas un momento.

Era una fantasía imaginar a un dragón prestándose a luchar del lado de Bern, Zephiel siempre lo supo. Una idea que no podía sostenerse por sí sola, puesto que un dragón de hielo, que debía sus heridas a los humanos, jamás apoyaría su causa. Bien podía guardar estas imaginaciones para sí mismo, y concentrarse en lo que tenía en frente. Además de buscar el entendimiento con aquella criatura, deseaba comprobar su estado frente a frente. Volvió a mirarle, exigiendo que se levantara y se demostrara capaz de valerse por sí mismo.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1505


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] And he seized the dragon, that ancient serpent, who is the devil [Priv. Nils]

Mensaje por Nils el Miér Mayo 10, 2017 10:17 am

El dragón seguía rugiéndole, gritándole en un intento aparentemente inútil por asustar al hombre rubio quien incluso se sentó en el piso dándole a entender que no se marcharía…. por supuesto, Nils no tardo mucho en cansarse pues las heridas internas en su cuerpo así como el dolor en sus extremidades superiores lo obligaron a tranquilizarse. Respirando agitado y escupiendo un poco mas de sangre fue que el dragón de hielo se dispuso a escuchar las palabras contrarias…. al parecer el otro no podía entenderlo aun que intentara comunicarse púes en aquel cuerpo tan diferente al suyo no tenía idea de cómo articular palabras humanas por lo que todo lo que salía de su garganta eran gruñidos de todo tipo.

"Pero que cara tienes para decirme esto…. te recuerdo que esto es culpa tuya, zoquete."
- Prrrrgghhhh… nghhhh…. brrrr…. arrggg, arggg… brrrr…… -

Le miro con cierto reproche aun que su rostro no era muy expresivo que digamos. Era frustrante y grato el no poder entablar un dialogo con él pues por una parte sí que deseaba decirle todas sus verdades a la cara tanto como deseaba ignorarlo y que lo dejase tranquilo. El joven dragón bufo por la nariz ante el reto del monarca sobre ponerse de pie, a lo que Nils le respondió extendiendo las aletas de su cabeza que hasta ese momento se encontraban pegadas a su cuerpo, dando a entender lo molesto que el comentario lo ponía.

"Enserio no puedo creer lo que estoy escuchando…. prácticamente casi me matas y esperas que me levante como si nada?, cuál es tu problema?!, acaso crees que estoy hecho de trapo?. No tienes idea de lo que me duele siquiera moverme en este momento!!!!!"
- Rooooaaarrrr!!!!!!, grrrrr!!!!..... agggghh!!!!!..... GRRRR!!!!!.... R-rwar!!!! -

Como un acto de rebeldía el dragón alzo su enorme cola que terminaba en una especie de aleta y, sin usar la fuerza suficiente para lastimarlo se limito a empujarlo, cosa que con su fuerza actual resultaba más que sencillo. Bufo de nuevo y siseó en señal de desacuerdo mas no de manera agresiva, parecía que aun en aquella forma el carácter pacífico del niño prevalecía por lo que, aun si no estuviese encadenado no sería peligroso ponérsele de frente.

"Y que si me quedo más tiempo?, te recuerdo que ahora soy mucho más grande y si las heridas que me hiciste no me matan seguro tus hombres lo harán para que no me des su comida…. o puede que me muera de hambre, incluso hasta podría volverme una sardina seca por la poco agua que me dan!!!. Admítelo rey de pacotilla…. has metido la pata hasta el fondo….. "
- Rrrrrrr….. brrrr….. shhhshhhhh…. arrrggg... mhhrrrggrrrhhhh…. rrrooorrr…..  -

Sabia de sobra que el humano no podía entenderle pero aun así deseaba descargar todo lo que tenía en el pecho. Pese al reto del monarca el dragón se recostó en el piso lanzando un pequeño sonido que más bien parecía un quejido…. estaba adolorido, triste y asustado, no sabía que sería de él a partir de ese momento y su destino parecía estar en manos de un loco que, aparentemente, creía que lo ayudaba.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Kunais de bronce [3]
Gota de veneno [1]
Dragonstone [3]
.
.

Support :
Eliwood
Ninian

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1901


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] And he seized the dragon, that ancient serpent, who is the devil [Priv. Nils]

Mensaje por Zephiel el Mar Mayo 16, 2017 12:47 am

No sería fácil. Incluso cuando no podía entenderle, tenía la certeza de que cada uno de sus comentarios lo enfurecía. Pero no había cosa que hubiera podido decir y no lo hubiera hecho, por mucho cuidado y adorno que pusiera en sus palabras. Zephiel hacía el intento de estudiar aquel encuentro, sí, pero no conseguía más que bordear el diálogo de la manera más patética posible. Entonces el dragón de hielo parecía más que molesto, levantando sus aletas de manera amenazadora, y no tardó en demostrarlo con un golpe hacia el rey con su cola. Este último hizo el gesto de protegerse, aunque de todas maneras perdió un poco la compostura, teniendo que afirmarse con su brazo izquierdo para no caer contra en suelo. Aunque el coletazo no le hubiera hecho daño en sí, el esfuerzo de mantenerse se le hizo una molestia, incluso estando su hombro curado. Palpó su brazo con la mano contraria intentando relajar su músculo sensible, mirando al dragón de reojo. Si lo que había querido lograr era silenciarlo, lo había conseguido.

Zephiel, una vez hubo recobrado su pose, volvió a mirar hacia ningún punto en concreto. Puso su mano derecha en su rostro, dejando que sus ojos se vieran entre sus dedos. Pensaba respecto a los dragones de Elibe, igual que lo había hecho todas las horas anteriores.

- Los dragones de fuego, los más implacables de todos... -murmurando, empezó a citar las líneas de uno de sus textos, como reafirmando lo que ya sabía tras tantas y tantas relecturas de los mismos.- ... la raza que más opuso defensa. Las otras tribus se rindieron cuando las armas legendarias vinieron al poder de los hombres. -eran datos fríos, sin substancia. Lo único que podía rescatarse de esas palabras era la particularidad de los dragones de fuego, pero lo que tenía en frente era su completo opuesto. Quizás estaba suponiendo rasgos que conocía de la tribu que más había sobrevivido, sin en realidad conocer el comportamiento de las que perecieron con mayor rapidez.

Zephiel respiró hondo, todavía cubriéndose la cara en su concentración. Solo fue capaz de salir de este trance cuando, de repente, cayó en cuenta de un detalle que hasta entonces había pasado por alto. El día anterior, cuando había estado en presencia del dragón transformado, su frío había sido capaz de entumecer su cuerpo hasta causarle dolor. Ahora, sin embargo, el ambiente a su alrededor estaba... tibio. Y la cola con la que lo había golpeado tampoco había causado en él la sensación que esperaba, estando él sin ropas abrigadas siquiera. El rey retiró su mano de su rostro y volvió a dirigirle la mirada al dragón, quien ahora descansaba contra el suelo en aparente agonía.

- No lo... había notado. -dijo, frunciendo el ceño.- ...Dragón. Deja que toque tus escamas, tan solo una vez. -Zephiel volvió a incorporarse, sin dejarse de fijar en él. Lo que decía entonces no era un desafío ni una órden, sino una petición. Tan solo quería comprobar sus suposiciones, pero comprendería si recibía otra afrenta por parte del dragón. Sí, pues la última vez que con sus manos había hecho contacto con la criatura, había sido para hacer daño a su cuerpo. Sin embargo, esta vez el rey se mostraba desarmado e indefenso, sin ni siquiera haber traído a Exaccus para imponer su voluntad. Si resultaba ser cierto que la temperatura corporal del dragón se encontraba en un estado crítico, tomaría medidas. De todas formas era él el único que podía adivinar en todas las barracas que aquel estado no era propio de un dragón de hielo.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1505


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] And he seized the dragon, that ancient serpent, who is the devil [Priv. Nils]

Mensaje por Nils el Miér Mayo 17, 2017 1:28 pm

Como podría describir lo que experimentaba en ese momento?.... podría resumirlo en que se sentía realmente enfermo y bastante débil. Después de haberle dado el coletazo al rey para después descansar en el suelo de roca no sintió deseos de volver a reincorporarse. Las cadenas que lo sujetaban apenas y hacían ruido y la respiración pesada del joven dragón se podía ver a través del bozal de Wyvern que traía puesto…. no estaban ajustados pero el niño era incapaz de quitárselos por la falta, cada vez más notoria, de fuerzas.

Soltó un resoplido de fastidio al escuchar acerca de los dragones rojos…. estaba seguro que quizá en la época de la batida pudo haber llegado a ver algunos de ellos, mas no estaba del todo seguro pues en esos distantes tiempos de guerra el apenas era un niño de brazos. Pocas cosas recordaba en realidad de aquello fuera de los horrores de la guerra, del miedo al ser perseguidos y el sufrimiento que le causo ver como uno a uno el grupo de dragones con el que hacían el peregrinaje al "dragón den" eran cada vez más escasos. El niño decidió ya no prestarle demasiada atención a su interlocutor pues si no podía comunicarse con el no tenia caso gastar fuerzas siquiera en hacerle caso…. eso hasta que escucho lo ultimo dicho por el rubio lo cual le hiso alzar las aletas en su rostro a modo de alarma.

"No, no, no, no….. no te me acerques!!, no me has hecho ya daño suficiente?, cuanto más vas a torturarme hasta quedar satisfecho?!!!"
- Gaaaahhh!!!!, GAHHH!!!!! WOAHHHH!!!! -

El dragón chillo levantándose a duras penas con sus patas temblorosas, retrocediendo hasta quedar hecho un ovillo sobre en una esquina del lugar tal como lo había hecho en su forma humana. Aun si el otro estaba desarmado el niño tenía fresca en la memoria los maltratos desmedidos que el hombre le propino hacia no mucho tiempo y, tal como si no fuese consciente de que ahora era mucho más grande, fuerte y peligroso el pobre parecía suplicar con chillidos lastimeros y siseos que no le hicieran daño.

"Te lo suplico…. yo no te he hecho nada…. no me lastimes…. por favor… por favor…. -
- brrrrrr….. brrrr…. shhhshhhh…. -

De hecho siquiera tardo mucho en volverse a dejar caer en el piso, abriendo la boca como si le costara respirar. No solo era el daño interno que los golpes contrarios le habían ocasionado si no que se sentía sediento… por supuesto las únicas raciones de agua que le habían dado eran las que bebería cualquier Wyvern pero nadie reparo siquiera en que la resequedad en las escamas del dragón de hielo no era para nada una buena señal. Era una criatura hecha para vivir en climas fríos y húmedos tales como valles o montañas nevadas, para nadar en ríos y lagos. Por supuesto que necesitaba grandes cantidades de agua para poder refrescarse y al encontrarse su cuerpo cada vez más seco y su interior mas deshidratado el ultimo dragón de hielo se acercaba cada vez a una lenta y dolorosa muerte. Por supuesto que aquello e impedía reaccionar siquiera aun si el otro se acercaba o le tocaba, levantando la aleta de su cola y posándola sobre la cabeza contraria en un último intento por defenderse…. aun así, al no poder golpearlo se limito a ponerle encima aquella pesada extremidad de la cual quizá no serviría para aplastarlo pero sí que lo haría pasar un mal rato quitándosela de encima.

Las escamas de la criatura estaban tibias, totalmente contrastantes a la baja temperatura que incluso en su forma humana se presentaba. Estas habían perdido gran parte de sus brillos tornasolados y su tacto era ligeramente áspero. La aleta de su cola, se sentía al tacto como una capa de cuero viejo y se notaba ligeramente opaca. Estaba literalmente muriendo de sed pero…. como podía hacérselo saber al otro si no podía hablarle o ya siquiera comunicarse con él?. Era una situación desesperante, una en la que el dragón de escamas cyan no podía hacer más que quedarse recostado y esperar paciente el destino que el futuro le deparase.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Kunais de bronce [3]
Gota de veneno [1]
Dragonstone [3]
.
.

Support :
Eliwood
Ninian

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1901


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] And he seized the dragon, that ancient serpent, who is the devil [Priv. Nils]

Mensaje por Zephiel el Sáb Mayo 20, 2017 9:17 pm

Quizás no podían comunicarse con palabras, pero Zephiel entendía de sobra que el dragón se negaba a lo que había dicho. El problema pesó en su mente mientras observaba a la criatura rehusarse, a punto de exclamar que no se levantara, que ya se le hacía claro que no podía ni debía hacerlo. Pero contuvo su aliento, pues se había auto impuesto la paciencia. Aún así, en su rostro la frustración, viendo que su diálogo no tenía efecto alguno. Sentía la enorme necesidad de abandonar sus intentos de hacerse entender, y buscar otra alternativa. Pero este plan alternativo no existía, no si lo que quería era comprensión. Creía ya haber demostrado que en esa ocasión no quería causarle ningún daño, pero sus intentos eran fútiles... ¿Qué debía hacer entonces? El dragón entonces daba la ilusión de haberse rendido, tumbado en el suelo, lo que significaba que, tal vez, podía acercarse y comprobar su temperatura sin oposición. Dio uno, dos pasos, pero se detuvo al ver algo que se le acercaba. El dragón hacía un intento por alejarlo otra vez, y Zephiel, pensando en que lo empujaría de nuevo mientras estaba de pie, intentó cubrirse con su antebrazo. Pero no fue necesario, la criatura carecía de la fuerza como para llevarlo al suelo, y solo acabó posando su cola sobre su hombro derecho. No pesaba tanto como sus hombreras, por lo que tan solo se redujo a mirar extrañado aquella extremidad, tan cerca suyo. El color y la textura de sus escamas, podía notarlo todo perfectamente.

Levantó su mano izquierda, y la acercó con cuidado hacia su hombro. Posó su mano sin guante sobre las escamas, manteniéndola allí un par de segundos. El tacto se le hacía extraño, hasta que recordó que se le hacía similar a una cosa. Sí, al gran mural del salón principal del castillo de Bern, pintado sobre las escamas disecadas de un dragón que antaño había caído durante la guerra. La temperatura poco natural del dragón también se hizo patente bajo su palma, entendiéndola como algo que no debía ser. Entonces, habiendo confirmado sus dudas, simplemente empujó la cola del dragón para que cayera de su hombro. Zephiel miró al dragón a los ojos, y, todavía viéndolo, los cerró un momento. Era lo más parecido a una disculpa que podía dar, no por los actos que había cometido, sino por no haberse dado cuenta antes de que en su cautiverio no hacía sino adelantar la hora de su muerte. Y así, el rey se dio la media vuelta y se marchó, sin soltar ninguna otra palabra. No tardaría en volver.

Al regresar, lo hizo acompañado de varios hombres. Habían traído rodando tres grandes barriles de los almacenes. El agua escapaba un poco de ellos, demostrando que estaban llenos hasta el borde de tan preciado recurso.

- Ábranlos. -los soldados obedecieron, utilizando una herramienta curvada para destapar los barriles. Entonces los hombres miraron a su Rey, confundidos. Hasta ahora no sabían si se la darían de beber u otra cosa. Al observarlos, Zephiel explicó- ... láncenlos sobre su cuerpo hasta que se acabe. Dejen el último barril para que beba de él.

Los soldados estaban perplejos, pero no tardaron en seguir sus órdenes. Juntando sus manos, las metieron dentro del barril, y entonces tiraron el agua sobre el dragón, sobre su cabeza, su espalda y su estómago, siempre a distancia pues todavía le temían. No entendían qué bien hacían mojándolo, sentían que así le harían daño, pues los wyverns se entumecían si caía la noche y sus cuerpos estaban húmedos. Pero continuaron, y cuando ya no pudieron recoger el agua con las manos, tomaron el barril y vaciaron el resto de su contenido sobre el suelo en que se paraba el dragón. Pronto todo el suelo del almacén se vio lleno de agua, como si hubiera un agujero en el techo y una tormenta fuera. Como les ordenó Zephiel, abrieron el último barril y se lo acercaron al dragón para que estuviera a su alcance y pudiera beber, aunque para ello necesitaría hacer un esfuerzo y levantar su cuello. Entonces, una vez hubieron terminado, el rey los despidió. Él por su parte permaneció allí, en silencio.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1505


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] And he seized the dragon, that ancient serpent, who is the devil [Priv. Nils]

Mensaje por Nils el Mar Mayo 23, 2017 7:59 pm

No había manera, sencillamente no la había. Era difícil en realidad para Nils comprender como es que en su forma humana podía hablar de forma natural y fluida pero en su cuerpo de dragón todo lo que salía de su garganta eran gruñidos y siseos. Como entonces podía hacerle entender al rey que tenía enfrente lo mal que se sentía?, como podría siquiera reclamarle o por lo menos responder a sus diálogos…. por su parte entendía perfectamente lo que su interlocutor le decía pero no tenía idea de cómo responder. Su táctica para evitar que se acercara nuevamente tampoco pareció funcionar muy bien pues a falta de fuerzas su cola no hiso más que posarse sobre el contrario en lugar de empujarlo.

Sintió un terrible escalofrió en cuanto sintió el tacto contrario sobre sus escamas, casi como si esperase que le arrancase alguna por  lo que todo su cuerpo se tenso, casi como si se preparase para soportar el dolor que vendría acompañado de ello, mas eso nunca paso. Sus miradas se cruzaron y el joven dragón no pudo evitar extrañarse por el gesto contrario, casi como si le pidiese una disculpa  antes de marcharse. Entendía sus palabras pero no sus actos, para que le habría tratado de aquella forma tan sádica y cruel para mostrarse…. gentil?, momentos después. El comportamiento de ese humano se le hacía por demás extraño llenándose de la incertidumbre de ya no saber que esperar de el pues aun que afirmara que no deseaba hacerle daño ciertamente todo el daño que le hiso seguía fresco en su memoria.

Quedo inconsciente sin saber cuánto tiempo exactamente, su espiración era cada vez más pesada y escasa pues las fuerzas se le drenaban a una velocidad alarmante. Sentía que la liberación de la muerte ya estaba cerca, las escamas resecas de sus patas no hacían mas que incrementar el dolor de las quemaduras que tenía en estas y el dolor que sentía al respirar tampoco ayudaba demasiado. Se preguntaba por qué debía pasar por todo aquello, si el error de comerse unas cuantas provisiones realmente ameritaba una agonía como esa. Sin embargo, de la nada una sensación fresca y agradable comenzó a sentirse poco a poco en su maltrecho cuerpo. Si, el olor a humedad le confirmaba que se trataba de agua, ese liquido precioso que al contacto con sus escamas aminoraba el dolor que sentía de forma considerable. Poco a poco, conforme más le iban mojando la temperatura en la habitación había comenzado a defender y las escamas de la criatura recuperaban algo de saludable brillo, el joven dragón soltó lo que pareció un suspiro de alivio después de haber llenado sus pulmones de aire, respirando por fin de forma pausada y más tranquila.

La criatura despertó momentos después, repantigándose cómodamente en el piso lleno de agua y meneándose con tal felicidad notoria, soltando nuevamente gruñidos que distaban mucho de ser agresivos. El dragón de hielo restregaba su cabeza contra el agua acumulada en el piso a la par que sacudía la cola débilmente, siendo notorio como poco a poco le regresaban las fuerzas. La mirada carmín de la mítica criatura pareció iluminarse en cuanto vio el barril lleno de agua cerca suyo, estaba de verdad sediento y aun que el bozal que tenia puesto le dificultaba algo la tarea Nils logro comenzar a beber sumergiendo su lengua repetidas veces en el contenedor que en ese momento se le antojaba pequeño.

"Supongo que esto sí que debo agradecerlo al menos…. así que… gracias!!!"

- Brrrrr…. brrrr….. brrrrrr….. Arrrrrgghh ~ ♪ -

El "monstruo" se notaba feliz, volviendo su mirada hacia el hombre rubio y alzando las aletas de su cabeza, atentas. No es que pudiesen intercambiar diálogos pero al menos le agradeció con un ligero asentir de cabeza. Las heridas en sus patas le dolían notoriamente menos y el agua fresca que bebió le fue regresando la vida que hasta hace poco parecía que se le escapaba…. eso sí, la temperatura del lugar bajaba de forma gradual pero notoria, comenzando a escarcharse un poco el agua que aun mantenía contacto con su piel….. ahora que ya tenía algo de fuerzas su cuerpo se estaba centrando en mantenerse frio y recuperarse en lugar de luchar por mantenerlo vivo.

"Es inútil que te quedes…. con esas ropas vas a pescar un buen resfriado si sigues aquí mucho tiempo, no es como si pudiese controlar la temperatura de mi cuerpo, sabes?. Bueno, no espero que me entiendas de todos modos; de hecho si te da una pulmonía te estaría bien empleado."

- Brrrr…. grrrr…. mhhhmmm aggghhhh brrragghh rwwwwww….. -

Ignorando momentáneamente al rubio el niño asomo nuevamente su cabeza al barril donde antes había estado bebiendo agua, sacando nuevamente la legua por entre el bozal en un intento por beberse los pocos tragos que aun quedaban en el fondo, chapoteando ligeramente contento en los charcos de agua que quedaban en el piso con la cola.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Kunais de bronce [3]
Gota de veneno [1]
Dragonstone [3]
.
.

Support :
Eliwood
Ninian

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1901


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] And he seized the dragon, that ancient serpent, who is the devil [Priv. Nils]

Mensaje por Zephiel el Sáb Mayo 27, 2017 9:46 pm

Tan solo con verlo, podía confirmarse que su deducción había sido la correcta. El agua había devuelto el vigor al dragón igual como esperaba, y de tal manera que sus heridas parecían ya no serle una molestia tan grande, a pesar de que, viéndolo bien, todavía tuviera ciertas dificultades para erguirse. Zephiel observó su recuperación respirando pausadamente, pensando en cuál sería su paso siguiente, seguir intentando comunicarse con la criatura , o desistir. Aquello último parecía ser lo más inteligente, pues la temperatura de la habitación descendía drásticamente a la vez que el dragón reponía sus fuerzas. Era increíble cómo de su cuerpo emanaba el poder para helar por completo los comedores, siendo estos tan grandes, y aún siendo de día; era un fenómeno incomprensible y simplemente abrumador. Zephiel no pudo evitar verse afectado como cualquier persona hubiera, volviéndose su piel todavía más pálida, sus labios de un tono levemente violáceo, y entumeciéndose sus dedos. Por reflejo se cubrió la boca con la mano para que el vapor no se le escapara y no se le helara más el rostro. Que fuera de día era un alivio a su cuerpo , si hubiera sido de noche no habría podido aguantar esa temperatura y se habría visto obligado a buscar mejor abrigo inmediatamente.

El rey mantuvo su distancia mientras la criatura gruñía, pues lo hacía directamente hacía él, como si estuviera queriendo decirle algo. No se presentía agresividad de su garganta, pero aún sí parecía haberse recompuesto, y en esa condición quién sabe si podía intentar defenderse otra vez de su presencia. No podía tomar el riesgo sabiendo de lo que había sido capaz, todavía le ardían en la piel sus nuevas cicatrices. Sin embargo no era temor lo que tenía, y no veía la necesidad de abandonar por ello. Acabaría haciéndolo tarde o temprano, pues no podía permitirse debilitarse cuando lo que más hacía falta en las barracas eran los antídotos, pero todavía habían cabos sueltos que resolver con la mítica criatura mientras podía.

Cuando el dragón volvió a agachar la cabeza para beber, Zephiel sonrió, tosiendo levemente.

- Hmph... - intentó recobrarse, para así poder dirigirle a palabra. Observaba las cadenas y el bozal del dragón, evitando sus ojos.- ...no me marcharé... no todavía.- dijo. Zephiel no protestó contra el frío en ningún momento, incluso cuando se notaba cómo lo afectaba.- ... Dragón. -se refirió a él. Todavía desconocía su nombre, pero no le daba importancia. Zephiel comenzó a caminar a su alrededor, mirándolo desde un ángulo distinto, y haciendo salpicar el agua con sus botas.- Quiero saber, asiente si es la verdad. Si estuvieras libre ¿acabarías de cobrar tu venganza contra mí?

Pregunto aquello, todavía sonriendo. Esperaba que la respuesta fuera afirmativa, pues no había buscando en ningún momento ablandar la voluntad del dragón con el cuidado que le había suministrado. Le importaba saber si el dragón guardaba rencor contra él, si ahora que había tomado su forma volvería a defenderse, estando libre. Zephiel no sabía si seguía siendo una amenaza para él, y por eso mismo quería averiguarlo. En su mente se formulaban las preguntas de un genio intranquilo, imaginado las consecuencias que sus actos anteriores acarrearía.  "Me pregunto si existen más como tú. Si contarás esto a otros, y revelarás mi nombre." Era imposible para él adivinar si el dragón tenía aliados, sabía que no podría descubrirlos pues tan solo había las preguntas de "sí" y "no" funcionaban. Hasta ahora no había hecho ninguna, solo había hablado por su cuenta, y por lo mismo no podía sorprenderse de no haber conseguido un diálogo adecuado con el dragón.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1505


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] And he seized the dragon, that ancient serpent, who is the devil [Priv. Nils]

Mensaje por Nils el Jue Jun 01, 2017 6:22 pm

El joven dragón de hielo hurgo con la lengua el agua que quedaba en el barril, que no era mucha pero de todas formas no planeaba dejar siquiera una gota en el barril. Una vez se aseguro que no quedaba nada el niño se limito a intentar morder el barril o a arrojarlo contra una pared cercana, casi como si con ello hubiese encontrado algún tipo de entretenimiento. Las aletas de su cabeza, las cuales se encontraban plegadas sobre su cuello se abrieron nuevamente a la par que la criatura alzaba la cabeza, aparentemente escuchando lo que tenia para decirle.

"Si estuviese libre?.... me largaría de aquí lo más lejos posible. Porque querría perder mi tiempo con algo tan inútil como una venganza?"
- Aaaaaaaaarrrrghhh!!.... rooooaaarrr!!!.... rwar…. -

Declaro el chiquillo irritado por el hecho de ser llamado "dragón"….. hubiese apreciado que por lo menos se dignase a usar uno de los nombres que le había dado pues de esa manera se sentía mas como u individuo que como un animal. Aun así, recordando que el otro no podía entenderle se limito a negar con la cabeza para hacerle saber que no pretendía desquitarse, soltándole un bufido antes de retomar su atención en el barril vacio que ahora funcionaba como su juguete provisional.

Por supuesto, Nils no era tonto o incluso tan ignorante como a el mismo le gustaría, las manchas de sangre en las ropas contrarias así como su notoria reacción al fio no pasaban desapercibidas para el joven dragón. Era un hombre terco, de eso no cavia duda; terco y algo loco pero admirable a su manera…. Aun así y aun que no pretendiese guardarle rencor lo cierto es que no olvidaba la angustia que le hiso pasar hacia no muchas horas por lo que aquel humano en concreto podía afirmar que no tenía su simpatía precisamente.

"Que pretendes teniéndome aquí de todos modos?, quieres utilizarme en tus guerras como lo haces con los wyverns?, que sepas que te morderé de nuevo si intentas ponerme una montura encima, no soy un animal!!!"
- Arrrghaaa…. rwwwrrrghhh, rooooarrrgh!!!, ñghhhh….. -

El chico se sacudió al soltar esos gruñidos haciéndole ver que no estaba muy contento por estar amarrado como si fuese una bestia salvaje. Para bien o para mal Nils aun estaba débil por lo que, aun si no estaban totalmente sujetas como deberían los amarres lograron resistir aquella sacudida. Aun así, era molesto que solo el rubio tuviese la palabra pues si bien el podía responderle con un sí o no, el único que podía llevar el liderazgo de la charla era el…. Aun así, no era como si pudiese ir a otro lado por lo que no quedaba más remedio que seguirle el juego. Así, Nils se acomodo en el suelo encharcado en una posición que le resulto mas cómoda, volviendo a plegar las aletas de su cabeza quedando estas pegadas a su cuello, mirando atento al hombre rubio con sus enormes ojos carmines.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Kunais de bronce [3]
Gota de veneno [1]
Dragonstone [3]
.
.

Support :
Eliwood
Ninian

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1901


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] And he seized the dragon, that ancient serpent, who is the devil [Priv. Nils]

Mensaje por Zephiel el Dom Jun 04, 2017 12:13 am

El dragón agitó la cabeza hacia ambos lados, al parecer de manera intencional ¿Así que su respuesta era negativa? No sabía si considerarlo una sorpresa o todo lo contrario, y decidió creer que su respuesta era sincera, que no se negaba a ello simplemente por estar débil. Hasta cierto punto era un alivio, pues otro enfrentamiento no era lo que necesitaba. Se quedo contemplando, como siempre sin saber cómo responder a sus gruñidos. Parecía ser que su última molestia eran los amarres que lo sujetaban, en cierto sentido innecesarios, dado a que el dragón había afirmado que no sería un peligro para los soldados de Bern. Si se hacía con la libertad, huiría, eso lo daba por sentado. Tan solo se preguntaba dónde, y si sobreviviría al aire libre por su cuenta. Los lagos y ríos en Bern estaban muy dispersos, y el que conocía y era su fuente principal de agua seguía estando a una distancia considerable de esas barracas. Zephiel se quedo pensando al respecto, la mirada perdida en las grietas húmedas de uno de los tantos muros, mientras la criatura se echaba en el suelo, varios segundos de silencio que le permitieron esclarecer su mente y tomar una decisión.

Ladeó levemente la cabeza y observo al dragón, de su rostro una expresión calma. Poco después, se dio la vuelta y comenzó a caminar a paso lento, alejándose del dragón, aunque mirando por el rabillo del ojo a aquella criatura. Parecía ser que iba a marcharse, la temperatura empezaba a helar todo su cuerpo, entumecer sus dedos de manos y pies. Pero antes de alejarse demasiado, se detuvo, y dándole la espalda al dragón, alzó la voz:

- Incluso si te ocultas con la apariencia de un humano, fuera, en tu verdadera forma, intentarán matarte. -dijo tajante y honesto. Desde aquel ángulo era imposible ver su ceño fruncido y ojos cerrados. Hablaba la verdad tal como la conocía; quizás no era el primero que se lo haría saber, ni el último, pero era su obligación hacerlo.- es por eso que debes defenderte. No vuelvas a cometer el error que cometes ahora, que es dejarme ir. -su voz era pausaba, como si lo que dijera no fuera un consejo, sino más bien una enseñanza. - pues la gente es ignorante y teme a tu raza, y así seguirá siendo siempre, por mucho que quieras cambiarlo. Nadie jamás será capaz de derrotar a la ignorancia.

Dicho eso caminó hacia la puerta, sin retornar la mirada ni pronunciar palabra alguna. Su figura se desvaneció  lentamente tras el enorme portón de madera, el que abrió con un solo empujón de mano, y sus pasos dejaron de oírse poco después. ¿Su dirección? Tenía pensado encontrar palabra con uno de sus hombres, y dedicarle a este una misión a la hora de la medianoche, además de ordenar que todos se reunieran en las habitaciones antes de lo acostumbrado.

Fueron horas en las que nadie interrumpió el almacén, ni siquiera una voz ni murmullos. La quietud era tal que pareciera que en las barracas los soldados simplemente hubieran desaparecido. Sin embargo, sucedió que al caer la noche, la figura de una persona apareció cruzando el umbral de la puerta, sus pasos tan silenciosos que hacían parecer el suelo de arena.  Este misterioso sujeto se acercó por detrás del dragón, seguro de que estaba durmiendo y que no lo había visto, y con un cuchillo para desollar, cortó uno a uno los amarres de la criatura, rápido y violento, como un fantasma, obviando el bozal, el que no podía quitarle sin llamar su atención. No debía darse cuenta de ello, esa eran sus órdenes. Y una vez hubo finalizado, se marchó, dejando la puerta abierta de par en par.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1505


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] And he seized the dragon, that ancient serpent, who is the devil [Priv. Nils]

Mensaje por Nils el Mar Jun 06, 2017 9:49 pm

Nils no pudo evitar ladear la cabeza, un poco confuso por las palabras contrarias…. estaba…. intentando darle una lección?. Desgraciadamente el Rey de Bern no le decía nada nuevo ni tampoco que no supiese ya, llevaba tantos años lidiando con el miedo y la incertidumbre que se habían vuelto para el algo cotidiano. Era porque sabía que en esa forma su vida peligraba que no seseaba transformarse y que, de hecho, estaba tan nervioso en ese momento, Nils esperaba ya haber revertido su transformación para recuperar su forma humana mas eso no había sucedido y comenzaba a preocuparlo.

Bufo nuevamente en desacuerdo,  si él llamaba un "error" el que le hubiese perdonado la vida entonces aceptaría estar siempre equivocado pues tal como le había declarado antes no pretendía arrebatar ninguna vida humana, no seguiría esos pasos y por sobre todo se negaba a convertirse en el monstruo que los cuentos de Elibe afirmaban que era. Si los humanos le deseaban muerto no se rebajaría a ese nivel, se mantendría fiel a los ideales de paz que tanto su madre como su hermana siempre se aferraron. Tampoco podría estar desacuerdo al hecho de que los humanos no podían derrotar a la ignorancia pues Elbert y su hijo eran claros ejemplos de ello y, mal que bien el propio Zephiel dentro de su "locura" también había derrotado dicha ignorancia….. no era imposible, solo poco probable y el joven dragón elegía creer en ello.

La conversación termino allí pues el rey de Bern desapareció tras la puerta principal dejando al dragón de hielo amarrado en la habitación que, conforme caía la noche se iba volviendo cada vez mas fría. No era que Nils por si mismo tuviese la capacidad de congelar un lugar tan grande por su cuenta si no que, la presencia del agua y las temperaturas frías de la montaña ayudaban mucho a convertir los comedores en un congelador escarchado gracias a que, por mero aburrimiento el joven dragón salpicaba el agua encharcada en el piso por todos lados usando su cola. Por supuesto la humedad y la saludable baja temperatura de su cuerpo influyeron en gran parte a que el dragón de hielo convirtiera aquella habitación en un lugar decentemente más habitable para él. Aun así, todo se volvió notoriamente más silencioso, tanto que el niño juraría que podía escuchar los latidos de su corazón resonando por la helada habitación así como su pesado respirar…. Apenas se percataba de ello pero era una criatura notoriamente mas grande, comenzaba a razonar el hecho de que ya no poseía su pequeña y frágil forma humana y se preguntaba seriamente el cómo le verían los humanos ahora; por supuesto se hacia una idea con solo contemplar sus caras llenas de terror pero de todas maneras la idea de si era un ser tan aterrador y horrendo era verdad, si a los ojos humanos él era la encarnación del mal.

Sin saber cómo y gracias al silencio que reinaba Nils se quedo profundamente dormido, quizá porque seguía agotado y su cuerpo seguía intentando recuperarse, o simplemente intentaba reunir fuerzas que la falta de alimento comenzaba a mellarle con bastante descanso. Efectivamente era ahora una criatura mucho más grande y quizá por ello no se percato de que alguien entraba a paso sigiloso al lugar. La criatura respiraba tranquilamente y sus ojos carmín brillantes se encontraban ocultos por parpados escamosos, como una pequeña ventaja los dragones solían tener el sueño pesado cuando estaban heridos por lo que aquel humano encapuchado y bien abrigado pudo desplazarse sin problemas por el lugar siendo totalmente ignorado por aquel enorme "demonio". Quizá paso por su mente el intentar darle muerte pues en la mente de cualquier persona cuerda de Elibe el liberar a un dragón era desatar una fuerza destructiva y perversa en el continente, quizá más que un grupo numerado de emergidos. Aun así, aquel hombre siguió la misión que le encomendaron y, soltando los amarres del dragón se marcho dejando el gran portón abierto.

Temprano en la madrugada Nils por fin despertó, estirándose perezosamente percatándose momentos después de que podía moverse libremente…. por supuesto resoplo molesto al ver que aun tenía un bozal en el hocico mas no se quejo en lo absoluto al admirar que todas sus ataduras habían sido cortadas y las puertas de su prisión abiertas de par en par. No se lo pensó demasiado y, cojeando un poco por las heridas severas que tenia especialmente en sus patas delanteras Nils se dedico a abandonar el lugar tal como dijo que lo haría, sin destrozar nada (al menos no de forma intencional), sin irse a por las provisiones pese a que tenía hambre, dejando como único testimonio de su estancia un gran cuarto totalmente cubierto por finas capas de hielo, más brillante y cristalino que cualquiera que se formase de manera natural. Los chapoteos del crio habían decorado de forma no intencional el lugar al congelarse el agua dejando un paraje helado pero bello en el lugar. Curiosamente ese lugar en especifico tardaría mucho en descongelarse y aquella baja temperatura conservaría mejor las provisiones por una buena temporada.

Aquello fue coincidencia o un agradecimiento por los cuidados que le ofrecieron por parte del dragón?, sea cual fuese la respuesta, permanecería como un misterio para el rey de Bern y los soldados de aquellas barracas.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bard | Manakete

Cargo :
Músico

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Kunais de bronce [3]
Gota de veneno [1]
Dragonstone [3]
.
.

Support :
Eliwood
Ninian

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1901


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] And he seized the dragon, that ancient serpent, who is the devil [Priv. Nils]

Mensaje por Eliwood el Miér Jun 14, 2017 1:33 am

Tema cerrado. 50G a cada participante.

Nils ha gastado un uso de su dragonstone.

Ambos obtienen +1 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
500


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] And he seized the dragon, that ancient serpent, who is the devil [Priv. Nils]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.