Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] Que todas sus historias sean alegres [Priv.Uroko]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Que todas sus historias sean alegres [Priv.Uroko]

Mensaje por Seraphiel el Lun Abr 24, 2017 7:19 pm

¡Oh, no! ¡Eso no tenía perdón!

Lo había notado durante toda la fiesta, como se acercaba a su duque... Ups, a su ahora reina. Esos guiños y el acercarse innecesariamente a ella. ¡Además! A él eso no se le escapaba, estaba intentando ligar con ella ¡Sí! ¡Así de directo! A pesar de que sabía que no había ningún sentimiento parecido en su corazón, o al menos, eso se dedicaba a pensar. Si bien había visto solo a una vez a aquél estrambótico dragón, intuía que no era tan simple todo. Pero tampoco confíen demasiado en los atrofiados sentidos de Seraphiel en aquél momento, pues acababa de volver a recuperarse de un molesto malestar, culpa principalmente de la debilidad de las garzas, de su incapacidad de adaptarse a lo nuevo con tanta facilidad, al cambio de ambiente, de personas, de lugar, incluso el tiempo, toda aquella mezcla de pequeños e insignificantes detalles que juntos llegaban a ser casi como un arma letal para su raza.

Quizás ese había sido el motivo por el cual no se había dado del todo cuenta de lo que sucedía... ¡Pero realmente no le importaba! Esa era una cuestión moral más que cualquier otra cosa, así que, debía actuar. ¿Qué estuviese yendo en contra del consejero de Goldoa? Si bien en su momento había actuado correspondiente, en claro le había dejado al susodicho que no cambiaría su forma de tratarlo, que seguiría siendo "Uru" o cualquier otro apodo que al momento se le ocurriese, tomemoslo como una especie de juego escondido entre ellos, era divertido sin lugar a dudas saltarse las formalidades y tratarse de aquella forma poco cortés y casi enemistoso, a pesar de que él en concreto solo lo hiciese para divertirse. No lo hacía con maldad y eso estaba claro. Aprovechando su cargo había logrado descubrir cosas bastante curiosas: como era la habitación que el dragón en cuestión estaba usando.

Así pues, con una sonrisa casi de oreja a oreja y unas ganas infantiles de hacer travesuras, se usó de su capacidad para volar y así bajar desde el tejado del enorme palacio hacia el balcón abierto de la habitación que supuestamente pertenecía a Uroko según sus fuentes. También sabía que dentro de unos minutos debería de volver, así que se dio prisa, entró por el balcón, plegó sus alas a la espalda ya dentro y se acercó con cuidado a la entrada en la habitación, dudoso de si allí encontraría algo que le parara el paso o menos. Pero no, acceso libre, y solo cortinas de por medio. Las echó a un lado y con descaro pisó suelo ajeno, a pesar de no ser siquiera totalmente ajeno.– Primer error, querido Uru, dejar el balcón abierto no es buena idea –Susurró en bajo con diversión. Quizás era cierto que estuviese elevado, no era ni de lejos el primer piso del palacio, pero, tampoco existían solo laguz sin alas y humanos en aquél lugar. Él, fácilmente podía entrar y salir siempre y que tuviese las puertas abiertas.

¡Tampoco piensen que estaba allí para jugar! Quizás un poco... ¡Pero realmente su intención era reprochar al señor dragón! Porque, se lo exigía su buen lado, aquél que, queriendo o no seguía aquella moral tan poco concisa. No importaba, más allá de que hubiese intentado tontear con su reina, también estaba el hecho de que aquél libro que hacía ya meses había recibido de él le pareció altamente dudoso... ¡Tenía él sus propios motivos para pensar eso! Avanzó en silencio, cuidado, hasta la puerta, sin prestar demasiada atención a la habitación en particular, quién por culpa de las horas, tampoco estaba iluminada más que por la luz natural de la luna. Se posicionó al lado opuesto del abrir de la puerta, solo para estar seguro que no acabaría golpeándolo en caso de abrirse. Se apoyó contra la pared y aguardó paciente a que los pasos se escuchasen al otro lado de la puerta– Segundo error... ¿Hum...? –Sus ojos se deslizaron a un lado con curiosidad ante un ruido y, se preparó para sorprenderle recién abriese la puerta.

Era estúpido quizás, pero estaba aburrido de permanecer en sus aposentos, incapaz de moverse. Necesitaba entretenerse, aunque fuese solo un poco, aunque fuese solo al inicio. Y de entre todos, Uroko le pareció su mejor víctima, algo le decía que aquella personalidad tan particular suya le ignoraría antes de preocuparse por cualquier tontería y pedirle que descansara, que no se esforzara demasiado. Quería ser tratado con normalidad, sobretodo en aquél momento y, quizás esa fue la realidad detrás de aquella divertida sonrisa suya del momento, aguardando paciente que su presa cayera en la trampa.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
Thoth
Sissi
Yrumir
Artemis
Erk

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
1807


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Que todas sus historias sean alegres [Priv.Uroko]

Mensaje por Uroko el Jue Abr 27, 2017 4:44 am

La verdad es que no se podía quejar para nada de cómo estaba pasando el tiempo en Sindhu ya que, estaban siendo más unas vacaciones que realmente un trabajo como representante de Goldoa. Sobre todo porque, no se esperó que la fiesta referente a la coronación fuera a durar tanto tiempo y, mucho menos, fuera a ser tan desinhibida y alegre. Había música y griteríos por todos lados, todos de gente contenta y gustosa de festejar. Pero.. era comprensible que fuera así.

Sobre todo porque todo habían sido acontecimientos muy rápidos los que obligó a Sindhu a trasladarse con lo básico a otro país, a otra tierra. Eso debía de haber sido duro... y ahora que lo habían logrado, era el momento de relajarse, de aliviar la tensión continua y recordar que tenían un lugar donde asentarse por fin. Sí, eso era digno de festejar. Eso y la coronación de aquella que hizo todo aquello posible, obvio.

El que él, Uroko, consejero de Goldoa, se hubiera atrevido a ser más 'cercano' con la ex duquesita era otro tema diferente. Y al parecer eso no había pasado indiferente, ya que aún reciía ciertas miradas de complicadas interpretaciones, más inclinadas hacia la indignación que otra cosa.

Pero en ese momento, ya se encaminaba hacia la que era su habitación mientras charlaba despreocupadamente con uno de los guardias que le acompañaba a sus aposentos, mencionando en una liviana conversación los detalles más graciosos que se podían haber visto en aquellos días con aquel hombre. Y mientras los pasos resonaban por el pasillo, fue que llegaron ambas figuras a la puerta.- Bueno, aquí me quedo entonces. Pásalo bien, porque tú aún no te vas a dormir, ¿cierto? - Y con una media sonrisa, vio como el guardia reía en bajo, algo azorado, para acabar asintiendo. El laguz simplemente asintió y abrió la puerta de su habitación, internádose en la misma.

Pero cuando giró su rostro para observar en la penumbra los elementos del cuarto, parpadeó al ver una figura al lado de la puerta. ¡Plumas! Si, fue lo primero que vio. Dio un pequeño brinco a un lado, desconcertado y alerta, mas cuando reconoció la figura que se ocultaba allí, fue cuando cerró sus orbes, frotándose la frente con una de sus manos unos instantes. De verdad... qué ganas de pegarle un susto. Y con una sonrisa burlesca en cuanto volvió a la calma, se acercó al plumado laguz para tomarlo del cuello de la ropa y arrastrarlo fuera de la habitación, allí donde aún se encontraba un sorprendido guardia por el pequeño brinco que había visto pegar al dragón.- Y toma, llévate esto, que se me ha colado una paloma en la habitación - Sí, se estaba mofando descaradamente de aquello y, sonriente, le soltó una vez fuera y tomando el pomo de la puerta se dispuso a cerrar tras de sí.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
White Dragon

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [4]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1459


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Que todas sus historias sean alegres [Priv.Uroko]

Mensaje por Seraphiel el Sáb Abr 29, 2017 4:34 pm

¡Jojo! Lo había visto claramente, ese ligero salto del dragón en forma humanoide e inevitablemente en sus labios, hasta el momento algo sorprendidos por haberse topado tan repentinamente con él, tomaron una burlesca curva. ¡Lo había asustado! ¿En serio? ¡Oh grane e imponente dragón, asustado por unas plumas de puntas dorada y frágil apariencia! ¿Cómo habría sido si en vez de una garza hubiese visto a un emergido? ¿O quizás mejor a un caníbal de los que tanto había escuchado hablar? Lo que sí no se esperó fue que acabara tomándolo por el cuello de sus vestimentas, algo más vistosas de lo usual por causas obvias. Había estado ocupado, a pesar de todo sí, lo había estado y, aunque era cierto que no había cambiado demasiado su forma de vestir, pues los colores claros seguían predominando, eran algo diferentes.

Aún así no se quejó, de hecho, tampoco logró impedirle que le sacara prácticamente a rastras de aquella habitación que al otro se le había asignado y, de la nada se encontró afuera. Parpadeó unos segundos y al final fijó su azulada mirada en el otro con descontento. El soldado a su espalda parecía desconcertado perdido, sin saber realmente si seguir las palabras del albino o dejar al embajador seguir con aquella que parecía su pequeño juego, quizás de paso tampoco entendía si el consejero estaba siendo o no sincero, pero, antes de que se dispusiera a llamar la atención de su superior, Seraphiel ya se había movido pasos adelante, dejando solo un ligero ondear de su cabello dorado y alas claras. ¡Se había burlado de él nuevamente! ¡Vaya descortesía! Desde el principio se había dado cuenta de ello, pero jamás lo había dicho en voz alta, se estaba divirtiendo demasiado.

¡Pero mira que poco lindo llamándome paloma! –Se quejó, cruzándose de brazos mientras sus alas se plegaban correctamente a sus espaldas, formando un agradable arco a la vista– Pero, ahora es una lagartija la que se coló en ella –Esbozó otra sonrisa de lado. Inspiró aire y se cruzó de brazos al verle dispuesto a cerrar la puerta y dejarle afuera. ¡Que no se creyera la gran cosa! Iba a entrar por la ventana nuevamente, y si la cerraba, encontraría de nuevo la forma de colarse en ella. ¿Pero a qué venían aquellas ganas de molestar? Dejemos con que estaba aburrido, fácilmente habría podido dar media vuelta y marcharse ante su rechazo, pero no lo había hecho– Espera, Uru. Te reto a un juego –¿Qué mal habría en eso? Pero, quizás con lo siguiente se había engañado un poco– El perdedor hará lo que el ganador quiera durante un día –Ensanchó su sonrisa, divertido– Siempre y que no sea algo insano –Puntualizó.

Porque no, no iba a pintarse las plumas, ni a darle de sus plumas, ni mucho menos tan indecorosas como ir por ahí desnudo, o cualquier otra cosa por el estilo pues había una clara diferencia entre la línea que unía aquella especie de... Trato incordial ocasional, casi amistoso... O quizás enemistoso... Y lo que tenía que ver con sus respectivos trabajos, ambos importantes. Pero, detrás de todo eso ellos también eran seres vivos, laguz, a pesar de otras razas y, como todos eran capaces de hacer tonterías, de divertirse. Pero, quizás no lo sabía, en la extraña y peligrosa situación en la que se había metido. Casi y se arrepintió después de haberlo dicho, pero era ya demasiado tarde, así que permaneció firme y con una sonrisa particular en sus labios.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
Thoth
Sissi
Yrumir
Artemis
Erk

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
1807


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Que todas sus historias sean alegres [Priv.Uroko]

Mensaje por Uroko el Lun Mayo 01, 2017 6:34 am

Claro, era algo obvio que la actitud de ambos era bromista y traviesa dentro de lo que pudieran intentar burlarse uno de otro. Sí, era un juego, una tontería para pasar el rato. ¿Y qué? Era necesario para mantener la serenidad y la calma el poder relajarse un poco de todas las normas y responsabilidades que pudieran cargar sobre sus hombros. Pero claro, ¿eso cómo iba a comprenderlo aquel pobre guardia que, anonadado, no sabía si decir algo, largarse o qué?

Pero aún manteniendo su mano en el pomo de la puerta, se detuvo ante la sugerencia que de golpe le había escuchado decir a aquel pobre laguz que parecía haberse dado cuenta de su error al pronunciar algo tan arriesgado como el hacer lo que quisiera el dragón durante un día en el caso de que perdiera. Y girando su rostro lo justo para poder mirarle por encima del hombro, entre el velado plateado que era su largo cabello, y un peligroso brillo se reflejó en sus celestes orbes, uno acompañado de una ladina sonrisa que dejó entrever los sutilmente más marcados colmillos del laguz albino. Y eso pareció echar para atrás incluso al pobre guardia.- Oh... eso me interesa, pequeña palomita...~ - Y dando media vuelta para poder alcanzar una de las muñecas de aquel laguz plumado, rodeando el contorno con sus dedos, fue que tiró de ella para atraerlo y poder volver a meter al garza dentro de la oscura habitación. - Vamos, vamos a jugar~ - Casi canturreó, altamente divertido mientras le empujaba un poco al frente para que siguiera avanzando al interior de la sala. Y una vez se aseguró de que estuviera dentro, fue cerrando poco a poco la puerta, no sin antes dirigirse al hombre que estaba allí tragando saliva, inquieto y dudoso. Y ante la mirada del blanco dragón dio un respingo, estremeciéndose por la sonrisa que curvaba los labios del mismo. - Nos quedaremos dentro... Así que, si me disculpa...~ - Y con esas últimas palabras, la puerta fue irremediablemente cerrada con un suave clic en cuanto el pomo la dejó sujeta para que no volviera a abrirse.

Por supuesto, la idea le resultaba divertida aun cuando esa aclaración de no hacer nada insano ya restringía mucho las opciones... ¿pero qué más daba? Era un pasatiempo, algo con lo que divertirse y molestar un rato. Y eso, estaba bien, Uroko veía que estaba bien, sí. Y girando para encarar en ese momento al embajador de aquel reino en que estaban, fue a dar un par de pasos al frente y cruzar sus brazos, sonriendo de lado con clara diversión.- ¿Entonces? Estoy altamente intrigado por lo que puedas sugerir ahora de juego, gallinita - Afirmó con un jocoso tono de voz. Por otra parte, tenía en cuenta que seguro que había más cuestiones que aquel rubio laguz fuera a querer tocar. Quien sabe... Quizás que no se hubiera creído que él realmente era el consejero de Goldoa. O tal vez temas más escamosos, para ironía de la frase, como su propio trato despreocupado con la que era ya la reina de Sindhu, o... A saberse.

Por eso era que aquello pintaba tan entretenido. Y por eso era que se estaba metiendo en el juego. Sin duda... Sindhu era un interesante lugar, y más aún las gentes que lo habitaban.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
White Dragon

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [4]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1459


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Que todas sus historias sean alegres [Priv.Uroko]

Mensaje por Seraphiel el Sáb Mayo 13, 2017 4:48 pm

¡Stop!

Eso no pintaba nada bueno e incluso a él le recorrió un escalofrío ante la reacción de aquella lagartija albina, pero por propio orgullo no lo demostró y siguió encarándole con una sonrisa falsamente arrogante en sus facciones. ¡Pero daba igual! ¿Qué tan malo podía ser? Aunque seguro y sería reprimido por alguien si ese pequeño juego se viniese a saber, pero, de alguna forma, tampoco ansiaba que lo supieran, no era lo mismo, un sentimiento tan cercano... Como la felicidad de ver a otra garza, o de saber que sus queridos amigos sonreían. La diversión de molestar y la molestia de ser molestado era algo totalmente a parte, algo quizás más personal, que quedando así, a incógnita y doble filo, era mucho más divertido.

Pero la sonrisa casi lobuna del dragón no, eso no era divertido, se sentía como si acabase de entrar en la cueva de un animal y ya no hubiese vuelta atrás. Bueno sí, sí había... ¿Y quedar como un cobarde? ¡No! Había empezado él y continuaría con eso, su orgullo estaba en juego... ¡Su orgullo de garza! Pero parpadeó con desconcierto en cuanto fue tomado por la muñeca y, a penas logrando voltearse para ver al pobre guardián fue nuevamente llevado dentro– ¿Qué? Espera, Uru... –Puerta cerrada con un tétrico 'click' y sus plumas casi se erizaron. Dio media vuelta, encarando de nuevo al dragón mientras se cruzaba de brazos, expectante– Ahora asustaste al pobre chico, siéntete culpable –¡Ashera sabía lo que el pobre muchacho podría haber estado pensando! Y esperaba realmente que no fuese a alarmar a alguien y saliese un malentendido sin quererlo.

Pero ingenuo de él no pudo seguir pensando con seriedad, pues ese 'gallinita' ofuscó sus sentidos, olvidando al instante querer reprocharle por muchas cosas, quizás solo por el gusto de reprocharle más que por estar realmente molesto con él– ¿Gallinita? ¡Pero que descortesía la tuya! –Se quejó, cruzándose de brazos con un digno puchero descontento. Ese tipo... ¡Ese tipo no estaba presente cuando la cortesía se repartía! ¡De eso estaba seguro! Y no era como si las cosas cambiaran cuando realmente intentaba ocupar su lugar como consejero de Goldoa... ¡Cierto! ¡Que hasta que lo había visto no se lo había creído!– Oh, cierto, el juego –Le miró de arriba abajo, pensativo– Me aviento a pensar que no querrás hacer algo que signifique moverse demasiado... –¿Qué podía proponer de todas formas? Retarle había sido solo una forma para lograr colarse y no tener que volver a entrar por la ventana y quizás encontrarsela cerrada.

Pero seguro no iba a aceptar correr, o una carrera de vuelo, y de todas formas un dragón seguro era mucho más rápido que él, incluso en su forma transformada. Llevó uno de sus dedos a su mentón, pensativo y desvió a un lado su atención durante unos segundos– ¿Qué tipo de juegos te gustan? ¿Quizás juegos de mesa... Como el ajedrez? Propón algo –Así sería mucho más simple, a pesar de que, por enésima vez su intención era completamente otra. Bajó su mano, removiendo un poco sus alas tras su espalda. Avanzó un paso hacia el otro y le miró– ¡De todas formas! ¡Más importante aún! ¡Uroko, robar está mal! –Y aquello lo dijo con cierto enfado, balanceando su índice delante del otro como si de una regañina se tratase– ¡Piensa el disgusto que tuvieste que causarle al autor cuando se encontró sin su libro! –Volvió a cruzarse de brazos y negó con descontento– Y acercarte de aquella forma a la Du... a la Reina Sissi... ¡Es un atrevimiento! –Se rectificó, pero eso no hizo cambiar la seriedad de su voz.

¡No había forma! Él sabía bien que sentimientos puros no habían de por medio sino solo juegos. Y dudaba seriamente, su percepción le impedía verlo, pero tontear de aquella forma no estaba bien para nada.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
Thoth
Sissi
Yrumir
Artemis
Erk

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
1807


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Que todas sus historias sean alegres [Priv.Uroko]

Mensaje por Uroko el Dom Jul 02, 2017 8:15 pm

Ah, aquello era genial. ¡Era divertido asustar! Y olía esa inquietud, ese sentimiento de saber que se había metido en un buen lío aquel garza con la arriesgada propuesta que le había dado a cambio de dejarle pasar. Porque, al fin y al cabo, era por eso que se lo había sugerido, ¿no? Bueno... eso y que seguro que el plumado laguz estaría más aburrido que un desfile de caracoles. Cerró sus orbes con una sonrisa que parecía de todos menos inocente. - Ah, ¿Qué más da causar uno que dos escalofríos? - Fue su intento de excusa que, para qué mentir, no la pensó mucho.

Pero aun así, el escuchar esa queja en alto referente a su nuevo mote que hacía hincapié a las características plumas del garza, acabó por reír, descarado. Realmente ese chico se picaba con nada, ¿eh? Pero mientras el otro parecía pensativo en su búsqueda de retos para seguir con la propuesta, acabó por acercarse hasta quedar frente al laguz a unos centímetros con el objetivo de extender una mano y hundir sus dedos en el suave plumaje que rodeaba el esqueleto del ala derecha, dejando deslizar hacia abajo su mano y apreciando el cambio de textura de unas plumas a otras a medida de descendía y alcanzaba las más resistentes plumas principales. Con suavidad... casi delicadeza.- ¿Qué esperas que te llame cuando vas con todo este plumaje por ahí rondando? - Hala, ya está, a tomar viento fresco la delicadeza.

Uy, espera. Que todo aquello no había acabado. Había pasado a un tema todavía más raro. Sobre todo por que... no sabía siquiera de qué hablaba. - ¿Ah? -Soltó de golpe, desconcertado mientras miraba al garza que ahora se dedicaba a regañarle como si fuera Mamá Pato... Ay, otra referencia a plumas. - ¿De qué hablas? Yo no he robado nada. ¿Qué libro? -Sí, ya tenía verdadera curiosidad. Libro...libro... Oh - Ah... ¿te refieres al tomo que te di sin terminar? - Claro, seguía siendo una historia sin final, una línea argumental con el hilo cortado al quedarse sin escritor que la siguiera. Pero no tardó en sonreír de lado, mordaz, y extender su mano de nuevo pero esta vez para picar un par de veces la frente del laguz que tenía encarado. - Pero bueno, qué descortés el sugerir que no fui yo quien lo escribió. ¿Por quién me tomas? -Bueno, la respuesta era, si bien no obvia, prácticamente cuestionable. Casi era mejor que se tomara aquello como una pregunta retórica.

Y dando media vuelta, agitó a un lado y otro su mano mientras se acercaba a uno de los asientos dispuestos allí para poder acomodarse como si la visita que tenía en su cuarto no fuera nada importante. De verdad... la cuestión era regañarle. ¿Ese chico sentía algún tipo de placer con el hecho de regañarle? Comenzaba a cuestionarlo... - Oh, venga... No es para tanto. ¿Qué pasa por haber sido cercano con la linda Reina? - Inquirió directamente tras acomodarse, retirando hacia atrás unos cuantos mechones de los albinos cabellos hacia atrás y girando su rostro para poder mirar al laguz por encima del hombro, divertido ante la respuesta que le pudiera dar a aquella cuestión.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
White Dragon

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [4]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1459


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Que todas sus historias sean alegres [Priv.Uroko]

Mensaje por Seraphiel el Jue Ago 03, 2017 5:09 pm

Pero no es mi culpa tener alas y plumas. Viste a mi gente, así son todos –Se quejó, pero eso no impidió que permaneciese quieto, con sus azulados ojos fijos en el otro, en sus caricias, casi imperceptibles sobre sus alas, entre sus plumas. sabía que eran suaves, agradables al tacto, que la parte dorada del final de cada pluma no dejaba más que dejar claro que solo era una garza más de entre las muchas que alguna vez habían existido, que no era ningún noble, pero que eso nunca le había preocupado. Entrecerró sus ojos, le agradaba y no iba a admitirlo, las caricias sobre sus alas y quizás, si no fuese porque sus ojos estaban fijos en el otro, notando sus intenciones, se habría asustado, temido que le arrancara las plumas en un acto de crueldad, pero no, no había nada de eso y aquél oscuro pensamiento pasó secundario por su mente, perdiéndose en el abismo– Al igual que tus escamas –Y, con un largo y delgado, blanco dedo señaló hacia uno de sus brazos, donde al momento estaba viendo con claridad sus escamas que el primer día pensó pertenecer a un pez. Sonrió al recordarlo.

¿En serio? ¿No sabía de qué le estaba hablando? Para él había sido tan claro, quizás fuese porque el otro no tenía buena memoria. ¿Borracho por los vinos de la fiesta? ¿O quizás la edad empezaba a hacerse notar de alguna forma? Avanzó también, quedando de pie, delante del asiento del otro. Plegó más aún sus alas, dejando solo un ligero arco por encima de su cabeza de suaves plumas y poco más a su alrededor. Se cruzó de brazos y arqueó, con cierto escepticismo, sus rubias cejas– Ese mismo, ese mismo. No hay forma de que escribas algo tan interesante –Cerró sus ojos y con un ligero movimiento de su muñeca balanceó su mano y le quitó veracidad al hecho– Por no hablar que me suena terriblemente conocida esa forma de escribir... –Pero no sabía de qué, cerró sus ojos, se encogió de hombros y volvió a sonreír, ignorando el hecho de que le estuviese pinchando con un dedo. Había leído la mayor parte de libros que habían en la biblioteca de Sindhu durante los últimos veinte años, así que, seguramente algo parecido habría leído, pero ahora, a esas horas de la noche, su mente no estaba dispuesta a rememorar.

Pero le vio alejarse y por un instante permaneció allí, de pie, cerca de la puerta, siguiendo su blanca figura en la oscuridad de la habitación con curiosidad. Y ante aquello, indignado se acercó a él, encarandolo aún cuando Uroko estaba sentado y él en pie. Le miró hacia abajo, pero aún así sin pizca de superioridad, solo reflejó cierto desacuerdo con él– Sé que solo estás jugando. No hay sentimientos sinceros en ti, no ahora –Se cruzó de brazos– No me puedes engañar. De hecho, ni a la reina – Después de todo, los Manaketes debían ser tan sensibles como ellos al respecto ¿Cierto? Y aún así le parecía haber escuchado que habían salido por la ciudad juntos y eso causó que se frunciera aún más su frente por momentos– Sissi es una muy querida amiga mía, así que no te dejaré hacerle daño –Recordaba que lo mismo le había dicho a Rhett hacía ya un tiempo y ahora, él estaba perdido, lejos de su lado, del lado de la reina. Inspiró y dejó escapar un suspiro, bajando sus hombros– Dicho eso ¿A qué te apetece jugar? –Y, tomándose el descaro, se sentó al lado del otro, esbozando una sonrisa de niño bueno.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Daga de bronce [1]
.
.
.

Support :
Thoth
Sissi
Yrumir
Artemis
Erk

Especialización :
-

Experiencia :

Gold :
1807


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Que todas sus historias sean alegres [Priv.Uroko]

Mensaje por Uroko el Mar Dic 19, 2017 4:02 am

Claro que eran características de su raza. Y una cruel diversión rondó por su mente ante el mordaz comentario que pensó sobre si acaso la gracia no era precisamente mofarse de eso, pero lo dejó pasar. No merecería la pena seguir mencionando ese tema, aunque seguiría llamándolo 'palomita' y cosas similares de igual forma. Y mientras se acomodaba un poco mejor en el asiento hasta sentirse cómodo en el confortable sitio, fue que acabó observando con los irisados orbes de pupila rasgada los gestos de aquel laguz, Ante todo porque... ¡Diablos! ¡Ese estúpido amasijo de plumas se atrevía a cuestionar la veracidad de sus palabras! ¡¿Por qué?! Por eso, de los labios del blanco dragón salió una carcajada de estupefacción, palmeando un par de veces su rodilla en el proceso. De verdad... - ¡Pero bueno! - Exclamó a pesar de todo, carcajeándose aún así. - ¿Qué clase de imagen tienes de mi como para pensar eso? Está muy mal tener prejuicios, palomita mía, muy mal está eso - A ver, también era verdad que no podía culparlo mucho de que tuviera una imagen retorcida de él... Pero vamos, que una cosa no quita la otra.

- Además, bien sabes tú que no miento - Añadió al poco, sonriendo de lado con la seguridad de quien sabe de lo que habla y clavando en ese momento sus orbes en los ajenos, manteniéndole así la mirada, presionándole a ver si se atrevía a negar la realidad: era él quien había escrito eso. - Tanto decir que no te puedo engañar y ahora me vienes con estas... ¿Tus instintos te están fallando? ¿Estás bien? - Y esas últimas cuestiones las pronunció con una fingida preocupación, como si le aterrara la idea de que los sensores de veracidad del garza estuvieran mal. Claro... No tenía nada que ver con la terquedad del mismo, no... Qué va.

Ah... pero espera, que el tema se desviaba a índoles más morales aún. Su mirada rodó al escuchar aquello, alzando su mano para quitarle importancia a ese 'trivial' asunto con un par de gestos de su muñeca al mover su mano a un lado y otro. Oh, venga ya... - Claro que estoy jugando. No es algo que haya negado en ningún momento - Afirmó con más descaro del debido. Quizás se estaba buscando una sanción a este paso... Pero bueno, parecía estar aún en el límite denominado como 'tolerable'. - Y de todas formas, me parece curioso que tú seas quien diga eso teniendo en cuenta la mala imagen que tienes de mi. ¿Qué pasa? ¿No confías suficiente en el criterio de tu Reina como para andar regañándome tú a mi sobre lo que haga con ella? - Y tras esa pulla directa y sin amago de suavizarse, fue que arqueó una de sus cejas en una muda indicación a que respondiera esa cuestión.

Pero el ver que se sentaba a su lado como un niño lindo dispuesto a darlo todo en un juego hizo que lo mirara con gracia de reojo unos instantes antes de reír en bajo en una grave irrisión. Y girando un poco su torso para quedar más encarado al otro, apoyó una de sus manos en los mullidos cojines y se inclinó un tanto hacia el laguz, sonriendo con malicia esos instantes. Instándole a que se carcomiera la cabeza con lo que se le pudiera haber ocurrido a aquel retorcido ser albino... Pero acabó por soltar un: - Un reto de miradas - Sí, tal cual. ¿Para qué complicarse la cabeza? Di que sí, campeón. Y ahí, ahí sí fue cuando sonrió con aires de inocencia que no tenía ni pizca alguna.

- Reglas simples: quien se ría o desvíe la mirada, pierde. ¿A que es sencillo~? - Canturreó lo último con cierto tinte de mofa, pero oculto muy bien por los matices fingidamente risueños de su sugerencia y acompañados de un cerrar de sus orbes, para ironía del asunto, ladeando un tanto su rostro con una mayor expresión risueña. - Por supuesto, sigue vigente lo de quien pierda, le tocará hacer lo que el otro quiera durante un día entero - Claro, claro, eso no se podía olvidar. ¡Ni de coña se iba a olvidar de lo más divertido del asunto!
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
White Dragon

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [4]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1459


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] Que todas sus historias sean alegres [Priv.Uroko]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.