Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Entrenamiento] Justificaciones [Priv. Mulitia]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] Justificaciones [Priv. Mulitia]

Mensaje por Aran el Mar Abr 11, 2017 1:13 pm

Era pleno día cuando decidieron separarse del grupo, formado por ellos y sus otros dos acompañantes, Elphin y Erk. Habían marchado desde la primera hora de la mañana, con un paso que intercambiaba entre presuroso y calmo. Ya todos sabían que estaban cerca del ducado, tan cerca que las señales en el camino lo indicaban con letras grandes y bien marcadas, e incluso la gente que viajaba hablaba de sus fronteras. Todavía no estaba a la vista, pero podían estar seguros que detrás de las colinas podrían verse sus límites, y, por sobre todas las cosas, la gran mansión de Fenn, que era el corazón del territorio y lo que más destacaba, según las palabras de la propia clériga.

Había cierto peligro en cada paso que daban, debían ser cautelosos y no llamar demasiado la atención, y por lo mismo decidieron hacer su más reciente campamento entre varios árboles, lejos del camino pero lo suficientemente cerca como para no perderlo de vista. Continuarían su viaje más tarde, cuando cayera el atardecer y estuvieran seguros de que las personas habrían dejado de trabajar, para que no estuviera quien pudiera reconocerlos. Fue en ese breve descanso en que Aran, mucho más confiado de lo que era su antigua imagen, invitó a Mulitia a caminar por los alrededores. Hasta donde alcanzaba la vista el suelo estaba cubierto de hierba, e incluso podía verse un campo de flores en la distancia. El clima era perfecto como para relajarse y alivianar sus espíritus, además de poder compartir tiempo juntos. A pesar de que ahora se correspondieran, no habían tenido muchas oportunidades para hablar o estar a solas, esto debido al viaje. Era la primera vez en mucho tiempo.

- ¿Quieres ir a recoger las flores? –preguntó Aran a la clériga, sonriéndole.

Caminaba vestido de su armadura y lanza, igual que siempre. Sin embargo algo era distinto en él, todo gracias a las personas que habían conocido en el último pueblo que habían visitado. Entre ellos había un herrero que resultaba ser proveniente de Tellius, igual que él, y que al verlo con la armadura de soldado encima, le hizo una interesante propuesta. Iba a mejorársela con sus herramientas si es que lo ayudaba con la reparación de su hogar, atacado por bandidos la noche anterior, cosa a la que el peliverde se hubiera prestado a hacer incluso sin obtener nada a cambio por ello. La recompensa lo sorprendió, ya que su armadura se había vuelto igual en diseño y apariencia a la de sus superiores, solo que no parecía ni una armadura de Begnion ni una de Daein, sino una propia. No encontró manera de agradecer el gesto, y sin duda era algo que apreciaría toda su vida. Se sentía mucho más seguro que antes, más limpio de su pasado.

- Necesitaba respirar. –comentó Aran, posando su mano en su cuello.- y estar contigo. Empezaba a sentirme igual que cuando marchaba en el ejército, solo que en el escuadrón más pequeño del mundo. -río por lo bajo- Y aún siendo tan pocos, vamos hacia un lugar tan peligroso… –por su tono de voz podía notarse su cansancio.

En realidad su semblante parecía más aburrido que ninguna otra cosa, saturado de estar caminando el mismo camino por tanto tiempo. Porque, aunque no lo pareciera, lo que menos gustaba Aran era moverse de un lado a otro. Prefería la seguridad de un sitio en concreto, estar con la gente que quería, y trabajar solo lo justo y necesario como para no pasar hambre. Lo único que quería era dejar de estar en movimiento, y que los problemas que lo acomplejaban, terminaran. ¿Pero sentiría Mulitia lo mismo que él, cuando ella había viajado por tantos lugares, y gustaba de explorar lo que no conocía? Le causaba curiosidad pero... no importaba, al menos no por ahora.

Entonces, cuando llegaron al campo de flores, Aran simplemente se sentó entre ellas y se tiró de espaldas al suelo, haciendo volar varios pétalos en el aire.
Afiliación :
begnion

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
955


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Justificaciones [Priv. Mulitia]

Mensaje por Mulitia el Vie Abr 14, 2017 3:56 pm

Después de tanto viaje necesitaban un buen descanso, y era buena idea hacerlo en pleno día y continuar un poco el viaje por la tarde, cuando todos los trabajadores volvían a sus casas, cada uno después de una larga jornada de trabajo. Lo hacían de esa forma no solo para no ser descubiertos por cualquier espía, sino también para no cansarse demasiado rápido, necesitaban descansos como aquellos, después de todo no tenían prisas y era mejor guardar las fuerzas por si ocurría cualquier accidente, ya fuera por emergidos o por cualquier bandido. Cada vez estaban mas cerca y a cada paso, la joven se sentía cada vez mas nerviosa ya que cada paso que daban la acercaba poco a poco hasta su destino. Un destino del que aunque había estado segura desde hacía mucho tiempo, no podía evitar sentirse nerviosa, después de todo eran sus padres a los que tenía que enfrentar.

Por suerte los descansos eran un buen aliciente para que la joven dejará de pensar en aquellos temas y pudiera centrarse en sus compañeros, sobretodo en Aran. Después de que ambos hubieran desnudado sus sentimientos el uno para el otro no habían tenido mucho tiempo para estar a solas, y no es que no pudieran tratarse de la misma forma a solas que en compañía, pero siempre era mucho mas cómodo estando solos que siendo observados, aunque estos fueran sus amigos. Había visto ya varias veces en sus viajes campos de flores como aquellos, pero lo bueno que tenían estos es que algunas de las flores que adornaban el campo tenían propiedades medicinales y eso le interesaba, después de todo le encantaba experimentar y crear nuevos tónicos que pudieran ayudar. -Me encantaría, creo que hay algunas flores que me pueden servir para hacer algunos tónicos, muchas de esas flores tienen propiedades medicinales.

La chica disfrutaba mucho de la compañía de Aran, sobretodo cuando estaban a solas ya que así podían seguir con lo que habían dejado por falta de tiempo, estar juntos. La nueva armadura le sentaba perfectamente al chico, le hacía incluso mas atractivo, desde luego le sentaba perfectamente y le serviría para su siguiente objetivo. Al escucharlo sonrió suavemente asintiendo con suavidad mientras lo observaba. -Yo...también necesitaba este momento, quería estar contigo,después de todo no hemos tenido mucho tiempo. Rió con levedad por su broma y volvió la mirada hacia el campo. -El escuadrón mas pequeño, pero en el que mas confió en el mundo, no se si somos unos locos o unos revolucionarios. Tengo la esperanza de que todo saldrá bien pero no puedo evitar sentirme...nerviosa...es bueno, algo complicado, he estado muy segura desde hace tiempo, pero aun así no puedo evitar sentirme así. Cuando vio que el chico se recostó en el campo, sonrió dulcemente y se sentó junto a el recogiendo algunas flores, se fijo en una flor de color purpura, la recogió y se la coloco por sorpresa en los verdosos cabellos del chico riendo un poco después, dando un beso en la mejilla de este para recostarse un poco en entre las flores con el con la cabeza apoyada en el hombro de este, mirando las flores que había recogido para identificarlas. -Esta ayuda a la digestión, y la que tienes es un buen antiséptico.

Todo parecía idílico, pero había algo entre los arboles que la pareja desconocía, alguien los estaba vigilando desde las sombras, alguien que no tenía buenas intenciones, sonreía de manera tétrica, seguido de varias sonrisas que se mostraban cercanas a la primera persona, todo podría cambiar de un momento a otro, pero aun estaban lejos para que cualquiera se diera cuenta.
Afiliación :
etruria

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
tomo de Trueno [1]
concoction [6]
Báculo de Cure [2]
Báculo de Hammerne [2]

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1358


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Justificaciones [Priv. Mulitia]

Mensaje por Aran el Sáb Abr 22, 2017 8:54 pm

La fe que poseía ella en el grupo que habían formado era increíble, porque en comparación, todo el mundo los miraría como poca cosa estando enfrentados con el ducado de Fenn, no más que unos vándalos, unos bandidos que querían tomar el poder a la fuerza. Aran comprendía a Mulitia, y la verdad estaría más preocupado si ella no estuviera nerviosa por la situación que pesaba sobre sus hombros. Todavía admiraba en gran medida su voluntad, su manera de sobrellevar el conflicto más grande como si siempre fuera capaz de superarlo, pues él nunca rozaba ese nivel de confianza consigo mismo. Sonrió gratamente cuando la clériga se le acercó, sorprendiéndose un poco de que pusieran algo en su cabello, mas no le dio importancia. Entonces llevaba encima la sonrisa más sincera que había tenido en mucho tiempo, y eso tan solo por la enorme calma que sentía. Como quisiera no tener nada más en qué pensar que en ellos dos descansando al aire libre.

Mulitia empezó a hablar de las propiedades de las flores que allí habían, más concretamente hablando, de las plantas. Aran le observó cun un rostro de duda, sin saber qué decir exactamente.

- No sé que será antiséptico, pero suena a que es útil. -murmuró Aran. Era cierto que no tenía ni la más mínima idea, pero no le molestaba.- Porque no todo se soluciona con bastones... ¿o sí? -dudaba de sus palabras porque sin duda había visto y oído maravillas de estos últimos. ¿Cuando no había escuchado la leyenda del bastón que... devolvía a la vida a las personas? No sabía hasta dónde alcanzaba el poder de la magia curativa, pero sin duda no era un lujo para que todos disfrutaran, por lo que con las plantas medicinales la gente podía esperar sobrevivir por su cuenta. - Es genial que sepas tanto de ambas cosas...

Aran solía decir lo que pensaba de la manera más sincera posible, aunque con Mulitia se le escapaban los elogios. Entonces no pudo evitar inclinar su cabeza junto a la de ella, momento en que cerró los ojos y dejó escapar un simple suspiro. Con la armadura no podía acercarse y abrazarla como quisiera, pues obviamente le estorbaba, por lo que debía conformarse con esos simples gestos. Para él era suficiente que pudieran compartir ese momento a solas. Y sintiéndose tan a gusto, no pudo evitar sentirse desprovisto de energías, encontrándose de repente luchando por mantenerse despierto. Estaba realmente cansado, y el silencio y la calma no ayudaban a mantenerlo atento a sus alrededores. Pero Mulitia estaba con él, y sabiéndolo, confiaba en que no tenía cosa de la que preocuparse. Evitó dormirse, pensando en que solo "cerraría los ojos un momento", una de las mentiras más grandes que podía haber.
Afiliación :
begnion

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
955


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Justificaciones [Priv. Mulitia]

Mensaje por Mulitia el Jue Abr 27, 2017 11:49 am

Si había algo que había conseguido con todos aquellos viajes y aventuras, era que podía confiar en que cualquier cosa podría pasar, que podrían acabar con la injusticia y la crueldad que asolaba el ducado de Fenn. A veces no se necesitaban grandes números de personas para ganar una batalla o para conseguir salvar un ducado, que era en definitiva lo que estaban a punto de hacer en aquel momento. Gracias a aquellos momentos, sintiendo el calor y el afecto de la persona con quien quería compartir su vida donde podía relajarse, hablar con tranquilidad y casi confiarse de que nada malo podría sucederles en un lugar tan bonito como aquel y en una escena casi idílica como lo era aquel campo de flores. Aran parecía disfrutar también de todas aquellas sensaciones, aunque no estuvieran haciendo realmente nada, aquello ya demostraba bastante bien el cariño que ambos sentían.

-Pues significa que es muy buena para reducir infecciones o incluso la putrefacción de una herida. La joven asintió convencida con una suave sonrisa en sus labios mientras seguía observando cada flor con detenimiento. -No todo el mundo es capaz de usar la magia para curar, no hay tantos clerigos como para ocuparse de todos los pueblos de este mundo. Muchas personas aprenden a usar los recursos que nos da la tierra para la salud, hay plantas que pueden curar muchas aflicciones que los bastones difícilmente pueden curar. empezó a guardar las flores en el bolsillo de su vestido y suspiro. -El ducado Fenn se especializa en las plantaciones de hierbas y flores medicinales, con una gran variedad. Normalmente se usan para crear pociones, vulnerarys y otros tipos de tónicos que todo el mundo a usado alguna vez en su vida. Somos de los mayores exportadores de estas plantas...pero...no se como ira ahora, después de todo Fenn ya no es lo que era.

Se encogió de hombros después de pensar en lo difícil que sería ver de nuevo su hogar, y lo peor, verlo en decadencia. Poco a poco el peliverde fue durmiéndose, se había relajado tanto que no pudo evitarlo, aquello provoco que la chica no pudiera evitar reír con suavidad. Se quedo sentada en el suelo, se inclinó un poco y besó con suavidad y ternura los labios del soldado, pasando su mano delicadamente por una de sus mejillas cariñosamente mientras sonreía manteniéndose en silencio un momento hasta que se levantó. No tenía sueño y uno de los dos tendría que quedarse despierto así que decidió ponerse a recoger algunas flores mas y con eso empezó a alejarse un poco mas del peliverde, cada vez un poco mas.

Aquella era la oportunidad perfecta para aquellos mercenarios de poca monta, del bosque empezaron a salir en silencio, unos cinco hombres, todos bastante fornidos y portando sus espadas. El primero de ellos, uno con la piel morena, moreno y con una enorme cicatriz que le recorría desde la cabeza hasta el cuello empezó a correr y agarró por sorpresa a la joven por detrás,atrapandole los brazos con una sola mano. -Vaya, vaya...vaya...que tenemos aquí? Una muñequita jugando a ser una heroína? Vuestros padres han pagado una buena suma por llevaros viva hasta ellos...pero no nos dijeron que fuerais tan apetitosa... El mercenario hizo el amago de morder la oreja de la chica para después reír entre dientes de forma picara a lo que la chica respondió revolviéndose y luchando por soltarse. -Arrrr....!!!? Iba a llamar al soldado de un grito, pero no pudo terminarlo, aunque tenía la esperanza de que solo con eso se hubiera enterado, el mercenario la había silenciado con su gran mano, tapando su boca con fuerza. -Shh...nos dijeron que había que llevarte viva, pero no nos dijeron de que forma...creo que esta noche nos vamos a divertir tu y yo... La chica comenzó a llorar de la impotencia, asustada, sin dejar de forcejear, su pulso estaba muy acelerado, pero no podía hacer nada, sus manos estaban atrapadas y su único apoyo dormido.
Afiliación :
etruria

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
tomo de Trueno [1]
concoction [6]
Báculo de Cure [2]
Báculo de Hammerne [2]

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1358


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Justificaciones [Priv. Mulitia]

Mensaje por Aran el Vie Mayo 05, 2017 12:59 am

Así el plan lo decía: debía encargarse de él en silencio, esconderlo antes de que sus compañeros lo vieran, lo más simple del mundo. Con sus manos temblorosas y sudadas, recogió una piedra tan grande como su palma, y sujetándola como si se tratara de un tesoro, miró hacia abajo, donde se encontraba aquel chico peliverde al que le habían mandado a matar. Intentaba convencerse de que iba a ser fácil, pero ese era su primer trabajo junto con aquellos mercenarios, por lo que dudaba intensamente sobre cómo debía proceder. Levantó la piedra por sobre su propia cabeza, dispuesto a lanzarla con todas sus fuerzas hacia el cráneo del soldado. Pero... ¿Sería suficiente? No sabía usar muy bien su arma, y no quería acercarse tanto como para despertarlo. Su única opción era atacarlo de esa manera, no había otra, y sin embargo no sabía cuánta fuerza necesaria era necesaria para noquearlo, y así poder finalizarlo con su hacha. Respiró hondo y ya no esperó más. No podía fallar, ¡estaba dormido! ¿Cómo no iba a funcionar?

Entonces la piedra se deslizó de sus manos y golpeó a Aran en el rostro, causando un rudio seco y saliendo disparada lejos. Inmediatamente se despertó con el golpe, abriendo los ojos de par en par. Se le había quebrado la nariz y había empezado a sangrar.

- ¡AAAHH! -gritó en el acto. Se reincorporó como un rayo, sin saber dónde mirar, poniéndose las manos en el rostro mientras sentía como el líquido tibio se deslizaba hasta su barbilla y le empapaba la boca de rojo. Le habían dado un susto terrible, y el súbito dolor no lo dejaba pensar qué había sucedido exactamente. Pero de algo se dio cuenta, y ese algo era que Mulitia no estaba con él, y que en su lugar, un hombre extraño lo miraba perplejo y contra la luz del sol, con un rostro de temor.

Al no poder encontrar a la clériga, y viendo que el extraño empezaba a echar a correr, se le disparó el corazón e instintivamente corrió a perseguirlo, con lanza y escudo en mano. La sangre brotaba de sus fosas nasales como dos grandes torrentes, pero no le importaba, pues solo se concentraba en su rapidez. Tomó la lanza con fuerza y, con un golpe horizontal, alcanzó al extraño y lo golpeó en las piernas, tumbándolo al suelo con increíble violencia. Una vez lo alcanzó, se puso delante de él y le dio una patada en las costillas para que no volviera a levantarse.

-¿¡DÓNDE ESTÁ!? -gritó. Si los otros mercenarios estaban cerca, ya lo habrían escuchado. Es más, no tardaron en aparecer de entre la espesura del bosque, anonadados. Mulitia no estaba demasiado lejos, y los bandidos hubieran podido haber huido con ella si así lo hubieran querido. Sin embargo eran orgullosos, estando molestos por el hecho de que el soldado sobreviviera, y que el nuevo no hubiera sido capaz de detenerlo cuando estaba más desprotegido que nunca. Aparecieron frente a él, portando sus espadas, uno que otro martillo y garrote. Eran cinco, además del pobre idiota que yacía todavía en el suelo doliéndose de sus golpes.

-¿Qué? ¿Vas a luchar con nosotros? Huh huhu... -dijo uno de ellos, girando el pomo de su espada con diversión. Estaban incrédulos de que se les enfrentara. Aran tenía el rostro enrojecido por la sangre, pero también por la ira, y no dudó en acercarse a ellos con la lanza por delante. Pronto se dieron cuenta de que aquel hombre bien armado y protegido suponía un verdadero problema, por lo que miraron a su líder en busca de ayuda. Este último titubeó un momento, decidiéndose por entregar a la clériga a unos de sus hombres para desenfundar su propia arma.

- ¡Mulitia! -exclamó Aran, viendo como la alejaban cada vez más de él. No temió en correr hacia ella, sin embargo tres hombres lo intervinieron directamente.

-¡Ya cállate! -le gritó uno de los mercenarios, dando un golpe horizontal con su espada, que detuvo a Aran de su carrera. Este último alzó su escudo y bloqueó el tajo, desviando la espada lejos. Después, aprovechando el momento, se aproximó y golpeó al bandido en la cara con el mismo escudo, echándolo hacia atrás. Mientras, sus ojos puestos en Mulitia, deseando que pudiera hacer algo para defenderse también hasta que pudiera alcanzarla.
Afiliación :
begnion

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
955


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Justificaciones [Priv. Mulitia]

Mensaje por Mulitia el Mar Mayo 23, 2017 10:18 am

Miraba con horror lo que le ocurría al soldado al que amaba, con sus ojos abiertos de par en par, asustada y preocupada, no tanto por ella, sino por el, no quería que muriera por su culpa y de una forma tan deshonrosa como aquella. No se lo perdonaría nunca en la vida, si el chico moría en aquel lugar sin poder ella hacer nada por evitarlo. Se revolvía y movía cada vez con mas fuerza intentando apartarse de aquel hombre que tiraba de ella para alejarla del soldado peliverde, queriendo llevarla cuanto antes al lugar donde aquellos mercenarios habían estado descansando. Toda aquella situación estaba haciendo que la joven tuviera que encontrar alguna forma para liberarse, no sería fácil, podría resultar herida, pero tenía que hacerlo si quería proteger al joven.

Por suerte el chico había sobrevivido, aunque con la nariz rota por culpa de aquel golpe con la roca. Aunque seguía preocupada al menos el golpe no había sido tan fuerte como para terminar matándolo,  podría luchar por los dos mientras ella intentaba liberarse. Al escuchar al chico gritar su nombre la joven empezó a llorar y entonces suspiro suavemente cerrando sus ojos. Intentaba pensar con claridad, debía de haber alguna forma para salir de aquella situación. Las lagrimas recorrían sus mejillas, una fina linea de lagrimas que bajaban por sus mejillas desde sus ojos. Entonces abrió los ojos, abrió su boca como pudo y empezó a morder con fuerza la mano del mercenario que la silenciaba. Llevaba guantes de cuero por lo que debía morder con mucha fuerza, aunque le doliera la mandíbula y los dientes, al final logrando llegar hasta la piel.

El mercenario gritó apartando su mano insultando a la joven. -Maldita zorra! Suelta mi mano!! La chica aprovecho aquel momento para echar su cabeza hacia atrás separando un poco su cuerpo y dando un golpe con su cabeza al rostro del chico. El cual tuvo que soltar una de sus manos, notando como le salía algo de sangre de la nariz, menos que al soldado pero aquello dolía. -Trueno! Agarro aquel libro de portada amarilla de su portatomos y lo abrió, usando el ataque contra el mercenario, a sabiendas de que la electricidad también terminaría dándole. El mercenario empezó a temblar por aquel ataque, al igual que la joven que se estremecía por la electricidad que corría por ambos cuerpos. El mercenario termino por caer al suelo soltándola por completo y ella se dejo caer al suelo de rodillas agarrando con fuerza su tomo mientras veía como ya habían algunos mercenarios que iban hacia ella, lloraba mientras buscaba con la mirada al soldado. -ARAN!! ARAN!! ESTOY AQUÍ!! Le fallaban un poco las piernas, la electricidad se las había entumecido un poco, por lo que tardaría un poco en poder levantarse y correr por eso lo llamaba desesperadamente.
Afiliación :
etruria

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
tomo de Trueno [1]
concoction [6]
Báculo de Cure [2]
Báculo de Hammerne [2]

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1358


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Justificaciones [Priv. Mulitia]

Mensaje por Aran el Miér Mayo 31, 2017 2:31 am

Lo que sucedió frente a sus ojos le dio una expresión de terrible temor. No podía aguantar ver que Mulitia se hiciera daño, no era sino lo peor que podría imaginarse, y estaba ocurriendo justo delante de él. La joven se había logrado defender con fuerza, pero una vez se vio con una mano libre, lo que uso fue su tomo de trueno contra el mercenario, el cual estaba tan cerca de ella que no pudo evitar ser afectada. Aran conocía el dolor, la sensación era desesperante y horrible, no podía concebir que la hubieran obligado a defenderse así.

-¡No! -había querido detenerla, pero un ataque lo distrajo. Fue un hachazo dirigido hacia él con intención de azotarle la espalda, o quizás la nuca, la dirección no estaba clara. Aran hizo uso de sus reflejos y se movió justo a tiempo antes de recibir ese golpe, desequilibrando a su oponente. Viendo al bandido delante de él, Aran soltó un grito de ira y sin remordimiento alguno atravesó el estomago de aquel hombre con su lanza, y lo separo de él con un golpe de su escudo tan violento que incluso llego a escucharse crujir los huesos de su rostro como astillas. El enemigo cayó rendido al suelo, desangrándose.
Fue entonces que la joven lo guió con su voz hacia donde se encontraba, lugar en que dos mercenarios estaba a punto de acorralarla, pues habían aprovechado la distracción para acercarse a ella e intentar alejarla hacia su base. El peliverde no pudo sino apresurar el paso, poseído por una voluntad fuera de su juicio. No pensaba en los demás, tan solo en la cleriga, debía alcanzarla.

- ¡Llévensela, rápido! -grito el jefe de los bandidos, quien se había quedado atrás atendiendo a su compañero herido.  Sin embargo sus hombres no alcanzaron a actuar a tiempo, pues Aran había corrido veloz, ignorando el peso de su armadura y encontrándose ya en los bosques. Respiraba sin ser capaz de regularse, tan solo pudiendo hacerlo por la boca,. Los mercenarios al verlo se escandalizaron, pues su jefe no estaba allí para apoyarlos, sin embargo estaban preparados para luchar mano a mano y derrotar de una vez al soldado. Aran vio que cargaban contra él por ambos lados,  y alzó su escudo, pues lo estaban rodeando. Estaban demasiado cerca de él, por lo que le seria difícil usar su lanza contra ellos.

No fue lo demasiado rápido como para contraatacar, debiendo cubrirse con el escudo de un hachazo que vino por la izquierda. Era el primer golpe que debió absorber de lleno, pero lo aguantó completamente, no sin verse inmóvil un segundo por la carga que tuvo que soportar su cuerpo. Fue en ese momento de debilidad en que el otro mercenario hizo su avance, atacando no hacia su rostro, sino hacia su pierna. Aran lo vio venir y no pudo sino apretar los dientes con toda su fuerza, preparándose para lo peor. Parte de la armadura desvió el ataque, pero el filo del arma alcanzó a cortar su pantalón y su piel.

-¡GHAAH! -evitó en lo posible gritar. No quería verse herido, no quería asustar más a Mulitia. No soportaba pensar en que ella creyera que iba a perder. Su pierna flaqueó y perdió el equilibro, pero en ningún momento bajó su escudo. La desventaja era demasiado grande, estando en un lugar donde no podía maniobrar, y hallándose herido.  Aran alzó la vista haciendo lo posible por enderezarse, mientras los bandidos buscaban otro punto por el cual atacarlo.- ¡MULITIA, EL TOMO! -exclamó lo más rápido que pudo, sin quererlo humedeciéndose sus ojos.  Otro golpe hacia su escudo, el cual aguantó echándose de espaldas contra un árbol, pudiendo por fin marcar distancia antes de que atacaran su otra pierna.
Afiliación :
begnion

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
955


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Justificaciones [Priv. Mulitia]

Mensaje por Mulitia el Sáb Jun 10, 2017 10:00 am

Estaba entumecida, era normal, había recibido una gran descarga eléctrica, por suerte su cuerpo iba curándose poco a poco, su propia magia hacía que el tiempo de recuperación fuera mucho mas rápido, pronto empezó a poder mover sus piernas un poco por lo que con cuidado fue levantándose agarrando su tomo de nuevo y suspirando de forma pesada. Se termino de levantar torpemente, tambaleándose un poco, aun estaba algo mareada después de lo sucedido. Los bandidos habían decidido atacar al soldado, si lograban acabar con el, creían que ella no sería un problema sola. Mulitia sabía defenderse sola, pero no era una guerrera, podría acabar con unos cuantos, pero si alguno se acercaba hasta ella estando sola no podría defenderse bien, como había ocurrido con el tomo que había tenido que usar incluso en ella misma para zafarse del agarre.

La joven empezó a moverse entonces al escuchar los gritos acercándose hasta el lugar guiada por la voz de Aran que gritaba, aquello la preocupaba mucho, estaba solo luchando contra un grupo de bandidos y todo por ella, no se perdonaría que el chico terminará muriendo por su culpa, por haber sido tan descuidada, por eso en vez de huir o ir a buscar ayuda, decidió ir hacia el ruido de lucha. Habían sido contratados por sus padres...ya no tenía dudas de que no quedaba un ápice de bondad en ellos, que habían cambiado mucho con el paso de los años, nunca hubiera creído que pudieran caer tan bajo como llegar a contratar a bandidos para atraparla.

-Aran...ya...ya...voy! Al notar que ya se estaba recuperando cada vez mas, la joven al llegar al lugar, viendo lo que ocurría con Aran, no dudo, abrió su tomo y señalo con su mano hacia los bandidos que atacaban al soldado. -Trueno!! Un circulo mágico de color dorado brillante se dibujo en el verdoso suelo lleno de hojarasca que pisaba la joven, su cabello empezó a moverse mientras cargaba aquel hechizo hasta que soltó su poder mágico, logró lanzar un trueno que cayo justo encima de uno de los bandidos, al hacerlo no solo lo golpeo a el, sino que de rebote también le dio a los otros, que empezaron a estremecerse y temblar paralizados por aquel ataque. Aun quedaban bandidos y al escuchar y ver el trueno caer empezaron a acercarse. La joven se acerco hasta el peliverde, por fin podía estar junto a el, estaba asustada y preocupada, se coloco entonces junto a el viendo como aquellos bandidos se retorcían en el suelo por su hechizo. -Lo siento...lo siento mucho, ha sido todo por mi culpa, no debí ser tan descuidada, te curare... Dijo ella entonces con los ojos llorosos pegando sus manos al cuerpo del chico y cerrando sus ojos, la joven cerró sus ojos y al hacerlo varias lagrimas cayeron por sus mejillas y una brillante y sagrada luz azulada empezó a brillar en sus manos, empezando a curar el cuerpo dolorido del soldado, que empezó a recuperarse de sus heridas poco a poco.

Skills usadas:
Renovación: La cleric es curada automáticamente por su propia magia a través del tema.

Sacrificio: La Valquiria puede darle su propia vitalidad a su blanco, perdiendo tanto HP como sana.
Afiliación :
etruria

Clase :
Valkyrie

Cargo :
Sacerdotiza

Autoridad :

Inventario :
baculo de heal [1]
baculo de mend [3]
tomo de Trueno [1]
concoction [6]
Báculo de Cure [2]
Báculo de Hammerne [2]

Support :
Xander
Aran
Erk

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1358


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Justificaciones [Priv. Mulitia]

Mensaje por Aran el Sáb Jun 17, 2017 6:41 am

La descarga eléctrica llego a afectarlo igual que todos, pero no demasiado, pues no había llegado directamente a él. Sintió un escalofrío y se nubló su vista un par de segundos, pero alcanzó a ver cómo los mercenarios caían sobre sus rodillas, electrocutados. Aran no fue capaz de decir nada ni moverse mucho, eso hasta que la joven se acercó a él, dispuesta a curarlo de las heridas que le habían causado.

Sus heridas sanaron gracias a la luz de la clériga, haciendo que aquellos cortes dejaran de arder sobre su piel, y que la sangre dejara de escapar de su cuerpo. Una vez vuelto en sí, observó a Mulitia, y se fijó en las lágrimas que derramaba. Aran acercó una mano a su rostro y secó unas cuantas, incapaz de decir nada, pues sus labios no respondían a su mente. Entonces se abrazó a la joven con todas sus fuerzas, atrayéndola hacia sí, sin dejar espacio entre sus cuerpos. Enterró su rostro entre sus cabellos y escondió allí sus ojos húmedos de emoción. La mantuvo cerca de sí todo el tiempo que pudo, sin olvidarse de que no estaban solos, y que los bandidos podían levantarse en cualquier momento y dirigirse hacia ellos. Aran besó un par de veces el cuello de la clériga hasta separarse de ella, y entonces se levantó, confiando en que sus heridas habían sanado lo suficiente como para permitírselo. La curación había venido de ella, por lo que no podía dudar de sus buenos efectos.

Se mantuvo de pie unos segundos, en completo silencio. Recogió su lanza, y contó a los bandidos afectados por la magia de Mulitia. Ninguno parecía ser una amenaza ahora, la clériga había descargado todo su poder contra ellos, y les había hecho daño, mucho daño. Si así lo querían podían escapar antes de que los demás volvieran, evitando cruzar por el campo de flores, yendo por el bosque hacia el campamento en que sus aliados se encontraban descansando sin saber lo que les había sucedido. Pero era una decisión complicada, y por mucho que Aran quisiera salir de allí con su amada y nunca volver, debía tomar una decisión antes de que pudiera arrepentirse de no hacerlo.

- Mulitia... ¿Qué hacemos? -preguntó, mirando a los mercenarios paralizados a sus pies, y luego a la joven detrás de él.- Si... si los dejamos ir, nos seguirán. Son un mal. Yo... los acabaría. -dijo con una voz de tonalidad seria y fría. Acercó su lanza a uno de ellos, cuidando de que no lo tomara desprevenido. Si Mulitia no hubiera estado allí, si hubiera salido dañada, no habría dudado. Sin embargo, lo que menos quería Aran era matar a alguien delante de su ojos, sin que ella estuviera de acuerdo. Jamás se perdonaría hacer algo así en su presencia. Ya había acabado con vidas antes, y había sido esa la peor experiencia por la que había pasado jamás. Sin embargo, había una diferencia. Esos mercenarios no eran inocentes, se manejaban por el dinero, hacían lo que les fuera conveniente y justificaban su día a día de manera mediocre, detestable. Le daría gusto hacerles entender el odio, la gran impotencia que sentía.

... ¿Pero qué sucedía con él? ¿Cuándo había empezado a pensar de esa forma? Era claro, desde el momento que habían tomado a Mulitia con la intención de secuestrarla, y habían querido matarlo a él con una piedra como a una rata. Aran apretó la dentadura, conteniendo su rabia.- Mulitia, dímelo. Dime qué hacer... -murmuró a duras penas, haciendo el mayor esfuerzo por contener el impulso de rebanar sus cuellos de lado a lado. Quería marcharse, simplemente marcharse.
Afiliación :
begnion

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
vulnerary [3]
Lanza de bronce [2]
Concoction [3]
Jabalina [3]
.
.

Support :
Mulitia

Especialización :

Experiencia :

Gold :
955


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Entrenamiento] Justificaciones [Priv. Mulitia]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.