Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Tomoe, el kitsune errante [ID]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tomoe, el kitsune errante [ID]

Mensaje por Tomoe el Dom Abr 09, 2017 7:24 pm

TOMOE
KITSUNE
Pedimos milagros, como si no fuese el milagro más evidente el que los pidamos.

Datos
Nombre: Tomoe.

Edad: 44 años, aparenta 27.

Clase: Laguz - Kitsune.

Especialización: Emplea sus prolongadas uñas y afilados dientes como armas.

Afiliación: Islas de Durban según el registro civil, aunque es residente en Hoshido.

Ocupación: Sastre y familiar (protector) de Kon.

Personalidad
Tomoe luce una expresión tan seria que parece estar siempre enfadado sin haber una razón de por medio. Le resulta irrelevante lo que los demás piensen de él y da la falsa impresión de que solo se preocupa por sí mismo. Sin embargo, no tolera los insultos ni las provocaciones hacia su persona aun siendo de naturaleza tranquila. Detesta emplear la violencia de manera ilógica pero al ser tan irascible, estallará progresivamente en cólera antes de darse cuenta. Incluso cuando lo cabrean de verdad puede llegar a ser sumamente cruel al menos que Kon le pida que se detenga. También es muy habitual observarlo siendo grosero e insensible con todo el mundo, hablando de forma ácida pero ingeniosa. A su vez, posesivo, celoso y rudo en el momento. Jamás ayudaría a una persona desconocida o que previamente haya discutido, salvo que saque algún beneficio o fin egoísta que sea de su especial interés.

Es astuto y finge tan bien como miente por su actitud fría. Los nervios no suelen intervenir en su forma de obrar, salvo cuando le preocupa algo absolutamente importante que lo hace moverse extrañamente distraído. Incluso deprimido en el peor de los casos al sentirse impotente. Cuando es sorprendido por un comentario genuino de una persona pura de corazón y no sabe cómo responder, se vuelve torpe y comete algún acto absurdo como llevarse a la boca una tortuga viva que iba a arrojar a la cazuela.

Responsable, estricto y entregado a sus dos oficios. Siempre cumple las promesas que jura. Hasta sus refinados modales hacen que se vea elegante, educado e incluso caballeroso cuando está sereno y se comporta con amabilidad. Cabe añadir de que se trata de alguien leal hasta el punto de sacrificar su propia vida por aquellos que verdaderamente les importa. Nunca llega a confiar plenamente en alguien al primero, segundo ni al tercer encuentro, por lo que está atento a su alrededor y cuesta ganarse su amistad. Es muy curioso y disfruta tentando al contrario para seguir analizándolo en todos los aspectos posibles. También es atrevido, honesto y arremete contra el espacio personal de los demás sin preguntarlo previamente si quiera. Le aterra el sentimiento de abandono y teme tener que separarse de sus seres queridos más vulnerables porque piensa que los perderá durante su ausencia.

Junto a Kon es especialmente obediente y cercano a ella. La llama por su nombre y se hace cargo de su protección, cuidados y demandas. Instruirla para que sea autónoma y lograr que despierte su poder mágico latente es su mayor devoción en la vida. Incluso se rehúsa a matar y emplear palabras malsonantes delante suya por respeto. En dichas situaciones, suele recurrir al sarcasmo o reanuda la pelea si lo buscan cuando la kitsune no está presente para evitar trasmitirle valores y conductas negativas. No obstante, su terquedad le impide ser doblegado y si tiene que regañarla o contarle la cruda realidad, lo hará para que vaya madurando a su debido tiempo.

Para finalizar, hay que resaltar su encarecido odio a los seres humanos. Actúa de forma salvaje y despiadada con ellos, tal que si fuesen frágiles objetos que se rompen con facilidad y utiliza para satisfacer fisiológicamente los prontos que tiene a causa de su instinto animal. Ver como sufren o mueren es uno de sus mayores placeres, pues les guarda rencor por despojar las pieles de su gente. En los poblados debe contenerse y conformarse con evitar ser tocado por estos para no tener que lavarse luego las manos literalmente hablando.

Historia del personaje
Concebido por una pareja de zorros cuyo progenitor era un kitsune de nueve colas. Este último se trataba del líder de su manada donde exigía que todos sus miembros a excepción de él mismo debían ser mujeres, ya fuesen hijas propias o extrañas que se integraban al grupo. El hecho de que Tomoe naciese siendo varón marcó su destino. Iba a ser desterrado según dictaminaba el jefe para que éste no tuviese competencia a futuras y fuese el único capaz de seguir engendrando descendencia tranquilamente. Para sorpresa del dominante cuando el chico recién cumplió los doce años, su mujer se negó a despojarse del susodicho y lo amenazó con que avisaría a la aldea para que la pequeña utopía fuese borrada del mapa. Gracias a esto, ganó algo de tiempo hasta que el líder se decantara por una sentencia final.

Al día siguiente, Tomoe acompañó a su madre para recoger albaricoques. Estaba presente cuando se produjo la conversación y yacía especialmente callado. No quería separarse de ella y en lugar de volver, atravesaron Nohr bajo autorización para tomar una embarcación que salía desde Altea con dirección a las Islas de Durban. Había escuchado maravillas de aquel lugar y hasta que no se calmaran las cosas por Hoshido, prefería pasar una temporada fuera del alcance de la manada. Quería asegurarse de que el kitsune no se atreviera a ponerle la mano encima a su hijo como ya intentó lastimarlo en más de una ocasión.

El viaje marítimo fue tranquilo y acogedor hasta que fueron asaltados por piratas. De entre las personas asesinadas por oponer resistencia, estaba incluida la madre de Tomoe y lo secuestraron al igual que otros laguz para venderlos al mejor postor. La travesía fue tan larga que los bellacos tuvieron que contabilizar los pocos suministros que les quedaba para comer. Por consecuente, dejaron de alimentar a los rezagados e incluso algunos murieron por inanición. El zorro tuvo que alimentarse de ratas y otras alimañas que encontraba por la zona el tiempo que las autoridades de las Islas de Durban dieron con los asaltantes. Lo encontraron tan enfermo que hasta su vida corría peligro pero consiguieron tratarlo a tiempo.

Tras averiguar que habían matado a la madre, las autoridades no sabían qué hacer con Tomoe. Se negaba a regresar con el padre porque afirmaba que lo iba a abandonar y tampoco contaba con otro familiar que pudiera hacerse cargo del zorro. Debido a esto, decidieron conceder la tutela a una pequeña mezquita del territorio hasta poder contactar con él. Jamás respondió a las cartas ni se interesó en ir a buscarlo. Fue al poco tiempo después que una amable anciana se interesase en adoptarlo y pasara a vivir de forma oficial en las Islas de Durban. Sin embargo, tardó un tiempo hasta que empezó a confiar en esa humana por el miedo que les guardaba por cazar a los suyos. Le brindó cobijo, protección y un amor tan grande como el que recibía de su difunta mamá. Tenía que devolverle la gratitud de algún modo. Con tal de serle útil, el laguz se esforzó por querer ayudarla en su tienda de confeccionar prendas por encargo. Empezó subiéndose a un taburete para atender la clientela hasta aprender a coser y ocuparse de elaborar las prendas él mismo ya siendo adolescente. También se acostumbró a vivir bajo las leyes y normas de una reina junto a una comunidad de tantas especies diversas. Estuvo tan cómodo que incluso consideró la idea de que había humanos bondadosos por el mundo.

El hecho de toparse con otros zorros visitando Elibe le hizo pensar en su antiguo hogar, detalle que la anciana se dio cuenta y le propuso regresar a Hoshido para conocer sus orígenes. Hace algunos años que se preocupaba por Tomoe al denegarle su naturaleza de kitsune a tan temprana edad al estar educándolo en la ciudad. Desconocía que en aquel entonces que ese desequilibrio mágico era a causa de los emergidos. Por tanto, sospechaba que de algún modo estaba afectando a su capacidad de transformación y que debía volver cuanto antes con la aldea antes de que se desvinculara completamente de su antiguo yo. Le costó separarse de ella, pero acabó cediéndole la razón y viajó solo a las montañas.

Una vez en Hoshido, conoció a una kitsune que se encontraba en aprietos al ser rodeada por una banda de humanos que querían sacarse provecho de su piel. Saltó instintivamente hacia ellos y los ahuyentó antes de darle la oportunidad de cazarlos. Aquella joven estaba tan agradecida por su intervención que le dio las gracias y lo presentó ante toda la aldea. Tomoe se preocupó más por perfeccionar el dominio de convertirse en su forma original que relacionarse con los de su misma especie. No obstante, aquella chica era insistente y por mucho que lo sacara de quicio y lo metía en aprietos, tenía un corazón de oro y acabó enamorándose de ella. Tomó la dura decisión de quedarse allá cuando se ganó el respeto del padre y lo invitó a que se quedara en su casa si juraba proteger a su hija de cualquier mal. Al pertenecer a una prestigiosa familia de kitsunes de nueve colas, temía por su seguridad y eran tan buenos amigos que la zorra no podía estar más contenta con aquella elección.

Luego de notificar su decisión y recibir la aprobación de su madre adoptiva, Tomoe pasó a vivir en la aldea como tuvo que ser desde un principio. Los momentos en los que su ama no necesitaba de sus servicios, empleaba el rato libre en seguir con el negocio de las prendas y enviaba kimonos con frecuencia a las Islas de Durban. Fue al tiempo que decidió declarar sus sentimientos y ser rechazado por un amor no correspondido. Él lo sabía, pero era decirlo o explotar. Aquella mujer estaba enamorada de otra persona y tuvo una preciosa hija llamada Kon junto a otro kitsune con el mismo número de colas. En cuanto la vio, instintivamente se quedó prendada de ella como cosa del destino.

Antes y después de la muerte de sus padres, Tomoe la cuidó, la educó y la mantuvo a salvo de cualquier peligro. Fue el único familiar junto a unos pocos más que se rehusaron a abandonar la casa. Continuaron sirviendo formalmente a Kon con la aldea entera actuando como si fuera su familia. En cuanto la señorita cumplió una edad en la que podía salir de la aldea e ir iniciando su exploración bajo vigilancia, escuchar que la habían perdido lo incitó a que abandonase la aldea y partiera en su búsqueda para traerla de vuelta por todo el mundo.

Extras
► Al igual que otros miembros de su raza, posee un desarrollado sentido del oído y del olfato. También es muy ágil y presenta dificultades para ver en la oscuridad.

► Le causa mucho daño los estímulos olfatorios y auditivos excesivamente fuertes. Un ejemplo puede ser el aroma a perfume o un grito en plena oreja.

► Cuando deambula en solitario por bosques pasa desapercibido entre los animales salvajes por su condición de kitsune. Incluso pequeños pájaros acuden a su encuentro a posarse encima suya.

► Fuma de vez en cuando en una pipa japonesa antigua conocida como Kiseru.

► Disfruta consumiendo bebidas alcohólicas fuertes para el paladar como el sake. Su organismo tolera por bastante tiempo los efectos del alcohol, acostumbrado a beber con frecuencia.

► Su comida preferida es el sasamochi.

► Mide 1.82 metros.

► Le da asco ser tocado piel con piel por un humano. Por eso es reacio a dejarse tocar por ellos, sobre todo, en zonas expuestas a la ropa como la cara y las manos porque cree que son criaturas sucias de corazón y espíritu aunque es igual de escrupuloso con otras cosas inmundas.

► Siente debilidad por las mujeres gentiles, románticamente hablando.

► Le gusta la limpieza y las cosas hermosas, bellas y puras.

► Es un secreto, pero adora recibir caricias y mimos en la zona de la cabeza.

► A parte de desempeñar las tareas doméstica, el zorro se preocupó en aprender a cocinar para ser de mayor utilidad a Kon aunque odiase aprenderlo.

Procedencia
Nombre original del personaje: Tomoe.
Procedencia: Kamisama Hajimemashita.

Spoiler:
Imagen I Imagen II Imagen III
Gif I Gif II Gif III (pelo corto)
Gif I Gif II Gif III (Pelo largo)
Transformado (imaginarlo con los ojos morados)
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Kitsune

Cargo :
Sastre

Autoridad :

Inventario :
Beaststone [3]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
303


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tomoe, el kitsune errante [ID]

Mensaje por Eliwood el Miér Abr 12, 2017 3:46 am

¡Ficha aprobada! ¡Bienvenido!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gota de Veneno [2]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2935


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.