Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] El inicio del fin [Priv. Morgan]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] El inicio del fin [Priv. Morgan]

Mensaje por Ephraim el Dom Abr 09, 2017 10:07 am

Ephraim caminaba malherido por uno de los pocos caminos que se mantenían intactos en Renais, la última batalla que había tenido en el castillo lo había dejado en una condición deplorable, el cansancio que arrastraba desde hace días atrás le había jugado en contra, probablemente si hubiera estado en condiciones óptimas podría haber ganado la batalla, de hecho si estuviera luchando con una armadura en buen estado y bien descansado, su nivel de combate habría sido muy superior en todos los casos, hacía meses que no luchaba con todo su potencial, necesitaba dormir y curar sus heridas, también alguien que le repare su armadura y devuelva el filo a sus armas.

Luego de unas horas caminando, el heredero al trono empezó a ver un pequeño asentamiento a lo lejos, había carpas y soldados, o por lo menos eso parecían ser, a Ephraim le alegraba ver que su gente se cuidaba entre sí. Cuando el príncipe se estaba acercando al asentamiento, todo empezó a verse borroso, dos de los soldados que custodiaban el asentamiento empezaron a acercarse, pero Ephraim no podía verlos claramente, ya no caminaba en línea recta, estaba mareado, uno de los hombres que se acercaba lo tomó del brazo y luego todo se volvió oscuro.

Ephraim despertó en una “cama”, había una anciana junto a él, no tenía nada de su armadura puesta y su cuerpo estaba casi completamente vendado del torso para abajo, su cuerpo estaba adormecido pero no sentía dolor y se encontraba bastante más descansado que de costumbre, aunque aun así se sentía cansado. Tuvo una pequeña charla con la anciana, al parecer las personas de aquel asentamiento eran todos ciudadanos de Renais, ninguno era soldado pero se las habían arreglado para sobrevivir, hombres, mujeres y niños mayores de catorce peleaban contra los emergidos, tenían una clériga que los estaba ayudando y aparentemente una estratega extranjera que también ponía de sí, la alegría de la anciana por ver que su príncipe estaba vivo y todavía luchaba por su reino era indescriptible y, por lo que dijo ella los pueblerinos estaban igual de felices, Ephraim les había devuelto la esperanza. El príncipe volvió a dormir por recomendación de la anciana, ya al día siguiente se encontraría mejor, no del todo bien pero si mejor, la clériga lo había ayudado mucho por lo que con ayuda del fuerte cuerpo de Ephraim se estaba mejorando rápidamente de sus heridas.

Al día siguiente despertó por la mañana, su cuerpo ya no estaba adormecido y sentía algo de dolor, pero no era nada comparado a lo que había sentido antes, cerca de él su armadura estaba con algunas reparaciones mínimas y su capa la habían reemplazado por una completamente nueva, Ephraim sonrió ante el gesto de la gente, se vistió y salió para dirigirles unas palabras.

El príncipe de Renais se paró en medio del asentamiento y no tardó en captar la atención de todos. -¡Lo lamento! No he logrado cumplir bien mi labor como soldado, por cada pueblo que salvábamos con mis hombres, caían dos. La amenaza de los emergidos ha acabado con Renais pero eso no significa que no podamos volver a levantarnos, hace unos días he liberado un antiguo campamento, allí hay armas y un hombre los entrenará, el castillo está completamente plagado de emergidos. ¡Pero eso no nos detendrá! En unas semanas planeo atacarlos, estoy reuniendo ciudadanos con voluntad de luchar por su reino, todo el que no desee luchar es libre de ir a Jehanna o Carcino y volver cuando Renais esté en un mejor estado, pero les propongo a todos los que deseen únanse a mí y acabemos con esta la escoria de ojos rojos.- Las palabras del príncipe que era muy querido entre sus súbditos, conmovieron a los integrantes del asentamiento que, lo ovacionaron, Ephraim levantó una mano para hacerlos callar por unos momentos y la “multitud” obedeció. –He oído que hay un estratega que los ha ayudado, me gustaría hablar con él si es posible.-
Afiliación :
- RENAIS -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Renais

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Lanza de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
585


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] El inicio del fin [Priv. Morgan]

Mensaje por Morgan el Lun Jun 05, 2017 11:55 pm

RECICLAJE DE STARTER:
Bueno!! Tomo este tema originalmente empezado por Ephraim para Cleah y reciclado posteriormente para mi ;D Si Cleah regresa en algún punto, naturalmente que tendrian que abrir otro totalmente distinto,
además de que esto probablemente ya estaría obsoleto para ese entonces. Es el show de Morgan ahora, thanks (???)

No llevaba mucho más que una semana con esa gente, pero qué ajetreada semana. Y qué buena práctica habían sido los combates allí transcurridos, que el improvisado grupo de resistencia había pasado de apenas sobrevivir a vencer y triunfar a medida que el método de enfrentar a los emergidos se refinaba. Con todo, Morgan se alegraba de la casualidad por la que había terminado en ese pequeño continente al centro del mundo, involucrándose en la lucha de un reino caído. No se había sentido atraída a parar su viaje en wyvern, bajar a tierra y meterse en la evacuación de una ciudad fronteriza por nada más que interés personal, nada más que el desafío auto-satisfactorio de tomar una situación de desventaja y sacar de ella una victoria, pero no se arrepentía ni una pizca. Había sido excelente campo de prueba para la suma de las lecciones dadas por su padre. Continuaba siéndolo, aún entonces, a medida que se planteaban más ambiciosos métodos para asegurar pequeños terrenos y organizar la recuperación de recursos de ciudades medianas.

Eran motivos ególatras y métodos cuestionables, los que Morgan utilizaba. Los supervivientes de Renais habían tenido que vivir como saqueadores y fugitivos en su propia madre patria para seguir adelante, pero hasta entonces, parecía estar funcionando. Ni la intemperie ni el hambre los mataría, y quizás ya tampoco lo hiciesen los emergidos. Lo que Morgan hacía distaba de moral, practicaba con vidas extranjeras y se desafiaba con una situación que al final de todo no la afectaría directamente, pero el hecho era que no les hacía un mal, sino todo lo contrario. En ese sentido, su corazón podía estar lejos de ser puro y critalino, pero sus manos no se habían ensuciado con crimen alguno. Y la gente, por supuesto, se lo agradecía. Por supuesto, la plegiana tampoco podía decir que no se había encariñado un tanto con ellos, la heterogénea banda que asesoraba. Pocas cosas unían gente como el hecho de pelear, sobrevivir, comer, reír, enterrar a sus muertos y cuidar a sus aliados juntos. Para Morgan, la tienda de campaña con la gran mesa de patas algo cojas que le habían puesto, las palmadas de felicitación en la espalda cuando trabajaba hasta tarde y el modo en que la cuidaban al pelear había sido suficiente para ganar su afecto.

Aquella mesa era, justamente, ante la que se sentaba para planificar los próximos pasos, con el único rasgado y remendado mapa de Renais que tenían extendido ante ella, ya escrito o marcado a carboncillo en varios lugares. Aquella misma mesa era sobre la que se había dormido en mitad de la noche, con la cabeza sobre los antebrazos y un pequeño derrame de saliva mojándole la manga. Las patas equilibradas con libros o trozos de leña no quitaban que la muesa fuera todavía un poco inestable, después de todo era lo mejor que los demás habían podido encontrarle y cargar hasta el campamento, y en el momento en que la durmiente muchacha había hecho peso encima, la estructura se había torcido un poco, volcando caóticamente las pilas de libros y papeles alrededor de Morgan. De algún modo, incluso con algo del desastre sobre sí, no se había despertado. Había estado demasiado cansada. Tan sólo abrió los ojos entrada la mañana, con la noticia de la llegada del príncipe de Renais ya oída y comentada a lo ancho del pequeño campamento. Lo último que la estratega había oído era que yacía inconsciente, recuperándose de su cansancio y sus heridas, pero no había tenido ocasión aún de verlo. Para ese entonces, lo que acontecía era mucho más digno de atención: la voz del heredero al trono se oía con claridad inclusive desde el interior de la tienda de campaña, dirigiéndose al grupo. Alarmada, Morgan se acomodó el cabello fuera del rostro con los dedos, se secó la mejilla con el dorso de la mano, se despabiló como podía, recogió entre brazos un par de cuadernos que ni siquiera razonó para qué necesitaría de inmediato y salió.

Corta de estatura, por más que corretease entre los demás, no llegaba a ver muy bien al príncipe Ephraim. Quizás si se detenía y se ponía en puntas de pie o daba un par de saltitos habría podido hacerlo, pero no se daba tiempo. Eventualmente, escuchó al miembro de la realeza local mencionar al estratega a cargo, y abriéndose paso al frente le respondió a toda prisa. - ¡Yo, yo! ¡¡Yo!! - Exclamó en el camino, sujetando con una mano sus libros, mientras la otra se alzaba y agitaba en el aire. El crédito le correspondía y por supuesto que quería reclamarlo. Saliendo de entre las demás personas, al fin consiguió mostrarse ante el alto pero joven hombre de cabello verde agua. - Yo soy el estratega, sí, gracias. Mi nombre es Morgan, señorita Morgan para su alteza. - Se presentó con una amplia sonrisa, tomando la caída de su chaqueta para levantarla un poco, cual falda de vestido, al doblar las rodillas en reverencia. No le interesaba tanto presentar sus respetos, más sí verse como una señorita o algo medianamente similar. Al fin parando, soltó en un pesado suspiro su aliento y se enderezó, aunque su cabello seguía alborotado y su ropa algo torcida.

- Pero, ¿esto significa que tengo que ir yéndome a casa ahora? - Preguntó entonces, alzando la vista al rostro ajeno. Aún no había decidido cómo se sentía con la llegada del príncipe, pero esa duda ciertamente se hacía presente. Asumía que, con su llegada, el mando pasaría automáticamente a él. Y si no podía continuar dirigiendo, si no había más para que ella practicase y se midiese, sus asuntos en Renais terminarían. Asumía que de eso era que el príncipe deseaba hablarle, ante la completa atención de todos los presentes.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
965


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] El inicio del fin [Priv. Morgan]

Mensaje por Ephraim el Sáb Jun 10, 2017 5:01 pm

Ephraim arqueó la ceja al ver al "estratega", esperaba a algún hombre mayor mago o quizás algún general pero no una niña, la triste realidad era que nadie parecía decir que ella no era estratega, además tenía libros y si mal no veía portaba una espada teniendo en cuenta que probablemente nadie más sabía leer en todo aquel asentamiento no le quedó más que aceptar a la estratega tal y como era aunque a primera vista parecía muy débil.

-Buenos días señorita Morgan. Soy el príncipe Ephraim.- Dijo presentándose solo por respeto, prefería saltarse las formalidades y pasar directamente a los importante, la batalla. Sin embargo antes de eso escuchó un comentario de la joven que le llamó la atenció y lo alarmó, ella era libre de irse si quería pero la necesitaba, necesitaba un estratega después de lo que había visto en el castillo.

El príncipe abrió la boca para hablar pero el murmullo de las personas era muy molesto, entonces dio unos pasos para acercarse a Morgan y dijo: -Creo que es mejor hablar en un lugar privado, de otra forma tendremos que hablar muy alto y nos terminará doliendo la garganta.- ¿Qué decía? Eso es algo que le diría a su hermana, no a una recién conocida aunque debía admitir que tenía algo muy en común, ambas portaban una espada y ambas parecían débiles, omitiendo el caso de que Eirika era mucho más inteligente que él y probablemente Morgan también. Ephraim levantó la cabeza y dijo: -¡Hablaré con este estratega para organizar un ataque, luego les daré más detalles a todos! ¡Prometo devolverle el esplendor a Renais aunque me cueste la vida!- Luego de las palabras del príncipe, se armó un gran alboroto en el lugar, entonces Ephraim le hizo señas a Morgan y la guió hasta la tienda donde lo habían llevado, con mucho respeto les pidió a las ancianas que se encontraban allí que lo dejaran solo, no tuvieron ningún problema y simplemente se retiraron de la tienda.

Ephraim se sentó en el suelo al fondo de la tienda y empezó a hablar. -Mis conocimientos en batalla se limitan a la lucha en sí. Los pocos conocimientos que tengo sobre estrategia me exceden en esta tarea. Si deseas puedes marcharte, te pondré un escolta para que llegues a salvo a Jehanna o Carcino según prefieras. Sin embargo.- Entrecerró los ojos y miró fijo a Morgan. -Si deseas luchar puedes quedarte, ayudarme a comandar el ejército que tendré... No será mucho y tenemos todas las de perder, se perderán muchas vidas inocentes por mi incompetencia, no pude proteger Renais desde un principio y... SI bien hacerlo ahora parece imposible es algo que debo hacer... Todo el que ayude en la guerra tendrá recompensa, eso creo que está más que claro. Si deseas puedo darte oro... Cuando recuperemos el castillo porque ahora no tengo nada. Básicamente te estoy pidiendo de tus servicios a cambio de una simple promesa, a cambio de simples palabras.- Ephraim suspiró mientras negaba lentamente mirando al suelo. -El castillo se encuentra en una situación muy decadente... Está lleno de emergidos o por lo menos eso fue lo que pude ver por fuera. De seguro dentro del castillo hay enemigos aún más fuertes, si quieres puedo describir el castillo y la ciudadela. Los conozco a ambos como la palma de mi mano y también donde hay destrozos, lo recuerdo... Espero que esto pueda serte de ayuda si aceptas ayudarnos, por otro lado si no quieres no gastaré tu tiempo contándote la decadente situación del castillo.-
Afiliación :
- RENAIS -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Renais

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Lanza de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
585


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] El inicio del fin [Priv. Morgan]

Mensaje por Morgan el Lun Jun 19, 2017 11:59 pm

Un príncipe tratándola con respeto y poniéndola cercana a su nivel era una satisfacción digna de notar, que mantenía sus ánimos. En ningún modo era el primero en hacerlo; la realeza de Plegia y la de Nohr la habían tratado con respeto por otros motivos, pero seguía siendo agradable sentirse de importancia. Alimentaba su ego una pizca más. Luego anotaría el nombre y el cargo del hombre para asegurarse el recuerdo. Aún así, Ephraim no estaba respondiendo a su pregunta, lo cual tenía a la joven en exceso atenta a él, con los ojos bien abiertos y de momento sin hablar, esperando su respuesta. En lugar de ello, al parecer poco cómodo entre el ruido y las presencias alrededor, quería llevar la conversación a otro sitio. Ansiosa, Morgan apenas pudo esperar a que terminara de hablar con los demás. Asentía rápido y ya quería partir, moviéndose un poco sobre sus talones para ponerse en marcha apenas el varón de cabello verde agua guió. - Oohh, todo suena importante. Bueno, a ver qué pasa ahora... - Dijo, perdiendo el tono siempre animado de su voz a medida que hablaba, hasta no ser más que un murmullo.

Si le quitaban el mando, allí terminaba su aventura en Renais, con lo interesante que había sido hasta el momento y todo. Sentía que aprendía, que le hacía bien poner en práctica las lecciones de su padre y estando en pleno proceso de superar el desafío allí no tenía deseos de soltarlo, pero era de suponerse que ese pasara a ser el espectáculo del príncipe en lugar del suyo. Convenciéndose de mantener la duda de momento, Morgan aguardó a que el sitio se despejase antes de avanzar tras el otro, permaneciendo de pie ante él y con sus libros aún entre brazos, sujetos contra su pecho. Si la relevaba de sus funciones, sería una conversación corta. Con la vista agachada hacia el príncipe de modales que parecían bastante relajados, la plegiana le escuchó impaciente. No quedaba del todo claro lo que ayudarle a comandar significaría y las recompensas eran ambiguo asunto también; le dejaban más que una interrogante a resolver antes de tomar decisiones reales. Ladeó la cabeza, con un gesto de profunda concentración en el rostro, rayando en descontenta.

No obstante, a medida que oía, su preocupación por su propia situación se apartó un tanto de su mente, al surgir muchas más inquietudes sobre la intención de Ephraim que cualquier otra cosa. Ya había mencionado allí afuera retomar el castillo de Renais, pero no había asumido que sería así, de frente y antes que otras operaciones militares. Morgan parpadeó rápidamente, más que sorprendida, y sin poder contenerse alzó una mano cubierta por la enorme manga de la capucha de estratega para frenar un tanto al otro, replicando aprisa. - Espera, espeeeera... ¿te quieres ir directo al castillo? ¿Por qué? O sea, una cosa es matar a los que tienes infiltrados en el país, o barrerlos a Jehanna o lo que quieras, otra es la... cómo te digo... volver a tener el poder político, que es totalmente distinto, porque a saber si tener la coronita y los papeles hace o no hace que los emergidos te dejen de atacar y... - Resopló, sin poder siquiera pensar en los pasos a tomar, los distintos resultados y los requerimientos a la velocidad con que la situación se le venía a la mente. Era bastante. Y era, además, un área en la que ella tampoco se desempeñaba con tanta soltura. También tenía sus limitaciones, y así como Ephraim decía dedicarse mejor al combate que cualquier otra cosa, ella se aplicaba también a la estrategia militar, sin haberse hecho jamás adepta a la política. Podía ganar combates, pero no administrar un reino ni jamás legislar. Pasándose una mano por el cabello, desacomodando más de lo que arreglaba, Morgan prosiguió con un quejidito abrumado. - Hnngh... no soy muy buena en esa parte, ¿sabes? Ponme con las tropas y la pelea, genial, pero si buscas alguien que te sepa decir cómo reinstaurar un gobierno acá, es con mi hermano. Que está muuuy lejos. -

A pesar de su voz juvenil y algo aguda, sus palabras eran serias. Su hermano gemelo seguramente habría sabido guiarle en ese aspecto fácilmente, pero en ningún modo estaba al alcance y ponerse a buscarle a Ephraim otra persona que le ayudara no era una opción. Nada de eso era simple y ni siquiera Morgan se sentía segura respecto a resolverlo. La plegiana se había distraído con todo, sin aclarar aún si le ayudaría o no pues ella misma no había tenido oportunidad de definirlo, pero todos los aspectos complicados de lo que Ephraim pretendía lograr tenían su en otros sitios. Al fin bajó a la altura del suelo, sentándose ante él con las piernas cruzadas y la caída de la chaqueta de estratega un poco esparcida a su alrededor.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
965


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] El inicio del fin [Priv. Morgan]

Mensaje por Ephraim el Vie Jul 07, 2017 2:58 pm

El príncipe se sorprendió al notar la mano de Morgan haciéndolo callar de una manera tan descarada, de seguro de haber sido otro noble se habría enojado pero Ephraim consideró que quizás estaba diciendo cualquier cosa y tenía en cuenta que la experiencia en estrategia era la chiquilla a la que ni siquiera le quedaban bien sus ropas. Ephraim escuchaba con la boca abierta intentando formular una respuesta adecuada para Morgan. -Eh... En rea...- Dijo Ephraim en voz baja después de escasos segundos de silencio aunque no llegó a decir ni una palabra ya que Morgan volvió a hablar y prefería escuchar.

Las palabras de la joven estratega le sacaron una sonrisa al príncipe de cabellos azules, de alguna manera se veía a si mismo proyectado en ella, mientras que a él se le daba bien el campo de batalla a su hermana gemela se le daba bien básicamente todo lo demás. -Si lo comprendo completamente, tengo una hermana gemela que no se si sigue viva pero se le da bien todo lo que no sea... Luchar, yo solo soy bueno luchando.- Ephraim borró la sonrisa breve que tenía en su rostro y suspiró. -Quizás mi ambición es demasiado grande... Estoy a tu disposición, te encomiendo mis tropas... Se que tener poder político no tiene que ver con los emergidos pero a la gente le es más fácil seguir a un rey que a un príncipe. Eso en primer lugar... He visto en primera fila la cantidad de emergidos que se acercaban al castillo, es más que todos los emergidos con los que me he topado hasta ahora juntos... Son muchos y me arriesgo a decir que de acabar con ellos acabaríamos con una buena parte de los emergidos en Renais. Por otro lado mis tutores siempre me han dicho que el castillo de renais es un lugar estratégico, no solo por la estructura sino que todos los caminos que conectan con los distintos lugares importantes pasan por allí.-

El príncipe empezó a mirar a su alrededor en busca de un papel y una pluma, desgraciadamente no había nada de ello aunque era de esperarse, en el estado en que se encontraba Renais, papel, pluma y tinta no era lo primero que uno quería tener a mano, entre un trozo de pan y tinta en un reino caído cualquiera con sentido común elige el trozo de pan por más caro que sea normalmente la tinta. Como no tenía nada para escribir buscó una rama pero tampoco había dentro de la tienda por lo que eligió la única alternativa que le quedaba, usar su dedo para dibujar un plano del castillo de Renais actual, empezó dibujando un gran cuadrado. -Se que no es lo más elegante pero... Estamos en guerra y no se puede ser exquisitos, te mostraré primero como es el castillo de Renais, luego te marcaré las partes de los muros del castillo que están derrumbadas y tu verás qué te sirve de utilidad. Si te pongo a cargo de las tropas espero que tengamos un trato, solo nos quedaría hablar sobre la recompensa que recibirás.-
Afiliación :
- RENAIS -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Renais

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Lanza de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
585


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] El inicio del fin [Priv. Morgan]

Mensaje por Morgan el Lun Jul 31, 2017 4:39 pm

Alzó la cabeza un poco más a la mención de una hermana gemela, rápidamente apreciendo en su rostro un gesto de alegre sorpresa, así como una amplia sonrisa. Hasta el momento, jamás había conocido a otro par como ella y su hermano. - ¡Hey! ¡Gemelos de gemelos! - Celebró, riendo; lo que pretendía decir era que eran iguales en aquel aspecto, aunque la expresión había acabado por sonar algo extraña en voz alta. Pasándose una mano tras la desordenada melena al corregirse, Morgan prosiguió. - Digo... bueno, tenemos eso en común. ¿Donde está tu hermana, príncipe? ¿Sigue por aquí en Renais? - Preguntó. La curiosidad por aquel caso le inundaba ya, deseando conocer a la gemela del príncipe. Todas las señales indicaban mejor tener tacto con el asunto, desde el hecho que Ephrain se hallase a solas en ese mismo momento como la situación general de Renais, señales de que el bienestar o la presencia de un familiar podría ser un asunto delicado del que hablar, mas la falta de sensibilidad de la plegiana la mantenía al margen de ello. Tan sólo preguntaba de frente, sin cuidado.

Por lo demás, de algún modo le agradaba oír al hombre admitir que sólo era bueno luchando. Con sólo esas palabras, Morgan creía sentir que buena parte de la complejidad del asunto se desvanecía en nada y comprendía con perfecta claridad, de súbito, la posición de ambos ante el inmenso desafío a enfrentar. Sólo eran dos guerreros contemplando cómo obtener una victoria más. Eso era lo que Morgan había estado haciendo hasta entonces y aparentemente lo que Ephraim hacía también, el resto de los detalles no le atañían a ninguno de ambos, ni hacía falta que Morgan se enredara en pormenores políticos. Lo escuchó con mayor interés entonces, bajando a su regazo los libros que todavía portaba consigo. Con calma, poniendo en su rostro un gesto un tanto más calmo y comprensivo, la joven observó al heredero ante sí a medida que este explicaba sus motivos. Creía entenderlo mejor. El aspecto de Ephraim, si bien maltrecho por heridas y días de combate sin tregua, no se le antojaba en absoluto el de un hombre acorralado, exhausto o rendido, sino el de un soldado que simplemente necesitaba saber donde centrar sus esfuerzos a continuación; podía trabajar con esa clase de persona.

- Bueno... ajá, ahora sí estamos hablando. - Acabó por decir, asintiendo con decisión. No era una seña aprobatoria aún, no del todo, pero veía bastante sentido en lo que el otro decía. - Si es así de buena posición... más aún, si tenemos a muchos emergidos metidos todos en el mismo lugar, algo podría hacerse. ¡No puedo prometerte nada sobre tu coronita de rey ni lo demás, eh! ¡No tengo la menor idea de cómo están las cosas como para levantar tu reino! Pero si es de ganarles en combate a esos sujetos, creo que tú y yo podemos entendernos y lograr esa parte. - Dijo, ganando cierta confianza en la idea que tan disparatada había sonado hacía momentos. En particular, la idea de una gran porción de los emergidos invasores concentrados en un sólo sitio llamaba su atención, comenzando a repasar mentalmente viejas máximas planteadas en sus libros de estrategia, cursos de acción a tomar cuando el enemigo se comportaba de tal modo. Le inspiraba cierta esperanza. Se alzó cuando el príncipe lo hizo, girando sobre sí para poder seguirlo con la mirada mientras este parecía buscar algo en la vacía tienda de campaña. Al entender lo que hacía, apoyó una mano en su hombro para detenerlo.

- Ohh, yo ya tengo mi tarifa en mente, señor príncipe, pero no te me adelantes. Quiero calcular las condiciones primero, a ver qué tan posible es esto. ¡Ven conmigo! - Invitó con bastante efusividad, tomando el brazo ajeno y halándolo para ponerlo de pie. Con la misma emergía lo mantuvo sujeto, llevándolo por el brazo consigo fuera de aquella tienda y correteando a la más grande en el improvisado campamento, donde Morgan había estado trabajando y durmiendo hasta el momento. Una mesa de tres patas equilibrada con troncos, papeles y pergaminos algo sucios y carboncillos quebrados serían mejores que trazar en la tierra. - Mira, no le diría que no a un desafío y este está sonando mucho más interesante ahora. Si hay forma de ganar esto, puedes estar seguro que voy a apostar todo a ganarlo, ya verás. Ya se me están viniendo ideas a la cabeza... - Dijo, agachando la cabeza un tanto al adentrarse en la penumbra de la tienda mayor, recibida a cuenta nueva por el aroma a papel levemente húmedo y polvo.

De inmediato movió un tanto los variados volúmenes, anotaciones y mapas que tenía esparcidos ya en la mesa, haciendo un espacio y libre y buscando un pergamino grande que poner allí. De un puñado, puso una pequeña pila de carboncillos en la mano de Ephraim, algunos más afilados y otros más redondos, pero cualquiera de ellos suficiente para hacer trazos relativamente entendibles. - Cuéntame todo, ¿sí? Dijiste que sabías más o menos cuantos había en el área del castillo. ¿Qué tan cerca estuviste? ¿Cuando fue que viste esos números? ¿Hablamos de miles, o decenas de miles? - Comenzó a preguntar, una vez dispuesto todo para el príncipe. - Y el castillo, ¿cómo es? ¿Qué tal el patio? Todo lo que recuerdes sirve. -
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
965


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] El inicio del fin [Priv. Morgan]

Mensaje por Ephraim el Miér Ago 09, 2017 1:38 pm

Ephraim no tenía ganas de hablar de su hermana en esos momentos, si bien había sido su culpa que el tema saliera agradecía que Morgan no hubiera insistido mucho tiempo más, después de todo, de las tantas debilidades de Ephraim, en ese momento la más fuerte era su hermana, su padre, sus amigos, todas personas que no veía desde la caída y solo podía esperar que estuvieran bien.

Finalmente escuchaba a Morgan decir palabras esperanzadoras, si se podía, si había por lo menos una mínima posibilidad de que las cosas salieran bien entonces debían intentarlo, Ephraim asintió con el rostro serio dispuesto a seguir escuchando a la estratega, esperaba escuchar más mientras buscaba algo con que dibujar, sin embargo la joven lo tomó del brazo obligando a que se parase, el príncipe abrió grande los ojos intentando entender que es lo que estaba sucediendo, por el momento solo siguió a Morgan hasta la otra habitación, al entrar lo comprendió todo, allí había materiales para dibujar el castillo no solo era más entendible sino que, si dibujaba un plano o por lo menos lo intentaba era algo que la estratega podría quedárse para ella para planear el ataque más detenidamente. Tomó los carboncillos y asintió ante las palabras de Morgan, ahora la tarea de Ephraim era ser lo más claro posible en su descripción.

-Una imagen vale más que mil palabras.- Dijo el príncipe recordando uno de los cuadros que tenía en el castillo, por un momento se asomó una sonrisa a sus labios pero, rápidamente Ephraim sacudió la cabeza y se concentró, era un tema serio no podía ponerse nostálgico, no ahora. -Hablamos de unos cuantos miles... O eso supongo... Lo que yo llegué a ver fueron al menos veinte filas interminables de emergidos marchando. El castillo da una buena posición para luchar a quizás cuatro o cinco mil hombres, más los que seguro hay en el interior, ya he atacado un fuerte donde había emergidos por todos lados... La gran mayoría estaba dentro del fuerte, en ese momento solo hubo arqueros y algunos soldados fuera... También...- Suspiró. -Alguna vez ¿has visto a un emergido... Huir luego de un gran rugido proveniente de algún lugar? Quizás... No fue una huida sino un llamado...- Ephraim empezó a dibujar cuadrados dentro de cuadrados, cuatro cuadrados, cada uno reducía el tamaño del anterior casi a la mitad, excepto el del centro, ese era considerablemente más pequeño que los demás. -Estuve dentro del castillo, buscaba... Buscaba.... Apretó los dientes, frunció el ceño y bajó el tono de su voz. -Buscaba algún indicio sobre el paradero de mi hermana y mi padre... Aunque agradezco no haber encontrado un cadáver perteneciente a ellos.- Entonces recordó a la espadachín que le había provocado prácticamente todo el daño que habían curado en el asentamiendo donde se encontraba en ese momento, Ephraim respiró hondo algunas veces y consiguió calmarse un poco.

Empezó a hacer cruces a la izquierda del cuadrado más grande. -Aquí está la entrada, es solo una pila de escombros... Pero...- Dibujó dos líneas horizontales separadas unos tres centímetros una de la otra, estas dos líneas fueron hechas a unos seis centímetros arriba de la entrada llena de escombros. -Aquí hay una pared derrumbada, los escombros están hechos a un lado... Pudo haber sido una vía de escape en su momento como también una de entrada para los emergidos... Pero eso no importa ahora... Creo que podrían entrar en ella de a cuatro hombres separados medio brazo uno del otro, no es una entrada tan grande como la principal pero... Es algo, ahí se entra a la ciudadela, los demás muros solo están dañados por el tiempo, están intactos, de seguro habrá emergidos esperando arriba de ellos, pueden observar todo alrededor del castillo, excepto el frente, allí no tienen mucho lugar aunque... Quizás... Desde arriba de los escombros puedan hacer algo.-

El príncipe se quedó unos momentos observando el papel. -No recuerdo bien dentro de la ciudadela dónde estaban los escombros pero... No será fácil luchar ahí, el terreno será demasiado molesto considero que, entrar será fácil comparado con lo que será la batalla una vez dentro del castillo, los arqueros nos tendrán a tiro de seguro, eso te lo encargo a tí, la siguiente capa del castillo no la llegué a conocer porque me atacó una asesina, desde fuera lo único que estoy seguro es que, el palacio estaba bastante intacto, solo tiene algunos derrumbes en la parte trasera y a los costados que tapan las alcantarillas.-
Afiliación :
- RENAIS -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Renais

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Lanza de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
585


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] El inicio del fin [Priv. Morgan]

Mensaje por Morgan Ayer a las 1:50 am

La muchacha de corta estatura y pequeña complexión de cuerpo se quedó de pie junto a Ephraim, pues de otro modo no podría observar lo que hacía. El príncipe era alto, la mesa también; todo muy problemático. Desde allí vio el mapa que apenas comenzaba a tomar forma, escuchando con numerosos y enérgicos asentimientos de la cabeza las indicaciones. Era una tarea sobrehumana, sí, pero no era del todo imposible. Los números se volvían menos importantes y más favorables cuando el terreno del combate los obligaba a disminuirse, el lugar limitado y controlado se volvía un punto a favor. Además, había buenas formas de proceder, de entrar con ventaja cuando se sabía exactamente dónde estaban reunidas y a la espera las fuerzas enemigas, Morgan sólo debería repasar sus libros de estrategia bélica favoritos para refrescarlas y hallar el mejor plan. Comprendiendo y armando su imagen mental de la situación, Morgan sólo se detuvo ante la mención de algo que desconocía, que no sabía interpretar en toda la escena. - ¿Emergidos retirándose? - Preguntó, confirmando que fuese aquello a lo que Ephraim se refería. Frunció un poco el ceño. - Casi nunca... es muy raro que lo hagan, no se puede contar con ello. Tienen que estar realmente perdiendo, y por lejos. E incluso entonces suele ser para reagrupar, juntarse con refuerzos y volver. ¿Los habrán llamado al castillo o algo así? -

De cualquier modo, no podía contar con factores poco seguros. Debía asumir que tendrían el escenario usual, el de los emergidos en su mayor eficacia posible, y trabajar sobre ello. Escuchó el resto de la explicación del hombre, manos apoyadas al borde de la mesa, inclinada cuanto podía estar sobre el mapa para mirar. La idea que Morgan se formulaba era, principalmente, la de entrar a lo más profundo del palacio tan rápido como fuera posible e invertir la posición, tomar el reducido centro de todo y defender desde allí. Pero ese era sólo el final del asunto. Para sitiar los restos del castillo y para entrar al mismo les esperarían muchos más desafíos, tales como las murallas que el príncipe describía, mencionando cómo las protegían. Sabiéndolo, creía que podría prepararse para ello, si tan sólo lo pensaba con mucho cuidado luego.

Guardó un silencio un poco más prolongado, con la vista vuelta hacia lo alto y un ruidito pensativo saliendo de su garganta. Estarse quieta nunca le había servido de mucho, al contrario, parecía atascarla más, por lo que ocupó las manos por aquellos instantes, despejando un poco más de la mesa para poder sentarse en esta. Meciendo las piernas recubiertas en botas gastadas, pero de ninguna forma tan maltrechas como todo lo que Ephraim tenía encima, al fin habló. - Si estás decidido a retomar el castillo, pensar en derrumbarlo todo con buena parte de los emergidos dentro no vendría a ser una opción. Perooooo... ¿qué hay de algunas secciones de las murallas? Digo, de todos modos van a tener que reconstruir casi todo después. - Consultó, mirando al otro con bastante seriedad. De inmediato alzó el dedo índice ante él, casi tocándole la punta de la nariz, para impedir que respondiera prontamente. - Quiero armar esto de modo que podamos tomar y defender el castillo desde dentro. Lo que le queda dentro, ¿entiendes? Y va a ser importante que el enemigo tenga tanto problema como sea posible para entrar, también que no quede más que una entrada posible, que va a ser más fácil de defender. -

Entonces sí bajó la mano, aguardando permiso del príncipe. El castillo ya arruinado tendría que sufrir aún más destrozos en el proceso de ser tomado de control emergido, pero todas las mejores ideas que aparecían en la mente de la estratega lo implicaban de un modo u otro. Idealmente, hasta necesitarían armas de sitiado. No era que estuvieran en las mejores condiciones como para conseguir catapultas o siquiera alguien que realmente supiera construir una, pero si llegaba a hacer posibilidad, Morgan lo querría todo. Wyverns, también. - Algo que sí que vamos a necesitar va a ser un poco más de tropas, eh... - Agregó en un murmullo. En ese campamento no eran muchos, ni soldados expertos exactamente. Pero el plan tomaba forma, de un modo u otro.
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Tactician

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
965


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] El inicio del fin [Priv. Morgan]

Mensaje por Ephraim Hoy a las 1:02 pm

La joven estratega empezó por responder la pregunta de Ephraim que, por el momento era lo que más le llamaba la atención, el príncipe había llegado a la misma conclusión que la dama, los habían llamado del castillo, una vez si podía ser que se había retirado por estar perdiendo pero cuando Ephraim luchó contra los jinetes de wyvern era otra cosa, era extraño y solo podía pensar que un emergido muy poderoso estaba controlando la zona, algún tipo de general o así. -No digo que sea algo que nos vaya a pasar en nuestra batalla... De hecho no me extrañaría que empezaran a llegar emergidos de la nada... Solo que... Es probable que nos encontremos con esto emergidos poderosos... Uno de ellos estuvo a punto de perder pero...- Apretó los dientes. -Nos dio problemas a mi y a un espadachín muy poderoso, el espadachín que está dispuesto a entrenar a estos civiles.-

Ephraim observaba a Morgan, como no volvió a hablar continuó dibujando el plano, intentaba hacerlo con mucho detalle, una vez que estaba descrito la parte exterior quedaba la parte que no había visto, esa parte la haría según recuerde, cosa que no era una tarea nada fácil teniendo en cuenta que el príncipe no visitaba los interiores del castillo desde hacía casi dos años.

Cuando Morgan se sentó en la mesa, el príncipe se quedó mirándola fijo por unos momentos hasat que ella empezó a hablar. El joven de cabellos azulados abrió levemente la boca pero, antes de que pudiera decir una palabra el dedo índice de la estratega se detuvo frente a su naríz, en ese momento Ephraim ladeó su cabeza lavemente intentando escucharla con atención aunque era difícil después de una acción que le pareció bastante infantil.

Al terminar de oír las palabras de Morgan, Ephraim asintió. -No podemos destruírlo todo... No sabemos si hay arquitectos entre las tropas y, juzgando por los rostros y la forma de hablar... Yo diría que no hay ni uno solo, tampoco hay suficiente oro en Renais para pagar uno... Hay que dejar intacto un camino que lleve a la sala del trono y la sala del trono... Se que por alguna parte allí había planos y... Algo de una gema importante... Tenía que ver con religión creo... No lo recuerdo bien.- Luego levantó su mano brazo derecho mostrando el brazalete que llevaba, esta lo más intacto de toda su vestimenta, el color dorado si se pulía un poco volvería a brillar, por otro lado, había una gema en el medio del brazalete de un color que no se llegaba a distinguir porque estaba muy apagado. -Mi padre decía que esto era importante, nunca dijo por qué... Pero como digo... Solo es religión, dudo que sea algo que nos ayude con los emergidos.- Suspiró y bajó la mirada unos momentos hasta que escuchó el murmullo de la estratega, entonces, levantó su mirada una vez más. -Conseguiré tropas mientras estas entrenan, debemos atacar antes de que llegue el invierno de ser posible... Si no me equivoco deben quedar como dos meses y una semana o dos semanas, no es mucho... Pero pasar el invierno será difícil si tenemos que luchar contra emergidos. Con un poco de suerte tendremos entre quinientos y mil hombres y quizás... Algunas jinetes de pegaso, salvo lo que ya te he dicho hagamos mierda el castillo.-

Ephraim se quedó pensativo unos momentos si quitar la vista de Morgan. -Creo que... La sala del trono y el camino que lleva hasta ella está hecho de un material diferente hasta el resto del castillo... ¿Ya lo había dicho?- Sacudió la cabeza. -Explosivos, necesitaremos explosivos, cerca del campamento militar que liberé hace una semana hay una mina de donde se pueden extraer algunos materiales para hacer explosivos, no se cuales son esos materiales, solo se que de ahí los extráen, si tu sabes cómo, entonces podríamos hacer flechas explosivas y destruír el castillo desde afuera, entonces acabaríamos con muchos emergidos sin que siquiera lo notasen y, luego, ya me dirás tu que hacer... Si tomamos el castillo, será fácil defenderlo, lo prometo.-
Afiliación :
- RENAIS -

Clase :
Lord

Cargo :
Príncipe de Renais

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Lanza de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
585


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] El inicio del fin [Priv. Morgan]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.