Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Mensaje por Zephiel el Dom Abr 02, 2017 11:06 pm

La guerra que es constante destruye los mapas. Destruye los caminos y también los recuerdos inscritos en ellos. Se deforma la tierra, y convierte todo lo que se ve en algo bélico, tintado de sudor y sangre. Eso sucedía a Bern en su interior, cuando las bestias que habían tomado posesión del reino se esmeraban en luchar contra sí mismas, siendo la única diferencia entre cada frente sus banderas. No importaban los detalles cuando siempre se llegaba al mismo resultado: unos salían victoriosos y se retiraban, abandonando un mar de restos desangrados a sus espaldas.

Aquellos cuerpos abandonados permanecían allí por cierta cantidad de tiempo hasta que desaparecían. O sus congéneres apartaban sus cuerpos del camino, o simplemente la tierra se los tragaba. Lo importante era lo que dejaban con ellos: provisiones. Armas nuevas, armaduras, telas y más. Si tenían suerte, existía la posibilidad de encontrar alimentos, pero siempre eran hallazgos esquivos. Por eso era fundamental rastrear estas batallas y aprovecharse de ellas, y por eso mismo los jinetes wyvern de Bern se dirigían a ellas. Hace poco había ocurrido una en un ya conocido territorio de guerra, y Zephiel decidió unirse al grupo que recolectaba estos recursos. Planeaba asegurarse por su propia cuenta de que nadie los avistara de vuelta a su refugio, y si llegaban a hacerlo, alzarían las armas en su contra. Tenía seguridad en que, eliminando tan solo a un vigía, no tendrían que lidiar con una horda de mayor tamaño.

Llegaron al sitio antes mencionado y aterrizaron con las bestias voladoras sobre la hierba, cuidando de no posarse sobre los cadáveres. Eran unos veinte wyverns los que habían viajado junto al rey, siendo los que en mejor forma se encontraban del montón. Sus jinetes bajaron y de inmediato comenzaron a hurgar los cuerpos ajenos, apestándose las manos mientras intentaban no respirar la fragancia de la sangre oscura y coagulada. Era tan solo un rumor que sus aromas envenenaban, pero se era capaz de creer cualquier cosa sobre ellos. Sustrajeron lanzas, espadas y hachas, y continuaron buscando. Gritos de que habían encontrado una poción, una silla de montar nueva, todavía atada a lomos de un wyvern muerto. Aquella excavación al aire libre daba sus frutos, siendo iluminados todos por la tibia luz del amanecer, en medio de una paz disturbadora.

Zephiel sin embargo no buscaba recursos igual que sus hombres. Permanecía sobre su wyvern, quieto y en silencio, observando el horizonte. Hacía lo posible por distinguir cualquier figura por indefinida que fuera, descifrado si es que algo venía en aquella dirección. Estando a campo abierto había demasiadas direcciones y ninguna en la cual enfocarse en concreto, pero por el momento parecía estar seguro de no haber visto nada. Por eso mismo bajó su mirada hacía su ejército, cerciorándose de que hubieran finalizado. Se encontró con que se habían dispersado por todo el campo, cosa que hacía difícil poner la atención en ellos. No podía llamársele avaricia a tal comportamiento cuando hacía tanto que no buscaban recursos, y el rey sabía bien que muchos de ellos estaban heridos, habiendo en el campamento gente en peores condiciones. Pero perdían tiempo, y quien sabe si desde las montañas ya los habían avistado. Cada ve que aprendía más sobre los emergidos se encontraba con la no muy grata sorpresa de que ellos aprendían también de él, y de sus tácticas. Frunció el ceño, a punto de dar la orden para que el reto se reuniera.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1465


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Mensaje por Varok el Jue Abr 06, 2017 7:04 pm

Pasaron alrededor de 5 meses desde que Varok consiguió reclutar un pequeño grupo de voluntarios entre los refugiados que salvó. Estos hombres con oficios tan variados que iban desde la minería hasta la sastrería no poseían conocimiento militar alguno. Sin embargo el gran general ya había conseguido sacarles un buen jugo, limpiando el camino a Lycia para ofrecer una ruta de escape de quien no desee quedarse mas en ese condenado lugar. Una enorme proeza si sumamos también la alta de recursos disponibles, un reino no muy productivo que cayó en desgracia y que por ende debe conformarse con lo que se pueda salvar.

Muy lejos estaba esa época gloriosa en la que el reino se jactaba de su inmenso poder militar. La generación de Varok había sido muy rica en su clase, sirviendo a múltiples propósitos en las fronteras. Al anciano general le costaba trabajo pensar que ellos no hubieran podido resistir el embate de los emergidos; siendo que él mismo sobrevivió durante meses tan solo acompañado con poco mas de quince hombres. Solo quedaba una explicación optimista, el número de emergidos iniciales era tan inconmensurable que saturó las filas del ejercito. Ambos bandos batallaron en la medida de las posibilidades, Bern cayendo lamentablemente pero llevándose consigo una gran parte del ejercito enemigo. Era una idea sumamente loca, pero factible, Varok siempre deseaba pensar bien sobre sus camaradas.

Aunque serían una bola de ancianos todos de estar vivos, seguían siendo personas capaces de rivalizar con él tanto en ingenio como presteza con armas. Por eso mismo llevabas sus tropas al norte, cerca de las montañas protegidos por el relieve hay un número importante de fortalezas. Alguna podía ser la base de sus viejos compañeros, unirse a ellos era lo mas sensato.

¡S-señor! -dijo uno de sus hombres acercándose a él con sumo respeto... o miedo.- ¡allá, fuego!

Varok alzó la vista por encima de los arboles muertos; aunque abundantes todavía los viejos bosques estaban secos, ni siquiera conservaban las hojas. El pelotón completo se preocupó, lo mas posible es que sean emergidos y ellos no eran lo suficientemente numerosos para acabar con una división completa de esos monstruos.

Eso significa que estamos cerca... -comentó por lo bajo al mirar esta torre de humo que partía el cielo- ¡Preparen las armas! ¡esas mierdas pueden estar cerca, así que maten a cualquier cosa que se mueva!....
es mejor registrar cadáveres que preguntar.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
General

Cargo :
Soldado retirado / exiliado

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Esp. de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
924


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Mensaje por Zephiel el Dom Abr 09, 2017 2:21 am

Con cada segundo que permanecían allí, la tensión crecía. Era peligroso, y por esa razón el monarca decidió que ya había sido suficiente.

- ¡Posiciones! -gritó Zephiel a sus soldados, sin esforzarse en que los más lejanos lo escucharan.

Quienes estaban junto a a él, actuando de guardias, lo oyeron y pronto difundieron a viva voz la orden del rey. La excavación se había acabado, era el tiempo correcto de volver a la fortaleza con lo recolectado. Aún así los hombres tardaron en volver a acercarse y subir a sus monturas, pues ojeaban una última vez los suelos con la esperanza de encontrar lo que necesitaban. Era igual que buscar monedas en una calle, solo que la sangre cubría el brillo de las cosas y las escondía a simple vista.

Fue en ese momento de espera en que el rey detectó, apenas con el rabillo del ojo, una columna de humo. Giró la cabeza y corroboró lo que había visto: un incendio en un bosque lejano. Eso tomó de sorpresa al monarca, quien había creído que las actividades destructivas de los emergidos habían acabado... junto con la vida de su gente. Habían varias posibilidades, una era que simplemente quisieran limpiar terreno, y no les importara destruir bosques para lograrlo; otra era que no fueran emergidos, sino personas intentando llamar la atención, lo que bien podía considerarse un suicidio. Y la tercera, que se tratara de una trampa, considerando lo anterior. Lo que era importante resaltar era que a los causantes del incendio no les importaba ser vistos. ¿Sería un error aceptar su invitación?

- Tú - se dirigió al jinete que más cerca estaba de él.- Asegúrate de que vuelvan a la fortaleza sin ser vistos.-ahora fue a su izquierda, e hizo caminar a su wyvern hacia unos quince jinetes ya montados.- Ustedes, acompáñenme. Vamos en dirección al humo.

Ya todos los presentes se habían dado cuenta de lo que sucedía, bastaba con alzar la cabeza y contemplar la terrible nube negra que escalaba los cielos. Quienes se marchaban tan solo imaginaban lo peor, pero lo más importante era conservar sus vidas y suministros, por lo que no todos podían acompañar a su rey. Cuando Zephiel alzó el vuelo, seguido de los otros jinetes, separaron caminos. Ahora el grupo se había reducido, pero eran suficientes para dar batalla si se encontraban en esa situación. Sobrevolaron las planicies durante varios minutos, ya que lo ideal no era cansar a los wyvern, y desde las alturas pudieron contemplar cómo el fuego amenazaba con consumir no solo el bosque circundante, sino también un pequeño conglomerado de casas mal hechas e improvisadas. Seguramente se trataba de supervivientes que habían sido descubiertos, pero lo más probable es que ya estuvieran sin vida. Era un escenario caótico, pero aún así siguieron aproximándose.

En pleno vuelo, Zephiel pudo ver a los emergidos: eran varios, pero no más que treinta. Era una patrulla pequeña, vigías, exactamente lo que estaba buscando exterminar. Sin embargo, también fue capaz de ver otra cosa. Y esa otra cosa no era sino otro grupo que se encontraba muy cerca del campo de batalla. A primera vista no parecían emergidos, por lo distinto de su formación y manera de vestir. Cabía la posibilidad de que fueran humanos, igual que él, pero nada podía asegurarle que no fueran salvajes o bandidos. Quizás lo más prudente era ver las intenciones de quienes estaban en tierra, por lo que Zephiel lideró a sus hombres para que rodearan el lugar, esperando el momento oportuno para aterrizar y atacar a quien estuviera en el bando contrario. De lo que sí estaba seguro era que no se marcharía sin haber derramado la sangre de quienes podían descubrirlos a él y a sus jinetes.


Última edición por Zephiel el Sáb Mayo 27, 2017 9:44 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1465


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Mensaje por Varok el Dom Abr 09, 2017 4:19 am

Varok caminó junto a sus tropas lentamente, con su escudo al frente y su espada desenvainada miraba con ojos penetrantes cualquier objeto en el paisaje. Árboles,  matorrales, piedras, todo; ya que cualquier cosa podía ser el indicio de una posible emboscada o pista determinante de que algún emergido estuvo allí. ¿Sobrevivientes? es posible, pero muy improbable, tanto que incluso mantendría la idea de matar ante la duda.

Cuando la distancia entre ellos y el lugar donde provenía el humo fue corta, pudieron notar la presencia de esos monstruos emergidos caminando a sus anchas en lo que parecía un matadero de sobrevivientes. Los hombres empezaron a titubear tenían intenciones de huir despavoridos. Un mal que el general no había podido sacarles a pesar de las múltiples luchas que tuvieron, tal vez algunas victorias no eran suficientes para mantener sus hombres estables. Sin embargo había algo que él si podía hacer y a lo cual ellos contestaban con determinación, la voz de mando.

¡Arriba vagos hijos de puta! -gritó quebrando el silencio, sin temor alguno de arruinar el elemento sorpresa del ataque- ¡¡¡Es hora de hacer justicia!!!

Sin esperar a nadie Varok corrió con toda sus fuerzas hacia el lugar, los emergidos ya alertados retomaron sus armas y fueron al encuentro. Un lancero se lanzó insolente con su arma esperando empalarlo por el frente, sin embargo valiéndose de su experiencia el anciano usó el escudo para desviar la estocada ligeramente; mientras que en el mismo movimiento con su otra mano armada atacó el cuello. El enemigo cayó con suma facilidad, tanta que otros tres guerreros intentaron abatirlo con un ataque conjunto. Pero Varok desvió o bloqueo sus ataques y antes de que pudieran restablecer sus posiciones defensivas él los abatió con unos pocos sablazos. Sus hombres al ver tal alto de valentía o locura dejaron su timidez y con sus armas en alto fueron al conflicto gritando.

¡Maten a todos y cada una de estas mierdas! ¡¡¡hasta que el último emergido no esté destripado en el suelo siendo abono para la tierra nadie tiene permitido relajarse!!!
Afiliación :
- BERN -

Clase :
General

Cargo :
Soldado retirado / exiliado

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Esp. de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
924


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Mensaje por Zephiel el Vie Abr 14, 2017 1:39 am

Desde el aire, vigilaban. No pasó mucho tiempo hasta que los dos grupos en tierra hicieron el primer contacto, un simple intercambio de miradas, y pronto las armas fueron blandidas. Quien era el líder de los humanos fue el detonante de la batalla, siendo el primero en derramar sangre emergida a sus pies. Sus gritos podían oírse incluso desde las alturas, su voz poseía un tono y fuerza inconfundible para todo quien pertenecía al ejército. Llamó inmediatamente la atención de Zephiel, quien dejó de planear a los alrededores y en cambio detuvo a su criatura aleteando en el aire, para así observar con más cuidado lo que allí ocurría. Los guerreros libres ya chocaban armas en contra de sus enemigos, quienes entonces se veían en mayor desventaja. Era el momento de decidir si los acompañarían en su batalla, pues de no ser así ya podían retornar el vuelo, dado a que no parecían haber sido vistos por nadie. El monarca lo debatió brevemente y, con un simple gesto de su mano, hizo obvia su decisión: descenderían. Él fue a la cabeza, llevando a su criatura a tierra, por detrás de las tropas emergidas. La bestia alada no estaba entrenada para el combate, pero era mejor así, dado a que la espesura del humo y la multitud de los árboles hacían difícil atacar desde el cielo. Bastaba con que el wyvern aterrizara y se protegiera por sí mismo.

Los emergidos tardaron en percatarse de que los jinetes wyverns los flanqueaban. Un par de arqueros fueron quienes miraron hacia atrás cuando el rey bajó de su montura, pues el peso de su gran armadura no pasaba desapercibido a sus oídos. Parecía ser un blanco fácil, ya que su agilidad se veía disminuida mientras recobraba su pose y desenvainaba su hoja. Tensaron sus cuerdas, sin embargo no contaron con la guardia del rey, jinetes que con sus jabalinas atacaron a los arqueros antes siquiera de que pudieran soltar sus flechas. Atravesaron la pierna de uno, dejándolo incapacitado, y el torso de otro, matándolo en el acto. El que logró sobrevivir no tardó en encontrarse con la hoja de Zephiel, la cual atravesó su pecho en una estocada con facilidad. El rey separó su espada de la carne con una violenta patada, dejando el cadáver detrás de sí y continuando hacia delante. Sus hombres descendieron y lo siguieron, portando escudo y hachas en mano. De esta manera habían rodeado a los emergidos, pues izquierda y derecha estaban bloqueadas por las ruinas y la vegetación.  Parecía que, junto con los guerreros sin afiliación, no tardarían en acabar con aquella amenaza.

Los hombres de Zephiel se adelantaron a él en fila uniforme, empujando con sus escudos a los lanceros que se encontraban en la retaguardia. Quienes se encontraban más atrás no dudaron en lanzar rocas de gran tamaño para desestabilizar las defensas de los emergidos. Desde hace ya mucho tiempo que el orden del ejército de Bern se había brutalizado hasta volverse un juego de supervivencia: las hachas arrojadizas eran reemplazadas con cualquier cosa que tuvieran a mano, pues el objetivo último de estas batallas no era reducir al enemigo, sino matarlo de cualquier manera posible. Por eso las piedras fueron muy útiles, ya que golpearon directamente en la cabeza a aquellos monstruos, desestabilizándolos y abriendo suficiente hueco como para que los supervivientes los atravesaran con sus propias lanzas. Sin embargo los emergidos respondieron cargando hacia ellos, pues eran mucho más pocos que los guerreros del lado contrario, y por lo mismo no les fue dificultad hacerlos retroceder. Zephiel mantuvo su posición en lo posible, chocando espadas contra uno de los emergidos, derrotándolo fácilmente en un rápido juego de esgrima. Rebanó su estómago, encontrándose inmediatamente con un guerrero de lanza. Esta vez se encontraba en desventaja y no pudo sino guardar distancia contra su contrincante. Cada vez se notaba más la desventaja numérica de sus hombres en comparación, más ninguno de ellos caía todavía.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1465


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Mensaje por Varok el Vie Abr 21, 2017 12:38 am

El festival de sangre y acero se celebró con tal vehemencia que el mismo general no pudo resistirse a soltar carcajadas mientras cercenaba a sus enemigos. La batalla lo extasiaba mas que cualquier otra cosa e incluso se había olvidado que sus reclutas le seguían. Él avanzaba decapitando un enemigo, luego bloqueando un ataque para contraatacar antes que el agresor tuviera tiempo de recomponer su posición; sablazo, bloqueo, estocada todo se unía en una perfecta sinfonía sangrienta. Tal vez sea esta faceta tan violenta la cual los hombres que le seguían adoraban mas, convertido en una maquina de cortar carne los combates contra los emergidos se veían como victoria claras aún en la diferencia numérica.

¡Avancen! ¡no le den ni un segundo para respirar a estos bastardos! -gritó al reventar su espada contra la cabeza del enemigo, cortando incluso el metal del casco por la violencia. Todo se veía como una gloriosa batalla en sus ojos pero de pronto el panorama cambió. Un gruñido distinto se oyó en el fragor de la carnicería, no era el grito de un herido, el choque del acero o cualquier otra cosa símil. Extrañado el veterano se detuvo un segundo y alzó la vista, con su mirada atenta buscó el origen pero nada parecía corresponder con el sonido. Fue entonces cuando lo vio, una horda de wyverns con sus jinetes descendieron de repente, flanquearon con astucia a los emergidos y se unieron al combate.

¿Un aliado? ¿aquí? ¿ahora? eso era muy irreal, pero los bandidos no son tan ricos como para mantener esas bestias como monturas de guerra y menos en esas cantidades tan grandes. No era un ejercito extranjero, eso él podía diferenciarlo con total seguridad pues su experiencia lo avalaba. La única posibilidad que analizaba era que ellos fueren los ''sobrevivientes'' del ejercito de Bern. Si, uno de sus viejos generales amigos; esa debía ser la respuesta.

Era hora... -musito por lo bajo casi como un suspiro de alivio por haber conseguido el objetivo después del infierno interminable que atravesaron. Segundos mas tarde alzó ambos brazos exhibiendo sus armas y con una voz tan fuerte que podrían haber escuchado hasta en Secae se refirió.- ¡¡¡Hijos de Bern alzaos, sangre y gloria nos aguardan!!
Afiliación :
- BERN -

Clase :
General

Cargo :
Soldado retirado / exiliado

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Esp. de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
924


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Mensaje por Zephiel el Lun Mayo 01, 2017 1:00 am

El emergido que portaba la lanza seguía distanciando con ella al monarca, impidiéndole hacer uso de su presto manejo de la espada. A pesar de llevar una armadura que lo protegía más que suficiente, era una estupidez subestimar a quien tenía mayor alcance, siendo que no portaba más que su hoja de bronce.

-¡Un escudo! -exigió Zephiel, alzando su voz hacia sus hombres, que luchaban a par que él. A su reclamo, uno de sus soldados más cercanos se aproximó, cediéndole una rodela y apartándose de la escena tan pronto pudo, escapando de la lanza que apuntaba hacia ellos.

El emergido atacó al rey, adelantándose para así poder alcanzarlo. Sin embargo su ataque fue desviado por la mano izquierda de este último, llevando la punta de la lanza hacia un lado, y abriendo así las defensas de la criatura, la cual tardó demasiado en reaccionar e intentar retraer su arma. Un violento corte en su cuello con el filo de la espada lo derribó en su lugar, abriendo camino hacia delante. El resto del ejército superviviente avanzó junto con su rey, dándose cuenta de que los emergidos se habían reducido drásticamente al punto de estar ellos ahora en desventaja. La batalla parecía estar ganada, pero no había descanso todavía, pues los monstruos seguían oponiendo gran y férrea resistencia. Fue en ese instante, donde tan solo quedaba el último esfuerzo para salir vencedores, en que un grito atrajo la atención de Zephiel hacia delante. Por un momento había olvidado que aquellos desconocidos, que dominaban el lado contrario del campo de batalla, poseían un líder. Pero al oír su voz, no cupo duda al adivinar de qué clase de hombre se trataba: un soldado de Bern, admitía serlo y lo parecía en todo sentido.

Zephiel, al escuchar ese llamado, no pudo sino aproximarse con rapidez, atropellando a cuanto enemigo se interpusiera en su camino. Era más que su obligación comunicarse con él, era una necesidad. Sobre todo porque creía haber perdido a los hombres que no habían defendido el castillo a su lado, contándolos como víctimas de la invasión.

- ¡Soy Zephiel, rey de Bern! -exclamó ya a mitad de la escena, seguro de estar lo suficientemente cerca del general contrario para que pudiera verlo. Entonces varios de sus soldados hicieron defensa a su alrededor, dándole ventana para continuar con su discurso.- ¡Dices pertenecer a mi reino! ¡He de saber tu nombre y cargo! -y con esto, terminó de distraerse y volvió a enfocarse en la batalla, concentrado en abrir camino hasta que ambos grupos pudieran encontrarse.

No había quien perteneciera a Bern y no conociera el rostro de Zephiel, quien ostentaba la corona, y que se creía caído junto con el trono que antes ocupaba. Y de la misma manera, el monarca reconocía bien los rostros de su ejército, mas se le hacía difícil reconocer a sus subordinados cuando ya no los comandaba, poniendo su atención nada más en los generales wyvern que habían sobrevivido junto con él. Bien ese hombre de avanzada edad podía ser el comandante de un escuadrón, o podía estar retirado. Muchas eran las razones de por qué no acababa de descifrar su identidad, pero sabiendo que luchaban contra el mismo enemigo y pertenecían a la misma patria, bien podían entablar un diálogo una vez la amenaza presente fuera subyugada.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1465


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Mensaje por Varok el Jue Mayo 04, 2017 1:58 am

Varok empuño su espada acertando un golpe violento en la cabeza de un emergido. El acero se hundió atravesando el casco, el filo cortó la carne y los huesos matando al enemigo casi instantáneamente. Luego de retirar su arma miró el campo de batalla, vio complacido como los emergidos eran masacrados despiadadamente. Esbozó una sonrisa llena de satisfacción cuando lo escuchó a él. Zephiel, rey de Bern trajo consigo a su séquito de soldados para hablar con el anciano general. Esa sonrisa iluminada se transformó entonces en una cara seria, estaba en frente del rey, uno de los responsables de su exilio. No dijo nada al principio, ya que nunca pensó que fuese a encontrar a esa persona después de tanto tiempo. Pero las palabras que pronuncio el rey, lo enfadaron bastante. Recordó entonces que una vez antes de retirarse definitivamente del ejercito lo vio, un tanto mas joven e inmaduro fue quien le entregó una condecoración por servicios prestados al reino. Fue hace mucho, era un príncipe todavía, es obvio que no se acordaba de él; y aunque lo hiciera eso no significaba nada...

¿Tu reino? -preguntó el general como si quisiera que le confirmase lo que había dicho Zephiel.- ¡vaya! eso explica por que Bern cayó en manos de estos hijos de puta. -Miro una vez mas al rey, sus ojos subieron y bajaron un par de veces. Hizo una mueca con la cara de insatisfacción para finalmente darse vuelta y proseguir con el combate; para él no era el momento oportuno ¿discutir cuando todavía había emergidos vivos?. Tal vez el rey se regocijaba con la inminente victoria pero para Varok y sus hombres un segundo de relajación implicaba la vida de un camarada, si todavía el rey quería hablar debía esperar a que todo termine.- ¡Lok'thar Ogar!
Afiliación :
- BERN -

Clase :
General

Cargo :
Soldado retirado / exiliado

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Esp. de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
924


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Mensaje por Zephiel el Dom Mayo 14, 2017 12:48 pm

El lenguaje de aquel general no era otra cosa sino razón de molestia. Zephiel respondió con una mueca de inmediato disgusto. En otra ocasión no hubiera ignorado tal respuesta, pero no podía negar la importancia de la batalla, aunque fuera su costumbre comunicarse con los demás líderes en aquellas ocasiones. Levantó su guardia y observó a su alrededor, viendo a sus hombres luchando junto con los pertenecientes al otro bando. Era una imagen curiosa, soldados de Bern luchando lado a lado con otros quienes no estaban uniformados. Nunca se había dado la oportunidad de que algo así sucediera.

Un emergido vino corriendo hacia él con gran velocidad. Fue cosa de segundos en que Rey y criatura chocaron hojas en el aire, pero como siempre hacía, Zephiel encontró el momento perfecto para traspasar sus defensas y acabarlo de un solo corte. Para entonces estaba igual bañado de sangre que todos los demás guerreros todavía de pie, esa sangre espesa y negra, asfixiante y tóxica que los emergidos soltaban de sus cuerpos putrefactos. Era la menor de sus preocupaciones, pues seguía defendiéndose, uno más que cae, otro y otro más. El rugido de un wyvern que, asustado, se lanza de lleno contra los emergidos restantes y los ataca, siendo seguido por los demás reptiles que habían traído. Nunca se permitían hacer luchar a las monturas pues, si salían heridas, no podrían volver a la base, sin embargo en esta ocasión el caos se había apoderado de todo, logrando que la fuerza de los emergidos disminuyera hasta tal punto que por fin, después de lo que habían parecido horas, quedó tan solo uno de pie. Heridas sus rodillas, el espadachín enemigo había robado la vida de uno de los soldados de Zephiel, tambaleándose de forma penosa, pero aún así con intención de continuar. Cuando el rey lo vio aproximarse hacia él entre los cuerpos que yacían en el suelo, hizo entonces un pequeño juego con el mango de su espada, haciéndola girar en su mano, y caminó hacia delante. Alzó la espada en lo alto y, mirando con gran cólera a aquel despojo, dejó caer su filo contra su cuello, rebanándolo de un solo tajo. La criatura cayó por su propio peso, dando fin a aquel encuentro,

Los soldados de Bern comenzaron a atender a sus heridos y a calmar a los wyvern. No habían muerto demasiados soldados, quizá unos cinco, pero seguía siendo un duro golpe para ellos. Al menos habían conservado a los wyvern, que era lo más importante. Zephiel observó las pérdidas con la misma indiferencia con la que veía morir a sus hombres enfermos en las barracas, no habiendo manera en la que hubiera podido intervenir. Entonces miró al general contrario, sin saber si es que también había sufrido la pérdida de alguno de sus hombres.

- Tú y tus hombres han luchado bien...- elogió al contrario con un tono firme y frío. No iba a ignorar su ayuda, que había sido bastante.- Creo sospechar quién eres, general. Dime tu nombre. -le dijo, o en otras palabras, le ordenó, sin volver a aproximarse. Cada segundo que permanecía viéndolo, creía estar mirando hacia algo en el pasado, enterrado ya tras muchos otros recuerdos. Esperaba su respuesta, y no se marcharía hasta obtenerla. Esto porque pisaban el territorio de Bern y luchaban en su apoyo, quién sabe desde hace cuando tiempo.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1465


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Mensaje por Varok el Jue Mayo 25, 2017 2:49 pm

Como era de esperarse para una lucha suicida comandada por el viejo general se consiguió la victoria. Zephiel y sus tropas habían sido de gran ayuda para que el número de bajas en la tropa de Varok no fuera grande. Sin embargo para él dar las gracias no era apropiado, después de todo era ''su'' reino y por lo tanto también su responsabilidad que hayan tenido que llegar hasta ese punto. Que la antigua gloria militar de Bern haya caído contra estas aberraciones de la vida tenía que ver con las aptitudes del monarca para defender su reino.

Así lo pensaba él mientras trataba de calmarse luego de la ardua batalla. Clavó su espada ensangrentada en el suelo y se sentó un segundo en una oportuna roca mientras contemplaba el campo de batalla desolado y asaltado por los cuervos. Su respiración todavía se mantenía agitada y la sangre bombeaba con violencia en su cuerpo, debía calmarse, pero necesitaba tiempo. Fue entonces cuando Zephiel volvió a presentarsele, esta vez con otro tono y otras palabras, eso sin duda ayudo.

Mis muchachos eran herreros, sastres, cazadores o solo unos simples personas que vivían una vida común... por lo que si, su hombría no queda para nada cuestionada. -contestó mientras sacaba un pañuelo sucio de entre sus ropas para limpiarse la cara.- ¿Ya te olvidaste de mi Zephiel? supongo que esta bien, eras tan solo un niño con cara de girasol en ese entonces. Nos entregaste una pequeña condecoración por servicios prestados a mi y mis amigos, eran tiempos gloriosos. Pero las responsabilidades de rey te endurecieron un poco, al menos en el rostro. -Pasó el pañuelo limpiando la parte superior de su armadura y luego se paró, miro al rey desafiante y con una sonrisa. Tomo unos segundos para que el rey recordara y cuando pareciese que no iba a decir mas lo dijo- Varok, uno de tus generales mas dedicados, el mismo que mandaron al exilio por cierto. Mi mujer siempre me dijo que debía ser mas sociable, supongo que debo agradecerte que mi espada y yo nos hiciéramos de muchos amigos en Secae.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
General

Cargo :
Soldado retirado / exiliado

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Esp. de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
924


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Mensaje por Zephiel el Sáb Mayo 27, 2017 11:30 pm

Nadie lo cuestionaba, cualquier persona podía formarse para la guerra en la necesidad. Si lo que decía aquel hombre era cierto, su dirección para con sus soldados había sido excepcional, seguía así confirmando que su entrenamiento militar había sido más que el adecuado, siendo capaz de instruir a simples sobrevivientes de la catástrofe. Evaluándolos y comparándolos con sus propios soldados,  podía ver que los había ayudado mantenerse en un grupo pequeño y cerrado, algo que acrecentaba sustancialmente sus posibilidades de sobrevivir en tierra de emergidos.

Fue entonces que el general reveló su nombre, mencionado que alguna vez en el pasado, cuando Zephiel era todavía un príncipe, se habían conocido de manera formal en una ceremonia. Para sorpresa de quien ahora era rey, el recuerdo resurgió de entre los confines de su memoria como la respuesta a una adivinanza. Quien no supiera de Varok "El rojo" y de sus hazañas y posterior caída, no podía decir pertenecer al ejército de Bern. Eran historias antiguas, pues el sistema de generales había cambiado desde que Zephiel había asumido el trono, designando a cuatro de sus subordinados como dirigentes de su ejército bajo el indicativo de "generales wyvern". Había empujado este pasado hacia el olvido, pero ahora se le hacía claro que el legado no había desaparecido por completo. Bern había caído para todos por igual, e incluso quienes ya no estuvieran afiliados a su reino podían hacer acto de aparición en el caos que asolaba aquella tierra.

- Sí, recuerdo tu nombre, general Varok, entre otros que pertenecieron a tu misma época. -confirmó Zephiel, alzando el rostro por sobre el ajeno. Observaba detenidamente a aquel hombre. En tiempos como aquellos no muchas personas llegaban a una edad avanzada, y menos con aptitudes para la batalla. - los guerreros bajo el reinado de mi padre dejaron su debida huella. La mayoría de mis hombres podrían reconocerte tan solo por tu título. - Continuó. Había mencionado a su progenitor, pero poco o nada influenció el anterior rey la formación militar de Bern en ese entonces. Zephiel había entrenado mano a mano con guerreros de su propio ejército, cuando su predecesor siempre los había observado desde una cómoda distancia. Frunció el ceño un momento, volver al pasado no era algo que le agradara hacer.- Fuiste exiliado bajo mi mandato, aunque no fue mi palabra sino la última. De todas formas, las razones ya no son de importancia, pues estás aquí, y las leyes de Bern ya no son como para negártelo. Quiero que me digas, ¿Cuál es tu causa ?. ...Si lo que posees es un compromiso con Bern, mis fuerzas no se opondrán a las tuyas.

No cuestionaba que mantuviera lazos con la tierra de la que fue exiliado, es más, se justificaba que se internara dentro de sus fronteras cuando no había quien pudiera impedírselo. Sin embargo, a ojos de reinos ajenos, Bern era una causa perdida. Y con un grupo de hombres, por muy bien entrenados que estuvieran, le sería imposible causar alguna clase de cambio.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1465


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Mensaje por Varok el Vie Jun 02, 2017 11:56 pm

Bien se acordó de mi, pensó el anciano general cuando el monarca captó quien era. Lo que quedaba era tratar de sostener una charla cordial, aunque él bien sabía que este tipo de conversaciones no era su fuerte. Ya le había pasado mas de una vez ser demasiado honesto como para que personas con poder pudieran aceptarlo. Sin embargo como el mismo Zephiel aceptó, la situación había cambiado, las leyes y los jueces ya no estaban ahí para molestar. No, este era un campo de batalla el terreno de Varok y por ende sabía que el salvajismo y la fortaleza era lo único que podía mantenerte con vida.

Entonces no tenía que temer el decir la verdad, aunque sea un poco; no, el que tendría que estar aterrado era el autoproclamado rey. ¿Que causa defiende si está todo perdido?, ¿son manotazos de ahogado? el último intento de aferrarse a su título; o tal vez solo busca sobrevivir con lo que tiene a mano.

¿Compromiso con Bern? -repitió con una sonrisa en el rostro antes de soltar una escandalosa carcajada que duró un buen rato- Jajajajajajajaja... ay dios, necesitaba reír pero no tanto... Jajajajajaja creo que me duelen los músculos de la cara. -Cuando por fin consiguió calmarse del arrebato sus hombres se reunieron atrás de él, para presenciar el resto de la conversación con el monarca.- Por Bern no, ni ahora ni nunca. ¿Por la gente de Bern? si, sobretodo por mi familia que quedó aquí, supuestamente segura de cualquier amenaza, al igual que todas las familias de mis muchachos. Por ellos daría mi vida gustoso una y mil veces mas señor rey. -Hizo una pausa para acercarse al jinete de wyverns, lo miró a los ojos con suma profundidad; podría verse como una actitud desafiante pero la realidad era otra. Varok quería que el rey viera la honestidad en sus ojos, aquella honestidad por la cual pagó siendo exiliado.- La gente sufre Zephiel, mas de lo que creo que puedes imaginar con tu ajustada corona. Yo no pedí que me siguieran, ellos lo hicieron por voluntad propia; a sabiendas que esto podía llevarlos a la muerte. Mis hombres y yo solo queremos salvar gente, no nos importa el reino, el lugar, los títulos o la jurisdicción; buscamos mantener con vida a nuestros hermanos. Ahora... Zephiel, cuéntanos ¿qué pretendes haciéndote llamar rey cuando tu reino está caído? -en ese momento se apartó dejando ver que sus intenciones no eran pelear, pero de ser necesario...- Si lo que posees es un compromiso con la gente de Bern, entonces mis ''fuerzas'' no se opondrán a las tuyas
Afiliación :
- BERN -

Clase :
General

Cargo :
Soldado retirado / exiliado

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Esp. de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
924


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Mensaje por Zephiel el Lun Jun 05, 2017 1:08 pm

Zephiel no se inmutó siquiera por aquellas risas, tan solo mirando hacia delante. Sus soldados lo rodearon, curiosos por la razón de esas carcajadas ajenas, pero aún así manteniendo la distancia. Por su parte el rey permaneció expresando nada en absoluto, respondiendo solamente a la mirada de Varok con sus propios ojos, demostrando que no temía afrontarlo. Quizás otros hubieran apartado la vista, intimidados por aquella fría sinceridad, pero Zephiel había sido ya visto con esos mismos ojos una incontable cantidad de veces. Si no estuviera acostumbrado a ello, no sería alguien capaz de sentarse en su propio trono y dar la cara a su pueblo. Las palabras consecuentes del general adquirieron el mismo tono con que lo había mirado, y sí, cada vez se le hacía más similar a las audiencias que acostumbraba tener cuando el castillo de Bern era tal, y aquel título le pertenecía. Por eso prestó atención a lo que Varok tenía que decir, esperando su momento para responder. Entonces, el silencio. La brisa ondeaba su capa por sobre el nivel del suelo, y mientras tanto  la figura del rey permaneció quieta, inanimada.

Y entonces Zephiel rompió en risa, una muy sutil, pero aún así desconcertante para quien lo oyera. Sus propios soldados lo miraron en confusión, pues los había tomado completamente desprevenidos.

- Jajajaja... -agachó un poco la cabeza, haciendo lo posible por suprimirse a sí mismo.- ...qué honestidad. No hubiera esperado menos de quien se ganó la enemistad de mi consejo... -mantuvo su sonrisa un momento antes de esconderla tras su acostumbrado semblante. Volvió a levantar el rostro, y habló a Varok.- Sinceramente, no podría importarme menos que no respetes mi título . Puedes permanecer siendo tan exiliado como quieras, pero si lo que haces es luchar contra la plaga emergida, puedo considerarte mi aliado. -respondía sin duda en sus palabras.  Echó un rápido vistazo a los hombres detrás del ex-general, a esos hombres que luchaban tanto por ellos como por los desvalidos, para así continuar hablando.- La gente de Bern piensa que he muerto. Lo he preferido así todo el tiempo que he estudiado a las criaturas emergidas, y sobrevivido entre las montañas que rodean el borde limítrofe. Aunque así lo quiera, no puedo preocuparme  de quienes vagan mi territorio. No puedo protegerlos cuando mis recursos son escasos, y cuando el error más pequeño podría llevar a mi ejército restante a la ruina.

El rey cambió su mirada a las montañas en el horizonte, sus imponentes picos, libres en su mayoría de las criaturas que causaban el caos en su reino.

- Pero mi objetivo es devolver Bern a como existía antes. Tan solo así puedo auxiliar a los ciudadanos de Bern, no con escaramuzas sinsentido. -frunció el ceño.- si piensas que mis intentos han sido débiles, no lo negaré. Carezco, por ahora, de la fuerza para actuar a gran escala. -una última mirada hacia Varok.- No permanezco como rey por el único deseo de aferrarme a ese nombre. Podría haber huido, buscado asilo en algún continente lejano, haber escapado con riquezas suficientes para borrar mi nombre de la historia. Pero estoy aquí. Puedes juzgarlo como quieras, pero tan solo dime una cosa. ¿Prefieres seguir errando el territorio como has hecho hasta ahora, o unirte a mí?
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1465


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Mensaje por Varok el Mar Jun 27, 2017 8:35 pm

¿Enemistad? vaya, y yo que pensé que nos llevábamos bien... si eran una ternura esos muchachos.-Ironizó el anciano general con una socarrona sonrisa para el rey y sus hombres. Aunque la situación se podría interpretar como tensa los seguidores de Varok se apoyaron en él, con revitalizada confianza respondieron con unas tenues carcajadas. El rey de Bern había dado pie a una situación relajada, pero seguía siendo el rey.- El enemigo de mi enemigo puede ser mi amigo ¿no?. Apoyo esa lógica... y toda aquella que nos lleve a masacrar esas mierdas ¿verdad muchachos?

Casi al unísono y apoyándose en ese odio latente contra los emergidos todos respondieron con animosidad. Si, esos repulsivos seres sanguinarios se ganaron a pulso todo el desprecio de la gente. El único que no se vio tan animado pese a ser quien incentivo esa reacción fue Varok. Zephiel había dicho explícitamente que no tuvo más remedio que esconderse, aprender del enemigo para poder enfrentarlos con mayor efectividad y que sus recursos son limitados. Esto último no era bueno, sobre todo si la idea era recuperar Bern. Varok soltó un suspiro disimulado, ya consideraba la idea de trabajar juntos pero él y sus hombres no tenían recursos prácticamente, si su majestad tampoco podía hacerse cargo de eso entonces...

Que quede claro una cosa su majestad -dijo con tono serio, clavando su mirada en Zephiel- como persona, yo te detesto. Hay una parte en el fondo de mi corazón que desea abrir tu cabeza con mi espada, para hacerte sufrir aunque sea una milésima parte de lo que he sufrido debido a tus consejeros. No hablo del exilio pues viví siempre bajo las enseñanzas de la espada; lo que me deja sobrevivir el desierto más árido sin problemas. Pero separarme de mi familia... -hizo una pausa de repente, sin querer había destilado un poco del veneno que recorría por su ser; por eso se centro antes de continuar- Sin embargo haré un lado esto resentimientos para expulsar a los emergidos, cueste lo que cueste. Al menos hasta ese punto estoy dispuesto a cooperar contigo. Por eso me gustaría saber señor rey de Bern, en vistas de que no tiene recursos para una campaña a gran escala ni una posición militar importante por donde asentarnos ¿qué plan tiene entonces?. Por que quiero creer que tiene uno...
Afiliación :
- BERN -

Clase :
General

Cargo :
Soldado retirado / exiliado

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Esp. de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
924


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Mensaje por Zephiel el Miér Jul 12, 2017 1:37 pm

No era una sorpresa que el ex-general contuviera desprecio en su contra. Zephiel sabía que podía culpársele de una infinidad de cosas, ante las cual rara vez se excusaba, pensando de esto algo innecesario cuando los resultados hablaban por sí mismos. Nunca, por ejemplo, se dedicaría a buscar perdón por la caída de su castillo, o de la pérdida de muchos de sus más valiosos sirvientes. Era él quien aceptaba el peso de sus acciones como bien debía saber hacerlo un líder.

- No te juzgaré. -por supuesto irritaba su orgullo conocer a quien estuviera en contra de su título, pero no faltaban razones al general, y no existían ánimos de discutir respecto a un asunto así de banal.

Ahora Varok se dirigía a él preguntándole, con bastante simpleza, qué era lo que se proponía hacer. El monarca ya había admitido que le faltaban bienes y recursos monetarios, pero era cierto, faltaba un engranaje en su plan, la manera de solucionar estas carencias. Zephiel tenía en mente sus ideas y rara vez era vocal respecto a ellas. Sería Varok el primer hombre a quien explicaría, además de sus otros generales y a sus nuevos aliados, lo que había planificado con tanto detenimiento tras todos aquellos soles y lunas. El rey prefirió permanecer de pie, bien se mantenía así como descansando en el suelo. Tan solo aprovecho ese momento para enfundar su espada y estirar su cuello, todavía tenso por las acciones de la batalla.

- Puedo explicártelo. Pero antes, sepas que poco me importa si estás de acuerdo con ello o no. -no tenía paciencia para objeciones, no en aquella condición tan crítica. Si Varok denigraba su plan, lo más probable es que ignoraría sus avisos, a menos, claro, que sirvieran para reforzar su elección. Zephiel miró fijamente a Varok antes de revelar el grueso de sus planes, advirtiéndole que esa era información que no debía divulgarse.- Pienso establecer una alianza con un reino ajeno, que no pertenece a Elibe. Nohr, para ser exactos. - el conocimiento de esta nación en Elibe era reducido, y cabía la duda si con mencionarlo aquel hombre lo reconocería- Ninguna formalidad ha sido escrita, no aún, sin embargo mi viaje ha sido decidido. Mi elección no es otra que recibir apoyo ajeno, incluso si lo mismo significa abrir mis fronteras.-una pausa.- ... Y te preguntarás, ¿por qué no Lycia, o Illia, o incluso Etruria? -silencio, y sonrió una última vez.- porque ellos necesitan que los emergidos no estén en sus reinos sino en otro, en un basural donde puedan descargarlos. Ellos no me ayudarán a limpiar mi tierra pues mejor conviene a ellos. Es tan simple que todos aquí pueden comprenderlo. -miró brevemente a los hombres de Varok.- pero aún así, a pesar de requerir la ayuda de Nohr, pienso actuar con mis propias fuerzas. La capital es intocable, pero he estado considerando la posibilidad de atacar fuertes fronterizos a nivel de tierra. El único problema es que no poseo hombres para mantenerlos y vigilarlos si llegara a ser la ocasión de que los capturara. Mi fin último sería acorralar a los enemigos que sientan en mi trono, encerrarlos en su último bastión de defensa y contenerlos hasta agotar sus fuerzas. Es irónico... acabaría siendo el mismo plan que ejecutaron ellos contra mí.-cerró las párpados, encontrando otra ocasión para rememorar tan negro acontecimiento.- No fue sensato subestimarlos... pero ahora ellos caen bajo mi mismo error. No esperan una subversión de los humanos, nos creen eliminados. Es la única ventaja que poseo, además de, por supuesto, conocer como la palma de mi mano las defensas de mi ciudadela y castillo. Y quizás, si no ha decaído tu memoria, tú también conoces las debilidades de la capital y los fuertes circundantes. Este conocimiento es lo único que tendríamos a favor para erradicarlos.

Zephiel habló con decisión. Había estado meditando aquello tras largos meses de patéticos escondites y estrategias, los que esperaba acabaran pronto.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1465


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Mensaje por Varok el Jue Jul 13, 2017 2:18 am

Varok sonrió cuando su majestad le dijo que seguiría su plan pese a que no lo apruebe, pero no dijo nada. Escuchó cada una de las palabras que salieron del monarca, meditando la viabilidad en la propuesta. Nohr, jamás en la vida oyó escuchar de un reino llamado así; aunque siendo militar solo aprendió sobre los enemigos que necesitaba conocer.

Solo espero que los... ¿nohrnianos?. Bueno "esos", sean verdaderamente de utilidad a la causa. -Entendía el punto de no depender de los vecinos, sobre todo si se empujaban a esas cosas de un reino a otro.- Si lo miras por el lado positivo en Lycia solo vienen burros o una banda de amanerados, nos delataría tener un ejército tan perfumado. Y en Secae están más ocupado fornicando a sus primas. -Un pequeño reír reprimido entre sus hombres se hizo sentir en la conversación. Pero luego el tono del general cambio por que deseaba retomar el punto importante en la discusión.- No me parece tan mal plan, solo que deberíamos limar algunos detalles. Por mi experiencia primero debemos dejar de considerar a los emergidos como un ejército normal, encerrarlos en la capital es inútil. Ellos no sienten cansancio, su moral no se altera por más que seamos cien veces más que ellos o mejor preparados. Hasta donde se no almacenan alimentos así que no pueden morir por inanición. son mejores que nosotros es la triste realidad, por eso disfrutaremos derramando su sangre. ¡Arthur, mapa! -Uno de los subordinados de Varok rápidamente desveló un mapa del bolso de viajes y se lo entregó. El general antes de abrir el mapa y compartirlo con el rey hizo una aclaración.- Usted conoce muy bien el castillo pero yo conozco mejor la frontera y los puestos militares a lo largo del reino. Hemos relevado datos mientras viajamos y conseguimos buena información; primero esto -dijo señalando un punto en el mapa- el torrejon Cresta Cuervo, está sobre la saliente del cerro más alto del sur. Tiene una visión amplia y limpia sobre los miles de kilómetros a la redonda y la buena noticia es que está abandonada. Tienen un canal de aguas manantiales bajo tierra del cual disponer. -hizo una pequeña pausa para rascarse el mentón y luego continuó- Defensas naturales considerables, provista de agua, con la facultad de ver a nuestro enemigo antes que ellos a nosotros y fácil de tomar; diría que con algunas refacciones el lugar es ideal para establecer un campamento y desde allí iniciar la campaña para reconquistar el reino. A lo cual tengo algunas cosas ya planeadas pero es mejor no hablar de ellas hasta que estemos en condiciones de afrontarlas. Viajando a pie nos tomará 4 meses casi 5 en llegar, pasado el primer mes del invierno; solo con mis hombres me tomaría otro mes en preparar las defensas pero no tengo materiales.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
General

Cargo :
Soldado retirado / exiliado

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Esp. de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
924


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Mensaje por Zephiel el Jue Jul 20, 2017 3:56 am

Zephiel prestó atención. Quizás había dicho que se mantendría firme a sus ideales sin importar una respuesta negativa del ex-general, pero aún así la opinión de un guerrero experimentado le era en extremo valiosa. Sus elecciones hasta entonces habían sido enteramente unilaterales, sin que hubiera quien se las cuestionara a profundidad. Incluso cuando creía fielmente en su propio juicio, no podía negar que más de una vez se había encontrado en una encrucijada de decisiones, en donde no podía comprobar si las que había elegido funcionarían. Era todo un juego  de cálculos, apuestas y adivinanzas, en el que cualquier error era irremediable.

Silencio ante sus comentarios, pensó respecto a lo que decía. Conocía de los emergidos su impresionante aguante, pero eso no le impedía creer que acorrararlos fuera la mejor estrategia. Pues, de todas formas, no tenían cómo hacerlos salir, pues se atrincherarían. Pero quizás... Los pensamientos afloraron su mente, todo esto sin dejar de prestar atención a Varok.

- ¿Cresta Cuervo? - murmuró, sin llegar a interrumpir. Zephiel no sabía si recordaba dicha ubicación. Varok aclaró poco después que había sido abandonada,y era cierto. Tal vez en su momento había dado al torreón por perdido o conquistado y, desatendiendo la frontera, ignoró su existencia enteramente. Esperó a que aquel hombre terminara de hablar, considerando cada uno de los puntos mencionados, para así construír su respuesta.-Debo decir que me sorprende hayas hayando un punto estratégico de tal valor a merced del clima. Es cierto, eso sí, que los emergidos disminuyen en torno a la frontera, y la ubicación que indicas en el mapa es donde pululan en menor cantidad. Incluso sin haberme aventurado en dicha dirección, por no desprenderme de los campamentos que ya he establecido, tengo la certeza de que lo que dices es verdadero. -se inclinó hacia el mapa, y lo observó detenidamente.- Tu cálculo es del todo realista. Sin embargo, recalco que es un tiempo que no me puedo permitir. Solo yo, y parte de mis hombres, porque me pesan asuntos en el extranjero. -dijo, refiriéndose al viaje que  planeaba emprender.- Sin embargo, una fracción decente de mi ejército continuará en Bern, sustentándose de los recursos que dejaremos atrás. En las barracas  el agua abunda, pues tenemos control sobre el nacimiento de un río,suficiente como para sustentar a un centenar de hombres. Por otra parte, el alimento es nuestra mayor dificultad. -se detuvo a mirar al general a los ojos, entrecerrándolos.- ...Pero poseemos armas y armaduras suficientes para revestir a tus soldados. Cuenta con estos recursos,y haz con ellos lo que te plazca, si con ello consigues establecer esta base dentro de ese tiempo estimado.

El rey fue claro y conciso, resumiendo su situación actual. Ya tendría Varok la oportunidad de juzgar sus precarias condiciones por su propia una vez visitara las barracas. Eran edificios que se mantenían decentemente en pie, varios, unos cuatro exactamente, los cuales alternaban por temor a ser descubiertos por los emergidos. Por dentro era donde las edificaciones se encontraban más descuidadas, pero servían para prestar un lugar de descanso y preparaciones, además de que eran capaces de alojar a los wyvern y los caballos en sus establos sin inconvenientes.

- ¿Saben tus hombres montar algún animal de vuelo? -preguntó.- No esperaríamenos de quien se entrenó en el ejército de Bern. Pero tus guerreros necesitan saberlo con tal de agilizar este viaje. -mencionó. Pues sí, Zephiel estaba dispuesto a prestar montura a los soldados de Varok, incluso cuando eran su posesión más escasa y preciada.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1465


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Mensaje por Varok el Mar Ago 08, 2017 6:36 pm

Varok no pudo disimular su felicidad al momento que el rey dejo a su disposición las armas y armaduras para sus hombres. Desde hace tiempo que venían peleando usando palos como armas y ollas como casco, este cambio era un gran salto de calidad. Como gratitud por el gesto el general mostró su sonrisa y se inclunó levemente.- Gracias, prometemos darle buen uso al equipo. Solo necesito unos veinte o veinticinco hombres mas, con ellos puedo acabar con los preparativos en una semana. El mayor problema será talar los árboles necesarios para conseguir madera y tampoco es que tengamos muchas hachas... espero que usted si.-Mientras enrollaba de vuelta el mapa, pasandolo a su subalterno para que este lo guardara, escuchó la pregunta extraña que le hizo el rey. ¿Montar? ¿Ellos? Se preguntó el general, luego vio a esos enormes lagartos voladores a los que intuía pretendía ofrecer como montura. La respuesta no era tan grata por lo que al hablar trataba de no ser muy brusco.- Y... son pocos los que saben montar bien a caballo, por lo que si lo que usted pretende es subirlos a un Wyvern no lo veo seguro. En mi caso si, me tocó un par de veces montar esas cosas pero siendo honesto detesto no tener mis pies en la tierra; me inquieta bastante la altura.

Hizo una pausa mas antes de darse vuelta y ver a sus hombres, todos sucios y con dudas. No entendían lo que estaba pasando ¿iban a colaborar?. Otra opción no tenían si realmente querían recuperar el reino y sus vidas. Seguramente no pensaron nunca en que Varok fuese a cooperar con Zephiel. Tal vez no contaron con que el amor que tenía el general por su patria fuese mas grande que el desprecio por el monarca.

Ehmmm con un par de caballos y una carreta creo que estaré bien, tampoco tenemos tiempos para enseñarles a montar. A menos que tenga otra idea...
Afiliación :
- BERN -

Clase :
General

Cargo :
Soldado retirado / exiliado

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Esp. de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
924


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Mensaje por Zephiel el Sáb Ago 12, 2017 5:47 am

- Estoy seguro de que poseemos las herramientas necesarias. -respondió a las preocupaciones de Varok. Si algo no hacía falta en las barracas era la madera y el agua, ambos recursos invaluables y que los habían sostenido con gran fuerza. Habían muchos lugares en la periferia donde recolectar recursos a ciertas horas, de lo que ya informaría a Varok en su momento.  

Este último contestó a su duda. La respuesta era predecible, tanto que hacía parecer la pregunta increíblemente innecesaria. Por supuesto, los wyvern se consideraban un lujo, y la mayor parte de sus jinetes provenían de familias que poseían la costumbre de montarlos como una tradición. No era extraño que, incluso siendo esas bestias salvajes en el territorio, pocos en él fueran capaces de domarles. Los wyvern habían sido de gran ayuda a la hora de resistir contra los emergidos que habían invadido Bern, por lo que muchos soldados que no compartían esta disciplina tuvieron que aprenderla en su momento.

 - No importa. -dijo.- Lo sugería para aminorizar la longitud del viaje, pero puedo ver que los wyvern solo serán útiles para guiarlos. -miró a las criaturas detrás suyo brevemente.- El trayecto a pie les tomará hasta el anochecer, si es que mis cálculos son correctos, pues habrá que escalar la cadena montañosa, la cual no se encuentra demasiado lejos. -no había necesidad de explicar mucho más, pues la localización de las barracas debía de ser conocida al revés y al derecho por el general exiliado. Aún así habían varios fuertes desperdigados por entre las montañas, y aunque mucho de ellos contaban con vigías, solo uno actualmente guardaba al grueso del ejército de Bern. Allí, además, se encontraba gran parte de los suministros y recursos que había ofrecido Zephiel a Varok con anterioridad, por lo que debían llegar allí.

Dióse el rey media vuelta para así enfrentar a sus soldados, quienes pacientes esperaban órdenes mientras atendían sus propias heridas, y lamentaban a los muertos. Se acercó unos pasos a ellos y explicó con brevedad.- Guiarán a estos hombres desde las alturas hasta la base, asegurándose de que puedan seguir el trayecto. Allí esperaré. -entonces no tardó en dirigirse nuevamente a Varok.- Me adelantaré, para así reencontrarnos en el sitio indicado. Serán mis jinetes quienes señalen el camino, y también te proveerán de lo que tengan. Además, si tus hombres se prestan para ello, los transportaran en las alturas a lomos de las criaturas. Una vez lleguen a las barracas, continuaremos la conversación que nos concierne, y discutiremos en mayor detalle los planes que ya me has mencionado. -dijo, como siempre, con un ritmo y tono monótonos, aunque con la firmeza de quien ya ha decidido su destino. Miró al general esperando una confirmación a sus palabras, y entonces, sin añadir retraso a su viaje, abandonó la escena para ir en búsqueda de su propia montura.

El wyvern ladeó la cabeza al verlo, y lo recibió con aparente tranquilidad, a pesar de que hace poco se hubiera encontrado alterado por el caos del conflicto, y apartado de las armas. Subido sobre su lomo, Zephiel estudió desde aquella distancia el número de guerreros sin bandera del general, impresionándose en silencio de lo que había conseguido lograr aquel grupo con su cuidada organización. Bern nunca había dejado de poseer su prestigio en batalla, incluso si este provenía de hombres comunes como eran ellos. Varok podría servir de inspiración a su ejército, si es que ese era el empuje que necesitaba. El monarca desvió entonces su mirada al cielo, adivinando el tiempo que les había robado el combate contra los emergidos. El sol brillaba con gran esplendor, la luz de la temprana tarde. Tiró entonces de las riendas del animal, el cual encorvó su cuello ante la orden, y sin dilación se elevó en los aires con sus aleteos. La figura del rey se hizo cada vez más pequeña, hasta que tomó rumbo hacia las barracas. Allí advertiría de la llegada del ex-general, de las bajas sufridas, y de la administración que deberían tener las provisiones a partir de entonces. Pero antes debía llegar, y esperar allí a aquellos guerreros.
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Marshal

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
Draugen

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1465


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Mensaje por Eliwood el Mar Ago 15, 2017 1:38 am

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Zephiel ha gastado un uso de su espada de bronce.
Varok ha gastado un uso de su katana de bronce.

Ambos obtienen +2 EXP.

Gracias al aumento de experiencia, Varok obtiene el primer skill de la rama General:

Guardia - Permite al general proteger a otro personaje, recibiendo por él o ella el daño, ataque, skill o estado alterado que fuera a afectarle, sin importar cuan certero este sea. El skill debe activarse antes para que todos estos posibles daños recaigan en el general.

¡Felicitaciones!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
605


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] ¿Y qué es lo que queda? [Priv. Varok]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.