Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

A veces, los aliados son una necesidad y no una elección {Campaña} [Priv. Cleah, Khirel, Eugeo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A veces, los aliados son una necesidad y no una elección {Campaña} [Priv. Cleah, Khirel, Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Lun Mar 13, 2017 2:25 pm

- ¡Nos atacan! ¡Emergidos emboscan desde los árboles! - La alerta de los escoltas de la caravana sembró el pánico entre sus pasajeros. Una flota de unos diez carros, tanto de pasajeros como de mercancías, cubría el trayecto de Norh a Altea atravesando el camino de Ylisse. A diferencia de sus vecinos, aquél país aún estaba amenazada por la presencia de los emergidos, y era necesario aplicar una protección adicional a todas las actividades civiles. Éstas tendieron a concentrarse en grandes grupos, con el fin de gestionar mejor los recursos militares de Ylisse. Las grandes caravanas iban fuertemente escoltadas durante todo el recorrido, pero eso no impedía que en ocasiones fueran asaltadas. Los emergidos hacían las de bandidos en esas ocasiones, atacando a las flotas comerciales en lugares fácilmente emboscables, matando a sus custodios y robando todo el botín posible. No les importaba ser inferiores en número, incluso en ocasiones se valían de la distracción del combate para que sus ladrones se llevaran pequeñas cantidades de recursos y luego desaparecer.

Marth era consciente de la delicada situación en la que se encontraba Ylisse, aprovechó el viaje que Eugeo debía hacer a Norh para indicarle que se quedara por un tiempo en el país hermanado con Altea para ayudar en todo lo que pudiera. Ser un caballero de Altea le ayudó a poder elegir la labor a desempeñar, ya que no se anexionaba directamente a la jerarquía de Ylisse. Era, por así decirlo, retomar el trabajo de mercenario con nuevas condiciones. En vez de esperar el encargo en una taberna podía pasarse por los cuarteles de las villas para ver si podía echar una mano. En aquella ocasión tomó el trabajo de escoltar la caravana procedente de Norh y asegurar que ésta llegaba a salvo a Altea. Una misión ideal ya que su fin servía a los intereses de todos, una actividad que estaba mejorando las relaciones de los tres países.

No obstante, no todas las escoltas eran seguras. - ¡Que todos los viajeros se refugien al otro lado del camino! - Ordenaba el capitán, instando a todo aquél que no fuera soldado a abandonar todas sus pertenencias prescindibles y se alejara del peligro hasta que la escaramuza acabase. Si todo salía bien podrían continuar el viaje, si no, al menos conservarían la vida pues rara vez los emergidos priorizaban perseguir a las personas cuando tenían bienes que saquear. Habían coordinado el ataque al atardecer, cuando la escasa visibilidad dificultaba localizar el origen de los proyectiles. Los soldados tomaban posiciones de cobertura para que ninguna flecha los alcanzase mientras se encargaban de poner a los viajeros en un lugar seguro.

Eugeo alcanzó uno de los carruajes y abrió la puerta -la del lado contrario al ataque emergido- de forma abrupta. - Disculpen, he de pediros que abandonéis el transporte de forma ordenada. Mantengan la calma, coged sólo lo imprescindible. Me encargaré de escoltaros al otro lado del bosque donde estaréis seguros. - Indicó de forma correcta, mirando de reojo a sus pasajeros -una pareja- mientras vigilaba el otro lado de la arboleda, calculando el momento entre descargas de flechas y coordinar a sus “protegidos” de la forma más segura posible. No se fijó mucho quién había dentro, pues para él todos eran pasajeros de la caravana, independientemente de su condición.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★★

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [3]
Tónico de resistencia [1]
.
.
.

Support :
Marth

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2049


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A veces, los aliados son una necesidad y no una elección {Campaña} [Priv. Cleah, Khirel, Eugeo]

Mensaje por Invitado el Miér Mar 15, 2017 5:25 pm

El sueño de aquella joven era para ser escrito en los libros sobre Naga, era algo de otro mundo, tras tantos días de aventuras y acción ya poco se les hacía el dormir un día entero descansando, desde su salida de Altea, habían luchado entre ellos, viajado durante días, habían sido atacados por bandidos -donde Cleah resultó herida-, perseguidos por mercenarios por los eternos bosques de secuoyas de Nohr, para así por fin llegar a su destino, Hoshido, en el cuál tuvieron que seguir luchando por supuesto, tras todo eso decidieron unirse a la caravana que partía del mismo Nohr, para poder tomarse el viaje de vuelta a Altea con calma.

Sin embargo las cosas parecían nunca venir fáciles para la joven aventurera y su fiel compañero, Khirel. Las descargas de flechas comenzaron a impactar sobre la caravana de madera, clavándose una de ellas a escasos centímetros de su cabeza cuando atravesó las tablas del lugar. La reacción fue sin duda algo de ser mencionado, la flecha y la joven parecieron observarse la una a la otra durante al menos un minuto o dos. -¿¡Acaso es posible poder viajar de un lugar a otro sin estar a escasos centímetros de la muerte!? Dijo expresándole su frustración a Khirel, los gritos de las personas en el exterior resonaban con fuerza, parecía que los guardias estaban movilizando a las personas del convoy por un presunto ataque de los emergidos hacia el mismo, antes de que la estratega pudiese salir por su propio pie a ver que es lo que pasaba la puerta se abrió sin previo aviso, pese a ello la joven no se puso nerviosa, parecía estar al 100% segura de que no seria un emergido, ante las indicaciones de aquella especie de caballero la estratega se desperezó frente a el, aún con la cara somnolienta y los pelos típicos de alguien que no ha dormido bien en bastante tiempo. Se acercó a la salida, pero antes de bajar el carro asomó la cabeza por encima del mismo con sumo cuidado, sin duda eran bastantes. -Khirel, desperazate, parece que hoy es un día mas de "corre por tu vida o lucha hasta acabar con ellos", si seguimos así no será bueno para nuestro cuerpo.Dijo dirigiéndose al joven despreocupadamente mientras ignoraba por el momento las ordenes de aquella especie de caballero -por lo menos a su entender debido a su aspecto-. -Se acercan cuatro jinetes al trote seguidos de varios soldados con lanza y un par con mandobles, cuento alrededor de unos seis arqueros, no parece un grupo excesivamente grande pero apuesto a que esconden refuerzos por si decidiéramos cargar contra ellos.Dijo tras un par de miradas hacia los enemigos, -Apoyo tu plan chico, sin embargo, no pretendo quedarme mirando mientras os matan aquí. Ahora tenemos una idea aproximada de cuantos son, ya que somos inferiores numéricamente lo mejor seria mover todo el convoy hacia el bosque, si pretenden robar las mercancías lo mas inteligente seria elegir nosotros el terreno, ademas, los caballos perderán su ventaja en terreno dificultoso y podremos trabajar a pequeñas emboscadas, mi nombre es Cleah, estudio para ser tactician, será un placer escuchar un plan mejor si lo tienes. Dijo la estratega ofreciéndole su mano mientras las flechas llovían con una cálida sonrisa en la cara.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.