Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Mensaje por Artemis el Lun Mar 06, 2017 9:12 pm

Lentamente abrió los ojos cuando los primeros rayos del sol, entrada la madrugada le iluminaron el rostro. El zorro se removió ligeramente incomodo, bastante acostumbrado a la comida de la mullida y suave cama que tenía su habitación en el castillo de Altea. Parpadeo un par de veces reincorporándose un poco hasta quedar sentado, estirando los brazos hacia arriba mientras bostezaba cómodamente. Su precioso cabello plateado se había desaliñado un poco por la humedad del ambiente pero de momento no era algo que le preocupase. En su cabeza una de sus largas orejas se encontraba agachada por uno de los lados mientras que la otra se encontraba medio alzada, sus ojos azul claro estaban entrecerrados pues Artemis no era en realidad de ese tipo de personas que se despiertan rápidamente.

Rascándose la nuca el zorro encamino sus pasos hacia el rio que se encontraba cerca, quitándose la camisa para poder asearse un poco y acabar de despertarse, después de todo la mascota real debía estar siempre presentable por lo que debía quitarse todo tipo de ramitas o suciedad que se hubiese impregnado en su cuerpo mientras dormía. Su complexión era atlética y bien marcada debido a los arduos entrenamientos que fue forzado a realizar toda su vida con algunas pequeñas marcas, cicatrices ya casi invisibles en algunas partes de la espalda que se hacían mas numerosas cerca del área de la cadera. Lanzo un pequeño suspiro después de haberse limpiado a conciencia el cabello, la cara y el torso, sacudiéndose un poco para quitarse el exceso de agua…. ya se daría a la tarea de cepillarse adecuadamente una vez que estuviese totalmente seco. Le costó algo de trabajo recordar que hacia allí, prácticamente en medio de la nada cuando bien podría haber buscado una posada para dormir cómodamente hasta que finalmente recordó todo lo sucedido el día anterior.

Una pequeña y discreta sonrisa se asomo en sus labios pues apenas caía en cuenta que esa noche había contado con una compañera inesperada, una pequeña y adorable kitsune que le había revelado el increíble secreto que hasta la fecha el desconocía, el hecho de que el también era un zorro. También recordaba haberle prometido ayudarla a desplazarse hacia quien sabe qué lugar que aun no recordaba en realidad, aun así debía hacer una pequeña parada en Ylisse para hacer una entrega y ya de paso enseñarle a la pequeñaja algo más sobre cómo sobrevivir entre humanos. De momento habría que buscar algo para desayunar, estaba seguro de que la niña podría entretener un poco el estomago con las artigalletas que antes le entrego pero debía buscar algo más sustancial…. quizá esta vez cazaría algún ciervo o un jabalí si es que lo encontraba… se preguntaba igualmente si la pequeña ya habría aprendido a cazar por su cuenta.

- Kon?, ya estas despierta? -

Pregunto volteando hacia lo que había sido un pequeño e improvisado campamento, secándose el cuerpo con un trozo de tela que tenia destinado para ello, esperando una respuesta y, de no escucharla ya le dejaría dormir un rato mas
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Mensaje por Kon el Miér Mar 08, 2017 10:21 am

¿Mmmm…?

Kon extendió sus delgados brazos para desperezarse en cuanto escuchó la voz del zorro adulto. Tenía la impresión de haber dormido muy poco, pues la noche previa se había desvelado en contadas ocasiones al escuchar el puntual ruido de animales moviéndose entre la maleza. A decir verdad, la pequeña kitsune nunca antes había dormido al aire libre y tumbada sobre la fría hierba de una pradera. De encontrarse completamente sola en aquellas condiciones, habría pasado mucho miedo. Mas la presencia de Artemis era tranquilizadora, y también la razón por la que, al no poder conciliar bien el sueño, Kon había decidido pasar a acurrucarse todavía más cerca de su mentor a mitad de la noche. Arropada con su repeinada y mullida cola de pelaje blanquecino y con la túnica de lino que el otro kitsune le había prestado, la joven laguz no pasó nada de frío mientras dormía. Ni siquiera cuando las moribundas brasas de la hoguera que habían encendido durante la tarde del día anterior acabaron por apagarse.

Kon bostezó con timidez, tapándose la boca con el dorso de una mano, mientras se esforzaba por sentarse. Sentía los miembros entumecidos, y las comisuras de sus ojos repletas de legañas que trataba de retirar con sus dedos. Podía percibir también los rayos de sol matutinos acariciándole con suavidad la piel, y el bello cántico de las aves que anidaban en las ramas de los árboles del bosque.

¿A-Artemis san? —preguntó todavía somnolienta— ¿Ya es de día…?

Sin embargo, no necesitó que éste respondiese, pues ni bien abrió los ojos, pudo vislumbrar por su cuenta el maravilloso paisaje que los rodeaba. —¡Vaya…!— exclamó maravillada. La luz ámbar de la mañana iluminaba el claro de tal forma, que el sitio en el que se encontraban parecía guardar muy poco parecido con el del día anterior. Especialmente favorecidas salían las cristalinas aguas del riachuelo donde habían pescado, ya que reflejaban los rayos solares como si fuesen un espejo. ¡Hasta había una garza blanca bañándose a lo lejos! Muchos otros animales salían de sus guaridas en busca de comida, y aunque Kon sentía la imperiosa necesidad de ir tras ellos para atraparlos, prefirió acercarse primero al río para lavarse la cara y el cabello. A diferencia de Artemis, su pelaje albino apenas se había estropeado durante la noche. Ni bien terminó de asearse, la pequeña kitsune se dirigió a toda prisa en busca de sus ropajes originales. Estimaba que ya debían de haberse secado, pero en cuanto alcanzó la roca donde los había dejado, descubrió que ya no estaban.

¿Pero qué…? —llegó a decir, sumamente desconcertada. Bastó con que alzase la vista para encontrar la explicación a la desaparición de los atavíos hoshidanos: un grupo de mapaches, de esos que ella tanto odiaba por lo caraduras que podían llegar a ser, sujetaban entre sus bocas y sus patas las ropas que buscaba. La joven laguz dirigió una mirada preocupada al mayor, en busca de ayuda, pero la apartó enseguida. Si quería continuar viajando por el mundo, primero tendría que aprender a valerse de una vez por sí misma. Frunciendo el ceño con enfado, trató de acercarse paso a paso a los animales. No obstante, éstos no tardaron en percatarse de lo que ocurría y pusieron pies en polvorosa en dirección al bosque.

¡M-malvados rufianes! ¡Eso es de Kon! —exclamó la kitsune antes de emprender una carrera para atrapar a los mapaches, mientras blandía en una mano su wakizashi sin filo y en la otra la bolsa con artigalletas.

Había otro motivo más allá del simple apego por el que la muchacha estaba tan desesperada en recuperar los ropajes, y es que su beaststone se encontraba en el interior de uno de los bolsillos del traje.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Kitsune

Cargo :
Viajera

Autoridad :
-

Inventario :
Beaststone [3]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
998


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Mensaje por Ammy el Miér Mar 08, 2017 12:24 pm

Luego haber pasado una buena temporada en Hoshido y haberse enterado de la caída frente a los emergidos en la parte del territorio de Hatari donde ella antes vivía, Ammy se disponía a viajar en dirección hacia su tierra natal. Aunque eso pudiese llevarle semanas y algo de trabajo duro, dada a sus constantes tropiezos cuando se trataba de administrar bien el oro que llevaba para costear los viajes y la compra de medicinas y comida.

Por esa misma razón, ocasionalmente la loba debía detenerse para buscar trabajo y quedarse un tiempo en un solo lugar para ganar el oro suficiente, y durante un tiempo, estuvo hospedándose en una de las granjas cercanas que había en las tierras rurales de Ylisse, haciendo de lobo guardián de ganado y otras actividades, como buscar agua en el río durante las mañanas para llenar el pozo.

- Hmm… Debería estar cerca- Se dijo a si misma mientras caminaba por el bosque con la cubeta en las manos, usando su oído y olfato para tratar de ubicarse- …¿Qué es ese sonido?

En ese momento, la loba fue testigo de cómo los mapaches corrían hacia ella siendo perseguidos por la pequeña niña que los seguía por detrás con una especie de espada en las manos. Ammy, quien siempre había sido bastante veloz a la hora moverse pero no tan buena entendiendo ciertas situaciones de forma inmediata, por lo que cuando los mapaches pasaron cerca de la loba, ella los dejo huir, soltó la cubeta que llevaba en las manos y se dispuso a detener a la chica, tomándola de la muñeca con la que sostenía la espada.

- Oye, detente ahí, ¿qué crees que haces? Una niña como tú no debería estar corriendo con algo tan peligroso como eso en las manos, te podrías lastimar- Dijo, sosteniendo a la chica unos momentos, quitandole con su mano libre el wakizashi y lo alzaba fuera de su alcance, mientras la observaba con atención y detectaba un ligero pero delicioso olor venir desde su bolsa- Snif, snif… ¿Qué traes ahí? Snif, snif… Huele bien…- Dijo, acercándose ligeramente hacia ella y de forma distraída sin aun haberla soltado.
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Desempleada

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
Katana de bronce [3]
.
.
.

Support :
Issun

Especialización :

Experiencia :

Gold :
886


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Mensaje por Artemis el Miér Mar 08, 2017 7:40 pm

El zorro sonrió ampliamente en cuanto la pequeña fue al rio a lavarse, llego a preguntarse si su pelaje permanecía tan perfecto aun después de haber permanecido a la intemperie por que era joven o quizá, solo quizá su propio pelaje necesitaba tantos cuidados por los experimentos con magia negra que hicieron con el de cachorro…. la verdad no permanecía clara. Las orejas del mayor de alzaron atentas en cuanto escucho a la más joven quejarse, aparentemente unos mapaches le habían robado sus cosas y se dieron a rauda fuga. Artemis miro divertido la escena unos momentos mientras se cubría el torso nuevamente, sonriendo con gracia casi como si les estuviera dando ventaja a los animalejos que osaron no solo acercarse lo suficiente a su "campamento" si no a meterse con la cría de una raza depredadora mucho más grande y fuerte que ellos.

- Y van 10…. listos o no allá voy ~♪. -

Declaro el zorro de cabello plateado mientras comenzaba a correr a la par que su cuerpo se envolvía en una brillante luz azulina, dando paso a la forma de un enorme zorro quizá poco más pequeño que un caballo, el cual se movió por una ruta ligeramente distinta a la pequeña pues ya que ella corría de frente asuntado a los mapaches el solo tenía que rodearla para interceptarlos. La persecución de Artemis no duro mucho pues saliendo de los arbustos y superando a aquellos animales en fuerza y velocidad les atrapo fácilmente cayéndoles encima, quitándoles las ropas de la pequeña antes de dejarles marchar…. después de todo su carne no era sabrosa y era muy temprano en la mañana como para mancharse el pelaje de sangre. Sin embargo, ya cuando caminaba de regreso con las prendas y la beaststone de la infante que un olor le hiso ponerse alerta…. su agudo y entrenado sentido del olfato le advirtieron que había otro depredador cerca, uno que podría rivalizar con él. Apresuro el paso en dirección hacia donde captaba el olor de su joven protegida hasta toparse con una mujer que la sujetaba del brazo, olfateándola al parecer.

- Vaya, vaya…. pero que cosas tan interesantes se encuentra uno por los bosques de Ylisse. Diría que es un placer encontrarse con una compañera Laguz de no ser porque estas sujetando a mi protegida de una forma muy inconveniente que no parece gustarle. Ahora, podemos hacer las cosas de la buena manera si la bajas y nos presentamos, quizá entablemos una agradable charla y todo eso, o…. puedo ponerme rudo y tratarte de la misma manera en la que estas tratando a la pequeña dama -

Artemis sonreía en todo momento más el vaivén de su larga y esponjada cola se meneaba de forma rápida y movimientos algo golpeados. El olfato le decía que aquella mujer olía de forma muy parecida a un antiguo amigo suyo y de sobra sabia lo agresivos que a veces podían llegar a ser los lobos de Hatari si se entraba en su territorio sin permiso, en tal caso prefería mil veces que centrara su atención y no en la pobre cría que con toda seguridad aun no sabría defenderse. Aun así, esperaba que las cosas resultaran de la mejor manera y que, de acceder a soltar a la niña el ambiente no fuese tan tenso.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Mensaje por Kon el Vie Mar 10, 2017 5:57 pm

Kon estaba tan centrada en perseguir a los mapaches ladrones-de-ropa que no reparó en la presencia de la mujer hasta que fue demasiado tarde. La extraña la atrapó en un abrir y cerrar de ojos agarrándola por la muñeca, teniendo encima la osadía de arrebatarle su preciado wakizashi. Sin poder proseguir con la persecución, la primera reacción de la pequeña fue de sorpresa. Por mucho que tirase de su brazo, la desconocida era más fuerte que ella y no la dejaba liberarse. —¡O-oiga! ¡Suelte a Kon!— le gritaba con urgencia. En esos momentos le daba igual que le quitasen su preciado cuchillo, pues recuperar sus prendas y su beaststone tenía prioridad. Sin embargo, después de insistir unas cuantas veces, asumió con semblante triste que no podría alcanzar a sus presas, pues éstas se habían alejado tanto que ya no podía distinguirlas en el horizonte.

La ropa de Kon... —murmuró con una mezcla de confusión y tristeza, mientras extendía inútilmente su mano libre hacia el lugar por donde habían desparecido los mapaches.

Aquellos ropajes, junto al wakizashi sin filo que la misteriosa mujer le había quitado antes, constituían los dos únicos recuerdos que la niña conservaba de su aldea natal. Le costaba aceptar que acababa de perder ambas pertenencias tan de repente, y para empeorar aún más las cosas, sentía que le empezaban a picar los ojos. No obstante, lejos de dejarse llevar por aquella pérdida, Kon recordó que tenía que empezar a aprender a valerse por sí misma. Si no era capaz de hacer frente a una abusona como aquella, ¿cómo podría pretender siquiera irse de viaje por el mundo? Quería demostrarse a sí misma que podía dejar de ser tan patosa, por lo que enfadada como nunca antes lo había estado en su vida, encaró a su captora con un semblante malhumorado y con el pelaje de la cola encrespado. No llegó a percatarse de que, debido a su estado de ánimo alterado, alrededor de su cuerpo se acababan de materializar dos fantasmagóricas llamas de color azulado.

¡No! —exclamó con una mirada de inquebrantable decisión cuando la extraña se acercó a ella, bastante interesada en descubrir el origen del olor que procedía de la bolsa que llevaba en la otra mano—. ¡Kon no te dará las Artigalletas!

La pequeña estaba ya planteándose seriamente si pegarle un mordisco a la mujer, hasta que reparó por primera vez en las orejas puntiagudas de la desconocida. Su curiosidad borró enseguida todo rastro de hostilidad en su semblante, y por ende, también desaparecieron las dos bolas de fuego etéreo que la rodeaban. ¿Acaso era ella también una kitsune? No olía para nada como tal, pero sus rasgos laguz eran bastante parecidos a los suyos. Antes de que pudiese gesticular una pregunta, oyó la voz de su mentor y se volvió enseguida para hablar con él.

¡Artemis san! ¡Mire, mire! ¡Kon ha encontrado a otra kitsune! —gritó con emoción, antes de reparar en que su mentor sostenía las prendas que los mapaches le habían robado—. ¡N-no puede ser! E-eso es... ¿la ropa de Kon?
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Kitsune

Cargo :
Viajera

Autoridad :
-

Inventario :
Beaststone [3]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
998


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Mensaje por Ammy el Vie Mar 10, 2017 6:38 pm

Ammy continuaba olfateando a la niña, no solamente por las deliciosas galletas que llevaba en la bolsa que había en una de sus manos,  sino también porque el olor que desprendía llamaba bastante su atención y ligeramente familiar.

Hmm, hueles a...” Siguió olfateando sin prestar atención a las quejas de la niña. Olía a laguz, pero no olía a lobo, tenía orejas y colas al igual que ella, entonces solo podría ser... “¿¡Eres un… un cachorrito perdido!?

Ammy estaba petrificada y conmovida. ¿Cuándo fue la última vez que ella se había topado con un cachorro? Continuo mirando embobada a la chica, hasta que las llamas que aparecieron alrededor de ella y la expresión en su rostro hicieran que desapareciera todo el encanto en el ambiente, haciendo que la loba entrara en estado de alerta y soltara la mano ajena.

¿Eh? ¿Eh? ¿¡Llamas!?

Mientras trataba de procesar en su mente si lo que habia visto fue real o una ilusión provocada por algo en mal estado que hubiese comido esta mañana, Ammy se vio interrumpida por el zorro plateado que llegó en ese momento. Aun un poco confundida, Ammy miro al laguz plateado y luego a la niña que acababa de llamarle kitsune, quedándose observándolos a ellos y a la espada en sus manos, hasta que por fin pudo conectar todo y entender el malentendido que había provocado justo ahora.

- Ah… ¡Lo lamento mucho!- Dijo con nerviosismo mientras arrojaba la espada hacia un lado- ¡No es lo  que parece! ¡No pretendía hacerle daño a su hija!- Continuó, ahora inclinándose un poco hacia el laguz adulto, en modo de disculpa- La vi corriendo con esa espada y no me di cuenta de lo que estaba haciendo! Amm…- Se volteó un poco hacia la niña y luego le dio un ligero empujón para que pudiera acercarse y caminar hacia el laguz plateado- Vamos pequeña, puedes volver con tu papi ahora… Lamento si te he asustado.

De algún modo, ella se sentía un poco triste por dejar ir al pequeño cachorro perdido (y las galletas que había su bolso). Pero muy en el fondo la loba sabía, que si amaba algo, debía dejarlo ir, esa niña debía estar al lado de su familia.
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Desempleada

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
Katana de bronce [3]
.
.
.

Support :
Issun

Especialización :

Experiencia :

Gold :
886


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Mensaje por Artemis el Vie Mar 10, 2017 10:57 pm

La postura de Artemis se relajo casi e inmediato ante la reacción de la loba, menos mal pues lo que menos deseaba era entablar un combate con algún compañero laguz. Aun así, se vio forzado a sacar su abanico para cubrir la mitad de su rostro y la sonrisa burlona que se manifestó en este… el que la hubiera llamado su hija le había hecho un tanto de gracia pero creía comprender perfectamente el error ajeno pues ambos eran zorros y con pelaje de color claro inclinado al blanco.

- Descuide señorita, lamento si fui algo grosero. En estos días uno ya no sabe con quién trata así que no está de más ser precavido. -

Guardo su abanico sonriendo de forma amigable acercándose a la pequeña kitsune para entregarle su ropa…. estaba seguro que su túnica de dormir seria un completo desastre para ese momento pero podría pedir que le hicieran otra regresando al castillo. Eso sí, le fue imposible disimular la divertida carcajada que se manifestó ante las palabras de la niña, cayendo en cuenta lo poco que parecía conocer respecto al mundo.

- Pues esta vez te equivocas pequeña dama; Si prestas atención ella es diferente a nosotros aun que sea una laguz. Por su olor diría que es perteneciente a la tribu de los lobos…. -

Se acerco con confianza haciendo una educada inclinación para saludar y olfateando un poco al aire solo para cerciorarse, centrando su mirada azulina en los grandes ojos contrarios, sonriendo ampliamente antes de erguirse nuevamente.

- Y sus bellos ojos me dicen que se llama Ammy, cierto?. Mi nombre es Artemis, un placer conocerla bella dama -

Artemis era demasiado correcto al hablar, con movimientos elegantes y educados que no parecían para nada naturales en un laguz. Su larga y esponjada cola plateada se movía ahora mas suavemente, inquieta pero dando a entender que ya no estaba hostil hacia la mujer de cabello blanco.

- Por cierto, la pequeña dama no es hija mía aun que si podríamos decir que de momento estoy cuidando de ella. Soy algo así como su guardián y mentor provisional, aun que eso de ser padre no es una idea que me moleste en realidad -

Bromeaba con lo ultimo aun que no fuese en realidad una mentira…. no descartaba la idea de tener cachorros, de sentar cabeza y formar una familia pero dada a su condición de "mascota" lo veía como una opción muy poco probable de momento. Ya el tiempo diría y tampoco tenía prisa.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Mensaje por Kon el Sáb Mar 11, 2017 9:37 am

¿Papi? —preguntó Kon confundida mientras ladeaba la cabeza. Ella no recordaba a sus padres, pues según lo que le habían dicho cuando era mucho más pequeña, éstos se habían marchado poco después de su nacimiento. No obstante y lejos de lo que cabría esperar, a la pequeña kitsune no le molestaba para nada ser una huérfana. En la aldea todos se trataban con la misma familiaridad los unos a los otros, y sobre todo se comportaban con ella mejor que con nadie a pesar de que Kon nunca hubiese logrado averiguar el porqué. Sin embargo, contemplar la súbita reacción de la mayor ante la aparición de Artemis, la preocupó. En su rostro podía percibirse algo de tristeza mal camuflada, aparte del nerviosismo que la situación parecía estar causándole. Antes de que la pequeña pudiese decir nada, el zorro adulto se le adelantó y le dijo que se había equivocado. Que esa laguz no era de los suyos, sino de la tribu de los lobos. La pequeña ignoraba muchas cosas, pero recordaba que su mentor le había hablado de esa raza en particular el día anterior. Sin saber qué pensar de semejante revelación inesperada, miró primero a Artemis, luego a la loba y después otra vez a Artemis.

¡Pues Kon no ve la diferencia! —exclamó con sinceridad y agitando los brazos a la desesperada. Para ella, la desconocida era idéntica a una kitsune. ¡Hasta vestía con ropas hoshidanas! Esas orejas puntiagudas y esa cola mullida eran también inconfundibles, aunque tenía que reconocer que su olor era algo particular.

La niña no se resistió al leve empujón que la extraña le dio, y corrió hacia su mentor para recuperar cuanto antes sus ropajes. Pese a que deseaba cambiarse, prefirió quedarse un rato más a escuchar la conversación entre los dos mayores. El zorro plateado, acercándose entonces a la extraña, anunció con inusual seguridad que su nombre debía de ser Ammy. Kon no pudo evitar sonreír divertida, pues sabía de sobra lo que estaba ocurriendo. En la aldea kitsune muchos contaban con la mística habilidad de poder adivinar la identidad de los desconocidos con tan solo mirarles a los ojos, así que imaginó que Artemis también debía de poder llevar a cabo tal hazaña. Ella por su parte no había despertado ningún poder inherente a su raza todavía, aunque le decían que eso se debía a que era demasiado joven aún.

¡Artemis san! ¡Artemis san! —dijo de repente tirando de él con insistencia—. La señorita Ammy parece tener hambre. ¿Puede darle Kon unas Artigalletas?

A pesar de haberse tropezado en unas condiciones poco afortunadas, la pequeña se sentía a gusto al lado de la loba a quien creía kitsune. Imaginaba que la actitud de antes debía de haber sido producto de un malentendido, y que en realidad la laguz debía de sentirse bastante sola y hambrienta. Mientras esperaba una respuesta por parte del zorro plateado, Kon se acercó a recoger el wakizashi y lo guardó en su funda.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Kitsune

Cargo :
Viajera

Autoridad :
-

Inventario :
Beaststone [3]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
998


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Mensaje por Ammy el Sáb Mar 11, 2017 6:41 pm

La loba parpadeó un par de veces cuando escucho al laguz llamándole “Ammy” de forma muy casual, entrecerrando los ojos un poco mientras le devolvía la mirada directa e inclinándose un poco hacia adelante, como tratando de leer la mente del contrario pero sin ningún resultado.

- Eeeh… ¿Nos conocemos?- Preguntó, retrocediendo entonces hacia atrás para dejar de invadir el espacio personal del otro- Porque, de hecho, mi nombre es Okami. Prefiero que las personas me llamen Ammy para que sea más fácil para los humanos el recordarlo, pero...- Hizo una pequeña pausa mientras desviaba la mirada y adoptaba una posición para pensárselo un poco, colocando su puño cerca de la punta de su mentón y su boca- “¿Tengo cara de “Ammy”? Hmm…”- Siguió pensando, guardando silencion y sin prestar mucha atención a lo que el otro le decía sobre “ser guardián y mentor de la pequeña”, cerró los ojos como si estuviera pensándolo aun con más seriedad, pero rápidamente decidió dejar el tema a un lado, por ahora- Creo que es la primera vez que alguien llega a llamarme así, estoy sorprendida- Acabo diciendo, sonriendo un poco.

En ese momento, cuando vio a la pequeña laguz tirar de las ropas del que supuestamente se llamaba “Artemis” el instinto maternal de la loba volvió a despertarse, volviendo a enternecerse por la ternura y compasión que mostraba la niña ante a alguien que acababa de conocer.

- Bueno, si gustan, podría guiarlos hasta una granja que está cerca de aquí- Se ofreció, sintiendo la necesidad de seguir hablando con el grupo, ya que hacía mucho tiempo desde la última vez que la loba había hablado con otro laguz- Ahí su pequeña puede cambiarse de ropa tranquilamente, y caso aparte, ahí venden una leche y queso estupendos que pueden acompañar con las Artigalletas. Se los aseguro, llevo un buen tiempo trabajando con esos granjeros, y puedo decir que son buenas personas. Quizás, tengan curiosidad de cómo se hacen el queso y la mantequilla, escuche que hoy planeaban hacer un poco.- Dijo, en parte tratando de ganarse la atención de la niña con el ultimo comentario.

Esperó la opinión de ambos mientras se disponía a recoger la cubeta de madera que había tirado en el suelo antes. Sentía que algo se le estaba olvidando mientras lo hacía, pero espero a la respuesta de ambos laguz antes de tratar de recordarlo y tomar la decisión de guiarlos si estos aceptaban acompañarla.
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Desempleada

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
Katana de bronce [3]
.
.
.

Support :
Issun

Especialización :

Experiencia :

Gold :
886


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Mensaje por Artemis el Lun Mar 13, 2017 4:50 pm

La sorpresa no se hiso esperar por parte del zorro mayor en cuanto escucho la respuesta contraria…. era muy raro que no acertara su adivinación aun que técnicamente no lo había hecho. No era malo sin embargo, había aprendido algo nuevo acerca de su habilidad y que no era exactamente infalible, procuraría tomar nota de ello para futuras referencias.

- No, no nos conocemos pero sus bellos ojos me revelaron ese nombre como dije recién. Es cosa de zorros supongo así que no se preocupe demasiado por ello. -

El resto importancia al asunto encogiéndose de hombros y sonriendo alegremente, un pequeño fallo como ese no era el fin del mundo y la loba no parecía molesta tampoco aun que quizá si algo confundida. La atención de Artemis entonces se vio desviada hacia su pequeña compañera, suavizando sus facciones ante sus palabras y expresiones…. la pequeñaja se hacía querer y era imposible no encariñarse con ella por lo que el zorro de pelo plateado poso su mano sobre la cabezada la niña, despeinándola un poco de forma cariñosa.

- Claro que puedes pequeña, esas Arty-galletas son tuyas y puedes compartirlas con quien tú quieras ~♪. -

Y como decirle que no a semejante monada?, tampoco se vio en la necesidad de advertirle a la muchacha mayor que aquellos bocadillos tenían sazón humano pues si estaba quedándose en una granja a lo mejor ya estaba acostumbrada a comer alimentos preparados. Aun así se lo pensó un poco ante la invitación pues después del percance con el día anterior no estaba seguro su aquello sería muy buena idea y los humanos quizá no llegarían a tomarse muy a bien que hubiese tantas "bestias" rondando…. aun así la idea de un breve alojamiento y poder comprar provisiones frescas sonaba tentadora, sería bueno intentarlo si tomaba a cuentas que la chiquilla también necesitaba privacidad para cambiarse.

- Yo no tengo en realidad tanta prisa pero si tendríamos que pasar de regreso por mis cosas, hay un encargo personal que hacer en Ylisse después de todo. Si Kon esta desacuerdo entonces podremos ponernos en marcha. Lamento los inconvenientes y agradezco su hospitalidad -

Artemis agredió con un ligero inclina miento de cabeza y se dispuso a esperar la afirmativa de la más joven la cual sin necesidad de poderes especiales estaba casi seguro de adivinar. Aquel era un alegre pues los laguz en Akaneia no solían ser frecuentes ni encontrarse con tanta libertad por mera casualidad… parecía más cosa del destino, en realidad.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Mensaje por Kon el Vie Mar 17, 2017 7:07 pm

¡Bien! —exclamó Kon con suma alegría al recibir la respuesta del zorro de mayor edad, aún algo sorprendida por que le estuviese removiendo el cabello con cariño. Artemis aprobaba que compartiese las Artigalletas con la laguz a la que acababan de conocer, y la pequeña no podía estar más feliz por ello. Tal y como recordaba haberle dicho a su mentor la tarde anterior, la comida sabía mejor en compañía de amigos. Y lejos de sentirse amedrentada por la desafortunada primera impresión que Ammy le había dado hacía un rato, ¡ella ardía en deseos de ir a ver esa granja que la loba acababa de mencionar! Si bien era cierto que todavía sentía algo de temor ante la idea de acercarse de nuevo a los humanos, estaba también convencida de que al lado de los otros dos laguz estaría completamente a salvo. No obstante, en cuanto Artemis apartó la mano de su cabeza, la pequeña tiró de su brazo para demandar más carantoñas. Aquello le gustaba.

¡Claro que Kon está de acuerdo! —afirmó la niña con entusiasmo. Todavía no habían desayunado, así que tenía muchas ganas de ver con sus propios ojos qué era eso del queso y de la mantequilla. Al menos en la aldea kitsune de Hoshido, nunca había oído hablar de tales alimentos, ¡suponiendo que fuesen alimentos! Aunque por la manera en la que Ammy había hablado, Kon suponía que bien debían de serlo.

La pequeña abrazaba la ropa que Artemis le había recuperado, aunque con algo de miedo a que los mapaches regresasen con la intención de robársela de nuevo. Quería cambiarse para devolverle la túnica que vestía a su legítimo propietario, y pese a que podía llevar a cabo esa tarea internándose de nuevo entre la maleza del bosque, prefirió quedarse callada, temerosa a que un comentario desafortunado detuviese al grupo de emprender cuanto antes la marcha hacia la granja que la loba había mencionado. Sin embargo, como los adultos parecían estar de cháchara, Kon se enfurruñó un poco y decidió liderar el camino. En la extensa llanura en la que se encontraban, solo podía vislumbrarse un único sendero. Sendero que la kitsune no dudó en tomar con la esperanza de que Ammy y Artemis la siguieran.

¡Vamos! ¡Vamos! —dijo para llamar su atención— ¡Artemis san! ¡Luego recogeremos las cosas!

A Kon le empezaban a rugir las tripas, por lo que por el momento, el deseo más urgente que sentía era el de desayunar algo en la granja que no fuese el simple y típico manojo de bayas silvestres que acostumbraba a comer cada mañana. Por fortuna le quedaba algo de dinero en los bolsillos de sus atavíos, así que imaginaba que podría permitirse comprar algo de pan y leche una vez llegasen a su destino.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Kitsune

Cargo :
Viajera

Autoridad :
-

Inventario :
Beaststone [3]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
998


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Mensaje por Ammy el Lun Mar 20, 2017 11:29 am

Después de que ambos kitsunes habían aceptado la propuesta de la loba, Ammy ahora se encontraba a gusto y con deseos de probar aquellas Arti-galletas, siendo paciente en la parte esperar a que el kitsune mayor fuera por sus respectivas cosas hasta que la más pequeña intervino para hacerles saber que tenía bastante prisa.

- La granja no está muy lejos, podríamos volver por sus cosas después, una vez que desayunen- Sugirió ella asumiendo que la pequeña aún no había comido nada por el rugido de su estómago, justo antes de agregar- Claro, sigue siendo decisión de ambos. No tengo problemas en esperar.

Dejando que Artemis fuera el que diera la última palabra, Ammy acompañó a ambos laguz mientras llevaba todavía la cubeta en las manos, solamente acordándose de llenarla una vez que pasaron cerca del río, pues con la emoción que sentía en estos momentos le mantuvo distraída de lo que principalmente había venido a hacer al bosque.

En el camino, la laguz contó algunas cosas sobre la familia de granjeros con los que ahora estaba hospedándose a cambio de hacer el trabajo de perro de ganado, la familia Collins. Compuesta de una familia de doce y dedicados a la producción de algunas hortalizas, granos y ganado, entre otras cosas.

-  A juzgar por su forma de vestir, veo que no son de estos lares, ¿de dónde son?- Preguntó Ammy mientras vigilaba a la pequeña que lideraba al grupo caminando al lado de Artemis- Aunque no lo parezca, yo provengo de Hatari. Pero disfruto de viajar por el mundo como pasatiempo para explorar y conocer lugares nuevos.

Mientras continuaban hablando y acercándose a su lugar de destino, a lo lejos, una estela de humo comenzó a verse a lo lejos mientras el olor a pasto quemándose impregnaba el aire, alertando a los laguz de un posible peligro más adelante. La primera en detenerse fue la loba, pues fue la que notó rápidamente que en aquella dirección de donde provenía el humo se trataba del lugar donde trabajaban la familia de granjeros que había mencionado.

- Oh no…- Fue lo único que llego a mencionar antes de dejar la cubeta en el suelo y transformarse en lobo- Lo siento, parece que algo malo sucedió. ¡Esperen aquí por favor!

Y sin perder más tiempo, la laguz se dispuso a adelantarse primero para ir a revisar que había sucedido. Una vez que salió del bosque, ella se dio cuenta que la granja había comenzado a ser atacada por lo que al principio creyó que se trataba de bandidos.

- ¡Oigan! ¡Deténganse ahí!

Sin embargo, cuando miro más de cerca y los supuestos bandidos dirigieron su atención hacia la laguz, ella se dio cuenta que se trataban de soldados emergidos, los mismos que habían descrito en los rumores que había estado escuchando desde la caída de Hatari.

Uno de ellos disparo una flecha incendiaria, la cual ella esquivo rápidamente mientras se disponía a rescatar a uno de los granjeros que estaba tratando de defenderse con ayuda de una horquilla.
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Desempleada

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
Katana de bronce [3]
.
.
.

Support :
Issun

Especialización :

Experiencia :

Gold :
886


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Mensaje por Artemis el Miér Mar 22, 2017 9:40 pm

El zorro no pudo evitar soltar una carcajada animada por las palabras de la niña, vaya que era enérgica y se notaba que la pobre tenía hambre. Se lo pensó un momento pues entre las cosas que traía a cuestas llevaba algo importante, un recado que deseaba entregar a un viejo amigo. Al final Artemis soltó un pequeño y resignado suspiro pues poco podía hacer para resistirse a la petición de la pequeña reforzada con las palabras de la loba.

- Bien, vamos entonces. Ya regresare después por mis cosas.

Y así fue que emprendieron el viaje hacia la mencionada granja, la más joven caminaba al frente con singular alegría y el la seguía de cerca, prestando atención a la mujer a su lado para así saber sobre cualquier cambio de dirección. Sus largas orejas plateadas se alzaron ante la pregunta contraria, esbozando una sutil sonrisa. El en particular le guardaba cierto aprecio a los lobos de Hatari y al desierto en sí mismo, lugar donde aprendió a ser libre, a valerse por sí mismo así como fue precisamente un lobo de ese lugar quien le enseño la otra cara de la moneda y por ello le estaría siempre agradecido.

- Antes era de todos y ningún lugar, viajaba mucho. Actualmente tengo un trabajo fijo en el castillo de Altea como artista bajo contrato del príncipe.

Sabía que mencionar la palabra “mascota” frente a los laguz podía ser no muy buena idea así que lo omitía lo más que le fuera posible, punto y aparte tampoco era una mentira. El zorro traía encima no solo sedas de las más finas en su ropa si no que igualmente adornos de oro y joyas costosas en su indumentaria, su plateado pelaje era brillante, sedoso y suave dando testimonio de las muchas atenciones y cuidados que se daba…. Su dueño no escatimaba en mimos y eso se notaba con solo verle. Las orejas del zorro se sacudieron nuevamente, orientando su vista hacia la lejanía donde el olor a humo impregnaba el ambiente, sin embargo las palabras de “Ammy” fueron toda la confirmación que necesitaba…. Algo iba terriblemente mal.

- Kon, pequeña…. Sabes cómo usar tu beaststone?, te han enseñado como cazar y pelear?

Lo dudaba por que la niña era muy pequeña pero igualmente se le hacía ridículo dejar que una pequeñaja así saliera a ver el mundo sin saber defenderse, era muy probable que Ammy necesitase ayuda pero tampoco podía dejar a la niña sola. Artemis se puso enfrente de la niña, arrodillándose a su altura y sacando su propia piedra, posando su mano sobre la cabeza de la pequeña para acariciarla un poco y evitar que la pobre se alterase por la situación.

- Si te mantienes cerca mío me asegurare de que estés a salvo. Si no puedes transformarte todavía no importa, puedo llevarte en mi lomo pero necesitare que te agarres muy fuerte, de acuerdo?

La niña estaría mucho más insegura en su forma humana que en aquella transformación laguz, por pequeña que fuera, mas sin embargo no escatimaría esfuerzos en protegerla si se daba la situación de una batalla, así como también daría todo de sí para ayudar a Ammy y a la buena gente que la acogía en su granja.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Mensaje por Kon el Sáb Mar 25, 2017 3:26 pm

Kon observó satisfecha cómo los mayores le hacían caso. Artemis se había resignado a recuperar su equipaje más tarde, sin ni siquiera oponer la más mínima resistencia a las demandas de la pequeña kitsune hambrienta, mientras que en cambio, Ammy parecía disimular su alegría por haberse topado aquella mañana con otros dos laguz. La niña podía entender lo excepcional que era la situación en la que se encontraban, pues aunque todavía no hubiese viajado tanto, sí que lo había hecho lo suficiente como para saber que al menos en Akaneia era muy difícil encontrarse con un semejante. El entero continente estaba lleno de esos humanos que tanto temía, y por esa razón se sentía muy afortunada por haber conocido primero a Artemis, y luego a Ammy. En compañía de los dos adultos se sentía protegida, y a pesar de que prefería no pensar mucho en ello, intuía que tarde o temprano tendrían que despedirse. Kon no podía quedarse para siempre en Ylisse en compañía de su nuevo mentor por mucho que lo desease, pues en el fondo deseaba continuar explorando ese mundo tan vasto y extenso que la llevaba cautivando desde que era solo un cachorro. Le dolía un poco saber que ahora que por fin había conocido a otros dos laguz fuera de su aldea natal, tuviese que tomar un camino que la separase de ellos, aunque lejos de apenarse por ese inevitable destino, prefería continuar manteniendo una actitud optimista para disfrutar al máximo del tiempo que estaba compartiendo con los mayores.

Si bien Kon lideraba la marcha por el sendero que llevaba a la granja, tenía una oreja puesta en la conversación que Artemis y Ammy compartían más atrás. La loba les contó algunos detalles relacionados con la familia Collins, quienes eran los propietarios y trabajadores del lugar al que se dirigían, y les preguntó también por su procedencia, ya que los atavíos que los dos zorros vestían no eran para nada convencionales en medio de una atmósfera tan rural.

¡Kon viene de la aldea kitsune de Hoshido…! —exclamó dándose la vuelta con una radiante sonrisa— ¡…y ha salido en busca de aventuras!

Artemis, por su parte, dijo a la loba que él era un artista al servicio del príncipe de Altea. La pequeña frunció un poco el entrecejo mientras observaba a su mentor con mirada expectante. ¿Artista? Había jurado que la tarde del día anterior se había presentado como mascota. Sin embargo prefirió no decir nada al respecto. Si el zorro de pelaje plateado había dicho eso en lugar de lo otro, ¡sus motivos tendría! Ammy también quiso presentarse.

¿Qué es Hatari? —preguntó, invadida por la curiosidad. Aunque por desgracia, no llegó a recibir ninguna respuesta porque la loba se había detenido. Miraba una densa humareda negra que se elevaba desde un punto distante en el horizonte con una expresión que Kon no supo descifrar. La niña pasó a mirar a Artemis en busca de una explicación, pues no entendía nada de lo que estaba ocurriendo. Incluso ella podía notar instintivamente el peligro, y por eso su corazón empezó a latir deprisa. Algo malo estaba sucediendo. Y las siguientes palabras de Ammy bastaron para que la niña confirmase esa sospecha. La mujer abandonó el cubo en el suelo, y se transformó antes de correr lo más deprisa que podía en dirección a la granja.

¡E-eso no era un kitsune, Artemis san! —dijo ella confundida. Mas la respuesta de su mentor poco tenía que ver con lo que acababa de decirle. El zorro le preguntó si sabía utilizar su beaststone, y Kon asintió varias veces con la cabeza, ignorando por completo la razón por la que Artemis deseaba conocer esa información. Como miembro de la aldea kitsune, utilizar con soltura la piedra de transformación era una de las primeras lecciones que había recibido antes de que la dejasen salir al exterior. No obstante, la explicación de Artemis no tardó en llegar.

¡No, no, no! ¡N-no es b-buena idea que Kon utilice la p-p-piedra…! —gritó la pequeña a la desesperada— ¿Q-qué es lo que está pasando, Artemis san?
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Kitsune

Cargo :
Viajera

Autoridad :
-

Inventario :
Beaststone [3]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
998


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Mensaje por Ammy el Dom Mar 26, 2017 1:32 pm

Recurso de rol(?):
Familia de granjeros (12 miembros): Padre, madre, abuelos paternos, abuelos maternos. Hijos: Dos hermanos mayores, un par de hermanos gemelos, un hermano, y la hermana menor. Todos pelirrojos y pecosos.

Percy, uno de los hermanos mayores dentro del grupo familiar de granjeros, estaba tratando de luchar en estos momentos contra uno de los emergidos con ayuda de una horquilla para bloquear la espada de su adversario. Hace mucho que hubiera sido asesinado, de no ser porque la posición en la que se encontraba todavía estaba fuera del alcance de las flechas que disparaba aquel molesto arquero de antes, pero no había duda que la fuerza del emergido era superior al del pelirrojo, por lo que ya estaba mostrando signos de cansancio.

- Ngh… ¡Atrás!

Mientras seguía usando la horquilla para tratar de espantar sin éxito al emergido, este atacó una vez más y sin piedad al granjero con su espada, haciéndole un largo corte en el brazo para luego ser atrapado por sorpresa por la loba, quien saltó sobre este justo a segundos en que se disponía a acabar con el aldeano, derribándolo.

Mientras el emergido trataba de alcanzar la espada que había caído a pocos centímetros a su derecha, Ammy detuvo su brazo, mordiéndolo varias veces y con suma fuerza con sus fauces, mientras aplastaba su cuerpo bajo sus patas y seguidamente acabar con el emergido.

- Oye, ¿estás bien?- Preguntó la loba, relajando su cuerpo un poco para mirar por unos minutos al granjero.

- S-si- Respondió Percy, mientras se sostenía adolorido su herida- Pero… No he podido encontrar a Charlie o a Molly, deben estar escondidos… En alguna parte.

- Descuida, lo encontraremos. Pero ahora debemos tratar esa herida y buscar un lugar seguro antes de que…

Justo en ese momento, ambos escucharon el grito de una mujer provenir desde lado donde se encontraba la cabaña donde vivía la familia de granjeros. El rostro del pelirrojo palideció un poco, antes de moverse un poco hacia adelante luego de reconocer de quien había provenido ese grito.

- Esa voz… ¡Ma!

- ¡Yo me encargo!- Dijo la laguz, moviéndose entonces hacia aquella dirección a la velocidad en que le daba las patas.

Mientras tanto, a unos metros de ahí, Charlie caminaba por el lugar llevando a la pequeña Molly de la mano. Vigilante de que ninguno de los emergidos pudiera verlos y entrando en sigilo hacia el interior granero, para luego subir las escaleras y ayudar a su pequeña hermana a esconderse dentro de la pila de heno que había en la parte de arriba.
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Desempleada

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
Katana de bronce [3]
.
.
.

Support :
Issun

Especialización :

Experiencia :

Gold :
886


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Mensaje por Artemis el Jue Mar 30, 2017 4:33 am

Artemis le dedico una amplia y tranquilizadora sonrisa a la kitsune más pequeña, dándole unas palmaditas en la cabeza para trasmitirle confianza... él era el adulto en esa ocasión y de momento quien estaba a cargo de la protección de la más joven por mas auto impuesta que fuese dicha tarea. Tenía experiencia peleando con emergidos y sabia de sobra lo peligroso que sería dejar sola tanto a la loba como a la pequeña.

- Descuida entonces, yo me encargo de todo pero voy a pedirte que estés cerca mío, de acuerdo? -

Y dicho esto un brillo muy característico se presentó en el cuerpo del zorro, cambiando su forma lentamente en la de un enorme bestia quizá poco más pequeña que un caballo, agazapándose sobre sí mismo para dejar que la más joven subiera a su lomo.

- Ven sujétate de mi collar si te facilita las cosas, necesitare que no te vayas a soltar por ningún motivo para poder protegerte, entendido? -

Sonó ligeramente severo con ello pues la situación era grave y quería que la pequeña lo entendiese. El pelaje de Artemis era espeso, brillante y sumamente esponjado pues tanto en el castillo como el mismo solía cuidárselo con mimo y dedicación. Espero a que la más joven se subiera sobre él para emprender carrera presurosa hacia donde se podía ver la columna de humo, donde la sensación de peligro y sed de sangre provenientes del enemigo le causaba un escalofrió que le erizaba el pelaje.

Lo primero que vio al llegar al lugar fue como un emergido embestía con fuerza la puerta de madera de lo que parecía ser la cabaña donde guardaban las herramientas de arado. Imaginando que alguien estaría encerrado y solo seria cuestión de tiempo antes de que el emergido derribase la puerta se le echo encima orientando su letal mordida hacia el cuello enemigo. El cuerpo del zorro se había fortalecido con las batallas por lo que solo fueron necesarios un par de forcejeos para eliminar al pútrido cadáver andante.

- Están todos bien? -

Pregunto el animal ligeramente preocupado por el estado de las víctimas. Un par de rostros idénticos se asomaron tímidamente por la puerta, al parecer eran un par de gemelos de edad mediana.... sin ser niños pero lejos aún de ser adultos.

- Venimos a ayudar, somos amigos de Ammy... vamos a llevarlos a un lugar mas seg.... -

Pero no pudo terminar antes de que la puerta se volviese a cerrar pues por donde se migase un animal tan grande con el hocico lleno de sangre no despertaba muchas confianzas.... aun así sabia que no podían dejarlos allí pues corrían el riesgo de ser atacados de nuevo y la puerta quizá no resistiría tanto como la primera vez.

- Es inútil.... Kon, crees que puedas intentar convencerlos de salir?, no podemos dejarlos aquí. -

La pequeña tenía un don natural para ser adorable por lo que imaginaba que ella tendría de momento mucho más poder de persuasión que el. Se agacho para dejarla bajar en espera de que la más joven pudiese lograr el sacar a los pelirrojos de su escondite.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Mensaje por Kon el Jue Mar 30, 2017 8:49 pm

Kon seguía sin entender lo que estaba ocurriendo. Tenía miedo, pero las nuevas caricias de su mentor la tranquilizaron en parte. Artemis le decía que no se preocupara, que él se encargaría de todo. Pero a pesar de que la pequeña kitsune se sentía completamente a salvo junto al zorro de mayor edad, seguía teniendo un mal presentimiento. Aquel humo negro que salía de la granja auguraba peligro se mirase como se mirase, aunque para evitar ser una carga prefirió abstenerse de hacer más comentarios. ¡Tenía que demostrarles a todos que ya no era un cachorro y que podía cuidar de sí misma enfrentándose a cualquier adversidad! Solo así podría proseguir con su viaje sin preocupar a Artemis. Sin embargo, lo cierto era que seguía prefiriendo no tener que utilizar la piedra a menos que fuese estrictamente necesario. A diferencia de la gran mayoría de los otros laguz, Kon no se sentía cómoda en absoluto con su otra forma. Pese a que controlar las metamorfosis era pan comido, el problema radicaba en que bajo su aspecto transformado le resultaba imposible controlar su fuerza. Todavía le pesaba en su memoria un millar de situaciones desafortunadas en las que había puesto patas arriba toda su aldea natal por accidente, así que lo último que quería era avergonzar a su nuevo mentor demostrando la torpeza inherente a su forma kitsune.

Por fortuna, Artemis se abstuvo de hacer preguntas y antes de transformarse le ordenó que no se separase de él. Kon, sumamente obediente, se subió sobre su lomo agarrándose al collar del mayor, justo como se le había indicado. La pequeña en su habitual despiste no se había fijado antes en ese curioso accesorio que decoraba el cuello del zorro, e ignoraba además lo que significa ser portador de tal objeto. Parecía bonito. Y a pesar de que no fuese el momento propicio para pensar en semejantes minucias, no pudo evitar sentir el efímero y caprichoso deseo de tener su propio collar en un futuro.

K-Kon está lista —avisó cuando creyó que estaba bien sujeta. El pelaje del zorro era tremendamente esponjoso, por lo que la niña apoyó su cabeza sobre él y cerró los ojos en cuanto el laguz emprendió la apresurada carrera. Artemis estaba resultando ser más suave que una almohada de plumas.

Los corrales y demás edificios de la granja eran numerosos, pero también humildes y pequeños. En otras condiciones a la dulce muchacha de cabello albino le habría encantado recorrer sus terrenos a lo largo y a lo ancho, persiguiendo a las gallinas y huyendo de grupos de patos enfurecidos del estanque cercano al granero. Por desgracia, el ambiente que se respiraba aquella mañana en el lugar era bien distinto. Los cúmulos de heno apilados junto a la cabaña ardían sin piedad, y los animales, nerviosos, trataban de escapar de sus respectivos cercos. Cuando Artemis pareció detener su rauda marcha, Kon volvió a abrir los ojos para observar, horrorizada, cómo su mentor mordía el cuello de un aparente ser humano.

¡A-Artemis san! ¡¿Q-qué está haciendo?! —exclamó con los ojos abiertos de par en par. Nunca antes había visto un emergido, y todavía no entendía que éstos estaban atacando a los miembros de la familia Collins. Sin que pudiese hacer nada para evitarlo, la pequeña sintió nauseas. Aquel ser humano trataba de defenderse de las potentes fauces del zorro de pelaje plateado en vano. Kon notó también como poco a poco, sus movimientos empezaban enlentecerse conforme perdía sangre. La kitsune se llevó sus temblorosas manos al rostro para cubrírselo. Aquel beorc estaba muriendo tal y como moría una liebre o un pájaro cuando ella misma los cazaba. Pero lo que Artemis estaba matando no era un simple animal del que podría alimentarse después, sino un verdadero ser humano, ¡casi un igual! Ésa era la razón por la que la escena se le tornaba tan grotesca.

Tampoco terminaba de entender las acciones de su mentor, y tan solo trató de olvidarse de todo lo que estaba presenciando. “Solo es un mal sueño, solo es un mal sueño, solo es un mal sueño…” se repetía constantemente mientras trataba de ignorar los gruñidos, los viscerales sonidos de dientes rasgando la carne y los gritos provenientes de otros lugares de la granja. Pero por mucho que se esforzase en ignorarlo absolutamente todo, la voz de Artemis volvió a sacarla de su ensimismamiento. La pequeña no entendió lo que el mayor le decía, pues su cuerpo temblaba aterrado y en su mente transcurrían millares de confusos pensamientos. Su mentor le había enseñado el día anterior a no temer a los humanos, ¡pero aquello era demasiado! ¿Acaso lo que acababa de hacer no iba en contra de sus propias enseñanzas? Sin encontrar las palabras adecuadas para gesticular sus abrumantes dudas, Kon descubrió nuevamente su rostro.

A-Artemis san… ¿p-por qué ha matado a ese pobre ser humano? —dijo titubeante al final tras bajarse del lomo del zorro. De haber presenciado la escena al completo habría entendido que el emergido estaba tratando de entrar furtivamente en una cabaña donde posiblemente alguien estuviese escondido, y que las acciones de su mentor estaban justificadas. Pero la pequeña desconocía toda esa información. Ni siquiera sabía que ese ser humano al que se refería podía considerarse como tal.


Última edición por Kon el Mar Mayo 02, 2017 9:28 am, editado 1 vez
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Kitsune

Cargo :
Viajera

Autoridad :
-

Inventario :
Beaststone [3]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
998


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Mensaje por Ammy el Vie Mar 31, 2017 12:33 pm

Haciendo uso de su velocidad y oído, la loba corrió a todo lo que pudo dar sus patas en dirección donde había escuchado el grito de antes. Cuando llegó a la cabaña de los granjeros lo primero que pudo notar fue la puerta de la entrada rota, al entrar, había muebles destrozados por el uso de un arma y el padre de la familia Collins se encontraba tratando de defender a su esposa, hijo, suegros y progenitores quienes se encontraban en estos momentos escondidos detras de la puerta tras suyo que daba hacia otra habitación, armado entonces con un hacha rudimentaria que se usaba para cortar madera.

- ¡Ammy! Gracias a Naga que estas aquí… ¿Podrías echarme una mano?- Expresó con claros síntomas de cansancio, pero sosteniendo su arma con gran determinación y valentía.

El granjero parecía haber sido herido durante el ataque, siendo visibles algunos cortes en su cuerpo producidos por la daga que llevaba aquel emergido contra el que él estuvo luchando. Sin embargo, gracias al tamaño y corpulencia del señor Collins, este había podido resistir al ataque del emergido el tiempo suficiente para que Okami llegara.

Con ayuda de Bill y su hacha, Ammy logró hacerse cargo fácilmente de aquel emergido que estaba de intruso dentro de la cabaña. Después de pasado el peligro, el primero en salir del cuarto fue el segundo hermano mayor (quien estaba acompañando a su familia armado con un cuchillo de cocina, para el caso de que su padre cayese y tuviera que ser él el que tuviera que alzarse para acabar con el emergido), seguido de la esposa de Bill, quien corrió a abrazar a su esposo y dar gracias porque este no fue asesinado.

- Descuida, Martha, estoy bien. Ammy, ¿viste alguno de nuestros hijos? ¿Se encuentran bien?

En esos momentos, el hermano mayor, Percy, entró justo a tiempo al cuarto que estaba dentro de la cabaña sosteniéndose su brazo herido (el cual ahora estaba vendado con una tela), antes de ser recibido por su familia, los cuales se alegraron de verlo y no dudaron en acabar en atenderle.

Tras discutir la situación y ponerse al tanto, Ammy aconsejo que se quedaran en la cabaña mientras tanto, así ella iría a buscar a los dos hermanos faltantes, mientras los heridos fuesen atendidos. Bill contestó que debía acompañarla, ya que se encontraba preocupado por sus hijos menores, pero la loba rechazo la oferta, objetando que debía quedarse cuidando a su esposa y no hacerla preocupar. El segundo hermano mayor, quien estaba en buenas condiciones, sugirió acompañar a Ammy para mantener en calma a su padre y diciendo que tenía más o menos una idea de donde esos dos podrían estar en una situación como esta. La laguz acabo accediendo a la petición, adoptando de nuevo su forma humana para acompañar al pelirrojo, mientras de esa forma ahorraba energías para el caso de que algún emergido quisiera atacarlos mientras se dirigían a buscar primero a la cabaña donde se guardaban las herramientas de arado.
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Wolf

Cargo :
Desempleada

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [1]
Katana de bronce [3]
.
.
.

Support :
Issun

Especialización :

Experiencia :

Gold :
886


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Mensaje por Artemis el Sáb Abr 01, 2017 4:42 am

Pensaba que todo seria mas fácil si la pequeña le ayudaba a sacar a los gemelos del garaje de herramientas, mas cuanto la pequeña bajo de su lomo la vio temblando asustada y preguntándole la razón por la cual le quito la vida a un humano.... Eso le demostraba lo poco que la pobre sabia del mundo pero desgraciadamente no había demasiado tiempo para explicarle. Retomo su forma humana para agacharse nuevamente a su altura, posando las manos en los hombros de la pequeña y mirándola con un rostro serio mas no severo. No le serbia de nada que la pobre estuviese en ese estado y menos aun que se dejase matar por un emergido creyendo que no debía de hacerles daño.

- Escucha Kon, este no era un humano.... es un emergido y ellos parecen humanos. Es fácil distinguirlos, huelen como un cadáver seco y sus ojos rojos son brilla... -

No pudo terminar nuevamente su frase, un emergido especialmente grande salió de improviso del trigal. Los reflejos de Artemis eran lo bastante diestros como para permitirle realizar una sola cosa, el martillo de guerra enemigo avanzaba hacia ellos en cámara lenta a los ojos del zorro, entendiendo que si esquivaba la pequeña recibiría todo el impacto y si intentaba salvarlos a ambos acabarían los dos heridos.... pues, había solo una cosa que hacer. El zorro empujo a la pequeña para alejarla del área del impacto, recibiendo de lleno el golpe del martillo que le dio en el costado y lo mando a volar varios metros de allí; intento ponerse de pie pero su cuerpo se negó a obedecerlo, quedándose totalmente quieto en el lugar donde había caído.... deseaba gritarle a Kon y a los cachorros humanos que corrieran pues aquel emergido podría destrozar el cobertizo con aquella arma tan fácilmente como quien rompe una ramita, mas su visión comenzó a nublarse hasta quedar totalmente obscura.

Esperaba que por lo menos Kon pudiese ponerse a salvo, que un milagro pasara y los 3 cachorros lograran librarse de aquel problema, le dolía en el alma no poder hacer nada. El emergido, un hombre corpulento y gigantesco vio en la niña frente a él una presa demasiado fácil, y casi como si fuese capaz de reaccionar se giro hacia el zorro adulto comenzando a alzar su martillo con intenciones de romperle el cráneo; por alguna razón consideraba en Artemis una verdadera amenaza y pese a que ahora estaba semi inconsciente ciertamente el emergido no parecía tener intenciones ni ganas de lidiar con la ira del laguz una vez que este se recuperase del aturdimiento; ignorando a la niña de momento.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Mensaje por Kon el Mar Mayo 02, 2017 11:13 am

Kon sentía todo su cuerpo temblar a pesar de que intentase por todos los medios no hacerlo. Mas la escena que acababa de presenciar había sido excesiva para una pequeña niña que apenas estaba empezando a comprender el mundo exterior. La aldea kitsune era segura y pacífica a pesar de transcurrir los tiempos que transcurrían, después de todo. Y allí jamás había tenido la oportunidad de presenciar una escabechina semejante a la que estaba sufriendo la granja de la familia Collins. Por lo que ver a Artemis, que el día anterior se había mostrado tan sensato y educado, atacando de esa forma tan agresiva a los bandidos la atemorizaba en demasía. ¿Acaso era realmente así como se vivía en ese mundo que desde cachorro había soñado con visitar? No. Tenía que existir alguna otra manera de arreglar las cosas con los invasores. ¡Quizá tan solo eran aldeanos que habían perdido sus hogares y necesitaban recolectar alimentos para dar de comer a sus familias! ¡O quizá no pretendían atacar de verdad a los granjeros y realmente eran cobradores de impuestos del reino o algo parecido! Fuera lo que fuese, la pequeña seguía sintiéndose fuera de lugar en esa dantesca escena. Era la primera vez que presenciaba tanta violencia y ya no sabía qué hacer o a quién seguir. Aunque por otra parte le preocupaba Ammy, la kitsune que no era kitsune, pues todavía no la había visto en la granja.

Artemis, al ver la expresión aterrada de su rostro, adoptó de nuevo su forma humana y se arrodilló delante de ella. Aquel gesto asustó un poco a Kon, quien se hallaba completamente paralizada por la espantosa situación en la que se había visto envuelta. Sin embargo, todavía confiaba en él. Por lo que posó su asustadiza mirada en su mentor, esperando una explicación por parte de él que no tardó en llegar. Artemis le empezó a contar que la criatura que acababa de despedazar no era humana, sino que se trataba de un emergido. A Kon le costó entenderle, en parte porque el ruido de fondo la ponía aún muy nerviosa, pero asintió con diligencia varias veces antes de volver a dirigir su vista al cadáver de la criatura. Sabía lo que era un emergido. En la aldea hablaban mucho acerca de ellos, a pesar de que hasta ese día nunca había visto uno con sus propios ojos. ¿De verdad aquellos individuos eran emergidos? Tenían que serlo porque Artemis jamás mentía. No obstante, eso no quitaba que en sus pesadillas soliese atribuirles figuras monstruosas, por lo que ver que en realidad los emergidos eran tan parecidos a los seres humanos resultaba sobrecogedor.

A-así que solo son emergidos… —murmuró para sus adentros, en un intento de tranquilizarse a sí misma y dejar de ser una carga para el zorro adulto. Ahora que Artemis lo estaba mencionando, sí que era verdad que el emergido derribado presentaba algunos rasgos algo extraños. Olían muy mal. Como si no se hubiesen bañado en semanas.

Kon empezó a sentirse entonces estúpida por haber dudado de su mentor. Quiso disculparse de inmediato, pero en cuanto volvió a dirigirle la vista al kitsune fue abruptamente apartada por éste. El impacto del martillo fue tan sonoro y potente que el esbelto cuerpo de Artemis salió despedido por los aires, recibiendo el golpe que en un principio había estado dirigido a ella. La pequeña, por su parte, había caído también al suelo. Aunque al menos estaba a salvo. Sin entender nada de lo que estaba ocurriendo, se quejó varias veces antes de alzar la mirada y descubrir un escenario de lo más desesperanzador.

¡¡No!! —gritó sin dar crédito a lo que veía. Ignorando al emergido gigante del martillo, se acercó a toda prisa al lugar en el que permanecía inmóvil Artemis, olvidándose por completo de su ropa hoshidana. Intentó llamarle por su nombre, zarandearlo por los hombros e incluso darle algunas bofetadas con la esperanza de que reaccionase. Mas el zorro seguía sin moverse, mientras que el emergido se acercaba a paso lento aún más y más, movido por alguna extraña motivación que la kitsune era incapaz de descifrar. La pequeña apartaba constantemente pensamientos negativos que nublaban su mente. ¡Su mentor no podía estar muerto! ¡No podía! Pero si estaba segura de algo era de que si no se alejaban rápido de ese lugar, el emergido volvería a atacar. Así que haciendo acoplo de todas sus fuerzas, trató de tirar del cuerpo de Artemis en vano. Era mucho más pesado de lo que sus delgados brazos podían soportar.

A-Artemis san… —tartamudeó con lágrimas en los ojos—. No deje a Kon sola, ¡por favor!

Pero el emergido ya les había alcanzado. La criatura inclinó su cabeza, como si tuviese curiosidad por algo, y murmuró unas palabras en un idioma que la muchacha no pudo entender. Mas si podía hablar, ¡significaba que probablemente después de todo sí que habría una manera de comunicarse con ellos! Kon tuvo entonces una idea. Con voz firme, pero piernas temblorosas, empuñó su wakizashi y le amenazó con él. Artemis le había protegido, de modo que ahora le tocaba a ella protegerle a él.

¡Atrás!

No obstante, el emergido tan solo gruñó como respuesta, y empezó a alzar de nuevo su martillo para acabar con ellos. Kon frunció el ceño, con el rostro envuelto en una expresión de ira. Dos nuevas llamas azuladas aparecieron a su alrededor en consecuencia. En otras condiciones habría salido corriendo en busca de ayuda o refugio, pero ahora comprendía que de hacer eso, su mentor perdería la vida. Entendió por fin que aquella criatura era malvada, y estaba dispuesta a enfrentarla a como diese lugar. Por esa razón extrajo de un bolsillo de su túnica su beaststone y la apretó con fuerza y los ojos cerrados. Un repentino brillo azulado rodeó su cuerpo mientras la transformación daba lugar, a la vez que el emergido, cegado por la intensidad del resplandor, detuvo su ataque y retrocedió varios pasos.

Cuando la luz se disipó, en el lugar en el que había habido una niña de baja estatura, se encontraba una bestia cuyo tamaño era mayor que el de un kitsune adulto promedio. Las llamas fantasmagóricas que la habían acompañado en su forma humana ahora ardían con una fiereza sobrecogedora.

¡Kon no te dejará tocar a Artemis san! —exclamó antes de abalanzarse sobre el emergido y enterrar los colmillos en su brazo para atraparlo. Con la abrumadora fuerza que le otorgaba su nueva forma, giró sobre sí misma y lanzó a la criatura por los aires. Justo como ésta había hecho con su mentor instantes atrás. El emergido cayó varios metros más allá, y quedó también inmóvil en el suelo.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Kitsune

Cargo :
Viajera

Autoridad :
-

Inventario :
Beaststone [3]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
998


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberacion]Un encuentro peli-agudo [Priv. Ammy/Kon/Artemis]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.