Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Querido destino, hoy quiero bailar (Privado Virion) (Baile Viña)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Querido destino, hoy quiero bailar (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Cynthia el Dom Feb 19, 2017 9:18 pm

Continuacion de este tema:

Después de haber logrado con éxito la misión de recuperar a Peludin, la valiente Cynthia se encontraba ahora mismo con más confianza de que en un futuro se convertiría en una gran heroína. Y su ganada seguridad se veía bien reflejada en lo mucho que quería celebrar con Virion su victoria, queriendo llevarlo al castillo del Rey Chrom, donde se celebraba la Fiesta de Viña.

Tanta fue su prisa, que no vio una piedra en el camino y estuvo a punto de tropezarse con esta, de no ser porque el miembro de los custodios estaba ahí para evitar el accidente con su intento de tranquilizar a la joven. Cynthia se detuvo justo a pocos centímetros de aquel pequeño pero maligno pedrusco, pensando entonces en las palabras de su compañero y luego continuar el camino a un paso más lento y seguro.

- Hmm… Puede que tengas razón Virion- Respondió la chica deteniéndose por unos segundos luego de pensarlo con un poco más de seriedad y ahora con un poco de preocupación- Si vamos muy a prisa, no tendremos energías para cuando lleguemos al castillo. ¡Y eso sería fatal, porque no estaríamos en condiciones para combatir a un ataque sorpresa de los emergidos! ¿Cierto?...- Comentó muy segura de que podría tratarse de eso- ¡Aja! ¡Bien pensado, Virion!

Dicho esto la joven siguió caminando, pensando nuevamente lo mucho que le quedaba por aprender, y no había mejor modelo a seguir que un miembro de los custodios, con un puesto superior al suyo dentro de la armada de Ylisse (con mucha más experiencia que ella) para enseñarle lo que ella necesitaba.

Siendo Virion alguien muy famoso, Cynthia supo que necesitaba dar una buena impresión, así que pensó en la cosa más emocionante que había hecho durante este mes.

- Hace unos días, estaba patrullando el mercado junto con mi compañero Tornado, cuando vi a unos maleantes trataban de robar a un pobre chico que había llegado a Ylisse comerciar- Empezó a narrar ahora en un tono ligeramente más serio y dramático- Éramos dos contra cuatro ladrones armados en un callejón con dagas y espadas…

La siguiente historia fue narrada de acuerdo a los recuerdos de la aprendiz a Caballero Pegaso, siendo las misma voces interpretada por la joven que ahora estaba actuaba más o menos como habían ocurrido los hechos.

Haga click aquí, para escuchar una fantástica historia:
“¡Bajen sus armas malhechores, o tendrán que vérselas conmigo, Cynthia, protectora de los inocentes y heroína a tiempo completo de Ylisse!”
“¿Cynthia? ¿Ha dicho Cynthia?”
“¡Oh, por Naga, es Cynthia! ¡Estamos perdidos!”
“¡Jefe! ¿Qué haremos ahora? ”
“¡Luchar! ¿Qué otra cosa? ¿Crees que me va asustar una niña pequeña?”
“Podre ser todavía muy joven, pero que sea mi lanza la que os enseñe que robar es un acto que no pasare sin castigo. ¡Soltad a ese pobre mercader, o prepárense para luchar!”

Los ladrones lanzaron gritos de batallas y con tal solo armados con sus dagas trataron de atacar a Cynthia.

“¡Jamás! ¡Gaaaagh!”
“¡Aaaaah!”
“¡Uaaaah!”

Pero ella valientemente uso lo que había aprendido cuando estuvo en la academia para caballeros pegasos para derrotar a los maleantes. Y no falto mucho para que el mercader, de nombre Noel también se viera inspirado por la valentía de la joven y uniera esfuerzos para recuperar su bolso, usando su propia fuerza para defender y herir al sujeto que lo tenían cautivo, siendo lastimado en el proceso por la daga del contrario, quien ya estaba cansado de que tratasen de arruinar sus planes.

“¡Estoy cansado de su inutilidad! ¡Podras haber ganado esta batalla Cynthia, pero volveré! ¡Y mi venganza será terrible!”

El líder de los ladrones se disponía huir, pero no contaba con que la valiente heroína estaba respaldada por su fiel compañero pegaso quien estaba volando por encima de aquel callejón en el que ellos se encontraban.

“¡No! ¡No lo haras! ¡Ahora, Tornado!”

Y justo al salir lado del callejón, apareció el increíble Pegaso de Cynthia, usando su habilidad para detener delincuentes para evitar que el líder escapara.

- Y fue así, como Tornado, Noel y yo apresamos a cuatro malhechores- Acabó por contar Cynthia, mientras ahora volvía a actuar de una forma más normal- Hmm, pero aquel chico Noel no lo volví a ver desde entonces, me dijo que era algo violenta y creo que lo asusté un poco porque no dejó que fuera a llevarlo  para que le vendasen su brazo- Soltó un suspiro, pues lamentaba haber acabado siendo recordada de esa forma y no como ella hubiese querido- Trate de darle una lección a los chicos malos en la prisión para que cambiaran su manera de pensar y consiguieran un trabajo más decente. Luego de liberarlos, escuché que volvieron a ser encerrados porque trataron de asaltar una joyería. No tuvieron un final feliz, te lo aseguro. Fue muy frustrante, era como si no hubieran aprendido nada de lo que les enseñe.- Comentó un poco enojada.

La pareja no tardó en volver al castillo, y por ende, en encontrarse a la misma pareja de soldados de antes vigilando la entrada. Virion fue el primero en saludarlos afectuosamente mientras pasaba por su lado llevando a Cynthia de la mano.

- ¡Nos vemos luego, chicos!- Se despidió la joven, sin dejar de sonreír luego de escuchar las palabras del arquero.

Una vez dentro, Cynthia se vio guiada hasta la Sala de Audiencias, que había sido acomodada para ser la zona de baile y el centro de la fiesta. Y una vez que llegaron ahí, pudieron contemplar la fiesta en todo su esplendor. La sala estaba plenamente iluminada, con lámparas y antorchas en todos los rincones, música sonaba de un grupo orquestal bastante famoso, con violines, flautas, trompetas y piano en excelente armonía. Había mesas llenas de comida y bebida, todo de primera categoría, con copas para beber hechas de cristal de primerísima calidad. Y en medio de la sala, un gigantesco espacio donde la mayoría de los nobles bailaban al son de tan bella música.

Mientras admiraba todo el interior con una emoción que era casi difícil de contener, su mano fue tomada nuevamente pero de una forma delicada, haciendo que su atención volviera hacia el magnífico Virion que ahora la miraba nuevamente a los ojos, exactamente igual que cuando le propuso venirse a la fiesta.

- Oh. Por supuesto, Virion- Dijo Cynthia claramente sorprendida, volteándose entonces ella a mirar sus propio pies mientras levantaba las puntas un poco- Un héroe no tiene miedo de aceptar un reto, pero debo advertirte… que estoy un poco oxidada, y mis pies son un poco torpes. ¿No tiene miedo de correr el riesgo a que lo pisen?- De repente se dio cuenta que lo que acaba de decir había sonado un poco mal por lo que volvió a mirar al arquero y se dispuso a decir rápidamente un poco nerviosa- ¡Ah! ¡Pero no es que esa sea mi intención! ¡Para nada! Sería terrible que saliera lastimado por mi culpa, ¿Qué sucedería con los custodios? Usted necesita sus pies para acudir a aquellos que lo necesitan…

Ropa que Cynthia esta usando:



Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Caballero en entrenamiento

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [1]
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [4]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
475


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Querido destino, hoy quiero bailar (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Virion el Vie Feb 24, 2017 8:10 pm

Cynthia tenía un don. Un don maravilloso.

Virion lo descubrió cuando le pidió que le narrase su última aventura, de camino hacia el baile. La forma en que Cynthia le contó su historia, la pasión que ponía en cada una de sus palabras, la intensidad que ponía a la hora de expresar cada sensación, cada movimiento, cada detalle… El arquero de arqueros era experto en el arte del habla y de contar historias, y podía ver que la muchacha era todo un diamante en bruto. Con un poco de entrenamiento, podría llegar a ser la mejor cuentacuentos de toda la historia. Virion se había enamorado todavía más de la jinete pegaso.

No fue lo único que aprendió de ella. Descubrió que su sentido de la justicia era todavía más fuerte de lo que había supuesto en un primer momento. Había derrotado a cuatro villanos, o eso contaba, y en vez de celebrarlo, se lamentaba porque aquellos cuatro no hubiesen reformado su conducta y hubiesen vuelto al buen camino. También se sentía mal por el hecho de que la persona a la que había salvado, un tal Noel, se sentía asustado de ella. Virion escuchó cada una de sus palabras con suma atención, pero no pudo evitar dar su opinión al final:

-Entiendo tu pesar, mi querida Cynthia. Pero no debes permitir que eso empañe tu heroico espíritu ni albergar dudas en tu corazón. Tú hiciste todo lo que estuvo en tu mano para corregir la vil senda de esos ladrones, nada se te puede reprochar a ti. Les diste una oportunidad, y ellos la desaprovecharon. Ningún héroe puede ayudar a quien no quiere ser ayudado.-Virion hablaba con un tono serio aunque con cierta altura de miras. El ego del arquero siempre era lo suficientemente alto como para atreverse a dar lecciones de vida a los demás.-Me apena oír también lo de Noel. Pero eso es algo que también debemos aprender. A veces, un héroe no es recompensado por sus grandes actos, aunque debiera. A veces, incluso acaba sufriendo el rechazo de aquellos a los que pretendía ayudar. Pero no por ello, hay que vacilar. Sigue luchando por el bien, mi querida Cynthia. Sigue luchando por lo que consideras justo. Al final, tarde o temprano, también se hará justicia contigo.

Esta última parte, se la decía más a si mismo que a ella, aunque dudaba que la jinete pegaso fuera a darse cuenta. Él mismo había luchado por salvar a los suyos, a su gente. Y lo único que había conseguido era fracasar, que la mayoría murieran y que los pocos que quedasen pensaran de él como un maldito traidor. Pero no por ello se echaba atrás. Algún día volvería, algún día recuperaría sus tierras, algún día su gente volvería a amarlo.

Pero ahora no era el momento de pensar y preocuparse por el pasado ¡Esa es una noche de fiesta! ¡De celebración! ¡De bailar con una chica mona, seducirla y conseguir que acepte casarse con el arquero de arqueros! El corazón se le aceleraba impaciente a Virion cuando atravesaba los jardines del castillo y volvía a caminar en dirección a su interior, esta vez con tan bella jovencita a su lado. El ojo sano, oculto tras su máscara, brillaba con intensidad, señal de felicidad.

La Sala de Audiencias, acomodada y convertida en una gigantesca sala para el baile, estaba rebosante de gente, la gran mayoría nobles de elevada distinción y categoría, aunque también unos pocos soldados asegurándose que nada ni nadie alteraba el orden. Alguno de ellos miraba a Virion, preocupado de que éste hiciera de las suyas ¡Que innecesario! Todo porque el arquero había recibido un puñetazo momentos antes por pedirle matrimonio a una mujer casada… A la gente le gusta dramatizar. Pero no tendrían porque sentir mayor malestar, ya que el objetivo de la noche de Virion estaba realizado ¡Había encontrado una pareja de baile! Y al poco d llegar, y escuchar la solemne música compuesta, preguntó a la jinete pegaso si aceptaba bailar con él.

¡Y dijo que sí! ¡Alabados sean los dragones! Bueno, Cynthia le avisaba de que no estaba muy segura, y que temía causar algún que otro par de accidentes, pero Virion lo único que hizo fue sonreír más intensamente.

-¿Por qué será que todas decís que bailáis de pena, cuando luego resulta que incluso a mí me cuesta seguiros el ritmo? Ya eres preciosa, Cynthia No necesitas falsa modestia para embellecerte aún más.-dijo Virion, quizás malinterpretando las intenciones de Cynthia, pero no por ello dejando de aprovechar la oportunidad de soltarle un piropo.-Pero si la realidad es que no tenéis confianza en vuestro movimientos ¡No temáis! Simplemente debéis seguir los míos con paciencia y tesón, y ya veréis como pronto os acostumbráis. Y al final, dejamos a todos estos aficionados en el más puro ridículo.

Y sin darle mucho tiempo a darle una respuesta coherente, Virion cogió suavemente a Cynthia de la mano y la arrastro hasta el centro de la sala de baile, justo en el momento en que la banda cambiaba de tercio para empezar a tocar música suave. Eso era bueno por dos motivos. El primero, que era una música lenta, nada agitada, y por lo cual, no requería movimientos bruscos a la hora del baile. Cualquier iniciado podía seguir el ritmo si se dejaba llevar sin ningún problema. El segundo motivo, es que se trataba de una pieza para bailar… agarraditos y bien juntitos. Una pieza excelente para sentir próxima el cuerpo de la joven jinete pegaso.

Lo que pudo notar Virion mientras bailaba era por un lado la diferencia de tamaño. No se notaba en un principio, pero estando así juntos, sí que era cierto que el arquero le sacaba una cabeza a Cynthia. De necesitarlo, bien que podía la jinete pegaso apoyar su cabeza en el hombro del arquero. Sin embargo, ese no era un problema para Virion. El tamaño de una mujer no la hace menos hermosa. Y Cynthia era bastante bonita. Y mona. Y linda. Y adorable. Y guapa. Y quería casarse con ella y tener muchos hijos juntos. Para Virion, era inevitable tener ese tipo de pensamientos, especialmente con una música tan melosa y suave y teniendo a la jinete tan cerca de él. Decenas de parejas habían a su alrededor, pero para el arquero, sólo estaban ellos dos.

-¿Veis como no era para tanto? ¡Lo estás haciendo de maravilla, mi dulce Cynthia! Otro reto que ha sido superado por la bravura de nuestra increíble y diestra heroína.-alabó el arquero, hablándola casi al oído, sin dejar de moverse a su lado.

Y de repente, la música cambió por otra mucho más rápida y agitada.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Vulnerary [4]
Tónico de res. [1]
.
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2736


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Querido destino, hoy quiero bailar (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Cynthia el Lun Feb 27, 2017 5:28 pm

Antes de que Cynthia pudiera responder, Virion cogió suavemente de la mano a la chica y la arrastró hasta el centro de la sala de baile, justo en el momento en que la banda cambiaba de tercio para empezar a tocar una música suave. La joven se quedó mirando por unos momentos al arquero de los arqueros sin cambiar la expresión de sorpresa había en su rostro cuando este la llevo a la pista a pesar de los riesgos, pero poco a poco ella se dejó guiar por él y la música hasta que su cuerpo fue acostumbrando al ritmo, y los movimientos de ella se hicieron cada vez más naturales.

- ¡Whoa! ¡Estoy bailando, Virion! ¡Ha ha! ¡Estamos bailando!

La tensión que había antes en el cuerpo de Cynthia fue desapareciendo poco a poco, mientras una sonrisa volvía nuevamente al rostro de la joven, así como la satisfacción que sentía por el logro que había conseguido gracias al arquero. Virion alababa a la caballero pegaso por su valentía y dedicación para convertirse en una gran heroína, y aquellas palabras fueron suficientes como para hacer a la jovencita sumamente feliz.

- ¡Heehee! ¡Gracias! ¡Es grandioso oír eso! Quiero decir, no es que quiera llevarme toda la gloria por esto... Ya sabes, ¡solo estoy haciendo lo que me dijiste, Virion! ¡Y tenías razón!
 
No había forma de expresarlo con solo palabras, Cynthia se sentía como si estuviera dentro un cuento de hadas. Esta la primera vez que ella había bailado con alguien este tipo de música, pues la dedicación que tenía para convertirse en una gran caballero pegaso y en una mejor heroína no le daba tiempo o este tipo de oportunidades como lo era bailar con un apuesto caballero bajo las luces tenues de un gran castillo mientras ella usaba ropa femenina.

De repente, la música cambió por otra mucho más rápida y agitada, por lo que Cynthia se detuvo un momento para examinar el ambiente, pues con lo que había pasado anteriormente ella había estado demasiado concentrada como para notar que había gente a su alrededor. Durante esos segundos en los que ella pudo escuchar los tambores tocando, un recuerdo se disparó en la memoria Cynthia, haciéndola recordar que había escuchado la misma música en el lugar que habían estado celebrándose el festival fuera de la Casa de Ylisse.

- ¡Oooooh! ¡Reconozco esta canción!- Dijo emocionada volteándose de nuevo hacia el arquero.

Sin embargo, las decenas de parejas parecían un poco confundidas al principio con el cambio de ritmo de la música. Al ver esto, la gran heroína Cynthia se dio cuenta que era deber de ella presentarse ahí para salvar la fiesta y darles a la gente del castillo una lección sobre tradiciones y cultura general.

- Ok, no es momento de descansar Virion, unamos nuestras fuerzas para dar un buen espectáculo. ¡Sígueme!

El saltarello o salterello era una danza viva y alegre muy común en estas festividades, popular entre la gente fuera del palacio, en especial en la región más al sur de Ylisse e interpretaba en un ritmo ternario. Llamado de aquella forma por su peculiar paso saltado.

La valiente e intrépida Cynthia respiro profundo, preparándose para la misión que estaba a punto de emprender, a sabiendas de que podría tropezarse si daba el mas mínimo paso en falso. Asi que despues de haber hablado, tomó la mano de Virion y lo hizo moverse hacia el centro vacio de la pista de baile, soltándolo justo al tiempo de colocarse al lado de este para hacer una reverencia, agachándose y luego volver a extender su mano para esperar el momento justo.

- “Vale, no había hecho esto desde que era solo una niña, pero, ¡podemos hacerlo!”- Pensó para darse más confianza, para de esta forma mantenerse determinada- ¿Estás listo, Virion? A la cuenta de tres, damos pasos saltados, si yo muevo la pierna izquierda, deberas mover tu pierna derecha, ¿de acuerdo? A la una, a las dos y a las… ¡Tres!

Al momento en que comenzaron a sonar las flautas, Cynthia dio un paso adelante y siguió la melodía que tocaban, dando unos cuantos pasos asaltados sin soltar la mano de Virion, haciéndole tan solo unas breves indicaciones al principio, en el caso de que él no supiera sobre que debía seguir. El corazón de la chica latía a toda fuerza mientras la melodía continuaba, pues en todo momento temía cometer un error. Sin embargo, ella se decía a sí misma en su mente que todo saldría bien, pues sabía que tenía a un excelente compañero de baile a su lado y no pensaba hacerle pasar el ridículo aun si su vida no dependiese de ello.

Muestra de la danza que se trata de imitar:
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Caballero en entrenamiento

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [1]
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [4]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
475


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Querido destino, hoy quiero bailar (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Virion el Mar Mar 07, 2017 5:35 pm

La emoción que sintió Cynthia cuando empezó a bailar fue desbordante y ampliamente manifiesta. El temor que al principio manifestase ante la altura de la gesta que suponía el baile, se había convertido en alegría y confianza. Y semejante transformación, la volvían aún más bella a ojos del arquero de arqueros, quien escuchaba sus palabras de gratitud sin lograr ocultar una gran sonrisa triunfal en su rostro.

-Es obvio que no hay grandes discípulos si no hay grandes maestros, pero no por ello hay que negar vuestro mérito tampoco, mi valiente Cynthia. La forma tan veloz en que os habéis acostumbrado a los movimientos, de manera casi intuitiva, ha sido sobrecogedora.-también era cierto que el baile que estaban haciendo era lento y sencillo, por lo que tampoco había mucha complicación en aprenderse los pasos, pero eso era algo que Virion no iba a mencionar.

Cuando la música cambió, todos pararon un segundo, Cynthia y Virion incluidos. Al arquero no le sonaba la canción. Intentó hacer memoria, pero nada. Pensó que existía la posibilidad de que fuera una melodía propia de Ylisse que el arquero, de origen extranjero, no había tenido oportunidad de conocer. Y por tanto, desconocía como bailar. Sin embargo, no hay temor, pues Cynthia trae la solución. Y es que ella sí que reconocía la canción.

-Por vos, hasta el fin del mundo, mi querida Cynthia.-le respondió el arquero cuando Cynthia le pidió que le siguiese al centro mismo de la pista.

Un poco preocupado sí que estaba el arquero, más que nada porque no terminaba de estar seguro de si la jinete pegaso sabía lo que estaba haciendo o fuera a quedar en ridículo. Otras parejas parecía hacer lo mismo, colocándose una al lado de la otra, cogiéndose suavemente de una mano. Hombre a la izquierda, mujer a la derecha. Y se hacían reverencias, aunque no con la suavidad, elegancia, majestuosidad y laboriosidad con la que estaba acostumbrado a hacerlas el noble arquero de arqueros.

El caso es que Cynthia le dio pequeñas instrucciones a Virion y éste no tardó en descubrir cómo debía de proceder. El maestro se volvió discípulo, y la discípula maestra, con una naturalidad como si hubiesen mantenido ese rol desde el mismo principio. Los pasos no eran complejos, y fijándose como lo hacía tanto ella como los demás, el arquero logró moverse con soltura y fluidez, no daño a nadie la imagen de que aquella era la primera vez.

-Lo dicho. No hay buenos discípulos sin buenos maestros. Y estáis siendo una maestra excelente.-le susurró Virion a la jinete pegaso mientras daba una de las vueltas a su alrededor con parsimonia y delicadeza.-¿Cuándo fue la última vez que bailasteis? No ha debido de hacer mucho, pues por la forma en la que habéis reaccionado, se nota que lo recordabais bien.-preguntó el arquero con cierta curiosidad de su parte.

La noche estaba siendo perfecta. Algunos susurraban y les miraban, más que nada porque recordaban las intentonas fallidas previas de Virion y se compadecían de la pobre mujer a la que había logrado embaucar para lograr bailar con él. Algún otro más bien chismorreaba sobre la pobre Cynthia, murmurando que era una plebeya y que no debería estar ahí. Pero el arquero ignoró todas esas palabrerías. Lo importante es que estaba bailando con una mujer guapa, simpática, alegre y extrovertida. Los celos de los demás eran una consecuencia puramente natural.

Entonces la música cambió otra vez. Esta vez Virion reconoció la pieza. No sabía que el baile tuviese planeado tocar melodías tan “íntimas”. Y además era ya bastante más complicada. Algunas de las parejas salieron de la pista inmediatamente, sabiendo que no estarían a la altura. Este baile, un baile seductor y pasional, pero rápido y muy preciso. Un mal paso podía significar ser fatal. Para el arquero, aquello era sólo un poco complicado ¿y pero para Cynthia?

-Mi querida Cynthia, esta pieza es bastante más difícil, me temo. Si queréis parar y descansar, no me lo tomaré a mal. Pero si estáis dispuesta a recibir una clase magistral en cuestión de segundos y probar suerte, iré con vos hasta el final sin vacilar. Lo que vos deseéis.-le propuso el arquero a la jinete pegaso sin miedo en su voz.

¿Qué era lo peor que podía pasar? ¿Qué se le pisase y se cayese al suelo? Bah, la gente de su alrededor ya pensaba en su mayoría mal de Virion, hacer un poco más el ridículo no importaba. Y aunque no tenía muchas esperanzas puestas en aquel baile, al menos pasaría un momento entretenido con Cynthia. Bien juntitos. No, en serio ¿desde cuándo se pone ese tipo de piezas en un baile nobiliario? Por supuesto, no iba a forzar a la heroína y si prefería tomarse un respiro, lo entendería perfectamente.

OFF: Sugerencia de baile, si tienes suficiente coraje: https://www.youtube.com/watch?v=i3vsiiRK5GU
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Vulnerary [4]
Tónico de res. [1]
.
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2736


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Querido destino, hoy quiero bailar (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Cynthia el Dom Mar 12, 2017 2:59 am

Después de que aquella pieza musical llegase a su conclusión, Cynthia se mantuvo agarrando de la mano al arquero mientras tomaba un poco de aire y un pequeño descanso, observando entonces como algunas de las parejas que estuvieron justo acompañándolos hasta hace unos momentos se disponían a salir de la pista inmediatamente que iniciaba la nueva pieza, la cual era más elegante que la anterior y mucho más compleja.

La joven aprendiz (y ahora recién nombrada maestra del baile), se volteó a ver a Virion en cuanto este le hablo de nuevo, quedándose mirándole fijamente a los ojos con total ensueño y emoción dibujado en su rostro, luego de que este terminase de hacerle la propuesta.

- ¡Oh! ¡Miren! Qué casualidad. No me dijeron que esta era una fiesta de caridad. Dime niña, ¿te contrataron para que fueras la pareja de este hombre?

Una pareja conformada por un hombre y mujer de alta clase, quienes llevaban ropas un poco más elegantes que las que usaban Cynthia y Virion se acercaron hacia ellos para bailar la reciente pieza, llevando también unas marcaras cubriendo sus rostros y mirándolos con un aire hostil y burlesco.

-  ¿Eh? ¿Qué quisiste decir con eso?

- Oh, jojojo, perdona. Supongo que alguien de TU CLASE le cuesta trabajo entender lo que digo. Veras, Virion es la clase de hombre que tiene un irrefrenable gusto por las jovencitas como tú, bonitas, pero fáciles. Puede pensar lo que quieras, pero solo estas aquí porque ninguna de las chicas de aquí acepto ir con él, no eres más que un comodín, pequeña.

-  Grr… ¿Has venido aquí sólo para ser una idiota? Virion es totalmente asombroso. Es valiente, muy listo y muy considerado. ¡Es un miembro de los Custodios, arquero de arqueros, poeta, maestro de baile y un gran héroe de Ylisse!

- Vaya, pobre chica...- Se lamentó la desconocida- Bueno, solo quería apreciar en primera fila la ironía de la situación, una plebeya como tú no debería estar aquí, debería volver a casa antes de hacer más el ridículo.

- ¡Ha! Hablas como si de un gran juego se tratase todo esto. Pues déjame decirte algo, tan solo eres una gran bolsa de aire caliente y una gran idiota. ¡Una villana como tú no tendría las agallas para enfrentarme en una pelea justa!

Era la primera vez que Cynthia se veía en una situación como esta. ¿Este era un reto que se le había impuesto para poner a prueba su valía? ¿Sería capaz de hacerlo? ¿Bailar toda esa difícil pieza con el  magnífico y asombroso Virion? Las emociones de la chica estaban por llegar a su límite, por lo que, con gran decisión ella respondió a la propuesta del arquero con una gran determinación dibujada en su cara.

- Muy bien, Virion, estoy dispuesta a ir contigo hasta el final. Bajo mi honor de caballero y como futura heroína, no dejare que esa mujer hable mal de ti y se salga con la suya.- Le susurró con seriedad mientras se disponía a ponerse en posición- El destino de un héroe es ver la justicia hecha. Yo creo en ti, como creo en la justicia. ¡Demostrémosle a esos dos tontos de lo que somos capaces!

Bajo la petición de la pareja con la que habían hablado antes, la pieza que estaba tocando la banda hace pocos minutos volvió a repetirse desde un principio. Los invitados presentes hicieron espacio en el centro del salón para que ambas parejas tuvieran espacio suficiente para que pudiesen bailar la pieza mientras observaban.

Siguiendo las indicaciones del arquero, Cynthia se colocó en posición, respirando profundo para poder relajarse, pues necesitaría toda la concentración posible para dar un buen espectáculo. Ella no tenía precisamente un gran entrenamiento para bailar, pero sabía cómo moverse. Desde que se lo propuso, siempre estuvo entrenado muy duro para algún día convertirse en una gran caballero del Escuadrón Pegaso de Ylisse. Solo debía evitar cuidar de no tropezarse o pisar a Virion… sonaba como algo fácil, ¿no?

Pero no lo era. Cada acercamiento hacia el rostro del arquero hacían que una sonrisa nerviosa se dibujara en el rostro de la joven mientras se ruborizaba levemente, ¿había acaso alguna necesidad de ser tan íntimos? Puede que Cynthia hubiese subestimado un poco al reto que ella misma había impuesto, sin embargo, estaba decidida sin importar lo sofocada que se sentía y que sus piernas empezaran a arderle por la cantidad de movimiento.

Casi lo tienes, no te rindas...

Aunque sus movimientos no fueron del todo perfectos y le faltaron un poco más de fluidez en la parte donde ella necesitaba acercar más al arquero. La concentración y determinación de la chica le permitieron resistir hasta llegar al final de la canción.

- ¿Se… acabó?- Preguntó con cansancio Cynthia, esperando a ver la reacción del público presente mientras aún estaba bajo los brazos de Virion.

OFF ROL:
-w- ¡Yay, suspenso! Me pregunto cómo lo habrá hecho la otra pareja (?) Interesante elección de baile, me parecio mejor no desperdiciarlo, jeje
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Caballero en entrenamiento

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [1]
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [4]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
475


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Querido destino, hoy quiero bailar (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Virion el Mar Mar 14, 2017 3:59 pm

Si aquellos nobles pijos y snobs se hubiesen conformado con lanzar chismes y cuchicheos por lo bajo, Virion lo hubiese ignorado sin problemas, y posiblemente Cynthia ni se hubiera dado cuenta. Pero no, siempre tiene que haber alguien que tiene que cruzar la línea y meterse donde no la llaman sólo por fastidiar.

Y ese alguien se trató esta vez de una pareja de nobles con vestidos sofisticados y elegantes y máscara incapaz de ocultar su banalidad y podrida desvergüenza. La mujer, que parecía tener la voz cantante de aquellos dos, le habló a Cynthia con un tono claramente condescendiente, y con una arrogancia completamente malsana y enfermiza. El objetivo de la mujer era claramente burlarse de la jinete pegaso, sugiriendo poco más de ser una cortesana contratada por el arquero para que éste no acudiera solo al baile.

Virion iba a responder utilizando su ingenio y lengua afilada, mas la jinete pegaso se la adelantó, poniéndose claramente a favor del arquero. Las palabras que pronunciase la joven heroína fueron tan bonitas que a Virion casi le salió una lagrimita en el ojo. Por desgracia, debía admitir también que no había falsedad en las palabras de aquella harpía. Al final, el arquero no pudo evitar intervenir.

-Ignóralos, mi bella Cynthia. Es la malsana y enmohecida envidia la que habla por su boca. Esta mujer daría su vida gustosa por ocupar tu lugar esa noche, y poder bailar con el apuesto y magnífico arquero de arqueros, pero está condenada a hacerlo con ese hombre mustio, triste y sin talento. Una auténtica desgracia.-comentó Virion en dirección a la jinete pegaso, pero asegurándose que la mujer arpía le escuchase también.

Virion amaba a todas las mujeres. Las víboras también. Pero eso no significaba que las amase a todas por igual. Y si en un lado tenía a una mujer dulce, amable, entusiasta y que la defendía de (justificados) insultos, y en el otro tenía a una amargada insufrible que se metía con alguien que no la había provocado sólo para inflar su despreciable ego, no era difícil adivinar de parte de quién iba a ponerse el noble arquero.

La venenosa arpía fingió indignación (como si tuviese alguna) y se retiró de allí con su mustio y triste acompañante, para dirigirse a bailar la pieza en cuestión. Si de algo sirvió aquel cruce de palabras fue para dar a la jinete de pegaso la determinación necesaria para aceptar bailar aquella compleja y elaborada pieza de baile.

-Entendido, Cynthia. Tu confianza en mí y tu valor contra las adversidades del destino muestran un temple admirable y un arrojo digno de leyendas. No me quedaré atrás. Vayamos juntos a la pista, y mostrémosles a todos con nuestros movimientos el significado más profundo de la palabra “belleza”.

Avanzaron juntos en medio de la sala, donde se había abierto hueco para que las parejas que se atrevieran, pudieran intentarlo. Pocas fueron las valientes, entre ellas la pareja que había osado burlarse de la gran Cynthia y el valeroso Virion. La jinete pegaso y el arquero también se adentraron. Estaban listos, no se irían sin demostrar su valía. La música empezó a sonar de nuevo.

El reto fue elevado. Virion por si sólo podía estar a la altura, pues de niño le obligaron a aprender todo tipo de bailes para situaciones de etiqueta como esa. Pero una cosa es bailar por tu cuenta, y otra cuando llevas a alguien que no está acostumbrada. Virion no sólo tenía que seguir los pasos de baile, tenía que al mismo tiempo mover a Cynthia para que ella siguiese sus movimientos, y evitar que se tropezase se cruzasen sus piernas sin querer.

Fue una experiencia dura, intensa. Pero no todo fue malo, al contrario. Virion pudo recrearse en como la proximidad causaba cierto ardor en las mejillas de la jinete pegaso, que le daban una imagen todavía más atractiva y adorable. En algunos momentos, donde ambas caras estaban muy cerca la una de la otra, Virion estuvo tentado de unir sus labios con los de la joven doncella, pero supo contenerse, y concentrarse en lo importante, bailar.

Al final, la canción terminó y con ello también el baile, sin incidente por parte de nuestro amado dúo. La pareja de héroes se detuvo para tomar el aire y descansar tras una buena sesión de movimiento. El arquero miró a su alrededor, para ver cómo había reaccionado el púbico ante el majestuoso y apasionado baile, pero pronto se dio cuenta de que dicho público no les prestaba atención. Más que nada, porque sus miradas estaban puestas en la pareja snob de antes, que por el final de la melodía habían tropezado y caído al suelo, torciéndose la mujer un tobillo en el proceso. Ni Cynthia ni Virion se habían dado cuenta hasta entonces ya que estaban centrados en el baile, pero tras terminar, los quejidos y protestas de la arpía, echándole la culpa al sufrido de su marido, eran un apoteósico final a tan dulce melodía. No, si después de todo va a existir justicia en el universo.

-Recuerda, Cynthia. Por mucho que deseemos regocijarnos en el mal de quien nos ofende, nunca debemos alegrarnos de las desgracias ajenas, por muy merecidas que las tengan.-y dicho eso, e acercó a una mesa a coger un poco de hielo en cubitos y meterlo dentro de una servilleta, para luego acercarse a la mujer que todavía andaba tirada en el suelo y ofrecerle dicho simple remedio.-Estimada damisela, aplíquese eso en el tobillo y procure no moverse. Al rato se sentirá mejor.

Ojalá pudiéramos decir que la mujer tomó la servilleta agradecida y pidió disculpas al arquero y a Cynthia por su comportamiento, a la vez que prometía no volver a ofender a nadie de manera gratuita. En vez de ello, nos limitaremos a ahorrar la retahíla casi infinita de insultos que el arquero recibió por su buena obra. Y Virion no perdió su sonrisa en ningún momento. Tras eso, volvió donde estaba la jinete pegaso.

-¿Salimos fuera? Creo que aquí los ánimos están demasiado caldeados, y me apetece tomar el aire. Además, pronto empezará el espectáculo de fuego en los jardines.-propuso Virion a Cynthia, cogiéndola suavemente de la mano.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Vulnerary [4]
Tónico de res. [1]
.
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2736


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Querido destino, hoy quiero bailar (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Cynthia el Mar Mar 21, 2017 12:38 pm

Al notar que ninguno de los dos recibía aplausos o una muestra de atención por parte del público presente, nuestro querido dúo de protagonistas notaron que la arpía y malvada dama que los había molestado antes ahora yacía en el suelo debido a una lesión sufrida en su tobillo durante el baile.

La justicia y el karma habían hecho su trabajo, ¡el bien había triunfado sobre el mal! Sin embargo, había poco de lo cual celebrar, pues el admirable y respetable Virion había dicho algo sumamente sabio, y tratado de ayudar a la mujer a pesar de su incorrecta forma de hablarle, demostrado que no solo era grácil como una grulla y generoso como el amor, sino que su corazón era de un verdadero héroe. Cynthia asintió en silencio, siguiendo los consejos del arquero, y se dispuso a ayudar a la mujer a levantarse.

Ojalá pudiéramos decir que esta historia acabó felizmente, con la mujer aceptando la ayuda de ambos y que se hubiese arrepentido de sus viles acciones. Sin embargo, como pasa la mayoría de estas historias, no todos los villanos están dispuestos a redimirse o seguir el camino del bien una vez que se deciden por algo.

Aunque estaba un poco triste y molesta con esto, la jinete pegaso decidió dejar a la orgullosa mujer sola con su marido y sus quejas, para salir junto con el arquero hacia la puerta que daba hacia los jardines. "Quien vive del orgullo, muere de soledad". Esa seria una lección que aprendería aquella horrible mujer más adelante esa misma noche, aunque nuestros héroes no serían testigos de ello.

Cuando estuvieron ambos afuera a la intemperie, pudieron observar a varios guardias colaborando con los magos presentes para ir preparar el terreno que en unos minutos sería utilizado para iniciar el espectáculo de fuegos artificiales. Algunos de los invitados de la fiesta observaban impacientes a la distancia, mientras que los colaboradores comenzaban a abrir unas cajas grandes de madera que contenían lo que parecían ser matraces con aceite, algunos libros de hechizos y bolsas coloridas de papel rellenas con diferentes compuestos y materias primas tales como pólvora negra, polvillo de acero, zinc y cobre, clorato de potasio, cloruro de calcio, nitrato de cobre, de bario, de estroncio, y cloruro de litio.

- ¿Estas bien, Virion?- Preguntó Cynthia volteándose a ver a Virión luego de escuchar a uno de los guardias anunciar que todavía faltaban unos minutos antes del espectáculo de fuegos artificiales- Si necesitas algo, puedes decírmelo. ¿Algo de beber, o quizás algo de la mesa de bocadillos? ¡Un héroe debe siempre mantenerse en buena forma!

Mientras el arquero respondía, una joven criada que era un poco más bajita que la propia Cynthia, se acercó tímidamente hacia la pareja llevando consigo una bandeja plateada con vasos con algún tipo de bebida y copas con vino.

- Umm…

- ¡Oh, hola!- Saludó de forma espontánea a la caballero pegaso al notar la presencia de la chica - ¿Necesitas ayuda?

La joven criada, quien era un poco tímida, y también formaba parte del personal que había sido contratado exclusivamente para servir en la fiesta, acabó apartando la mirada y poniéndose aún más nerviosa debido a la actitud de la caballero pegaso.

- ¿Eh? Ah, no… yo…- Comenzó respondiendo. La voz de la aldeana disminuyó de volumen hasta convertirse en un murmullo casi imperceptible- Ofrezco bebidas

- Amm… Disculpa, no te escuché bien, ¿puedes repetirlo?- Respondió Cyn ahora algo preocupada por la pobre muchacha.

La mucama murmuró algo casi inaudible, y tras luchar un poco consigo misma sin muchos ánimos de aceptar ayuda de ninguno de los dos para cumplir con su trabajo, acabó preguntándoles de nuevo, pero esta vez con una voz mucho más fuerte que parecía haber salido casi de la nada.

- ¡¿Desean algo de beber?!- Exclamó, para que al cabo de unos segundos, la mucama acabara sonrojándose nuevamente y visiblemente arrepentida por haber elevado la voz- Ah, lo siento. ¿Desean algo de beber?

- ¡Oooooh!- Acabó respondiendo Cynthia tras entender por fin, y pasar aquel momento de tensión e incomodidad con aquella conversación- ¡Si, si! Yo quiero algo de beber… ¡Gracias!

Off rol:
Ya tengo más o menos una idea de cómo se dará la recreación de fuegos artificiales. Pero mientras los magos se preparan y se va llenando el lugar con gente, pensé que podríamos conversar un poco mientras tanto owo

Color de la sirvienta random: #ffcc00
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Caballero en entrenamiento

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [1]
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [4]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
475


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Querido destino, hoy quiero bailar (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Virion el Sáb Abr 22, 2017 6:07 pm

La noche era realmente hermosa. Digna para un espectáculo mágico y colorido de fuegos artificiales. Era una pena que el baile se hubiese estropeado por culpa de cierta energúmena amargada casada con un impotente. Ya no podría continuar teniendo una agradable y romántica velada bailando con la joven y valerosa Cynthia. Pero al menos, tendría una tarde a su lado viendo los fuegos. Aquello al menos compensaba lo del baile. El arquero se sentía satisfecho.

Los jardines, lugares que hasta hace poco estaban vacíos salvo por los diligentes guardas encargados de la seguridad del castillo, empezaban a llenarse poco a poco de nobles invitados al baile, los cuales venían con las mismas intenciones de ser testigos de los fuegos, al igual que nuestra noble pareja protagonista. El cielo seguía despejado, lo cual era perfecto para un evento como aquel.

La jinete pegaso y el arquero buscaron un sitio adecuado y cómodo donde poder sentarse, en la hierba fresca de los jardines. Alrededor se iban sentando otros grupos, mayoritariamente parejas, aunque ninguna tan bella como la que hacían nuestros dos héroes, según pensaba el propio arquero. A lo lejos podía verse claramente a varios guardias y a distintos miembros de la organización del baile, entre ellos magos cualificados y alquimistas, preparándolo todo para el glorioso espectáculo. Uno de los guardias fue acercándose para ir anunciando a todos los invitados que lo fuegos iban a empezar dentro de poco.

En aquel espacio de tiempo relajante, Virion fue pensando mentalmente cómo debía seguir procediendo con Cynthia ¿Debía probar con clamar algún poema para impresionarla? Quizás una epopeya épica fuese del agrado de la jinete pegaso, era más que obvio su deseo de ser una gran heroína, y ese tipo de relatos podrían entusiasmarla y permitirle ganar puntos ¿Pero cuál sería el relato idóneo? ¿Alguno acerca de una princesa guerrera pegaso? ¡Eso podría estar bien! ¿Qué si quiero tomar algo? ¿Qué?

Virion bajó de las nubes. Mientras estaba meditando qué hacer, Cynthia le había preguntado si deseaba que le pidiese algo de beber o comer. El arquero se apresuró a negar con la cabeza rápidamente en cuanto comprendió la situación.

-¡Oh no! Cuenta con mi máxima y absoluta gratitud por tu bienintencionado y afectuoso ofrecimiento, más mi conciencia jamás permitiría que una dama heroica de tu gigantesco calibre hiciese por mi tan mundana tarea. No sería nada caballeroso de mi parte. Además, no hay porqué moverse. La organización del baile ha pensado en todo.-y dicho esto, el arquero levantó de manera grácil su mano, llamando la atención de una criada que iba sirviendo bebidas a los distintos invitados, con el fin de que se acercase.

La criada, bastante joven, acudió enseguida pero parecía que le costaba hablar. Virion no la reconoció del castillo, y a él le sobra memoria para las chicas monas, así que se imaginó que sería alguien contratado especialmente para la fiesta. Y pudo notar enseguida que la pobre mujer no estaba muy acostumbrada a esa tarea, y que era extremadamente tímida. A pesar de haber acudido de manera presta ante la señal del arquero, mantenía una distancia excesivamente prudencial, y cuando hablaba, lo hacía en un tono escasamente audible. Al menos, hasta que Cynthia le preguntó que repitiese lo que decía, para lo cual esta vez habló lo suficientemente alto como para que le escuchase no sólo la jinete pegaso y el arquero, sino todos los demás invitados y soldados. Un par de ellos hizo ademán de acercarse, seguramente pensando que se había producido un altercado, aunque desistieron a mitad de camino al ver que no era nada. Ante aquello, la mujer actuó sonrojándose y bajando la cabeza en clara señal de culpa por aquel escándalo iniciado, para luego, volver a hablar, por fin, en un tono normal.

-Encantado estaré yo también de tomar una copa, muchísimas gracias por vuestra atenta y dedicada labor, señorita.-dijo Virion mientras se levantaba y hacía una reverencia a la criada, a la vez que cogía un par de copas de la bandeja y le entregaba él mismo una a Cynthia. Acto seguido, y antes de que le diese tiempo a la criada a marcharse, el arquero se sacó una moneda de su bolsillo y la colocó en la bandeja a modo de propina.-Dejadme deciros que tenéis una voz preciosa, no debéis avergonzaros de usarla. El mundo no puede perderse tal regalo de los dioses.

La mujer recibió los cumplidos del arquero sonrojándose aún más. Intentó decir algo en respuesta, pero parecía ser que se había quedado sin palabras, así que al final se rindió y se marchó haciendo una leve bajada de cabeza y despidiéndose corriendo para servir a otros invitados.

Virion suspiró, aquella joven criada era bonita y de estar solo, habría intentado seguir cortejándola. Pero ahora estaba con la valerosa y heroica Cynthia, y debía cuidar muy bien a la jinete pegaso si deseaba conseguir conquistarla poco a poco. Quien sabe, a lo mejor el destino volvía a cruzar sus caminos y el arquero podría esa vez tratar también de enamorar a la sirviente. Pero lo primero era lo primero.

Y lo primero, viendo que el espectáculo de fuegos iba a comenzar dentro de poco, ya no podía ser declamar un bonito poema, o epopeya, pues no daría tiempo a terminarlo antes de ser interrumpido por las celestiales explosiones. Así que en su lugar se decidió por una charla más coloquial, para irse conociendo.

-Oh, mi querida Cynthia. En realidad somos bien afortunados de poder pasar esta noche tan mágica, aunque no inmerecida debido a nuestra ingente y maravillosa lista de gestas épicas que atesoramos en nuestro haber. En verdad, soy afortunado de haberos tenido a mi lado y doy gracias al cielo por enviarnos a “Peludín”, gracias al cual he podido saber de vuestra maravillosa existencia.-por supuesto, los halagos barrocos y sobrecargados por delante, como es bien habitual en el arquero.-De hecho, me sorprende que alguien tan fantástico como tú no haya tenido ya preparada compañía para la fiesta de hoy ¿No tienes familia aquí en Ylisse? ¿Amigos? ¿O quizás un chico guapo que esté coladito por ti? Vamos, alguien de tu magnificencia, altruismo, coraje y belleza me imagino que tendrá toda una cola de pretendientes.-ah, la clásica pregunta para saber si una mujer está realmente disponible y saber si se tiene el terreno libre para ir avanzando.

Aunque no pudieron hablar mucho más, ya que como Virion había previsto, el espectáculo de fuego iba a comenzar.

OFF: Disculpas por haberte tardado un mes en responder. No hay excusa, tu rol es de tanta calidad que no merece este trato. Espero que puedas perdonarme y que te guste el post, al menos la décima parte de lo mucho que adoro yo los tuyos ¡Nos leemos!
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Vulnerary [4]
Tónico de res. [1]
.
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2736


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Querido destino, hoy quiero bailar (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Cynthia el Dom Ago 20, 2017 8:19 pm

Recurso de rol:
Tomos usados para lanzar las bolsas: Wind, Elwind
Tomos para encender las bolsas: Fire, Thunder, Elwind, Lightning.
Imagen de referencia: http://www.dojinshop.com/ebay/fe_farewellfireworks_2.gif

Cynthia observó con atención la escena entre Virion y la criada, guardando completo silencio mientras se levantaba y tomaba un ligero sorbo de la copa que le había entregado. Se había quedado sin palabras, todo lo que pudo haber dicho o hecho la caballero pegaso para intentar animar a la joven ya lo había recreado el famoso arquero y de la mejor forma. Por no agregar, que con sumo interés pudo notar la manera en qué el arquero observaba y le hablaba a la joven, dejando a la mucama más animada a que antes (a su vez, menos nerviosa), acabando por despedirse a toda prisa para continuar sirviendo a otros invitados.

- ¡Ve a por ellos, chica!- Exclamó Cynthia despidiéndose de la joven, alzando su copa hacia ella mientras le daba ánimos desde lejos.

Tras una breve pausa, Cynthia rió un poco, colocándose entonces al lado del arquero, dando unos ligeros codazos a su torso para llamar su atención.

- ¡Hee hee! ¿Qué sucede, Virion? ¿A qué viene ese suspiro?... ¡No, espera!... Deja que adivine, ¿ella te gusta, cierto?- Preguntó, haciendo una pausa sin dejar sin dejar de sonreír al respect, e inclinándo su cuerpo un poco para ver la expresión en su rostro, - No te desanimes, creo que ella corresponde a tus sentimientos. Harian bonita pareja… ¡Deberias invitarla a salir en cuanto acabemos!- Si era necesario, Cynthia estaba dispuesta a ofrecer su apoyo para que ellos terminaran juntos.

El espectáculo de fuegos iba a comenzar dentro de poco, así que la joven se giró para acercarse un poco al sitio junto con el arquero y el público. Todos observaron como los magos procedían a ponerse en posición y dar la señal de inicio para el lanzamiento de los fuegos artificiales.

Mientras tanto, el arquero hizo una última pregunta. Tomando por primera vez en toda la noche, a Cynthia con la guardia baja.

- ¡¿Qué?!- Se sonrojó levemente ella, casi atragantádose un poco con la bebida y haciendo una breve pausa mientras pensaba seriamente en como responder- Um… sí, tengo familia en Ylisse. Pero, no tengo a nadie en mi vida, si a eso te refieres… ¿Creo?

Desde que se había iniciado en la academia para convertirse en una gran heroína y caballero pegaso, Cynthia había dejado a un lado todo lo que estuviese relacionado con el romance para dedicarse completamente a cumplir su sueño. Había chicas en la academia que le daban regalos a ella, tales como flores, peluches y pasteles de crema. Mensajes en cartas de unos pocos admiradores secretos que le deseaban buena suerte y la animaban para seguir esforzándose, lo típico que se pudiera obtener debido a la fama.

- ¡Diez! ¡Nueve! ¡Ocho! ¡Siete! ¡Seis!...

Seguidamente, el público inicio la cuenta regresiva. Un grupo de magos tomaron sus tomos, y haciendo uso del Wind y del Elwind comenzaron a manipular las bolsas que contenían el material a encenderse.

- ¡Cinco! ¡Cuatro! ¡Tres! ¡Dos! ¡Uno!
- ¡Que empiecen los fuegos artificiales!

Las bolsas fueron arrojadas hacia el cielo nocturno, a una trayectoria que ya había sido calculada con anterioridad. Varios magos dispararon hechizos hacia las bolsas tales como: Fire, Thunder, Elwind y Lightning. Ciertamente fue un magnífico espectáculo, los petardos tiñeron el cielo de chispas amarillas, humos verdes y llamas escarlatas.

¡Boom! ¡Boom! ¡Ssss!
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Caballero en entrenamiento

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [1]
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [4]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
475


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Querido destino, hoy quiero bailar (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Virion el Vie Sep 01, 2017 7:22 pm

A Virion casi se le escapó una carcajada cuando creyó deducir que el arquero estaba enamorado de la criada que hacía unos momentos se había acercado tímidamente para ofrecerles bebidas. No es que hubiese errado en su apreciación, ya que después de todo, el arquero no podía evitar enamorarse de todas y cada una de las mujeres de la creación, y aquella criada no era la excepción. Pero esa noche, en aquel baile, Virion tenía otra meta y no iba a perder de vista a su objetivo.

-No negaré que la sirvienta tiene encanto. Su rostro delicado, sus ademanes educados, su voz aterciopelada e incluso su adorable timidez hacen de la doncella una dama de la que cualquier corazón podría sucumbir con estar delante de ella un par de segundos. Mas temo admitir que no es por ella por quien suspira mi alma en la actualidad.-le dijo Virion a Cynthia, mirándola a la cara con una sonrisa en el rostro. Esperaba a ver si la jinete pegaso era capaz de ver la no demasiado sutil implicación de sus palabras. Por el breve tiempo que habían pasado juntos tenía sus claras dudas al respecto, pero podía sorprenderla.

Mientras, los magos se iban poniendo en posición, tal y como habían estado ensayando durante semanas, para dar comienzo de una vez a los fuegos artificiales. Parejas enteras empezaron a abrazarse y mirar a los cielos con expectación, mientras que el arquero preguntaba esta vez a Cynthia si había otro hombre en su vida, con el fin de comprobar si tenía vía libre.

La respuesta fue breve, pero hizo que la sonrisa de Virion se ampliase todavía más, aunque tampoco haciéndolo demasiado descaradamente. En cierto modo, el arquero se lo esperaba. Si hubiese alguien ya en la vida de Cynthia, lo más probable es que estaría con ella en un día tan especial. Por lo que el hecho de que estuviese sola era evidencia de que no existía “competencia”. Pero siempre era bueno asegurarse antes de dar ningún paso que pudiera ser fatal.

Y hablando de pasos, el siguiente tendría que esperar, puesto que la cuenta atrás para dar inicio a los fuegos dio comienzo. El funcionamiento de los mismos había sido planificado en continuas y duraderas sesiones de entrenamiento. Primero los magos arrojaban al cielo bolsas de material explosivo utilizando magia de tipo viento para llegar a lo más alto. Y luego, ya en el aire, cuando la cuenta atrás estaba a cero, lanzaban magia de fuego y trueno para hacer explotar las bolsas.

¡Boom!¡Boom!¡Ssss!

El cielo nocturno y oscuro se llenó de fuego y de colores vivos y ardientes que llenaban todo el horizonte, dividiéndose en infinitos destellos que rivalizaban con la infinidad de las estrellas. Los jardines, antes silenciosos salvo por el murmullo del público que había venido a contemplar el espectáculo, se convirtió en un auténtico estertor, como si una tormenta infernal se hubiese desatado y llenado toda la ciudad de poderosos y devastadores truenos enviados por rabiosos y temibles dioses.

¡Boom!¡Boom!¡Ssss!

El espectáculo continuaba, un auténtico festival, un hito, una demostración del poder de la magia de los beorcs. Una prueba de que los hombres no sólo podían desafiar a los cielos, sino que podían hacerlo de una manera hermosa y espectacular. Todo el mundo tenía las cabezas dirigidas hacia arriba, y las bocas abiertas de la impresión. Tal era la belleza de lo que se abría ante ellos.

¡Boom!¡Boom!¡Ssss!

Y sin embargo, Virion apenas miraba hacia arriba. Oh, sí, el espectáculo llamaba la atención del arquero. Ni siquiera él era impasible ante tal portento de la obra humana, que como titanes desafiaba el domino de lo más alto. Pero el centro de su atención, lo que realmente le importaba en aquel momento, no estaba a la altura de las estrellas, sino a la distancia de su propio brazo.

¡Boom!¡Boom!¡Ssss!

Con sumo cuidado, mientras Cynthia contemplaba los fuegos, Virion acercó su brazo diestro al hombro derecho de la jinete pegaso, para acariciarlo con suavidad y arrimarse levemente hacia ella. No hizo apenas nada más, un verdadero caballero no fuerza la situación ni hace sentir a las damas incómodas sin necesidad. No había prisa, podía tomárselo con calma.

¡Boom!¡Boom!¡Ssss!

Los ojos de Virion estaban puestos en el cielo, pero volvían una y otra vez al rostro de Cynthia, que brillaba y cambiaba de color de acuerdo a cada explosión del cielo, dando en cada momento matices distintos, pero todos ellos preciosos ¡¿Cómo podía estar sola tan maravillosa ángel justiciera?! ¡Eso sí que era una brutal injusticia!

Los fuegos duraron varios minutos, pero al final todo llega a su fin y las últimas luces dejaron de surcar los cielos, el cual volvió a ser un manto negro con lentejuelas brillantes cubriendo sus cabezas. Las explosiones también cesaron, y Virion sintió que podía volver a hablar ya. Soltó despacio el hombro de la jinete y la miró a la cara con una sonrisa dulce y amable.

-En verdad, somos afortunados de haber podido ser testigos de un evento de tanta candidez, poder, fuerza, energía, vitalidad, soberbia y fantasía. Las luces y las explosiones han vibrado con los latidos de mi corazón, formando una sinfonía que los bardos jamás podrán replicar ni aunque vivieran infinitas vidas. Mas mi fortuna ha sido mayor, por haber contado con vuestra leal, valiente y bellísima compañía en tan mágico y especial momento.-y acto seguido, con mucho cuidado y mimo, cogió una de las manos de Cynthia y se la acercó despacio a los labios del arquero, para darle ahí un simple y sencillo beso justo a la altura de sus dedos centrales.-Muchas gracias por haber aceptado mi invitación, queridísima Cynthia. Esta noche no hubiera sido ni de lejos tan especial y legendaria, de no haber podido contar a mi lado a una heroína de tan gigantesca altura. Vos habéis hecho de este momento uno que jamás desaparecerá de lo más recóndito de mi memoria ni aunque pasen cien siglos y de alguna forma siga con vida.

Y soltó la mano de Cynthia, para pasar a estudiar con mayúsculo interés la reacción a los gestos y palabras recientes del Arquero de Arqueros.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Vulnerary [4]
Tónico de res. [1]
.
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2736


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Querido destino, hoy quiero bailar (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Cynthia el Jue Sep 14, 2017 6:46 pm

Los ojos de Cynthia se iluminaron con admiración junto con el cielo nocturno, observando los fuegos artificiales que seguían apareciendo uno tras otro como flores que nacían, brillaban y desaparecían en miles de pedazos. ¿Podría ser esta noche aún más perfecta? No solo se encontraba ahora mismo en los jardines del palacio del rey Chrom, sino que se encontraba mirando los fuegos artificiales del festival de Viña junto con uno de sus mayores héroes.

El arquero de arqueros acercó su brazo diestro al hombro derecho de la jinete pegaso, haciendo que ella voltease su mirada hacia él por unos segundos, observando como el rostro de Virion brillaba y cambiaba de color con las luces del cielo. Solo fue un breve acercamiento, pero suficiente para llamar la atención de Cynthia, quien devolvió su mirada hacia el firmamento para continuar viendo el espectáculo.

Las personas y parejas  que se encontraban presentes en el lugar fueron ingresando una por una de vuelta al palacio donde todavía se estaba celebrando la fiesta. Cuando las últimas luces dejaron de surcar los cielos, el miembro de los custodios soltó despacio el hombro de la jinete pegaso y la miró a la cara con una sonrisa dulce y amable. El corazón de Cynthia palpito rápidamente y un pequeño sonrojo apareció en el rostro de ella en cuanto sintió los labios del arquero tocaron sus manos. ¿Qué le estaba sucediendo? ¿Estaba enferma? ¿Y si había ingerido algo malo en la bebida que le habían ofrecido antes?

Ella dejo escapar una risa, ignorando de momento la posible enfermedad con la que pudiese haberse contagiado y sonrió de oreja a oreja

- ¿Oh? Pues, ¡estoy encantada de haber sido de ayuda! ¡Ha sido una de las mejores noches que he tenido en toda mi vida, Virion!- Expresó- Un héroe siempre estará presente cuando más lo necesiten, y yo estaré ahí cuando necesites de nuevo mi ayuda.

Cynthia siempre había trabajado sola, pero hasta una gran heroína como ella podría trabajar lado a lado con un compañero. Ambos eran héroes que luchaban por la justicia, así que mientras sus ideales fuesen los mismos, estaba segura de que harían un buen equipo.

- Pero, la fiesta esta punto de acabarse. No quisiera que acabara tan pronto…

El tiempo seguía en curso y pronto seria momento en que Cynthia tendría que marcharse a casa. Ella debería continuar su entrenamiento como caballero pegaso y convertirse en una gran heroína, y Virion continuaría haciendo un gran trabajo como miembros de los custodios.

"No, solo escúchate Cynthia, no puedes pensar de esa forma. ¡Si planeas ser un héroe algún día no puedes pensar que esta será la última vez que estarás cara a cara con el asombroso Virion!"- Pensó, armándose de valor y tomando de nuevo la mano del arquero con decisión al momento de decir- ¡Oh! ¡Tengo una idea! Escuché que últimamente los pueblos ganaderos se han visto afectados por la amenaza de los emergidos. ¿Qué tal si… la próxima vez, vamos a patear el trasero de algunos emergidos? Hacemos un buen equipo, así que no creo que tengamos problemas emprendiendo una misión heroica por el bien de nuestra patria. ¿Qué dices? ¿Te animas?

Los ojos de Cynthia brillaban tanto como su emoción contenida por escuchar la esperada, legendaria y heroíca respuesta del miembro de los Custodios.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Caballero en entrenamiento

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [1]
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [4]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
475


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Querido destino, hoy quiero bailar (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Virion el Jue Sep 21, 2017 1:18 pm

Virion lo veía. Lo veía en sus ojos brillantes, en sus sonrojadas mejillas, en toda su hermosa cara. Las palabras de Virion lograban hacer poco a poco su efecto. La estaba conquistando.

El avance no era mucho. Desde luego no el suficiente como para alcanzar el sueño buscado del arquero de ir ambos corriendo a la iglesia más cercana para celebra una ceremonia que los uniera para siempre. Pero había dado un pequeño paso en esa dirección, y todo comienza siempre con un primer paso. Virion lo había decidido definitivamente, aquel no sería un encuentro de una noche, sino que lo trabajaría poco a poco para sedimentar bien el suelo y crear una relación firme y duradera, que los llevase a ambos directos al altar.

-Me alegra profundamente también haber contribuido en hacer de esta una noche inolvidable, mi querida Cynthia.-respondió Virion con una clara y abierta sonrisa mientras continuaba mirando a la jinete pegaso a los ojos.-Cuando dos auténticos héroes se juntan, sólo cosas buenas suceden. Esta noche ha sido una evidencia clara y contundente de tan absoluta verdad.

Entonces Cynthia mencionó que no deseaba que la fiesta se acabase ya. Virion miró entonces a su alrededor, y era cierto que se estaba acabando. Una vez terminado el espectáculo de fuego, todos se iban levantando a distinto ritmo y la mayoría caminaban en dirección a las puertas del castillo para volver a sus carruajes, aunque la aguda vista del arquero le permitió ver a unas pocas parejas escabullirse entre la multitud para buscar algún sitio a escondidas entre los arbustos de los jardines con intenciones que para Virion eran más que obvias. Por un segundo estuvo tentado el arquero de solicitar que es escabullesen ellos dos también, pero se forzó a restringirse, recordando que con Cynthia había decidido “jugar seguro” y no presionar la situación.

-Comprendo vuestras emociones, mi valerosa heroína de la justicia. Hay momentos en la vida que uno desearía que durasen para siempre.-contestó soltando un suspiro melancólico mientras alzaba la mirada hacia el cielo, que ya no poseía más luz que el de las propias estrellas. Pero enseguida volvió a poner sus ojos en su amada jinete pegaso.-Sin embargo, cada final es un nuevo comienzo lleno de infinitas posibilidades. Y cada una de esas posibilidades puede desembocar en instantes tan o incluso más maravillosos. La vida está llena de elementos bellísimos que sólo por el hecho de contemplarlos hacen que la existencia de uno cobre sentido. También está llena de situaciones no tan hermosas, que llenan el corazón de uno mismo de miedo, tristeza y desesperaciñón... pero ¿para eso existen los héroes como nosotros, no? Para hacer llenar el mundo de esperanza y que nadie tenga que sentir miedo nunca más.

Entonces, Cynthia cogió la mano del Virion por iniciativa propia (gesto simple, pero que ya llenó de gozo al propio Virion, el cual disimuló como pudo) y le propuso ir a la caza de Emergidos en pueblos ganaderos de las afuerzas.

A Virion le gustó la idea. Por un lado, la situación de los Emergidos era cada vez más preocupante. Tras haberse liberado Nohr de su mortífera existencia, la amenaza de los Emergidos se había acentuado en Ylisse y había que actuar con mayor premura. Por otro lado, era una forma de pasar más tiempo con la bella y energética Cynthia, y así ir conquistándola algo más y avanzar en su relación. Aquello era matar dos pájaros de un tiro. No tardó ni una décima de segundo en responder.

-Encantado estaré de asistirte en tu gloriosa epopeya para liberar a nuestro amado Sacro Reino de Ylisse de la destrucción bárbara e inhumana de los Emergidos, y defender a estos pobres ganaderos de un destino funesto a sus manos. Con tu montura y tu lanza, y la destreza letal con el arco que sólo el Arquero de Arqueros puede alcanzar, ninguno de estos seres abominables podrá detenernos.-y sosteniendo la mano dulcemente de la jinete pegaso, sentenció el trato.-Acepto la invitación, mi querida Cynthia. Toma este de recuerdo hasta nuestro siguiente destinado encuentro en nombre de la justicia.-y entonces, se agachó para coger un par de flores del jardín que estaba a sus pies, y se puso en la mano de la alegre muchacha, un regalo muestra de los sentimientos del arquero por tan apasionada y guapísima mujer.

OFF: Muchísimas gracias por tan maravilloso rol, mi amada Cynthia. Te dejo elegir si quieres hacer un post de cierre más, o si prefieres mandar a cerrar y abrimos directamente una Campaña en Ylisse como continuación. Lo que tú prefieras. Siempre a tus pies, mi bellísima heroína.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Vulnerary [4]
Tónico de res. [1]
.
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2736


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Querido destino, hoy quiero bailar (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Cynthia el Jue Sep 21, 2017 5:00 pm

Cada palabra que salía de la boca del arquero era como música para los oídos de la futura heroína. De haber podido, hubiera tomado notas y apuntado cada palabra que había escuchado del arquero dentro de su manual para héroes. Pero en sus ropas no había espacio o bolsillos tan grandes como para guardar un cuaderno de semejante tamaño. ¡Maldición, por qué hoy había decidido vestirse de forma tan femenina!

Sin embargo, ella no iba a rendirse ante un error como ese. Ahora era más que necesario usar su fuerza mental para memorizar todo lo que acababa de escuchar. No descansaría y no pensaría en otra cosa hasta haber llegado a su casa y registrar en su cuaderno todo lo que había aprendido.

Felizmente, la caballero pegaso aceptó las flores que el miembro de los custodios había decidido recoger del jardín, haciendo una grácil reverencia para mostrar nuevamente su agradecimiento. Cynthia y Virion compartieron el tiempo los dos juntos hasta que llegó el momento en que hubo que dejar a la joven jinete enfrente de su casa. Después de despedirse del arquero, Cynthia dejó las flores que le habían regalado en un tazón de agua para que estas no se marchitasen, luego de un par de horas y tras haber realizado un nuevo registro dentro de su manual, a ella se le presentó la siguiente duda: “¿Tomar flores de un jardín ajeno se consideraba robo?” Y más aún, tratándose de los jardines de la Casa de Ylisse, hogar de la mismísima realeza “¿Qué clase de castigo recibirían por haber tomado un par de flores?” ¡Vaya, había metido la pata! ¡Si iba a convertirse en un heroína en el futuro no podía permitirse tener registrado un evento de robo donde fue cómplice! Y menos aún, podía delatar a su futuro compañero de campaña.

¡No! ¡Un auténtico héroe no delata a sus amigos!” -Pensó- “Un auténtico héroe es aquel que esta siempre a tu lado para apoyarte cuando te desvíes del camino del bien

Aun así, la preocupación la invadió de repente, sus intenciones eran buenas, pero debía hacer algo para arreglar este problema. Ante una situación como esta, llegó a la conclusión de que era preferible entregarse ante las autoridades y no vivir con la culpa de haber permitido que se robasen un par de flores.

Y si iba estar bajo las rejas por mucho tiempo, ella sintió que estaba en su deber de informarle a Virion de que no podría cumplir con la misión heroica que había trazado. Casi sentía ganas de llorar… ¡Pero no iba hacerlo! ¡La gente de los pueblos ganaderos no estarían solos! Cynthia estaba al cien por ciento segura que aunque lloviese, relampagueara o si ella sufriese una trágica lesión por alguna de sus típicas caídas, el miembro de los custodios cumpliría con su deber en su lugar.

OFF ROL:
Muchisimas gracias A TI por este tema tan bello, Virion. Hubo muchos momentos en los que me emocioné con tus post n_n ¡Ahora, a por el siguiente! /owo/

El tema de campaña sigue en pie, dudo que a Cynthia la lleven a la cárcel por llevarse un par de flores. Pero me parecio muy gracioso hacer un drama al respecto xD.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Caballero en entrenamiento

Autoridad :

Inventario :
Lanza de bronce [1]
Lanza de bronce [2]
Vulnerary [4]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
475


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Querido destino, hoy quiero bailar (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Eliwood el Miér Sep 27, 2017 11:58 pm

Tema cerrado. 50G a cada participante.

Ambos obtienen +1 EXP.

Se procede a su tirada gratuita del dado Suerte, cuyo resultado será la recompensa para ambos.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
718


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Querido destino, hoy quiero bailar (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Narrador el Miér Sep 27, 2017 11:58 pm

El miembro 'Eliwood' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Suerte' :
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2908


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Querido destino, hoy quiero bailar (Privado Virion) (Baile Viña)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.