Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Empty [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija]

Mensaje por Sissi el Jue Feb 16, 2017 8:59 am

En los jardines del palacio ducal reinaba la paz, como un reducto alejado del dolor y el sufrimiento del exterior. Ningún sonido podía penetrar la vegetación tupida compuesta por plantas, árboles y flores de toda índole. Las fuentes de agua gorgoteaban, y en su constante arrullo mecían los lotos blancos que flotaban en su superficie. Varios pájaros saciaban su sed o se bañaban allí, y diferentes tipos de insectos zumbaban por doquier, alimentándose del dulce néctar y polinizando a su paso. Se notaba que el jardín estaba muy cuidado, a pesar de que al ojo inexperto podría parecer una jungla salvaje. Sin embargo, cada vida vegetal tenía su lugar, y no invadía el espacio de los demás al extremo de asfixiar otras plantas. La ornamentación estaba colocada en puntos estratégicos, no solo para adornar sino que ayudaban, por ejemplo, a las enredaderas a crecer a su alrededor. Los caminos estaban marcados por bloques de piedra, algunas de ellas pintadas de colores o embellecidas con mosaicos de formas geométricas.

En una zona se habían colocado varias alfombras en el suelo, junto con cojines y una esa baja en la que descansaba un juego de té de porcelana. El lugar de recreo estaba protegido del sol no solo por los palmerales, sino por una estructura de madera rectangular por la que habían ido creciendo flores trepadoras que habían formado una cubierta que tapaba los rayos del gran astro, como un cielo floral. Por  ambos lados se filtraba suavemente la luz y la brisa, que mecía una fina tela de lino que daba aún mayor intimidad al sitio. En el interior, Sissi y Kija estaban rodeados de papeles y utensilios de escritura y pintura. Llevaban varios días inmersos en un proyecto común que se les había ocurrido al darse cuenta de la poca cultura y enseñanza que existía sobre los manaketes. Estaban escribiendo un libro en conjunto para desmentir las mitificaciones de su raza y arrojar claridad a su existencia. Entre los tópicos de los que hablarían en el manuscrito estaba la historia, anatomía, las diferencias con los dragones terrenales, y un análisis entre los manaketes puros y los híbridos.

El día anterior se habían estado dibujando el uno al otro en su forma dracónica en ese mismo jardín, aunque en una explanada mayor. Sissi, para su tremenda sorpresa, se había dejado retratar tranquila por su hermano y después había revertido a su aspecto beorc sin el mayor contratiempo. Se preguntaba si el estar rodeada de naturaleza, o el aura tranquilizadora de Kija habían tenido algo que ver. No dudaba de que desde que le había conocido estaba mejor, lo que le alegraba de sobremanera. Le hacía feliz, además, que tanto su hermano como ella fueran exactamente iguales al transformarse, salvo cambios en color o en tamaño porque la duquesa era más mayor y eso era de esperar. Sin duda eso ayudaría a hacer que la gente dejara de tratar mal a los híbridos por tener sangre beorc, al fin y al cabo no había ninguna diferencia notable entre ambos. Esa mañana, no obstante, Sissi había insistido en hacerse un retrato normal. Le había dicho a Kija que así tendría un recuerdo de él cuando se fuera de Sindhu, y él de ella. Había añadido que todo libro se merecía una parte “sobre el autor” o en su caso, “sobre los autores” para que los lectores supieran que la fuente era fiable y no habladurías.

- Oh, Kija, ¡No te muevas! – urgió Sissi emocionada, una mirada de concentración en su rostro. Una mariposa de diversos colores se había posado sobre el cabello de su hermano y la imagen era tan adorable que la duquesa necesitaba dibujar aquello para la posteridad. Estaba sentada en las alfombras, con una tablilla fina de madera sobre las rodillas y varias hojas encima en las que esbozaba. Sus pies descalzos sobresalían por debajo de su larga falda de fondo blanco, pero decorada con múltiples hilos de oro y de otros colores como el verde, el rosa o el naranja que formaban estampados de colibríes y flores en la parte inferior de la prenda. En la parte superior llevaba un top que hacía juego con la falda, cómodo, ligero, y sin mangas. Como única decoración, llevaba al cuello los collares de sus padres y una diadema en la cabeza formada de tres cadenas de oro blanco, con la forma de flores que dejaban caer en la frente una medalla decorativa.

Ropa de Sissi:
[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Q1wWTW8
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
DragonStone Plus [4]
Lágrima de Naga
Tónico de def [1]
Escrito Mítico
.

Support :
Sera [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Iwzg0SR
Chrom [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] JEIjc1v
Zephiel [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] JEIjc1v

Especialización :
[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Piedra%202

Experiencia :
[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Fy4uE7I

Gold :
6212


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Empty Re: [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija]

Mensaje por Invitado el Jue Feb 16, 2017 10:11 am

Aquellos recuerdos parecían tan lejanos en ese momento, las tranquilas pero solitarias tardes en el templo ubicado en lo alto de una montaña, oculto por un bosque de cerezos. Eran días en los que el tiempo corría a otro ritmo, en los que se encontraba rodeado de naturaleza y su espíritu se mantenía en constante sintonía con la naturaleza que lo rodeaba.... recordaba igualmente la sensación de vacío que lo carcomía por dentro al ver la tumba de su madre que, aun que bellamente recubierta de hermosas flores era fría y silenciosa. Sin haber podido soportar más aquella situación, aun que en aquella época no lo admitiese fue que salió en busca de su padre, el único manakete que conocía con la esperanza de deshacerse de aquel sutil pero terrible sentimiento de haber quedado solo en el mundo, de ser el ultimo que quedase vivo.

Todo el dolor, la soledad y la incertidumbre se había esfumado en el momento en que había conocido a la duquesa Sissi, una manakete de doradas escamas que pese a tener padres distintos apreciaba casi como a una hermana; el ambiente natural era reconfortante al grado de que su corazón se lleno de una calidez que no sentía hacia muchísimo tiempo, esa de aquellos días tan lejanos en los que paseaba por el bosque de los cerezos cuando su zarpa draconica era, incluso, más pequeña que la fina y delicada mano de su madre que lo sujetaba gentilmente. El aire en ese lugar era sorprendentemente fresco, un lugar lleno de vida en medio del desierto, un pequeño paraíso que su hermana de raza compartía con él.

Por supuesto, la idea de hacer un libro junto le pareció maravillosa, un compendio completo sobre manaketes que él estaría más que contento de ayudar a escribir. Retratar a Sissi en su forma de dragón fue una de sus partes favoritas pues no perdía detalle que aquellas escamas doradas con brillos tornasolados, de la forma de sus alas y cada detalle que sus ojos podían contemplar. Lo curioso de todo era, por supuesto, que Kija era diestro por lo que verle manejar el carbón y la tinta con esa mano desproporcionada era algo digno de verse, mas aun cuando termino un bello retrato donde mostraba a la joven manakete en todo el esplendor capaz de plasmar en un retrato. Por supuesto, adoro la idea en la cual se dibujaran retratos de ellos mismos en su forma humana y aun que pasar horas charlando y dibujando podría ser aburrido para cualquiera para Kija al menos era lo más divertido que había hecho en siglos.

Kija se quedo quieto en cuanto Sissi se lo pidió, ligeramente confuso pues la mariposa se había posado a un lado de su cabeza, casi como si fuese un listón amarrado en su fino cabello blanco. El aura de Kija se manifestaba por su cuenta aun si el albino no ponía empeño de ello y todo aquello que no fuese considerado activamente una amenaza podría disfrutar de aquel aura que parecía eliminar las aflicciones del cuerpo y el alma.

- Tu tampoco deberías moverte, apenas voy a la mitad de tu retrato -

Le respondió el chico con una sonrisa divertida ante la expresión contraria, dando detalles a la larga cabellera de la chica que caía por sus hombros. Pese a la comodidad que bridaba el lugar el joven mestizo era siempre correcto tanto en sus modos como en sus actitudes, derecho al sentarse y gentil al interactuar con todo lo que tocaba, aun con la zarpa blanca que poseía largas garras en lugar de uñas.

- Y.... cuál es tu comida favorita hermana?, Yo puedo comer de todo realmente pero tengo predilección por las verduras y las frutas. Consumir carne no me desagrada aun que digamos que cazar y preparar la carne no se me da muy bien.... como decirlo?, no puedo comerme nada que me este mirando. -

Por eso su dieta principal cuando viajaba eran principalmente verduras, raíces, frutas y bayas, solo consumiendo carne cuando se podía permitir ir a una ciudad y comer en alguna posada.

- Mi padre rara vez me contaba historias sobre otros manaketes, digamos que no era muy abierto al tema. Se me crio bajo las creencias y costumbres de mi madre, una educación humana por así decirlo así que desconozco mucho sobre nuestra cultura en general.... En pocas palabras podríamos decir que no tengo idea de cómo ser un manakete -

Kija rio ligeramente ante ello y aun con ese leve movimiento la mariposa parecía reacia a abandonar el lugar tan confortable donde se había posado, quizá hechizada por el aura tranquila del albino. Y era verdad... si se ponía a pensarlo su padre siempre fue bastante distante respecto a enseñarle más acerca de los manaketes, normalmente respondiendo con evasivas o durmiéndose a media clara dejando a su pobre crio con lleno de dudas. En ningún momento pensó que quizá aquella pregunta podría incomodar a la joven pues pese a lo que ya habían convivido en realidad poco conocían el uno del otro.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Empty Re: [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija]

Mensaje por Sissi el Jue Feb 16, 2017 2:11 pm

Sissi disfrutaba al dibujar. Era una de esa clase de tareas que se le daba bien de forma instintiva, como cuidar de su jardín, porque requería mucha paciencia, ojo atento, y concentración. Había estudiado arte en la Universidad de Sindhu durante muchos años, llegando incluso a tomar clases particulares cuando terminó todos los niveles disponibles. El largo tiempo que había dedicado a la práctica del dibujo, en todas sus clases y con toda índole de materiales, había hecho mejorar en gran medida a la duquesa y, a pesar de los años en letargo, al despertar no había padecido ningún problema para seguir pintando tan bien como antes. Sus temas predilectos que solía plasmar en papel era, primero, su jardín y todos los seres vivos que allí habitaban, seguido por sus amigos, y por último la Ciudad Redonda. Últimamente no había dibujado mucho, más que nada por falta de tiempo, pero había retomado el pasatiempo a raíz de querer publicar un libro sobre jardinería, y ahora un tomo sobre su raza. Le alegraba poder descansar un poco y pintar junto a Kija, que tenía un don extraordinario,  y al que había llegado a admirar muchísimo en apenas unos días.

Alzaba los ojos de vez en cuando, para tomar conciencia de detalles que luego plasmaba en el boceto de su hermano. La mariposa cobraba vida en su forma bidimensional, agarrada y aleteando con suavidad entre las hebras plateadas del cabello de Kija. Tenía un aspecto concentrado, pero su rostro seguía siendo suave, ningún rastro de inquietud o desasosiego en aquel lugar. Quería capturar una mínima porción de lo que era el manakete para ella, su gentileza, su elegancia, su mirada pacífica y honesta. Sin interrumpir su cometido, escuchó sus palabras y las meditó unos momentos, colocando el lapicero de madera en sus labios.- Solo como cordero, y pocas veces. Nunca he comido vaca, por ejemplo. No es muy propio de Sindhu, porque son animales que no abundan demasiado y preferimos utilizarnos para que nos den leche. Es más común el comer pescado que carne aquí, porque es un alimento que abunda incluso en esta época oscura en la que vivimos. Aunque yo prefiero las frutas, las verduras, y las legumbres. Mi comida favorita es la picante, pero supongo que de nuevo es algo más cultural. Las altas temperaturas del desierto te pueden llegar a marear, así que condimentos que piquen te suben los ánimos, así que es bastante típico aquí hacer las cosas picantes. A mis padres no les gustaba demasiado, pero se acostumbraron por supervivencia. – sonrió un poco, y su gesto se suavizó cuando les recordó.

- Ellos vinieron de Akaneia, y allí la dieta era muy diferente a la de aquí, según me contaron. Antes de viajar a Hatari nunca se alimentaban de animales, pero aquí es algo necesario por el clima, así que, como yo, solo comían cordero de vez en cuando. Aunque he de decir que no sé cocinar, ni nunca he tenido que cazar a ningún animal para comérmelo, pero supongo que preferiría tomar una buena sopa caliente antes de eso. – admitió, algo ruborizada. Parecía que Kija era un muchacho que sabía mucho del mundo y de la vida, en cambio ella había vivido siempre en Sindhu y nunca le había faltado nada. Por su cargo, habían muchas cosas que no había tenido la necesidad de aprender. Aquellos encargados de servir a su familia le habían hecho siempre la comida, aunque Sissi estaba muy orgullosa de poder preparar un té delicioso. – Yo creo que te habrían adorado, de poder conocerte. Y creo que a ti te habrían caído bien. Amaban hablar de la cultura de los manaketes, de modo que siempre crecí con la historia de nuestra raza y la importancia de nuestros valores. Eran manaketes poderosos y antiguos, con milenios a su espalda. Pudieron ver el deterioro de nuestra raza y cómo muchos de sus amigos se volvían locos. Nuestra Reina Naga pudo guiarles en la transición de dragones terrenales a manaketes, lo que supuso nuestra salvación. Les gustaba contarme muchas cosas como esa: anécdotas, leyendas, mitos y realidades por igual. No habrías podido conocer a personas más abiertas sobre sí mismas que ellos. Me solían decir que no había manera correcta de ser un manakete, pero que lo importante era ser fiel a las creencias de uno mismo, para lo que es esencial una educación tanto en saberes como en la moral. – le explicó mientras dibujaba. Estaba a punto de terminar el retrato de Kija.

– Pero hay cosas que hacen cambiar a la gente. Mi madre dejó de hablar de nuestra raza cuando Sindhu sufrió un ataque a traición hace más de cien años y asesinaron a mi padre. Supongo que no quería recordar, y hablar de ello solo empeoraba las cosas. – Alzó un poco la mirada dorada y la clavó con amabilidad en los ojos azules de Kija.- Quizás hablar de ello también traía dolor a tu padre y por eso no te contó demasiado. Pero ahora estás aquí conmigo, y, como manakete, he de decirte que para mí tú eres perfecto. Un manakete excepcional.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
DragonStone Plus [4]
Lágrima de Naga
Tónico de def [1]
Escrito Mítico
.

Support :
Sera [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Iwzg0SR
Chrom [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] JEIjc1v
Zephiel [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] JEIjc1v

Especialización :
[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Piedra%202

Experiencia :
[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Fy4uE7I

Gold :
6212


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Empty Re: [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija]

Mensaje por Invitado el Vie Feb 17, 2017 7:40 am

Kija tomo nota mental de lo que su compañera de dibujo le decía imaginando entonces que la dieta de un manakete dependía, de hecho, del mismo manakete y probablemente la forma en la que fue criado. Había otras cosas que deseaba preguntar, dudas que lo carcomían por dentro pero por respeto se guardaba para sí mismo; comenzando por la edad que ella tenía. Si se ponía a pensarlo un poco ambos parecían tener físicamente edades similares por lo que intuía que tendrían mas o menos los mismos años.... o no?. Aquello no dejaba de ponerlo nervioso pues pese a estar más que contento de encontrar a una hermana de raza no podía evitar sentirse.... diferente.

- Ahora que lo pienso mi padre tampoco era buen cocinero, de hecho, si mi madre no me hubiese enseñado a cocinar habría pasado los 100 años que permaneció conmigo comiendo jabalíes y otros animales a medio chamuscar. Además siempre tuvo una mano algo pesada por lo que igualmente me encargaba del jardín de hortalizas que teníamos en el patio trasero del templo.... esto.... también debía encargarme de limpiar, barrer, sacudir los futones, recolectar hortalizas, lavar la ropa y remendarla.... creo que era todo. -

Si se ponía a pensarlo su padre no hacia ningún tipo de labor en el hogar, limitándose a cazar animales para comer y a cargar objetos pesados que no fuese capaz de romper y francamente Kija lo prefería así... después de todo las veces que intento ayudarlo siempre terminaba dándole mas trabajo y otras ocasiones salía lastimado. Pese a esto tenia buenos recuerdos de su padre, un hombre gigantesco que pese a tener cara de mal humor casi todo el rato le sonreía siempre a él y a su madre, un hombre algo torpe pero cariñoso.

- Si, la época de la degeneración. Es de las pocas historias que llego a contarme mi padre.... nunca lo dijo directamente pero entiendo que el también vivió en aquellas épocas. Me hablo sobre un tipo de enfermedad que volvía violentos a los dragones siendo nuestra señora Naga quien tomo la iniciativa de encerrar ese poden dentro de las dragonstone y así hacerlo más estable. Los dragones que se negaron a seguir a Naga perdieron la razón y se volvieron monstruos sedientos de sangre, comenzando a atacar a los humanos que en aquel entonces apenas y comenzaban a desarrollarse como raza. -

Estaba seguro que Sissi, con altas probabilidades, conocía mejor aquella historia y precisamente por eso se la relataba en ese momento, para comparar versiones y descubrir quizá detalles que nunca habría podido conocer de otra forma.

- Fue así como el clan de los dragones sagrados surgió.... los cuales acabaron por declararle la guerra a lo que después se conocerían como "dragones terrenales". En aquel conflicto Naga sintió pena por los humanos que se quedaron atrapados en medio del conflicto por lo que selecciono a uno de entre ellos para que fuese su adalid, surgiendo así el legendario héroe Anri, fundador de Altea y comenzando una larga línea sucesoria de lo que hoy día se conocen como "Exaltados" o "Elegidos de Naga" -

Sus conocimientos se habían amplio enormemente durante su estancia en Altea gracias al príncipe que le facilito el acceso a pergaminos antiguos, a su madre quien era una devota creyente de Naga y a su padre que solía contarle siempre la misma historia. Prefería también omitir la parte que hablaba sobre la desaparición paulatina pero constante de los dragones sagrados hasta desaparecer por completo de los registros, volviéndose leyendas.

Un pequeño suspiro salió de los labios del chico ante la ultima y pequeña anécdota de su hermana donde le revelaba que la actitud de su madre cambio en cuanto su esposo fue asesinado. Se preguntaba si la pérdida de su madre había provocado que su padre se volvéis distante y al final lo abandonase en el templo, el sabia mejor que nadie lo duro que era perder a un ser amado y pensando un poco en ello llego a la conclusión de que, pese a la actitud estoica y severa que adopto cuando la frágil y efímera vida de su esposa humana llego a su fin, fue él quien probablemente mas sufrió su perdida.... quizá permanecer en aquel templo le resultase insoportable, tanto como lo fue para él los primeros años de sufrir aquella perdida.

- Hum... Ahora que lo pienso, mi padre sí que me enseño algunas tradiciones de manaketes. Por ejemplo amarrar de la rama más alta de un árbol mi primer dragonstone. "No tendrás esa piedra hasta que no te la ganes" me decia, así que tuve que escalar hasta lo alto para bajarla. Ohhhh y para enseñarme a volar me tiraba desde el techo del templo, recuerdo que me repetía con frecuencia que dejara de aletear como pollo y que aprovechara las corrientes de aire. -

Kija rio animadamente al recordar aquello, el rostro emocionado de su padre siempre animándolo en cada entrenamiento aprovechando las veces en las que su madre iba al bosque a recolectar frutas y verduras silvestres. Días divertidos aun que en ocasiones con algunas magulladuras como resultado.

- A ti desde donde te tiraban para enseñarte a volar?, el techo del castillo parece un tanto más alto de lo que es el del templo en el que crecí. De donde bajaste tu primera dragonstone? -

Pregunto animadamente mientras terminaba de dar los últimos detalles al retrato, plasmando la gentileza de su mirada y facciones, mirando al final con ojo crítico para detectar su faltaba algo y dar los últimos retoques.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Empty Re: [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija]

Mensaje por Sissi el Vie Feb 17, 2017 3:12 pm

Sissi escuchó muy atenta todo lo que Kija tuviera que decirle. Le parecía muy interesante, pues había vivido una realidad muy diferente a la de ella. Nunca había comido un jabalí, ni siquiera había visto uno salvo en ilustraciones de libros sobre la fauna y la flora del mundo. Tampoco sabía lo que eran “futones”, pero llegado ese punto, le daba algo de vergüenza preguntar, de modo que se guardó la curiosidad para más tarde. Además, el único templo que había visitado, si se podía calificar como tal, era la enorme iglesia de Sindhu dedicada a Naga, a pesar de que Ashera era una deidad muy consagrada en la ciudad porque muchos de los ciudadanos venían de zonas de Tellius. La libertad de culto era parte de su cultura, que aglomeraba a gente de todas partes del orbe. Las únicas deidades prohibidas eran aquellas caracterizadas por su naturaleza oscura y terrible, como Grima, pero el resto podían verse representadas aunque algunas en mayor medida que otras. La manakete pensó que le gustaría visitar el templo en el que se había criado su hermano, estuviera donde estuviera en Akaneia.

- A mi me parece que esas son muchas cosas. Yo solo cuidaba de este jardín, pero me dedicaba más al estudio y a jugar con Rhett, mi querido amigo. Dimos mucho trabajo a los sirvientes durante siglos. Tenían que lavarnos la ropa y remendárnosla de lo sucia y rota que venía cada día de haber estado rebozados en los lodazales del río, – se rio con el recuerdo, una expresión sonrojada y feliz en su rostro.- Mientras tanto, mis padres se encargaban de la Ciudad. No fue fácil levantar un ducado de la nada, por lo que los sirvientes aliviaban su carga al máximo posible. Aunque en los primeros años todos los miembros de Sindhu ayudaron en su construcción, pero yo era demasiado pequeña como para hacer nada y cuando crecí, ya habían pasado siglos desde que la ciudad estuviera construida.

Admiraba muchísimo a su hermano, por su cantidad de habilidades y saberes sobre cosas básicas de la vida, como cocinar o dedicarse a las tareas del hogar. Ambos eran tan parecidos, pero tan diferentes al mismo tiempo. Compartían una historia de raza común que ambos parecían saberse a la perfección, aunque había algunas diferencias en la versión. Estaba segura que Kija sabía más cosas de las que pensaba sobre ser un manakete, así se lo estaba demostrando. Asintió a sus palabras sobre lo acontecido tantos milenios atrás. Su expresión serena algo más quejumbrosa al memorar la caída de los dragones y su casi completa extinción. - Los dragones de aquella época eran seres muy orgullosos. Su civilización era mucho más avanzada que cualquier otra. Ni siquiera los beorcs de ahora pueden comparar sus ciencias a la que tenían los dragones por aquel entonces.  Las tribus de dragones vivían en armonía, y los dragones Divinos, guiados por Naga, eran los más poderosos de todos. Cuando comenzó la degradación, hubo muchos de ellos que no quisieron revertir su forma a la de un beorc, pues consideraban que era un signo de debilidad. Mis padres siempre me recordaban que la humildad es algo clave para un manakete, porque la soberbia condenó a gran parte de nuestra raza al olvido, a la desaparición.

Su mano dejó de dibujar por completo. Estaba satisfecha con el retrato de Kija, que entregó a su hermano para que pudiera darle un veredicto sobre el resultado.- Y creo que es una lección que debe importar no solo a nosotros, sino a todos los países del mundo. Nuestra historia ha sido olvidada, pero este libro puede hacerles ver otra perspectiva sobre nuestra raza y enseñarles que incluso los seres más poderos pueden caer. Hay tantas naciones que se creen invencibles y menosprecian el aviso de los demás. No se dan cuenta que tienen tantas posibilidades de fallar como los dragones de esos años. Los Emergidos deberían haberles enseñado un poco de respeto, un poco de humildad, pero ha alimentado sus egos. – una expresión de congoja apareció en su rostro, con las cejas fruncidas y los labios temblando. Alargó la mano para que la mariposa en el cabello de Kija se posara en su mano.- He intentado avisar a algunos. Mandé cartas a Daein y a Begnion, pero en ningún lugar me hicieron caso. Los emergidos podrían volver a ambos países si en Hatari logramos expulsarles. Intenté hacerles ver que una alianza común es necesaria, pero, al igual que los grandes dragones terrenales, ignoraron lo que les dije. Ahora temo que sigan el curso de la historia y ataquen a los países colindantes. Espero que con este libro podamos hacerles llegar un poco de razón.

Finalizó y acercó la mariposa a su mejilla, las finas alas de color azul rozando su piel. Entrecerró sus ojos dorados con suavidad, terminando por escuchar las palabras de Kija que enseguida le resultaron extrañas y hasta barbáricas. Abrió los orbes que miraron alarmados a su hermano.- Todo manakete tiene derecho a poseer una Dragonstone y nadie puede quitársela, ni robársela, ni impedirle tenerla. Es parte de nuestra identidad y un trozo de nuestra alma reside en ellas. Por eso nunca me he separado de ella desde que tengo memoria. Incluso si salía a jugar, o estudiaba, mi Dragonstone siempre ha estado conmigo. Me resulta muy extraño que se cuelgue de un árbol. – La mariposa emprendió el vuelo, seguramente asustada por las emociones que desprendía Sissi, que parecía muy escandalizada.- Y tampoco me lanzaron desde lo alto de ningún lugar, aunque quizás se deba a que mis padres siempre fueron muy protectores conmigo. Aunque suena muy peligroso el que un manakete tan joven haga eso.- Susurró. Incluso en una ocasión en la que Sissi se había lanzado desde lo alto de la muralla para transformarse, se habían enfadado tanto que estuvo castigada sin salir con Rhett más de un mes. Así que aún menos la habrían dejado tirarse desde lo alto del palacio ducal.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
DragonStone Plus [4]
Lágrima de Naga
Tónico de def [1]
Escrito Mítico
.

Support :
Sera [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Iwzg0SR
Chrom [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] JEIjc1v
Zephiel [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] JEIjc1v

Especialización :
[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Piedra%202

Experiencia :
[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Fy4uE7I

Gold :
6212


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Empty Re: [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija]

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 18, 2017 5:47 am

Kija llego a admirar la perspectiva de su hermana, él como la iniciativa de escribir aquel libro paria incluso ayudar a los lectores a replantearse las cosas, aprender de los errores cometidos milenios atrás. Sin embargo, mejor que nadie, sabría que muchos humanos no atenderían a la voz de un laguz, mucho menos de un mestizo por lo que había tomado la decisión de usar un pseudónimo para firmar sus libros. Una amplia sonrisa se dibujo en sus labios en cuanto pudo contemplar el retrato que había hecho su hermana de él, la forma en la que ella lo había plasmado en el papel lo lleno de una sensación grata y cálida en el pecho, conteniendo la risa al ver la que la mariposa en su cabello también fue retratada. De la misma manera Kija le mostro el retrato que le había hecho, habiendo deseado que la misma mariposa se hubiese quedado más tiempo en su mano para poder plasmar en papel ese cuadro tan adorable.... ya se daría a la tarea de dibujarlo.

- Sabes?.... yo siempre he pensado que los humanos son como las flores. Pequeños, efímeros y frágiles pero al mismo tiempo deslumbrantes y coloridos. Ellos viven mucho menos tiempo que nosotros y por eso sus emociones son tan cambiantes e intensas, no se sientan a apreciar lo que hay a su alrededor por que no tienen tiempo de, siempre están avanzando hacia el mañana. Pienso, querida hermana, que esa es su mayor fuerza y al mismo tiempo su mayor debilidad -

El albino hiso una pequeña pausa para beber algo de té, tan tranquilo y pacifico como cualquier manakete seria. Disfrutando las pausas, los breves silencios tanto como la compañía y las charlas.

- Ellos cometen muchos errores, si, pero saben sobreponerse a ellos en la mayoría de los casos. Difícilmente escucharan a otros cuando piensan que están haciendo lo correcto pero una vez llegan las dificultades escucharan razones.... su vida se compone del ensayo y el error en lugar de solo sentarse y reflexionar. No digo que sea el caso de todos, pero si la mayoría -

Miro hacia arriba, admirando las flores que formaban la bella enredadera que les cubría del ardiente sol de Hatari, cerrando los ojos e inspirando profundo el delicioso aroma del oasis cercano junto al olor del té.

- Ya veo.... así que desde que naciste te dieron tu dragonstone?. Quizá mi padre no llego a contemplar de buenas a primeras que yo heredase la capacidad de transformarme y por eso no me habla dado la mía hasta que tenía como 20 años aproximadamente. Una vez logre bajarla el árbol me dijo que la mantuviera siempre oculta y cerca de mí, también que no debía mostrársela a nadie. Me advirtió que si me pillaba dejándola en cualquier lado la volvería a amarrar pero en un árbol mas alto. -

Quizá, muy a su manera su padre intentaba inculcarle a su hijo el aprecio por su dragonstone la costumbre de siempre tener su piedra cerca, de nunca dejarla a la vista de extraños que podrían quitársela quizá con no muy buenas intenciones.

- Ya veo.... entonces como te enseñaron a volar?, tal parece que los métodos de nuestros padres eran algo distintos. -

Pregunto curioso respecto a ello pero sin rastro de resentimiento o preocupación por los métodos de su padre, sonriendo ampliamente, de hecho, al traer de regreso memorias tan preciadas para él y de las cuales rara vez podría hablar con otra persona.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Empty Re: [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija]

Mensaje por Sissi el Sáb Feb 18, 2017 3:33 pm

La gente del sur se le hacía extraña y muy diferente. Pero, con las palabras de Kija, supuso que los beorcs de Sindhu y los del resto del mundo debían de ser parecidos aún habiéndose criado en lugares tan dispares. A lo largo de su vida, Sissi había tenido multitud de amigos y conocidos beorcs, más que nada porque al tener más de 800 años había convivido con multitud de generaciones de la misma familia. Cuando era más pequeña, y no entendía que las demás razas tenían atributos distintos a los suyos, llegaba a confundirse entre madres, hijas; padres e hijos. Había sido una niña eterna que había jugado con los tatarabuelos de los actuales habitantes de la Ciudad Redonda. Habría sido algo solitario para ella de no ser porque tenía la perpetua presencia de sus padres y de Rhett, el único que llevaba con ella tanto tiempo que no recordaba vivir sin él. Pero, a pesar de carecer de mejores amigos beorcs, su infancia había sido muy feliz. No la cambiaría por nada en el mundo.

Las cosas cambiaron cuando entró en su juventud, se volvieron más oscuras y terribles, pero no tenía sentido quedarse anclado en el pasado por mucho que ir hacia el futuro fuera difícil. Los últimos años habían sido muy complicados para ella: recién levantada de su letargo, tratando de hacerse al nuevo y destruido mundo que la rodeaba, enfrentarse a la muerte de sus seres más queridos y al cambio de sus relaciones con los que aún quedaban vivos. A todo eso se le añadía el paradigma internacional, los emergidos y las posibles relaciones con los países del sur que, en su mayoría, eran beorcs. Quizás Kija podía arrojar algo de luz a sus inquietudes, pues no temía en reconocer que los sureños le eran personas muy raras y casi imposibles de entender. Desconocía cómo eran los beorcs de otros lugares, pero quizás deberían aprender yoga como se hacía en Sindhu. Era lo mejor para el cuerpo y el alma. Pero claro, después de su fracasos al sugerir coaliciones, no podía imaginar su respuesta si les respondía que “necesitaban relajarse” porque, si bien se lo diría con buenas intenciones, casi podría ser considerado un insulto para personas soberbias. Sin duda tratar con otros países era un asunto complicado.

Estaba algo pensativa, pero aún así seguía prestando atención a lo que le decía su hermano. Le preocupaba un poco la educación de Manakete que había recibido, pero cada padre era diferente. El de Rhett era muy estricto y serio, y a Sissi no le gustaba demasiado tratar con él porque le daba pavor. El de Kija parecía seguir esa clase de actitudes, pero ella no era quién para juzgar a los demás. No le conocía y prefería callar esas inquietudes hasta haberse formado una opinión más sólida. Además, por el modo en el que le estaban hablando de él, su hermano le apreciaba y admiraba incluso si le había lanzado desde un templo. Y si él era feliz, ella también. – A mi también me dijeron que nadie podía verla y que debía estar oculta. Incluso si Sindhu es un lugar tranquilo y en el que no suele suceder nada, toda precaución es poca cuando se guarda un trozo de tu propia alma. Tiene gran lógica que nuestros padres nos aconsejaran eso. Seguramente yo les diga lo mismo a mis hijos manaketes. – se sonrojó un poco y bebió un poco de té para que no se notara mucho el rubor en sus mejillas. Si bien no tenía planes para formar una familia pronto, no podía negar que ese era uno de sus sueños. No solía pensarlo a menudo, porque le invadía la vergüenza, pero con Kija sentía la suficiente confianza como para contárselo.

- No recuerdo la primera vez que volé, ni la primera vez que me transformé. Es algo que he hecho toda mi vida. Es tan natural para mi como caminar o respirar. Lo cierto es que nunca se me ocurrió preguntarle a mis padres cómo lo hicieron, pero supongo que aprendí de verles a ellos hacerlo. Siento no poder dar demasiados datos sobre ello. Pero lo que sí que sé con toda seguridad, es que no tuve una Dragonstone desde el día en el que nací, sino algo más adelante. – Le explicó y dejó la taza de porcelana fina a un lado. Su rostro seguía algo rojo, y sus ojos brillantes enmarcados por largas pestañas oscuras que descendieron para mirar al suelo. Su tono cambio a uno más confidencial, más secreto y hasta doloroso. – Yo no nací aquí, en Hatari, sino en Begnion. Cuando mis padres escaparon de las guerras en Akaneia, se dedicaron a ir por el mundo en busca de un hogar. En su camino se les unieron personas de todas partes con el mismo propósito: hallar un lugar lejos del dolor y el rechazo; laguz y beorcs por igual. Incluso medio-hijos. Mi madre estaba embarazada de mí cuando en Begnion un grupo de esclavistas apresaron a su grupo. Mi padre y muchos otros hombres no estaban con ellos, de modo que no pudieron defenderse. Para cuando pudieron rescatarles, yo ya había nacido en una celda sucia y fría, y muchos de sus amigos habían sido vendidos como esclavos. – relató, su voz gentil a veces quebrada. Apoyó la barbilla en sus rodillas y suspiró.- La gente desprecia el desierto, y entiendo por qué, pero para nosotros, los ciudadanos de Sindhu, supuso nuestra liberación. No solo de nuestras cadenas de la esclavitud, sino de nuestros prejuicios hacia las demás razas. En las jaulas, todos éramos iguales. Nadie mejor que otro.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
DragonStone Plus [4]
Lágrima de Naga
Tónico de def [1]
Escrito Mítico
.

Support :
Sera [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Iwzg0SR
Chrom [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] JEIjc1v
Zephiel [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] JEIjc1v

Especialización :
[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Piedra%202

Experiencia :
[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Fy4uE7I

Gold :
6212


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Empty Re: [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija]

Mensaje por Invitado el Dom Feb 19, 2017 5:47 pm

Kija se sorprendió enormemente al darse cuenta que su padre sí que le había enseñado cosas similares a lo que los padres de Sissi le habían mostrado…. aun que el método fuese algo cuestionable. Recordaba a su padre como un hombre instintivo, sumamente poderoso pero con dificultades para expresarse o convivir con otros, un gigante de buen corazón pero con un marcado mal carácter y poca paciencia; característica extraña en un manakete. Sin embargo, el relato que siguió a aquella pequeña charla de dragonstone hiso que nadería en el albino un gesto de preocupación al enterarse de cómo aquel bello ducado se fundó y las razones de estar en medio de un desierto tan inclemente como Hatari. Siendo franco consigo mismo no supo que decirle, había sido rechazado algunas veces por su aspecto pero nunca le privaron de su libertad directamente pues el simple hecho de ser un manakete ya era suficiente disuasión para cualquier tonto que se plantease siquiera el ponérsele en frente. Quizá en un lejano momento estuvo a punto de ser esclavizado mas nunca llego a experimental el dolor que se reflejaba en la voz entrecortada de su hermana, sus pérdidas emocionales fueron gracias al paso del tiempo y nunca por obra de terceros.

- Por Naga, que terrible….. -

No había nada mas que se le ocurriera decir al respecto pues no lograba, por más que así lo intentase, imaginar un panorama tan horrendo. Debía ser doloroso perder a seres queridos por culpa del egoísmo de otras personas siendo el solo acto de privar a una criatura de su libertad algo le parecía algo horroroso en sí mismo. Aun así no podía si no admirad a los padres de la chica… pese a haber sufrido tanto lograron salir adelante, construyendo un lugar donde todos estuviesen a salvo de aquello que les hiso tanto daño.


- Francamente yo…. ya no recuerdo mucho de lo que paso cuando era niño; no por el hecho de que haya sido hace mucho tiempo sino mas bien que aun hay partes de mi memoria que no he podido recuperar desde que me golpearon con un relámpago. Sé que fue una vida tranquila y feliz, mis padres se amaban pese a pertenecer a distintas razas y me amaban tanto como yo a ellos. Sé todo eso pero no puedo recordar muchas cosas, como por ejemplo el rostro que tenía mi madre o el sonido de su voz, las nanas que me cantaba cuando estaba enfermo y las historias antes de dormir. Mis recuerdos son difusos, distantes…. casi como si fuesen esos sueños que olvidas al despertar. -

Recordaba a duras penas la calidez de las finas manos de su madre sujetando las suyas y la forma de su sonrisa pero nada más, podía recordar los sucesos en general pero no los detalles y eso le dolía un tanto. Soltó después un pequeño suspiro, quedando en silencio unos momentos para calmar un poco el ambiente triste que se estaba formando, centrándose en los sonidos naturales que los rodeaban.

- Ahora que lo pienso, debemos pensar en un titulo para el libro. Se me había ocurrido algo como "El compendio del manakete" pero me parece un titulo demasiado simple. Es decir, estamos hablando de un libro que será visto quizá por las generaciones futuras de laguz y beorc por igual…. No es que sea bueno escogiendo títulos de todas maneras y ya que lo estamos escribiendo juntos me gustaría saber tus opiniones. -

Intentaba cambiar el tema un poco en espera de aliviar un poco los ánimos pues de nada serbia, de momento, abrir viejas heridas. Mientras tanto desde lo alto de las enredaderas una pequeña y aventurera araña comenzó a defender desde arriba, quizá atraída hacia el albino por la misma razón que la mariposa; por supuesto Kija estaba bebiendo de su taza de té sin percatarse que el pequeño insecto se posaba sobre su hombro poniéndose cómodo en este y disfrutando de la tarde tan agradable como lo hacían los dos dragones.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Empty Re: [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija]

Mensaje por Sissi el Dom Abr 02, 2017 11:23 am

Sissi siempre había opinado que el único modo de hacer que un ser querido viviera para siempre, era no olvidarlo nunca. Sin embargo, para un manakete eso no era tan sencillo. Vivían tantos siglos, tantas eras, tantas historias, que a veces era difícil rememorar todo lo acontecido en ese tiempo. Los sucesos se desvanecían poco a poco, por causas naturales o provocados por un accidente como el de Kija, o el suyo mismo. Su lento envejecimiento les hacía tener una existencia solitaria, que aumentaba con la muerte de familiares y la poca cantidad de dragones de su especie. Era un destino algo cruel, que muy pocas personas podrían entender. Para Sissi resultaba muy duro pensar que, de no ser porque cayera en batalla o fuera herida de muerte, seguiría viva durante milenios. Vería morir frente a sus ojos a todos los seres que en ese mismo instante amaba, incluso podría ser que superase la edad de Kija porque su sangre tenía parte humana y no sabía hasta qué extremo eso influenciaba en su esperanza de vida.

A modo de mantenerse cuerda, y no caer en un círculo vicioso de melancolía, la duquesa solía evitar pensar sobre esas cosas. Los enormes problemas de Hatari y la ansiedad de guiar a su pueblo por lo menos ayudaban a mantener su cabeza ocupada con otras cuestiones.  Sin embargo, a veces el sentimiento era tan grande que no podía ser tapado con nada más. Entendía a Kija mejor que nadie, quizás tan bien que podría decir que su dolor era como si fuera suyo propio. Alargó la mano y la puso sobre la de su hermano con cariño y compasión, en un gesto de apoyo y total unidad para lo que no necesitaba decir nada. Quería que él supiera que estaría allí para lo que fuera, siempre. Lamentablemente, había multitud de situaciones que se les escapaban de entre las manos y contra las que ni la criatura más poderosa del mundo podría cambiar.

Cuando el manakete cambió de tema de forma abrupta, la duquesa sonrió con suavidad y lo dejó ir. No había cabida ni solución para tales problemas de momento, por lo que Sissi consideró dejar el tema a un lado y continuar con su noble tarea de hacer conocida su raza al mundo. Retiró su mano con suavidad de la de Kija tras un suave apretón y la puso bajo su barbilla con aire pensativo. - ¿Compendio del Manakete? – musitó con ojos entrecerrados y mirando las flores que cubrían el techo. – A mí se me han ocurrido varios títulos: “Breve guía sobre los Manaketes”, “Todo lo que quería saber de los Manaketes pero me daba miedo preguntar”, “Manaketes: historia, biología y verdad sobre la raza sagrada de Naga”, “Manaketes: la verdad tras el mito”. – enumeró con una ligera risa en los títulos más fantasiosos y algo tontos que había dicho de broma. – Aunque “Compendio del Manakete” también suena bien, Kija querido. El título que prefieras estará bien. A veces, que sea simple es más sencillo para que la gente sepa de lo que trata y le llame la atención.

Habló calmada, la tristeza de la anterior conversación olvidada en pos de continuar con su labor de escritores. Fue en el momento en el que dirigió los ojos de vuelta a su hermano, que se fijó en la enorme araña negra que se había posado en su hombro de la forma más cómoda posible. Resaltaba contra el blanco de los ropajes de Kija, siendo imposible no notarla. Su rostro sonriente se mostró de repente alarmado y perdió el rubor que antes había tenido en las mejillas. Se incorporó de un saltó, lanzando papeles por doquier, y con un gritito agudo señaló con un dedo el lugar donde el arácnido descansaba. - ¡Tienes una araña!, ¡Quítatela, quítatela! – exclamó cuando estuvo a cierta distancia prudencial para que, si la lanzaba por ahí, no cayera sobre ella. Era irónico pensar que una mujer capaz de transformarse en un dragón de cinco metros podía sentir miedo de una criatura tan diminuta. - ¡Qué horror, qué horror! – gritó, y se miró a sí misma para ver si tenía algún bicho encima también.
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
DragonStone Plus [4]
Lágrima de Naga
Tónico de def [1]
Escrito Mítico
.

Support :
Sera [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Iwzg0SR
Chrom [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] JEIjc1v
Zephiel [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] JEIjc1v

Especialización :
[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Piedra%202

Experiencia :
[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Fy4uE7I

Gold :
6212


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Empty Re: [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija]

Mensaje por Invitado el Lun Abr 10, 2017 10:45 pm

No necesito palabra alguna para comprender lo que su hermana le trasmitió al tomarle de la mano, lo cual lleno su pecho de un sentimiento cálido que hacía mucho tiempo no sentía… aquel reconfortante sentimiento de tener a tu familia cerca aun en los peores momentos, haciéndole sonreír ampliamente a la par que sus pálidas mejillas se sonrojaban. El tema cambio sin mayores complicaciones por lo que el maniquete blanco se puso pensativo también…. los títulos que su hermana sugería eran maravillosos, tanto que no lograba decidirse por uno así que al final comenzó a descartarlos pensando en el publico que lo leería.

- “Manaketes: la verdad tras el mito” seria uno muy adecuado, después de todo los manaketes no solo somos descendientes de Naga e incluirla en el titulo podría disuadir a los no creyentes de leerlo. Además está muy bien resumido. -

Justo cuando estaba por continuar la alarmada voz de Sissi le hiso dibujar un gesto de ligera extrañeza hasta que por fin la palabra clave resonó en sus oídos; "Araña".  Lentamente el joven comenzó a girar la mirada hacia donde la chica señalaba para encontrarse de lleno con los múltiples ojos del animalillo plácidamente acomodado en su hombro, disfrutando del aura reconfortante que su raza poseía. Su rostro increíblemente se puso mas pálido y al igual que la chica pego un brinco esparciendo aun mas los papeles que tenía cerca de él.
Spoiler:
[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] 15854994028_c95cffa767_b_zpsnd2utbob
- A-ARAÑA!!!!! QUITAMELA!!! QUITAMELA!!!!! POR NAGA SAGRADA MANAKETE  PIADOSA!!!! -

El pobre intento sacudirse al animalillo pero este no parecía estar dispuesto a abandonar su cómoda estancia por lo que cuando el chico paso sus manos por su hombro para sacudírselo esta termino saltando para posarse en el rostro del pobre albino.

- AHHHH!!!, NOOOOOOO!!!!!! POR NAGA BENDITA!!!!!!!!!! -

Por un momento se planteo el aniquilar al bicho…. será algo sencillo de hacer con su zarpa de dragón y afiladas garras lo cual se vio reflejado en como el albino acercaba su zarpa a su rostro.... mas quitarle la vida a una criaturilla que no le había hecho ningún mal no era correcto…. asesinarla solo por existir seria admitir que los humanos que odiaban a las demás criaturas que habitaban con ellos tenían razón. Su cuerpo temblaba notoriamente y de sus ojos emanaban lagrimones por el pavor y el asco que sentía, mas aun con aquello el joven albino se armo de valor para tomar al bicho con su mano humana lo mas suavemente que le fue posible, el cual no opuso resistencia alguna. Con cuidado salió del pequeño refugio donde él y su hermana estaban trabajando en su proyecto aun que por como temblaban sus piernas parecía que lo dejarían caer, poso a la araña sobre uno de los rosales y más rápido que un alma que Grima lleva regreso a la seguridad del refugio, tomando un pañuelo y limpiando su mano con este en un intento inútil por desvanecer la sensación asquerosa de haber tocado a ese bicho.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Empty Re: [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija]

Mensaje por Sissi el Mar Abr 11, 2017 10:13 am

Haciendo acopio de valentía, Sissi se acercó de vuelta a Kija para ayudarle en su tarea de verse libre del arácnido, pero su hermano se movía tanto que era imposible para la Duquesa hacer algo. Sus gritos no ayudaban en lo más mínimo, pues aumentaban también los niveles de estrés de Sissi y le impedía saber muy bien cómo solucionar la situación que tenían entre manos. En alguna ocasión, ella misma se había llegado a quitar alguna prenda de ropa para lanzar a algún insecto lejos, en especial los feos y aterradores como las arañas. Tenía claro que, de tener que elegir, prefería andar desnuda que con un ser tan repelente encima. Estaba segura de que las arañas habían sido un invento de Grima o de alguna deidad oscura para traer terror al mundo. Si no, no podía explicarse su existencia.

- ¡E-espera, Kija! ¡No te muevas tanto! – exclamó con las manos alzadas mientras intentaba hacer algo por auxiliar al otro manakete, sin saber cómo lograrlo. Al ver que alzaba la garra casi hasta su rostro, Sissi dejó escapar un grito de alarma, pues él mismo podía salir herido de aplastarse la cara con sus afiladas garras. - ¡Ten cuidado, hermano mío! Te puedes hacer dañ-… - se detuvo a mitad de la frase para observar como el muchacho se alejaba de la seguridad del refugio al exterior. Frunció las cejas un poco confundida, sin comprender del todo sus intenciones al dejar de pelear contra la presencia del insecto. Se quedó muda al ver cómo tomaba al diminuto ser con su mano humana y lo dejaba sobre uno de los rosales, sin infringirle ningún daño salvo el susto que debía de tener también la araña.

Sus ojos se abrieron con admiración, pues la mayoría de las personas no dudarían en aplastar aquello que les producía pavor, pero Kija no era como la mayoría. No. Su hermano era un ser especial, lleno de amor por la vida y con una compasión increíble por los seres vivos. Aún recordaba lo que le había dicho sobre los emergidos, sobre la necesidad de no aumentar su sufrimiento, de sentir pena por su existencia maldita. Si bien al estar transformada no había meditado sobre esas palabras, y por supuesto que no las había aplicado, en su forma antropomórfica Sissi no dejaba de pensar en ellas. Lo intentaba, pero detestaba tanto a esos seres, por lo que le habían hecho a Hatari y a su pueblo, que le era imposible sentir lástima por ellos. Todos deseaban creer en la bondad de uno mismo, Sissi también, pero sabía que en su interior también había oscuridad. Una negrura nacida del dolor, de la soledad, de la tristeza. Un destino bastante trágico, el ser una idealista con el corazón roto.

Suspiró mientras una sonrisa triste aparecía en sus labios, apenas alzándolos en sus comisuras. Fue al encuentro de Kija y en cuanto estuvo a suficiente distancia se lanzó a abrazarle con fuerza, aunque eso no se traducía como algo demasiado vigoroso porque los manaketes eran seres más bien frágiles cuando no estaban transformados.  Aun así, el acto transmitía toda la devoción que sentía la duquesa hacia su hermano. – Eres una persona gentil, Kija, mi adorado hermano. – le susurró con la cabeza enterrada en su hombro. Tras unos momentos de silencio, se separó de él y le miró con grandes ojos sinceros. Tomó el pañuelo que el otro había usado para frotarse la mano, y le limpió los rastros de lagrimones de las mejillas, para después dejarlo caer sobre la mesita baja sobre algunos libros. – Ya está, ya está. No llores. – le dijo con un tono agradable que pretendía consolar.– Ya estás a salvo. – añadió, y le tomó de las mejillas con ambas manos e, incorporándose sobre sus pies descalzos, le dio un suave beso sobre la nariz. - ¿Qué te parece si dejamos el resto del trabajo para después? Podemos ir a comer algo en las cocinas, seguro que nos preparan algo delicioso que borre esta terrible experiencia. ¿Te apetece? y así podemos ver qué opinan los demás sobre el título escogido. Me parece muy buena opción, ¡seguro que tiene éxito!
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Reina de Sindhu

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
DragonStone Plus [4]
Lágrima de Naga
Tónico de def [1]
Escrito Mítico
.

Support :
Sera [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Iwzg0SR
Chrom [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] JEIjc1v
Zephiel [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] JEIjc1v

Especialización :
[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Piedra%202

Experiencia :
[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Fy4uE7I

Gold :
6212


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Empty Re: [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija]

Mensaje por Invitado el Mar Abr 11, 2017 10:57 am

No había excusa, la vida debía ser respetada pues cada criatura en ese mundo tenía tanto derecho a existir como lo tenía el mismo, por pequeña, repulsiva y asquerosa que fuera. De haber asesinado a esa araña le estaría dando la razón a los humanos que cazaban a los laguz solo por que los consideraban desagradables y peligrosos, ese mismo tipo de odio obligaba a muchos laguz igualmente a vengarse de humanos inocentes. Era un circulo de odio del que no deseaba formar parte…. por supuesto dudaba que llegase el día en que pudiese ver con buenos ojos a las arañas pero no por ello les negaría su derecho a vivir, de habitar el mismo mundo. Intentaba recordarse eso siempre que podía pues si en su forma humana le sería fácil matar a una araña por que podía, en su forma de dragón entonces le sería mucho más sencillo arrebatar una vida humana que en proporción quizá le acabaría pareciendo igual de insignificante.

Al regresar al pequeño refugio el abrazo de su querida hermana lo tomo por sorpresa haciendo que abriese los ojos totalmente, ligeramente confundido. Un notorio color rojo se presento en el rostro del joven manakete ante las palabras y las acciones de Sissi, pues desde que su madre aun vivía que no era consolado de aquella manera tan cálida…. que alguien le dedicara tales palabras de consuelo después de haber pasado un rato tan desagradable y el beso en su frente lo hicieron dibujar en su retro una notoria sonrisa.

- Me parece una excelente idea, además llevamos ya un buen tiempo en esto y sería buena idea recuperar algo de fuerzas…. podría incluso preparar bocadillos para cuando regresemos a continuar el libro. -

Y es que un descanso no sonaba en realidad tan mal, una relajante taza de té también sería igualmente bien recibida. Fue así como ambos hermanos de raza se encaminaron de regreso al castillo de Shindhu mientras que a la lejanía, parada sobre una gran rosa color rojo se encontraba una pequeña araña que los admiro unos momentos antes de meterse entre las hojas del rosal para regresar igualmente a su hogar después de aquel día tan extraño.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Empty Re: [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija]

Mensaje por Eliwood el Vie Abr 14, 2017 2:53 pm

Tema cerrado. 50G a cada participante.

Sissi obtiene +1 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
espada de acero [5]
.
.
.
.

Support :
Marth [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Iwzg0SR
Lyndis [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] JEIjc1v
Nils [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] JEIjc1v
Izaya [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] JEIjc1v

Especialización :
[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Espada%202

Experiencia :
[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Iu4Yxy1

Gold :
91


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

[Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija] Empty Re: [Social] A Sky Full of Flowers [Priv. Kija]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.