Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Hana, samurái de Hoshido [ID]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hana, samurái de Hoshido [ID]

Mensaje por Hana el Dom Feb 12, 2017 8:29 pm

Hana
Myrmidon
I swear that my sword will not rest until Lady Sakura is safe!

Datos
Nombre: Kazahana

Edad: 17 años

Clase: Myrmidon

Especialización: Espadas

Afiliación: Hoshido

Ocupación: Samurái al servicio de la princesa Sakura


Personalidad
Entregada por completo a la estricta senda del guerrero, Hana es una muchacha tenaz y perseverante que jamás descuida sus sesiones de entrenamiento. A pesar de su corta edad, es considerada como una de las mejores espadachinas de todo Hoshido gracias a su constancia excepcional, y su presencia es muy bien apreciada dentro de la Guardia Real. Aunque puede llegar a ser algo temperamental cuando se le buscan las cosquillas, si por algo destaca de verdad es por saber mantener su perenne sonrisa y optimismo, que trata de contagiar a todos quienes la rodean, aún en las situaciones más difíciles.

Extrovertida por naturaleza, tiende a entablar conversación con cualquiera, siendo muy sencillo llevarse bien con ella. Algunos la acusan de comportarse de una manera demasiado masculina, y si bien es cierto que Hana no suele actuar como otras jóvenes hoshidanas, en realidad sigue conservando una fascinación hacia todo aquello que es bonito y femenino. También es ferozmente sobreprotectora con sus amigos y está dispuesta a sacrificarlo todo por cada uno de ellos. Es por esa razón que la devota lealtad que profesa hacia sus aliados es una de sus más reconocidas virtudes.

Comparte un vínculo de amistad inquebrantable con la princesa Sakura, a quien conoce desde que eran niñas. Le sirve gustosa como fiel vasalla junto a Subaki, un caballero pegaso empeñado en alcanzar la perfección con el que mantiene frecuentes riñas.

Hana siente un gran amor por su tierra, y no tolera que nadie mancille el nombre de Hoshido o el de la familia real. Inspirada por los valores que encarnó su padre cuando estaba vivo, trata de seguir su ejemplo para honrar su memoria y la de sus ancestros. Por eso en el campo de batalla se enfrenta al enemigo sin temor, confiando por completo en sus habilidades y sin perder la concentración.

Historia del personaje
Nacida como la última sucesora de una larga estirpe de reputados guerreros al servicio del trono, la llegada de Hana al mundo fue celebrada con mucho júbilo. Pese a que su clan compartía un lejano parentesco con la familia real de Hoshido, su destino no era convertirse en la típica joven noble, sino en una diestra samurái capaz de amar y de defender el reino sobre todo lo demás. De modo que durante sus primeros años fue su padre, que servía con dedicación al rey Sumeragi, quien la acompañó en el prematuro adiestramiento que se le había asignado desde antes de nacer. No obstante, Hana no resultaba ser precisamente la descendiente tan talentosa y prometedora que sus progenitores querían que fuera. A pesar del tesón que ponía en sus entrenamientos, le costaba blandir la espada o desarrollar una personalidad serena. Por aquel entonces muchos cuestionaron que fuese capaz de cumplir con el deber que tarde o temprano tendría que ejercer, para disgusto de sus padres.

Sin embargo, la pequeña sí que aprendió deprisa las virtudes de la honestidad, del deber, y del honor. Con su contagioso optimismo, traía además la alegría allá donde fuese. Fue en esa época en la que conoció a la princesa Sakura, y rápidamente hicieron buenas migas. En sus incontables excursiones fuera del palacio Shirasagi, Hana trataba siempre de protegerla de cualquier peligro, aunque después fuese ella misma quien saliese malherida. La devoción que sentía hacia la única y mejor amiga que tenía era incuestionable, y por esa razón, su obsesión por mantenerla a salvo la ayudó a tomarse el adiestramiento aún más en serio que antes. Sin que nadie en su familia lo notase, comenzó a colarse en las prácticas de los soldados, y a entrenar con la espada en las montañas siempre que podía.

Poco a poco mejoró. Su habilidad como samurái empezaba a hacerse notar, y no tardó en convertirse en una excelente espadachina a pesar de su corta edad.

Por desgracia, todo regocijo que pudiese sentir hacia el fruto de sus esfuerzos desapareció de golpe con el asesinato de Sumeragi y de su propio progenitor a menos de Garon, el soberano de Nohr. Pero lejos de dejarse llevar por deseos vacíos de venganza, no abandonó su optimismo y superó la pérdida. Sintiendo por primera vez todo el peso del linaje familiar sobre sus hombros, heredó con orgullo la espada de su amado padre, pues el hecho de saber que éste había permanecido fielmente al lado al rey Sumeragi hasta el final le dio fuerzas para hacerse aún más fuerte.

Con el tiempo, Hana empezó a ser reconocida como una de las mejores samuráis de todo Hoshido. Su estilo de lucha único era admirado por aliados y temido por enemigos, aunque la joven jamás alardease de ese hecho. Cuando su fama ya era lo bastante considerable a lo largo y ancho del país, la princesa Sakura le propuso convertirse en legítima vasalla suya a pesar de las opiniones contrarias de sus consejeros. Hana aceptó encantada, y junto al caballero pegaso Subaki, dio inicio a su nueva vida al servicio de la familia real honrando la memoria de sus antepasados.

Extras
o Le encantan las flores de cerezo, entrenar y servir a la princesa Sakura.
o  Es una artista marcial excelente con o sin armas.
o  Tiene bastante confianza en su técnica con la espada, aunque siempre trata de mejorar.
o  Mantiene una intensa rivalidad con Subaki.
o  Idolatra al príncipe Ryoma.
o  Cuando era niña, solía entrenar mucho con el príncipe Takumi.
o  A menudo es infravalorada por ser tan joven.
o  Cada mañana se levanta antes de que amanezca para entrenar.
o  Su nombre completo es Kazahana, que significa “Flor del viento”, pero prefiere que la llamen simplemente Hana.
o  Nunca ha salido de Hoshido. Aunque tampoco tiene curiosidad por viajar.
o  La lujosa katana de empuñadura blanca que siempre porta consigo es una reliquia familiar, y perteneció en su día a su padre.
o  Siente un profundo rencor hacia la nación de Nohr por el daño que ha traído a la familia real.
o  Tiene un sentido del gusto singular, pues pueden saberle deliciosos alimentos que en realidad no lo son.
o  Su cumpleaños es el 28 de marzo.

Prueba de rol
Hana blandía con ganas su espada en el aire. Todavía era de noche y todo estaba a oscuras, pero le encantaba levantarse cada día más temprano que nadie para ponerse a entrenar. Era justo durante aquellas silenciosas horas de la madrugada cuando, sin mayor presencia que la de un par de guardias que patrullaban por los jardines del palacio Shirasagi, sentía una especial conexión con la ancestral katana. Aquella espada había pertenecido a muchos antepasados suyos antes de que ella se convirtiese en su legítima portadora, aunque ya nadie recordaba cómo se llamaba, o si alguna vez siquiera se había llamado de alguna forma. De todos modos, se decía en Hoshido que las armas más especiales merecían un buen nombre, tal y como ocurría con la Raijinto del príncipe Ryoma, y era por eso que Hana pensaba que su katana necesitaba uno.

La joven samurái se detuvo por un momento. Tenía la frente empapada de sudor, y trataba de controlar su respiración irregular. Todavía no había salido el sol, pero estaba bastante exhausta. Necesitaba descansar un rato antes de continuar con su rigurosa rutina de entrenamiento, así que buscó un lugar donde sentarse.

Padre… —murmuró con cierta añoranza mientras acariciaba el mango trenzado del arma. Esa katana tenía para ella aún más valor que el de ser una reliquia familiar. Por lo que le dijeron, su progenitor había luchado con ella antes de caer ante la emboscada nohria. Podía haber huido y abandonado al rey Sumeragi a su suerte, pero en vez de escapar para conservar la vida, había preferido enfrentarse valerosamente al enemigo para cumplir con el deber de todo samurái que se preciase. Hana aspiraba a ser como su padre. Mejor aún, ¡quería superarle! Y hasta que llegase ese día sabía que su espíritu, de alguna forma, debía de estar en el interior de esa espada, acompañándola en su camino.

¡En fin! ¡Basta de descansos! —exclamó de repente a la vez que se incorporaba de golpe. Los dos guardias que patrullaban la zona se sobresaltaron por unos instantes, pero al ver que quien había gritado no era otra que Hana, negaron varias veces con la cabeza y retomaron sus quehaceres.

La joven muchacha siguió practicando cortes verticales, hasta que empezó a sentir cierta pesadez en sus brazos. Ésa era señal de que el entrenamiento matutino había llegado a su final, por lo que envainó su espada tras ejecutar una serie de florituras en el aire, y se sentó sobre sus rodillas para meditar. Cerró los ojos, e ignoró por completo el canto de las alondras que vaticinaban la llegada del día. Ahí solo estaba ella y su espada, nadie más. Podía sentir el fluir de la sangre a través de su cuerpo, la brisa de la mañana acariciando su piel y la pesadez en sus extremidades. Pero estaba en armonía, y sabía que en ese estado nada podría perturbarla.

Permaneció un largo rato en paz con su interior, y al abrir de nuevo los ojos, fijó de inmediato la vista en el cuarteto de maniquíes de práctica que tenía delante puestos en fila. Desenfundó velozmente la katana y se abrió paso a través de los muñecos tan rápida y ligera como el propio viento. Por unos breves instantes su espada no había sido más que una mera extensión de su cuerpo, y como evidencia de esto, a sus pies yacían las cuatro cabezas de los maniquís. Hana se quedó varios segundos en silencio, antes de guardar de nuevo el arma en su funda y reírse a carcajadas.

¡Ja, ja, ja! ¡Parece que cada día mejoro más! —dijo la joven samurái satisfecha. Fue entonces cuando reparó en que el sol ya estaba saliendo, y que con su luz empezaba a alumbrar los terrenos del palacio. Estaba amaneciendo, y supo que tendría que darse prisa para darse un baño antes de ir a servir a la princesa Sakura.

Desatando la funda de la katana para echársela al hombro, caminó sonriente hacia el interior del Shirasagi.

Estaba convencida de que aquel sería un día precioso.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Espada de bronce [1]
Vulnerary [3]
Espada de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
345


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hana, samurái de Hoshido [ID]

Mensaje por Eliwood el Dom Feb 12, 2017 9:09 pm

¡Ficha aprobada! ¡Bienvenida!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
Espada de bronce [2]
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3724


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.