Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Takumi, prince of Hoshido [ID]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Takumi, prince of Hoshido [ID]

Mensaje por Invitado el Dom Feb 12, 2017 12:13 pm

Hoshido Takumi
Arquero
YOU ABANDONED YOUR FAMILY AND HOSHIDO. NOW PAY FOR YOUR BETRAYAL!

Datos
Nombre: Hoshido Takumi.

Edad: 16 años.

Clase: Archer.

Especialización: Arcos.

Afiliación: Hoshido.

Ocupación: Príncipe de Hoshido.

Personalidad
Eclipsado constantemente por la brillante reputación de sus hermanos mayores, se trata de una persona muy estricta, celosa y ansiosa de atención. Aspira incontables veces a la superación para recibir el reconocimiento que anhela en lugar de continuar siendo enmarcado por los logros de Ryoma y Hinoka. Esto ha provocado que genere un complejo de inferioridad sobre sí mismo, cuya solución consiste en el entrenamiento diario y forjar un carácter más fuerte que hoy en día lleva a cabo con gran esmero. Por lo cual, lo empuja a ser diligente con sus tropas. Da órdenes sin perder detalle de su alrededor y se siente capacitado para disolver la formación ante cualquier suceso inesperado. A pesar de que Takumi es un mal perdedor, nunca sacrificaría vidas innecesariamente y optaría por una retirada temprana antes de seguir atacando como pollo sin cabeza.

Duda plenamente de los extraños pero una vez que los acoge en su círculo de confianza pasado el tiempo, se digna a reconocer la falta de tacto en sus palabras y pide disculpas ipso facto. También se vuelve amable y pasa a priorizar el bienestar ajeno por encima del suyo propio comunicándolo indirectamente entre líneas, rechazando hasta la suposición o contradicción más obvia, pues cae más tarde en corregir su respuesta cuando todavía dura el diálogo antes de atreverse a expresar lo que realmente siente. Ofrece su ayuda sin esperar nada a cambio y gradualmente se vuelve tan honesto que les sonríe con mayor frecuencia. Los cumplidos y comentarios genuinos totalmente inesperados le hacen sonrojar. Al no verlos venir, la vergüenza invade sus mejillas y mete prisa por cambiar de conversación o en su defecto responde orgulloso de sus habilidades.

No tiene paciencia con aquellos sujetos que hacen payasadas y rara vez tolera o es partícipe de comportamientos absurdos. Es incapaz de aguantar bromas pesadas y mucho menos que se rían a su costa. Guarda un carácter muy irascible que deja escapar ante presencia nohria a modo de provocaciones e insultos consecutivos. Detesta el conglomerado de gente y se escabulle de los lugares muy concurridos cuando nadie le está observando. Nunca vacila en marcharse y dejar a la persona con la que discute con las palabras en la boca con tal de no escucharlo durante el resto del día. Aun así, cuenta con un habla formal digno de un príncipe cuando la situación lo requiere y modales igual de refinados.

Competitivo y fácil tanto de provocar como de manipular por esto mismo. Guarda gran devoción por la lealtad de sus súbditos. Siempre que tiene la oportunidad, les comunica su agradecimiento y se ofrece voluntario para ayudarlos en lo que haga falta. Es incapaz de perdonar a los traidores por mucho que le supliquen y mantiene un trato indiferente hacia los laguz. A pesar de estar en controversia con muchas de las opiniones de sus hermanos mayores cuando quiere solucionar los problemas en solitario para demostrar su valía, los quiere muchísimo y haría cualquier cosa por ellos. Es bastante apegado a Sakura al tratarse de la más joven de los cuatro.

Historia del personaje
Fruto del amor coexistente entre el rey Sumeragi y su primera esposa llamada Ikona. El esperado nacimiento de un tercer príncipe como posible sucesor a la Corona, supuso la alegría del pueblo hoshidano y Takumi fue bendecido al igual que sus hermanos mayores legítimos por la sangre de dragón de los antepasados de su padre. Por lo tanto, la gente generó gran polémica sobre las expectativas y el destino que le depararía el futuro junto a Ryoma y Hinoka como los siguientes eslabones fundamentales del nuevo imperio oriental. Hasta que el mozo alcanzara una edad contundente, la población continuaría depositando sus dudas en él por cada error que cometiera de cara al público. Sin embargo, su madre quiso asegurarse de que sus primeros años de vida los experimentara como cualquier otro niño antes de educarlo en materia.

Ikona crió a Takumi bajo el seno de un ambiente familiar, donde el cariño estaba a la orden del día y trabajaba las relaciones interpersonales con los sujetos de su entorno cotidiano. A pesar de las continuas ausencias de su marido por atender apáticamente las obligaciones de palacio, fue un partidario feliz de sus cuidados y le enseñó a valorar los lazos tanto afectivos como familiares por encima de cualquier otra cosa en el mundo. De este modo, el joven aprendió más tarde a través de la observación la disciplina de Ryoma y la amabilidad de Hinoka que rápidamente quiso poner en práctica por partes con la llegada de Sakura. Gracias a ella, dejó de ser el pequeño de la familia y asumió gustoso la importante responsabilidad de ser su hermano mayor.

El paso del tiempo condicionó que cultivara un carácter tanto llorón como asustadizo pero tras la inesperada y repentina muerte de Ikona, hizo que cambiara la perspectiva de lo que le rodeaba y su amable ser lo fue reservando para aquellos de su total confianza. Se rehusaba a cooperar con Mikoto cuando Sumeragi la acogió en casa junto a su única descendencia. Tenía el presentimiento que aquella mujer estaba adentrándose peligrosamente en terreno maternal y estaba confundido sin saber como debía reaccionar ante ella. No obstante, acabó aceptándola cuando Sumeragi la desposó en santo matrimonio y al poco después fue asesinado por el rey Garon de las tierras de Nohr. Por consecuente, pasó a ser Mikoto la actual soberana de Hoshido y junto con la ayuda del personal a cargo, prosiguió con la educación de Takumi.

Fue a partir de ese momento cuando empezó a sentirse desplazado e ignorado. No importaba cuantas veces perfeccionara sus artes marciales o el dominio de la espada para convertirse en un guerrero tan magistral como su difunto padre. Sus hermanos se llevaban toda la gloria mientras dentro de él se cultivaba un extraño odio-amor hacia ellos. Nunca estaba satisfecho y proseguía compitiendo por la atención y el reconocimiento de los que yacían a su lado. Actualmente, es famoso por el increíble dominio que tiene con el arco y lidera su propia infantería.

Extras
- Su plato preferido es la sopa de miso.
- Su cumpleaños es el 14 de diciembre.
- Desea tanto distinguirse de sus hermanos que la tela de su kimono es azul en lugar de roja.
- Tiende a padecer pesadillas sobre la muerte de algún ser querido.
- Siempre se ha sentido atraído por la historia y lee en sus ratos libres.
- Saca tiempo para dedicarse un poco a la caza, la pesca o el adiestramiento de sus vasallos.
- Según él, es el mejor jugador de shōgi de su familia.
- Se lleva bien con los niños y disfruta interaccionando con ellos.
- Rara vez cocina aunque curiosamente se defiende bien entre fogones.
- Es diestro con las artes marciales y la katana pero desde que Ryoma lo derrotó en un amistoso, dejó el adiestramiento para especializarse con el arco. También le enseñaron desde muy pequeño danza japonesa y a tocar instrumentos asiáticos como la shinobue con el propósito de reunir las disciplinas necesarias para dar una buena impresión en las ceremonias de Hoshido.

Prueba de rol
Ya veo. ¿Y dice que esta vez también se abasteció de los huevos? — El príncipe se levantaba tras agacharse a comprobar las enormes huellas que decoraban la escena del crimen. Junto a ellas se veían numerosos zarpazos en los tablones que conformaban el carcomido gallinero. Un total de cuatro aves fueron mutiladas la noche anterior y otras tres pasaron la velada en estado de shock hipovolémico. Según la información que había recopilado de la familia agricultora, un oso y su cría llevaban varias semanas invadiendo su parcela para alimentarse a su costa.

Nuestros hombres están haciendo todo lo posible para controlar la situación en otros lugares. Hasta entonces, espero que os sepa suficiente el comprometer mi arco para dar fin a vuestro problema. — Ambos padres eran conscientes del reciente asentamiento de emergidos que yacía en lo más profundo del bosque y que debido a eso, muchos de los animales salvajes de la zona se han visto obligados a expandir su coto de caza hasta los campos de arroz. La pequeña Mei se refugiaba tras las piernas de su madre sin soltar su caballo de paja ni quitar el ojo de encima de su ilustre eminencia. Takumi le devolvió la mirada indiferente y la joven se escondió tímida. — En fin, me marcho ya. — Volteó a observar tanto a la mujer como el hombre. — Gracias y siento no haber venido con antelación. Prometo regresar antes del alba. — Y sin dar tiempo aposta para responder la cuestión "y de lo contrario, ¿qué deberían hacer?" se fue sin dar mayor explicación del que quería. No deseaba involucrar a ninguno de sus hermanos a que le robaran la fama. Por ende, empezó con la cacería sin añadir ninguna palabra más.

Estuvo varias horas caminando por el bosque hasta que detectó al osezno junto a su madre desde la lejanía. Extremó el factor sorpresa y con mucho cuidado, arrancó unos hierbajos del suelo y los arrojó al aire para conocer la dirección que soplaba en ese preciso momento. El viento provenía del oeste por lo que no estaban oliéndolo y podía acercarse con calma. Una vez que estaba a la distancia adecuada, sacó tranquilamente una flecha del carcaj, tensó el arco y apuntó a la sien derecha del mamífero alfa. Se encontraba listo para disparar pero en ese preciso instante, el peludo animal escuchó el sonido de unos pasos acercándose. — Maldición. — Aun así, probó el tiro a ciegas antes de que desapareciera entre los matorrales y falló por muy poco. Chasqueó la lengua molesto, pasando a girar hacia donde provenía las zancadas y alzar los ojo estupefacto.

¡Cuidado! — Exclamó, advirtiendo de la segunda flecha que iba a impactar contra el antebrazo alzado del emergido. Delante del monstruo estaba Mei completamente indefensa en el suelo. Si hubiese traído a su Yumi Fujin en lugar de un arco corriente, le daría tiempo a probar un tercer intento. Soltó de inmediato su arma y corrió a su ayuda para no distraerse en guardarlo. Antes de que la bestia acabara dando el puñetazo, Takumi se interpuso en el trayecto y cubrió a la niña con todo su cuerpo absorbiendo el portazo de lleno en su hombro izquierdo. Conteniendo entre dientes el intenso dolor que sintió, rápidamente estiró el brazo derecho al interior de la funda, se giró y remató la bestia apuñalando un lado de su cara con la punta de una nueva flecha. Aquella entidad sacada del inframundo se desintegró entre tinieblas.

Vamos a ver... — Tras neutralizar la amenaza, el arquero buscaba las palabras adecuadas para no hacer sentir peor de lo que ya estaba la asustada infante. Por tanto, optó por fingir una actitud cualquiera aun costándole el respirar y el dolor intensificándose por el resto de su cuerpo. — ¿Se puede saber qué hacía fuera de sus aposentos a estas horas, princesa? — Posó las manos en ambos lados de la cintura simulando una situación ficticia donde ella era miembro de la realeza y él su humilde vasallo. — Si lo que quería era dar un paseo desde el principio, podía habérmelo dicho antes de irme. ¿Se encuentra herida? — A lo que la fémina mostró un pequeño rasguño en su rodilla y otro en el dorso de la mano. Takumi se hizo el sorprendido. — ¡Vaya! Si es que no os puedo dejar sola ni un segundo. Estaros quieta para que la magia surja efecto. — A continuación, se puso de rodillas frente a ella y acercó la extremidad herida de la pequeña para depositar un gentil y delicado beso sobre el rasponazo. — Mejor, ¿verdad? — Mia respondió a la sonrisa del muchacho con otra sacada de su propia cosecha. Luego, recuperó el arco y cargó en volandas a la niña como si de una verdadera damisela se tratara. — Volvamos antes de que se enfríe el desayuno. Tengo tanta hambre que me comería una vaca con pelo y todo.

Después de aquel susto, lograron volver a la caseta entre carcajadas y los padres de Mei invitaron al muchacho para atender su herida. Volvería a dar caza a ese dichoso oso en cuanto estuviese capacitado para tomar el arco nuevamente. Una vez en casa, se rehusó a contar los detalles que conllevó el moretón bajo los vendajes de su hombro. — ¿Cuántas veces voy a decirlo? Estoy bien. Sigue trabajando y déjame solo. — A lo que intentó estirarse para alcanzar el vaso a su lado pero se quedaba a medio fuelle con el brazo malo. — ... — Observó a la criada en silencio conteniendo las ganas de gritar frustrado. — Dame el agua.

avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Takumi, prince of Hoshido [ID]

Mensaje por Eliwood el Dom Feb 12, 2017 2:53 pm

¡Ficha aprobada! ¡Bienvenido!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1285


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.