Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Mensaje por Kmone el Mar Feb 07, 2017 9:39 pm

El entrenamiento con el arco ya se había convertido en rutina, apenas había pasado una semana desde que empezó a practicar pero Kmone ya podía dispararles a las aves que volaban a su alrededor y matarlas de un solo tiro, por supuesto no era algo que hiciera puesto que sería "extraño" y "desalmado", prefería no hacerse esa fama porque lo terminaría llevando por mal camino.

También se había hecho rutina el ir a "su lugar" al terminar de entrenar, un lugar donde había unas rocas en las que se podía apreciar el mar tranquilamente, era una parte alta de la isla y al acercarse al borde había una gran caída que daba contra rocas y mar, a mitad de la caída había unas rocas grandes de distintas formas, en la que Kmone disfrutaba sentarse era una en la que entraban dos personas, era como una gran pelota de color gris pero muy dura, solía saltar hacia ella desde la cima del barranco y caía apoyando su pie derecho primero y lo flexionaba hasta que apoyaba también el izquierdo así amortiguaba el golpe.

Ese día a diferencia de los demás no estaba pensando en algo específico, solo se había limitado a apreciar el paisaje, el sol hacía que el mar se vea más bello que de costumbre, ese día el agua estaba tan transparente que se podía ver el fondo, los peces nadaban despreocupados, comiendo lo que sea que coma un pez en la superficie otros eran presas de peces más grandes y otros, se alimentaban del moho que había en alguna de las piedras parecidas a en la que estaba Kmone pero con la diferencia que lógicamente esas estaban bajo el agua. En el ambiente podía sentirse el olor al mar era más agradable ese día porque si bien era más leve estaba presente y finalmente la suave brisa que refrescaba a Kmone de a ratos, no tenía problemas con el calor pero, el andar vestido con armadura y ropa negra no es lo más fresco del mundo, aunque la armadura sea en partes reducidas del cuerpo sigue siendo calurosa.

Ese día al cabo de unas horas Kmone se durmió sentado allí, estaba tranquilo y las voces no estaban molestando, no tenía que estar concentrándose en no enloquecer. Despertó horas más tarde, ya era de noche recordó algo que Ches le había dicho anteriormente "¿Vas a seguir por acá? Si lo haces podemos volver a vernos algún día y, ya sabes. Intentar que nadie llore esta vez." Quizás podría compartirle esa preciosa vista entonces, se paró y fue a la posada que le había indicado, no era demasiado tarde puesto que todavía había algo de luz.

No tardó demasiado tiempo en llegar hasta la posada que le había indicado, por uno de los costados de las casas junto a la posada se trepó ayudado de un muro, saltó y subió al techo de la casa una vez allí tomó carrera y subió al techo de la posada. Empezó a observar una por una las habitaciones de arriba pero todas tenían las cortinas cerradas, casi sin esperanza y con resignación de que tendría que entrar a preguntar por ella, la última habitación que miró tenía las cortinas abiertas pero la ventana cerrada, dentro pudo ver un cabello verde. Kmone dejó escapar una sonrisa que la cubría su bufanda y bajó del techo al pequeño balcón, una vez allí golpeó la ventana tres veces.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
127


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Mensaje por Ches el Mar Feb 07, 2017 11:04 pm

Se había quedado en la posada que Kmone le había mencionado por días, resulta que estaban necesitados de mano de obra así que aprovechó a tomar el trabajo y descansar un poco de sus viajes, pagando el techo y la comida con tareas y recados que cumplía durante el día.
El dueño del lugar era un hombre mayor llamado Davos, un hombre que en su pasado había sido  un temible bandido que había cometido las peores de las fechorías. Hombre alegre y amable que ahora manejaba aquella posada, un negocio familiar. Él atendía a los clientes bajo las órdenes y ojo vigilante de su esposa Janine, una mujer de carácter fuerte que acostumbraba estar a cargo de la cocina. De hacer las habitaciones y atender a quienes venían por comida se encargaban ambos repartiéndose el trabajo normalmente otorgado a su hijo Orvis. Un joven insolente e irresponsable que parecía estar en medio de su etapa rebelde.
En los días que llevaba allí Ches dedujo que debía agradecerle a sus rabietas por aquél trabajo.

Su ropa de viaje se había reducido considerablemente sólo a sus botas, la daga dentro de ellas, pantalones y la remera. El clima cálido de Senay le hacía molesto llevar su camiseta y la seguridad del lugar le animaba a dejar de lado su capa, los protectores de sus brazos y piernas, su cinturón con sus cosas en la posada, también la mascara que era su última adquisición y aún no se acostumbraba a llevar colgando alrededor de su cuello. Hasta en los últimos días ni se había molestado en vendarse el pecho.
La mañana en que bajó para presentarse al trabajo sin su “disfraz”, si podía llamársele así, Davos y Ortis no cabían en sí de la sorpresa, aunque Davos tenía sus sospechas. Janine por otro lado sólo rió, ella tenía la costumbre de, de alguna forma, saberlo siempre todo.

Esé día había pasado horas en la cocina ayudando a cocinar y pelando papas, zanahorias y otras verduras antes de que la hicieran ir al mercado para abastecer el inventario de comidas. Ya había comenzado a oscurecer así que solo le pidieron revisar un par de habitaciones que habían sido liberadas y cambiarle las sábanas a las camas, luego tendría que lavarlas pero eso podía esperar a mañana.

Ésa fue su última tarea antes de que sea libre de subir al cuarto que le habían otorgado a descansar junto con una bandeja de comida hecha con las sobas del día y que luego tendría que limpiar junto a los platos que seguro habría sucios en la cocina por la mañana.
Estaba comiendo su cena y planeando luego en darse un baño antes de acostarse a dormir cuando sus planes fueron interrumpidos por unos suaves golpes en la ventana y una cabellera blanca que ya no esperaba volver a ver.

Se levantó de la mesa que había apretujada en un rincón de la pequeña habitación y fue masticando el bocado que había llevado a su boca hasta que llegó a la ventana, tragó y la abrió con una sonrisa.

- Hey! Kmone! ¿Cómo va todo? Pensé que ya no te vería. - Lo saludó haciéndose a un lado para que pudiera pasar. - ¿Quieres un poco? - Le preguntó señalando hacia el plato a medio acabar.


Última edición por Ches el Miér Feb 08, 2017 1:31 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- ALTEA (REGNA FEROX) -

Clase :
Trickster

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Vulnerary [7]
Concoction [3]
Gota de Veneno [1]
Báculo de Heal [2]
Kunais de acero [4]

Support :
Kmone
Dunstan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
231


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Mensaje por Kmone el Miér Feb 08, 2017 1:26 pm

Ches no tardó en abrirle la ventana e invitarlo a pasar, incluso le había ofrecido comida hecho que sorprendió a Kmone -No... No es necesario... Es tu comida.- Dijo mientras negaba con la cabeza, accedió a entrar en la habitación de la dama mientras pensaba en cómo le diría para ir hasta ese lugar que el disfrutaba, estaba ansioso por ver lo que sería compartirlo con otra persona.

Había algo ese día diferente en Ches ese día, Kmone se tomó unos segundos para observarla detenidamente ¿qué podría ser? Al notar que estaba mirándola demasiado tiempo se sonrojó y desvió la mirada ¿pechos un poco más... Grandes? ¿Eso era? De todos modos no importaba pero el albino ya se había sonrojado, se levantó la bufanda para poder cubrirse por lo menos hasta la nariz. -La última vez no respondí... Preguntaste si nos veríamos.- Suspiró aliviado por no haberse trabado al hablar. -Supongo que... Aquí está la respuesta ¿no? Nos hemos vuelto a ver al final.- Hizo una pausa pensando en qué podría decir, estaba dando demasiadas vueltas -Esta vez nadie llorará.- Dijo intentando bromear pero no le salió, no sabía cómo bromear aunque si alguien podía enseñarle una cosa tan inútil como aquella "bromear" era Ches.

Soltó un suspiro, se acercó a la pared mirando hacia afuera y dijo: -Cuando termines de comer ven conmigo, te mostraré algo.- La luna estaba alta en el cielo, era luna llena, en ese lugar probablemente no se vería demasiado pero si lo necesario, las luces del puerto que no estaba muy alejado y la luna servirían pero, si hacía falta algo más Kmone llevaba alguna vela que podría prender, eso solo para llegar al lugar porque una vez allí sería cuestión de aguzar los otros sentidos, olfato y escucha sobre todo. -¿Qué dices?-
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
127


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Mensaje por Ches el Miér Feb 08, 2017 2:27 pm

Ches se encogió de hombros por su negativa, volvió a sentarse a su mesa para seguir comiendo y con comida en la boca comenzó a decir antes de tragar y continuar - Pwedws… sentarte si quieres. - Señaló con el tenedor hacia la cama que tenía las sábanas revueltas que no se había molestado en estirar aquella mañana, el único lugar libre del pequeño cuarto.

Siguió comiendo mientras Kmone hablaba e hizo una pausa para reír aunque el comentario había sido dicho con un tono demasiado serio como para ser una broma, cosa que lo hacía aún más gracioso. - Más te vale. Sino la próxima que te vea salgo corriendo. - Lo amenazó en broma, apuntándolo con el tenedor.

- Digo que te falta sermonearme por seguir a extraños ve a saber a dónde a mitad de la noche. - Le respondió accediendo a su invitación por más que lo que en verdad quería en ese momento era dormir, estaba cansada de andar haciendo cosas todo el día y el haber acabado de comer lo empeoraba. Pero acompañar al albino probablemente valdría la pena lo suficiente como para sacrificar una noche de sueño… O eso esperaba, sino de alguna forma u otra se lo haría pagar.

Terminó los últimos bocados de su plato. - Por cierto, veo que ya no eres un desastre. - Comentó refiriéndose a su nuevo atuendo que ya no estaba gastado y destrozado sino nuevo e impoluto. Su cara seguía estando cubierta en vez de por un máscara ahora por una bufanda y el color negro le daba un aire aún más siniestro que antes y aunque se veía algo amenazador no era como si Ches fuera a inmutarse por ello.

- Ya, ¿Vamos? - Le preguntó acercándose a su invitado para revolverle el pelo, cosa que había querido hacer desde que apareció en su ventana. - ¿Podemos salir por la puerta? - Agregó divertida no sabiendo qué planeaba el otro.


Última edición por Ches el Miér Feb 08, 2017 5:53 pm, editado 1 vez
Afiliación :
- ALTEA (REGNA FEROX) -

Clase :
Trickster

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Vulnerary [7]
Concoction [3]
Gota de Veneno [1]
Báculo de Heal [2]
Kunais de acero [4]

Support :
Kmone
Dunstan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
231


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Mensaje por Kmone el Miér Feb 08, 2017 5:32 pm

Kmone había negado el ofrecimiento de Ches amablemente, sentarse en la cama de otro era extraño y si era de una mujer lo era más aún. Al escuchar la "amenaza" de la ladrona, el albino esbozó una sonrisa definitivamente tenía mucho que aprender si pretendía bromear en algún momento, quizás debería recordar su época de niño arrogante que pensaba que podía contra el mundo solo por asesinar a muchos magos, sin embargo haciendo un poco de memoria lo que decía no era gracioso porque degradaba a su víctima algunas veces, las pocas que hablaba con ellas y, si hablaba con ellas era porque no eran magos.

Estaba mirando a la luna cuando le sorprendió la pregunta de Ches, volteó para mirarla y rió por lo bajo -No eres una niña y... Yo no soy un desconocido.- Volvió a reír cuando terminó de hablar, todavía estaba sonrojado y sonreía era una sonrisa débil pero su bufanda lo tapaba, cuando Kmone terminó de hablar volvió a mirar a la luna como si estuviera pensando en algo que, en realidad no pensaba en nada, la luna llena era bella solo eso.

Volvió a sorprenderse cuando Ches habló entonces, le dirigió la mirada -Lo sé... Me he civilizado un poco. Hacía mucho tiempo que no tomaba un baño y...- No pudo terminar su frase, había hablado de más, a quién le importaba hace cuanto no tomaba un baño, giró su cabeza para mirar hacia afuera nuevamente antes de continuar hablando. -Y... Y... Y es agrada-ble... El... El pelo se siente... Mejor.- Se mantuvo en silencio hasta que Ches se le acercó y le removió el pelo, hecho que le sacó una risita al albino, estuvo a punto de hacerle lo mismo pero se contuvo, recordaba que no era mayor que ella y todavía no sabía si tenían confianza o si a ella le gustaba él por el comentario que había hecho en la taberna, por suerte en ese momento no se pasó por su cabeza el beso en la mejilla porque le hubiera dificultado más a Kmone el expresarse con Ches. -Vamos.- Contestó pero no se movió. -Por la puerta hay demasiada gente. Si quieres ve, yo... Bajo por donde subí, si quieres puedo ayudarte a bajar también...- Tragó algo de saliva, suspiró y saltó hacia el techo de la casa de al lado, luego empezó a bajar ayudándose de unos ladrillos salidos hasta llegar al suelo. Levantó la mirada para observar a Ches. -¡¿Te ayudo o vas por la puerta?!- Gritó mirando al balcón.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
127


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Mensaje por Ches el Miér Feb 08, 2017 6:21 pm

- Jajajajaja, sí. Ahora está más suavecito. - Se rió soltando su cabeza cuando terminó de sacudirle el pelo. Creía haber escuchado al albino soltar una risita pero no estaba segura y si tenía que apostar, lo haría a que habían sido imaginaciones suyas. - Y es cierto, no eres un desconocido pero tampoco puedo decir que te conozco. - Se encogió de hombros y se dio vuelta para terminar de un trago el agua que había en su vaso y agarrar la bandeja de comida ahora vacía.

Para cuando volvió a darse vuelta, Kmone ya había bajado y llegó su grito desde la calle. - ¡Tengo que llevar esto a la cocina, te veo abajo! - Le gritó en respuesta asomándose a la ventana y señalando la bandeja que desde abajo el otro no podía ver.

Cuando salió de su habitación y mientras bajaba la escalera se cruzó con Davos que le preguntó algo molesto. - ¿Vos estabas gritando? Vas a molestar a los clientes. - A lo que Ches no pudo más que disculparse y anotar no volver a hacerlo si quería conservar aquel trabajo un tiempo más.

En la cocina se cruzó a Janine que le dio las buenas noches pero al verla dirigirse luego hacia la puerta de salida en vez de de regreso a las habitaciones le preguntó a dónde iba. - Salgo un rato con un amigo que pasó a saludar. - Le dio una respuesta simple e ignoró la mirada pícara que la mujer le dedicó. No estaba segura de si considerar a Kmone como un amigo pero si a los marineros con los que había viajado los había llamado así, entonces el albino tenía más razones para ganarse aquél título. Que dijera que lo fueran no precisamente significaba que lo eran.

Salió de la posada sin más demora y desde la puerta principal inspeccionó las calles hasta divisar la cabellera blanca que buscaba y acercarse a ella. - Ya, ¿Dónde vamos? - Le preguntó curiosa, dispuesta a seguirlo.
Afiliación :
- ALTEA (REGNA FEROX) -

Clase :
Trickster

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Vulnerary [7]
Concoction [3]
Gota de Veneno [1]
Báculo de Heal [2]
Kunais de acero [4]

Support :
Kmone
Dunstan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
231


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Mensaje por Kmone el Miér Feb 08, 2017 8:12 pm

Kmone se sintió aliviado al escuchar que Ches bajaría por las escaleras de la posada, no era una caída alta pero tampoco era baja, se podría haber hecho daño además si no era precisa al saltar podría haber caído del tejado lo que hubiera sido todavía peor, Kmone hubiera podido salvarla de todas formas pero se hubiera llevado un gran susto.

Caminó hacia la calle y volvió a mirar la luna, afortunadamente en esa zona no había edificios demasiado altos y podía verse bien la luna, era un día extraño, la luna era bonita pero extraña algo pasaría ese día, era algo que Kmone no dudaba hasta se podría decir que lo estaba esperando con ansias y también con miedo, en su caso lo inesperado no solía ser bueno generalmente era encontrarse con algo que termine atacándolo, pero allí en Senay no podría pasar eso porque nadie es tan estúpido ni siquiera bandidos en barco atacarían Senay, solo quedaban dos respuestas para el ladrón, se equivocaba que sería lo mejor o vendrían emergidos pero ¿de dónde?

Ches tardó más de lo esperado en salir de la posada, entonces Kmone se sorprendió por la pregunta que le había hecho -¿Oh?- Se giró hacia ella. -¡Ches! Estaba distraído.- Dijo volviéndose a la luna. -Ya verás... Es... Es un lugar tranquilo donde se puede ver la luna más bella de lo que ya se ve desde aquí.- Para el albino había sido raro decir esa última frase pero no se quedó demasiado tiempo pensando en ello, se subió la bufanda un poco para cubrirse la nariz y empezó a caminar. La bufanda era más difícil usarla para cubrirse que la máscara porque se caía cada tanto pero no daba una impresión demasiado vulgar, el sentimiento del día extraño se hacía mayor para Kmone. Podía sentirlo todo, escuchaba los pasos en el suelo adoquinado, no había nadie caminando cerca de ellos, escuchaba los pasos de algunas casas en el suelo de madera pero no se había concentrado en ello, quizá fuera exagerado pero eso le inquietaba, quizás había desarrollado una habilidad nueva o quizás simplemente eran ideas suyas y seguía dormido sobre la piedra.

Luego de unos minutos caminando volvió en si y agitó la cabeza para despejarse, sentía un gran dolor de cabeza, al parecer se había estado concentrando sin darse cuenta pero ¿cómo era eso posible? El albino continuó caminando un tiempo más con la cabeza baja hasta que decidió romper con el silencio. -Tu no me conoces... Yo no te conozco... Bueno... Si... Si me conoces, te he revelado mucho de mi.- Suspiró y continuó -Me quede solo desde pequeño y luché para sobrevivir, robe mucho... Te toca.- Dijo dirigiéndole la mirada, ya había dicho demasiado de su vida con esa pequeña frase, no había mucho más que decir, si, podía especificarlo más pero no con alguien que conoció hace relativamente poco.

Kmone no tenía planeado más que escuchar la respuesta de Ches el resto del viaje, no tenía planeado hablar, no quería hablar de su pasado porque temía que terminara insultándolo y llamándolo asesino aunque ella probablemente ya sabía que era un asesino y no había dicho nada.

Caminaron durante casi media hora, Kmone no iba demasiado rápido para poder caminar al par de la joven de cabellos verdes, finalmente llegaron al barranco y el albino corrió hacia él. -Es aquí sígueme.- Dijo antes de saltar para caer en la gran piedra que le gustaba para admirar el paisaje, una vez allí se dio vuelta y miró hacia la cima del barranco de donde había saltado, no era demasiado alto quizás un metro pero era peligroso si caías mal. -Si necesitas ayuda para bajar dilo.-
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
127


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Mensaje por Ches el Miér Feb 08, 2017 9:49 pm

Bien. Para ser sincera eso no se lo esperaba. No veía al chico como del tipo que apreciara cosas como la belleza de la luna y menos que la invitara a verla.
Por primera vez aquella noche alzó la vista para contemplar el cielo y confirmó que lo que había dicho era cierto. Era una vista estupenda.

Comenzaron a caminar y esta vez Ches encontró más fácil de lo normal mantenerle el ritmo, hasta en vez de seguirlo detrás como hasta entonces había tenido de hacer, veía fácil el caminar a su lado.
El problema eran… Los minutos de silencio que reavivaban su sueño.

Estaba con la boca abierta medio cubrir con una de sus manos, cuando al fin Kmone rompió el silencio y Ches terminó su bostezo con varias risas. ¿Qué clase de forma de hablar sobre uno y su pasado trágico era aquella? - Creo que me fue algo mejor: Me aburrí, hui de casa. Recorrí el país hasta que lo destrozaron los emergidos. Volví a huir. Viajo sin rumbo desde entonces. Nunca más volví a casa ni sé qué fue de mi familia. - Le respondió del mismo modo en que él había hablado.

El silencio invadió el resto de la caminata provocándole otro bostezo y cuando al fin llegaron al barranco que Ches creyó era el destino, Kmone saltó indicándole que no lo era, sino la piedra que había más allá.
- Nah, yo puedo. - Rechazó el ofrecimiento viendo que no era una gran distancia a saltar y llegó de ese modo sin aterrizando en un pie sin ningún problema hasta que apoyó el otro y cambió su centro de gravedad donde el último pie apoyado resbaló por la tierra suelta que había en la superficie de aquella roca y buscando retomar el equilibrio se sujetó del brazo de quien tenía al lado.

Bufó molesta. - Te gustan estos lugares en los que si pisas mal estás muerto? - Preguntó sin soltarse de su brazo. Más que la caída que había bajo sus pies temía al agua que había al fondo. Aunque sobreviviera la caída, si terminaba en el agua sería una muerte segura.

- Por cierto no creo que saber algo de tu pasado me haga conocerte. - Agregó luego retomando el intercambio de palabras que habían tenido de camino allí. - Lo que conocía era que eras un malhumorado al que le gustaba dar sermones. Ahora sé que te gusta dar sermones pero que no eres tan malhumorado. Creo que tienes algún tipo de trauma con tu pasado o algo, ¿lo repites mucho sabes? - Preguntó divertida mientras decía lo que creía saber del peliblanco y prefirió omitir que probablemente ese pasado tuviera algo que ver con la otra cosa que ya había repetido un par de veces, que había matado gente y que era un asesino. El albino nunca pareció mencionar aquello precisamente orgulloso o feliz sino todo lo contrario o como advertencia. Se encogió de hombros. - Supongo que intentas redimirte o algo por el estilo. No veo por qué sino te molestarías en intentar darle consejos a una desconocida cualquiera, ni que luego digas te sentirías culpable de que le suceda algo. - Expresó sus conjeturas y luego sonrió antes de agregar. -¡Oh! Y que a veces das miedo. No sé si ya tenté mi suerte un par de veces o si en verdad eres demasiado bueno. - Rio consciente de que había pasado la raya probablemente más de una vez hasta que divisó algo en el horizonte que le llamó la atención.

- ¿Qué es eso? -
Preguntó curiosa señalando hacia una sombra que contrastaba con el reflejo de la luna sobre el mar. Parecía ser un barco.
Afiliación :
- ALTEA (REGNA FEROX) -

Clase :
Trickster

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Vulnerary [7]
Concoction [3]
Gota de Veneno [1]
Báculo de Heal [2]
Kunais de acero [4]

Support :
Kmone
Dunstan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
231


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Mensaje por Kmone el Jue Feb 09, 2017 8:01 pm

A Ches le había ido sorprendentemente mejor en la vida, Kmone no se había equivocado un poco, se había equivocado mucho hasta se podría decir que la persona que salvó semanas atrás era completamente diferente a la Ches que tenía en frente, pero eso ya no importaba, de alguna manera su compañía había terminado sin ser desagradable y era compañía algo que se podría decir el albino no tuvo nunca o casi nunca.

Aunque Ches había dicho que no necesitaba ayuda, Kmone estuvo atento de igual manera después de todo la falta de miedo podría provocar muerte, el miedo mantiene alertas a las personas, el miedo las mantiene cuidadosas. Cuando ella saltó al caer casi resbala, Kmone no tardó en tomarla del brazo aunque ella fue rápida y agarró el brazo del joven albino al mismo tiempo que él el de ella, en ese momento Kmone inspiró hondo y soltó el aire lentamente, se asustó pero al final no había pasado nada; por esa vez dejaría pasarlo, no diría nada es decir que no la reprocharía.

-Ja ja ja ja no lo entiendes... Para mi no es peligroso directamente... Pero... Pero no es por eso... Arriba puede que me vea alguien y me moleste o me mire mal o lo que sea.- Respondió y luego suspiró. -Aquí no me ve nadie además se escucha mejor que arriba... El mar... El mar se escucha mejor.- Intentaba explicar el lugar cuando había traído a Ches hasta allí justamente para mostrárselo, cuando se dio cuenta de ello cerró su boca y esperó que ella pudiera verlo, con su brazo libre se subió la bufanda que se había bajado un poco, no le gustaba mostrar su boca y, su nariz si la podía tapar mejor pero no era para tanto.

Seguía sujetando su brazo solo porque ella todavía sujetaba el de Kmone. El albino se extrañó ante la afirmación de Ches pero no dijo nada porque al parecer ella estaba por explicarlo, luego de escucharla lo entendió y no pudo evitar reír fuerte. -Bueno... Malhumorado soy... Bastante. Sermones no me gusta dar, de hecho eres la primera persona a la que "sermoneo". Increíblemente disfruto de hablar con otra persona, no puedo explicarlo... En cuanto a lo demás es correcto, intento redimirme pero no lo haré nunca.- Se detuvo por un momento, se dio cuenta de que no le estaba costando hablar con Ches, ella no parecía tener malas intenciones para con Kmone, era una persona más podía hablar con ella tranquilo, esbozó una sonrisa que estaba cubierta por la máscara y continuó hablando. -Mira... Te ayudé porque ya no quiero cargar con más muertes. Si pasaste el límite varias veces y la última estuve a punto de usar el alfiler con el que uniste mi máscara.- Suspiró. -Y la única razón por la que te digo todo esto es porque si ya no has huido y me has llamado "asesino"... Ya no lo harás... Pero... Si continúas pasando la raya te ganarás una reprimenda de aquí en adelante, una dura... pero solo eso. Ahora aprecia este lugar.- Cuando terminó de hablar vio lo estúpido que probablemente había sido lo que dijo y rompió a reír.

Las risas del albino fueron interrumpidas por la pregunta de Ches, se giró para mirar lo que parecía ser un barco, entrecerró los ojos y los observó con más atención, había algo raro en ese navío. Pocos segundos más tardes divisó una bandera, la bandera de Renais. -Emergidos... Van al puerto.- Miró hacia abajo, había algo parecido a una escalera pero con piedras un poco más pequeñas que sobre la que estaban parados, las piedras bajaban hasta el mar y a partir de allí hacían un camino hasta el puerto, Kmone lo sabía porque ya había pasado alguna vez por ahí.

Todas las piedras estaban a un metro de caída, había cuatro antes de la superficie del mar, cada una más pequeña que la otra por lo tanto más difícil de aterrizar. -Iré al puerto, necesitarán ayuda.- Dijo Kmone sin saber si debía pedirle a la joven que lo acompañe o simplemente decirle que se vaya. -Preferiría que te vayas o te quedes aquí... Pero toda la ayuda posible nos vendrá bien.- Tragó saliva antes de soltar el brazo de Ches y mirar su mano para que ella soltase el suyo, listo para empezar a saltar por las rocas y llegar al puerto en menos de dos minutos. Si lo hacían por arriba el camino hasta el puerto serían casi ocho minutos corriendo y el asesino quería llegar cuanto antes, no quería ver morir a nadie además debía advertirles, era de noche y no había visto ningún halcón todavía.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
127


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Mensaje por Ches el Jue Feb 09, 2017 9:10 pm

- ¡Ahí! - Señaló Ches de golpe luego de haber escuchado lo que decía, verlo sonreir y oírlo reír con ganas, cosa que le tomó por sorpresa. - ¡Tienes que reír más seguido! - Le reprochó. - Es cierto que necesitas de más compañía. Seguro que la falta de ella formó tu malhumor… ¿¡Emergidos!? - Estaba bromeando cuando la afirmación de Kmone arruinó todo el buen humor que había tenido desde que había llegado a Senay.

Su primer reacción habría sido darse vuelta e irse de allí lo antes posible pero suspiró y miró hacia las mismas rocas que miraba Kmone que parecían crear un camino directo al puerto.
Suspiró. Apenas había tenido tiempo de contemplar el lugar que Kmone había querido mostrarle, estaba cansada de trabajar todo el día y hacía tiempo ya que no se cruzaba con esas cosas. Era obvio que iban a aparecer tarde o temprano. Estaban en todos lados. Si hace tiempo no las veías es porque iban a aparecer en cualquier momento.

Soltó una risa y no pudo evitar soltar el comentario. - ¡Si no es llorar son emergidos! Puede que la próxima vez que te vea si termine huyendo. - Bromeó y soltó un par de risas antes de volver a suspirar y murmurar de forma casi inaudible. - Yo también preferiría huir. - Pero estando en una zona poblada como estaba seguro habría mucha gente defendiendo así que no sería un emprendimiento suicida. Hasta podía llegar a ser algo fácil y tal vez podría conseguir algo de todo ello. Algún dinero de recompensa tal vez… Pensó positiva intentando convencerse de algo que no quería hacer.

En realidad, no quería volver a huir sin saber del destino de quienes dejaba atrás, como la agradable familia de la posada que le había dado trabajo, o el chico albino que tenía en frente con ese maldito complejo de redimido.

- No sería la primera vez que voy contra Emergidos. - Comentó al fin encogiéndose de hombros como si hablara de algo normal y no tuviera el miedo que tenía. - Además, ahora tengo un guarda espaldas que no va a dejar que me pase nada ¿No? - Bromeó sacándole la lengua. - ¿Es por acá cierto? - Preguntó señalando al camino de rocas y sin esperar respuesta se adelantó y comenzó a saltar. No quería seguir esperando, si lo hacía no tardaría en correr hacia la dirección contraria.
Afiliación :
- ALTEA (REGNA FEROX) -

Clase :
Trickster

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Vulnerary [7]
Concoction [3]
Gota de Veneno [1]
Báculo de Heal [2]
Kunais de acero [4]

Support :
Kmone
Dunstan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
231


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Mensaje por Kmone el Vie Feb 10, 2017 12:15 pm

¿Tenía que reír más seguido? Quizás, lo haría siempre que la situación se lo permita pero por más que le hubiera hecho gracia el comentario de Ches la situación no se lo permitía. Lo cuál era molesto porque parecía que finalmente estaba teniendo una conversación coherente con la ladrona -Si emergidos... O Renais volvió del infierno, hecho que creo imposible.- Estaba listo para saltar ni bien Ches le soltara el brazo.


La tensión en el ambiente se rompió de golpe con la risa de Ches ¿cómo podía reír en un momento así? Para empeorar las cosas, la joven de cabellos verdes hizo un comentario que molestó a Kmone e hizo que la mirara fijo fulminándola con su mirada, pero el enojo se transformó en alivio cuando escucho que ella prefería huir, si bien no era una niña sus habilidades de batalla no eran lo suficientemente "buenas" según el albino, todavía le faltaba práctica, mucha práctica.

Kmone estaba a punto de saltar cuando Ches volvió a hablar, había estado deseando profundamente que se quedara callada y solo se fuera pero no, estaba por hacerse la valiente e iría a pelear contra los emergidos, el albino tomó aire y suspiró pesadamente. De repente un gran peso se posó sobre los hombros de Kmone, el era responsable de que Ches saliera ilesa de la batalla, tragó saliva intentando decir algo pero solo pudo asentir cuando ella le preguntó por donde era. No tardó en saltar detrás de ella ya con miedo de que se callera y golpeara contra las rocas aunque, increíblemente la joven estaba demostrando una gran destreza. Una vez que llegaron al nivel del mar no tardaron demasiado en llegar hasta el puerto, el camino estaba hecho de tal forma que se podría decir que había sido a propósito, las rocas del tamaño un poco más grande que el pie del ladrón estaban dispuesto casi en línea recta en dirección al puerto.

Al llegar al puerto el albino abrió grande sus ojos, la pelea ya había empezado quién sabe a saber hace cuanto, había cadáveres de emergidos y humanos, halcones y mercenarios peleando con arcos y espadas principalmente, por el lado de los emergidos la mayoría poseía hachas o dagas, piratas. La ira invadió a Kmone y al pisar tierra ignoró completamente a Ches, corrió directo hacia un emergido que estaba a punto de matar a un arquero de un hachazo. En el camino desenvainó su daga y al estar cerca saltó hacia el enemigo para tener más fuerza a la hora de clavarle la daga en el cráneo. El arquero agradeció al albino que intentó llamar la atención de un halcón y cuando por fin lo consiguió dijo: -Vienen barcos con la bandera de Renais, solo vi a uno pero no dudo en que podrían ser dos o tres.- Kmone indicó una dirección y el laguz no tardó en volar hacia ella. Por supuesto el albino no podía mantenerse quieto, usaba su agilidad y su daga para acabar con todos los emergidos que podía.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
127


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Mensaje por Ches el Vie Feb 10, 2017 10:11 pm

… ¿Qué hacía allí? Recién al llegar y divisar la batalla se dio cuenta hacia qué había corrido por voluntad propia. Había ido hacia algo que de lo que siempre huía y evitaba a toda costa. La escena ante ella le revolvió el estómago y no pudo entender cómo Kmone corría a participar de aquello, de forma voluntaria y con decisión.

En ese momento las razones que la llevaron allí ya no eran válidas. ¿Qué importaban aquellas personas? ¿Qué importaba la gente amable que la había albergado? ¿Qué importaba el peliblanco con principios suicidas? Nada. No valían aquello, no el arriesgar su propia vida y pasar por esa horrible situación.
Lo sabía y lo había sabido desde un principio. Por eso se había apresurado a ir sin detenerse en pensar sobre las excusas con las que se había empujado a estar allí. Porque sabía que aunque fueran buenas razones no consideraría que valieran la pena. Ahora le sería difícil huir y si lo hacía tendría la excusa de que lo había intentado.

Era la primera vez que encaraba un encuentro con emergidos en el que no la habían tomado por sorpresa y había sido involucrada sin que pudiera hacer nada al respecto.
- Soy una idiota. - Se reprendió con un divertimento cínico. Desde que habían llegado y Kmone se había adelantado a pelear, ella se había quedado en el lugar, al margen de todo aquello, sólo se había agachado para sacar el arma de su bota.

Estaba por darse vuelta e irse por donde había llegado cuando como había sospechado, tomó la decisión demasiado tarde. No hay tiempo para decisiones en medio de una batalla. No hay un ”estar al margen de ella”, si estas cerca y no te le acercas ella se te acercará.
Ya era tarde para irse, no podía dar media vuelta cuando se defendía de los ataques de un Emergido y sabía era el objetivo de otro que se acercaba sediento.

Quería vomitar. Quería llorar e irse de allí. Quería escuchar una buena historia divertida y que tenga final feliz para olvidarse de aquello mientras bebía una buena taza de chocolate caliente. Pero no podía huir de la realidad. Como le había enseñado su padre, eso podría hacerlo después pero nunca en medio de una batalla… Aunque… nunca había mencionado nada acerca de no reír y a medida que Ches se envolvía cada vez más en la pelea y el planear una huida se le hacía cada vez más y más difícil, sumándosele obstáculo tras obstáculo, no pudo evitar comenzar a reírse de sí misma y de su estupidez.

Luego de deshacerse de los primeros Emergidos que habían ido a por ella se vió atrapada en la combate y no tuvo otra opción que continuar luchando con la esperanza de que en algún momento dejaran de aparecer enemigos o se le presentara una buena oportunidad para escapar.

Encontró una forma de luchar que se le hizo fácil, aprovechando la distracción de los emergidos que luchaban contra otras personas para derrotarlos con una puñalada certera al cuello, cien o al corazón. Aún si fallaba causaba una distracción suficiente como para facilitar que el contrincante principal del Emergido terminara el trabajo. Además así se mantenía siempre en movimiento por el campo de batalla y evitaba en gran medida que la tomen de objetivo. Sólo un par de veces tuvo que detenerse para enfrentarse a un enemigo que iba específicamente hacia ella.

Tenía varios cortes pequeños y superficiales al costado de sus brazos y piernas de los que aún no se había dado cuenta y no los hubiera tenido de no ser porque no llevaba puesto su equipo completo, los trozos de cuero que normalmente usaba atados en sus extremidades eran suficientes para evitar aquellas heridas causadas al esquivar ataques. En su saber solo había un corte que se había hecho cruzándole la mejilla al esquivar el filo de un hacha destinada a su cuello.

La cantidad de enemigos que alcanzaba a ver se había reducido considerablemente y veía crecer las posibilidades de alejarse de allí y abandonar el lugar cuando un fuerte sonido llegó desde el muelle. El barco que había visto y que había causado que se encontrara allí al fin había hecho puerto.
En ese momento tenía su puñal clavado hasta el mango en la nuca de un Emergido que luego se dio cuenta había estado enfrentándose a esa mata de pelo blanco que no veía desde el comienzo de todo aquello.

- JAJAJAJAJAJA ¡Hey Kmone! ¡Parece que el baile aún no termina! - Lo saludó y se rio histérica al ver cómo aparecían más Emergidos descendiendo de aquél barco. Recién comenzaban a haber menos de aquellos malditos, recién comenzaba a distinguir un modo de salir de allí y acabar con todo aquello. Pero no. Tenían que llegar más.
Afiliación :
- ALTEA (REGNA FEROX) -

Clase :
Trickster

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Vulnerary [7]
Concoction [3]
Gota de Veneno [1]
Báculo de Heal [2]
Kunais de acero [4]

Support :
Kmone
Dunstan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
231


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Mensaje por Kmone el Vie Feb 10, 2017 11:12 pm

Luego de haber acabado con ese emergido empezó a dar los golpes finales a todos los que amenazaban la vida de otro, clavaba su daga en las gargantas o la cabeza sin ninguna dificultad, su daga no estaba más afilada de lo normal seguía siendo una simple daga de bronce, era él, Kmone se sentía más poderoso, más fuerte, más rápido.

Cuando parecía que todos los que estaban luchando contra los emergidos tenían medianamente controlada la situación, el albino empezó a avanzar entre las fuerzas enemigas de una manera muy imprudente, alcanzó a un halcón que estaba luchando en el frente, el único que no había ido a ver los barcos que había indicado Kmone antes. El laguz no parecía necesitar ayuda por lo que Kmone simplemente dirigió su atención a otros emergidos, no tuvo que ir a buscarlos porque caminaban hacia él, eran siete: cuatro con dagas y tres con hachas. Nada del otro mundo, sin embargo debía andar con cuidado porque no dejaban de ser siete emergidos que lo atacarían e intentarían rodearlo. El albino cerró los ojos por un segundo, respiró hondo y luego los abrió, tenía el ceño fruncido, su mirada deseaba sangre, si hubiera sido un actor o un bardo se diría que se había metido muy bien en el papel de asesino pero no era el caso, era realmente un asesino y gran parte de su naturaleza también lo era, Kmone había liberado a la feroz máquina de matar que había entrenado durante los últimos casi doce años de vida.

Los emergidos que portaban daga lo rodearon, eran más rápidos mientras que los que tenían hachas se limitaron a cargar recto contra él, tenía veinte segundos hasta tener que esquivar a los de las hachas. El primer emergido atacó, Kmone giró sobre si mismo con ambas manos estiradas, como si estuviera bailando, impactó la daga del emergido desviando el ataque y desequilibrando al emergido, aprovechó ese pequeño error del enemigo para realizar tres profundos cortes en el pecho del emergido, los dos primeros en forma de equis y el tercero un corte vertical a la altura del pecho, uno menos. El segundo y el tercero atacaron a la vez, Kmone usó la escasa armadura que tenía en su brazo izquierdo para detener un ataque, con su mano derecha con la que empuñaba su daga simplemente la clavó con una estocada limpia en el corazón del enemigo haciendo que este caiga en el suelo sin poder moverse. Volvió a girar sobre su cuerpo para desequilibrar al tercer emergido quien tenía su daga clavada en el trozo de metal que cubría el brazo del asesino, aprovechando el impulso del giro clavo su arma en el costado del enemigo y con fuerza la movió hacia arriba generando un corte profundo y mortal.

Los que tenían hacha habían llegado y todavía quedaba uno con daga, lo podría ignorar de todos modos le haría cortes menores sin importancia, al último de la daga lo empujó y luego dio un paso adelante para enfrentarse a los que poseían hacha, no podría contra tres, el primero que atacó a Kmone fue desarmado, el albino dio una patada alta arrojando el hacha lejos, el segundo fue esquivado, el tercero también fue esquivado pero se había convertido en el objetivo de Kmone. Luego de varios cortes, esquivar algunos hachazos y casi veinte segundos de combate el emergido cayó, Kmone se había dado cuenta que los otros dos con hacha yacían en el suelo, miró de reojo al halcón y agachó levemente la cabeza en signo de agradecimiento, pero se había olvidado de uno, al recordarlo se giró bruscamente y no le gustó nada con lo que se encontró.

Ches había acabado con el último que lo amenazaba pero, no parecía ella ¿estaba enojada? No,no era eso, luego de unos segundos la expresión de Ches le pareció muy familiar a Kmone, la joven de cabellos verdes había perdido la cabeza, tal y como a él le había pasado algunas veces por lo que sabía lo peligroso que era. -¡CHES! Tienes que cal...- De repente notó otra cosa, los emergidos no parecían disminuir en número, se volteó hacia el mar y vio que el barco había arribado, más y más emergidos bajaban, los mercenarios habían avanzado pero de seguro estaban cansados, no veía a ningún halcón volver por lo que se pensó lo peor, murieron. No podía abandonar el campo de batalla en ese momento pero tampoco podía dejar a Ches allí, no podía dudar, no tenía tiempo, debía tomar una decisión y ejecutarla cuanto antes.

-Lo siento Ches.- Dijo, luego golpeó la daga de la dama con la suya arrojándola a unos metros de ellos. -No permitiré que pelees así, solo terminará mal.- Pateó los pies de Ches para desequilibrarla y la tomó en brazos colocando un brazo detrás de las rodillas y el otro abrazando los hombros, luego empezó a correr. No se alejó demasiado, solo lo suficiente para que no haya emergidos, apoyó suavemente a Ches en el suelo y dijo: -Cálmate... Mírate, estas un desastre, por favor por lo que más quieras cálmate, pronto terminará todo lo prometo... Pero esta batalla ya no es tuya Ches. Esta no eres tu.- La había traído hasta allí ignorando los posibles golpes que le diera o lo que sea, lo que a Kmone le importaba era conservar a la persona a quien le quería mostrar ese hermoso lugar sobre la roca, no quería perderla por un estúpido trauma de una pelea.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
127


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Mensaje por Ches el Vie Feb 10, 2017 11:50 pm

Estaba desarmada. ¡DESARMADA! Desarmada en medio de aquél desastre. No se había esperado aquello. No del albino. ¿Quería que la mataran? ¿Cómo iba a defenderse ahora? ¿Pensaba matarla él mismo? Era un asesino después de todo ¿No era eso lo que siempre repetía?
Sólo percibió la agresión, el ataque que la hizo caer y que el peliblanco se le tiraba encima. No que simplemente lo había hecho para llevarla hacia un lugar un poco más seguro.

- ¿Qué crees que haces? - Le preguntó cuando volvió en sí al volver a estar de pie en el suelo. Sin darse cuenta de que se habían alejado considerablemente del corazón de la batalla. Aún se oían los gritos. El chillido del metal chocando contra el metal. Aún se sentía el miedo, la adrenalina. La desesperación.
Había olvidado sobre su sonrisa. Ya no le importaba sonreír, hasta había olvidado sus náuseas y el huir había desaparecido de sus opciones momentos antes. Solo quedaba el miedo, la ira recién nacida y las ansias de luchar por mantener su vida.

- ¡Devuélveme mi daga! ¡Ahora! - Le exigió a gritos a la par que se tiraba contra él para golpearlo, lanzándole un puñetazo al rostro. Luego perdió el interés y comenzó a observar a su alrededor, deteniéndose en los cadáveres a sus pies. De humanos y emergidos, no veía mucha diferencia, sólo un claro recordatorio de lo que podría ser de ella. - Un arma. Necesito un arma. - Murmuró repetidas veces ansiosa buscando algo que reemplazara su daga perdida.
Afiliación :
- ALTEA (REGNA FEROX) -

Clase :
Trickster

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Vulnerary [7]
Concoction [3]
Gota de Veneno [1]
Báculo de Heal [2]
Kunais de acero [4]

Support :
Kmone
Dunstan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
231


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Mensaje por Kmone el Sáb Feb 11, 2017 12:28 am

El ambiente era molesto, desesperante el ruido le recordaba a Kmone que debía volver al frente, el olor a sangre también lo hacía, los cadáveres le rogaban que volviera a ayudar, que se olvidara de la chica, las voces le recordaban que era un asesino y avivaban su sed de sangre, deseaba volver a la lucha, lo necesitaba pero no iba a dejar a Ches.

La pregunta de Ches le indicaba que estaba todo menos calmada, pero ¿qué podía hacer? Si fuera él quien estaba en el lugar de ella y ella quien lo ayude, la joven hubiera muerto hace un minuto atrás -Cálmate.- Murmuró sin saber exactamente cómo debía reaccionar, solo veía el rostro de Ches, eso hacía que Kmone se llenara de dolor, había estado tantas veces en ese estado y muchas de ellas pudo controlarlo pero, no podía hacer nada en ese momento. -Yo... Yo no tengo tu daga... Ches.- Le habló con una voz calmada como si el estado asesino en el que se había encontrado hace unos instantes hubiera desaparecido, no porque quisiera sino porque lo necesitaba, si no estaba calmado no podría calmar a la dama. Esquivar y desviar los golpes de Ches no fue difícil, eran solo golpes cargados de ira, pronto se cansó de golpear y parecía que buscaba un arma, el albino se acercó a ella y dijo: -No tomes armas de caídos en batalla... Es sucio.- Probablemente se había explicado mal, la palabra que necesitaba en ese momento es que no era honorable.

Kmone miró al cielo y vio a los halcones volver, uno de ellos le informó que habían acabado con los otros barcos y que solo quedaban los emergidos del puerto pero que los laguz ya no podían continuar peleando, Kmone tenía que volver porque un hombre menos significaría mucha desventaja, respiró hondo y abrazó a Ches rodeándola con sus brazos desde la espalda y apoyando su daga en el pecho. -Debo irme, si viene algún emergido aquí defiéndete con esto... Es un regalo. Nos vemos en la roca.- Antes de soltarla se aseguró de que la estuviera sujetando y luego corrió hacia un arco que estaba en el suelo, se colgó el carcaj en la espalda y fue al frente a luchar con los emergidos.

Ya quedaban pocos y no continuaban saliendo emergidos como si hubiera un nido allí, Kmone quería acabar con las cosas rápido, solo quedaban luchando los mercenarios más fuertes, algunos se habían retirado y los otros cayeron en batalla, los laguz afortunadamente no tuvieron ninguna baja. El albino tensó el arco y empezó a disparar una flecha tras otra con una precisión tal que podría decirse que practicaba con el arco desde pequeño, sin embargo era solo producto de su concentración, la mayoría de las flechas iban directo a los cráneos de los enemigos, algunas al corazón y otras que no apuntaba demasiado bien al pecho pero eran minoría. Al cabo de dos minutos que parecieron eternos vació el carcaj pero ya no quedaba ningún emergido vivo, desconocía si Ches se había ido o no por lo que empezó a explorar el lugar con la vista con la esperanza de no encontrarla.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
127


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Mensaje por Ches el Sáb Feb 11, 2017 1:52 am

Apenas escuchó las palabras de Kmone. No, no las escuchó, solo oyó que había hablado pero no distinguió qué decía. También sintió el acercamiento del Laguz pero al no distinguirlo como amenaza no le prestó atención.

Estaba concentrada buscando entre los cadáveres hasta que avistó enterrada en uno de los cuerpos cercanos y se agachó a tomarla. El encontrar resistencia la desesperó y comenzó a forcejear pero el puñal no salía trabado como estaba entre las costillas de aquél pobre hombre ya difunto.

Recién cuando notó unos bazos rodeándola y el frío del metal en su pecho que al llevar sus manos notó era lo que andaba buscando logró calmarse un poco y al fin ser consciente de sus alrededores.
“Defender… regalo… roca…” Fue lo que recordó haber oído a la vez que se percataba de la falta de enemigos cercanos y la partida del peliblanco.

Miró la daga que Kmone le había cedido con sorpresa por un momento antes de levantarse y sin dudarlo alejarse de allí. Alejarse del ruido, de los gritos, del fragor de la batalla.
Fue hasta el camino de rocas por el que habían llegado con intenciones de volver por él hasta aquella roca, pero entonces se dio cuenta que no podría. Estaba temblando y estaba cansada, apenas y podía mantenerse en pie mucho menos saltar de roca en roca siguiendo aquél peligroso camino sin caerse.

- ja.. Jajajaja - Rió por lo bajo, sin ganas imaginando lo patética que debía verse. Arrastró sus pasos hacia la orilla, hacia el agua para ir a sentarse dejándose caer contra la primera roca que era lo suficiente grande como para cubrirla y esconderse de la vista en caso de que algún Emergido llegara hasta allí. El agua le llegaba hasta la cintura y mojaba sus ropas, cada vez un poco más con cada vaivén de las olas pero no le importaba. Su risa al principio suave había comenzado a entrecortarse con sollozos hasta convertirse en llanto amortiguado que temía llamara oyentes indeseados.

Poco a poco se fue calmando, en parte gracias al puñal que sostenía con fuerza con ambas manos junto a las rodillas que abrazaba frente a su pecho, en parte en parte gracias a la suave brisa y a la tranquilidad ajena a lo que sucedía no muy lejos, pero en gran parte gracias al estruendo del mar que tapa con eficacia aunque no en su totalidad sonido de la batalla hasta que llegó un punto en que lo tapó por completo. O tal vez esta simplemente había cesado.

Ya podía pensar con claridad y hasta forzar la sonrisa que siempre ponía aun cuando no tenía ganas de ello. Pero no intentó levantarse para seguir su camino, la calma del mar era una agradable compañía y además seguía temblando, aunque ahora ya no sabía si no era por culpa del frío causado por sus ropas húmedas, la noche y el viento.
Afiliación :
- ALTEA (REGNA FEROX) -

Clase :
Trickster

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Vulnerary [7]
Concoction [3]
Gota de Veneno [1]
Báculo de Heal [2]
Kunais de acero [4]

Support :
Kmone
Dunstan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
231


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Mensaje por Kmone el Sáb Feb 11, 2017 2:20 am

No encontrar a Ches con su vista era un verdadero alivio, eso significaba que por fin lo había escuchado y que probablemente ella estaría esperando en la gran piedra. Lo primero que hizo Kmone fue arrojar el arco y tirar el carcaj al suelo, eran armas que no le pertenecían, armas sucias pertenecientes a algún muerto que merece respeto por haber caído en batalla, aparentemente las bajas humanas no eran nada comparada a la de los emergidos lo cual era satisfactorio, los halcones en su mayoría ayudaron a los mercenarios y a contar los muertos, habían pedido la ayuda del albino pero este se había negado, necesitaba asegurarse de que la joven de cabellos verdes estaba bien.

No tardó en correr hacia el lugar del que había llegado, las piedras que formaban un camino hasta el punto de encuentro, rápidamente empezó a escalar hasta que escuchó una respiración, en ese momento se detuvo súbitamente haciendo equilibrio entre esa piedra y la siguiente. Miró hacia el mar y se encontró con Ches -Estas viva.- Dijo primero con un tono de alivio pero esa noche era fría y la dama estaba casi completamente bajo agua, sin decir nada la tomó por debajo de los brazos y la obligó a pararse. -Hace frio... ¡¿Estás loca?! Puedes enfermarte.- Suspiró. -Pero por lo menos estas viva, se que no es fácil... No sé si es la primera vez que ves tantos cadáveres pero... De igual manera no es fácil ni siquiera para mí. Esto es la guerra Ches, la guerra no discrimina nos hace igual de mal a todos.- La miró con un poco más de detenimiento y notó que estaba temblando.

Kmone se quitó la bufanda y se la puso a Ches, intentando cubrir su cuello y lo más que le fuera posible de su pecho, era una bufanda bastante grande, después de todo Kmone la usaba para cubrir parte de su armadura. Se quitó la armadura del pecho y la arrojó al mar, Ches se estaba enfriando y la armadura más fría de Kmone no ayudaría en nada, prácticamente con el torso descubierto se agachó para estar a la misma altura que la joven y la abrazó intentando transmitirle su calor corporal para que dejase de temblar un poco, no pensaba soltarla fácilmente, lo peor de todo era que estaba disfrutando de ese momento, era como la calma que viene después de la tormenta. El albino acercó su boca hasta el oído de la dama y susurró: -Escucha... Tengo... Tengo una habitación en el castillo, si quieres puedo dejártela esta noche para que te calientes y descanses bien... Es más lujosa que la que tienes en la posada... Yo... Yo puedo dormir afuera, estoy acostumbrado a ello.- La oferta era bastante atrevida pero, lo que Ches necesitaba era una chimenea y una habitación caliente donde poder descansar y recuperarse de la gran batalla. Se sentía responsable por el estado de Ches, por no haberse quedado cerca de ella, por no haber hecho de guardaespaldas, pero el ofrecimiento iba más allá de la culpa, venía de algo que Kmone todavía desconocía.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
127


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Mensaje por Ches el Sáb Feb 11, 2017 3:33 am

Se sobresaltó al sentir la repentina aparición de alguien sobre la roca contra la que estaba recostada pero se relajó cuando identificó al albino y luego comenzó a con sus palabras, su evidente preocupación y su repentino accionar para levantarla y hacerla salir del agua.

- Pffff JAJAJAJAJAJA- Ches rió y a mitad de ello se le escapó un sollozo junto a una única lagrima que limpio al instante. Se detuvo un momento, reafirmó su sonrisa y volvió a soltar un par de risas que esta vez fueron interrumpidas por un estornudo. - No sé de qué hablas. - Se hizo la desentendida mientras se frotaba la nariz. - Pero sí, hace frío¡Chís! - Volvió a estornudar y al momento siguiente sintió algo cálido rodeando su cuello.

De nuevo el ”frío asesino” como parecía hacerla creer era la sorprendió con algo que no podía asociar con esa imagen, le había cedido su bufanda y hasta se había molestado en acomodarla para que la abrigue lo más posible del viento.
Volvió a reír. Le era imposible no hacerlo y menos cuando sintió el calor aumentar rodeando su cuerpo. Kmone la estaba abrazando en lo que creía era su intento desesperado por protegerla del frío.
De nuevo su risa se rompió y volvió a convertirse en sollozos que ocultó refugiando su rostro en el pecho del albino. Ya se había acostumbrado a estar sola a convencerse de que lo había superado, de que no tenía miedo, de que todo estaba y que iba a estar bien. Ya había olvidado lo que era tener a alguien al lado, alguien en quién apoyarse que la reconforte y le de consuelo. Aunque dudaba que el peliblanco estuviera haciendo lo que hacía con esas intenciones o que fuera siquiera una persona de la que pudiera conseguir apoyo… Pero desde hace tiempo que no tenía a nadie más que le dé un abrazo cuando sus ánimos estuvieran bajo.

Forzó su llanto a cesar al cabo de un momento cuando escuchó la propuesta de Kmone y se obligó a soltar otro par de risas. - Creí que ya habíamos acordado que no soy una niña, no necesitas cubrirme del frío. Y que si alguno volvía a llorar la próxima vez que te vea huiría… Pienso hacerlo. - Se quejó y bromeó no pudiendo evitar soltar otro par de sollozos.

Se detuvo, respiró hondo y empujó al peliblanco para alejase un poco y poner en su rostro otra sonrisa, decidida a no dejarla ceder esta vez. -¿Cómo que castillo? ¿Es en serio? ¡Quiero ir! - Preguntó y accedió por impulso y curiosidad a la propuesta y por influencia del hecho de que tenía que distraerse con algo y estar sola era la peor forma de hacerlo. - ¿De quién es, de ése laguz halcón que gobierna el lugar o algo así? ¿Qué haces ahí? ¿Cómo la conseguiste? - Tiró pregunta tras pregunta sólo deteniéndose para solar algún que otro estornudo más de vez en cuando.
Afiliación :
- ALTEA (REGNA FEROX) -

Clase :
Trickster

Cargo :
Mercenaria

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Vulnerary [7]
Concoction [3]
Gota de Veneno [1]
Báculo de Heal [2]
Kunais de acero [4]

Support :
Kmone
Dunstan

Especialización :

Experiencia :

Gold :
231


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Mensaje por Kmone el Sáb Feb 11, 2017 9:32 am

Kmone la abrazaba fuerte contra su cuerpo, temía el que no parara de temblar si llegaba a declinar su oferta la llevaría al castillo de todas formas porque de esa manera estaría tranquilo. Cuando Ches empezó a llorar no sabía muy bien que palabras le podría dedicar para calmarla, de nuevo no estaba siendo de ayuda y eso lo frustraba -Ya... Tranquila.- Fue lo único que pudo decir.

Cuando ella terminó de llorar, Kmone se alivió hasta sonrió al oírla bromear pero, poco tiempo después la joven de cabello verde volvió a llorar, el albino sin saber qué debería hacer suspiró e intentó calmarla esta vez contestando lo que había dicho antes aunque no hubiera sido necesario, lo que en realidad le importaba era romper la tensión y que Ches le pudiera regalar algunas risas, en ese momento ya no importaba si se burlaba de él. -No digas eso Ches... No huyas.- Abrió grande sus ojos al escucharse, Kmone le estaba por decir que no era una niña pero se equivocó ¿por qué lo había hecho? Estaba demasiado distraído y se tenía que concentrar pero, no era una batalla, un pequeño error no importaba. -Y no eres una niña... No te cubro del frio porque lo seas, te cubro porque estas temblando y puedes enfermarte.-

Hubo unos segundos de silencio antes que la peli-verde empuje a Kmone y este casi se caiga, la había soltado rápido y usado ambas manos para estabilizarse, una vez que estuvo bien parado suspiró, estaba por decir algo pero ella se le adelantó. Esperó que terminara de hablar para responder y, cuando Ches finalmente calló el albino respondió -Si... Un castillo, si es del halcón que reina por aquí y... Tuve mucha suerte.- Kmone suspiró y estuvo a punto de subirse la bufanda pero notó que no la tenía, estaba con el frente del torso desnudo pero por alguna razón no tenía calor. El albino empezó a caminar hacia la orilla sobre las rocas -Ven te mostraré el camino.- Cuando por fin llegó a la tierra, esperó a Ches y luego se dispuso a caminar hacia el castillo lentamente, las ropas de ella estaban mojadas y si normalmente caminaría lento ahora lo haría más aún.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Assassin | Archer

Cargo :
Ladrón

Autoridad :
-

Inventario :
Dagas de bronce [1]
Concoction [1]
Crossbow [3]
Vulnerary [1]
Arco de acero [4]
Tónico de def. [2]

Support :
Ches

Especialización :

Experiencia :

Gold :
127


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Mensaje por Eliwood el Dom Feb 19, 2017 10:45 pm

Tema cerrado. 80G a cada participante, +150G por bono de San Valentín!

Kmone ha gastado un uso de sus dagas de bronce.
Ches ha gastado un uso de sus dagas de bronce.
Kmone ha gastado un uso de su arco de bronce.

Ambos obtienen +2 EXP. Gracias a esto, Ches obtiene el segundo skill de la rama Thief:

Hurto - Permite al ladrón tomar de otra persona el 10% del dinero que carguen consigo, para lo cual debe encontrarse muy cerca de esta. Al aplicarse durante una misión a un enemigo desconocido, puede ser que obtenga algo tanto como que no. Sólo puede usarse una vez por tema.

¡Felicitaciones!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
604


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] No Existe Lugar Donde Esconderse de los Emergidos [Priv. Ches]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.