Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Social] [Flashback] Fateful Disaster [Priv. Felicia]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] [Flashback] Fateful Disaster [Priv. Felicia]

Mensaje por Laslow el Dom Feb 05, 2017 9:01 pm

La mejor palabra para describir la sensación era… Soledad.

Laslow había llegado a la fortaleza mayor de Nohr no más de una semana atrás, y desde entonces su vida se había centrado en dos cosas solamente: Vigilar la espalda del príncipe Xander y aprender todo lo necesario para no desentonar en la corte del reino a causa de sus modales, cosa que, claramente hacía cada vez que abría la boca. ¿Y cómo no iba a hacerlo? Cada persona allí presente tenía su propio cargo, título, forma de hablarle… Cientos de cortesías, reverencias y formas de tratar a la nobleza nohria. ¿Acaso esperaban que recordara absolutamente todo en pocos días? Le llevaría semanas, si no meses, recordar toda esa información y ponerla a punto. ¿Y que decía Xander? Poco o nada, pues Laslow solo había visto a su protegido para la organización de las guardias y un paseo por el castillo en su llegada para que conociera los lugares importantes. El espadachín no había tenido tiempo ni ocasión de preguntarle sus dudas ni de pedir ayuda para integrarse. Por lo tanto, se podría decir que el yliensse se encontraba solo, en un lugar al cual debería habituarse pues allí residiría por bastante tiempo.

“Bueno… Al menos hay algo que nunca cambiará.” ¿Y qué podía ser aquella cosa que jamás sería diferente para Laslow, sin importar el lugar del mundo en el que se encontrara? Clara y obviamente, el encontrar y cortejar a toda doncella que entrara en su campo de visión.

Y a eso se dedicaba actualmente, a buscar una bella dama a la que cortejar y ofrecer su amor envuelto en el halo de misterio que portaba consigo como nuevo miembro del castillo. Por desgracia, en aquel momento parecía que todas las mujeres se encontraban en otro lugar, pues ninguna apareció por los pasillos mientras caminaba por ellos. “Oh vamos… Si hasta tengo nueva ropa para lucir.” Si había algo de lo que estaba agradecido respecto a su nueva posición era el acceso a sastres de calidad, y uno de ellos había conseguido bordarle, de la noche a la mañana, un par de conjuntos que no le harían desentonar en el castillo, como había hecho al llegar a palacio. Uno de ellos, el más cómodo y de uso diario, era el que llevaba puesto en ese momento, completado con un peto acolchado y una pieza de acero en su hombro derecho como protección, mas el ya conocido peso de la espada en su cadera. “Vamos chicas, Laslow no muerde… Bueno, en ciertos contextos tal ve muerda, ¡pero no en la primera ocasión!” Suspirando por pura resignación, el nuevo protector del príncipe heredero vagabundeó por el castillo sin importar donde terminara, simplemente dejándose llevar para explorar el lugar un poco, y ya de paso probar suerte en otras zonas.

Laslow no sabría decir cuánto tiempo anduvo por el lugar hasta que lo vio, pero todo el cansancio de caminar se esfumó en cuanto vio un rápido esbozo de alguien en la distancia, girando un pasillo. “Eso… Eso… ¡¿Eso era un uniforme de sirvienta?!” El joven de pelo gris ya había visto a las doncellas encargadas de que todo estuviera en orden en el castillo, y todas y cada una de las que había visto portaban belleza en sus rostros y cuerpos. “Gracias por esta prueba Naga. ¡Y sobre todo por la recompensa!” Acelerando el paso, pero sin correr, el guardián de Xander se dirigió al giro por el que había visto desaparecer a la mujer de uniforme, dispuesto a ayudarla en lo que fuera necesario para ganarse su favor. EL espadachín notaba como su pulso se aceleraba, y más aún cuando escuchó una voz femenina al otro lado de la esquina, lo que llevó un gran sonrisa a su rostro mientras, finalmente, pasó el ángulo de piedra que le separaba de la hermosa dama que allí debía haber y se detuvo frente a ella en toda su galantería.

-Saludos mi señora. No pude evitAGH!- Sin saber cómo o por qué, Laslow fue incapaz de terminar su frase, pues algo desconocido comenzó a caer sobre él sin que lo hubiera visto antes, terminando con la espalda en el suelo y una gran sensación de desconcierto a causa de que era aquello que había caído sobre él… Pero, sobre todo, por qué tenía que haber caído sobre él en aquel preciso instante.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Guardia Real (Ejército de Nohr)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
Katana de bronce [3]
.
.

Support :
Xander

Especialización :

Experiencia :

Gold :
909


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] [Flashback] Fateful Disaster [Priv. Felicia]

Mensaje por Invitado el Lun Feb 13, 2017 6:34 pm

Una vez cada tres semanas, los vientos del oeste soplan con gran intensidad en dirección norte y trasladan la humareda volcánica condensada en el cielo de Nohr hacia algún horizonte desconocido. Hoy era uno de esos extraños días donde desde el castillo se podía apreciar un Sol ligeramente opacado entre nubes lúgubres y tormentosas. Aun así ese tétrico paisaje se consideraba como una condición meteorológica excelente desde la perspectiva de sus hogareños. Por ende, Felicia aprovechó la ocasión para dejar la colada expuesta en los jardines traseros y volver cada cierto tiempo a comprobar el nivel de humedad de las prendas. Las ligeras ráfagas de aire apresuraban el secado con eficacia.

¡Alehop! — Dijo la fémina con cierta rima asonante al final, conteniendo la respiración el momento que se echó a los brazos la columna de sábanas perfectamente dobladas en cuadrado. — Una cosa menos de la que preocuparme. Ahora viene la parte complicada. — Tragó saliva esbozando una expresión la mar de decidida, con el entrecejo fruncido y asintiendo cual valiente personaje. Si consigue alcanzar la cocina para planchar las sábanas sin tener incidentes durante el camino, ya podía darse por satisfecha y comunicar a sus compañeros con gran orgullo de su reciente mejoría. Para sentirse más segura, empezó a contar en voz alta los pasos que iba dando para no adelantar el pie erróneo y de este modo ir marchando con mucha cautela hasta el interior del castillo.

Uno, dos, tres, uno, dos, tres, ... — Resultaba tan alta la pila en comparación a su estatura que tenía que asomar la cabeza por un lado para ver algo de frente. Sin embargo, durante el proceso perdía el equilibrio y tenía que pararse numerosas veces para recuperar el control. — Ya queda menos, lo se, lo presiento, tengo que estarlo ¿verdad? Solo un poco más... — Todavía no se había memorizado con exactitud la localización de las distintas habitaciones y empezaba a temer que estaba tomando un trayecto alternativo. Totalmente desorientada, pidió amablemente la colaboración de una sirvienta que pasaba por allí pero ésta la ignoró y pasó de largo de su presencia. Deseaba creer que aquella moza se encontraba pensando en otras cosas más importantes que atenderla y que no se dio cuenta que la llamaba. Sin embargo, resultaba inútil engañarse así misma sabiendo la realidad. Optó pues por resaltar la tristeza en su expresión y seguir dando zancadas.

Al rato después, tomó la bifurcación de una esquina y sintió el atropello de una fuerza opuesta colisionando contra ella. — ¡Kyah! — Gritó con los ojos cerrado, haciendo volar un par de sábanas del propio susto y el resto dejarlas caer por sus engarrotadas articulaciones. Al estar dando vueltas cargando más peso del que estaba acostumbrada, le hizo pasar factura y sentir tortuosos hormigueos en las manos. Afortunadamente, el retroceso no le hizo caer del todo y la desestabilizó un poco. Tras recuperarse del aturdimiento alzó los párpados con la cabeza dando tumbos. — ¡Oh, no! ¡Esto es terrible! ¿Qué haré ahora? — Y no lo decía por el muchacho desconocido. Se refería a las prendas esparcidas por el suelo. Observar todo el tiempo que había invertido en ello, le partió el corazón en mil pedazos y deseaba que se la tragara la tierra. Únicamente se fijó en la presencia del mercenario cuando levantó la mirada.

¡Waaah, lo siento mucho! Permítame ayudarlo. — La boca de la chica recordaba la forma de un óvalo de lo sorprendida que estaba. Dedujo que la entidad en cuestión se trataba de un hombre por lo poco que logró escuchar. Aun así, quiso asegurarse y con dos dedos levantó parte de la sábana que cubría la cabeza del mozo misterioso. Felicia tuvo que acercarse e inclinar el rostro para mirar a través de la apertura que mantenía sus rostros a centímetros de distancia. No lo conocía de nada. Se quedó paralizada durante breves segundos intentando recordar el nombre de aquel sujeto por si estaba equivocada, pero no y solo después le terminó quitando la sábana al completo. A primera vista, le parecía un joven bastante atractivo. — Así al pronto, no recuerdo vuestra cara. ¿Acaso habéis venido de visita por un casual? — A medida que hablaba, se fue tranquilizando y juntó ambas manos a la altura del delantal. Tenía pinta de escudero que de cualquier otro oficio. — Siento que mi torpeza os haya hecho pasar un mal trago. ¿Os sentís dolorido? — La curva descendente de sus cejas y labios hablaban por ellos mismos, es mas, estaba tan preocupada por el extraño que estaba hablaba con mayor fluidez de la normal aun siendo tan tímida. — Esto... — Aguardaba con ansias la identidad del galán con movimientos reiterados de ojos, pasando a contemplar las pupilas ajenas y la moqueta de forma alterna en señal de incomodidad. En sus adentros añoraba el comienzo de un escueto diálogo a ser posible para irse ipso facto.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] [Flashback] Fateful Disaster [Priv. Felicia]

Mensaje por Laslow el Miér Feb 15, 2017 6:59 pm

“De… ¿De dónde han salido estas sábanas?” La sorpresa, más que el dolor o lo vergonzoso de su caída a causa de inofensivos trozos de tela, era lo que mantenía a Laslow con la espalda pegada al suelo, pues no era capaz de comprender como su situación había pasado de seguir a una doncella a que alguien se chocara con él al girar exactamente la misma curva. “¿Acaso me habría escuchado y por ello se giró?” El optimismo del espadachín brilló en sus ojos, aunque poco tardó en apagarse al darse cuenta de que era imposible que le hubiera escuchado y, al instante, se girara y caminara hacia él lo suficiente como para chocar de esa forma con su persona… En cualquier caso, la esperanza seguía ardiendo en su interior, pues acababa de escuchar una voz femenina disculpándose por el aparatoso golpe que le acababa de propinar. -No hace falta que os preocupéis, estoy bien.- ¿Cómo iba a culpar a una dama de aquel desafortunado giro, nunca mejor dicho, del destino?  No estaba en su naturaleza ser así, pues el nacido en Ylisse era alguien que adoraba y alababa a las mujeres, no las llenaba de culpa y preocupación…

“Bueno, ahora a levantarse.” Más fácil decirlo que hacerlo, pues las telas se habían enredado y no sabía muy bien donde quedaba el inicio de una y el final de la otra. Por suerte para él, la doncella que le había derribado encontró el pliegue que tapaba su cabeza, levantándolo lo suficiente como para que ambos rostros se encontraran a no demasiada distancia, notando el joven de pelo cenizo como los colores se subían a su rostro ligeramente a causa de aquella inesperada y repentina cercanía. -Para nada, aunque cierto es que llevo poco más de una semana en el castillo,es  normal que no conozcáis mi rostro.- Una vez la sabana que cubría el torso superior y gran parte del inferior fue retirada, Laslow fue capaz de recuperar la verticalidad por su propio pie, sacudiéndose al momento las motas de polvo que habían quedado arraigas a sus ropajes y cabellos. -No, no, no os preocupéis, en serio que estoy bien.- La preocupación de la doncella era sincera, podía notarlo en cómo se expresaba y en la expresión que su rostro había tomado. Así mismo, el espadachín se fijó algo más en aquella joven de pelo rosa y ojos celestes.

“Es… Es bastante guapa. Aunque tiene un aire demasiado inocente a su alrededor…” Un mal presentimiento recorrió la mente del espadachín, quien simplemente sacudió la cabeza de forma ligera, apartando aquella idea de su cabeza, para fijarse de nuevo en la causante de su caída segundos atrás. -Disculpad mis modales. Soy Laslow, nuevo protector del príncipe Xander, pero podéis contarme a vuestro servicio.- Pierna izquierda ligeramente inclinada, brazo derecho en la espalda, izquierdo alzado y, con una reverencia bajó el mismo, realizando así el espadachín un saludo que, según había aprendido, estaba destinado a las altas damas de la sociedad nohria, aunque él no veía problema alguno en saludar a toda doncella del mundo con los mismos honores, pues se merecían todos los que existieran. -¿Cuál es vuestro nombre si no es descortés preguntar?- Abandonando el saludo, en yliensse pasó ambos brazos por su espalda, dejándolos en su zona lumbar mientras sus labios trazaban una sincera sonrisa y sus ojos se fijaban en la pupila ajena, la cual se movía nerviosa entre devolver la mirada y clavar la atención en el enmoquetado suelo dela fortaleza. “Bendita Naga, es la viva imagen de la doncella adorable e inocente con la que tantos hombres han soñado. ¡Hoy es mi día de suerte!” No podía sentirse más afortunado, de ninguna forma. Y aunque aquel mal presentimiento recorriera su espalda con fríos calambres a cada poco, el guerrero no cambió su postura en ningún momento, aunque involuntariamente desvió su atención hacia la pila de sábanas, algo desordenada, que yacía cerca de ellos, y luego a las dos piezas de tela de cama que habían caído al suelo a causa del choque que habían sufrido. -¡Oh! Como no me di cuenta… Permitid que me encargue de doblarlas por vos.- Sin darla tiempo a que se negara, cosa que parecía posible a causa de su nerviosismo, el de pelo como la ceniza puso una rodilla en tierra, tomando entre sus manos una de las sábanas para así, una vez en píe, comenzar a doblarla con ambos brazos estirados, tapando así al visión que poseía  de la doncella de pelo rosado al cambiarse su visión por completa tela blanca.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Guardia Real (Ejército de Nohr)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
Katana de bronce [3]
.
.

Support :
Xander

Especialización :

Experiencia :

Gold :
909


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] [Flashback] Fateful Disaster [Priv. Felicia]

Mensaje por Invitado el Lun Feb 27, 2017 2:09 pm

Deducir que estaba asustada era ser exagerado pero si que yacía particularmente inquieta. La mezcla entre incertidumbre y humillación en un solo encuentro no podía saberle peor. Los ánimos de la fémina decaían gradualmente a medida que pasaban los segundos. Incluso estando "acostumbrada" a cometer un fallo tras otro; se preguntaba seriamente si en verdad carecía de habilidad para ejercer algo de provecho en su vida o era mala suerte. Recordar a Flora realizando sus obligaciones de criada con semejante soltura y perfección, a Felicia la deprimía profundamente y le resultaba admirable a partes iguales. Alcanzarla aunque sea para que se sintiera orgullosa de ella ya se daría por satisfecha. Estaba convencida de que por cada error que cometía sin querer, también manchaba la reputación de su hermana mayor y por eso tenía que seguir intentándolo.

Bajó de las nubes en cuanto el muchacho terminó de presentarse. Le pilló completamente desprevenida la reverencia tan solemne para una joven de su categoría social. No quiso serle descortés y le correspondió de igual modo. — Un placer. — Agarró el extremo izquierdo de su falda y estiró ese mismo brazo en la dirección sin soltar el vuelo. A continuación, dobló ligeramente ambas rodillas para volverlas a erguir y dedicarle una pequeña sonrisa. Semejante acto de caballerosidad no podía ser obra de una mente tirana. Si era verdad lo que estaba diciendo, con más razón tenía que confiar en el compañero de Xander. — Mi nombre es Felicia y soy una de las muchas sirvientas que habita en este castillo. Servimos a la familia real con gran afán en lo que sea que nos ordene. — Dicho esto, sintió como su tono muscular se relajaba y los nervios desaparecían al compás. Hasta olvidó la presencia de las sábanas y se centró en verse reflejada en aquellos ojos grises. Aun así, una parte dentro de ella seguía alerta. Después de todo se trataba de un completo extraño y no es muy diestra que se diga compartiendo habla con los desconocidos. ¿Acaso el dragón oscuro esperaba que hiciese frente de una vez por todas a sus miedos? Solo había un modo de averiguarlo: aceptando el reto.

¡A-Alto! Os imploro. — De querer decirlo tan rápido, tartamudeó a inicios pues contemplaba al susodicho agachándose a por la tela. ¡Cuánta consideración de su parte! Tampoco deseaba abusar de ella aunque le vendría bien una mano. Al fin y al cabo, Felicia no iba a tolerar llevarse toda la culpa al pronto. Una cosa era ser benévola y otra muy diferente ser una completa cabeza hueca. — No tenéis por qué hacerlo si os sentís obligado. Me podéis ayudar de otra forma que evita arrugar vuestra vestimenta más de lo necesario. — Antes de esperar la respuesta ajena, se puso a tomar y doblar sábanas a mayor velocidad de lo que estaba acostumbrada. Si no podía pararlo, al menos quería asegurarse en arreglar el máximo número de sábanas posibles en el menor tiempo. Este ejercicio era coser y cantar.

En cuanto terminó la cadena de trabajo, apiló las sábanas que había terminado con sus propias manos y se las pasó a los brazos de Laslow. A un hombre se le daba mejor transportar cosas que una mujer y por su culpa, le tocaba hacer un cambio de planes. Necesitaba adquirir un barreño de acero inoxidable para lavar las sábanas nuevamente. — Aprovechando que tengo que ir a la cocina, le puedo ir mostrando el interior de las habitaciones a medida que vamos hacia allá. De esta forma tardará menos tiempo en ubicarse y sabrá la localización de las instalaciones. — Seguidamente se alejó unos cuantos pasos dándole la espalda y con las manos en la espalda, volteó a observarlo con una expresión simpática. Contenía las ganas de reír la mar de graciosa. — ¿Cree que podrá seguirme el ritmo? El trabajo de una criada no es fácil. Se lo aseguro. Nunca se sabe qué clase de calamidad intentará sobresaltarlo durante el trayecto. — Felicia disfrutaba tanto trabajando que parecía una niña pequeña. Veía emoción en donde no existe; tomándose a juego el encuentro del mercenario como una prueba de la alta deidad.

Se posicionó a su lado y emprendió la marcha. — ¿Provenís de muy lejos? — Cuestionó. — Si tenéis alguna duda con respecto a Nohr o cualquier otro asunto que os gustaría saber, soy toda oídos.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] [Flashback] Fateful Disaster [Priv. Felicia]

Mensaje por Laslow el Sáb Abr 15, 2017 5:40 pm

-No, no tenéis porque preocuparos por mis vesti… men… tas…- El acelerado ofrecimiento de ayuda por parte del espadachín cambio a un gesto de sorpresa, una gran o congelada en sus labios, al ver la velocidad con la que Felicia no solo recogió las sábanas que habían caído al suelo, perdiendo su doblez así como su limpieza y blancura, sino doblarlas también, con gran precisión y agilidad, sin perder un solo segundo en un movimiento que no fuera necesario para la consecución se su elegante objetivo. “Supongo que es lo que hacen años de experiencia en el servicio a otros… ¿Cuántos llevará trabajando aquí?” Tan aleatoria pregunta surgió como respuesta al silencio que había aparecido en el pasillo desde que la doncella había comenzado su cometido, en el cual se encontraba completamente centrada como demostraba su rostro de concentración. “En fin, de poco servirá hablarla ahora.” Un ligero suspiro de resignación escapó de los labios de Laslow, quien aprovechó para mirar a su alrededor, curioso por si había alguien viendo la situación que allí sucedía. Negativa fue la respuesta, solamente ellos se encontraban en el lugar y no daba la sensación de que fueran a tener compañía en un tiempo.

Sus pensamientos, sin embargo, fueron cortados cuando sintió un súbito peso en los brazos que no imaginaba recibir. Surgido de la nada, provocó un ligero desequilibrio en el guerrero, quien se tambaleo un par de pasos al tener que girar su vista hacia la varga que ahora portaba: Todas las sábanas que Felicia había doblado con presteza, todas ellas se encontraban ahora en sus brazos, y parecía su cometido el tener que cargarlas hasta donde fuera necesario. “En fin, me ofrecí para ayudarla, así que así debe ser.” Aunque lo hubiera hecho igualmente, Laslow se encogió de hombros al ver la situación a la que se encontraba, pasando de guardaespaldas a ayudante de doncella en un santiamén. Especialmente, de una cuyo largo cabello se balanceaba de un lado para otro con los pasos que daba frente al espadachín.-Claro, ¡pero esperadm…!- Sus palabras se cortaron cuando, de forma súbita, la dama pelirosa se giró, y con una inclinación de su cuerpo y giro de su rostro, mostró frente al yliensse una sonrisa que tardaría en olvidar. Un arco labial que había sido creado para estar en ese rostro angelical, en aquella faz llena de inocencia y dulzura.

Si ya estaba dispuesta a ayudarla, en ese mismo instante Laslow la habría jurado lealtad y protección eternas si se lo hubiera pedido.

Antes de que pudiera recuperar el control de su mente, la dulce doncella se posicionó a su lado, preguntándole por su origen en cierta forma, ofreciéndole la ayuda que pudiera necesitar. -Ehhhh…- Sin terminar de salir del estado de deslumbramiento que aquel rostro angelical le había producido, el mercenario sacudió la cabeza ligeramente, tratando de apartar aquella imagen de su mente… Solo de forma temporal, por supuesto. ¿Cómo iba a atreverse a desterrar de su mente la viva representación de la dulzura y la inocencia? -No os preocupéis. Soy de una pequeña aldea del reino, así que conozco lo que debe saberse de Nohr- Una corta risa, aunque tranquila, escapó de entre los labios del joven de pelo cenizo, quien trataba de no mover sus brazos a cada paso que daba, pues un ligero movimiento podría derrumbar la estructura que Felicia había creado, y no podría perdonarse en provocar disgusto o pena en aquella dulce faz, ¡de ninguna forma! -Aunque… Todo lo que es normativa y etiqueta de la corte me es difícil de aprender. Tanto procedimiento, tantas palabras educadas… Es una tortura mental.- Esta vez fue un suspiro lo que escapó de su garganta, aunque eso no apagó la sonrisa que había en su rostro. ¿Por qué iba a hacerlo? Estaba al fin en compañía de alguien con quien podía conversar, ¡y esa misma persona emitía luz por si misma! -Decidme Felici¡Uih!- Las palabras del espadachín se vieron cortadas por un pequeño tropezón una grieta del enlosado de piedra que había bajo sus pies. Nada peligroso, pero que provocó un desequilibrio en su posición, y por consiguiente, en la carga que portaba. “Cuidado, cuidado…” Tras unos segundos, Laslow recuperó la verticalidad completa, tanto para su carga como para sí mismo, ante lo cual dirigió una sonrisa divertida a la doncella que se encontraba a su lado. -Como veis, vuestra carga está en buenas manos.- El paseo por los pasillos continuó sin incidencias, aunque el protector del príncipe no evitaba dirigir la mirada a la sirvienta de pelo rosa constantemente, esperando a que se detuviera, se girara, o hiciera alguna indicación sobre hacia donde debía tornar sus pasos.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Guardia Real (Ejército de Nohr)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
Katana de bronce [3]
.
.

Support :
Xander

Especialización :

Experiencia :

Gold :
909


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] [Flashback] Fateful Disaster [Priv. Felicia]

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 09, 2017 6:06 pm

La compañía de Laslow era como un soplido de aire fresco durante la mañana. Sin saber cuándo ni cómo, ahí estaban los dos: intercambiando palabras mientras se creaba un ambiente cálido alrededor de ellos. ¿Quién hubiese imaginado que Felicia estaría conversando con un desconocido? Bueno, sabía su nombre y pocos datos más pero no era excusa. Se estaba dejando cegar inconscientemente por el poder de mando o dicho de otra forma, esa criada de ahí tenía el presentimiento de que hoy sería un fantástico día y se aventuraba con todo. Las casualidades no existían en cuanto a encuentros se refiere. De seguro las mismas deidades la estaban observando y evaluando para darle el visto bueno. ¡Si, eso mismo! ¡Segurísimo! Pensar que de una vez conseguiría convencer a sus compañeros de que podía ser útil, la llenaba de optimismo y determinación. A fin de cuentas, ¿qué clase de criada sería si era incapaz de satisfacer las demandas de sus huéspedes?

Que el mercenario viviera en Akaneia la dejó con mal sabor de boca. Era la oportunidad perfecta para lucir sus conocimientos sobre el país y le arruinó toda la ilusión. Igualmente tenía toda la mañana por delante. Impresionarlo iba a ser pan comido o al menos, deseaba que fuese así. De esta forma, la fémina mandaría a callar a más de un enterado y demostraría que servía para algo más que de limpiar el suelo cada vez que se tropezaba. El apuesto mercenario empezó a hablar sobre etiqueta y normativas. No obstante, estuvo apunto de caérsele la colada. Menos mal que logró recuperar el equilibrio cuando la chica estuvo lenta a la hora de intentar agarrarlo.

Como veis, vuestra carga está en buenas manos.

Escuchar esto último le causó risa y por educación, la criada intentó taparse la boca con la diestra. Fue al bajar la mirada cuando vio una especie de mancha marrón moviéndose entre las piernas de Laslow. En cuanto identificó a la criatura en cuestión, se le heló la piel y comenzó a sudar en frío de forma pronunciada. La feliz expresión de su rostro cambió a una completamente en pánico.

¡AAAAAAAAAH! — Presa del asco, agarró una de las muchas dagas que guardaba en ambas ligas de sus piernas y las arrojó con muchísima fuerza a la escurridiza cucaracha. — ¡NO, NO, NO ,NO! — Cada negación suponía una cuchilla que tiraba a quemarropa al insecto. El descuido más minúsculo conseguiría clavarle una al joven en plena bota. Sin embargo, estaba demasiado asustada como para entrar en razones y apuntaba con los ojos cerrados. — ¡ALÉJATE DE AQUÍ! — Fue una de las tiradas donde el rebote de una daga colisionó perpendicularmente con el suelo, generando que la superficie de la baldosa mandara disparada el arma y cambiase de trayectoria. A dónde fue a parar era cosa de ver la continuación.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] [Flashback] Fateful Disaster [Priv. Felicia]

Mensaje por Laslow el Sáb Mayo 27, 2017 5:21 pm

La compañía de Felicia era mucho más de lo que esperaba haber encontrado Laslow en aquella jornada. Y no en el sentido visual de la palabra de forma única, pues solamente un loco habría negado que la doncella de cabellos rosas desprendía una luz pura equiparable solo a la de la divina Naga, sino también en uno de compañerismo, algo que no había sentido desde que había llegado al castillo. La sensación de soledad que le impregnaba cuando Xander le dejaba de lado para atender otros asuntos, la sombra del secreto que cargaba a sus espaldas para no despertar aún más misterios ni dudas entre los nobles… Por alguna extraña razón que no llegaba a comprender el mercenario, todo ello desaparecía cuando miraba la sonrisa de Felicia. Un gesto tan simple de la doncella era capaz de arrancar toda oscuridad que llenara su mente para llenarla con la luz que su faz irradiaba.

Y su risa, tras escucharla por primera vez, se convirtió en el sonido más bello que jamás se había escuchado en Nohr, si no en el mundo entero.

¿Cómo había sido capaz de sentir una duda hacia ella? Laslow no pudo evitar flagelarse mentalmente ante la descabellada preocupación que había sentido, hacia ese sentimiento de duda y sospecha que le había impregnado al conocerla poco tiempo atrás. Ahora estaba seguro de que no había nada extraño en ella, ¿pues como iba a ser un ángel como aquel portador de engaños y malas intenciones? -Tenéis una hermosa risa Felic… ¿Felicia?- Al apartar la mirada de la blanca torre de sábanas que portaba en sus manos, el mercenario buscó el feliz rostro de la doncella, el cual imaginaba ya que sería una visión más bella que cualquier cuadro que uno pudiera encontrar en el castillo, sobre todo con la vibración de la risa en sus labios. Sin embargo, fue un congelado rostro de terror lo que sus ojos captaron, haciendo que sus propias cejas se levantaran a la par en claro gesto de sorpresa ante lo inesperado de la situación. -Felicia. ¿Os encontráis bien? ¿Hola?- El espadachín no sabía bien cómo reaccionar a aquella situación, especialmente porque desconocía el origen de la misma. ¿Acaso habría recordado algo la doncella que la obligaría a abandonar al mercenario? ¿O tal vez se había percatado de algún detalle en el protector de Xander que era demasiado extraño y sospechoso, por lo que el miedo a que fuera quien decía ser la había clavado en el sitio?

Antes de poder obtener una respuesta, ya fuera pensada por sí mismo o dicha por la pelirosa, la última gritó con el terror marcado en su voz y disparó una daga de acero que ocultaba en su liga.

-¿Eh?-  El primer lanzamiento descolocó por completo a Laslow, quien se esperaba cualquier cosa menos esa, dejándolo con la cara de sorpresa y sin mover un solo pelo… Hasta que sus ojos se dirigieron solos al suelo, donde vieron la daga de bronce atrapada en la fina ranura que había entre dos baldosas del suelo. -¿¡EEEEEEEEEEEEEEEEEEEEHHHHHHHHHH!?- El pánico alcanzó también al espadachín, quien podía escuchar solamente los gritos de Felicia y el cortante silbido de las dagas surcando el aire en todas direcciones, lo que provocó una reacción basada en saltar de un lado hacia otro, tratando de esquivar las cortantes armas que volaban de forma errática desde las manos de la doncella, mientras sostenía aún entre sus manos todas las sábanas que su acompañante había doblado con esmero anteriormente. -¡Felicia! ¡Vais a acabar alcanzándome! ¡Parad por el amor de NAAAAAAAAAAGHHHH!- Una daga especialmente peligrosa pasó cerca de la cabeza del mercenario, lo que le obligó a agacharse e interrumpir sus palabras. Algo que, en cierta manera, había sido bueno para sus intereses y seguridad.

Sin embargo, esta se vio comprometida nuevamente cuando uno de los proyectiles de bronce que disparaba la pelirosa rebotó especialmente cerca del espadachín, adquiriendo una trayectoria ascendente que iba directa a su rostro si nada la interrumpía. -¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHH!- Un grito de pánico ante la inesperada posibilidad de morir escapó de la garganta de Laslow, quien en un acto reflejo cerró los ojos y apartó la cabeza hacia un lado… Pero, en vez de sentir en cortante filo del arma en su cuello o cráneo, fue una fuerte sacudida en sus brazos lo que hizo que abriera un ojo y se fijará en lo que acababa de suceder. En el medio del caos de dagas voladoras, la que había estado a punto de arrebatarle la vida se había clavado en las sábanas que sus brazos cargaban, atravesando la fina tela hasta el punto en el que solo la mitad inferior del mango era visible a ojos humanos.

Con un suave gemido, el mercenario se desplomó al suelo de rodillas, aunque sus posaderas no tardaron en seguir la idea de apoyarse en el suelo, quedando así sentado en la piedra, rodeado de dagas de bronce por todos lados y temblando de puro terror fuertemente, aunque no lo suficiente como para que sus brazos dejaran caer las sábanas rasgadas que Felicia había recogido el suelo tras su encuentro. -Pero yo que os he hecho…-  Una súplica que solo pudo escuchar su cuello salió de entre sus labios, los cuales se movían al compás de una temblorosa mandíbula, mientras sus pupilas encogidas no se centraban en nada, mirando sin ver a causa del shock que acababa de experimentar, tanto por haber estado a punto de fallecer como por haber sobrevivido de milagro a la oleada de proyectiles que la dulce doncella le había lanzado sin motivo aparente.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Guardia Real (Ejército de Nohr)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Espada de bronce [2]
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
Katana de bronce [3]
.
.

Support :
Xander

Especialización :

Experiencia :

Gold :
909


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] [Flashback] Fateful Disaster [Priv. Felicia]

Mensaje por Eliwood el Mar Sep 19, 2017 11:21 pm

Tema cerrado. 30G a Laslow.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
605


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Social] [Flashback] Fateful Disaster [Priv. Felicia]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.