Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Let's get the ball rolling [Priv. June]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Let's get the ball rolling [Priv. June]

Mensaje por Kurthnaga el Mar Ene 31, 2017 3:20 pm

Viajar al bosque de los Serennes se estaba volviendo en una costumbre, aunque tendría que pensar que era más bien una mala costumbre. La visión que Kurthnaga tenía sobre el mundo había cambiado mucho en lo que eran pocos meses y para un ser tan longevo como un dragón, quizás eran demasiados cambios para lo que su costumbre pudiera encajar bien de forma tan rápida. Porque el dragón quería pensar que podía creer en los ideales que había tratado de defender en una sociedad tan cerrada como la suya frente a pocos de sus súbditos más leales, pero... ¿ahora? Le habían tratado mal en su última visita a Begnion y estaba más asustado que nunca. Era consciente de que existía la maldad en los beorcs, había leído sobre la esclavitud, las guerras y aquellos sentimientos negativos que conllevaban. Pero era demasiado pronto para que después de vivir aquel odio en su propia piel, pudiera hacerse a la idea que era real y el bosque de los Serennes era la clara evidencia de que aunque Kurthnaga quisiera pensar que se podía encontrar el mal, también el mal albergaba en los corazones de todos.

Aunque más que el miedo de permanecer fuera de casa, tenía que atender al hecho de que tenía más miedo por el hecho de que... parecía haberse perdido intentando volver a Goldoa. Siempre trataba de tomar el mismo camino para que no le sucedieran cosas como esas, además cuando viajaba sin acompañantes, prefería no retrasarse en sus viajes; porque aunque intuía que su padre, el rey, ya habría descubierto sobre sus viajes a escondidas, de todas formas prefería no estar más tiempo fuera de palacio real del que pudiera controlar. La cuestión es que no recordaba haber pasado por aquellos parajes, ni recordaba que aquellos caminos fueran los que llevasen al bosque que aparecía una vez cruzaba la frontera con su país. Tampoco podía hacer mucho al respecto, porque hacía rato que no veía ningún mercader ni ningún campesino atravesar aquel paso, así que no podía preguntar a nadie y por supuesto, transformarse en dragón para poder ver desde el cielo el camino correcto era la única opción que tendría en casos muy extremas. No podía encajar la situación como “extrema” solo por haberse desviado de su rumbo.

Pero llevaba demasiado tiempo andando, y empezaba a cansarse por el transcurso de las horas aunque a tener en cuenta la luz solar, probablemente todavía le quedaba gran parte del día por delante, así que aprovechó para apartarse el camino y descansar debajo de la copa de un árbol. Kurthnaga quería mantener sus pensamientos positivos así que por el momento, trataría de por su propia cuenta volver a reencontrar el camino que le llevase a casa, quizás solo había avanzado un poco más de la cuenta y no era motivo para entrar en pánico aún. Sin embargo, cuando estaba sentado mientras se resguardaba del sol con la capucha de la túnica cubriéndole el rostro, pero para su mala suerte, un reflejo de sol hizo brillar un colgante que llevaba puesto y estando tan despistado, no vio a venir que un curioso pájaro aprovechó que el colgante se le asomaba por la túnica y que estaba algo desatado para llevárselo de un tirón. En los primeros instantes no se percató de lo ocurrido, hasta que el pájaro salió volando. - ¡Espera! ¡Vuelve aquí! - Apresuradamente se levantó del suelo, provocando que su capucha se desplazara poco a poco hasta descubrir su rostro; aunque no le importó porque no había visto muchas personas alrededor y en ese momento estaba mucho más ocupando corriendo detrás de aquel pequeño ladronzuelo con plumas.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2274


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's get the ball rolling [Priv. June]

Mensaje por June el Lun Feb 06, 2017 6:57 pm

Un camino largo, en una zona apartada de las afueras de la bulliciosa ciudad. Campos amplios, tierra fértil para crear bellos jardines. Una vida tranquila como muchas familias adineradas querían conseguir. Una villa en aquellos territorios sin nombre.

¿Qué hacía allí?

El camino lleno de hierbajos, que llevaba a aquel lugar abandonado. Tan espacioso que se camuflaba con las planicies que le rodeaban. Sólo el cantar de los pájaros se escuchaba en aquellas tierras. A nadie le llamaba la atención tanto como para querer rondar por ahí.

¿Por qué había decidido regresar allí?

En uno de mis cuadernos de bitácoras, había apuntado la ruta que había hecho al huir. Y no precisamente para regresar, sino todo lo contrario: para saber por dónde NO volver a este lugar.
Fui con la mano al cuello todo el camino hasta aquí. Si de algo me acordaba... si de algo no me olvidaría jamás; era del dolor de las miles de cadenas que habían aprisionado aquella parte de mi cuerpo y otras más.

Aún así, ¿por qué?

Recientemente, había escuchado que Begnion se había convertido en un país seguro, que habían fumigado todo rastro de emergidos de sus tierras.
Pero no me apetecía por eso.

El único motivo por el que andaba visitando mi antiguo hogar era porque quería asegurarme.

Asegurarme que el único lugar donde llegué a ser feliz en toda mi vida, no había sido bandalizado por aquellos seres que utilizaban su corta vida para creerse líderes absolutos, destrozando siempre todo a su paso, aquello que les diera tiempo a hacer.

No me molesté en bajarme la capa que llevaba por encima de la cabeza, aunque el tiempo que hacía fuera cálido en comparación a Ilia, solamente para evitar que alguno me reconociera al pasar la ciudad. Ya que yo no me acordaba se sus rostros.
Aunque eso prácticamente fuera imposible, debido a todos los años para ellos que habían pasado.

Hacía... ¿cuánto? Quizás treinta años más o menos, desde que me había ido. Y muchos más desde que mis padres adoptivos habían fallecido.

Empecé a llorar al no poder recordar ya ni siquiera los nombres de aquella pareja anciana de beorcs que tan importantes habían sido para mí. Que habían sido los únicos beorcs dignos; dándome un hogar en el que tenía libertad, ofreciéndome todo lo que a mí me apeteciera, comida, regalos... algo que era nuevo para mí... Escuchándome, queriéndome como la hija que nunca pudieron concebir. Dándome un nombre que hoy en día usaba con orgullo.
"Mi nombre es June", repetía todos los días, no quería olvidarlo.


Me tranquilicé al comprobar que el terreno se había convertido ya en un sitio que no llamaba la atención de lejos, por lo que estaba a salvo.
En la posición donde antes se alzaba la amplia casa, la cual ahora estaba en cenizas, sólo quedaban apenas algunos escombros. Por suerte, no habían sido nunca ocupados por bandidos sin hogar ni nada parecido. Se notaba que ahora la naturaleza que había alrededor empezaba a tomar el lugar, conquistándolo incluso antes que los humanos. De hecho, hasta parecía que en lo alto del cuello de lo que había sido la chimenea, que al ser de piedra era lo único que no había podido ser consumido por el fuego, había un pequeño nido de pájaros justo encima. En el hueco propio de la chimenea, no había nada más que piedras caídas y ramas envueltas de musgo.

Me apoyé encima de aquél pequeño muro, dejando reposar la cabeza sobre mis brazos. Seguía siendo un lugar tranquilo. Ya no había tesoros, los había quemado todos con mi aliento aquél día, junto con cualquier objeto que revelara información personal sobre la pequeña familia rica que había vivido aquí.

Estaba realmente agotada, demasiado tiempo sin transformarme, demasiados días de viaje, demasiadas lágrimas. "Ojalá pudiera dormir unos cuántos años aquí mismo" pensé.

Pero el silencio se vio interrumpido por una voz a lo lejos. Pude asegurar que no había sido tan cerca, sabía que el descampado provocaba que cualquier sonido resonara por los alrededores. Pero tampoco provenía de lejos.

Me reincorporé y giré la cabeza a ambos lados para mirar los alrededores. ¿Una persona? No podía ser...

A los pocos segundos vi cómo un pequeño pájaro sobrevoló el lugar para terminar en el nido. Me quedé mirando hacia arriba, me había parecido ver algo brillante colgando de su pico. Cuando oí a aquella persona venir corriendo hacia aquí, mi primer instinto fue esconderme detrás de las rocas de la chimenea. Pensé en huir, y de hecho estuve a punto de hacerlo... Pero en cuanto noté aquella presencia más cerca, supe en el momento que no se trataba de ningún humano.

De hecho, olía como yo. Olía a dragón.

Así que asomé medio cuerpo sin dudarlo, apoyando las manos en las piedras de la pared de aquella chimenea.
Aún me daba timidez salir del todo, aunque estaba segura de que como yo a él, ya había notado mi presencia también. Vi que llevaba una capa violeta y su cabello era de un color verde lago oscuro, pero no me atrevía a mirarlo directamente a la cara aún.

¡Nunca me había encontrado con alguien de mi raza! ¿Qué podría decirle? ¿Le saludaba? Estaba tan nerviosa que no podía soltar palabra.

- U-uhm...

¿Y qué hacía en Begnion? Acaso...
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Escritora

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Gota de veneno [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
763


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's get the ball rolling [Priv. June]

Mensaje por Kurthnaga el Miér Feb 15, 2017 8:11 pm

El valor monetario de aquella cadena era más bien escaso, perderla no afectaría a que Kurthnaga no pudiera proseguir su viaje, sin embargo más que una joya de palacio era un símbolo que portaba muchos recuerdos. El príncipe estaba acostumbrado a residir en Goldoa y simplemente si quería ver a alguien, estaría por la ciudad en un punto u otro porque los dragones de Goldoa no eran exploradores y no salían de su país. Pero él había decidido que era el momento para ver la realidad por sí mismo y si había un hecho que le asustase mucho más que lo desconocido que podría encontrar en culturas que no se asemejaría para nada a la suya propia, algo que no le gustaba demasiado era el que no podía estar en contacto con los suyos. Era consciente que viajar de su país no estaba bien visto y lo hacía a escondidas de la vista de su padre, que a esa altura, probablemente ya lo había descubierto pero que sin embargo, no decía nada al respecto. Si Kurthnaga echaba de menos a alguien, tenía que simplemente aferrarse a los recuerdos, no era como si pudiera mandar una carta para sentirse mejor.

Quizás perder aquella cadena brillante no supondría ningún cambio en su vida pero le apenaría no tener aquel recuerdo de un viejo amigo, así que trataría de conseguirla de vuelta entre sus manos. Pero corriendo tras aquel travieso pájaro, Kurthnaga pudo percibir la presencia de otro individuo en aquel bosque y su acto reflejo no fue otro que dejar de correr para llevarse la mano a la frente, cubriéndose su marca dragón porque antes ya se le había caído la capucha de la túnica al levantarse rápidamente. Era consciente de que le habían dicho que aquella marca a veces no era reconocible por los beorcs e incluso, a veces se confundía con un rasgo meramente cultural y no una distinción de razas. Kurthnaga de todas formas, temía meterse en problemas por ser un dragón fuera de su país, suficiente riesgo estaba adoptando por viajar por su cuenta. Sin embargo, después de hacer aquel gesto estúpido cubriéndose el rostro, cuando se fijó en quien era el individuo en realidad parecía ser una chica… y no una cualquiera, porque desprendía un aura similar a la suya… como si también fuera un dragón. Kurthnaga hizo un ademán de ir a articular alguna palabra pero en su lugar, giró la cabeza rápidamente para volver a fijarse en el paradero del pájaro, que se encontraba posado en una rama baja de un árbol cercano.

¡Quería ir hasta el pájaro y que le devolviese lo que le había robado! Pero seguramente se iría volando si Kurthnaga se acercaba nervioso, no pudo evitar mirar a la desconocida y titubear por culpa del nerviosismo. Destapando su marca porque no sentía como si ella pudiera ser una posible enemiga en ese momento. - ¿Qué hago? ¡Si me acerco demasiado deprisa se volverá a ir volando y se llevará mi cadena! – Con su acto nervioso habitual, mientras hablaba no podía evitar agarrarse de las manos mientras entrelazaba los dedos entre sí de forma rápida y que claramente denotaba que era su tic nervioso. Además, no podía centrar mucho su mirada en la chica pelirroja porque por su preocupación no podía dejar de pegar ojo al pájaro. – Qué hago… qué hago… ¿Crees que debería acercarme? Pero estoy muy nervioso por si se va volando de nuevo, no sé si lo conseguiré… - Se llevó una de sus manos a su mejilla izquierda, frotando como acto instintivo mientras intentaba tomar una decisión. No solía mostrarse tan nervioso porque no era una faceta que le gustase mostrar a sus subordinados y realmente entendería si asustaba a la chica con aquel saco de nervios en el que se había convertido.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2274


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's get the ball rolling [Priv. June]

Mensaje por June el Vie Feb 17, 2017 11:30 pm

Estaba ensimismada mirándole sorprendida, intentando quedarme con sus rasgos una vez estuvo lo bastante cerca. Mientras segundos más tarde, su mano me había permitido ver su simétrica marca perfectamente colocada en la frente, era como... demasiada perfecta. Y su pelo oscuro... ¿Podría ser...? ¿no, verdad? Seguro que él era otro dragón rojo, por sus ojos... ¡o capaz blanco! No recordaba muy bien las características y tampoco era como si me hubiese topado con dragones antes, sólo sabía que lo eran por su presencia. De todas formas... no tendría sentido que alguien de la realeza estuviera allí, así que descarté aquellas estúpidas ideas de mi cabeza. Por mucho que hubiera conocido ya a un joven manakete, una raza mucho más rara de ver.
Añadido a que su pregunta me sobresaltó, sacándome de mis pensamientos.

- ¿...E-eh? ¿¿ehh?? -Al principio no entendía a qué se refería, hasta que seguí su mirada hacia arriba del cercano árbol, donde se había posado aquél pájaro. - A-ah. -así que lo brillante que me había parecido ver era su... ¿cadena? - Um...

Salí de detrás de donde estaba. Aquello era tan repentino, no sabía que hacer... ¡ni qué responder! Encima, al mirar sus manos, consiguió contagiarme sus nervios. - !!!! ...aaay... -exclamé en un hilo de voz.

¿Acercarse? ¿Esperar? Aunque pensé que no se iba a ir muy lejos, viendo que su nido estaba allí, no lo abandonaría por mucho tiempo. Pero era posible que se llevase el colgante y lo tirase vete tú a saber dónde.

- N-no-n... -tartamudeé más de la costumbre- no lo sé... -respondí apenada.

No se me daba socializar... ni con personas, ni con animales. Así que, yo en su lugar tampoco sabría cómo actuar.
Hasta que se me ocurrió una idea. ¿Y si pensaba como el pájaro? Ponerme en su lugar, tal vez... eso funcionaría.

- Eehhh... Qu-quizás si te quedas... ¿s-sentado aquí? Que vea que n-no vas a hacerle d-daño... -musité- T-tal vez así no tendrá mi-miedo a acercarse de nuevo... Supongo.

- U... ¿ofrecerle comida? ¿algo a cambio? Las aves s-son inteligentes... -me busqué en los bolsillos, con cara de preocupación. Pero se me había olvidado pillar algunas provisiones en la última ciudad, así que iba vacía...

Así que opté por la segunda opción, algo a cambio... algo igual de brillante.
Mis pendientes. Bueno, uno de ellos.

Dudosa de si quitármelo, porque aquellos decorados pendientes eran lo único de valor que me había llevado de esa casa ahora en ruinas, regalo de mis padres. Pero quería ayudar al joven dragón, ¡era uno de los míos! - T-toma... p-puedes utilizar... uh... esto... Tranquilo. -le dije, al sacarme uno de los pendientes, pero aún temblorosa, pues realmente tampoco quería perderlo. Se lo ofrecí con una mano mientras miraba al suelo.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Escritora

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Gota de veneno [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
763


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's get the ball rolling [Priv. June]

Mensaje por Kurthnaga el Jue Mar 09, 2017 7:19 pm

Estaba actuando de forma demasiado impulsiva y aunque ahora no era plenamente consciente de ello, porque, estaba demasiado porque su posesión que el pájaro le había hurtado fuera devuelta a él, probablemente cuando toda aquella situación que le obligaba a actuar de una forma tan rápida hubiera terminado, Kurthnaga tendría remordimientos por haber actuado como una bola de nervios. Había sido educado para actuar frente a los demás con buenos modales y en una ocasión normal, hubiera intentado presentarse en primer lugar y seguir todo un protocolo que tenía inculcado en su manera de actuar que ya se sentía como si fuera algo innato. Pero los nervios parecían ser algo contagioso, porque a Kurthnaga no le parecían salir las palabras con normalidad pero no era el único, porque la otra dragona también se veía alterada de igual forma. Suponía que si ambos estaban nerviosos, quizás no se tendría que disculpar tanto más tarde, quizás...

Mientras la chica tituteaba y el príncipe esperaba que pudiera llegar a pensar en alguna idea que pudiera solucionar la solución, lo único que podía hacer era quedarse mirando al pájaro mientras nerviosamente entrelazaba los dedos como su tic nervioso principal. Cuando viajaba acompañado era un poco más capaz de reprimir sus nervios porque confiaba demasiado en sus subordinados, a los cuales trataba casi más como si fuera su propia familia, pero cuando estaba solo no podía evitar actuar más acorde a su edad y no acorde a un príncipe.

Suspiró cuando la chica respondió que no sabía que hacer tampoco. ¿Qué había esperado? Tampoco debería ir abordando a desconocidos para que le ayudasen en sus problemas, por mucho que pareciesen compartir la misma raza eso no significaba nada. Movió las manos nerviosamente mientras bajaba un poco la cabeza para tratar de disculparse un poco sin tener que usar palabras para ello. - Ah... No pasa nada... Yo tampoco sé. - Lo único que podía hacer era tratar de calmarse porque aunque no tuviera mucha idea de como iba a solucionar la solución, si una cosa sabía era que no iba a darse por vencido... Si el pájaro finalmente se llevaba ese colgante no sería porque Kurthnaga no había intentado hacer nada.

Asintió levemente con la cabeza, intentaba mirar a la chica mientras ella trataba de aportar ideas pero fácilmente se ponía nervioso y miraba hacía el pájaro, así como también miraba a la lejanía por no saber donde centrar su mirada. - Quizás no debería huir de él... - ¿Darle algo para que pudiera pensar que era su amigo? Concordaba con la idea de que los animales eran muy listos así que lo mejor pensaba que sería no pararle ningún tipo de trampa. - No creo tener nada que pueda darle a cambio o simplemente para atraer su atención...

Entonces notó como la chica hacia un gesto con su mano, tocándose la oreja; al principio Kurthnaga no entendía que estaba sucediendo hasta que la chica extendió un pendiente en la palma de su mano, prestandoselo para atraer la atención del pájaro. Un escalofrío le recorrió por toda la espalda; ¡No podía aceptar algo así! Kurthnaga puso su mano encima de la de la chica y con delicadeza, movió los dedos de la mano de ella para cerrarlos en puño. - Agradezco que quieras prestar algo así para ayudarme, sin embargo, no puedo aceptarlo. Seguro que es especial para ti, lamentaría perder tu pendiente o estropearlo... Y creo que se me ha ocurrido una idea. - Respiró hondo un par de veces, tratando de calmar sus nervios, entonces empezó a andar pausadamente en dirección al pájaro con pasos muy cortos para no hacer mucho ruido.

Y continuó acompañando sus pasos de un silbido que imitaba una canción que recordaba de cuando era niño, aunque no era capaz de poner rostro a la persona que cantaba dicha canción décadas atrás. Llamó la atención del pájaro pero no llegando a asustarle ni a hacer que se fuera volando del lugar, cuando se había acercado a un rango que parecía que podía ser peligroso, Kurthnaga simplemente se quedó parado en el lugar pero sin dejar de silbar aquella calmada canción. El pequeño animal al final terminó volando hacía el hombro del príncipe dragón, llevando consigo el colgante que antes le había arrebatado. Fue subiendo su mano poco a poco hasta poder alcanzar a quedarse con su colgante, lo que hizo asustar un poco al animal, el cual volvió al lugar desde donde los había estado observando antes pero habiendo perdido su tesoro.

Kurthnaga suspiró de una forma pesada mientras se llevaba una mano al pecho y después volvió a acercarse a aquella chica que le había tratado de ayudar, volviendo a hacer una pequeña reverencia para disculparse. - Perdón... Me he puesto muy nervioso antes cuando te he pedido ayuda antes, me disculpo por haber sido descortés... Me llamo Kurthnaga. Gracias por ayudarme, no todos lo hubieran hecho...
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2274


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's get the ball rolling [Priv. June]

Mensaje por June el Vie Abr 07, 2017 2:47 pm

Al sentir la mano del apuesto joven sobre la mía, mis mejillas se ruborizaron, notando un fuerte calor donde había palpado el tacto. ¡Jamás había tenido tal contacto directo con otro dragón! En ese instante me puse tan nerviosa que de no ser porque me había cerrado los puños, mi pendiente se hubiera escapado de entre mis dedos.

- L-lo siento. -musité, antes de que él se girara y se dirigiera al árbol donde estaba el pájaro.

Empezó a silbar suavemente, parecía una melodía muy bonita. Me quedé con los ojos abiertos, mirando sorprendida cómo aquello parecía funcionar; era increíble ver cómo el pájaro se le había acercado tanto. - Woah... -Había sido una lástima, sin embargo, que este huyera asustado desde que el dragón aprovechó para agarrar su colgante.

Pero al menos, había recuperado lo que era suyo, y ahora parecía bastante más relajado. Cuando se volteó hacia mí, ví como hacía una reverencia. ¿Había dicho Kurthnaga?
... No, espera. ¿Dónde había escuchado ese nombre antes? Alguien recientemente me lo había mencionado, pero no lograba caer en quién ni por qué.

- N-no es nada, tranquilo. Disculpas a tí, p-por no poder haber hecho mucho por tí... -exclamé, tímida, mientras le devolvía la reverencia- M-mi nombre es June. ¡Me... alegro mucho que vuelvas a tener tu colgante! -sonreí levemente.

A pesar de que él dijera que le había ayudado, la verdad es que no me había sentido muy útil. Quizás si fuera más sociable... A Kija el manakete se le hubiera dado tan bien como él tratar con animales. Kija...

...

Kija me había mencionado su nombre. Kija me había dicho que el joven Kurthnaga...

......... ¡¡¡Eso era!!!

Con un impulso y sin dudarlo, me arrodillé rápidamente en el piso ante él, agachando la cabeza aunque con la mirada bien abierta y el corazón palpando a mil por hora. ¡Pero qué tonta había sido!

"Un dragón negro llamado Kurthnaga"... ¡Los dragones negros eran de la realeza! ¡¡Estaba frente a alguien importante!!

- ¡¡D- di-di- disculpad, s-su alteza!! ¡N-no sabía...! -exclamé casi en pánico, por no saber cómo actuar, si nunca me había relacionado con dragones, mucho menos con la realeza del país de donde supuestamente provenía. ¡No le había reconocido, le había tuteado! ¡¡Seguro le había parecido una total falta de respeto!! Había escuchado que los dragones negros eran bastante severos. - P-por fa-fa-favor, p-piedad, yo... Uh... Ahhh... -ahora había caído en la cuenta, ¡normal que hubiera asimilado que mi pendiente no tenía el mismo valor que su colgante!

¿Qué iba a hacer, qué iba a hacer? ¿Y ahora qué? Estaba a punto de explotar en lágrimas, eran muchas sensaciones dentro de mí.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Escritora

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Gota de veneno [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
763


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's get the ball rolling [Priv. June]

Mensaje por Kurthnaga el Sáb Abr 15, 2017 4:57 pm

Estaba aliviado de poner tener su colgante de vuelta y en un lugar más o menos seguro para que no volviera a ocurrirle lo mismo; aunque en el caso de que se lo hubiera colgado en el cuello y le hubiera pasado lo mismo, tendría que empezar a cuestionarse dónde había perdido la suerte que le acompañaba, porque empezaría a ser raro que la mala suerte le viniera toda de sopetón. Lo importante era que podía empezar a respirar hondo y mantener un poco la compostura, porque lo cierto era que odiaba no poder controlar sus emociones pero desgraciadamente en ese aspecto, el príncipe siempre había sido bastante transparente. Quizás podía ocultar el verdadero motivo si algo le importunaba pero siempre mostraría cierto aspecto de malestar por algo que no iba bien, pensaba que con el tiempo y la madurez eran rasgos que podrían ir poco a poco cambiando aunque también era posible que simplemente, fuese la manera de ser de Kurthnaga.

-¡N-no tienes que disculparte! Has ofrecido tu ayuda... Pero me hubiera dolido perder tu pendiente, seguro que es algo que aprecias y soy un poco desastre a veces así que... prefería no arriesgarme con algo que no me pertenece. - Agachó un poco la cabeza al decir aquellas palabras pero luego intentó fijarse en el rostro de la chica aunque por vergüenza, poco a poco acabó desviando la mirada a otro punto. - Perdón por contagiarte mis nervios, ugh... - Estaba acostumbrado a que a pesar de que los nervios se apoderasen de él, no era algo que afectase a los que le rodeaban porque la diferencia de edad entre él y sus guardias era abismal, por eso quizás se sentía un poco mal porque June se veía igual de nerviosa que él.

Durante unos segundos no entendió que ocurría porque parecía como si el tiempo hubiera transcurrido sin que él pudiera percatarse de ello y de repente lo único que su vista alcanzaba a ver era como June se arrodillaba ante él.  No pudo evitar empezar a mover las manos nerviosamente cuando se percató de lo que estaba ocurriendo y al principio, tartamudeó silabas ininteligibles debido a los nervios hasta que pudo decir algo real. - Y-yo... E-eh, no... - No iba a negar que a Kurthnaga le gustaba que le tratasen con cierto formalismo, porque simplemente, había crecido con ese ambiente y era a lo que estaba acostumbrado a la par que cómodo. Pero aunque sonase cierto irónico, tampoco se sentía nadie demasiado especial por ser un dragón negro, no cuando era el menor de los hermanos y veía a ellos como relucientes y grandes dragones; él se veía a sí mismo y solo podía ver a un cobarde y alguien que solo podía encargarse de pequeñas tareas. - ¿N-no pasa nada...? Por favor, levantate. - Había querido rectificar aquella frase cuando había analizado que podía escucharse como una orden pero dios, estaba tan nervioso que seguramente todavía diría algo peor.

Y segundos después le llegó la idea de que June no se había percatado de que fuera un miembro de la familia real cuando vio su aspecto, sino escuchó su nombre; lo cual no podía evitar parecerle extraño porque los dragones negros compartían rasgos muy parecidos como eran la tez más oscura de lo normal u ojos rubí, pero sin embargo le había reconocido por su... ¿nombre? No era un primer príncipe heredero, así que no esperaba que 'Kurthnaga' fuera algo representativo. - Ah... Um... ¿Puedo preguntarte algo? ¡Es simple curiosidad, lo juro! Eres dragón pero no eres de Goldoa... ¿verdad? Lo digo porque, ah, me has reconocido por mi nombre y no por mi aspecto y eso me ha llamado la atención. ¡Pero, es decir! No tienes que arrodillarte ante mi o nada, sí que se me puede llamar 'alteza' pero no dejo de ser yo... Osea, hm, somos dragones todos y ya está... - Dejó de intentar explicar algo porque se percataba de que no sabía que rumbo estaban tomando sus palabras y seguro que June pensaba que era un estúpido total.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2274


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's get the ball rolling [Priv. June]

Mensaje por June el Jue Mayo 04, 2017 2:33 pm

La cabeza me daba vueltas, casi no podía escuchar nada de lo que él me decía e incluso las palabras que ya había dicho comenzaban a mezclarse. Estaba delante de un miembro de la realeza de Goldoa, el país origen de dragones como yo. Y a pesar de que no era de allí o lo poco que conocía de ellos, no era excusa para perdonar mi actitud.

- ... ¡S-sí! -exclamé en cuanto oí su voz, levantándome tal y como había dicho.

No lo había hecho antes pero quizás ahora sería un buen momento para corregirme y acatar sus órdenes. De todas formas, ¿por qué querría alguien como él algo de mí? ¿Qué hacía en Begnion? ... Al bajar momentáneamente mi mirada por la vergüenza, ¡recordé que había tocado mis manos! Oh cielos...

Lo miré algo confusa debido a su pregunta. - S-sóis... Kurthnaga, un dragón negro, ¿verdad? El joven Kij-... Hakuryuu, -corregí- me nombró que os conocía y se refirió a vos como dragón negro... Y t-todos los dragones negros pertenecen a la realeza, ¿no es así? -le miré, mientras entrelazaba mis manos- O al menos eso leí en alguna parte. Yo realmente no he visto a más dragones, en general... que yo recuerde. -confesé.

Aún sentía algo de miedo por dirigirle la palabra, pero él mismo había dicho que no me preocupara por eso, en teoría. Pero yo seguía nerviosa.

- Es cierto que yo no provengo de Goldoa... o más bien, no lo sé. Y aunque todos seamos dragones como vos decís... eso no quiere decir que no deba trataros con respeto por ser de afuera. O acaso... ¿e-estoy siendo irrespetuosa? -cuestioné- P-por favor, disculpe mi ignorancia... um... A-alteza. -añadí para finalizar mi sentencia.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Escritora

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Gota de veneno [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
763


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's get the ball rolling [Priv. June]

Mensaje por Kurthnaga el Mar Jul 18, 2017 1:08 pm

No iba a negar que Kurthnaga estaba acostumbrado a las formalidades y todo el procedimiento refinado que se llevaba a cabo en el Palacio real; después de todo, había crecido durante décadas acostumbrado a esas formas. Y a veces deseaba que aquellas formalidades no fueran de aquella forma solo por el hecho de que el destino le había hecho nacer como un dragón negro, porque era eso; destino, azar. Quizás si hubiera tenido la oportunidad de elegir quien iba a ser en la vida no habría elegido ser un dragón negro, algunos podrían verlo como una gran ventaja por el poder que conllevaba su raza... ¿Pero realmente valía la pena a cambio de cargar con las responsabilidades de un país como Goldoa? Porque amaba su país pero no quitaba que fuera consciente de que las políticas sobre la restricción exterior pudieran ser algo que se les pudiera volver en contra con los tiempos que corrían.

De todas formas, aunque también se sentía sorprendido en las ocasiones que le hablaban de forma brusca y demasiado directa, tampoco creía que fuera necesario una formalidad fuera de palacio. Y en ese momento la tensión del ambiente parecía ser contagioso; June estaba nerviosa darse cuenta que estaba frente a un dragón negro y ese nerviosismo se le contagiaba a él mismo también, entrelazando los dedos de sus manos sin sentido alguno. - Si, es así... Todos los dragones negros tenemos lazos de sangre con la realeza de Goldoa. Soy Kurthnaga, tercer príncipe de Goldoa. -  Puso su mano derecha encima de su pecho mientras expresaba en alto su posición, así como agachó un poco la cabeza.  Aunque pareció calmado mientras decía aquello, una vez adoptó su postura anterior, su semblante calmado desapareció eventualmente. - ¿No ha visto... más dragones? Oh, hm. Perdón, no quería repetirlo en voz alta.

Negó con la cabeza. - No está siendo irrespetuosa, no se preocupe por ello. Estoy de viaje por mi cuenta así que no espero nada de formalismos fuera de mi hogar, aunque no esperaba encontrarme a otro dragón... ha sido inesperado. - Se tocó detrás de la oreja, nervioso y pensando qué contestar. - Oh, hm... Preferiría que me llamase por mi nombre o príncipe si quiere usar un título. El único que frecuentemente me llama “Alteza” es mi guardaespaldas y a pesar de ello se me hace extraño... Perdón, soy el joven de palacio seguro que todo esto le parecen estupideces.

Entonces pensó en cambiar de tema pero... ¿Hacía donde orientar su conversación? La chica ya se sentía cohibida porque él fuera miembro de la realeza como para encima parecer que la estuviera interrogando, no quería parecer que estuviera abusando de su posición de poder. - ¿Qué haces en Begnion? ¿Vives en este país? Yo suelo ir... al bosque de los Serennes, sé que no quedan más que rastros de la masacre pero... ¿Me sirve para pensar? Creo. Ahora es tiempo de que vuelva a mi país aunque tengo que buscar un lugar para pasar la noche, llevo demasiado andado hoy.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2274


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's get the ball rolling [Priv. June]

Mensaje por June el Mar Ago 15, 2017 7:03 pm

Efectivamente, se trataba de alguien de la realeza. Incluso, ¡tercer príncipe! Eso era demasiado cercano, una posición muy importante. Me quedé viéndolo con admiración, mis ojos bien abiertos mirando cada uno de sus rasgos. Un príncipe... el príncipe de Goldoa, delante de mí. Creía haber tenido encuentros curiosos pero sin duda aquel era uno que jamás hubiera imaginado. En ese momento me incomodaba... o más bien, me molestaba el no saber más sobre el reino de los de mi raza. El no haber tenido la oportunidad de nacer o vivir allí, en paz...
Porque yo nunca había pisado aquellas tierras, ¿verdad?

- P-p-príncipe... K-Kurthnaga. -repetí con nerviosismo en la voz, añadiendo el título que él me había ofrecido, ya que me negaba a tratarlo sin formalidad, ¡aquello sería una locura! Sí, era una locura que un plebeyo tratara así a alguien de la realeza, y hasta a mí me parecía también raro que él no estuviera cómodo... pero no por eso eran estupideces, así que negué con la cabeza. - N-no... no se preocupe, no es n-ninguna estupidez. -murmuré, sin saber siquiera si tenía derecho a contestar algo así.

Si era el joven de palacio... ¿eso significaba que el rey sólo había tenido tres hijos? Me había imaginado que la familia real fuera más amplia. En general, siempre me imaginaba que cualquier familia real abundaba en miembros.

Sus preguntas me vinieron desprevenidas, en varios aspectos. Primero, ¿había escuchado bien, "masacre"? No recordaba haber leído algo de eso en lo poco que me había informado sobre Goldoa. El bosque de los Serennes... Creo que no quedaba muy lejos de ahí.

- Yo... -no supe por donde empezar, de pronto- No, ahora... vivo muy lejos de aquí. De Begnion, incluso de Tellius. Vengo de Ilia, un país frío, que queda en el continente del sur... Elibe, se llama. -No sabía si su alteza conocía aquel lugar, pero sin duda sería muy irrespetuoso poner en duda la sabiduría de un príncipe, así que omití las preguntas por mi parte.

- E-estoy de viaje ahora mismo porque... B-b-bueno, yo... solía vivir aquí, en este país. Y por aquí me refiero... "Aquí" mismo, d-de hecho... -miré al rededor, al suelo, todo eran rastros, ruinas. Cualquier resto de mueble alguno estaba completamente calcinado, todo se había convertido en ceniza, ya lejos incluso de seguir permaneciendo allí tras el paso de los años. Solamente quedaban piedras desperdigadas, los muros que marcaban las delimitaciones de la estructura básica estaban tirados, destruidos. Apenas y había un par de huecos naturales que ahora servían de refugios a animales pequeños. El lugar y todo lo demás estaba lleno de hierbajos, enredaderas... la naturaleza incluso se había apoderado de la media chimenea que servía de nido a algunas aves en lo más alto. - C-como veréis, le ofrecería mi antigua casa pero...

Suspiré sin terminar la frase, pues era más que obvio si se había dado cuenta de en dónde nos encontrábamos. -Fue el único lugar al que consideré un hogar... -musité en voz baja, antes de volver a dirigirme a él con timidez.

Es decir... Yo estaba viajando y normalmente a mí me bastaba con dormir en la mitad de cualquier bosque, mientras fueran lugares apartados de la gente. Pero... ¡él era un príncipe! ¿Dormir al aire libre, en la tierra sucia? ¿Cómo le iba a proponer eso? Por suerte, aún quedaba para la noche, podría guiarle a otro lugar, pero el pueblo "más cercano" era uno lleno de humanos que, según quería recordar en mi cabeza, sus modales y costumbres dejaban mucho que desear para cualquier Laguz. Claro que no tenía en cuenta que ya habían pasado más de treinta años para ellos. Para mí era una suerte de que mis padres hubieran tenido esta villa apartada, ya que esos largos años en los que decidí huir tras su muerte, podía asegurarme que nadie tocara aquel lugar, hecho que parecía haber surtido efecto.

Pero para él, ahora esa situación era quizás mala fortuna. Estaba cansado, seguramente no quería andar más para llegar a la aldea.

- C-conozco una aldea p-pero... aún está bastante lejos de aquí... -bajé la mirada- Lo... lo siento por no poder ofrecerle nada a vuestra altura... -pausé, para añadir algo insegura- ¡E-es decir! ... Puede des-descansar un rato aquí, p-pero quizá sea más conveniente que a-antes de la noche... Vaya a-al lugar. -comenté, apenada.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Escritora

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Gota de veneno [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
763


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's get the ball rolling [Priv. June]

Mensaje por Kurthnaga el Sáb Ago 19, 2017 7:06 am

Al menos había conseguido que la chica no le llamase “Alteza” y le llamase “Príncipe”, un término que se le hacía mucho más familiar, aunque a pesar de eso, ella se veía muy nerviosa. No sabía si era por el hecho de conocer que era un miembro del linaje real porque si retrocedía unos minutos atrás a cuando aquel pájaro travieso le había quitado el collar, también era capaz de notar nerviosismo en sus actos. Quizás aquel era un rasgo de la personalidad de la dragón y percatarse de que estaba delante de un dragón negro simplemente empeoraba un poco las cosas, y la verdad era que, Kurthnaga no tenía la menor idea de como suavizar la situación para que ella no estuviera tan nerviosa o se sintiese forzada de cualquier modo en la conversación. Pero como no sabía como hacer que las cosas estuvieran un poco mejor, simplemente tendría que continuar intentando no meter demasiado la pata con sus palabras.

-Oh, estuve en Elibe pero el único país en el que he estado fue Etruria; muy de paso y deprisa, tengo que añadir. Sin embargo, una vez pude mantener una conversación con un beorc procedente de Ilia y me contó sobre dicho país... Recuerdo que también mencionase el frío y la nieve. - No podía decir mucho más de propia mano ya que, sus conocimientos sobre geografía y cultura de países localizados en continentes ajenos al suyo eran muy limitados. La ideología y el pensamiento de Goldoa provocaba directamente aquella consecuencia: era muy difícil tener conocimientos (actuales) sobre lo que ocurría fuera de las fronteras, al tener una política totalmente contraria al libre paso de laguz y mercancías, se centraban en solo tener noticias de lo que ocurría dentro del reino. En el pasado, Kurthnaga había estado muy en contra de esa ideología, ahora ya no pensaba que fuera tan terrible. - He residido únicamente en Goldoa durante muchas décadas e inicié a viajar hace muy poco tiempo en comparación, así que desconozco mucho de geografía.  Este caso ha sido una coincidencia, normalmente los nombres de países lejanos no me suenan mucho. - Añadió una pequeña risa después de sus palabras para quitarle importancia al asunto.

Cuando escuchó que ella había vivido en aquel lugar, en el que ahora no se encontraba más que restos de lo que había sido una civilización tiempo atrás, no pudo evitar sentirse apenado porque June tuviera que enfrentarse a ver lo era un hogar para ella, reducido a cenizas. No podía empatizar del todo porque... Kurthnaga no había vivido grandes tragedias en su vida, lo más cercano a esa situación que había estado era cuando encontró a Jafar entre los escombros en los que un día fue el campamento de su clan. Pero por mucho que considerase al dragón blanco como a un hermano menor, ese era el dolor de Jafar: no el suyo. - Sé que no son más que meras palabras pero... Lamento que tengas que ver tu hogar así, aun residiendo actualmente en otro lugar... debe ser duro. Y no debes disculparte por ello, no hay problema.

Juntó sus manos a la altura del pecho, moviendo sus dedos como si de un tic nervioso fuere mientras pensaba un poco qué era lo que tenía que hacer a continuación. - No se preocupe por no poderme ofrecer nada, tampoco es algo que esté en sus manos. ¿Es viable alcanzar esa aldea hoy antes de que anochezca? -Después de aquella pregunta, iba a añadir algo más pero de repente, se calló en seco. Algo avergonzado por atreverse a decir lo que quería pero después pensó que lo mejor era ser sincero. - ¿No tengo problema en acampar realmente? Me da algo de miedo acampar si estoy solo porque... no soy un viajero nato pero, si no es viable alcanzar la aldea no me importaría buscar un sitio para pasar la noche.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Reyson
Jafar

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2274


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's get the ball rolling [Priv. June]

Mensaje por June el Lun Ago 28, 2017 10:14 pm

Me había aliviado un poco saber que el príncipe no tenía por qué conocerlo todo, tal vez. Así que a pesar de que dijese que ya había estado por allí y supiese de Ilia, hubiera sido difícil ofenderle con un tema así. De hecho, se mostró bastante comprensivo conmigo al respecto.
Tenía que aprender a calmarme, estaba junto a otro laguz... ¡a otro dragón! Estaría a salvo. Aunque era difícil tranquilizarme sabiendo que me encontraba frente a alguien de la realeza.

- ¿Tratáis... con beorcs? -cuestioné esperando no ser maleducada. Pero aquello me había extrañado, pues pensaba que en Goldoa no se tenía bien visto relacionarse con los humanos.

Pegué un respingo en cuanto escuché al príncipe lamentarse por la situación en la que se encontraban las ruinas que un día fueron mi casa. Nunca imaginé que alguien de tal estatus se preocupara por aquellas cosas, pensaba que todo era producto de cuentos ficticios.

- N-no, yo... -musité. ¿Debía decirle que había sido yo la que lo había causado? ¿Que yo había quemado mi propio hogar, tiempo después de que mis padres hubieran muerto? Aunque lo había hecho solo para proteger aquel lugar y evitar que los humanos se robaran las riquezas ajenas, tal vez él no opinaría de la misma forma. Así que me mantuve en silencio.

Ante su pregunta, dejé de ver sus manos nerviosas para mirar al cielo. - Uhmm... - Era tarde, ya había pasado el mediodía, pero a juzgar por la posición del sol aún quedaban un par de horas de luz. ¿Sería viable, entonces? Yo había tardado bastante en llegar desde allí por la mañana, pero creo que no fueron muchas horas de camino. Aunque él estaba cansado.

- Bueno, yo diría que... -pausé, ya que él añadió algo más a su pregunta- ¿e-eh?

¿Había escuchado bien? ¿No le importaba acampar? ¿A alguien como él? Aunque fuera estando acompañado... ¿Acompañado? Miré alrededor buscando  a su guardaespaldas, él lo había mencionado pero hasta entonces pensaba que solamente estábamos él y yo en aquel lugar. Y así era, no había nadie más... ¿a quién se refería pues? Bajé a la cabeza, pensando mientras mis ojos se clavaban en mis pies...
Oh, claro.

Mi cara se ruborizó ligeramente. Yo no era el mejor tipo de persona para tomar decisiones... Podría llevarlo hasta el pueblo de beorcs, ciertamente. O podría acampar con él encima de aquellos restos. Y aunque tal vez no sería lo mejor para él, el simple hecho de que me agobiaba rondar por allá donde haya humanos, descartó la primera opción.

- Ha-... ¿Habéis acampado alguna otra vez? -le pregunté, entonces- Y... e-este... si n-no le es p-problema... ¿d-dónde está v-vuestro... g-g-guardaespaldas? -añadí, algo temblorosa por meterme donde no llamaban.

Es decir, a mí no me molestaba pasar la noche con un laguz de confianza, pero yo era lo menos adecuado para proteger al príncipe en caso de que ocurriese algo.
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Escritora

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Gota de veneno [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
763


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let's get the ball rolling [Priv. June]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.