Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Campaña de conquista] El zorro es el mejor amigo del hombre [Priv. Artemis]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de conquista] El zorro es el mejor amigo del hombre [Priv. Artemis]

Mensaje por Marth el Mar Ene 31, 2017 2:08 am

El tiempo le corría en contra, un mensajero le había traído una carta desde Lycia de su fiel aliado del otro lado de las aguas y encontrando un momento escribió apresurado su respuesta con una pequeña mentirilla blanca, el remitente no daba a donde realmente se encontraba, cerca del corazón de Regna Ferox, si no que la envió como si se encontrase en Altea, en la isla capital. Sería demasiado largo explicarle lo que estaba haciendo y prefería hacerlo en persona, como mismo el marqués había solicitado. Puesto no seguiría en aquella avanzadilla en Regna Ferox si no que dejaría a hombres de confianza y sus estrategas a cargo y él continuaría donde se desempeñaba mejor; áreas sociales y políticas. llegaría hasta el próximo punto marcado en el mapa donde el grupo de caballeros debían detenerse para hacer campamento y de allí regresaría sobre sus pasos por el camino seguro hasta Altea y partiría de inmediato a Elibe.

La estrategia que seguían era básica y sencilla pero efectiva, muy repetida a lo largo de la historia y claramente eran movimientos de conquista y colonización por donde se lo mirase. Las fuerzas de Altea estaban divididas en tres grupos, dos bélicos y uno civil. El primero grupo bélico era en el que se encontraba el príncipe, eran principalmente caballería montada y arqueros, incluso algunos pegasos, eran el frente conquistador, llegando a los puntos específicos y claves que habían marcado los estrategas en el mapa y atacaban a los emergidos. Seguidos de cerca un grupo más numeroso de soldados a pie llegaba como refuerzos asegurando las áreas que rodeaban los puntos claves  y encerraban al enemigo para asegurarse que nadie escapase y poder limpiar la zona. Una vez limpio de emergidos y asegurada llegaban los civiles, gente trabajadora que construía sobre las ruinas asentamientos bajo la bandera de Altea donde todos los ciudadanos de Regna Ferox que sobrevivían escondiéndose o escapándose de los emergidos podían encontrar refugio y si trabajaban también comida y una cama permanente. Conquistando y colonizando avanzaban paso a paso hacia el corazón del país donde después comenzarían a expandirse. Era una tarea de meses pero que Marth llevaba con diligencia y contrario a lo que pudiese aparentar, no era poder y tierras lo que ambicionaba el pequeño príncipe, si no su deseo de proteger a la gente sobreviviente de tal tragedia, sintiéndose culpable de que esa desgracia cayera sobre ellos.

Se movilizaba con el grupo de caballeros durante el día por la ciudad capital, las calles estaban desiertas y los pocos emergidos con los que se cruzaban eran rápidamente eliminados. Tenían varios kilómetros que recorrer antes de llegar al siguiente punto en el mapa: el palacio del Khan. Tomado el edificio ya estarían en excelente posición y Marth podría regresar viajando de asentamiento en asentamiento de manera segura hasta nuevamente tierras de Altea. Pero no sería tan sencillo, como podría comprobar enseguida, a medida que se acercaban podía llegar a ver que el número de emergidos aumentaba así que decidió detener la marcha y desviar para no estar tan expuestos.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de bronce [1]
Vulnerary [2]
.
.
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1734


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] El zorro es el mejor amigo del hombre [Priv. Artemis]

Mensaje por Artemis el Mar Ene 31, 2017 3:31 am

Había sido hasta ahora una ardua tarea, una misión auto impuesta a la que no planeaba dar marcha atrás. Pasaron ya varias semanas desde su llegada a Regna Ferox donde gracias a su agilidad natural y a su rauda marcha a cuatro patas se había dado el trabajo de recorrer aquel reino caído en busca de marcar en la copia de un mapa que tomo de la biblioteca los lugares donde estaban las ciudades destruidas y los lugares donde notaba que se concentraban mas las hordas de emergidos.

Había resultado algo magullado en un encontronazo que tuvo en aquella posada sobre una colina asistiendo al príncipe de Nohr quien, por su forma de hablar adivinaba que era aliado de su amo.... Si.... su amo, la persona por la que estaba haciendo todo aquello y francamente pensaba que cada esfuerzo o sacrificio valía la pena. No solo era la persona que le había dado un hogar al cual pertenecer, le colmaba de regalos y atenciones, le brindaba protección y otras muchas cosas que no podría enumerar, aun así... era demasiado joven para los ojos del zorro. No podía evitar preocuparse por él, deseaba desesperadamente poder retribuirle todas las bondades que le había extendido, serle útil y no solo un mero adorno mas en el castillo. por eso estaba allí, con su capucha de cuero desgastada por el largo viaje y las batallas, algo sucio y desaliñado pero satisfecho con el mapa lleno de apuntes que traía consigo; ahora solo debía hacérselo llegar.

Desde aquella ardua batalla en la posada, de un día para otro, el zorro noto que de alguna manera le sobraban colas.... 8 para ser exacto. Esa mañana le había dado un susto de muerte y al principio todas serpenteaban sin control alguno, meneándose en todas direcciones hasta que le comenzó a dedicar unos minutos al día en acostumbrarse a sus nuevas extremidades, logrando juntarlas en un solo mechón de pelo que asemejaba a una enorme cola plateada mucho mas esponjada y llamativa de lo que fue antes de aquella transformación.

- Ahora que lo pienso.... me parezco un poco a los pavorreales que tanto le gustan -

Menciono entusiasmado abriendo sus colas a modo de abanico de forma elegante.... estaba seguro que aquel seria un truco que seguro el chico disfrutaría. Fue así que pasaba sus días, su nuevo cuerpo era mas ágil, mas fuerte y elegante pero le costaba algo de trabajo acostumbrarse del todo, aun con esas se las arreglo para seguir con su misión recorriendo Regna Ferox y eliminando los grupos más pequeños de emergidos que se topaba en el camino.  

Se encaminaba de regreso a la ciudad de Altea ya con su blanco pelaje algo sucio pues había pocos lugares seguros para bañarse, igualmente poca comida debido a la destrucción que los emergidos desataron en esas tierras por lo que la orgullosa mascota de Altea había tenido días mejores... y un par de kilos extra. Fue entonces que, haciendo una pequeña pausa para descansar sus largas y felpudas orejas se alzaron atentas escuchando el sonido de cascos de caballo, un grupo numeroso aparentemente. Se acerco agazapándose sobre sí mismo para caminar haciendo el menor ruido posible.... el bulto que hacían sus esponjadas colas difícilmente pasaba desapercibido pero Artemis no estaba en realidad preocupado por ello; si no se les molestaba los Emergidos solían seguir su marcha sin prestarle mucha atención a los alrededores, característica de la cual el zorro había sacado ventaja para su osada exploración. En caso de ser un ejército humano solo restaba verificar de que reino se trataba pues si fuese otra avanzada de Nohr tenía un trato amable o cuanto menos diplomático asegurado gracias a la placa de oro, grande y llamativa con el escudo de la casa real de Altea que portaba en el cuello.

Al comprobar que no olían a cadáveres andantes Artemis se animo a reincorporarse y andar a paso tranquilo. Se quito la capucha de cuero que antes cubría su cabeza procurando pulir un poco con sus ropas la placa en su cuello para que esta se presentara brillante y llamativa como solía serlo. En eso y estando aun a una distancia considerable pudo captar un aroma familiar que llevaba quien sabe cuántos meses extrañando, una silueta a caballo familiar no muy clara pero inconfundible que le hiso abrir los ojos con sorpresa.

- No es posible, lo es?…. Amo?.... AMO!!!! -

No se lo pensó siquiera, corrió a su encuentro lo mas rápido que sus piernas se lo permitían tal como lo haría cualquier can que no ha visto a su dueño en mucho tiempo y, al no parecerle suficiente se transformo para ganar más impulso al tener ahora 4 patas. Todas sus colas se meneaban en un solo vaivén, sus ojos azules brillaban de alegría, el corazón latiéndole al mil por hora mientras que en su rostro canino estaba dibujada una enorme sonrisa de boca abierta con la lengua colgando. Por supuesto que el grupo de pegasos desde las alturas solo pudieron ver a una enorme bestia blanca que se acercaba a raudo trote, aun que aquello era igualmente imposible que pasara recibido para la caballería pues de la nada los corceles se pusieron ligeramente inquietos.... cosa totalmente entendible si se tomaba encuentra que un depredador gigantesco se acercaba hacia ellos a toda velocidad.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] El zorro es el mejor amigo del hombre [Priv. Artemis]

Mensaje por Marth el Lun Feb 27, 2017 10:52 pm

Los jinetes pegaso trazaban grandes círculos en el cielo a gran altura para estar lejos de las flechas enemigas si llegaban a divisarlos y que fuese difícil llegar a rastrear de donde venían avanzando los alteanos, igualmente su pelaje blanco y sus armaduras y estandartes azules les daban buen camuflaje en el aire. Fueron los primeros en ver una figura acercarse rápidamente, primero una persona con lo que parecía ser un gran bulto de piel blanca detrás y que enseguida parecía un lobo del tamaño de un león extremadamente esponjoso. La caballería avanzaba lenta y tranquila, sin enemigos a la vista y sin que los pegasos den alarma al respecto iban muchos de los jinetes a pie sujetando los caballos por las riendas, otros solo dejaban las riendas flojas mientras conversaban con sus compañeros dejando que los caballos siguieran el grupo liderado por el príncipe, que con dos caballeros, uno a cada lado, eran los únicos tres que iban en silencio y diligentes, atentos a todo el entorno. Los primeros en notar la presencia del gran zorro de nueve colas fueron los corceles, nerviosos se detuvieron algunos, otros resoplaron e intentaron desviarse del grupo, uno incluso se paró sobre sus patas traseras cuando la figura blanca apareció a la vista. El primer humano en divisarlo fue uno de los caballeros al lado de Marth que inmediatamente sacó su lanza para defender del ataque y dando la voz de alarma detuvo la marcha.

Todos se detuvieron controlando a sus caballos, los pegasos comenzaron a volar cada vez más bajo para identificar al animal y diferenciar si se trataba de un enemigo o algo inofensivo. Marth se detuvo en seco y apoyó su mano en la espada por la alarma pero al ver que se trataba de un animal que reconocía levantó su mano - ¡No ataquen! - adelantó un poco su caballo para intentar verle mejor, no era posible que Artemis estuviese allí, debería estar en la seguridad del castillo siendo atendido y cuidado, no en medio de un país repleto de emergidos, pero también era verdad que hacía mucho que no lo veía. Desde la liberación de su tierra había estado entre problemas que no le permitieron descanso estando por sobretodo la muerte oficial de su padre, el Rey, que no había regresado de la guerra de liberación, seguido a eso la corte que le consideraba demasiado joven e inexperiente para tomar el trono y si bien nadie se le había revelado tampoco le habían reconocido insinuando que si ni siquiera estaba comprometido no podría tomar el trono. Había pasado meses de estres tomando juramento de sus caballeros y al conseguir el reconocimiento de sus tropas y de gran parte de la corte ya había podido coronarse como príncipe regente, no pudiendo tomar la corona hasta estar comprometido o casado, como lo dictaba la tradición del país. Inmediatamente después había emprendido esta conquista que no solo demostraría su fortaleza como país y líder si no también que ayudaría a los pobres ciudadanos de Regna Ferox que estaban ahora bajo la desgracia de los emergidos. No había estado ni cerca de dedicar tiempo a sus gustos, su bailarín favorito de Begnion se había retirado del castillo y ni siquiera había disfrutado más que un par de bailes de él, que Artemis se hubiese ido le hubiese partido el corazón.

Cuando su vista llegó a diferenciar las marcas azules y el punto rojo en su frente supo que se trataba de Artemis, un pequeño dolor en su pecho le hizo ver que no estaba en el castillo y también le había dejado pero ahora estaba allí y corriendo hacia él. El príncipe bajó de su caballo y corrió separándose del grupo, solo sus dos caballeros avanzaron detrás de él dando distancia para permitir el encuentro sin interrupción pero aún cercanamente vigilando al menor, el peliazul corrió al encuentro con su can extendiendo sus brazos cuando estuvieron cerca para recibirlo como si se tratase de un pequeño chucho y no un zorro del tamaño de un caballo casi - ¡ARTEMIS! ¿Como es posible? ¿Qué haces en este lugar? ¿Como puede ser que estés tan lejos de nuestro hogar? - preguntaba en el momento que sus manos enguantadas en finos guantes blancos de montar, alcanzaron el pelaje mullido y suave del zorro.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de bronce [1]
Vulnerary [2]
.
.
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1734


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] El zorro es el mejor amigo del hombre [Priv. Artemis]

Mensaje por Artemis el Miér Mar 01, 2017 1:29 am

Artemis fue disminuyendo poco a poco la velocidad en cuanto diviso la figura del chico correr hacia él, trotando a paso ligero casi dando brinquitos cuando ya se encontraba a pocos pasos de llegar a su encuentro. El zorro hacia ruiditos parecidos al llanto que tienen los perros cuando se sienten solos, sacudiendo enérgicamente todas sus colas y apoyando la cabeza en el hombro del chico, casi como si le abrazara. Le hiso unos cuantos mimos con el hocico y froto su gran cabeza contra él en repetidas ocasiones antes de responderle, feliz por verle al fin después de tanto tiempo…. le extrañaba, le había estado extrañando todo ese tiempo y ahora que al fin volvía a verlo, sano y salvo, sintió como si le quitaran un enorme peso del pecho.

- Amo, dichosos los ojos que le contemplan!!!, no lo había visto en mucho tiempo!!!, estaba preocupado!!!. Ha estado comiendo adecuadamente?, ha dormido suficiente? -

Le miro desde todos los ángulos casi como si pretendiese comprobar con la vista que se encontraba bien, suspirando aliviado al notar que parecía ser el caso. Fue entonces que, sentándose sobre sus patas traseras hiso un pequeño inclinamiento de cabeza poniendo una de sus patas en su pecho casi como si fuese un saludo como el que hacían los soldados.

- Se de sobra que ha estado ocupado últimamente amo y por una temporada me estuve quedando resguardado en el castillo… sin embargo, más temprano que tarde me di cuenta que allí no le era útil, me sentí ingrato al pensar en lo mucho que usted se esforzaba mientras yo pasaba las horas tras la seguridad de las murallas; al final decidí ponerme patas a la obra en pos de aminorar su carga por poco que fuera.. -

Comento orgulloso sacando el pecho mientras que el vaivén de sus esponjadas colas se mantenía enérgico y elegante, aun meneándose como si fuese una sola extremidad. La punta de cada una de ellas había adquirido un tono azulado al igual que sus tatuajes y su tamaño había aumentado considerablemente tras la transformación a la nueva criatura que era… era el mismo Artemis pero con un aspecto más fuerte, elegante y orgulloso. Aun así pese a aquellos cambios el viaje por aquellas hostiles tierras no habían pasado indiferentes pues pese a verse ileso y saludable su pelaje, normalmente de un bello y brillante color plateado se veía ahora de un gris opaco y algo desaliñado por la falta de atenciones.

- El cómo termine aquí es.... una historia bastante larga pero podría resumirla en que escuche que usted vendría a liberar este territorio que cayó en manos de los emergidos. Tome la iniciativa pues, de salir con unas cuantas semanas de anticipación para hacer un reconocimiento del terreno y hacer su viaje más seguro, Amo. La idea por supuesto era regresar antes de su partida para entregarle el mapa pero creo que me tomo más tiempo del que había previsto. -

Echo sus largas orejas hacia atrás agachando la cabeza ligeramente decepcionado pues esperaba regresar triunfante al castillo con algo que pudiese ayudar al chico pero en lugar de ello a cabo por presentarse ante él con ese aspecto tan lamentable ya comenzada la campaña en Regna Ferox.

- Me encontré también con el príncipe Xander, primer príncipe a la corona de Nohr. Le ayude a limpiar un área de emergidos para proteger a unos civiles que se encontraban refugiados en una posada ubicada en una colina a varios kilómetros de aquí, marque igualmente la ubicación en el mapa que llevo conmigo. Me pidió le diera el siguiente recado; "Nohr, en tierras de Regna Ferox, marcha por Altea.". -

Se quedo sentado frente al chico de cabellos azules, con la cabeza agachada por respeto al ser más alto que el aun en su forma animal. Había aun tantas cosas que deseaba contarle pero entendía que no era el lugar ni el momento.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] El zorro es el mejor amigo del hombre [Priv. Artemis]

Mensaje por Marth el Vie Abr 14, 2017 2:04 am

El príncipe encontraba la manera de estar limpio y presentable en el campo de batalla como lo estaba en el castillo, su cabello estaba lacio y peinado ligeramente perfumado, sus ropas planchadas y limpias y sus botas impecables de manchas, ahora un poco polvorientas por la corrida y estar montando. Cuando abrazó al zorro sintió la suavidad de su pelaje contra su rostro y sonrió cerrando sus ojos de felicidad, abrazando con fuerza y hundiendo deliberadamente su rostro en el pelo largo y blanco del animal. No olía a los aceites perfumados que solía usar en el castillo pero no estaba tan sucio como un animal en aquel lugar estaría. En otro contexto seguramente Marth no se abría aferrado tanto pero lo había extrañado y se había preocupado demasiado en ese momento cuando lo vio en aquel lugar y enterándose de que no había estado en la seguridad del castillo como lo había dejado. Acarició su pelaje y se separó un poco solo para acariciar la cabeza del gran zorro. Cuando este lo examinó él hizo lo mismo, buscando heridas o signos de que estuviese flaco pero parecía sano, al menos su pelaje seguía blanco y no mostraba manchas rojas y estaba tan tupido como siempre aunque no tan brillante y blanco como estaría en el castillo. Suspiró notoriamente de alivio llevando una mano a su pecho de manera delicada como todo en él - Me encuentro bien, no debería preocuparse, pero usted... ¿Como puede ser...? - se quedó con las palabras en la boca sin poder continuar, dejando un poco que el zorro respondiese antes de seguir agregando preguntas, pero es que tenía tanto que aclarar y su mente parecía formular dudas a la velocidad de un caballo desbocado.

Cuando el zorro comenzó a hablar y contar sus aventuras y razones prestó atención, serio en su mirada pero con el alivio marcando una ligera sonrisa en sus labios esta se borró cuando mencionó que hacía semanas que faltaba de su hogar. Él había estado tan ocupado con los problemas de la muerte de su padre y las desconfianzas en la corte donde algunos habían expresado muy fuertemente las dudas que tenían de la capacidad de gobernar del joven príncipe así como la rotura de la tradición al aceptar a un rey que no estuviese casado, ni siquiera comprometido, así mismo había tenido que tomar juramentos nuevamente de sus caballeros y había tenido que encontrar, junto con sus estrategas, la manera de hacerse regente sin tomar la corona aún... muchos problemas en muy corto tiempo y más encima aparentando que todo estaba bien de puertas hacia afuera, pues nada de esto se había filtrado hacia el pueblo ni hacia el ejercito, solo hacia sus caballeros más cercanos. Si el zorro sabía de aquellos problemas no sería por que el príncipe le hubiese contado pero estando tan parte del castillo y cercano al príncipe podría haber accedido a áreas de reuniones donde algunos nobles pudieron haber hablado sin preocuparse por la presencia de un zorro blanco, confundiéndolo quizás con un simple perro exótico de la amplia colección de animales del príncipe y nada más. Asentía con su cabeza mientras hablaba, considerando lo que decía y finalmente sonriendo con algo de soltura animada - Artemis, es realmente hermoso en todo aspecto. Su corazón es tan grande que ha tenido que crecer para poder llevarlo. Agradezco profundamente sus intenciones y su interés por nuestro camino. Me hubiese gustado que me informara de sus intenciones y deseos para poder al menos darle lo necesario para ello, al menos escoltas y provisiones. - aunque mejor que no le hubiese dicho, Marth no habría permitido que una de sus preciadas mascotas saliese al mundo peligroso y menos en una misión de exploración que era sabido que era más normal que la gente no regresase a que lo hicieran con éxito, más aún en un país como Ragna Ferox que estaba plagado de emergidos.

La mención del príncipe de Nohr le hizo tensarse, antes de partir había intercambiado cartas con él y no había terminado demasiado amistosa la situación, enterándose que era un descendiente del dragón oscuro Marth había prohibido la entrada de la familia real a Altea y ahora temía un poco de aquel país tan oscuro, de solo pensar que había estado allí y en presencia de Leon, otro príncipe que también portaba sangre del dragón oscuro le hacía poner la piel de gallina. Sin embargo las noticias que Artemis traía eran favorables y suspiró en alivio por ello, el príncipe de Nohr parecía aún respetar sus tratados formales pese a las diferencias culturales y eso le daba un poco más de seguridad y confianza en aquel país tan diferente - Ha tenido unos meses atareado, por lo que veo y me llena de alegría tenerlo sano y salvo conmigo ahora. Estoy ansioso de poder examinar el mapa que ha llevado y me encargaré prontamente de enviar una carta en agradecimiento al príncipe Xander. - no terminaba de hablar que un caballero a lomos de su montura se acercó apresuradamente, el caballo miró con preocupación al gran zorro que siendo de su tamaño era realmente un peligro a sus ojos. El caballero habló prontamente - Lamento interrumpir pero un grupo de emergidos está acercándose desde el norte hacia nosotros. Esperamos ordenes para actuar. -


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de bronce [1]
Vulnerary [2]
.
.
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1734


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] El zorro es el mejor amigo del hombre [Priv. Artemis]

Mensaje por Artemis el Dom Abr 16, 2017 9:44 pm

El zorro esbozo una enorme sonrisa en su rostro canino ante las palabras del joven soberano, disfrutando igualmente de las tan esperadas caricias de este pues aun que en sus viajes recientes había recibido algunos mimos ningunos eran como los de su dueño…. aquello podría considerarse quizá como puro y llano amor de perro, ese que le hacía extrañar a su dueño aun que solo estuviese a unos metros de él, ese que le impulsaba a darlo todo por hacerlo feliz y esperar como única recompensa su sonrisa y algunas palmadas en la cabeza.

- La idea era que no se diera cuenta, usted sabe, para no preocuparlo más de la cuenta. Su trabajo no es muy sencillo que digamos y creo que lo que menos necesita es preocuparse por lo que está haciendo su mascota -

No era la primera vez que hacia algo parecido, arreglando detalles menores antes de que se volvieran problemas mayores tales como cazar criminales buscados en las cercanías de Altea y atender a un orfanato para recibir a los cachorros humanos que quedaron desamparados en la guerra de liberación, por supuesto todo financiado con las recompensas que cobraba con la captura de criminales sin pedir o afectar de ninguna manera a su dueño.

- Además, amo, usted necesita de la fuerza de todos sus hombres y por mi parte soy más que solo una adorable bola de pelo; soy una SUPER adorable bola de pelo que sabe defenderse. Le aseguro que soy perfectamente capaz de realizar tareas como esta, las ventajas de tener 4 patas ya le digo…. aun así, si le hace sentir mejor partí a este viaje con una dotación muy generosa de Arty-galletas así que no pase hambre una buena temporada. -

La reacción del joven peli azul ante la mención del príncipe de Nohr no paso desapercibida para el zorro, siendo tan observador como era. Adivinaba entonces que su dueño tendría algún tipo de relación accidentada con el aun que por parte del príncipe negro no logro percibir molestia o desagrado en cuanto mencionaba a su amo…. quizá era mal entendido o algún asunto político que escapaba a su entendimiento. De todas maneras había recopilado información valiosa de su tiempo conviviente con los habitantes de Nohr y su milicia por lo que estaba seguro que algunos de aquellos datos podrían regresarle la tranquilidad a su joven dueño. Aun así, antes de poder mencionarle algo al respecto un soldado llego alarmado avisando que el enemigo se aproximaba…. Artemis entonces alzo sus largas orejas sacando un poco el pecho entendiendo que aquella era la oportunidad perfecta para demostrarle al chico de que estaba hecho, que podía ser útil mas allá de las protectoras murallas del castillo.

- Amo, le suplico me permita asistirlo en esta peripecia. No ha pasado día en el que no haya practicado trucos nuevos para serle mas útil en situaciones como estas así que humildemente le suplico que me permita permanecer a su lado como aquel que porta orgulloso el collar y la placa con el escudo de Altea; porque no hay dicha más grande para una mascota que servir y proteger a su señor. -

Retomando su forma humana el zorro apareció arrodillado frente al joven de cabellos azules, siendo ahora realmente notorio el hecho de que la cola tras de su era mucho más grande y mullida de lo que era hasta hacia unos meses pues aun las mantenía juntas como una sola mata de pelo. Sus ropas distaban mucho se estar en tan buen estado como las que estaban las de el joven soberano pues ciertamente las finas ropas del palacio no estaba hechas para un viaje tan arduo como el que el zorro recorrió por tantas semanas.

- Juro que quien usted señale será mi enemigo y sin demora lo hare caer a sus pies. Permítame permanecer a su lado en los días sombríos y en las noches frías, de primavera hasta el invierno, en la tierra o el infierno. -

Artemis alzo la mirada únicamente para mirar al chico con determinación y valentía. Deseaba ser más que solo un adorno bonito para entretener a los visitantes del castillo, su más ferviente deseo era servir a un propósito mayor que aquel al que le habían designado desde su nacimiento en cautiverio. Deseaba poder pagar todas las bondades que el chico le había extendido, pagarle de alguna manera su generosidad y protección, serle útil de todas las formas posibles. Quizá Artemis no era un perro pero sí que era tan leal y devoto como uno, quizá fuera por su arduo entrenamiento como esclavo o quizá algo mas característico de los canes pero aquella determinación se notaba fácilmente en su mirada celeste, esperando a la respuesta del chico frente a él.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] El zorro es el mejor amigo del hombre [Priv. Artemis]

Mensaje por Marth el Vie Mayo 26, 2017 5:38 pm

Su corazón se llenaba de gozo de tener cerca nuevamente a Artemis, el pelaje espeso y suave entre sus manos y en un momento contra su rostro era sano recordatorio de lo afortunado que era sin embargo le recordaba que tenía que cuidar aún más de lo que dejaba en el castillo cuando salía a sus campañas y no estar dejando algo atrás sin cuidados que pudiese sentirse poco querido. Era un joven con más responsabilidades que años y si bien no lo aparentaba el peso de estas era muchas veces abrumador y a veces no podía atender a tanta gente o tantos asuntos como quisiera hacer, no significaba que fuesen menos importantes. Le pesaba en la conciencia ver a Artemis con su pelaje no tan blanco y su ropa no tan cuidada, aunque el escudo en su collar seguía tan brillante como el día que fue grabado por los joyeros del castillo dándole algo de orgullo y respeto al zorro de tantas colas. Regalando una sonrisa cuando las palabras de aliento eran un bálsamo para su conciencia, aunque seguía firme el recordatorio que aquella mascotita peludita y adorable podía ser una fiera que se defendía en aquellas peligrosas tierras tan bien como cualquier soldado o incluso mejor si contaba que había viajado solo.

En cuanto al príncipe de Nohr y su posición, se sentía aliviado de que no fuera algo malo lo que venía a decirle y considerando nuevamente sus palabras escritas en las cartas que había enviado había creído que tomaría una posición mucho más hostil, pero aparentemente se equivocaba. Aliviado por ello se alegraba de aún mantener un trato favorable con el país del sureste. La advertencia de su soldado le hizo pararse derecho y llevar su mano a la espada envainada, Artemis al parecer le acompañaría en la batalla, le miró un poco preocupado - No es que desconfíe de sus palabras, Artemis, pero ¿realmente cree que es conveniente que venga? Quizás prefiera descansar después de tan arduo viaje, ha mostrado ser más que útil y ya ha probado con creces su valía. - dijo en un tono cordial y suave que le caracterizaba pero la verdad era que cualquier ayuda era necesaria, venían marchando por días y si bien se lo tomaban con calma e iban a un ritmo bastante lento ya habían varios soldados que estaban cansados, adoloridos por vieja heridas que los báculos no llegaban a curar completamente. Aún no llegaban refuerzos y sus fuerzas eran escasas. Pensándolo mejor miró hacia sus hombres y de nuevo al zorro ahora con forma humana, una bestia del tamaño de un caballo capaz de morder y arañar letalmente era muy útil - Lo siento, por favor, acompáñenos a la batalla. No le trataré más como un cachorro y necesitamos toda la fuerza posible. Pero manténgase a salvo, no soportaría perderle... - dijo con sinceridad.

Regresó apresurado a su caballo subiendo con práctica y desenvainando su espada se acercó al zorro junto con los demás soldados. Un par de exploradores montados se habían adelantado dando una vuelta amplia regresaron al galope - ¡Se acercan! ¡Son unos seis emergidos a pie! - aliviado que no eran demasiados observó hacia atrás a sus hombres y e temor aumentó al ver a lo lejos su campamento y un grupo de emergidos acercarse hacia allí, en formación tanto a pie como a caballo. Se detuvo en seco - ¡Todos regresen! ¡Protejan el campamento, yo cuidaré la vanguardia! - gritó y fue obedecido, volviéndose hacia Artemis apresuró sus palabras - Usted me acompañará. - dictó con una sonrisa.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de bronce [1]
Vulnerary [2]
.
.
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1734


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] El zorro es el mejor amigo del hombre [Priv. Artemis]

Mensaje por Artemis el Dom Mayo 28, 2017 7:14 pm

Estaba expectante, con las orejas alzadas y sus azulinos ojos puestos en el joven soberano en espera de que le dieran una afirmativa para entrar en la batalla. Esta para su desgracia no llego, o no al menos de inmediato haciendo que por un momento el joven de plateada cabellera agazapara sus largas y peludas orejas hacia atrás ligeramente decepcionado, aun así, su joven dueño pareció reconsiderar las cosas momentos después por lo que sus mullidas colas se sacudieron enérgicamente después de que le diesen permiso de unirse a aquella batalla.
 
- Todo lo que tengo y lo que soy es suyo amo, incluyendo mi fuerza así que no tema hacer uso de ella como si fuese la suya propia. Es un placer y honor servirle. -
 
Finalizo con un leve inclina miento de cabeza antes de ponerse de pie, evaluando la situación. Los soldados regresarían al campamento y el por su parte acompañaría al peli azul contra aquel pequeño grupo de a pie. La mirada del zorro se ilumino de alegría pues después de tantísimo tiempo por fin podría pasar un poco de tiempo con el…. no era precisamente un paseo por el parque pero ya con el simple hecho de volver a estar junto a su amo ya lo volvía dichoso. El chico ya le había afirmado que demostró su valía y utilidad pero Artemis dibujo una sonrisa de oreja a oreja; no tenía ni idea y si iba a demostrarle a su joven amo lo útil que era, lo haría a lo grande desplegando cada habilidad y táctica aprendida con sus arduos entrenamientos secretos y viajes a escondidas.
 
- Usted prepárese con calma y sin prisas. Le voy a facilitar un poco las cosas para que no tenga que gastar más de las energías necesarias en esa escoria; atento, que si bien pocas veces he tenido la oportunidad de entretenerle en el castillo le prometo que este será un espectáculo que no olvidara en un buena temporada. -
 
Comento el zorro sacando su colorido abanico de pavorreal para enfatizar aun mas su gesto confiado y tranquilo, los enemigos marchaban hacia ellos pero eso tampoco parecía preocupar demasiado al laguz de muchas colas…. había sobrellevado peores situaciones después de todo. Sin decir nada más y, aun sin tomar su forma animal, Artemis abrió sus colas a forma de abanico con un movimiento elegante imitando a los pavorreales albinos que tanto le gustaban a su dueño, comenzando a aparecer llamas azules en la punta de cada una de sus colas conforme aquellas peludas y mullidas extremidades se mecían con un movimiento casi hipnótico. Momentos después las pequeñas llamas comenzaron a juntarse sobre la cabeza del zorro formado una bola de fuego azulino que nada tenía para envidiarle al fuego de los magos humanos, mas el color y brillo de las llamas vulpinas era con creces más llamativo y de aspecto más "mágico". La bola de fuego fue lanzada en cuando el zorro sacudió sus colas de forma elegante impactando contra uno de los enemigos que aun se encontraba a buena distancia de ellos, prendiéndolo en llamas que no tardaron en envolverlo casi como estas estuviesen vivas.
 
- No exageraba cuando dije que practique muchos trucos nuevos para ayudarle en este tipo de situaciones. Espero desde el fondo de mi corazón que sean de su agrado todos y cada una de ellos ~ ♪ -
 
Comento alegremente mientras se alejaba unos pasos del caballo del chico para no asustarlo al transformarse de nuevo en aquel enorme y afelpado zorro que para el pobre equino no sería más que una enorme bola de pelo con largos y afilados dientes.
 
- No dude en darme instrucciones si así lo precisa igualmente, amo. Le garantizo que estoy bien instruido en tácticas de combate Alteanas…. o por lo menos las que leí en los libros  que tome prestados de su biblioteca. -
 
Estaba seguro que con lo ocupado que estaba actualmente siquiera se había percatado de que los libros de la biblioteca desaparecían a ratos y aparecían de nuevo al cabo de un par de días o que algunos eran extrañamente cambiados de lugar o estanterías. Ninguno que contuviese información sensible o activamente restringida, pero los que solían desaparecer mas a amenudeo eran precisamente las novelas épicas de batallas, y cosas similares.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] El zorro es el mejor amigo del hombre [Priv. Artemis]

Mensaje por Marth el Vie Jun 30, 2017 3:17 pm

Se quedarían ellos dos solos contra seis emergidos, no era tan descabellado pero superándoles tres a uno era un enfrentamiento de cuidado, sobretodo para el príncipe que siempre había estado acostumbrado de estar rodeado de sus caballeros y su forma de pelea se apoyaba demasiado en su compañeros. Confiado un poco de sobra por las batallas en las que venían saliendo triunfantes y casi sin heridas, Altea estaba teniendo una buena racha y ante el no tan experimentado en el campo de batalla parecía desde su punto de vista que el enemigo no era tan fuerte como parecía.

Pasó su atención al hombre de cabello plateado que sacaba su abanico con elegancia y con un poco de nerviosismo de quizás haberse equivocado en su decisión y el zorro no estuviese listo abrió su boca como para llamar a los caballeros que aún no se alejaban tanto, un grupo se había precipitado pero dos de ellos quedaron a distancia avanzando con más lentitud para verificar que el príncipe estuviese bien, sin desobedecer pero no queriendo apartarse del regente de Altea y único heredero. El peliazul fue a hacer el llamado pero se quedó con la boca abierta y el aire contenido al ver como aquellas colas se expendían y mostraban diminutas llamas en sus puntas que iban creciendo con un movimiento ondulante. Sorprendido no atinó a actuar hasta que la bola de fuego impactó contra uno de los emergidos envolviéndolo en llamas. El principe solo dejó escapar una pequeña exclamación al ver aquello y como el enemigo siguió avanzando por unos metros antes de caer al piso intentando apagar el fuego sin éxito al ser este mágico, poco a poco las llamas consumían la carne de aquellas criaturas hasta que dejaba de moverse - Estoy impresionado... ni siquiera sabía que era capaz de aprender esta clase de cosas. Es increíble, Artemis. - era sincero con su sorpresa  y los caballeros al ver aquello se miraron en silencio, uno de ellos emprendió camino hacia el campamento mientras el otro se mantuvo a distancia pero más tranquilo al ver al príncipe en buenas manos.

El caballo apenas movió su cabeza cuando el zorro tomó su forma animal, acostumbrado a la batalla y entrenado para ser inamovible como los mejores caballos de guerra de Pherae, no entorpeció al príncipe - Con usted a mi lado puedo asegurarle que tendremos la victoria. - le dijo aún sin dar instrucciones, eran pocos como para hacer cualquier clase de estrategia media complicada y estando a pie podrían moverse con agilidad estando ellos en cuatro patas. Espueló a su caballo para darle alcance al primer emergido deteniéndose a su frente y con su caballo parándose sobre sus patas traseras bajó su espada con la bajada de su caballo para golpear con el filo la cabeza del emergido a su frente. La espada se enterró en el hombro del enemigo y este retrocedió torpemente pero los otros ya comenzaban a rodear al príncipe.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de bronce [1]
Vulnerary [2]
.
.
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1734


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] El zorro es el mejor amigo del hombre [Priv. Artemis]

Mensaje por Artemis el Dom Jul 02, 2017 4:30 pm

La reacción que obtuvo de su amo era justo la que había esperado ver, por ello de entre todas sus nuevas habilidades había empezado con la más llamativa y vistosa, aquella que con toda seguridad impresionaría a su amo. Una vez retomada su forma animal el zorro avanzo junto a su amo siempre avanzando con movimientos elegantes; las patas de los zorros eran delgadas y finas así como su esbelta figura recubierta por pelaje platinado ayudaban mucho a la estética del animal que, al igual que el príncipe de Altea no perdía porte ni elegancia aun en el campo de batalla…. después de todo era algo que tenia practicado pues bien sabia que la mascota real debía cumplir las expectativas de tal cargo y el desempeño de alguien ligado tan directamente con el príncipe recaía igualmente en el chico a los ojos ajenos. Por eso debía ser mas permanecer bello, preciso, elegante y útil, no decepcionaría al peli azul bajo ninguna circunstancia por sobre todo no permitiría que nadie posase un solo dedo encima del chico. Aquello se comenzó a ver como una tarea complicada cuando Marth se enfrasco en combate con uno de ellos mientras los otros 3 comenzaban a rodearlos; a sabiendas de que el príncipe debía salir indemne de aquel enfrentamiento entonces el laguz de muchas colas opto por usar otra de las habilidades que gracias a ciertas personas tenia bien aprendida…. una moralmente menos correcta pero que, usada contra emergidos, no debía verse con malos ojos.

El zorro abrió nuevamente sus largas y esponjadas colas como abanicos a la par de que fijaba la mirada en uno de sus enemigos, el punto rojo del tatuaje en su frente entonces emano un tenue brillo carmesí por unos momentos. Uno de los emergidos atacantes, aquel al cual el zorro volvió su objetivo, se paró en seco unos instantes para poco después y sin explicación alguna el emergido soltase un grito de rabia y arremetiera contra uno de sus compañeros que estaba más cerca. De esta manera mantendría ocupados a dos de los 3 emergidos restantes los cuales harían un excelente trabajo matándose mutuamente o por lo menos debilitándose lo suficiente para que el joven Alteano no tuviese muchos problemas para lidiar con ellos. Por su parte, igualmente arremetió contra el emergido restante que pretendía irrumpir en la pelea que su dueño tenia contra el emergido que había atacado momentos antes, derribando al cadáver andante con su peso y mordiendo primero la armadura que llevaba puesta con la intención de quitársela para poder hacerlo pedazos a gusto. Por su parte, el zorro no intervino de momento en el combate de su dueño, pensó que seria descortés de su parte interrumpir la pelea del joven y confiaba plenamente en que su amo podría con ese; aun así no podía evitar sentirse algo sobre protector y pese a estar masticando al emergido que había tirado al suelo se mantenía atento y a una distancia cercana por si era necesario intervenir.

La armadura del emergido se rompía como si estuviese hecha de cera ante la fuerza que aquellas mandíbulas caninas poseían. No había participado en pocas batallas por lo que sabía ya casi de memoria los lugares ideales para morder o que extremidades arrancar primero…. en estos casos donde el enemigo estaba moderadamente acorazado lo mejor era simplemente morder cerca de las articulaciones, donde la armadura casi no cubría para retirar la coraza y, teniendo suerte alguna extremidad.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] El zorro es el mejor amigo del hombre [Priv. Artemis]

Mensaje por Marth el Mar Jul 18, 2017 12:06 am

Artemis se veía hermoso pese al tiempo que había pasado en intemperie, el príncipe esperaba que ahora al regresar a su lado pudiese tener la comodidad suficiente para mantener mejor su higiene y una alimentación mejor antes que su pelaje llegase a arruinarse. Igualmente el mover de su frondoso pelaje en sus movimientos acentuaba el actuar elegante del animal mientras corría y saltaba con gracia por el campo de batalla. Lamentablemente no podía distraerse demasiado observando, su espada se había cruzado con la del emergido y este ejercía fuerza sobre esta luchando con fuerza por su vida mientras el príncipe mantenia tensas las riendas de su caballo para que este se mantuviese en el lugar sin retroceder incluso cuando el emergido intentaba avanzar. Finalmente con un movimiento de muñeca logró que las espadas se deslizasen sobre sus filos soltando algunas chispas y produciendo el conocido sonido de la batalla. Intentaba mantenerse alerta a su entorno y desvió su atención cuando un emergido soltó un grito de rabia, con sus ojos abiertos y sacado de si levantó su arma contra su compañero que le detuvo con sorpresa y ambos comenzaron a luchar entre ellos. El peliazul no tenía tiempo para preguntarse a que se debía aquel cambio de corazón ya que aquello no pareció distraer al enemigo que tenía frente suyo.

Esta vez si retrocedió un poco pero solo para darse espacio y dejar que el otro atacase primero y poder rechazar el ataque con un bloqueo y abrir su defensa para clavar la punta de su delgada espada en el pecho ajeno y sacarla con rapidez, un movimiento clásico del esgrima, limpio y elegante que dio rápida muerte al villano que cayó sobre sus rodillas y hacia atrás.

Giró con su caballo para ayudar a su mascota pero esta ya se había encargado de la situación, un emergido yacía en el piso retorciendose mientras los dientes del laguz se hundían en su armadura partiendo y llegando a su carne. Le costaba hacerse idea de la fuerza que requería aquello y un escalofrío le recorrió la espalda al pensar que esas mismas fauces en un par de ocasiones le habían sujetado sus brazos o manos cuando jugaba con él, en esos momentos habían sido apenas apretones suaves y delicados que le sujetaban pero nunca le lastimó, ni siquiera le había hecho doler o marcar su piel o ropas, aunque si recordaba a la perfección algún que otro zapato mordido y el pavo real destrozado en el jardín. Ahora comprendía un poco más que no era tan mascota como parecía y era más un animal que podría imaginarse viviendo salvaje en los bosques como los libros decían.

Cuando el emergido no tuvo más fuerzas para moverse se acercó un poco a Artemis con una sonrisa en su rostro - Dejemos que los dos restantes terminen las cosas entre ellos, sería tonto interrumpir. Simplemente mataremos al cansado vencedor. - hacía tiempo que había dejado de ver a aquellas criaturas como seres vivientes. No mostraban señales de ser siquiera seres pensantes a los ojos del príncipe, no mostraban dolor, no respondían a las provocaciones ni a las palabras, solo hablaban con el idioma de la violencia y nunca les había visto mostrar misericordia ni siquiera con mujeres, ancianos y niños.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de bronce [1]
Vulnerary [2]
.
.
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1734


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] El zorro es el mejor amigo del hombre [Priv. Artemis]

Mensaje por Artemis el Mar Jul 18, 2017 11:05 pm

No había de que preocuparse en realidad, el joven soberano lidiaba bien con su solitario oponente el cual contaba con la desventaja de no estar montado, los otros dos por su parte seguían matándose mutuamente gracias al "hechizo" que lanzo sobre uno de ellos; por ello Artemis se tomaba su tiempo para despachar al último emergido que suponía un peligro, manteniéndolo contra el piso posando sus patas sobre su brazo que sujetaba el arma y la otra en el torso para evitar que se levantara. Artemis retiraba pedazos de armadura con metódico sadismo pues frente a su amo lo menos que deseaba era que le viese lleno de la sangre de su enemigos. Acercaba sus fauces hacia el enemigo y comenzaba a masticar varias veces para que la extremidad deseada se desprendiera poco a poco gracias a sus colmillos afilados como cuchillos. A los ojos de Artemis los emergidos tampoco eran la gran cosa, había hasta ahora segado la "vida" de cientos de ellos a lo largo de sus viajes y cualquier cosa que su amo considerase como un enemigo tendrían por su parte la misma cruel frialdad con la que despedazaba a ese emergido…. las viejas costumbres de Plegia no desaparecían totalmente aun con el paso de los años.

En cuento su "muñeco" dejo de moverse el zorro lo dejo por fin estar y a un paso liviano que meneaba ligeramente su espeso pelaje se acerco al chico con el hocico y las patas delanteras ligeramente manchadas de sangre con un color casi café. Eso sí, al joven de cabellos azules le dedicaba una cara sonriente, aun en su forma canina, jadeando contento y meneando todas sus colas alegremente.

- Esa pelea no acabara hasta que ese de allí, el de la espuma en la boca y carácter especialmente violento mate al otro o muera en el intento…. en este caso en particular será así ya que son emergidos pero lo normal es que los otros seres vivos se liberen de mi hechizo en cuanto quedan inconscientes o eliminan a su objetivo. -

Comento tranquilamente el zorro sentándose a su lado, comenzando a lamerse las patas para quitar de estas la sangre fresca que las manchaban y quedar más presentable. La sangre de emergido sabia rancia con un más acentuado sabor a oxido que la sangre normal…. adivinaba que aquello se debía a que no estaban vivos.

- Que opina?, este truco solo puedo usarlo una vez al día y es menos vistoso que el fuego mágico, claro, pero espero le sea de utilidad en algún momento…. Descuide, nadie en Altea sabe que poseo este poder y hasta ahora no lo he usado con ningún ser humano. Seré tan discreto con él como usted desee que lo sea. -

Por supuesto, sabía lo que decir aquello implicaba en un lugar como Altea y más a su soberano, un poder retorcido que no sería visto con muy buenos ojos si se utilizaba contra seres humanos. Claro, técnicamente no mentía pues los seres pensantes contra los que había usado ese poder no podrían considerarse como tales en cierta manera.

- Los perros ven muchas cosas querido amo, escuchan los murmullos en los pasillos y pasan las noches en vela cuando el amo lo hace. Se lo que ha pasado, lo he visto, lo he escuchado y he sufrido por no poder hacer nada al respecto. -

Le acerco cariñosamente el hocico para hacerme un pequeño mimo, agazapando las orejas hacia atrás y soltando un gemidito suave característico de los canes cuando se sienten solos o tristes. Por supuesto, aun se mantenía pendiente de la pelea que aun se desempeñaba entre los dos emergidos siendo el que había hechizado el mas lastimado pero igualmente el que iba ganando la pelea, quizá debido a su especialmente viciosa forma de atacar.

- Quisiera ver más sonrisas en su rostro y menos preocupaciones, sé que no puedo ayudarlo con todas las peripecias políticas por las que pasa pero al menos puedo serle útil aquí en el campo de batalla. Cuando todo termine bailare para usted la mejor de mis danzas y recitare el más bello de mis poemas, hasta entonces permítame ser el fuego que reduzca a sus enemigos a cenizas y los colmillos que lo protejan de todo daño…. estoy siendo muy egoísta al pedirle tal cosa? -

Y uno de los emergidos al fin cayo, liberando del hechizo a aquel ultimo y debilitado oponente quien parecía por fin recobrar la calma siliente y perturbadora de un emergido. Artemis entonces hiso una pequeña inclinación de cabeza y se encamino a paso tranquilo hacia el enemigo, sin gruñir siquiera se limito a morderlo en el área del torso y hombro, del lado en que aun sujetaba su arma. El zorro blanco entonces levanto del piso al emergido con descarada facilidad, caminando de regreso hacia el chico como un perro de cacería trae una presa hacia su ama para que le dé el golpe de gracia. El enemigo aun se retorcía en las fauces del laguz y ya que estaba incapacitado para utilizar su arma se limitaba a intentar liberarse golpeando el hocico del animal…. por supuesto Artemis apenas y lo sentía pues su "presa" estaba ya bastante debilitada por la batalla que libro contra su compañero. Al final solo se sentó frente al joven Alteando meneando sus colas y esperando a que su dueño terminase la pelea o le ordenase hacerlo.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [3]
.

Support :
Under
Seimei

Especialización :

Experiencia :

Gold :
469


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] El zorro es el mejor amigo del hombre [Priv. Artemis]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.