Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

[Campaña de conquista] A lomos de caballo y a punta de espada [Priv. Draugen]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de conquista] A lomos de caballo y a punta de espada [Priv. Draugen]

Mensaje por Marth el Lun Ene 30, 2017 7:16 pm

La brecha en la gran muralla había sido abierta una vez por los emergidos para ingresar al país guerrero desde las tierras e Altea, ahora era Altea que utilizaba esa brecha para seguirle los pasos a los invasores. Estos habían tomado posesión de tan estratégico punto y cuando el ejército de Altea había llegado ya los emergidos habían comenzado a levantar murallas nuevamente aunque la velocidad de acción de los Alteanos les había hecho encontrarse con los inicios de la construcción, muros provisorios de madera y fosas cavadas con altos montículos de tierra para fortalecer las maderas. La batalla no se extendió demasiado, el fuego debilitó la muralla y mientras los enemigos tomaban acciones contra el fuego, el ejército Alteano avanzaba hasta finalmente tomar aquel punto bajo su bandera. Un pequeño escuadrón se asentó en el lugar comenzando a extender su campamento cuando los emergidos fueron eliminados de la zona y sin esperar refuerzos el grupo de caballería siguió avanzando hasta el siguiente punto que los estrategas habían trazado en el mapa. La conquista era simple, poner campamentos en puntos estratégicos abriendo un camino desde la frontera hasta el centro del país para poder recibir de manera segura provisiones y más refuerzos y desde allí irse expandiendo hacia las costas, priorizando el tomar la muralla.

El siguiente punto en el mapa había sabido ser el punto más fuerte del país: La arena. Un coliseo de proporciones gigantescas donde en su arena entraban cómodamente más de 40 guerreros, las gradas eran bancos de piedra construidos todo alrededor de la arena y ascendiendo a varios metros sobre sus cabezas para que todos pudieran ver con claridad el espectáculo. Antes había estado limpio y siempre rebosante de gente entrenando, comerciantes fuera aprovechando las masas para hacer sus ventas diarias pero ahora el único movimiento que se podía ver era el de los emergidos que a pie y armas en mano recorrían el lugar de manera vigilante. En su camino se habían encontrado con varios grupos de sobrevivientes y varios de los caballeros del príncipe debieron de apremiar a este a continuar y no detenerse en cada grupo que viese para prestar ayuda y guiarles a los campamentos Alteanos para que buscasen protección. Aún con el cargo de conciencia y creyéndose en parte culpable de la situación en la que se encontraban esas personas por el movimiento de emergidos, aquellas visiones solo arraigaban más la idea de que debía de poner todo aquello bajo su ala. Altea era próspero y tanto las riquezas como el alimento abundaban, también ahora su ejército, era su responsabilidad protegerles ahora.

Hacía varios metros en el que el príncipe se había bajado del caballo e iba a pie sujetando al animal de las riendas, algunos caballeros le habían imitado para ejercitar sus piernas y dejar descansar al animal a paso más relajado y sin tanto peso, detrás del grupo de caballeros un par de carretas llevaban lo necesario para el campamento y las provisiones. Estaban acercándose lentamente, intentando no llamar la atención de los emergidos que patrullaban, acercándose cuanto podían al pequeño asentamiento que estos tenían junto a la arena. El príncipe se detuvo antes que el camino llegase a la plaza delante del inmenso edificio que proyectaba sombra hasta donde ellos estaban - Estamos cerca, ahora debemos ser más precavidos. Recuerden que debemos tomar posición del coliseo cuanto antes, una vez que estemos dentro podremos cubrir las puertas sin temor a ataques por la espalda y los arqueros podrán posicionarse en lo alto para prestar ayuda. Una vez que tengamos todo bajo control podremos enviar un mensajero para que envíen los refuerzos y seguir avanzado. -


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2365


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] A lomos de caballo y a punta de espada [Priv. Draugen]

Mensaje por Draugen el Lun Ene 30, 2017 8:19 pm

Una oscura noche, en el campamento militar de Altea. Draugen reposaba sobre una de las camillas del lugar cuando un superior entró al lugar. Evidentemente, todos los caballeros se levantaron y adaptaron la posición de saludo, reaccionando a la presencia del mismo.

Las noticias que entonces oiría a continuación le pondrían los pelos de punta. La caballería había sido convocada para formar parte del ejército que acompañaría al Príncipe durante su avance por el campo de batalla. El destino era la arena de Regna Ferox, lugar que había sido completamente tomado por los emergidos. Se podía fácilmente encontrar grandes grupos de éstos marchando en  el lugar, pero si se avanzaba con cautela, se podían eludir y alcanzar un punto estratégico desde el cual atacar.

Draugen se fue a dormir con decisión, estaba dispuesto y preparado para ayudar al Príncipe en su labor.

Al día siguiente, Draugen despertó y acto seguido fue a prepararse con todo lo necesario para luchar. Cogió su casco, armadura, espada, y por supuesto, a su caballo. Siguiendo a su líder hasta que finalmente su escuadrón se acopló al resto. Podía observar como su alteza marchaba a pie, y llevaba con su mano al caballo. Obviamente, el caballero, junto al resto de su grupo, bajaron y tomaron el ejemplo.

Se movían muy silenciosamente, con el fin de no llamar la atención y poder ubicarse bien antes de hacerlo. El Príncipe frenó su paso una vez quedaron frente a la inmensa estructura, agregando que debía procederse con la estrategia lo más rápido posible. Cubrir las puertas del lugar para protegernos las espaldas y enviar a los arqueros a lo más alto del lugar para que puedan atacar con plena libertad. Finalmente, se mencionó que una vez estuviese todo controlado, cabía la posibilidad de enviar un mensajero en busca de apoyo. Sin lugar a dudas las habilidades del Príncipe eran admirables.

Acatando las órdenes, cada uno de los milicianos presentes comenzó a ubicarse donde le correspondía. Draugen se acercó al Príncipe junto a su caballo Munir, y se presentó con una reverencia. Su alteza. Mi nombre es Draugen y a día de hoy estaré bajo su servicio. He entendido las instrucciones dadas y me gustaría ofrecerme para cubrir las puertas, o bien ser el mensajero que usted envíe una vez logremos tener todo en nuestras manos. Draugen buscaba una tarea más dirigida hacia su persona, algo que le conllevase una responsabilidad importante, él estaba consciente que aquello que acababa de decirle al Príncipe iba a terminar marcando nuevas pautas para sí, tenía sus dudas, pero afrontaba ello dando un paso al frente y ofreciéndose para una de las posiciones claves en el planteamiento que había asignado.

Comenzaron a oírse pasos, como de una marcha, cada vez se escuchaban más y más fuertes. Creo... creo que están cerca... musitó, desenvainando su espada. Estaba listo para pelear, después de todo, su entrenamiento a lo largo de los años estaba dirigido al adiestramiento de armas y caballos. Draugen no era más que un novato, pero estaba considerado una de las grandes promesas que se había formado en la academia militar. Sin pensarlo dos veces, estaba frente a una oportunidad donde destacar podía verse bien recompensado. Proteger a los suyos y al Príncipe era su prioridad, y no pensaba en lo absoluto en dar reposo sin antes  mantenerlos considerablemente a salvo.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero (Ejército de Altea)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [4]
Espada de bronce [1]
.
.
.

Support :
Noire
Zephiel

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1182


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] A lomos de caballo y a punta de espada [Priv. Draugen]

Mensaje por Marth el Lun Feb 06, 2017 2:01 pm

Trabajar con la caballería era mucho más cómodo que hacerlo con soldados, todos eran guerreros mucho más entrenados y educados, escalafones más altos en el ejercito que le daba una sensación más agradable al príncipe, un tanto elitista por crianza veía a aquellos hombres, muchos de ellos de familias de mucho dinero e incluso con tierras y títulos en sus apellidos eran más cercano a su círculo social que los soldados. Por eso mismo se mostraba mucho más relajado y abierto a ellos y por eso también se emprendía él de esa forma con tanta soltura. El movimiento entre los hombre comenzó de inmediato alistando armas y caballos, posicionándose de mejor manera para el ataque, el peliazul se giró hacia su montura, un corcel blanco traído desde Lycia, regalo de uno de sus aliados y la mejor herramienta que había encontrado para el campo de batalla a parte de su espada.

El acercamiento de uno de sus caballeros le hizo volver a voltearse con una sonrisa cordial como solía tener en su rostro cuando alguien se dirigía a él, incluso a momentos de la batalla anteponía sus modales y etiqueta que le hacían parecer más material de ser un político que un guerrero, aunque para su corta edad los logros que había tenido en el campo de batalla, escasos, eran buenos. Intentó con todas sus fuerzas recordar de quien se trataba pero había demasiados caballeros y con la guerra, lamentablemente, había siempre nuevos integrantes, incluso en la caballería, haciéndole imposible recordar cada rostro y cada nombre - Encantado de tenerte a mi servicio. Necesitaré todo hombre capacitado en la arena una vez tomada así que agradezco tu ofrecimiento pero de mensajero irá algún soldado, la caballería no es para esa clase de tareas. - marcaba muy a rajatabla los diferentes escalafones, cada quien con su tarea y cada uno en su lugar siempre que la situación lo permitiese. Sujetó las riendas de su montura, quizás demasiado vistosas para el campo de batalla estando decoradas con galones de terciopelo y boradados plateados con los diseños de hojas y estrellas que acompañaba el escudo del país, sujetó a su vez la montura y levantando su pie al estribo se impulsó para subir y montar. No utilizaba escudo alguno, tanto él como su caballo iban livianos solo usando la armadura necesaria cubriendo zonas vitales o demasiado expuestas como sus hombros, piernas y las ancas de la montura, peleaba solo con su espada manteniendo la agilidad de su estilo incluso sobre su montura - Manténgase en las filas frontales conmigo. - dijo una vez que su mirada celeste, un poco fría en contraste con la calidez de su sonrisa, examinó de pies a cabeza al caballero y a su montura, juzgaba abiertamente el físico y el estado de su equipamiento, un cuerpo fuerte y de hombros anchos prometía un hombre de gran fuerza y resistencia, una montura saludable mostraba un buen conocimiento en caballos y más si era un potro digo de semental que habría costado sus buenas bolsas de oro mostrando una familia de alto poder adquisitivo y un compromiso para la formación militar de ese hombre, un equipo cuidado le decía la responsabilidad y dedicación que el caballero tenía con su causa. No podía pedir más realmente, el hombre y la montura que se presentaban frente a él no tenían falla a ojos del príncipe y lo llevaría a su lado. Tendría la oportunidad de destacar a ojos del príncipe regente y aún siendo novato conseguir algo más que gloria en la victoria.

Los brazos del peliazul se tensaron y sacó su espada imitando al caballero - Se nos están adelantando. No tendremos el primer movimiento. - dijo más como un pensamiento en voz alta que con intención de informar lo obvio. Guió al caballo junto al caballero para avanzar a su par. No necesitó avanzar demasiado cuando pudo ver a los emergidos avanzar por la ancha calle de la plaza al encuentro de la caballería Alteana. Ambos grupos avanzaron a su encuentro a paso tranquilo hasta que la distancia fue de un par de decenas de metros, los emergidos fueron los primeros en comenzar la carrera con sus armas desenvainadas.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2365


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] A lomos de caballo y a punta de espada [Priv. Draugen]

Mensaje por Draugen el Miér Feb 08, 2017 10:27 pm

A Draugen se le podía notar el nerviosismo, no por luchar, sino por la presencia de su alteza frente a él. La cercanía y la vigilancia que le daba a cada uno de los presentes en batalla le aterraba, pero apenas consiguió escuchar la voz del Príncipe, el caballero realmente denotó compromiso y mucho menos que un juez, alguien dedicado a cumplir con su tarea y ayudar al resto a realizar la suya en ese lugar, en ese momento.

Con su espada ya en mano, escuchó como no le era concedido el rol de mensajero, su función sería compartir filas con el Príncipe y apoyarle en esa misma línea de combate, a lo que continúo firmemente montando sobre su caballo, siguiéndole el paso y ubicándose de la manera indicada, con su espada en mano, con convicción y seguridad, sin rechistar en ninguna de sus acciones.

Draugen logró percatarse de como su alteza también desenvainaba su espada, daba a entender que realmente iba a ocurrir una gran batalla si él también decidía hacerlo, después de todo, Draugen creyó ser el último en tener su arma en mano pero estaba en lo incorrecto, el Príncipe fue quien lo hizo y justamente, quizá, el único que consiguió correctamente detectar la cercanía de los emergidos. El caballero conocía a esas bestias, que marchaban sin parar y a veces se golpeaban entre ellas, solían causar destrucción con todo frente a su paso y al sentir la presencia de los militares dentro de la arena, probablemente viniesen hacia ellos buscando atacarlos. Efectivamente, al observar el frente, venían marchando ferozmente atacando la primera línea de la caballería, lo que alteró al jinete y no pudo evitar hacerlo avanzar un poco, intentando hacer lugar para poder ayudar al resto de sus compañeros, y cubrir todo posible paso de emergidos hasta el Príncipe. El punto era traerlos a la arena, donde podrían ser un blanco fácil. Por lo que el caballero trató de llamar un poco la atención con sus movimientos, mientras esperaba firmemente con su arma empuñada.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero (Ejército de Altea)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [4]
Espada de bronce [1]
.
.
.

Support :
Noire
Zephiel

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1182


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] A lomos de caballo y a punta de espada [Priv. Draugen]

Mensaje por Marth el Lun Feb 27, 2017 5:07 pm

La tensión se podía sentir en el aire, pese a que los emergidos hacían un sonido aterrador al acercarse a toda velocidad, las pisadas, el sonido de metal contra metal de sus armaduras, el creciente gruñido de aquella horda estaba acercando a los alteanos que se mantenían en su lugar quietos, templados con sus manos en sus amas sin siquiera desenvainar esperando la orden de su príncipe. El peliazul se mantenía en su caballo con la espalda recta y sus piernas tensas, una de sus manos sujetaban las riendas y el caballo entrenado para la guerra traído desde Pherae se mantenía con la misma o más calma que su jinete, sin embargo su corazón golpeaba su pecho con aquel sano miedo que siempre sentía en el principio de cada batalla. Los enemigos se acercaban y al momento justo alzó su voz y su espada y con apenas un instante de retraso los demás caballeros del lado alteano obedecieron desenfundando casi todos al unísono y comenzaron a avanzar al encuentro del enemigo.

El primer choque de armas siempre era el más brutal, muchos caían con el primer ataque, las lanzas se apuntaban a los pechos de los caballos y las placas de metal de la mayoría de las monturas repelían aquel ataque, los emergidos eran empujados y las espadas eran clavadas en los pechos de los desdichados que no podían esquivar. Los alteanos que caían era rápidamente auxiliados por los clérigos de Naga que permanecían protegidos en las filas traseras con sus brillantes bastones al aire, más cercanos a la batalla algunos osados se metían entre los cuerpos de los caídos para sanar heridas más graves apoyando directamente sus báculos en ellos. Los emergidos no parecían contar con esa clase de unidades entre sus filas por lo que Marth ya se sentía bastante más confiado en aquel encuentro.

El príncipe se mantenía en la fila frontal, cercano a él se mantenían los caballeros que le habían acompañado en la formación, los tres de más rango de sus filas y un par más jóvenes y claro estaba el nuevo que había llamado su atención. Mantenían los flancos del príncipe cerrados para evitar que le rodeasen y formando un grupo cerrado se cuidaban las espadas entre ellos abriendo paso entre los emergidos para evitar que estos llegasen hacia el coliseo. Marth se preocupaba más de herir y incapacitar a sus enemigos que de matarlos teniendo una técnica delicada y precisa más que fuerte y letal, eran los caballeros que le acompañaban que cargaban con las muertes definitivas del más joven de entre ellos.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2365


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] A lomos de caballo y a punta de espada [Priv. Draugen]

Mensaje por Draugen el Mar Feb 28, 2017 11:45 pm

Draugen respiró profundamente mientras se acercaba a los emergidos, todavía no se acostumbraba a esas bestias. Bestias que atacaban todo lo que podían encontrar en su camino, incluso a ellos mismos si era necesario. El jinete solamente sentía repudio por ellos y atacarlos era como golpear un árbol, la mayoría de las veces, era como si no sintiesen dolor. De hecho, Draugen consiguió ver algunos casos ese mismo día. Golpeaban con fuerza los cuerpos de los emergidos con lanzas y jabalinas, pero apenas algunos caían por éstas armas, otros simplemente se tambaleaban y continuaban con su respectivo movimiento.

Proteger a su alteza era una tarea que requería concentración, dedicación, y por supuesto, mucho esfuerzo. El sacrificio que Draugen estaba a punto de hacer no lo haría por una persona común y corriente, sino sólo por alguien de la magnitud de su majestad, una persona digna de admiración y por supuesto, respeto. Su compromiso con la nación era algo simplemente único y Draugen le apreciaba lo suficiente como para poner su vida en riesgo, si la ocasión requería de ello. Sosteniendo las riendas de su caballo, Munir, Draugen le azotó suavemente para indicarle a su caballo que arremetiera. Las unidades dirigidas por emergidos eran varias, y venían en grupo. Lo que estaba por hacer era sumamente algo de riesgo, por lo que se sintió durante unos segundos al borde de la muerte, pero luego de tomar un poco de aire decidió que era una estrategia que podía resultar efectiva. Si conseguía disolver el grupo de emergidos al menos una vez, haría más fácil el trabajo a la hora de luchar contra ellos ya que estaría separándoles, por lo que serían menos a la hora de ayudarse y protegerse entre sí.

Munir arremetió contra aquellos emergidos. El caballo de claro tono y color corrió hasta que llegó al grupo de emergidos, embistiendo su cuerpo contra ellos teniendo la increíble suerte de no hacerse daños mayores al realizar dicho ataque. Muchos de los emergidos soltaron sus armas ante el fuerte impacto. El caballo había tomado distancia y fue a una gran rapidez a la hora de chocar contra éstos, era evidente que algunos iban a caer al suelo, y otros, sorprendidos, iban a perder el equilibrio, mientras que la gran mayoría que no pudiese apartarse, acabaría golpeada. Y así pasó. El jinete rápidamente tomó su arma y vio como los espacios vacíos eran cubiertos por otros soldados, para seguir luchando. Pero ahora ya no estaban solos contra un único grupo de emergidos, sino contra dos, lo que haría más sencilla la pelea al disminuir su fuerza. Draugen en conjunto con otros militares empezaron a atacar al grupo con el que habían quedado usando sus espadas, se podían escuchar cortes constantemente y gritos escandalosos en la batalla.

Suspiró, mientras efectuaba aquellos movimientos. No había pasado mucho tiempo de combate y ya estaba exhausto, eran muchos, y a decir verdad, pelear sobre el lomo de su caballo a veces podía agotar más, con su ligera armadura, y su casco, Draugen claramente se agotaba con rapidez. El jinete estaba haciendo un esfuerzo por seguir luchando y gracias a ello, el resultado estaba cambiando notablemente, los militares comenzaban a imponerse sobre los emergidos a tempranas horas pero era pronto para cantar victoria, ya que las bestias continuaban ejecutando espectaculares ataques que dejaban a otros soldados en el suelo. A Draugen le costaba mirar, ver a algunos compañeros morir así.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero (Ejército de Altea)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [4]
Espada de bronce [1]
.
.
.

Support :
Noire
Zephiel

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1182


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] A lomos de caballo y a punta de espada [Priv. Draugen]

Mensaje por Marth el Mar Abr 04, 2017 8:47 pm

El sonido de los metales golpeando entre ellos era lo único que se podía escuchar desde el lado emergido mientras que eran los gritos tanto de dolor al ser heridos como de guerra para darse valor los que se escuchaban del lado alteano. Cuando las dos fuerzas impactaron el caos comenzó a expandirse por ambos grupos como una onda en un estanque quieto que recibía una roca en su centro expandiéndose desde el mismo centro donde el impacto había iniciado hasta las filas traseras que siguieron en su avance incluso chocando con sus propios compañeros impidiendo que retrocedieran. A vista de cualquiera podría parecer un caos pero era un caos con orden, la disposición de las fuerzas estaba cuidadosamente puesta desde mucho antes que los soldados se pusieran sus armaduras, no sobre el campo de batalla si no que sobre mapas y planos, estrategas habían contado con cada hombre y cada caballo para estar en un punto en específico y parecía que una forma muy similar lo habían hecho los emergidos pues el primer choque había sido impresionante. Enseguida la sangre comenzó a teñir el piso y el príncipe, cercano a la línea frontal mantenía muy cerca de sus flancos a sus caballeros para evitar ser rodeado desde su posición con su espada en alto y ya manchada en sangre enemiga gritaba ordenes para ir guiando a sus hombres a lo que esperaba fuese una victoria.

La primera embestida había resultado exitosa y las filas de emergidos habían visto el primer daño, los soldados de Altea los separaban y especialmente el nuevo recluta parecía estar aprovechando su momento para brillar cerca del príncipe, su desempeño era mucho superior al que se esperaría de un novato y abriéndose paso con su espada iba eliminando tantos emergidos como cualquier otro que llevase más años de servicio. El príncipe no pasó por alto aquello y con una sonrisa aflorando en sus labios finos retomó la confianza en sus hombres y en el entrenamiento que estos tenían, si en algún momento había cruzado un atisbo de duda en su mente ahora estaba completamente eliminado, nuevamente con fuerzas de confianza alzó su voz - ¡No retrocedan! ¡No permitan que lleguen a nuestra retaguardia! ¡Caballería avancen y rodeen! ¡Por la paz! - el grito retonó de sus hombres como un eco, irónico que aquella guerra fuese por la paz pero ya algún sabio estratega había dicho que si se quería la paz se tenían que preparar para la guerra. Esa plaga de emergidos estaba haciendo estragos en Regna Ferox y la forma más rápida de detenerlos era eliminarlos de raíz, de allí era que la salida más rápida había sido la conquista.

Su espada se hundió en la carne blanda del estomago de un emergido que había quedado desprotegido y su caballo avanzó empujando el cuerpo y pisando el mismo para seguir avanzando, su espada encontró una ajena y empujó a un lado para que el emergido se desbalanceara y pudiese ser rematado por uno de sus caballeros más cercano. No parecía haber descanso pronto y el aroma a sangre y metal ya llegaba a todos los presentes. Un aroma más peligroso llegó a la nariz del príncipe y en el momento que alzó su mirada vio de donde venía, aroma a fuego, a madera quemada, magos enemigos se acercaban y una gran llamarada llegó a las primeras filas. Gritos de dolor y relinchos de caballo hicieron retroceder un poco a la parte Alteana.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2365


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] A lomos de caballo y a punta de espada [Priv. Draugen]

Mensaje por Draugen el Mar Abr 11, 2017 2:17 am

El Príncipe de Altea realmente era un hombre muy valiente, estaba allí, dando batalla, blandiendo su espada contra los enemigos incluso con el cansancio que podía suponer dirigir y luchar al mismo tiempo, gritaba dando órdenes, hacía señales, era un estratega y un combatiente. Draugen admiraba aquel comportamiento, esa disciplina, que aunque para él era mucha, no estaba muy lejos, el joven caballero hacía lo posible por seguir destacando a su tan corta edad y sin lugar a dudas lo lograba: peleaba aún mejor que algunos otros militares experimentados, y ya unos habían caído a manos de los emergidos.

Draugen se encontraba aún sobre Munir, el caballo blanco estaba lleno de gotas de sangre que le habían salpicado durante la batalla, lo mismo con Draugen, estaba dejándose la vida y el alma en la lucha. Su ligera armadura y espada estaban siendo un peso que él no podía cargar, sus capacidades como guerrero habían disminuido ante la inminente cantidad de emergidos que surgieron con anterioridad, y el hecho de haber perdido a varios compañeros en la batalla le dejaba más inmune a él y al Príncipe, pero su misión era protegerlo hasta el final, y por ello, asumió el trabajo de otros caballeros que desgraciadamente, fueron cayendo con el transcurso del combate.

Las órdenes de Marth retumbaban en los oídos de Draugen, pero su subconsciente era completamente opuesto a éstas, pidiendo retroceder, dejar espacios para poder respirar al menos un segundo y descansar el brazo. El caballero por suerte seguía aguerrido con su objetivo principal y permaneció en medio de varios emergidos, lanzando cortes, siguiendo al pie de la letra las instrucciones dada por su majestad. - Hasta la victoria... ¡Siempre! - Y con ese último grito Draugen estiró lo más posible su espada hacia sus adversarios, clavando el filo de la misma en sus pechos, uno tras otro, pero el cansancio era notable y la energía de los emergidos era desgarradora, logrando que Draugen se inclinase hacia la derecha, como si estuviera a punto de caerse de la montura del caballo. Por suerte el guerrero consiguió recuperar su posición a tiempo y devolver el golpe, el sudor recorría su frente, su cabello estaba empapado y sus manos se mostraban temblorosas ante la batalla. Parecía haber tomado la delantera del grupo, y aunque no quería reconocerlo, era literalmente así, con la caballería tras de él. Debía demostrar al príncipe su compromiso con él, y éso le hizo quedarse adelante incluso cuando otros iban atrás. Comenzaba a sentirse sólo en la batalla desde la posición donde se encontraba, pero era un paso más hacia la gloria, y mientras quedasen rivales y energía en su cuerpo, iba a seguir luchando hasta el final.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero (Ejército de Altea)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [4]
Espada de bronce [1]
.
.
.

Support :
Noire
Zephiel

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1182


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] A lomos de caballo y a punta de espada [Priv. Draugen]

Mensaje por Marth el Vie Abr 28, 2017 5:42 pm

Tras tanta batalla todo hombre estaba con manchas rojas de sangre tanto enemiga como amiga, sin embargo el príncipe permanecía inmaculado. Lejos de ser habilidad intachable y sorprendente era una evidencia de lo poco que había participado activamente de la batalla, el filo de su espada estaba manchado de carmín y las patas de su caballo tenían aquellas sombras rojas que oscurecían su pelaje pero ni por asomo como los caballeros que tenía más cercanos a él que parecía que se les había sacudido un pollo degollado delante, incluso uno de ello debiendo de pasar su mano por el rostro para que las salpicaduras no entrasen en sus ojos y seguir peleando. Los que tenían más experiencia parecían mantener mucho mejor el ritmo que los nuevos reclutas pero era algo admirable que ninguno hubiese retrocedido ni para descansar un momento sus brazos. El príncipe avanzó a la par de todos pero siempre firmemente protegido por los demás, dando ordenes mientras los emergidos se veían obligados a retroceder cuando sus números comenzaron a reducirse siendo más los soldados de Altea en el campo de batalla que los enemigos que les hacían frente.

Los magos enemigos fueron rapidamente alcanzados al no tener línea frontal defensiva que pudiese contener al ejercito alteano, varios caballos avanzaron embistiendo y esquivando mientras los soldados a pie trancaban a los enemigos con sus armas. La confianza y la organización de las tropas era clave en esas maniobras donde los soldados a pie se arriesgaban a exponerse a los magos para dejarle pasar a la caballería que se encargaría de ir por ellos confiando de que llegarían a su cometido con velocidad y apremio antes que los magos atacasen. El peliazul se quedó en la línea trasera cuando la caballería avanzó, esperando y dando apoyo a los hombres a pie, mientras vigilaba la situación que se volcaba a su victoria. Los emergidos caían con rapidez y pronto eran apenas unos pocos enemigos los que se mantenían en pie dando pelea, la misma pelea como si todo el ejercito emergido estuviese de pie junto a ellos, ninguna de esas criaturas parecía conocer la palabra retirada ni sufrir bajas de moral, cada vez convencían más al regente de Altea que no eran humanos ni en lo más mínimo.

Espadas y lanzas en mano los saldados recorrían el campo de batalla, rematando a los agonizantes enemigos en el piso y levantando a sus hermanos de armas que aún conservaban vida suficiente como para ser asistidos por los clérigos, solo cuando ya no hubo peligro los clérigos se acercaron a prestar su ayuda. El príncipe bajó de su caballo, agitado y recién allí manchando sus botas con la sangre que teñía el piso, sonreía con pena, era una victoria agridulce, siempre una victoria era bien recibida pero siempre una vitoria cobraba vidas.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2365


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] A lomos de caballo y a punta de espada [Priv. Draugen]

Mensaje por Draugen el Mar Mayo 02, 2017 7:53 pm

El jinete apenas había hablado durante la lucha, el Príncipe era quien en más de una oportunidad dio indicaciones y palabras de apoyo para los soldados. Los militares estaban ciertamente exhaustos y muchos yacían en el piso, sangrando, o bien heridos y tirados en inmensos charcos de sangre. La batalla fue muy dura, y se ponía notar a simple vista con lo que había dejado atrás.

Munir, el caballo de Draugen, estaba agotado. Sin necesidad de haber corrido, se podía ver al animal sin ánimo alguno de seguir andando. Después de haber estado en medio de tantas armas, golpear cuerpos, girar en más de una oportunidad e ir avanzando en contra de un ejército que empezó siendo mayoría, no era para menos, Munir también merecía reconocimiento. Draugen lo sabía, la pelea pudo haberse ido de sus manos en más de una oportunidad si no fuera por su fiel compañero.

Una vez que todo pareció acabar, con resultados positivos para su bando pero de igual manera con varias vidas terminadas en combate, Draugen bajó de su caballo para darle un poco de reposo de su peso, y cojeando marchó un poco hasta uno de los costados del coliseo en donde se tumbó, completamente cansado, con su respiración agitada, su armadura manchada, y de igual manera, con más de un corte marcado en ella, su espada literalmente desgastada, el joven militar sólo quería poder descansar luego de tan complicada labor.

El Príncipe al menos parecía satisfecho, al igual que uno que otro superior de caballería que aún continuaron con vida. Los clérigos corrieron una vez que estuvo todo despejado y prestaron sus servicios a aquellos quienes aún continuaban con vida. Draugen más allá de requerir sus servicios sólo necesitaba dejar su cuerpo reposar un poco tras tanta actividad. Finalmente, se levantó y se sentó, su caballo al frente. -... Lo hemos logrado.- Dijo Draugen, sin gritarlo, no le pareció del todo algo para celebrar, fue muy duro, y muchos compañeros no podrían levantarse tras haber luchado tanto. Se quedó sin palabras, aún con la respiración agitada, mientras agachó la mirada luego de haber observado el desastre frente a él... los emergidos fueron completamente efectivos, y aunque los militares acabaron logrando su cometido, probablemente los emergidos también causasen el daño esperado. Ahora sólo quedaba recuperarse. -Príncipe, ¿se encuentra bien?- Preguntó en voz alta tras verle un poco conmocionado al final de la batalla.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero (Ejército de Altea)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [4]
Espada de bronce [1]
.
.
.

Support :
Noire
Zephiel

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1182


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] A lomos de caballo y a punta de espada [Priv. Draugen]

Mensaje por Marth el Mar Mayo 23, 2017 2:22 pm

El paisaje que se extendía frente a sus ojos era deprimente, el piso teñido de sangre parecía negro con algunos dejes rojos donde el sol lo tocaba, el polvo y la tierra se asentaban y se veía todo más despejado y con mayor claridad. Los cuerpos se exparcian por todos lados, no solo enemigos si no que también aliados, la tarea que seguía era la más difícil moralmente, rematar enemigos y buscar señales de vida entre los aliados volteando cuerpos esperando que no fuese una cara conocida si este no mostraba ser más que un peso muerto. Al menos sin enemigos a la vista era todo mucho más seguro y uno podía relajarse un momento para respirar, si no era que el ambiente cargado de muerte y sangre no le revolviese a uno el estómago, solo los más experimentados podían andarse entre esas pestes sin arrugar la nariz, no así el príncipe que algo mareado y llevando su mano al rostro se acercó a la muralla lateral del coliseo donde no habían tantos cuerpos y el aire era un poco más frescos, a fin de cuentas no se esperaba que él fuese parte de quienes diesen vuelta los cuerpos.

Se quedó un momento allí, pensando en aquella batalla y calculando cuanto tiempo tendrían que permanecer allí antes de recibir refuerzos pues con tan pocas tropas era un suicidio seguir avanzando, al menos habían tomado una posición ventajosa de defensa. La voz del joven caballero le hizo volver en si y pestañando un poco sorprendido se giró a este con una sonrisa un poco forzada, aún afectado sabía que debía mostrar siempre su mejor cara para mantener los espíritus en alto - Claro, una victoria más para la bandera de Altea y un paso más cerca de honrar a Naga con la paz de su gente y exterminando a la maldición de los emergidos. Obviamente un tanto agotado y en luto por los que dieron su vida para hacer un mañana mejor. - como siempre sus respuestas parecían pre hechas y sumamente pulidas, casi que irreales para una persona que estuvo en medio de una batalla parecidas más a las que se le leería en los diálogos de un héroe de novela. El joven príncipe lo examinó por unos instantes, el caballero era mayor que él (como casi todos a su alrededor) pero sin embargo parecía aún joven para su puesto aunque el parche en su ojo lo hacía ver mayor, al menos más experimentado, sin borrar su sonrisa recordó haberlo visto en el inicio de la batalla - Ha peleado muy bien, ha destacado incluso en medio del cáos, lo he visto al frente y sin bajar su espada en ningún momento. Por favor dígame su nombre así podré recomensarlo propiamente por su valía. - no era extraño que los que resaltasen en la batalla y sobretodo los que arriesgaban su vida por el príncipe recibieran un bono extra de oro en su paga, también estaba, claro, los ascensos que podría llegar a tener si el mismo príncipe era quien hablaba con sus superiores y resaltaba su estima por el soldado.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2365


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] A lomos de caballo y a punta de espada [Priv. Draugen]

Mensaje por Draugen el Sáb Mayo 27, 2017 2:01 pm

Quizá la batalla fue una más para el príncipe, pero para Draugen, una batalla era un día memorable, de reconocimiento eterno a quiénes dejaron su vida luchando, y un día más para agradecer a Naga por permitirles salir victoriosos y con salud de aquella dura jornada. Lo que una vez empezó con pocos emergidos, terminó con muchos, apurando al bando aliado y haciéndoles combatir de manera aparatosa, casi hasta inventándose las estrategias para poder ganar los duelos de uno contra uno, y al finalizar la batalla, los emergidos eran derrotados, pero conseguían hacer el daño que esperaban.

Draugen ya había visualizado esa escena en más de una vez, tener en frente a una gran cantidad de cuerpos allí, tirados, entre los que estaba gente herida, fallecida, e incluso algunos que simplemente se dejaban caer para darle reposo a su cuerpo, ni heridos ni muertos, sino agotados por haber blandido un arma contra un grupo de emergidos que parecen no experimentar cansancio, sólo buscan luchar y damnificar todo lo que se les cruce en su camino.

Pero y aunque Draugen viera el panorama de esa manera, no podía creer que el príncipe lo viera igual. Una persona que desde su punto de vista era mucho más analítica que el resto, con una capacidad de reflexión incalculable. La batalla no podría haberle afectado desde ningún ángulo, siempre Draugen veía al Príncipe con una sonrisa en su rostro y parecía estar motivado siempre, incluso en los momentos más oscuros, su energía le daba fuerzas a otros soldados y gente de su entorno, era por eso que era tan admirado. El Príncipe respondió bastante alegre por el triunfo, aunque estuviera agotado, estaba colmado de espíritu todavía, y reconocía a aquellos que habían caído en pleno combate como grandes guerreros. Draugen aprovechó la oportunidad para ver un poco fijamente al Príncipe, y era increíble, no había prácticamente ensuciado tanto su vestimenta, estaba implacable, y aunque afirmase estar muy agotado, apenas le pudo ver sudar un poco. A diferencia de Draugen, que tenía su cabello empapado, estaba muy sudado, y su armadura y arma podía verse manchada de sangre de emergidos.

Luego el Príncipe reconoció también el esfuerzo al jinete, que se colocó nervioso en ese instante. Le pidió su nombre, aunque Draugen se lo había dado al inicio de la pelea la mente del príncipe estaba constantemente ocupada por las necesidades del reino, seguramente se le había olvidado y además con la batalla de la que veníamos, no era para menos que se hubiera olvidado de él. El caballero respiró profundamente antes de responder. -Mi nombre es Draugen, señor.- Respondió. -Quiero decirle que no vine a combatir aquí por una recompensa, lo he hecho por usted y Altea.
Jamás lo dejaría ni a usted ni a mis compañeros alteanos combatir solos contra esta amenaza. ¿Por qué? Porque hoy y siempre seremos alteanos y eso nos hace familia, así que cuando usted vuelva a necesitar de la caballería yo estaré aquí. Muchas gracias por la oportunidad de conocerlo, estoy muy agradecido.-
Afirmó tras lo dicho, con una breve reverencia. -Señor, ¿vendrán refuerzos? Es muy complicado abandonar esta zona con una unidad tan lastimada. Si me permite, le acompañaré en el trayecto.- Dijo Draugen, mientras acariciaba a su caballo, Munir, y le daba un poco de alimento que había guardado en uno de los bolsillos de la montura.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero (Ejército de Altea)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [4]
Espada de bronce [1]
.
.
.

Support :
Noire
Zephiel

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1182


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] A lomos de caballo y a punta de espada [Priv. Draugen]

Mensaje por Marth el Lun Jun 05, 2017 8:34 pm

La mente del príncipe muchas veces se confundía sobretodo durante las batallas, tenía cientos de soldados y caballeros con los que trataba y rotaban constantemente, los nombres y rostros que retenían eran solo los altos mandos y los que estaban más cercanos a él durante más batallas. Si bien el joven se había presentado el príncipe le prestó solo la suficiente atención para parecer cortés pero ahora que el caballero volvía a repetir su nombre ya este sonaba familiar a oídos del regente. Ahora que había visto su desempeño en batalla y sus modales le recordaría mucho mejor que solo siendo un nombre más en un mar de rostro anónimos, las palabras que decía le sonaron terriblemente familiar. Desde muy joven el príncipe había asistido a reuniones con su padre con generales y estrategas, silencioso solo las presenciaba como parte de su formación y un estratega en particular había repetido palabras similares de lealtad y familia al referirse a su país. Con el aguijón de nostalgia en su pecho su sonrisa se suavizó un tanto sincerándose, a veces solo necesitaba oír ese tipo de palabras para recargar sus fuerzas para continuar.

Tomó un poco de aire y acarició la frente de su caballo cuando vio como el caballero recompensaba al suyo, el caballo blanco que montaba era un regalo preciado para el y hasta el momento un caballo era solo un caballo pero desde que estaba en conjunto con este animal había logrado hacer un vinculo fuerte, comprendía un poco mejor el lazo que los caballeros sentían con sus corceles y la confianza que depositaban entre ellos. Él depositaba la misma confianza en su corcel y eso le había permitido entrenarse en combate a caballo encontrando las ventajas que esto traía, entre ellas el no cansarse tanto ni estar tan expuesto en el campo de batalla - Realmente es un hombre de honor digno de estar en el campo de batalla llevando la paz al futuro. - dijo finalmente con aprobación - Igualmente quiero agradecerle su desempeño y recompensarle, utilice el dinero para mejorar sus armas y su armadura y poder seguir sirviendo a su país. -

Con la batalla finalizada ya tenían en posesión el coliseo donde podrían acampar de manera segura teniendo una postura defensiva hacia cualquier ataque. Igualmente no era conveniente movilizarse como bien había apuntado el caballero - La batalla ha terminado por el momento, enviaré a un mensajero a notificar nuestra victoria y situación, los refuerzos escoltarán la caravana con lo necesario para establecer una base Alteana en este sitio donde descansaremos unos días mientras más tropas llegan a reforzar nuestras otras bases y claro aquí. Recién allí seguiremos moviéndonos. Si para la fecha aún hay heridos que no pueden continuar dependiendo su condición regresarán a Altea o se quedarán en las bases para se mejora. Por favor, descanse y no se preocupe por mí, ayude a sus compañeros y trate de descansar. - y así era como venía llevandose a cabo el plan hasta el momento. Avanzar poco a poco con la caballería y asegurar el punto tomado, poco a poco tomaban terreno y no retrocedían, eventualmente las bases Alteanas serían suficientes para cubrir estratégicamente todo Regna Ferox, más aún cuando los refuerzos de Lycia llegasen a Akaneia y expulsando a los enemigos tomarían finalmente aquel pueblo sufrido bajo su ala.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2365


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] A lomos de caballo y a punta de espada [Priv. Draugen]

Mensaje por Draugen el Miér Jun 07, 2017 11:35 pm

Fue entonces cuando Draugen simplemente sonrío al príncipe.  El jinete veía a un rostro igual de joven que el suyo, pero que escondía muchas más cicatrices que la de un guerrero. Estaba claro que aquel joven tenía una mente sumamente afectada por todo, el hecho de tener que enfrentarse a un gobierno, a batallas, y el liderar a un grupo entero de hombres y mujeres a dónde quiera que vaya... para finalmente, tener que responder por todos y cada uno de ellos. Su trabajo era excepcional y admirable. Draugen le respetaba, y cuando le aprobó por su mérito en combate solamente el jinete se sorprendió, y agradeció. - He aprendido mucho de gente como usted, el honor es mío por haber luchado a su lado. - Respondió a lo dicho por el príncipe en primera instancia. Luego el príncipe diría que estaría recompensando al caballero por su labor, a lo que el joven muchacho asintió. - Por supuesto, mejoraré mis armaduras y armas para continuar protegiendo a mi nación y sirviendo a la milicia. Es mi vida después de todo, seguiré dedicándome al cien por ciento para dar lo mejor de mí
y no decepcionarlo. -
Continúo, mostrándose firme en su punto de vista y código ético.

Al parecer ya el príncipe había dado constancia de lo ocurrido y llamados los refuerzos, sólo les quedaba esperar e intentar estar lo más preparados y fuertes posibles para responder a los hechos. Draugen escuchó atentamente, y se centró entonces en ayudar en lo que más pudiera. - Está bien. Usted también asegúrese de descansar señor, debe de estar exhausto tras la batalla. Con su permiso, me retiro. - Dio media vuelta y se dirigió hasta sus otros superiores, le ordenaron inmediatamente el ayudar también a ver el estado en que estaban sus compañeros, a atender a algunos caballos del ejército que habían sido heridos, entre otras cosas. El caballero actúo.

Empezó a cargar varios cuerpos, algunos de los soldados tenían conocimientos básicos sobre primeros auxilios, y estaban en parte de las tribunas de la arena, atendiendo a los heridos y comprobando el estado en que se encontraban. Draugen cargaba en sus hombros a sus compañeros, no expresaba felicidad después de todo, algunos de ellos estarían muertos, otros agonizando, y por último algunos estaban bien, pero sin poder ponerse en pie por su propia cuenta. Agotados. Al final y tras haber trasladado a todos los que parecían dar señales de vida, Draugen se acopló a una delas tribunas, se tumbó sobre ella, y cerró sus ojos mientras aguardaba a por los refuerzos. Con espada en mano, y Munir siendo atendido por uno de sus compañeros, el caballero se dedicó a descansar después de tanto. Sus esfuerzos no habrían sido en vano después de todo, con el reconocimiento del príncipe, la victoria tras un complicado combate, y la mejora de sus habilidades, al igual que las de Munir. Sólo podía ver lo fructífero y positivo de aquel día, que ahora su cuerpo le pesaba de gloria, tras toda la energía invertida, estaba agotado, pero ya que todo se había terminado, podría recuperar fuerzas.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Knight

Cargo :
Caballero (Ejército de Altea)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Katana de bronce [4]
Espada de bronce [1]
.
.
.

Support :
Noire
Zephiel

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1182


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] A lomos de caballo y a punta de espada [Priv. Draugen]

Mensaje por Marth el Vie Jun 30, 2017 4:54 pm

Estas no eran las batallas en la que el príncipe destacaba si no las libradas sobre mesas en los salones de los palacios y castillos, su presteza no estaba con la espada si no con la palabra pero entrenado desde chico con el acero era un buen guerrero pese a su contextura delgada por naturaleza, contraria a la de su padre que había sido un hombre de anchos hombros y gran altura, él había heredado más la contextura de su madre, algo baja y de rasgos delicados. Aún era un adolescente y le quedaba por crecer, para muchos era solo un niño al que no tomaban en serio por más que se esforzaba, sobretodo en el campo de batalla donde generales y capitanes le podían triplicar con facilidad su edad, igualmente se tenía que mantener con firmeza y no mostrar debilidad, lo cual era agotador tener que hacerlo hasta con su propia gente. Quizás por eso era que se apegaba tanto a los más jóvenes y apreciaba más el esfuerzo de estos teniendo más simpatía.

Agradeció con un gesto de su cabeza las palabras del caballero - Me alegra escuchar eso. Tiene permiso de retirarse, descanse, lo ha hecho muy bien.- se apartó también del lugar. Tenía aún mucho que organizar, tenía que enviar informe al campamento y que este lo llevase a Altea y a su vez tenía que ponerse en marcha el siguiente movimiento de tropas. Aún tenían un camino largo por recorrer antes de poder dormir en una cama cómoda y en la paz que siempre había soñado. Uno de sus caballeros ya le facilitaba una bota con vino suave dentro para aliviar la sed y le escoltaba al interior de la gran arena donde muchos ya habían comenzado a destinar diferentes áreas de la misma, tanto para heridos, para descanso y claro, un área donde estaría la tienda central de estrategia y donde se quedaría el príncipe. Aunque aún no había nada el príncipe se quedó en ese lugar mientras le facilitaban de sus alforjas el papel y tinta que necesitaba para escribir precariamente sobre uno de los asientos, la carta informe de su victoria y una especificación de los recursos que harían falta para ese asentamiento. Solo necesitaba eso, cera y su anillo para hacer ese comunicado oficial.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2365


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] A lomos de caballo y a punta de espada [Priv. Draugen]

Mensaje por Eliwood el Lun Jul 10, 2017 10:07 pm

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Marth ha gastado un uso de su espada de bronce.
Draugen ha gastado un uso de su katana de bronce.

Ambos obtienen +2 EXP.

Gracias al aumento de experiencia, Marth obtiene el skill final de la rama Great Lord:

Soberanía - La expresión máxima de la fidelidad y protección. Una vez que un Great Lord obtiene este skill, el territorio al que es afiliado cuenta con una singular unidad y fortaleza, y no puede volver a ser tomado o invadido por emergidos, pues estos cesan de gastar tropas en intentarlo. La afiliación del Lord, por supuesto, ya no podrá cambiar jamás.

¡Felicitaciones!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3823


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de conquista] A lomos de caballo y a punta de espada [Priv. Draugen]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.