Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] Celsius 232 [Privado; Luken]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Celsius 232 [Privado; Luken]

Mensaje por Sindri el Jue Ene 25, 2018 7:03 pm

Bueno, si el problema es acertar siempre sus predicciones, entonces eso es un claro indicador de un cambio de oficio. ¿Ha pensado usted en dedicarse al arte de la adivinación? Los circos y otros artistas ambulantes siempre buscan gente con su talento para sus espectáculos y ferias. – o, al menos, con un carisma y una labia suficiente para hacer creer a los demás lo que uno quería que creyesen. O suficiente vista para saber lo que alguien quiere que se le diga. Su maestra, la Sabia Oscura Sigyn, tenía ambas y era una de las mayores atracciones en cualquier pueblo que visitaban. Incluso antes de poner pie en la plaza de turno, decenas y decenas de personas hacían cola agarrando bien algunas moneditas para pagar la visión clarividente de la más misteriosa de las personas. Ataviada con unas vestiduras oscuras con motivos místicos y mágicos y ocultando su cara tras un velo, la Sabia Oscura Sigyn hacía pasar a los expectantes clientes en potencia y, con la inestimable ayuda de una bola de cristal (técnicamente, de cuarzo), entraban en un mundo aparte. Un mundo repleto de una de las fuerzas que más afectaban a los humanos: la Magia del Espectáculo. Con un corazón lleno de palabras entrelazadas de forma etéreamente reconfortante y una bolsa más vacía, pocos eran los que resistían la tentación de saber lo que les deparaba el futuro – Seguro que más de un noble, o de dos, querrían agenciarse alguien con un índice de aciertos del cien por cien.

La Magia de Ánima, cruda como era comparada con los intrincados poderes de la Oscuridad, parecía hacer su efecto en aquel lugar. Quizá era el calor que potenciaba las llamas creadas por el bibliotecario de Renais. O quizá era el poder intrínseco del fuego, que hacía de la destrucción su dominio personal. Pronto un verdadero muro de llamas se alzó entre los potenciales enemigos y ellos, creando un único paso por el que podían acceder sólo de uno en uno. O de dos en dos, si se apretaban mucho – Espero que controle bien esas llamas y no llegue ninguna chispa a la Biblioteca de aquí detrás. – sin salir de su escondite, señaló con desinterés los enormes portones que no parecían quererse mover lo más mínimo  – No vaya a ser que tengan que apagar el fuego con esa bebida tan refrescante y no quede nada para mí luego. – uno debía situar las prioridades donde era menester. Y quedarse sin tan deliciosa recompensa tras hacer un servicio público que, más que seguramente, no tendría mucha más compensación que un par de palmaditas en la espalda.

Justo antes de salir para lanzar un nuevo hechizo, Sindri se preguntó si con tal clima los incendios eran comunes en este lugar y si la biblioteca tomaría algunas precauciones extra al respecto. Pero, al momento recordó que un clima cálido implicaba usar menos chimeneas y otras fuentes de calor. Claro. Era obvio. Por suerte no preguntó en voz alta o hubiera quedado completamente en evidencia – Si bien no veo ningún problema en seguir lanzándoles hechizos desde aquí hasta que decidan volver a casita, ¿Tiene alguna idea para dispersarlos? – su intento de salida acabó abruptamente cuando una jabalina pasó silbando justo al lado de su oreja, lo que presagiaba que Luken había dado en el clavo con el método de ataque de los Emergidos. Ataques a distancia. ¡Eso era su derecho, no el de unos soldados con un brazo fuerte y palos afilados! – ¿O al contrario? ¿Poder obtener refuerzos de alguna clase? No tengo especial deseo de ser usado como alfiletero.

Contó mentalmente hasta cinco desde la última jabalina y, de un vuelco, salió de su parapeto improvisado. Sin más tiempo que para señalar el Emergido que vio primero y lanzar una descarga de Energía Arcana en su dirección general, el bibliotecario de Ilia volvió a su seguro escondite. El sonido quedo de algo pesado golpeando el suelo fue la esperada confirmación que su hechizo había dado en el blanco. En uno de ellos, al menos.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Worm [2]
Tomo de Archfire [5]
Tomo de Nosferatu [4]
.
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1718


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Celsius 232 [Privado; Luken]

Mensaje por Luken el Sáb Mar 03, 2018 6:49 pm

Luken entendió las palabras de Sindri como una broma mas del montón, pero su recelo por la nobleza hizo que no respondiera con una sonrisa aunque fuera forzada como lo venía haciendo hasta el momento. Entendía de su camarada que poseía un carácter especial, que en el momento buscaba descontracturar la situación pero lamentablemente con ese tema en especial no se suscitaba la misma respuesta.

Por otro lado Sindri expuso un punto importante: la necesidad de refuerzos. Si bien ambos parecían tener un conocimiento de la magia lo suficientemente apto para comprometerse a luchar con mas de un contrincante cada uno, el número de enemigos terminaría por aplastarlos a la larga. Evidentemente necesitaban hacer algo urgentemente. Y es por eso que el bibliotecario optó por encender con su tomo de fuego la carreta. El humo generado por las llamas tendría que alertar a la guardia en cualquier momento y a menos que la ciudad ya hubiese caído no tendría que esperar demasiado tiempo aquellos refuerzos, o al menos eso esperaba.

No se preocupe señor Sindri, estoy mas que seguro que el escándalo que generemos será escuchado por alguien. Yo seguiré preparando el terreno para que le sea más cómodo liquidar esos monstruos. -Moviendo los dedos entre las hojas de su tomo para concentrar su magia una vez mas y usarla Luken salió de detrás de la columna en medio de la lluvia de flechas.. Esta vez el objetivo era distinto, un árbol al costado del camino. Era un blanco complicado, de no controlar eficientemente las llamas no solo encendería el árbol sino también el edificio contiguo. Que si bien no parecía ser el hogar de ciudadanos y por sobre todo parecía que ya había sido evacuado, en la mente del bibliotecario yacía la idea de mantener el daño colateral al mínimo.- ¡Ragnaros!

Las llamas se apoderaron una vez mas del escenario prendiendo fuego el árbol completo. Los emergidos quedaron entonces con pocos lugares para resguardarse del ataque contiguo de magia, pero por sobre todo el humo comenzó a teñir el cielo. Solo había que resistir lo suficiente.
Afiliación :
- RENAIS -

Clase :
Grandmaster | Priest

Cargo :
Bibliotecario

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [1]
Tomo de Fuego [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
112


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Celsius 232 [Privado; Luken]

Mensaje por Sindri el Miér Mar 14, 2018 7:52 pm

Ya. Sí. Bueno. ¡Pero quizá el ejército podría venir un pelín más rápido! ¿No cree? – mencionó el bibliotecario mientras lo que parecía ser una lanza deteriorada y oxidada se clavaba a escasos centímetros de su pie. Sí, podían cada poco momento salir y lanzar un hechizo para seguir controlando a los que se acercaban. Pero poco a poco esa ventaja se iba borrando… o eso le parecía a Sindri. ¿Qué les impedía simplemente coger algunos escudos y tratar de correr hacia ellos…? Su inteligencia, ponderó brevemente, puesto que incluso un Emergido debía saber que ninguna armadura podía proteger de la magia – ¿De veras que no hay ningún buen método por aquí? Juro que cada calle de Ilia tiene quinientas cosas para hacer ruido… – masculló entre dientes el Dark Mage escudriñando como podía el escenario que tenía ante sí. Lo que no era exactamente fácil cuando cada vez que trataba de conseguir algo de ángulo de vista tenía que retirar la cabeza por temor a un corte de pelo demasiado raso.

A ver, analicemos la situación.

Era una calle con algunos puestos a lado y a lado, ¿sí? Los mercaderes solían adornar mucho sus pequeños lugares de comercio por lo que había visto. Telas de toda clase, abalorios, había uno o dos de frutas… ¿Acaso no había uno de…? ¡Woosh! Un hacha de mano pasó a escasos milímetros de su nariz, quedándose atascada en una de las paredes exteriores de la biblioteca – Cada vez me parece más acogedora… – la verdad, incluso las sombrías y deprimentes personas que parecían poblar tal institución del conocimiento le parecían más amigables cuando la otra opción eran un puñado de Emergidos. Si sólo hubiera algún método de poder ver sin tener que hacer el mismo movimiento una y otra vez…

¡Pero claro que lo había! Casi como poseído, el Dark Mage buscó algo en su zurrón con la única mano que le quedaba libre. ¿Plumas? No ¿Tinta? Tampoco ¿Frasquito de líquido viscoso al que no podía darle la luz? Mejor dejarlo donde está. Meneando y remeneando todo el interior durante unos segundos, sacó un trozo de metal pulido decorado profusamente por sólo una de las caras: un espejito de mano. Claro que no era un espejo como los que tenían en las cortes y los palacios, no, éste era simplemente un trozo de metal lo suficientemente bruñido para poder reflejar lo que estaba delante de él. Sin mucha maestría, comenzó a jugar con el espejito al borde de su improvisada protección para, de pronto, notar un enorme estallido de luz muy cercano a los enemigos.

¡Señor Luken! ¡Magnífico! ¡Seguro que la humareda podrá verse desde toda la ciudad! Esperemos que quienquiera que la vea capte el mensaje. – canturreó de buen humor el Dark Mage quien, tras un breve instante de júbilo, recordó que tendría que estar haciendo algo. Con un movimiento rápido sin la más mínima destreza, descargó un haz de Magia Arcana contra un Emergido demasiado ocupado tratando de echar unas llamas rebeldes de su capa – Nada mejor para reunir a la gente que un fuego acogedor, ¿no cree? – dijo con alegría mientras observaba como el Emergido caía al suelo tras ser golpeado de pleno por su hechizo. Ese Emergido en concreto no iba a tener problemas con el fuego nunca más.

Ahora que el estratega había creado esa distracción que, a la vez, era una llamada de socorro sólo era necesario un poco más.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Worm [2]
Tomo de Archfire [5]
Tomo de Nosferatu [4]
.
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1718


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Celsius 232 [Privado; Luken]

Mensaje por Luken el Mar Mar 20, 2018 3:26 pm

¡Si, bien, señor Sindri podemos resistirlos! -exclamó el bibliotecario lleno de confianza.-

Sin embargo Luken no era un soldado regular, por su carácter mágico siempre estaba en puntos importantes para efectuar tácticas rápidas. Pocas veces se vio comprometido con la defensa, menos una tan continua como estaban planteando con el bibliotecario de Illia. Pero sobre todo sus capacidades no eran suficientes para aguantarlo, aprendió magia de forma eventual y solo como un pasatiempo después de todo. Por ello usar una vez su tomo cortando el paso con sus llamas o incinerando los emergidos se volvió en su condena transcurrido los minutos.

¡Ragnaros! -gritó antes de lanzar su llamarada sobre un grupo de emergidos.- ¿todavía no llega nadie? -se preguntó mientras caía al suelo totalmente agotado, ya no tenía fuerzas para resguardarse tras la columna de la entrada.- Creo que ya es suficiente señor Sindri tenemos que huir, entre a la biblioteca y hable con...

Desgraciadamente antes de poder continuar con sus palabras una flecha perdida se clavó en su hombro, el impulso lo hizo retroceder hasta estar casi completamente en el suelo. Una ráfaga de nuevos proyectiles se abalanzó contra la puerta que resguardaban. Luken con las energías que apenas tenía se arrastró escapando de ellos pero en vano. Dos flechas en la pierna izquierda y otra tanta en su espalda yacían clavadas. Metió su mano en el bolso sacando un Vulnenary, con la esperanza de que este le diera al menos un minuto mas. Pero con la poca fuerza que le quedaba no pudo destapar el vial.

¡¿Cuando rayos piensa llegar la ayuda?! -gritó desesperado mientras se resignaba.- Huya si puede señor Sindri... huya.

Un emergido estaba transitando los últimos escalones en la entrada de la biblioteca, tan cerca de ejecutar a los magos que incluso tuvo el descaro de hacerlo lentamente. Pero como si el cielo escuchase la llamada de auxilio los soldados de Sindhu llegaron. Primero una ola de flechas que los hizo retroceder a los agresores, luego por el sonido del galope de los caballos todos voltearon, los jinetes desmantelaron en un abrir y cerrar de ojos la formación emergida. Luken al ver este escenario se relajó un poco.

Estamos... salvados... ¿no?
Afiliación :
- RENAIS -

Clase :
Grandmaster | Priest

Cargo :
Bibliotecario

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [1]
Tomo de Fuego [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
112


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Celsius 232 [Privado; Luken]

Mensaje por Sindri el Miér Mar 21, 2018 4:41 pm

A este paso los Emergidos se van a cansar antes y se irán a casa… – dijo en voz baja el Mago Oscuro, quien cogió unas cuantas piedrecitas que se habían roto del pilar. Cinco piedrecitas. De un movimiento súbito, salió de su escondrijo y trató de golpear unas pocas sartenes que había detrás de los Emergidos, pero, muy a su pesar, falló por mucho. Desgraciadamente, no todo en esta vida tenía la autopropulsión de un hechizo de Ruina, así que se quedó tan corto que casi no pasó al grupo de enemigos. Salió una segunda vez, lanzando con mucha más fuerza la segunda roca, pero la trayectoria y una brisa leve alteraron su curso hasta golpear un tenderete de frutas que había cerca – ¡Por el bastón de Athos! ¿Cuán difícil puede ser lanzar piedras? Los niños lo hacen muy bien en Ilia. – masculló con frustración en aumento. ¿No podrían las roquitas ir donde él deseaba? Tampoco quería hacer un tiro de un campeón, simplemente algo asequible. Armándose de paciencia, el muchacho salió de su escondite y lanzó una tercera piedra con toda la puntería que pudo acumular durante dos segundos.

¡Clang! ¡Clang! ¡Clang! Toda una serie de ollas y bandejas comenzaron a repiquetear cuando la piedra encontró su destino: el plato más grande que Sindri había visto jamás y que sería capaz de contener un cochinillo entero en su salsa. Una cacofonía que incluso superaba el rugir de las llamas y que se extendió cuando esa plancha de metal chocó de lleno contra una olla de peltre que, a su vez, comenzó a rodar echando al suelo multitud de utensilios de cocina. No estaba mal. Nada mal. De hecho, la distracción fue tan aceptable que uno de los Emergidos se giró para asegurarse que no estaba siendo asaltado por una armería entera, momento que un cierto Mago Oscuro salió de su escondrijo – ¡Mi plan maestro obra sus frutos! – exclamó lanzando un hechizo desde una salida rápida teniendo pleno conocimiento que los enemigos no eran capaces de contraatacar cuando te daban la espalda. Por ahora. Salvo que algún Emergido tenga complejo de búho. Complejo que éste en concreto no demostró, puesto que dejó que el conjuro le acertara entre los omóplatos sin ningún problema. Y el resto, como se suele decir, es historia.

¿Huir? ¡Vamos, señor Luken! ¡Los tenemos justo donde queremos! – y no era exactamente ninguna mentira. Es decir, los querían bien lejos, ¿no es así? Y es donde estaban. A unas escaleras de distancia. Un caminito. Un senderito. Bueno, podía ser mejor, claro. Podían tener murallas entre los Emergidos y ellos. Podían tener varias murallas. O incluso varios castillos. Pero había que mirarle el lado positivo a todo – Con todo este ruido no creo que hayamos pasado desapercibidos. ¡Sólo hay que aguantar un poco más! O, al menos, convencer a estos energúmenos que alguien vendrá eventualmente. – total, no había razón alguna por la que dos personas trataran de resistir hasta el fin si no quería decir que venían refuerzos, ¿Cierto? Era un tipo de guerra moral, quizá los Emergidos acabarían asustados de su superioridad táctica y sus estrategias sin parangón. ¿Y si relinchaban desde ahí? ¿Qué creerían que había caballos cerca? Hicieran lo que hicieran, su posición estaba relativamente fortificada y no es que pudieran acercarse con facilidad.

¿Qué es lo peor que podía llegar a pasarles ahí?

Flechas, eso era.

¡Por el Abismo! ¡Señor Luken! ¿Se encuentra usted bien? – una pregunta harto estúpida teniendo en cuenta que acababan de regalarle unas pocas flechas con la punta por delante. Tuvo que reunir todo su valor para acercarse a él, cubriéndose como podía con el pequeño parapeto que lo separaba de un arquero con malas pulgas – ¡Huir no es una opción ahora! ¡No podría cargar a cuestas con usted! ¿Puede arrastrarse hacia aquí? – aquellas heridas no tenían muy buena pinta y, si bien Sindri sabía que la mejor manera de sacar una flecha era empujarla, pero no tenía suficiente confianza como para hacer eso en pleno campo de batalla. Y sin permiso del perforado, claro está. Sin embargo, una sombra proyectada sobre la escena hizo que moviera su cabeza hasta que sus ojos chocaron contra otros brillantes y carmesíes – Oh. Usted no tendría que estar aquí, ¿sabe? – ante todo, educación. Aunque eso no sirvió contra el Emergido, quién comenzó a alzar su arma sin mucha emoción, seguro que el golpe conectaría contra algo.

¿Qué es lo que podría salvarles?

Flechas, eso era.

Un salvo de flechas surcaron el aire encontrando una multitud de cuerpos demasiado acostumbrados a lanzar cosas como para recordarse de llevar escudos. Unas saetas especialmente amistosas posaron su puntería en un Emergido a medio movimiento con tal violencia que lo hicieron volcar hacia atrás, para entonces comenzar a caer por los escalones de una forma francamente divertida – Los refuerzos siempre tienen que venir en el último momento. ¿No es así? Espero que haya algún tipo de recompensa para los bravos héroes que protegimos este lugar. – miró en derredor hasta posar su mirada en una plaza cercana. Espaciosa. Céntrica. Vacía en el centro. Como si esperara algo. Algo grande. Algo impresionante. Algo hecho con oro de veinticuatro quilates – ¿Cree usted que accederían a hacerme una estatua? ¿Hacernos? ¿O cambiar el nombre de “Biblioteca de Sindhu” a “Biblioteca de Sindri”…?

Pero quizá tales pensamientos no eran muy apreciados por alguien con problemas más importantes, como por ejemplo unas pocas flechas alojadas en su cuerpo. ¡Qué poca empatía estaba mostrando! – ¡Perdone! ¡Perdone! – exclamando miró al grupo de personas que se acercaba a ellos tras asegurarse que sus ojos no brillaban. Se habían apartado de la mayor fuerza de choque, la mayoría jinetes y arqueros que comenzaban a perseguir los Emergidos rezagados que trataban de escapar como podían – ¿Es eso un bastón curativo? ¡Aquí! ¡Aquí! ¡Aquí hay un herido! – movió los brazos arriba y abajo, tratando de urgir a los que se acercaban de la importancia de la situación. Y no paró hasta que le devolvieron señales de haberle entendido – Parece que estamos a salvo y pronto esto no será más que un divertido, divertido recuerdo la semana que viene. Pero la pregunta más importante es… ¿Nos habrán guardado algún refrigerio los bibliotecarios de la Biblioteca de Sindhu?
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Tomo de Worm [2]
Tomo de Archfire [5]
Tomo de Nosferatu [4]
.
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1718


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Celsius 232 [Privado; Luken]

Mensaje por Eliwood el Jue Mar 29, 2018 7:50 pm

Tema cerrado. 110G a cada participante.

Sindri ha gastado un uso de su tomo de Ruina.
Luken ha gastado un uso de su tomo de Fuego.

Ambos obtienen +2 EXP y +1 Bonus EXP!

Gracias al incremento de experiencia, Sindri obtiene un nuevo skill de la rama Dark Sage:

Anatema - El sabio se vuelve capaz de absorber buena parte de la vitalidad que despoja del enemigo al atacarle con magia oscura. Si es el ataque del sabio el que causa la muerte del enemigo, sus heridas físicas de inmediato serán levemente sanadas y se sentirá vigorizado (1HP por cada muerte causada).

¡Felicitaciones!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [2]
Gema de Ascuas
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3248


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Campaña de liberación] Celsius 232 [Privado; Luken]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.